¿Cuántos presidentes de Estados Unidos poseían personas esclavizadas?

¿Cuántos presidentes de Estados Unidos poseían personas esclavizadas?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Es posible que Estados Unidos se haya fundado sobre la idea de que todos los hombres son creados iguales, pero a fines del siglo XVIII y principios del XIX, la esclavitud era común entre los estadistas que se desempeñaron como presidente. En total, al menos 12 directores ejecutivos, más de una cuarta parte de todos los presidentes estadounidenses, esclavizaron a personas durante sus vidas. De estos, ocho retuvieron a personas esclavizadas mientras estaban en el cargo.

La “institución peculiar” cobró gran importancia durante las primeras décadas de la historia presidencial estadounidense. Los trabajadores esclavizados no solo ayudaron a construir la Casa Blanca, todos los primeros presidentes (excepto John Adams y su hijo John Quincy Adams) poseían personas esclavizadas. George Washington mantuvo a unos 300 fiadores en su plantación de Mount Vernon. Thomas Jefferson, a pesar de que una vez llamó a la esclavitud un “conjunto de horrores”, fue dueño de al menos 175 trabajadores esclavizados a la vez. James Madison, James Monroe y Andrew Jackson mantuvieron cada uno varias docenas de trabajadores esclavizados, y Martin Van Buren tuvo uno durante su carrera temprana.

William Henry Harrison era dueño de varias personas esclavizadas heredadas antes de convertirse en presidente en 1841, mientras que John Tyler y James K. Polk fueron esclavistas durante sus períodos en el cargo. Zachary Taylor, quien sirvió entre 1849 y 1850, fue el último director ejecutivo que mantuvo a las personas esclavizadas mientras vivía en la Casa Blanca. Poseía unos 150 trabajadores esclavizados en plantaciones en Kentucky, Mississippi y Louisiana.

Quizás sorprendentemente, los dos últimos presidentes en poseer trabajadores esclavizados fueron ambos hombres estrechamente asociados con Abraham Lincoln, quien dirigió la nación durante una guerra civil causada en gran parte por las divisiones sembradas por la esclavitud, y más tarde firmaron la Proclamación de Emancipación y defendieron la aprobación de la ley. 13ª Enmienda que pone fin a la esclavitud. Andrew Johnson, quien se desempeñó como vicepresidente de Lincoln antes de convertirse en presidente en 1865, había sido dueño de al menos media docena de personas esclavizadas en su Tennessee natal e incluso presionó para que Lincoln excluyera al estado de la Proclamación de Emancipación.

El último presidente en poseer personalmente a personas esclavizadas fue Ulysses S. Grant, quien cumplió dos mandatos entre 1869 y 1877. El ex comandante general del Ejército de la Unión había mantenido a un esclavo negro llamado William Jones en los años anteriores a la Guerra Civil, pero le dio su libertad en 1859. Grant resumiría más tarde sus puntos de vista en evolución sobre la esclavitud en 1878, cuando se le citó diciendo que era "una mancha para la Unión" que la gente alguna vez había sido "comprada y vendida como ganado".


Número de esclavos propiedad de los presidentes de EE. UU. 1789-1877

De los primeros dieciocho presidentes de los Estados Unidos, doce poseyeron esclavos a lo largo de su vida, y ocho de ellos fueron propietarios de esclavos mientras ocupaban el cargo de presidente. De los EE. UU. Los primeros doce presidentes, los únicos dos que nunca tuvieron esclavos fueron John Adams, y su hijo John Quincy Adams, el primero de los cuales dijo que la Revolución Americana no estaría completa hasta que todos los esclavos fueran liberados. George Washington, líder de la revolución y primer presidente de los Estados Unidos, tuvo muchos esclavos a lo largo de su vida, con 123 * en el momento de su muerte. Los historiadores creen que el trato de Washington a sus esclavos era típico de los propietarios de esclavos en Virginia en ese momento, sin embargo, desarrolló problemas morales con la institución de la esclavitud después de la revolución. Washington nunca expresó públicamente su creciente oposición a la esclavitud, aunque sí estipuló en su testamento que todos sus esclavos serían liberados después de la muerte de su esposa, e hizo provisiones financieras para su cuidado que duraron hasta la década de 1830.


NEO • GRIOT

1er presidente George Washington

Nota: Este sitio web se inspiró en el artículo de Andrew Levy de 2001 "The Anti-Jefferson", sobre Robert Carter III, quien liberó a más esclavos que cualquier otro propietario de esclavos en

Historia americana. Levy ha escrito un libro sobre Carter, The First Emancipator.

Se lo recomiendo a cualquier persona interesada en la historia de la esclavitud o la

Carácter americano. Los detalles están disponibles en la bibliografía.

¿Cuántos presidentes tenían esclavos? Debería ser una pregunta simple, pero una búsqueda en la web produce muchas respuestas contradictorias. Una razón es que en realidad hay dos preguntas: 1. ¿Cuántos presidentes poseían esclavos? durante sus vidas? 2. ¿Cuántos presidentes poseían esclavos? mientras eran presidente? En la siguiente tabla intento responder ambas preguntas. También he incluido citas seleccionadas de los presidentes y las acciones relevantes que tomaron. Cualquier cosa en esta fuente se refiere a algo que hizo el presidente mientras se desempeñaba como presidente. Cualquier cosa en esta fuente se refiere a una actividad de un miembro de la familia del presidente, más que al presidente mismo. Agradecería conocer cualquier error u omisión para poder corregirlo. revisado el 1/11 (gracias a Damon Cannon y John Winn McGlothlin por las mejoras). Rob Lopresti

De los primeros cinco presidentes, cuatro esclavos poseídos. Todos cuatro de estos poseyeron esclavos mientras eran presidente.

De los siguientes cinco presidentes (# 6-10), cuatro esclavos poseídos. Solamente dos de ellos poseían esclavos mientras eran presidente.

De los próximos cinco presidentes (# 11-15), dos esclavos poseídos. Ambos dos poseyó esclavos mientras eran presidente.

De los próximos tres presidentes (# 16-18) dos esclavos poseídos. ninguno de ellos poseían esclavos mientras se desempeñaban como presidente.

El último presidente en poseer esclavos mientras estuvo en el cargo fue el duodécimo presidente, Zachary Taylor (1849-1850).

El último presidente en poseer esclavos fue el decimoctavo presidente, Ulysses S. Grant (1869-1877).

Entonces doce de nuestros presidentes poseían esclavos y ocho de ellos poseían esclavos mientras se desempeñaban como presidente.

¿Eran simplemente “hombres de su tiempo? "

Clasificación de los presidentes

Los dueños de esclavos en tu billetera

Bibliografía (citas)

¿Poseía esclavos?

Cotizaciones y acciones

1. George Washington

Si. Cuando GW se hizo cargo de Mount Vernon a los 22 años, había 18 esclavos. Cuando se casó, obtuvo el control de 200 más que técnicamente pertenecían al patrimonio del primer marido de su esposa. En 1786 poseía 216 esclavos. (Flexner, pág. 114)

1786: "Sólo puedo decir que ningún hombre vivo desea más sinceramente que yo ver la abolición de (esclavitud)… Pero cuando los esclavos que están felices y contentos de permanecer con sus amos actuales, son manipulados y seducidos para dejarlos ... introduce más males de los que puede curar "(Hirschfield, p187).

2. John Adams

No.
El primo de JA, Samuel Adams, aparentemente recibió un esclavo llamado Surry como regalo en 1765. Algunas fuentes dicen que ella siguió siendo esclava, otros dicen que Samuel la liberó de inmediato. En cualquier caso, se quedó como cocinera de la familia de Samuel durante varias décadas, incluso después de que la esclavitud fuera prohibida en Massachusetts por un proyecto de ley que Samuel presentó.
(Luis) (gracias a Jim Farrell por una corrección)

1820: “Me estremezco cuando pienso en las calamidades que probablemente producirá la esclavitud en este país. Pensarías que estoy loco si tuviera que describir mis anticipaciones. Si no se detiene la gangrena no veo más que insurrección de los negros contra los blancos. ”(Smith, p. 138)

3. Thomas Jefferson

Si. TJ heredó muchos esclavos. Su esposa trajo una dote de más de 100 esclavos y él compró muchos más a lo largo de su vida. En algunos momentos fue uno de los mayores propietarios de esclavos de Virginia.

1776: (Rey Jorge III ) ha librado una guerra cruel contra la naturaleza humana, violando sus derechos más sagrados de vida y libertad en las personas de un pueblo lejano que nunca lo ofendió, cautivándolos y llevándolos a la esclavitud en otro hemisferio, o incurriendo en una muerte miserable en su transporte allí. Esta guerra pirata, el oprobio de los poderes infieles, es la guerra del rey CRISTIANO de Gran Bretaña. Decidido a mantener abierto un mercado donde los HOMBRES deberían comprarse y venderse, ha prostituido su negativa de suprimir todo intento legislativo de prohibir o restringir este comercio execrable: y que este conjunto de horrores tal vez no quiera ningún dato destacado, ahora está excitando a esas mismas personas a levantarse en armas contra nosotros y a comprar esa libertad de la que él los ha privado, asesinando a las personas a las que también les impidió, pagando así los crímenes anteriores cometidos contra las libertades de un pueblo, con crímenes que él les insta a cometer contra la vida de otro. ”-Del borrador de la Declaración de Independencia de TJ. Este párrafo fue rechazado por el Congreso del Congreso (Jefferson, 1984, p. 22).

4. James Madison

Si. JM creció en una familia propietaria de esclavos y tuvo esclavos toda su vida.

1819: "Una emancipación general de los esclavos debe ser 1. gradual. 2. equitativa y satisfactoria para los individuos inmediatamente afectados. 3. consistente con los prejuicios existentes y duraderos de la nación. Ser consistente con los prejuicios existentes y probablemente inalterables en los Estados Unidos liberados los negros deben ser trasladados permanentemente más allá de la región ocupada o asignada a una población blanca ". (Madison.Writings.p729)

5. James Monroe

1801: “Percibimos un mal existente que comenzó bajo nuestro Sistema Colonial, del cual no somos debidamente responsables, o si es que no en el grado actual, y reconocemos la extrema dificultad de remediarlo.” (Monroe, 1903.v3, p. 292-294.)

6. John Quincy Adams

1841: "¿Qué puedo hacer por la causa de Dios y del hombre, por el progreso de la emancipación humana, por la supresión de la trata de esclavos africanos? Sin embargo, mi conciencia me presiona para que muera por la brecha". (Adams, pág. 519)

7. Andrew Jackson

Si. AJ compró a su primera esclava, una joven, en 1788. Para 1794 su negocio incluía el comercio de esclavos y había comprado al menos 16 esclavos. (Remini, p. 37, 55)

1822: "En la medida en que se pueda extender la indulgencia a estas desafortunadas criaturas, deseo que lo haga, primero debe obtenerse la subordinación y luego el buen trato" (James, p31).

8. Martin Van Buren

Sí, pero no mientras fue presidente. Cuando MVB era joven, su padre tenía seis esclavos. (Cole, p13)

9. William Henry Harrison

Sí, pero no mientras fue presidente.

El padre y el abuelo de WHH eran dueños de muchos esclavos. WHH se llevó a siete de ellos al Territorio del Noroeste en 1800 donde la esclavitud era ilegal. Luego se convirtieron en sirvientes contratados en términos

indistinguible de la esclavitud. (Clanin, p1 y Cleaves, p47)

1820: “ No podemos emancipar a los esclavos de los otros estados sin su consentimiento ... (excepto) produciendo una convulsión que nos desharía a todos. Debemos esperar el progreso lento pero seguro de esos buenos principios que están ganando terreno en todas partes y que seguramente prevalecerán en última instancia. ”(Cleaves.p254)

10. John Tyler

1838:(Dios) Trabaja de la manera más inescrutable para el entendimiento de los hombres: el negro es arrancado de África, un bárbaro, ignorante e idólatra, es restaurado civilizado, ilustrado y cristiano. ”(Tyler.P569)

11. James K. Polk

Si. En 1832 tenía quince esclavos.

1830: “Un esclavo teme el castigo de los azotes (es decir, azotes) más que el encarcelamiento, y esa descripción del castigo tiene, además, un efecto beneficioso sobre sus compañeros de esclavitud ". (Vendedores, p186)

12. Zachary Taylor

Si. El padre de ZT poseía 26 esclavos en 1800. (Hamilton, p30)

1847: "En lo que respecta a la esclavitud, los del sur debemos arrojarnos sobre la constitución y defender nuestros derechos en virtud de ella hasta el final, y cuando los argumentos ya no basten, apelaremos a la espada, si es necesario". (Hamilton, pág. 45)

13. Millard Fillmore

1850: “Dios sabe que detesto la esclavitud, pero es un mal existente, del cual no somos responsables, y debemos soportarlo y darle la protección que garantiza la constitución, hasta que podamos deshacernos de él sin destruir el última esperanza de un gobierno libre en el mundo ". (Rayback, pág. 162)

14. Franklin Pierce

1838: “El ciudadano de New Hampshire ya no es responsable, ni moral ni políticamente, de la existencia y continuidad de esta institución nacional (esclavitud) en Virginia o Maryland, de lo que sería por la existencia de instituciones similares en Francia o Persia. ¿Por qué? Porque estos son asuntos sobre los que los Estados. retuvo el control único y exclusivo, y del cual ellos son los únicos responsables. Se admite que aquí existe esclavitud doméstica (Washington DC) en su forma más suave. Esa parte de la población está unida por la amistad y las relaciones más cercanas de la vida. Están apegados a las familias en las que han vivido desde la infancia. Están cómodamente provistos y aparentemente contentos ". (Congressional Globe 1838. v6n1 p54)

15. James Buchanan

Técnicamente no. Mientras se postulaba para el senado por Pensilvania, JB descubrió que el marido de su hermana tenía dos esclavos en Virginia. JB los compró, convirtiéndolos inmediatamente en sus sirvientes contratados. Daphne Cook, de 22 años, estuvo contratada por siete años. Ann Cook, de 5 años, estuvo contratada por 23 años. (Klein, pág. 100).

1836: "La tendencia natural de sus publicaciones es producir insatisfacción y rebelión entre los esclavos, e incitar sus salvajes pasiones a la venganza. Más de una madre abraza a su bebé contra su pecho cuando se retira a descansar, bajo pavorosas aprensiones que la pueden despertar. su sueño por los gritos salvajes de los esclavos que la rodean. Éstas son las obras de los abolicionistas ". (Curtis v1 p317)

16. Abraham Lincoln

1865: “ Siempre he pensado que todos los hombres deben ser libres, pero si alguno debe ser esclavo, primero debe ser el que lo desee para sí mismo y, en segundo lugar, el que lo desee para los demás. Cada vez que escucho a alguien argumentar a favor de la esclavitud, siento un fuerte impulso de ver que se lo prueba personalmente ". (Lincoln, 1953, v8, p360-1)

17. Andrew Johnson

Sí, pero no mientras fue presidente. AJ compró a su primer esclavo, un sirviente llamado Sam, en 1837. Finalmente fue dueño de 8. (Thomas, p87)

1865: “Ustedes me contarán, amigos, de la liberación de la gente de color del Sur. Pero, ¿ha pensado en los millones de blancos sureños que han sido liberados por la guerra? (Thomas, p347)

18. Ulysses S. Grant

Si. La única evidencia de que el gobierno de Estados Unidos poseía esclavos es un documento que firmó en 1859 liberando a uno, William Jones. Sin embargo, Grant ciertamente tenía cierto control y uso de esclavos que su suegro le dio a su esposa. (Simón, p347)

1885: "Los (Sur) estaba cargado de una institución aborrecible para todas las personas civilizadas que no se criaron bajo ella, y que degradaba el trabajo, lo mantenía en la ignorancia y debilitaba a la clase gobernante. Pronto los esclavos habrían superado en número a los amos y, al no simpatizar con ellos, se habrían levantado en su poder y los habrían exterminado. La guerra fue cara para el sur, así como para el norte, tanto en sangre como en tesoro, pero valió la pena todo lo que costó "(Grant, 1885, v1, p507-8).


2. John F Kennedy


De la influyente familia católica Kennedy, John F Kennedy, se desempeñó como el 35 ° presidente de los Estados Unidos desde 1961 hasta su asesinato en noviembre de 1963.

A pesar de su educación católica, Kennedy era inseparable de su amigo Kirk LeMoyne & # 8216Lem & # 8217 Billings, después de que la pareja se conoció en la escuela preparatoria.

La pareja era inseparable, con Billings ayudando a dirigir la campaña presidencial de Kennedy y sirviendo como acomodador en su boda e incluso consiguiendo su propia habitación en la Casa Blanca.

Aunque su relación se consideró platónica en ese momento, el autor Jerry Oppenheimer afirma que la pareja tenía & # 8220 una amistad que incluía sexo oral, con Jack siempre en el extremo receptor & # 8221.


¿Qué presidentes de Estados Unidos tenían esclavos?

Cuando alguien a quien admiramos hace algo que sentimos que está mal, es natural que busquemos una explicación. En el caso de los presidentes que poseían esclavos, una respuesta natural es algo como esto:

Eran simplemente hombres de su tiempo. En su mayor parte, pensaron e hicieron exactamente lo que pensaban sus vecinos. y hizo. Es irracional juzgar a las personas de los siglos XVIII y XIX según los estándares del siglo XXI.

No es un mal argumento. Pero si es como verdadero argumento, y no solo una excusa, entonces tienes la responsabilidad de mirar a esos vecinos. ¿Realmente no había hombres o mujeres que se comportaran más como personas del siglo XXI? ¿No hubo “modelos a seguir” de los que los Padres Fundadores pudieran haber aprendido?

Entra Robert Carter III

La mayor parte de mi información sobre Carter proviene de Levy, & quotThe anti-Jefferson & quot y Levy, El primer emancipador.

Robert Carter III era miembro de la clase de plantadores de Virginia, nieto del hombre más rico de las colonias. Poseía cientos de esclavos y, en 1791, escribió: "Hace algún tiempo que estoy convencido de que retenerlos en la esclavitud es contrario a los verdaderos Principios de Religión y Justicia ..."

No hay nada inusual en el hecho de que la mayoría de nuestros presidentes en esta época que poseían esclavos dijeron cosas similares sobre la esclavitud. Lo que hace que Carter sea casi único es la segunda mitad de la oración: "... y que, por lo tanto, era mi deber manumitarlos". Carter no se limitó a condenar la esclavitud en abstracto, sino que Realmente liberado sus esclavos. Llenó un libro grande (llamado “Deed of Gift” - todavía existe) con su plan para emanciparlos, quince al año comenzando con el más antiguo. Los esclavos recién nacidos serían liberados cuando alcanzaran los 21 (hombres) o 18 (mujeres).

¿Por qué no los liberó a todos a la vez? Pensó que echar a varios cientos de negros libres al estado hostil de Virginia sin forma de ganarse la vida sería malo para todas las partes. A los quince por año podría conseguirles trabajo o alquilarles granjas para ayudarlos a sobrevivir. Y una vez que organizó su sistema, pudo liberar más de quince por año.

Algunos de los hijos de sus esclavos todavía estaban siendo liberados en 1852, cuarenta años después de la muerte de Carter. Se cree que liberó a cerca de 500 esclavos en la mayor emancipación de una persona en la historia de Estados Unidos.

¿Sabían los padres fundadores sobre Robert Carter III? Jefferson le pidió dinero prestado. El sobrino de Washington le propuso matrimonio a su hija. Y el breve artículo en la parte superior de esta página apareció en al menos once periódicos en 1791.

Sabían de él y sabían de la emancipación que realizó. Podrían haber seguido su ejemplo. Decidieron no hacerlo.

Una palabra para la defensa

Al decidir liberar a sus esclavos, Carter tuvo ciertas ventajas sobre los padres fundadores. Cualquier sureño que liberara a sus esclavos estaba seguro de perder dos cosas: Dinero y Popularidad. La ventaja de Carter era que tenía muchos de uno y ninguno de los otros.

Muchos de los padres fundadores eran "pobres de la tierra". Su dinero estaba inmovilizado en la tierra, que bajó de valor a medida que se disponía de nuevas propiedades occidentales. Tanto Washington como Jefferson dijeron que querían mejorar la situación de sus esclavos una vez que se hicieran cargo de sus deudas. Carter tenía un dinero considerable que no estaba inmovilizado en la tierra, por lo que podía permitirse liberar a sus esclavos más fácilmente.

Cualquier sureño que esperara un futuro en la política sabía que liberar a sus esclavos disminuiría enormemente su elección de ser elegido. Sin embargo, antes de la Revolución, Carter se postuló para el cargo dos veces y cada vez fue golpeado (recibiendo menos del 3% de los votos en una ocasión). Debió haber sabido que liberar a sus esclavos no lo haría menos popular de lo que ya era. Nada podría hacerlo. Así que estaba libre de esa preocupación.

Washington tenía un problema ligeramente diferente en ese sentido. Era inmensamente popular y no le preocupaba ser elegido. Pero su popularidad tenía que tener más peso que el hecho de que los estados fueran persuadidos de ratificar la Constitución por el hecho de que Washington sería el primer presidente. Si se aliaba con una opinión controvertida, literalmente pondría en peligro la existencia del país.


Finalmente, Carter aprovechó una ventana de oportunidad bastante breve. En la década de 1780, Virginia aprobó una ley que hacía relativamente fácil que un propietario liberara a sus esclavos. La ley cambió en la década de 1790. En otros estados y en otras épocas, liberar a los esclavos fue más difícil, o incluso ilegal.

¿Significa todo esto que Carter no merece crédito?


Definitivamente no. El simple hecho de que pudiera darse el lujo de renunciar a una propiedad valiosa por el bien de la humanidad no significa que necesariamente lo haría, o no tendríamos multimillonarios en la actualidad. Y aunque no tenía que preocuparse por ofender al electorado, enfureció y alienó a su familia, que sentía que estaba recortando injustamente su herencia.


¿Carter fue el único hombre de esta época que liberó a sus esclavos? En absoluto, aquí hay un ejemplo más.

El caso del secretario

(La mayor parte de mi información sobre Edward Coles proviene de: Miller, John Chester. El lobo por las orejas. Prensa: Nueva York, 1977).

Edward Coles era el secretario del presidente James Madison. También era vecino de Thomas Jefferson (y, dicho sea de paso, como algunos de los hijos de Sally Heming, tenía un parecido sorprendente con Jefferson).

Después de que Madison dejó la presidencia, Coles decidió vender su propiedad de Virginia y mudarse al Territorio de Illinois, donde no se permitía la esclavitud. Liberaría a sus esclavos allí y establecería a los que eligieran quedarse con él como granjeros allí. Esta era una variación de lo que Jefferson había recomendado durante mucho tiempo: que todos los esclavos fueran liberados y sacados de los Estados Unidos.

Pidió la aprobación de Jefferson, pero el ex presidente se negó a que su nombre se adjuntara al plan. Dijo que los ex esclavos nunca podrían ser agricultores exitosos porque la esclavitud los había vuelto "tan incapaces como niños de cuidarse a sí mismos". (p206)

Coles fue de todos modos. Diecisiete de sus ex esclavos se convirtieron en agricultores arrendatarios y Coles se convirtió en el segundo gobernador de Illinois y lideró la lucha exitosa contra las fuerzas que intentaron legalizar la esclavitud en el estado.

¿Qué nos dice esto?

Muchos dueños de esclavos en la Era Federal admitieron (al menos en privado) que la esclavitud era algo malo. (Las posiciones se endurecieron más tarde cuando la desmotadora de algodón hizo que la esclavitud fuera más rentable y los abolicionistas se volvieron más ruidosos). La mayoría de los propietarios de esclavos se aferraron a sus esclavos.


Pero no todos. Algunos hombres, como Carter y Coles, hablaron y caminó el camino. Si nuestros líderes fueron "hombres de su tiempo", entonces estos otros deben haber estado "adelantados a su tiempo". Pero si pudieron hacerlo, ¿por qué no Jefferson, Lee, Henry, Madison y Monroe? (Crédito donde se debe: Washington dispuso que la mayoría de sus esclavos fueran liberados después de la muerte de él y su esposa).

Nuestros padres fundadores pueden haber sentido que tenían buenas razones (políticas, sociales, financieras, legales, religiosas) para no liberar a sus esclavos. Pero no podemos afirmar que la razón fue que nadie más lo estaba haciendo. Eso es un insulto para hombres como Robert Carter, quien, como sugiere Andrew Levy, puede ser ignorado en los libros de historia simplemente porque avergüenza a aquellos de nosotros que estimamos a los fundadores.


¿Qué presidentes de Estados Unidos tenían esclavos?

`` Me gusta más la morsa '', dijo Alicia, porque sentía un poco de pena por las pobres ostras.
Sin embargo, comió más que el carpintero dijo Tweedledee.
--Verá, sostuvo su pañuelo al frente, para que
el Carpintero no pudo ver cuántos tomó: al contrario.
--¡Eso fue cruel! - dijo Alice indignada.
--Entonces me gusta más el carpintero, si no comiera tantos como la morsa.
"Pero se comió todos los que pudo", dijo Tweedledum.
-Lewis Carroll, Através del espejo

A lo largo de este sitio web he tratado de ceñirme a los hechos objetivos, a excepción de la página titulada ¿Eran solo hombres de su tiempo? Un problema con la objetividad es que trata a Andrew Jackson y Ulysses Grant como iguales: ambos dueños de esclavos. Lo mismo ocurre con James Buchanan y Abraham Lincoln, ambos no propietarios. En esta página trato de distinguir entre diferentes niveles de compromiso con la esclavitud o contra la esclavitud. Las categorías son arbitrarias, subjetivas y mías.


Desaparecidos del Día de los Presidentes: las personas a las que esclavizaron

Las escuelas de todo el país están adornadas con carteles de los presidentes de los Estados Unidos y los años que estuvieron en el cargo. Los libros de texto de historia de los Estados Unidos describen los logros y desafíos de las principales administraciones presidenciales: George Washington tuvo la Guerra Revolucionaria, Abraham Lincoln la Guerra Civil, Teddy Roosevelt la Guerra Hispanoamericana, etc. Los libros para niños ponen a los estudiantes por su nombre con los presidentes, lo que atrae a los lectores con historias de sus perros en el Rose Garden o escapadas de la infancia. La Institución Smithsonian de Washington, D.C. da la bienvenida a los visitantes a una exhibición de los vestidos de las primeras damas y muebles de la Casa Blanca.

& # 8220¿Por qué no debemos olvidar que los presidentes de Estados Unidos poseían esclavos? & # 8221 Poema de Clint Smith III

En ninguna parte de toda esta información se menciona el hecho de que más de uno de cada cuatro presidentes de Estados Unidos estuvo involucrado en la trata de personas y la esclavitud. Estos presidentes compraron, vendieron y criaron personas esclavizadas con fines de lucro. De los 12 presidentes que fueron esclavizadores, más de la mitad mantuvieron a las personas en cautiverio en la Casa Blanca. Por esta razón, hay pocas dudas de que la primera persona de ascendencia africana en ingresar a la Casa Blanca, o las casas presidenciales utilizadas en Nueva York (1788–90) y Filadelfia (1790–1800) antes de que se completara la construcción de la Casa Blanca, era una persona esclavizada.

Un grupo de esclavos con grilletes pasando por los terrenos del Capitolio. Fuente: Biblioteca del Congreso.

La Casa Blanca en sí, el hogar de los presidentes y el símbolo por excelencia de la presidencia de los Estados Unidos, se construyó con mano de obra esclava, al igual que la mayoría de los otros proyectos de construcción importantes en los Estados Unidos del siglo XVIII, incluidos muchos de nuestros edificios más famosos, como la Independencia de Filadelfia. Hall, Faneuil Hall de Boston, Monticello de Thomas Jefferson y Montpelier de James Madison. El presidente Washington inicialmente quería contratar mano de obra extranjera para construir la Casa Blanca, pero cuando se dio cuenta de lo costoso que sería pagar a la gente de manera justa, recurrió a la mano de obra esclava.

Construido en parte por el trabajo de esclavos negros, el hogar y la oficina del presidente de los Estados Unidos ha incorporado diferentes principios para diferentes personas. Para los blancos, cuyos privilegios sociales y derechos políticos han sido protegidos por las leyes del país, la Casa Blanca ha simbolizado el poder de la libertad y la democracia sobre la monarquía. Para los negros, cuya historia tiene sus raíces en la esclavitud y la lucha contra la dominación blanca, el poder simbólico de la Casa Blanca ha cambiado junto con la relación de cada presidente con la ciudadanía negra. Para muchos blancos y personas de color, la Casa Blanca ha simbolizado la supremacía de los blancos tanto a nivel nacional como internacional. Los nativistas estadounidenses con aspiraciones colonizadoras e imperialistas entendieron el simbolismo de la Casa Blanca como una proyección de esa supremacía a escala global. Esta idea se materializa en el propio proyecto de construcción.

Aunque la Casa Blanca es simbólicamente significativa, hay una historia negra en gran parte oculta y silenciada de la presidencia de Estados Unidos. A continuación, presentamos algunos ejemplos.

Una imagen romántica del trabajo en Mt. Vernon. Fuente: Biblioteca del Congreso.

Las condenas contra la esclavitud declaradas por George Washington no coincidían con su comportamiento político real. Mientras profesaba aborrecer la esclavitud y esperar su eventual desaparición, como presidente Washington no dio pasos reales en esa dirección y de hecho hizo todo lo posible para asegurarse de que ninguna de las más de 300 personas que poseía pudiera asegurar su libertad. Durante los 10 años de construcción de la Casa Blanca, George Washington pasó un tiempo en Filadelfia, donde se aprobó una ley llamada Ley de Abolición Gradual en 1780. Establecía que cualquier esclavo traído al estado era elegible para solicitar su libertad si estaba allí para más de seis meses. Para eludir la ley, Washington rotó a las personas que trabajaban para él en condiciones de servidumbre para que estuvieran allí menos de seis meses cada una.

Anuncio de periódico que ofrece una recompensa de $ 10 por el regreso de Oney Judge. Leer anuncio.

A pesar de la renuencia de Washington a llevar a cabo sus predilecciones contra la esclavitud declaradas, el movimiento contra la esclavitud creció de todos modos, incluso dentro de la propia casa del presidente entre los hombres y mujeres que esclavizó. Una de las esclavas presidenciales fue Ona “Oney” Maria Judge. En marzo de 1796 (un año antes de que terminara el segundo mandato de Washington), le dijeron a Oney que se la entregaría a la nieta de Martha Washington como regalo de bodas. Oney planeó cuidadosamente su escape y se escapó de la casa de los Washington en Filadelfia mientras los Washington estaban cenando. Oney Judge huyó del hombre más poderoso de los Estados Unidos, desafió sus intentos de engañarla para que volviera a ser esclava y vivió una vida mejor. Después de que su exitoso intento se hiciera ampliamente conocido, se convirtió en una especie de celebridad. Su escape de Washington fascinó a periodistas, escritores y otros, pero lo que es más importante, fue una inspiración para el movimiento abolicionista y para otros afroamericanos que estaban siendo esclavizados por blancos.

Paul Jennings. Fuente: dominio público.

A la edad de 10 años, Paul Jennings fue esclavizado en la Casa Blanca como lacayo de James Madison, el cuarto presidente de los Estados Unidos. Cuando creció, Dolley Madison contrató a Jennings y se quedó con cada "último centavo" de sus ganancias. Dolley indicó en su testamento que le daría a Jennings su libertad, pero en cambio lo vendió antes de morir. Afortunadamente, Daniel Webster intervino y compró su libertad. Poco después, Paul Jennings ayudó a planificar uno de los esfuerzos más ambiciosos y atrevidos para liberar a los negros esclavizados en la historia de Estados Unidos, el caso de las perlas. No tuvo éxito, pero al igual que con la redada de John Brown, las repercusiones políticas duraron décadas y fortalecieron la causa abolicionista. Paul Jennings se convirtió en la primera persona en escribir una memoria de una experiencia de primera mano trabajando en la Casa Blanca.

En los libros de texto y en la historia popular, la Casa Blanca se construye figurativamente como un depósito de aspiraciones democráticas, altos principios y valores éticos. Para muchos estadounidenses, es subversivo criticar a los fundadores de la nación, los documentos fundacionales, la presidencia, la casa del presidente y otras instituciones que han llegado a simbolizar la historia oficial de los Estados Unidos. Puede resultar incómodo renunciar a creencias arraigadas e incluso significativas que, en muchos sentidos, construyen identidades tanto colectivas como personales. Sin embargo, borrar a los afroamericanos esclavizados de la Casa Blanca y la presidencia presenta un retrato falso de la historia de nuestro país. Si los jóvenes, y el resto de nosotros, deben comprender una de la gente historia de los Estados Unidos, deben reconocer que todos los aspectos de los primeros Estados Unidos se basaron en la esclavitud.

Este artículo es parte de la serie Si supiéramos nuestra historia del Proyecto de educación Zinn.

© 2014 The Zinn Education Project, un proyecto de repensar las escuelas y enseñar para el cambio.

Recursos Relacionados

Democracy Now! Entrevista a Clarence Lusane | 17 de febrero de 2014

& # 8220 Historia no contada: más de una cuarta parte de los presidentes de los Estados Unidos estuvieron involucrados en la esclavitud, la trata de personas & # 8221

Clarence Lusane es profesor y presidente del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Howard y autor de La historia negra de la Casa Blanca (Luces de la ciudad).

Recursos Relacionados

"Si no hay lucha & # 8230": Enseñando una historia popular del movimiento de abolición

Actividad docente. Por Bill Bigelow. 16 páginas. Repensar las escuelas.
En esta lección, los estudiantes exploran muchos de los desafíos reales que enfrentan los abolicionistas con un enfoque en la Sociedad Estadounidense contra la Esclavitud.

Los presidentes y los esclavizados: ayudar a los estudiantes a encontrar la verdad

Actividad docente. Por Bob Peterson. 7 páginas. Repensar las escuelas.
How a 5th grade teacher and his students conducted research to answer the question: “Which presidents owned people?” Available in Spanish.

Teaching a People’s History of Abolition and the Civil War

Teaching Guide. Edited by Adam Sanchez. 181 pages. 2019. Rethinking Schools.
Students will discover the real abolition story, one about some of the most significant grassroots social movements in U.S. history.

Whitewashing Our First President

Article. By Clarence Lusane. 2014.
Critical review of an upper elementary non-fiction book about George Washington and the people he kept in bondage.

Under Pressure, Scholastic Recalls Racist Children’s Book

By Deborah Menkart
A firestorm erupted when Scholastic released a children’s book early this month, A Birthday Cake for George Washington, by Ramin Ganeshram and illustrated by Vanessa Brantley-Newton, featuring smiling slaves baking a cake for George Washington.

Answering the Cry for Freedom: Stories of African Americans and the American Revolution

Book – Non-fiction. By Gretchen Woelfle. Illustrated by R. Gregory Christie. 2016. 238 pages.
Profiles of African American, free and enslaved, during the American Revolution for upper elementary to middle school.


How Many U.S. Presidents Owned Slaves?

Slavery is a central paradox of much of American history. In fact, most of the country’s founding fathers owned slaves.

The United States may have been founded on the idea that all men are created equal, but during the late 18th and early 19th centuries, slaveholding was common among the statesmen who served as president. All told, at least 12 chief executives—over a quarter of all American presidents—were slave owners during their lifetimes. Of these, eight held slaves while in office.

The “peculiar institution” loomed large over the first few decades of American presidential history. Not only did slave laborers help build the White House all of the earliest presidents (except for John Adams and his son John Quincy Adams) were slave owners. George Washington kept some 300 bondsmen at his Mount Vernon plantation. Thomas Jefferson—despite once calling slavery an “assemblage of horrors”—owned around 175 servants. James Madison, James Monroe and Andrew Jackson each kept several dozen slaves, and Martin Van Buren owned one during his early career.

William Henry Harrison owned several inherited slaves before becoming president in 1841, while John Tyler and James K. Polk were both slaveholders during their stints in office. Zachary Taylor, who served from 1849-1850, was the last chief executive to keep slaves while living in the White House. He owned some 150 servants on plantations in Kentucky, Mississippi and Louisiana.

Portrait of Isaac Jefferson, slave of Thomas Jefferson circa 1847. (Credit: Fotosearch/Getty Images).

Perhaps surprisingly, the last two presidents to own slaves were both men closely associated with Abraham Lincoln, who led the nation during a civil war caused in large part by the divisions sowed by slavery, and later signed the Emancipation Proclamation and championed passage of the 13th Amendment ending slavery. Andrew Johnson, who served as Lincoln’s vice president before becoming president in 1865, had owned at least half a dozen slaves in his native Tennessee and even lobbied for Lincoln to exclude the state from the Emancipation Proclamation.

The last president to personally own slaves was Ulysses S. Grant, who served two terms between 1869 and 1877. The former commanding general of the Union Army had kept a lone black slave named William Jones in the years before the Civil War, but gave him his freedom in 1859. Grant would later sum up his evolving views on slavery in 1878, when he was quoted as saying that it was “a stain to the Union” that people had once been “bought and sold like cattle.”


Missing From Presidents Day: The People They Enslaved

Schools across the country are adorned with posters of the 44 U.S. presidents and the years they served in office. U.S. history textbooks describe the accomplishments and challenges of the major presidential administrations -- George Washington had the Revolutionary War, Abraham Lincoln the Civil War, Teddy Roosevelt the Spanish-American War, and so on. Children's books put students on a first-name basis with the presidents, engaging readers with stories of their dogs in the Rose Garden or childhood escapades. Washington, D.C.'s Smithsonian Institution welcomes visitors to an exhibit of the first ladies' gowns and White House furnishings.

Nowhere in all this information is there any mention of the fact that more than one in four U.S. presidents were involved in human trafficking and slavery. These presidents bought, sold, and bred enslaved people for profit. Of the 12 presidents who were enslavers, more than half kept people in bondage at the White House. For this reason, there is little doubt that the first person of African descent to enter the White House -- or the presidential homes used in New York (1788-90) and Philadelphia (1790-1800) before construction of the White House was complete -- was an enslaved person.

The White House itself, the home of presidents and quintessential symbol of the U.S. presidency, was built with slave labor, just like most other major building projects had been in the 18th-century United States, including many of our most famous buildings like Philadelphia's Independence Hall, Boston's Faneuil Hall, Thomas Jefferson's Monticello, and James Madison's Montpellier. President Washington initially wanted to hire foreign labor to build the White House, but when he realized how costly it would be to pay people fairly, he resorted to slave labor.

Constructed in part by black slave labor, the home and office of the president of the United States has embodied different principles for different people. For whites, whose social privileges and political rights have been protected by the laws of the land, the White House has symbolized the power of freedom and democracy over monarchy. For blacks, whose history is rooted in slavery and the struggle against white domination, the symbolic power of the White House has shifted along with each president's relation to black citizenship. For many whites and people of color, the White House has symbolized the supremacy of white people both domestically and internationally. U.S. nativists with colonizing and imperialist aspirations understood the symbolism of the White House as a projection of that supremacy on a global scale. This idea is embodied in the building project itself.

Although the White House is symbolically significant, there is a largely hidden and silenced black history of the U.S. presidency. Here are just a few examples.

George Washington's stated antislavery convictions misaligned with his actual political behavior. While professing to abhor slavery and hope for its eventual demise, as president Washington took no real steps in that direction and in fact did everything he could to ensure that not one of the more than 300 people he owned could secure their freedom. During the 10 years of construction of the White House, George Washington spent time in Philadelphia where a law called the Gradual Abolition Act passed in 1780. It stated that any slaves brought into the state were eligible to apply for their freedom if they were there for longer than six months. To get around the law, Washington rotated the people working for him in bondage so that they were there for less than six months each.

Despite Washington's reluctance to carry out his stated antislavery predilections, the movement against slavery grew anyway, including within the president's very own household among the men and women he enslaved. One of the presidential slaves was Ona "Oney" Maria Judge. In March 1796 (the year before Washington's second term in office ended), Oney was told that she would be given to Martha Washington's granddaughter as a wedding present. Oney carefully planned her escape and slipped out of the Washingtons' home in Philadelphia while the Washingtons were eating dinner. Oney Judge fled the most powerful man in the United States, defied his attempts to trick her back into slavery, and lived out a better life. After her successful attempt became widely known, she was a celebrity of sorts. Her escape from the Washingtons fascinated journalists, writers, and others, but more important, it was an inspiration to the abolition movement and other African Americans who were being enslaved by whites.

By the age of 10, Paul Jennings was enslaved at the White House as a footman for James Madison, the fourth president of the United States. When he got older, Dolley Madison hired out Jennings, keeping every "last red cent" of his earnings. Dolley indicated in her will that she would give Jennings his freedom, but instead sold him before she died. Thankfully, Daniel Webster intervened and purchased his freedom. Soon after, Paul Jennings helped plan one of the most ambitious and daring efforts to liberate enslaved blacks in U.S. history, the Pearl Affair. It was not successful, but as with John Brown's raid, the political repercussions lasted for decades and strengthened the abolitionist cause. Paul Jennings went on to become the first person to write a memoir of a firsthand experience working in the White House.

In textbooks and popular history, the White House is figuratively constructed as a repository of democratic aspirations, high principles, and ethical values. For many Americans, it is subversive to criticize the nation's founders, the founding documents, the presidency, the president's house, and other institutions that have come to symbolize the official story of the United States. It may be uncomfortable to give up long-held and even meaningful beliefs that in many ways build both collective and personal identities. However, erasing enslaved African Americans from the White House and the presidency presents a false portrait of our country's history. If young people -- and all the rest of us -- are to understand a fuller, people's history of the United States, they need to recognize that every aspect of early America was built on slavery.

Dr. Clarence Lusane is the program director for Comparative and Regional Studies at American University. He teaches courses in comparative race relations, modern social movements, comparative politics of the Americas and Europe, and jazz and international relations. He is a national columnist for the Black Voices syndicated news network. Lusane has authored a number of books including The Black History of the White House (City Lights, 2010). This article is part of the Zinn Education Project If We Knew Our History serie.


Recomendado

Yeah, just tell me what was the percentage of black slave owners and the percentage of white slaves? Any situation can have an anomaly. Even a broken clock is right twice a day. Don't be an idiot! Anyone with common sense will realize that we are talking about the norm here for American slavery. What kind of psychosis does it take for a human being to have the absolute arrogance and audacity to think that he is God enough to take ownership of another human being? anon998707 August 9, 2017

You can't debunk what actually happened, but if you choose to use Slate for your primary research then you'll continue to have a propagandized view of history around the world.

You're the one definitely in need of the broader perspective, unless you simply prefer to believe in that which you'd like to believe.

Slavery has existed since the beginning of time and has always been practiced by whichever peoples were strong enough to subjugate others.

Sad to see so much interest in slavery 150 years ago, but none for slavery still in practice today. No money in it for those supported by the social justice battalions. anon998705 August 8, 2017

As far as I know, the American system of enslaving Africans was the only system that imposed the surname of the owner on the slave. The impact is still felt today. What's the purpose of renaming millions of people, who already had names, unless it is an attempt to establish ownership? anon998703 August 8, 2017

And, the Slate website has an article that speaks to your points. It's titled "Slavery Myths Debunked." I hope you will read it and allow it to broaden your perspective.

All history needs to be seen with recognition with what was going on in the rest of the world and this constant narrative trying to show America as singularly evil with regards to conquest and slavery is naive at least and duplicitous.

Pretending that slavery was unique to the western civilizations, that the slaves weren't being sold by their brethren in Africa, that there weren't black slave holders in the states, or that there weren't white slaves as well is deliberately misleading and if people want to constantly go on about it, then the whole narrative needs to be talked about.


Ver el vídeo: ΜΕ ΕΝΤΟΛΗ ΑΠΟ ΤΙΣ ΗΠΑ! Ο Μητσοτάκης ξεφούρνισε ΤΟ ΣΧΕΔΙΟ


Comentarios:

  1. Jeramiah

    Le diré a mi padre que se proteja de ahora en adelante ... El sexo seguro es el que no conduce al matrimonio. Mejor malo que nunca. ¡Qué tipo de embriaguez es este si el día siguiente no es una pena!

  2. Heikki

    En mi opinión es obvio. No comenzaré a hablar este tema.

  3. Kaphiri

    un mensaje encantador

  4. Kolby

    puede llenar el vacío...

  5. Yozshular

    Quiero decir, permites el error. Ingrese lo discutiremos. Escríbeme en PM, hablaremos.

  6. Adare

    Bravo, tu pensamiento es brillante.

  7. Akiramar

    Pido disculpas, pero creo que estás equivocado. Puedo defender mi posición. Escríbeme en PM, hablaremos.

  8. Aurik

    Es notable, esta valiosa opinión



Escribe un mensaje