Scota y Goidel Glas

Scota y Goidel Glas


Lebor Gabála Érenn

La narrativa en el Lebor Gabála Érenn es un relato (¿ficticio?) del origen de los gaélicos como descendientes del príncipe escita Fénius Farsaid, uno de los setenta y dos caciques que construyeron la Torre de Babel. Goídel Glas era hijo de Nel (hijo de Fénius) y Scota (hija de un faraón de Egipto). [1] A Goídel Glas se le atribuye la creación del gaélico (idioma protoirlandés) a partir de los setenta y dos idiomas originales que surgieron en el momento de la confusión de lenguas. [2] Sus descendientes, los gaélicos, pasan por una serie de pruebas y tribulaciones que están claramente modeladas en las de los israelitas en el Antiguo Testamento. Florecen en Egipto en la época de Moisés y se van durante el Éxodo, deambulan por el mundo durante 440 años antes de establecerse finalmente en la Península Ibérica. Allí, el descendiente de Goídel, Breogán, funda una ciudad llamada Brigantia, y construye una torre desde la cima de la cual su hijo Íth vislumbra Irlanda. Brigantia posiblemente se refiere a Bragança, en Portugal, o quizás a La Coruña, en Galicia, (entonces conocida como Brigantium), [3] mientras que la torre de Breogán podría estar basada en la Torre de Hércules, que fue construida en La Coruña por los romanos. [4]

Una anécdota interesante en la LGE cuenta cómo Gaidel Glas, hijo de Nel (Keating: Niul), se curó de un picadura de serpiente cuando Moisés hizo una ferviente oración y tocó con su vara la herida del muchacho. [5] Un verso insertado en un pasaje anterior dice de Gaidel: "verdes eran sus brazos y su vestidura". [6] La redacción de O'Clery del Lebor Gabála agrega que la mordedura de la serpiente dejó un anillo verde en el niño, de lo que se ganó su apodo de Gaidel Glas (que significa "Verde"). [7] Keating también repite esto citando un verso del glosario, aunque lo antecede con una derivación alternativa del apodo de la palabra para lock (irlandés: glas ) [8] [9]


RIELPOLITIK

& # 8211 Una pasión ardiente y duradera por la historia me impulsó recientemente a comenzar a investigar y escribir sobre varios temas históricos. La curiosidad, junto con la presencia de ciertos libros en mi biblioteca, me llevó a indagar en la historia de Escocia. La historia de Escocia está repleta de historias fascinantes y leyendas pintorescas. Sorprendentemente, descubrí que el antepasado mítico y fundador del pueblo escocés era una mujer llamada Scota, hija de un faraón egipcio y esposa de un príncipe griego, cuya historia puede basarse en hechos reales confirmados por pruebas de ADN.

Leyenda y fuentes: documentos medievales

Me gusta pensar que siempre hay un núcleo o más de verdad en algunas leyendas. Antes de que existieran los registros escritos, la tradición oral era el medio principal para transmitir la historia. La historia de Scota nos fue traída a través de la historia oral, y hoy en día existen métodos científicos que realmente pueden probar que hay algo de verdad en la leyenda.

Hubo algunos historiadores escoceses emprendedores en los siglos XIV y XV d.C. que registraron su versión de la historia de los primeros escoceses. Juan de Fordun (1360-c. 1384 EC), un destacado cronista escocés y miembro del clero secular, escribió el Crónicas del pueblo escocés desde 1363 hasta 1385 d.C. El siglo siguiente, Walter Bower (c. 1385-1445 CE) escribió su crónica, Scotichronicon, a partir de 1440 CE, lo que amplió el alcance del trabajo de Fordun. Una versión de la leyenda de Scota proviene de estas obras, basada en tradiciones orales y fuentes anteriores que probablemente ya no existen.

La historia comienza con un príncipe griego llamado Gaythelos, a quien Bower llama "Goídel Glas". Como sucede con bastante frecuencia en la historia, su padre no le dio al príncipe real ningún cargo de poder. Gaythelos, enojado por esto, causó mucha destrucción y problemas en el reino de su padre, llegando incluso a reunir su propio ejército. Su padre obligó a Gaythelos al exilio.

Gaythelos navegó a través del Mediterráneo hasta Egipto, donde el faraón Chencres luchaba por expulsar a los etíopes de sus tierras. Los etíopes tenían un reino poderoso al sur y en varias ocasiones habían gobernado partes de Egipto. Gaythelos se unió a su ejército con el del faraón durante la lucha, y juntos expulsaron a los etíopes de Egipto. Al final de estas hostilidades, Gaythelos formó otra alianza con Chencres para ayudar a mantener a los Hijos de Israel en esclavitud. En reconocimiento a la lealtad, la valentía y la fuerza de Gaythelos, Chencres le dio a Gaythelos a su hija Scota en matrimonio.

los Scotichronicon continúa diciéndonos que Chencres fue el faraón que murió cuando el Mar Rojo se partió mientras perseguía a los Hijos de Israel. El pueblo de Egipto estaba buscando una reforma y vio la muerte del faraón como su oportunidad para hacer cambios. Gaythelos fue visto como una continuación de la status quo, y después de un período de disturbios civiles, Gaythelos fue nuevamente conducido al exilio.

El ejército y la gente que se exilió con Gaythelos lo proclamaron su rey y se llamaron a sí mismos “escoceses” en honor a su reina, sin embargo, no había ningún reino que gobernar. Vagaron por el desierto durante años antes de que Gaythelos se llevara a su familia y su tribu de escoceses y navegaran desde el continente africano hasta la Península Ibérica (lo que hoy es España y Portugal). Allí se instalaron en el extremo noroeste de la península en un lugar llamado Brigancia. Los romanos más tarde llamaron a esta ciudad "Brigantium", y ahora es la ciudad de A Coruña, ubicada en la provincia autónoma de Galicia, España.

Scota dio a luz a un hijo llamado Hyber, se dice que el antiguo nombre de Irlanda, "Hibernia", proviene de este hijo. Los descendientes de la tribu escocesa vivieron en la Península Ibérica durante varias generaciones en un estado de guerra perpetua con las tribus ibéricas locales. Finalmente, algunos miembros de la tribu navegaron a través del mar Cantábrico, el golfo de Vizcaya, en busca de un nuevo lugar para vivir y se establecieron en Irlanda. Algunos de estos colonos establecieron un hogar en Escocia en el área que comprende la Argyll contemporánea. Después de la época de los romanos, a la gente de esta zona se la llamó "Scotti" y, en última instancia, el nombre del país al norte de Gran Bretaña se convirtió en "Escocia".

Hay otra versión de la leyenda en el registro irlandés llamada "Leabhar Gabhála" o el "Libro de las invasiones". Esta crónica fue escrita por monjes en Irlanda a finales del siglo XI d.C. para racionalizar la existencia de los gaélicos en Irlanda. En esta versión de la leyenda, el antepasado definitivo de los gaélicos fue un rey escita llamado Fennius Farsa. Scythia estaba ubicada al norte del Mar Negro en lo que ahora es el este de Ucrania. Por razones desconocidas, Farsa perdió su trono y escapó a Egipto. Su hijo, Nial, se casó con la hija del faraón y tuvo un hijo llamado Goidel. Esta familia se negó a participar en la persecución de los hijos de Israel y fue desterrada de Egipto, vagando por el norte de África. Finalmente navegaron por el Estrecho de Gibraltar y se establecieron en Iberia.

Entre los descendientes de Farsa había un hombre llamado Mil, también conocido como Milesius y "Míle Easpain" o "el Soldado de España". El sobrino de Mil había sido asesinado en Irlanda por los Tuatha Dé Danaan, los ocupantes anteriores de la isla, y Mils partió de España en una expedición para vengar esta muerte, trayendo consigo a su esposa Scota. Trágicamente, tanto Mil como Scota murieron en la lucha dejando a sus tres hijos, Eber, Eremon y Amairgen, para completar la conquista de Irlanda. Los gaélicos consideraban a Scota como su madre ancestral y se llamaban a sí mismos los "escoceses" por esta razón.

Evidencia científica y confirmación de leyenda

Independientemente de estas diferentes versiones de la leyenda, existen similitudes entre ellas, siendo la más obvia el viaje de Iberia a Irlanda. En los últimos años, ha habido avances significativos en la ciencia de la recolección y el análisis de ADN, lo que ha permitido a los estudiosos reevaluar mitos y leyendas antiguos. El Dr. Bryan Sykes, entre otros, se ha especializado en el estudio del ADN y lo ha aplicado a la historia de la raza humana.

El Dr. Sykes es el presidente y profesor de Genética Humana en la Universidad de Oxford en Inglaterra, y desde abril de 2000, ha utilizado su laboratorio para explorar las raíces genéticas de la gente de las Islas Británicas y Japón. Descubrió que el ADN podía clasificarse en siete grupos básicos, y supuso que estos siete grupos eran de siete mujeres ancestrales. Él llama a estas mujeres las "Siete Hijas de Eva": ha nombrado a estas madres del clan Helena, Tara, Jasmine, Xenia, Velda, Katherine y Ursula. Sykes descubrió que el 95% de los europeos se remonta a estas antiguas madres de clanes y, a través de mutaciones, determinó que estas mujeres vivieron entre 45.000 y 17.000 años atrás.

Al rastrear el ADN de la madre del clan, se comprobó que los antepasados ​​de los irlandeses procedían de la Península Ibérica. También hubo una correlación directa de ADN similar entre hombres en Irlanda y estudios de cromosomas Y entre los vascos del noreste de España y la gente de Galicia en el noroeste de España y el norte de Portugal. La evidencia del cromosoma Y masculino encontrada por Sykes también determinó que las tribus gaélicas irlandesas viajaron por primera vez al área de Argyll en Escocia. Parece haber habido una colonización gradual de la parte occidental de Escocia desde el reino irlandés de Dál Riata durante la primera mitad del primer milenio EC, que tuvo un tremendo impacto cultural y político. Así que la esencia de la verdad en las leyendas de Scota y la gente de su tribu está confirmada por evidencia científica.

Piedra del destino de Escocia

Hay otro ángulo de la historia de Scota a considerar con respecto al pueblo escocés, y es la historia de la "Piedra del Destino", también conocida como "Lia Fail" en gaélico o la "Piedra de Scone" en inglés. La piedra se ha utilizado en la coronación de reyes escoceses a lo largo de la historia. La existencia y los orígenes de la piedra están envueltos en misterio, leyenda y mitología que tienen raíces bíblicas.

Otro nombre para la piedra es "Almohada de Jacob", supuestamente, fue utilizado como almohada por Jacob cuando tuvo un sueño de ángeles. Esta piedra de alguna manera pasó a manos de Gaythelos, y cuando fue exiliado de Egipto, tomó la piedra en su largo viaje a Iberia. Finalmente, los descendientes de Gaythelos y Scota llevaron la piedra a Irlanda, donde se estableció como asiento o trono en Tara. La piedra fue traída a Escocia desde Irlanda por el rey Fergus c. 498 EC, y fue coronado en la piedra. Hay una historia de cómo el monje y misionero irlandés San Columba trajo la piedra a la isla de Iona en el siglo VI d.C. El siglo IX EC vio a Kenneth MacAlpin (r. 841 o 843-858 u 859 EC) llevar la piedra al lugar sagrado de Scone, donde fue coronado sobre ella. A partir de ese momento, todos los reyes escoceses fueron coronados en la piedra en Scone hasta 1286 EC.

En 1286 EC, Alejandro III de Escocia (r. 1249-1286 EC) murió, dejando a una nieta como su sucesora. Ella era conocida como Margaret la "Doncella de Noruega" y los nobles escoceses acordaron que ella sería su reina. Sin embargo, en su viaje de Noruega a Escocia, lamentablemente murió a la edad de siete años. Había trece pretendientes al trono, y los escoceses le pidieron a Eduardo I de Inglaterra (r. 1272-1307 EC) que actuara como mediador. Un noble escocés, John Baliol, fue elegido y coronado en Scone, pero muchos escoceses resintieron la interferencia de Edward en su gobierno, y Baliol comenzó una alianza con los franceses en 1296 EC y luchó contra los ingleses. Baliol perdió una batalla crítica en Dunbar en abril de 1296 EC.

Como vencedor, Eduardo I anexó Escocia a Inglaterra y colocó a los escoceses bajo ocupación militar. También se apoderó de los honores de Escocia, junto con la Piedra de Scone, y la llevó a la Abadía de Westminster. Construyó una silla, conocida como “St. Edward's Chair ”o la“ Silla de la coronación ”con una ranura debajo para sostener la piedra. Por lo tanto, cuando los reyes de Inglaterra fueron coronados en la silla, significó que ellos también gobernaron Escocia.

Existe alguna duda con respecto a la piedra real capturada por Edward I. Hay una teoría que sugiere que los monjes del Palacio Scone escondieron la Piedra real en el río Tay o la enterraron en Dunsinane Hill y engañaron a las tropas inglesas para que tomaran un sustituto. Si los monjes escondieron la Piedra, estaba tan bien escondida que nadie sabe qué le sucedió realmente. No se ha encontrado ninguna otra piedra que coincida con la descripción existente. Se ha analizado la piedra que Edward tomé y se descubrió que era de arenisca roja extraída cerca de Scone.

La leyenda que conecta a Scota con la Piedra del Destino no apareció en registros escritos hasta principios del siglo XIV EC, con el fin de aumentar la importancia de la historia del pueblo escocés. En 1996 se llegó a un acuerdo para devolver la Piedra a Escocia, y en noviembre de ese año hubo una ceremonia en la frontera de Escocia e Inglaterra, transfiriendo la Piedra. Ahora reside en el Castillo de Edimburgo con el resto de los honores de Escocia. Se puede ver una réplica de la Piedra en Scone.

1. Scota y Gaedel Glas en un manuscrito del siglo XV del Scotichronicon de Bower. Esta expediente está en el dominio publico.


Génesis - versión irlandesa de la historia de la creación

El Libro de las invasiones se abre con la historia del Génesis tal como aparece en la Biblia. La Caída del Hombre está allí y también se cubren las primeras historias bíblicas, como la Torre de Babel.
Las referencias bíblicas pronto comienzan a mezclarse con el mito irlandés. Se dice que el pueblo gaélico es descendiente del príncipe escita Fenius Farsaid, uno de los 72 jefes responsables de la construcción de la Torre de Babel.
Su nieto, Goidel Glas, más tarde crea el idioma irlandés, basado en uno de los 72 idiomas que surgieron tras la dispersión de las tribus tras la caída de la Torre de Babel.
Las palabras gaélico y goidélico, ambas relacionadas con el lenguaje, derivan de Goidel.
Los descendientes de Goidel son conocidos como los gaélicos y, de una manera que refleja las experiencias de los isrealitas, soportan grandes dificultades y pruebas mientras deambulan por el mundo antes de establecerse finalmente en Iberia, la actual España y Portugal.
En Iberia, uno de los descendientes de Goidel llamado Breogán construyó una torre en la localidad de Brigantia. Los eruditos modernos dicen que Brigantia era probablemente la ciudad conocida por los romanos como Brigantium en el sitio de la actual Corruna en Galicia en el noroeste de España.

El hijo de Breogán, Ith, subió a la torre y ve todo el camino hasta Irlanda, una tierra verde y atractiva. Los gaélicos navegaron hacia el norte y comenzaron a colonizar Irlanda. Cuenta la leyenda que los descendientes de Breogán que se quedaron en Irlanda son los antepasados ​​celtas del pueblo irlandés actual.
Las tribus que invaden y luchan por Irlanda


Scota, reina de los gadelianos Homónimo de Escocia. Muerto en la batalla sobre Irlanda. Su tumba se muestra incluso hoy donde fue enterrada cerca del mar. Ella es una figura legendaria de quien los escoceses tomaron su nombre. Se dice que era hija de un faraón egipcio anónimo. El contexto de su historia muestra que los irlandeses la consideraban una hija del faraón del Éxodo y contemporánea de Moisés. Hay dos versiones diferentes de su lugar en la genealogía. Ella era la esposa de cualquiera de Gaodhal Glas o de su descendiente M & # x00edl Esp & # x00e1ine. Un renacimiento del siglo XI de la & # xfffcHistoria Brittonum& # xfffc menciona a Scota. Ella también aparece en el & # xfffcLibro de Leinster & # xfffc, una redacción del siglo XII del & # xfffcLebor Gab & # x00e1la & # x00c9renn& # xfffc, donde se casó con Geytholos (Gaodhal Glas). Las primeras fuentes escocesas afirman que Geytholos era & quota cierto rey de los países de Grecia, Neolus o Heolaus, por su nombre & quot, mientras que la redacción de Leinster del & # xfffcLebor Gab & # x00e1la & # x00c9renn & # xfff le llama escita. En manuscritos variantes del & # xfffcLebor Gab & # x00e1la & # x00c9renn& # xfffc, su marido era M & # x00edl Esp & # x00e1ine. Ante la discrepancia, los genealogistas modernos han creado dos escoceses. Hay muchas conjeturas sobre su padre, Scota, la esposa de Gaodhal Glas, es (quizás) hija del mítico Faraón Cingeris, y Scota la esposa de M & # x00edl Esp & # x00e1ine siendo (quizás) hija del mítico Faraón Nactabaeus. Ambos faraones se nombran solo en fuentes irlandesas medievales, no en fuentes egipcias. Algunos genealogistas modernos han especulado que Nactabaeus podría haber sido Necho I o Necao II. Más tarde, su historia se unió a la historia de la Piedra de Scone. Fue ella quien lo trajo de Egipto a Escocia (Baldred Bisset, & # xfffcProcessus& # xfffc, 1301). Es un gran placer para nosotros dar la bienvenida a la Sra. Susan Abernethy, gerente de The Freelance History Writer, a Ancient History Encyclopedia como nuestra primera bloguera invitada. AHE & # x2019s & # x201cAHEtc. blog & # x201d funcionará como un lugar donde las personas interesadas en todas las cosas & # x201cancient & # x201d puedan compartir ideas y experiencias de manera informal. ¡Esperamos que lo disfruten! Una pasión ardiente y duradera por la historia me impulsó recientemente a comenzar a investigar y escribir sobre varios temas históricos. La curiosidad, junto con la presencia de ciertos libros en mi biblioteca, me llevó a indagar en la historia de Escocia. La historia de Escocia está repleta de historias fascinantes y leyendas pintorescas. Sorprendentemente, descubrí que el antepasado mítico y fundador del pueblo escocés era una mujer llamada Scota, hija de un faraón egipcio y esposa de un príncipe griego, cuya historia puede basarse en hechos reales confirmados por pruebas de ADN. Leyenda y fuentes: documentos medievales Me gusta pensar que siempre hay un núcleo o más de verdad en algunas leyendas. Antes de que existieran los registros escritos, la tradición oral era el medio principal para transmitir la historia. La historia de Scota nos fue traída a través de la historia oral, y hoy en día existen métodos científicos que realmente pueden probar que hay algo de verdad en la leyenda. Hubo algunos historiadores escoceses emprendedores de los siglos XIV y XV d.C. que registraron su versión de la historia de los primeros escoceses. Juan de Fordun (1360-c. 1384 EC), un destacado cronista escocés y miembro del clero secular, escribió las Crónicas del pueblo escocés desde 1363 a 1385 EC. El siglo siguiente, Walter Bower (c. 1385-1445 CE) escribió su crónica, Scotichronicon, a partir de 1440 CE, que amplió el alcance del trabajo de Fordun & # x2019s. Una versión de la leyenda de Scota proviene de estas obras, basada en tradiciones orales y fuentes anteriores que probablemente ya no existen. La historia comienza con un príncipe griego llamado Gaythelos, que es llamado & # x201cGo & # x00eddel Glas & # x201d por Bower. Como sucede con bastante frecuencia en la historia, su padre no le dio al príncipe real ningún cargo de poder. Gaythelos, enojado por esto, causó mucha destrucción y problemas en el reino de su padre, llegando incluso a reunir su propio ejército. Su padre obligó a Gaythelos al exilio. Gaythelos navegó a través del Mediterráneo hasta Egipto, donde el faraón Chencres luchaba por expulsar a los etíopes de sus tierras. Los etíopes tenían un reino poderoso al sur y en varias ocasiones habían gobernado partes de Egipto. Gaythelos se unió a su ejército con el del faraón durante la lucha, y juntos expulsaron a los etíopes de Egipto. Al final de estas hostilidades, Gaythelos formó otra alianza con Chencres para ayudar a mantener a los Hijos de Israel en esclavitud. En reconocimiento a la lealtad, valentía y fuerza de Gaythelos & # x2019, Chencres le dio a Gaythelos a su hija Scota en matrimonio. El Scotichronicon continúa diciéndonos que Chencres fue el faraón que murió cuando el Mar Rojo se partió mientras perseguía a los Hijos de Israel. El pueblo de Egipto buscaba una reforma y vio la muerte del faraón como su oportunidad para hacer cambios. Gaythelos fue visto como una continuación del status quo, y después de un período de disturbios civiles, Gaythelos fue nuevamente conducido al exilio. El ejército y la gente que se exilió con Gaythelos lo proclamaron su rey y se llamaron a sí mismos & # x201cScots & # x201d en honor a su reina, sin embargo, no había ningún reino que gobernar. Vagaron por el desierto durante años antes de que Gaythelos se llevara a su familia y su tribu de escoceses y navegaran desde el continente africano hasta la Península Ibérica (lo que hoy es España y Portugal). Allí se instalaron en el extremo noroeste de la península en un lugar llamado Brigancia. Los romanos más tarde llamaron a esta ciudad & # x201cBrigantium, & # x201d y ahora es la ciudad de A Coru & # x00f1a, ubicada en la provincia autónoma de Galicia, España. Scota dio a luz a un hijo llamado Hyber, se dice que el antiguo nombre de Irlanda, & # x201cHibernia, & # x201d proviene de este hijo. Los descendientes de la tribu escocesa vivieron en la Península Ibérica durante varias generaciones en un estado de guerra perpetua con las tribus ibéricas locales. Finalmente, algunos miembros de la tribu navegaron a través del mar Cantábrico & # x2014 el golfo de Vizcaya & # x2014 en busca de un nuevo lugar para vivir y se establecieron en Irlanda. Algunos de estos colonos establecieron un hogar en Escocia en el área que comprende la Argyll contemporánea. Después de la época de los romanos, la gente de esta zona se llamaba & # x201cScotti & # x201d y, en última instancia, el nombre del país al norte de Gran Bretaña se convirtió en & # x201cScotland. & # X201d Hay otra versión de la leyenda en el registro irlandés llamada & # x201cLeabhar Gabh & # x00e1la & # x201d o & # x201cBook of Invasions & # x201d. Esta crónica fue escrita por monjes en Irlanda a finales del siglo XI d. C. para racionalizar la existencia. de los gaélicos en Irlanda. En esta versión de la leyenda, el antepasado definitivo de los gaélicos fue un rey escita llamado Fennius Farsa. Scythia estaba ubicada al norte del Mar Negro en lo que ahora es el este de Ucrania. Por razones desconocidas, Farsa perdió su trono y escapó a Egipto. Su hijo, Nial, se casó con la hija del faraón y tuvo un hijo llamado Goidel. Esta familia se negó a participar en la persecución de los hijos de Israel y fue desterrada de Egipto, vagando por el norte de África. Finalmente navegaron por el Estrecho de Gibraltar y se establecieron en Iberia. Entre los descendientes de Farsa había un hombre llamado Mil & # x2014 también conocido como Milesius y & # x201cM & # x00edle Easpain & # x201d o & # x201cthe Soldier of Spain & # x201d Mil & # x2019s El sobrino de Mil & # x2019 había sido asesinado en Irlanda por los Tuatha D & # x00e9 Danaan, los ocupantes anteriores de la isla, y Mils partieron de España en una expedición para vengar esta muerte, trayendo consigo a su esposa Scota. Trágicamente, tanto Mil como Scota murieron en la lucha dejando a sus tres hijos & # x2014 Eber, Eremon y Amairgen & # x2014 para completar la conquista de Irlanda. Los gaélicos consideraban a Scota como su madre ancestral y se llamaban a sí mismos & # x201cScots & # x201d por esta razón. Evidencia científica y confirmación de leyenda Independientemente de estas diferentes versiones de la leyenda, existen similitudes entre ellas, siendo la más obvia el viaje de Iberia a Irlanda. En los últimos años, ha habido avances significativos en la ciencia de la recolección y el análisis de ADN, lo que ha permitido a los estudiosos reevaluar mitos y leyendas antiguos. El Dr. Bryan Sykes, entre otros, se ha especializado en el estudio del ADN y lo ha aplicado a la historia de la raza humana. El Dr. Sykes es el presidente y profesor de Genética Humana en la Universidad de Oxford en Inglaterra, y desde abril de 2000, ha utilizado su laboratorio para explorar las raíces genéticas de la gente de las Islas Británicas y Japón. Descubrió que el ADN podía clasificarse en siete grupos básicos, y supuso que estos siete grupos eran de siete mujeres ancestrales. Él llama a estas mujeres las & # x201cSeven Daughters of Eve & # x201d: ha nombrado a estas madres del clan Helena, Tara, Jasmine, Xenia, Velda, Katherine y Ursula. Sykes descubrió que el 95% de los europeos se remonta a estas antiguas madres de clanes y, a través de mutaciones, determinó que estas mujeres vivieron entre 45.000 y 17.000 años atrás. Al rastrear el ADN de la madre del clan, se comprobó que los antepasados ​​de los irlandeses procedían de la Península Ibérica. También hubo una correlación directa de ADN similar entre hombres en Irlanda y estudios de cromosomas Y entre los vascos del noreste de España y la gente de Galicia en el noroeste de España y el norte de Portugal. La evidencia del cromosoma Y masculino encontrada por Sykes también determinó que las tribus gaélicas irlandesas viajaron por primera vez al área de Argyll en Escocia. Parece que hubo una colonización gradual de la parte occidental de Escocia desde el reino irlandés de D & # x00e1l Riata durante la primera mitad del primer milenio EC, que tuvo un tremendo impacto cultural y político. Así que la esencia de la verdad en las leyendas de Scota y la gente de su tribu está confirmada por evidencia científica. Escocia & # x2019s Stone of Destiny Hay otro ángulo de la historia de Scota a considerar con respecto al pueblo escocés, y es la historia de la & # x201cStone of Destiny, & # x201d también conocida como & # x201cLia Fail & # x201d en gaélico o la & # x201cStone of Scone & # x201d en inglés. La piedra se ha utilizado en la coronación de reyes escoceses a lo largo de la historia. La existencia y los orígenes de la piedra están envueltos en misterio, leyenda y mitología que tienen raíces bíblicas. La historia comienza con un príncipe griego llamado Gaythelos, que es llamado & # x201cGo & # x00eddel Glas & # x201d por Bower. Como sucede con bastante frecuencia en la historia, su padre no le dio al príncipe real ningún cargo de poder. Gaythelos, enojado por esto, causó mucha destrucción y problemas en el reino de su padre, llegando incluso a reunir su propio ejército. Su padre obligó a Gaythelos al exilio. Gaythelos navegó a través del Mediterráneo hasta Egipto, donde el faraón Chencres luchaba por expulsar a los etíopes de sus tierras. Los etíopes tenían un reino poderoso al sur y en varias ocasiones habían gobernado partes de Egipto. Gaythelos se unió a su ejército con el del faraón durante la pelea, y juntos expulsaron a los etíopes de Egipto. Al final de estas hostilidades, Gaythelos formó otra alianza con Chencres para ayudar a mantener a los Hijos de Israel en esclavitud. En reconocimiento a la lealtad, valentía y fuerza de Gaythelos & # x2019, Chencres le dio a Gaythelos a su hija Scota en matrimonio. El Scotichronicon continúa diciéndonos que Chencres fue el faraón que murió cuando el Mar Rojo se partió mientras perseguía a los Hijos de Israel. El pueblo de Egipto estaba buscando una reforma y vio la muerte del faraón como su oportunidad para hacer cambios. Gaythelos fue visto como una continuación del status quo, y después de un período de disturbios civiles, Gaythelos fue nuevamente conducido al exilio. El ejército y la gente que se exilió con Gaythelos lo proclamaron su rey y se llamaron a sí mismos & # x201cScots & # x201d en honor a su reina, sin embargo, no había reino que gobernar. Vagaron por el desierto durante años antes de que Gaythelos se llevara a su familia y su tribu de escoceses y navegaran desde el continente africano hasta la Península Ibérica (lo que hoy es España y Portugal). Allí se instalaron en el extremo noroeste de la península en un lugar llamado Brigancia. Los romanos más tarde llamaron a esta ciudad & # x201cBrigantium, & # x201d y ahora es la ciudad de A Coru & # x00f1a, ubicada en la provincia autónoma de Galicia, España. Scota dio a luz a un hijo llamado Hyber, se dice que el antiguo nombre de Irlanda, & # x201cHibernia, & # x201d proviene de este hijo. Los descendientes de la tribu escocesa vivieron en la Península Ibérica durante varias generaciones en un estado de guerra perpetua con las tribus ibéricas locales. Finalmente, algunos miembros de la tribu navegaron a través del mar Cantábrico & # x2014 el golfo de Vizcaya & # x2014 en busca de un nuevo lugar para vivir y se establecieron en Irlanda. Algunos de estos colonos establecieron un hogar en Escocia en el área que comprende la Argyll contemporánea. Después de la época de los romanos, la gente de esta zona se llamaba & # x201cScotti & # x201d y, en última instancia, el nombre del país al norte de Gran Bretaña se convirtió en & # x201cScotland. & # X201d Hay otra versión de la leyenda en el registro irlandés llamada & # x201cLeabhar Gabh & # x00e1la & # x201d o & # x201cBook of Invasions & # x201d. Esta crónica fue escrita por monjes en Irlanda a finales del siglo XI d. C. para racionalizar la existencia. de los gaélicos en Irlanda. En esta versión de la leyenda, el antepasado definitivo de los gaélicos fue un rey escita llamado Fennius Farsa. Scythia estaba ubicada al norte del Mar Negro en lo que ahora es el este de Ucrania. Por razones desconocidas, Farsa perdió su trono y escapó a Egipto. Su hijo, Nial, se casó con la hija del faraón y tuvo un hijo llamado Goidel. Esta familia se negó a participar en la persecución de los Hijos de Israel y fue desterrada de Egipto, vagando por el norte de África. Finalmente navegaron por el Estrecho de Gibraltar y se establecieron en Iberia. Entre los descendientes de Farsa había un hombre llamado Mil & # x2014 también conocido como Milesius y & # x201cM & # x00edle Easpain & # x201d o & # x201cthe Soldier of Spain & # x201d Mil & # x2019s El sobrino de Mil & # x2019 había sido asesinado en Irlanda por los Tuatha D & # x00e9 Danaan, los ocupantes anteriores de la isla, y Mils partieron de España en una expedición para vengar esta muerte, trayendo consigo a su esposa Scota. Trágicamente, tanto Mil como Scota murieron en la lucha dejando a sus tres hijos & # x2014 Eber, Eremon y Amairgen & # x2014 para completar la conquista de Irlanda. Los gaélicos consideraban a Scota como su madre ancestral y se llamaban a sí mismos & # x201cScots & # x201d por esta razón. Evidencia científica y confirmación de leyenda Independientemente de estas diferentes versiones de la leyenda, existen similitudes entre ellas, siendo la más obvia el viaje de Iberia a Irlanda. En los últimos años, ha habido avances significativos en la ciencia de la recolección y el análisis de ADN, que han permitido a los estudiosos reevaluar mitos y leyendas antiguos. El Dr. Bryan Sykes, entre otros, se ha especializado en el estudio del ADN y lo ha aplicado a la historia de la raza humana. El Dr. Sykes es el presidente y profesor de Genética Humana en la Universidad de Oxford en Inglaterra, y desde abril de 2000, ha utilizado su laboratorio para explorar las raíces genéticas de la gente de las Islas Británicas y Japón. Descubrió que el ADN podía clasificarse en siete grupos básicos, y supuso que estos siete grupos eran de siete mujeres ancestrales. Él llama a estas mujeres las & # x201cSeven Daughters of Eve & # x201d: ha nombrado a estas madres del clan Helena, Tara, Jasmine, Xenia, Velda, Katherine y Ursula. Sykes descubrió que el 95% de los europeos se remonta a estas antiguas madres de clanes y, a través de mutaciones, determinó que estas mujeres vivieron entre 45.000 y 17.000 años atrás. Al rastrear el ADN de la madre del clan, se comprobó que los antepasados ​​de los irlandeses procedían de la Península Ibérica. También hubo una correlación directa de ADN similar entre hombres en Irlanda y estudios de cromosomas Y entre los vascos del noreste de España y la gente de Galicia en el noroeste de España y el norte de Portugal. La evidencia del cromosoma Y masculino encontrada por Sykes también determinó que las tribus gaélicas irlandesas viajaron por primera vez al área de Argyll en Escocia. There seems to have been a gradual colonization of the western part of Scotland from the Irish kingdom of Dál Riata during the first half of the first millennium CE, which had a tremendous cultural and political impact. So the kernel of truth in the legends of Scota and the people of her tribe is confirmed by scientific evidence. Scotland’s Stone of Destiny There is one other angle to the story of Scota to consider regarding the Scottish people, and that is the story of the “Stone of Destiny,” also known as “Lia Fail” in Gaelic or the “Stone of Scone” in English. The stone has been used in the crowning of Scottish kings throughout history. The existence and origins of the stone are shrouded in mystery, legend, and mythology that have biblical roots. Another name for the stone is “Jacob’s Pillow” supposedly, it was used as a pillow by Jacob when he had a dream of angels. This stone somehow came into the possession of Gaythelos, and when he was exiled from Egypt, he took the stone on his long journey to Iberia. Ultimately the descendants of Gaythelos and Scota took the stone to Ireland, where it was established as a seat or throne in Tara. The stone was brought to Scotland from Ireland by King Fergus c. 498 CE, and he was crowned on the stone. There is a story of how the Irish monk and missionary Saint Columba brought the stone to the Isle of Iona in the 6th century CE. The 9th century CE saw Kenneth MacAlpin (r. 841 or 843-858 or 859 CE) bring the stone to the sacred locale of Scone, where he was crowned upon it. From that point on, all the Scottish kings were crowned on the stone at Scone until 1286 CE. In 1286 CE, Alexander III of Scotland (r. 1249-1286 CE) died, leaving an infant granddaughter as his successor. She was known as Margaret the “Maid of Norway” and it was agreed by the Scottish nobles that she would be their queen. However, on her voyage from Norway to Scotland, she unfortunately died at the age of seven. There were thirteen claimants to the throne, and the Scots asked Edward I of England (r. 1272-1307 CE) to act as mediator. A Scots noble, John Baliol, was chosen and crowned at Scone, but many Scots resented Edward’s interference in their government, and Baliol began an alliance with the French in 1296 CE and fought against the English. Baliol lost a critical battle at Dunbar in April 1296 CE. As the victor, Edward I annexed Scotland to England and placed the Scots under military occupation. He also seized the honors of Scotland, along with the Stone of Scone, and brought it to Westminster Abbey. He built a chair, known as “St. Edward’s Chair” or the 𠇌oronation Chair” with a slot underneath to hold the Stone. Thus, when the kings of England were crowned on the chair, it signified that they ruled Scotland as well. Some doubt exists regarding the actual stone captured by Edward I. There is a theory suggesting the monks at Scone Palace hid the real Stone in the River Tay or buried it on Dunsinane Hill and fooled the English troops into taking a substitute. If the monks did hide the Stone, it was so well hidden that no one knows what actually happened to it. No other stone matching the existing description has been found. The stone Edward I did seize has been analyzed and found to be of red sandstone quarried near Scone. The legend connecting Scota to the Stone of Destiny did not appear in written records until the early 14th century CE, in order to increase the significance of the Scottish people’s history. In 1996, an agreement was made to return the Stone to Scotland, and in November of that year there was a ceremony at the border of Scotland and England, transferring the Stone. It now resides in Edinburgh Castle with the rest of the Honors of Scotland. A replica of the Stone can be seen at Scone. 1. Scota and Gaedel Glas in a 15th century manuscript of Bower’s Scotichronicon. This file is in the public domain. 2. Replica of the Stone of Scone at the original location at Scone Palace, Scotland. This is a file from the Wikimedia Commons. It is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license. Image credit: Bubobubo2, June 2009. Walter Bower, “Scotichronicon,” ed. D.E.R. Watt and others, 9 volumes (2987-1998). “Women of Scotland” by David R. Ross. “Saxons, Vikings, and Celts” by Bryan Sykes. “The Makers of Scotland: Picts, Romans, Gaels and Vikings” by Tim Clarkson. Ms. Susan Abernethy has always loved history. At the age of fourteen, she watched “The Six Wives of Henry VIII” on TV and was enthralled. Truth seemed much more strange than fiction. She started reading about Henry VIII susanprofileand then branched out into many types of history. She pursued her passion for history in college, and has remained a lifelong student of European history. Susan’s blog, The Freelance History Writer, is now a contributor to the following websites: Medievalists.net, Historical Honey, Early Modern England, and Mittelalter Hypotheses — A German blog on the Middle Ages. All images and videos featured in this post have been properly attributed to their respective owners. Unauthorized reproduction of text and images is prohibited. Ms. Karen Barrett-Wilt and Mr. James Blake Wiener were responsible for the editorial process. The views presented here are not necessarily those of the Ancient History Encyclopedia. Reservados todos los derechos. © AHE 2013. Please contact us for rights to republication. In 1955, archaeologist Dr. Sean O’Riordan of Trinity College, Dublin, made an interesting discovery during an excavation of the Mound of Hostages at Tara, site of ancient kingship of Ireland. Bronze Age skeletal remains were found of what has been argued to be a young prince, still wearing a rare necklace of faience beads, made from a paste of minerals and plant extracts that had been fired. The skeleton was carbon dated to around 1350 BC. In 1956, J. F. Stone and L. C. Thomas reported that the faience beads were Egyptian: “In fact, when they were compared with Egyptian faience beads, they were found to be not only of identical manufacture but also of matching design. The famous boy-king Tutankhamun was entombed around the same time as the Tara skeleton and the priceless golden collar around his mummy’s neck was inlayed with matching conical, blue-green faience beads”. An almost identical necklace was found in a Bronze Age burial mound at north Molton, Devon. Lorraine Evans in her compelling book, Kingdom of the Ark, reveals archaeological connections between Egypt and Ireland. Evans argues that the connections between the two distant lands were plausible and there is archaeological evidence to support the theory. In 1937 in North Ferriby, Yorkshire, the remains of an ancient boat were discovered. While thought to be a Viking longship at first, continued excavation produced additional ships, wrecked in a storm. Further investigation showed that the boats were much older than Viking ships and were of a type found in the Mediterranean. It was concluded that these boats originated from 2000 years before the Viking age and were radiocarbon dated to around 1400 to 1350 BC. Evans then makes connections to argue that these boats could originate from Egypt, as the timeframe fits the dating of the faience beads. While investigating the origins of the people of Scotland in the Bower manuscript, the Scotichronicon, she discovers the story of Scota, the Egyptian princess and daughter of a pharaoh who fled from Egypt with her husband Gaythelos with a large following of people who arrive in a fleet of ships. They settled in Scotland for a while amongst the natives, until they were forced to leave and landed in Ireland, where they formed the Scotti, and their kings became the high kings of Ireland. In later centuries, they returned to Scotland, defeating the Picts, and giving Scotland its name. Evans then posits the questions: Was the Tara necklace a gift from the Egyptians to a local chieftain after their arrival? Or was the Tara prince actually Egyptian himself? According to Bower’s manuscript, Scota’s descendants were the high kings of Ireland. In her quest to discover the true identity of ‘Scota,’ as it was not an Egyptian name, she finds within Bower’s manuscript that Scota’s father is actually named as being Achencres, a Greek version of an Egyptian name. In the work of Manetho, an Egyptian priest, Evans discovers the translation of the name—the pharaoh Achencres was none other than Akhenaten, who reigned in the correct timeframe of 1350 BC. Evans believes that Scota was Meritaten, eldest daughter of Akhenaten and Nefertiti. The third eldest daughter, Ankhesenpaaten, married her half-brother, King Tutankhamun, son of Akhenaten and his secondary wife, Kiya. The controversial religious shift to the god Aten caused conflict with the Amun priesthood, who reasserted their authority after Akhenaten’s reign ended and he disappeared from history. This conflict and the rumored deaths by plague would have been sufficient motivation for the pharaoh’s eldest daughter to accept a foreign prince in marriage, rather than being Tut’s wife as would have been normal protocol, and to flee from the conflicted country. What happens to Scota and her people? For this, we must return again to the myths of the people inhabiting Ireland at the time, the Tuatha de Danaan, the magical children of the Goddess Danu: “It was they who originally established the site of Tara, in the Boyne river valley, as the ritual inauguration and burial place of the ancient kings of Ireland. They were generally regarded as the gods and goddesses of the Celtic tribes, but it is believed that their true origins date far back into prehistory”. In the Annals of the Four Masters, dating to 1632-36, Scota’s husband is named Eremon, and it is Eremon and Eber who divide the land of Ireland between them, with Eremon in the north and Eber in the south. What is interesting to me about this version is the similarity between the division of Ireland and the division of Egypt itself. Egypt was divided into Upper and Lower Egypt, unified by a central connecting city, Memphis. If we consider the existing myths of Ireland’s legends, it, too, was divided to have a central site of unity, known as Mide, the omphalos of Ireland. Within Mide is where the Hill of Tara is situated, as a site of the High Kingship, representing the unity of the land and all of its people. Sadly, it is in the battle for Ireland at Slieve Mish, as recorded in the Lebor Gabala, that Scota meets a tragic end and is killed. After her death in this battle, the war continued on at Tailtinn against the three kings of the Tuatha de Danaan, the husbands of the Goddesses Banba, Fodla, and Eriu: MacCuill, MacCeacht, and MacGreine. The sons of Mil, after prolonged battle, conquered the de Danaans and took the seat of Tara. According to the Bower manuscript, Scota was buried �tween Sliab Mis and the sea,” and her grave, Fert Scota, is found in a glen located in Glenscota. The exact location of Scota’s resting place remains a mystery, much like the particulars of her past, which are slowing being unveiled. As with many myths, a real person lent her persona and identity to the landscape of the land she became a part of, giving Scotland her name, giving the Celts an additional layer to their unique heritage that is unsung and still somewhat new in theory, as the truths of history do their slow unraveling of their yarns. http://herebedragons.weebly.com/scota.html Scota was the daughter of Egyptian Pharaoh Smenkhkare. Smenkhkare was known by several other names and spellings of his own name. These include Smenkhkara, Smenkhkaron, Achencheres (in Manetho’s Egyptian King List), Cencheres (the version used by the Christian church-father Eusebius), and Cinciris (from early Gaelic history). The phonetic version of one name listed above, that of Smenkhkaron, provides the name by which history knows him best, that of Aaron – described in the Bible as Moses’s brother. Scota, Queen of the Gadelians, circa -1750,Egypt/-1700,Ireland, daughter of Nactabaeus, Pharaoh of Egypt (Fictional), and wife of Galamh / Milesius, and mother of Heber Finn, High King of Ireland Amergin Gluingeal mac Miled, Chief Ollam of Ireland Érimón mac Míl Espáine, 2nd High King of Ireland Arannan Of Spain Prince Of Spain Fial . nic Miled Dill nic Mil Airech Feabhruadh mac Miledh Colpha Swordsman Prince Of Spain, Swordsman Ir mac Miled Wryn and Emhear Fionn mac Miled, is your 97th great grandmother. http://www.geni.com/people/Scota-Queen-of-the-Gadelians-Fictitious-. Scota, Queen of the Gadelians . Galamh / Milesius is your 74th great grandfather Milesius Galamh (Lebor Gabála Érenn) Scota, Queen of the Gadelians, daughter of Nactabaeus, Pharaoh of Egypt, and wife of Galamh / Milesius, is your 74th great grandmother Scota, Queen of the Gadelians . Galamh, Milesius, son of Bilé mac Breoghain, Kingo of Galicia anda Baum of Galicia, is your 76th great grandfather Milesius Galamh (Lebor Gabála Érenn). Scota, Queen of the Gadelians, wife of Galamh, Milesius, and daughter of Nactabaeus, Pharaoh of Egypt , is your 76th great grandmother Scota, Queen of the Gadelians . Galamh, Milesius of Spain, King of Galicia, Andalusia, Murcia, Castile, and Portugal (circa -1763/-1699), is your 112th great grandfather Milesius Galamh (Lebor Gabála Érenn). Scota(circa -1750-Egypt/-1700-Ireland), Queen of the Gadelians, wife of Galamh, Milesius of Spain, King of Galicia, Andalusia, Murcia, Castile, and Portugal, is your 112th great grandmother Scota, Queen of the Gadelians . The Story of Princess Scota – Princess Meritaten: The African Roots of Ireland

In 1955, archaeologist Dr. Sean O’Riordan of Trinity College, Dublin, made an interesting discovery during an excavation of the Mound of Hostages at Tara, site of ancient kingship of Ireland. Bronze Age skeletal remains were found of what has been argued to be a young prince, still wearing a rare necklace of faience beads, made from a paste of minerals and plant extracts that had been fired.

The skeleton was carbon dated to around 1350 BC. In 1956, J. F. Stone and L. C. Thomas reported that the faience beads were Egyptian: “In fact, when they were compared with Egyptian faience beads, they were found to be not only of identical manufacture but also of matching design.

The famous boy-king Tutankhamun was entombed around the same time as the Tara skeleton and the priceless golden collar around his mummy’s neck was inlayed with matching conical, blue-green faience beads”. An almost identical necklace was found in a Bronze Age burial mound at north Molton, Devon.

Lorraine Evans in her compelling book, Kingdom of the Ark, reveals archaeological connections between Egypt and Ireland. Evans argues that the connections between the two distant lands were plausible and there is archaeological evidence to support the theory.

In 1937 in North Ferriby, Yorkshire, the remains of an ancient boat were discovered. While thought to be a Viking longship at first, continued excavation produced additional ships, wrecked in a storm.

Further investigation showed that the boats were much older than Viking ships and were of a type found in the Mediterranean. It was concluded that these boats originated from 2000 years before the Viking age and were radiocarbon dated to around 1400 to 1350 BC.

Evans then makes connections to argue that these boats could originate from Egypt, as the timeframe fits the dating of the faience beads.

While investigating the origins of the people of Scotland in the Bower manuscript, the Scotichronicon, she discovers the story of Scota, the Egyptian princess and daughter of a pharaoh who fled from Egypt with her husband Gaythelos with a large following of people who arrive in a fleet of ships. They settled in Scotland for a while amongst the natives, until they were forced to leave and landed in Ireland, where they formed the Scotti, and their kings became the high kings of Ireland. In later centuries, they returned to Scotland, defeating the Picts, and giving Scotland its name.

Evans then posits the questions: Was the Tara necklace a gift from the Egyptians to a local chieftain after their arrival? Or was the Tara prince actually Egyptian himself? According to Bower’s manuscript, Scota’s descendants were the high kings of Ireland. In her quest to discover the true identity of ‘Scota,’ as it was not an Egyptian name, she finds within Bower’s manuscript that Scota’s father is actually named as being Achencres, a Greek version of an Egyptian name. In the work of Manetho, an Egyptian priest, Evans discovers the translation of the name—the pharaoh Achencres was none other than Akhenaten, who reigned in the correct timeframe of 1350 BC. Evans believes that Scota was Meritaten, eldest daughter of Akhenaten and Nefertiti.

The third eldest daughter, Ankhesenpaaten, married her half-brother, King Tutankhamun, son of Akhenaten and his secondary wife, Kiya. The controversial religious shift to the god Aten caused conflict with the Amun priesthood, who reasserted their authority after Akhenaten’s reign ended and he disappeared from history. This conflict and the rumored deaths by plague would have been sufficient motivation for the pharaoh’s eldest daughter to accept a foreign prince in marriage, rather than being Tut’s wife as would have been normal protocol, and to flee from the conflicted country.

What happens to Scota and her people? For this, we must return again to the myths of the people inhabiting Ireland at the time, the Tuatha de Danaan, the magical children of the Goddess Danu: “It was they who originally established the site of Tara, in the Boyne river valley, as the ritual inauguration and burial place of the ancient kings of Ireland. They were generally regarded as the gods and goddesses of the Celtic tribes, but it is believed that their true origins date far back into prehistory”.

In the Annals of the Four Masters, dating to 1632-36, Scota’s husband is named Eremon, and it is Eremon and Eber who divide the land of Ireland between them, with Eremon in the north and Eber in the south. What is interesting to me about this version is the similarity between the division of Ireland and the division of Egypt itself. Egypt was divided into Upper and Lower Egypt, unified by a central connecting city, Memphis. If we consider the existing myths of Ireland’s legends, it, too, was divided to have a central site of unity, known as Mide, the omphalos of Ireland. Within Mide is where the Hill of Tara is situated, as a site of the High Kingship, representing the unity of the land and all of its people.

Sadly, it is in the battle for Ireland at Slieve Mish, as recorded in the Lebor Gabala, that Scota meets a tragic end and is killed. After her death in this battle, the war continued on at Tailtinn against the three kings of the Tuatha de Danaan, the husbands of the Goddesses Banba, Fodla, and Eriu: MacCuill, MacCeacht, and MacGreine. The sons of Mil, after prolonged battle, conquered the de Danaans and took the seat of Tara. According to the Bower manuscript, Scota was buried “between Sliab Mis and the sea,” and her grave, Fert Scota, is found in a glen located in Glenscota.

The exact location of Scota’s resting place remains a mystery, much like the particulars of her past, which are slowing being unveiled. As with many myths, a real person lent her persona and identity to the landscape of the land she became a part of, giving Scotland her name, giving the Celts an additional layer to their unique heritage that is unsung and still somewhat new in theory, as the truths of history do their slow unraveling of their yarns.


Who was Goídel Glas?

Goídel Glas was the progenitor of the Gaels and the inventor of the Gaelic language, at least, according to some Medieval Irish traditions. First mentioned in Irish and Scottish texts from the 12th Century CE, Goídel Glas was an important figure in Gaelic histories like the Scotichronicon y el Lebor Gabála Érenn. Along with Scota, who is identified by some authors as his mother and by others as his wife, Goídel Glas sailed from Egypt and founded a kingdom in Hispania.

Goídel Glas is credited with creating the Gaelic language from the most perfect parts of the 72 languages created after the Confusion of Tongues, when God caused the builders of the Tower of Babel to speak distinct languages. As a legendary Gaelic king, Goídel Glas was identified as the ancestor of most Irish kings in the Lebor Gabála Érenn.

Goídel Glas was likely a mythological figure, but elements of his biography are derived from ancient Irish mythology and fragments of oral histories, in addition to Biblical narratives which were introduced during Late Antiquity.


Gaedel Glas gilt als Sohn des Nél und der Scota und Nachfahre Noahs. Er wird als der Stammvater der Gälen und (Mit-)Schöpfer der Goidelischen Sprachen angesehen.

Nach der frühen irischen Chronik Lebor Gabála Érenn war Scota die Tochter des ägyptischen Pharaos Cingris, dessen Name nur in der irischen Mythologie vorkommt. Sie heiratete Nél, den Sohn des Feinius Farsaidh, der babylonischer oder skythischer Herkunft war und nach dem Einsturz des Turms von Babel nach Skythien reiste. Nél war Sprachgelehrter und wurde vom Pharao nach Ägypten eingeladen und mit Scota verheiratet. Aus ihrer Ehe ging Goidel Glas, der eponyme Vorfahre der Gälen, hervor. Dieser schuf die gälischen Sprachen, indem er zusammen mit Feinius Farsaidh und Nél die besten Merkmale der nach der Babylonischen Sprachverwirrung vorhandenen 72 Sprachen kombinierte.

In einer volkstümlichen Erzählung aus seiner Jugendzeit wird berichtet, dass Mose Goidel als Baby von einem Schlangenbiss geheilt habe und ihm versprach, er werde in ein Land auswandern, wo es keine Schlangen gebe.

In einer Vorgeschichte zum Lebor Gabála Érenn wird Agnomain als Vater von Feinius Farsaidh genannt er ist also als Ahnherr der Goidelen anzusehen. In dieser Erzählung reisen die Goidelen vom Nordufer des Kaspischen Meeres über die Maeotis-Sümpfe (Asowsches Meer) und die Straße von Kertsch in den Pontus Euxinus („Schwarzes Meer“) und das Mittelmeer. Sie gelten als die Vorfahren der Söhne des Míl Espáne, der Milesier, der letzten und „gälischen“ Einwanderungswelle nach Irland, die die Túatha Dé Danann als Herrschervolk ablösen.

Der Sprachforscher O'Rahilly nennt in seinem Versuch, das Lebor Gabála Érenn mit der modernen Forschung in Einklang zu bringen, die Goidelen als letzte Einwanderungswelle nach Irland. Sie sollen aus Südgallien gekommen sein und vom Stamm der Quariates („Kesselleute“) [1] abstammen – eine Herkunft von Goidel Glas wird nicht thematisiert. Diese Einwanderung setzt O'Rahilly zeitlich relativ kurz vor Caesars Britannienfeldzüge an, nämlich zwischen 325 und 50 v. Chr. Als Vorfahren der Goidelen gelten bei ihm die Milesier. [2] Diese Theorie wird von der neueren Forschung verworfen, da es dafür keine archäologischen Nachweise gibt. [3]


Queen Scotia – From Egypt to Ireland

Scota appears in the Irish chronicle Book of Leinster (containing a redaction of the Lebor Gabála Érenn). According to Irish Folklore and Mythology, the battle of Sliabh Mish was fought in this glen above the town of Tralee, where the Celtic Milesians defeated the Tuatha Dé Danann but Scotia, the Queen of the Milesians died in battle while pregnant as she attempted to jump a bank on horseback. The area is now known as Scotia’s Glen and her grave is reputed to be under a huge ancient stone inscribed with Egyptian hieroglyphs. She was said to be a Pharaoh’s daughter and had come to Ireland to avenge the death of her husband, the King of the Milesians who had been wounded in a previous ambush in south Kerry. It is also said that Scotland was named after Queen Scotia.

The book ‘Kingdom of the Ark’ by Lorraine Evans reveals numerous archaeological connections between Egypt and Ireland. Evans argues the remains of an ancient boat in Yorkshire, a type found in the Mediterranean was over 3000 years old from around 1400 to 1350 BC. She tells the story of Scota, the Egyptian princess and daughter of a pharaoh who fled from Egypt with her husband Gaythelos with a large following of people and settling in Scotland. From here they were forced to leave and landed in Ireland, where they formed the Scotti, and their kings became the high kings of Ireland. In later centuries, they returned to Scotland, defeating the Picts, and giving Scotland its name.

In A Folk Register, A History of Ireland in Verse, contemporary historian Patrick J. Twohig moves the legend to about 400 BC but still writes:

The day of poets and iron men

Had dawned, and with a clang…

Long had they coursed, the sons of Mil

From Scythia’s Black Sea shore,

Goidels (Gaels) who journeyed to fulfill

What emerges from all this is the faint possibility that an Egyptian princess met a Scythian warrior, and became his bride, centuries after the date given in the ancient table. And, since Egypt did fall to invaders in the mid-fourth century BC, it is possible some Egyptians did flee to Spain and – finally – got to Ireland at about that time.

Scotia’s links with reality are, admittedly, quite tenuous. Yet down there in the glen, the legend somehow complements the history and the great stone seems stronger than the ‘facts’ as the Finglas trips by bubbling – almost winking – in the sun.

Photo: Signpost on by-road, Queen Scotia’s Grave Walk, Scotia’s Glen, Tralee, Co Kerry


Featured Books

Un American widow&rsquos account of her travels in Ireland in 1844&ndash45 on the eve of the Great Famine:

Sailing from New York, she set out to determine the condition of the Irish poor and discover why so many were emigrating to her home country.

Mrs Nicholson&rsquos recollections of her tour among the peasantry are still revealing y gripping hoy dia.

The author returned to Ireland in 1847&ndash49 to help with famine relief and recorded those experiences in the rather harrowing:

Annals of the Famine in Ireland is Asenath Nicholson's sequel to Ireland's Welcome to the Stranger. The undaunted American widow returned to Ireland in the midst of the Great Famine and helped organise relief for the destitute and hungry. Her account is no a history of the famine, but personal eyewitness testimony to the suffering it caused. For that reason, it conveys the reality of the calamity in a much more telling way. The book is also available in Kindle.

The Ocean Plague: or, A Voyage to Quebec in an Irish Emigrant Vessel is based upon the diary of Robert Whyte who, in 1847, crossed the Atlantic from Dublin to Quebec in an Irish emigrant ship. His account of the journey provides invaluable eyewitness testimony to the trauma y tragedia that many emigrants had to face en route to their new lives in Canadá y America. The book is also available in Kindle.

The Scotch-Irish in America tells the story of how the hardy breed of men and women, who in America came to be known as the &lsquoScotch-Irish&rsquo, was forged in the north of Ireland during the seventeenth century. It relates the circumstances under which the great exodus to the New World began, the trials and tribulations faced by these tough American pioneers and the enduring influence they came to exert on the politics, education and religion of the country.


Ver el vídeo: Sibéal Davitt - Glas Vegas - Sean Nós - Irish - Gaelic - Gaeilge