Napoleón en privado

Napoleón en privado

  • El emperador Napoleón I en la terraza del castillo de Saint-Cloud rodeado de los hijos de su familia.

    DUCIS Louis (1775-1847)

  • Llegada de la archiduquesa María Luisa a Compiègne.

    AUZOU Pauline (1775-1835)

  • Napoleón, Marie-Louise y el rey de Roma.

    MENJAUD Alexandre (1773-1832)

Cerrar

Título: El emperador Napoleón I en la terraza del castillo de Saint-Cloud rodeado de los hijos de su familia.

Autor: DUCIS Louis (1775-1847)

Fecha de creación : 1810

Fecha mostrada:

Dimensiones: Alto 105 - Ancho 403

Técnica y otras indicaciones: Pintura al óleo sobre lienzo

Lugar de almacenamiento: Sitio web del Museo Nacional del Palacio de Versalles (Versalles)

Copyright de contacto: © Photo RMN-Grand Palais - Sitio web de G. Blot

Referencia de la imagen: 93DE756 / MV.5147

El emperador Napoleón I en la terraza del castillo de Saint-Cloud rodeado de los hijos de su familia.

© Foto RMN-Grand Palais - G. Blot

Cerrar

Título: Llegada de la archiduquesa María Luisa a Compiègne.

Autor: AUZOU Pauline (1775-1835)

Fecha de creación : 1810

Fecha mostrada: 28 de marzo de 1810

Dimensiones: Alto 112 - Ancho 150

Técnica y otras indicaciones: Pintura al óleo sobre lienzo

Lugar de almacenamiento: Sitio web del Museo Nacional del Palacio de Versalles (Versalles)

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais - D. Arnaudet / J. Schormans

Referencia de la imagen: 81EE1269 / MV.1751

Llegada de la archiduquesa María Luisa a Compiègne.

© Foto RMN-Grand Palais - D. Schormans

Napoleón, Marie-Louise y el rey de Roma.

© Foto RMN-Grand Palais - D. Arnaudet

Fecha de publicación: marzo de 2016

Contexto histórico

Como son numerosas las pinturas que dan testimonio de los grandes acontecimientos del reinado de Napoleón, las pinturas contemporáneas que lo representan en privado son raras. Sin duda, un hombre sagrado, un hombre providencial como él, el Gran Hombre que era, no podía rebajarse a tener una vida privada.
Sin embargo, si en realidad Napoleón tuvo poco tiempo libre para dedicar a su vida privada, un elemento quedó sin respuesta: el futuro de la dinastía. En este sentido, son más que simples escenas de intimidad, como la que representa Menjaud.

Análisis de imagen

LA PINTURA DUCIS

Presentado en el Salón de 1810, el cuadro de Ducis muestra por primera vez a un Emperador paterno, jugando con los niños con toda sencillez. Estos niños son sus sobrinos y sobrinas, entre otros la pequeña Louise y Letizia, hijas de Caroline Murat, reina de Nápoles, copiada del cuadro de Gérard (museo Fontainebleau). Ducis, alumno de David, también se inspiró en Gérard para pintar en primer plano al joven del cinturón azul, Napoleón-Carlos, hijo de Luis, rey de Holanda, y de la reina Hortensia, y a la derecha un poco a de distancia, el mayor de los muchachos, Achille, hijo de Caroline, vestido con un uniforme militar, que su actitud presenta en cierto modo como el heredero aparente de Napoleón. El entrenamiento militar de estos jóvenes ya ha comenzado como lo demuestran los soldaditos con los que juega el pequeño príncipe agachado, Napoleón-Louis Murat, siempre copiado de Gérard. Sin embargo, fue el niño que Napoleón sostenía de rodillas y que más tarde se convertiría en Napoleón III: fue Luis Napoleón nacido en 1808, hijo de la reina Hortense y Luis, rey de Holanda.

LA PINTURA DE PAULINE AUZOU

Pauline Auzou es una de las muchas mujeres artistas de la era neoclásica. Alumna de Regnault, el gran rival de David, ha conservado la suavidad y la dulzura del estilo de su maestro.
Su pintura es la contraparte de otra composición que muestra la despedida de Marie-Louise a su familia, en Viena, el 13 de marzo de 1813, también en el Musée de Versailles.
Habiendo repudiado a Josefina en 1809 debido a su esterilidad, Napoleón se resignó a casarse con la archiduquesa María Luisa de Habsburgo. Después de un matrimonio por poder celebrado el 11 de marzo de 1810, los dos cónyuges se encontraron en Courcelles en Aisne, el 27 de marzo de 1810, antes de su llegada a Compiègne, aquí representada. Pauline Auzou fue lo suficientemente inteligente como para evitar el clásico patrón cara a cara. Aunque relegado a las sombras, el Emperador da sentido al cuadro. Su mirada escrutadora -observa con quién trata por no querer ya a su joven esposa- se opone al entusiasmo general que transforma la composición en una suerte de alegoría de la Gracia, por intermedio de la miríada de chicas jóvenes dando la bienvenida a la nueva emperatriz. Por lo tanto, esta tabla de eventos se presenta como una tabla de historia real, a diferencia de la composición anterior.

PINTURA DE MENJAUD

Napoleón, mostrando un amor apasionado por su hijo, nacido el 20 de marzo de 1811, mira al espectador como para llamarlo a presenciar la seguridad de la transmisión del poder. El trabajo es una respuesta a las esperanzas de Ducis y Pauline Auzou. La emperatriz Marie-Louise contempla la escena con una sonrisa de felicidad contemplativa, bajo la mirada atenta de Madame Auchard, niñera del rey de Roma, y ​​Madame de Montesquiou-Fezensac, institutriz de los niños de Francia, es decir. decir del principito. A la izquierda está probablemente su marido, Pierre de Montesquiou-Fezensac, nombrado gran chambelán en 1810, a menos que sea Etienne Regnault de Saint-Jean-d'Angély, secretario de estado de la familia imperial , como sugiere una inscripción en la parte posterior del cuadro. A diferencia de las dos obras anteriores, la pintura a pequeña escala de Menjaud, también alumno de Regnault, muestra una escena realmente íntima. Madame de Montesquiou tenía la costumbre de traer al niño al final de cada comida para el emperador. Este último jugaba con él o le mostraba a los transeúntes desde las ventanas de las Tullerías.

Interpretación

En los dos primeros casos, lo que se pinta es la expectativa de un descenso asegurado de Napoleón. En Ducis se revela en la actitud del niño de la derecha y en la del principito vestido de blanco, que ambos miran al espectador de la obra como si le preguntaran por el futuro. elección imperial. En el caso de Pauline Auzou, es el entusiasmo de una descendencia asegurado por el bello rostro de esta chica rubia vestida de rojo que era entonces la nueva emperatriz. En la obra de Menjaud, el principio se invierte, y es Napoleón quien llama al espectador a ser testigo.

  • dinastía imperial
  • Bonaparte (Napoleón)
  • Napoleón III

Bibliografía

Jacques BAINVILLE Napoleón París, Fayard, 1931 reeditado Balland, 1995. Louis BERGERON El episodio napoleónico: aspectos interiores, 1799-1815 París, Seuil, coll. "Points Histoire", 1972. Roger DUFRAISSE, Michel KERAUTRET Aspectos externos de la Francia napoleónica París, Seuil, coll. "Points Histoire", 1999. Claire CONSTANS Museo Nacional del Palacio de Versalles: pinturas , 2 vol. París, RMN, 1995 Jean TULARD (dir.) Diccionario Napoleón París, Fayard, 1987. Jean TULARD (dir.) La historia de Napoleón a través de la pintura París, Belfond, 1991 Colectiva De David a Delacroix , catálogo de la exposición en el Grand-PalaisParis, RMN 1974-1975. Dominique Vivant Denon: El ojo de Napoleón , catálogo de la exposición en el LouvreParis, RMN, 1999. Napoleón y la familia imperial: 1804-1815 .catálogo de la exposición en el Museo Napoleón I en FontainebleauParis, RMN, 1986.

Para citar este artículo

Jérémie BENOÎT, "Napoleón en privado"


Vídeo: Las 5 apps de mensajería mas seguras del mundo