Derechos Humanos en Argentina - Historia

Derechos Humanos en Argentina - Historia

Informe Argentina de Derechos Humanos 2017 Abril 2018

Argentina es una república constitucional federal. Mauricio Macri ganó las elecciones a la presidencia en 2015 en elecciones multipartidistas que los medios de comunicación y varias organizaciones no gubernamentales (ONG) describieron como generalmente libres y justas. El país celebró elecciones de mitad de período en octubre para un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados.

Las autoridades civiles mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad.

Las cuestiones de derechos humanos más importantes incluyen la tortura por parte de la policía federal y provincial; condiciones carcelarias duras y potencialmente mortales; injerencia en la independencia judicial; corrupción en todos los niveles de gobierno; asesinatos de mujeres por motivos de género; y trabajo forzoso a pesar de los esfuerzos del gobierno para combatirlo.

Las autoridades judiciales acusaron y procesaron a varios funcionarios gubernamentales actuales y anteriores que cometieron abusos durante el año, incluidas varias investigaciones contra funcionarios de alto nivel del gobierno anterior.

Una. Privación arbitraria de la vida y otros homicidios ilegales o por motivos políticos

No hubo informes de que el gobierno o sus agentes cometieran homicidios arbitrarios o ilegales.

El Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial de la Memoria de Buenos Aires reportó 109 muertes en 2016 por uso de fuerza injustificada o excesiva por parte de la policía en el área metropolitana de Buenos Aires. Una ONG nacional confiable informó que hubo 241 muertes en 2016 como resultado de la fuerza excesiva o injustificada por parte de la policía en el país.

El 4 de septiembre, las autoridades detuvieron e interrogaron a aproximadamente 30 policías y cinco civiles por la muerte de Franco Casco en 2014. El cuerpo de Casco fue encontrado en el río Paraná dos semanas después de que presuntamente fue visto por última vez bajo custodia policial. Según los fiscales federales, hubo evidencia de que las autoridades manipularon la autopsia oficial para ocultar signos de violencia, presuntamente sostenidos durante el interrogatorio, y no registraron la detención original de Casco en los informes policiales.

B. Desaparición

El 24 de noviembre, una autopsia oficial del activista Santiago Maldonado indicó que murió ahogado e hipotermia, y que su cuerpo no presentaba signos de maltrato. Maldonado fue presuntamente visto por última vez el 1 de agosto siendo detenido por la Gendarmería, una fuerza de seguridad federal. Había estado protestando junto a miembros de la comunidad indígena mapuche en la provincia de Chubut que reclamaron el área como un derecho de nacimiento ancestral. Varias ONG alegaron que Maldonado fue desaparecido a la fuerza por las fuerzas de seguridad del estado, y organismos de derechos internacionales habían expresado su preocupación por la desaparición del activista y la lentitud de la investigación del gobierno, mientras que el gobierno afirmó que la investigación se había retrasado por la falta de cooperación de la comunidad mapuche. El 22 de agosto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares para proteger los derechos de Maldonado.

Las autoridades continuaron investigando y procesando a personas implicadas en desapariciones, asesinatos y torturas cometidos durante la dictadura militar de 1976-83 y el gobierno de Isabel Perón en 1974-76. El 15 de septiembre, el tribunal federal de Tucumán condenó a cadena perpetua a cuatro ex policías y dos ex oficiales del ejército por su participación en la Operación Independencia de 1975-76, que resultó en 16 asesinatos, 133 desapariciones y 144 secuestros. El tribunal absolvió a siete policías y oficiales del ejército acusados, mientras que otros cuatro recibieron penas de prisión de cuatro a 18 años. El 17 de febrero, las autoridades arrestaron al exjefe del ejército de Kirchner, César Milani, por delitos presuntamente cometidos durante la dictadura militar. El 17 de septiembre, un juez también ordenó que fuera juzgado por enriquecimiento ilegal durante su mandato de 2012-15 como jefe del ejército. El 3 de mayo, la Corte Suprema falló a favor de una reducción de la pena para Luis Muina, condenado en 2013 por asesinato, tortura y secuestro durante la dictadura militar, lo que equivale al doble del tiempo que Muina estuvo en prisión antes de la condena. La decisión de contar el doble de tiempo por su prisión preventiva mediante la aplicación retroactiva de una controvertida ley "2x1" de 1994-2001 que no se había aplicado anteriormente a los delitos de derechos humanos provocó la indignación pública, y los activistas afirmaron que la ley liberaría de manera efectiva a los abusadores de derechos humanos antes de tiempo. y sienta un precedente peligroso para las apelaciones de otros condenados por abusos. El 12 de mayo, el presidente Macri promulgó una iniciativa del Congreso que impide la aplicación del beneficio de sentencia “2x1” a los crímenes de lesa humanidad.

Las autoridades judiciales continuaron investigando casos de secuestro y adopción ilegal de niños nacidos de disidentes detenidos por miembros de la ex dictadura militar. El 16 de agosto y 26 de octubre, la ONG Abuelas de la Plaza de Mayo informó que los nietos 124 y 125 desaparecidos de las aproximadamente 500 personas nacidas de disidentes detenidos y desaparecidos durante la dictadura y adoptados ilegalmente por ex militares habían sido identificados y notificados. de sus antecedentes.

El Equipo Argentino de Antropología Forense continuó brindando apoyo técnico y asistencia en la identificación de restos de víctimas de la junta militar.

C. Tortura y otros tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes

La ley prohíbe la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y establece penas para la tortura similares a las del homicidio. ONG, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Fiscalía General de la Nación, la Fiscalía Nacional Penitenciaria (organismo gubernamental independiente que monitorea las condiciones carcelarias) y el Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial de la Memoria de Buenos Aires (una oficina autónoma establecida por gobierno provincial) denunció denuncias de tortura perpetrada por funcionarios penitenciarios provinciales y federales.

No existía a nivel federal un sistema de registro unificado para registrar actos y víctimas de tortura. Una revisión del Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura en abril expresó su preocupación por el uso excesivo y arbitrario de la fuerza por parte de la policía, el hacinamiento en las cárceles y la violencia institucional relacionada, incluida la tortura, la implementación desigual de las leyes de prevención de la tortura entre provincias, la politización y los mandatos poco claros de varias instituciones de prevención de la tortura. y la falta de un defensor del pueblo contra la tortura desde 2008. Según la Secretaría de Derechos Humanos, de enero de 2016 a marzo de 2017, la Fiscalía Especial de Violencia Institucional del país recibió 436 casos de violencia institucional por diferentes delitos presuntamente cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad en cumplimiento de su deber o contra personas privadas de libertad. Hasta abril, se investigaron 87 casos y se procesaron 25.

La Defensoría Pública de la Corte Penal Provincial de Casación de la Ciudad de Buenos Aires informó que en 2016, los datos más recientes disponibles, se registraron 673 denuncias de tortura y malos tratos por parte de agentes del orden durante la detención o reclusión institucional.

Condiciones de prisiones y centros de detención

Las condiciones carcelarias a menudo eran duras debido al hacinamiento, la atención médica deficiente y las condiciones insalubres. Particularmente en la provincia de Buenos Aires, que alberga a más de la mitad de la población carcelaria total del país, hubo denuncias de traslados forzosos y el uso recurrente de la incomunicación como método de castigo.

Condiciones físicas: Si bien la capacidad carcelaria en las penitenciarías federales era marginalmente adecuada, el hacinamiento en las cárceles siguió siendo un problema. Los presos en las penitenciarías de la provincia de Buenos Aires y las instalaciones de detención policial excedieron la capacidad de las instalaciones en un 894 por ciento, según el CELS y el Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial de la Memoria de Buenos Aires. Las ONG informaron de un número récord de aproximadamente 40.000 detenidos en la provincia de Buenos Aires, un aumento del 30 por ciento durante los últimos cinco años. Muchos detenidos preventivos fueron recluidos con presos condenados.

Los reclusos de muchas instalaciones sufrían hacinamiento; nutrición pobre; tratamiento médico y psicológico inadecuado; saneamiento, calefacción, ventilación e iluminación inadecuados; visitas familiares limitadas; y frecuentes tratos degradantes, según informes de organizaciones de derechos humanos y centros de investigación.

El hacinamiento en las instalaciones para menores a menudo provocaba que los menores fueran retenidos en las instalaciones de la comisaría, aunque algunas ONG y el defensor del pueblo penitenciario nacional señalaron que la ley prohíbe hacerlo.

Las cárceles de mujeres eran en general menos violentas, peligrosas y estaban abarrotadas que las de hombres. Las reclusas embarazadas fueron eximidas del trabajo y el ejercicio físico riguroso y fueron trasladadas a la clínica penitenciaria antes de la fecha de su parto. Los niños nacidos de mujeres en prisión pueden permanecer en un área especial de la prisión con la madre hasta la edad de cuatro años y recibir guardería.

Según la Fiscalía Penitenciaria, durante el primer semestre del año se registraron en el Servicio Penitenciario Federal 343 casos de tortura y malos tratos; sin embargo, solo 120 denuncias dieron lugar a investigaciones penales.

El Servicio Penitenciario Federal reportó 21 muertes de reclusos en cárceles federales, 10 de las cuales fueron violentas y la mayoría en la Penitenciaría Federal de Ezeiza en la provincia de Buenos Aires. El Comité de Tortura de la Comisión Provincial de Memoria de la Provincia de Buenos Aires indicó que en noviembre murieron 156 presos en la provincia de Buenos Aires, 111 por problemas de salud y falta de atención médica.

El 2 de marzo, siete detenidos murieron al estallar un incendio en la Comisaría N ° 1 de Pergamino, Provincia de Buenos Aires. Las autoridades arrestaron a cinco policías luego del incendio, mientras que el jefe de policía eludió el arresto. El 9 de marzo, la CIDH expresó su preocupación por las condiciones de detención en Pergamino y otras comisarías, diseñadas para servir únicamente como centros de detención temporal, y las ONG destacaron la falta de servicios básicos e infraestructura en dichos centros.

Administración: Las autoridades permitieron a los presos y detenidos presentar denuncias a las autoridades judiciales sin censura y solicitar la investigación de denuncias creíbles de condiciones inhumanas. Sin embargo, las ONG locales señalaron que el acceso a un defensor público a veces era limitado y que los presos en ocasiones no presentaban denuncias a las autoridades por temor a represalias.

Monitoreo independiente: El gobierno generalmente permitía el monitoreo por observadores de derechos humanos locales e internacionales independientes.

D. Arresto o detención arbitrarios

La ley prohíbe el arresto y la detención arbitrarios y establece el derecho de cualquier persona a impugnar la legalidad de su arresto o detención ante un tribunal, y el gobierno en general cumplió con estos requisitos.

PAPEL DEL APARATO DE POLICÍA Y SEGURIDAD

La policía federal generalmente tiene jurisdicción para mantener el orden público en la capital federal y para los delitos federales en las provincias. Otras autoridades policiales federales incluyen la policía de seguridad del aeropuerto, la Gendarmería, la Guardia Costera y la Oficina de Prisiones. Todas las fuerzas policiales federales están bajo la autoridad del Ministerio de Seguridad. Cada provincia, incluida la ciudad de Buenos Aires, también tiene su propia fuerza policial que responde a un ministerio o secretaría de seguridad provincial (o municipal). Las fuerzas individuales variaron considerablemente en su efectividad y respeto por los derechos humanos. Las fuerzas armadas dependen del Ministerio de Defensa y por ley no participan en la seguridad interna. Mediante decreto ejecutivo el gobierno buscó ampliar el alcance de las fuerzas armadas para brindar apoyo logístico y vigilancia de las fronteras nacionales. Las fuerzas de seguridad federales tienen autoridad para realizar investigaciones internas sobre presuntos abusos y para despedir a las personas que presuntamente cometieron una violación de derechos humanos.

El gobierno federal puede presentar denuncias sobre presuntos abusos ante los tribunales federales, y los gobiernos provinciales pueden hacer lo mismo con las fuerzas de seguridad provinciales. Los miembros de las fuerzas de seguridad condenados por un delito estaban sujetos a duras penas. Las autoridades generalmente suspendieron administrativamente a los agentes acusados ​​de irregularidades hasta que se completaran sus investigaciones. Si bien las autoridades investigaron y en algunos casos detuvieron, procesaron y condenaron a los agentes involucrados, la impunidad a nivel federal y provincial siguió siendo un problema.

PROCEDIMIENTOS DE DETENCIÓN Y TRATAMIENTO DE DETENIDOS

La policía generalmente detuvo a las personas abiertamente con órdenes judiciales basadas en pruebas suficientes y emitidas por un funcionario debidamente autorizado. La policía puede detener a los sospechosos durante un máximo de 10 horas sin una orden de arresto si las autoridades tienen una creencia bien fundada de que han cometido o están a punto de cometer un delito o si la policía no puede determinar la identidad del sospechoso. Grupos de derechos humanos informaron que la policía detuvo ocasionalmente a personas arbitrariamente y detuvo a sospechosos durante más de 10 horas.

La ley otorga a los detenidos el derecho a una pronta determinación de la legalidad de su detención por parte de un juez de primera instancia en lo penal, quien determina si se debe proceder con una investigación. En algunos casos hubo demoras en este proceso y en informar a los detenidos de los cargos en su contra.

La ley establece el derecho a la libertad bajo fianza, excepto en casos que impliquen riesgo de fuga o riesgo de soborno de la justicia.

Las autoridades permitieron a los detenidos acceder rápidamente a un abogado y proporcionaron defensores públicos si no podían pagar un abogado. En algunos casos, dicho acceso se retrasó debido a un sistema sobrecargado.

Detención arbitraria: La policía en ocasiones arrestó y detuvo a ciudadanos arbitrariamente.

Detención preventiva: La ley prevé la detención preventiva de hasta dos años para los acusados ​​en espera o en proceso de juicio; el período puede extenderse por un año en circunstancias limitadas. La lentitud del sistema judicial a menudo resultó en detenciones prolongadas más allá del período estipulado por la ley. La Fiscalía Nacional Penitenciaria informó que el 60 por ciento de los presos estaban en espera de juicio durante los primeros seis meses del año.

El 30 de septiembre, un tribunal de apelaciones anuló la decisión del 16 de agosto de otorgarle arresto domiciliario a la activista social Milagro Sala, Túpac Amaru. Regresó a la cárcel el 14 de octubre. En diciembre de 2016, un juez la condenó por daños materiales agravados y disturbios civiles, pero a pesar de una sentencia condicional de tres años, Sala permaneció detenida tras su arresto en enero de 2016 durante una protesta contra las reformas sociales del gobierno provincial. gasto. Las autoridades inicialmente acusaron a Sala de sedición, luego lo retiraron y presentaron nuevos cargos de asalto, fraude y malversación de fondos públicos. El 18 de mayo, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria reafirmó su opinión de octubre de 2016 de que la detención continuada de Sala era arbitraria. El 28 de julio, la CIDH solicitó al gobierno buscar medidas alternativas al encarcelamiento de Sala. El 3 de noviembre, la CIDH solicitó a la Corte Interamericana que interviniera en el caso de Sala. Ella enfrentó más cargos por delitos financieros.

Mi. Denegación de un juicio público justo

Si bien la constitución y la ley establecen un poder judicial independiente, el gobierno no siempre respetó la independencia e imparcialidad judicial. Según las ONG locales, los jueces de algunos tribunales penales y ordinarios federales fueron sometidos en ocasiones a manipulación política. Las ONG también criticaron a los tres poderes del gobierno por el uso de procedimientos inapropiados para la selección de jueces y por manipular la asignación de jueces a casos específicos. El poder judicial continuó investigando varias de estas presuntas irregularidades.

Una ley promulgada en junio de 2015 permitió al Consejo de Magistrados designar "jueces suplentes" de listas aprobadas por el Congreso de jueces, abogados y secretarios de tribunales, eludiendo los criterios normales de calificación y orden de mérito reservados para nombramientos permanentes. Los medios informaron que el gobierno seleccionó jueces suplentes que simpatizaban con sus intereses. En noviembre de 2015, la Corte Suprema dictaminó que la ley que establece el nombramiento de jueces suplentes era inconstitucional. No obstante, la organización de la sociedad civil Fores informó que casi el 25 por ciento de los jueces seguían siendo jueces "suplentes" o temporales.

PROCEDIMIENTOS DE JUICIO

La ley establece el derecho a un juicio público y justo, y un poder judicial independiente generalmente hizo cumplir este derecho.

En los tribunales federales y provinciales, todos los acusados ​​gozan de una presunción de inocencia y tienen derecho a asistencia letrada y asistencia gratuita de un intérprete, a guardar silencio, a llamar testigos de la defensa y a apelar. Si es necesario, se proporciona un defensor público a expensas del Estado cuando los acusados ​​enfrentan cargos penales graves. Durante la etapa de investigación, los acusados ​​pueden presentar preguntas por escrito. Un panel de jueces decide la culpabilidad o la inocencia. Los acusados ​​pueden presentar testigos y proporcionar informes de testigos expertos, además de las propias pruebas del acusado. Los acusados ​​tienen derecho a estar presentes en sus audiencias y no hay juicio en rebeldía.

Las demoras prolongadas, los atascos procesales, las brechas prolongadas en el nombramiento de jueces permanentes, el apoyo administrativo inadecuado y la ineficiencia general obstaculizaron el sistema judicial. La amplia facultad discrecional de los jueces sobre la realización de las investigaciones y la forma de hacerlo contribuyó a que el público percibiera que muchas decisiones eran arbitrarias.

Los tribunales federales y provinciales continuaron la transición a los juicios con argumentos orales en las causas penales, reemplazando el antiguo sistema de comunicaciones escritas. Las provincias de Córdoba, Neuquén, Salta, Chaco y Buenos Aires otorgan a los imputados por ciertos delitos graves el derecho a un juicio con jurado. La plena implementación de los procedimientos de juicio por jurado estaba pendiente en Chaco.

En 2014, el congreso promulgó una legislación complementaria que implementa un nuevo código de procedimiento penal. La ley transforma el sistema de investigación federal híbrido del país en un sistema acusatorio completo, con enjuiciamiento ampliado bajo la autoridad del fiscal general y juicio por jurado. El nuevo código penal impone limitaciones de tiempo a los enjuiciamientos (la mayoría de los casos bajo el nuevo sistema deben resolverse en tres años), amplía los derechos de las víctimas y prevé deportaciones aceleradas de extranjeros en lugar de enjuiciamiento. El código también crea una interacción directa entre las fuerzas de seguridad y los fiscales, quienes asumirán las responsabilidades fiscales ejercidas por los magistrados investigadores durante el año. A partir de octubre las provincias de Salta y Tierra del Fuego implementaron el nuevo código.

PRISIONEROS Y DETENIDOS POLÍTICOS

No hubo informes de presos políticos o detenidos.

PROCEDIMIENTOS Y RECURSOS JUDICIALES CIVILES

Los ciudadanos tienen acceso a los tribunales para entablar demandas por daños y perjuicios o la protección de los derechos previstos por la constitución.

F. Interferencia arbitraria o ilegal con la privacidad, la familia, el hogar o la correspondencia

La constitución prohíbe tales acciones y no hubo informes de que el gobierno no respetara estas prohibiciones.En julio de 2016, la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) y la Secretaría de Comunicaciones Públicas dependiente de la Oficina del Jefe de Gabinete anunciaron oficialmente un acuerdo de intercambio de información entre agencias. El acuerdo pondría a disposición la base de datos ANSES de información personal de los ciudadanos para facilitar las comunicaciones de servicio público del gobierno a la población. Un grupo de ciudadanos, incluidos algunos legisladores de la oposición, presentó una denuncia penal alegando que la práctica constituía una violación del derecho a la privacidad. El caso quedó en apelación.

Una. Libertad de expresión, incluso para la prensa

La constitución establece la libertad de expresión, incluida la de prensa, y el gobierno en general respetó este derecho. Los periódicos independientes, los medios de radio y televisión y los sitios de Internet eran numerosos y activos, y expresaban una amplia variedad de opiniones.

Libertad de prensa y medios: Los medios independientes estuvieron activos y expresaron una amplia variedad de puntos de vista sin restricciones. Hubo informes de cierres de medios de comunicación y despidos de personal durante el año, principalmente debido a preocupaciones económicas. Los observadores de los medios señalaron que los cierres afectaron principalmente a los puntos de venta que se mantuvieron artificialmente a través de mecanismos de financiamiento público de la administración anterior.

Violencia y acoso: Hubo denuncias de agresiones físicas, amenazas y hostigamiento contra periodistas en relación con sus reportajes, la mayoría de los cuales cubrieron casos de corrupción oficial.

El 25 de julio, Jesús Báez de Nacimiento, dueño de Radio Carretero 101 FM, recibió cuatro disparos cuando ingresaba a su casa en la provincia de Misiones. Sus agresores no fueron detenidos a finales de año. El incidente estuvo relacionado con los informes de la estación de radio sobre la presunta complicidad entre la policía local y los narcotraficantes, según los medios de comunicación locales.

El Foro Argentino de Periodismo (FOPEA) informó de 54 agresiones físicas contra periodistas hasta octubre, la mayoría sostenidas durante la cobertura de prensa de las protestas. La policía de la ciudad de Buenos Aires detuvo a tres periodistas el 1 de septiembre mientras cubrían una manifestación y los dejó en libertad tres días después. Otros dos periodistas de televisión resultaron heridos por el uso de gases lacrimógenos por parte de la policía durante la protesta. El 1 de octubre, cuatro periodistas de televisión de varios canales presuntamente desconocidos los agredieron durante otra manifestación. FOPEA expresó su preocupación por estos ataques durante las protestas, alegando que ciertos medios de comunicación fueron atacados debido a sus líneas editoriales, y pidió medidas de seguridad mejoradas para proteger a los periodistas que informan sobre las protestas.

Censura o restricciones de contenido: El 23 de marzo, un tribunal nacional de apelaciones impuso a la revista satírica Barcelona una importante multa por daños y perjuicios luego de que publicara una polémica portada con la imagen de María Cecilia Pando de Mercado, una activista conservadora. FOPEA y la Asociación de Periodistas Argentinos afirmaron que el fallo tuvo un impacto negativo en la libertad de expresión.

Acciones para ampliar la libertad de expresión, incluso para los medios de comunicación: El 26 de septiembre, el gobierno emitió un decreto presidencial que modifica la ley de 2016 sobre acceso público a la información, requiriendo la aprobación del poder ejecutivo de la estructura organizativa de la Agencia de Acceso a la Información Pública. Los grupos de prensa acogieron con beneplácito la acción, pero la Asociación por los Derechos Civiles y otras ONG expresaron su preocupación de que el decreto perjudicaría la autonomía de la agencia.

A partir de octubre, el Ministerio de Seguridad, actuando bajo un protocolo de 2016 para proteger a los periodistas en los casos en que sus actividades entrañen riesgos, promulgó medidas de protección, incluida la protección policial, en tres casos en los que periodistas recibieron amenazas luego de realizar investigaciones relacionadas con el narcotráfico y la trata de personas. .

LIBERTAD DE INTERNET

El gobierno no restringió ni interrumpió el acceso a Internet ni censuró el contenido en línea, y no hubo informes creíbles de que el gobierno monitoreara las comunicaciones privadas en línea sin la autoridad legal apropiada. El Banco Mundial informó que el 70 por ciento de los ciudadanos utilizó Internet en 2016.

LIBERTAD ACADÉMICA Y EVENTOS CULTURALES

No hubo restricciones gubernamentales sobre la libertad académica o eventos culturales.

B. Libertades de reunión y asociación pacíficas

La constitución establece las libertades de reunión y asociación pacíficas, y el gobierno en general respetó estos derechos. Las ONG locales, incluido el CELS, expresaron su preocupación por el hecho de que los protocolos relacionados con la seguridad que el Ministerio de Seguridad implementó informalmente a partir de 2016 impusieran restricciones al derecho de manifestación pacífica y reunión.

D. Libertad de movimiento

La constitución establece la libertad de circulación interna, viajes al extranjero, emigración y repatriación, y el gobierno en general respetó estos derechos.

El gobierno cooperó con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y otras organizaciones humanitarias para brindar protección y asistencia a los refugiados, solicitantes de asilo y otras personas de interés.

El 27 de enero, el gobierno reformó su ley de inmigración. Las ONG locales expresaron su preocupación porque las nuevas regulaciones introdujeron barreras para la admisión de migrantes, complicaron la obtención de la residencia legal, aceleraron los procedimientos de deportación y restringieron el acceso a la ciudadanía.

PROTECCION DE REFUGIADOS

Acceso al asilo: La ley prevé la concesión del estatuto de refugiado y el gobierno ha establecido un sistema para brindar protección a los refugiados. Las decisiones sobre solicitudes de asilo pueden tardar hasta dos años en adjudicarse.

La constitución brinda a los ciudadanos la posibilidad de elegir su gobierno en elecciones periódicas libres y justas celebradas por votación secreta y basadas en el sufragio universal e igualitario.

Elecciones y participación política

Elecciones recientes: El país celebró elecciones legislativas el 22 de octubre. Los votantes eligieron a más de la mitad de los miembros de la Cámara de Diputados, en representación de todas las provincias y la ciudad de Buenos Aires, y un tercio de los miembros del Senado, en representación de ocho provincias. Los observadores locales e internacionales consideraron que las elecciones en general eran libres y justas.

Participación de mujeres y minorías: No hay leyes que limiten la participación de mujeres y minorías en el proceso político, y sí participaron. Las ONG locales señalaron la falta de representación femenina en los rangos más altos, particularmente en los poderes ejecutivo y legislativo. Dos de los 22 ministros del gabinete eran mujeres. El 15 de diciembre entró en vigor una Ley de Paridad de Género, que exige que cualquier lista electoral de candidatos a cargos legislativos nacionales contenga porcentajes iguales de candidatos masculinos y femeninos. En 2016 las provincias de Buenos Aires, Salta, Chubut y Neuquén promulgaron leyes de Paridad de Género relativas a candidatos a órganos provinciales y municipales; a julio, uno estaba pendiente de aprobación en la provincia de Santa Fe. La ley establece que el género está determinado por el documento nacional de identidad, en el que una persona puede registrar el género de preferencia independientemente de su sexo biológico. También establece que en caso de renuncia, ausencia temporal o muerte del funcionario electo, el reemplazo debe ser del mismo sexo.

La ley establece sanciones penales por corrupción de funcionarios; no obstante, múltiples informes alegaron que los funcionarios ejecutivos, legislativos y judiciales participaron en prácticas corruptas con impunidad, lo que sugiere una falta de implementación efectiva de la ley. Las instituciones débiles y un sistema judicial a menudo ineficaz y politizado socavaron los intentos sistemáticos de frenar la corrupción.

Corrupción: Casos de corrupción ocurrieron en algunas fuerzas de seguridad. Los abusos más frecuentes incluyeron la extorsión y la protección de los involucrados en el tráfico de drogas, la trata de personas, el lavado de dinero y la promoción de la prostitución. Siguieron siendo frecuentes las denuncias de corrupción en los tribunales provinciales y federales.

Desde diciembre de 2015 hasta julio, el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires destituyó a miles de agentes del orden por vínculos delictivos y preocupaciones por corrupción. Según comunicados de prensa, las autoridades despidieron a 3.100 de los 5.655 funcionarios debido a evidencia de corrupción. El Ministerio de Seguridad presentó cargos formales en 80 casos, siete de los cuales estaban relacionados con lavado de dinero.

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner o sus hijos enfrentaron cuatro casos separados de corrupción financiera. El 23 de marzo, un juez federal ordenó que Fernández de Kirchner y 14 exfuncionarios del gobierno fueran juzgados en mayo por cargos de manipulación de los mercados futuros de cambio de divisas. El 4 de abril, un tribunal federal la acusó a ella, así como a sus hijos Máximo y Florencia, de lavado de activos y asociación delictiva relacionada con negocios inmobiliarios; el 12 de septiembre, un juez federal congeló los bienes de sus hijos, alegando que Fernández de Kirchner les había pasado el control de sus propiedades inmobiliarias y otras propiedades financieras para protegerlos de las investigaciones judiciales. El 25 de agosto, un juez federal citó a Fernández de Kirchner como parte interesada en otro supuesto caso de lavado de activos. El 14 de septiembre, un tribunal federal resolvió acelerar el trámite de una acusación de diciembre de 2016 contra Fernández de Kirchner y dos exministros del gobierno por cargos de asociación ilícita y administración fraudulenta de contratos de construcción pública.

El 28 de septiembre, un juez federal envió al exsecretario de Obras Públicas de la administración de Kirchner, José López, a juicio por corrupción y enriquecimiento injusto. En junio de 2016, la policía observó y grabó a López escondiendo aproximadamente nueve millones de dólares en efectivo y relojes de lujo dentro de un convento remoto en la provincia de Buenos Aires. La Oficina de Lucha contra la Corrupción participó en el enjuiciamiento y continuó revisando los contratos de infraestructura que supervisó López mientras estuvo en el cargo de 2002 a 2015.

El 3 de octubre se iniciaron las audiencias en el juicio contra el exvicepresidente Amado Boudou, a quien las autoridades acusaron en 2014 por cargos de enriquecimiento ilícito, falsificación y otros delitos menores.

Divulgación de información financiera: Los funcionarios públicos están sujetos a las leyes de divulgación financiera y la oficina anticorrupción del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos es responsable de analizar e investigar a los funcionarios del poder ejecutivo federal, con base en sus formularios de divulgación financiera. La ley prevé la divulgación pública, pero no todas las agencias cumplieron y la aplicación siguió siendo un problema. La oficina anticorrupción también es responsable de investigar la corrupción dentro del poder ejecutivo federal y en asuntos que involucren fondos federales, excepto los fondos transferidos a las provincias. Como parte del poder ejecutivo, la oficina no tiene autoridad para procesar casos de forma independiente, pero puede remitir casos a otras agencias o actuar como demandante y solicitar a un juez que inicie un caso.

Una amplia variedad de grupos de derechos humanos nacionales e internacionales generalmente operaban sin restricciones gubernamentales, investigando y publicando sus hallazgos sobre casos de derechos humanos. Los funcionarios del gobierno solían ser cooperativos y, en general, receptivos a sus puntos de vista.

Órganos gubernamentales de derechos humanos: El gobierno tiene una secretaría de derechos humanos dentro del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Su principal objetivo es coordinarse dentro del ministerio y colaborar con otros ministerios y el poder judicial para promover políticas, planes y programas de protección de los derechos humanos. Durante el año publicó folletos y libros sobre una variedad de temas de derechos humanos. El puesto de defensor del pueblo nacional ha estado vacante desde 2009, lo que según las ONG socavaba el mandato de la oficina de proteger los derechos humanos.

La Fiscalía General de Crímenes contra la Humanidad investigó y documentó las violaciones de derechos humanos ocurridas durante la dictadura militar de 1976-1983.

Mujeres

Violación y violencia doméstica: La violación de hombres y mujeres, incluida la violación conyugal, es un delito. Las penas oscilan entre seis meses y 20 años de prisión. Hubo informes anecdóticos de reticencia policial o judicial a actuar en casos de violación; Los defensores de los derechos de las mujeres afirmaron que las actitudes de la policía, los hospitales y los tribunales hacia las sobrevivientes de violencia sexual en ocasiones las volvía a victimizar.

La ley prohíbe la violencia doméstica, incluido el abuso conyugal. Los sobrevivientes pueden obtener medidas de protección. La ley impone penas más estrictas a quienes matan a sus cónyuges, parejas o hijos como consecuencia de su género. Según las ONG locales, la falta de vigilancia policial y judicial a menudo condujo a una falta de protección para las víctimas.

En septiembre comenzaron las audiencias por el secuestro, violación y feminicidio de abril de Micaela García en la provincia de Entre Ríos. Sebastian Wagner, quien confesó el asesinato de García, fue previamente declarado culpable y sentenciado a nueve años de prisión por dos cargos de abuso sexual y violación, pero fue puesto en libertad condicional en 2016. El juez que aprobó la libertad condicional de Wagner estaba bajo investigación y se enfrentaba a llamadas para dimitir. a finales de año.

El Registro Nacional de Femicidios, mantenido por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema, registró que 230 mujeres murieron como resultado de violencia doméstica o de género durante 2016. Los medios informaron un feminicidio por día durante el mes de abril. Una ONG local informó de 245 feminicidios entre enero y el 14 de noviembre, un aumento con respecto al año anterior. La misma fuente informó que el 18 por ciento de estas víctimas había presentado un informe policial y que el 12 por ciento tenía órdenes de protección activas de las autoridades.

La Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema proporcionó protección y recursos las 24 horas del día a las víctimas de violencia doméstica. La oficina recibió aproximadamente 2.590 casos de violencia doméstica en la ciudad de Buenos Aires durante los primeros tres meses del año, de los cuales se estima que el 60 por ciento involucró violencia contra la mujer. La oficina también llevó a cabo las evaluaciones de riesgo necesarias para obtener una orden de alejamiento.

Las instituciones públicas y privadas ofrecieron programas de prevención y brindaron apoyo y tratamiento a las mujeres maltratadas.

Durante los primeros seis meses del año, se estaban construyendo más de 10 refugios, y un número limitado ya estaba abierto y en funcionamiento. Más de 2.800 funcionarios y proveedores de servicios recibieron capacitación en prevención de la violencia de género.

Acoso sexual: La ley prohíbe el acoso sexual en el sector público e impone medidas disciplinarias o correctivas. En algunas jurisdicciones, como la ciudad de Buenos Aires, el acoso sexual puede dar lugar al despido del agresor, mientras que en otras, como la provincia de Santa Fe, la pena máxima es de cinco días de prisión. En septiembre, una encuesta de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires informó que el 80 por ciento de las mujeres sufrieron acoso o violencia en la calle al menos una vez durante el año, y que el 97 por ciento de estos abusos no fueron denunciados a las autoridades. Según una ley de 2016 contra el acoso callejero en la ciudad de Buenos Aires, los infractores pueden ser multados o recibir un servicio público ordenado por un tribunal por hacer abucheos y otras formas de acoso callejero.

Coerción en el control de la población: No hubo informes de aborto forzado, esterilización involuntaria u otros métodos coercitivos de control de la población. Las estimaciones sobre la mortalidad materna y la prevalencia de anticonceptivos están disponibles en: www.who.int/reproductivehealth/publications/monitoring/maternal-mortality-2015/en/.

Discriminación: Aunque las mujeres disfrutaban del mismo estatus legal y los mismos derechos que los hombres, seguían enfrentándose a la discriminación económica y ocupaban un número desproporcionadamente alto de trabajos con salarios más bajos. Las mujeres también ocupaban significativamente menos puestos ejecutivos en el sector privado que los hombres, según varios estudios. Aunque el pago igual por trabajo igual es un mandato constitucional, las mujeres ganaban aproximadamente un 27 por ciento menos que los hombres ganaban por un trabajo similar o igual.

La Oficina de la Mujer de la Corte Suprema capacitó a jueces, secretarias y secretarias para manejar casos judiciales relacionados con los problemas de la mujer y garantizar el acceso equitativo de las mujeres a puestos en el sistema judicial. La oficina también capacitó a jueces, fiscales, personal judicial y agentes del orden para aumentar la conciencia sobre los delitos relacionados con el género y desarrollar técnicas para abordar los casos y las víctimas relacionados con el género.

Niños

Registro de nacimiento: El gobierno proporciona el registro de nacimiento universal y la ciudadanía se obtiene tanto por nacimiento dentro del territorio del país como de los padres. Los padres tienen 40 días para registrar los nacimientos y el estado tiene 20 días adicionales para hacerlo. El Ministerio del Interior y Transporte puede expedir certificados de nacimiento a niños menores de 12 años cuyos nacimientos no se hayan registrado previamente.

Abuso infantil: El abuso infantil era común; La Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema informó que el 29 por ciento de las denuncias que recibió involucraron a niños en septiembre. El gobierno puso en marcha una línea directa 24 horas al día, 7 días a la semana, atendida por psicólogos infantiles profesionales para consultas y asesoramiento gratuitos. La línea directa recibió 1,487 llamadas para denunciar el abuso infantil desde noviembre de 2016 hasta febrero, y el 80 por ciento de las quejas involucran abuso por parte de un padre o padrastro.

Matrimonio precoz y forzado: La edad mínima legal para contraer matrimonio para hombres y mujeres es de 18 años.

Explotación sexual de niños: La explotación sexual de niños, incluida la prostitución, era un problema. La edad mínima para tener relaciones sexuales consensuales es de 13 años, pero existen mayores protecciones para las personas de 13 a 16 años. Una ley de estupro establece penas que van de seis meses a 20 años de prisión, según la edad de la víctima y otros factores.

Durante el año se informaron varios casos destacados de abuso sexual infantil. En mayo, la policía arrestó a una monja y la acusó de ayudar a sacerdotes a abusar sexualmente de niños en el Instituto Antonio Provolo para personas con discapacidad auditiva en la provincia de Mendoza de 2004 a 2012.

La ley prohíbe la producción y distribución de pornografía infantil, con penas que van de seis meses a cuatro años de prisión. Si bien la ley no prohíbe la posesión de pornografía infantil por parte de personas para uso personal, establece penas que van de cuatro meses a dos años de prisión por posesión de pornografía infantil con la intención de distribuirla. La ley también establece penas que van de un mes a tres años de prisión por facilitar el acceso a programas o materiales pornográficos a menores de 14 años.

Durante el año, los fiscales de la Red nacional de puntos de contacto contra la pornografía infantil en Internet persiguieron casos de pornografía infantil en Internet. La red informó mejoras a nivel nacional en la capacidad de castigar a los infractores.

Secuestros internacionales de niños: El país es parte del Convenio de La Haya de 1980 sobre los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores. Ver el Departamento de Estado Informe anual sobre la sustracción internacional de menores por los padres en travel.state.gov/content/childabduction/en/legal/compliance.html.

Antisemitismo

La comunidad judía consta de aproximadamente 250.000 personas. Continuaron los actos esporádicos de discriminación antisemita y vandalismo. La Delegación de Asociaciones Judías Argentinas recibió 351 denuncias de antisemitismo en 2016, y más del 60 por ciento ocurrió en línea.Los incidentes antisemitas más comúnmente reportados fueron insultos publicados en varios sitios web, graffiti, insultos verbales y la profanación de cementerios judíos.

En octubre, Interpol renovó los Avisos Rojos sobre cinco iraníes, un libanés y un colombiano sospechosos del atentado con bomba en 1994 en el centro comunitario de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires que mató a 85 personas.

El 20 de septiembre, la Gendarmería concluyó forense que la muerte de Alberto Nisman, el fiscal especial a cargo de la investigación del atentado contra la AMIA, fue un homicidio. Los análisis anteriores habían sostenido que no había pruebas suficientes para probar el juego sucio. La investigación continuó sin llegar a una conclusión sobre el motivo de su muerte. En 2015, Nisman fue encontrado muerto en su apartamento por una herida de bala en la cabeza. Estaba previsto que Nisman testificara al día siguiente ante un comité del Congreso sobre sus acusaciones de que el entonces presidente Kirchner y sus asociados conspiraron para transmitir impunidad a los iraníes sospechosos de planear y ejecutar el atentado contra la AMIA.

Continuaron durante el año las audiencias en el juicio de encubrimiento del atentado con bomba de la AMIA, que acusó a ex funcionarios gubernamentales y policiales y a un líder de la comunidad judía del país de complicidad y falso testimonio para encubrir el atentado con bomba de la AMIA de 1994.

Personas con discapacidades

La constitución y las leyes prohíben la discriminación contra personas con discapacidades físicas, sensoriales, intelectuales y mentales. La ley también obliga a las personas con discapacidad a acceder a los edificios. Según informes de los medios, la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires informó que el 33 por ciento de las estaciones del metro metropolitano tenían ascensores o escaleras mecánicas y que solo el 29 por ciento de las estaciones estaban equipadas con baños para personas con discapacidad.

Si bien el gobierno federal tiene leyes de protección, muchas provincias no habían adoptado esas leyes y no tenían mecanismos para garantizar su cumplimiento. Una ley de cuotas de empleo reserva el 4 por ciento de los trabajos del gobierno federal para personas con discapacidades, pero las ONG y los grupos de defensa afirmaron que el nivel de empleo para discapacitados logrado durante el año fue inferior al 1 por ciento.

Pueblos indígenas

La constitución reconoce las identidades étnicas y culturales de los pueblos indígenas y establece que el Congreso protegerá su derecho a la educación bilingüe, reconocerá sus comunidades y la propiedad comunal de sus tierras ancestrales y permitirá su participación en el manejo de sus recursos naturales.

Los pueblos indígenas no participaron plenamente en la gestión de sus tierras o recursos naturales, en parte porque la responsabilidad de implementar la ley se delega en las 23 provincias, cuyas constituciones solo en 11 reconocen los derechos indígenas.

Los proyectos realizados por las industrias agrícolas y extractivas desplazaron a las personas, limitaron su acceso a los medios de vida tradicionales, redujeron la superficie de tierras de las que dependían y provocaron una contaminación que en algunos casos puso en peligro la salud y el bienestar de las comunidades indígenas. El conflicto se produjo cuando las autoridades desalojaron a los pueblos indígenas de las tierras ancestrales que entonces eran de propiedad privada. La desaparición del defensor de los derechos indígenas Santiago Maldonado (ver sección 1.b.) renovó la atención a las demandas de tierras de las comunidades indígenas.

La falta de maestros capacitados obstaculizó los esfuerzos del gobierno para ofrecer oportunidades de educación bilingüe a los pueblos indígenas.

Actos de violencia, discriminación y otros abusos basados ​​en la orientación sexual y la identidad de género

Las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) generalmente disfrutaban de los mismos derechos y protecciones legales que las personas heterosexuales. Ninguna ley penaliza la conducta consensuada entre personas del mismo sexo entre adultos. Las personas LGBTI podrían servir abiertamente en el ejército.

La ley otorga a las personas transgénero el derecho legal de cambiar su género y nombre en los documentos de identidad sin la aprobación previa de un médico o juez. También requiere que los planes de salud públicos y privados cubran algunas partes de la terapia hormonal y la cirugía de reasignación de género, aunque el Ministerio de Salud no hizo cumplir efectivamente este requisito.

Las leyes nacionales contra la discriminación no incluyen específicamente los términos "orientación sexual o identidad de género" como motivos protegidos, solo "sexo". Sin embargo, no hubo discriminación oficial por motivos de orientación sexual o identidad de género en el empleo, la vivienda, la apatridia o el acceso a la educación o la atención médica. Los medios de comunicación y las ONG informaron casos de discriminación, violencia y brutalidad policial hacia las personas LGBTI, especialmente las personas transgénero.

Una. Libertad de asociación y derecho a la negociación colectiva

La ley establece los derechos de los trabajadores a formar y afiliarse a sindicatos independientes, negociar colectivamente y realizar huelgas legales; el gobierno en general respetó estos derechos. La ley prohíbe al personal militar y policial formar sindicatos y afiliarse a ellos. En 2015, agentes de la policía provincial de Buenos Aires intentaron sindicalizarse. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación rechazó la petición policial. Los agentes apelaron la decisión del ministerio, pero la Corte Suprema confirmó la decisión del ministerio en abril, y dictaminó que la policía provincial de Buenos Aires no tenía derecho a formar un sindicato según la constitución del país y las leyes aplicables.

El gobierno hizo cumplir efectivamente estas leyes. Las quejas por prácticas laborales injustas pueden presentarse ante el poder judicial. Las infracciones de la ley pueden dar lugar a la imposición de una multa al empleador o la asociación de empleadores correspondiente, cuando corresponda. Las sanciones por infracciones fueron suficientes para disuadir las infracciones. Hubo casos de retrasos importantes o apelaciones en el proceso de negociación colectiva.

La ley prohíbe la discriminación contra los sindicatos y protege a los trabajadores del despido, suspensión y cambios en las condiciones laborales.

La ley permite que los sindicatos se registren sin autorización previa, y las organizaciones sindicales registradas pueden participar en ciertas actividades para representar a sus miembros, incluida la petición al gobierno y los empleadores. La ley otorga estatus sindical oficial a un solo sindicato considerado el "más representativo", definido por ley como el sindicato que tiene la proporción promedio más alta de afiliados que pagan cuotas respecto al número de trabajadores representados, por sector industrial dentro de una región geográfica específica. Sólo los sindicatos con ese reconocimiento oficial gozan de inmunidad sindical frente a las represalias del empleador contra sus dirigentes, pueden deducir las cuotas sindicales directamente de los salarios y pueden negociar colectivamente recurriendo a la conciliación y el arbitraje. El sindicato más representativo negocia en nombre de todos los trabajadores de un sector determinado, y los convenios colectivos cubren tanto a los miembros del sindicato como a los que no son miembros del sector. La ley requiere que el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social ratifique los convenios colectivos. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) solicitó al gobierno que mejore los procedimientos para registrar sindicatos y otorgarle la condición de sindicato.

La Central de Trabajadores de Argentina y otros grupos laborales no afiliados a la Confederación General del Trabajo continuaron alegando que el reconocimiento legal de un solo sindicato por sector contradecía las normas internacionales e impedía que estos sindicatos obtuvieran una legitimación plena. En 2013, la Corte Suprema reafirmó la necesidad de más de un sindicato oficial por sector y de enmiendas a la legislación. La OIT instó al gobierno a poner la legislación en conformidad con las normas internacionales del trabajo.

Los funcionarios públicos y los trabajadores de los servicios esenciales sólo pueden hacer huelga después de un proceso de conciliación obligatorio de 15 días, y están sujetos a la condición de que se mantengan “servicios mínimos” no especificados. Vencido el plazo de conciliación, los funcionarios y trabajadores de los servicios esenciales deben dar aviso con cinco días de anticipación a la autoridad administrativa y al organismo público que pretendan hacer huelga. Si los “servicios mínimos” no se definen previamente en un acuerdo de negociación colectiva, todas las partes negocian qué servicios mínimos continuarán proporcionándose y un cronograma para su prestación. La agencia pública, a su vez, debe notificar a los clientes con dos días de anticipación sobre la inminente huelga.

Los trabajadores ejercían la libertad de asociación y los empleadores respetaban el derecho de negociación colectiva y de huelga.

B. Prohibición del trabajo forzoso u obligatorio

La ley prohíbe todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio, y el gobierno generalmente hizo cumplir dichas leyes. Las sanciones por infracciones eran suficientes para disuadir las infracciones.

Ocurrió trabajo forzoso. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social llevó a cabo 300.000 inspecciones durante el período 2016-17 y encontró diversas irregularidades y posibles casos de trabajo forzoso, cuatro de los cuales se convirtieron en denuncias judiciales formales. Los esfuerzos para responsabilizar a los perpetradores continuaron durante el año, incluida la sentencia en septiembre de un empleador rural a tres años y medio de prisión por tráfico laboral que involucraba a un peón, su esposa y sus cuatro hijos. La mayoría de las víctimas fueron descubiertas en granjas agrícolas y en actividades comerciales y de servicios. Los empleadores sometieron a un número significativo de bolivianos, paraguayos y peruanos, así como a argentinos de las provincias más pobres del norte, a trabajos forzados en el sector de la confección, agricultura, construcción, trabajo doméstico y pequeñas empresas (incluidos restaurantes y supermercados). Hubo informes de que ciudadanos chinos fueron víctimas de trabajo forzoso en los supermercados. Hombres, mujeres y niños fueron víctimas de trabajo forzoso, aunque el género y la edad típicos de las víctimas variaban según el sector laboral (véase la sección 7.c.).

Consulte también el Departamento de Estado Informe sobre trata de personas en www.state.gov/j/tip/rls/tiprpt/.

C. Prohibición del trabajo infantil y edad mínima para el empleo

La edad mínima para trabajar es de 16 años. En raras ocasiones, las autoridades laborales pueden autorizar a un niño menor a trabajar como parte de una unidad familiar. Los niños entre las edades de 16 y 18 pueden trabajar en un número limitado de categorías laborales y por horas limitadas si han completado la educación obligatoria, que normalmente termina a los 18 años. Los niños menores de 18 años no pueden ser contratados para realizar trabajos peligrosos, arduos o insalubres. . La ley exige que los empleadores proporcionen una atención adecuada a los hijos de los trabajadores durante las horas de trabajo para desalentar el trabajo infantil.

Los gobiernos provinciales y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires son responsables de la aplicación de la legislación laboral. Las sanciones por emplear trabajadores menores de edad eran en general suficientes para disuadir las infracciones.

Si bien el gobierno generalmente hizo cumplir las leyes aplicables, los observadores señalaron que algunos inspectores conocían o estaban asociados con las personas que inspeccionaban, y la corrupción seguía siendo un obstáculo para el cumplimiento, especialmente en las provincias.

Ocurrió trabajo infantil. En 2014, la Universidad Católica de Argentina emitió un informe sobre trabajo infantil (que abarca el período 2010 a 2013), los datos más recientes disponibles. El informe encontró que el 15 por ciento de los niños en áreas urbanas entre las edades de cinco y 17 años realizaba algún tipo de trabajo. En las zonas rurales, los niños trabajaban en granjas familiares y de terceros que producían bienes agrícolas o criaban ovejas y cerdos. Los niños que trabajan en el sector agrícola a menudo manipulan plaguicidas sin la protección adecuada. En las zonas urbanas, algunos niños se dedicaban al servicio doméstico y trabajaban en la calle vendiendo productos, lustrando zapatos y reciclando basura. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social informó una disminución del 66 por ciento en las tasas de trabajo infantil entre 2004 y 2012, los datos más recientes disponibles, e identificó 21 casos de trabajo infantil durante las inspecciones realizadas durante el año. Según fuentes gubernamentales, algunos niños trabajaban en el sector manufacturero produciendo bienes como ladrillos y prendas de vestir, así como procesando frutas y verduras. Los niños también trabajaron en los sectores de la minería, la pesca y la construcción. Los funcionarios notaron informes de niños obligados a trabajar como vendedores ambulantes y mendigos en la capital. También se produjo la explotación sexual comercial de niños (véase la sección 6, Niños).

También vea el Departamento de Trabajo Hallazgos sobre las peores formas de trabajo infantil en www.dol.gov/ilab/reports/child-labor/findings/.

D. Discriminación con respecto al empleo y la ocupación

Los casos más frecuentes de discriminación en el lugar de trabajo se basaron en el género (ver sección 6, Mujeres) y la edad. La discriminación también se produjo sobre la base de la condición de seropositivo (véase la sección 6, VIH / SIDA y estigma social) y contra personas de origen indígena. En abril de 2016, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social emitió una resolución que promueve acciones progresivas en el lugar de trabajo y prohibió a las empresas realizar pruebas de detección de VIH en sangre cuando realicen exámenes médicos relacionados con el empleo.

Mi. Condiciones de trabajo aceptables

El gobierno aumentó el salario mínimo mensual nacional en julio y anunció aumentos adicionales para 2018, pero el salario mínimo se mantuvo por debajo del nivel oficial de ingresos de pobreza para una familia de cuatro.

La ley federal establece estándares en las áreas de horarios y seguridad y salud ocupacional. La jornada laboral máxima es de ocho horas y la semana laboral máxima es de 48 horas. Se requiere el pago de horas extraordinarias por las horas trabajadas que superen estos límites. La ley prohíbe las horas extraordinarias excesivas y define los niveles permitidos de horas extraordinarias como tres horas al día. La ley laboral exige entre 14 y 35 días de vacaciones pagadas, dependiendo de la duración del servicio del trabajador.

La ley establece un pago adicional por horas extras, agregando un 50 por ciento adicional de la tarifa por hora en días normales y el 100 por ciento los sábados por la tarde, domingos y feriados. No se puede obligar a los empleados a trabajar horas extra a menos que la interrupción del trabajo suponga un riesgo o cause lesiones, la necesidad de horas extra sea causada por un acto de Dios u otras razones excepcionales que afecten la economía nacional o que ocurran “situaciones inusuales e impredecibles” que afecten a las empresas.

El gobierno establece estándares de seguridad y salud ocupacional, los cuales eran actuales y apropiados para las principales industrias del país. La ley requiere que los empleadores aseguren a sus empleados contra accidentes en el lugar de trabajo y cuando viajen hacia y desde el trabajo. La ley requiere que los empleadores proporcionen un seguro a través de una entidad de seguros contra riesgos laborales o que proporcionen su propio seguro a los empleados para cumplir con los requisitos especificados por el regulador nacional de seguros. En 2012, el Congreso enmendó la Ley de Riesgos Laborales para limitar el derecho del trabajador a presentar una queja si no agota los procedimientos administrativos obligatorios ante comités médicos específicos.

Las leyes que rigen las condiciones aceptables de trabajo no se aplicaron de manera universal, en particular para los trabajadores del sector informal. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social tiene la responsabilidad de hacer cumplir la legislación relacionada con las condiciones laborales. El ministerio continuó las inspecciones para asegurarse de que los trabajadores de las empresas estuvieran registrados y contratados formalmente. El ministerio realizó inspecciones en varias provincias durante el año. Según altos funcionarios del Ministerio de Trabajo, aproximadamente de tres a cuatro millones de ciudadanos participaban en el sector informal. La Superintendencia de Riesgos Laborales actuó como organismo de ejecución para vigilar el cumplimiento de las leyes de salud y seguridad y las actividades de las compañías aseguradoras de riesgos laborales.

La mayoría de los trabajadores del sector formal ganaban significativamente más que el salario mínimo. El salario mínimo generalmente sirve para marcar el salario mínimo que debe recibir un trabajador informal, aunque el salario de los trabajadores formales suele ser más alto.

Los trabajadores no siempre pueden recusarse de situaciones que ponen en peligro su salud o seguridad sin poner en peligro su empleo, y las autoridades no protegen eficazmente a los empleados en estas circunstancias.


Proyecto de desclasificación de Argentina: Historia

Durante más de un año antes del golpe de marzo de 1976, los funcionarios del gobierno de Estados Unidos y otros observadores caracterizaron sistemáticamente la situación en Argentina como un "deterioro". Tanto la prensa como las agencias de inteligencia estadounidenses informaron sobre la inestabilidad e incertidumbre políticas, especialmente en la cobertura del círculo íntimo de la presidenta Isabel Perón, el congreso argentino y los líderes militares.

El crimen y el terrorismo interrumpieron la vida cotidiana en Argentina y, debido a las prioridades de la política exterior de la Guerra Fría, las agencias gubernamentales de los Estados Unidos en general prestaron más atención a la amenaza del terrorismo cometida por grupos ideológicamente de izquierda que por grupos de derecha. Los grupos guerrilleros de izquierda que operaban tanto en las ciudades como en el campo (los Montoneros y el ERP) parecían estar ganando adeptos y control sobre ciertas áreas geográficas, financiaban con éxito sus operaciones mediante secuestros y extorsiones, a veces atacaban a ciudadanos estadounidenses y parecían cada vez más capaces de rechazar la esfuerzos de las fuerzas de seguridad argentinas para contenerlos.

Al mismo tiempo, los escuadrones de la muerte de derecha con vínculos con el gobierno de Perón y las fuerzas de seguridad, en particular la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), atacaron cada vez más a los líderes sindicales y políticos peronistas de izquierda, así como a las guerrillas de izquierda.

Política de la administración de Ford, hasta el golpe de estado de marzo de 1976

A lo largo de 1975 y principios de 1976, los funcionarios estadounidenses en Argentina advirtieron repetidamente a Washington que probablemente un golpe se debió al crimen, la violencia y la inestabilidad bajo el gobierno de Isabel Perón. El golpe se produjo el 24 de marzo de 1976 cuando una junta militar argentina destituyó a Perón del poder. Estados Unidos brindó un apoyo limitado al nuevo gobierno, hasta el final de la Administración Gerald Ford en enero de 1977.

El 26 de marzo, el secretario de Estado Henry Kissinger dijo en una reunión de personal que pensaba que el nuevo gobierno argentino "necesitará un poco de aliento". Kissinger se reunió con el canciller argentino César Guzzetti en junio y octubre de 1976. En ambas reuniones, Kissinger dijo que quería que el gobierno argentino "tuviera éxito".

Funcionarios estadounidenses en Buenos Aires y Washington también informaron sobre la ideología y las acciones de la junta, incluidas las violaciones de derechos humanos, a lo largo de 1976. Los funcionarios trataron de deducir el carácter del nuevo gobierno, concluyendo que probablemente sería "moderado", pero que el gobierno de Estados Unidos "no debería identificarse demasiado con la junta". Los funcionarios también se preguntaron repetidamente si el presidente de la junta, Jorge Videla, el comandante del ejército, tenía suficiente control sobre las fuerzas de seguridad para poner fin a los abusos contra los derechos humanos, o si el fin de los abusos contra los derechos humanos era incluso uno de los objetivos de Videla.

En julio, la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires informó a Washington que las estimaciones de la cantidad de personas que habían sido detenidas ilegalmente "se cuentan por miles y muchas han sido torturadas y asesinadas". En respuesta al volumen dramáticamente creciente de tales casos, el embajador de Estados Unidos en Argentina, Robert C. Hill, protestó ante el gobierno argentino por abusos de derechos humanos en mayo de 1976. En julio, el subsecretario de Estado Harry Shlaudeman le dijo a Kissinger que las "fuerzas de seguridad argentinas están totalmente fuera de control ”y que EE. UU."Tendría que esperar hasta que alguien salga a la superficie para manejar esto".

En septiembre, Hill volvió a protestar, directamente a Videla, que “ni una sola persona ha sido llevada ante la justicia ni siquiera sancionada” por violaciones a los derechos humanos. En respuesta, Videla dijo que "Kissinger entendía su problema y había dicho que esperaba que pudieran controlar el terrorismo lo más rápido posible".

Política de la administración de Carter

El énfasis de la Administración Carter en los derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos influyó mucho en su enfoque hacia Argentina. Además, durante 1977 y 1978 la política de la administración Carter hacia Argentina fue moldeada por la Enmienda Kennedy-Humphrey (PL 95-92, sec.11), una suspensión ordenada por el Congreso de toda la ayuda militar, el entrenamiento y la venta de armas de Estados Unidos a Argentina. , que fue promulgada en agosto de 1977 y entró en vigor el 1 de octubre de 1978.

La administración Carter también tenía otros objetivos para su política hacia Argentina. Los políticos estadounidenses querían moderar y alentar el fin del gobierno militar y el retorno a la democracia electiva, evitar que las disputas argentinas con sus vecinos se convirtieran en una guerra, evitar que Argentina trabajara para convertirse en una potencia nuclear y alentar la estabilización y el crecimiento de la Argentina. economía, que sufrió altas tasas de inflación.

Los funcionarios lucharon por equilibrar estos intereses en competencia, muchos de los cuales requirieron discusiones y persuasión de los funcionarios argentinos, con la nueva presión de la Casa Blanca, el Congreso, los familiares de las víctimas y las ONG para lograr que el gobierno argentino demuestre una mejora real en cuestiones de derechos humanos. . Hubo desacuerdos entre los funcionarios estadounidenses sobre el ritmo al que estaba mejorando el historial de derechos humanos de la junta, pero nadie en esta etapa intentó argumentar que el gobierno militar merecía el apoyo inquebrantable de los Estados Unidos.

A principios de 1977, la mayoría de los funcionarios estadounidenses creían que los grupos guerrilleros de izquierda habían sido derrotados y que la gran mayoría de las continuas detenciones, torturas y desapariciones eran perpetradas por personas o grupos responsables ante el gobierno argentino y que no estaban relacionados con ninguna amenaza real del gobierno argentino. armado a la izquierda. El embajador de Estados Unidos, Raúl H. Castro, continuó presionando a la junta para que mejore su desempeño en materia de derechos humanos, vuelva a la democracia y, en ocasiones, rinda cuentas por los desaparecidos y castigue a los responsables de los abusos. La Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires también continuó recopilando datos sobre abusos contra los derechos humanos, documentando 9.000 secuestros y desapariciones y realizando entrevistas con quienes habían sido detenidos o buscaban a familiares desaparecidos.

El desacuerdo dentro del gobierno de EE. UU. Se centró exactamente en qué tácticas usar para cambiar el comportamiento del régimen y cómo identificar a los mejores actores dentro de los círculos gobernantes de Argentina. Durante 1977 y la mayor parte de 1978, la inminente nueva prohibición de la venta de armas, la ayuda y la capacitación proporcionó a los EE. UU. Cierta influencia, al igual que EE. UU. Votó sobre los préstamos argentinos en instituciones financieras internacionales (IFI) como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, los formuladores de políticas no siempre estuvieron de acuerdo sobre cómo usar esos puntos de influencia, o qué decir exactamente a sus interlocutores en el gobierno argentino sobre cómo el interés de Estados Unidos en promover los derechos humanos afectaría otras áreas de relaciones.

Ya en mayo de 1976 y durante todo 1977, algunos políticos estadounidenses pensaron que Videla actuaría como el "moderado" necesario. Cuando habló con los enviados estadounidenses, Videla prometió que podría obligar a la junta a publicar listas de los prisioneros del estado, liberar a algunos prisioneros de alto perfil y liberar a otros al exilio voluntario. En última instancia, estos funcionarios estadounidenses querían apoyar a Videla para ayudarlo a equilibrar la demanda estadounidense de mejoras en los derechos humanos con las demandas de los militares argentinos de línea dura que se oponían a las "concesiones" a los Estados Unidos en materia de derechos humanos.

Estos funcionarios estadounidenses querían que Estados Unidos votara a favor de Argentina en las IFI y abogaron por la aprobación de las transferencias de armas antes de que entrara en vigencia el embargo Kennedy-Humphrey, creyendo que estas medidas respaldarían el reclamo de Videla a la presidencia de la junta. Otros políticos estadounidenses no confiaban en Videla. Creían que mantener la presión sobre Videla y la junta en su conjunto para mejorar los derechos humanos debería priorizarse sobre otros intereses de Estados Unidos en Argentina. Querían que el gobierno de Argentina enfrentara sanciones concretas si no detenía sus abusos; se oponían a las transferencias de armas y querían que Estados Unidos votara en contra de los préstamos argentinos en las IFI.

Las desapariciones en Argentina se redujeron a un goteo a principios de la década de 1980, pero no está claro si esta mejora se debió principalmente a la presión de Estados Unidos, a una decisión interna tomada por la junta argentina en su guerra contra supuestos izquierdistas, oa otros factores. La presión de Carter sobre los derechos humanos también empujó a la junta a buscar aliados en otros lugares que estuvieran menos enfocados en los derechos humanos, incluso en el bloque del Este y la Unión Soviética.

La junta incondicionalmente anticomunista de Argentina firmó dos acuerdos comerciales con la Unión Soviética en 1980, acordando proporcionar 5 millones de toneladas de granos en 1980 y 22 millones de toneladas de maíz, sorgo y soja durante los próximos 5 años, en desafío al embargo de granos de Carter sobre el URSS.

Política de administración de Reagan

La administración Reagan buscó mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Argentina y se centró en la diplomacia privada en materia de derechos humanos en Argentina. Trabajaron para restablecer los lazos militares entre los dos condados anticomunistas y para debilitar o revocar las restricciones de la Enmienda Kennedy-Humphrey de 1978 sobre la ayuda militar a Argentina.

Reagan y su secretario de Estado, Al Haig, vieron las críticas públicas de Carter a Argentina como equivocadas y pensaron que cualquier preocupación válida sobre los abusos de los derechos humanos por parte del ejército argentino debería plantearse en privado. Así, cuando la junta militar argentina reemplazó a Videla con Roberto Viola como presidente en marzo de 1981, Haig le dijo a Viola que no habría “acusaciones” con respecto a los derechos humanos, y agregó: “si hay problemas, se discutirán tranquila y confidencialmente. . " Reagan estuvo de acuerdo y le dijo a Viola que "no habría regaños ni sermones públicos".

Con relaciones bilaterales más cálidas aseguradas y desapariciones aparentemente en decadencia, la administración Reagan sintió que podía avanzar en muchos de los problemas centrales que enfrenta Carter: la estabilización de una economía que estaba en profunda recesión y que soportaba una deuda externa masiva, la proliferación nuclear y la ratificación del Tratado de Tlatelolco, falta de participación de Argentina en el embargo de cereales contra los soviéticos y retorno a la democracia electoral. Reagan también estaba interesado en asegurar la asistencia argentina para asegurar los objetivos de su administración en Centroamérica, particularmente en El Salvador.

El optimismo se desvaneció cuando Leopoldo Galtieri, instalado como presidente por la junta en diciembre de 1981, decidió que invadir las Islas Falkland (Malvinas) apuntalaría a su gobierno, que enfrentaba graves problemas económicos, disturbios laborales y un creciente descontento público con el gobierno militar. Cuando Argentina perdió la guerra contra el Reino Unido por las islas, la junta fue ampliamente desacreditada por sus abusos contra los derechos humanos, la mala gestión económica y la pérdida de la guerra.


ESMA & # 8211 Una historia oscura

Buenos Aires & # 8211 una hermosa ciudad que se encuentra en la costa este de Argentina, vivió una historia oscura. La historia de los "desaparecidos" & # 8211 los que fueron secuestrados, asesinados y se apropió de su identidad & # 8211 se reconoce en muchas plataformas en toda la ciudad. Centro de detención clandestina ESMA, ahora un sitio conmemorativo que rinde homenaje a las víctimas de los derechos humanos bajo la dictadura argentina.

La ESMA fue originalmente un campus de alojamiento y entrenamiento para oficiales subalternos de la NAVY & # 8211 ubicado en la Av. Del Libertador, principal acceso a la ciudad al norte de Buenos Aires. A continuación, la ESMA transformó uno de los Centros Clandestinos de Detención, Tortura y Exterminio más grandes del país, además de ser un espacio para miembros de la NAVY y la Guardia Costera. La ubicación de ESMA es un lugar poderoso que se encuentra en una comunidad. Hay apartamentos al otro lado de la calle. Hay una escuela cerca y el estadio de fútbol y el estadio River Plate # 8211, donde Argentina fue sede de la Copa del Mundo de 1978, están a 6 minutos.

Cuando uno camina por la instalación, está acompañado por el pasado. Miembros de la Task Force GT3.3.2 participaron en diversos actos terroristas. Las personas en cautiverio bajo el Grupo de Trabajo eran activistas, trabajadores, estudiantes, periodistas y partidos políticos de oposición. Fueron torturados mediante diversos métodos de violación de los derechos humanos. Todos los que estaban en cautiverio estaban encadenados en sus pies y muñecas, y tenían capuchas negras sobre sus cabezas.

Al caminar por las instalaciones, cuando uno está junto a una pequeña ventana se pueden escuchar sonidos de libertad, los sonidos de los niños, la gente caminando, el canto de los pájaros y los vehículos que pasan. Es inquietante escuchar estos sonidos porque los que estaban en cautiverio escucharon sonidos similares de libertad más allá de los muros de la ESMA.

Posteriormente, los integrantes de la Fuerza de Tarea, junto con los líderes de la represión, fueron enjuiciados y muchos fueron condenados. El último juicio finalizó el año pasado en noviembre de 2017. El sitio conmemorativo habla sobre el secuestro, la opresión, el terror político y la violación de los derechos humanos “nunca más” en Buenos Aires, Argentina.

Animo a cualquiera que tenga la oportunidad de visitar Buenos Aires, Argentina, a visitar la ESMA y conocer una historia importante.


Los derechos humanos de las mujeres en Argentina: avances, retrocesos y tareas por delante. (Contextos Nacionales).

Argentina entró en el nuevo siglo con un marco legal muy favorable a los derechos humanos de las mujeres. La última etapa traumática del siglo XX, la dictadura militar de 1976-83, fue revertida por varias nuevas victorias y por el pleno disfrute de otros logros que ese nefasto período prácticamente había eliminado.

Con la recuperación del derecho civil a elegir representantes políticos, se concretó en nuestro país un movimiento por los derechos de las mujeres mucho más activo. Cuando las Naciones Unidas lanzaron en 1975 lo que llamó "El Año Internacional de la Mujer" y la década del mismo nombre que le siguió, el evento apenas causó repercusión en Argentina. La ausencia de muchos activistas y la situación política represiva imposibilitó dar respuesta a esta agenda. Sin embargo, a pesar de condiciones tan desfavorables, algunas feministas continuaron su trabajo a una escala modesta.

Incluso antes del 10 de diciembre de 1983, (1) las mujeres que habían tenido que huir de Argentina durante el régimen militar comenzaron a regresar. Reestablecieron el contacto con ex activistas, formaron grupos poco organizados y se convirtieron en la fuerza detrás de cambios muy importantes en la situación jurídica de las mujeres argentinas.

En 1985, Argentina ratificó la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). En 1994, la Convención Nacional Constituyente incorporó la ratificación de la CEDAW al texto de la nueva constitución. Como recuerda Mabel Gabarra, uno de los impulsores de este logro fue la Corriente 8 de Matzo, que vinculó a militantes feministas de diversos sectores y presionó a legisladoras en el Congreso Nacional. (2)

La década de los 80 terminó con dos nuevos avances: el Estatuto de Filiación y Sucesiones (1985) y la Ley de Divorcios (1987). Estos nuevos instrumentos jurídicos dotaron a la mujer de una mayor personalidad jurídica en el ámbito familiar y le permitieron regularizar determinadas situaciones, como las uniones de hecho, no contempladas en la legislación anterior.

En 1992 se aprobó la ley de cuotas para cargos electivos. Si bien las mujeres argentinas ganaron el voto en 1951 y habían sido elegidas para el legislativo sin ninguna ley de cuotas, la política dentro de los partidos tradicionales luego de la implementación de la llamada "Ley Evita" que permitía el sufragio femenino no permitía que las mujeres mantuvieran este mismo nivel. de participación en las listas de candidatos.

Durante la década de 1990, lentamente comenzaron a surgir leyes para hacer frente a la violencia doméstica. Empoderaron a los organismos policiales y las autoridades judiciales provinciales para establecer medidas preventivas.

Por supuesto, todas las conquistas logradas a nivel legislativo han tenido y siempre han tenido un coste. La compleja dinámica involucrada en el proceso de presentar un proyecto de ley para su análisis por las comisiones del Congreso, obtener la aprobación para su consideración en la sala y su eventual aprobación como ley, brindan innumerables oportunidades para la negociación y el cabildeo. Como era de esperar, los grupos que se oponían a la aprobación de los convenios internacionales atacaron enérgicamente algunas de las iniciativas legislativas.

La incorporación de la CEDAW en 1994 mencionada anteriormente en la constitución argentina es un ejemplo ilustrativo. Este avance fue luego reprimido por el entonces presidente Carlos Menem, quien instituyó la celebración nacional del Día del Niño por Nacer, un claro guiño al poderoso sector conservador de la Iglesia Católica que aún sufre de ver un texto de la ONU convertirse en parte de la constitución argentina. Si bien los grupos de mujeres habían logrado un avance a través de su cabildeo, tuvieron que ceder terreno en otro frente.

Actualmente, la ratificación del Protocolo Facultativo o Facultativo de la CEDAW atraviesa un momento crítico. Poderosos grupos católicos lucharon por mantener el tema de la ratificación fuera del Senado, argumentando que abriría la puerta a la legalización del aborto a pedido.

A través de esta retrospectiva podemos ver lo que las mujeres argentinas han ganado en los últimos 20 años con respecto a sus derechos. Sin embargo, considerar estos avances también requiere una mirada al equilibrio de lo que aún queda por lograr. La compleja red del sistema legal, de abajo hacia arriba, desde las ordenanzas municipales, las leyes provinciales, las leyes nacionales hasta las convenciones internacionales, a veces parece existir lejos de la realidad de la vida de las mujeres.

Para aquellos que salen todos los días a trabajar o que se ven obligados a buscar comida en los vertederos de basura en la periferia de las grandes ciudades, estas leyes parecen tener poca relación con su vida diaria.

Si bien nuestro país ratificó la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer en 1996 (la Convención de Belém do Pará de 1994), no todas las provincias argentinas han promulgado normas para su aplicación. A pesar de la creación en 1985 del Departamento de la Mujer bajo los auspicios de la oficina de la presidencia, aún no se han establecido delegaciones provinciales o Secciones de la Mujer en todo el país.

Desafortunadamente, estas inconsistencias tienen que ver con cuestiones políticas muy alejadas de las necesidades reales de las mujeres. Los graves retrasos tienen muchas consecuencias perjudiciales. La falta de presupuestos y recursos para implementar programas en el área de violencia intrafamiliar, por ejemplo, muestra claramente lo que significa no tener un programa nacional ni las agencias necesarias para llevarlo a cabo.

Además, se deben considerar las inequidades del sistema neoliberal en el que se inserta nuestro país y su impacto en los miembros más débiles de la sociedad. Las mujeres, las niñas y los adolescentes sufren especialmente estas injusticias.

Pero el simple hecho de notar el impacto de la escasez de recursos para un país ignora las otras discriminaciones que enfrentan las mujeres y las niñas. Además del default de la deuda, hay cambios que involucran ética, transparencia, compromiso y la creencia de que sin equidad podemos avanzar poco.

Según estadísticas oficiales, cada año nacen unos 3.400 bebés de madres que tienen entre 9 y 14 años, con grandes variaciones entre Buenos Aires y las provincias periféricas. Los partos repetidos entre madres adolescentes ponen en riesgo su salud y la de sus hijos. Más del 10% de todas las muertes maternas corresponden a mujeres jóvenes de 10 a 19 años. (3)

El embarazo y la maternidad en la adolescencia afectan especialmente a las niñas y mujeres jóvenes con menos educación que viven en una variedad de situaciones: niñas que aún viven con sus padres, madres solteras (alrededor del 40%) y mujeres jóvenes que se casan o viven con su pareja y quedan embarazadas como resultado. .

Los hijos de mujeres más jóvenes son a menudo el fruto de relaciones sexuales impuestas, incluidas la violación y el abuso. Generalmente, cuanto más joven es la madre, mayor es su compañera sexual. Frente a la maternidad temprana, la adolescente a menudo abandona la escuela además de su nueva responsabilidad, por lo general ya está cuidando a sus hermanos menores y asumiendo las tareas del hogar.

Además, los menores representan el 15% de toda la prostitución en las principales ciudades argentinas. Los hombres y mujeres jóvenes de 12 a 15 años son objeto de explotación por parte de familiares, compañeros o proxenetas. (4)

El impacto del modelo y las tradiciones

El modelo neoliberal aplicado en la región latinoamericana desde principios de la década de 1990 se cruza efectivamente con las tradiciones socioculturales y el fundamentalismo católico dispuesto a hacer causa común con el Estado para socavar directamente la búsqueda de las mujeres por sus derechos humanos.

Como sostiene Lynn Freedman, "las estructuras sociales patriarcales que funcionan en un clima de pobreza cada vez más profunda crean un nivel de dependencia económica y vulnerabilidad que contribuye directamente a la incapacidad de las mujeres para ejercer control sobre su vida sexual y reproductiva". (5)

Siguiendo el análisis de Freedman, podemos ver que la investigación ha demostrado cómo las crisis económicas agudizan los conflictos dentro de las comunidades y familias patriarcales, afectando a las mujeres física y mentalmente a través, por ejemplo, de un aumento de la violencia doméstica, incluida la violación conyugal.

Al mismo tiempo, para la periodista feminista Marta Vasallo, "la campaña del Vaticano ha tenido tal impacto en América Latina que las sentencias que otorgan 'permisos' a las mujeres para la ligadura de trompas o la interrupción de embarazos anencefálicos aparecen ahora como grandes logros cuando el Código Penal argentino ha permitido el aborto terapéutico desde el principio ". (6)

Otro tema mencionado por Vasallo en el que las feministas no están claramente de acuerdo es el de la explotación que implica la prostitución. “La prostitución no se ve como violencia. En el mejor de los casos, cuando las mujeres que realizan esta actividad son tratadas con dignidad, no se cuestionan los supuestos inherentes a la actividad en sí. Mientras tanto, aumenta la prostitución, incluida la de las niñas”. (7)

Además de estas injusticias, la discriminación contra personas con orientaciones no heterosexuales revela una situación aún más dura de violaciones de derechos. Las lesbianas son prácticamente invisibles incluso en las políticas públicas más progresistas. La homofobia, tanto interna como externa, encierra a estas mujeres en el armario.

La sexualidad femenina sigue estando controlada tanto por el Estado, a través de su discurso jurídico, como por muchos otros agentes sociales que preservan y refuerzan la heterosexualidad obligatoria como elección "natural" de las mujeres.

El tratamiento de estos temas en los medios de comunicación, incluso alternativos, sigue siendo débil. Las mujeres siguen apareciendo en la publicidad y la televisión como objetos sexuales o como proveedoras y cuidadoras y como blancos "naturales" de la violencia.

Para muchas feministas, como la psicóloga Liliana Pauluzzi, la educación sobre la sexualidad y la prevención de la violencia y el abuso infantil sigue produciendo reacciones alérgicas en la sociedad. El sexismo prevalece en los libros de texto escolares, y los maestros y las mujeres que desean cambiar su contenido no pueden forzar un debate sobre el tema, como resultado, los roles estereotipados permanecen en su mayoría.

Desafíos futuros: la información es poder. y compromiso

La censura y el control de los cuerpos de cientos de miles de mujeres y niñas adultas y adolescentes en nuestro país también toman otra forma. Si bien existen marcos legales sobre violencia, salud reproductiva y derechos sexuales, las personas no tienen acceso a ellos y las instituciones públicas no asumen la responsabilidad de difundir la información necesaria para implementar estos derechos.

Como mujeres feministas en Argentina, debemos educarnos para exigir que el Estado cumpla con sus responsabilidades y que se involucre en una incidencia efectiva - "la defensa pública de ideas, principios o la promoción de medidas gubernamentales" (8) - y conseguir Buenos resultados. Debemos aprender sobre las herramientas a nuestra disposición y cómo utilizarlas.

Volver al trabajo de base es fundamental para generar conciencia, ver cuáles son las necesidades reales de las mujeres y crear vínculos poderosos entre diferentes actores sociales: mujeres desempoderadas, activistas o integrantes de ONG y tomadores de decisiones dentro del aparato del Estado.

La grave crisis de representación de hoy brinda la oportunidad de poner en práctica "el derecho a la participación: la participación de las mujeres en las asambleas y protestas vecinales", como nos recuerda Eva Giberti. (9)

Las mujeres que participan en los piquetes, en los comedores de beneficencia o en la resistencia a la recuperación de sus tierras, obreras que se apoderan de las fábricas cerradas, nos están enseñando que otras formas de participación son posibles.

Las alianzas basadas en necesidades comunes nos ayudarán a reclamar no solo nuestros derechos más básicos sino también los más difíciles: desde el derecho a trabajar y comer, al derecho a permanecer en nuestro país y no ser forzados a emigrar, a la derecha. a la salud, a la educación, al aborto despenalizado.

Para colocar estos temas en la agenda de los medios de comunicación, es necesario analizar qué estrategias comunicacionales necesitan los movimientos de mujeres y / o feministas. Un elemento esencial de estas estrategias debe ser una alianza entre el movimiento y los comunicadores. Se debe desarrollar un nuevo discurso para el debate público sobre estos temas porque tanto los grupos de derecha como los pro-vida han comenzado a adaptar los discursos feministas desarrollados para defender nuestros derechos.

Este discurso robado nos sitúa en una encrucijada comunicacional. El desafío es renombrar creativamente nuestros problemas de manera clara y contundente, insistir en contar y volver a contar nuestra historia para liberarla de la fragmentación y el olvido.

Rosario, Santa Fe, Argentina Junio ​​de 2002

(1.) Eds. Nota: El 10 de diciembre de 1983 marca el restablecimiento de la democracia en Argentina, cuando Raúl Alfonsín se convierte en el primer presidente civil después de siete años de dictadura militar.

(2.) Comunicación personal con Mabel Gabarra, mayo de 2002.

(3.) Colectivo de ONG de Infancia y Adolescencia (2002). "Informe de ONG argentinas sobre la aplicación de la Convención sobre los Derechos de la Infancia". Febrero.

(4.) UNICEF (2001). La ninez prostituida. Estudio sobre la explotación sexual comercial infantil. Argentina: UNICEF, noviembre.

(5.) Freedman, Lynn P. (1995). "Censura y manipulación de la información sobre salud reproductiva. Una cuestión de derechos humanos y salud de la mujer", en El derecho a saber. Derechos humanos y acceso a la información sobre salud reproductiva. Pittsburgh, Pennsylvania: ARTÍCULO 19 y University of Pennsylvania Press.

(6.) Comunicación personal con Marta Vasallo, 26 de mayo de 2002.

(8.) Rosenberg, Martha (2002). "Nota introductoria para la versión en español", en Estrategias para el acceso al aborto legal y seguro. Un estudio en 11 paises. Martha Rosenberg, ed., Traducción de Alicia de Santos, Buenos Aires: Foro de los Derechos Reproductivos. (Versión original en inglés: Promoción del acceso al aborto: Once estudios de países, Barbara Klugman y Debbie Budlender, eds., Johannesburgo, Sudáfrica: Proyecto de salud de la mujer, 2001).

(9.) Comunicación personal con Eva Gilberti, 13 de junio de 2002.

WHRnet: Derechos humanos de las mujeres en línea

Fundada en 1997, Women's Human Rights Net (WHRnet) tiene como objetivo proporcionar información y análisis confiables, completos y oportunos sobre los derechos humanos de las mujeres en inglés, español y francés.

WHRnet actualiza a los lectores sobre cuestiones de derechos humanos de las mujeres y desarrollos de políticas a nivel mundial y proporciona información y análisis que respaldan las acciones de promoción. Un equipo de especialistas en contenido regional proporciona noticias, entrevistas, perspectivas, información de alertas y campañas con regularidad, así como aspectos destacados de la Web.

El sitio ofrece una introducción a las cuestiones de derechos humanos de las mujeres en todo el mundo, una descripción general de los sistemas regionales de derechos humanos de la ONU, una herramienta de investigación que sirve como puerta de entrada a los mejores recursos disponibles en línea relevantes para la defensa de los derechos humanos de las mujeres y una colección completa de enlaces relacionados.

Los foros de conversación de WHRnet son tableros de anuncios moderados que facilitan el intercambio de información entre los asociados e invitados de WHRnet. Los foros pueden estar protegidos con contraseña o abiertos. (Si desea iniciar un foro de conversación, escriba a [email protected]).

WHRnet News: Un enlace global a noticias, opiniones y análisis sobre derechos humanos de las mujeres es nuestro boletín electrónico habitual. (Para suscribirse, envíe un correo electrónico a: [email protected] con la palabra "subscribe" en la línea de asunto).

Desde el sitio web de WHRnet: http: // www. whrnet.org/

Gabriela De Cicco es una escritora argentina y activista lesbiana-feminista. Investiga y escribe sobre las mujeres en las artes, los derechos humanos de las mujeres, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y la teoría feminista. Irene Ocampo es escritora, periodista y traductora. Investiga los movimientos de mujeres y feministas en Argentina. Ambas son fundadoras y coordinadoras de la Red Informativa de Mujeres de Argentina (RIMA). Durante dos años, produjeron el programa de radio "Con el agua al cuello" en una estación comunitaria de FM en Rosario, trayendo una perspectiva feminista a los problemas que enfrentan las mujeres.


Guerra sucia

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Guerra sucia, Español Guerra Sucia, también llamado Proceso de Reorganización Nacional, Español Proceso de Reorganización Nacional o El Proceso, infame campaña emprendida de 1976 a 1983 por la dictadura militar argentina contra presuntos opositores políticos de izquierda. Se estima que entre 10.000 y 30.000 ciudadanos fueron asesinados, muchos de ellos “desaparecieron”, fueron apresados ​​por las autoridades y nunca más se supo de ellos.

El 29 de marzo de 1976, cinco días después de la Presidencia argentina. Isabel Perón fue depuesto, una junta militar de tres hombres llenó la presidencia con el teniente. General Jorge Rafaél Videla. La junta clausuró el Congreso Nacional, impuso la censura, prohibió los sindicatos y puso al gobierno estatal y municipal bajo control militar. Mientras tanto, Videla inició una campaña contra presuntos disidentes. En todo el país, el régimen estableció cientos de campos de detención clandestinos, donde miles de personas fueron encarceladas y perseguidas. Debido a que las guerrillas de izquierda habían estado muy activas en el país desde fines de la década de 1960, el gobierno argentino, que sostenía que estaba librando una guerra civil, inicialmente enfrentó poca oposición pública, pero esto comenzó a cambiar a fines de la década de 1970, con una creciente evidencia de violaciones de derechos civiles. Las Madres de Plaza de Mayo, una asociación de mujeres que habían perdido a sus hijos y nietos a causa de la Guerra Sucia, comenzaron a llamar la atención internacional sobre la difícil situación de la desaparecidos (“Personas desaparecidas”) a través de vigilias semanales los jueves por la tarde en la Plaza de Mayo, frente al palacio presidencial, las vigilias continuaron hasta 2006. Un crítico particularmente vocal de la violencia tanto de izquierda como de derecha fue Adolfo Pérez Esquivel, quien fue arrestado y torturado en 1977 y recibió el Premio Nobel de la Paz en 1980. Sin embargo, en su mayor parte, la oposición fue sofocada por una rigurosa censura, estrictos toques de queda y el miedo a la policía secreta.

Videla fue sucedido en marzo de 1981 por el general Roberto Viola, quien, con la Guerra Sucia cerca de su fin, no pudo controlar a sus aliados militares. En diciembre, el teniente lo hizo a un lado. General Leopoldo Galtieri. Galtieri enfrentó una economía en decadencia y una mayor oposición civil al gobierno militar. Después de que lanzó la desastrosa invasión argentina de las Islas Malvinas (Falkland) (ver Guerra de las Islas Malvinas), fue destituido de su cargo el 17 de junio de 1982, tres días después de que terminara el conflicto. El general Reynaldo Bignone fue instalado como presidente el 1 de julio de 1982. Bajo Bignone se permitió que los partidos políticos reanudaran sus actividades y se anunciaron elecciones generales, mientras que elementos de las fuerzas armadas trabajaban para ocultar pruebas de los crímenes cometidos durante la Guerra Sucia.

La democracia se restableció en Argentina cuando Raúl Alfonsín, de la Unión Cívica Radical, un importante partido político de centro izquierda, ganó las elecciones presidenciales de 1983. Poco después de su toma de posesión, revirtió la legislación aprobada bajo Bignone al anunciar planes para enjuiciar a varios miembros del difunto. gobierno militar, incluidos los ex presidentes Videla, Viola y Galtieri. También derogó una ley que otorgaba amnistía a los acusados ​​de delitos y violaciones de derechos humanos durante la Guerra Sucia, y se procesó a cientos de militares. En el juicio de nueve ex miembros de la junta en 1985, cinco fueron condenados, incluidos Videla y Viola. Galtieri fue absuelto en ese juicio, pero en 1986 fue declarado culpable, junto con otros dos oficiales, de incompetencia en la Guerra de las Islas Malvinas.

Más tarde, sin embargo, bajo una mayor presión de los militares, el presidente Alfonsín impulsó dos leyes de amnistía en el Congreso Nacional: la ley de punto final y la ley de obediencia debida, aprobadas en 1986 y 1987, respectivamente. El primero fijó un plazo para la introducción de nuevos procesamientos, mientras que el segundo otorgó inmunidad a cientos de oficiales militares por debajo del rango de coronel que se determinó que habían estado siguiendo órdenes. (Se hicieron excepciones para casos de violación o secuestro de bebés). Sin embargo, la rebelión estalló dentro del ejército en la primavera de 1987. Hubo más revueltas en 1988, ya que los militares permanecieron descontentos por los salarios, el equipo inadecuado y los juicios. de sus miembros provenientes de la Guerra Sucia.

Alfonsín dimitió a mediados de 1989 y fue sucedido por Carlos Menem (sirvió en 1989-1999), quien en 1989 y 1990 indultó a Videla y otros altos oficiales condenados por abusos durante la Guerra Sucia. Sin embargo, Videla luego fue acusado de secuestrar bebés y dárselos a parejas de militares sin hijos durante su régimen. Fue puesto bajo arresto domiciliario en 1998 y enviado a prisión en 2008 después de que un juez revocara su estado de arresto domiciliario. Viola y Galtieri murieron antes de 2005, año en que la Corte Suprema de Argentina votó para derogar las leyes de amnistía aprobadas por Alfonsín. Posteriormente se juzgó a cientos de oficiales militares y varios fueron condenados. En 2007, Bignone fue acusado de abusos contra los derechos humanos y detenido, fue condenado en 2010 y recibió una sentencia de 25 años. En 2012, Videla, Bignone y otras siete personas fueron declaradas culpables del secuestro sistemático de bebés nacidos de presos políticos. Videla recibió una sentencia de 50 años, mientras que Bignone recibió 15 años.

En abril de 2019, el Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU. Desclasificó y entregó al gobierno argentino el último de los cuatro tramos de documentos de inteligencia de EE. UU. Relacionados con la Guerra Sucia. Iniciado durante la administración de U.S. Pres. Barack Obama, la transferencia de documentos desclasificados fue una de las mayores transferencias de ese tipo de documentos de un gobierno a otro. Además de detallar las violaciones de derechos humanos, los documentos proporcionaron los nombres tanto de las víctimas como de los perpetradores, aparentemente preparando el escenario para nuevos enjuiciamientos.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Jeff Wallenfeldt, Gerente de Geografía e Historia.


Derechos Humanos en Argentina - Historia

Centro de documentación de derechos humanos
http://www.hrdc.net/

Resumen ejecutivo, Discriminación racial: El expediente de Argentina, Centro de documentación de derechos humanos (septiembre de 2001)

MIENTRAS Argentina se ha considerado un crisol de razas o crisol de razas, sólo recientemente ha comenzado a reconocerse como una sociedad multicultural y multirracial. El gobierno de Argentina ha tomado importantes pasos formales hacia la eliminación de la discriminación racial durante la última década. Sin embargo, las medidas proporcionadas por los cambios legales e institucionales aún se encuentran en las etapas iniciales de implementación y se han visto sustancialmente obstaculizadas por la falta de fondos, las complicaciones logísticas y políticas asociadas con la transferencia de poder de un partido a otro en 1999, y la situación de Argentina. historia del racismo.

La mayoría de las fuentes informan que la población de Argentina es 97% blanca (principalmente de ascendencia española e italiana) y 3% mestizo (Amerindios y europeos), amerindios u otros grupos no blancos. Una de las dificultades para evaluar y abordar las formas persistentes de discriminación racial en Argentina es la falta de información adecuada sobre la población, particularmente las comunidades indígenas e inmigrantes. El censo nacional programado para 2000 se pospuso por falta de fondos. Históricamente, los datos del censo nacional se han recopilado utilizando la categoría de origen nacional en lugar de la raza en Argentina, lo que lleva a un conteo insuficiente de afroargentinos. y mestizos.

Las cifras oficiales pueden sobrestimar la población blanca, pero ciertamente reflejan la percepción normativa de que el país es predominantemente blanco. Los fundadores de la nación en el siglo XIX tenían como objetivo hacer de Argentina una nación blanca a través de varias políticas destinadas a eliminar las poblaciones de minorías étnicas, al tiempo que fomentaban la inmigración europea. La Constitución de 1853 sigue estando en gran parte en vigor en la actualidad, y la preferencia por la inmigración europea sigue siendo explícita. Persiste la discriminación racial contra pueblos indígenas, inmigrantes, afroargentinos, mestizo Argentinos, judíos y árabes.

Los pueblos indígenas de Argentina enfrentan luchas por cuestiones fundamentales de supervivencia, mantenimiento de la integridad cultural y lingüística, derechos territoriales y educación bilingüe. Además, la población pequeña, empobrecida y socialmente calumniada debe luchar por el mero reconocimiento. Las estimaciones recientes de la población indígena en Argentina varían ampliamente de 450.000 a 1,5 millones, aproximadamente del uno al cuatro por ciento de la población total argentina de aproximadamente 36 millones. Estas cifras diferentes ponen de manifiesto la falta de datos censales adecuados sobre los pueblos indígenas y dificultan la medición de su participación cívica y política. El último censo de pueblos indígenas se realizó entre 1965 y 1968.

A pesar del reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y la protección formal de sus derechos a la educación bilingüe, la propiedad de sus tierras ancestrales y la participación garantizada en el manejo y desarrollo de los recursos, en la práctica, los pueblos indígenas rara vez participan en el manejo de sus recursos naturales. Además, los pueblos indígenas se enfrentan a la marginación social, por ejemplo, la jerga idiomática como & quothablo como un indio ' ('Hablo como un indio') que se usa cuando uno hace algo que se considera estúpido, refuerza puntos de vista despectivos de los pueblos indígenas.

La inmigración de otras naciones sudamericanas aumentó en la segunda mitad del siglo 2011. Los inmigrantes coreanos también comenzaron a llegar en números significativos en la década de 1970 (un total de aproximadamente 30.000 en 1998). El retraso del censo de 2000 y el gran número de inmigrantes indocumentados dificultan una evaluación precisa de la inmigración reciente, pero el censo de 1991 contabilizó cerca del cinco por ciento de la población total como nacidos en el extranjero. Los inmigrantes indocumentados se estiman en 50.000 a 2.500.000. Si bien no se dispone de estadísticas sobre la identidad racial de los inmigrantes latinoamericanos, dados los países de origen primario, se puede suponer razonablemente que la mayoría de los inmigrantes son mestizo o indígena.

La percepción generalizada de que Argentina es esencialmente blanca ha significado que, a medida que aumenta la inmigración de América del Sur, los argentinos de mestizo, La ascendencia indígena y africana se percibe como extranjera, sean o no inmigrantes. Los inmigrantes son detenidos de forma desproporcionada por la policía, como admitió el ministro de Justicia, pero el gobierno niega la xenofobia. El público también comete discriminación racial, por ejemplo, en la admisión a clubes nocturnos en Buenos Aires, discriminación contra inmigrantes latinoamericanos y quienes aparentan serlo. mestizo ha sido bien documentado.

Los políticos han utilizado las crecientes tasas de criminalidad en el área metropolitana de Buenos Aires para alimentar la xenofobia y abogar por nuevas restricciones a los inmigrantes. Culpan a los inmigrantes por el aumento de la delincuencia, a pesar de que las propias estadísticas del gobierno demuestran que los inmigrantes no fueron responsables de la mayoría de los delitos. Los informes de noticias sobre la legislación propuesta se referían a los trabajadores extranjeros como una "invasión" y también los culpaban por los salarios más bajos y el alto desempleo.

La discriminación contra los inmigrantes coreanos empeoró significativamente después de que aparecieran en la prensa una serie de informes noticiosos en 1993 sobre un caso de comerciantes coreanos que explotaban a trabajadores inmigrantes bolivianos indocumentados y robaban electricidad al Estado. Una imagen popular anterior de los coreanos como trabajadores cambió a una imagen de los coreanos como poco integrados, exclusivos y no dispuestos a aprender español. Su presencia en buenas escuelas y barrios ha sido descrita como una invasión.

Se estima que la población judía en Argentina es del dos por ciento. Las manifestaciones más recientes de la historia argentina del antisemitismo incluyen los atentados terroristas con bombas contra la embajada de Israel (1992) y la Asociación de Ayuda Mutua Judía Argentina (1994), la profanación de cementerios judíos y la prevalencia de esvásticas entre los grafitis en los edificios (incluyendo edificios gubernamentales) en Buenos Aires. Las actitudes antisemitas están muy extendidas entre la población y muchos no consideran que los judíos sean verdaderamente argentinos. El antisemitismo dentro de las fuerzas de seguridad también sigue siendo un problema importante. Por ejemplo, hasta que la agitación popular obligó a un cambio en 2000, un manual policial contenía expresiones racistas y antisemitas.

Según la cámara de comercio árabe-argentina, en la actualidad hay más de 3,5 millones de descendientes de árabes en Argentina, incluido el ex presidente Carlos Menem. Si bien su ascendencia siria no le impidió ser elegido, un indicador importante de la falta de discriminación, se le pidió que se convirtiera al catolicismo cuando se postuló en 1989 (este requisito previo ha sido abolido desde entonces), y las críticas informales contra él durante su mandato a veces se radicalizó.

La violencia y la discriminación contra las mujeres son problemas constantes en Argentina a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años para reducir estos abusos. Los índices de pobreza y desempleo, especialmente en el contexto de la reciente crisis económica, son motivo de gran preocupación. El subempleo es del 23,8% para las mujeres, mientras que el subempleo para los hombres es del 11,3%, el desempleo es del 14,2% para las mujeres y del 11,4% para los hombres. Las mujeres indígenas y las mujeres que pertenecen a otros grupos étnicos minoritarios siguen sufriendo en particular discriminación en el empleo. La trata internacional de mujeres implica atraer a mujeres inmigrantes con ofertas de trabajo lucrativas y engañosas y obligarlas a participar en el comercio sexual argentino.

En los últimos años, el gobierno argentino ha realizado importantes avances formales hacia la eliminación de la discriminación y el racismo. La mayoría de estos pasos formales fueron realizados por el gobierno del presidente Carlos Menem (1989-1999). Sin embargo, la administración de Menem fue duramente criticada por organizaciones de derechos humanos, partidos políticos de oposición y la Iglesia Católica por su xenofobia y antipatía hacia las agendas de derechos humanos. El traspaso democrático del poder al partido de coalición Alianza bajo el liderazgo del presidente Fernando de la Rúa en diciembre de 1999 ha impulsado la agenda antidiscriminación del gobierno, pero también ha retrasado la implementación de políticas relevantes debido al cambio de liderazgo.

El 24 de agosto de 1994, la Constitución argentina fue enmendada de varias formas que son relevantes para la eliminación de la discriminación racial. En correspondencia con los instrumentos internacionales de derechos humanos, las nuevas enmiendas prohíben la discriminación, brindan igualdad de derechos civiles a nacionales y extranjeros y reconocen a las comunidades indígenas como entidades legales previamente existentes con derecho a participar en cuestiones de desarrollo relevantes. Bajo los auspicios del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, INAT), se han establecido varios programas para promover la redistribución de la tierra, la educación bilingüe, los programas de salud y el desarrollo económico rural. Otros artículos permiten el acceso equitativo a la educación, con protección para las identidades culturales y la diversidad, y otorgan a los tratados internacionales de derechos humanos, incluida la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación Racial, la misma categoría que la Constitución.

Además de estas enmiendas constitucionales, en los últimos años se han aprobado varias leyes y decretos con el objetivo de eliminar la discriminación racial y de otro tipo, documentar la ocurrencia de discriminación y permitir a las víctimas buscar reparación. Estas incluyen leyes que penalizan los actos u omisiones discriminatorios por motivos de raza, ratifican el Convenio núm.169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre los derechos de los pueblos indígenas y tribales en países independientes y establecen el Instituto Nacional de Lucha contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Instituto Nacional contra la Discriminación , Xenofobia y Racismo, INADI).

El INADI fue constituido por ley en 1995 con el objetivo de elaborar políticas nacionales y medidas concretas para combatir la discriminación, la xenofobia y el racismo, y con el mandato de iniciar y ejecutar acciones para tal fin. El INADI ha realizado sesiones de formación contra la discriminación para maestros de escuela y agentes del orden, y ha lanzado campañas de educación pública. También ha establecido un mecanismo para recibir denuncias y actuar al respecto en los tribunales. Sin embargo, con situaciones económicas difíciles, antidiscriminación, agencias gubernamentales como INADI e INAI sufren mayores restricciones presupuestarias. El INADI enfrenta dificultades para cubrir todo el territorio nacional y no cuenta con financiamiento para rastrear estadísticas sobre discriminación racial y sus respuestas a las denuncias que recibe.


Una cronología de la lucha mundial por los derechos humanos

Lo siguiente ha sido reproducido, con amable permiso, del Informe de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 2000 y muestra algunos de los eventos más importantes de la historia reciente en relación con las cuestiones de derechos humanos. El informe continúa mostrando que a pesar de estos muchos logros, todavía tenemos un largo camino por recorrer para ayudar de manera efectiva a hacer realidad los derechos humanos y mejorar el desarrollo humano.

  • Muchos textos religiosos enfatizan la importancia de la igualdad, la dignidad y la responsabilidad de ayudar a los demás.
  • Hace más de 3.000 años, los Vedas hindúes, los Agamas y los Upanishads, el texto judaico de la Torá
  • Hace 2.500 años el Tripitaka budista y Analectas A guttara-Nikaya y Confucianist, Doctrine of the Mean and Great Learning
  • Hace 2.000 años el Nuevo Testamento cristiano, y 600 años después, el Corán islámico.
  • Códigos de conducta -Menes, Asoka, Hammurabi, Draco, Cyrus, Moses, Solo y Manu
  • 1215 Firma de la Carta Magna, reconociendo que ni siquiera un soberano está por encima de la ley
  • 1625 Al jurista holandés Hugo Grocio se le atribuye el nacimiento del derecho internacional
  • 1690 John Locke desarrolla la idea de los derechos naturales en Second Treatise of Government
  • 1789 La Revolución Francesa y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano
  • 1815 Revueltas de esclavos en América Latina y Francia
  • Movimientos de la década de 1830 por los derechos sociales y económicos: Ramakrishna en India, movimientos religiosos en Occidente
  • 1840 En Irlanda, el Movimiento Cartista exige el sufragio universal y los derechos de los trabajadores y los pobres.
  • Revolución liberiana de 1847
  • 1861 Liberación de la servidumbre en Rusia
  • 1792 Una reivindicación de los derechos de la mujer de Mary Wollstonecraft
  • Década de 1860 En Irán, Mirza Fath Ali Akhundzade y en China Tan Sitong defienden la igualdad de género
  • Década de 1860, el periódico La Camelia de Rosa Guerra defiende la igualdad de las mujeres en toda América Latina
  • 1860 En Japón, Toshiko Kishida publica un ensayo, Te lo digo, mis compañeras hermanas
  • 1860-80 Más de 50 tratados bilaterales sobre la abolición de la trata de esclavos, en todas las regiones
  • 1809 Institución del Defensor del Pueblo establecida en Suecia
  • 1815 Comité sobre la cuestión de la trata internacional de esclavos, en el Congreso de Viena
  • 1839 Sociedad Antiesclavista en Gran Bretaña, seguida en 1860 por Confederacao Abolicionista en Brasil
  • 1863 Comité Internacional de la Cruz Roja
  • 1864 Asociación Internacional de Trabajadores
  • 1898 Liga de Derechos Humanos, una ONG, en respuesta al caso Dreyfus
  • 1900-15 Los pueblos colonizados se levantan contra el imperialismo en Asia y África
  • 1905 Movimientos de trabajadores en Europa, India y Estados Unidos en Moscú 300.000 trabajadores se manifiestan
  • 1910 Campesinos se movilizan por el derecho a la tierra en México
  • 1914-18 Primera Guerra Mundial
  • 1914 en adelante Movimientos de independencia y disturbios en Europa, África y Asia
  • 1915 Masacres de armenios por parte de los turcos
  • Revolución rusa de 1917
  • 1919 Protestas generalizadas contra la exclusión de la igualdad racial del Pacto de la Sociedad de Naciones
  • Campañas de la década de 1920 por los derechos de las mujeres a la información anticonceptiva por Ellen Key, Margaret Sanger, Shizue Ishimoto
  • Década de 1920 Huelgas generales y conflicto armado entre trabajadores y propietarios en el mundo industrializado
  • 1900 Primer Congreso Panafricano en Londres
  • Convenio internacional de 1906 que prohíbe el trabajo nocturno de las mujeres en empleos industriales
  • 1907 La Conferencia de Paz Centroamericana establece el derecho de los extranjeros a apelar ante los tribunales donde residen
  • 1916 La autodeterminación abordada en Lenin El imperialismo, la etapa más alta del capitalismo
  • 1918 La autodeterminación abordada en los catorce puntos de Wilson
  • El Tratado de Versalles de 1919 enfatiza el derecho a la autodeterminación y los derechos de las minorías
  • 1919 El Congreso Panafricano exige el derecho a la autodeterminación en las posesiones coloniales
  • 1923 Quinta Conferencia de las Repúblicas Americanas, en Santiago de Chile, aborda los derechos de la mujer
  • Declaración de Ginebra de los Derechos del Niño de 1924
  • 1924 El Congreso de los Estados Unidos aprueba la Ley Snyder, que otorga a todos los nativos americanos la ciudadanía completa.
  • La Conferencia de Ginebra de 1926 adopta la Convención sobre la esclavitud
  • 1902 Alianza Internacional por el Sufragio y la Igualdad de Ciudadanía
  • 1905 Los sindicatos forman federaciones internacionales
  • 1910 Sindicato Internacional de Trabajadores de la Confección de Mujeres
  • 1919 Sociedad de Naciones y Corte de Justicia Internacional
  • 1919 Organización Internacional del Trabajo (OIT), para defender los derechos humanos incorporados en la legislación laboral
  • 1919 Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad
  • 1919 ONG dedicadas a los derechos de la mujer comienzan a abordar los derechos del niño Save the Children (Reino Unido)
  • 1922 Catorce ligas nacionales de derechos humanos establecen la Federación Internacional de Ligas de Derechos Humanos
  • 1920 Congreso Nacional de África Occidental Británica en Accra, para promover la autodeterminación
  • 1925 Representantes de ocho países en desarrollo encontraron a Colored International para poner fin a la discriminación racial
  • 1928 Comisión Interamericana de Mujeres, para asegurar el reconocimiento de los derechos civiles y políticos de las mujeres
  • 1930 En India, Gandhi lidera a cientos de personas en una larga marcha hacia Dandi para protestar contra el impuesto a la sal.
  • 1939-45 El régimen nazi de Hitler mata a 6 millones de judíos y fuerza a campos de concentración y asesina a gitanos, comunistas, sindicalistas, polacos, ucranianos, kurdos, armenios, discapacitados, testigos de Jehová y homosexuales.
  • 1942 René Cassin de Francia insta a la creación de un tribunal internacional para castigar los crímenes de guerra
  • 1942 El gobierno de los Estados Unidos hace prácticas a unos 120.000 japoneses-estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial
  • 1942-45 Luchas antifascistas en muchos países europeos
  • Revolución china de 1949
  • Convenio de la OIT de 1930 sobre el trabajo forzoso u obligatorio
  • Convenio internacional de 1933 para la represión de la trata de mujeres mayores de edad
  • 1941 El presidente de los Estados Unidos, Roosevelt, identifica cuatro libertades esenciales: de expresión y religión, de la miseria y el miedo.
  • Carta de la ONU de 1945, enfatizando los derechos humanos
  • Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948
  • Convenio de la OIT de 1948 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación
  • Convenio de la OIT de 1949 sobre el derecho de sindicación y la negociación colectiva
  • Organización de refugiados de 1933
  • 1935-36 Comisión Penal y Penitenciaria Internacional, para promover los derechos básicos de los presos
  • 1945 Juicios de Nuremberg y Tokio
  • 1945 Naciones Unidas
  • 1946 Comisión de Derechos Humanos de la ONU
  • 1948 Organización de los Estados Americanos
  • 1949 Consejo de Europa
  • Década de 1950 Guerras de liberación nacional y revueltas en Asia algunos países africanos obtienen la independencia
  • 1955 Movimiento político y de derechos civiles en Estados Unidos Martin Luther King Jr. lidera el boicot de autobuses de Montgomery (381 días)
  • Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950
  • Convenio de la OIT sobre igualdad de retribución de 1951
  • Convenio de la OIT de 1957 relativo a la abolición del trabajo forzoso
  • Convenio de la OIT de 1958 relativo a la discriminación en el empleo y la ocupación
  • 1950 La comisión de investigación de la OIT se ocupa de las violaciones de los derechos sindicales
  • 1951 Comité de Libertad Sindical de la OIT
  • 1954 Comisión Europea de Derechos Humanos
  • 1959 Tribunal Europeo de Derechos Humanos
  • Década de 1960 En África, 17 países aseguran el derecho a la autodeterminación, al igual que otros países
  • 1962 National Farm Workers (United Farm Workers of America) se organiza para proteger a los trabajadores migrantes en EE. UU.
  • Los movimientos feministas de los sesenta y setenta exigen igualdad
  • 1965 Convención Internacional de la ONU sobre la limitación de todas las formas de discriminación racial
  • Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU de 1966
  • Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966
  • 1968 Primera Conferencia Mundial sobre los Derechos Humanos, en Teherán
  • 1960 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos celebra su primer período de sesiones
  • 1961 Amnistía Internacional
  • 1963 Organización de la Unidad Africana
  • 1967 Pontificia Comisión para la Justicia y la Paz Internacionales
  • Década de 1970 Las cuestiones de derechos humanos atraen una amplia atención: el apartheid en Sudáfrica, el trato de los palestinos en los territorios ocupados, la tortura de opositores políticos en Chile, la "guerra sucia" en Argentina, el genocidio en Camboya
  • 1970 La gente protesta contra el conflicto árabe-israelí, la guerra de Vietnam y la guerra civil Nigeria-Biafra
  • 1976 Amnistía Internacional gana el premio Nobel de la Paz
  • 1973 Convención Internacional de la ONU sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid
  • Convenio de la OIT sobre la edad mínima de 1973
  • 1974 Conferencia Mundial de la Alimentación en Roma
  • Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer de 1979 (CEDAW)
  • 1970 Primeras comisiones de paz y justicia en Paraguay y Brasil
  • 1978 Helsinki Watch (Human Rights Watch)
  • 1979 Corte Interamericana de Derechos Humanos
  • Las dictaduras latinoamericanas de los 80 terminan: en Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay
  • 1988 En Filipinas, el Movimiento del Poder Popular pacífico derroca la dictadura de Marcos
  • 1989 Plaza de Tiananmen
  • 1989 Caída del Muro de Berlín
  • Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos de 1981
  • Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de 1984
  • Declaración de la ONU sobre el derecho al desarrollo de 1986
  • Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de 1989
  • 1983 Organización Árabe de Derechos Humanos
  • 1985 Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU
  • 1988 Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos
  • Década de 1990 La democracia se extiende por África Nelso Mandela liberado de prisión y presidente electo de Sudáfrica
  • Década de 1990 Limpieza étnica en la ex Yugoslavia y genocidio y violaciones masivas de derechos humanos en Ruanda
  • 1998 España inicia proceso de extradición contra el General Pinochet de Chile
  • 1999 Médicos sin Fronteras gana el premio Nobel de la Paz
  • 2000 El Tribunal de Senegal acusa al ex dictador chadiano Hissene Habre de "tortura y barbarie"
  • 1990-96 Conferencias y cumbres mundiales de la ONU sobre temas de infancia, educación, medio ambiente y desarrollo, derechos humanos, población, mujeres, desarrollo social y asentamientos humanos.
  • 1998 Estatuto de Roma para el establecimiento de la Corte Penal Internacional
  • Protocolo facultativo de 1999 de la CEDAW para quejas individuales
  • Convenio de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil de 1999
  • 1992 Primera Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) Alto Comisionado para las Minorías Nacionales
  • 1993 Primer Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, designado en la Conferencia de Viena
  • 1993-94 Tribunales penales internacionales para la ex Yugoslavia y Ruanda
  • 1995 Comisión Sudafricana de la Verdad y la Reconciliación
  • 1995-99 Diez países lanzan planes de acción nacionales para la protección y promoción de los derechos humanos

Una mirada a los derechos progresistas LGBTQ en Argentina

Los derechos de Argentina para la comunidad LGBTQ son algunos de los más progresistas del mundo y, sin duda, los más progresistas de América Latina. Argentina tiene una historia de lucha por los derechos humanos, y las leyes sobre el trato a las personas LGBTQ han resultado en una cultura de aceptación y celebración. A continuación, se muestra cómo sucedió esto.

Argentina es reconocida internacionalmente por tener uno de los sistemas de derechos más avanzados para los miembros de la comunidad LGBTQ en el mundo. El público aquí ha abogado durante mucho tiempo por las minorías, los oprimidos y los marginados. El activismo es una piedra angular de la cultura argentina y las protestas son comunes en el centro de Buenos Aires alrededor del edificio del Congreso y la Casa Rosada (la casa de gobierno). Todo, desde la reforma de las pensiones hasta el aborto y los derechos de los homosexuales y trans, se presenta ante el gobierno a través de una protesta pública. La sociedad argentina exige hacer oír su voz, y muchas veces funciona.

Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2010. Fue el segundo país de América en hacerlo y el décimo del mundo, lo que lo convierte en un líder mundial en el reconocimiento de los derechos de los homosexuales. Esta legislación siguió a la institución de las uniones civiles entre personas del mismo sexo en las provincias de Río Negro y Buenos Aires en 2005, después de lo cual también se permitieron las visitas conyugales de reclusos homosexuales en Córdoba. El matrimonio entre personas del mismo sexo se legalizó en julio de 2010, un hito para un país católico en América Latina. Esta legislación también permitió que las parejas del mismo sexo adoptaran, y las parejas de lesbianas tienen el mismo acceso al tratamiento de FIV.

Las leyes relativas a las personas transgénero también son increíblemente progresistas en Argentina. La Ley de Identidad de Género se aprobó en 2012, lo que permite a las personas trans hacer la transición sin temor a ser diagnosticadas con algún tipo de anomalía psicológica para evitar que lo hagan. Argentina ha sido citada como un "país ejemplar para los derechos de las personas transgénero" por la Organización Mundial de la Salud.

Más allá de esto, hay una escena gay próspera en Argentina, especialmente en la capital de Buenos Aires. Hay una gran cantidad de clubes y noches gay que atienden a personas de todos los géneros y preferencias sexuales. El Orgullo Gay es un gran evento en Buenos Aires y el desfile en la capital es asistido y celebrado por decenas de miles de personas cada año. En general, Argentina es muy tolerante y tolerante con los diferentes géneros y orientaciones, sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.


Derechos Humanos en Argentina - Historia

Publicado por la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo el 30 de enero de 1998.

Argentina es una democracia constitucional federal con un poder ejecutivo encabezado por un presidente electo, una legislatura bicameral y un poder judicial separado. En 1995 los votantes reelegieron al presidente Carlos Saúl Menem para un segundo mandato que se extiende hasta 1999. El poder judicial es independiente pero ineficiente.

El presidente es el comandante en jefe constitucional y un ministro de Defensa civil supervisa las fuerzas armadas. Varias agencias de aplicación de la ley comparten la responsabilidad de mantener la ley y el orden. La Policía Federal depende del Ministro del Interior, al igual que la Policía de Fronteras y la Guardia Costera. La policía provincial está subordinada a los respectivos gobernadores provinciales. Los miembros de la policía siguieron cometiendo abusos contra los derechos humanos.

Argentina tiene una economía mixta agrícola, industrial y de servicios. Un programa de reforma económica y ajuste estructural ha dado lugar a un alto crecimiento con baja inflación y ha estimulado la competitividad. El producto interno bruto (PIB) aumentó alrededor del 8 por ciento y el PIB per cápita fue de $ 8,900. Como resultado de la privatización, el ajuste del sector privado y el rápido crecimiento de la fuerza laboral, la tasa nacional de desempleo, aunque disminuyó lentamente, se mantuvo alta en un 16 por ciento. El alto costo de vida afectó más a las personas de bajos ingresos fijos, aunque todo el país se benefició del fin de la hiperinflación.

El gobierno en general respetó los derechos humanos de sus ciudadanos, sin embargo, hubo problemas en algunas áreas. Continuaron habiendo casos de ejecuciones extrajudiciales y brutalidad por parte de la policía, que también arrestó y detuvo arbitrariamente a ciudadanos. Sin embargo, las autoridades tomaron medidas para enjuiciar o castigar a varias personas por tales abusos. Las condiciones carcelarias son malas. El sistema judicial está sujeto a influencias políticas en ocasiones y a demoras excesivas, lo que resulta en una detención preventiva prolongada. Hubo numerosas amenazas contra periodistas y un periodista fue asesinado. La discriminación y la violencia contra la mujer también son problemas.

Sección 1 Respeto por la integridad de la persona, incluido el estar libre de:

una. Ejecución política y otras ejecuciones extrajudiciales

No hubo informes de ejecuciones extrajudiciales por motivos políticos.

Sin embargo, se creía que los agentes de policía eran responsables de varias ejecuciones extrajudiciales. Las autoridades investigaron y en algunos casos detuvieron, juzgaron y condenaron a los agentes involucrados. Un exjefe de policía de la provincia de Buenos Aires fue arrestado bajo sospecha de haber llevado a cabo el brutal asesinato en enero del fotógrafo de noticias José Luis Cabezas (ver Sección 2.a.).En abril, una joven, Teresa Rodríguez, fue asesinada cuando la policía de la provincia de Neuquén, reforzada por guardias fronterizos federales, disolvió una manifestación de maestros en huelga y trabajadores desempleados en la localidad de Cutral-co. La bala que la mató aparentemente fue disparada con un arma policial, aunque esto no se pudo confirmar.

En abril, un tribunal de la ciudad provincial bonaerense de Lomas de Zamora condenó a dos policías provinciales a 8 años de prisión por la muerte en 1992 de Aníbal Romero, de 19 años, asesinado a tiros mientras intentaba evitar la detención bajo sospecha de robo a mano armada. .

En julio, el obispo católico de la provincia de Santiago del Estero encabezó una marcha pública para protestar por el asesinato de Juan González, de 15 años, presuntamente a manos de un policía provincial.

En noviembre, las autoridades arrestaron e imputaron a cinco policías provinciales de Mendoza en relación con la muerte en octubre de Sebastián Bordón, un estudiante de secundaria de 18 años de la provincia de Buenos Aires. Por razones que no están claras, Bordon, quien se encontraba en un viaje escolar, quedó bajo la custodia de la policía de Mendoza. Su cuerpo fue encontrado varios días después en una zona accidentada de la provincia. Se espera que los cinco agentes arrestados en el caso sean juzgados en marzo o abril de 1998.

La presunta participación policial en el asesinato de Cabezas aumentó la presión sobre el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Duhalde, para reformar la policía provincial. Liberó a cientos de oficiales de sus funciones en virtud de una ley de 1996 que permitía al gobierno provincial despedir a la policía por una causa sin largos procedimientos de adjudicación. En junio, el Gobierno creó una nueva oficina dentro de la Secretaría de Seguridad para monitorear las actividades de la policía provincial y recibir denuncias públicas de abuso de autoridad policial. En septiembre, el Gobierno publicó un nuevo manual de instrucciones policiales que incorpora un informe sobre la violencia policial del Centro de Estudios Legales y Sociales, un grupo no gubernamental de derechos humanos. El gobernador dijo en una reunión de altos oficiales de policía que las reformas eran esenciales para restaurar la confianza pública en la fuerza.

En junio, un tribunal condenó a un policía provincial de Buenos Aires a 11 años de prisión por matar a Roberto Roldán, quien recibió un disparo en febrero de 1996 mientras estaba sentado en la parte trasera de un automóvil que transportaba a su hija a un hospital en el suburbio bonaerense de Avellaneda. En octubre, un tribunal condenó a tres policías de la provincia de Buenos Aires a cadena perpetua y a un cuarto a 15 años de prisión en relación con el asesinato en 1996 de Cristian Campos, de 16 años, en la ciudad de Mar del Plata.

En abril, un tribunal de la ciudad capital de Buenos Aires acusó a las autoridades policiales de inacción al detener al policía federal fugitivo, Ángel Petronio, que fue condenado en 1994 por intento de homicidio. En julio, un policía fronterizo fue condenado a 8 años de prisión por un cargo de intento de homicidio en el tiroteo de marzo de 1996 contra dos adolescentes en Buenos Aires. En septiembre, un tribunal de la capital condenó a un policía federal a 18 años de prisión por el asesinato en 1996 de Marcelo Mirabete, de 17 años.

En septiembre se abrió el segundo juicio en 2 años por la muerte de María Soledad Morales en la provincia de Catamarca. El cuerpo de la joven fue encontrado en una zanja junto a una carretera en 1990, y se sospechaba que varios policías ayudaron a encubrir el crimen. Un juicio de 1996 terminó sin un veredicto cuando uno de los jueces dimitió.

Un ex policía provincial de Buenos Aires, uno de los cinco acusados ​​en 1993 por el asesinato de Sergio Durán, de 17 años, fue detenido en octubre tras eludir la captura durante 4 años.

Las autoridades acusaron a ocho oficiales del ejército de intentar encubrir el asesinato en 1994 en la provincia de Neuquén del recluta del ejército Omar Carrasco, quien fue asesinado a golpes en un incidente de novatadas. El asesinato de Carrasco provocó una mayor presión pública contra el servicio militar obligatorio, que luego el Gobierno abolió. En septiembre, los abogados de los tres agentes que en enero de 1996 fueron condenados por la realización del asesinato dijeron que solicitarían una revisión del caso con base en un nuevo testimonio pericial sobre la causa de la muerte de Carrasco.

En septiembre, la comunidad judía publicó un informe de 100 páginas en el que criticaba la forma en que el Gobierno manejaba las investigaciones sobre el atentado con bomba en 1992 contra la embajada israelí, que mató a 29 personas, y el atentado en 1994 contra el centro cultural judío AMIA, que mató a 87 personas. El grupo terrorista de la Jihad Islámica se atribuyó la responsabilidad del ataque a la embajada. En noviembre, una comisión del Congreso descubrió que uno de los cuatro policías acusados ​​en relación con el atentado contra la AMIA, Juan José Ribelli, recibió 2,5 millones de dólares una semana antes del atentado. Los investigadores también determinaron que los agentes de policía proporcionaron una camioneta robada para el atentado con coche bomba de la AMIA. A finales de año continuaban las investigaciones de ambos atentados.

En octubre, un tribunal español emitió órdenes de arresto contra el exjefe de la armada argentina y diez ayudantes acusados ​​de genocidio durante la "guerra sucia" de 1976-83 librada por los gobiernos militares. El juez español había ordenado previamente el arresto de Leopoldo Galtieri, el general del ejército que se desempeñó como presidente cuando una junta militar gobernó el país en 1981-82. El tribunal también presentó cargos de genocidio contra el ex oficial naval Adolfo Scilingo, quien fue a España para testificar en la investigación (ver Sección 1.b.). El 30 de diciembre, el juez español dictó cargos contra otros 36 militares y policías argentinos, cuyos nombres proporcionó Scilingo. Según informes de prensa, en respuesta a una solicitud del Gobierno español, el Gobierno suizo acordó congelar las cuentas bancarias de cuatro de los agentes argentinos acusados.

En julio, un tribunal condenó a Enrique Gorriaran Merlo a cadena perpetua por liderar un ataque guerrillero en 1989 contra el cuartel de La Tablada del ejército, en el que murieron 34 personas. También condenó a su ex esposa, Ana Maria Sivori, a 18 años de cárcel por su participación en el ataque.

No hubo informes de desapariciones por motivos políticos.

No hubo novedades en el caso de los policías ordenados arrestados por la muerte por tortura del estudiante Miguel Bru de 23 años, desaparecido en 1993. Un panel arbitral ordenó el pago de una indemnización de 136.000 dólares a la familia de Cristian Guardatti. visto por última vez bajo la custodia de la policía provincial en 1992. Este arbitraje fue producto de procedimientos de solución amistosa, logrados a través de los buenos oficios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A finales de año, el Gobierno declaró que estaba tomando medidas para organizar el pago del laudo arbitral. La CIDH remitió la cuestión de la indemnización a los familiares de Adolfo Garrido y Raúl Baigorria, desaparecidos en 1990, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Una comisión investigadora ad hoc y una comisión arbitral, establecida por la provincia de Mendoza en 1996, presentaron informes al tribunal, que se esperaba que conociera el caso a principios de 1998.

El destino de los miles de personas que desaparecieron bajo el régimen militar de 1976-1983 siguió llamando la atención del público. En abril, un periódico de Madrid informó que los servicios de inteligencia españoles habían microfilmado los registros de la guerra del régimen contra la subversión de izquierda. El Gobierno español, sin embargo, negó el informe. En junio, un canal de televisión de Buenos Aires afirmó que había obtenido la transcripción del interrogatorio militar de un destacado periodista desaparecido en 1977, lo que sugiere que podrían existir otros registros similares. Sin embargo, la forma en que se publicitó el documento arrojó dudas sobre su autenticidad.

En junio, un tribunal ordenó la liberación de prisión del ex oficial naval Adolfo Scilingo, quien en 1995 afirmó en una entrevista a un periódico que compañeros oficiales habían arrestado a presuntos subversivos durante la dictadura militar y los habían arrojado a la muerte desde aviones sobre el Río de la Plata. Añadió que había participado en dos de esos vuelos. Cuatro asaltantes atacaron a Scilingo en septiembre y le grabaron en el rostro las iniciales de los periodistas que lo habían entrevistado y le advirtieron que dejara de hablar con la prensa. En octubre, Scilingo fue a España a declarar ante el juez Baltasar Garzón, quien estaba investigando la desaparición y muerte de ciudadanos españoles en Argentina durante el régimen militar. El juez ordenó su arresto y al final del año estaba en la cárcel, en espera de juicio por cargos de genocidio (ver también la Sección 1.a.).

La corte federal de apelaciones de Buenos Aires continuó investigando la suerte corrida por los desaparecidos durante la dictadura. El tribunal no puede imponer sentencia a los responsables de las desapariciones que se beneficiaron de indultos gubernamentales. Sin embargo, en octubre, el fiscal federal Miguel Ángel Osorio planteó preguntas sobre los indultos en una solicitud al juez federal Gustavo Literas para investigar las actividades de ciertos líderes militares indultados en 1989. El juez federal Adolfo Bagnasco continuó investigando la suerte de los hijos de personas que desaparecido.

En junio las autoridades confirmaron que el ex capitán de marina Alfredo Astiz, quien fue destituido de las fuerzas armadas en 1996 por su presunta tortura y asesinato de dos monjas francesas y una adolescente en la Escuela de Mecánica de la Armada en Buenos Aires en 1977, trabajaba para el azul marino de nuevo. El ministro de Defensa ordenó a la Marina que no le dieran más trabajo.

En mayo, las Madres de la Plaza de Mayo, un grupo de derechos humanos, solicitaron al Ministerio de Justicia italiano que procesara al cardenal Pio Laghi por un presunto papel en la tortura, asesinato y secuestro mientras era nuncio papal en Argentina de 1974 a 1980. El grupo denunció que tenía conocimiento de primera mano de los abusos perpetrados contra presuntos disidentes políticos por parte de miembros del gobierno militar. El cardenal negó las acusaciones. El Gobierno de Italia no tomó ninguna medida al respecto.

Las estimaciones más fiables sitúan el número de desaparecidos durante la guerra sucia entre 10.000 y 15.000. En 1984, la Comisión Nacional de Personas Desaparecidas (CONADEP) emitió un informe que enumera 8,961 nombres, con base en el testimonio público de amigos, familiares y otros testigos. Desde entonces, la Subsecretaría de Derechos Humanos y Sociales del Ministerio del Interior, que heredó los archivos de la CONADEP, ha agregado más de 700 nuevos nombres, también en base a informes voluntarios. Al mismo tiempo, se han eliminado otros nombres de la lista original, ya sea mediante la confirmación de la muerte o supervivencia de la persona desaparecida, o mediante la identificación de entradas duplicadas. La ausencia de registros documentales de los desaparecidos significa que la secretaría de derechos humanos, al igual que la CONADEP, debe contar con testimonios públicos, ya sean voluntarios o por orden judicial. Como señaló la CONADEP en su informe: "Se ha podido determinar que existió una importante cantidad de documentación que ha sido destruida o que está siendo encubierta por los responsables de la represión".

La secretaría de derechos humanos ha recibido más de 9.600 reclamaciones de indemnización de ex presos del régimen militar y ha aprobado 8.000 de ellas. Ha recibido 7.000 reclamaciones de familiares de personas fallecidas o desaparecidas y ha aprobado 1.500 de ellas. La ley establece que las familias de las personas desaparecidas pueden presentar reclamaciones de indemnización hasta el año 2000. El Gobierno anunció en agosto que prevé emitir bonos por valor de 3.000 millones de dólares para indemnizar a las familias de las personas desaparecidas.

C. Tortura y otros tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes

La Constitución prohíbe la tortura y el Código Penal establece penas por tortura similares a las del homicidio. Sin embargo, la brutalidad policial sigue siendo un problema grave. En junio, el Comité contra la Tortura de la ONU criticó al gobierno por tolerar la práctica continua de la tortura en las comisarías y prisiones.

En enero, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires despidió a ocho policías por su papel en la represión violenta de una manifestación estudiantil en la sede de la policía de La Plata en febrero de 1996. En febrero, un tribunal ordenó a la policía federal pagar $ 10,000 (10,000 pesos) a Héctor González, quien fue víctima de una golpiza policial durante un incidente en 1992 en una estación de tren de Buenos Aires.

La Comisión de Familiares de Víctimas de Violencia Social e Institucional (Cofavi) trabaja para obtener justicia en casos de brutalidad policial y, según los informes, obtuvo 32 condenas por delitos violentos en casos que entabló contra agentes de policía desde 1992. Cofavi y otros grupos de derechos humanos afirman que ha Ha habido un aumento en el número de casos documentados de brutalidad policial, destacado por los asesinatos de Bordon y Campos (ver Sección 1.a.).

Las condiciones carcelarias son malas en varias cárceles superpobladas donde las instalaciones son viejas y en ruinas. Según New Rights of Man, una organización no gubernamental de derechos humanos, un fiscal federal denunció numerosos problemas, como inundaciones en bloques de celdas, cableado eléctrico inadecuado, ventanas rotas, malas condiciones sanitarias y comida insuficiente en la penitenciaría federal número 6 de la ciudad de Rawson. en la provincia patagónica de Chubut.

En enero, un recluso de la cárcel de Villa Devoto en Buenos Aires recibió un disparo en el cuello y fue asesinado. Las autoridades penitenciarias dijeron que la víctima y varios otros reclusos habían disparado contra los guardias durante un intento de fuga, pero los reclusos afirmaron que la víctima se había acercado inocentemente a un área que estaba fuera del alcance de los reclusos. En julio, los reclusos de la prisión de Caseros protestaron por las condiciones allí, pero después de negociaciones con altas autoridades, el incidente terminó pacíficamente. Entre sus demandas, los presos buscaban el cumplimiento de la ley "2 por 1", un estatuto de 1994 que otorga a los presos sin sentencia 2 días de crédito para su sentencia final por cada día cumplido antes de la sentencia. Según informes de prensa, el 80 por ciento de los 1.230 internos del penal de Caseros aún no han sido sentenciados.

El Gobierno permite las visitas a las cárceles de observadores independientes de derechos humanos.

D. Arresto, detención o exilio arbitrarios

El Código Penal impone límites al poder de arresto e investigación de la policía y el poder judicial, pero la policía provincial a menudo ignora estas restricciones. A los grupos de derechos humanos les resulta difícil documentar estos incidentes y afirman que las víctimas se muestran reacias a presentar denuncias porque temen las represalias de la policía o no creen que sus denuncias sirvan de nada.

La policía ocasionalmente detiene a adolescentes y adultos jóvenes, a veces durante la noche, a veces durante todo un fin de semana, sin cargos formales. No siempre brindan a esos detenidos la oportunidad de llamar a sus familias o a un abogado. Estos detenidos son puestos en libertad únicamente tras una denuncia de sus familiares o de un abogado.

La ley establece el derecho a la libertad bajo fianza y se utiliza en la práctica. No obstante, la ley permite la prisión preventiva hasta por 2 años, y la lentitud de los juicios penales a menudo resulta en períodos prolongados de prisión preventiva.

La ley no permite el exilio involuntario y no se practica.

mi. Denegación de un juicio público justo

La Constitución establece un poder judicial independiente. Si bien el poder judicial es nominalmente independiente e imparcial, sus procesos son ineficientes, complicados y, en ocasiones, sujetos a influencias políticas.

El sistema judicial está dividido en tribunales federales y provinciales, cada uno encabezado por un Tribunal Supremo con salas de apelación y tribunales de sección por debajo. El sistema se ve obstaculizado por demoras excesivas, atascos procesales, cambios de jueces, apoyo administrativo inadecuado e incompetencia. Las denuncias de corrupción se informan ampliamente, especialmente en casos civiles.

Los juicios son públicos y los acusados ​​tienen derecho a asistencia letrada y testigos de la defensa. Un panel de jueces decide la culpabilidad o la inocencia. En 1992, algunos tribunales federales y provinciales comenzaron a decidir casos utilizando juicios orales en lugar de la práctica de presentaciones escritas. Los juicios orales consumen menos tiempo y han ayudado a reducir el número de reclusos en espera de juicio. No obstante, los abogados y los jueces todavía están luchando por adaptarse a los nuevos procedimientos, y quedan elementos sustanciales del antiguo sistema. Por ejemplo, antes de que comience la parte oral de un juicio, los jueces reciben documentación escrita sobre el caso que, según destacados expertos legales, puede sesgar a un juez antes de que se escuche el testimonio oral.

Las reformas constitucionales de 1994 establecieron un consejo judicial de primer nivel que tendría la responsabilidad de la administración de los tribunales federales y la selección y destitución de los jueces. En diciembre, el Congreso aprobó la legislación habilitante para crear el consejo. Después de que el presidente firme la nueva ley, los 20 miembros del consejo serán elegidos dentro de los 120 días.

Algunos grupos internacionales de derechos humanos han afirmado que Juan Antonio Puigjane, un monje capuchino sentenciado a prisión junto con otras 19 personas en un ataque a un cuartel del ejército en 1989, está encarcelado por motivos políticos. Los funcionarios argentinos, sin embargo, sostienen que Puigjane fue debidamente juzgado y condenado por participar en una rebelión violenta contra un gobierno elegido democráticamente. No hubo otros informes de presos políticos.

F. Interferencia arbitraria con la privacidad, la familia, el hogar o la correspondencia

La Constitución prohíbe tales prácticas y las autoridades gubernamentales generalmente respetan estas prohibiciones. Las infracciones están sujetas a sanción legal, aunque en la práctica, la policía local tiene derecho a detener y registrar a las personas sin una causa probable.

Sección 2 Respeto por las libertades civiles, que incluye:

una. Libertad de expresión y prensa

La Constitución establece la libertad de expresión y de prensa, y el Gobierno respeta estos derechos en la práctica. Tras el asesinato del fotógrafo de noticias José Luis Cabezas (ver Sección 1.a.), hubo informes de numerosas amenazas anónimas contra periodistas. El cuerpo de Cabezas, fotógrafo del semanario Noticias, fue encontrado el 25 de enero en las afueras de la localidad costera de Pinamar, en la provincia de Buenos Aires. Tenía las manos esposadas a la espalda, le habían disparado en la cabeza y había dejado el cuerpo en su coche, que había sido quemado. Un exjefe de la policía de Pinamar fue finalmente arrestado bajo sospecha de haber llevado a cabo el asesinato, pero el motivo no estaba claro y para fines de año el caso aún no había llegado a juicio. Hubo sospechas generalizadas de que Cabezas fue asesinado porque había estado investigando la participación de la policía en actividades delictivas.

En un informe de agosto, un grupo de destacados periodistas llamado Asociación para la Defensa del Periodismo Independiente relató numerosas amenazas a periodistas de todo el país tras el asesinato de Cabezas, muchas en forma de llamadas telefónicas anónimas. Varios reporteros que cubrían la investigación de Cabezas fueron retirados del reportaje debido a las amenazas contra ellos y sus familias. En un informe emitido en septiembre, el Comité de Libertad de Prensa de la Asociación de Organismos Noticiosos Argentinos concluyó que mientras el asesinato de Cabezas permaneciera sin resolver, y no hubo una respuesta adecuada a `` la interminable e inaceptable serie de amenazas a periodistas y al medios de comunicación ", seguiría sosteniendo que" la libertad de prensa existente en nuestro país desde 1983 está seriamente comprometida ".

La ley establece la libertad académica y el Gobierno la respeta en la práctica.

B. Libertad de reunión y asociación pacíficas

La Constitución y las leyes establecen estos derechos y el Gobierno los respeta en la práctica.

Hubo protestas violentas en las principales ciudades en mayo, mientras los ciudadanos protestaban por el alto desempleo y la disminución del nivel de vida. Los policías antidisturbios se enfrentaron con decenas de miles de personas que bloqueaban carreteras, puentes y edificios gubernamentales. En La Plata, la policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes y arrestó a 70 personas. En la provincia noroccidental de Jujuy, los guardias fronterizos hirieron a 50 personas mientras desmantelaban un control de carreteras instalado por 200 trabajadores azucareros y sus familias.

La Constitución establece la libertad de religión y el Gobierno respeta este derecho en la práctica.

D. Libertad de movimiento dentro del país, viajes al extranjero, emigración y repatriación

La Constitución y la ley establecen estos derechos y el Gobierno los respeta en la práctica.

El Gobierno reconoce como refugiados a aquellas personas que cumplen los criterios de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967. El comité de elegibilidad de refugiados, compuesto por representantes de los Ministerios de Justicia, Relaciones Exteriores e Interior, es responsable de determinar la condición de refugiado. Un representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados puede participar en las audiencias del comité, pero no puede votar. El Gobierno ha concedido la condición de refugiado a numerosas personas y las ha aceptado para su reasentamiento. Sin embargo, rara vez se ha planteado la cuestión de la provisión de primer asilo. No hubo informes sobre el retorno forzoso de personas a un país donde temían persecución.

Sección 3 Respeto por los derechos políticos: el derecho de los ciudadanos a cambiar de gobierno

Desde su regreso al gobierno democrático en 1983, Argentina ha celebrado periódicamente elecciones libres y justas para elegir a los titulares de cargos federales, provinciales y municipales. El sufragio universal de adultos es obligatorio en las elecciones nacionales. Los partidos políticos de distintas ideologías operan libre y abiertamente. La Constitución revisada establece que todos los ciudadanos adultos deben disfrutar de una participación plena en el proceso político, y lo hacen en la práctica.

La Constitución estipula que los reglamentos internos de los partidos políticos y las nominaciones de partidos para las elecciones estarán sujetos a requisitos de acción afirmativa para asegurar que las mujeres estén representadas en cargos electivos. Un decreto de 1993 que implementó una ley de 1991 requería que un mínimo del 30 por ciento de todas las listas de candidatos de los partidos políticos fueran mujeres. Como resultado, la presencia de mujeres en el Congreso está aumentando. En la nueva Cámara de Diputados elegida en octubre, 70 de los 257 miembros son mujeres. En el Senado, sin embargo, cuyos miembros todavía están designados, solo 2 de los 72 miembros son mujeres.

Sección 4 Actitud gubernamental con respecto a la investigación internacional y no gubernamental de presuntas violaciones de los derechos humanos

Una amplia variedad de grupos de derechos humanos operan sin restricciones gubernamentales, investigando y publicando sus hallazgos sobre casos de derechos humanos. Los funcionarios gubernamentales generalmente cooperan y responden a sus puntos de vista.

Sección 5 Discriminación basada en raza, sexo, religión, discapacidad, idioma o condición social

La Constitución y la ley federal establecen la igualdad para todos los ciudadanos. La Ley Antidiscriminación de 1988 establece una serie de penas de 1 mes a 3 años de prisión para quien restrinja, obstruya o restrinja arbitrariamente a una persona por motivos de "raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política, sexo, posición económica, clase social , o características físicas ". No hay evidencia de ningún esfuerzo sistemático para restringir estos derechos por parte del gobierno o de grupos privados.

La violencia y el acoso sexual contra las mujeres son problemas. La insensibilidad de la policía y los jueces a veces disuade a las mujeres de denunciar las agresiones, especialmente la violencia doméstica. El Consejo Nacional de la Mujer ha estado trabajando con las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley para incluir, en su plan de estudios de capacitación policial, material sobre el manejo de casos de violencia contra la mujer. La violación es un problema, pero no se disponía de estadísticas fiables sobre su alcance. Un violador no es procesado si se ofrece a casarse con la víctima y ella acepta su propuesta. Muchas instituciones públicas y privadas ofrecen programas de prevención y brindan apoyo y tratamiento a mujeres que han sido maltratadas, pero la vivienda transitoria es escasa.

Las mujeres todavía se enfrentan a la discriminación económica y ocupan un número desproporcionado de trabajos con salarios más bajos. A menudo se les paga menos que a los hombres por un trabajo igual, aunque la ley lo prohíbe explícitamente. Las mujeres también se encuentran de manera desproporcionada en el mercado laboral informal y no registrado, donde se les niegan de hecho los beneficios económicos y sociales relacionados con el trabajo que disfrutan los trabajadores registrados.

El Consejo Nacional de Mujeres, creado en 1992 en respuesta a las recomendaciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, lleva a cabo programas para promover la igualdad de oportunidades para las mujeres en la educación y el empleo, fomentar la participación de las mujeres en la política, y apoyar los programas de derechos de la mujer a nivel provincial.

La Constitución de 1994 incorpora la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. La Subsecretaría de Derechos Humanos y Sociales del Ministerio del Interior trabaja con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y otras agencias internacionales para promover los derechos y el bienestar de los niños. Históricamente, Argentina ha tenido numerosos programas para brindar educación pública, protección de la salud y servicios recreativos para todos los niños, independientemente de su clase o situación económica.

Sin embargo, según algunas fuentes no gubernamentales y eclesiásticas, el abuso infantil y la prostitución van en aumento, y el Consejo Nacional para la Infancia y la Familia cree que los afectados tienden a ser más jóvenes de lo que se pensaba. El Consejo, que el Gobierno estableció en 1990, trabaja con agencias federales y locales para mejorar los programas de protección infantil. La capital federal, la mayoría de las 23 provincias y el Gobierno Federal han aprobado leyes de protección infantil.

Una ley de 1994 destinada a eliminar las barreras físicas para las personas discapacitadas regula los estándares con respecto al acceso a edificios públicos, parques, plazas, escaleras y áreas peatonales. Los bordillos de las calles, las estaciones de trenes de cercanías y algunos edificios en Buenos Aires se han modificado para acomodar sillas de ruedas, pero algunos edificios públicos y baños siguen siendo inaccesibles para los discapacitados.

La ley federal también prohíbe la discriminación contra los discapacitados en el empleo. Desde el establecimiento del Programa Nacional contra la Discriminación en 1994, el grupo más numeroso que ha presentado denuncias ha sido el de las personas con discapacidad. Las organizaciones no gubernamentales defienden activamente los derechos de las personas con discapacidad y las ayudan a encontrar empleo.

La Constitución revisada establece el derecho de las minorías a estar representadas en el gobierno e incorpora acuerdos internacionales destinados a promover sus derechos económicos, sociales y culturales. Las estimaciones del tamaño de la población indígena varían de 60.000 a 150.000, pero el Instituto Nacional de Estadística situó la cifra en menos de 100.000 en 1992. La mayoría de los indígenas viven en las provincias del norte y noroeste y en el extremo sur. Su nivel de vida está considerablemente por debajo del promedio nacional y tienen tasas más altas de analfabetismo, enfermedades crónicas y desempleo. Algunos grupos indígenas, incluidos los indios Kolla en la provincia noroccidental de Salta, están involucrados en disputas legales prolongadas con los gobiernos federal y provincial sobre tierras tribales.

En marzo, el Gobierno restituyó a los indígenas Kolla la propiedad de sus tierras ancestrales, medio siglo después de que marcharan por primera vez sobre Buenos Aires para exigir sus derechos. Cerca de 100 Kollas viajaron a Buenos Aires en autobús para recibir escrituras de 708,900 acres del presidente Menem. Con tierras estatales que ya fueron cedidas en virtud de las leyes de las reformas constitucionales de 1994, el Gobierno habría devuelto casi 4 millones de acres a los pueblos indígenas y planea devolver 988,400 acres más en 1999.

Hubo informes dispersos de actos antisemitas. Los centros comunitarios judíos en las provincias de Misiones, Tucumán y Córdoba fueron objeto de vandalismo a principios de año. La noche del 24 de diciembre, vándalos ingresaron al cementerio judío de la localidad de La Tablada, en las afueras de Buenos Aires, y dañaron 35 lápidas. El cementerio, que también fue objeto de actos de vandalismo en octubre de 1996, está custodiado por la policía provincial de Buenos Aires, que según los informes dijeron que no vieron nada. Nadie había sido arrestado a finales de año. En noviembre, una comisión del Congreso descubrió nuevas pruebas contra uno de los cuatro policías acusados ​​en relación con el atentado con bomba en 1994 del centro comunitario judío AMIA en Buenos Aires (ver Sección 1.a.).

una. El derecho de asociación

Con la excepción del personal militar, todos los trabajadores son libres de formar sindicatos. Las estimaciones sobre la afiliación sindical varían ampliamente. La mayoría de los líderes sindicales creen que es alrededor del 40 por ciento de la fuerza laboral; las cifras del gobierno indican que la afiliación sindical es del 30 por ciento. Los sindicatos son independientes del Gobierno o de los partidos políticos, aunque la mayoría de los dirigentes sindicales apoyan al Partido Justicialista del presidente Menem.

La mayoría de los sindicatos están afiliados a la Confederación General del Trabajo (CGT). Una federación más pequeña, la Central de Trabajadores de Argentina, recibió el reconocimiento del gobierno en mayo después de presentar una petición a la Organización Internacional del Trabajo.

Los trabajadores tienen derecho a la huelga y los huelguistas están protegidos por la ley. El Movimiento de Trabajadores Argentinos (un grupo disidente dentro de la CGT) y la Central de Trabajadores de Argentina realizaron una huelga general de un día en agosto para protestar por un acuerdo sobre la reforma de la legislación laboral negociado en mayo entre el Gobierno y la CGT.

Muchos sindicatos también son miembros de secretarías comerciales internacionales y participan activamente en sus programas.

B. El derecho a organizarse y negociar colectivamente

La ley prohíbe las prácticas antisindicales y el Gobierno hace cumplir esta prohibición. Continuó la tendencia a negociar a nivel de empresa, en lugar de negociar a nivel sectorial, pero el ajuste no ha sido fácil para ninguna de las partes. Tanto el Gobierno Federal como algunas provincias altamente industrializadas están trabajando para crear servicios de mediación para promover una resolución más eficaz de los conflictos de negociación colectiva.

Existen o están previstas zonas francas industriales en varias provincias. En estas zonas se aplican las mismas leyes laborales que en todas las demás partes del país.

C. Prohibición del trabajo forzoso u obligatorio

La ley prohíbe el trabajo forzoso y no hubo informes de que se practicara. La ley también prohíbe el trabajo forzoso y en servidumbre por niños y el Gobierno hace cumplir esta prohibición de manera efectiva.

D. Situación de las prácticas de trabajo infantil y edad mínima para el empleo

La ley prohíbe el empleo de niños menores de 14 años, excepto en casos excepcionales en los que el Ministerio de Educación puede autorizar a un niño a trabajar como parte de una unidad familiar. Los menores de entre 14 y 16 años pueden trabajar en un número limitado de categorías laborales, pero no más de 6 horas al día o 35 horas a la semana. La ley prohíbe el trabajo forzoso y en servidumbre por niños y no hubo informes de su uso (ver Sección 6.c.). Sin embargo, una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos reveló que estaban empleados unos 149.000 niños menores de 15 años. Según el Consejo Nacional del Niño y la Familia, dos tercios trabajaban en zonas rurales como jornaleros agrícolas con sus padres y un tercio trabajaba en zonas urbanas, principalmente como sirvientes domésticos. UNICEF estimó que trabajaban 252.000 niños menores de 15 años.

mi. Condiciones de trabajo aceptables

El salario mínimo mensual nacional es de $ 200 (200 pesos), que no es suficiente para proporcionar un nivel de vida digno a una familia promedio de cuatro.

La ley laboral federal establece estándares en las áreas de salud, seguridad y horarios. La jornada laboral máxima es de 8 horas y la semana laboral de 48 horas. Se están desarrollando normas de seguridad y salud ocupacional, pero los gobiernos federal y provincial carecen de recursos suficientes para hacerlas cumplir plenamente.

Los empleadores deben asegurar a sus empleados contra accidentes laborales. Los trabajadores tienen derecho a retirarse de situaciones laborales peligrosas o insalubres, después de haber pasado por un procedimiento de reclamación, sin poner en peligro la continuidad del empleo. Sin embargo, los trabajadores que abandonan el lugar de trabajo antes de que se demuestre su inseguridad corren el riesgo de ser despedidos en tales casos, el trabajador tiene derecho a apelar judicialmente, pero este proceso puede ser muy largo.


Violaciones de derechos humanos y minería en Argentina

Muchas comunidades se han movilizado en oposición a los modelos mineros imperantes en Argentina este año. El uso de bloqueos de carreteras para obstruir la exportación de bienes ha sido una táctica popular. Sin embargo, estas manifestaciones a menudo han sido reprimidas por la fuerza policial. En varias ocasiones los residentes y activistas han sido golpeados, maltratados y detenidos por la policía con la aprobación (tácita o no) de las autoridades provinciales y nacionales. El desarrollo de estos proyectos mineros ya ha interferido con el derecho fundamental de las personas al agua y su derecho constitucional a un medio ambiente sano. Existe una creciente preocupación de que las libertades políticas individuales también estén en peligro.

Sin duda, la minería en Argentina se ha convertido en un tema político importante en las últimas dos décadas. Argentina no tiene una larga trayectoria minera. En el siglo XIX y principios del XX, la minería estaba en su infancia, se utilizaba para el consumo nacional y era desarrollada por una naciente industria nacional. Las reformas constitucionales y legislativas introducidas desde la década de 1990 han creado condiciones regulatorias favorables y un paraíso fiscal para los grandes intereses mineros transnacionales en el país. Como resultado, se ha desarrollado una minería a gran escala sin precedentes en todo el país desde la formulación del Plan Nacional de Minería en 2004. La Cordillera de los Andes está siendo perforada por las más de 600 empresas que ya operan en todo el país. Se proyecta que más empresas comiencen a operar pronto.

La resistencia comenzó a construirse contra este modelo extractivo-exportador durante la fase exploratoria de las primeras empresas mineras de Argentina, a menudo tomando la forma de asambleas y grupos comunitarios que realizaban manifestaciones masivas a nivel local. La comunidad de la lucha de Esquel es un ejemplo clásico. La mayoría de la población rechazó el proyecto minero Meridian Gold mediante referéndum no vinculante, y logró hacer efectiva la ley provincial 5001, que prohíbe la minería metalífera y el uso de cianuro en la provincia de Chubut. Sin embargo, esta ley se encuentra actualmente amenazada, ya que la Legislatura de Chubut la revisa constantemente y los gobiernos locales persisten en fomentar la denominada "minería responsable".

Muchos grupos que sufren las consecuencias de la industria extractiva han realizado manifestaciones este año: entre ellos Chilecito (La Rioja), Belén, Fuerte Quemado, Andalgalá, Chaquiago, Tinogasta (Catamarca), Amaicha del Valle (Tucumán) en todas las provincias y alguna montaña central. cordilleras (Santiago del Estero, Jujuy, Salta, Chubut, Mendoza, San Juan, Río Negro, San Luis, Córdoba, Neuquén, Santa Cruz). En otras palabras, la gente se movilizó y expresó su oposición a la mega-minería en más de la mitad del país.

La policía ha reprimido repetidamente las manifestaciones. La policía ha golpeado, maltratado y detenido a residentes y activistas en varias ocasiones. Esta represión de los manifestantes ha sido apoyada por el gobierno de dos formas clave. Primero, se ha construido un marco legal para el enjuiciamiento de activistas, facilitando la criminalización de la protesta, como la Ley de Terrorismo aprobada el 22 de diciembre de 2011. En segundo lugar, el gobierno ignora las demandas de las asambleas y organizaciones ambientalistas mediante la exclusión sistemática de los peticionarios como actores políticos. Luis Beder Herrera, gobernador de la provincia de La Rioja, y José Luis Gioja, gobernador de la provincia de San Juan, compararon a los ambientalistas con el régimen nazi, calificando a los manifestantes de "meta prisioneros". Asimismo, durante el mes de julio de este año la gobernadora de la provincia de Catamarca, Lucía Corpacci, llamó a la Corte Provincial de Justicia a tomar acciones para interrumpir el bloqueo de la Ruta 60. La Dra. Amelia Lewis Sesto, presidenta de la Corte Provincial de Justicia, manifestó "La prisión es la única solución para los ambientalistas" 1.

Lamentablemente, estas palabras han servido de base para acciones represivas contra las asambleas que han optado por defender sus territorios a través de acciones legítimas. Durante este año ha aumentado el número de personas que luchan con fuerzas estatales y a favor de la minería:

  • El 26 de enero de este año, cuatro asambleístas fueron detenidos en Santa María. Un día después de que se produjera una nueva represión que resultó en el arresto de 18 personas.
  • El 8 de febrero se destruyó un campamento en Belén y se detuvo a veinte personas (incluido un niño de 13 años)
  • El 10 de febrero a las 15.45 horas, la policía evacuó el juzgado de Tucumán Amaicha Valley. A las 9 de la mañana del mismo día, cientos de efectivos intervinieron violentamente en Tinogasta, dejando al menos una decena de heridos.
  • El 12 de febrero, y durante una semana después, se negó la entrada a Andalgalá a los críticos de la megaminería. Activistas del Servicio de Justicia y Paz (Serpaj) viajaron al lugar pero se les negó la entrada. El Serpaj denunció la "turba" de contratistas vinculados a la minería y militantes del partido gobernante provincial.
  • El 13 de febrero se allanaron las casas de ocho asambleístas de Andalgalá.
  • El 12 de mayo, los asambleístas fueron detenidos y golpeados en Tinogasta.
  • El 20 de julio, en Cerro Negro Catamarca, soldados acompañados de una banda "pro minería" desalojaron violenta e ilegalmente un campamento donde se realizaba una asamblea pacífica en las afueras de la provincia.

El desarrollo de proyectos mineros a cielo abierto viola el derecho fundamental al agua de las altas cumbres, que abastece a todas las comunidades andinas circundantes en zonas semidesérticas. El derecho constitucional a un medio ambiente sano, como se establece en el art. 41 de la constitución también se ve amenazada por este modelo de desarrollo. Además, ahora existe la preocupación de que las libertades civiles también estén en peligro, incluido el ejercicio regular del derecho a presentar una petición al gobierno, el derecho a la igualdad ante la ley, el derecho a protestar, la libertad de prensa, el derecho a disentir y la protección del bienestar físico de los manifestantes.

Por ello, es imperativo llamar a la población civil, a las instituciones de justicia, a los gobiernos estatales y a la comunidad internacional a alzar la voz en defensa de los derechos fundamentales de las personas que ejercen su derecho de petición, protesta, reunión, manifestación pública. , para proteger la salud y la vida de los habitantes de sus comunidades, y para cumplir con su obligación de defender el medio ambiente y la naturaleza. Un llamado que busca acabar de una vez por todas con las dictaduras mineras que vivimos en América Latina y construir un espacio público en pluralidad y democracia con todos.

Por Natalia Salvatico y Diego Martinez, Amigos de la Tierra Argentina


Ver el vídeo: La HISTORIA ARGENTINA en 14 minutos. Resumen fácil y rápido