Batalla del Banco de los EE. UU. - Historia

Batalla del Banco de los EE. UU. - Historia

© 2004 MultiEducator, Inc. Todos los derechos reservados.
Informe los problemas aquí.


Batalla del Banco de los EE. UU. - Historia

LA HISTORIA DEL DINERO PARTE 1

Dígale a alguien que va a asistir a una convención de contadores y es posible que reciba algunos bostezos, pero el dinero y cómo funciona es probablemente una de las cosas más interesantes del mundo.

Es fascinante y casi mágico cómo apareció el dinero en nuestro planeta. A diferencia de la mayoría de los desarrollos que disfrutamos, que se remontan a una fuente, civilización o inventor, el dinero apareció en lugares luego desconectados en todo el mundo de una manera notablemente similar.

Considere a los indios americanos que usan Wampum, los africanos occidentales que comercian con objetos metálicos decorativos llamados Manillas y la economía de Fiji basada en dientes de ballena, algunos de los cuales todavía son de curso legal y se agregan a eso conchas, ámbar, marfil, plumas decorativas, ganado, incluidos bueyes y cerdos, una gran cantidad de piedras, incluidos el jade y el cuarzo, que se han utilizado para el comercio en todo el mundo, y podemos probar la variedad de moneda aceptada.

Hay algo encantador e infantil al imaginar sociedades primitivas, nuestros antepasados, utilizando todas estas formas coloridas de dinero. Siempre que todos los interesados ​​puedan ponerse de acuerdo sobre un valor, esto es algo sensato para que lo haga una comunidad.

Después de todo, es posible que la persona que tiene lo que necesita no necesite lo que usted tiene para comerciar. El dinero resuelve perfectamente ese problema. Valor real con cada intercambio, y todos se benefician de la conveniencia. La idea es realmente inspiradora, lo que podría explicar por qué se le ocurrió a tantas mentes diversas.


"La historia registra que los cambistas han utilizado toda forma de abuso, intriga, engaño y medios violentos posibles para mantener su control sobre los gobiernos controlando el dinero y su emisión".
Presidente James Madison

Dinero, dinero, dinero, siempre ha estado ahí, ¿verdad? Incorrecto.

Obviamente lo emite el gobierno para facilitarnos el intercambio de cosas. ¡Nuevamente incorrecto!

La verdad es que la mayoría de la gente no se da cuenta de que la emisión de dinero es esencialmente un negocio privado, y que el privilegio de emitir dinero ha sido la manzana de la discordia a lo largo de la historia.

Se han librado guerras y se han causado depresiones en la batalla sobre quién emite el dinero, sin embargo, la mayoría de nosotros no somos conscientes de esto, y esto se debe en gran parte al hecho de que el bando ganador se convirtió y sigue siendo un elemento vital y respetado. miembro de nuestra sociedad global, que tiene influencia en grandes aspectos de nuestras vidas, incluida nuestra educación, nuestros medios de comunicación y nuestros gobiernos.

Si bien es posible que nos sintamos impotentes al tratar de detener la manipulación del dinero con fines de lucro privado a nuestras expensas, es fácil olvidar que colectivamente damos al dinero su valor. Se nos ha enseñado a creer que los trozos de papel impresos tienen un valor especial y, como sabemos que otros también creen esto, estamos dispuestos a trabajar toda la vida para conseguir lo que estamos convencidos de que los demás querrán.

Una mirada honesta a la historia nos mostrará cómo se ha abusado de nuestra confianza inocente.

Comencemos nuestra exploración del dinero con:


JESUS ​​FLIPS (muchas monedas) 33 d.C.


Jesús estaba tan molesto por la vista de los cambistas en el templo que entró y comenzó a volcar las mesas y a sacarlas con un látigo, siendo esta la única vez que escuchamos de él usando la fuerza durante todo su tiempo. ministerio.

Entonces, ¿qué hizo que el pacifista supremo se volviera tan agresivo?

Durante mucho tiempo se pidió a los judíos que pagaran el impuesto del templo con una moneda especial llamada medio shekelshekel. Era una media onza medida de plata pura sin la imagen de un emperador pagano.

Para ellos era la única moneda aceptable para Dios.

Pero debido a que solo había un número limitado de estas monedas en circulación, los cambistas estaban en un mercado de compradores y, como con cualquier otra cosa en escasez, pudieron elevar el precio hasta lo que soportaría el mercado.

Obtuvieron enormes ganancias con su monopolio de estas monedas y convirtieron este tiempo de devoción en una burla con fines de lucro. Jesús vio esto como un robo a la gente y proclamó que todo estaba en marcha. "Una cueva de ladrones". 1

Una vez que se acepta el dinero como forma de intercambio, quienes producen, prestan y manipulan la cantidad de dinero obviamente se encuentran en una posición muy fuerte. Son los "cambistas".


1. King James NT, Mt 21:13, Mr 11:17, Lu 19:46


INGLATERRA MEDIEVAL (1000-1100 d.C.)


Aquí encontramos la ofrenda de un orfebre para mantener el oro y la plata de otras personas a salvo en sus bóvedas, y a cambio personas que se van con un recibo por lo que han dejado allí.

Estos recibos de papel pronto se hicieron populares para el comercio, ya que eran menos pesados ​​de transportar que las monedas de oro y plata.

Después de un tiempo, los orfebres deben haber notado que solo un pequeño porcentaje de sus depositantes llegaba a pedir su oro en un momento dado. Entonces, hábilmente, el orfebre hizo algunos recibos por oro que ni siquiera existía, y luego lo prestaron para ganar intereses.

Un guiño y un guiño entre ellos, incorporaron esta práctica al sistema bancario. Incluso le dieron un nombre para que pareciera más aceptable, bautizando la práctica "Banca de reserva fraccionada", que se traduce como "prestar muchas veces más dinero de lo que tiene activos en depósito".

Hoy en día, los bancos pueden prestar al menos diez veces la cantidad que realmente tienen, por lo que mientras te preguntas cómo se hacen ricos al cobrarle un 11% de interés, no es el 11% anual que ganan con esa cantidad, sino el 110%.


THE TALLY STICKS (1100-1854)


El rey Enrique el Primero produjo palos de madera pulida, con muescas cortadas a lo largo de un borde para indicar las denominaciones. Luego, el palo se dividió en toda su longitud para que cada pieza aún tuviera un registro de las muescas.

El rey se quedó con la mitad como prueba contra la falsificación y luego gastó la otra mitad en el mercado, donde continuaría circulando como dinero.

Debido a que Henry solo aceptaba Tally Sticks para el pago de impuestos, hubo una demanda incorporada de ellos, lo que dio a la gente la confianza para aceptarlos como dinero.

Realmente podría haber usado cualquier cosa, siempre que la gente estuviera de acuerdo en que tenía valor, y su disposición a aceptar estos palos como moneda de curso legal facilitó que la gente estuviera de acuerdo. El dinero es tan valioso como la fe de la gente en él, y sin esa fe, incluso el dinero de hoy es solo papel.

El sistema de varillas de conteo funcionó muy bien durante 726 años. Fue la forma de moneda más exitosa en la historia reciente y el Imperio Británico fue construido bajo el sistema Tally Stick, pero ¿cómo es que la mayoría de nosotros no somos conscientes de su existencia?

Quizás el hecho de que en 1694 el Banco de Inglaterra en su formación atacó el Tally Stick System nos da una pista de por qué la mayoría de nosotros nunca ha oído hablar de ellos. Se dieron cuenta de que era dinero que estaba fuera del poder de los cambistas (exactamente lo que pretendía el rey Enrique).

Qué mejor manera de eliminar la fe vital que la gente tenía en esta moneda rival que pretender que simplemente nunca existió y no discutirla. Eso parece ser lo que sucedió cuando el primer accionista del Banco de Inglaterra compró sus acciones originales con piezas de madera con muescas y retiró el sistema. Escuchaste bien, compraron acciones. El Banco de Inglaterra se creó como un banco de propiedad privada mediante la compra de acciones por parte de inversores. Incluso a los Bancos les molesta que la nacionalización no sea lo que podría parecer a primera vista, ya que sus recursos independientes se multiplican sin cesar y se siguen produciendo dividendos para sus accionistas.

Estos inversores, cuyos nombres se mantuvieron en secreto, estaban destinados a invertir un millón y cuarto de libras, pero solo se recibieron tres cuartos de millón cuando se fichó en 1694.

Luego comenzó a prestar muchas veces más de lo que tenía en reserva, cobrando intereses sobre el lote.

Esto no es algo que puedas imponer a las personas sin preparación. Los cambistas necesitaban crear el clima para que la formación de esta empresa privada pareciera aceptable.

Cuando el rey Enrique VIII relajó las leyes de la usura en el siglo XVI, los cambistas inundaron el mercado con sus monedas de oro y plata volviéndose más ricas por minutos.

La Revolución Inglesa de 1642 fue financiada por los cambistas que respaldaron el exitoso intento de Oliver Cromwell de purgar el parlamento y matar al rey Carlos. Lo que siguió fueron 50 años de guerras costosas. Costoso para quienes luchan contra ellos y rentable para quienes los financian.

Tan rentable que permitió a los cambistas hacerse cargo de una milla cuadrada de propiedad que todavía se conoce como la City de Londres, que sigue siendo uno de los tres principales centros financieros del mundo en la actualidad.

Los 50 años de guerra dejaron a Inglaterra en la ruina financiera. Los funcionarios del gobierno pidieron préstamos a adivina quién, y el acuerdo propuesto resultó en un banco privado sancionado por el gobierno que podía producir dinero de la nada, esencialmente falsificando legalmente una moneda nacional para beneficio privado.

Ahora los políticos tenían una fuente de la cual tomar prestado todo el dinero que querían pedir prestado, y la deuda creada estaba asegurada con impuestos públicos.

Uno pensaría que alguien habría visto a través de esto y se habría dado cuenta de que podía producir su propio dinero y no deber intereses, pero en cambio, el Banco de Inglaterra se ha utilizado como modelo y ahora casi todas las naciones tienen un Banco Central con banca de reserva fraccionaria en su lugar. centro.

Estos bancos centrales tienen el poder de hacerse cargo de la economía de una nación y convertirse en la fuerza gobernante real de esa nación. Lo que tenemos aquí es una estafa de proporciones gigantescas que cubre lo que en realidad es un impuesto oculto, recaudado por empresas privadas.

El país vende bonos al banco a cambio de dinero que no puede recaudar en impuestos. Los bonos se pagan con dinero producido de la nada. El gobierno paga intereses sobre el dinero que pidió prestado pidiendo prestado más dinero de la misma manera. No hay forma de que se pueda pagar esta deuda, ha aumentado y seguirá aumentando.

Si el gobierno encontrara una manera de pagar la deuda, el resultado sería que no habría bonos para respaldar la moneda, por lo que pagar la deuda sería matar la moneda.

Con su formación, el Banco de Inglaterra pronto inundó a Gran Bretaña de dinero. Sin control de calidad y sin insistir en la relación calidad-precio, los precios se duplicaron y el dinero se lanzó en todas direcciones.

Una compañía incluso estaba ofreciendo drenar el Mar Rojo para encontrar el oro egipcio perdido cuando el mar se cerró en su persecución de Moisés.

Para 1698, la deuda nacional se expandió de 1.250.000 a 16.000.000 y aumentaron los impuestos sobre los que estaba garantizada la deuda.

Por difícil que sea de creer, en tiempos de agitación económica, la riqueza rara vez se destruye y, en cambio, a menudo solo se transfiere. ¿Y quién se beneficia más cuando el dinero escasea? Puede que lo hayas adivinado. Son los que controlan lo que todos los demás quieren, el cambiador de dinero.

Cuando la mayoría de las personas sufren depresión económica, puede estar seguro de que una minoría continúa enriqueciéndose.

Incluso hoy en día, el Banco de Inglaterra expresa su determinación de evitar los altibajos de los auges y las depresiones, pero no ha habido más que altibajos desde su formación, con la libra esterlina rara vez estable.

Sin embargo, una cosa se ha mantenido estable y es la creciente fortuna de:


Un orfebre llamado Amshall Moses Bower abrió una casa de recuento en Frankfurt, Alemania, en 1743. Colocó un águila romana sobre un escudo rojo sobre la puerta, lo que provocó que la gente llamara a su tienda la Red Shield Firm, pronunciada en alemán como "Rothschild".

Su hijo luego cambió su nombre a Rothschild cuando heredó el negocio. Prestar dinero a particulares estaba muy bien, pero pronto descubrió que era mucho más rentable prestar dinero a gobiernos y reyes. Siempre involucró montos mucho mayores, siempre asegurados con impuestos públicos.

Una vez que entendió las cosas, puso su mirada en el mundo entrenando a sus cinco hijos en el arte de la creación de dinero, antes de enviarlos a los principales centros financieros del mundo para crear y dominar los sistemas bancarios centrales.

Muchos pensaban que J.P. Morgan era el hombre más rico del mundo durante la Segunda Guerra Mundial, pero tras su muerte se descubrió que era simplemente un teniente dentro del imperio Rothschild que poseía solo el 19% de las Compañías J.P. Morgan.

"Sólo hay una potencia en Europa y esa es Rothschild".
Comentarista francés del siglo XIX 1

Exploraremos un poco más sobre la familia más rica un poco más tarde, después de haber analizado:


1. Niall Ferguson, LA CASA DE ROTHSCHILD, Money's Prophets, 1798-1848


LA REVOLUCIÓN AMERICANA (1764-1781)


A mediados de 1700, Gran Bretaña estaba en su apogeo, pero también estaba muy endeudada.

Desde la creación del Banco de Inglaterra, habían sufrido cuatro guerras costosas y la deuda total ahora era de 140.000.000, (que en aquellos días era mucho dinero).

Para hacer sus pagos de intereses al banco, el gobierno británico estableció un programa para tratar de recaudar ingresos de sus colonias americanas, en gran parte a través de un extenso programa de impuestos.

Había escasez de material para la acuñación de monedas en las colonias, por lo que comenzaron a imprimir su propio papel moneda, al que llamaron Colonial Script. Esto proporcionó un medio de intercambio muy exitoso y también dio a las colonias un sentido de identidad. Colonial Script era dinero proporcionado para ayudar al intercambio de bienes. Era papel moneda libre de deudas, no respaldado por oro o plata.

Durante una visita a Gran Bretaña en 1763, el Banco de Inglaterra le preguntó a Benjamin Franklin cómo explicaría la nueva prosperidad encontrada en las colonias. Franklin respondió.

“Eso es simple. En las colonias emitimos nuestro propio dinero. Se llama Colonial Script. Lo emitimos en la proporción adecuada a las demandas del comercio y la industria para que los productos pasen fácilmente de los productores a los consumidores.

De esta manera, creando para nosotros nuestro propio papel moneda, controlamos su poder adquisitivo y no tenemos ningún interés que pagarle a nadie ".
Benjamín Franklin 1

Estados Unidos había aprendido que la confianza de la gente en la moneda era todo lo que necesitaban y que podían estar libres de endeudamiento. Eso significaría estar libre del Banco de Inglaterra.

En Respuesta, el banco independiente más poderoso del mundo utilizó su influencia en el parlamento británico para presionar por la aprobación de la Ley de Divisas de 1764.

Este acto hizo ilegal que las colonias imprimieran su propio dinero y las obligó a pagar todos los impuestos futuros a Gran Bretaña en plata u oro.

Esto es lo que dijo Franklin después de eso.

"En un año, las condiciones se invirtieron tanto que terminó la era de prosperidad y se instaló una depresión, a tal punto que las calles de las Colonias se llenaron de desocupados".
Benjamin Franklin

"Las colonias habrían pagado con gusto el pequeño impuesto sobre el té y otros asuntos si no hubiera sido que Inglaterra les quitó el dinero a las colonias, lo que generó desempleo e insatisfacción. La incapacidad de los colonos para obtener poder para emitir su propio dinero de forma permanente de las manos de Jorge III y los banqueros internacionales fue la PRINCIPAL razón de la Guerra Revolucionaria ".
Autobiografía de Benjamin Franklin

Cuando comenzó la guerra el 19 de abril de 1775, gran parte del oro y la plata habían sido confiscados por los impuestos británicos. No les quedó otra opción que imprimir dinero para financiar la guerra.

Lo interesante aquí es que Colonial Script estaba funcionando tan bien que se convirtió en una amenaza para el sistema económico establecido de la época.

La idea de emitir dinero, como dijo Franklin, "en proporción adecuada a las demandas del comercio y la industria" y sin cobrar intereses, no estaba causando ningún problema ni inflación. Desafortunadamente, esto era ajeno al Banco de Inglaterra, que solo emitía dinero con el fin de obtener ganancias para sus accionistas.


1. El congresista Charles G. Binderup de Nebraska, Unrobing the Ghosts of Wall Street


EL BANCO DE AMÉRICA DEL NORTE (1781-1785)


Si no puede vencerlos, únase a ellos, bien podría haber sido su argumento cuando el traficante de armas, Robert Morris, sugirió que se le permitiera establecer un banco central al estilo del Banco de Inglaterra en los EE. UU. En 1781.

Desesperado por el dinero, los $ 400.000 que se proponía depositar, para permitirle prestar muchas veces más dinero que a través de la banca de reserva fraccionaria, debieron parecer realmente atractivos para el empobrecido gobierno estadounidense.

Ya gastando el dinero que les prestarían, nadie hizo un escándalo cuando Robert Morris no pudo levantar el depósito, y en su lugar sugirió que podría usar algo de oro, que había sido prestado a Estados Unidos desde Francia.

Una vez dentro, simplemente utilizó la banca de reserva fraccionaria y, con los bancos creciendo en fortuna, se prestó a sí mismo y a sus amigos el dinero para comprar todas las acciones restantes. Luego, el banco comenzó a prestar dinero multiplicado por esta nueva cantidad a políticos ansiosos, que probablemente estaban demasiado borrachos con el nuevo "efectivo de poder" para darse cuenta o preocuparse de cómo se hacía.

La estafa duró cinco años hasta 1785, con el valor del dinero estadounidense cayendo como un globo de plomo. Los estatutos de los bancos no se renovaron.

La marcha del accionista con el interés no pasó desapercibida para el gobernador.

"Los ricos se esforzarán por establecer su dominio y esclavizar al resto. Siempre lo hicieron. Siempre lo harán. Tendrán el mismo efecto aquí que en otros lugares, si no los mantenemos, por (el poder del) gobierno, en su debido lugar". esferas ".
Gobernador Morris 1


1. LA CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL DE 1787, 7/2


PRIMER BANCO DE LOS ESTADOS UNIDOS (1791-1811)


Funcionó una vez, funcionará de nuevo. Han pasado seis años. Hay muchos nuevos políticos hambrientos. Hagamos un intento. Y ahí estaba, en 1791, el Primer Banco de Estados Unidos (BUS). No solo engañosamente nombrado para parecer oficial, sino también para desviar la atención del primer banco real que había sido cerrado.

Sin embargo, sus iniciales daban una clara indicación de que una vez más se estaba tomando el pelo a los estadounidenses. Y fiel a su modelo británico, el nombre de los inversores nunca fue revelado.

Habiéndose salido con la suya por segunda vez, algunos de ellos probablemente desearon que Amshall Rothschild hubiera elegido un momento diferente para hacer su pronunciamiento desde su banco central privado en Frankfurt.

"Permítanme emitir y controlar el dinero de una nación y no me importa quién escriba las leyes".
Mayer Amschel Rothschild, 1790

No se preocupe, nadie escuchaba, el gobierno estadounidense pidió prestados 8,2 millones de dólares al banco en los primeros 5 años y los precios subieron un 72%. Esta vez los cambistas habían aprendido la lección, tenían garantizada una carta de veinte años.

El presidente, que podía ver una deuda cada vez mayor, sin posibilidad de pagarla, tenía esto que decir.

"Desearía que fuera posible obtener una sola enmienda a nuestra Constitución - quitarle al gobierno federal su poder de pedir prestado".
Thomas Jefferson, 1798

Mientras que la prensa independiente, que aún no había sido comprada, calificó la estafa como "una gran estafa, un buitre, una víbora y una cobra".

Al igual que con el primer banco real, el gobierno había sido el único depositante que aportó dinero real, y el resto se obtuvo de préstamos que los inversores se hicieron entre sí, utilizando la magia de la banca de reserva fraccionaria. Cuando llegó el momento de renovar el estatuto, los banqueros advirtieron de los malos tiempos que se avecinaban si no obtenían lo que querían. La carta no fue renovada.

Cinco meses después, Gran Bretaña había atacado a Estados Unidos y había comenzado la guerra de 1812.

Mientras tanto, poco tiempo antes, una empresa independiente de los Rothschild, el Banco de Francia, estaba siendo vista con sospecha por nada menos que:


No confiaba en que el banco le dijera:

"Cuando un gobierno depende de los banqueros para obtener dinero, ellos y no los líderes del gobierno controlan la situación, ya que la mano que da está por encima de la mano que toma. El dinero no tiene patria los financieros no tienen patriotismo y sin decencia su único objetivo es ganar."
Napoleón Bonaparte, 1815

No es inusual que a ambos lados de una guerra se les preste dinero del mismo Banco Central de propiedad privada. Nada genera deuda como la guerra. Una nación pedirá prestada cualquier cantidad para ganar. Así que, naturalmente, si el perdedor sigue llegando a la última gota con la vana esperanza de ganar, entonces el bando ganador utilizará más recursos antes de que se obtenga su victoria, más recursos utilizados, más préstamos obtenidos, más dinero obtenido por el equipo. banqueros y aún más sorprendente, los préstamos se otorgan generalmente con la condición de que el vencedor pague las deudas dejadas por el perdedor.

En 1803, en lugar de pedir prestado al banco, Napoleón vendió territorio al oeste del Mississippi al tercer presidente de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, por 3 millones de dólares en oro, un acuerdo conocido como la Compra de Luisiana.

Tres millones de dólares más rico, Napoleón reunió rápidamente un ejército y se dispuso a conquistar gran parte de Europa.

En cada lugar al que fue, Napoleón encontró que su oposición estaba siendo financiada por el Banco de Inglaterra, obteniendo enormes ganancias cuando Prusia, Austria y finalmente Rusia se endeudaron mucho para tratar de detenerlo.

Cuatro años más tarde, con el principal ejército francés en Rusia, Nathan Rothschild se hizo cargo de un audaz plan para pasar de contrabando un cargamento de oro a través de Francia para financiar un ataque desde España del duque de Wellington.

El ataque de Wellington desde el sur y otras derrotas finalmente obligaron a Napoleón al exilio. Sin embargo, en 1815 escapó de su destierro en Elba, una isla frente a la costa de Italia, y regresó a París.

En marzo de ese año, Napoleón había equipado un ejército con la ayuda de dinero prestado de la Casa Bancaria Eubard de París.

Con 74.000 tropas francesas dirigidas por Napoleón, que se encontraban a la altura de las 67.000 tropas británicas y europeas a 200 millas al NE de París el 18 de junio de 1815, era difícil de llamar. De vuelta en Londres, el verdadero ganador potencial, Nathan Rothschild, estaba listo para atacar en un plan audaz para tomar el control del mercado de valores británico, el mercado de bonos y posiblemente incluso el Banco de Inglaterra.

Nathan, sabiendo que la información es poder, colocó a su agente de confianza llamado Rothworth cerca del campo de batalla.

Tan pronto como terminó la batalla, Rothworth regresó rápidamente a Londres, entregando la noticia a Rothschild 24 horas antes que el mensajero de Wellington.

Una victoria de Napoleón habría devastado el sistema financiero británico. Nathan se colocó en su lugar habitual junto a un antiguo pilar en el mercado de valores.

Este hombre poderoso no estuvo exento de observadores cuando bajó la cabeza y comenzó a vender abiertamente una gran cantidad de bonos del gobierno británico.

Al leer esto en el sentido de que Napoleón debe haber ganado, todos comenzaron a vender sus bonos británicos también.

El fondo cayó fuera del mercado hasta que apenas se pudieron regalar. Mientras tanto, Rothschild comenzó a comprar en secreto todos los bonos enormemente devaluados a una fracción de lo que valían unas horas antes.

De esta manera, Nathan Rothschild capturó más en una tarde de lo que las fuerzas combinadas de Napoleón y Wellington habían capturado en toda su vida.


Andrew Jackson se enfrenta al Banco de los EE. UU.


De VOA Learning English, bienvenidos a The Making of a Nation, nuestro programa semanal de historia estadounidense para personas que aprenden inglés. Soy Steve Ember.
Esta semana continuamos la historia de la presidencia de Andrew Jackson.

Jackson asumió el cargo en 1829. Era popular entre muchos votantes. Lo vieron como el símbolo del hombre común. Pero el primer mandato de Jackson pareció ser principalmente una batalla política con su vicepresidente, John C. Calhoun.

A medida que avanzaba su presidencia, comenzó otra lucha. Esta vez, fue Jackson contra el Banco de Estados Unidos.

Andrew Jackson aprovechó el Banco de los Estados Unidos

El Primer Banco de los Estados Unidos había cerrado en 1811. Pero sin un banco central, las finanzas del país habían sufrido durante la Guerra de 1812.

Entonces, en 1816, el Congreso proporcionó dinero para establecer el Segundo Banco de los Estados Unidos. El banco podría otorgar préstamos, pagar facturas, recaudar impuestos y mover dinero por todo el país.

El Congreso otorgó al banco una autorización para operar durante 20 años. El gobierno poseía una quinta parte del banco. Un pequeño grupo de ciudadanos privados poseía el resto. Los legisladores le dieron al banco un poder enorme.

El Banco de Estados Unidos tenía un capital de 35 millones de dólares. Parte de ese dinero provino del gobierno. La mayoría provino de inversores.

El historiador Bray Hammond señala que en ese momento, el Banco de los Estados Unidos era la corporación más rica del mundo.

El Banco de Estados Unidos también imprimió el papel moneda del país. Y era el único banco al que se le permitía tener oficinas en todo el país.

Al facilitar o dificultar a las empresas el préstamo de dinero, los propietarios del banco podían controlar la economía en casi cualquier parte de los Estados Unidos.

"Lo que esto significa es que está otorgando, y el Congreso otorgó, privilegios exclusivos al Banco de los Estados Unidos, lo que significó oportunidades exclusivas para hacer dinero para sus accionistas".

El historiador Daniel Feller explica que el Banco de los Estados Unidos ayudó al gobierno a hacer sus negocios de manera eficaz y eficiente. Pero también ayudó a las personas que tenían acciones en el banco.

Durante la presidencia de Jackson, un hombre llamado Nicholas Biddle dirigió el Banco de los Estados Unidos. Biddle era un hombre extremadamente inteligente. Había completado sus estudios en la Universidad de Pensilvania cuando solo tenía 13 años. Cuando tenía 18 años, fue enviado a París como secretario del ministro estadounidense.

Durante la guerra de Estados Unidos con Gran Bretaña en 1812, Biddle ayudó a establecer el Banco de los Estados Unidos. Se convirtió en su presidente cuando solo tenía 37 años.

Biddle entendió claramente su poder como presidente del Banco de los Estados Unidos. En su opinión, el gobierno no tenía derecho a interferir de ninguna manera con los negocios del banco.

El presidente Jackson no estuvo de acuerdo. Tampoco fue muy amigable con el banco. No mucha gente de los estados occidentales lo era. No confiaban en el papel moneda del banco. Querían comerciar con oro y plata.

Jackson criticó al banco en cada uno de sus mensajes anuales al Congreso. Dijo que el Banco de los Estados Unidos era peligroso para la libertad del pueblo. Dijo que el banco podría construir o derribar partidos políticos a través de préstamos a políticos.

Jackson se opuso a darle al banco una nueva carta. Propuso que se formara un nuevo banco como parte del Departamento del Tesoro.

Jackson vetó una nueva carta aprobada por el Senado

El presidente instó al Congreso a considerar el futuro del banco mucho antes de que el estatuto del banco terminara en 1836. Luego, si el estatuto era rechazado, el banco podría cerrar su negocio lentamente durante varios años. Cambiar el sistema bancario lentamente, dijo Jackson, evitaría graves problemas económicos para el país.

Pero el presidente del banco quería renovar el estatuto temprano. Hizo la solicitud en enero de 1832, nueve meses antes de las próximas elecciones presidenciales.

El oponente de Jackson, el senador Henry Clay de Kentucky, estaba seguro de que la emisión del banco podría ganarle algunos votos. Clay defendió su caso en el Senado durante tres días. Instó encarecidamente al Senado a renovar los estatutos del banco. Dijo que el país estaba en medio de una revolución, todavía no una revolución sangrienta. Pero estaban sucediendo cosas que apuntaban a un cambio total del carácter puramente republicano del gobierno. El poder se estaba centrando en las manos de un hombre, dijo. Se refería al presidente Jackson.

Clay agregó que si el Congreso no actuaba, el gobierno fracasaría. Clay luego pidió al Senado que condenara a Jackson, diciendo que violó la Constitución y las leyes de la nación. El Senado aprobó la resolución.

El principal oponente del banco fue el senador Thomas Hart Benton de Missouri. Se opuso a la renovación de la carta, le dijo al Senado, porque el banco era demasiado grande y poderoso y hacía más ricos a los ricos y más pobres a los pobres.

El Senado finalmente votó sobre la nueva constitución del banco. La votación fue 28 a favor de la renovación y 20 en contra. La Cámara votó tres semanas después. También aprobó la carta, 107 a 85.

Los legisladores enviaron el proyecto de ley a la Casa Blanca. El presidente Jackson lo debatió con miembros de su gabinete. Algunos querían negociar un compromiso. Pero Jackson decidió vetar el proyecto de ley en el lenguaje más fuerte posible.

El 10 de julio de 1832, Jackson envió un mensaje al Congreso explicando su razonamiento. Jackson dijo que no creía que los estatutos del banco fueran constitucionales.

Jackson también habló de la forma en que el banco movía dinero de Oeste a Este. Dijo que el banco era propiedad de un pequeño grupo de hombres ricos, principalmente en el Este. Algunos de los propietarios, dijo, eran extranjeros. Gran parte de los negocios del banco se realizaban en Occidente. El dinero pagado por los occidentales por préstamos fue a parar a los bolsillos de los banqueros orientales. Jackson dijo que esto estaba mal. Luego, el presidente habló de su firme creencia en los derechos del hombre común.

"Es de lamentar", dijo, "citando que los ricos y poderosos doblen los actos del gobierno para sus propios fines".

Jackson dijo que, en cambio, el gobierno debería colmar sus favores, como el cielo hace llover, tanto en los altos como en los bajos, en los ricos y en los pobres por igual.

El veto de Jackson al proyecto de ley del banco puede haberle costado votos entre los ricos, pero le valió votos entre la gente común, como granjeros y trabajadores. Fácilmente ganó la reelección en noviembre de 1832. Martin Van Buren se convirtió en su vicepresidente.

El historiador Daniel Feller dice que Jackson creía que su victoria significaba que los estadounidenses apoyaban sus políticas, incluido el veto bancario.

“Tenía una imagen personal muy popular. Es posible que hubiera sido reelegido por el mismo margen o más de todos modos. Lo único que podemos decir mirando hacia el futuro es que cuando, más tarde, alguien siguió las políticas de Jackson con absoluta fidelidad, sin el carisma personal de Jackson, demostró no ser tan popular ".

Jackson triunfó cuando Biddle fue acusado de pánico financiero

En su segundo mandato, Jackson dejó de poner dinero federal en el Banco de los Estados Unidos. En cambio, puso el dinero en bancos estatales.

El presidente del banco, Nicholas Biddle, luchó con todo su poder para mantener el banco abierto. Exigió que los prestatarios reembolsen inmediatamente sus préstamos. Las empresas tuvieron problemas sin la ayuda del banco. Los trabajadores perdieron sus trabajos.

Biddle culpó al presidente Jackson por el pánico financiero. Y los críticos de la política bancaria de Jackson lo llamaron "Rey Andrés el Primero". Pero a medida que pasaba el tiempo, los empresarios empezaron a ver que el Banco de Estados Unidos estaba siendo mucho más estricto en su política monetaria de lo necesario. Comenzaron a sentir que era el presidente del banco, no Jackson, el responsable de la grave situación económica del país.

Biddle no asumió ninguna responsabilidad por la crisis financiera.

Luego tomó una muy mala decisión. Biddle pidió al gobernador de Pensilvania que pronunciara un discurso de apoyo al banco. Al mismo tiempo, Biddle se negó a prestarle al estado de Pensilvania 300.000 dólares.

El gobernador estaba furioso. En lugar de pronunciar un discurso apoyando al banco, pronunció uno que lo criticó duramente.

Dos días después, el gobernador de Nueva York propuso que el estado vendiera $ 4 o $ 5 millones en acciones para préstamos para ayudar a los bancos estatales. La legislatura de Nueva York aprobó vender aún más.

El fortalecimiento de los bancos estatales ayudó a quebrar el poder del Banco de los Estados Unidos. Nicholas Biddle began to see that the battle was lost. He started making more loans to businesses. The economic panic slowly ended.

Jackson's victory over the Bank of the United States was clear. Biddle started to lose the support of many members of Congress. In the House of Representatives, James Polk proposed four resolutions about the bank. One said the bank should not get a new charter in 1836.

The second resolution said government money should not be deposited in the bank.The third said the government should continue to put its money in state banks. And the fourth proposed an investigation of the bank and the reasons for the economic panic in the country. All four of these anti-bank resolutions were approved.

One of Biddle's aides described the feelings of bank officials. This day, he said, should be ripped from the history of the republic. He said the president of the United States had seized the public treasury and the representatives of the people had approved it.

Jackson won what he himself considered a glorious triumph.

Another major event in Jackson’s second term was the situation in Texas. The struggle over Texas and the Battle of the Alamo will be our story next week.

I’m Steve Ember, inviting you to join us next time for The Making of a Nation — American history from VOA Learning English.


A Short Banking History of the United States

We are now in the midst of a major financial panic. This is not a unique occurrence in American history. Indeed, we've had one roughly every 20 years: in 1819, 1836, 1857, 1873, 1893, 1907, 1929, 1987 and now 2008. Many of these marked the beginning of an extended period of economic depression.

How could the richest and most productive economy the world has ever known have a financial system so prone to periodic and catastrophic break down? One answer is the baleful influence of Thomas Jefferson.

Jefferson, to be sure, was a genius and fully deserves his place on Mt. Rushmore. But he was also a quintessential intellectual who was often insulated from the real world. He hated commerce, he hated speculators, he hated the grubby business of getting and spending (except his own spending, of course, which eventually bankrupted him). Most of all, he hated banks, the symbol for him of concentrated economic power. Because he was the founder of an enduring political movement, his influence has been strongly felt to the present day.

Consider central banking. A central bank's most important jobs are to guard the money supply -- regulating the economy thereby -- and to act as a lender of last resort to regular banks in times of financial distress. Central banks are, by their nature, very large and powerful institutions. They need to be to be effective.

Jefferson's chief political rival, Alexander Hamilton, had grown up almost literally in a counting house, in the West Indian island of St. Croix, managing the place by the time he was in his middle teens. He had a profound and practical understanding of markets and how they work, an understanding that Jefferson, born a landed aristocrat who lived off the labor of slaves, utterly lacked.

Continue reading your article with a WSJ membership


Paper Money Predominates

Confederate paper money became famously worthless at the end of the war. Likewise, the Federal government never made good on its own promises to retire its paper currency. The strength of the country and its economy stood behind its paper, but there was still serious distrust. A variety of different forms of issues were offered: interest-bearing notes, notes redeemable in gold or silver, notes convertible to silver or gold, notes usable for paying taxes, notes for handling small amounts in the absence of coins, notes representing the collateral assets of nationally chartered banks and, especially, “legal tender” notes (also called “United States notes”)—bills that were legally required to be accepted when presented in payments.

Following the financial panic of 1907, the Federal Reserve banking system was established to provide a safety “buffer” between the government and the economy. A new Federal Reserve Bank Note currency was able to be sustained through the Great Depression of the 1930s while most other forms of American currency were abandoned. Silver certificates lasted until the end of precious metal coinage minting in the 1960s. United States notes (direct “legal tender” obligations of the government) were also eliminated at this time, leaving the quasi-governmental Federal Reserve central bank notes as the only surviving American paper money. Universal acceptance of the currency and precautions against counterfeiting remain important issues today, along with vast production.


United States. Gold Coin note, First National Gold Bank of San Francisco, November 30, 1870, $5 (ANS 0000.999.53028)

Wealth emanating from the California gold rush led to issuance not only of relatively abundant gold coinage and “gold certificates” but of special national currency notes valued in gold coin, representing the collateral of a limited number of banks. These rare bills depicted contemporary American gold coins on the back, using gold-brown ink and yellowish paper.


United States. Treasury note, Series 1890, $5 (serial number A1*). (ANS 2001.4.2 gift of Paul R. Wilson)

Treasury notes of 1890 and 1891 resulted from the government’s policies of unlimited silver coinage, purchasing silver for inflated prices. These notes could be converted by the recipients into more precious gold, enriching certain wealthy mining interests and thus helping lead to the financial collapse of 1894. Largely redeemed, such notes are quite rare today.

United States. Silver certificate, Series 1896 (“Educational Series”), $1. (ANS 1980.67.17 gift of the Chase Manhattan Bank, NA)

The 1896 series of one, two, and five dollars are considered to be the most artistically attractive of all United States currency issues. They are the only ones whose face designs were taken and adapted from paintings, and because of this, it was found difficult to control the quality of inking on printing plates. The name “Educational Series” is given to the notes due to the title and imagery of the one-dollar bill: “History Instructing Youth,” from a mural by Will H. Low.

United States. Silver certificate, Series 1896 (“Educational Series”), $2. (ANS 1980.67.16 gift of the Chase Manhattan Bank, NA)

The two dollar “Educational Series” note depicted on its face a design by Edwin H. Blashfield called “Science Presenting Steam and Electricity to Commerce and Manufacture.”

United States. Legal Tender (“United States”) note, Series 1963, $2. (ANS 1989.47.1 gift of William B. Warden, Jr.)

In the heyday of obsolete bank notes, $2 and $3 bills were commonly issued as well as a variety of other sometimes surprising denominations. In the original Legal Tender issue of 1862, the government had intended to produce a three dollar bill, but never did. Two dollar notes, occasionally produced even today, remained popular for betting at horse racing tracks, but are seldom seen elsewhere.

United States. Federal Reserve notes, Richmond E5, Series 1999: uncut sheet of four $1 notes. (ANS 2005.13.67 gift of Dr. David Menchell)

American notes are printed today in 32-subject sheets, with each individual note so marked that it can be determined in exactly which position in which quadrant it was created. For collectors, the Treasury Department makes available several versions of uncut or partially-cut sheets, which show how the serial numbering sequences vary.

United States. Federal Reserve notes, Atlanta F6, Series 1977: $1 note, package label. (ANS 2005.30.19 gift of Roger deWardt Lane)

This is an original package label from the wrapper that was around a “brick” of notes, as issued to banks by the Federal Reserve system. It is unusual for production packaging materials such as this to have been preserved. They help provide us with a picture of how shipments of money are assembled.

United States. Federal Reserve notes, Atlanta F6, Series 1977: $1 note. (ANS 2005.30.18 gift of Roger deWardt Lane)

This note was the first that came from the original package or “brick” of notes from which the above wrapper label was taken, as indicated by the serial number, F512396001A. Notes are cut from sheets in stacks of thousands, the serial numbers per package reflecting the number assembled together.

United States. Federal Reserve notes, Atlanta F6, Series 1995, $5, replacement (“star note”) issue. (ANS 2005.13.68 gift of Dr. David Menchell)

Special replacement notes are printed by the United States Bureau of Engraving and Printing to keep the place and correct count in stacks of notes when particular individual sheets are removed for examination or testing, or are rejected on account of technical flaws. Notes on these sheets are marked with an asterisk (“star”) by their serial numbers to indicate that they are not part of a normal sequence. Understandably, they are far scarcer than the ordinary notes seen by the public, and are widely appreciated by collectors.

United States. Federal Reserve notes, New York B2, Series 1977A, $10. (ANS 2005.5.66 gift of Dr. David Menchell)

Each design change on paper currency is reflected in a new series designation suffix letters indicate a change in government official signatories, namely the Treasurer of the United States and/or the Secretary of the Treasury. Federal Reserve notes are issued from each of the twelve Federal Reserve Districts, marked in the past by the seal of the particular bank and today by just the bank’s letter-number combination.

United States. Federal Reserve notes, New York B2, Series 1985, $50. (ANS 2005.5.73 gift of Dr. David Menchell)

Since the 1930s, $100 notes have been the highest denominated American currency. Representing the wealth of the country and also serving as a cash supply for the rest of the world, Federal Reserve notes are purchased from the Government Bureau of Engraving and Printing at a profit for the Treasury and then distributed through the twelve Federal Reserve banking districts as the needs of the economy dictate.

United States. Federal Reserve notes, Cleveland D4, Series 2004, $20. (ANS 2005.13.69 gift of Dr. David Menchell)

In recent years, the Treasury Department has been thoroughly redesigning American paper money, incorporating advanced anti-counterfeiting measures while at the same time retaining traditional features such as the portraits, motifs, and colors of past United States paper money issues.


History of Anti-Money Laundering Laws

Money laundering is the process of making illegally-gained proceeds (i.e. "dirty money") appear legal (i.e. "clean"). Typically, it involves three steps: placement, layering and integration. First, the illegitimate funds are furtively introduced into the legitimate financial system. Then, the money is moved around to create confusion, sometimes by wiring or transferring through numerous accounts. Finally, it is integrated into the financial system through additional transactions until the "dirty money" appears "clean." Money laundering can facilitate crimes such as drug trafficking and terrorism, and can adversely impact the global economy.

In its mission to "safeguard the financial system from the abuses of financial crime, including terrorist financing, money laundering and other illicit activity," the Financial Crimes Enforcement Network acts as the designated administrator of the Bank Secrecy Act (BSA). The BSA was established in 1970 and has become one of the most important tools in the fight against money laundering. Since then, numerous other laws have enhanced and amended the BSA to provide law enforcement and regulatory agencies with the most effective tools to combat money laundering. An index of anti-money laundering laws since 1970 with their respective requirements and goals are listed below in chronological order.


Guided Readings: Political Battles of the Jacksonian Era: The Bank War

Reading 1:
It is to be regretted that the rich and powerful too often bend the acts of government to their selfish purposes. Distinctions in society will always exist under every just government. Equality of talents, of education, or of wealth cannot be produced by human institutions. In the full enjoyment of the gifts of Heaven and the fruits of superior industry, economy, and virtue, every man is equally entitled to protection by law but when the laws undertake to add to these natural and just advantages artificial distinctions, to grant titles, gratuities, and exclusive privileges, to make the rich richer and the potent more powerful, the humble members of society--the farmers, mechanics, and laborers--who have neither the time nor the means of securing like favors to themselves, have a right to complain of the injustice of their government. There are no necessary evils in government. Its evils exist only in its abuses. If it would confine itself to equal protection, and, as Heaven does its rains, shower its favors alike on the high and the low, the rich and the poor, it would be an unqualified blessing.

President Andrew Jackson&rsquos Veto Message

Reading 2:
This message . . . denies to the judiciary the interpretation of law, and claims to divide with Congress the power of originating statutes. It extends the grasp of executive pretension over every power of the government. But this is not all. . . . It manifestly seeks to inflame the poor against the rich it wantonly attacks whole classes of the people, for the purpose of turning against them the prejudices and the resentments of other classes.

Reading 3:
The Bank Veto.--This is the most wholly radical and basely Jesuitical document that ever emanated from any Administration, in any country. . . . It impudently asserts that Congress have acted prematurely, blindly, and without sufficient examination. It falsely and wickedly alleges that the rich and powerful throughout the country are waging a war of oppression against the poor and the weak and attempts to justify the President on the ground of its being his duty thus to protect the humble when so assailed. Finally, it unblushingly denied that the Supreme Court is the proper tribunal to decide upon the constitutionality of the laws!!

The whole paper is a most thoroughgoing electioneering missile, intended to secure the mad-caps of the South, and as such, deserves the execration of all who love their country or its welfare.

Boston Daily Atlas editorial

Reading 4:
The United States Bank, as at present constituted, ought never to be renewed. The reasons are obvious.

The capital is too vast. In proportion to the wealth of the country, it is the largest moneyed monopoly in the world. . . . Republican America, the Virgin of the New World, the Government which is especially charged by wholesome legislation to prevent all extreme inequalities of fortune, has surpassed every country in Europe in the lavish concession of influence and privileges to a moneyed corporation.

Political influence is steadily tending to the summit level of property. . . . When a life and trust company ask for privileges, which enable capital to consume the moderate profits of the farmer by tempting him to incur the hazards of debt, it is the clamor of capital, deafening the voice of benevolence and legislative wisdom.

When the creditor demands that the debtor may once more be allowed to pledge his body and his personal freedom, it is the clamor of capital.

When "vested rights" claim a veto on legislation, and assert themselves as the law paramount in defiance of the constitution which makes the common good the supreme rule, it is the clamor of capital, desiring to renew one of the abuses of feudal institutions.

When the usurer invokes the aid of society to enforce the contracts, which he has wrung without mercy from the feverish hopes of pressing necessity, it is the clamor of capital, which like the grave never says, It is enough.

When employers combine to reduce the wages of labor, and at the same time threaten an indictment for conspiracy against the combinations of workmen, it is the clamor of capital

The feud between the capitalist and the laborer, the house of Have and the house of Want, is as old as social union, and can never be entirely quieted but he who will act with moderation, prefer facts to theories, and remember that every thing in this world is relative and not absolute, will see that the violence of the contest may be stilled, if the unreasonable demands of personal interests are subjected to the decisions of even-handed justice.

Reading 5:
The national bank, though not properly a political institution, is one of the most important and valuable instruments that are used in the practical administration of the government. . . . As the fiscal agent of the executive, it has exhibited a remarkable intelligence, efficiency, energy, and above all, INDEPENDENCE. This . . . has been its real crime. As the regulator of the currency, it has furnished the country with a safe, convenient and copious circulating medium, and prevented the mischiefs that would otherwise result from the insecurity of local banks. As a mere institution for loaning money, it has been . . . the Providence of the less wealthy sections of the Union. . . . Through its dealings in exchange at home and abroad, the bank has materially facilitated the operations of our foreign and domestic trade. The important advantages which have thus been derived from this institution have been unattended by any countervailing evil.

los Boston Daily Advertiser defends the second Bank of the United States, 1832


National bank

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

National bank, in the United States, any commercial bank chartered and supervised by the federal government and operated by private individuals.

The first Bank of the United States (1791–1811) and the second Bank of the United States (1816–36) had functioned as agents of the U.S. Treasury and competed with the state, or private, banks, thereby ensuring that the private banks redeemed their banknotes at full value. In spite of its contribution to national monetary stability, the second Bank of the United States had come under attack by President Andrew Jackson, and its charter failed to be renewed in 1836 a chaotic period of state banking resulted that lasted until the American Civil War. The difficulties in financing that war pointed to the need for a better banking system and a sounder currency.

The National Bank Act of 1863 provided for the federal charter and supervision of a system of banks known as national banks they were to circulate a stable, uniform national currency secured by federal bonds deposited by each bank with the comptroller of the currency (often called the national banking administrator). The act regulated the minimum capital requirements of national banks, the kinds of loans they could make, and the reserves that were to be held against notes and deposits it also provided for the supervision and examination of banks and for the protection of noteholders. The 1863 act did not prohibit state banks from issuing their own currency, but Congress did impose a 10 percent tax on state banknotes that effectively eliminated such a rival currency.

The inflexibility of national banknote supplies and a lack of reserves led to the formation of the Federal Reserve System in 1913. By 1935 the national banks had transferred their note-issuing powers to the Federal Reserve. National banks have become primarily commercial in nature, although some also maintain savings and trust functions. The Federal Reserve shares supervisory and regulatory authority with the Office of the Comptroller of the Currency, which charters, regulates, and supervises national banks. See also United States, Bank of the.


Federalists & Democratic Republicans

Disagreements about how the United States should be governed emerged immediately after the revolution. However, these disagreements escalated considerably in the 1790s and can be best understood by examining the arguments between Alexander Hamilton (leader of the Federalists) and Thomas Jefferson (leader of the Anti-Federalists- also known as the Democratic Republicans).

Jefferson and Hamilton’s first major disagreement emerged over the nature of Government. Alexander Hamilton believed that for the United States to be successful it would have to be formed in a similar way to the British imperial model that had been so successful.

It would need a strong central Government, treasury and financial sector, a national army and a strong political executive representing the interests of all the states.


Second Bank of the United States (1816-1836)

The Second Bank of the U.S. was chartered in 1816 with the same responsibilities and powers as the First Bank. However, the Second Bank would not even enjoy the limited success of the First Bank. Although foreign ownership was not a problem (foreigners owned about 20% of the Bank's stock), the Second Bank was plagued with poor management and outright fraud (Galbraith). The Bank was supposed to maintain a "currency principle" -- to keep its specie/deposit ratio stable at about 20 percent. Instead the ratio bounced around between 12% and 65 percent. It also quickly alienated state banks by returning to the sudden banknote redemption practices of the First Bank. Various elements were so enraged with the Second Bank that there were two attempts to have it struck down as unconstitutional. En McCulloch v. Maryland (1819) the Supreme Court voted 9-0 to uphold the Second Bank as constitutional. Chief Justice Marshall wrote "After the most deliberate consideration, it is the unanimous and decided opinion of this court that the act to incorporate the Bank of the United States is a law made in pursuance of the Constitution, and is part of the supreme law of the land" (Hixson, 117). The Court reaffirmed this opinion in a 1824 case Osborn v. Bank of the United States (Ibid, 14).

Not until Nicholas Biddle became the Bank's president in 1823 did it begin to function as hoped. By the time the Bank had regained some control of the money supply and had restored some financial stability in 1828, Andrew Jackson, an anti-Bank candidate, had been elected President. Although the Second Bank was not a campaign issue (Biddle actually voted for Jackson), by 1832, four years before the Bank's charter was to expire, political divisions over the Bank had already formed (Ibid). Pro-Bank members of Congress produced a renewal bill for the Bank's charter, but Jackson vetoed it. In his veto message Jackson wrote,

A bank of the United States is in many respects convenient for the Government and for the people. Entertaining this opinion, and deeply impressed with the belief that some of the powers and privileges possessed by the existing bank are unauthorized by the Constitution, subversive of the rights of the States, and dangerous to the liberties of the people, I felt it my duty. to call to the attention of Congress to the practicability of organizing an institution combining its advantages and obviating these objections. I sincerely regret that in the act before me I can perceive none of those modifications of the bank charter which are necessary, in my opinion, to make it compatible with justice, with sound policy, or with the Constitution of our country (Ibid, 14-15).


Ver el vídeo: LA GUERRA DE SECESIÓN AMERICANA DRAW