Historia de St Lois I - Historia

Historia de St Lois I - Historia

San Luis I

(SlpW: t. 700, 1. 127 '; b. 33'9 ", dph. 15'6"; dr. 16'
cpl. 125; una. 20 24 pdr. sb. )

St. Louis fue depositado el 12 de febrero de 1827 en el Washington Navy Yard; lanzado el 18 de agosto de 1828; y comisionado el 20 de diciembre de 1828, el comandante principal John D. Sloat al mando.

El día de su puesta en servicio, St. Louis se puso en marcha y se dirigió a Norfolk, Virginia, para el equipamiento final. Partió de Hampton Roads el 14 de febrero de 1829 y se dirigió a La Habana, Cuba. Desde allí, prosiguió, vía Río de Janeiro y el Cabo de Hornos, hasta Callao, Perú. Al llegar allí el 20 de junio, el balandro de guerra se unió al Escuadrón del Pacífico al mando del comodoro Jacob Jones; y, hasta el 8 de septiembre de 1831, navegó por las costas de las Américas para proteger el comercio y los intereses de los Estados Unidos. Ese día, navegó hacia el Cabo de Hornos y la costa este, y llegó frente a Sandy Hook, Nueva Jersey, el 9 de diciembre. Estuvo postrada en régimen ordinario en Nueva York el día 25.

Nuevamente comisionado el 19 de septiembre de 1832, St. Louis partió de Nueva York el 12 de octubre a su base en Pensacola, Florida, como una unidad del Escuadrón de las Indias Occidentales. Pasó los siguientes seis años, principalmente como buque insignia del escuadrón, navegando por el Caribe. El 28 de mayo de 1838 zarpó de La Habana con destino a Nueva York, donde nuevamente fue colocada en ordinario el 1 de julio y permaneció en espera hasta el 5 de abril de 1839.

St. Louis zarpó el 30 de junio para unirse al Escuadrón del Pacífico en Monterey, California. En el camino, hizo escala en San Francisco, donde su oficial al mando intercedió ante el gobierno de California por los residentes extranjeros encarcelados. Tenía la distinción de ser el primer buque de guerra estadounidense en llevar la bandera a ese puerto. Después de las operaciones frente a las costas del Perú, regresó a Norfolk el 15 de septiembre de 1842 y fue puesta allí en régimen ordinario al día siguiente.

St. Louis se volvió a poner en servicio el 27 de febrero de 1843 y pronto se unió al Escuadrón de las Indias Orientales como buque insignia. Estuvo en Singapur a principios de 1844 mientras se negociaba el primer tratado comercial con China. Regresó a Norfolk en septiembre de 1845, donde se sometió a una conversión para alargar su casco en 13 pies. Partiendo de Norfolk el 11 de agosto de 1848, navegó hacia Río de Janeiro, donde sirvió en la Estación Sudamericana hasta su regreso en julio de 1851.

St. Louis partió a continuación de Norfolk el 24 de agosto de 1852 para navegar por el Mediterráneo. El 2 de julio de 1853, mientras estaba en Esmirna, Turquía, su comandante exigió que el comandante de la fragata austriaca, Hussar, liberara al refugiado húngaro Martin Koszta. El líder revolucionario había emigrado a Estados Unidos y anunció sus intenciones de convertirse en ciudadano estadounidense. Posteriormente, mientras estaba en Smyrna por negocios, fue arrestado por funcionarios austriacos. La mediación del Cónsul francés consiguió la liberación de Koszta.

St. Louis regresó a Nueva York el 8 de mayo de 1855 y volvió a navegar en noviembre para ayudar a reprimir la trata de esclavos a lo largo de la costa occidental de África, regresando a Nueva York el 9 de febrero de 1858. En septiembre de ese año, se unió al Home Squadron basado en Pensacola, Fla.

En enero de 1861, mientras servía con el Home Squadron frente a Vera Cruz, México, se le ordenó a St. Louis que regresara a Pensacola para hacer guardia durante la agitación que precedió al estallido de la Guerra Civil. En abril, ayudó en el refuerzo de Fort Pickens y luego se unió al bloqueo masivo de los puertos del sur. El 5 de septiembre, ayudó a Brooklyn a capturar el bergantín confederado Macao, que ejecutaba el bloqueo, en la desembocadura del Mississippi. Después de ser rearmada durante un breve período en el Navy Yard de Filadelfia, ahora armada con 4 8 "Sg., 12 32 pdrs., 2 20 pdr. Pr y 1 12 pdr. Sb, zarpó el 24 de febrero de 1862 hacia Cádiz. España. Durante los dos años siguientes, lloraba

el Atlántico, cruzó la costa africana y patrulló las áreas dentro y alrededor de las Islas Canarias y las Azores en busca de asaltantes comerciales confederados. Cádiz y Lisboa fueron sus bases principales para tales operaciones. Regresó a Port Royal, Carolina del Sur, el 26 de noviembre de 1864 para servir en el Escuadrón de Bloqueo del Atlántico Sur.

Tres días más tarde, marineros e infantes de marina de St. Louis ~ desembarcaron en Boyd's Landing para participar en el I empuje combinado Ejército-Armada río arriba por el Broad. Bajo el mando de Comdr. George H. Preble, la expedición fue diseñada para ayudar al general Sherman mientras se acercaba a Savannah al final de su marcha por Georgia. Esta operación se completó el 29 de diciembre. St. Louis luego regresó brevemente al deber de bloqueo antes de finalmente navegar hacia la Armada de Filadelfia. Patio donde fue dada de baja el 12 de mayo de 1865. I

St. Louis pasó el resto de su carrera en Filadelfia. Después de ser depositada en 1866 y declarada inservible, se convirtió en un barco de recepción en League Island y continuó con este deber hasta 1894 cuando fue cedida como embarcación de entrenamiento a la Milicia Naval del Estado de Pensilvania. El 30 de noviembre de 1904, mientras se dedicaba a este servicio, su nombre fue cambiado a Keystone State. Finalmente fue eliminada de la lista de la Marina el 9 de agosto de 1906 y vendida para su desguace, el 5 de junio de 1907, a Joseph G. Hitner de Filadelfia.


East St. Louis, Illinois

East St. Louis es una ciudad en el condado de St. Clair, Illinois, Estados Unidos. Está directamente al otro lado del río Mississippi desde el centro de St. Louis y el Parque Nacional Gateway Arch. East St. Louis se encuentra en la región metropolitana del sur de Illinois. Una vez un centro industrial bullicioso, como muchas ciudades en el Rust Belt, East St. Louis se vio gravemente afectado por la pérdida de puestos de trabajo debido a la reestructuración industrial durante la segunda mitad del siglo XX. En 1950, East St. Louis era la cuarta ciudad más grande de Illinois cuando su población alcanzó un máximo de 82,366. En el censo de 2010, la ciudad tenía una población de 27.006, menos de un tercio del censo de 1950.

Una adición reciente al paseo marítimo de la ciudad es el Gateway Geyser. En los terrenos del Malcolm W. Martin Memorial Park, la fuente es la segunda más alta del mundo. Diseñado para complementar el Gateway Arch al otro lado del río en St. Louis, lanza agua a una altura de 630 pies (190 m), la misma altura que el arco.


El verdadero problema de la globalización

Cómo responsabilizar a Trump

¿A quién está alcanzando Trump?

En 1878, el ejecutivo de granos y ex jinete confederado Charles Slayback convocó una reunión de líderes empresariales y cívicos locales. Su intención era formar una sociedad secreta que mezclara la pompa y el ritual de un Mardi Gras de Nueva Orleans con el simbolismo utilizado por el poeta irlandés Thomas Moore. A partir de la poesía de Moore, Slayback y la élite de St. Louis crearon el mito del Profeta Velado de Khorassan, un viajero místico que inexplicablemente decidió hacer de St. Louis su base de operaciones.

Todo el proceso estuvo impregnado de un elaborado ritual: una junta secreta de élites locales elegiría a una persona para que desempeñara de forma anónima el papel del Profeta Velado. El Profeta Velado elegiría a una Reina del Amor y la Belleza de entre los asistentes al baile de élite (por supuesto, la lista de invitados también se mantendría estrictamente confidencial) con quien bailaría una "Cuadrilla Real" antes de obsequiarle un recuerdo costoso como una tiara o perlas. A menudo, estos obsequios eran tan caros que se convertían en reliquias familiares. El baile iría acompañado de un desfile igual de espectacular y justo. En octubre de 1878, las élites cívicas organizaron el primer desfile. Atrajo a más de 50.000 espectadores.

Hubo al menos dos razones por las que Slayback y sus compañeros crearon la Organización Veiled Prophet y organizaron los fastuosos eventos. Uno estaba a 300 millas al norte. A fines de la década de 1880, Chicago comenzaba a eclipsar a St. Louis como centro de transporte y fabricación. St. Louis necesitaba, en todos los sentidos, incluso simbólicamente, recordar a sus ciudadanos su estatura. El VP Parade recordó la Feria Agrícola y Mecánica de St. Louis anterior a la guerra, una especie de feria comercial y festival de la cosecha combinados.

Una carroza de la Feria VP de 1955. (Estado de Missouri
Archivos / Flickr)

Sin embargo, quizás más fundamentalmente, las actividades de VP fueron una respuesta a la creciente agitación laboral en la ciudad, gran parte de la cual involucró la cooperación entre trabajadores blancos y negros. Un año antes de la fundación de la Orden del Profeta Velado tuvo lugar la Gran Huelga Ferroviaria de 1877, en la que los trabajadores ferroviarios de todo el país pararon los coches en protesta por las abominables condiciones laborales y de sueldo. En St. Louis, casi 1.500 trabajadores en huelga, tanto negros como blancos, paralizaron todo el transporte ferroviario durante una semana entera. La participación del Partido de los Trabajadores de St. Louis finalmente amplió las demandas de la protesta para incluir cosas como la prohibición del trabajo infantil y una jornada laboral de ocho horas. Por supuesto, esto era insostenible para los poderes municipales y nacionales. La huelga terminó cuando 5.000 “policías especiales” recientemente delegados ayudaron a las tropas federales a obligar a los huelguistas a dispersarse. Murieron dieciocho huelguistas. La huelga terminó a nivel nacional en 45 días.

Según el historiador Thomas Spencer en La celebración del profeta velado de St. Louis: Power On Parade 1877-1995, el objetivo principal de los eventos de VP era recuperar el escenario público de las demandas populistas de justicia social y económica. Más que una serie de llamativas carrozas atravesando las calles de la ciudad, el desfile y toda su pompa estaba destinado a reforzar los valores de la élite en la clase trabajadora de la ciudad. El símbolo de una figura mística y benevolente cuya identidad es un misterio —sólo dos Profetas Velados han revelado su identidad— estaba destinado a servir como una especie de caparazón vacío que contenía el privilegio y el poder acumulados del status quo.

De hecho, para subrayar el mensaje de hegemonía de clase y raza, la imagen del primer Profeta Velado está armada con una escopeta y una pistola y es sorprendentemente similar en apariencia a un miembro del Klan. El 6 de octubre de 1878, el Republicano de Missouri informó, "Se observará fácilmente por los atavíos del Profeta que no es probable que la procesión sea detenida por tranvías o cualquier otra cosa". Spencer toma "tranvía" como una referencia a las huelgas laborales. El mensaje fue claro: Nosotros, los banqueros y empresarios, tenemos el monopolio de la violencia y la riqueza. Somos grandes y misteriosos, y también para ser temidos. El primer Profeta Velado, el único revelado voluntariamente por la organización, resultó ser el Comisionado de Policía de St. Louis John G. Priest, un participante activo en sofocar las huelgas ferroviarias el año anterior.

Por supuesto, pocas cosas infundieron tanto miedo en los corazones de los padres de la ciudad como la cooperación laboral entre blancos y negros. La cooperación entre trabajadores blancos y negros durante la huelga de 1877 llevó a los periódicos anti-laborales a calificar un desfile en apoyo de las huelgas como un "motín". Inevitablemente, después de algunos incidentes menores de saqueo que llevaron al robo de pan y jabón de algunas tiendas locales, el Despacho de St. Louis “Caracterizó a los huelguistas como 'vagabundos y holgazanes' que estaban 'ansiosos por saquear y saquear'”, escribe Thomas Spencer. El espectro de la flexión interracial de la musculatura laboral inspiró a una milicia ciudadana armada que marchó en contraprotesta a la manifestación obrera. Suena trágicamente que recuerda los acontecimientos recientes en St. Louis.

El primer Profeta Velado tomó el tema del progreso y la sabiduría y, según Spencer, "equiparó la sabiduría con la riqueza". Si bien muchos desfiles del siglo XIX fueron bastante democráticos y celebraron una especie de juego o inversión del orden social, un elemento importante de los desfiles de Mardi Gras que lo inspiró, los procedimientos de Veiled Prophet enfatizaron la estructura de poder existente. El desfile de 1878 mostró un cuadro de inevitable "progreso" sobre 17 carrozas, comenzando con la gélida desolación de la Tierra primitiva y culminando con el gran exceso del industrialismo de la Edad Dorada con toda su pompa concomitante. Esta noción de progreso fue retratada como el resultado inevitable del capitalismo desenfrenado, instituido por sus líderes masculinos blancos. Slayback, el organizador de los procedimientos, también arrojó una bolsa de sorpresas con extrañas referencias mitológicas para desconcertar adecuadamente a la multitud de personas reunidas para presenciar la procesión.

Según un sitio web de la ciudad de St. Louis, “La celebración tradicional de los vicepresidentes ha representado para los habitantes de St. Louis un vínculo percibido entre los diferentes componentes de la comunidad en una celebración navideña, al tiempo que refuerza la noción de una élite cultural benévola”. Muchos de los ciudadanos promedio de St. Louis sabían exactamente lo que representaba el VP Ball and Fair, y su disensión se convirtió casi tanto en una convención como la feria misma. Spencer informa que en los primeros años del desfile hubo una reacción del público en contra de los estereotipos raciales molestos representados en las carrozas. (Probablemente no debería sorprendernos que los afroamericanos y los judíos estadounidenses no hayan sido admitidos en la Organización VP durante muchos años). Los tira guisantes se vendían en las tiendas locales en la época del desfile para que los transeúntes pudieran arrojar las ostentosas carrozas. Los sindicatos realizaron contra-desfiles burlones que ensartaron la prodigalidad de la Organización VP.

La tradición de la protesta en St. Louis es una alentadora narrativa contra las divisiones que la hacen necesaria. Eso ha sido evidente desde las huelgas ferroviarias de 1877 hasta la respuesta #handsupdontshoot al asesinato de Michael Brown. El Profeta Velado de 1972 fue desenmascarado en lo que fue una de las protestas guerrilleras más dramáticas jamás organizadas por el líder local de derechos civiles Percy Green. El baile de ese año se llevó a cabo en el cavernoso Auditorio de Kiel. Activista Gena Scott, dramáticamente deslizándose por un cable de alimentación a la Misión imposible, desenmascaró al Profeta entronizado. Resultó ser el entonces vicepresidente ejecutivo de Monsanto, Tom K. Smith. El coche de Scott fue bombardeado y su casa destrozada.

El desenmascaramiento en el Auditorio de Kiel ayudó a resaltar las vergonzosas desigualdades que representaron el VP Fair and Ball. La organización se relajó un poco, incluso abrió sus filas a miembros afroamericanos en 1979, pero a finales de los 70, incluso los miembros parecían un poco avergonzados del espectáculo. Spencer cita a William Martiz, un miembro de VP, diciendo: “Muchos miembros a finales de los 70 'se sentían incómodos con las connotaciones sociales' y la gente decía 'saca esa maldita pelota de la televisión, no fuerces eso en la comunidad . '”En 1992, el nombre del evento se cambió a Fair Saint Louis, borrando nominalmente la conexión con su pasado.

El VP Fair and Ball tuvo que cambiar en respuesta a la presión social, pero el monopolio del poder en manos de las personas que constituían sus filas de élite se mantuvo igual. En 2000, Spencer dijo Tiempos de Riverfront, "Uno de los roles que desempeña la organización es mantener a estas personas en la cima con contactos comerciales para poner al pequeño Johnny en un trabajo corporativo, y en las décadas de 1950 y 1960, todos los directores ejecutivos corporativos en St. Louis tenían los mismos nombres que los principales los líderes empresariales lo hicieron en la década de 1880. Si sabe mucho sobre la historia de St. Louis, ¿cuándo empezaron realmente las corporaciones a meterse en el contenedor de basura? Fue bajo el liderazgo de estas personas ".

Sintiendo el calor de los competidores industriales del norte y el malestar laboral dentro de la ciudad, la élite empresarial de St. Louis decidió en 1878 duplicar la estructura de poder racial y económico estático de la ciudad. The Veiled Prophet Ball and Fair fue un poderoso símbolo de esa reafirmación del control. Pero los problemas sociales subyacentes continuaron encontrándose. St. Louis declinó, sufriendo innumerables heridas autoinfligidas, visibles e invisibles. Michael Brown es parte de esa historia ahora. Si el desenmascaramiento de 1972 del ejecutivo de Monsanto reveló la estructura de poder secreta que gobierna St. Louis, el tiroteo de Brown fue igualmente revelador de las víctimas de la desigualdad institucionalizada por Veiled Prophets.


Cronología de la Universidad de Saint Louis

SLU se convierte en la primera institución de educación superior al oeste del río Mississippi cuando se funda Saint Louis Academy (más tarde conocida como Saint Louis College) en una residencia privada cerca del río Mississippi a petición del reverendo Louis William DuBourg, obispo católico de Luisiana. .

La historia de la Facultad de Artes y Ciencias de SLU se remonta a la original Saint Louis Academy.

La Compañía de Jesús asume el control del colegio y el padre Peter J. Verhaegen, S.J., se convierte en el primer presidente jesuita de la escuela.

El colegio, ahora Saint Louis University, recibe una carta formal del estado de Missouri, convirtiéndose en la primera universidad al oeste del río Mississippi. SLU también comienza a ofrecer los primeros programas de posgrado al oeste del río Mississippi.

SLU establece la primera escuela de medicina al oeste del río Mississippi.

St. Francis Xavier College Church, también conocida como College Church, se funda en Ninth Street y Washington Avenue. La construcción del edificio actual de la iglesia en Midtown comienza en 1884 y se completa en 1914.

SLU establece el primer departamento legal al oeste del río Mississippi.

Las autoridades universitarias compran un terreno en los bulevares Grand y Lindell en preparación para un traslado del centro a la ubicación actual de SLU.

La Sala DuBourg abre el 31 de julio, fiesta de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Aunque ahora es el hogar de la administración de SLU, el edificio en su inauguración contenía la totalidad de las operaciones de la Universidad, incluidas las aulas, los laboratorios, un museo y una biblioteca, y dormitorios para estudiantes y profesores jesuitas.

SLU adquiere la Facultad de Medicina Marion-Sims-Beaumont, ubicada en Grand Boulevard y Caroline Street.

Bradbury Robinson de SLU lanza el primer pase hacia adelante. SLU jugó su primer partido de fútbol contra la Universidad de Washington en 1888 y finalizó su programa en 1949.

La Facultad de Derecho de la Universidad de Saint Louis admite cinco estudiantes, las primeras mujeres en asistir a la Universidad de Saint Louis.

El Billiken, la mascota de la Universidad de Saint Louis, fue creado por la profesora de arte e ilustradora estadounidense Florence Pretz. Obtenga más información sobre la historia única de Billiken.

Se funda la Escuela de Comercio y Finanzas, precursora de la Escuela de Negocios Richard A. Chaifetz. Es la primera escuela de negocios al oeste del río Mississippi.

WEW, la estación de radio más antigua al oeste del Mississippi y la segunda estación de radio más antigua del país, llega al aire. Fue propiedad de SLU durante más de 40 años.

El profesor de SLU James B. Macelwane, S.J., establece el primer departamento de geofísica en el hemisferio occidental.

SLU celebra su primer baile de graduación en toda la universidad y el regreso a casa.

El Parks Air College, que más tarde se convertiría en el Parks College of Engineering, Aviation and Technology de SLU, es fundado en Lambert Field en St. Louis por Oliver "Lafe" Parks. Le dio la facultad a la Universidad de Saint Louis en 1946. Es la escuela de aviación certificada federalmente más antigua al oeste del río Mississippi.

Se funda la Escuela de Enfermería. Continúa siendo el primero en los Estados Unidos en establecer un BSN acelerado y el primero en Missouri en ofrecer un Ph.D. programa.

Madre Marie Kernaghan, R.S.C.J. se convierte en la primera mujer en graduarse de la Universidad de Saint Louis con un doctorado. Su título fue en física.

Se funda la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Saint Louis. La escuela se convirtió en parte de la Facultad de Salud Pública y Justicia Social en 2013.

La Universidad abre el Firmin Desloge Memorial Hospital, más tarde llamado Saint Louis University Hospital. El hospital, hogar de logros como el primer trasplante de corazón del estado, fue vendido por la Universidad en 1998.

El padre Claude Heithaus, S.J., pronuncia un sermón en College Church en el que denuncia los prejuicios raciales en Estados Unidos, lo que finalmente conduce a la integración de la Universidad de Saint Louis. Ese verano, cinco estudiantes afroamericanos son admitidos en SLU, dos estudiantes de pregrado y tres estudiantes de posgrado, lo que convierte a SLU en la primera universidad en cualquiera de los 14 antiguos estados esclavistas en establecer una política oficial de integración.

La Universidad compra Samuel Cupples House para servir como un sindicato de estudiantes. Cupples House se restaura más tarde y ahora está abierta al público como una casa histórica y una galería.

La Facultad de Artes y Ciencias se convierte en mixta. Si bien a las mujeres se les había permitido asistir a programas de posgrado y selectos desde 1908, los hombres y mujeres de pregrado no podían inscribirse y asistir a clases juntos hasta ese momento.

Los jesuitas de la Universidad de Saint Louis realizan el rito religioso que se convierte en la base del libro y la película "El exorcista".

Marguerite Hall abre como la primera residencia para mujeres de la Universidad de Saint Louis. Se convierte en la primera residencia universitaria mixta de la Universidad en 1971.

Se abre la Biblioteca Conmemorativa Pío XII de la Universidad, en honor a Su Santidad el Papa Pío XII. La Filmoteca del Vaticano de Caballeros de Colón se establece allí, convirtiéndose en el primer depósito de este tipo fuera del propio Vaticano.

La Universidad de Saint Louis lanza el Plan 1-8-1-8, ahora llamado Programa de Crédito Universitario Avanzado 1818, que ofrece a los estudiantes de secundaria la oportunidad de obtener créditos universitarios para ciertos cursos de la escuela secundaria. El programa de SLU es el programa de crédito dual más antiguo de la nación.

SLU se convierte en la primera universidad católica importante en otorgar a laicos y clérigos la responsabilidad legal combinada de la política institucional en su consejo de administración.

SLU establece un campus en Madrid, España. Originalmente pensado como un programa de estudios en el extranjero para estudiantes universitarios de EE. UU., SLU-Madrid es ahora un campus independiente de la Universidad de Saint Louis donde estudiantes de más de 65 países toman cursos de pregrado y posgrado.

Los cirujanos de SLU realizan el primer trasplante de corazón en el Medio Oeste.

La Oficina del Registrador Universitario de SLU está equipada con su primer ordenador.

Se funda la Escuela de Profesiones de la Salud Aliadas de SLU, ahora Doisy College of Health Sciences.

Se abre el Centro Recreativo Simon.

SLU presenta la Beca Presidencial, un premio de matrícula completa de cuatro años. Los académicos presidenciales representan a algunos de los líderes estudiantiles más ejemplares de la Universidad.

SLU funda el Centro para el Desarrollo de Vacunas. El Centro ha sido fundamental en el desarrollo de numerosas vacunas que protegen la salud pública, incluida la vacuna contra la influenza en aerosol nasal FluMist y las vacunas contra la viruela y otras posibles armas biológicas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos.

La primera misa estudiantil dominical nocturna se celebra en la iglesia de St. Francis Xavier College. Ahora una tradición de SLU, particularmente para los estudiantes universitarios, la Misa se celebra cada domingo que SLU está en sesión durante el año académico.

Se bautiza el estadio Robert R. Hermann, sede de los equipos de fútbol masculino y femenino de SLU.

SLU abre la primera escuela de salud pública de Missouri. Ahora conocido como el Colegio Universitario de Salud Pública y Justicia Social de Saint Louis, es la única escuela jesuita católica acreditada de salud pública en la nación.

El Joseph G. Lipic Clock Tower Plaza se agrega al campus, la culminación de un proyecto que cerró West Pine Boulevard entre las avenidas Spring y Vandeventer para crear un gran centro comercial peatonal.

Se abre el Museo de Arte Religioso Contemporáneo de la Universidad de Saint Louis (MOCRA). Es el primer museo interreligioso de arte contemporáneo del mundo que aborda temas religiosos y espirituales.

SLUCuidado Physician Group se forma como la práctica médica académica de la Universidad de Saint Louis.

La Escuela de Estudios Profesionales de SLU se crea como una unidad independiente. La escuela tiene sus orígenes en la década de 1960, cuando SLU lanzó programas no tradicionales para adultos que entonces se conocían como Metropolitan College.

SLU abre Paul C. Reinert, S.J., Center for Transformative Teaching and Learning.

La Universidad de Saint Louis se convierte en la primera ubicación del proyecto nacional de cocina del campus.

El Museo de Arte de la Universidad de Saint Louis, ubicado en el antiguo St. Louis Club, abre al público y presenta exhibiciones rotativas, arte moderno y contemporáneo, una colección de las Misiones Jesuíticas del Oeste y artes decorativas asiáticas.

Los Billikens se unen a la Conferencia Atlantic 10. SLU tiene 18 equipos de la División I de la NCAA.

Se abre el Centro de Investigación Edward A. Doisy de 82 millones de dólares, con 80 laboratorios de investigación en 10 pisos.

Chaifetz Arena abre a un costo de $ 80.5 millones. Tiene capacidad para 10,600.

La Facultad de Derecho de la Universidad de Saint Louis se traslada al centro de St. Louis. Ubicada en Scott Hall, que también alberga la Biblioteca de Derecho de la Universidad de Saint Louis y las clínicas legales de SLU, la facultad de derecho está ubicada cerca del Edificio de Tribunales Civiles de la ciudad, los tribunales penales, el Ayuntamiento, el Tribunal de Apelaciones de los EE. UU. Y la Oficina del Fiscal de los EE. UU.

La Universidad abre su Centro para la Ciudadanía Global en lo que alguna vez fue el West Pine Gym.

SLU otorga el primer título de Doctor en Filosofía en aviación del mundo.

El primer presidente laico permanente de SLU, Fred P. Pestello, Ph.D., asume el cargo.

La Escuela de Educación debuta como una unidad independiente, volviendo al nombre con el que comenzó en 1925.

SLU inicia sus celebraciones del bicentenario con una misa bajo el Arco Gateway, que se cree que es la primera misa celebrada en el monumento de St. Louis.

La Dra. Jeanne y Rex Sinquefield hacen una donación histórica de $ 50 millones a SLU, la más grande en la historia de la Universidad.


Una breve historia de Bay St. Louis

En 1698, Luis XVI, rey de Francia, pudo lograr un sueño de larga data de localizar el río Mississippi. Envió a Pierre LeMoyne, Sieur d & rsquoIberville y Jean Baptiste, LeMoyne, Sieur d & rsquoBienville para localizar el río y reclamar Francia todos los territorios drenados por él.

España se enteró de la búsqueda y envió sus barcos desde su colonia en San Agustín para reclamar el territorio primero, así que cuando d & rsquoIberville y d & rsquoBienville entraron en el puerto de Pensacola, los españoles ya estaban construyendo fuertes en la isla de Santa Rosa. Los franceses avanzaron hacia el norte y el oeste a lo largo de la costa y no pudieron detectar Mobile Bay, pero aterrizaron en Ship Island el 10 de febrero de 1699.

Después de establecer contacto con los nativos de Biloxi cuatro días después, los exploradores se enteraron de que el "Padre de las Aguas" se encontraba al oeste. Acamparon a orillas de la bahía de Saint Louis el 28 de abril, avanzaron hacia el oeste y localizaron el río esquivo el 2 de marzo. Pasaron el resto del mes de marzo explorando el río hasta el norte de Baton Rouge antes de regresar río abajo hacia casa. . Fue en el viaje de regreso cuando se pusieron en contacto con una tribu india que poseía una carta que les había dejado catorce años antes Henri de Tonti, que había bajado del río desde Montreal. Así, Francia pudo reclamar todas las tierras drenadas por el río, el cuarenta y dos por ciento de los Estados Unidos continentales.

De regreso a sus embarcaciones en Ship Island, el grupo volvió a acampar en la Bahía de Saint Louis el 30 de marzo. Pasaron el mes de abril construyendo Fort Maurepas en la actual Ocean Springs. Iberville regresó a Francia dejando treinta y cinco hombres y su hermano menor Bienville al mando de M. deSauvole, que murió poco después, y Bienville asumió el mando de la colonia.

El 25 de agosto de 1699, Bienville exploró la bahía de Saint Louis y la nombró en honor a Luis IX, rey de Francia, que condujo ambas Cruzadas a Tierra Santa, fecha de su canonización en 1297. En diciembre, Bienville estableció la primera colonia en Bay Saint Louis, compuesta por un sargento y quince soldados, creando así la tercera colonia ubicada en el Golfo de México. Pasaron otros dieciocho años antes de que abandonara sus esfuerzos por encontrar acceso a aguas profundas a cualquiera de las colonias francesas y construyera el fuerte y Nueva Orleans.

La importancia del Golfo central disminuyó a medida que el tráfico europeo se dirigía a Nueva Orleans. Durante los siguientes ochenta años, estos colonos católicos franceses a lo largo del Golfo vivieron entre los indios, adoptando sus costumbres y leyes. Muchos indios casados ​​o mujeres negras que fueron traídas de Santo Domingo. Eran cazadores y pescadores. No tenían iglesias, escuelas ni gobierno.

Después de la Compra de Luisiana en 1803, el territorio se abrió a los colonos y en un período de tres años, treinta y trescientas personas se mudaron al área, principalmente de Virginia, Tennessee, Georgia y las Carolinas. Estos protestantes anglosajones se establecieron a lo largo de la costa desde Mobile hasta la bahía de Saint Louis, pero no hubo un puente sobre la bahía durante otros 110 años después de la condición de estado en 1817. Bay Saint Louis fue incorporada por el primer acto de la primera legislatura de la Estado de Mississippi el 4 de enero de 1818 (la ciudad se llamó Shieldsboro desde 1802 hasta que el nombre Bay Saint Louis fue restaurada por la legislatura en 1875.) Sin embargo, la colonia permaneció incondicionalmente francesa, relativamente aislada de los estadounidenses, pero mantuvo sus estrechas conexiones con sus primos franceses de Nueva Orleans. Posteriormente, Bay Saint Louis se convirtió en la casa de verano de los ricos de Nueva Orleans, reforzando así la cultura francesa de la ciudad que retuvo hasta principios del siglo XX.

La actitud cosmopolita y europea de Nueva Orleans ha dado forma a las costumbres culinarias, artísticas y sociales de la gente de Bay Saint Louis, que se ha hecho famosa por sus excelentes cenas, artistas aclamados y un ambiente agradable. La riqueza financiera en el condado de Hancock, aumentada por la construcción del Centro Espacial Stennis en 1963, ha traído nuevos residentes y más diversidad cultural.


St. Louis Place: el barrio histórico que quizás no conozcas (pero deberías)

1. Mansión James Clemens, 1849 Cass Avenue. Fotografía de Chris Naffziger

2. Fábrica de cerveza Columbia, 2000 Madison Street. Fotografía de Chris Naffziger

3. St. Louis Avenue, entre las avenidas Parnell y N. Florissant. Fotografía de Chris Naffziger

4. Iglesia Católica Romana de San Agustín, 3114 Lismore. Fotografía de Chris Naffziger

El residente promedio de St. Louis probablemente nunca ha oído hablar del histórico vecindario de St. Louis Place. Durante mucho tiempo, hogar de algunos de los monumentos más antiguos de la ciudad, el área al noroeste del centro de la ciudad podría estar pasando apuros, pero está lejos de ser derrotada. Justo en medio del Proyecto de Regeneración Northside de Paul McKee, el futuro de St. Louis Place ahora se vuelve más relevante que nunca.

Antes de la Guerra Civil, St. Louis Place estaba en el país y solo comenzó a desarrollarse en la década de 1870. Como receptora de oleadas sucesivas de inmigrantes recién llegados, el área fue víctima de su propio éxito, ya que cada nuevo grupo étnico prosperaba en St. Louis Place, ponían su mirada hacia el oeste, mudándose a vecindarios más nuevos en las afueras de la ciudad. Lamentablemente, la última ola de inmigrantes que llamaron hogar a St. Louis Place no fue reemplazada, y el largo y lento declive del vecindario comenzó en la segunda mitad del siglo XX.

A pesar de sufrir algunas de las pérdidas más graves de edificios históricos en toda la ciudad, St. Louis Place todavía cuenta con algunas de las arquitecturas más impresionantes de la zona.

1. Mansión James Clemens, 1849 Cass Avenue

Construida por el tío de Mark Twain, la mansión James Clemens debería ser un hito preciado en los círculos turísticos de St. Louis. En cambio, este asombroso ejemplo de una casa de campo anterior a la Guerra Civil, con una fachada de hierro fundido notablemente conservada pero que se deteriora rápidamente, está vacío. Diseñada para Clemens por Patrick Walsh en 1859-60, la casa se convirtió en un convento a finales del siglo XIX. La capilla adjunta, que sufrió el colapso del techo en 2008, alude a la segunda vida de la mansión. Abandoned for just over a decade, it seems almost unbelievable that a city that champions its connection to Mark Twain would let such an important part of its history waste away.

2. Columbia Brewery, 2000 Madison Street

The South Side long has laid claim to the brewing business in St. Louis, hosting the headquarters of Anheuser-Busch and the former Lemp Brewery. But beer was brewed throughout the city, including within the confines of St. Louis Place. The massive Columbia Brewery, with its distinctive smokestack, also provided jobs for generations of immigrants to the neighborhood. Later rechristened Plant No. 5 in the Falstaff Brewing Company, the brewery went silent in 1967, just as urban blight began to encroach in the surrounding blocks. But the brewery hasn't stayed empty along with the surrounding blocks of historic houses, developers converted the old plant into apartments.

3. St. Louis Avenue, Between Parnell and N. Florissant Avenues

Back before the automobile allowed the wealthy of St. Louis to live miles away from the working class, the newly prominent German businessmen who made St. Louis Place a thriving neighborhood lived blocks away from their employees along St. Louis Avenue. Their stunning Italianate, Second Empire and Romanesque Revival mansions still stand proud, and are well-maintained. While Lafayette Square rightly receives attention for possessing some of the most stunning architecture in St. Louis from the 1870s and 1880s, St. Louis Avenue easily challenges that more famous South Side neighborhood for sheer beauty and preservation of its stately mansions.

4. St. Augustine Roman Catholic Church, 3114 Lismore

Standing in front of the old St. Augustine Roman Catholic Church, one quickly realizes that not everything is perfect in the St. Louis Place neighborhood. A congregation that once boasted thousands of parishioners dwindled until the Archdiocese closed the church in 1982 the blocks surrounding the church sit vacant and devastated by brick theft. But the amazing edifice, towering over the empty fields, offers hope for the neighborhood. If St. Louis once had the ambition to build such a gigantic Gothic Revival masterpiece, it certainly can find inspiration to save this forgotten but historic corner of the city.


How to search for the history of a St. Louis home

The Genealogy and Local History Index offers one way to look into the stories behind local buildings.

Every day, Missouri History Museum associate archivist Dennis Northcott navigates an alternate version of St. Louis that spans centuries and decades. It exists in spidery notes on index cards that are neatly filed in the drawers of the card catalog, and in diaries, letters, yearbooks, and real estate listings. It also exists in copies of Budcaster, Anheuser-Busch’s employee magazine. And sometimes it lives in two places at once.

Ten years ago, Northcott saved a spreadsheet to his desktop and began indexing the stuff that no fue in the catalog. “I thought, this is kind of ridiculous that we’re putting cards in this catalog in the internet age,” he says.

Eventually the project mushroomed into the Genealogy and Local History Index. When one of those sources of information pops up, he and his volunteers often spend a year or more translating it into searchable digital information. One volunteer entered every unique first and last name mentioned in MHM’s collection of Union Electric Magazine: approximately 40,000 first names and 40,000 last names.

“These employee magazines are just jam-packed,” Northcott says.

Soon after the Index went online, Northcott realized that it wasn’t just attracting people looking for ancestors. People were researching the history of a house. “So then, whatever source we were indexing, whenever that source had a St. Louis city or county address, we were typing that into the address field. Now, if you’re researching your home or address, you can go to the address search and find some of these magazines, which say so-and-so lived at this address,” he says. He shows the proof: a UE magazine bearing a two-page spread about the company’s Christmas lighting contest for emplyees, complete with names and home addresses.

As material is added, the Index becomes more useful. He’s currently adding information from the real estate sections of the Posterior al envío y Globe-Democrat. When he’s browsing newspapers on microfilm and sees a home or a building, he keys in the address, the name of the buyer, and of the seller.

Northcott says one of the most coveted items is an old picture of a person’s house, but it’s often tough to find, which is why the employee magazines are so invaluable. But, he says, if you can find one, it can serve a purpose beyond the “Hey, that’s cool!” factor.

“Just recently, Richmond Heights was celebrating its centennial, so I was asked to give a talk,” he says. “One of the women who went searched our genealogy index for her address and found that one of the UE magazines had a picture of her home. She’d heard a story that there was a set of stone stairs leading to the back door, and she wanted to restore the house to the way that it had been—and sure enough, the photograph showed exactly that.”

On August 26, Northcott leads one of his twice-yearly House History Workshops. Registration is required. Call 314-361-9017, or visit mohistory.org for more information.


Inside the history of the Central West End

Courtesy of the Missouri History Museum

Statue of Sen. Francis P. Blair at Lindell Boulevard Entrance to Forest Park. Photograph by unknown, ca. 1930.

On the historic streets of the Central West End, one can find Candace O’Connor, author of nine books on Midwestern history, digging into the neighborhood’s cycles of dilapidation and revitalization to gain a better understanding of its social and cultural story.

Her new book, Renaissance: A History of the Central West End, chronicles the rise, fall, and rebirth of the neighborhood, spanning its founding to the present day. The book is filled with archival photos, personal recollections, and forgotten stories of the private streets, gated communities, and opulent mansions—as well as the exclusivity that drew the wealthy there. O’Connor’s book also serves as literary accompaniment to the Nine Network documentary, A Place Worth Saving: The Story of the Central West End, for which O’Connor served as a creative consultant.

O’Connor spoke to SLM about what she learned while researching her new book and the documentary, as well as why the past and future of the CWE are such an important part of St. Louis.

How does your book address the social and economic changes of the Central West End?

I called the book Renacimiento because the area has experienced a rebirth. Still, it hasn’t quite come full circle. At the start, the Central West End was settled by the white, wealthy, largely Protestant St. Louis elite. Today, of course, the neighborhood has a wonderfully diverse mix of people.

As your were researching on the CWE, what surprised you about the neighborhood?

I thought I knew a great deal about the Central West End, but once I delved into its history, I discovered how much I didn’t know. In chapter one, I talk about The Book of St. Louisans, compiled by a local newspaper in 1912, which lists the 4,000 leading men of the city along with their addresses. It is astonishing how many lived in the Central West End. There were Civil War veterans from the Union and Confederate forces, lawyers, doctors, prominent businessmen, lots of Washington University graduates. But there was one common denominator: to one degree or another, they were all wealthy.

Courtesy of the Missouri History Museum

This billboard advertised the 1904 World’s Fair in Minneapolis, Minnesota, 1904

Can you tell us about the origins of the private places in the CWE?

From the beginning, well-to-do St. Louisans have been moving west from one exclusive enclave to another, from Lucas Place downtown, to Vandeventer Place in Midtown St. Louis, to the Central West End, and eventually on to Clayton and Ladue. So the desire to live among other wealthy people in a beautiful neighborhood certainly wasn’t new.

Do you foresee a rising demand for large historic homes like the ones in the CWE?

I’m better at portraying the past than I am at predicting the future, but I certainly hope that people will always treasure these magnificent homes. We have lost far too many already. It was horrifying to see how many mansions along Lindell or West Pine were torn down from the ’40s through the ’60s.

Who were some of the area’s heroes and pioneers?

Early heroes included the architects and developers. Jacob Goldman, a successful cotton merchant, established Hortense Place after he wasn’t allowed to build on another private place because he was Jewish.

A major hero was David Francis, chief organizer of the 1904 World’s Fair, which spurred development of the Central West End. Francis also owned a fabulous mansion himself in the neighborhood, which was later torn down.

During the period of decline, the heroes were all the people, the residents, churches, politicians, and merchants who stayed and fought to bring about change.

Courtesy of the St. Louis Zoo

The Flight Cage at the St. Louis Zoo under construction

Are there any particular homes or buildings that stand out as historic landmarks?

There are so many! The Chase Park Plaza closed in 1989 but beautifully reborn. The St. Louis Cathedral Basilica, with its astonishing mosaic work. Or the cultural institutions in Forest Park that arose during and after the World’s Fair: the Saint Louis Art Museum, the Missouri History Museum, parts of the zoo, such as the graceful Bird Cage and the homes and buildings in the area connected with well-known authors like Tennessee Williams, T.S. Eliot, Sara Teasdale, and Kate Chopin.

What are your favorite buildings in the CWE?

It’s hard to choose. For many years, I was a member of Second Presbyterian Church, and I love its glorious interior. It has the largest collection of Tiffany windows west of the Mississippi. All the private places are wonderful, but I secretly adore Washington Terrace and Fullerton’s Westminster Place. I wish I had bought one of those homes in the 1960s, when prices were so low!

A Place Worth Saving: The Story of the Central West End can be viewed online. For more information on Renaissance: A History of the Central West End visit Reedy Press.


Parish History

The history of St. Louis parish is a history of the Batesville Community. During the past one hundred years ( now 150 years ) the St. Louis Congregation has grown from very humble beginnings until it is now one of the largest and most influential parishes in the Archdiocese of Indianapolis. During that time it has developed as a leader in the spiritual, moral and educational life of the community.
This leadership is a tribute 'to the devoted efforts of many, both religious and lay people, who have dedicated themselves to this task during the past one hundred years. It is also a challenge to this generation and future generations to carry on this work. Much has been done but much remains to be done.

In the following pages we have attempted to capture the spirit of St. Louis and to show the progress of the parish and express our appreciation to all who have had a part in that progress. We hope it may be an inspiration to all of us to make our best efforts to continue the advancement of St. Louis parish to still further leadership for God and Country in the Batesville Community.

JOHN FRUSHOUR,
* Member of the St. Louis Church Council

And the Lord said . . . I have heard thy prayer and thy supplication, which thou hast made before Me: I have sanctified this house, which thou hast built, to put my name there forever, and my eyes and my heart shall be there always." - III Kings 9, 3.

* (Four days after Mr. Frushour penned the above he suddenly passed to his eternal reward, February 16, 1968, R.I.P.)

History is interesting to most people. It becomes more interesting when It Is about people and places with which the reader Is familiar. For that reason, natives and former natives of Batesville will have a particular attraction in reading the few words that are put together in the following pages.

No attempt was made to compile a scholarly treatise, but an effort was made to be accurate while bringing out the things that were important to the people who have formed the St. Ludwig's - now St. Louis - Parish during the past one hundred years.

These priests, sisters and people of God were very human and reacted in a human way to the challenges, successes and failures of their times. We have tried to portray them as human beings and bring alive the events that shaped their lives.

As far as can be learned, no detailed history of this parish has ever been written. Many hours, therefore, had to be spent poring over faded papers and books written in German with Gothic script and at times well nigh illegible. A magnifying glass was a necessary tool in this work. The fruit of hours of effort at times would be the small enlightening incident that gave depth to the overall picture or confirmed some fact.

We hope the history will prove both enlightening and encouraging that it will show people have always had goals and problems in reaching these goals that these members of the flock and their leaders never flagged in striving for those Christian goals that are the object of every Catholic parish.


St. Louis’s Gateway Arch is completed

On October 28, 1965, construction is completed on the Gateway Arch, a spectacular 630-foot-high parabola of stainless steel marking the Jefferson National Expansion Memorial on the waterfront of St. Louis, Missouri.

The Gateway Arch, designed by Finnish-born, American-educated architect Eero Saarinen, was erected to commemorate President Thomas Jefferson’s Louisiana Purchase of 1803 and to celebrate St. Louis’ central role in the rapid westward expansion that followed. As the market and supply point for fur traders and explorers—including the famous Meriwether Lewis and William Clark—the town of St. Louis grew exponentially after the War of 1812, when great numbers of people began to travel by wagon train to seek their fortunes west of the Mississippi River. In 1947-48, Saarinen won a nationwide competition to design a monument honoring the spirit of the western pioneers. In a sad twist of fate, the architect died of a brain tumor in 1961 and did not live to see the construction of his now-famous arch, which began in February 1963. 

Completed in October 1965, the Gateway Arch cost less than $15 million to build. With foundations sunk 60 feet into the ground, its frame of stressed stainless steel is built to withstand both earthquakes and high winds. An internal tram system takes visitors to the top, where on a clear day they can see up to 30 miles across the winding Mississippi and to the Great Plains to the west. In addition to the Gateway Arch, the Jefferson Expansion Memorial includes the Museum of Westward Expansion and the Old Courthouse of St. Louis, where two of the famous Dred Scott slavery cases were heard in the 1860s.


Ver el vídeo: El Arco de Saint Louis, la puerta del Oeste