HMS Queen Elizabeth entre sus dos reacondicionamientos

HMS Queen Elizabeth entre sus dos reacondicionamientos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

HMS Queen Elizabeth entre sus dos reacondicionamientos

Una imagen del acorazado británico HMS Reina Elizabeth, entre sus dos reparaciones principales. En este punto, todavía conservaba algunas de sus armas de 6 pulgadas, apenas visibles en su batería sobre el bote pequeño en el medio de la imagen, pero sus dos embudos se han reunido en uno.


HMS Queen Elizabeth: todo lo que necesita saber sobre el portaaviones

El portaaviones puede considerarse una base en el mar y puede transportar hasta 72 aviones a su máxima capacidad.

El HMS Queen Elizabeth es el buque más grande y más poderoso jamás construido para la Royal Navy.

F-35B: lo que necesita saber sobre el Lightning Jet

El Carrier Strike Group se declaró listo para las operaciones en enero antes del primer despliegue operativo de la reina Isabel.

Se espera que el Carrier Strike Group del Reino Unido alcance la capacidad operativa total para diciembre de 2023, dijo el Ministerio de Defensa (MOD).

El portaaviones de £ 3.2 mil millones formó un Grupo de ataque de portaaviones del Reino Unido por primera vez en el Mar del Norte en octubre como parte del Ejercicio Joint Warrior de la OTAN, y ahora ha asumido el deber de buque insignia de la flota del HMS Albion.

Los números clave:

  • El proyecto para construir el HMS Queen Elizabeth y el barco hermano HMS Prince of Wales costó más de £ 6 mil millones.
  • El portaaviones pesa 65.000 toneladas y tiene una velocidad máxima de 25 nudos.
  • Puede transportar hasta 72 aviones, con una capacidad máxima de 36 aviones de combate F-35B. Sin embargo, es más probable que los portaaviones de la clase Queen Elizabeth tengan hasta 24 aviones Lightning a bordo para las operaciones.
  • Su cabina de vuelo mide 280 m de largo y 70 m de ancho, espacio suficiente para tres campos de fútbol.
  • El barco es el segundo de la Royal Navy en ser nombrado Queen Elizabeth.
  • El barco tendrá una tripulación de alrededor de 700 personas, aumentando a 1,600 cuando se embarque un complemento completo de aviones F-35B y helicópteros Crowsnest.
  • Hay 364.000 m de tuberías dentro del barco.
  • Tanto el HMS Queen Elizabeth como el HMS Prince of Wales conservarán alimentos para 45 días en sus tiendas.
  • Se puede servir una comida a toda la compañía del barco de 700 personas en 90 minutos, 45 minutos en la estación de acción.

¿Qué constituye un grupo de ataque de transportistas?

La historia de los portaaviones británicos

La Royal Navy ha visto el mar 16 clases diferentes de portaaviones desde 1918, con entre uno y diez barcos encargados para cada clase.

HMS Queen Elizabeth y HMS Prince of Wales: 12 datos clave sobre los portaaviones número 039 de Gran Bretaña

Los motores de los portaaviones anteriores estaban propulsados ​​por calderas y turbinas con engranajes.

La primera clase de portaaviones fue el HMS Argus. Se instaló en 1914 y finalmente se puso en servicio en 1918 y podía transportar 18 aviones.

La clase Gloriosa podía transportar entre 36 y 48 aviones. Glorioso, Valiente y Furioso, fueron encargados entre 1916 y 1917.

Los portaaviones británicos no adoptaron el aspecto moderno, con una torre de control que sobresale por encima de la cubierta de vuelo, hasta que el HMS Eagle fue comisionado como el único barco de su clase en 1924.

Dos escuadrones de aviones Lightning se embarcaron en el barco el año pasado, el grupo más grande de aviones en un portaaviones de la Royal Navy desde que el HMS Hermes estuvo en servicio.


HMS Queen Elizabeth y HMS Prince of Wales: 12 datos clave sobre los portaaviones número 039 de Gran Bretaña

Los buques de la clase Queen Elizabeth son los primeros portaaviones # 039 de la Royal Navy en construirse desde que el HMS Ark Royal fue desguazado en 2010.

El HMS Queen Elizabeth y el HMS Prince of Wales son los barcos más grandes y poderosos jamás construidos para la Royal Navy.

El más antiguo de los dos portaaviones, el Queen Elizabeth, se convertirá en el próximo buque insignia de la flota del Reino Unido.

A principios de 2021, Carrier Strike Group del Reino Unido se declaró listo para las operaciones, antes de su primer despliegue operativo a finales de este año.

Según el Ministerio de Defensa (MOD), se espera que Carrier Strike Group alcance la capacidad operativa total para diciembre de 2023.

HMS Queen Elizabeth: todo lo que necesita saber sobre el portaaviones

En octubre, el portaaviones regresó a la base después de formar un Grupo de ataque de portaaviones del Reino Unido por primera vez durante los ejercicios en el Mar del Norte.

Su barco hermano y el segundo de los portaaviones de la clase Queen Elizabeth, el HMS Prince of Wales, regresó a la Base Naval de Portsmouth en marzo de 2020, después de visitar su ciudad afiliada de Liverpool y realizar pruebas en el mar en el Mar de Irlanda.

Los barcos de la clase Queen Elizabeth son los primeros portaaviones de la Royal Navy construidos desde que el HMS Ark Royal fue desguazado en 2010.

Visita pública al HMS Prince Of Wales en Liverpool

12 datos clave sobre los transportistas

1) El proyecto para construir el HMS Queen Elizabeth y el barco hermano HMS Prince of Wales costó más de £ 6 mil millones.

2) Cada portaaviones pesa 65.000 toneladas y tiene una velocidad máxima de 25 nudos.

3) La cabina de vuelo del Queen Elizabeth tiene 280 m de largo y 70 m de ancho, espacio suficiente para casi tres campos de fútbol.

¿Qué constituye un grupo de ataque de transportistas?

4) El barco es el segundo de la Royal Navy en ser nombrado Queen Elizabeth. En la década de 1960 se planeó un barco del mismo nombre, pero nunca se construyó.

5) Prince of Wales es el séptimo barco que lleva el nombre, y el primero se botó en 1765.

6) Cada portaaviones tendrá una tripulación total de 679, aumentando a alrededor de 1.600 cuando se embarque un complemento completo de aviones F-35B y helicópteros Crowsnest.

7) Hay alrededor de 364.000 m de tuberías dentro de cada barco.

8) Ambos portaaviones de la clase Queen Elizabeth tienen dos hélices de 33 toneladas, diseñadas para entregar alrededor de 50,000 caballos de fuerza cada una.

9) Tanto el HMS Queen Elizabeth como el HMS Prince of Wales conservarán alimentos para 45 días en sus tiendas.

10) Se puede servir una comida a toda la compañía Ship's Company de 700 en 90 minutos, 45 minutos en la estación de acción.

¿Cómo es a bordo del HMS Queen Elizabeth?

11) Cada portaaviones de la clase Queen Elizabeth tiene un total de 16 cubiertas, que comprenden nueve cubiertas desde el casco hasta la cubierta de vuelo y siete más en cada una de las dos islas.

12) Hay más de 250.000 km de cable eléctrico y más de 8.000 km de cable de fibra óptica en cada uno de los barcos.


Contenido

Primera Guerra Mundial [editar | editar fuente]

Fue lanzada el 16 de octubre de 1913 en Portsmouth, Hampshire, y entró en servicio en enero de 1915 durante la Primera Guerra Mundial.

Reina Elizabeth en los Dardanelos 1915

Mientras todavía se está probando en el Mediterráneo, el Reina Elizabeth fue enviado a los Dardanelos para el intento aliado de sacar al Imperio Otomano de la guerra. los Reina Elizabeth fue el único acorazado moderno que participó, aunque también participaron varios cruceros de batalla y acorazados anteriores al acorazado. Se convirtió en el buque insignia de las operaciones navales preliminares en la Campaña de los Dardanelos, liderando la primera línea de acorazados británicos en la batalla del 18 de marzo de 1915. Durante el intento de invasión militar de Gallipoli el 25 de abril, el Reina Elizabeth fue el buque insignia del general Sir Ian Hamilton, comandante de la Fuerza Expedicionaria del Mediterráneo. Sin embargo, después del hundimiento del HMS & # 160Goliat por un torpedo turco el 12 de mayo, el Reina Elizabeth fue inmediatamente retirado a una posición más segura.

Se unió al quinto escuadrón de batalla del almirante Hugh Evan-Thomas (que consta de Reina Elizabeth-clase acorazados) de la Gran Flota con base en Scapa Flow, pero se perdió la Batalla de Jutlandia debido a que estaba en el muelle por mantenimiento.

Período de entreguerras [editar | editar fuente]

Con embudos tronzados, hacia 1936

Entre guerras fue el buque insignia de la Flota del Atlántico de 1919 a 1924. El futuro Primer Lord del Mar John H. D. Cunningham sirvió a bordo de ella como Capitán de Flota, en 1922. Desde 1924 fue el buque insignia de la Flota del Mediterráneo. Después de una remodelación, se reincorporó a la Flota del Mediterráneo en 1927, fue a la Flota del Atlántico en 1929 y más tarde ese año regresó al Mediterráneo, donde sirvió hasta 1937. & # 911 & # 93 Durante la década de 1930 participó en la no intervención bloqueo durante la Guerra Civil Española.

Fue reconstruida dos veces entre las guerras mundiales en 1926-1927, se agregaron protuberancias, se truncaron los embudos, se agregaron cuatro cañones de 4 & # 160 pulgadas y se instaló una nueva cubierta de proa. En su reconstrucción de 1937-1941, se le colocó un puente de torre en lugar de su antiguo puente, se quitaron sus cañones de 6 y # 160 pulgadas (152 y # 160 mm) y en su lugar recibieron 20 cañones de 4,5 y # 160 (114 y # 160 mm) y varios más pequeños. cañones antiaéreos, se le agregó blindaje horizontal a los motores y se reemplazaron las calderas y se aumentó la elevación de su batería principal a 30 grados. El blindaje de la cubierta se incrementó a 5 & # 160 pulgadas sobre los cargadores, 2,5 & # 160 pulgadas sobre la maquinaria, mientras que los nuevos cañones de 4,5 "tenían entre 1 y 2 & # 160 pulgadas de blindaje. & # 912 & # 93 También recibió instalaciones para aviones con un lanzamiento catapulta en medio del barco. & # 911 & # 93 Se instaló un nuevo equipo de control de fuego, incluido el sistema de control de fuego HACS MkIV AA y la Mesa de Control de Fuego del Almirantazgo Mk VII para el control de fuego de superficie del armamento principal. Esta reconstrucción se completó en enero de 1941, cuando Gran Bretaña había estado en guerra durante más de un año.

Segunda Guerra Mundial [editar | editar fuente]

HMS Reina Elizabeth en el puerto de Alejandría rodeado de redes anti-torpedo

Cuando su reconstrucción estuvo completa, Reina Elizabeth se reincorporó a la Flota del Mediterráneo, cubriendo la evacuación de Creta en junio de 1941. & # 911 & # 93 Ella, junto con HMS & # 160Valiente, fue minada y gravemente dañada por hombres rana italianos (Antonio Marceglia y Spartaco Schergat), en un ataque el 19 de diciembre de 1941 en aguas poco profundas en el puerto de Alejandría, Egipto, con la pérdida de nueve hombres de su complemento.

Aunque estaba en tierra en el fondo del puerto, sus cubiertas estaban despejadas y las tripulaciones italianas fueron capturadas. Por esta razón, los británicos mantuvieron la ilusión de un estado operativo completo, para ocultar la débil posición británica en el Mediterráneo durante el período en que los dos barcos fueron reparados y reflotados. Sin embargo, esta acción de ocultación duró solo unos días, mientras que la Valiente volvió a estar en servicio después de muchos meses y el Reina Elizabeth después de más de un año y medio. Después de completar las reparaciones temporales en un dique seco de Alejandría en junio de 1942, navegó a través del Canal de Suez y alrededor de África hasta el Navy Yard en Norfolk, Virginia en los Estados Unidos. Desde septiembre de ese año hasta junio de 1943, fue reparada integralmente.

Reina Elizabeth fue a la Flota Nacional en julio de 1943, y en diciembre partió hacia la Flota del Este, a la que se unió en enero de 1945. Participó en incursiones en bases japonesas en Indonesia y fue puesta en reserva en agosto de 1945.


Un activo muy caro pero vulnerable. Quizás solo uno hubiera sido un mejor uso del presupuesto de defensa. O teniendo en cuenta que el avión se estaba utilizando, puede haber sido más prudente haber seguido la ruta del diseño y haber construido de manera similar a los 3 que el RN desechó, Illustrious, Invincible y Ark Royal, pero solo dos de ellos. No sé cuál habría sido el costo. ¿No habría sido posible modernizarse, simplemente echar un montón de acero nuevo y volver a motorizar los 3 portaaviones que tenían?
¿Cuánto cuestan los 2 nuevos operadores? Supongo que podría copiar y pegar, pero parece que otros miembros no están contentos cuando hago eso.Sin duda alguien tendrá las cifras.
Miembro senior amigo de este sitio web

El HMS & # 8216Queen Elizabeth & # 8217 fue un acorazado desafortunado

A principios de esta semana, el HMS Queen Elizabeth, el portaaviones más grande jamás construido para la Royal Navy, comenzó las pruebas en el mar. La clase Queen Elizabeth representa a.

A principios de esta semana HMS Reina Elizabeth, el portaaviones más grande jamás construido para la Royal Navy, comenzó las pruebas en el mar. los Reina Elizabeth La clase representa un gran paso adelante para la Royal Navy, y el éxito o el fracaso de la clase estructurará el poderío marítimo británico durante el resto del siglo XXI. Hace más de un siglo, una clase diferente de barcos ayudó a transformar la Royal Navy: el Reina Elizabeth-Clase de acorazados rápidos.

los Reina Isabel representó un salto adelante en el diseño de acorazados casi equivalente en grado al del HMS Acorazado. Después de la construcción de Duque de hierro, el Almirantazgo británico decidió perseguir una clase de barcos que serían más grandes, más fuertemente armados y más rápidos que cualquier predecesor o competidor extranjero.

El Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill, impulsó el desarrollo del cañón de 15 pulgadas, capaz de superar a las armas llevadas por los acorazados estadounidenses, japoneses y especialmente alemanes.

Los cañones más grandes dieron la QEs una andanada que era más pesada y tenía más capacidad de penetración que la anterior Duques de hierro, a pesar de llevar una torreta menos. El diseño inicial preveía un armamento de 10 cañones de 15 pulgadas en cinco torretas gemelas, pero el Almirantazgo decidió sacrificar una torreta a favor de una mayor velocidad.

Esta decisión sería fundamental para el futuro de la clase.

HMS & # 8216Queen Elizabeth & # 8217 cerca de Norfolk, Virginia. Foto de la Royal Navy

Quizás de mayor importancia, un estudio de Jackie Fisher sugirió que la propulsión de petróleo sería tanto posible como deseable. El petróleo requería menos mano de obra como combustible que el carbón y no requería el empleo de un gran número de fogoneros para mantener la velocidad.

Si bien la resistencia humana y las dificultades asociadas con el transporte de carbón alrededor del barco habían limitado la duración en la que un barco podía mantener su velocidad más alta, el petróleo podía transportarse automáticamente y almacenarse de manera más eficiente. El petróleo producía menos humo, lo que ayudaba a un barco a evitar enfrentamientos y a desempeñarse mejor durante el combate. El humo tendía a oscurecer las posiciones de disparo.

Finalmente, el aceite se quemó de manera más eficiente, lo que permitió una mayor velocidad. Esta velocidad más alta puso Reina Elizabeth entre cruceros de batalla y acorazados tradicionales.

Reina Elizabeth entró en servicio en enero de 1915. Desplazó aproximadamente 28.000 toneladas, llevaba ocho cañones de 15 pulgadas en cuatro torretas gemelas y podía hacer 23 nudos. La clase, que inicialmente se esperaba que incluyera tres barcos y una contraparte de crucero de batalla, finalmente se amplió a cinco por la cancelación del crucero de batalla y la oferta de fondos para un barco adicional por parte de la colonia de Malaya. Una oferta de tres barcos más por parte de Canadá fue rechazada por poco, debido a la insistencia de Canadá en proporcionar tripulaciones para los barcos.

La ventaja británica sobre Alemania en el Mar del Norte era lo suficientemente grande como para Reina Elizabeth podría reservarse para otras tareas. Su primera acción fue como parte de un asalto a los Dardanelos. Reina Elizabeth bombardeó fortalezas costeras y apoyó el intento del 18 de marzo de 1915 de forzar el estrecho. Las minas y las defensas costeras hicieron retroceder el ataque combinado británico y francés, y Reina Elizabeth fue retirado por temor a perder el 12 de mayo.

Se unió al Quinto Escuadrón de Batalla, inicialmente adjunto a la Gran Flota y luego al escuadrón de cruceros de batalla del almirante David Beatty. Reina Elizabeth se perdió la Batalla de Jutlandia mientras estaba en el dique seco por reparaciones menores y mantenimiento.

La amarga recriminación después de la Batalla de Jutlandia llevó al "ascenso" del Almirante John Jellicoe y la asignación del Almirante David Beatty al mando de la Gran Flota. Beatty utilizó inicialmente HMS Duque de hierro como su buque insignia, pero la tripulación, a la que le había gustado bastante Jellicoe, aparentemente demostró una actitud hosca y resentida hacia Beatty.

A principios de 1917, Beatty transfirió su bandera a la más nueva, más grande y más rápida. Reina Elizabeth. La única acción significativa que Reina Elizabeth participaba en la escolta de la Flota Alemana de Alta Mar a Scapa Flow al final de la guerra.

Reina Elizabeth sirvió como buque insignia de la Flota del Atlántico hasta 1924, y como buque insignia de la Flota del Mediterráneo durante varios años después de eso. A pesar de que Reina Elizabeth seguía siendo un barco impresionante, los cambios en la guerra naval habían revelado problemas con el diseño original.

A fines de la década de 1930, se sometió a una extensa reconstrucción que reemplazó su superestructura, mejoró su protección horizontal y bajo el agua y se ajustó a un armamento antiaéreo más moderno. Diseñada para extender su vida útil en 15 años, la reconstrucción ayudó a remediar los problemas más serios del barco, al tiempo que mantuvo la alta velocidad de diseño.

Un gato en una de las pistolas & # 8216Queen Elizabeth & # 8217 & # 8217 de 15 pulgadas en 1915. Foto a través de la colección Australian War Memorial

Esta velocidad significó que siguió siendo un barco más útil en la Segunda Guerra Mundial que el lento Venganza-Clase de acorazados o cualquiera de los acorazados de "tipo estándar" estadounidenses. La reconstrucción se mantuvo Reina Elizabeth fuera de la Segunda Guerra Mundial hasta mayo de 1941.

A su regreso al servicio, Reina Elizabeth destinado a la Flota del Mediterráneo. La flota italiana esencialmente había abandonado operaciones importantes en el momento de Reina ElizabethLlegada, pero en diciembre de 1941 un grupo de hombres rana italianos se infiltró en el puerto de Alejandría y colocó minas en Reina Elizabeth y su hermana Valiente. Las minas explotaron, hundiendo ambos barcos en aguas poco profundas.

Los británicos levantaron Reina Elizabeth y realizó reparaciones puntuales, pero consideró necesario enviar el barco a Norfolk, Virginia en septiembre de 1942. Las reparaciones se completaron allí y, como la inminente rendición de Italia había hecho irrelevante a la Flota del Mediterráneo, Reina Elizabeth se dirigió hacia el Pacífico.

En el pacifico Reina Elizabeth ayudó a los grupos de ataque de portaaviones de escolta contra objetivos japoneses en las Indias Orientales Holandesas. Con la supremacía naval aliada asegurada, regresó a Gran Bretaña en julio de 1945 y fue puesta en reserva. Incluso después de la reconstrucción, Reina Elizabeth pudo hacer poca contribución a la marina de posguerra, y fue desguazado en 1948.

Reina Elizabeth y sus hermanas fueron acorazados notablemente importantes, manteniéndose relevantes durante un período mucho más largo que la mayoría de sus contemporáneos. Sin embargo, también tuvo mala suerte, al menos desde la perspectiva de encontrar su camino hacia la acción. El mantenimiento de rutina en 1916 la mantuvo fuera de Jutlandia, y el momento de su reconstrucción en 1937 significó que se sentaría al margen durante los primeros tres años críticos de la Segunda Guerra Mundial.

Aún así, muy pocos barcos de combate pudieron contribuir de manera decisiva en 1915 y continuar luchando de manera útil en 1945. Lamentablemente, la renuencia de la Royal Navy a comprometer recursos para la preservación de cualquiera de sus buques de guerra significa que no tenemos ningún ejemplo existente de los Reina Elizabeth clase para visitar hoy.


HMS Queen Elizabeth: el impresionante buque de guerra de la Primera y Segunda Guerra Mundial construido en Portsmouth

El impresionante HMS Queen Elizabeth zarpó de Portsmouth el sábado antes de su primer despliegue.

El portaaviones de £ 3 mil millones es uno de los buques de guerra de la Royal Navy más grandes que Gran Bretaña haya construido.

Ahora viaja a Escocia, donde se le unirán HMS Diamond, HMS Defender y HMS Kent, entre otros. Participarán en el Ejercicio Strike Warrior 21, que se llevará a cabo del 8 al 20 de mayo.

Mucha gente cree que este moderno buque de guerra lleva el nombre de Su Majestad la Reina, sin embargo, el portaaviones en realidad lleva el nombre de su impresionante predecesor que luchó en ambas Guerras Mundiales.

El primer HMS Queen Elizabeth comenzó a construirse en Portsmouth Dockyard en octubre de 1912, antes de su lanzamiento un año después.

Boletín de HampshireLive: te traemos las historias

Suscribirse al boletín de HampshireLive significa que usted y todos ustedes recibirán nuestro correo electrónico de noticias diario.

No podría ser más sencillo y toma unos segundos: simplemente presione aquí, ingrese su dirección de correo electrónico y siga las instrucciones.

También puede ingresar su dirección en la parte superior de esta página en el cuadro debajo de la imagen en la mayoría de las plataformas de escritorio y móviles.

¿Cambiaste de opinión? Hay un botón & aposubscribe & apos en la parte inferior de cada boletín que enviamos.

Su construcción costó más de £ 3 millones y fue diseñada para operar contra los barcos líderes de la fuerza opuesta. El buque de guerra tenía el máximo poder ofensivo y una velocidad varios nudos más rápida que otros acorazados.

El HMS Queen Elizabeth finalmente se completó en enero de 1914 y fue enviado a los Dardanelos, Turquía, en marzo de 1915, un área muy disputada desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Las fuerzas británicas y francesas lanzaron un ataque naval contra las fuerzas turcas con la esperanza de tomar el control del estrecho que separa a Europa de Asia.

Controlar el estrecho crearía una cooperación más rápida entre Gran Bretaña y Rusia, y además podría persuadir a los estados neutrales para que se unieran a los Aliados.

Sin embargo, las misiones no tuvieron éxito gracias al apoyo de Alemania y las fuertes defensas de la zona. Tres de cada diez acorazados aliados se hundieron y dos más sufrieron graves daños.

En abril, los británicos y franceses intentaron una invasión de Gallipoli en abril de 1915, pero fracasaron de manera similar con el hundimiento del HMS Goliath.

El HMS Queen Elizabeth fue retirado rápidamente a una posición más segura.

En el período de entreguerras, fue reconstruida y modernizada dos veces para hacerla más efectiva en la batalla.

El buque de guerra serviría a Gran Bretaña nuevamente en la Segunda Guerra Mundial en Alejandría, Egipto.

En diciembre de 1941, el HMS Queen Elizabeth fue seriamente dañado por una nave torpedera humana que operaba un italiano y un apófisis, pero no fue puesto a tierra en el fondo del puerto.

Los italianos responsables de los daños fueron arrestados y, mientras se realizaban las reparaciones, la Royal Navy fingió que el barco era completamente funcional para engañar a las fuerzas alemanas.

Las reparaciones temporales le permitieron viajar a través del canal de Suez en junio de 1942. Luego se fue a los Estados Unidos para ser reparada adecuadamente.

Después de extensas reparaciones, se reincorporó al esfuerzo de guerra y participó en incursiones en bases japonesas en las Indias Orientales Holandesas.

En agosto de 1945, el HMS Queen Elizabeth fue puesto en reserva y en julio de 1948 el barco fue desguazado.

Un modelo del antiguo buque de guerra se puede encontrar en el Museo Marítimo Nacional de Londres.


HMS Queen Elizabeth se une al HMS Artful

Después de una serie de visitas al puerto, el Grupo de ataque de transportistas del Reino Unido se ha reformado para reanudar nuestro programa en el Mediterráneo. # CSG21

Listo para operar en el mar, en el aire, sobre la tierra y bajo las olas & # 8230 pic.twitter.com/qmyzGZZtOG

& mdash Commander UK Carrier Strike Group (@smrmoorhouse) 15 de junio de 2021

HMS Artful es un submarino nuclear de clase Astute y visitó recientemente Gibraltar. Es el tercero de los siete submarinos de la clase Astute que se construirán para la Royal Navy. Comenzó su carrera naval en 2015 y fue comisionada en 2016.

La clase Astute son los submarinos de ataque más grandes, avanzados y poderosos jamás operados por la Royal Navy, combinando sensores, diseño y armamento líderes en el mundo en una embarcación versátil. La clase tiene provisión para hasta 38 armas en seis tubos de torpedos de 21 pulgadas. Los submarinos son capaces de usar misiles de ataque terrestre Tomahawk Block IV con un alcance de 1,000 millas y torpedos de peso pesado Spearfish.

¿Qué está haciendo el UK Carrier Strike Group?

El HMS Queen Elizabeth es el buque insignia desplegado para el Carrier Strike Group 21 (CSG21), un despliegue que verá al barco y sus escoltas navegar hacia Asia-Pacífico y regresar.

CSG21 verá el barco junto con Strike Group trabajar con más de 40 países de todo el mundo. El Grupo de ataque operará y ejercitará con las Armadas y Fuerzas Aéreas de otros países durante el despliegue de 7 meses.

El Carrier Strike Group en el mar

El Carrier Strike Group incluye barcos de la Armada de los Estados Unidos, la Armada holandesa y los Marines del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Además de fragatas británicas, destructores, un submarino, dos barcos de suministro de RFA y activos aéreos de 617 Sqn, 820 NAS, 815 NAS y 845 NAS.

Este es el mayor despliegue de aviones de combate de quinta generación en el mar en la historia.


Contenido

En el día RMS Reina María navegó en su viaje inaugural, el presidente de Cunard, Sir Percy Bates, informó a los diseñadores de su barco, encabezados por George Paterson, que era hora de comenzar a diseñar el segundo barco planeado. [7] El contrato oficial entre Cunard y los financieros del gobierno se firmó el 6 de octubre de 1936. [8]

La nueva nave mejoró el diseño de Reina María [9] con cambios suficientes, incluida una reducción del número de calderas a doce en lugar de Reina María Es veinticuatro, que los diseñadores podrían descartar un embudo y aumentar el espacio de cubierta, carga y pasajeros. Los dos embudos eran autosuficientes y estaban reforzados internamente para dar una apariencia más limpia. Con la cubierta del pozo de proa omitida, se logró una forma de casco más refinada y se agregó una proa inclinada más afilada para un tercer punto de anclaje de proa. [9] Iba a ser once pies más larga y 4.000 toneladas más de desplazamiento que su barco hermano mayor, Reina María. [10] [8]

Reina Elizabeth fue construido sobre la grada cuatro en John Brown & amp Company en Clydebank, Escocia, Gran Bretaña. Durante su construcción fue más conocida por su número de astillero, Hull 552. [11] Los interiores fueron diseñados por un equipo de artistas encabezados por el arquitecto George Gray Wornum. [12] El plan de Cunard era que el barco se botara en septiembre de 1938, con el acondicionamiento previsto para que el barco entrara en servicio en la primavera de 1940. [8] La propia reina Isabel realizó la ceremonia de botadura el 27 de septiembre de 1938 [9] Supuestamente, el revestimiento comenzó a deslizarse en el agua antes de que la Reina pudiera lanzarla oficialmente, y actuando bruscamente, logró romper una botella de rojo australiano sobre el arco del revestimiento justo antes de que se deslizara fuera de su alcance. [13] A continuación, se envió el barco para su acondicionamiento. [8] [9] Se anunció que el 23 de agosto de 1939 el rey Jorge VI y la reina Isabel visitarían el barco y recorrerían la sala de máquinas y que el 24 de abril de 1940 sería la fecha propuesta para su viaje inaugural. Debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial, estos dos eventos se pospusieron y los planes de Cunard se hicieron añicos. [8]

Reina Elizabeth se sentó en el muelle de acondicionamiento del astillero con sus colores Cunard hasta el 2 de noviembre de 1939, cuando el Ministerio de Navegación emitió licencias especiales para declararla en condiciones de navegar. El 29 de diciembre se probaron sus motores por primera vez, funcionando de 09:00 a 16:00 con las hélices desconectadas para controlar las temperaturas y presiones de funcionamiento del aceite y el vapor. Dos meses después, Cunard recibió una carta de Winston Churchill, [14] entonces Primer Lord del Almirantazgo, ordenando al barco que abandonara Clydeside lo antes posible y "mantenerse alejado de las Islas Británicas mientras la orden estuviera en vigor". [ cita necesaria ]

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, se decidió que Reina Elizabeth era tan vital para el esfuerzo de guerra que sus movimientos no debían ser rastreados por espías alemanes que operaban en el área de Clydebank. Un elaborado ardid sugirió a los observadores alemanes que navegaría hasta Southampton para completar su acondicionamiento. [14] Otro factor que impulsa Reina Elizabeth La partida fue la necesidad de despejar el amarre de acondicionamiento en el astillero para el acorazado HMS. duque de York, [14] que necesitaba su acondicionamiento final. Solo el atraque en John Brown podía acomodar el Rey Jorge V-Clase de acorazados.

Un factor importante que limitó la fecha de salida del barco fue que solo hubo dos mareas primaverales ese año que verían el nivel del agua lo suficientemente alto para Reina Elizabeth abandonar el astillero de Clydebank, [14] y la inteligencia alemana estaba al tanto de este hecho. Se asignó una tripulación mínima de cuatrocientos para el viaje, la mayoría fueron transferidos desde Aquitania y le dijeron que este sería un viaje costero corto a Southampton. [14] Se enviaron piezas a Southampton y se hicieron los preparativos para trasladar el barco al Muelle Graving del Rey Jorge V cuando llegara. [14] Los nombres de los empleados del astillero de Brown se reservaron en hoteles locales en Southampton para dar un rastro de información falsa, y el capitán John Townley fue designado como su primer capitán. Townley había comandado previamente Aquitania en un viaje, y varios de los barcos más pequeños de Cunard antes de ese. Un representante de la compañía les dijo a Townley y su tripulación apresurada de cuatrocientos empleados de Cunard antes de partir que empacaran para un viaje en el que podrían estar fuera de casa por hasta seis meses. [15]

A principios de marzo de 1940, Reina Elizabeth estaba lista para su viaje secreto. Los colores de Cunard estaban pintados de gris acorazado, y en la mañana del 3 de marzo, el barco dejó tranquilamente sus amarres en el Clyde y salió del río para navegar por la costa, donde se encontró con un mensajero del rey, [ 14] quien presentó órdenes selladas directamente al capitán. Mientras esperaba al mensajero, el barco fue reabastecido con ajustes en la brújula y también se llevaron a cabo algunas pruebas finales del equipo antes de que navegara hacia su destino secreto. [ cita necesaria ]

El capitán Townley descubrió que debía tomar el barco directamente a Nueva York, en los entonces neutrales Estados Unidos, sin detenerse, ni siquiera reducir la velocidad para dejar al piloto del puerto de Southampton que se había embarcado en Clydebank, y mantener un estricto silencio de radio. Más tarde ese día, en el momento en que debía llegar a Southampton, la ciudad fue bombardeada por la Luftwaffe. [14] Reina Elizabeth zigzagueó a través del Atlántico para eludir a los submarinos alemanes y tardó seis días en llegar a Nueva York a una velocidad media de 26 nudos. En Nueva York se encontró amarrada junto a ambos Reina María y la línea francesa Normandie, la única vez que los tres transatlánticos más grandes del mundo atracaron juntos. [14] El capitán Townley recibió dos telegramas a su llegada, uno de su esposa felicitándolo y el otro de Su Majestad la Reina Isabel agradeciéndole por la entrega segura del barco. Luego se aseguró el barco para que nadie pudiera abordarlo sin permiso previo, incluidos los funcionarios del puerto. [14]

Reina Elizabeth Salió del puerto de Nueva York el 13 de noviembre de 1940 para Singapur para recibir su conversión de transporte de tropas. [8] Después de dos paradas para repostar y reabastecer sus provisiones en Trinidad y Ciudad del Cabo, llegó a los muelles navales de Singapur, donde fue equipada con cañones antiaéreos y su casco se volvió a pintar de gris. [ cita necesaria ]

Como buque de transporte, Reina Elizabeth salió de Singapur el 11 de febrero y el 23 de febrero de 1942 Reina Elizabeth llegó en secreto a Esquimalt, Columbia Británica, Canadá. Se sometió a trabajos de reacondicionamiento en dique seco agregando alojamiento y armamento, y trescientos marineros navales pintaron rápidamente el casco. [16] A mediados de marzo, con 8.000 soldados estadounidenses, Reina Elizabeth comenzó un viaje de 7.700 millas desde San Francisco a Sydney, Australia. [17] Inicialmente llevó tropas australianas a los teatros de operaciones en Asia y África. [18] Después de 1942, los dos reinaLos s fueron trasladados al Atlántico Norte para el transporte de tropas estadounidenses a Europa. [18]

Reina Elizabeth y Reina María Ambos fueron utilizados como transporte de tropas [19] durante la guerra. Sus altas velocidades les permitieron superar los peligros, principalmente los submarinos alemanes, lo que generalmente les permitía viajar fuera de un convoy. [15] Durante su servicio de guerra como buque de transporte, Reina Elizabeth llevó más de 750.000 soldados, y también navegó unas 500.000 millas (800.000 km). [8]

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Reina Elizabeth fue reacondicionado y amueblado como un transatlántico, [8] mientras que su compañero de fórmula Reina María permaneció en su papel de guerra y apariencia gris a excepción de sus embudos, que fueron repintados con los colores de la compañía. Por otro año, su hermano hizo el servicio militar, regresando tropas y G.I. novias a los Estados Unidos mientras Reina Elizabeth fue reacondicionado en el Firth of Clyde Drydock, en Greenock, por el astillero John Brown.

Seis años de servicio de guerra nunca habían permitido que se llevaran a cabo las pruebas formales en el mar, por lo que finalmente se llevaron a cabo. Bajo el mando del comodoro Sir James Bisset, el barco viajó a la isla de Arran y se llevaron a cabo sus juicios. A bordo estaba el tocayo del barco, la reina Isabel, y sus dos hijas, las princesas Isabel y Margarita. [8] Durante los juicios, la reina Isabel tomó el timón por un breve tiempo, y las dos jóvenes princesas registraron las dos carreras medidas con cronómetros que les habían dado para la ocasión. Bisset estaba bajo estrictas instrucciones de Sir Percy Bates, quien también estaba a bordo de las pruebas, de que todo lo que se requería del barco eran dos recorridos medidos de no más de 30 nudos y que no se le permitía intentar alcanzar un récord de velocidad superior al Reina María. [20] Reina Elizabeth Los motores eran capaces de llevarla a velocidades de más de 32 nudos. [20] Después de sus pruebas Reina Elizabeth finalmente ingresó al servicio de pasajeros, lo que permitió a Cunard White Star lanzar el servicio semanal de dos barcos planeado durante mucho tiempo a Nueva York. [21] A pesar de especificaciones similares a las de Reina María, Reina Elizabeth nunca celebró el Blue Riband, porque el presidente de Cunard White Star, Sir Percy Bates, pidió que los dos barcos no intenten competir entre sí. [20]

The ship ran aground on a sandbank off Southampton on 14 April 1947, and was re-floated the following day. [8] In 1955, during an annual overhaul at Southampton, England, Reina Elizabeth was fitted with underwater fin stabilisers to smooth the ride in rough seas. Two fins were fitted on each side of the hull. The fins were retractable into the hull to save fuel in smooth seas and for docking. [22] On 29 July 1959, she was in a collision with the American freighter American Hunter in foggy conditions in New York Harbor and was holed above the waterline. [23]

Juntos con Reina María and in competition with the American liners SS Estados Unidos and SS America, Reina Elizabeth dominated the transatlantic passenger trade until their fortunes began to decline with the advent of the faster and more economical jet airliner in the late 1950s. [15] As passenger numbers declined, the liners became uneconomic to operate in the face of rising fuel and labour costs. For a short time the Reina Elizabeth, now under the command of Commodore Geoffrey Trippleton Marr attempted a dual role in order to become more profitable when not plying her usual transatlantic route, which she now alternated in her sailings with the French Line's SS Francia, the ship cruised between New York and Nassau. [8] For this new tropical purpose, the ship received a major refit in 1965, with a new Lido deck added to her aft section, enhanced air conditioning, and an outdoor swimming pool. With these improvements, Cunard intended to keep the ship in operation until at least the mid-1970s. [24] However, the strategy did not prove successful, owing to the ship's deep draught, which prevented her from entering various island ports, her width, which preventing her from using the Panama Canal, and also her high fuel costs.

Cunard retired Reina María in 1967 and Reina Elizabeth by 1969, and replaced them both with new more economical Reina Isabel 2.

En 1968, Reina Elizabeth was sold to a group of American businessmen from a company called The Queen Corporation (which was 85% owned by Cunard and 15% by them). The new company intended to operate the ship as a hotel and tourist attraction in Port Everglades, Florida, similar to the planned use of Reina María in Long Beach, California. [8] Elizabeth, as she was now called, opened to tourists before Reina María (which opened in 1971) but it was not to last. The climate of southern Florida was much harder on Reina Elizabeth than the climate of southern California was on Reina María. There was some talk of permanently flooding the bilge and allowing the Queen Elizabeth to rest on the bed of the Intracoastal Waterway in Ft. Lauderdale harbour (Port Everglades) and remain open, but the ship was forced to close after losing money and being declared a fire hazard. [25] The vessel was sold at auction in 1970 to Hong Kong tycoon Tung Chao Yung. [8]

Tung, the head of the Orient Overseas Line, intended to convert the vessel into a university for the World Campus Afloat program (later reformed and renamed as Semester at Sea). Following the tradition of the Orient Overseas Line, the ship was renamed Seawise University, [8] as a play on Tung's initials (C.Y.'s).

The ship was now under Hong Kong ownership, and it was decided to sail her to Hong Kong. This proved to be problematic, for the ship's engines and boilers were in poor condition after several years of neglect. The now retired Commodore Marr and a former chief engineer of the ship were hired by Tung as advisors for the journey to Hong Kong. Marr recommended that Seawise University be towed to the New Territories, but Tung and his crew were convinced that they could sail the ship there using just the aft engines and boilers. The planned several-week trip turned into months as the crew battled with boiler issues and a fire. An unplanned lengthy mid-voyage stopover allowed the new owners to fly spare parts out to the ship and carry out repairs before resuming the course to Hong Kong Harbour.

With the £5 million conversion nearing completion, the vessel caught fire on 9 January 1972. [8] There is some suspicion that the fires were set deliberately, as several blazes broke out simultaneously throughout the ship. [26] The fact that C.Y. Tung had acquired the vessel for $3.5 million, and had insured it for $8 million, led some to speculate that the inferno was part of a fraud to collect on the insurance claim. Others speculated that the fires were the result of a conflict between Tung, a Chinese Nationalist, and Communist-dominated ship construction unions. [27]

The ship was completely destroyed by the fire, and the water sprayed on her by fireboats caused the burnt wreck to sink in Hong Kong's Victoria Harbour. [28] The vessel was finally declared a shipping hazard and dismantled for scrap between 1974 and 1975. Portions of the hull that were not salvaged were left at the bottom of the bay. The keel, boilers and engines remained at the bottom of the harbour, and the area was marked as "Foul" on local sea charts, warning ships not to try to anchor there. It is estimated that around 40–50% of the wreck was still on the seabed. In the late 1990s, the last remains of the wreck were buried during land reclamation for the construction of Container Terminal 9. [29] Position of the wreck: 22°19′43″N 114°06′44″E  /  22.32861°N 114.11222°E  / 22.32861 114.11222 . [30]

After the fire, Tung had one of the liner's anchors and the metal letters "Q" and "E" from the name on the bow placed in front of the office building at Del Amo Fashion Center in Torrance, California, which had been intended as the headquarters of the Seawise University venture [31] [32] they later went on display with commemorative plaques in the lobby of Wall Street Plaza, 88 Pine Street, New York City. Two of the ship's fire warning system brass plaques were recovered by a dredger, and were displayed at The Aberdeen Boat Club in Hong Kong in an exhibit about the ship. The charred remnants of her last ensign were cut from the flagpole and framed in 1972, and still adorn the wall of the officers' mess of marine police HQ in Hong Kong. Parker Pen Company produced a special edition of 5,000 pens made from material recovered from the wreck, each in a presentation box today these are highly collectible. [33]

Following the demise of Reina Elizabeth, the largest passenger ship in active service became the 66,343 GT SS Francia, which was longer but with less tonnage than the Cunard liner.

In 1959, the ship made an appearance in the British satirical comedy film The Mouse That Roared, starring Peter Sellers and Jean Seberg. While a troupe of invading men from "Grand Fenwick", a fictional European micro-nation, cross the Atlantic to 'war' with the United States, they meet and pass the far larger Reina Elizabeth, and learn that New York City is closed owing to an air raid drill. [34]

Ian Fleming set the climax to his 1956 James Bond novel Diamonds Are Forever sobre Reina Elizabeth. The 1971 film version starring Connery used the P&O liner SS Canberra for the sequence. [35]

The wreck was featured in the 1974 James Bond film The Man with the Golden Gun, as a covert headquarters for MI6. [36] [37] Q's labs also are in the wreckage of this ship.


An Historical Look at Cunard Line’s RMS QUEEN ELIZABETH… The first in a line of QE liners.

(Left: Captain docks the great Cunard Liner in New York) The RMS Queen Elizabeth was an ocean liner operated by the Cunard Line and was contracted to carry Royal Mail as the second half of a two-ship weekly express service between Southampton and New York City via Cherbourg. She was followed by the QE 2 and the new Cunard liner Queen Elizabeth.

At the time of construction in the mid-1930s by John Brown and Company in Clydebank, Scotland, the RMS Queen Elizabeth was known as Hull 552, but she was later named in honor of Queen Elizabeth, Queen Consort at the time of her launch on 27 September 1938, and in 1952 became the Queen Mother. Queen Elizabeth was a slightly larger ship with an improved design over her running mate, Queen Mary, making her the largest passenger liner ever built at that time, which was a record that would not be exceeded for fifty-six years.

She first entered service in February 1940 as a troopship in the Second World War, and it was not until October 1946 that she served in her intended role as an ocean liner. Together with Queen Mary, Queen Elizabeth maintained a two ship weekly transatlantic service from Southampton to New York for over twenty years. With the decline in the popularity of these routes, both ships were replaced by RMS Queen Elizabeth 2 in 1969.

The Captain’s Table – 1950s…

She was retired from service in November 1968, and was sold to a succession of buyers, most of whom had adventurous and unsuccessful plans for her. Finally she was sold to a Hong Kong businessmen who intended to convert her into a floating University cruise ship. In 1972 whilst undergoing renovations in Hong Kong harbor, she set on fire and capsized. In 1973, her wreck was deemed an obstruction, and she was scrapped where she lay.

(Left: The Duke and Duchess of Windsor aboard the RMS Queen Elizabeth – waving and being interviewed.)

On the day RMS Queen Mary set sail on her maiden voyage, Cunard’s chairman, Sir Percy Bates, informed his ship designers that it was time to start designing the planned second ship, which unlike Queen Mary, whose name was kept secret, was to be called Queen Elizabeth. The official contract between Cunard and government financiers was signed on 6 October 1936.

The new ship was to be an improved design of Queen Mary, with sufficient changes including a reduction in the number of boilers to twelve boilers instead of Mary’s twenty-four, which in turn meant that the designers could discard one funnel which would increase deck, cargo and passenger space. The two funnels would also be braced internally to give her a cleaner looking appearance than her sister, at the same time the forward well deck was omitted and a sharper raked bow was added for a third bow anchor point, which also gave the new vessel an extra ten feet in length over her sister. The ship also boasted a more refined hull shape.
Queen Elizabeth, growing on the stocks.

(Rex Harrison, Peggy Cummins and Mrs. David Niven aboard the RMS Queen Elizabeth…)

Queen Elizabeth was built on Slipway Four at John Brown & Company in Clydebank, Scotland. During her construction she was more commonly known by her shipyard number, Hull 552. Cunard’s plan was for the ship to be launched in September 1938, with fitting out intended to be complete for the ship to enter service in the spring of 1940. The Queen herself for whom the ship was named, performed the christening ceremony on 27 September 1938, with the ship sent for fitting out. It was announced that on 23 August 1939 the King and Queen were to visit the ship and tour the engine room and 24 April 1940 was to be the proposed date of her maiden voyage. Due to the outbreak of the Second World War, these two dates were postponed.

(The Captain inspects the RMS Queen Elizabeth…)

Queen Elizabeth sat at the fitting out dock at the shipyard in her Cunard colors until 2 November 1939, when the Ministry of Shipping issued special licenses to make her seaworthy. On 29 December her engines were tested for the first time, when they were run from 0900 to 1600 with the propellers disconnected to monitor her oil and steam operating temperatures and pressures. Two months later Cunard received a letter from Winston Churchill, then First Lord of the Admiralty, ordering the ship to leave Clydeside as soon as possible and “to keep away from the British Isles as long as the order was in force”.

(Series of Photos… Joseph Cotten, Rosalind Russell, Gregory Peck, Elizabeth Taylor,Vivien Leighy Lawrence Olivier aboard the RMS Queen Elizabeth…)

At the start of World War II, it was decided that as Queen Elizabeth was so vital to the war effort that she could not have her movements tracked by German spies operating in the Clydebank area. Therefore, an elaborate ruse was fabricated involving her sailing to Southampton to complete her fitting out. Another factor prompting Queen Elizabeth’s departure was the necessity to clear the fitting out berth at the shipyard for the battleship HMS Duke of York,[6] which was in need of its final fitting-out. Only the berth at John Brown could accommodate the King George V-class battleship’s needs.

One major factor that limited the ship’s secret departure date was that there were only two spring tides that year that would see the water level high enough for Queen Elizabeth to leave the Clydebank shipyard, and German intelligence were aware of this fact. A minimal crew of four hundred were assigned for the trip most were signed up for a short voyage to Southampton from Aquitania. Parts were shipped to Southampton, and preparations were made to drydock the new liner when she arrived. The names of Brown’s shipyard employees were booked to local hotels in Southampton to give a false trail of information and Captain John Townley was appointed as her first captain. Townley had previously commanded Aquitania on one voyage, and several of Cunard’s smaller vessels before that. Townley and his hastily signed-on crew of four hundred Cunard personnel were told by a Cunard representative before they left to pack for a voyage where they could be away from home for up to six months.

(Left: James Mason sailing with his wife and dog)By the beginning of March 1940, Queen Elizabeth was ready for her secret voyage. Her Cunard colors were painted over with battleship grey, and on the morning of 3 March she quietly left her moorings in the Clyde where she proceeded out of the river and sailed further on down the coast where she was met by the King’s Messenger,[6] who presented sealed orders directly to the captain. Whilst waiting for the messenger the ship was refueled, adjustments to the ships compass and some final testing of the ship equipment was carried out before she sailed to her secret destination.

Captain Townley discovered that he was to take the untested vessel directly to New York without stopping, without dropping off the Southampton harbor pilot who had embarked on Queen Elizabeth from Clydebank and to maintain strict radio silence. Later that day at the time when she was due to arrive at Southampton, the city was bombed by the Luftwaffe. After a crossing taking six days, Queen Elizabeth had zigzagged her way across the Atlantic at an average speed of 26 knots avoiding Germany’s U-boats, where she arrived safely at New York and found herself moored alongside both Queen Mary and the French Line’s Normandie. This would be the only time all three of the world’s largest liners would be berthed together.

Captain Townley received two telegrams on his arrival in New York, one from his wife congratulating him and the other was from the ship’s namesake – Her Majesty Queen Elizabeth, who thanked him for safe delivery of the ship that was named for her. The ship was then moored for the first time along side Queen Mary and she was then secured so that no one could board her without prior permission. This included port officials. Cunard later issued a statement that it had been decided that due to the global circumstances, it was best that the new liner was moved to a neutral location and that during that voyage the ship had carried no passengers or cargo.

Queen Elizabeth left the port of New York on 13 November 1940 for Singapore for her troopship conversion after two stops to refuel and replenish her stores in Trinidad and Cape Town. She arrived in Singapore Naval Docks where she was fitted with anti aircraft guns and her hull was repainted black but her superstructure remained grey.

As a troopship, Queen Elizabeth left Singapore on February 11th and initially she carried Australian troops to operating theatres in Asia and Africa. After 1942, the two Queens were relocated to the North Atlantic for the transportation of American troops to Europe.

Queen Elizabeth and Queen Mary were used as troop transports during the war. Their high speeds allowed them to outrun hazards, fore-mostly German U-boats, allowing them to typically travel without a convoy. During her war service as a troopship Queen Elizabeth carried more than 750,000 troops and also sailed some 500,000 miles.[3] Her captains during this period were the aforementioned John Townley, Ernest Fall, Cyril Gordon Illinsworth, Charles Ford, and James Bisset.

(The Wheelhouse – during the 1950s…)

Following the end of the second world war, her running mate Queen Mary, remained in her wartime role and grey appearance except for her funnels that were repainted in the company’s colours. For another year she did military service, returning troops and G.I brides to the United States. Queen Elizabeth, meanwhile, was refitted and furnished as an ocean liner at the Firth of Clyde Drydock in Greenock by the John Brown Shipyard. Six years of war service had never permitted the formal sea trials to take place, and these were now finally undertaken. Under the command of Commodore Sir James Bisset the ship travelled to the Isle of Arran and her trials were carried out. Onboard was the ship’s namesake Queen Elizabeth and her two daughters, the princesses Elizabeth and Margaret.

During the trials, her majesty Queen Elizabeth took the wheel for a brief time and the two young princesses recorded the two measured runs with stopwatches that they had been given for the occasion. Bisset was under strict instructions from Sir Percy Bates, who was also aboard the trials, that all that was required from the ship was two measured runs of no more than thirty knots and that she was not permitted to attempt to attain a higher speed record than Queen Mary. After her trials Queen Elizabeth finally entered Cunard White Star’s two ship weekly service to New York. Despite similar specifications to her older sister Queen Mary, Elizabeth never held the Blue Riband, as Cunard White Star chairman Sir Percy Bates requested that the two ships not try to compete against one another.

(A turbulent crossings…)

The ship ran aground on a sandbank off Southampton on 14th April 1947, and was re-floated the following day.

Together with Queen Mary, and in competition with SS United States, Queen Elizabeth dominated the transatlantic passenger trade until their fortunes began to decline with the advent of the faster and more economical jet airliner in the late 1950s[7] Queens were becoming uneconomic to operate with rising fuel and labour costs. It was documented that on one transatlantic crossing the ship crew compliments of 1,200 outweighed the 200 passengers the ship was carrying. For a short time, Queen Elizabeth (now under the command of Commodore Geoffrey Trippleton Marr) attempted a new dual role to make the aging liner more profitable when not plying her usual transatlantic route, which she now alternated in her sailings with the French Line’s SS France, the ship cruised between New York and Nassau.

(Left: The Captain gets a haircut in the barber shop.)

For this new tropical purpose, the ship received a major refit, with a new lido deck added to her aft section, enhanced air conditioning, and an outdoor swimming pool. However, this did not prove successful due to her high fuel operating costs, deep draught (which had prevented her from entering various island ports) and being too wide to use the Panama Canal.

Cunard retired both ships by 1969 and replaced them with a new, single, smaller ship, the more economical RMS Queen Elizabeth 2.

In 1968, Queen Elizabeth was sold to a group of Philadelphia businessmen from a company called The Queen Corporation (which was 85% owned by Cunard and 15% by them), at the same time the ships name was also altered as Cunard removed the word “Queen” from the bows and stern. The new company intended to operate the ship as a hotel and tourist attraction in Port Everglades, Florida, similar to the use of Queen Mary in Long Beach, California. Losing money and forced to close after being declared a fire hazard, the ship was sold at auction in 1970 to Hong Kong tycoon C.Y. Tung.

(Sad end for a great liner.)

Tung, head of the Orient Overseas Line, intended to convert the vessel into a university for the World Campus Afloat program (later reformed and renamed as Semester at Sea). Following the tradition of the Orient Overseas Line, the ship was renamed Seawise University, as a play on Tung’s initials. 1972: The wreck of Seawise University, the former Queen Elizabeth.

Near the completion of the £5 million conversion, the vessel was destroyed by a massive fire on January 9, 1972.[3] There is some suspicion that the fires were set deliberately, as several blazes broke out simultaneously throughout the ship. The fact that C.Y. Tung had acquired the vessel for $3.5 million,and had insured it for $8 million, led some to speculate that the inferno was part of a fraud to collect on the insurance claim. Others speculated that the fires were the result of a conflict between Tung, a Chinese Nationalist, and Communist-dominated ship construction unions.

The ship capsized in shallow water in Hong Kong Victoria Harbor on 9 January 1972.



Comentarios:

  1. Wilber

    Lo siento, pero creo que te equivocas. Vamos a discutir. Envíame un correo electrónico a PM.

  2. Quinn

    El autor, siempre complaces con las publicaciones. Incluso decidí escribir kament aquí. Continuar con el mismo estilo.

  3. Taular

    Muchas gracias ¿Cómo puedo agradecerle?

  4. Bernardyn

    Sorprendentemente, la opinión muy divertida.



Escribe un mensaje