Kennedy y el cuarto debate presidencial de Nixon

Kennedy y el cuarto debate presidencial de Nixon

El 21 de octubre de 1960, el senador Kennedy y el vicepresidente Richard Nixon participaron en el último de una serie de los primeros debates presidenciales televisados ​​en la historia de Estados Unidos.


1960 Debates presidenciales

Por primera vez, los nominados de los dos partidos principales se reunieron para debatir durante una elección general. El Congreso suspendió la disposición de tiempo equivalente de la Ley Federal de Comunicaciones de 1934, y tanto el vicepresidente Richard Nixon (R) como el Senador John Kennedy (D-Mass.) Creían que tenían algo que ganar al debatir. (Película QuickTime de 928K)

Hubo un total de cuatro debates, que todavía se mantiene como el número récord para una elección general, y el tema principal fue la amenaza del comunismo global. No hubo debates vicepresidenciales en 1960.

Lo que todos recuerdan es el primer debate, donde el telegénico Kennedy ganó la batalla de la imagen sobre Nixon quien, recuperándose de la gripe, se puso pálido y se negó a maquillarse.

Fecha: 26 de septiembre de 1960
Ubicación: Chicago, IL
Sitio: estudio WBBM
Participantes: John Kennedy (D), Richard Nixon (R)
Moderador: Howard K. Smith, CBS
Panelistas:
Robert Fleming, ABC
Stuart Novins, CBS
Charles Warren, sistema de radiodifusión mutua
Sander Vanocur, NBC
Formato:
Declaraciones de apertura de ocho minutos, luego preguntas alternas de los panelistas, con dos minutos y medio para responder, luego el otro candidato puede dar una refutación.

Reflejos

El primer debate presidencial de las elecciones generales, televisado o no. Lo que más se recuerda y se discute es la "imagen" telegénica presentada por Kennedy y la presencia decididamente no telegénica de Nixon. Nixon no usaba maquillaje, se estaba recuperando de la gripe, había perdido peso y sufrió una lesión en la rodilla. También vestía un traje gris, que proporcionaba poco contraste con el decorado de fondo. Kennedy vestía un traje oscuro, se maquillaba (aunque ya se veía bronceado) y le enseñaron cómo sentarse (piernas cruzadas) y qué hacer cuando no hablaba (mire a Nixon).

Kennedy fue agresivo, tomó la ofensiva para enfrentar lo que se percibía como su mayor debilidad, su falta de experiencia, al hablar de su trabajo en el Congreso.

Kennedy también declaró en su declaración de apertura que "no creo en un gran gobierno, pero creo en una acción gubernamental eficaz".

Nixon culpó de los problemas económicos y de otro tipo del país a la administración del presidente demócrata Truman y argumentó que las cosas mejoraron mucho bajo la administración republicana saliente de Eisenhower.

Un estudio concluyó que quienes escucharon el debate en la radio pensaron que el concurso era un empate, mientras que quienes vieron la transmisión pensaron que Kennedy era el claro ganador. Sin embargo, un estudio realizado recientemente ha desafiado esta suposición. Aún así, The New York Times declaró que "con argumentos sólidos, Nixon probablemente se llevó la mayoría de los honores".

Fecha: 7 de octubre de 1960
Ubicación: Washington, DC
Sitio: NBC Studio
Participantes: John Kennedy (D), Richard Nixon (R)
Moderador: Frank McGee, NBC
Panelistas:
Paul Niven, CBS
Edward Morgan, ABC
Alvin Spivak, UPI
Harold Levy, Newsweek
Formato:
Preguntas de los panelistas, otro candidato puede comentar o refutar.

Reflejos

Nixon aprendió de los errores que cometió en Chicago y adoptó una imagen más telegénica (traje oscuro, maquillaje). Nixon también adoptó una postura mucho más agresiva en los debates restantes, abandonando el estilo gentil que probó en el primer debate.

El intercambio más acalorado fue sobre Quemoy y Matsu, dos islas controladas por Taiwán a pocas millas de China continental. Kennedy dijo que la línea de defensa en el Lejano Oriente debería trazarse en Taiwán. Nixon argumentó que estas dos islas deberían ser donde Occidente traza la línea contra el comunismo y acusó a Kennedy de "pensamiento vago".

Estas dos islas, Cuba y la Guerra Fría en general, serían el foco de los dos próximos debates.

Fecha: 13 de octubre de 1960
Ubicación: Nixon en Hollywood, Kennedy en la ciudad de Nueva York
Sitio: ABC Studios, Hollywood y Nueva York
Participantes: John Kennedy (D), Richard Nixon (R)
Moderador: Bill Shadel, ABC
Panelistas:
Charles Von Fremd, CBS
Frank McGee, NBC
Roscoe Drummond, New York Herald Tribune
Douglass Cater, Revista Reporter
Formato:
Los panelistas interrogan a los candidatos, al candidato a quien no se le hace la pregunta con tiempo para responder antes de que se haga la siguiente pregunta.

Reflejos

Después del segundo debate, Nixon hizo campaña sobre el tema de que Kennedy permitiría que los comunistas tomaran las islas de Quemoy y Matsu. La mayor parte del tercer debate se centró en estas islas.


Una mirada a algunos de los momentos de debate presidencial más memorables de la historia

Los debates siguen siendo una parte importante del proceso de elección presidencial.

LOS ANGELES - En la última década o dos, no se ha pensado que los debates hayan tenido un gran impacto en los resultados de una elección presidencial. & # XA0

Pero cuando se trata de los anales de la historia del debate presidencial, los momentos singulares en el escenario del debate vistos por millones de estadounidenses pueden tener un impacto en la fortuna política de un candidato. & # XA0

Estos son algunos de los momentos más memorables en la historia del debate presidencial:

El primer debate televisado

Las elecciones presidenciales de 1960 vieron el primer debate televisado del país. Se recordó menos por lo que se dijo que por lo que vieron los espectadores.

Los candidatos presidenciales, el senador John F. Kennedy (1917 - 1963, derecha) y el vicepresidente Richard M. Nixon (1913 - 1994) en el cuarto y último de sus debates presidenciales televisados, ABC Studios New York City, 21 de octubre de 1960. (Foto de Pictorial Parade / Archive Photos / Getty Images)

El demócrata John F. Kennedy, un apuesto y joven senador de Massachusetts, lucía bronceado y relajado. El republicano Richard Nixon, que había estado enfermo y en el hospital, parecía con los ojos hundidos y tenía una sombra de las cinco en punto. & # XA0

Kennedy combinó su bronceado con un traje azul, ofreciendo un bonito contraste en televisores en blanco y negro. Nixon vestía un traje gris, que se mezclaba con el fondo gris del estudio.

Muchos consideraron el debate como un punto de inflexión en la campaña de Kennedy & # x2019s.

Reagan le da la vuelta a Mondale

El republicano Ronald Reagan, que entonces buscaba convertirse en el presidente de mayor edad en ganar la reelección, utilizó el humor para abordar preguntas sobre su avanzada edad en un debate de 1984 contra el demócrata Walter Mondale.

Cuando un interrogador le preguntó a Reagan si tenía alguna duda sobre si tenía la fuerza para el trabajo a su edad, el hombre de 73 años respondió rápidamente: & # x201C Para nada. No convertiré la edad en un problema de esta campaña. No voy a explotar, con fines políticos, la juventud e inexperiencia de mi oponente & # x2019. & # X201D

Incluso Mondale, de 56 años, tuvo que reírse de eso.

La pregunta de debate que anuló a un candidato

Durante la carrera presidencial de 1988, el entonces vicepresidente republicano George H.W. Bush había calificado durante mucho tiempo al candidato demócrata Michael Dukakis de débil en materia de delincuencia. & # XA0

En ese momento, la campaña de Bush & # x2019 lideró una campaña volátil y despiadada contra su rival demócrata. & # XA0

La opinión de Dukakis & # x2019 sobre el tema se puso a prueba cuando el moderador del debate y presentador de CNN, Bernard Shaw, le preguntó al gobernador de Massachusetts cuál sería la pregunta más controvertida durante un debate político.

El candidato presidencial vicepresidente George Bush y el gobernador Michael Dukakis se dan la mano antes del inicio de su debate en 1988.

& # x201C Si Kitty Dukakis fuera violada y asesinada, ¿estaría a favor de una pena de muerte irrevocable para el asesino? & # x201D, preguntó Shaw, refiriéndose a la esposa del gobernador de Massachusetts. Dukakis dijo que no lo favorecería porque & # x201CI no veo ninguna evidencia de que sea un elemento disuasorio & # x201D.

Muchos recuerdan que la respuesta del ex gobernador fue en gran parte sin emociones y se dio durante un debate pocas semanas antes de las elecciones. Los expertos políticos sostienen que fue el clavo en el ataúd de la campaña Dukakis & # x2019.

Bush pasó a aplastar a Dukakis, ganando la votación del Colegio Electoral, 426-111.

Bush comprobando la hora & # xA0

ARCHIVO - De izquierda a derecha, George H.W. Bush, Ross Perot y Bill Clinton durante el debate presidencial de 1992.

La activista negativa de línea dura de 1988 parecía distante y distante en 1992. En un debate de campaña, una mujer preguntó cómo la deuda nacional, un tema político importante en ese momento, había afectado personalmente a cada candidato: Bush, Ross Perot y Bill Clinton. & # xA0

Una pregunta confusa, ya que la deuda no afecta a las personas personalmente, pero los otros candidatos encontraron respuestas. Bush tropezó, tomó la pregunta literalmente y habló de las tasas de interés. Divagó un poco y luego dijo: & # x201CI & # x2019 No estoy seguro de haberlo entendido. Ayúdame con la pregunta. & # X201D

Minutos después, cuando la cámara recorrió el escenario, Bush miraba su reloj, un reflejo cotidiano pero que alimentaba la imagen de la oposición de un candidato aburrido y desinteresado.

Los demócratas nunca se rinden. Bush fue el candidato que no lo consiguió.

Clinton lo golpeó. Aun así, cuando Bush dejó el cargo, las encuestas mostraron que más de la mitad del país aprobó al hombre, a pesar de que habían despreciado al presidente.

& # x2018Binders llenos de mujeres & # x2019

Durante un debate presidencial de 2012 entre el republicano Mitt Romney y el actual presidente demócrata Barack Obama, se le preguntó a Romney sobre la equidad salarial en el lugar de trabajo para las mujeres. Habló sobre cómo había elaborado una lista de candidatos para puestos administrativos cuando era gobernador de Massachusetts & # x2019.

& # x201CI acudió a varios grupos de mujeres & # x2019s y dijo: & # x2018¿Puedes ayudarnos a encontrar gente? & # x2019 Y nos trajeron carpetas enteras llenas de mujeres & # x201D Romney dijo.

El comentario generó burlas casi de inmediato y fue presentado como un ejemplo de la disonancia de Romney & # x2019s sobre temas de mujeres & # x2019s.

Associated Press contribuyó a esta historia. & # XA0
& # xA0


Transcripción del debate del 21 de octubre de 1960

QUINCY HOWE, MODERADOR: Soy Quincy Howe de CB- de ABC News dando las buenas noches desde Nueva York, donde los dos principales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos están a punto de participar en su cuarta discusión de radio y televisión sobre la presente campaña. Esta noche estos hombres limitarán esa discusión a la política exterior. Buenas noches, vicepresidente Nixon.

SEÑOR. NIXON: Buenas noches, Sr. Howe.

SEÑOR. HOWE: Y buenas noches, senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Buenas noches, Sr. Howe.

SEÑOR. HOWE: Ahora permítanme leer las reglas y condiciones bajo las cuales los propios candidatos han acordado proceder. Como lo hicieron en su primera reunión, ambos hombres harán declaraciones de apertura de aproximadamente ocho minutos cada una y declaraciones de clausura de igual tiempo de tres a cinco minutos cada una. Durante la media hora que transcurre entre los discursos de apertura y cierre, los candidatos responderán y comentarán las preguntas de un panel de cuatro corresponsales elegidos por las redes nacionales que llevan el programa. Cada candidato será interrogado por turno y el otro tendrá la oportunidad de hacer comentarios. Cada respuesta estará limitada a dos minutos y medio, cada comentario a un minuto y medio. Los corresponsales son libres de hacer cualquier pregunta que deseen en el campo de los asuntos exteriores. Ninguno de los candidatos sabe qué preguntas se harán. El tiempo solo determinará la pregunta final. Invirtiendo el orden en su primera reunión, el Senador Kennedy hará la segunda declaración de apertura y la primera declaración de clausura. Para la primera declaración de apertura, aquí está el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. NIXON: Sr. Howe, senador Kennedy, mis compatriotas. Desde que comenzó esta campaña he tenido un privilegio muy poco común. He viajado a cuarenta y ocho de los cincuenta estados y en mis viajes he aprendido en qué está pensando la gente de los Estados Unidos. Hay un tema que se destaca sobre todos los demás, uno en el que todo estadounidense está preocupado, independientemente del grupo al que pertenezca y sin importar dónde viva. Y ese tema, dicho de manera muy simple, es este: ¿cómo podemos mantener la paz & # 8211 mantenerla sin rendirnos? ¿Cómo podemos extender la libertad & # 8211 extenderla sin guerra? Ahora, al determinar cómo abordamos este tema, debemos encontrar la respuesta a una pregunta muy importante pero simple: ¿quién amenaza la paz? ¿Quién amenaza la libertad en el mundo? Sólo hay una amenaza a la paz y una amenaza a la libertad & # 8211 que es presentada por el movimiento comunista internacional. Y por lo tanto, si queremos tener paz, debemos saber cómo tratar con los comunistas y sus líderes. Conozco al Sr. Khrushchev. También he tenido la oportunidad de conocer y conocer a otros líderes comunistas del mundo. Creo que hay ciertos principios que debemos encontrar al tratar con él y sus colegas y principios, si se siguen, que mantendrán la paz y que también pueden extender la libertad. Primero, tenemos que aprender del pasado, porque no podemos permitirnos cometer los errores del pasado. En los siete años antes de que esta Administración llegara al poder en Washington, descubrimos que seiscientos millones de personas iban detrás del Telón de Acero. Y al final de esos siete años estábamos envueltos en una guerra en Corea que costó treinta mil vidas estadounidenses. En los últimos siete años, en la administración del presidente Eisenhower, esta situación se ha revertido. Terminamos la Guerra de Corea con un liderazgo fuerte y firme que hemos mantenido al margen de otras guerras y hemos evitado la rendición de principios o territorios en la mesa de conferencias. Ahora bien, ¿por qué tuvimos éxito si nuestros predecesores no lo tuvieron? Creo que hay varias razones. En primer lugar, cometieron un error fatal al juzgar mal a los comunistas al tratar de aplicarles las mismas reglas de conducta que usted aplicaría a los líderes del mundo libre. Uno de los principales errores que cometieron fue el que condujo a la Guerra de Corea. Al descartar la defensa de Corea, invitaron a la agresión en esa área. Pensaron que iban a tener paz & # 8211 trajo la guerra. Aprendimos de sus errores. Y así, en nuestros siete años, nos encontramos con que hemos sido firmes en nuestra diplomacia, nunca hemos hecho concesiones sin recibir concesiones a cambio. Siempre hemos estado dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para negociar el desarme o en cualquier otro ámbito. Pero nunca hemos estado dispuestos a hacer nada que, en efecto, cediera la libertad a cualquier lugar del mundo. Es por eso que el presidente Eisenhower estuvo en lo correcto al no disculparse o expresar su pesar al Sr. Khrushchev en la Conferencia de París, como sugirió el senador Kennedy que podría haber hecho. Es por eso que el senador wh- El presidente Eisenhower también tuvo razón en su política en el Estrecho de Formosa, donde se negó y se negó a seguir las recomendaciones y recomendaciones que el senador Kennedy votó en 1955 hizo nuevamente en 1959 y repitió en sus debates que ha escuchado & # 8211 recomendaciones con respecto a & # 8211 nuevamente & # 8211 cortar un pedazo de territorio libre y abandonarlo, si & # 8211 en efecto, a los comunistas. ¿Por qué el presidente sintió que esto estaba mal y por qué el presidente tenía razón y sus críticos estaban equivocados? Porque nuevamente esto mostró una falta de comprensión de los dictadores, una falta de comprensión particularmente de los comunistas, porque cada vez que haces una concesión así no conduce a la paz, solo los alienta a chantajearte. Les anima a comenzar una guerra. Y por eso digo que el registro demuestra que sabemos mantener la paz, mantenerla sin rendirnos. Pasemos ahora al futuro. No es suficiente pararse en este récord porque estamos lidiando con los líderes más despiadados, fanáticos & # 8230 que el mundo jamás haya visto. Por eso digo que en este período de los sesenta, Estados Unidos debe avanzar en todos los ámbitos. En primer lugar, aunque hoy somos, como ha admitido el senador Kennedy, la nación más fuerte del mundo militarmente, debemos aumentar nuestra fuerza, aumentarla para que siempre tengamos la fuerza suficiente que sin importar lo que tengan nuestros oponentes potenciales & # 8211 si lanzan un ataque sorpresa & # 8211 seremos capaces de destruir su capacidad para hacer la guerra. Deben saber, en otras palabras, que es un suicidio nacional si comienzan algo. Necesitamos este tipo de fuerza porque somos los guardianes de la paz. Además de la fuerza militar, necesitamos ver que la economía de este país continúe creciendo. Ha crecido en los últimos siete años. Puede crecer y crecerá aún más en los próximos cuatro. Y la razón por la que debe crecer aún más es porque tenemos cosas que hacer en casa y también porque estamos en una carrera por la supervivencia, una carrera en la que no es suficiente para estar por delante, no es lo suficientemente simple. ser complaciente. Tenemos que avanzar para seguir adelante. Y es por eso que, en este campo, he hecho recomendaciones que estoy seguro que harán avanzar la economía estadounidense y # 8211 la moverán con firmeza y solidez para que nunca haya un momento en que la Unión Soviética pueda desafiar nuestra superioridad. en este campo. Y entonces necesitamos fuerza militar, necesitamos fuerza económica, también necesitamos las políticas diplomáticas adecuadas. ¿Qué son? De nuevo volvemos al pasado. Firmeza pero sin beligerancia, y sin beligerancia quiero decir que no respondemos insulto por insulto. Cuando se siente orgulloso y confiado en su fuerza, no se rebaja al nivel del Sr. Khrushchev y sus colegas. Y ese ejemplo que ha dado el presidente Eisenhower lo seguiremos. Pero todo esto por sí solo no es suficiente. No nos basta con ser simplemente la nación más fuerte militarmente, la más fuerte económicamente y también tener una diplomacia firme. Debemos tener una gran meta. Y eso es: no solo para mantener la libertad para nosotros, sino para extenderla a todo el mundo, para extenderla a todo el mundo porque ese es el destino de Estados Unidos. Extenderlo a todo el mundo porque el objetivo comunista no es sostenerse sino extender el comunismo. Y no se puede luchar por una victoria para el comunismo o una estrategia de victoria para el comunismo con la estrategia, simplemente de mantener la línea. Y por eso digo que creemos que nuestras políticas de fuerza militar, de fuerza económica, de firmeza diplomática primero mantendrán la paz y la mantendrán sin rendirse. También creemos que en el gran campo de los ideales podemos llevar a Estados Unidos a la victoria de la libertad & # 8211 victoria en los países en vías de desarrollo, victoria también en los países cautivos & # 8211 siempre que tengamos fe en nosotros mismos y fe en nuestros principios. .

SEÑOR. HOWE: Ahora la declaración de apertura del senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Sr. Howe, Sr. Vicepresidente. Primero, uh & # 8211, permítanme nuevamente intentar corregir el registro sobre el asunto de Quemoy y Matsu. Voté a favor de la resolución de Formosa en 1955. La he sostenido desde entonces. He dicho que estoy de acuerdo con la política de la Administración. El Sr. Nixon indicó anteriormente que defendería Quemoy y Matsu incluso si el ataque a estas islas, a dos millas de la costa de China, no fuera parte de un ataque general a Formosa y los Pescadores. Indiqué que defendería esas islas si el ataque fuera dirigido contra Pescadores y Formosa, que es parte de la política de Eisenhower.He apoyado esa política. En la última semana, como miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, he vuelto a leer el testimonio del General Twining en representación de la Administración en 1959, y del Subsecretario de Estado ante el Comité de Relaciones Exteriores en 1958, y he descrito con precisión la política de la Administración, y la apoyo de todo corazón. Así que eso realmente no es un problema en esta campaña. No es un problema con el Sr. Nixon, quien ahora dice que también apoya la política de Eisenhower. La cuestión de que todos los estadounidenses quieren la paz y la seguridad tampoco es un problema en esta campaña. La pregunta es: ¿estamos avanzando en la dirección de la paz y la seguridad? ¿Está creciendo nuestra fuerza relativa? ¿Está, como dice el señor Nixon, nuestro prestigio en su punto más alto, como dijo hace una semana, y el de los comunistas en su punto más bajo? No creo que lo sea. No creo que nuestra fuerza relativa esté aumentando. Y lo digo no como el abanderado demócrata, sino como un ciudadano de los Estados Unidos que está preocupado por los Estados Unidos. Miro a Cuba, a noventa millas de la costa de Estados Unidos. En 1957 estuve en La Habana. Hablé con el embajador estadounidense allí. Dijo que era el segundo hombre más poderoso de Cuba. Y, sin embargo, a pesar de que el embajador Smith y el embajador Gardner, ambos embajadores republicanos, ambos advirtieron sobre Castro, las influencias marxistas alrededor de Castro, las influencias comunistas alrededor de Castro, ambos han testificado en las últimas seis semanas, que a pesar de sus advertencias al Gobierno estadounidense, no se hizo nada. Nuestra d- seguridad depende de América Latina. ¿Puede cualquier estadounidense que observe la situación en América Latina sentirse satisfecho con lo que & # 8217 está sucediendo hoy, cuando un candidato a la presidencia de Brasil siente que es necesario llamar & # 8211 no a Washington durante la campaña & # 8211 sino a Castro en La Habana? para conseguir el apoyo de los partidarios de Castro en Brasil? En la Conferencia Americana & # 8211 Conferencia Interamericana de este verano, cuando queríamos que se unieran en la denuncia de Castro y los comunistas cubanos, ni siquiera pudimos lograr que el grupo Interamericano se uniera para denunciar a Castro. Fue una declaración bastante vaga la que finalmente hicieron. ¿Sabes hoy que la Com- los rusos transmiten diez veces más programas en español a América Latina que nosotros? ¿Sabes que no tenemos un solo programa patrocinado por nuestro gobierno a Cuba para contarles nuestra historia, para decirles que somos sus amigos, que queremos que vuelvan a ser libres? África es ahora la zona emergente del mundo. Contiene el veinticinco por ciento de todos los miembros de la Asamblea General. Ni siquiera teníamos una Oficina de Asuntos Africanos hasta 1957. En África al sur del Sahara, que es la sección nueva más importante, tenemos menos estudiantes de toda África en esa área que estudian hoy bajo los auspicios del gobierno que del país de Tailandia Si hay algo que África necesita es asistencia técnica. Y, sin embargo, el año pasado les dimos menos del cinco por ciento de todos los fondos de asistencia técnica que distribuimos en todo el mundo. En Oriente Medio confiamos en el Pacto de Bagdad y, sin embargo, cuando se cambió el gobierno iraquí, el Pacto de Bagdad se rompió. Confiamos en la Doctrina Eisenhower para el Medio Oriente, que fue aprobada por el Senado. No hay un solo país en el Medio Oriente que ahora respalde la Doctrina Eisenhower. Miramos a Europa uh & # 8211 a Asia porque la lucha está en el mundo subdesarrollado. ¿Qué sistema, el comunismo o la libertad, triunfará en los próximos cinco o diez años? Eso es lo que debería preocuparnos, no la historia de hace diez, quince o veinte años. Pero, ¿estamos haciendo lo suficiente en estas áreas? ¿Cuáles son las posibilidades de libertad en esas áreas? Para 1965 o 1970, ¿habrá otras Cubas en América Latina? ¿Guinea y Ghana, que ahora han votado frecuentemente con los comunistas como países recién independizados de África? ¿Habrá otros? ¿Se volverá comunista el Congo? ¿Otros países? ¿Estamos haciendo lo suficiente en esa área? ¿Y Asia? ¿India va a ganar la lucha económica o China la va a ganar? ¿Quién dominará Asia en los próximos cinco o diez años? ¿Comunismo? ¿El chino? ¿O será la libertad? La pregunta que tenemos que decidir como estadounidenses: ¿estamos haciendo lo suficiente hoy? ¿Está aumentando nuestra fuerza y ​​prestigio? ¿La gente quiere identificarse con nosotros? ¿Quieren seguir el liderazgo de Estados Unidos? No creo que lo hagan, lo suficiente. Y eso es lo que me preocupa. En África & # 8211 estos países que se han unido recientemente a las Naciones Unidas. Sobre la cuestión de la admisión de China Roja, sólo dos países de África votaron con nosotros: Liberia y la Unión de Sudáfrica. El resto se abstuvo o votó en contra nuestra. Más países de Asia votaron en contra nuestra en esa cuestión de los que votaron con nosotros. Creo que esta lucha continuará y que bien puede decidirse en la próxima década. He visto a Cuba acudir a los comunistas. He visto aumentar la influencia comunista y la influencia de Castro en América Latina. Nos he visto ignorar a África. Hay seis países de África que son miembros de las Naciones Unidas. No hay un solo representante diplomático estadounidense en ninguno de esos seis. Cuando Guinea se independizó, el embajador soviético se presentó ese mismo día. No los reconocimos durante dos meses, el embajador estadounidense no apareció durante casi ocho meses. Creo que el mundo está cambiando rápidamente. Y no creo que esta Administración haya mostrado la previsión, el conocimiento, se haya identificado con la gran lucha que están librando estas personas para ser libres, para conseguir un mejor nivel de vida, para vivir mejor. El ingreso promedio en algunos de esos países es de veinticinco dólares al año. Los comunistas dicen: & # 8220Ven con nosotros, mira lo que & # 8217 hemos hecho & # 8221 & # 8217 hemos estado en & # 8211 en general, desinteresados. Creo que tendremos que hacerlo mejor. El Sr. Nixon habla de que somos el país más fuerte del mundo. Creo que lo somos hoy. Pero éramos mucho más fuertes en comparación con los comunistas hace cinco años, y lo que es de gran preocupación es que el equilibrio de poder está en peligro de moverse con ellos. Hicieron un gran avance en misiles, y por mil novecientos sesenta y uno, dos y tres, nos superarán en número en misiles. No estoy tan seguro como él de que seremos la potencia militar más fuerte para 1963. Habla del crecimiento económico como un gran indicador de libertad. Estoy de acuerdo con él. Lo que hagamos en este país, el tipo de sociedad que construimos, dirá si la libertad se mantendrá en todo el mundo. Y, sin embargo, en los últimos nueve meses de este año, hemos tenido una caída en nuestro crecimiento económico en lugar de una ganancia. Hemos tenido la tasa más baja de aumento del crecimiento económico en los últimos nueve meses de todas las principales sociedades industrializadas del mundo. Miro hacia arriba y veo la bandera soviética en la luna. El hecho es que las encuestas del Departamento de Estado sobre nuestro prestigio e influencia en todo el mundo han mostrado una caída tan pronunciada que hasta ahora el Departamento de Estado no ha estado dispuesto a publicarlas. Y, sin embargo, fueron encuestados por la U.S.I.A. El punto de todo esto es que se trata de una lucha en la que estamos comprometidos. Queremos paz. Queremos libertad. Queremos seguridad. Queremos ser más fuertes. Queremos libertad para ganar. Pero no creo en estos tiempos cambiantes y revolucionarios, esta Administración ha sabido que el mundo está cambiando y se ha identificado con ese cambio. Creo que los comunistas se han estado moviendo con vigor & # 8211 Laos, África, Cuba & # 8211 en todo el mundo hoy en día & # 8217 están en movimiento. Creo que tenemos que revitalizar nuestra sociedad. Creo que tenemos que demostrarle a la gente del mundo que en este país nuestro libre estamos determinados a ser los primeros y no los primeros si, y no los primeros, pero no los primeros cuando, sino los primeros. Y cuando somos fuertes y cuando lo somos primero, gana la libertad, luego aumentan las perspectivas de paz y luego aumentan las perspectivas de nuestra sociedad.

SEÑOR. HOWE: Eso completa las declaraciones de apertura. Ahora los candidatos responderán y comentarán las preguntas formuladas por estos cuatro corresponsales: Frank Singiser de Mutual News, John Edwards de ABC News, Walter Cronkite de CBS News, John Chancellor de NBC News. Frank Singiser tiene la primera pregunta para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CANTANTE: Sr. Vicepresidente, me gustaría precisar la diferencia entre la forma en que manejaría el régimen de Castro e impediría el establecimiento de gobiernos comunistas en el hemisferio occidental y la forma en que procedería el senador Kennedy. Uh & # 8211 Vicepresidente Nixon, ¿en qué aspectos importantes cree que hay diferencias entre ustedes y por qué cree que su política es mejor para la paz y la seguridad de los Estados Unidos en el hemisferio occidental?

SEÑOR. NIXON: Nuestras políticas son muy diferentes. Creo que las políticas y recomendaciones del senador Kennedy para el manejo del régimen de Castro son probablemente los más peligrosos, recomendaciones peligrosamente irresponsables que hizo durante el curso de esta campaña. En efecto, lo que recomienda el senador Kennedy es que el gobierno de Estados Unidos ayude a los exiliados y a los cubanos que se oponen al régimen de Castro & # 8211 siempre que sean anti-Batista. Ahora veamos qué significa esto. Tenemos cinco tratados con América Latina, incluido el que estableció la Organización de los Estados Americanos en Bogotá en 1948, en el que hemos acordado no intervenir en los asuntos internos de ningún otro país americano & # 8211 y ellos también han acordado haz lo mismo. La carta de las Naciones Unidas & # 8211 su Preámbulo, Artículo I y Artículo II & # 8211 también estipula que no habrá intervención de una nación en los asuntos internos de otra. Ahora no sé qué sugiere el senador Kennedy cuando dice que deberíamos ayudar a quienes se oponen al régimen de Castro, tanto en Cuba como fuera de él. Pero sí sé esto: que si siguiéramos esa recomendación, que perderíamos a todos nuestros amigos en América Latina, probablemente seríamos condenados en las Naciones Unidas y no lograríamos nuestro objetivo. Sé algo más. Sería una invitación abierta para que el Sr. Khrushchev entrara, viniera a América Latina y nos involucrara en lo que sería una guerra civil, y posiblemente incluso peor que eso. Esta es la principal recomendación que hizo. Ahora, ¿qué podemos hacer? Bueno, podemos hacer lo que hicimos con Guatemala. Había un dictador comunista que heredamos de la Administración anterior. Pusimos en cuarentena al Sr. Arbenz. El resultado fue que el propio pueblo guatemalteco finalmente se levantó y lo echó. Hoy vamos a poner en cuarentena al Sr. Castro. Lo estamos poniendo en cuarentena diplomáticamente al traer de regreso a nuestro embajador económicamente al cortar el comercio, y la sugerencia del senador Kennedy de que el intercambio que cortamos no es significativo es solo un cien por ciento incorrecto. Estamos cortando los rubros importantes que el régimen cubano necesita para sobrevivir. Cortando el comercio, cortando nuestras relaciones diplomáticas como lo hemos hecho, pondremos en cuarentena este régimen para que el propio pueblo de Cuba cuide al señor Castro. Pero si hiciéramos lo que sugirió el senador Kennedy, se obtendrían resultados que sé que él no querría y, ciertamente, que el pueblo estadounidense no querría.

SEÑOR. KENNEDY: El Sr. Nixon uh & # 8211 se muestra mal informado. Seguramente debe ser consciente de que la mayor parte del equipo, las armas y los recursos para Castro provenían de los Estados Unidos, fluían desde Florida y otras partes de los Estados Unidos hacia Castro en las montañas. No hay ninguna duda al respecto, número uno. Número dos, creo que si alguna sanción económica contra América Latina va a tener éxito, tiene que ser multilateral. Tienen que incluir a los demás países de América Latina. Creo que Castro puede reemplazar esos mercados muy fácilmente a través de América Latina, Europa y Europa del Este. Si Estados Unidos tuviera mayor prestigio e influencia en América Latina, podría persuadir, como lo hizo Franklin Roosevelt en 1940, a los países de América Latina de unirse a una cuarentena económica de Castro. Esa & # 8217 es la única forma en que puede ejercer presión económica real sobre el régimen de Castro & # 8211 y también sobre los países de Europa Occidental, Canadá, Japón y los demás. Número tres, Castro es solo el comienzo de nuestras dificultades en toda América Latina. La gran lucha será evitar que la influencia de Castro se extienda a otros países & # 8211 México, Panamá, Bolivia, Colombia. Tendremos que intentar estrechar lazos, asociarnos con el gran deseo de estas personas de una vida mejor si vamos a evitar que la influencia de Castro se extienda por toda América Latina. Su influencia es lo suficientemente fuerte hoy como para impedirnos que los demás países de América Latina se unan a nosotros en la cuarentena económica. Su influencia está creciendo & # 8211 principalmente porque esta Administración ha ignorado a América Latina. Usted mismo dijo, señor vicepresidente, hace un mes, que si hubiéramos brindado hace cinco años el tipo de ayuda económica que brindamos ahora, quizás nunca hubiéramos tenido a Castro. ¿Por qué no lo hicimos?

SEÑOR. HOWE: John Edwards tiene su primera pregunta para el senador Kennedy.

SEÑOR. EDWARDS: Senador Kennedy, una prueba del liderazgo de un nuevo presidente será el calibre de sus nombramientos. Es una cuestión de interés aquí y en el extranjero quién será el nuevo secretario de estado. Ahora, según nuestras reglas, debo hacerle esta pregunta, pero espero que el Vicepresidente también la responda. ¿Nos dará los nombres de tres o cuatro estadounidenses, cada uno de los cuales, si fuera designado, serviría con distinción a su juicio como secretario de estado?

SEÑOR. KENNEDY: Sr. Edwards, no creo que sea una buena idea que los candidatos presidenciales nombren a los miembros de su gabinete de forma prospectiva, o que sugieran a cuatro personas que indiquen que seguramente se nombrará a una de ellas. Esta es una decisión que debe tomar el presidente de los Estados Unidos. El último candidato que indicó que sabía quién iba a ser su gabinete fue el Sr. Dewey en 1948. Esta es una carrera entre el vicepresidente y yo por la presidencia de los Estados Unidos. Hay muchos hombres capaces que podrían ser secretarios de Estado. No he hecho ningún juicio sobre quién debería ser secretario de Estado. Creo que se podría hacer un juicio después de la elección, si tengo éxito. La gente tiene que elegir entre el Sr. Nixon y yo, entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata, entre nuestro enfoque de los problemas que ahora nos perturban como nación y nos perturban como potencia mundial. El presidente tiene la responsabilidad constitucional, no el secretario de estado, de la conducción de los asuntos exteriores. Algunos presidentes han sido fuertes en política exterior, otros han dependido en gran medida del secretario de Estado. He sido miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Me postulo a la presidencia con pleno conocimiento de que su gran responsabilidad, en realidad, que le otorga la Constitución y la fuerza de los acontecimientos, está en el campo de las relaciones exteriores. Estoy pidiendo el apoyo de la gente como presidente. Seleccionaremos al mejor hombre que podamos conseguir. Pero no he hecho un juicio, y no he reducido una lista de tres o cuatro personas, entre las cuales estaría el candidato.

SEÑOR. HOWE: Sr. Vicepresidente, ¿tiene algún comentario?

SEÑOR. NIXON: Bueno, Sr.Edwards, como probablemente sepa, siempre he respondido todas las preguntas con respecto a quién estará en el próximo gabinete diciendo que esa es la responsabilidad del próximo presidente, y que sería inapropiado tomar decisiones sobre eso o anunciar antes de la hora que tenía derecho a hacerlo. Entonces esa es mi respuesta a esta pregunta. Si no le importa, me gustaría aprovechar el resto del tiempo para responder a uno de los comentarios que hizo el senador Kennedy sobre la pregunta anterior. Eh- Estaba hablando del régimen de Castro y de lo que habíamos estado haciendo en América Latina. Me gustaría señalar que cuando miramos nuestros programas en América Latina, encontramos que nos hemos apropiado cinco veces más para América Latina de lo que se apropió por la Administración anterior, encontramos que tenemos dos mil millones de dólares más para la Exportación. Import Bank tenemos un nuevo banco solo para América Latina de mil millones de dólares tenemos el nuevo programa que fue presentado en la Conferencia de Bogotá & # 8211 este nuevo programa que presentó el presidente Eisenhower, aprobado por el último Congreso & # 8211 por quinientos millones dolares. Nos hemos movido en América Latina de manera muy eficaz, y también me gustaría señalar esto: el Senador Kennedy se queja muy apropiadamente de nuestras inadecuadas transmisiones de radio para América Latina. Permítanme señalar nuevamente que su Congreso & # 8211 el Congreso Demócrata & # 8211 ha recortado ochenta millones de dólares de las asignaciones de Voice of America. Ahora, tiene que conseguir un mejor trabajo de su Congreso si quiere conseguirnos el dinero que necesitamos para dirigir los asuntos exteriores de este país en América Latina o en cualquier otro lugar.

SEÑOR. HOWE: Walter Cronkite, tiene su primera pregunta para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CRONKITE: Gracias Quincy. El señor vicepresidente, el senador Fulbright y ahora esta noche el senador Kennedy, sostienen que la Administración está suprimiendo un informe de la Agencia de Información de los Estados Unidos que muestra una disminución del prestigio de los Estados Unidos en el exterior. ¿Conoce usted tal informe, y si conoce la existencia de tal informe, no debería ese informe, dada la gran importancia que se le ha dado a este tema en esta campaña, ser divulgado al público?

SEÑOR. NIXON: Sr. Cronkite, naturalmente soy consciente de ello, porque, por supuesto, presto atención a todo lo que dice el Senador Kennedy, así como el Senador Fulbright. Ahora bien, a este respecto, quiero señalar que los hechos simplemente no son los indicados. En primer lugar, el informe al que se refiere el senador Kennedy es uno que se hizo hace muchos, muchos meses y se relaciona particularmente con el período eh & # 8211 inmediatamente posterior al Sputnik. En segundo lugar, en lo que respecta a este informe, no me opondría a que se hiciera público. En tercer lugar, diría esto con respecto a este informe, con respecto a las encuestas Gallup de prestigio en el extranjero y todo lo demás de lo que hemos estado escuchando & # 8220 qué sobre el prestigio estadounidense en el exterior & # 8221: el prestigio de Estados Unidos en el exterior será igual de alto como lo permiten los portavoces de América.Ahora, cuando tenemos un candidato presidencial, por ejemplo & # 8211 Senador Kennedy & # 8211 declarando una y otra vez que Estados Unidos es el segundo en el espacio y el hecho es que el puntaje de espacio hoy es de veintiocho a ocho. & # 8211 nosotros & # 8217 hemos tenido veintiocho tiros exitosos, ellos & # 8217 han tenido ocho cuando él afirma que & # 8217 somos segundos en educación, y yo he visto la educación soviética y yo & # 8217 hemos visto la nuestra, y nosotros & # 8217 no somos nosotros & # 8217 están segundos en ciencia porque pueden estar por delante en un área u otra, cuando en general estamos muy por delante de la Unión Soviética y todos los demás países en ciencia cuando dice, como lo hizo en enero de este año, que tenemos los peores barrios marginales, que tenemos las escuelas más concurridas cuando dice que diecisiete millones de personas se acuestan con hambre todas las noches cuando hace declaraciones como esta, ¿qué le hace esto al prestigio estadounidense? Bueno, ciertamente sólo puede tener el efecto de reducirlo. Bueno, déjame aclarar una cosa. El senador Kennedy tiene la responsabilidad de criticar las cosas que están mal, pero también tiene la responsabilidad de tener razón en sus críticas. Cada uno de estos elementos que he mencionado está equivocado y completamente equivocado. Y por eso ha contribuido a cualquier desprestigio. Por último, permítanme decirles esto: en lo que al prestigio se refiere, el primer lugar donde aparecería sería en las Naciones Unidas. Ahora, el senador Kennedy se ha referido a la votación sobre la China comunista. Echemos un vistazo a la votación sobre Hungría. Allí obtuvimos más votos para condenar a Hungría y analizar esa situación que el año pasado. Echemos un vistazo a la reacción, eh, a la reacción de Khrushchev y Eisenhower en la última sesión de la ONU. ¿Ganó Jrushchov porque se quitó el zapato y golpeó la mesa y gritó e insultó? Para nada. El presidente ganó. Estados Unidos ganó al continuar con la dignidad, la decencia que nos ha caracterizado y es lo que mantiene alto el prestigio de Estados Unidos, no atropellando a Estados Unidos de la forma en que el senador Kennedy la ha estado derribando.

SEÑOR. HOWE: ¿Comentario, senador Kennedy?

SEÑOR. KENNEDY: Realmente no necesito que el Sr. Nixon me diga cuáles son mis responsabilidades como ciudadano. He servido a este país durante catorce años en el Congreso y antes de eso en el servicio. Tengo una devoción igual de alta, una opinión igual de alta. Lo que rebajo, Sr. Nixon, es el liderazgo que está obteniendo el país, no el país. Ahora no hice la mayoría de las declaraciones que dijiste que hice. El s- Creo que la Unión Soviética es la primera en el espacio exterior. Tenemos & # 8211 puede haber hecho más disparos, pero el tamaño de su cohete y todo lo demás & # 8211 tú mismo le dijiste a Khrushchev, & # 8220, puedes estar delante de nosotros en el impulso del cohete, pero nosotros & # 8217 estamos por delante de ti en color. television & # 8221 en su famosa discusión en la cocina. Creo que la televisión en color no es tan importante como el impulso de un cohete. En segundo lugar, no dije que tuviéramos los peores barrios marginales del mundo. Dije que teníamos demasiados barrios marginales. Y que son malas, y debemos hacer algo al respecto, y debemos apoyar la legislación de vivienda a la que esta Administración se ha opuesto. No dije que tuviéramos la peor educación del mundo. Lo que dije fue que hace diez años, estábamos produciendo el doble de científicos e ingenieros que la Unión Soviética y hoy están produciendo el doble que nosotros, y esto afecta nuestra seguridad en todo el mundo. Y cuarto, creo que las encuestas y otros estudios y votaciones en las Naciones Unidas y cualquiera que lea el periódico y cualquier ciudadano de los Estados Unidos debe llegar a la conclusión de que Estados Unidos ya no tiene la misma imagen de una sociedad vital en el mundo. avanzar con sus días más brillantes por delante como lo hizo hace una o dos décadas. Parte de eso se debe a que nos hemos quedado quietos aquí en casa, porque no hemos resuelto nuestros problemas en los Estados Unidos, porque no hemos tenido una economía en movimiento. Parte de eso, como muestran las encuestas de Gallup, se debe a que la Unión Soviética hizo un gran avance en el espacio exterior. El Sr. George Allen, jefe de su Servicio de Información, ha dicho que eso hizo que la gente del mundo comenzara a preguntarse si fuimos los primeros en ciencia. Somos los primeros en otras áreas de la ciencia, pero en el espacio, que es la nueva ciencia, no somos los primeros.

SEÑOR. HOWE: John Chancellor, su primera pregunta para el senador Kennedy.

SEÑOR. CANCILLER: Senador, otra pregunta eh & # 8211 en conexión con nuestras relaciones con los rusos. Ha habido historias de Washington de la Comisión de Energía Atómica que insinúan que los rusos pueden haber reanudado las pruebas de dispositivos nucleares. Ahora bien, si & # 8211 señor, si esto es cierto, ¿deberían los Estados Unidos reanudar las pruebas nucleares, y si los rusos no inician las pruebas, puede prever alguna circunstancia en 1961 en la que Estados Unidos pueda reanudar su propia serie de pruebas?

SEÑOR. KENNEDY: Sí, creo que el próximo presidente de los Estados Unidos debería hacer un último esfuerzo para lograr un acuerdo sobre el cese de las pruebas, número uno. Creo que deberíamos volver a Ginebra, que alguna vez fue elegido presidente, el Sr. Nixon o yo, e intentarlo una vez más. Si fracasamos, entonces, si no podemos llegar a un acuerdo y espero que podamos llegar a un acuerdo, ya que no solo implica ahora a los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética como potencias atómicas. Debido a los nuevos avances en la tecnología de la energía atómica, hay algunos indicios de que para cuando el próximo mandato presidencial haya finalizado, puede haber diez, quince o veinte países con capacidad atómica, tal vez esa cantidad de bombas de prueba. con todo el efecto que podría tener en la atmósfera y con todas las posibilidades de que cada vez más países tengan capacidad atómica, con cada vez más posibilidades de guerra. Por tanto, debería hacerse un esfuerzo más. No creo que incluso si ese esfuerzo fracasa, será necesario realizar pruebas en la atmósfera que contaminan la atmósfera. Pueden llevarse a cabo bajo tierra, podrían llevarse a cabo en el espacio exterior. Pero creo que el esfuerzo debe ser realizado una vez más por quien haya elegido presidente de los Estados Unidos. Si fallamos, será un gran fracaso para todos y # 8211 para la raza humana. Espero que podamos tener éxito. Pero entonces, si fallamos, la responsabilidad recaerá claramente en los rusos y entonces tendremos que cumplir con nuestras responsabilidades con la seguridad de los Estados Unidos, y es posible que haya que realizar pruebas clandestinas. Creo que el Comité de Energía Atómica está preparado para ello. Puede haber pruebas en el espacio exterior. Espero que no sea necesario que ningún poder reanude las pruebas en la atmósfera. Es posible detectar ese tipo de pruebas. El tipo de pruebas que puede & # 8217t detectar son subterráneas o & # 8211 en uh & # 8211 quizás en el espacio exterior. De modo que tengo la esperanza de que podamos intentarlo una vez más. Si fallamos, debemos cumplir con nuestras responsabilidades para con nosotros mismos. Pero lo que más me preocupa es todo el problema de la propagación de las armas atómicas. China puede tenerlo en 1963, Egipto. La guerra ha sido la compañera constante de la humanidad, por lo que tener estas armas diseminadas por todo el mundo, creo que significa que vamos a atravesar un período de peligro en los próximos años. Deberíamos hacer un último esfuerzo.

SEÑOR. HOWE: ¿Algún comentario, señor vicepresidente?

SEÑOR. NIXON: Sí. En primer lugar, diría que debemos tener en cuenta el hecho de que hemos estado negociando para que se inspeccionen las pruebas y, uh & # 8211, para llegar a un acuerdo durante muchos, muchos meses. De hecho, ha habido una moratoria sobre las pruebas como resultado del hecho de que hemos estado negociando. He llegado a la conclusión de que la Unión Soviética está realmente filibuscando. Yo también he llegado a la conclusión, basándome en los informes que se han hecho, de que pueden estar haciendo trampa. No creo que podamos esperar hasta que el próximo presidente sea investido y luego seleccione un nuevo equipo y luego todos los meses de negociación que se llevarán a cabo antes de que tomemos una decisión, creo que inmediatamente después de estas elecciones deberíamos establecer un calendario & # 8211 el próximo presidente, trabajando con el actual presidente, el presidente Eisenhower & # 8211 un calendario para romper el obstruccionismo soviético. No debe haber pruebas en la atmósfera que descarten cualquier precipitación. Pero en cuanto a las pruebas subterráneas para desarrollar usos pacíficos de la energía atómica, no debemos permitir que continúe este obstruccionismo soviético. Creo que es hora de que pesquen o corten el cebo. Creo que el próximo presidente inmediatamente después de su elección debería sentarse con el presidente, elaborar un calendario y & # 8211 tomar una decisión al respecto antes de enero del próximo año.

SEÑOR. HOWE: Nuestra segunda ronda de preguntas comienza con una del Sr. Edwards para el vicepresidente.

SEÑOR. EDWARDS: Sr. Nixon, llevando adelante este asunto con un cronograma, como usted sabe, las presiones para una conferencia cumbre están aumentando. Ahora, tanto usted como el senador Kennedy han dicho que hay ciertas condiciones que deben cumplirse antes de reunirse con Khrushchev. ¿Serás más específico sobre estas condiciones?

SEÑOR. NIXON: Bueno, las condiciones que expuse en uno de nuestros debates televisivos anteriores, y es bastante difícil ser mucho más específico que eso. Uh & # 8211 En primer lugar, tenemos que tener una preparación adecuada para una conferencia cumbre. Esto significa a nivel de secretario de estado y a nivel de embajador. Con preparación adecuada me refiero a que en ese nivel debemos elaborar una agenda, una agenda consensuada con la aprobación de los jefes de Estado involucrados. Ahora bien, esta agenda debe delinear aquellos temas sobre los que existe la posibilidad de algún acuerdo o negociación. No creo que debamos ir a una conferencia cumbre a menos que tengamos tal agenda, a menos que tengamos alguna garantía razonable del Sr. Khrushchev de que tiene la intención de negociar seriamente sobre esos puntos. Ahora bien, esto puede parecer una posición rígida e inflexible. Pero miremos el otro lado de la moneda. Si construimos las esperanzas del mundo teniendo una conferencia en la cumbre que no está adecuadamente preparada, y luego, si el Sr. Khrushchev encuentra alguna excusa para romperla & # 8211 como hizo con esta & # 8211 porque no está & # 8217t va a salirse con la suya & # 8211 nosotros & # 8217d retrasaríamos la causa de la paz. No lo ayudamos. En otras palabras, podemos negociar muchos de estos puntos de diferencia entre nosotros sin ir a la cumbre. Creo que tenemos que hacer un esfuerzo mayor del que hemos estado haciendo a nivel de secretarios de estado, a nivel de embajadores, para resolver las diferencias que tenemos. Y en lo que concierne a la conferencia cumbre, solo debe celebrarse, solo debe acordarse, si las negociaciones han llegado al punto en que tenemos alguna seguridad razonable de que algo va a salir de ella, aparte de algún espíritu falso & # 8211 un espíritu de Ginebra, o Camp David, o lo que sea. Cuando digo & # 8220phony espíritu & # 8221 me refiero a falso, no porque el espíritu no sea bueno de nuestro lado, sino porque la Unión Soviética simplemente no tiene la intención de llevar a cabo lo que dicen. Ahora, estas son las condiciones que puedo exponer. No puedo ser más preciso que eso, porque hasta que veamos lo que hace el Sr. Khrushchev y lo que dice, uh & # 8211, no podemos indicar cuáles serán nuestros planes.

SEÑOR. HOWE: ¿Algún comentario, senador Kennedy?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, creo que el presidente de los Estados Unidos el invierno pasado indicó que antes de ir a la cumbre en mayo lo hizo el otoño pasado, indicó que debería haber alguna agenda, que debería haber algún acuerdo previo. Esperaba que hubiera uh & # 8211 b- un acuerdo en parte sobre el desarme. También expresó la esperanza de que se comprendiera un poco la situación general en Berlín. La Unión Soviética se negó a aceptar eso y fuimos a la cumbre y fue desastroso. Creo que no deberíamos ir a la cumbre hasta que haya alguna razón para creer que se puede lograr un consenso sobre Berlín, el espacio exterior o el desarme general, incluidos los ensayos nucleares. Además, creo que el próximo presidente en enero y febrero debería trabajar para construir la fuerza de Estados Unidos. La Unión Soviética comprende la fuerza. Armado para parlamentar, dijo Winston Churchill hace diez años. Si somos fuertes, particularmente cuando nos enfrentamos a una crisis sobre Berlín & # 8211 que podríamos hacer en la primavera, o en el invierno & # 8211 es & # 8217 importante que mantengamos nuestra determinación aquí para indicar que estamos construyendo nuestra fuerza. que estamos decididos a proteger nuestra posición que estamos decididos a proteger nuestro compromiso. Y luego creo que deberíamos indicar nuestro deseo de vivir en paz con el mundo. Pero hasta que seamos fuertes aquí, hasta que nos mudemos aquí, creo que una cumbre no podría tener éxito. Espero que antes de que nos reunamos, haya acuerdos preliminares sobre esas cuatro cuestiones, o al menos dos de ellas, o incluso una de ellas, que justifiquen esa reunión. Creo que si nos hubiéramos quedado en esa posición el invierno pasado, habríamos estado en una mejor posición en mayo.

SEÑOR. HOWE: Tenemos tiempo para solo una o dos preguntas más antes de las declaraciones finales. Ahora la pregunta de Walter Cronkite & # 8217 para el senador Kennedy.

SEÑOR. CRONKITE: Senador, se ha acusado con frecuencia de que Estados Unidos durante muchos años ha estado a la defensiva en todo el mundo, de que nuestra política ha sido, eh & # 8211, una reacción a la Unión Soviética en lugar de una acción positiva por nuestra cuenta. ¿Qué áreas ve en las que Estados Unidos podría tomar la ofensiva en un desafío al comunismo durante los próximos cuatro a ocho años?

SEÑOR. KENNEDY: Una de las áreas, y por supuesto el área más vulnerable es & # 8211, he sentido, ha sido Europa del Este. He sido crítico con el fracaso de la Administración en sugerir políticas que nos permitieran establecer, por ejemplo, relaciones más estrechas con Polonia, particularmente después del período cincuenta y cinco-cincuenta y seis y la revolución húngara. En ese momento indicamos que no íbamos a intervenir militarmente. Pero hubo un período en el que Polonia demostró una independencia nacional e incluso el gobierno polaco se alejó un poco de la Unión Soviética. Sugerí que modifiquemos nuestra legislación para poder disfrutar de vínculos económicos más estrechos. Recibimos el apoyo primero de la Administración y luego no, y fuimos derrotados por un voto en el Senado. Aprobamos el proyecto de ley en el Senado este año, pero no fue aprobado por la Cámara. Yo diría que Europa del Este es el área de vulnerabilidad de los eh & # 8211 s- de la Unión Soviética. En segundo lugar, las relaciones entre Rusia y China. Ahora están enfrascados en un debate sobre si la guerra es el medio de Comunicar el mundo o si deben usar la subversión, la infiltración, las luchas económicas y todo lo demás. Nadie puede decir cuál será ese curso de acción, pero creo que el próximo presidente de los Estados Unidos debería observarlo con atención. Si esos dos poderes se dividieran, podría tener grandes efectos en todo el mundo. En tercer lugar, creo que la India representa un gran espacio para la acción afirmativa del mundo libre. India partió aproximadamente del mismo lugar que lo hizo China. Los comunistas chinos han avanzado durante los últimos diez años. India, bajo una sociedad libre, ha hecho algunos progresos. Pero si la India no tiene éxito & # 8211 con sus cuatrocientos cincuenta millones de habitantes, si no puede & # 8217 hacer que la libertad funcione & # 8211, entonces la gente de todo el mundo va a determinar & # 8211 particularmente en el mundo subdesarrollado & # 8211 que la única forma en que pueden desarrollar sus recursos es a través del sistema comunista. Cuarto, permítanme decir que en África, Asia, América Latina, Europa del Este, la gran fuerza de nuestro lado es el deseo de la gente de ser libre. Esto se ha expresado en las revueltas en Europa del Este. Se expresó en el deseo de la gente de África de ser independiente de Europa Occidental. Quieren ser libres. Y mi juicio es que no quieren renunciar a su libertad para convertirse en comunistas. Quieren permanecer libres, quizás independientes de nosotros, pero ciertamente independientes de los comunistas. Y creo que si nos identificamos con esa fuerza, si nos identificamos con ella como Lincoln, como lo hizo Wilson, como lo hizo Franklin Roosevelt, si nos conocemos como el amigo de la libertad, sosteniendo la libertad, ayudando a la libertad, ayudando a estas personas en el luchar contra la pobreza, la ignorancia y la enfermedad, ayudándoles a construir sus vidas, creo que en América Latina, África y Asia, eventualmente en Europa del Este y Medio Oriente, ciertamente en Europa Occidental, podemos fortalecer la libertad. Podemos hacer que se mueva. Podemos poner a los comunistas a la defensiva.

SEÑOR. HOWE: ¿Su comentario, señor vicepresidente?

SEÑOR. NIXON: Primero, con respecto a Polonia, cuando hablé con el Sr. Gomulka, el actual líder de Polonia, durante seis horas en Varsovia el año pasado, aprendí algo sobre sus problemas y particularmente los suyos. Justo debajo del arma soviética, con las tropas soviéticas allí, se encuentra en una posición muy difícil para tomar algo independiente, una posición que sería independiente de la Unión Soviética. Y, sin embargo, veamos lo que hemos hecho por Polonia. Se ha destinado a Polonia una ayuda por valor de 500 millones de dólares, principalmente económica, principalmente para el pueblo de Polonia. Esto debería continuar y se puede intensificar para darles esperanza y mantener viva la esperanza de libertad que puedo testificar que tienen tan profundamente dentro de ellos. Además podemos tener más intercambio con Polonia o con cualquier otro país del Telón de Acero que muestre algún deseo de tomar un camino diferente al que han tomado los que son satélites completos de la Unión Soviética. Ahora, en lo que respecta al equilibrio del mundo, por supuesto que no tengo tanto tiempo como el senador Kennedy. Solo me gustaría agregar este punto. Si vamos a tener la iniciativa en el mundo, debemos recordar que los pueblos de África y Asia y América Latina no quieren ser peones simplemente en una lucha entre dos grandes potencias: la Unión Soviética y los Estados Unidos. . Tenemos que hacerles saber que queremos ayudarlos, no porque simplemente estemos tratando de salvar nuestro propio pellejo, no porque simplemente estemos tratando de luchar contra el comunismo, sino porque nos preocupamos por ellos, porque defendemos la libertad, porque si no hubiera comunismo en el mundo, seguiríamos luchando contra la pobreza, la miseria, la enfermedad y la tiranía. Si podemos hacer llegar eso a la gente de estos países, en esta década de los sesenta, se ganará la lucha por la libertad.

SEÑOR. HOWE: Pregunta de John Chancellor & # 8217 para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CANCILLER: Señor, me gustaría hacerle otra pregunta sobre Quemoy y Matsu. Tanto usted como el senador Kennedy dicen que están de acuerdo con el presidente en este tema y con nuestras obligaciones en virtud del tratado. Pero el tema permanece en la campaña como tema.Ahora es & # 8211 señor, es esto porque cada uno de ustedes se siente obligado a responder al otro cuando habla de Quemoy y Matsu, y si eso & # 8217 es cierto, ¿cree que se debería poner fin a esta discusión, o lo será? ¿Quédate con nosotros como tema de campaña?

SEÑOR. NIXON: Yo diría que el tema permanecerá con nosotros como un tema de campaña mientras el Senador Kennedy persista en lo que creo que es un error fundamental. Dice que apoya la posición del presidente. Dice que votó a favor de la resolución. Bueno, déjeme señalar que votó a favor de la resolución en 1955 que le dio al presidente el poder de usar las fuerzas de los Estados Unidos para defender Formosa y las islas cercanas a la costa. Pero también votó entonces a favor de una enmienda & # 8211 que se perdió, afortunadamente & # 8211, una enmienda que habría trazado una línea y dejado fuera esas islas y le habría negado el derecho al presidente a defender esas islas si pensaba que era así. fue un ataque a Formosa. Repitió ese error en 1959, en el discurso que pronunció. Lo repitió nuevamente en un debate televisivo que tuvimos. Ahora, mi punto es este: el senador Kennedy tiene que ser coherente aquí. O él & # 8217 está a favor del presidente y él & # 8217 está en contra de la posición de que aquellos que se opusieron al presidente en cincuenta y cinco y cincuenta y nueve & # 8211 y la posición del senador & # 8217 en sí, afirmaron el otro día en nuestro debate & # 8211 ya sea él está a favor del Presidente y en contra de esa posición o simplemente tenemos aquí un desacuerdo que debe seguir debatiéndose. Ahora bien, si el senador en su respuesta a esta pregunta dice & # 8220 ahora me iré, o me retractaré de mis puntos de vista anteriores, creo que estaba equivocado en I 955 Creo que estaba equivocado en 1959 y creo que estaba equivocado en nuestro debate televisivo para digamos que deberíamos trazar una línea dejando fuera a Quemoy y Matsu & # 8211 trazar una línea de hecho abandonando estas islas a los comunistas & # 8221, entonces esto saldrá de la campaña porque no habrá ningún problema entre nosotros. Apoyo la posición del presidente. Siempre me he opuesto a trazar una línea. Me he opuesto a trazar una línea porque sé que en el momento en que trazas una línea, eso es un estímulo para que los comunistas ataquen & # 8211 para intensificar su chantaje y forzarte a entrar en la guerra que ninguno de nosotros quiere. Así que espero que el senador Kennedy en su respuesta de hoy lo aclare. No es & # 8217t suficiente que él diga & # 8220 yo apoyo la posición del presidente & # 8217, que yo voté a favor de la resolución. & # 8221 Por supuesto, él votó a favor de la resolución & # 8211 fue prácticamente unánime. Pero la cuestión es, ¿qué pasa con su error al votar a favor de la enmienda, que no fue adoptada, y luego persistir en ella en cincuenta y nueve, persistir en el debate? Es muy sencillo para él aclararlo. Ahora puede decir que ya no cree que se deba trazar una línea que deje estas islas fuera del perímetro de defensa. Si dice eso, este tema no se discutirá en la campaña.

SEÑOR. HOWE: Senador Kennedy, su comentario.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, señor Nixon, volvamos a 1955. La resolución compromete al presidente de los Estados Unidos, que yo apoyé, a defender uh & # 8211 Formosa, los Pescadores, y si fue su juicio militar, estas islas. Entonces, el presidente envió una misión, compuesta por el almirante Radford y el señor Robertson, para persuadir a Chiang Kai-shek en la primavera del cincuenta y cinco de que se retirara de las dos islas, porque estaban expuestas. El presidente no tuvo éxito, Chiang Kai-shek no se retiró. Me refiero al hecho de que en 1958, como miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, estaba muy familiarizado con la posición que adoptó Estados Unidos al negociar con los comunistas chinos en estas dos islas. El general Twining, en enero de cincuenta y nueve, describió la posición de los Estados Unidos. La posición de Estados Unidos ha sido que esta acumulación, en palabras del presidente, ha sido una tontería. El Sr. Herter ha dicho que estas islas son indefendibles. Chiang Kai-shek no se retirará. Porque no se retirará, porque está comprometido con estas islas, porque no hemos podido persuadirlo de que se retire, estamos en una posición muy difícil. Y por lo tanto, el juicio del presidente ha sido que debemos defender las islas si, en su juicio militar y el juicio del comandante en el campo, el ataque a estas islas debe ser parte de un ataque general a Formosa. Yo apoyo eso. En vista de las dificultades que hemos tenido con las islas, en vista de las dificultades y disputas que hemos tenido con Chiang Kai-shek, esa es la única posición que podemos tomar. Sin embargo, esa no es la posición que tomó. La primera posición que tomó, cuando surgió este asunto, fue que deberíamos trazar la línea y comprometernos, como cuestión de principios, a defender estas islas. No como parte de la defensa de Formosa y los Pescadores. No mostró ningún reconocimiento al programa de la Administración para tratar de persuadir a Chiang Kai-shek durante los últimos cinco años para que se retirara de las islas. Y los desafío esta noche a que nieguen que la Administración haya enviado al menos varias misiones para persuadir a Chiang Kai-shek & # 8217 de retirarse de estas islas.

SEÑOR. KENNEDY: Y ese es el testimonio del general Twining y del subsecretario de Estado en el cincuenta y ocho.

SEÑOR. HOWE: De acuerdo con las reglas acordadas, señores, hemos agotado el tiempo para las preguntas. Cada candidato dispondrá ahora de cuatro minutos y treinta segundos para su declaración final. El senador Kennedy hará la primera declaración final final.

SEÑOR. KENNEDY: Uh & # 8211 dije que he servido a este país durante catorce años. Lo serví uh & # 8211 en la guerra. Me dedico a ello. Si pierdo estas elecciones, seguiré en el Senado para intentar construir un país más fuerte. Pero me postulo porque creo que este año Estados Unidos tiene una gran oportunidad de avanzar, de tomar una determinación aquí en casa y en todo el mundo, de que se va a restablecer como una sociedad vigorosa. Mi juicio es que el Partido Republicano se ha detenido aquí en los Estados Unidos, y también lo está en todo el mundo. Uh & # 8211 Estamos usando alrededor del cincuenta por ciento de nuestra capacidad de acero hoy. Tuvimos una recesión en el cincuenta y ocho. Tuvimos una recesión en el cincuenta y cuatro. No estamos avanzando en educación como deberíamos. No hicimos un juicio en cincuenta y siete y cincuenta y seis y cincuenta y cinco y cincuenta y cuatro de que el espacio exterior sería importante. Si nos quedamos quietos aquí, si designamos a personas para embajadores y cargos en Washington que tengan una perspectiva de statu quo, que no reconozcan que estamos en una época revolucionaria, entonces Estados Unidos no mantendrá su influencia. Y si fallamos, la causa de la libertad falla. Creo que le corresponde al próximo presidente de los Estados Unidos hacer que este país se mueva nuevamente, que nuestra economía avance, que exponga al pueblo estadounidense sus metas, sus asuntos pendientes. Y luego, en todo el mundo, designe a las mejores personas que podamos conseguir, embajadores que puedan hablar el idioma & # 8211 no solo & # 8211 no solo personas que hicieron una contribución política, sino que pueden hablar el idioma. Traiga estudiantes aquí para que vean qué tipo de país tenemos. El Sr. Nixon dijo que no deberíamos considerarlos como peones de la guerra fría, deberíamos identificarnos con ellos. Si eso fuera cierto, ¿por qué no nos identificamos con la gente de África? ¿Por qué no trajimos estudiantes aquí? ¿Por qué de repente le ofrecimos al Congo trescientos estudiantes en junio pasado cuando tuvieron la tremenda revuelta? Eso fue más de lo que habíamos ofrecido a toda África antes del gobierno federal. Creo que este partido & # 8211 Partido Republicano & # 8211 se ha detenido realmente durante veinticinco años & # 8211 su liderazgo lo ha hecho. Se opuso a todos los programas del presidente Roosevelt y otros & # 8211 el salario mínimo y para la vivienda y el crecimiento económico y el desarrollo de nuestros recursos naturales, el Valle de Tennessee y todos los demás. Y creo que si podemos conseguir un partido que crea en el movimiento, que crea en seguir adelante, entonces podemos restablecer nuestra posición en el mundo & # 8211 fuerte defensa, fuerte en crecimiento económico, justicia para nuestra gente, co-garantía de derechos constitucionales, para que la gente crea que practicamos lo que predicamos, y luego en todo el mundo, particularmente para tratar de restablecer la atmósfera que existía en América Latina en la época de Franklin Roosevelt. Era un buen vecino en América Latina porque era un buen vecino en los Estados Unidos porque nos veían como una sociedad compasiva, que se preocupaba por la gente, que hacía avanzar a este país. Creo que es mi responsabilidad como líder del Partido Demócrata en 1960 tratar de advertir al pueblo estadounidense que en este momento crucial ya no podemos permitirnos quedarnos quietos. Ya no podemos permitirnos ser los segundos mejores. Quiero que la gente de todo el mundo mire a los Estados Unidos nuevamente, sienta que estamos en movimiento, que sienta que nuestro mediodía está en el futuro. Quiero que el Sr. Khrushchev sepa que una nueva generación de estadounidenses que lucharon en Europa, Italia y el Pacífico por la libertad en la Segunda Guerra Mundial ahora se han apoderado de los Estados Unidos y que van a hacer que este país vuelva a funcionar. de nuevo. No creo que haya nada que este país no pueda hacer. No creo que exista ninguna carga o responsabilidad que ningún estadounidense asumiría para proteger a su país, proteger nuestra seguridad, promover la causa de la libertad. Y creo que ahora nos incumbe hacer eso. Franklin Roosevelt dijo en 1936 que esa generación de estadounidenses tenía un encuentro con el destino. Creo que en 1960 y sesenta y uno y dos y tres tenemos una cita con el destino. Y creo que nos corresponde a nosotros ser los defensores de los Estados Unidos y los defensores de la libertad y para hacer eso, debemos darle liderazgo a este país y debemos hacer que Estados Unidos se mueva nuevamente.

SEÑOR. HOWE: Ahora, vicepresidente Nixon, su declaración final.

SEÑOR. NIXON: El senador Kennedy ha vuelto a decir esta noche lo que ha dicho varias veces en el transcurso de estos & # 8211 estos debates y en la campaña, que American está parado. Estados Unidos no se queda quieto. No se ha quedado quieto. Y dejemos que & # 8217s aclare las cosas ahora mismo mirando el registro, como solía decir Al Smith. Habla de vivienda. Construimos más casas en los últimos siete años que en cualquier Administración y un treinta por ciento más que en la Administración anterior. Hablamos de escuelas & # 8211 tres veces más aulas construidas en la pasada Administración & # 8211 y Eisenhower & # 8211 que bajo la Administración Truman. Hablemos de los derechos civiles. Más progreso en los últimos ocho años que en los ochenta años anteriores. Habla del progreso en el campo de la limpieza de barrios marginales y similares. Encontramos cuatro veces más proyectos emprendidos y terminados en esta Administración que en la anterior. Cualquiera que diga que Estados Unidos ha estado parado durante los últimos siete años y medio no ha estado viajando por Estados Unidos. Ha estado en otro país. Dejemos que & # 8217s lo entienda de inmediato. Ahora bien, el segundo punto que tenemos que entender es este, sin embargo. Estados Unidos no se ha quedado quieto. Pero Estados Unidos no puede soportarlo. No podemos mantenernos firmes porque estamos en una carrera, como he indicado. No podemos mantenernos firmes porque es esencial con el conflicto que tenemos en todo el mundo que no nos limitemos a defendernos, que no nos quedemos solo con la libertad para nosotros mismos. Es fundamental que extendamos la libertad, la hagamos extensiva a todo el mundo. Y esto significa más de lo que hemos estado haciendo. Significa mantener a Estados Unidos aún más fuerte militarmente que ella. Significa ver que nuestra economía avanza aún más rápido de lo que lo ha hecho. Significa hacer más progresos en materia de derechos civiles que los que tenemos para poder ser un ejemplo espléndido para que todo el mundo vea & # 8211 una democracia en acción en su máxima expresión. Ahora, mirando las otras partes del mundo & # 8211 Sudamérica & # 8211 hablando de nuestro récord y el anterior. Teníamos una política de buen vecino, sí. Sonaba bien. Pero echemos un vistazo. Había once dictadores cuando llegamos al poder en 1953 en América Latina. Solo quedan tres. Echemos un vistazo a África. Veinte nuevos países de África durante el curso de esta Administración. Ninguno de ellos eligió un gobierno comunista. Todos ellos votaron por la libertad y # 8211 un tipo de gobierno libre. ¿Muestra esto que el comunismo tiene la mayor atracción, o la libertad tiene la mayor atracción? ¿Estoy tratando de indicar que no tenemos problemas en África o América Latina o Asia? Por supuesto no. Lo que estoy tratando de indicar es que la marea de la historia está de nuestro lado, y que podemos mantenerla de nuestro lado, porque estamos del lado correcto. Estamos del lado de la libertad. Estamos del lado de la justicia contra las fuerzas de la esclavitud, contra las fuerzas de la injusticia. Pero no vamos a hacer avanzar a Estados Unidos y no vamos a poder liderar al mundo para ganar esta lucha por la libertad si tenemos un complejo de inferioridad permanente sobre los logros estadounidenses. Debido a que somos los primeros en el mundo en el espacio, como he indicado, somos los primeros en ciencia, somos los primeros en educación, y vamos a avanzar aún más con el tipo de liderazgo que podemos brindar en los próximos años. Otro punto que haría: ¿qué podrías hacer? El senador Kennedy y yo somos candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Y en los años venideros se escribirá que uno u otro de nosotros fue elegido y que fue o no un gran presidente. ¿Qué determinará si el senador Kennedy o yo, si soy elegido, fuimos un gran presidente? No será nuestra ambición la que lo determine, porque la grandeza no es algo que esté escrito en un cartel de campaña. Se determinará en la medida en que representemos los ideales más profundos, los sentimientos y la fe más elevados del pueblo estadounidense. En otras palabras, el próximo presidente, mientras dirige Estados Unidos y el mundo libre, puede ser tan grande como lo es el pueblo estadounidense. Y por eso digo para concluir, mantengan fuerte la fe de Estados Unidos. Procure que los jóvenes de América, en particular, tengan fe en los ideales de libertad y fe en Dios, lo que nos distingue de los materialistas ateos que se oponen a nosotros.

SEÑOR. HOWE: Gracias caballeros. Ambos candidatos me han pedido que exprese su agradecimiento a las redes por esta oportunidad de aparecer en esta discusión. Permítaseme repetir que todos los interesados ​​en la discusión de esta noche, a veces de mala gana, han seguido las reglas y condiciones leídas al principio y acordadas de antemano por los candidatos y las redes. Las declaraciones de apertura duraron ocho minutos cada una. Las declaraciones finales duraron cuatro minutos y treinta segundos. El orden del habla se invirtió desde su primera aparición conjunta, cuando siguieron el mismo procedimiento. Un panel de periodistas interrogó a cada candidato alternativamente. Cada uno tenía dos minutos y medio para responder. El otro tuvo minuto y medio para comentar. Pero la primera discusión se refirió únicamente a la política interna. Éste trataba únicamente de política exterior. Una ultima palabra. Como miembros de una nueva generación política, el vicepresidente Nixon y el senador Kennedy han utilizado nuevos medios de comunicación para promover un nuevo tipo de debate político. El carácter y el coraje con los que estos dos hombres han hablado establecen un alto estándar para las generaciones venideras. Seguramente, han sentado un nuevo precedente. Quizás hayan establecido una nueva tradición. Este es Quincy Howe. Buenas noches desde Nueva York.

© COPYRIGHT 2020 LA COMISIÓN DE DEBATES PRESIDENCIALES. RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS.


Debate Kennedy-Nixon, 1960

Si ha visto alguno de los debates demócratas preliminares de este año, ha visto la herencia de la carrera presidencial de 1960.

Esa elección marcó la primera vez que los candidatos presidenciales debatieron en televisión.

Ho hum, piensas. No fue así en 1960.

El primero de los cuatro debates atrajo a casi 70 millones de espectadores y paralizó al vicepresidente Richard Nixon con un problema de imagen que nunca sacudió.

El senador de Massachusetts John F. Kennedy y Nixon eran veteranos de la Segunda Guerra Mundial, aunque Kennedy tenía una mejor historia de guerra, habiendo sobrevivido al naufragio del PT-109.

Nixon, sin embargo, era un experto en política exterior, habiendo sido el veterano de Eisenhower durante ocho años y el perro de ataque de la administración contra el comunismo.

Los candidatos se enfrentaron por primera vez el 26 de septiembre. Nixon había estado enfermo, había perdido peso y estaba pálido. Excepto por su sombra de las cinco en punto. Contrariamente a décadas de tradición, Nixon permitió que los maquilladores se empolvaran la cara para reducir la apariencia de la barba. Sin embargo, cuando empezó a sudar bajo las luces del estudio, el polvo pareció desvanecerse.

Kennedy se veía saludable y bronceado. Eso, sin embargo, fue una ilusión. Kennedy padecía la enfermedad de Addison, algo que su familia mantenía en secreto. Su complexión era el resultado de tratamientos regulares con cortisona.

Nixon no entendía que necesitaba dirigirse a la cámara al responder una pregunta. En cambio, se dirigió al panel de periodistas fuera de cámara. Le hacía parecer inseguro de sí mismo.

Nixon también vestía un traje gris, que se mezclaba con el fondo del escenario. Algunas cosas no cambian: ¿recuerdas en 2017 cuando el nuevo presidente Donald Trump reprendió al secretario de prensa Sean Spicer por usar un traje gris en la televisión? No leen bien.

La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que Kennedy ganó el primer debate. Sin embargo, Nixon aprendió las lecciones de la primera noche y ganó las dos siguientes. El debate final, que se muestra arriba, fue un empate.

Kennedy ganó la presidencia unas semanas después, 49,7% frente al 49,5% de Nixon, una de las elecciones más reñidas en la historia de Estados Unidos.

Los debates probablemente no le dieron a Kennedy esa ventaja del 0,2%, pero cambiaron la naturaleza de las elecciones presidenciales. Sin embargo, no de inmediato, ya que los debates no reaparecieron hasta 1976. Desde entonces han sido la tarifa estándar del año electoral.

Nixon aprendió bien la lección de la televisión. Si bien ahora es una práctica común que los candidatos aparezcan en programas de televisión de comedia para demostrar que pueden ser autocríticos, es fácil olvidar que Nixon hizo eso primero.

En 1968, durante su segunda candidatura a la presidencia, Nixon apareció en el popular e irreverente Rowan y Martin's Laugh-In. En un cameo del ritmo go-go del programa, Nixon miró directamente a la cámara y giró De risa frase de firma, "¿Ponme un calcetín?"

No hace falta decir que Nixon subestimó todo el poder obstinado de los medios de comunicación. Pero eso, como dicen, es otra historia.


Historia del debate presidencial

Los debates presidenciales son una creación de la era de la televisión moderna. Los nominados de los dos partidos principales no debatieron hasta 1960, cuando el vicepresidente republicano Richard Nixon se enfrentó a John Kennedy, el senador demócrata de Massachusetts. Aunque los debates de 1960 fueron populares entre el público y se transmitieron a nivel nacional en las cadenas de televisión, los debates presidenciales se interrumpieron hasta 1976. Su ausencia se debe, en su mayor parte, a que los titulares se niegan a debatir y a las leyes federales de comunicación que exigían el mismo tiempo para todos los presidenciales. candidatos, incluso los menores.

Desde 1976, los debates han jugado un papel importante en las campañas presidenciales. Los debates rara vez pueden cambiar el impulso de una campaña, pero pueden ayudar a los candidatos a explotar la debilidad de un oponente, ayudar a desviar los ataques y brindar a la audiencia nacional algunas ideas nuevas.

En 1976, Jimmy Carter se benefició cuando el presidente Ford declaró: "No hay dominación soviética en Europa del Este". La prensa consideró el comentario de Ford como un gran error, y muchos analistas pensaron que ayudó a Carter a ganar las elecciones.

Los debates de 1980 le permitieron a Ronald Reagan presentarse como un candidato moderado y gracioso, despojándose de las críticas del presidente Carter de que era conservador hasta el extremo. Reagan también usó el primer debate para delinear su agenda a una audiencia nacional. (Carter se saltó el primer debate porque participó el candidato independiente John Anderson). Muchos politólogos creen que Reagan no podría haber ganado las elecciones sin los debates.

En 1984, Reagan volvió a utilizar el humor para disipar los temores de que era demasiado mayor para ser presidente: "No convertiré la edad en un problema en esta campaña. No voy a explotar, con fines políticos, la juventud y la inexperiencia de mi oponente". Ese comentario provocó una carcajada en la audiencia y también en el oponente demócrata Walter Mondale.

En 1988, el demócrata Michael Dukakis cimentó su imagen de "madera" respondiendo a la pregunta de qué haría si su esposa fuera violada y asesinada con una firme reiteración de su oposición a la pena de muerte.

En 1992, Bill Clinton utilizó el nuevo formato de un "ayuntamiento" en todo su potencial, empatizando con la preocupación de la audiencia por la economía y el cuidado de la salud.

Una vez más, la mayoría de los expertos en debates coinciden en que los debates presidenciales reafirman las opiniones de las personas en lugar de cambiarlas. Los debates son muy útiles para los votantes indecisos que, antes de los debates, nunca habían visto a los candidatos sin algún tipo de filtro mediático.

Debates presidenciales ante radio y televisión

Los debates no jugaron un papel en las primeras carreras presidenciales de la nación. De hecho, durante la mayor parte del siglo XVIII, el público y los periódicos desaprobaron cualquier campaña o llamamiento directo a los votos. El historiador Samuel Eliot Morison escribió que se suponía que los candidatos "debían hacerse el tímido, obedecer un llamado al servicio de su país, y ahorrar sus energías para la tarea de gobierno. Las elecciones se realizaban mediante periódicos, folletos y reuniones públicas ocasionales".

Recuerde que los periódicos durante este tiempo eran órganos partidistas administrados por partidos políticos y no informaban objetivamente. Abundaban los grandes oradores, pero los debates importantes se limitaban al Congreso donde, en ausencia de la estructura del comité actual, los temas del día se debatían elocuentemente en profundidad en la Cámara y el Senado. Se esperaba que los candidatos presidenciales se mantuvieran callados, y no fue hasta 1840 que un candidato presidencial (William Henry Harrison del partido Whig) incluso se quedó perplejo para defender su propia elección. Sin embargo, la mayoría atribuye la victoria de Harrison a la división de los votantes demócratas, no a su campaña.

Quizás los debates más famosos y estudiados de la era previa a la transmisión son los debates senatoriales entre Abraham Lincoln y Stephen Douglas en 1858. Douglas aceptó las apariciones conjuntas solo después de que Lincoln lo siguió por todo el estado, haciendo comentarios de la audiencia. Estos debates fueron, según el experto en debates Lee Mitchell, los primeros debates con significado nacional. Los debates también se consideraron un gran éxito, como escribió la experta en comunicaciones Kathleen Hall Jamieson en su libro "Debates presidenciales": "Fueron ordenados y atendidos de cerca. Ambos defensores fueron serios y elocuentes. Se dirigieron a un conjunto discreto de preocupaciones políticas. Los debates avanzaron los temas, iluminando las áreas tanto de acuerdo como de desacuerdo ".

El formato tradicional del debate, sin moderador ni panel de prensa, también es alabado con frecuencia por los expertos en debate. Pero como advirtió Jamieson, los candidatos de hoy probablemente usarían el formato Lincoln / Douglas para hacer una serie de discursos de campaña si no hubiera un moderador presente. Los debates Lincoln / Douglas también fueron controvertidos porque en ese momento, las legislaturas estatales todavía elegían senadores estadounidenses. Algunos vieron los debates frente a votantes que no tenían voz directa en las elecciones como una violación del espíritu de la Constitución de los Estados Unidos. La nación estaba más intrigada por el tema del debate Lincoln / Douglas (esclavitud) que por la actual contienda por el Senado, que Lincoln perdió. Los debates se siguieron a nivel nacional a través de periódicos y telégrafos, pero no dieron lugar a una demanda de más debates de candidatos. De hecho, Lincoln no debatió ni una vez durante su candidatura a la presidencia en 1860.

Debates presidenciales en la era de la radiodifusión (antes de 1960)

Antes de 1960, había poca demanda o interés por los debates presidenciales por parte del público o de los candidatos. No hubo debates de elecciones generales, pero hubo tres debates primarios. El primero fue en 1948, cuando los republicanos Harold Stassen y Thomas Dewey debatieron en la radio pocos días antes de las primarias de Oregon. En mayo de 1952, el primer debate televisado a nivel nacional, los contendientes republicanos y demócratas (o sus representantes) respondieron dos preguntas cada uno en la convención anual de la Liga de Mujeres Votantes. El 21 de mayo de 1956, los demócratas Estes Kefauver y Adlai Stevenson participaron en el primer debate primario intrapartidista televisado a nivel nacional.

Según el experto en debates Joel Swerdlow, la razón precisa por la que ocurrieron estos debates primarios, a pesar de que se aplicaron leyes de igual tiempo, se pierde en la historia. Swerdlow dijo que es probable que las invitaciones se extendieran a todos los candidatos de las primarias, y también era posible que las emisoras estuvieran probando la fuerza de la ley de igualdad de tiempo.

Los debates de defensa de los grupos más ruidosos fueron los desfavorecidos políticos que querían compartir el escenario con los titulares. Por ejemplo, en 1940 el republicano Wendell Wilkie desafió a FDR a debatir los "temas fundamentales", pero Roosevelt y la prensa lo ignoraron y vieron el desafío como un truco mediático.

En 1944, los republicanos ganaron tiempo en la radio comercial siguiendo directamente los discursos del presidente Roosevelt.

En 1952, dos meses después del debate de la Liga de Mujeres Votantes televisado a nivel nacional, la senadora Blair Moody (D-Michigan) se convirtió en la primera en hacer la recomendación específica de que las candidatas presidenciales de cada partido debatieran. NBC y CBS acordaron dar tiempo libre, pero ninguno de los candidatos (el demócrata Adlai Stevenson o el republicano Dwight Eisenhower) aceptó la oferta.

El debate presidencial de 1960

Los debates presidenciales de las elecciones generales de 1960 se produjeron por al menos tres razones. Uno, ambos candidatos (Nixon y Kennedy) vieron una ventaja política en el uso de la televisión; dos, las cadenas nacionales estaban ansiosas por demostrar que podían tener una mentalidad cívica sin regulaciones federales; y tres, los debates se vieron como parte de un movimiento más amplio para reformar las campañas presidenciales. . Además, el Congreso suspendió la disposición de tiempo igual de la Ley de Comunicaciones de 1934, para permitir un debate de dos hombres. La ley establecía que una estación de radiodifusión que permitiera a un candidato el uso de sus instalaciones debía brindar igualdad de oportunidades a todos los demás candidatos para ese cargo. (Lo que significa que todos los candidatos MINOR, así como el oponente del partido principal del orador, tendrían el mismo tiempo de emisión). El debate de 1960 fue el primer debate cara a cara de los candidatos del partido principal.

¿Por qué no hubo debates presidenciales de 1960 a 1976?

Los candidatos que no quieren compartir el escenario con los oponentes, así como las disposiciones de igualdad de tiempo de la Ley de Comunicaciones de 1934, son las razones más citadas por los estudiosos del debate para la ausencia de debates entre 1960 y 1976.

El presidente Kennedy pareció abierto a la idea de debatir a su oponente republicano en 1964, y en ambas cámaras del Congreso circularon proyectos de ley que suspendían los mismos requisitos de tiempo en 1963. Sin embargo, después del asesinato de Kennedy, la legislación se presentó. El candidato republicano Barry Goldwater desafió continuamente al presidente Lyndon Johnson a debatir. Pero Johnson, no conocido por sus habilidades para el debate, se negó.

Nixon también evitó los debates en 1968, y los republicanos en el Congreso bloquearon un intento de derogar la disposición de tiempo igual. Nixon citó públicamente la presencia del candidato de un tercer partido, George Wallace, como la razón para no debatir sobre Humphrey.

En 1970, el Congreso aprobó un proyecto de ley de reforma integral de campaña, incluida la derogación de la Sección 315 de la Ley de Comunicaciones, la disposición de tiempo igual. Nixon vetó el proyecto de ley. En 1972, la Cámara se opuso al intento del Senado de derogar la disposición de tiempo igual porque habría incluido campañas del Congreso (lo que significaba que los miembros de la Cámara ya no tendrían una excusa para evitar debatir a sus oponentes). De modo que Nixon y McGovern no debatieron en la campaña de 1972.

En 1975, la Comisión Federal de Comunicaciones creó una laguna con respecto a la provisión de tiempo igual. Declaró que los debates eran "noticias de buena fe". Eso significaba que si los debates eran patrocinados por alguna organización distinta a las redes, la cobertura de tal "evento noticioso" estaba exenta de los requisitos de tiempo equivalente. La Liga de Mujeres Votantes rápidamente se ofreció como voluntaria para patrocinar o "iniciar" los debates. Su trabajo de patrocinar debates fue asumido por la Comisión de Debates Presidenciales en 1988. Los debates presidenciales son ahora una parte esperada, si no institucionalizada, del proceso político estadounidense.

Fuentes: "Let America Decide" "Debates presidenciales, el desafío de crear un electorado informado" "Debates presidenciales 1988 y más allá" Entrevista con Anthony Corado Entrevista con Joel Swerdlow


John F Kennedy y Richard Nixon: cuarto debate presidencial - 1960

SEÑOR. HOWE: Soy Quincy Howe de CB, de ABC News, dando las buenas noches desde Nueva York, donde los dos principales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos están a punto de participar en su cuarta discusión de radio y televisión sobre la presente campaña.

Esta noche estos hombres limitarán esa discusión a la política exterior. Buenas noches, vicepresidente Nixon.

SEÑOR. NIXON: Buenas noches, Sr. Howe.

SEÑOR. HOWE: Y buenas noches, senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Buenas noches, Sr. Howe.

SEÑOR. HOWE: Ahora permítanme leer las reglas y condiciones bajo las cuales los propios candidatos han acordado proceder. Como lo hicieron en su primera reunión, ambos hombres harán declaraciones de apertura de aproximadamente 8 minutos cada una y declaraciones de cierre de igual tiempo, de 3 a 5 minutos cada una. Durante la media hora entre las declaraciones de apertura y cierre los candidatos responderán y comentarán las preguntas de un panel de cuatro corresponsales elegidos por las redes nacionales que llevan el programa.

Cada candidato será interrogado por turno y el otro tendrá la oportunidad de hacer comentarios. Cada respuesta estará limitada a 2 1/2 minutos. Cada comentario a 1 1/2 minutos.

Los corresponsales son libres de hacer cualquier pregunta que deseen en el campo de los asuntos exteriores. Ninguno de los candidatos sabe qué preguntas se harán.

El tiempo solo determinará la pregunta final.

Invirtiendo el orden en su primera reunión, el Senador Kennedy hará la segunda declaración de apertura y la primera declaración de clausura.

Para la primera declaración de apertura, aquí está el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. NIXON: Sr. Howe, senador Kennedy, mis compatriotas. Desde que comenzó esta campaña he tenido un privilegio muy poco común. He viajado a 48 de los 50 estados y en mis viajes he aprendido en qué está pensando la gente de los Estados Unidos.

Hay un tema que destaca por encima de todos los demás, en el que todo estadounidense está preocupado, independientemente del grupo al que pertenezca y del lugar donde viva. Y ese tema, dicho de manera muy simple, es este: ¿Cómo podemos mantener la paz sin rendirnos? ¿Cómo podemos extender la libertad sin la guerra?

Ahora, al determinar cómo abordamos este tema, debemos encontrar la respuesta a una pregunta muy importante pero simple: ¿Quién amenaza la paz? ¿Quién amenaza la libertad en el mundo?

Solo hay una amenaza a la paz y una amenaza a la libertad: la que presenta el movimiento comunista internacional y, por lo tanto, si queremos tener paz, si queremos mantener nuestra propia libertad y extenderla a otros sin guerra, debemos saber cómo tratar con los comunistas y sus líderes.

Conozco al Sr. Khrushchev. También he tenido la oportunidad de conocer y conocer a otros líderes comunistas del mundo. Creo que hay ciertos principios que debemos encontrar al tratar con él y sus colegas, principios, si se siguen, que mantendrán la paz y que también pueden extender la libertad.

Primero, tenemos que aprender del pasado, porque no podemos permitirnos cometer los errores del pasado. En los 7 años antes de que esta administración llegara al poder en Washington, encontramos que 600 millones de personas pasaron detrás del Telón de Acero, y al final de esos 7 años estábamos envueltos en una guerra en Corea que costó más de 30,000 vidas estadounidenses.

En los últimos 7 años, en la administración del presidente Eisenhower, esta situación se ha revertido. Terminamos la Guerra de Corea con un liderazgo fuerte y firme. Nos hemos mantenido al margen de otras guerras y hemos evitado la rendición de principios o territorios en la mesa de conferencias.

Ahora bien, ¿por qué tuvimos éxito cuando nuestros predecesores no lo tuvieron? Creo que hay varias razones. En primer lugar, cometieron un error fatal al juzgar mal a los comunistas al tratar de aplicarles las mismas reglas de conducta que usted aplicaría a los líderes del mundo libre.

Uno de los principales errores que cometieron fue el que condujo a la Guerra de Corea. Al descartar la defensa de Corea, invitaron a la agresión en esa área. Pensaron que iban a tener paz. Trajo guerra. Aprendimos de sus errores. Y así, en nuestros 7 años, nos encontramos con que hemos sido firmes en nuestra diplomacia.

Nunca hemos hecho concesiones sin recibir concesiones a cambio. Siempre hemos estado dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para negociar el desarme o en cualquier otro ámbito, pero nunca hemos estado dispuestos a hacer nada que, de hecho, cediera la libertad en cualquier lugar del mundo. Es por eso que el presidente Eisenhower estuvo en lo correcto al no disculparse o expresar su pesar al Sr. Khrushchev en la Conferencia de París, como sugirió el senador Kennedy que podría haber hecho. Por eso también acertó el Senador-Presidente Eisenhower en su política en el Estrecho de Formosa donde declinó y se negó a seguir las recomendaciones, recomendaciones que votó el Senador Kennedy en 1955, nuevamente formuladas en 1959, nuevamente repetidas en sus debates, que usted He escuchado recomendaciones a los comunistas para volver a cortar un pedazo de territorio libre y abandonarlo.

¿Por qué el presidente sintió que esto estaba mal y por qué el presidente tenía razón y sus críticos estaban equivocados? Porque nuevamente, esto mostró una falta de comprensión de los dictadores, una falta de comprensión particularmente de los comunistas porque cada vez que haces una concesión así no conduce a la paz. Solo los anima a chantajearle. Les anima a comenzar una guerra.

Y por eso digo que el registro demuestra que sabemos mantener la paz, mantenerla sin rendirnos. Pasemos ahora al futuro.

No es suficiente estar en este récord porque estamos lidiando con los líderes más despiadados y fanáticos que el mundo haya visto. Por eso digo que en este período de los años sesenta Estados Unidos debe avanzar en todos los ámbitos. En primer lugar, aunque hoy somos, como ha admitido el senador Kennedy, la nación más fuerte del mundo militarmente, debemos aumentar nuestra fuerza, aumentarla para que siempre tengamos la fuerza suficiente que independientemente de lo que tengan nuestros oponentes potenciales, si ellos si lanzara un ataque sorpresa seremos capaces de destruir sus capacidades bélicas.

Deben saber, en otras palabras, que es un suicidio nacional si comienzan algo. Necesitamos este tipo de fuerza porque somos los guardianes de la paz.

Además de la fuerza militar, necesitamos ver que la economía de este país continúe creciendo. Ha crecido en los últimos 7 años. Puede crecer y crecerá aún más en los próximos 4 años. Y la razón por la que debe crecer aún más es porque tenemos cosas que hacer en casa, y también porque estamos en una carrera por la supervivencia, una carrera en la que no es así. lo suficiente para estar por delante no es suficiente simplemente ser complaciente. Tenemos que avanzar para seguir adelante. Y es por eso que, en este campo, he hecho recomendaciones que estoy seguro que harán avanzar la economía estadounidense, la moverán con firmeza y solidez para que nunca haya un momento en que la Unión Soviética pueda desafiar nuestra superioridad en este campo. .

Y entonces necesitamos fuerza militar. Necesitamos fuerza económica. También necesitamos las políticas diplomáticas adecuadas. ¿Qué son? De nuevo volvemos al pasado. Firmeza pero sin beligerancia, y con "sin beligerancia" quiero decir que no respondemos insulto por insulto.

Cuando se siente orgulloso y confiado en su fuerza, no se rebaja al nivel del Sr. Khrushchev y sus colegas.

Y ese ejemplo que ha dado el presidente Eisenhower lo seguiremos.

Pero todo esto por sí solo, no es suficiente. No nos basta con ser simplemente la nación más fuerte militarmente, la más fuerte económicamente y también tener una diplomacia firme.

Debemos tener una gran meta, y esa es: no solo mantener la libertad para nosotros, sino extenderla a todo el mundo. Extenderlo a todo el mundo porque ese es el destino de Estados Unidos. Extenderlo a todo el mundo porque el objetivo comunista no es sostenerse sino extender el comunismo. Y no se puede luchar por la victoria del comunismo o una estrategia de victoria para el comunismo con una estrategia simplemente de mantener la línea.

Y por eso digo que creemos que nuestras políticas de fuerza militar, de fuerza económica, de firmeza diplomática primero mantendrán la paz y la mantendrán sin rendirse.

También creemos que en el gran campo de los ideales podemos llevar a Estados Unidos a la victoria de la libertad, la victoria en los países en desarrollo, la victoria también en los países cautivos, siempre que tengamos fe en nosotros mismos y fe en nuestros principios.

SEÑOR. HOWE: Ahora la declaración de apertura del senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Sr. Howe, Sr. Vicepresidente, primero permítame volver a intentar corregir el expediente sobre el asunto de Quemoy y Matsu. Voté a favor de la resolución de Formosa en 1955. La he sostenido desde entonces. He dicho que estoy de acuerdo con la política de administración. El Sr. Nixon indicó anteriormente que defendería Quemoy y Matsu incluso si el ataque a estas islas, a 2 millas de la costa de China, no fuera parte de un ataque general a Formosa y Pescadores. Indiqué que defendería esas islas si el ataque fuera dirigido contra Pescadores y Formosa, que es parte de la política de Eisenhower. He apoyado esa política.

En la última semana, como miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, releí el testimonio del General Twining en representación de la administración en 1959, y el Secretario de Estado Adjunto ante el Comité de Relaciones Exteriores en 1958, y describí con precisión la política de la administración. y lo apoyo de todo corazón. Entonces eso realmente no es un problema en esta campaña. No es un problema con Nixon, quien ahora dice que también apoya la política de Eisenhower.

La cuestión de que todos los estadounidenses quieren la paz y la seguridad tampoco es un problema en esta campaña.La pregunta es: ¿Estamos avanzando en la dirección de la paz y la seguridad? ¿Está creciendo nuestra fuerza relativa? ¿Está, como dice el Sr. Nixon, nuestro prestigio en su punto más alto, como dijo hace una semana, y el de los comunistas en su punto más bajo? No creo que lo sea. No creo que nuestra fuerza relativa esté aumentando, y lo digo no como abanderado demócrata, sino como ciudadano de los Estados Unidos preocupado por Estados Unidos.

Miro a Cuba, a 90 millas de la costa de Estados Unidos. En 1957 estuve en La Habana. Hablé con el embajador estadounidense allí. Dijo que era el segundo hombre más poderoso de Cuba y, sin embargo, aunque el embajador Smith y el embajador Gardner, ambos embajadores republicanos, advirtieron sobre Castro, las influencias marxistas alrededor de Castro, las influencias comunistas alrededor de Castro, ambos han testificado en las últimas 6 semanas, que a pesar de sus advertencias al gobierno estadounidense, no se hizo nada.

Nuestra seguridad depende de América Latina. ¿Puede cualquier estadounidense, mirando la situación en América Latina, sentirse satisfecho con lo que está sucediendo hoy, cuando un candidato a la presidencia de Brasil siente que es necesario llamar, no a Washington durante la campaña, sino a Castro en La Habana, para elegir ¿Aumentar el apoyo de los partidarios de Castro en Brasil?

En la Conferencia Americana - Conferencia Interamericana de este verano, cuando queríamos que se unieran en la denuncia de Castro y los comunistas cubanos, ni siquiera pudimos lograr que el grupo interamericano se uniera para denunciar a Castro. Fue una declaración bastante vaga la que finalmente hicieron.

¿Saben hoy que los rusos transmiten 10 veces más programas en español a América Latina que nosotros?

¿Sabes que no tenemos un solo programa patrocinado por nuestro Gobierno a Cuba, para contarles nuestra historia, para decirles que somos sus amigos, que queremos que vuelvan a ser libres?

África es ahora la zona emergente del mundo. Contiene el 25 por ciento de todos los miembros de la Asamblea General. Ni siquiera teníamos una Oficina de Asuntos Africanos hasta 1957. En África, al sur del Sahara, que es la sección nueva más importante, tenemos menos estudiantes de toda África en esa área que estudian hoy bajo los auspicios del Gobierno que del país. de Tailandia. Si hay algo que África necesita es asistencia técnica y, sin embargo, el año pasado les dimos menos del 5 por ciento de todos los fondos de asistencia técnica que distribuimos en todo el mundo. En Oriente Medio confiamos en el Pacto de Bagdad y, sin embargo, cuando se cambió el gobierno iraquí, el Pacto de Bagdad se rompió.

Confiamos en la Doctrina Eisenhower para el Medio Oriente que fue aprobada por el Senado. No hay un solo país en el Medio Oriente que ahora respalde la Doctrina Eisenhower.

Miramos a Europa, a Asia, porque la lucha está en el mundo subdesarrollado. ¿Qué sistema, el comunismo o la libertad, triunfará en los próximos 5 o 10 años? Eso es lo que debería preocuparnos, no la historia de hace 10, 15 o 20 años. Pero, ¿estamos haciendo lo suficiente en estas áreas? ¿Cuáles son las posibilidades de libertad en esas áreas?

¿Hacia 1965 o 1970 habrá otras Cubas en América Latina? ¿Habrá otros en Guinea y Ghana, que ahora han votado frecuentemente con los comunistas como países recién independizados de África? ¿Se volverá comunista el Congo? ¿Otros países? ¿Estamos haciendo lo suficiente en esa área?

¿Y Asia? ¿India va a ganar la lucha económica o China la va a ganar? ¿Quién dominará Asia en los próximos 5 o 10 años? ¿Comunismo? ¿El chino? ¿O será la libertad?

La pregunta que tenemos que decidir como estadounidenses: ¿estamos haciendo lo suficiente hoy? ¿Está aumentando nuestra fuerza y ​​prestigio? ¿La gente quiere identificarse con nosotros? ¿Quieren seguir el liderazgo de Estados Unidos? No creo que hagan lo suficiente. Y eso es lo que me preocupa.

En África, estos países que se han unido recientemente a las Naciones Unidas, sobre la cuestión de la admisión de China Roja, solo dos países de toda África votaron con nosotros: Liberia y la Unión de Sudáfrica. El resto se abstuvo o votó en contra nuestra. Más países de Asia votaron en contra nuestra en esa cuestión de los que votaron con nosotros.

Creo que esta lucha va a continuar y bien puede decidirse en la próxima década.

He visto a Cuba acudir a los comunistas. He visto aumentar la influencia comunista y la influencia de Castro en América Latina. Nos he visto ignorar a África. Hay seis países de África que son miembros de las Naciones Unidas. No hay un solo representante diplomático estadounidense en ninguno de esos seis.

Cuando Guinea se independizó, el embajador soviético se presentó ese mismo día. No los reconocimos durante 2 meses, el embajador estadounidense no apareció durante casi 8 meses. Creo que el mundo está cambiando rápido, y no creo que esta administración haya mostrado la previsión, haya demostrado el conocimiento, se haya identificado con la gran lucha que están librando estas personas para ser libres, para conseguir un mejor nivel de vida. , para vivir mejor.

El ingreso promedio en algunos de esos países es de $ 25 al año. Los comunistas dicen: "Ven con nosotros, mira lo que hemos hecho". Y, en general, no nos ha interesado.

Creo que tendremos que hacerlo mejor. El Sr. Nixon habla de que somos el país más fuerte del mundo. Creo que lo somos hoy, pero éramos mucho más fuertes en comparación con los comunistas hace 5 años, y lo que es de gran preocupación es que el equilibrio de poder está en peligro de moverse con ellos.

Hicieron un gran avance en misiles, y para 1961, '2 y' 3, estarán superando en número a nosotros en misiles.

No tengo tanta confianza como él en que seremos la potencia militar más fuerte para 1963.

Habla del crecimiento económico como un gran indicador de libertad. Estoy de acuerdo con él. Lo que hacemos en este país, el tipo de sociedad que construimos: eso dirá si la libertad se mantendrá en todo el mundo y, sin embargo, en los últimos 9 meses de este año hemos tenido una caída en nuestro crecimiento económico en lugar de una ganancia. .

Hemos tenido la tasa más baja de aumento del crecimiento económico en los últimos 9 meses de todas las principales sociedades industrializadas del mundo.

Miro hacia arriba y veo la bandera soviética en la luna. El hecho es que las encuestas del Departamento de Estado sobre nuestro prestigio e influencia en todo el mundo han mostrado una caída tan pronunciada que hasta ahora el Departamento de Estado no ha estado dispuesto a publicarlas y, sin embargo, fueron encuestadas por la USIA.

El punto de todo esto es: esta es una lucha en la que estamos comprometidos. Queremos paz. Queremos libertad. Queremos seguridad. Queremos ser más fuertes. Queremos libertad para ganar. Pero no creo que, en estos tiempos cambiantes y revolucionarios, esta administración haya sabido que el mundo está cambiando, se haya identificado con ese cambio.

Creo que los comunistas se han movido con vigor. Laos, África, Cuba, en todo el mundo están en movimiento. Creo que tenemos que revitalizar nuestra sociedad. Creo que tenemos que demostrarle a la gente del mundo que estamos determinados en este país libre nuestro a ser los primeros, no los primeros "si" y no los primeros "sino" y no los primeros "cuándo" sino los primeros.

Y cuando somos fuertes y cuando somos los primeros, gana la libertad. Entonces aumentan las perspectivas de paz. Entonces aumentan las perspectivas de nuestra sociedad.

SEÑOR. HOWE: Eso completa las declaraciones de apertura. Ahora los candidatos responderán y comentarán las preguntas formuladas por estos cuatro corresponsales: Frank Singiser de Mutual News, John Edwards de ABC News, Walter Cronkite de CBS News, John Chancellor de NBC News.

Frank Singiser tiene la primera pregunta para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CANTANTE: Sr. Vicepresidente, me gustaría precisar la diferencia entre la forma en que manejaría el régimen de Castro e impediría el establecimiento de gobiernos comunistas en el hemisferio occidental y la forma en que procedería el senador Kennedy. Vicepresidente Nixon, ¿en qué aspectos importantes cree que existen diferencias entre ustedes y por qué cree que su política es mejor para la paz y la seguridad de Estados Unidos y el hemisferio occidental?

SEÑOR. NIXON: Nuestras políticas son muy diferentes. Creo que las políticas y recomendaciones del senador Kennedy para el manejo del régimen de Castro son probablemente las recomendaciones más peligrosamente irresponsables que ha hecho durante el curso de esta campaña. En efecto, lo que recomienda el senador Kennedy es que el Gobierno de los Estados Unidos ayude a los exiliados y a los que dentro de Cuba se oponen al régimen de Castro, siempre que sean anti-Batista.

Ahora veamos qué significa esto. Tenemos cinco tratados con América Latina, incluido el que creó la Organización de Estados Americanos en Bogotá en 1948, en el que hemos acordado no intervenir en los asuntos internos de ningún otro país americano, y ellos también han acordado hacer lo mismo. .

La Carta de las Naciones Unidas, su preámbulo, el Artículo I y el Artículo II también establecen que no habrá intervención de una nación en los asuntos internos de otra. Ahora no sé qué sugiere el senador Kennedy cuando dice que debemos ayudar a quienes se oponen al régimen de Castro tanto en Cuba como fuera. Pero sí sé esto, que si siguiéramos esa recomendación de que perderíamos a todos nuestros amigos en América Latina, probablemente seríamos condenados en las Naciones Unidas y no lograríamos nuestro objetivo. Sé algo más. Sería una invitación abierta para que el Sr. Khrushchev entrara, viniera a América Latina y nos involucrara en lo que sería una guerra civil, y posiblemente incluso peor que eso.

Esta es la principal recomendación que ha hecho. Ahora, ¿qué podemos hacer? Podemos hacer lo que hicimos con Guatemala. Había un dictador comunista que heredamos de la administración anterior. Pusimos en cuarentena al Sr. Arbenz. El resultado fue que el propio pueblo guatemalteco finalmente se levantó y lo echó. Hoy vamos a poner en cuarentena al Sr. Castro. Lo estamos poniendo en cuarentena diplomáticamente al traer de regreso a nuestro embajador económicamente al cortar el comercio, y la sugerencia del senador Kennedy de que el intercambio que cortamos no es significativo es solo un 100 por ciento erróneo. Estamos cortando los rubros importantes que el régimen cubano necesita para sobrevivir. Cortando el comercio, cortando nuestras relaciones diplomáticas como lo hemos hecho, pondremos en cuarentena este régimen para que el propio pueblo de Cuba cuide al señor Castro. Pero si hiciéramos lo que sugirió el senador Kennedy, obtendríamos resultados que sé que él no querría y ciertamente que el pueblo estadounidense no querría.

SEÑOR. KENNEDY: El Sr. Nixon se muestra mal informado. Seguramente debe ser consciente de que la mayor parte del equipo, las armas y los recursos para Castro provenían de los Estados Unidos, fluían desde Florida y otras partes de los Estados Unidos hacia Castro en las montañas. No hay ninguna duda al respecto, No. 1.

No. 2, creo que si alguna sanción económica contra América Latina va a tener éxito, tiene que ser multilateral, tiene que incluir a los demás países de América Latina. Creo que Castro puede reemplazar esos mercados muy fácilmente a través de América Latina, Europa y Europa del Este por el efecto minúsculo de la acción que se ha tomado esta semana en la economía de Cuba. Si Estados Unidos tuviera mayor prestigio e influencia en América Latina, podría persuadir, como lo hizo Franklin Roosevelt en 1940, a los países de América Latina de unirse a una cuarentena económica de Castro. Esa es la única forma en que puede ejercer una presión económica real sobre el régimen de Castro y también sobre los países de Europa Occidental, Canadá, Japón y los demás.

No. 3, Castro es solo el comienzo de nuestras dificultades en toda América Latina. La gran lucha será evitar que la influencia de Castro se extienda a otros países: México, Panamá, Bolivia, Colombia. Vamos a tener que tratar de estrechar lazos para asociarnos con el gran deseo de estas personas por una vida mejor si vamos a evitar que la influencia de Castro se extienda por toda América Latina. Su influencia es lo suficientemente fuerte hoy como para evitar que logremos que los demás países de América Latina se unan a nosotros en la cuarentena económica. Su influencia está creciendo, sobre todo porque esta administración ha ignorado a América Latina. Usted mismo dijo, señor vicepresidente, hace un mes, que si hubiéramos brindado hace 5 años el tipo de ayuda económica que brindamos ahora, quizás nunca hubiéramos tenido a Castro. ¿Por qué no lo hicimos?

SEÑOR. HOWE: John Edwards tiene su primera pregunta para el senador Kennedy.

SEÑOR. EDWARDS: Senador Kennedy, una prueba del liderazgo de un nuevo presidente será el calibre de sus nombramientos. Es un asunto de interés aquí y en el extranjero quién será el nuevo Secretario de Estado. Ahora, según nuestras reglas, debo hacerle esta pregunta, pero espero que el Vicepresidente también la responda.

¿Nos dará los nombres de tres o cuatro estadounidenses, cada uno de los cuales, si fuera designado, serviría con distinción a su juicio como Secretario de Estado?

SEÑOR. KENNEDY: Sr. Edwards, no creo que sea una buena idea que los candidatos presidenciales nombren a los miembros de su gabinete de manera prospectiva o sugieran cuatro personas e indiquen que seguramente una de ellas será nombrada. Esta es una decisión que debe tomar el presidente de los Estados Unidos. El último candidato que indicó que quién iba a ser su gabinete fue el Sr. Dewey en 1948. Esta es una carrera entre el vicepresidente y yo por la presidencia de los Estados Unidos. Hay muchos hombres capaces que podrían ser secretarios de Estado. No he hecho ningún juicio sobre quién debería ser el Secretario de Estado. Creo que se podría hacer un juicio después de la elección si tengo éxito. La gente tiene que elegir entre el Sr. Nixon y yo, entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata, entre nuestro enfoque de los problemas que ahora nos perturban como nación y nos perturban como potencia mundial. El presidente tiene la responsabilidad constitucional, no el secretario de Estado, de la conducción de los asuntos exteriores.

Algunos presidentes han sido fuertes en política exterior. Otros han confiado en gran medida en el Secretario de Estado. He sido miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, me he postulado a la Presidencia con pleno conocimiento de que la gran responsabilidad que realmente le otorga la Constitución y la fuerza de los acontecimientos está en el ámbito de las relaciones exteriores. Le estoy pidiendo el apoyo de la gente como presidente para que seleccionemos al mejor hombre que podamos conseguir, pero no he hecho un juicio y no he reducido una lista de tres o cuatro personas entre las que estaría el candidato.

SEÑOR. HOWE: Sr. Vicepresidente, ¿tiene algún comentario?

SEÑOR. NIXON: Bueno, señor Edwards, como probablemente sepa, siempre he respondido todas las preguntas con respecto a quién estará en el próximo gabinete diciendo que esa es la responsabilidad del próximo presidente y que sería inapropiado tomar decisiones al respecto. o para anunciar antes de la hora en que tenía derecho a hacerlo. Entonces esa es mi respuesta a esta pregunta.

Si no le importa, me gustaría utilizar el resto del tiempo para responder a uno de los comentarios que hizo el senador Kennedy sobre la pregunta anterior. Hablaba del régimen de Castro y de lo que habíamos estado haciendo en América Latina. Me gustaría señalar que cuando miramos nuestros programas en América Latina, encontramos que nos hemos apropiado cinco veces más para América Latina de lo que se apropió la administración anterior. Descubrimos que tenemos $ 2 mil millones más para el Export-Import Bank. Tenemos un nuevo banco solo para América Latina de mil millones de dólares. Tenemos el nuevo programa que fue presentado en la Conferencia de Bogotá, este nuevo programa que presentó el presidente Eisenhower, aprobado por el último Congreso por $ 500 millones. Nos hemos movido en América Latina de manera muy efectiva y también me gustaría señalar esto. El senador Kennedy se queja muy apropiadamente de nuestras inadecuadas transmisiones de radio para América Latina. Permítanme señalar nuevamente que su Congreso, el Congreso Demócrata, ha recortado $ 80 millones de las asignaciones de Voice of America. Ahora, tiene que conseguir un mejor trabajo de su Congreso si nos va a conseguir el dinero que necesitamos para dirigir los asuntos exteriores de este país en América Latina o en cualquier otro lugar.

SEÑOR. HOWE: Walter Cronkite, tiene su primera pregunta para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CRONKITE: Gracias Quincy. El señor vicepresidente, el senador Fulbright y ahora esta noche el senador Kennedy sostienen que la administración está suprimiendo un informe de la Agencia de Información de Estados Unidos que muestra una disminución en el prestigio de Estados Unidos en el exterior. ¿Conoce un informe de este tipo, y si conoce la existencia de un informe de este tipo, no debería darse a conocer al público ese informe debido a la gran importancia que se le ha dado a este tema en esta campaña?

SEÑOR. NIXON: Sr. Cronkite, naturalmente soy consciente de ello porque, por supuesto, presto atención a todo lo que dice el Senador Kennedy, así como el Senador Fulbright.

Ahora bien, a este respecto, quiero señalar que los hechos simplemente no son los indicados. En primer lugar, el informe al que se refiere el senador Kennedy es uno que se hizo hace muchos, muchos meses y se relaciona particularmente con el período inmediatamente posterior al Sputnik.

En segundo lugar, en lo que respecta a este informe, no me opondría a que se hiciera público.

En tercer lugar, diría esto con respecto a este informe, con respecto a las encuestas Gallup de prestigio en el exterior y todo lo demás sobre lo que hemos estado escuchando "¿qué pasa con el prestigio estadounidense en el exterior?"

El prestigio de Estados Unidos en el exterior será tan alto como lo permitan los portavoces de Estados Unidos.

Ahora, cuando tenemos un candidato presidencial, por ejemplo, el senador Kennedy, declarando una y otra vez que Estados Unidos es el segundo en el espacio, y el hecho es que el puntaje de espacio hoy es de 28 a 8, hemos Tuvieron 28 tiros exitosos, ellos tuvieron 8. Cuando él dice que somos segundos en educación, y yo he visto la educación soviética y yo he visto la nuestra, y no lo somos. Que somos segundos en ciencia porque pueden estar por delante en un área u otra, cuando en general estamos muy por delante de la Unión Soviética y todos los demás países en ciencia. Cuando dice, como lo hizo en enero de este año, que tenemos los peores barrios marginales, que tenemos las escuelas más abarrotadas, cuando dice que 17 millones de personas se acuestan con hambre todas las noches, cuando hace declaraciones como esta, ¿Qué le hace esto al prestigio estadounidense? Bueno, ciertamente solo puede tener el efecto de reducirlo.

Ahora, déjeme aclarar una cosa. El senador Kennedy tiene la responsabilidad de criticar las cosas que están mal, pero también tiene la responsabilidad de tener razón en sus críticas.

Cada uno de estos elementos que he mencionado se ha equivocado, totalmente equivocado. Y por eso ha contribuido a cualquier desprestigio.

Por último, permítanme decirles esto: en lo que respecta al prestigio, el primer lugar donde aparecería sería en las Naciones Unidas. Ahora, el senador Kennedy se ha referido a la votación sobre la China comunista. Veamos la votación sobre Hungría. Allí obtuvimos más votos para condenar a Hungría y analizar esa situación que el año pasado.

Veamos la reacción a Khrushchev y Eisenhower en la última sesión de la ONU.¿Ganó Jrushchov porque se quitó el zapato y golpeó la mesa y gritó e insultó? Para nada. El presidente ganó.

Estados Unidos ganó al continuar con la dignidad, la decencia que nos ha caracterizado y es lo que mantiene alto el prestigio de Estados Unidos, no atropellando a Estados Unidos de la forma en que el senador Kennedy la ha estado derribando.

SEÑOR. HOWE: ¿Comentario, senador Kennedy?

SEÑOR. KENNEDY: Realmente no necesito que el Sr. Nixon me diga cuáles son mis responsabilidades como ciudadano. He servido a este país durante 14 años en el Congreso y antes en el servicio. Tengo una devoción igual de alta y una opinión igual de alta. Lo que rebajo, Sr. Nixon, es el liderazgo que está obteniendo el país, no el país. Ahora, no hice la mayoría de las declaraciones que dijiste que hice. Creo que la Unión Soviética es la primera en el espacio exterior. Es posible que hayamos hecho más disparos, pero el tamaño del propulsor de su cohete y todo lo demás; tú mismo le dijiste a Jruschov: "Puede que estés delante de nosotros en el propulsor del cohete, pero nosotros te adelantamos en la televisión en color" en tu famosa discusión en la cocina.

Creo que la televisión en color no es tan importante como el impulso de un cohete.

En segundo lugar, no dije que tuviéramos los peores barrios marginales del mundo. Dije que teníamos demasiados barrios marginales, que son malos y que deberíamos hacer algo al respecto y deberíamos apoyar la legislación de vivienda a la que esta administración se ha opuesto. No dije que tuviéramos la peor educación del mundo. Lo que dije fue que hace 10 años, estábamos produciendo el doble de científicos e ingenieros que la Unión Soviética, y hoy están produciendo el doble que nosotros y esto afecta nuestra seguridad en todo el mundo.

Y cuarto, creo que las encuestas y otros estudios y votaciones en las Naciones Unidas y cualquiera que lea el periódico y cualquier ciudadano de los Estados Unidos debe llegar a la conclusión de que Estados Unidos ya no tiene la misma imagen de una sociedad vital, en el movimiento, con sus días más brillantes por delante como lo llevó a cabo hace una o dos décadas.

Parte de eso se debe a que nos hemos quedado quietos aquí en casa. Porque no hemos conocido nuestros problemas en Estados Unidos. Porque no hemos tenido una economía en movimiento. Parte de eso, como mostró la encuesta Gallup, se debe a que la Unión Soviética hizo un gran avance en el espacio exterior. El Sr. George Allen, jefe de sus Servicios de Información, dijo que eso hizo que la gente del mundo comenzara a preguntarse si fuimos los primeros en ciencia. Somos los primeros en otras áreas de la ciencia, pero en el espacio, que es la nueva ciencia, no somos los primeros.

SEÑOR. HOWE: John Chancellor, su primera pregunta para el senador Kennedy.

SEÑOR. CANCILLER: Senador, otra pregunta relacionada con nuestras relaciones con los rusos. Ha habido historias de Washington de la Comisión de Energía Atómica que insinúan que los rusos pueden haber reanudado las pruebas de dispositivos nucleares. Ahora señor, si esto es cierto, ¿Estados Unidos debería reanudar las pruebas nucleares? Y si los rusos no comienzan a realizar pruebas, ¿puede prever alguna circunstancia en 1961 en la que Estados Unidos pueda reanudar su propia serie de pruebas?

SEÑOR. KENNEDY: Sí, creo que el próximo presidente de los Estados Unidos debería hacer un último esfuerzo para lograr un acuerdo sobre el cese de las pruebas. No. 1. Creo que deberíamos volver a Ginebra, quienquiera que haya sido elegido Presidente, el Sr. Nixon o yo, e intentarlo una vez más. Si fracasamos, entonces, si no podemos llegar a un acuerdo, y espero que podamos llegar a un acuerdo porque no solo involucra ahora a los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética como potencias atómicas. Debido a los nuevos avances en la tecnología de la energía atómica, hay algunos indicios de que para cuando el mandato del próximo presidente llegue a su fin, puede haber 10, 15 o 20 países con capacidad atómica, tal vez la misma cantidad de bombas de prueba con todos los requisitos. efecto que podría tener en la atmósfera y con todas las posibilidades de que cada vez más países tengan una capacidad atómica, con cada vez más posibilidades de guerra.

Entonces, se debe hacer un esfuerzo más. No creo que incluso si ese esfuerzo fracasa, será necesario realizar pruebas en la atmósfera que contaminan la atmósfera.

Pueden llevarse a cabo bajo tierra, podrían llevarse a cabo en el espacio exterior. Pero creo que el esfuerzo debe ser realizado una vez más por quien sea que sea elegido presidente de los Estados Unidos. Si fallamos, ha sido un gran fracaso para todos, para la raza humana. Espero que podamos tener éxito. Pero entonces, si fallamos, la responsabilidad recaerá claramente en los rusos y entonces tendremos que cumplir con nuestras responsabilidades con la seguridad de los Estados Unidos, y es posible que haya que realizar pruebas bajo tierra, si el Comité de Energía Atómica está preparado para ello. Puede haber pruebas en el espacio exterior. Espero que no sea necesario que ninguna potencia reanude las pruebas en la atmósfera. Es posible detectar ese tipo de pruebas. El tipo de pruebas que no puede detectar son subterráneas o en, quizás en el espacio exterior.

Así que espero que podamos intentarlo una vez más. Si fallamos, entonces debemos cumplir con nuestras responsabilidades para con nosotros mismos.

Pero lo que más me preocupa es todo el problema de la propagación de las armas atómicas. China puede tenerlo para 1963 - Egipto - la guerra ha sido la compañera constante de la humanidad. Entonces, tener estas armas diseminadas por todo el mundo, creo, significa que vamos a atravesar un período de peligro en los próximos años. Deberíamos hacer un último esfuerzo.

SEÑOR. HOWE: ¿Algún comentario, señor vicepresidente?

SEÑOR. NIXON: Sí. En primer lugar, diría que debemos tener en cuenta el hecho de que hemos estado negociando para que se inspeccionen las pruebas y llegar a un acuerdo durante muchos, muchos meses. De hecho, ha habido una moratoria sobre las pruebas como resultado del hecho de que hemos estado negociando. Llegué a la conclusión de que la Unión Soviética está realmente filibuscando. También he llegado a la conclusión, basándome en los informes que se han hecho, de que pueden estar haciendo trampa. No creo que podamos esperar hasta que el próximo presidente sea investido y luego seleccione un nuevo equipo y luego todos los meses de negociación que se llevarán a cabo antes de tomar una decisión. Creo que inmediatamente después de estas elecciones deberíamos establecer un calendario (el próximo presidente, en colaboración con el actual presidente, el presidente Eisenhower), un calendario para romper el obstruccionismo soviético.

No debe haber pruebas en la atmósfera. Eso descarta cualquier secuela. Pero en cuanto a las pruebas subterráneas para desarrollar usos pacíficos de la energía atómica, no debemos permitir que continúe este obstruccionismo soviético. Creo que es hora de que pesquen o corten el cebo.

Creo que el próximo presidente, inmediatamente después de su elección, debería reunirse con el presidente, elaborar un calendario y tomar una decisión al respecto antes de enero del próximo año.

SEÑOR. HOWE: Nuestra segunda ronda de preguntas comienza con una del Sr. Edwards para el vicepresidente.

SEÑOR. EDWARDS: Sr. Nixon, llevando adelante este asunto con un cronograma, como usted sabe, las presiones para una conferencia cumbre están aumentando. Ahora, tanto usted como el senador Kennedy han dicho que hay ciertas condiciones que deben cumplirse antes de reunirse con Khrushchev. ¿Serás más específico sobre estas condiciones?

SEÑOR. NIXON: Bueno, las condiciones que expuse en uno de nuestros debates televisivos anteriores, y es bastante difícil ser mucho más específico que eso.

En primer lugar, debemos tener una preparación adecuada para una conferencia en la cumbre. Esto significa a nivel de Secretario de Estado y a nivel de embajador. Con preparación adecuada me refiero a que en ese nivel debemos elaborar una agenda, una agenda consensuada con la aprobación de los jefes de Estado involucrados. Ahora bien, esta agenda debe delinear aquellos temas sobre los que existe la posibilidad de algún acuerdo o negociación. No creo que debamos ir a una conferencia en la cumbre a menos que tengamos esa agenda, a menos que tengamos alguna garantía razonable del Sr. Khrushchev de que tiene la intención de negociar seriamente sobre esos puntos.

Ahora bien, esto puede parecer una posición rígida e inflexible. Pero miremos el otro lado de la moneda. Si construimos las esperanzas del mundo teniendo una conferencia en la cumbre que no está adecuadamente preparada, y luego, si el Sr. Khrushchev encuentra alguna excusa para romperla, como lo hizo con esta, porque no va a conseguir su De esa manera, hacemos retroceder la causa de la paz. No lo ayudamos.

En otras palabras, podemos negociar muchos de estos puntos de diferencia entre nosotros sin ir a la cumbre. Creo que tenemos que hacer un esfuerzo mayor del que hemos estado haciendo a nivel de Secretarios de Estado, a nivel de embajadores, para resolver las diferencias que tenemos.

Y en lo que respecta a la conferencia cumbre, solo debe celebrarse, solo debe acordarse, si las negociaciones han llegado a un punto en el que tengamos alguna seguridad razonable de que algo va a salir de ella, aparte de algún "espíritu falso", un espíritu de Ginebra, o de Camp David, o lo que sea. Cuando digo "espíritu falso", me refiero a falso, no porque el espíritu no sea bueno de nuestro lado, sino porque la Unión Soviética simplemente no tiene la intención de llevar a cabo lo que dicen.

Ahora, estas son las condiciones que puedo exponer. No podría ser más preciso que eso, porque hasta que no veamos lo que hace y dice el Sr. Khrushchev, no podemos indicar cuáles serán nuestros planes.

SEÑOR. HOWE: ¿Algún comentario, senador Kennedy?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, creo que el invierno pasado el presidente de los Estados Unidos indicó que antes de ir a la cumbre en mayo, como lo hizo el otoño pasado, indicó que debería haber alguna agenda, que debería haber algún acuerdo previo. Esperaba que hubiera uh - b- un acuerdo en parte sobre el desarme. También expresó la esperanza de que se comprendiera un poco la situación general en Berlín. La Unión Soviética se negó a aceptar eso y fuimos a la cumbre y fue desastroso.

Creo que no deberíamos ir a la cumbre hasta que haya alguna razón para creer que se puede lograr un consenso sobre Berlín, el espacio ultraterrestre o el desarme general, incluidos los ensayos nucleares. Además, creo que el próximo presidente en enero y febrero debería trabajar para construir la fuerza de Estados Unidos. La Unión Soviética comprende la fuerza. "Nos armamos para parlamentar", dijo Winston Churchill hace 10 años. Si somos fuertes, especialmente cuando nos enfrentamos a una crisis sobre Berlín, que puede ser en la primavera o en el invierno, es importante que mantengamos nuestra determinación aquí, que indiquemos que estamos construyendo nuestra fuerza, que estamos decididos a proteger nuestra posición, que estamos decididos a proteger nuestros compromisos, y luego creo que deberíamos indicar nuestro deseo de vivir en paz con el mundo.

Pero hasta que seamos fuertes aquí, hasta que nos mudemos aquí, creo que una cumbre no podría tener éxito. Espero que antes de que nos reunamos, haya acuerdos preliminares sobre esas cuatro cuestiones, o al menos dos de ellas, o incluso una de ellas, que justifiquen esa reunión.

Creo que si nos hubiéramos quedado en esa posición el invierno pasado, habríamos estado en una mejor posición en mayo.

SEÑOR. HOWE: Tenemos tiempo para solo una o dos preguntas más antes de las declaraciones finales. Ahora la pregunta de Walter Cronkite para el senador Kennedy.

SEÑOR. CRONKITE: Senador, se ha acusado con frecuencia de que Estados Unidos durante muchos años ha estado a la defensiva en todo el mundo, que nuestra política ha sido una reacción a la Unión Soviética en lugar de una acción positiva por nuestra cuenta. ¿Qué áreas ve en las que Estados Unidos podría tomar la ofensiva en un desafío al comunismo durante los próximos 4 a 8 años?

SEÑOR. KENNEDY: Una de las áreas y, por supuesto, la más vulnerable, creo, ha sido Europa del Este. He criticado el fracaso de la administración en sugerir políticas que nos permitieran establecer, por ejemplo, relaciones más estrechas con Polonia, particularmente después del período '55 -'56 y la revolución húngara. En ese momento indicamos que no íbamos a intervenir militarmente, pero hubo un período allí en el que Polonia demostró una independencia nacional, e incluso el Gobierno polaco se alejó un poco de la Unión Soviética. Sugerí que modifiquemos nuestra legislación para poder disfrutar de vínculos económicos más estrechos. Recibimos el apoyo primero de la administración y luego no, y fuimos derrotados por un voto en el Senado. Aprobamos un proyecto de ley en el Senado este año, pero no fue aprobado por la Cámara. Yo diría que Europa del Este es el área de vulnerabilidad de la Unión Soviética.

En segundo lugar, las relaciones entre Rusia y China. Ahora están enfrascados en un debate sobre si la guerra es el medio de Comunicar el mundo o si deben usar la subversión, la infiltración, las luchas económicas y todo lo demás. Nadie puede decir cuál será ese curso de acción, pero creo que el próximo presidente de los Estados Unidos debería observarlo con atención. Si esos dos poderes se dividieran, podría tener grandes efectos en todo el mundo.

En tercer lugar, creo que la India representa un gran espacio para la acción afirmativa del mundo libre. India partió aproximadamente del mismo lugar que lo hizo China. Los comunistas chinos han avanzado durante los últimos 10 años. India, bajo una sociedad libre, ha hecho algunos avances, pero si India no tiene éxito con sus 450 millones de personas, no puede hacer que la libertad funcione, entonces la gente de todo el mundo va a determinar, particularmente en el mundo subdesarrollado, que el La única forma en que pueden desarrollar sus recursos es a través del sistema comunista.

Cuarto, permítanme decir que en África, Asia, América Latina, Europa del Este, la gran fuerza de nuestro lado es el deseo de la gente de ser libre. Esto se ha expresado en las revueltas en Europa del Este, se ha expresado en el deseo de la gente de África de ser independiente de Europa Occidental. Quieren ser libres.

Y mi opinión es que no quieren renunciar a su libertad para convertirse en comunistas. Quieren permanecer libres, quizás independientes de nosotros, pero ciertamente independientes de los comunistas. Y creo que si nos identificamos con esa fuerza, si nos identificamos con ella como Lincoln, como lo hizo Wilson, como lo hizo Franklin Roosevelt, si nos conocemos como el amigo de la libertad, sosteniendo la libertad, ayudando a la libertad, ayudando a estas personas en la lucha contra la pobreza, la ignorancia y la enfermedad, ayudándoles a construir su vida. Creo que en América Latina, África y Asia, eventualmente en Europa del Este y Medio Oriente, ciertamente en Europa Occidental, podemos fortalecer la libertad, podemos hacer que se mueva, podemos poner a los comunistas a la defensiva.

SEÑOR. HOWE: ¿Su comentario, señor vicepresidente?

SEÑOR. NIXON: Primero, con respecto a Polonia, cuando hablé con el Sr. Gomulka, el actual líder de Polonia, durante 6 horas en Varsovia el año pasado, aprendí algo sobre sus problemas y particularmente sobre los suyos. Justo debajo del arma soviética, con las tropas soviéticas allí, se encuentra en una posición muy difícil para tomar algo independiente, una posición que sería independiente de la Unión Soviética. Y, sin embargo, veamos qué hemos hecho por Polonia. A Polonia se destinaron 500 millones de dólares en ayuda, principalmente económica, principalmente para el pueblo de Polonia.

Esto debería continuar, y se puede intensificar, para darles esperanza y mantener viva la esperanza de libertad que puedo testificar que tienen tan profundamente dentro de ellos.

Además podemos tener más intercambio con Polonia o con cualquier otro de los países del Telón de Acero, que muestran algunas ganas de tomar un camino diferente al que han tomado los que son satélites completos de la Unión Soviética.

Ahora, en lo que respecta al equilibrio del mundo, yo, por supuesto, no tengo tanto tiempo como el senador Kennedy, solo me gustaría agregar este punto. Si vamos a tener la iniciativa en el mundo, debemos recordar que los pueblos de África y Asia y América Latina no quieren ser simples peones en una lucha entre dos grandes potencias, la Unión Soviética y Estados Unidos. Tenemos que hacerles saber que queremos ayudarlos, no porque simplemente estemos tratando de salvar nuestro propio pellejo, no porque simplemente estemos tratando de luchar contra el comunismo, sino porque los cuidamos, porque defendemos la libertad, porque si no hubiera comunismo en el mundo, seguiríamos luchando contra la pobreza, la miseria, la enfermedad y la tiranía. Si podemos hacer llegar eso a la gente de estos países en esta década de los sesenta, se ganará la lucha por la libertad.

SEÑOR. HOWE: Pregunta de John Chancellor para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CANCILLER: Señor, me gustaría hacerle otra pregunta sobre Quemoy y Matsu. Tanto usted como el senador Kennedy dicen que están de acuerdo con el presidente en este tema y con nuestras obligaciones del tratado, pero el tema permanece en la campaña como un problema. Ahora, señor, ¿es esto porque cada uno de ustedes se siente obligado a responder al otro cuando habla de Quemoy y Matsu? Y si eso es cierto, ¿cree que se debería poner fin a esta discusión, o se quedará con nosotros como un tema de campaña?

SEÑOR. NIXON: Yo diría que el tema permanecerá con nosotros como un tema de campaña mientras el Senador Kennedy persista en lo que creo que es un error fundamental. Dice que apoya la posición del presidente. Dice que votó a favor de la resolución. Bueno, permítanme señalar que votó a favor de la resolución en 1955 que le dio al presidente el poder de usar las fuerzas de los Estados Unidos para defender Formosa y las islas cercanas a la costa. Pero también votó entonces a favor de una enmienda, que se perdió, afortunadamente, una enmienda que habría trazado una línea y dejado fuera esas islas y negado el derecho al presidente de defender esas islas si pensaba que se trataba de un ataque a Formosa.

Repitió ese error en 1959 en el discurso que pronunció. Lo repitió nuevamente en un debate televisivo que tuvimos.

Ahora, mi punto es este: el senador Kennedy tiene que ser coherente aquí. O está a favor del presidente y está en contra de la posición de que aquellos que se opusieron al presidente en el 55 y el 59, y la posición del senador en sí declararon el otro día en nuestro debate, o está a favor del presidente y en contra de esa posición, o simplemente tenemos un desacuerdo aquí que debe seguir debatiéndose.

Ahora, si el senador en su respuesta a esta pregunta dice "ahora me iré, o me retractaré de mis puntos de vista anteriores, creo que estaba equivocado en 1955, creo que estaba equivocado en 1959 y creo que estaba equivocado en nuestro debate televisivo, para digamos que deberíamos trazar una línea, dejando fuera a Quemoy y Matsu, trazar una línea en efecto abandonando estas islas a los comunistas, "entonces esto saldrá directamente de la campaña, porque no habrá ningún problema entre nosotros.

Apoyo la posición del presidente. Siempre me he opuesto a trazar una línea. Me he opuesto a trazar una línea porque sé que en el momento en que tú trazas una línea, eso es un estímulo para que los comunistas ataquen, intensifiquen su chantaje y te obliguen a entrar en la guerra que ninguno de nosotros quiere.

Así que espero que el senador Kennedy en su respuesta de hoy lo aclare. No le basta con decir "apoyo la posición del presidente, que voté a favor de la resolución". Por supuesto que votó a favor de la resolución. Fue prácticamente unánime.Pero la cuestión es, ¿qué pasa con su error al votar a favor de la enmienda, que no fue adoptada? ¿Y luego persistir en ella en el 59, persistir en ella en el debate?

Para él es muy sencillo aclararlo. Ahora puede decir que ya no cree que se deba trazar una línea que deje estas islas fuera del perímetro de defensa. Si dice eso, este tema no se discutirá en la campaña.

SEÑOR. HOWE: Senador Kennedy, ¿su comentario?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, señor Nixon, para remontarnos a 1955, la resolución compromete al presidente ya los Estados Unidos, que yo apoyé, a defender Formosa, los Pescadores y, si fue su juicio militar, estas islas. Luego, el presidente envió una misión compuesta por el almirante Radford y el Sr. Robertson para persuadir a Chiang Kai-shek en la primavera del 55 de que se retirara de las dos islas porque estaban expuestas. El presidente no tuvo éxito, Chiang Kai-shek no se retiró.

Me referí al hecho de que en 1958, como miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, conocía muy bien la posición que tomó Estados Unidos al negociar con los comunistas chinos en estas dos islas. El general Twining en enero del 59 describió la posición de Estados Unidos. La posición de Estados Unidos ha sido que esta acumulación, en palabras del presidente, ha sido una tontería. El Sr. Herter ha dicho que estas islas son indefendibles. Chiang Kai-shek no se retirará. Porque no se retirará, porque está comprometido con estas islas, porque no hemos podido persuadirlo de que se retire, estamos en una posición muy difícil y, por tanto, el juicio del Presidente ha sido que debemos defender las islas si está en su ejército. El juicio y el juicio del comandante en el campo, el ataque a estas islas debe ser parte de un ataque general a Formosa.

Apoyo eso, en vista de las dificultades que hemos tenido con las islas, en vista de las dificultades y disputas que hemos tenido con Chiang Kai-shek. Esa es la única posición que podemos tomar. Sin embargo, esa no es la posición que tomó. La primera posición que tomó, cuando surgió este asunto por primera vez, fue que deberíamos trazar la línea y comprometernos como una cuestión de principio a defender estas islas, no como parte de la defensa de Formosa y los Pescadores. No mostró ningún reconocimiento al programa de administración para tratar de persuadir a Chiang Kai-shek durante los últimos 5 años para que se retirara de las islas. Y los desafío esta noche a que nieguen que la administración haya enviado al menos varias misiones para persuadir a Chiang Kai-shek de que se retire de estas islas.

SEÑOR. KENNEDY: (continúa). . . y ese es el testimonio del General Twining y el Subsecretario de Estado en el '58t.

SEÑOR. HOWE: Según las reglas acordadas, señores, hemos agotado el tiempo para las preguntas. Cada candidato tendrá ahora 4 minutos y 30 segundos para su declaración final. El senador Kennedy hará la primera declaración final final.

SEÑOR. KENNEDY: Dije que he servido a este país durante 14 años. Lo serví en la guerra. Me dedico a ello. Si pierdo estas elecciones, seguiré en el Senado para intentar construir un país más fuerte. Pero me postulo porque creo que este año Estados Unidos tiene una gran oportunidad de avanzar, de tomar una determinación aquí en casa y en todo el mundo, que se va a restablecer como una sociedad vigorosa.

Mi juicio es que el Partido Republicano se ha detenido aquí en los Estados Unidos, y también se ha estancado en todo el mundo. Actualmente estamos utilizando aproximadamente el 50 por ciento de nuestra capacidad de acero. Tuvimos una recesión en el 58. Tuvimos una recesión en el 54. No avanzamos en educación como deberíamos. No hicimos un juicio en el '57, en el '56, en el '55, en el '54 que el espacio exterior sería importante. Si nos quedamos quietos aquí, si designamos a personas para embajadores y cargos en Washington que tengan una perspectiva de statu quo, que no reconozcan que este es un momento revolucionario, entonces Estados Unidos no mantendrá su influencia. Y si fallamos, la causa de la libertad falla.

Creo que le corresponde al próximo presidente de los Estados Unidos hacer que este país se mueva nuevamente, hacer que nuestra economía avance, presentar al pueblo estadounidense sus metas, sus asuntos pendientes, y luego en todo el mundo designar a las mejores personas que podamos. Consiga, embajadores que puedan hablar el idioma, no solo personas que hicieron una contribución política, sino que puedan hablar el idioma, traigan estudiantes aquí para que vean qué tipo de país tenemos. El Sr. Nixon dijo que no deberíamos considerarlos como peones de la guerra fría, deberíamos identificarnos con ellos. Si eso fuera cierto, ¿por qué no nos identificamos con la gente de África? ¿Por qué no trajimos estudiantes aquí? ¿Por qué de repente ofrecimos a Congo 300 estudiantes en junio pasado cuando tuvieron la tremenda revuelta? Eso fue más de lo que habíamos ofrecido a toda África antes desde el Gobierno Federal.

Creo que este partido, el Partido Republicano, se ha quedado realmente quieto durante 25 años en su dirección. Se opuso a todos los programas del presidente Roosevelt y otros, por el salario mínimo y por la vivienda y el crecimiento económico y el desarrollo de nuestros recursos naturales, el Valle de Tennessee y todo lo demás. Y creo que si logramos un partido que crea en el movimiento, que crea en seguir adelante, entonces podemos restablecer nuestra posición en el mundo, fuerte en defensa, fuerte en crecimiento económico, justicia para nuestro pueblo, garantía de los derechos constitucionales. , para que la gente crea que practicamos lo que predicamos. Y luego alrededor del mundo, particularmente para tratar de restablecer la atmósfera que existía en América Latina en la época de Franklin Roosevelt. Era un buen vecino en América Latina porque era un buen vecino en Estados Unidos, porque nos veían como una sociedad compasiva, que se preocupaba por la gente, que hacía avanzar a este país.

Creo que es mi responsabilidad como líder del Partido Demócrata en 1960 tratar de advertir al pueblo estadounidense que en este momento crucial ya no podemos permitirnos quedarnos quietos. Ya no podemos permitirnos ser los segundos mejores.

Quiero que la gente de todo el mundo mire a los Estados Unidos nuevamente, sienta que estamos en movimiento, que sienta que nuestro mediodía está en el futuro. Quiero que el Sr. Khrushchev sepa que una nueva generación de estadounidenses que lucharon en Europa, Italia y el Pacífico por la libertad en la Segunda Guerra Mundial ahora se han apoderado de los Estados Unidos y que van a hacer que este país vuelva a funcionar. de nuevo. No creo que haya nada que este país no pueda hacer. No creo que haya ninguna carga o responsabilidad que ningún estadounidense no asumiría para proteger a su país, para proteger nuestra seguridad, para promover la causa de la libertad. Y creo que ahora nos incumbe hacer eso.

Franklin Roosevelt dijo en 1936 que esa generación de estadounidenses tenía un "encuentro con el destino". Creo que en 1960 y 61e y 2 y 3 tenemos un "encuentro con el destino". Y creo que nos corresponde a nosotros ser los defensores de los Estados Unidos y los defensores de la libertad y para hacer eso, debemos darle liderazgo a este país y debemos hacer que Estados Unidos se mueva nuevamente.

SEÑOR. HOWE: Ahora, vicepresidente Nixon, su declaración final.

SEÑOR. NIXON: Bueno, el senador Kennedy ha vuelto a decir esta noche lo que ha dicho varias veces en el transcurso de estos debates y en la campaña: que Estados Unidos está parado. Estados Unidos no se ha quedado quieto, no se ha quedado quieto. Y dejemos las cosas claras ahora mirando el registro, como solía decir Al Smith. Habla de vivienda. Construimos más casas en los últimos 7 años que en cualquier administración, y un 30 por ciento más que en la administración anterior. Hablamos de escuelas. Tres veces más aulas construidas en la pasada administración en Eisenhower que bajo la administración de Truman.

Hablemos de los derechos civiles más avances en los últimos 8 años que en los 80 años anteriores.

Habla del progreso en el campo de la limpieza de barrios marginales y similares. Encontramos cuatro veces más proyectos emprendidos y terminados en esta administración que en la anterior.

Cualquiera que diga que Estados Unidos ha estado parado durante los últimos siete años y medio no ha estado viajando por Estados Unidos. Ha estado en otro país. Consigamos eso de inmediato.

Ahora, el segundo punto que tenemos que entender es este, sin embargo, Estados Unidos no se ha quedado quieto. Pero Estados Unidos no puede soportarlo. No podemos quedarnos firmes por el hecho de que estamos en una carrera, como he indicado.

No podemos quedarnos firmes porque es esencial con el conflicto que tenemos en todo el mundo, que no nos limitamos a defendernos, que no nos quedamos con la libertad para nosotros mismos. Es esencial que extendamos la libertad, la extienda a todo el mundo. Y esto significa más de lo que hemos estado haciendo. Significa mantener a Estados Unidos aún más fuerte militarmente que ella. Significa ver que nuestra economía avanza aún más rápido de lo que lo ha hecho. Significa hacer más progresos en materia de derechos civiles que los que tenemos para que podamos ser un ejemplo espléndido para que todo el mundo vea lo mejor de la democracia en acción.

Ahora, mirando las otras partes del mundo: Sudamérica, hablando de nuestro récord y el anterior teníamos una política de buen vecino, sí. Sonaba bien. Pero veámoslo. Había 11 dictadores cuando llegamos al poder en 1953 en América Latina. Solo quedan tres.

Miremos África. Veinte nuevos países en África durante el curso de esta administración. Ninguno de ellos eligió un gobierno comunista. Todos votaron por la libertad, un tipo de gobierno libre.

¿Muestra esto que el comunismo tiene el mayor atractivo, o la libertad tiene el mayor atractivo? ¿Estoy tratando de indicar que no tenemos problemas en África o América Latina o Asia? Por supuesto no.

Lo que intento indicar es que la marea de la historia está de nuestro lado y que podemos mantenerla de nuestro lado porque estamos del lado correcto. Estamos del lado de la libertad. Estamos del lado de la justicia, contra las fuerzas de la esclavitud, contra las fuerzas de la injusticia.

Pero no vamos a hacer avanzar a Estados Unidos y no podremos liderar al mundo para ganar esta lucha por la libertad si tenemos un complejo de inferioridad permanente sobre los logros estadounidenses. Porque somos los primeros en el mundo en el espacio, como he indicado. Somos los primeros en ciencia. Somos los primeros en educación y vamos a avanzar aún más con el tipo de liderazgo que podemos brindar en los próximos años.

Otro punto que haría. ¿Qué podrías hacer? El senador Kennedy y yo somos candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Y en los años venideros se escribirá que uno u otro de nosotros fue elegido y que fue o no un gran presidente. ¿Qué determinará si el senador Kennedy o yo, si soy elegido, fuimos un gran presidente? No será nuestra ambición la que lo determine, porque la grandeza no es algo que esté escrito en un cartel de campaña. Se determinará en la medida en que representemos los ideales más profundos, los sentimientos y la fe más elevados del pueblo estadounidense. En otras palabras, el próximo presidente, mientras lidera a Estados Unidos en el mundo libre, solo puede ser tan grande como lo es el pueblo estadounidense.

Y entonces digo, en conclusión, mantén fuerte la fe de Estados Unidos. Vea que los jóvenes de América tengan fe en los ideales de libertad y fe en Dios que nos distingue de los materialistas ateos que se oponen a nosotros.

SEÑOR. HOWE: Gracias caballeros. Ambos candidatos me han pedido que exprese su agradecimiento a las redes por esta oportunidad de aparecer en esta discusión.

Permítaseme repetir que todos los interesados ​​en el debate de esta noche a veces han seguido de mala gana las reglas y condiciones leídas al principio y acordadas de antemano por los candidatos y las redes.

Las declaraciones de apertura duraron 8 minutos cada una. Las declaraciones finales duraron 4 minutos y 30 segundos. El orden del habla se invirtió desde su primera aparición conjunta, cuando siguieron el mismo procedimiento. El panel de periodistas interrogó a cada candidato alternativamente. Cada uno tuvo 2 1/2 minutos para responder. El otro tuvo minuto y medio para comentar. Pero la primera discusión se refirió únicamente a la política interna. Éste trataba únicamente de política exterior.

Una última palabra, como miembros de una nueva generación política, el vicepresidente Nixon y el senador Kennedy han utilizado nuevos medios de comunicación para promover un nuevo tipo de debate político.

El carácter y el coraje con los que estos dos hombres han hablado establecen un alto estándar para las generaciones venideras. Seguramente, han sentado un nuevo precedente. Quizás hayan establecido una nueva tradición.

Este es Quincy Howe. Buenas noches desde Nueva York.

¿Disfrutaste este discurso? Speakola es un trabajo de amor y estaría muy agradecido si lo compartiera, tuiteara o le gustara. Gracias.


Transcripción del debate del 13 de octubre de 1960

BILL SHADEL, MODERADOR: Buenas noches. Yo & # 8217m Bill Shadel de ABC News. Es un privilegio para mí esta noche presidir esta tercera de la serie de reuniones por radio y televisión de los dos principales candidatos presidenciales. Ahora, como en la última reunión, los temas a discutir serán sugeridos por preguntas de un panel de corresponsales. Sin embargo, a diferencia de los dos primeros programas, los dos candidatos no compartirán la misma plataforma. En Nueva York, el candidato presidencial demócrata, el senador John F. Kennedy, separado por tres mil millas en un estudio de Los Ángeles, el candidato presidencial republicano, el vicepresidente Richard M. Nixon, se unió ahora a la discusión de esta noche a través de una red de instalaciones electrónicas que permite cada candidato para ver y escuchar al otro. Buenas noches, senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Buenas noches, Sr. Shadel.

SEÑOR. SHADEL: Y buenas noches, vicepresidente Nixon.

SEÑOR. NIXON: Buenas noches, Sr. Shadel.

SEÑOR. SHADEL: Y ahora para conocer al panel de corresponsales. Frank McGee, NBC News Charles Van Fremd, CBS News Douglass Cater, Revista Reporter Roscoe Drummond, New York Herald Tribune. Ahora, como probablemente haya notado, los cuatro reporteros incluyen un periodista y un reportero de una revista, estos dos seleccionados por sorteo por los secretarios de prensa de los candidatos entre los reporteros que viajan con los candidatos. Los representantes de la radiodifusión fueron elegidos por sus empresas. Las reglas para esta noche han sido acordadas por los representantes tanto de los candidatos como de las cadenas de radio y televisión y me gustaría leerlas. No habrá declaraciones de apertura de los candidatos ni resumen de clausura. La hora entera estará dedicada a responder las preguntas de los reporteros. Cada candidato debe ser interrogado por turno con la oportunidad de comentar por parte del otro. Cada respuesta estará limitada a dos minutos y medio, cada comentario a un minuto y medio. Los reporteros son libres de hacer cualquier pregunta que deseen sobre cualquier tema. Ninguno de los candidatos sabe qué preguntas se harán. Solo el tiempo determinará a quién se le hará la pregunta final. Ahora la primera pregunta es del Sr. McGee y es para el Senador Kennedy.

SEÑOR. McGEE: Senador Kennedy, ayer utilizó las palabras & # 8220trigger-happy & # 8221 para referirse a la posición del vicepresidente Richard Nixon & # 8217 en la defensa de las islas de Quemoy y Matsu. La semana pasada, en un programa como este, dijo que el próximo presidente se enfrentaría cara a cara con una grave crisis en Berlín. Entonces la pregunta es: ¿emprendería una acción militar para defender Berlín?

SEÑOR. KENNEDY: Sr. McGee, tenemos el derecho contractual de estar en Berlín como resultado de las conversaciones en Potsdam y de la Segunda Guerra Mundial. Eso ha sido reforzado por compromisos directos del presidente de los Estados Unidos y ha sido reforzado por varias otras naciones bajo la OTAN. He declarado en muchas ocasiones que Estados Unidos debe cumplir con su compromiso en Berlín. Es un compromiso que tenemos que cumplir si queremos proteger la seguridad de Europa Occidental. Y por lo tanto, sobre esta cuestión, no creo que haya ninguna duda en la mente de ningún estadounidense. Espero que no haya ninguna duda en la mente de ningún miembro de la comunidad de Berlín Occidental. Estoy seguro de que no hay ninguna duda. en la mente de los rusos. Cumpliremos nuestros compromisos de mantener la libertad y la independencia de Berlín Occidental.

SEÑOR. SHADEL: Sr. Vicepresidente, ¿desea comentar?

SEÑOR. NIXON: Sí. De hecho, la declaración que hizo el senador Kennedy fue que & # 8211 en el sentido de que había republicanos de gatillo fácil, que mi posición sobre Quemoy y Matsu era una indicación de republicanos de gatillo fácil. Resiento ese comentario. Lo siento porque es una implicación de que los republicanos han sido felices y, por lo tanto, llevarían a esta nación a la guerra. Le recordaría al senador Kennedy los últimos cincuenta años. Le pediría que nombrara a un presidente republicano que llevó a esta nación a la guerra. Hubo tres presidentes demócratas que nos llevaron a la guerra. No quiero decir con eso que una de las partes sea una parte de la guerra y la otra parte sea una parte de la paz. Pero sí digo que cualquier declaración en el sentido de que el partido republicano es fácil de disparar es desmentida por el expediente. Tuvimos una guerra cuando llegamos al poder en 1953. Nos deshicimos de lo que nos habíamos mantenido al margen de otras guerras y, ciertamente, eso no indica que estemos listos para disparar. Hemos sido fuertes, pero no hemos sido felices. En lo que respecta a Berlín, no hay & # 8217t ninguna duda acerca de la necesidad de defender Berlín los derechos de las personas allí a ser libres y no hay & # 8217t ninguna duda sobre lo que el pueblo estadounidense unido & # 8211 republicanos y demócratas por igual & # 8211 sería suficiente en el caso de que los comunistas intentaran apoderarse de Berlín.

SEÑOR. SHADEL: La siguiente pregunta es del Sr. Von Fremd para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. VON FREMD: Sr. Vicepresidente, una pregunta en dos partes sobre las islas costeras en el Estrecho de Formosa. Si usted fuera presidente y los comunistas chinos comenzaran mañana una invasión de Quemoy y Matsu, ¿lanzaría a los uh & # 8211 Estados Unidos a una guerra enviando la Séptima Flota y otras fuerzas militares para resistir esta agresión y, en segundo lugar, si el uh & # 8211 # 8211 las fuerzas convencionales regulares no lograron detener tal eh & # 8211 tal invasión, ¿autorizaría el uso de armas nucleares?

SEÑOR. NIXON: Sr. Von Fremd, sería completamente irresponsable que un candidato a la presidencia, o el mismo presidente, indicaran el curso de acción y las armas que usaría en caso de tal ataque. Diré esto: en el caso de que ocurriera tal ataque y en el caso de que el ataque fuera el preludio de un ataque a Formosa & # 8211, que sería la indicación hoy porque los comunistas chinos dicen una y otra vez que su objetivo no es las islas cercanas a la costa, que las consideran sólo un trampolín para tomar Formosa & # 8211 en caso de que su ataque fuera el preludio de un ataque a Formosa, no hay ninguna duda de que Estados Unidos volvería a hacerlo, como en el caso de los Estados Unidos. caso de Berlín, honrar nuestras obligaciones del tratado y apoyar a nuestro aliado de Formosa.Pero indicar de antemano cómo responderíamos, indicar la naturaleza de esta respuesta sería incorrecto, sin duda sería inapropiado, no redundaría en el mejor interés de los Estados Unidos. Sin embargo, solo diré esto además: hacer lo que el senador Kennedy ha sugerido & # 8211 sugerir que entregaremos estas islas o forzar a nuestros aliados nacionalistas chinos a entregarlas por adelantado & # 8211 no es algo que lleve a la paz es algo que conduciría, en mi opinión, a la guerra. Esta es la historia de lidiar con dictadores. Esto es algo que el senador Kennedy y todos los estadounidenses deben saber. Intentamos esto con Hitler. No funcionó. Quería primero, uh & # 8211, ya sabemos, Austria, y luego se fue a los Sudetes y luego a Danzig, y cada vez se pensó que esto era todo lo que quería. Ahora, ¿qué quieren los comunistas chinos? No quieren sólo Quemoy y Matsu, no quieren sólo Formosa, quieren el mundo. Y la pregunta es si se rinde o indica de antemano que no va a defender ninguna parte del mundo libre y se da cuenta de que va a satisfacerlos, pero no los satisface. Solo les abre el apetito y luego surge la pregunta, ¿cuándo los detienes? He escuchado a menudo al presidente Eisenhower al discutir esta cuestión, hacer la declaración de que si una vez comenzamos el proceso de indicar que este o aquel punto no es el lugar para detener a quienes amenazan la paz y la libertad del mundo, ¿dónde vamos a hacerlo? ¿detenerlos? Y digo que aquellos de nosotros que nos oponemos a la entrega del territorio & # 8211 este o cualquier otro & # 8211 frente al chantaje, frente a la fuerza de los comunistas estamos defendiendo el camino que conducirá a la paz.

SEÑOR. SHADEL: Senador Kennedy, ¿desea comentar?

SEÑOR. KENNEDY: Sí. El conjunto de los Estados Unidos tiene ahora un tratado & # 8211 que voté en el Senado de los Estados Unidos en 1955 & # 8211 para defender Formosa y la Isla Pescadores. Las islas de las que habla el Sr. Nixon están a cinco o cuatro millas, respectivamente, de la costa de China. Ahora, cuando el senador Green, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, le escribió al presidente, recibió el 2 de octubre de 1958 & # 8211 & # 8220 & # 8211 & # 8220 ni usted ni ningún otro estadounidense debe sentir que EE.UU. estará involucrado en hostilidades militares. simplemente en la defensa de Quemoy y Matsu. & # 8221 Ahora, ese es el problema. Creo que debemos cumplir con nuestro compromiso con Uh & # 8211 Formosa. Yo lo apoyo y la Isla de los Pescadores. Esa es la posición estadounidense actual. El tratado no incluye estas dos islas. El Sr. Nixon sugiere uh & # 8211 que Estados Unidos debería ir a la guerra si estas dos islas son atacadas. Sugiero que si se ataca Formosa o los Pescadores, o si hay alguna acción militar en cualquier área que indique un ataque a Formosa y los Pescadores, entonces, por supuesto, Estados Unidos está en guerra para defender su tratado. Ahora, debo decir que lo que el Sr. Nixon quiere hacer es comprometernos & # 8211 como lo entiendo, para que podamos tener claro si hay & # 8217 un desacuerdo & # 8211 que quiere que estemos comprometidos con la defensa de estas islas. simplemente como la defensa de estas islas como territorio libre, no como parte de la defensa de Formosa. El almirante Yarnell, el comandante de la flota asiática, ha dicho que estas islas no valen los huesos de un solo estadounidense. El presidente de los Estados Unidos ha indicado que no están dentro del área del tratado. No estaban dentro del área del tratado cuando el tratado se aprobó en el cincuenta y cinco. Hemos intentado persuadir a Chiang Kai-shek hasta enero de 1959 para que reduzca el número de tropas que tiene sobre ellos. Este es un problema grave y creo que deberíamos entender completamente si no estamos de acuerdo y, de ser así, dónde.

SEÑOR. SHADEL: El Sr. Cater tiene la siguiente pregunta para el Senador Kennedy.

SEÑOR. CATER: Senador Kennedy, la semana pasada dijo que antes de que deberíamos celebrar otra conferencia cumbre, era importante que Estados Unidos construyera su fuerza. Las armas modernas tardan bastante en construirse. ¿Qué tipo de período prolongado prevé antes de que pueda haber una conferencia en la cumbre? ¿Y cree que puede haber nuevas iniciativas sobre la base del desarme nuclear uh & # 8211 control nuclear o control de armas d- uh & # 8211 durante este período?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, creo que deberíamos fortalecer nuestras fuerzas convencionales y deberíamos intentar en enero, febrero y marzo del próximo año aumentar la capacidad de transporte aéreo de nuestras fuerzas convencionales. Entonces creo que deberíamos avanzar a tiempo completo en nuestra producción de misiles, particularmente en Minuteman y Polaris. Puede ser un período largo, pero debemos & # 8211 debemos comenzar de inmediato. Ahora sobre la cuestión del desarme, particularmente el desarme nuclear, debo decir que creo que una nueva Administración debería hacer otro esfuerzo en enero de 1961, para reanudar las negociaciones con la Unión Soviética y ver si es posible llegar a algún acuerdo. conclusión que disminuirá las posibilidades de contaminación de la atmósfera, y también disminuirá las posibilidades de que otras potencias comiencen a poseer una capacidad nuclear. Hay indicios, debido a los nuevos inventos, de que diez, quince o veinte naciones tendrán una capacidad nuclear & # 8211 incluida la China Roja & # 8211 al final de la oficina presidencial en 1964. Esto es extremadamente grave. Ha habido muchas guerras en la historia de la humanidad. Y arriesgarme eh & # 8211 ahora sea & # 8211 y no hacer todo el esfuerzo que podamos para proporcionar cierto control sobre estas armas, creo que sería un gran error. Uno de mis desacuerdos con la actual Administración ha sido que no creo que se haya hecho un esfuerzo real en este tema tan delicado, no sólo de los controles nucleares, sino también del desarme general. Menos de cien personas han estado trabajando en todo el gobierno federal sobre este tema, y ​​creo que se ha reflejado en nuestros éxitos y fracasos en Ginebra. Ahora, puede que no lo logremos. Es posible que la Unión Soviética no esté de acuerdo con un sistema de inspección. Es posible que podamos obtener garantías satisfactorias. Puede ser necesario que comencemos a probar nuevamente. Pero espero que la próxima Administración & # 8211 y si tengo algo que ver con ella, la próxima Administración & # 8211 hará un último gran esfuerzo para proporcionar control de ensayos nucleares, control de armas nucleares, si es posible, control de exteriores. espacio libre de armas, y también para retomar el tema de los niveles generales de desarme. Estos deben hacerse. Si no podemos tener éxito, debemos fortalecernos. Pero haría el esfuerzo porque creo que el destino no solo de nuestra propia civilización, sino que creo que el destino del mundo y el futuro de la raza humana está involucrado en la prevención de una guerra nuclear.

SEÑOR. SHADEL: Sr. Vicepresidente, ¿su comentario?

SEÑOR. NIXON: Sí. Voy a pronunciar un discurso importante sobre todo este tema la semana que viene antes del próximo debate, y entonces tendré la oportunidad de responder a cualquier otra pregunta que pueda surgir con respecto a mi posición al respecto. No hay ninguna duda de que debemos avanzar en todas las formas posibles para reducir el peligro de guerra para avanzar hacia el desarme controlado para controlar las pruebas, pero también debemos tener en cuenta esto: cuando el Senador Kennedy sugiera que no hemos sido haciendo un esfuerzo, simplemente no sabe de qué está hablando. No se trata del número de personas que trabajan en una Administración. Es una cuestión de quiénes son. Esta ha sido una de las operaciones de más alto nivel en todo el Departamento de Estado, justo debajo del propio presidente. Sin duda, hemos hecho un esfuerzo adicional y algo más al hacer ofertas a la Unión Soviética sobre el control de las pruebas, el desarme y de cualquier otra forma. Y solo quiero dejar una cosa muy clara. Sí, deberíamos hacer un gran esfuerzo. Pero bajo ninguna circunstancia Estados Unidos debe llegar a un acuerdo basado en la confianza. Debe haber una garantía absoluta. Ahora, solo un comentario sobre la última respuesta del senador Kennedy. Olvida que en este mismo debate sobre la resolución de Formosa, por la que dijo que votó & # 8211 lo cual hizo & # 8211 que votó en contra de una enmienda, o se registró en contra de una enmienda & # 8211 y en este particular & # 8211 o para una enmienda, debería decir & # 8211 que fue aprobada por abrumadora mayoría en el Senado, de setenta a doce. Y esa enmienda dejó constancia al Senado de los Estados Unidos con una mayoría del Senador & # 8217s propio partido votando por ella, así como la mayoría de los Republicanos & # 8211 los dejaron constancia & # 8211 en contra de la misma posición que el Senador Toma ahora de rendirse, de indicar de antemano, que Estados Unidos no defenderá las islas de la costa.

SEÑOR. SHADEL: La siguiente pregunta es del Sr. Drummond para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. DRUMMOND: Sr. Nixon, me gustaría preguntar eh & # 8211 un aspecto más o plantear otro aspecto de esta misma pregunta. Uh & # 8211 tengo entendido que el presidente Eisenhower nunca abogó por que Quemoy y Matsu deberían ser defendidos en todas las circunstancias como una cuestión de principios. Escuché al secretario Dulles en una conferencia de prensa en el cincuenta y ocho decir que pensaba que Chiang Kai-shek había cometido un error al desplegar tropas en estas islas. Me gustaría preguntar qué le ha llevado a adoptar lo que parece ser una posición diferente sobre este tema.

SEÑOR. NIXON: Bueno, señor Drummond, en primer lugar, refiriéndose al Secretario Dulles & # 8217 conferencia de prensa, creo que si lo lee todo & # 8211 y sé que tiene & # 8211 encontrará que el Secretario Dulles también indicó en esa prensa. Conferencia que cuando las tropas se retiraron de Quemoy, que la implicación era ciertamente de todo lo que dijo, que Quemoy podría ser mejor defendido. Había demasiados soldados de infantería allí, no suficiente artillería pesada y ciertamente no creo que haya ninguna implicación en la declaración del Secretario Dulles de que Quemoy y Matsu no deberían ser defendidos en caso de que fueran atacados, y que el ataque fue preliminar. a un ataque a Formosa. Ahora bien, en lo que respecta al presidente Eisenhower, a menudo lo he escuchado discutir esta cuestión. Como les relaté hace un momento, el Presidente siempre ha indicado que no debemos cometer el error al tratar con el dictador de indicar que vamos a hacer una concesión a punta de pistola. Siempre que hagas eso, inevitablemente se anima al dictador a intentarlo de nuevo. Entonces, primero serán Quemoy y Matsu, luego puede que sea Formosa. ¿Qué hacemos entonces? Mi punto es este: que una vez que haces esto & # 8211 sigue este curso de acción & # 8211 de indicar que no vas a defender un área en particular, el resultado inevitable es que alienta a un hombre que está decidido a conquistar el mundo. para presionarlo hasta el punto de no retorno. Y eso significa guerra. Pasamos por esta trágica experiencia que condujo a la Segunda Guerra Mundial. Aprendimos nuestra lección nuevamente en Corea. No debemos aprenderla nuevamente. Por eso creo que el Senado tenía razón, incluida la mayoría de los demócratas, la mayoría de los republicanos, cuando rechazaron la posición del senador Kennedy en 1955. Y, de paso, el senador Johnson estaba entre los que rechazaron esa posición y votaron. con los setenta contra los doce. El Senado tenía razón porque conocía la lección de la historia. Y puedo decir, también, que confiaría en que el senador Kennedy cambiaría su posición sobre esto y # 8211 lo cambiaría porque mientras él, como candidato presidencial importante, continúe sugiriendo que vamos a entregar estas islas, él es sólo animando a los agresores & # 8211 el comunista chino y los agresores soviéticos & # 8211 a presionar a los Estados Unidos, a presionarnos hasta el punto en que la guerra sería inevitable. El camino a la guerra siempre está empedrado de buenas intenciones. Y en este caso las buenas intenciones, por supuesto, son un deseo de paz. Pero ciertamente no vamos a tener paz cediendo e indicando de antemano que no vamos a defender lo que se ha convertido en un símbolo de libertad.

SEÑOR. SHADEL: Senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: No creo que sea posible que el Sr. Nixon declare el registro en la distorsión de los hechos con más precisión de la que acaba de hacer. En 1955, el Sr. Dulles en una conferencia de prensa dijo: & # 8220 El tratado que tenemos con la República de China excluye a Quemoy y Matsu del área del tratado. & # 8221 Eso se hizo con mucha reflexión y deliberación. Por lo tanto, ese tratado no compromete a los Estados Unidos a defender nada excepto Formosa y los Pescadores, y a ocuparse de los actos contra esa área del tratado. Apoyé completamente el tratado. Yo lo voté. Tomaría cualquier acción necesaria para defender el tratado, Formosa y la Isla Pescadores. De lo que estamos hablando ahora es de la determinación del Vicepresidente de garantizar Quemoy y Matsu, que están a cuatro y cinco millas de la costa de China Roja, que no están dentro del área del tratado. No sugiero que Chiang Kai-shek & # 8211 y esta Administración hayan estado intentando desde 1955 persuadir a Chiang Kai-shek de que reduzca sus compromisos de tropas. Uh & # 8211 Envió una misión & # 8211 al presidente & # 8211 en 1955 del Sr. eh & # 8211 Robertson y el almirante Radford. El general Twining dijo que todavía lo estaban haciendo en 1959. El general Ridgway dijo & # 8211 que era jefe de personal: & # 8220 Para mí, ir a la guerra por Quemoy y Matsu me parecería un curso trágico e injustificado. Para mí, ese concepto es completamente repugnante. & # 8221 Así que los apoyo. Estoy con el Secretario de Estado, Sr. Herter, quien dijo que estas islas eran indefendibles. Creo que debemos cumplir con nuestros compromisos, y si los comunistas chinos atacan a Pescadores y Formosa, saben que significará una guerra. No entregaría estas islas a punta de pistola. Pero simplemente digo que el tratado es bastante preciso y lo sostengo. El Sr. Nixon agregaría una garantía a las islas a cinco millas de la costa de la república de China cuando en realidad nunca protestó contra los comunistas que se apoderaron de Cuba, a noventa millas de la costa de los Estados Unidos.

SEÑOR. SHADEL: El Sr. Von Fremd tiene una pregunta para el Senador Kennedy.

SEÑOR. VON FREMD: Senador Kennedy, me gustaría cambiar la conversación, si se me permite, a un argumento político nacional. El presidente del Comité Nacional Republicano, el senador Thruston Morton, declaró a principios de esta semana que le debía al vicepresidente Nixon y al partido republicano una disculpa pública por algunos cargos fuertes hechos por el ex presidente Harry Truman, quien sin rodeos sugirió dónde estaban el vicepresidente y el republicano. la fiesta podría irse. ¿Siente que le debe una disculpa al vicepresidente?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, debo decir que el Sr. Truman tiene sus métodos de expresar cosas que ha estado en política durante cincuenta años y ha sido presidente de los Estados Unidos. Pueden & # 8211 no son mi estilo. Pero realmente no creo que haya nada que pueda decirle al presidente Truman que vaya a hacer que, a la edad de setenta y seis años, cambie su manera particular de hablar. Quizás la Sra. Truman pueda, pero yo no creo que yo pueda. Tendré que decirle eso al Sr. Morton. Si le pasa ese mensaje.

SEÑOR. SHADEL: ¿Algún comentario, señor vicepresidente?

SEÑOR. NIXON: Sí, eso creo. Por supuesto, tanto el senador Kennedy como yo hemos sentido la ira del Sr. Truman y, en consecuencia, creo que puede hablar con cierto sentimiento sobre este tema. Sin embargo, solo quiero decir una cosa. Todos tenemos temperamento. Tengo uno. Estoy seguro de que el senador Kennedy tiene uno. Pero cuando un hombre es presidente de los Estados Unidos, o un ex presidente, tiene la obligación de no perder los estribos en público. Una cosa que he notado mientras viajé por todo el país es la gran cantidad de niños que vienen a ver a los candidatos presidenciales. Veo madres sosteniendo a sus bebés para que puedan ver a un hombre que podría ser presidente de los Estados Unidos. Sé que el senador Kennedy también los ve. Te hace darte cuenta de que quienquiera que sea presidente será un hombre al que todos los niños de Estados Unidos admirarán o despreciarán. Y sólo puedo decir que estoy muy orgulloso de que el presidente Eisenhower restaure la dignidad y la decencia y, francamente, el buen lenguaje a la conducta de la presidencia de los Estados Unidos. Y solo espero que, en caso de que gane estas elecciones, pueda acercarme al presidente Eisenhower para que mantenga la dignidad del cargo y vele por que cada vez que una madre o un padre hable con su hijo, pueda mirar al hombre de la Casa Blanca. y, independientemente de lo que piense de sus políticas, dirá: & # 8220Bueno, hay un hombre que mantiene personalmente el tipo de normas que me gustaría que mi hijo siguiera. & # 8221

SEÑOR. SHADEL: La pregunta del Sr. Cater es para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. CATER: Sr. Vicepresidente, me gustaría volver una vez más, si se me permite, a esta área de tratar con los comunistas. Los críticos han afirmado que en al menos tres ocasiones en los últimos años & # 8211 sobre el envío de tropas estadounidenses a Indochina en 1954, sobre la cuestión de continuar los vuelos U-2 uh & # 8211 en mayo, y luego sobre esta definición de la & # 8211 de nuestro compromiso con la isla costera & # 8211 que ha exagerado la posición de la Administración, que ha tomado una posición más belicosa que la del presidente Eisenhower. Hace apenas dos días usted dijo que llamó al senador Kennedy para que notificara a los agresores comunistas de todo el mundo que no nos retiraremos ni una pulgada más en ningún lugar, como lo hicimos, nos retiramos de las islas Tachen, o al menos lo hizo Chiang Kai-shek. ¿Diría que es una crítica válida a su declaración de política exterior?

SEÑOR. NIXON: Bueno, Sr. Cater, por supuesto que se está haciendo una crítica. Uh & # 8211 obviamente no & # 8217t creo que & # 8217s sea válido. He apoyado la posición de la Administración y creo que esa posición ha sido la correcta. Creo que mi posición ha sido la correcta. En lo que respecta a Indochina, dije una y otra vez que era esencial durante ese período que Estados Unidos dejara en claro que no toleraríamos que Indochina cayera bajo el dominio comunista. Ahora, como resultado de nuestra firme postura, la guerra civil terminó y hoy, al menos en el sur de Indochina, los comunistas se han mudado y tenemos un bastión fuerte y libre allí. Ahora, mirando a los vuelos U-2, me gustaría señalar que he estado apoyando la posición del presidente en todo momento. Creo que el presidente tenía razón al ordenar estos vuelos. Creo que el presidente tuvo razón, sin duda, en su decisión de continuar los vuelos mientras se desarrollaba la conferencia. Noté, por ejemplo, al leer un & # 8211 uh & # 8211 a & # 8211 una discusión en particular que el senador Kennedy tuvo con Dave Garroway poco después del uh & # 8211 su declaración sobre los arrepentimientos, que eh & # 8211 hizo el declaración de que sentía que estos vuelos en particular, uh & # 8211 eran los que no deberían haber ocurrido en ese momento, y la indicación era cómo el Sr.Khrushchev se hubiera sentido si tuviéramos uh & # 8211 un vuelo sobre la uni- ¿cómo nos hubiéramos sentido si el Sr. Khrushchev hubiera & # 8211 uh & # 8211 tuviera un vuelo sobre los Estados Unidos mientras uh & # 8211 estaba de visita aquí? . Y la respuesta, por supuesto, es que el espionaje comunista continúa todo el tiempo. La respuesta es que Estados Unidos no puede permitirse el lujo de tener una es- an es, una falta de espionaje o deberíamos su- uh & # 8211 lag & # 8211 o debería decir uh & # 8211 una demora de inteligencia & # 8211 más de lo que podemos permitirnos tener un retraso de misiles. Ahora, refiriéndome a tu pregunta con respecto a Quemoy y Matsu. A lo que me opongo aquí es a la referencia constante a la entrega de estas islas. El senador Kennedy cita el acta, que leyó hace un momento, pero lo que se olvida de señalar es que el voto clave & # 8211 un uh & # 8211 voto al que & # 8217 me he referido varias veces & # 8211 donde estaba la minoría fue la que rechazó su posición. Ahora bien, ¿por qué lo rechazaron? Por la misma razón que esos senadores sabían, como sabía el presidente de los Estados Unidos, que no debían indicar a los comunistas de antemano que iban a entregar un área que estaba libre. ¿Por qué? Porque ellos saben que el senador Kennedy tendrá que saber que si lo haces los animas a más agresión.

SEÑOR. SHADEL: ¿Senador Kennedy?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, el número uno en Indochina, el Sr. Nixon habló en & # 8211 ante los editores del periódico en la primavera de 1954 sobre poner, y lo cito, & # 8220 a los niños estadounidenses en Indochina & # 8221. La razón por la que Indochina se conservó fue la resultado de la Conferencia de Ginebra que Indochina. Número dos, sobre la cuestión de los vuelos U-2. Pensé que el. El vuelo del U-2 en mayo, justo antes de la conferencia, fue un error de cronometraje debido a los peligros involucrados, si la conferencia cumbre tenía alguna esperanza de éxito. Sin embargo, nunca critiqué los vuelos U-2 en general. Nunca sugerí que se detuviera el espionaje. Todavía continúa, supongo, en ambos lados. Número tres, el Vicepresidente & # 8211 el 15 de mayo después del vuelo U-2 & # 8211 indicó que los vuelos estaban en marcha, a pesar de que la Administración y el Presidente habían cancelado los vuelos el 12 de mayo. Número tres, el pre-vicepresidente sugiere que deberíamos mantener a los comunistas en duda sobre si lucharíamos en Quemoy y Matsu. Esa no es la posición que está tomando. Él & # 8217s indica que debemos luchar por estas islas pase lo que pase porque están, en sus palabras, en el espacio de la libertad. Él no tomó esa posición en el Tíbet. No tomó esa posición en Budapest. Él no toma esa posición que yo he visto hasta ahora en Laos. Tanto Guinea como Ghana se han movido dentro de la esfera de influencia soviética en la política exterior, al igual que Cuba. Simplemente digo que Estados Unidos debería cumplir con sus compromisos con Queto uh & # 8211 Formosa y los Pescadores. Pero como ha dicho el almirante Yarnell, y ha contado con el apoyo de la mayoría de las autoridades militares, estas islas de las que ahora estamos hablando no valen ni los huesos de un solo soldado estadounidense y sé lo difícil que es mantener tropas cerca del orilla bajo bombardeo de artillería. Y por lo tanto, creo que deberíamos dejar muy claro el desacuerdo entre el Sr. Nixon y yo. Él & # 8217 está extendiendo el compromiso de la Administración.

SEÑOR. SHADEL: La pregunta del Sr. Drummond es para el Senador Kennedy.

SEÑOR. DRUMMOND: Uh & # 8211 Sr. Kennedy, el Representante Adam Clayton Powell, en el curso de su gira de conferencias en su nombre, está diciendo, y cito: & # 8220 El Ku Klux Klan está participando nuevamente en esta campaña. Si no se detiene, todos los intolerantes votarán por Nixon y todos los cristianos y judíos de pensamiento recto votarán por Kennedy en lugar de ser encontrados en las filas de los de mentalidad del Klan. & # 8221 Fin de la cita. El gobernador Michael DiSalle está diciendo lo mismo. Lo que me gustaría preguntar, senador Kennedy, es cuál es el propósito de este tipo de cosas y cómo se siente al respecto.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, la pregunta- el & # 8211 Sr. Griffin, creo, que es el jefe del Klan, que vive en Tampa, Florida, indicó un & # 8211 en una declaración, creo, hace dos o tres semanas que no iba a votar por mí y que iba a votar por el Sr. Nixon. No sugiero de ninguna manera, ni lo he hecho nunca, que eso indique que el Sr. Nixon tiene la más mínima simpatía, participación o de alguna manera implica alguna inferencia con respecto al Ku Klux Klan. Eso es absurdo. No sugiero eso, no lo apoyo. No estaría de acuerdo con eso. El Sr. Nixon sabe muy bien que en este & # 8211 en todo este asunto que & # 8217s ha estado involucrado con la llamada discusión religiosa en esta campaña, yo & # 8217 nunca he sugerido, ni siquiera por la más vaga implicación, que él hizo cualquier cosa menos desaprobar eso. Y esa es mi opinión ahora. No apruebo el problema. No sugiero que el Sr. Nixon lo haga de ninguna manera.

SEÑOR. SHADEL: Sr. Vicepresidente.

SEÑOR. NIXON: Bueno, doy la bienvenida a esta oportunidad de unirme completamente al Senador Kennedy en esa declaración y decir ante esta audiencia televisiva más grande de la historia algo que he estado diciendo en el pasado y quiero & # 8211 siempre diré en el futuro. En nuestro último debate televisivo, señalé que mi posición era que los estadounidenses debían elegir al mejor hombre que cualquiera de las partes pudiera producir. No podemos conformarnos con nada que no sea lo mejor. Y eso significa, por supuesto, el mejor hombre que esta nación puede producir. Y eso significa que no podemos tener ninguna prueba de religión. No podemos tener ninguna prueba de raza. Debe ser una prueba para un hombre. También en lo que a religión se refiere. He visto el comunismo en el extranjero. Veo lo que hace. El comunismo es el enemigo de todas las religiones y los que creemos en Dios debemos unirnos. No debemos estar divididos sobre este tema. Lo peor que puedo pensar que puede pasar en esta campaña es que se decida sobre temas religiosos. Obviamente repudio al Klan Repudio a cualquiera que use el tema religioso No lo toleraré, he ordenado a toda mi gente que no tenga nada que ver con eso y digo & # 8211 digo a esta gran audiencia, quienquiera que esté escuchando, recuerde, si cree en Estados Unidos, si quiere que Estados Unidos dé el ejemplo correcto al mundo, no podemos tener prejuicios religiosos o raciales. No podemos tenerlo en nuestros corazones. Pero ciertamente no podemos tenerlo en una campaña presidencial.

SEÑOR. SHADEL: El Sr. McGee tiene una pregunta para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. McGEE: Sr. Vicepresidente, parte de la literatura de su campaña inicial decía que estaba haciendo un estudio para ver si se necesitaban nuevas leyes para proteger al público contra el uso excesivo del poder por parte de los sindicatos. ¿Ha decidido si esas nuevas leyes son necesarias y, de ser así, qué harían?

SEÑOR. NIXON: Sr. McGee, estoy planeando un discurso sobre ese tema la semana que viene. Uh & # 8211 Además, para que podamos tener la eh & # 8211 oportunidad de que los interrogadores me interroguen, será antes del próximo debate televisivo. Uh & # 8211 diré simplemente, antes de eso, que creo que en esta área, las leyes que deberían aprobarse uh & # 8211 en lo que respecta a las grandes huelgas de emergencia nacional, son las que le darán al presidente más armas para hacer frente a esos ataques. Sin embargo, tengo un desacuerdo básico con el senador Kennedy en este punto. Ha asumido la posición, cuando indicó por primera vez en octubre del año pasado, que incluso favorecería el arbitraje obligatorio como una de las armas que podría tener el presidente para detener un paro de emergencia nacional. Entiendo en su último discurso ante el Sindicato de Trabajadores del Acero, que cambió esa posición e indicó que sentía que la toma del gobierno podría ser la mejor manera de detener una huelga que no podría resolverse mediante negociación colectiva. No creo que debamos tener arbitraje obligatorio ni embargo. Creo que en el momento en que le des al sindicato, por un lado, y a la dirección, por otro lado, la vía de escape de eventualmente ir al gobierno para que se resuelva, que la mayoría de estas grandes huelgas terminarán siendo resueltas por gobierno, y eso será un & # 8211 al final, en mi opinión, control salarial significaría control de precios & # 8211 todas las cosas que no queremos. Creo, sin embargo, que podemos darle al presidente de los Estados Unidos poderes, además de los que tiene actualmente en el área de investigación, lo que le permitiría ser más efectivo que nosotros en el manejo de estos ataques. Un último punto que debería hacer. El historial en su manejo ha sido muy bueno durante esta Administración. Hemos tenido menos horas hombre perdidas por huelgas en estos últimos siete años que en los siete años anteriores, por mucho. Y solo quiero decir que, por muy bueno que sea el disco, tiene que ser mejor. Debido a que en este año crítico y período de los sesenta tenemos que avanzar, todos los estadounidenses deben avanzar juntos y tenemos que lograr la mayor cooperación posible entre los trabajadores y la gerencia. No podemos permitirnos paros de efecto masivo en la economía cuando estamos en la terrible competencia en la que estamos con los soviéticos.

SEÑOR. SHADEL: Senador, su comentario.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, siempre tengo dificultades para reconocer mis posiciones cuando son declaradas por el vicepresidente. Nunca sugerí que el arbitraje obligatorio fuera la solución para las disputas de emergencia nacional. Yo me opuse a eso, me opuse a ello en octubre de 1958. He sugerido que el presidente debería recibir otras armas para proteger el interés nacional en caso de huelgas de emergencia nacional más allá de la disposición judicial de la Ley Taft-Hartley. No sé de qué otras armas está hablando el vicepresidente. Estoy hablando de darle cuatro o cinco herramientas, no solo el comité de investigación que ahora tiene bajo la disposición de la orden judicial, no solo la orden judicial, sino también el poder de la comisión de investigación para hacer recomendaciones. 8211 recomendaciones que no serían vinculantes, pero que sin embargo contarían con una gran fuerza de opinión pública detrás de ellas. Uno de los poderes adicionales que sugeriría sería la incautación. Puede haber otros. Si el presidente tiene cinco poderes & # 8211 cuatro o cinco poderes & # 8211 y solo tiene poderes muy limitados hoy, ni la empresa ni el sindicato estarían seguros de qué poder se utilizaría y, por lo tanto, habría un mayor incentivo para ambos. partes para llegar a un acuerdo ellos mismos sin llevarlo al gobierno. La dificultad ahora es que el curso del presidente es bastante limitado. Puede establecer un comité de investigación. Los poderes del comité de investigación son limitados. Puede proporcionar una orden judicial si hay una emergencia nacional durante ochenta días, luego la huelga puede continuar y no hay otros poderes o acciones que el presidente pueda tomar a menos que vaya al Congreso. Este es un asunto delicado y difícil. Pero para expresar mi punto de vista con precisión, el presidente debería tener una variedad de cosas que podría hacer. Podía dejar a las partes en duda sobre cuál usaría y, por lo tanto, habría un incentivo, en lugar de como ahora & # 8211, las empresas siderúrgicas estaban listas para tomar la huelga porque sentían que la medida cautelar de ochenta días rompería el sindicato. que no sucedió.

SEÑOR. SHADEL: La siguiente pregunta es del Sr. Cater para el Senador Kennedy.

SEÑOR. CATER: Eh & # 8211 Sr. Kennedy, eh & # 8211 Senador & # 8211 eh & # 8211 El vicepresidente Nixon dice que él ha costado las plataformas de dos partidos y que la suya costaría al menos diez mil millones de dólares al año más que la suya. Has negado sus cifras. Le ha pedido que proporcione sus cifras. ¿Podrías hacer eso?

SEÑOR. KENNEDY: Sí, he declarado en ambos debates eh y # 8211 y vuelvo a afirmar que creo en un presupuesto equilibrado y he apoyado ese concepto durante mis catorce años en el Congreso. Las únicas dos ocasiones en las que se justifica un presupuesto desequilibrado sería durante una recesión grave & # 8211 y tuvimos eso en cincuenta y ocho en un presupuesto desequilibrado de doce mil millones de dólares & # 8211 o una emergencia nacional donde debería haber grandes gastos para el país. defensa, que tuvimos en la Segunda Guerra Mundial y uh & # 8211 durante parte de la Guerra de Corea. Sobre la cuestión del costo de nuestro presupuesto, he dicho que es mi mejor juicio que nuestro programa agrícola costará mil millones y medio, posiblemente dos mil millones de dólares menos que el programa agrícola actual. Mi juicio es que el programa presentado por el vicepresidente, que es una extensión del programa del Sr. Benson, costará mil millones de dólares más que el programa actual, que cuesta alrededor de seis mil millones de dólares al año, el más caro de la historia. Hemos gastado más dinero en agricultura en los últimos ocho años que los cien años del Departamento de Agricultura antes de eso. En segundo lugar, creo que la política de altas tasas de interés que ha seguido esta Administración ha agregado unos tres mil millones de dólares al año a los intereses de la deuda & # 8211 simplemente financiando la deuda & # 8211, que es una carga para los contribuyentes. Espero, bajo una política monetaria diferente, que sea posible reducir esa carga de las tasas de interés, al menos mil millones de dólares. En tercer lugar, creo que es posible ganar entre setecientos millones y mil millones de dólares a través de cambios fiscales que creo que cerrarían las lagunas en la retención de dividendos, en las cuentas de gastos. En cuarto lugar, he sugerido que la atención médica para los ancianos & # 8211 y el proyecto de ley que el Congreso aprobó ahora y el presidente firmó si se implementan por completo costarían mil millones de dólares en el Tesoro y # 8211 de los fondos del Tesoro y mil millones de dólares por los estados & # 8211 la propuesta que he presentado y que muchos de los miembros de mi partido apoyan es para la atención médica financiada con cargo al Seguro Social que se financiaría con los impuestos del Seguro Social que es menos de tres centavos por día por persona para atención médica, facturas de médicos, enfermeras, hospitales, cuando se jubilen. Actuarialmente es sólido. Entonces, en mi opinión, gastaríamos más dinero en esta Administración en ayuda a la educación, gastaríamos más dinero en vivienda, gastaríamos más dinero y espero que sea más sabio en defensa que esta Administración. Pero creo que la próxima Administración debería trabajar por un presupuesto equilibrado, y esa sería mi intención. El Sr. Nixon tergiversa mis cifras constantemente, lo que, por supuesto, es su derecho, pero el hecho es: aquí es donde estoy parado y solo quiero que quede en el registro público.

SEÑOR. SHADEL: ¿Señor vicepresidente?

SEÑOR. NIXON: El senador Kennedy ha indicado en varias ocasiones en este programa de esta noche que he estado expresando erróneamente su historial y sus cifras. Publicaré un libro blanco después de esta transmisión, citando exactamente lo que dijo sobre el arbitraje obligatorio, por ejemplo, y el registro mostrará que he estado en lo cierto. Ahora, en lo que respecta a sus cifras aquí esta noche, nuevamente se está involucrando en esto, lo que yo llamaría, juego de espejos de & # 8220-aquí-está-y-aquí-está-no & # 8217t. & # 8221 Uh & # 8211 Por un lado, por ejemplo, sugiere que en lo que respecta a su programa de atención médica, eso realmente no es un problema porque proviene del Seguro Social. Pero el Seguro Social es un impuesto. La gente lo paga. Viene directamente de su cheque de pago. Esto no significa que la gente no vaya a pagar la cuenta. También indica en lo que respecta a su programa agrícola que cree que costará menos que el nuestro. Bueno, todo lo que puedo sugerir es que todos los expertos que han estudiado el programa indican que es el programa más fantástico, el peor programa, en cuanto a su efecto sobre los agricultores, que & # 8211 América le ha impuesto. en un año electoral o en cualquier otro momento. Y también quisiera señalar que el senador Kennedy omitió una parte del costo de ese programa: un aumento del veinticinco por ciento en los precios de los alimentos que la gente tendría que pagar. ¿Ahora vamos a tener eso cuando no va a ayudar a los agricultores? No creo que debamos tener ese tipo de programa. Luego continúa diciendo que va a cambiar la situación de las tasas de interés y que vamos a obtener algo más de dinero de esa manera. Bueno, lo que él está diciendo, en efecto, vamos a tener inflación. Vamos a volver a lo que teníamos con el Sr. Truman cuando tenía el control político de la Junta de la Reserva Federal. No creo que debamos pagar nuestras facturas mediante la inflación, mediante una tasa de interés falsa.

SEÑOR. SHADEL: A continuación, la pregunta del Sr. Drummond & # 8217 para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. DRUMMOND: Uh & # 8211 Sr. Nixon uh & # 8211 antes de la convención, usted y el gobernador Rockefeller dijeron conjuntamente que el crecimiento económico de la nación debería acelerarse y la plataforma republicana afirma que eh & # 8211 la nación necesita acelerar el ritmo. de crecimiento económico. Uh & # 8211 ¿Es justo, por lo tanto, Sr. Vicepresidente, concluir que usted siente que ha habido un crecimiento económico insuficiente durante los últimos ocho años y si es así, qué haría más allá de las políticas actuales de la Administración eh & # 8211? # 8211 para intensificarlo?

SEÑOR. NIXON: Sr. Drummond, nunca estoy satisfecho con el crecimiento económico de este país. No estoy satisfecho con él incluso si no hubiera comunismo en el mundo, pero particularmente cuando estamos en el tipo de carrera en la que estamos, tenemos que ver que Estados Unidos crece tan rápido como podemos, siempre que crecemos sólidamente. Porque a pesar de que hemos mantenido, como señalé en nuestro primer debate, la brecha absoluta sobre la Unión Soviética a pesar de que el crecimiento en esta Administración ha sido el doble que en la Administración Truman, eso no es suficientemente bueno. Porque Estados Unidos debe poder crecer lo suficiente no solo para atender nuestras necesidades en el hogar para una mejor educación, vivienda y salud & # 8211 todas estas cosas que queremos. Tenemos que crecer lo suficiente para mantener las fuerzas que tenemos en el exterior y librar la batalla no militar por la guerra y por el mundo en Asia, África y América Latina. Va a costar más dinero y el crecimiento nos ayudará a ganar esa batalla. Ahora, ¿qué hacemos al respecto? Y aquí creo básicamente que lo que tenemos que hacer es estimular ese sector de América, el sector empresarial privado de la economía, en el que hay mayor posibilidad de expansión. Por eso abogo por un programa de reforma fiscal que estimule más inversiones en nuestra economía. Además de eso, tenemos que avanzar hacia otras áreas que están frenando el crecimiento. Me refiero, por ejemplo, a zonas en peligro. Tenemos que movernos hacia esas áreas con programas para hacer un uso adecuado de los recursos de esas áreas. También tenemos que ver que toda la gente de los Estados Unidos & # 8211 los tremendos talentos que tiene nuestra gente & # 8211 se utilicen adecuadamente. Es por eso que en toda esta área de los derechos civiles, la igualdad de oportunidades para el empleo y la educación no es solo para el beneficio de los grupos minoritarios, es para el beneficio de la nación para que podamos lograr que los científicos y los ingenieros y todo el resto que necesitamos.Y además de eso, necesitamos programas, particularmente en la educación superior, que estimularán los avances científicos que traerán más crecimiento. Ahora bien, a lo que todo esto, por supuesto, se suma es a esto: Estados Unidos no se ha quedado quieto. Dejemos que & # 8217s lo aclare. Cualquiera que diga que Estados Unidos ha estado parado durante los últimos siete años y medio no ha estado viajando por Estados Unidos. Ha estado viajando a otro país. Nos hemos estado moviendo. Nos hemos movido mucho más rápido que en los años de Truman. Pero podemos y debemos avanzar más rápido, y esa es la razón por la que defiendo con tanta firmeza los programas que harán avanzar a Estados Unidos en los años sesenta, hacer que avance para que podamos estar por delante de la Unión Soviética y ganar la batalla por la libertad y la paz.

SEÑOR. SHADEL: Senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, primero puedo corregir una afirmación que se hizo antes de que, con mi programa agrícola, los precios de los alimentos subirían un veinticinco por ciento. Eso es falso. El fa-el granjero que cultiva trigo obtiene alrededor de dos centavos y medio de una barra de pan de veinticinco centavos. Incluso si aumenta sus ingresos un diez por ciento, sería dos y tres cuartos por ciento tres personas o tres centavos de esos veinticinco centavos. El hombre que cultiva tomates & # 8211 cuesta menos por esos tomates que por la etiqueta de la lata. Y creo que cuando el salario promedio por hora para muchos agricultores es de unos cincuenta centavos la hora, debería hacerlo mejor. Pero cualquiera que sugiera que ese programa llegaría a cualquier cifra indicada por el Vicepresidente está en un error. El vicepresidente sugirió varias cosas. Sugirió que ayudemos a las zonas en peligro. La Administración ha vetado dos veces ese proyecto de ley aprobado por el Congreso. Sugirió que aprobemos un proyecto de ley de ayuda a la educación. Pero la Administración y la mayoría republicana en el Congreso se han opuesto a cualquier ayuda realista a la educación. Y el vicepresidente emitió el voto decisivo en contra de la ayuda federal para maestros y salarios en el Senado, lo que impidió que se agregara. Esta Administración y este país tuvieron el año pasado la tasa más baja de crecimiento económico & # 8211 lo que significa puestos de trabajo & # 8211 de todas las principales sociedades industrializadas del mundo en 1959. Y cuando tenemos que encontrar veinticinco mil nuevos puestos de trabajo a la semana para el los próximos diez años, tendremos que crecer más. El gobernador Rockefeller dice que el cinco por ciento. La plataforma demócrata y otros dicen que el cinco por ciento. Muchos dicen cuatro y medio por ciento. Los últimos ocho años el crecimiento medio ha sido de alrededor del dos y medio por ciento. Esa es la razón por la que no tenemos pleno empleo en la actualidad.

SEÑOR. SHADEL: El Sr. McGee tiene la siguiente pregunta para el senador Kennedy.

SEÑOR. McGEE: Uh & # 8211 Senador Kennedy, hace un momento mencionó las lagunas fiscales. Ahora su compañero de fórmula, el senador Lyndon Johnson, es de Texas, un estado productor de petróleo y uno que muchos líderes políticos sienten que está en duda en este año electoral. Y los informes desde allí dicen que los hombres del petróleo en Texas están buscando garantías del Senador Johnson de que no se reducirá la asignación por agotamiento del petróleo. La plataforma demócrata se compromete a tapar los agujeros en las leyes fiscales y se refiere a la asignación por agotamiento inequitativo como vacíos legales evidentes. Mi pregunta es, ¿considera que la asignación por agotamiento del veintisiete por ciento y medio es injusta y pediría que se reduzca?

SEÑOR. KENNEDY: Uh & # 8211 Sr. McGee, hay alrededor de ciento cuatro productos básicos que tienen algún tipo de asignación por agotamiento y # 8211 diferentes tipos de minerales, incluido el petróleo. Creo que todos estos deben repasarse en detalle para asegurarse de que nadie obtenga una exención de impuestos para asegurarse de que nadie se salga del pago de los impuestos que debe pagar. Eso incluye el petróleo. Incluye todo tipo de minerales. Incluye todo lo que está dentro del rango de impuestos. Queremos asegurarnos de que sea justo y equitativo. Incluye petróleo en el exterior. Quizás ese petróleo en el extranjero debería ser tratado de manera diferente al petróleo aquí en casa. Ahora, la industria petrolera recientemente ha tenido tiempos difíciles. Particularmente algunos de los productores más pequeños. Se mudan unos ocho o nueve días en Texas. Pero puedo asegurarles que si soy elegido presidente, todo el espectro de impuestos se analizará con cuidado. Y si hay alguna desigualdad en el petróleo o en cualquier otro producto básico, entonces votaría para cerrar esa laguna. He votado en el pasado para reducir la asignación de agotamiento para los productores más grandes para aquellos de cinco millones de dólares hacia abajo, para mantenerla en veinte. -Siete y medio por ciento. Creo que deberíamos estudiar este y otros gastos de impuestos sobre asignaciones, gastos de dividendos y todo lo demás, y determinar cómo podemos estimular el crecimiento, cómo podemos proporcionar los ingresos necesarios para hacer avanzar a nuestro país.

SEÑOR. SHADEL: Sr. Vicepresidente.

SEÑOR. NIXON: La posición del senador Kennedy y la mía son completamente diferentes en esto. Estoy a favor de la actual asignación por agotamiento. Lo favorezco no porque quiera enriquecer a muchos petroleros, sino porque quiero enriquecer a Estados Unidos. ¿Por qué tenemos una asignación por agotamiento? Porque este es el estímulo, el incentivo para que las empresas salgan a explorar en busca de petróleo, para desarrollarlo. Si no tuviéramos una asignación por agotamiento de ciertamente, creo, la cantidad actual, tendríamos nuestra exploración petrolera recortada sustancialmente en este país. Ahora, en lo que respecta a mi posición, es exactamente opuesta a la del senador & # 8217. Y es porque creo que si Estados Unidos va a tener el crecimiento del que él habla y del que yo hablo y que queremos, lo que hay que hacer es no desalentar la empresa individual, no desalentar a la gente a salir y descubrir más aceite y minerales, pero animarlos. Y entonces estaría haciendo exactamente lo incorrecto. Otra cosa. Sugiere que hay una serie de otros elementos en todo este campo de agotamiento que podrían tenerse en cuenta. También dijo hace un momento que obtendríamos más dinero para financiar sus programas revisando las leyes tributarias, incluido el agotamiento. Debo señalar que en lo que respecta a las asignaciones por agotamiento, la asignación por agotamiento del petróleo proporciona el ochenta por ciento de todos los involucrados en el agotamiento, por lo que no obtendrá mucho de los ingresos en lo que respecta a las asignaciones por agotamiento, a menos que te mueves en la zona que te indicó. Pero me opongo. Me opongo a ella por las razones que mencioné. Me opongo porque quiero que tengamos más exploración petrolera y no menos.

SEÑOR. SHADEL: Caballeros, si puedo recordarles que el tiempo se está acortando, así que por favor mantengan sus preguntas y respuestas lo más breves posible y coherentes con la claridad. Sr. Von Fremd para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. VON FREMD: Señor Vicepresidente, en los últimos tres años, ha habido un éxodo de más de cuatro mil millones de dólares en oro de los Estados Unidos, aparentemente por dos razones: porque las exportaciones se han desplomado y no han cubierto las importaciones, y porque de mayores inversiones estadounidenses en el exterior. Si fueras presidente, ¿cómo harías para detener esta salida de oro de nuestras costas?

SEÑOR. NIXON: Bueno, señor Von Fremd, lo primero que tenemos que hacer es seguir manteniendo la confianza en el exterior en el dólar estadounidense. Eso significa que debemos seguir teniendo un presupuesto equilibrado aquí en casa en todas las circunstancias posibles que podamos, porque en el momento en que perdemos la confianza en nuestras propias políticas fiscales en casa, el oro fluye hacia afuera. En segundo lugar, tenemos que aumentar nuestras exportaciones, en comparación con nuestras importaciones. Y aquí tenemos un programa muy sólido en el futuro en el Departamento de Comercio. Éste debe intensificarse. Más allá de eso, en lo que respecta a la oferta de oro, y en lo que respecta al movimiento de oro, uh & # 8211 tenemos que tener en cuenta que debemos obtener más ayuda de nuestros aliados en el exterior en esta gran empresa en la que todos los hombres libres están involucrados en ganar la batalla por la libertad. Ahora Estados Unidos ha estado llevando una carga tremenda a este respecto. Creo que hemos tenido razón al llevarlo. He favorecido nuestros programas en el exterior de asistencia económica y militar. Pero ahora nos encontramos con que los países de Europa, por ejemplo, a los que hemos ayudado, y Japón, a los que hemos ayudado en el Lejano Oriente a estos países, algunos de nuestros antiguos enemigos, ahora se han recuperado por completo. Tienen que soportar una mayor parte de esta carga de ayuda económica en el extranjero. Esa es la razón por la que estoy abogando, y se desarrollará durante el transcurso de la próxima Administración, si, por supuesto, tengo la oportunidad, de un programa en el que consigamos más ayuda de estos otros países de manera concertada para los programas de desarrollo económico para África, Asia y América Latina. Los Estados Unidos no pueden seguir soportando la mayor parte de esta carga por sí mismos. Podemos tener una gran parte de ella, pero tenemos que tener más ayuda de nuestros amigos en el extranjero y estos tres factores, creo, serán muy útiles para revertir el flujo de oro del que usted habló.

SEÑOR. SHADEL: Senador Kennedy.

SEÑOR. KENNEDY: Solo para corregir el registro, el Sr. Nixon dijo sobre el agotamiento que su registro era el opuesto al mío. Lo que dije fue que este asunto debería ser analizado a fondo para asegurarnos de que no haya & # 8217t lagunas. Si su historial es lo opuesto a eso, eso significa que no quiere entrar en él. Ahora sobre la cuestión del oro. La dificultad, por supuesto, es que tenemos fuertes obligaciones en el exterior, por lo que tenemos que mantener no solo una balanza comercial favorable, sino también enviar una buena parte de nuestros dólares al exterior para pagar nuestras tropas, mantener nuestras bases y sostener a otros. economías. En otras palabras, si vamos a seguir manteniendo nuestra posición en los años sesenta, tenemos que mantener una política fiscal y monetaria sólida. Tenemos que tener control sobre la inflación y también tenemos que tener una balanza comercial favorable. Tenemos que poder competir en el mercado mundial. Tenemos que poder vender en el exterior más de lo que consumimos, uh & # 8211 desde el exterior, si vamos a poder cumplir con nuestras obligaciones. Además, muchos de los países de todo el mundo todavía mantienen restricciones contra nuestros aguijones, que se remontan a los días en que había escasez de dólares. Ahora no hay escasez de dólares y, sin embargo, muchos de estos países continúan actuando en contra de nuestros productos. Creo que debemos poder competir en el mercado & # 8211 acero y en todos los productos básicos en el exterior & # 8211 debemos poder competir contra ellos porque siempre lo hicimos por nuestro liderazgo tecnológico. Tenemos que asegurarnos de mantener eso. Tenemos que persuadir a estos otros países para que no restrinjan la entrada de nuestros productos, para que no actúen como si hubiera una brecha en el dólar y, en tercer lugar, tenemos que persuadirlos para que asuman algunas de las responsabilidades que hasta ahora hemos mantenido, para ayudar. Los países subdesarrollados de África, América Latina y Asia logran un gran avance económico por sí mismos.

SEÑOR. SHADEL: La pregunta del Sr. Drummond & # 8217 ahora para el Senador Kennedy.

SEÑOR. DRUMMOND: Senador Kennedy, una pregunta sobre el prestigio estadounidense. A la luz del hecho de que el embajador soviético fue expulsado recientemente del Congo y de que el Sr. Khrushchev canceló esta semana su viaje a Cuba por temor a generar resentimiento en toda América Latina, me gustaría pedirle que explique algo más. completamente cómo cree que deberíamos medir el prestigio estadounidense, para determinar si está aumentando o si está disminuyendo.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, creo que hay muchas pruebas de prestigio, Sr. Drummond. Y la importancia del prestigio, en realidad, se debe a que estamos muy identificados con la causa de la libertad. Por lo tanto, si estamos en el monte, si estamos subiendo, si nuestra influencia se está extendiendo, si nuestro prestigio se está extendiendo, entonces aquellos eh & # 8211 que están ahora al filo de la decisión entre nosotros o entre el sistema comunista, preguntándose ya sea que utilicen el sistema de la libertad para desarrollar sus países o el sistema del comunismo, serán persuadidos de seguir nuestro ejemplo. Ha habido varios indicios de que nuestro prestigio no es tan alto como antes. El Sr. George Allen, el jefe de nuestro servicio de información, dijo que como resultado de que fuéramos segundos en el espacio, en el sputnik en 1957, y lo cito, creo que lo parafraseo con precisión. Dijo que muchos de estos países equiparan los desarrollos espaciales con la productividad científica y el avance científico. Y por lo tanto, dijo, muchos de estos países ahora sienten que la Unión Soviética, que alguna vez fue tan atrasada, ahora está a la par de Estados Unidos. En segundo lugar, el crecimiento económico de la Unión Soviética es mayor que el nuestro. El Sr. Dulles lo ha sugerido de dos a tres veces más grande que el nuestro. Esto tiene un gran efecto en el mundo subdesarrollado, que enfrenta problemas de bajos ingresos y alta densidad de población y recursos inadecuados. Tres, una encuesta de Gallup realizada en febrero preguntó a personas de diez países qué país pensaban que sería el primero en 1970, tanto científica como militarmente. Y una mayoría en todos los países, excepto Grecia, consideró que en 1970 sería la Unión Soviética. En cuarto lugar, en las votaciones en la ONU, en particular en la votación sobre la China Roja el sábado pasado, recibimos el apoyo de la posición que habíamos tomado de sólo dos países africanos y # 8211 uno, Liberia, que había estado ligado a nosotros durante más tiempo. de un siglo, y el otro, Unión de Sudáfrica, que no es un país popular en África. Todos los demás países africanos se abstuvieron o votaron en contra nuestra. A & # 8211 Más países votaron en contra de nosotros en Asia sobre este tema de los que votaron con nosotros. Sobre la resolución # 8217 de los neutralistas, a la que nos opusimos tanto, sucedió lo mismo. El candidato que era candidato a la presidencia de Brasil, hizo un viaje a Cuba para visitar al Sr. Castro durante las elecciones con el fin de obtener el beneficio de los partidarios de Castro uh & # 8211 dentro de Brasil. Hay muchas indicaciones. Guinea y Ghana, dos países independientes en los últimos tres años & # 8211 Guinea en cincuenta y siete, Ghana en los últimos dieciocho meses & # 8211 ahora están apoyando la política exterior soviética en la ONU. El Sr. Herter lo dijo él mismo. Laos se está moviendo en esa dirección. Entonces yo diría que nuestro prestigio no es tan alto. Ya no damos la imagen de estar en alza. Ya no damos una imagen de vitalidad.

SEÑOR. SHADEL: Sr. Vicepresidente.

SEÑOR. NIXON: Bueno, primero diría que la declaración del Senador & # 8217 & # 8211 & # 8211 Kennedy & # 8217 que acaba de hacer no ayudará a nuestras encuestas Gallup en el extranjero y tampoco ayudará a nuestro prestigio. Miremos el otro lado de la moneda. Echemos un vistazo a la votación sobre el Congo, la votación fue de setenta contra nada contra la Unión Soviética. Veamos la situación con respecto al crecimiento económico tal como es en realidad. Descubrimos que la Unión Soviética es una economía muy primitiva. Su tasa de crecimiento no es lo que cuenta, si nos está alcanzando o no. Estamos muy por delante y podemos seguir adelante, siempre que tengamos confianza en Estados Unidos y no la atropellemos para fortalecerla. También podríamos mirar otros elementos que el senador Kennedy ha mencionado, pero solo concluiré diciendo esto: en todo este asunto de prestigio, en el análisis final, es si usted defiende lo que tiene razón. Y volviendo a este asunto que discutimos al principio, el asunto de Quemoy y Matsu. No se me ocurre nada que suponga un golpe más grande para el prestigio de Estados Unidos entre las naciones libres de Asia que aceptar el consejo del senador Kennedy de ir en contra de lo que la mayoría de los miembros de el Senado, tanto demócrata como republicano, dijo & # 8211 en 1955, y para decir de antemano que cederemos un área a los comunistas. En otras palabras, si Estados Unidos va a mantener su fuerza y ​​su prestigio, no solo debemos ser fuertes militar y económicamente, debemos ser firmes diplomáticamente. Esto ... Ciertamente hemos estado hablando, lo sé, de si deberíamos tener una retirada o una derrota. Recordemos que la forma de ganar es no retirarse y no rendirse.

SEÑOR. SHADEL: Gracias caballeros. Como mencionamos en la apertura de este programa, los candidatos acordaron que solo el reloj determinaría quién tenía la última palabra. Los dos candidatos desean agradecer a las redes la oportunidad de presentarse a esta discusión. Repetiría las reglas básicas igualmente acordadas por los representantes de los dos candidatos y las cadenas de radio y televisión. Toda la hora se dedicó a responder a las preguntas de los reporteros. Cada candidato fue interrogado por turno y cada uno tuvo la oportunidad de comentar la respuesta de su oponente. Los reporteros eran libres de hacer cualquier pregunta sobre cualquier tema. Ninguno de los candidatos recibió información por adelantado sobre ninguna pregunta que se les hiciera. Esas fueron las condiciones acordadas para esta tercera reunión de candidatos de esta noche. Ahora debo agregar que también se acordó el hecho de que cuando la hora llegara a los últimos minutos, si no quedaba tiempo suficiente para otra pregunta y tiempo adecuado para respuestas y comentarios, el interrogatorio terminaría en ese punto. Esa es la situación en este momento. Y después de revisar las reglas para esta noche, podría usar los momentos restantes de la hora para contarles algo sobre los otros arreglos para este debate con los participantes en un continente aparte. Primero enfatizaría que cada candidato estaba solo en un estudio a excepción de tres fotógrafos y tres reporteros de prensa y los técnicos de televisión. Esos estudios idénticos en todos los detalles de iluminación, fondo, equipamiento físico, incluso a la pintura utilizada en la decoración. Los periodistas de un tercer estudio también hemos experimentado un aislamiento algo similar. Ahora, les recuerdo la cuarta de la serie de estas históricas apariciones conjuntas, programadas para el viernes veintiuno de octubre. En ese momento, los candidatos volverán a compartir la misma plataforma para discutir la política exterior. Este es Bill Shadel. Buenas noches.

© COPYRIGHT 2020 LA COMISIÓN DE DEBATES PRESIDENCIALES. RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS.


Transcripción del debate del 26 de septiembre de 1960

HOWARD K. SMITH, MODERADOR: Buenas noches. Las estaciones de radio y televisión de los Estados Unidos y sus estaciones afiliadas se enorgullecen de brindar facilidades para la discusión de temas de la actual campaña política de los dos principales candidatos a la presidencia. Los candidatos no necesitan presentación. El candidato republicano, el vicepresidente Richard M. Nixon, y el candidato demócrata, el senador John F. Kennedy. De acuerdo con las reglas establecidas por los propios candidatos, cada participante hará una declaración de apertura de aproximadamente ocho minutos & # 8217 de duración y una declaración de clausura de aproximadamente tres minutos & # 8217 de duración. Entretanto, los candidatos responderán o comentarán las respuestas a las preguntas formuladas por un panel de corresponsales. En este, la primera discusión de una serie de cuatro apariciones conjuntas uh & # 8211, el tema ha sido acordado, se restringirá a asuntos internos o domésticos estadounidenses. Y ahora la primera declaración de apertura del senador John F. Kennedy.

SENADOR KENNEDY: Sr. Smith, Sr. Nixon.En las elecciones de 1860, Abraham Lincoln dijo que la pregunta era si esta nación podía existir mitad esclava o mitad libre. En las elecciones de 1960, y con el mundo que nos rodea, la pregunta es si el mundo existirá mitad esclavo o mitad libre, si se moverá en la dirección de la libertad, en la dirección del camino que estamos tomando, o si se moverá en la dirección de la esclavitud. Creo que dependerá en gran medida de lo que hagamos aquí en los Estados Unidos, del tipo de sociedad que construyamos, del tipo de fuerza que mantenemos. Esta noche discutimos temas domésticos, pero no quisiera que eso implicara que esto no involucra directamente nuestra lucha con el Sr. Khrushchev por la supervivencia. El Sr. Khrushchev está en Nueva York y mantiene la ofensiva comunista en todo el mundo debido al poder productivo de la propia Unión Soviética. Los comunistas chinos siempre han tenido una gran población. Pero ahora son importantes y peligrosos porque están haciendo un gran esfuerzo dentro de su propio país. El tipo de país que tenemos aquí, el tipo de sociedad que tenemos, el tipo de fuerza que construimos en los Estados Unidos será la defensa de la libertad. Si lo hacemos bien aquí, si cumplimos con nuestras obligaciones, si seguimos adelante, creo que la libertad estará segura en todo el mundo. Si fallamos, entonces la libertad falla. Por lo tanto, creo que la pregunta que tiene ante sí el pueblo estadounidense es: ¿Estamos haciendo todo lo que podemos hacer? ¿Somos tan fuertes como deberíamos ser? ¿Somos tan fuertes como debemos ser si vamos a mantener nuestra independencia y si vamos a mantener y extender la mano de la amistad a quienes buscan ayuda en nosotros, a quienes nos buscan para sobrevivir? ? Debo dejar muy claro que no creo que estemos haciendo lo suficiente, que no estoy satisfecho como estadounidense con el progreso que estamos logrando. Este es un gran país, pero creo que podría ser un país más grande y este es un país poderoso, pero creo que podría ser un país más poderoso. No estoy satisfecho con tener el cincuenta por ciento de la capacidad de nuestra acería sin utilizar. No estoy satisfecho cuando Estados Unidos tuvo el año pasado la tasa más baja de crecimiento económico de todas las principales sociedades industrializadas del mundo. Debido a que el crecimiento económico significa fuerza y ​​vitalidad, significa que podemos mantener nuestras defensas, significa que podemos cumplir con nuestros compromisos en el extranjero. No estoy satisfecho cuando tenemos más de nueve mil millones de dólares en alimentos y algunos de ellos se están pudriendo a pesar de que hay un mundo hambriento, y aunque cuatro millones de estadounidenses esperan cada mes por un paquete de alimentos del gobierno, que promedia cinco centavos por día por individuo. Vi casos en West Virginia, aquí en los Estados Unidos, donde los niños llevaban a casa parte de su almuerzo escolar para alimentar a sus familias porque no creo que estemos cumpliendo con nuestras obligaciones para con estos estadounidenses. No estoy satisfecho cuando la Unión Soviética está produciendo el doble de científicos e ingenieros que nosotros. No estoy satisfecho cuando muchos de nuestros maestros reciben un salario inadecuado o cuando nuestros hijos van a la escuela en turnos de medio tiempo. Creo que deberíamos tener un sistema educativo insuperable. No estoy satisfecho cuando veo que hombres como Jimmy Hoffa, a cargo del sindicato más grande de los Estados Unidos, siguen libres. No estoy satisfecho cuando no estamos desarrollando al máximo los recursos naturales de los Estados Unidos. Aquí en los Estados Unidos, que desarrolló el Valle de Tennessee y que construyó el Grand Coulee y las otras represas en el noroeste de los Estados Unidos al ritmo actual de producción de energía hidroeléctrica & # 8211 y que es el sello distintivo de una sociedad industrializada & # 8211 la Unión Soviética La Unión en 1975 producirá más energía que nosotros. Estas son todas las cosas, creo, en este país que pueden fortalecer a nuestra sociedad, o pueden significar que se detenga. No estoy satisfecho hasta que todos los estadounidenses disfruten de todos sus derechos constitucionales. Si nace un bebé negro & # 8211 y esto también es cierto para los puertorriqueños y mexicanos en algunas de nuestras ciudades & # 8211, tiene aproximadamente la mitad de posibilidades de terminar la escuela secundaria que un bebé blanco. Tiene un tercio de las posibilidades de terminar la universidad que un estudiante blanco. Tiene alrededor de un tercio de las posibilidades de ser un hombre profesional, aproximadamente la mitad de las posibilidades de ser dueño de una casa. Tiene unas uh & # 8211 cuatro veces más posibilidades de quedarse sin trabajo en su vida que el bebé blanco. Pienso que podemos hacerlo mejor. No quiero que se desperdicien los talentos de ningún estadounidense. Sé que hay quien quiere entregarle todo al gobierno. No lo hago en absoluto. Quiero que las personas cumplan con sus responsabilidades. Y quiero que los estados cumplan con sus responsabilidades. Pero creo que también hay una responsabilidad nacional. El argumento se ha utilizado contra todas las leyes sociales en los últimos veinticinco años. La gente de los Estados Unidos individualmente no podría haber desarrollado el Valle de Tennessee colectivamente como podría haberlo hecho. Un productor de algodón en Georgia o un productor de maní o un productor de leche en Wisconsin y Minnesota, no puede protegerse contra las fuerzas de la oferta y la demanda en el mercado, pero trabajando juntos en programas gubernamentales efectivos puede hacerlo. Diecisiete millones de estadounidenses, que viven más de sesenta y cinco con un cheque promedio del Seguro Social de alrededor de setenta y ocho dólares al mes, no pueden mantenerse individualmente, pero pueden mantenerse a través del sistema de seguridad social. No creo en un gran gobierno, pero creo en una acción gubernamental eficaz. Y creo que esa es la única forma en que Estados Unidos va a mantener su libertad. Es la única forma en que vamos a avanzar. Creo que podemos hacer un mejor trabajo. Creo que tendremos que hacer un mejor trabajo si vamos a cumplir con las responsabilidades que el tiempo y los acontecimientos nos han impuesto. No podemos ceder el trabajo a nadie más. Si Estados Unidos fracasa, fracasa toda la causa de la libertad. Y creo que depende en gran medida de lo que hagamos aquí en este país. La razón por la que Franklin Roosevelt era un buen vecino en América Latina era porque era un buen vecino en los Estados Unidos. Porque sintieron que la sociedad estadounidense se estaba moviendo nuevamente. Quiero que recuperemos esa imagen. Quiero que la gente en América Latina, África y Asia comience a mirar a América para ver cómo estamos haciendo las cosas para preguntarse qué está haciendo el residente de los Estados Unidos y no mirar a Khrushchev, o mirar a los comunistas chinos. Esa es la obligación de nuestra generación. En 1933, Franklin Roosevelt dijo en su toma de posesión que esta generación de estadounidenses tiene un encuentro con el destino. Creo que nuestra generación de estadounidenses tiene el mismo encuentro. La pregunta ahora es: ¿Se puede mantener la libertad bajo la táctica y el ataque más severo que jamás haya conocido? Creo que puede ser. Y creo que, a fin de cuentas, depende de lo que hagamos aquí. Creo que es hora de que Estados Unidos comience a moverse de nuevo.

SEÑOR. SMITH: Y ahora la declaración de apertura del vicepresidente Richard M. Nixon.

SEÑOR. NIXON: Sr. Smith, senador Kennedy. Las cosas con las que el Senador Kennedy ha dicho muchos de nosotros podemos estar de acuerdo. No hay duda de que no podemos discutir nuestros asuntos internos en los Estados Unidos sin reconocer que tienen una enorme influencia en nuestra posición internacional. No hay duda de que esta nación no puede quedarse quieta porque estamos en una competencia mortal, una competencia no solo con los hombres del Kremlin, sino también con los hombres de Pekín. Estamos a la cabeza en esta competencia, como creo que ha dado a entender el senador Kennedy. Pero cuando estás en una carrera, la única forma de mantenerte por delante es avanzar. Y suscribo completamente el espíritu que el senador Kennedy ha expresado esta noche, el espíritu de que Estados Unidos debe seguir adelante. Entonces, ¿dónde estamos en desacuerdo? Creo que no estamos de acuerdo con la implicación de sus comentarios de esta noche y con las declaraciones que ha hecho en muchas ocasiones durante su campaña en el sentido de que Estados Unidos se ha quedado quieto. Escuchamos esta noche, por ejemplo, la declaración de que nuestro crecimiento en el producto nacional el año pasado fue el más bajo de cualquier nación industrializada del mundo. El año pasado, por supuesto, fue 1958. Resultó ser un año de recesión. Pero cuando miramos el crecimiento de G.N.P. este año, un año de recuperación, nos encontramos con que es de seis y nueve décimas por ciento y uno de los más altos del mundo en la actualidad. Más sobre eso más tarde. En cuanto al problema de cómo debería avanzar Estados Unidos y hacia dónde se está moviendo, creo que es bueno que sigamos el consejo de un activista muy famoso: miremos el historial. ¿Estados Unidos está parado? ¿Es cierto que esta Administración, como ha acusado el Senador Kennedy, ha sido una Administración de retroceso, de derrota, de estancamiento? Es cierto que, en lo que a este país se refiere, en el campo de la energía eléctrica, en todos los campos que ha mencionado, no hemos avanzado. Bueno, tenemos una comparación que podemos hacer. Tenemos el historial de la Administración Truman de siete años y medio y los siete años y medio de la Administración Eisenhower. Cuando comparamos estos dos registros en las áreas que el senador Kennedy ha discutido esta noche, creo que nos encontramos con que Estados Unidos ha estado avanzando. Dejemos que los & # 8217 se lleven a las escuelas. Hemos construido más escuelas en estos últimos siete años y medio de las que construimos en los siete y medio anteriores, en realidad en los veinte años anteriores. Dejemos que los & # 8217 tomen la energía hidroeléctrica. Hemos desarrollado más energía hidroeléctrica en estos siete años y medio de la que se desarrolló en cualquier administración anterior de la historia. Tomemos hospitales. Encontramos que se han construido más en esta Administración que en la Administración anterior. Lo mismo ocurre con las carreteras. Digámoslo en términos que todos podamos entender. A menudo escuchamos hablar del producto nacional bruto y, en ese sentido, puedo decir que cuando comparamos el crecimiento de esta Administración con el de la Administración anterior, entonces hubo un crecimiento total del once por ciento en siete años en esta Administración, ha habido un crecimiento total. crecimiento del diecinueve por ciento en siete años. Eso demuestra que ha habido más crecimiento en esta Administración que en su predecesora. Pero no lo pongamos allí, lo pongamos en términos de la familia promedio. ¿Qué te ha pasado? Descubrimos que sus salarios han aumentado cinco veces más en la Administración Eisenhower que en la Administración Truman. ¿Qué pasa con los precios que paga? Descubrimos que los precios que paga aumentaron cinco veces más en la Administración Truman que en la Administración Eisenhower. ¿Cuál es el resultado neto de esto? Esto significa que el ingreso familiar promedio aumentó un quince por ciento en los años de Eisenhower en comparación con el dos por ciento en los años de Truman. Ahora, esto no se queda quieto. Pero, por bueno que sea este disco, puedo enfatizar que no es suficiente. Un récord nunca es algo sobre lo que pararse. Es algo sobre lo que construir. Y al basarnos en este récord, creo que tenemos el secreto del progreso, conocemos el camino del progreso. Y creo que, en primer lugar, nuestro propio registro demuestra que conocemos el camino. El senador Kennedy ha sugerido que cree que conoce el camino. Respeto la sinceridad con la que hace esa sugerencia. Pero por otro lado, cuando miramos los diversos programas que ofrece, no parecen ser nuevos. Parecen ser simplemente recauchutados de los programas de la Administración Truman que la precedieron. Y sugeriría que durante el transcurso de la velada podría indicar aquellas áreas en las que sus programas son nuevos, donde significarán más avances que los que teníamos entonces. ¿Para qué tipo de programas estamos? Estamos a favor de programas que amplíen las oportunidades educativas, que brinden a todos los estadounidenses las mismas oportunidades de educación, para todas las cosas que son necesarias y queridas para los corazones de nuestra gente. Estamos a favor de los programas, además, que verán que nuestra atención médica para los ancianos es & # 8211 es & # 8211 es mucho & # 8211 se maneja mucho mejor que en el momento actual. De nuevo, puedo indicar que el senador Kennedy y yo no estamos en desacuerdo en cuanto a los objetivos. Ambos queremos ayudar a los ancianos. Queremos ver que tengan la atención médica adecuada. La cuestión son los medios. Creo que los medios que defiendo alcanzarán ese objetivo mejor que los medios que él defiende. Podría dar mejores ejemplos, pero para & # 8211 sea lo que sea, ya sea en el campo de la vivienda, la salud, la atención médica, las escuelas o el desarrollo de la energía eléctrica, tenemos programas que Creo que moverá a Estados Unidos, la hará avanzar y se basará en el maravilloso récord que hemos logrado durante estos últimos siete años y medio. Ahora, cuando miramos estos programas, podría sugerir que al evaluarlos, a menudo tenemos la tendencia a decir que la prueba de un programa es cuánto está gastando. Reconoceré que en todas las áreas a las que me he referido, el senador Kennedy haría que el gobierno federal gastara más de lo que yo quisiera que gastara. Calculé el costo de la plataforma demócrata. Tiene un costo mínimo de trece y dos décimos de miles de millones de dólares al año más de lo que gastamos actualmente hasta un máximo de dieciocho mil millones de dólares al año más de lo que gastamos actualmente. Ahora la plataforma republicana también costará más. Costará un mínimo de cuatro mil millones de dólares al año más, un máximo de cuatro y nueve décimas de mil millones de dólares al año más de lo que gastamos actualmente. Ahora bien, ¿significa esto que su programa es mejor que el nuestro? Para nada. Dado que no es una cuestión de cuánto gasta el gobierno federal, no es una cuestión de qué gobierno hace más. Es una cuestión de qué administración hace lo correcto. Y en nuestro caso, creo que nuestros programas estimularán las energías creativas de ciento ochenta millones de estadounidenses libres. Creo que los programas que propugna el senador Kennedy tenderán a sofocar esas energías creativas, creo en otras palabras, que su programa conduciría al estancamiento de la fuerza motriz que necesitamos en este país para avanzar. El último punto que me gustaría hacer es este: el senador Kennedy ha sugerido en sus discursos que carecemos de compasión por los pobres, los ancianos y otros que son desafortunados. Entendamos a lo largo de esta campaña que sus motivos y los míos son sinceros. Sé lo que significa ser pobre. Sé lo que significa ver gente desempleada. Sé que el senador Kennedy siente tan profundamente estos problemas como yo, pero nuestro desacuerdo no se trata de las metas para Estados Unidos, sino solo de los medios para alcanzar esas metas.

SEÑOR. SMITH: Gracias, Sr. Nixon. Eso completa las declaraciones de apertura, y ahora los candidatos responderán preguntas o comentarán entre sí & # 8217s respuestas a preguntas, formuladas por corresponsales de las redes. Los corresponsales: [presentándose: & # 8220I & # 8217m Sander Vanocur, NBC News & # 8221 & # 8220I & # 8217m Charles Warren, Mutual News & # 8221 & # 8220I & # 8217m Stuart Novins, CBS News & # 8221 & # 8220 Bob Fleming, ABC News . & # 8221] La primera pregunta al senador Kennedy del Sr. Fleming.

SEÑOR. FLEMING: Senador, el vicepresidente en su campaña ha dicho que fue usted ingenuo y en ocasiones inmaduro. Ha planteado la cuestión del liderazgo. Sobre este tema, ¿por qué cree que la gente debería votar por usted en lugar del vicepresidente?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, el vicepresidente y yo vinimos juntos al Congreso en 1946, ambos formamos parte del Comité Laboral. He estado allí durante catorce años, el mismo período que él, por lo que nuestra experiencia en el gobierno es comparable. En segundo lugar, creo que la pregunta es ¿cuáles son los programas que defendemos? ¿Cuál es el historial del partido que dirigimos? Yo salgo del Partido Demócrata, que en este siglo ha producido a Woodrow Wilson y Franklin Roosevelt y Harry Truman, y que apoyó y sostuvo estos programas que he discutido esta noche. El Sr. Nixon sale del Partido Republicano. Fue nominado por ella. Y es un hecho que durante la mayor parte de estos últimos veinticinco años el liderazgo republicano se ha opuesto a la ayuda federal para la educación, la atención médica para los ancianos, el desarrollo del Valle de Tennessee, el desarrollo de nuestros recursos naturales. Creo que el Sr. Nixon es un líder eficaz de su partido. Espero que me conceda lo mismo. La pregunta que tenemos ante nosotros es: ¿qué punto de vista y qué partido queremos que dirija a Estados Unidos?

SEÑOR. SMITH: Sr. Nixon, ¿le gustaría comentar sobre esa declaración?

Sr. NIXON: No tengo ningún comentario.

Sr. SMITH: La siguiente pregunta: Sr. Novins.

SEÑOR. NOVINS: Sr. Vicepresidente, su campaña enfatiza el valor de su experiencia de ocho años, y surge la pregunta de si esa experiencia fue como observador o como participante o como iniciador de la formulación de políticas. ¿Podría decirnos, por favor, específicamente qué propuestas importantes ha realizado en los últimos ocho años que han sido adoptadas por la Administración?

SEÑOR. NIXON: Sería bastante difícil cubrirlos en ocho y ... en dos minutos y medio. Sugeriría que se mencionen estas propuestas. Primero, después de cada uno de mis viajes al extranjero, he hecho recomendaciones que han sido adoptadas. Por ejemplo, después de mi primer viaje al extranjero & # 8211 al extranjero, recomendé enfáticamente que aumentemos nuestros programas de intercambio, particularmente en lo que se relaciona con el intercambio de personas de líderes en el campo laboral y en el campo de la información. Después de mi viaje a América del Sur, hice recomendaciones para que se estableciera una agencia de préstamos interamericana separada que a las naciones sudamericanas les gustaría mucho más que un préstamo, que participar en las agencias de préstamos que trataron a todos los países del mundo como mismo. Uh & # 8211 He hecho otras recomendaciones después de cada uno de los otros viajes, por ejemplo, después de mi viaje al extranjero a Hungría hice algunas recomendaciones con respecto a la situación de los refugiados húngaros que fueron adoptadas, no solo por el presidente, sino que algunas de ellas fueron promulgadas. en ley por el Congreso. Dentro de la Administración, como presidente del Comité del Presidente y # 8217 sobre Estabilidad de Precios y Crecimiento Económico, he tenido la oportunidad de hacer recomendaciones que han sido adoptadas dentro de la Administración y que creo que han sido razonablemente efectivas. Sé que el senador Kennedy sugirió en su discurso en Cleveland ayer que ese comité no había sido particularmente efectivo. Sólo sugeriría que, si bien no nos atribuimos el mérito de ello, no presumiría hacerlo, desde que se formó ese comité, la línea de precios se ha mantenido muy bien dentro de los Estados Unidos.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, diría en este último que el & # 8211 y eso & # 8217 es lo que encontré uh & # 8211 algo insatisfactorio acerca de las cifras eh & # 8211 Sr.Nixon, que usó en su discurso anterior, cuando habló sobre la Administración Truman. Usted & # 8211 Sr. Truman llegó al cargo en diecinueve uh & # 8211 cuarenta y cuatro y al final de la guerra, y uh & # 8211 dificultades que enfrentaba Estados Unidos durante ese período de transición & # 8211 1946 cuando el precio Se eliminaron los controles & # 8211, por lo que & # 8217 es bastante difícil utilizar una cifra global tomando esos siete años y medio y comparándolos con los últimos ocho años. Prefiero tomar el registro porcentual general de los últimos veinte años de los demócratas y los ocho años de los republicanos para mostrar un período general de crecimiento. Con respecto a la estabilidad de precios, eh, eh, no soy consciente de que ese comité produjo recomendaciones que sin duda alguna vez estuvieron ante el Congreso desde el punto de vista de la legislación con respecto al control de precios. En lo que respecta al intercambio de estudiantes y sindicatos, soy presidente del subcomité sobre África y creo que una de las fases más lamentables de nuestra política hacia ese país fue el minúsculo número de intercambios que tuvimos. Creo que también es cierto en América Latina. Presentamos un programa de estudiantes para el Congo de más de trescientos, que era más de lo que tenía el gobierno federal para toda África el año anterior, de modo que no creo que nos hayamos mudado al menos en esas dos áreas con suficiente vigor.

SEÑOR. SMITH: La siguiente pregunta para el senador Kennedy del Sr. Warren.

SEÑOR. WARREN: Uh & # 8211 Senador Kennedy, durante su breve discurso hace unos minutos mencionó los excedentes agrícolas.

SEÑOR. WARREN: Me gustaría preguntar lo siguiente: creo que es un hecho que los candidatos presidenciales tradicionalmente hacen promesas a los agricultores. Mucha gente, creo, no entiende por qué el gobierno paga a los agricultores por no producir ciertos cultivos o paga a los agricultores si producen en exceso. Ahora, déjeme preguntarle, señor, ¿por qué no puede el agricultor operar como el hombre de negocios que opera una fábrica? Si una empresa automotriz sobreproduce un cierto modelo de automóvil, el Tío Sam no interviene y compra el excedente. ¿Por qué este constante cortejo del agricultor?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, porque creo que si el gobierno federal se saliera del programa y retirara sus apoyos, uh & # 8211, entonces creo que habría un completo caos económico, eh & # 8211. El agricultor planta en primavera y cosecha en otoño. Hay cientos de miles de ellos. Realmente no son capaces de controlar muy bien su mercado. Traen sus cosechas o su ganado, muchos de ellos casi al mismo tiempo. Solo tienen unos pocos compradores que compran su leche o sus cerdos & # 8211 algunas grandes empresas en muchos casos & # 8211 y, por lo tanto, el agricultor no está en condiciones de negociar de manera muy eficaz en el mercado. Creo que la experiencia de los años veinte ha demostrado lo que un mercado libre podía hacerle a la agricultura. Y si la economía agrícola colapsa, la economía del resto de Estados Unidos tarde o temprano colapsará. Los agricultores son el mercado número uno para la industria automotriz de los Estados Unidos. La industria del automóvil es el mercado número uno para el acero. Entonces, si la economía de los agricultores continúa cayendo tan abruptamente como lo ha hecho en los últimos años, creo que habría una recesión en el resto del país. Así que creo que el caso de la intervención del gobierno es bueno. En segundo lugar, mi objeción a la actual política agrícola es que no existen controles efectivos para equilibrar mejor la oferta y la demanda. La caída del precio de sostenimiento para limitar la producción no funciona, y ahora tenemos los & # 8211 excedentes & # 8211 más altos por valor de nueve mil millones de dólares. Hemos tenido una carga impositiva más alta del Tesoro para el agricultor en los últimos años con los ingresos agrícolas más bajos en muchos años. Creo que esta política agrícola ha fracasado. En mi opinión, la única política que funcionará será que la oferta y la demanda efectivas estén equilibradas. Y eso solo se puede hacer a través de la acción gubernamental. Por lo tanto, sugiero que en los productos básicos que reciben apoyo, que el gobierno federal, después del respaldo de los agricultores en ese producto, intente equilibrar la oferta y la demanda y # 8211 intente controles de producción efectivos & # 8211 para que ganemos & # 8217t tener ese cinco o seis por ciento de excedente que rompe el precio en un quince o veinte por ciento. Creo que el programa del Sr. Benson ha fallado. Y debo decir que, después de leer el discurso del vicepresidente ante los agricultores, mientras él leía el mío, no creo que sea muy diferente del del Sr. Benson. No creo que proporcione controles gubernamentales efectivos. Creo que los precios de soporte están ligados al precio promedio de mercado de los últimos tres años, que era la teoría del Sr. Benson. Por lo tanto, no creo que se trate de una ruptura lo suficientemente aguda con el pasado como para darnos alguna esperanza de éxito en el futuro.

SEÑOR. SMITH: Sr. Nixon, ¿comentario?

SEÑOR. NIXON: Yo, por supuesto, no estoy de acuerdo con el senador Kennedy en cuanto a sus sugerencias sobre lo que se debe hacer, eh & # 8211, con el programa de recuperación en la granja. Ha hecho la sugerencia de que lo que necesitamos es avanzar en la dirección de más controles gubernamentales, una sugerencia que también significaría aumentar los precios, uh & # 8211, que los consumidores pagan por los productos e im- e imponer a los agricultores uh & # 8211 controles sobre la superficie cultivada incluso mucho más de lo que tienen en la actualidad. Creo que esta es la dirección equivocada. No creo que esto haya funcionado en el pasado. No creo que funcione en el futuro. El programa que he defendido se aparta del programa actual que tenemos a este respecto. Reconoce que el gobierno tiene la responsabilidad de sacar al agricultor del problema en el que se encuentra actualmente porque el gobierno lo metió en él. Y esa es la razón fundamental por la que no podemos dejar que el agricultor se vaya solo en la actualidad. El agricultor produjo estos excedentes porque el gobierno se lo pidió a través de una legislación durante la guerra. Ahora que tenemos estos excedentes, es nuestra responsabilidad indemnizar al agricultor durante ese período en el que nos deshacemos de los excedentes. Sin embargo, hasta que obtengamos los excedentes del agricultor & # 8217, deberíamos tener un programa como el que anuncié, que hará que los ingresos agrícolas se mantengan. Pero propondría mantener esos ingresos no a través de un tipo de programa que el senador Kennedy ha sugerido que aumentaría los precios, sino uno que indemnizaría al agricultor, pagaría al agricultor en especie, uh & # 8211, de los productos que tienen excedentes.

Sr. SMITH: La siguiente pregunta para el vicepresidente Nixon del Sr. Vanocur.

SEÑOR. VANOCUR: Uh & # 8211 Sr. Vicepresidente, dado que la cuestión del liderazgo ejecutivo es un tema de campaña muy importante, me gustaría seguir la pregunta del Sr. Novins. Ahora, los lemas de la campaña republicana & # 8211 usted & # 8217 los verá en carteles en todo el país como lo hizo la semana pasada & # 8211 dígalo & # 8217 es la experiencia que cuenta & # 8211 eso & # 8217 sobre una foto de usted mismo señor uh & # 8211 implicando que usted ha tenido más experiencia en la toma de decisiones ejecutivas gubernamentales que su oponente. Ahora, en su conferencia de prensa del 24 de agosto, se le pidió al presidente Eisenhower que diera un ejemplo de una idea importante suya que él adoptó. Su respuesta fue, y yo & # 8217 estoy citando & # 8220Si me das una semana, podría pensar en una. No me acuerdo. & # 8221 Eso fue hace un mes, señor, y el presidente no lo ha mencionado desde entonces, y me pregunto, señor, si puede aclarar qué versión es la correcta & # 8211. lanzado por los líderes de campaña republicanos o el que lanzó el presidente Eisenhower?

SEÑOR. NIXON: Bueno, le sugiero, Sr. Vanocur, que si conoce al presidente, probablemente fue un comentario gracioso. Uh & # 8211 también sugeriría que en lo que concierne a su declaración, creo que sería inapropiado que el presidente de los Estados Unidos revelara eh & # 8211 los casos en los que miembros de su familia oficial habían hecho recomendaciones, como Se los he hecho a través de los años, que ha aceptado o rechazado. El presidente siempre ha mantenido y muy adecuadamente de modo que tiene derecho a obtener los consejos que quiera de su gabinete y de sus otros asesores sin revelarlo a nadie & # 8211 incluido, de hecho, al Congreso. Ahora, solo puedo decir esto. A lo largo de los años he formado parte del Consejo de Seguridad Nacional. Estuve en el gabinete. Me he reunido con los líderes legislativos. Me he reunido con el Presidente cuando tomó las grandes decisiones con respecto al Líbano, Quemoy y Matsu, otros asuntos. El presidente me ha pedido consejo. Yo lo he dado. A veces se ha seguido mi consejo. A veces no es así. No digo que yo haya tomado las decisiones. Y yo diría que ningún presidente debería permitir que nadie más tome las decisiones importantes. El presidente solo toma las decisiones. Todo lo que hacen sus consejeros es aconsejarle cuando él lo pide. En cuanto a lo que cuenta la experiencia y si esa es la experiencia lo que cuenta, eso no es lo que yo pueda decir. Uh & # 8211 Solo puedo decir que mi experiencia está ahí para que la gente considere que el Senador Kennedy & # 8217s está ahí para que la gente la considere. Como señaló, llegamos al Congreso en el mismo año. Su experiencia ha sido diferente a la mía. El mío ha estado en el poder ejecutivo. El suyo ha estado en el poder legislativo. Yo diría que la gente ahora tiene la oportunidad de evaluar la suya frente a la mía y creo que tanto él como yo vamos a acatar lo que decida la gente.

Sr. KENNEDY: Bueno, solo diré que la pregunta es de experiencia y la pregunta también es, uh, cuál es nuestro juicio sobre el futuro, cuáles son nuestras metas para los Estados Unidos y qué capacidad tenemos para hacerlo. implementar esos objetivos. Abraham Lincoln llegó a la presidencia en 1860 después de una sesión bastante poco conocida en la Cámara de Representantes y después de ser derrotado por el Senado en cincuenta y ocho y fue un presidente distinguido. No hay un camino seguro hacia la presidencia. No hay garantías de que uh & # 8211 si toma uh & # 8211 un camino u otro, será un presidente exitoso. Llevo catorce años en el Congreso. He votado en los últimos uh & # 8211 ocho años eh & # 8211 y el vicepresidente estaba uh & # 8211 presidiendo el Senado y cumpliendo con sus otras responsabilidades. Me he reunido con decisiones de uh & # 8211 más de ochocientas veces sobre asuntos que afectan no solo la seguridad interna de los Estados Unidos, sino también como miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. La pregunta realmente es: ¿qué candidato y qué partido puede enfrentar los problemas que va a enfrentar Estados Unidos en los años sesenta?

SEÑOR. SMITH: La siguiente pregunta para el senador Kennedy del Sr. Novins.

SEÑOR. NOVINS: Senador Kennedy, en relación con estos problemas del futuro de los que habla, y el programa que enunció anteriormente en su charla directa, pide que se amplíen algunos de los programas de asistencia social para las escuelas, los salarios de los maestros, la atención médica y así sucesivamente, pero también hace un llamado a reducir la deuda federal. Y me pregunto cómo usted, si fuera presidente en enero, pagaría la factura de todo esto. ¿Significa esto que tú?

SEÑOR. KENNEDY: No lo indiqué. No defendí la reducción de la deuda federal porque no creo que ustedes puedan reducir mucho la deuda federal en mil novecientos sesenta y uno, dos o tres. Creo que tiene grandes obligaciones que afectan nuestra seguridad y que tendremos que cumplir. Y por lo tanto, nunca he sugerido que deberíamos poder retirar la deuda sustancialmente, o incluso en absoluto en mil novecientos sesenta y uno o dos.

SEÑOR. NOVINS: Senador, creo en & # 8211 en uno de sus discursos & # 8211

SEÑOR. NOVINS: & # 8211 sugirió que reducir la tasa de interés ayudaría a & # 8211

SEÑOR. KENNEDY: No. No. Sin reducir el interés & # 8211

SEÑOR. NOVINS: & # 8211 una reducción de la deuda federal.

SEÑOR. KENNEDY: & # 8211 reduciendo la tasa de interés. A mi juicio, la política monetaria fuerte, la política monetaria restrictiva y la política fiscal de esta Administración han contribuido a la desaceleración de nuestra economía, lo que ayudó a traer la recesión de cincuenta y cuatro que hizo que la recesión de cincuenta y ocho fuera bastante intensa, y que ha desacelerado, un poco, nuestra actividad económica en 1960. Sin embargo, de lo que he hablado, el tipo de programas de los que he hablado, a mi juicio, son fiscalmente sólidos. Atención médica para ancianos, la pondría bajo seguridad social. El vicepresidente y yo no estamos de acuerdo en esto. El programa & # 8211 el programa Javits-Nixon o Nixon-Javits & # 8211 habría costado, si se hubiera utilizado completamente, uh & # 8211, seiscientos millones de dólares por año por el gobierno y seiscientos millones de dólares por el estado. El programa que defendí, que fracasó por cinco votos en el Senado de los Estados Unidos, habría puesto la atención médica para los ancianos en el Seguro Social y se habría pagado a través del Sistema de Seguridad Social y el impuesto del Seguro Social. En segundo lugar, apoyo la ayuda federal a la educación y la ayuda federal para maestros y salarios. Creo que es una buena inversión. Creo que tendremos que hacerlo. Y creo que cargar aún más la carga sobre el impuesto a la propiedad, que ya está sobrecargado en muchas de nuestras comunidades, proporcionará, hará que se asegure, en mi opinión, que muchos de nuestros niños no recibirán una educación adecuada, y muchos de ellos. nuestros profesores no reciben una compensación adecuada. No hay mayor retorno para una economía o para una sociedad que un sistema educativo insuperable. Sobre la cuestión del desarrollo de los recursos naturales, pagaría sobre la marcha en el sentido de que se equilibrarían y los ingresos por energía traerían suficiente dinero para financiar los proyectos, de la misma manera que en el Valle de Tennessee. Creo en el presupuesto equilibrado. Y las únicas condiciones bajo las cuales desequilibraría el presupuesto serían si hubiera una emergencia nacional grave o una recesión grave. De lo contrario, con una tasa constante de crecimiento económico & # 8211 y el Sr. Nixon y el Sr. Rockefeller, en su reunión, dijeron que un crecimiento económico del cinco por ciento traería para 1962 diez mil millones de dólares adicionales en ingresos fiscales. Independientemente de lo que ingrese, creo que podemos financiar programas esenciales dentro de un presupuesto equilibrado, si el negocio se mantiene en orden.

SEÑOR. SMITH: Sr. Nixon, ¿su comentario?

SEÑOR. NIXON: Sí. Creo que a lo que se refería el Sr. Novins no era a uno de los discursos del Senador Kennedy, sino a la plataforma demócrata, que mencionó el recorte de la deuda nacional. Creo, también, que hay que señalar que, por supuesto, no es posible, sobre todo bajo las propuestas que ha defendido el senador Kennedy, ni para recortar la deuda nacional ni para reducir los impuestos. De hecho, será necesario aumentar los impuestos. Como señala el senador Kennedy, en lo que respecta a su única propuesta & # 8211 la de atención médica para los ancianos & # 8211, que sería financiada con cargo al Seguro Social. Eso, sin embargo, está aumentando los impuestos para quienes pagan el Seguro Social. Señala que haría que el sistema de reparto sea la base para el desarrollo de nuestros recursos naturales. Donde nuestro desarrollo de recursos naturales & # 8211 que también apoyo, por cierto, sin embargo & # 8211 siempre que uh & # 8211 uh & # 8211 en & # 8211 en & # 8211 uh & # 8211 se apropia dinero para uno de estos proyectos, usted tienen que pagar ahora y apropiarse del dinero y el eh- aunque eventualmente paguen, no significa que usted, el gobierno, no tenga que entregar el dinero este año. Y entonces yo diría que en todas estas propuestas que ha hecho el Senador Kennedy, resultarán en una de dos cosas: o tiene que subir los impuestos o tiene que desequilibrar el presupuesto. Si desequilibra el presupuesto, eso significa que hay inflación, y eso será, por supuesto, un golpe muy cruel para la misma gente & # 8211 la gente mayor & # 8211 de la que & # 8217 hemos estado hablando. En lo que respecta a las ayudas para la construcción de escuelas, estoy a favor de eso, como hizo el senador Kennedy, en enero de este año, cuando dijo que prefería eso en lugar de las ayudas a los sueldos de los maestros. Estoy a favor de eso porque creo que es la mejor manera de ayudar a nuestras escuelas sin correr ningún riesgo de que el gobierno federal les diga a nuestros maestros qué enseñar.

SEÑOR. SMITH: La siguiente pregunta para el vicepresidente Nixon del Sr. Warren.

SEÑOR. WARREN: Sr. Vicepresidente, mencionó las escuelas y creo que fue ayer cuando pidió un programa intensivo para elevar los estándares educativos, y esta noche habló sobre los avances en la educación. Sr. Vicepresidente, usted dijo & # 8211 que fue en 1957 & # 8211 que los salarios pagados a los maestros de escuela eran nada menos que una vergüenza nacional. Los salarios más altos para los maestros, agregó, eran importantes y si la situación no se corrigió, podría conducir a un desastre nacional. Y sin embargo, se negó a votar en el Senado para romper un empate cuando ese voto único, si hubiera sido sí, hubiera otorgado aumentos salariales a los maestros. Me pregunto si podría explicar eso, señor.

SEÑOR. NIXON: Estoy muy contento de que hayas recibido esa pregunta porque, como sabes, me metí en la última de mi otra pregunta y no pude completar el argumento. Uh & # 8211 Creo que la razón por la que voté en contra de que el gobierno federal uh & # 8211 pague a los maestros & # 8217 fue probablemente la misma razón que preocupó al Senador Kennedy cuando en enero de este año, en su conferencia de prensa inicial, dijo que estaba a favor de la ayuda para la construcción de escuelas, pero en ese momento no sentía que debería haber ayuda para los maestros & # 8217 salarios & # 8211 al menos así & # 8217 es la forma en que leí sus comentarios. Ahora, ¿por qué debería haber alguna pregunta sobre la ayuda del gobierno federal a los maestros y los salarios # 8217? ¿Por qué entonces el senador Kennedy tomó esa posición? ¿Por qué lo tomo ahora? Ambos lo tomamos entonces, y yo lo tomo ahora, por esta razón: queremos maestros más altos & # 8217 salarios. Necesitamos maestros más altos y salarios # 8217. Pero también queremos que nuestra educación esté libre de control federal. Cuando el gobierno federal obtenga el poder de pagar a los maestros, inevitablemente en mi opinión, adquirirá el poder de establecer estándares y decirles a los maestros qué enseñar. Creo que esto sería malo para el país. Creo que sería malo para la profesión docente. Hay otro punto que debería hacerse. Prefiero salarios más altos para los profesores. Pero, como dijo el senador Kennedy en enero de este año en esta misma conferencia de prensa, la forma en que se obtienen salarios más altos para los maestros es apoyando la construcción de escuelas, lo que significa que todos los distritos escolares locales en los distintos estados tienen dinero que es liberado para elevar los estándares para los maestros & # 8217 salarios. También debo señalar esto, una vez que le den la responsabilidad al gobierno federal de pagar una parte de los salarios de los maestros, sus comunidades locales y sus estados no van a cumplir con la responsabilidad tanto como deberían.Creo, en otras palabras, que hemos visto a las comunidades locales y al estado asumir más de esa responsabilidad. Afortunadamente, los sueldos de los profesores han subido un cincuenta por ciento en los últimos ocho años, en comparación con sólo un aumento del treinta y cuatro por ciento de otros sueldos. Esto no es suficiente, debería ser más. Pero no creo que la forma de conseguir más sueldos para los profesores sea que el gobierno federal entre con un programa masivo. Mi objeción aquí no es el costo en dólares. Mi objeción aquí es el costo potencial de los controles y la eventual libertad para el pueblo estadounidense al otorgarle al gobierno federal poder sobre la educación, y ese es el poder más grande que puede tener un gobierno.

SEÑOR. SMITH: ¿El comentario del senador Kennedy & # 8217?

SEÑOR. KENNEDY: Cuando eh & # 8211 el vicepresidente me cita en enero de los sesenta, no creo que el gobierno federal deba pagar directamente los sueldos de los maestros, pero ese no fue el tema ante el Senado en febrero. El tema que tenía ante sí el Senado era que el dinero se le entregaría al estado. Luego, el estado podría determinar si el dinero se gastaría en la construcción de escuelas o en los sueldos de los maestros. Sobre esa cuestión, el vicepresidente y yo no estuvimos de acuerdo. Voté a favor de esa propuesta y la apoyé firmemente, porque creo que eso brindó asistencia a nuestros maestros para sus salarios sin ninguna posibilidad de control federal y es en esa votación que el Sr. Nixon y yo discrepamos, y su empate voto uh & # 8211 derrotó a su rompiendo el empate derrotó la propuesta. No quiero que el gobierno federal pague los sueldos a los maestros directamente. Pero si el dinero irá a los estados y los estados pueden entonces determinar si se destinará a la construcción de escuelas o a los salarios de los maestros, en mi opinión, usted protege a la autoridad local sobre la junta escolar y el comité escolar. Y por eso creo que fue una propuesta acertada y por eso la apoyé y lamento que no haya pasado. En segundo lugar, se han hecho declaraciones de que la plataforma demócrata costaría mucho dinero y que estoy a favor de desequilibrar el presupuesto. Eso es totalmente incorrecto, totalmente erróneo, y es un hecho que en los últimos ocho años el Congreso Demócrata ha reducido las solicitudes de apropiaciones en más de diez mil millones de dólares. Ese no es mi punto de vista y creo que debería quedar muy claro en acta. Mi opinión es que usted puede hacer estos programas & # 8211 y deben ser cuidadosamente diseñados & # 8211 dentro de un presupuesto equilibrado si nuestra economía avanza.

SEÑOR. SMITH: La siguiente pregunta para el senador Kennedy del Sr. Vanocur.

SEÑOR. VANOCUR: Senador, usted ha prometido a los votantes que, si es elegido presidente, tratará de aprobar los proyectos de ley del Congreso sobre asistencia médica para las personas de edad, un proyecto de ley de salario mínimo por hora integral, ayuda federal a la educación. Ahora, en la sesión del Congreso posterior a la convención de agosto, cuando al menos sostuvo la posibilidad de que algún día pudiera ser presidente y cuando tuvo mayorías abrumadoras, especialmente en el Senado, no pudo tomar acción sobre estos proyectos de ley. Ahora, ¿cómo te sientes que & # 8217 podrás conseguirlos en enero & # 8211?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, como te llevas las facturas & # 8211

SEÑOR. VANOCUR: & # 8211 si no pudiste conseguirlos en agosto?

SEÑOR. KENNEDY: Si puedo aceptar los proyectos de ley, aprobamos en el Senado un proyecto de ley uh & # 8211 para proporcionar un salario mínimo de veinticinco centavos de dólar. Falló porque la Cámara no lo aprobó y la Cámara falló por once votos. Y podría decir que dos tercios de los republicanos en la Cámara votaron en contra de un salario mínimo de veinticinco centavos de dólar y la mayoría de los demócratas lo sostuvo & # 8211 casi dos tercios de ellos votaron por el dólar veinticinco. Nos amenazó con un veto si aprobábamos un dólar y cuarto & # 8211 & # 8217 es extremadamente difícil con el gran poder que tiene el presidente para aprobar cualquier proyecto de ley cuando el presidente se opone a él. Todo lo que el presidente necesita para mantener su veto de cualquier proyecto de ley es un tercio más uno en la Cámara o en el Senado. En segundo lugar, aprobamos un proyecto de ley de ayuda federal a la educación en el Senado. No llegó al piso de la Cámara de Representantes. Fue asesinado en el Comité de Reglas. Y es un hecho en la sesión de agosto que los cuatro miembros del Comité de Reglas que eran republicanos y dos demócratas votaron en contra de enviar el proyecto de ley de ayuda a la educación al piso de la Cámara. Cuatro demócratas votaron a favor. Todos los republicanos del Comité de Reglas votaron en contra de enviar ese proyecto de ley para que lo consideren los miembros de la Cámara de Representantes. En tercer lugar, en lo que respecta a la atención médica para los ancianos, esta es la misma lucha que se viene librando durante veinticinco años en la Seguridad Social. Queríamos vincularlo al Seguro Social. Ofrecimos una enmienda para hacerlo. Cuarenta y cuatro demócratas votaron a favor, un republicano votó a favor. Y nos informaron en el momento de la votación que si se adoptaba, el presidente de los Estados Unidos lo vetaría. A mi juicio, un presidente demócrata vigoroso apoyado por una mayoría demócrata en la Cámara y el Senado puede ganar el apoyo para estos programas. Pero si envían un presidente republicano y una mayoría demócrata y la amenaza del veto se cierne sobre el Congreso, a mi juicio continuará lo que sucedió en la sesión de agosto, que es un choque de partidos e inacción.

SEÑOR. SMITH: Sr. Nixon, ¿comentario?

SEÑOR. NIXON: Bueno, obviamente, mis puntos de vista son un poco diferentes. En primer lugar, no veo cómo es posible que un tercio de un cuerpo, como el que tienen los republicanos en la Cámara y el Senado, detenga a dos tercios, si los dos tercios están adecuadamente dirigidos. Yo también diría que cuando el Senador Kennedy se refiere a la acción del Comité de Reglas de la Cámara, hay ocho demócratas en ese comité y cuatro republicanos. Una vez más, me parecería que es muy difícil culpar a los cuatro republicanos de que los ocho demócratas & # 8217 no hayan obtenido algo a través de ese comité en particular. Yo diría además que culpar al presidente en su poder de veto por la incapacidad del senador y sus colegas para tomar acción en esta sesión especial uh & # 8211 no da en el blanco. Cuando el presidente ejerce su poder de veto, tiene que tener a la gente detrás de él, no sólo a un tercio del Congreso. Porque vamos a considerarlo. Si la mayoría de los miembros del Congreso sintieron que estas propuestas en particular eran buenos temas & # 8211 la mayoría de los demócratas & # 8211 ¿por qué no & # 8217t las aprobaron y las enviaron al presidente y obtuvieron un veto y tienen un problema? ? La razón por la que estos proyectos de ley en particular en estos diversos campos que se han mencionado no fueron aprobados no fue porque el presidente estaba en contra de ellos, sino porque la gente estaba en contra de ellos. Fue porque eran demasiado extremos. Y estoy convencido que las propuestas alternas que tengo, las que tienen los republicanos en el campo de la salud, en el campo de la educación, en el campo del bienestar, porque no son extremas, porque van a cumplir el fin uh & # 8211 sin un costo demasiado grande en dólares o en libertad, que podrían pasar al próximo Congreso.

SEÑOR. SMITH: La siguiente pregunta al vicepresidente Nixon es del Sr. Fleming.

SEÑOR. FLEMING: Sr. Vicepresidente, ¿entiendo entonces que cree que puede trabajar mejor con las mayorías demócratas en la Cámara y el Senado de lo que el senador Kennedy podría trabajar con las mayorías demócratas en la Cámara y el Senado?

SEÑOR. NIXON: Yo diría esto: que, por supuesto, esperamos conseguir algunos escaños tanto en la Cámara como en el Senado. Uh & # 8211 Esperamos controlar la Cámara, conseguir una mayoría en la Cámara eh & # 8211 en esta elección. Por supuesto, no podemos controlar el Senado. Yo diría que un presidente podrá dirigir & # 8211 un presidente podrá aprobar su programa & # 8211 en el sentido de que tiene el apoyo del país, el apoyo del pueblo. A veces, recibimos la opinión de que, al hacer que los programas pasen por la Cámara o el Senado, es puramente una cuestión de manipulación legislativa y todo ese tipo de cosas. No es realmente eso. Siempre que la mayoría de la gente está a favor de un programa, la Cámara y el Senado responden. Y sea que esta Cámara y Senado, en la próxima sesión sea demócrata o republicano, si el país habrá votado por el candidato a la presidencia y por las propuestas que ha hecho, creo que encontrará que el presidente, si fuera un republicano, como sería en mi caso, podría aprobar su programa en ese Congreso. Ahora, también digo que en lo que respecta a las propuestas del senador Kennedy, de nuevo, la cuestión no es simplemente una de los programas presidenciales para detener el veto. Siempre debe recordar que un presidente no puede detener nada a menos que tenga a la gente detrás de él. Y la razón por la que se han sostenido los vetos del presidente Eisenhower & # 8211 & # 8211 la razón por la que el Congreso no le envía proyectos de ley que creen que serán vetados & # 8211 es porque la gente y el Congreso, la mayoría de ellos, conocen el país. está detrás del presidente.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, ahora miremos estos proyectos de ley que el vicepresidente sugiere que eran demasiado extremos. Uno era un billete de un dólar veinticinco centavos la hora para cualquiera que trabaje en una tienda o empresa que tenga un negocio de un millón de dólares al año. No creo que eso sea extremo en absoluto y, sin embargo, casi dos tercios o tres cuartos de los republicanos en la Cámara de Representantes votaron en contra de esa propuesta. En segundo lugar, estaba el proyecto de ley de ayuda federal a la educación. Fue un & # 8211 muy uh & # 8211 debido a la derrota de los sueldos de los maestros, no fue un proyecto de ley que uh & # 8211 cumplió en mi opinión la necesidad. El hecho es que se trataba de un proyecto de ley menor de lo que recomendó, Sr. Nixon, esta mañana en su propuesta. No fue un proyecto de ley extremo y, sin embargo, no pudimos lograr que un republicano se uniera, al menos creo que cuatro de los ocho demócratas votaron para enviarlo al piso de la Cámara & # 8211 ni un republicano & # 8211 y se unieron a ellos. Demócratas que se oponían a ella. No digo que los demócratas estén unidos en su apoyo al programa. Pero digo que la mayoría lo es. Y digo que la mayoría de los republicanos se oponen. El tercero es la atención médica para los ancianos, que está vinculada a la Seguridad Social, que se financia con los fondos de la Seguridad Social. No genera un déficit en el Tesoro. La propuesta presentada por usted y por el Sr. Javits habría costado seiscientos millones de dólares & # 8211 El Sr. Rockefeller la rechazó en Nueva York, dijo que no estaba de acuerdo con el financiamiento en absoluto, dijo que debería estar en el Seguro Social . Estos son tres programas bastante moderados. Creo que muestra la diferencia entre las dos partes. Una de las partes está lista para moverse en estos programas. La otra parte les habla de labios para afuera.

SEÑOR. SMITH: Pregunta del Sr. Warren para el senador Kennedy.

SEÑOR. WARREN: Senador Kennedy, en otro tema, el comunismo se describe tan a menudo como una ideología o una creencia que existe en algún otro lugar que no sea Estados Unidos. Permítame preguntarle, señor: ¿qué tan seria amenaza para nuestra seguridad nacional son estas actividades subversivas comunistas en los Estados Unidos hoy?

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, creo que son serios. Creo que es un asunto al que deberíamos seguir eh & # 8211 dándole un gran cuidado y atención. Deberíamos apoyar, eh & # 8211, las leyes que los Estados Unidos han aprobado para protegernos de eh & # 8211 aquellos que nos destruirían desde dentro. Debemos sostener al Departamento de Justicia en sus esfuerzos y al F.B.I., y debemos estar continuamente alerta. Creo que si Estados Unidos mantiene una sociedad fuerte aquí en Estados Unidos, creo que podemos enfrentar cualquier amenaza interna. La principal amenaza es externa y continuará.

SEÑOR. SMITH: Sr. Nixon, ¿comentario?

SEÑOR. NIXON: Estoy de acuerdo con la valoración del senador Kennedy en general a este respecto. La cuestión del comunismo dentro de los Estados Unidos ha sido una que nos ha preocupado en el pasado. Es uno que seguirá siendo un problema en los próximos años. Debemos recordar que la guerra fría que el Sr. Khrushchev está librando y sus colegas están librando, se libra en todo el mundo y se libra aquí mismo en los Estados Unidos. Por eso tenemos que seguir alerta. También es esencial estar alerta para ser justos, porque al ser justos defendemos las mismas libertades que los comunistas destruirían. Defendemos las normas de conducta que nunca seguirían. Y, a este respecto, creo que debemos mirar hacia el futuro teniendo en cuenta el hecho de que luchamos contra el comunismo en casa no solo con nuestras leyes para tratar con los comunistas, eh & # 8211, los pocos que se vuelven comunistas y los pocos que se convierten en compañeros de viaje, pero también luchamos contra el comunismo en casa, actuando contra las diversas injusticias que existen en nuestra sociedad de las que se alimentan los comunistas. Y en ese sentido, volvería a decir que si bien el senador Kennedy dice que estamos a favor del statu quo, creo que estaría de acuerdo en que soy tan sincero al creer que mis propuestas de ayuda federal a la educación, mis propuestas para el cuidado de la salud son tan sinceros como los suyos. De nuevo, la pregunta no es una de metas & # 8211 nosotros & # 8217 estamos para esas metas & # 8211 es & # 8217 uno de los medios.

SEÑOR. SMITH: La pregunta del Sr. Vanocur & # 8217 para el vicepresidente Nixon.

SEÑOR. VANOCUR: Sr. Vicepresidente uh & # 8211 en una de sus declaraciones anteriores usted dijo que & # 8217 hemos avanzado, hemos construido más escuelas, hemos construido más hospitales. Ahora, señor, ¿no es cierto que la construcción de más escuelas es un asunto de financiación local? Uh & # 8211 ¿Estabas afirmando que la Administración de Eisenhower era responsable de la construcción de estas escuelas, o son los distritos escolares locales los que se encargan de ello?

SEÑOR. NIXON: Para nada. De hecho, su pregunta saca a relucir un punto que me complace mucho hacer. Con demasiada frecuencia, al evaluar si estamos avanzando o no, solo pensamos en lo que está haciendo el gobierno federal. Ahora bien, esa no es la prueba de si Estados Unidos se mueve. La prueba de si Estados Unidos se mueve es si el gobierno federal, más el gobierno estatal, más el gobierno local, más el segmento más grande de todas las & # 8211 empresas individuales & # 8211 se mueve. Tenemos, por ejemplo, un producto nacional bruto de aproximadamente quinientos mil millones de dólares. Aproximadamente entre cien mil millones y ciento cuarto mil millones de eso es el resultado de la actividad del gobierno. Cuatrocientos mil millones, aproximadamente, es el resultado de lo que hacen los individuos. Ahora, la razón por la que la Administración de Eisenhower se ha mudado, la razón por la que hemos tenido los fondos, por ejemplo, a nivel local para construir las escuelas, los hospitales y las carreteras, para hacer el progreso que tenemos, es porque esta Administración ha estimuló la empresa individual y ha tenido como resultado la mayor expansión del sector privado de la economía que jamás se haya visto en un período de ocho años. Y eso es crecimiento. Ese es el crecimiento que buscamos, es el crecimiento que ha apoyado esta Administración y que han estimulado sus políticas.

SEÑOR. KENNEDY: Bueno, debo decir que la razón por la que se han construido las escuelas es porque los distritos escolares locales estaban dispuestos a aumentar los impuestos a la propiedad a una cifra tremendamente alta & # 8211 en mi opinión, casi hasta el punto de disminuir los rendimientos con el fin de para sostener estas escuelas. En segundo lugar, creo que tenemos un país rico. Y creo que tenemos un país poderoso. Creo que lo que tenemos que hacer, sin embargo, es que el presidente y el liderazgo presenten ante nuestro país exactamente lo que debemos hacer en la próxima década, si vamos a mantener nuestra seguridad en la educación, en el crecimiento económico, en el desarrollo de la economía. recursos naturales. La Unión Soviética está logrando grandes avances. No es suficiente comparar lo que podría haberse hecho hace ocho años, o hace diez años, o hace quince años, o hace veinte años. Quiero comparar lo que estamos haciendo con lo que están haciendo nuestros adversarios, de modo que para el año 1970 Estados Unidos esté a la cabeza en educación, salud, construcción, viviendas y fortaleza económica. Creo que esa es la gran asignación, la gran tarea, la gran función del gobierno federal.

SEÑOR. SMITH: ¿Puedo darme el tiempo de resumen, por favor? Hemos completado nuestras preguntas y comentarios, y en un momento tendremos el tiempo de resumen.

VOZ: Esto permitirá tres minutos y veinte segundos para la suma de cada candidato.

SEÑOR. SM1TH: Tres minutos y veinte segundos para cada candidato. Vicepresidente Nixon, ¿hará el primer resumen?

SEÑOR. NIXON: Gracias, Sr. Smith. Senador Kennedy. En primer lugar, creo que es bueno poner en perspectiva dónde estamos realmente con respecto a la Unión Soviética en todo este asunto de crecimiento. La Unión Soviética se ha movido más rápido que nosotros. Pero la razón de eso es obvia. Comienzan desde una base mucho más baja. Aunque su crecimiento ha sido más rápido que el nuestro, nos encontramos hoy, por ejemplo, con que su producto nacional bruto total es sólo el cuarenta y cuatro por ciento de nuestro producto nacional bruto total. Ese es el mismo porcentaje que hace veinte años. Y en lo que respecta a la brecha absoluta, nos encontramos con que Estados Unidos está incluso más adelante que hace veinte años. ¿Es esto un motivo de complacencia? En absoluto, porque son hombres decididos. Son hombres fanáticos. Y tenemos que sacar el máximo provecho de nuestra economía. Estoy completamente de acuerdo con el senador Kennedy en ese aspecto. En lo que no estamos de acuerdo es en los medios que utilizaríamos para sacar el máximo provecho de nuestra economía. Sostengo respetuosamente que el senador Kennedy con demasiada frecuencia confiaba demasiado en el gobierno federal, en lo que haría para resolver nuestros problemas, para estimular el crecimiento. Creo que cuando examinamos la plataforma demócrata, cuando examinamos las propuestas que ha discutido esta noche, cuando las comparamos con las propuestas que yo he hecho, que estas propuestas que él hace no resultarían en un mayor crecimiento para este país del que tendría. Sería el caso si seguimos los programas que he defendido. Hay muchos de los puntos que ha planteado y que me gustaría comentar. Cabe mencionar el del campo de la salud. Nuestro programa de salud, el que el Senador Javits y otros senadores republicanos, así como yo apoyé, es uno que brinda a todas las personas mayores de sesenta y cinco años que desean un seguro médico la oportunidad de tenerlo si lo desean. Ofrece la opción de tener un seguro público o un seguro privado. Pero no obliga a tener seguro a nadie que no lo quiera. Su programa bajo el Seguro Social, requeriría que todos los que tuvieran Seguro Social contrataran un seguro médico del gobierno, lo quisieran o no. Y no cubriría a varios millones de personas que no están cubiertas por el Seguro Social en absoluto. Aquí hay un lugar donde creo que nuestro programa hace un mejor trabajo que el suyo.El otro punto que quisiera hacer es este: esta degradación de cuánto cuestan las cosas, creo que mucha de nuestra gente entenderá mejor cuando vean lo que sucedió cuando & # 8211 durante la Administración Truman cuando el gobierno gastaba más de lo que ingresaba. & # 8211 encontramos ahorros durante toda una vida devorados por la inflación. Encontramos a las personas que menos podían permitírselo & # 8211 personas con ingresos jubilados uh & # 8211 personas con ingresos fijos & # 8211 los encontramos incapaces de cumplir con sus facturas al final del mes. Es esencial que un hombre que es presidente de este país sin duda defienda todos los programas que significarán para el crecimiento. Y defiendo los programas que significarán crecimiento y progreso. Pero también es fundamental que no permita que se gaste un dólar que podría ser mejor gastado por la propia gente.

SEÑOR. SMITH: Senador Kennedy, su conclusión.

SEÑOR. KENNEDY: El Sr. Nixon señaló que la producción soviética es sólo el cuarenta y cuatro por ciento de la nuestra. Debo decir que el cuarenta y cuatro por ciento y ese país soviético nos están causando muchos problemas esta noche. Quiero asegurarme de que se mantenga en esa relación. No quiero ver el día en que sea el sesenta por ciento de los nuestros, y el setenta y setenta y cinco y el ochenta y noventa por ciento de los nuestros, con toda la fuerza y ​​el poder que podría aportar para causar nuestra destrucción. . En segundo lugar, el vicepresidente mencionó la atención médica a los ancianos. Nuestro programa fue una enmienda al proyecto de ley Kerr. El proyecto de ley Kerr brindó asistencia a todos aquellos que no estaban en el Seguro Social. Creo que es un contraste muy claro. En 1935, cuando se redactó la Ley del Seguro Social, noventa y cuatro de los noventa y cinco republicanos votaron en contra. Landon se postuló en 1936 para derogarlo. En agosto de 1960, cuando intentamos recuperarlo, pero esta vez por atención médica, recibimos el apoyo de un republicano en el Senado en esta ocasión. En tercer lugar, creo que la pregunta que tiene ante sí el pueblo estadounidense es: al mirar a este país y al mundo que lo rodea, los objetivos son los mismos para todos los estadounidenses. Los medios están en duda. Los medios están en juego. Si sientes que todo lo que se está haciendo ahora es satisfactorio, que el poder relativo y el prestigio y la fuerza de los Estados Unidos está aumentando en relación con el de los comunistas que estamos ganando más seguridad, que estamos logrando todo como una nación que debemos lograr, que estamos logrando una mejor vida para nuestros ciudadanos y una mayor fuerza, entonces estoy de acuerdo. Creo que debería votar por el Sr. Nixon. Pero si sientes que tenemos que movernos de nuevo en los años sesenta, que la función del presidente es poner ante el pueblo los asuntos inconclusos de nuestra sociedad como lo hizo Franklin Roosevelt en los años treinta, la agenda de nuestro pueblo & # 8211 Debemos hacer como sociedad para satisfacer nuestras necesidades en este país y proteger nuestra seguridad y ayudar a la causa de la libertad. Como dije al principio, la pregunta que tenemos ante nosotros, a la que se enfrentan todos los republicanos y todos los demócratas, es: ¿puede conquistar la libertad en la próxima generación, o los comunistas van a tener éxito? Ese es el gran problema. Y si cumplimos con nuestras responsabilidades, creo que la libertad conquistará. Si fallamos, si no avanzamos, si no desarrollamos suficiente fuerza militar, económica y social aquí en este país, entonces creo que la marea podría comenzar a correr contra nosotros. Y no quiero que los historiadores, dentro de diez años, digan que estos fueron los años en que se acabó la marea para los Estados Unidos. Quiero que digan que estos fueron los años en que subió la marea, estos fueron los años en que Estados Unidos comenzó a moverse de nuevo. Esa es la pregunta que tiene ante sí el pueblo estadounidense, y solo usted puede decidir qué quiere, qué quiere que sea este país, qué quiere hacer con el futuro. Creo que estamos listos para movernos. Y es a esa gran tarea, si tenemos éxito, a la que nos dirigiremos.

SEÑOR. SMITH: Muchas gracias, caballeros. Esta hora ha pasado demasiado rápido. Muchas gracias por permitirnos presentar al próximo presidente de los Estados Unidos en este programa único. Los candidatos me han pedido que agradezca a las cadenas estadounidenses y las estaciones afiliadas por brindar tiempo y facilidades para esta presentación conjunta. Otros debates de esta serie se darán a conocer más adelante y versarán sobre diferentes temas. Este es Howard K. Smith. Buenas noches desde Chicago.

© COPYRIGHT 2020 LA COMISIÓN DE DEBATES PRESIDENCIALES. RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS.


Los documentos de esta colección que fueron preparados por funcionarios de los Estados Unidos como parte de sus deberes oficiales son de dominio público.
Algunos de los materiales de archivo de esta colección pueden estar sujetos a derechos de autor u otras restricciones de propiedad intelectual. Se aconseja a los usuarios de estos materiales que determinen el estado de los derechos de autor de cualquier documento que deseen publicar.

La ley de derechos de autor de los Estados Unidos (Título 17, Código de los Estados Unidos) rige la realización de fotocopias u otras reproducciones de material protegido por derechos de autor. Bajo ciertas condiciones especificadas en la ley, las bibliotecas y archivos están autorizados a proporcionar una fotocopia u otra reproducción.
Una de estas condiciones especificadas es que la fotocopia o reproducción no debe ser "utilizada para ningún propósito que no sea el estudio privado, becas o investigación". Si un usuario solicita, o utiliza posteriormente, una fotocopia o reproducción con fines excesivos. de & quot; uso legítimo & quot ;, ese usuario puede ser responsable de la infracción de derechos de autor. Esta institución se reserva el derecho de negarse a aceptar una orden de copia si, a su juicio, el cumplimiento de la orden implicaría una violación de la ley de derechos de autor. La ley de derechos de autor extiende su protección a las obras inéditas desde el momento de su creación en forma tangible.


Ver el vídeo: Η Σίνθια Νίξον υπερασπίζεται την υποψηφιότητά της και μιλά για Τραμπ, μαριχουάνα και δημόσια κριτική