El crucero del C.S.S. Alabama

El crucero del C.S.S. Alabama

El crucero del C.S.S. Alabama

Detalle que muestra el crucero del C.S.S. Alabama, concentrándose en el Océano Atlántico.

Mapa tomado de Batallas y líderes de la Guerra Civil: IV: El camino hacia Appomattox, pág.604

Regresar al ARTÍCULO



"LA HISTORIA DE GEE'S BEND, ALABAMA"

La comunidad de Gee's Bend (cuyo nombre oficial es Boykin) está situada en el condado de Wilcox en el oeste de Alabama, en la curva del río Alabama. Directamente al otro lado del río desde Camden y al sureste de Selma, Gee's Bend tiene un camino hacia la comunidad. Gee's Bend se encuentra en la región Black Belt de Alabama (un área que toma su nombre del suelo y la raza de los habitantes predominantes).

La mayoría de los nativos americanos que vivían en Alabama antes de la infiltración europea pertenecían a la Federación Creek. Se incluyó al actual condado de Wilcox. Se cree que Hernando DeSoto atravesó el área en su exploración.

Todos los habitantes del estado tenían tendencias a crear comunidades a lo largo de los numerosos ríos del estado, por lo que Gee's Bend no es única como comunidad fluvial. Joseph Gee, un gran terrateniente del condado de Halifax en Carolina del Norte, llegó a una tierra fértil en el recodo del río en 1816 para cultivar algodón. Trajo consigo a 18 negros esclavizados y estableció una plantación. Cuando murió, dejó a 47 negros esclavizados y su patrimonio a dos de sus sobrinos, Sterling y Charles Gee.

En 1845, los hermanos Gee vendieron la plantación a un pariente, Mark H. Pettway. Ese apellido sigue predominando en el condado de Wilcox. Después de la emancipación, la población negra liberada se quedó en la plantación y trabajó como aparceros y arrendatarios.

La familia Pettway mantuvo la tierra hasta 1895 cuando le vendieron a Adrian Sebastian Van de Graaff, un abogado de Tuscaloosa. Pero Van de Graaff nunca dirigió la plantación de algodón allí, un pariente de la familia era el supervisor.

Durante la década de 1930, Gee's Bend vio un cambio considerable en su comunidad. Un comerciante que había dado crédito a las familias de Bend murió, y su familia cobró las deudas que tenía con él de la manera más cruel. Las familias vieron cómo les quitaban toda la comida, los animales, las herramientas y las semillas. Si no hubiera sido por las raciones distribuidas por la Cruz Roja, y los De Graaff no hubieran cobrado alquiler, la comunidad podría haber caído. La familia de Graaff vendió su tierra al Gobierno Federal y la Administración de Seguridad Agrícola se involucró y estableció Gee's Bend Farms, Inc., un proyecto piloto que era un programa cooperativo para ayudar a mantener a los habitantes. El gobierno construyó casas "Roosevelt" y vendió pistas de tierra a las familias de la curva, dando así a la población afroamericana el control de la tierra. La comunidad también fue objeto de varios fotógrafos de la FSA, incluida Dorothea Lange.

Pero cuando llegó la segunda mitad de la Depresión, combinada con los efectos paralizantes de la mecanización en el pequeño agricultor, Gee's Bend vio su primer gran éxodo de su comunidad y la severa disminución de la comodidad monetaria en el área. Pero la mayoría se quedó en su tierra, porque les pertenecía, y eso era atípico para Alabama.

En 1949, se estableció una oficina de correos de EE. UU. En Gee's Bend, y el nombre se cambió a Boykin, un cambio no deseado para la comunidad. Nuevamente en 1962, los forasteros forzaron otro cambio en la comunidad cuando una presa en el río Alabama inundó miles de acres de la tierra más fértil. Pero aún así, el aura de Gee's Bend atrajo a la gente. En 1965, estaba programado que Martin Luther King, Jr. visitara el Bend.

En los años sesenta, setenta, noventa y en la actualidad, la comunidad de Gee's Bend, junto con Freedom Quilting Bee en la vecina Alberta, ganó una cantidad significativa de atención nacional por los edredones producidos allí. A fines de la década de 1990, un coleccionista de arte popular de Atlanta, Georgia, después de ver una fotografía hecha por Roland Freeman de una colcha colocada sobre una pila de madera, fue a la región y compró cientos de colchas. Las piezas han sido anunciadas como brillantes piezas de arte moderno.

Si bien sigue habiendo una población sólida viviendo en Gee's Bend en la actualidad, no existe una industria significativa, lo que plantea desafíos económicos para sus habitantes. Pero se necesitarían más que dificultades económicas para hacer caer a esta comunidad firme y culturalmente rica.

La colección de edredones de Gee's Bend se mostró por primera vez en el Museo de Arte de Houston, antes de viajar al Museo Whitney en Nueva York, donde el gran éxito continuó fluyendo con respecto a los edredones. Pero el fenómeno con estos edredones no está exento de críticas. La muestra saca a las mujeres y los edredones del contexto del oeste de Alabama y ha establecido serias discusiones académicas sobre la definición de arte.

Los programas Freedom Quilting Bee Sharecropping y Tenancy New Deal en Alabama Alabama Rivers

Imágenes del edredón cortesía de Tinwood Media | Todas las demás fotografías son cortesía de Jim Peppler, 1966, todos los derechos reservados.


Una breve historia: Carnival Cruise Lines y Mobile

Esta vista desde Mobile & # x27s RSA Tower en 2010 muestra el Carnival Elation partiendo del centro hacia el Golfo.

La relación de Mobile & # x27s con Carnival Cruise Lines se remonta a 14 años. Los buenos tiempos dieron paso a los malos, pero los dos bandos se están calentando de nuevo. Aquí & # x27s una breve historia:

13 de noviembre de 2001

Miami & # x27s Carnival Cruise Lines anuncia que traerá su barco Holiday to Mobile para tres cruceros a resorts de playa en México y Belice en marzo de 2002. La portavoz Jennifer De La Cruz describe los cruceros como una prueba del mercado en la ciudad. "Si tiene éxito, existe la posibilidad de que regresemos para realizar más viajes", dice.

27 de noviembre de 2001
Después de que dos de sus cruceros anunciados se agoten en dos semanas, Carnival dice que está programando cinco viajes más desde Mobile a bordo del Holiday. "Es realmente inusual que planeemos viajes y luego agreguemos más rápidamente", dijo Roger Blum, vicepresidente de planificación de cruceros de Carnival & # x27s. Dice sobre el entusiasmo por los cruceros de Mobile & # x27: & quot; Valorarlo hasta ahora, es & # x27 & # 39; increíble & quot ;.

8 de diciembre de 2001
Los agentes de viajes dicen que una gran demanda de cruceros Mobile Carnival está causando dolores de cabeza por overbooking. Brenda Scott, presidenta de Mobile Convention & amp Visitors Corp., dice que las ventas al parecer son las más rápidas en la historia de Carnival & # x27s.

24 de abril de 2002
El alcalde Mike Dow dice que Mobile debe elaborar planes firmes para atracar cruceros a lo largo de su costa a fin de convertirse en un hogar para la industria. La ciudad estima que los pasajeros de cruceros a bordo de ocho viajes de prueba de Carnival gastaron alrededor de $ 6 millones en Mobile en solo un mes. "Nuestro trabajo ahora es elaborar un plan permanente que sorprenda a Carnival y demuestre que somos serios", dice Dow.

10 de diciembre de 2002
El Concejo Municipal vota para gastar $ 54,000 para el diseño de ingeniería a lo largo de la costa en el Centro de Convenciones Arthur R. Outlaw Mobile en anticipación al establecimiento de una terminal de cruceros. Los líderes de la ciudad dicen que se están celebrando reuniones con Carnival, Royal Caribbean y Holland America Lines para hacer de Mobile un puerto base.

16 de diciembre de 2003
Carnival anuncia que basará sus vacaciones de 1,452 pasajeros en Mobile, lanzando excursiones a México a partir de octubre de 2004. Para acomodar un crucero, la ciudad dice que planea una terminal de $ 10 millones a $ 20 millones, con estacionamiento y espacio comercial, en Mobile Landing. en el río Mobile.

15 de octubre de 2004
La ciudad dedica su nueva terminal de cruceros, dando la bienvenida al Carnaval con comentarios entusiastas de políticos estatales y locales.
“El móvil tiene una historia tremenda aquí. Es un gigante dormido, en lo que respecta al turismo '', dice el senador estadounidense Richard Shelby, republicano por Tuscaloosa. El director ejecutivo de Carnival, Bob Dickinson, anuncia la recepción de la ciudad: "En una escala del uno al 10, este era un 46. Nunca había visto nada igual".

16 de octubre de 2004
El Holiday sale de su nuevo puerto de casas móviles el sábado por la tarde, con destino a las playas de México con una carga completa de pasajeros, unos 1.452, a bordo. `` Es fenomenal. La gente está de humor festivo ", dice Ron Blount, director de proyectos de la terminal de cruceros.

12 de agosto de 2005
Carnival anuncia que extenderá su contrato con Mobile por un año más, indicando que las ventas de cruceros de Holiday & # x27s han sido "sensacionales" y que sus reservas se extienden hasta el próximo año. Aunque es el barco más pequeño de la flota de Carnival & # x27, el Holiday navega a más del 100 por ciento de su capacidad en la mayoría de los viajes.

23 de mayo de 2006
El alcalde Sam Jones les dice a los líderes empresariales del centro de la ciudad que espera que la ciudad pueda conseguir un compromiso para un segundo crucero para fin de año. Después del discurso, Jones dice: "Lo que realmente estamos buscando es un barco que vaya al Caribe y otro que vaya a México". Tendríamos uno en el puerto mientras que el otro está fuera. Eso sería ideal. & Quot

Diciembre de 2007
El puerto de cruceros de Mobile & # x27s recibe el principal premio nacional de servicio al cliente - Puerto del año - de Carnival, según los comentarios de las tarjetas de comentarios de los clientes.

18 de agosto de 2008
En medio de la fanfarria, Carnival dice que su barco Fantasy de 2.052 pasajeros se trasladará de Nueva Orleans a Mobile en noviembre de 2009, sustituyendo a las vacaciones. "Queremos dar un paso a la vez", dice el ejecutivo de Carnival, Terry Thornton. "Históricamente, así es como hemos construido diferentes puertos de origen: hicimos lo mismo en Tampa, Nueva Orleans y Galveston".

19 de agosto de 2008
El Ayuntamiento amplía por unanimidad su contrato con Carnival para aceptar un barco más grande. Además, la ciudad revela que ha prometido comprar una nueva pasarela en la terminal de cruceros, proporcionar 450 lugares de estacionamiento más cercanos, desarrollar un centro de tripulación con capacidades de Internet y darle a Carnival un almacén.

17 de septiembre de 2009
Antes de que llegue el Fantasy, un móvil encantado se entera de que Carnival lo reemplazará en mayo de 2010 con un barco aún más nuevo que & # x27s del mismo tamaño: The Elation.

Agosto de 2010
El derrame de petróleo de BP no parece estar frenando el negocio de los cruceros en Mobile. Según los datos más recientes, la terminal de cruceros Mobile & # x27s tiene un promedio de 2.617 pasajeros por crucero en junio, la mejor presentación mensual de la historia. "No estoy escuchando más que cosas buenas sobre la respuesta de los huéspedes a Mobile", dice Vance Gulliksen, portavoz de Carnival.

10 de marzo de 2011
En un comunicado de prensa que asombra a los líderes de la ciudad y al público, Carnival dice que dejará Mobile en octubre, culpando al aumento de los costos del combustible y la incapacidad de aumentar los precios de sus cruceros Mobile. Carnival dice que su barco móvil Elation se trasladará a Nueva Orleans.

14 de febrero de 2013
En una escena que se desarrolla en la televisión nacional, Mobile se convierte en el puerto de refugio para el lisiado Carnival Triumph. Un incendio había cortado la energía del barco en el Golfo de México, dejando a los pasajeros luchando con condiciones sucias. La comunidad móvil y la hospitalidad # x27s atraen la atención y elogios de los espectadores de los medios y los líderes de la industria de cruceros.

3 de abril de 2013
Mientras se repara en Mobile, el Carnival Triumph se separa de sus amarres durante una tormenta. Un trabajador de un astillero cae al río Mobile y muere. El Triumph a la deriva golpea el costado de una draga del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU.

27 de febrero de 2014
El alcalde Sandy Stimpson, al regresar de las reuniones con el representante de la industria de cruceros, dice que "no hay buenas noticias a corto plazo" para traer un barco de regreso a Mobile. Pero él dice que la ciudad está muy en la mente de la industria. "Están sucediendo algunas cosas con los mercados en los que se encuentran y no les está yendo tan bien", dice Stimpson.

3 de septiembre de 2015
Stimpson, habiendo insinuado en las redes sociales desarrollos emocionantes, vuela desde Miami para decirles a los reporteros que la ciudad y Carnival están negociando un contrato para renovar los cruceros desde Mobile. Dice que Carnival revelará los detalles una vez que se complete el trato. "Es un gran día para estar emocionados por nuestra ciudad", dice Stimpson.


CSS Tuscaloosa

CSS Alabama El primer CSS Tuscaloosa comenzó su carrera marítima como el buque mercante estadounidense Conrad fuera de Filadelfia. El 20 de junio de 1863, durante una misión conocida como "Incursión expedicionaria del Atlántico sur", el capitán Raphael Semmes y su incursor comercial confederado CSS Alabama capturó el Conrad llevando un cargamento de lana y pieles de cabra frente a la costa brasileña mientras navegaba desde Buenos Aires, Argentina, a Nueva York. Debido a la velocidad del barco, Semmes lo encargó al día siguiente como CSS Tuscaloosa y lo empleé como crucero y como auxiliar de licitación para el Alabama. Pudo haberlo hecho como una forma de evitar violar la ley marítima contemporánea, que impedía que los buques de guerra llevaran los premios capturados a aguas neutrales. Semmes armó el barco con tres cañones de bronce de 12 libras junto con rifles, pistolas y municiones y provisiones para un crucero de tres meses. Designó al teniente John Low como capitán y asignó a 15 hombres del Alabamala tripulación al CSS recién encargado Tuscaloosa. Fundición Naval Selma El segundo CSS Tuscaloosa era un ariete acorazado impulsado por hélice construido por Selma Ordnance and Naval Foundry en Selma, condado de Dallas, en 1862. El buque tenía 152 pies de largo y 34 pies de ancho (haz) y se encontraba a ocho pies (calado) en el agua donde estaba protegido por cuatro pulgadas de blindaje fabricado por Shelby Iron Works de Shelby, Condado de Shelby y Atlanta Rolling Mill (justo al este del actual centro de Atlanta). Fue armado temporalmente con dos cañones de ánima lisa de 42 libras y dos de 32 libras, que la Armada Confederada reemplazó con cuatro de los más modernos rifles Brooke de 7 pulgadas. Lanzado en Selma el 7 de febrero de 1863, el mismo día que el CSS Huntsville, el barco navegó por los ríos Alabama y Tombigbee hasta Mobile, condado de Mobile, a una velocidad de sólo tres millas por hora (2,5 nudos), debido al motor de poca potencia. El barco hizo una prueba en abril de 1863, fue equipado con blindaje y sus cañones permanentes, y recibió a su tripulación en Mobile. Fue comisionado en el otoño bajo el mando de Charles H. McBlair. Debido a su falta de maniobrabilidad, el Tuscaloosa, como el Huntsville, sirvió principalmente como una batería flotante en las aguas alrededor de Mobile, bloqueando y protegiendo las entradas de los ríos de la bahía superior. Batalla de Mobile Bay Después de la batalla de Mobile Bay el 5 de agosto de 1864, el Tuscaloosa y el Huntsville escapó por el río español. Aunque las fuerzas federales controlaban la mayor parte de la bahía, la ciudad de Mobile y la bahía superior permanecieron bajo control confederado durante ocho meses más. Entre el 27 de marzo y el 9 de abril de 1865, las fuerzas federales sitiaron sucesivamente el Fuerte español y el Fuerte Blakeley en la orilla oriental del río Tensaw en la bahía superior. Las cañoneras confederadas Huntsville, Nashville, y Morgan proporcionó apoyo de artillería para los defensores confederados, pero los informes de batalla confederados no mencionan el Tuscaloosa, lo que puede indicar que no estaba operativo en el momento de estas batallas.

En diciembre de 1983, Sydney Schell, un abogado marítimo jubilado, encontró los restos del Huntsville y Tuscaloosa enterrados en 15 a 20 pies de barro a 200 pies uno del otro en el sitio donde los confederados habían hundido los dos barcos. Informó a la Registro de prensa móvil, en una entrevista en febrero de 1989 que ambos barcos estaban en excelentes condiciones, aunque el Tuscaloosa se había dividido en dos pedazos. Estimó que costaría entre $ 15 y $ 20 millones levantar y preservar los barcos y construir un centro de interpretación para albergarlos. En la primavera de 2005, un grupo de residentes de Tuscaloosa se unió para recaudar dinero para financiar un estudio de viabilidad para determinar si el Tuscaloosa podría levantarse y restaurarse como museo pero no hay proyectos en curso para hacerlo.

Luraghi, Raimondo. Una historia de la Armada Confederada. Annapolis, Maryland: Naval Institute Press, 1996.


Cruceros y captura del CSS Florida

los Florida

El más famoso de los asaltantes del comercio confederado fue el CSS Alabama, pero estaba lejos de ser el único. Hubo muchos barcos que navegaron por el mundo bajo el gato de la armada confederada, y otro muy exitoso fue el CSS. Florida. Fue construida en Liverpool, Inglaterra para el gobierno confederado, y fue lanzada en 1862. Pero los ingleses, como neutrales, no podían construir barcos legalmente para la Confederación. Este problema se evitó lanzando el barco sin sus armas y luego convirtiéndolo en un barco de guerra en el mar. 1 El barco que se convertiría en el Florida fue llamado por primera vez el Oreto, y fue construido junto al 290 , que se convertiría en CSS Alabama. los Oreto Salió de Inglaterra el 22 de marzo y navegó hacia las Bahamas. Allí estaba para encontrarse con un tierno y convertirse en un asaltante confederado. En el viaje a través del Atlántico se demostró que era una buena navegante. El agente confederado a bordo escribió: "No creo que haya un barco más fuerte de su clase a flote & # 8230". 2 Pero mientras esperaba en el puerto de Nassau, se recibió la noticia de que el gobierno estadounidense estaba tratando de convencer a los funcionarios de aduanas británicos de que tomaran el Oreto . En realidad, la registraron, pero no pudieron encontrar ninguna razón para incautarla como buque de guerra. Eventualmente el Bahama Llegó, llevando hombres y provisiones para los que pronto serían Florida. Doce hombres de guerra de los Estados Unidos también llegaron al puerto y estaban seguros de que intentarían capturar un barco confederado.

Maffitt

Los confederados esperaron, esperando que su plan no fuera descubierto, hasta que el teniente John Newland Maffitt, el hombre destinado a comandar el barco, llegó al puerto. Maffitt había sido oficial de la Marina de los Estados Unidos, pero cuando llegó a las Bermudas estaba a cargo de un corredor de bloqueo. Se le dio el mando de la Oreto, o la Manassas como también la llamaban, como el único oficial de la marina confederada disponible. Pero como oficialmente ella todavía era un barco privado, no podía tomar posesión del barco y solo podía instruir en secreto a su capitán civil. Escribió al secretario de guerra: "He asumido presonalmente el mando de la Manassas, qué recipiente espero tener listo para el servicio pronto, y toda mi alma se dedicará a dar brillo a nuestra causa y molestia al enemigo. Mis dificultades son grandes, mi ambición mayor. " 3 Antes de que pudiera escapar, el capitán McKillop del Vicealmirantazgo británico tomó posesión del barco como presa legal. Pero dentro de un día, el abogado de la Reina y # 8217 en la isla ordenó que se liberara el barco. Era casi seguro que estaría armada, pero como aún no lo estaba, era ilegal apresarla. Pero luego los británicos la capturaron una vez más. El 5 de junio de 1862 acudió a la Corte del Almirantazgo para decidir qué hacer con ella. El caso se abrió un mes después y durante seis días continuaron las discusiones sobre si podía ser acusada. Mientras esperaba, John Maffitt le escribió a su hija: & # 8220 Estaré muy angustiado si perdemos esta gran oportunidad, pero todo el asunto se manejó mal en el otro lado del agua. & # 8221 Finalmente, el 7 de agosto, el El buque fue declarado libre. Maffitt tomó el mando, y esa noche la echó del puerto con una tripulación reducida antes de que nadie intentara apoderarse de ella. Una goleta fue enviada de regreso a Nassau para recoger sus armas y su cargamento. Hubo que hacer un arduo trabajo bajo el sol ardiente para cargarlos a bordo, y el mayordomo de la sala de oficiales murió a causa de ello. El trabajo finalmente se completó y el barco fue comisionado el barco Confederado. Florida el 17 de agosto de 1862.

Cualquier esperanza de golpear el comercio de la Unión se disipó incluso antes de que terminara su atuendo. La fiebre amarilla golpeó el barco y corrió desenfrenada entre la tripulación. No había ningún médico a bordo, por lo que el capitán tenía que desempeñar ese papel él mismo. En solo cinco días, solo cinco hombres estaban bien. El barco era inútil en tal estado, y Maffitt lo llevó a Cuba, donde él mismo bajó con la enfermedad. La fiebre amarilla es una enfermedad verdaderamente terrible. Solo unas horas después de que James Maffitt mostrara los primeros síntomas quedó completamente incapacitado, y durante siete días no pudo recordar nada en lo que llamó “una época de horror y sufrimiento que no puede ser realizado salvo por quienes han sido los destinatarios de esta caída. enfermedad ". 4 Cuando volvió en sí, descubrió que los médicos no creían que se recuperara. Cuando uno expresó alguna esperanza, el teniente "le dijo que sus pronósticos eran correctos, ya que no tenía tiempo de morir". 5 No se pudieron encontrar nuevos marineros allí y no había suficientes oficiales a bordo. Dado que el crucero resultó ser un desastre, Maffitt decidió correr a Mobile, Alabama. De alguna manera pudo llegar allí incluso con la condición de la tripulación.

Encontró a la marina de la Unión, encargada de bloquear el puerto, bloqueando su camino. Su tripulación no podía luchar, no solo carecían de la mano de obra, el equipo para sus armas no se había cargado con la prisa por escapar de Nassau. Así que Maffitt corrió por el Union Jack y navegó hacia la entrada del puerto. Esta práctica común no engañó a los federales, y sus tres buques de guerra salieron a su encuentro. En adelante, el Confederado navegó, pronto alcanzado por el fuego certero de los tres buques federales. Uno trató de interrumpirla, pero el Florida siguió recto, por lo que el barco del norte se retiró para evitar una colisión. Aunque el Florida fue golpeada muchas veces, después de veinte minutos pudo descansar con seguridad debajo de las armas confederadas. Stephen Mallory, el secretario confederado de la Marina, complementó al enfermo Maffitt por su manejo del barco, diciendo: “No recuerdo que la unión de la habilidad profesional completa, la frialdad y la osadía se hayan exhibido mejor en un guión naval de un barco único ". 6

A salvo en un puerto amigable, Maffitt pudo recuperarse de su enfermedad, reclutar una nueva tripulación y preparar el barco para un crucero. Después de tres meses de lentos preparativos, el barco está listo para el combate. El problema ahora era cómo superar la flota bloqueadora. Mientras se preparaba para intentar hacer su esacpe, Maffitt escribió en su diario:

& # 8216 Es del interés de la Confederación que salgamos intactos, ya que mis órdenes son asaltar su comercio solamente, que la parte mercantil de la comunidad del Norte, que tan fervientemente sostiene la guerra con contribuciones liberales, no pueda engordar con su progreso. , pero siente todas sus desgracias. Como el Alabama y Florida son los únicos dos cruceros que tenemos en este momento, sería un perfecto absurdo inclinarse contra sus más de trescientos, porque los federales sacrificarían con gusto cincuenta barcos armados para extinguir a los dos confederados.

Cuando se sacrifica un buque de guerra & # 8217 es una calamidad nacional, no se siente individualmente, pero cuando los barcos mercantes son destruidos en alta mar, la individualidad sufre y el zapato aprieta en la dirección correcta. Todos los comerciantes de Nueva York y Boston que por sus espléndidos comerciantes se convirtieron en príncipes de la riqueza e hinchados de celo patriótico por la subyugación del Sur, pronto llorarán a gran voz, paz, paz, nos estamos arruinando y el país & # 8212-ed! 7

Sabiendo que tenían un barco peligroso acorralado, los federales habían aumentado sus fuerzas frente a Mobile.

los Florida era demasiado débil para enfrentarlos. Los confederados pintaron el Florida de un color oscuro, y esperaron a que un vendaval cubriera su salida del puerto.

Temprano en la mañana del 16 de enero de 1863, Maffitt vio su oportunidad. Al quedarse sin Mobile, estaba en el centro de la flota de la Unión antes de que lo vieran. Los barcos federales los persiguieron, pero al día siguiente el Florida fue capaz de dejar atrás o eludir a todos ellos. Rápidamente se embarcó en su misión de asalto comercial, capturando y quemando su primer premio el día 19. Tuvo que detenerse en La Habana, Cuba, ya que se descubrió que su carbón era malo, pero se fue al día siguiente antes de que los barcos de la Unión pudieran acercarse a ella. Continuó navegando frente a las costas de América del Sur y las Antillas, capturando a los mercantes estadounidenses. En febrero, Maffit se detuvo en Barbados en busca de carbón, después de convencer al gobernador de que ignorara el requisito de tres meses entre escalas en un puerto británico. Uno de los barcos más grandes que capturó fue el Jacob Bell, que transportaba un cargamento de té por valor de entre 1 y 2 millones de dólares. En el camino tuvo que evitar los barcos de la Armada de los Estados Unidos enviados tras él, huyendo de uno y evitando a otro mientras estaba disfrazado de comerciante.

A principios de mayo Florida buscó anclaje en los puertos de Brasil para reparar su motor y hacerse cargo de la comida. Pero los países neutrales solo permitirían que los barcos confederados permanecieran veinticuatro horas para llevar suministros vitales, especialmente porque el asaltante transportaba prisioneros y carga de los barcos de la Unión. Maffitt protestó que el reacondicionamiento demoraría cuatro días, y dijo que al dar solo veinticuatro horas Brasil asumió “la responsabilidad de expulsar al océano una embarcación discapacitada y angustiada de una potencia amiga, un acto que recibiría la condena de todos los civilizados poderes & # 8230 ". 8 Con esto, el gobernador de Pernambuco cedió y le permitió entrar en el puerto.

En mayo, Maffitt fue ascendido a comandante por su "conducta galante y meritoria al mando de la balandra de vapor". Florida, en ejecutar el bloqueo dentro y fuera del puerto de Mobile, contra una fuerza abrumadora del enemigo, y bajo su fuego y desde entonces, en cruzar activamente y destruir el comercio del enemigo.” 9 El 8 de julio el USS Ericsson, un vapor de ruedas laterales, se acercó al Florida. La mala calidad del carbón que los confederados tenían a bordo les impidió escapar, pero una andanada de sus cañones ahuyentó al barco de la Unión. Cuando el Florida en St. George & # 8217s, Bermuda unos días después, intercambió saludos con los fuertes británicos. Esto es algo que el comandante de los fuertes no debería haber hecho, ya que Gran Bretaña no reconoció a la Confederación como nación. Más tarde fue reprendido por su gobierno en Londres, y fue la única vez que un barco confederado fue saludado por un ejército extranjero. 10

A finales de agosto el Florida fueron enviados a Brest, Francia para reparaciones, ya que habían visitado un puerto inglés en los últimos seis meses y, por lo tanto, no podían visitar otro. Después de meses de riguroso crucero, la salud de Maffit se había deteriorado. Le entregó el mando al teniente Charles Morris. Los marineros del Florida le agradaba Maffitt como su comandante, debido a su “amabilidad y consideración”, 11 y pidió ser trasladado con él a cualquier barco que se le asignara a continuación. Probablemente esto no ocurrió. Maffitt regresó a la Confederación y se le dio el mando de la CSS Albemarle.

Morris

Morris salió de Brest en febrero de 1864 y se embarcó en otro exitoso crucero. Durante los siguientes siete meses capturó 13 barcos de la Unión en el océano Atlántico. El inicio del crucero se vio obstaculizado por los tres ingenieros auxiliares, enfermizos e incompetentes. El barco pasó un tiempo en las Bermudas haciendo reparaciones y esperando que enviaran ingenieros de reemplazo desde el sur. Más tarde capturó un vapor que podría haberse convertido en un asaltante comercial, pero tuvo que ser hundido porque no había ingenieros para enviarla. Llegó a Bahía, Brasil, el 4 de octubre de 1864 para conseguir provisiones e hizo algunas reparaciones menores. Mientras se realizaban, Morris permitió que la mitad de la tripulación llegara a tierra en turnos de tres horas. El USS Wachusett, bajo el mando de Napoleon Collins, llegó al puerto al día siguiente. Estados Unidos envió una carta al Florida, por un caballero de nombre L. de Videky, ofreciendo un desafío de batalla una vez completadas las reparaciones. Pero los confederados rechazaron la carta, ya que estaba dirigida a la balandra Florida en lugar del CSS Florida. El estadounidense no enviaría el último, ya que sería una admisión implícita de la soberanía de los Estados Confederados. Volvió a enviar la carta, pero pidió al portador que la leyera antes de entregarla. De esa forma, Morris podría rechazarlo, pero aún así dar una respuesta. El Confederado dijo que no buscaría ni evitaría una conducta con el Wachusett, y se esforzarían por destruirla una vez que estuvieran fuera de las aguas del Brasil neutral. 12

USS Wachusett

Morris cometió el error de desembarcar con la mitad de su tripulación, a pesar de que había un enemigo en el puerto. Lo despertaron temprano en la mañana del 7 de octubre en el hotel donde se hospedaba, y le dijeron que había conmoción alrededor del Florida. Levantándose, descubrió que el Wachusett había capturado el Florida, y la estaba sacando del puerto. El barco de la Unión salió a atacar a las 3:15 am. La guardia confederada la avistó y, cuando no respondió, una citación hizo sonar la alarma. Antes de que la tripulación del asaltante y # 8217 pudieran ensamblar el Florida fue embestido por el Washusett. El Florida sufrió daños importantes, con su mástil de mesana y el patio principal rotos. Collins hizo retroceder su barco, esperando que el barco rebelde se hundiera. Los confederados dispararon algunos tiros con las pistolas y mosquetes que tenían a mano, y los federales lanzaron una andanada de sus mosquetes y algunos cañones. los Washusett retrocedió y exigió la rendición de la Confederación. Cuando los rebeldes se negaron, los sindicatos dispararon varias veces más contra el barco. Finalmente, el teniente Thomas Porter entregó el barco. Ella estaba en una posición desesperada - gravemente dañada, sin su vapor ni siquiera disparado en su cañón. Cuando la tripulación escuchó que Porter se rindió, un puñado saltó por la borda, prefiriendo confiar en el agua en lugar de la misericordia de los Yankees. Algunos de ellos escaparon, pero la mayoría fueron baleados en el agua por los marineros de la Unión. Cinco confederados murieron en la lucha, nueve heridos y setenta capturados. Solo tres marineros de la Unión resultaron heridos. 13

Este ataque fue ilegal, ya que se llevó a cabo en un puerto neutral. Los fuertes brasileños dispararon algunos tiros a la Wachusett mientras remolcaba el Florida mar adentro, y enviaron una balandra en su persecución, pero no pudieron detenerla. El Sr. de Videky, que había entregado la carta del cónsul estadounidense a Morris, le escribió a la Confederación como disculpa cuando escuchó lo que se había hecho. "¿Cómo podría pensar que tal villanía sea posible?" escribió, llamándolo un "truco infame y sinvergüenza". 14 El comandante Collins había recibido permiso de su comandante para atacar el Florida incluso si estaba en un puerto neutral, siempre que los cañones de los fuertes del puerto no fueran demasiado poderosos. Al principio, el gobierno apoyó sus acciones, pero ante la protesta del gobierno brasileño, hicieron un consejo de guerra a Collins acusado de "violar la jurisdicción territorial de un gobierno neutral". 15 Este juicio se llevó a cabo a principios de 1865. Collins se declaró culpable, pero dijo que lo había hecho por el bien público. El tribunal lo declaró culpable y lo sentenció a destitución de la marina. Esta sentencia no fue aprobada por el gobierno. Lo que había hecho Napoleon Collins estaba de acuerdo con sus órdenes y eso lo convirtió en un héroe. Después de que se llevó a cabo el juicio para apaciguar a Brasil, Collins fue ascendido en 1866 a capitán. El gobierno de los Estados Unidos estaba dispuesto a violar los derechos de los neutrales si podían destruir a uno de los temibles asaltantes comerciales que habían destruido gran parte del transporte marítimo del norte y habían inmovilizado muchos recursos navales en su persecución.

Collins

El CSS Florida fue llevada a Hampton Roads, a donde llegó el 11 de noviembre de 1864. Sufrió graves daños el 24 de noviembre, cuando chocó con un transporte de tropas, y se hundió cuatro días después. Es muy posible que este hundimiento no haya sido un accidente. Su hundimiento resolvió la posibilidad de que un caso judicial pudiera declarar ilegal su captura y exigir que fuera devuelta a los Confederados. Según las notas encontradas por su esposa después de su muerte, John Maffitt se reunió con el almirante David Porter en 1872, y Porter le contó la verdadera historia del hundimiento. Dijo que el gobierno de Washington expresó el deseo de que el barco se hundiera, por lo que bajo sus órdenes el casco del Florida se llenó de agua y el barco se hundió. 16 Tanto si la historia es cierta como si no, sin duda fue muy conveniente para Washington. It would have been better to intentionally sink her than have her go over to the enemy.

Capture of the Florida

1. The Civil War at Sea by Craig Symonds (Oxford: Oxford University Press, 2012) p. 84.
2. Official Records of the Union and Confederate Navies in the War of the Rebellion, pag. 758.
3. Ibídem.
4. Ibid, pag. 765.
5. Ibid.
6. Ibid, pag. 761.
7. Ibid, pag. 769.
8. Ibid, vol. 2, pág. 647.
9. Journal of the Congress of the Confederate States of America, 1861-1865 (Washington: Government Printing Office, 1904) vol, 3, p. 356.
10. Official Records of the Union and Confederate Navies in the War of the Rebellion, pag. 650.
11. Ibídem, pag. 661.
12. Ibid, vol. 3, pág. 631-632.
13. Ibid, pag. 255-256, 632, 637.
14. Ibid, pag. 644.
15. Ibid, pag. 268.
16. The Life and Services of John Newland Maffitt, by Emma Martin Maffitt (New York: The Neale Publishing Company, 1906) p. 387-388.


Ku Klux Klan in Alabama from 1915-1930

Ku Klux Klan Medals The Ku Klux Klan first appeared in Alabama following the Civil War, when many Confederate veterans and Democratic Party supporters formed the group to oppose the extension of citizenship and voting rights among former slaves and to end Republican Party control of the state government. This hate group disbanded during the early 1870s and remained inactive until 1915, when Alabama native William J. Simmons founded a new incarnation on Thanksgiving night atop Stone Mountain, Georgia. One year later, the city of Birmingham established Alabama's first Klavern—as local Klan organizations were known. The Klan expanded statewide during the early 1920s and claimed to have more than 150,000 members in Alabama. Most Klansmen were white middle-class Protestants whose beliefs in white supremacy motivated their support for the social control of African Americans, immigrants, labor unions, and other groups who threatened their privileged position in American society. Gov. Bibb Graves, U.S. senator J. Thomas Heflin, and U.S. senator and Supreme Court justice Hugo Black were among the Klan's notable members. Klan membership and influence declined sharply during the late 1920s because of internal conflicts and political opposition from the Big Mule/Black Belt alliance—Alabama's dominant political coalition. Ku Klux Klan Rally in Opelika, 1925 Klansmen also capitalized upon the state's post-World War I surge in patriotism and civic pride by donating large American flags to schools, organizing special events to recognize national holidays, and supporting organizations such as the Boy Scouts of America. Some Klansmen provided funds for the construction of new medical facilities, church campgrounds, and libraries. Throughout Alabama, the Klan promoted its views at sponsored concerts, barbecues, fireworks shows, and parades. The Klan gained popularity among many local leaders because its public acts promoted dominant community interests. By the mid-1920s, the Klan claimed to represent Alabama's social and economic elite: lawyers, newspaper editors, educators, physicians, business leaders, judges, Masons, bankers, ministers, and politicians. Grover Hall Following the 1926 election, the Big Mule/Black Belt alliance launched a campaign to destroy the Ku Klux Klan's newfound political power. Using their allies on the editorial pages of the state's leading print publications, such as the Montgomery Advertiser, los Birmingham-Age Herald, y el Alabama Baptist, the leaders of the Big Mule/Black Belt alliance railed against the Klan's vigilante tactics as an example of the growing sense of lawlessness that threatened Alabama's social and economic future. Journalist Grover Hall Sr., who had previously supported the Klan until the group challenged the state's dominant political order, became its most vocal critic, motivated by a combination of political and moral reasons Hall received a Pulitzer Prize in 1928 in recognition of his blistering assaults upon the Klan.

Despite the Klan's loss of power and popular support, the much smaller group remained active during the 1930s and 1940s. The U.S. Supreme Court's 1954 Brown v. Tablero school desegregation decision and the start of the modern civil rights movement breathed new life into the floundering hate group during the 1950s, when a third incarnation of the Klan emerged to launch a campaign of violence and intimidation.

Feldman, Glenn. Politics, Society, and the Klan in Alabama, 1915-1949. Tuscaloosa: University of Alabama Press, 1999.


Semmes and Alabama: A Peerless Duo

Scourge of Shipping: Nattily attired and lavishly mustachioed, Captain Raphael Semmes and his ship exemplified elegance. Speed and stealth allowed Alabama to conduct a 22-month nautical reign of terror.

(Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.)

It was September 5, 1862, and Captain Abraham Osborn Jr. was having an especially good day. Two months out of Martha’s Vineyard, the rangy commander of the Yankee whaling bark Ocmulgee had just killed a huge sperm whale off the Azores. As his crew stripped the carcass of blubber, a steam-powered sloop-of-war flying the Stars and Stripes appeared over the horizon. Osborn and his 37 seamen continued their work, assuming it to be a U.S. Navy vessel. The boom of a cannon and the swift replacement of the U.S. flag with the Confederate Stars and Bars brought Osborn’s crew to stunned attention, as a small boat pulled alongside, and the Rebel captain informed the dumbfounded sailors, “You are a prize of the steamer Alabama!”

Osborn and his crew were taken off as the Confederates stripped the captive vessel’s stores. The Rebels then burned the whaler to the waterline. Ocmulgee was the first Northern commercial craft to be captured by the British-built Rebel raider it would not be the last.

Alabama was one of many Confederate vessels built in the British Isles during the Civil War. Although Britain never officially declared support for the South, it conducted a brisk trade in construction—and at times, manning—of vessels for the Confederacy. Of these, the commerce raider Alabama was the most successful.

The vessel was built secretly in Liverpool at a cost of $250,000. When completed, Enrica, as it was officially named, was a thing of beauty, displacing more than 1,000 tons, and running 220 feet in length, with an elegant narrow beam. And Enrica was fast, with twin 300-horsepower engines that could deliver a speed of 12 knots. To conserve coal, its propeller could be removed and stored, making it a three-masted sloop. The ship also had a water purification system, and provisions could be taken from captured vessels, allowing the ship to remain at sea almost indefinitely.

Death Blow: USS Kearsarge fires the broadside that finally sent Alabama to the bottom off Cherbourg, France. (Universal History Archive/UIG via Getty images)

Sailing as an unarmed British merchant ship, Enrica coursed from England to the Azores in July 1862. Once arrived, the 24 British officers were exchanged for Confederates, though the British crew remained. It received six 32-pounder smoothbores and two pivot guns.

The newly assigned Confederate captain, Raphael Semmes, would soon become the stuff of legend. Physically, Semmes was unprepossessing. His one distinguishing feature was a mustache with long, pointed terminals. His crew came to refer to him—never to his face, of course—as “Old Beeswax.” He was also, by all reports, a harsh but fair commander.

Semmes had served with distinction during the Mexican War, and when the Civil War broke out, he joined the Confederate Navy as a commander. After commanding CSS Sumter—a converted merchantman with which Semmes took some 18 prizes—he was promoted to captain and given the new raider’s helm.

Semmes’ first order was to recommission his new command CSS Alabama, to the strains of “Dixie.” He then took the ship out on a nearly two-year cruise of harassment and controlled devastation.

Within 14 days, he had seized and burned Ocmulgee and four other whalers. He paroled their sailors, allowing them to decamp in whaleboats.

Semmes developed a strategy that precluded lengthy pursuits. He would burn a captured ship, wait in the vicinity, and when other Northern merchant ships attempted to come to the stricken vessel’s aid, capture them as well. Semmes’ methods produced stunning results. He was not, however, determined to burn every vessel, since captured ships brought into friendly ports were considered prizes, and brought healthy rewards for officers and crew. “I made every effort to avoid the necessity of destroying my prizes,” he wrote later. “I only resorted to this practice, when…there was nothing else to be done.”

A 4-inch wood splinter salvaged from Alabama. The attached paper label reads: “Pirate Alabama.” (Heritage Auctions, Dallas)

As months passed, and dozens of vessels fell to Semmes and Alabama, Northern newspapers screamed for action. Secretary of the Navy Gideon Welles sent warships to seek out the Rebel raiders, and a special flying squadron specifically to find Alabama. USS San Jacinto stumbled upon the Alabama in the West Indies, but Semmes slipped away during the night, leaving a “confused and perplexed” Yankee captain in his wake.

Semmes combed the world’s oceans for prey, but after 22 hard months, Alabama was in dire need of repairs. On June 11, 1864, an exhausted Semmes guided it into the neutral French port of Cherbourg to take on provisions and undergo a much-needed overhaul. Three days later, the U.S. sloop-of-war Kearsarge observed Alabama at anchor, and set up a blockade three miles outside the harbor. Despite the precarious condition of his ship, Semmes steamed out to meet the enemy.

The two ships pummeled each other at 1,000 yards however, many Alabama shells failed to explode due to corrosion, Ultimately, his steering gone, his decks strewn with debris and blood, Semmes raised a white flag, and—along with 40 sailors—jumped over the side, as the Alabama settled at the stern and sank. They escaped capture when a British yacht picked them up. Semmes returned to the war and was made an admiral and a brigadier general—the only man to hold flag rank in the Navy and the Army. After the war, he was briefly arrested for treason and piracy.

Ron Soodalter, a regular contributor to America’s Civil War, is the author of Hanging Captain Gordon.


The Cruise of the C.S.S. Alabama - History

In latter part of 1861, the keel of the ‘SS Oreto’ was laid down at the shipyards of William Miller and Sons of Liverpool, England. From the outset, the ship was designed to be one of the fastest afloat in the 1860's, and for good reason. She was fitted with engines of a new design and manufacture by Faucett, Preston and Company, known and held in high regard for building some of the fastest maritime engines in the 19th century.

On March 22, 1862, ‘Oreto’ embarked on her maiden voyage as a civilian ship, bound for the port of Nassau in the Bahamas. It is a widely held opinion that her early departure was to carry much needed war supplies for the Confederate States. History records however, the 'Oreto' would have a short career in the civilian merchant role - rather, later to make her place in history as a Confederate cruiser.

Whilst 'Florida' was known in the shipyard as the 'Oreto' she was initially intended to be named ‘Manassas’ in confederate service. She had the distinction of being the first of several, foreign-built cruisers. For reasons unknown, Union records long continued to refer to her as the 'Oreto' and frequently, reports confused her with the CSS Alabama despite her being fitted with two funnels as opposed to the single-stacked Alabama.

Embarking on an extraordinary career which, over about the next year and a half would see the cruiser cross the Atlantic twice while destroying ships of the US merchant fleet. The spring and summer of 1863 saw the CSS Florida sink several US ships in the waters surrounding the West Indies and in the mid-Atlantic ocean. Maffitt during this period, made considerable use and benefitted directly from several friends in the British Royal Navy. On at least three occasions, the Florida found herself in 'close proximity' to one or more British ships of the line and an exchange of goods and/or replenishment at sea was highly probable. According to the personal log of Midshipman Stephen Forsyth of HMS Resistance, a rare departure from Resistance's duties patrolling the English Channel, reveals 'a chance encounter with the Confederate Cruiser 'Florida' saw the transfer of coal, meat and light ordinance from the Resistance, before signals of farewell were exchanged'. During this period of Florida's operations, Maffitt made Nassau his home port but as the number of ships the Confederate raider was sinking or capturing grew, the Federal authorities decided to dispatch a large naval squadron to pursue this troublesome, Confederate 'raider'. On being made aware of this and despite many objections from the crew Maffitt and his officers decided to move their base of operations to Europe in the late summer of 1863.

Continuing to wreak havoc in the commercial shipping lanes between Europe and America, the CSS Florida eventually arrived in the port of Brest in August of 1863 needing to make repairs. French authorities impounded the Florida for the next few months, under France's neutrality laws. Immediately after this became known, United States diplomatic agents applied a near continuous stream of protests, threats, and requests for action to the government of Napolean III for the Confederate ship to seized on their behalf. As these ‘legal’ moves continued, employing the good offices of the Confederacy’s Naval Agent, Captain Maffitt ordered the vessel to be secretly repaired. Maffit however was now in declining health and was forced to relinquish his command to Lt. Charles M. Morris. Morris immediately had to contend with several serious discipline problems which had erupted during the ships period in port. Feeling the entire safety of his ship to be at risk, Morris finally discharged part of the original crew. In the end, American diplomatic efforts did not sway the French, and Lt. Morris was able to put to sea with his newly-equipped and newly-manned ship on 10 February 1864.

Florida crossed the Atlantic, making her way towards the shores of South America where she continued harassing and decimating the US merchant fleet for the next six months. On 10 July 1862, the CSS Florida enjoyed its most successful day as a raider, taking four vessels including 'Electric Spark', valued at nearly $1,000,000. Despite these successes, Morris decided his crew was in need of rest. There had already been one unsuccessful mutiny and the Captain had lost confidence in his crew’s ability to function effectively. Florida’s time was running out and his ship would meet its final end as a Confederate cruiser, through an intelligence move and violation of international law by the US Government.

In the October of 1864, the CSS Florida found itself docked in the port of Bahia, Brazil, refitting and allowing an exhausted crew time to relax. The US Consulate in Bahia began operations spying upon the activities of the ship and communicating with the Federal Navy ships operating in the area. In violation of international laws respecting the rights of neutral powers in a conflict, Commander Napoleon Collins of the USS Wachusett, attacked the Florida while she lay at anchor in Bahia.

Catching the Confederate ship completely unprepared for combat, the USS Wachusett rammed the Florida, damaging her hull badly and forcing her Captain to surrender. The Wachussett then towed its prize to the US Navy's base at Hampton Roads, VA. Meantime, diplomats of Brazil and several other countries, filed legal protests against the US and the actions of Commander Collins. The US courts held that Commander Collins had indeed violated the international laws and treaties of the US and ordered the ship to be returned to Brazil. Before this could happen however, the CSS Florida was lost in a questionable collision with the US Army Transport, 'Alliance' in late November of 1864. It was widely believed the sinking was most likely arranged by Admiral David Dixon Porter, a close friend of the 'Alliance’s' Captain. Commander Collins for his action of illegal attack and seizure was court-martialed and convicted of violating Brazilian territorial rights but the verdict was set aside by Secretary of the Navy, Gideon Welles. Collins subsequently won fame and eventual promotion for his daring and was hailed as a hero by the press and readership of the north.

No one can deny the CSS Florida, in spite of meeting such an ignominious end, enjoyed a stellar career as a Confederate cruiser. Sometimes plagued by an often ill-disciplined crew, she was directly credited with thirty seven ships either sunk or captured. In addition to this her crew took two ships that were later commissioned as the Confederate cruisers CSS Tacony and CSS Clarence. These ships were credited with another twenty three Federal vessels sunk or captured. Through daring and bold actions against all the odds, the officers and crew of the CSS Florida ensured a place for themselves and their ship in the annals of naval warfare history.


Free State of Winston

Dual Destiny Monument in Double Springs The Free State of Winston is a popular name given to Civil War-era Winston County, as a reflection of the county's generally pro-Union stance and resistance to Confederate rule during the war. During the secession crisis, Unionists in Winston County declared their right to secede from Alabama much as the state seceded from the Union. Although the county pulled back from the bold step of secession and hoped to remain neutral in the conflict, it remained under state control and was the scene of violent acts of retribution during and after the war. Christopher Sheats In the 1860 election, the majority of Winston County's voters supported Southern Democrat John C. Breckinridge for president, perhaps because they saw Breckinridge as the political heir of Andrew Jackson, a hero to many of the county's residents. From the beginning of the war, though, Winston County's inhabitants were strongly Unionist. Christopher Sheats, a 22-year old Winston County schoolteacher and ardent Unionist, was elected by an overwhelming majority to represent the county at Alabama's secession convention. There, he refused to sign the secession ordinance. His Unionism later led to his expulsion from the state legislature and his imprisonment for some time under charges of treason. In the first months after secession, many Winston Unionists formed home guard companies to defend themselves against Confederates. In addition, Unionists elected as officers in many of the county's militia units refused to take the oath of office, preventing them from drilling and entering Confederate service. Natural Bridge The war produced a number of atrocities in Winston County, as both Unionists and Confederates committed acts of robbery, vandalism, and even murder against their former neighbors. One notable instance was the murder of probate judge Tom Pink Curtis by a band of Confederate horsemen who were looking for salt left in Curtis's charge by the Alabama state government for distribution to the poor. In the later years of the war, both Union and Confederate raiders swept through the county. Confederate captain Nelson Fennel led an unsuccessful raid into Winston in June 1863 to seize deserters and draft-dodgers. Lt. Col. W. L. Maxwell led a Confederate expedition in April 1864 into the county for a similar purpose, but the rugged terrain hampered his efforts. Union colonel William J. Palmer led a raid through Winston County in December 1864 and January 1865. While in the county, his force won a skirmish with a body of Confederates and liberated a large number of Unionist conscripts. Maj. Gen. James H. Wilson led a major Union raid through the county in March and April of 1865.

After the war, considerable tensions remained between Winston County's Unionists and Confederates, leading to occasional violence. The county's Unionism led to Republican Party dominance of local politics. Today, a statue of a Civil War soldier, half Union and half Confederate, stands in front of the Winston County courthouse in Double Springs, commemorating the county's divided loyalties during the war. The Incident at Looney's Tavern, a musical drama performed many times in Winston County, tells the story of Christopher Sheats and the Unionist meeting at Looney's Tavern. It is the official state outdoor musical drama of Alabama.


U.S.S. KEARSARGE

El USS Kearsarge was commissioned in 1862 as part of the Civil War’s emergency shipbuilding campaign. As soon as the ship was constructed, she was deployed to the European waters where she searched for Confederate raiders for three years. In June of 1864, Kearsarge found the CSS Alabama in France, where she had gone for repair. Together, they fought one of the most memorable naval battles off Cherbourg that only lasted about an hour. In that hour, Kearsarge defeated the Alabama with its superior arsenal, sinking the ship.

Kearsarge was assigned to other search and intercept missions until the Civil War ended. She remained in the same area until the middle of 1866 when she was decommissioned for a short time. In 1868, Kearsarge was returned to active service, and was sent to South America’s Pacific Coast. Then, she cruised to Australia and returned to Peru, followed by a trip to Hawaii and then California.

In 1870, she was again decommissioned and returned to duty within a matter of years. It was in 1888 that the ship was wrecked on the Roncador Reef during a cruise from Haiti to Nicaragua. Salvage efforts were not effective, and she was stricken from the Navy list shortly thereafter.


USA: A Brief History

The University of South Alabama was founded in 1963 without a single building to call its own. More than 50 years and quite a few buildings later, USA is a vibrant university that continues to serve as a catalyst for transformational change in the city, the state and the Gulf Coast region.

USA's story began in the early 1960s, when Mobile’s civic leaders saw the need to improve access to higher education in southwest Alabama. Realizing the region had outgrown the small extension program that operated out of a building downtown, they formulated plans for a four-year, degree-granting institution. On May 3, 1963, a bill creating a new, independent university successfully passed the Alabama Legislature, and USA was born.

Classes began in June 1964 at a new, $1 million building in west Mobile. Initial enrollment totaled 276. The extent of the pent-up demand for education became obvious when the first fall semester began. Enrollment leaped to 928 — and it continues to grow. Today, USA enrolls more than 14,000 students annually and has awarded more than 90,000 degrees.

The first campus building is now named the Frederick Palmer Whiddon Administration Building, after USA’s first president. Whiddon helped establish the University and remained at its helm until retiring in 1998. His successor, longtime faculty member and administrator V. Gordon Moulton, oversaw a new era of growth into the 21st Century. Dr. Tony G. Waldrop, selected in 2014 as the University’s third president, continues the USA tradition of visionary leadership focused on discovery, health and learning.

As new programs attracted more students, the University’s footprint and facilities expanded. Almost from the moment USA accepted its first students, its leaders began ambitiously working toward establishing a medical school. The College of Medicine charter class began in 1973, and USA’s focus on health education was later complemented by the College of Nursing and the Pat Capps Covey College of Allied Health Professions.

Today, USA provides high-quality education in business, the liberal arts, education, engineering, computing, the sciences and healthcare. It offers more than 100 undergraduate, graduate and doctoral programs through its 10 colleges and schools. The University campus includes USA Technology & Research Park, an incubator of economic development and technological innovation. On the east side of Mobile Bay, USA’s Baldwin County Campus provides eastern shore residents convenient access to educational programs.

The University of South Alabama encompasses a comprehensive health system composed of two hospitals — USA University Hospital and USA Children’s & Women’s Hospital — along with the USA Mitchell Cancer Institute and the USA Physicians Group. This combination of advanced healthcare services has improved the lives of countless residents throughout the entire region.

A charter member of the Sun Belt Conference, USA fields 17 Division I sports teams, including baseball, softball, basketball, soccer, volleyball and tennis. The Jaguars football program, established in 2009, played in its first bowl game, the Raycom Media Camellia Bowl, in 2014.


Ver el vídeo: Civil War Naval Slugfest: Kearsarge vs Alabama