Batalla de Vera Cruz - Historia

Batalla de Vera Cruz - Historia


El ejército estadounidense realizó su primer desembarco anfibio exitoso, cuando bajo el mando del general Winfield Scott, una fuerza de 12,000 aterrizó a 3 millas al sureste de la ciudad de Vera Cruz el 9 de marzo de 1847. De esta manera, superó con éxito al ejército mexicano que defendía la ciudad. Pronto se vieron obligados a rendirse.

.


La tarea de la Armada estadounidense en la costa este de México era bloquear los puertos de México y tratar de ocupar la mayor cantidad posible de ellos. La flota estadounidense estaba comandada por el comandante David Conner. Las fuerzas de Conners ocuparon varios puertos. Conner luego transportó al general Winfield Scott y 12,000 soldados a Vera Cruz. Scott sabía que necesitaba capturar Vera Cruz para poder trasladarse tierra adentro. Si bien sus oficiales recomendaron un asalto directo, Scott temía el número de bajas que sufriría. En cambio, el 9 de marzo de 1847, aterrizó a sus hombres en una playa de Collado, a tres millas al sureste de Vera Cruz. 12.000 hombres fueron desembarcados en el primer desembarco anfibio de Estados Unidos. Hacia el día 15 Vera Cruz fue rodeada. El 22 de marzo, después de que la ciudad se negara a rendirse, Scott comenzó un cañoneo de la ciudad. Después de doce días de despido, los mexicanos acordaron rendirse. Las fuerzas estadounidenses ocuparon la ciudad el 29 de marzo.


Batalla de Vera Cruz - Historia

El estado de Veracruz, ubicado a lo largo de la costa oriental del Golfo de la República Mexicana, tiene una población de 6,856,415 personas, lo que representa el 7.39% de la población nacional de México en 1990. Políticamente dividido en 203 municipios, el estado tiene un área de 27,759 millas cuadradas (71,896 kilómetros cuadrados). Veracruz comparte fronteras comunes con los estados de Tamaulipas (al norte), Oaxaca y Chiapas (al sur), Tabasco (al sureste) y Puebla, Hidalgo y San Luis Potos & # 237 (al oeste). Veracruz también comparte 430 millas (690 kilómetros) de su límite oriental con el Golfo de México.

Las abundantes lluvias y el suelo extremadamente fértil en las regiones costeras de Veracruz permiten el cultivo de una amplia gama de cultivos. El estado es uno de los principales productores nacionales de café, caña de azúcar, maíz y arroz. De los bosques tropicales de las regiones del interior proceden los tintes, las frondosas y el caucho. En las regiones más frías del oeste se encuentran bosques de maguey, cactus y coníferas. Sin embargo, el principal recurso natural del estado y la industria dominante es el petróleo. Las montañas contienen depósitos relativamente sin explotar de oro, plata, hierro y carbón.

La historia de los pueblos originarios del estado de Veracruz es una historia muy compleja y fascinante. En el período prehispánico, el actual estado de Veracruz estaba habitado principalmente por cuatro culturas indígenas. Los huastecos y otomanos ocuparon el norte, mientras que los totonacas residían en el centro norte. Los olmecas, una de las culturas más antiguas de América, se hicieron dominantes en la parte sur de Veracruz. Para el investigador que busca aprender la historia detallada de las comunidades individuales de Veracruz, Aztec Imperial Strategies (por Frances F. Berdan, el profesor Michael E. Smith y otros) y A Guide to the Historical Geography of New Spain de Peter Gerhard son probablemente los dos mejores trabajos a consultar.

Los olmecas fueron probablemente uno de los primeros grupos indígenas en ocupar Veracruz. Ocuparon las llanuras costeras en los actuales estados de Veracruz y Tabasco (sureste de Veracruz) en algún momento alrededor del 1000 al 300 a.C. Se han encontrado varios sitios olmecas en Veracruz, incluidos San Lorenzo y Tres Zapotes. Estos asentamientos fueron probablemente los sitios "ceremoniales" más complejos encontrados en toda Mesoamérica en el momento de su apogeo. Por esta razón, muchos antropólogos consideran que la civilización olmeca es la cultura madre de las muchas culturas mesoamericanas que la siguieron.

Los olmecas. Los olmecas eran famosos por sus habilidades para esculpir y sus motivos distintivos. Uno de los ejemplos más notables de la cultura olmeca son las cabezas esculpidas de basalto, que pesan hasta 40 toneladas y miden casi tres metros de altura. El basalto utilizado para estas tallas provenía de un lugar a 50 millas (80 kilómetros) de distancia y aparentemente había sido llevado en balsas a su destino. Se han encontrado montículos piramidales en muchos de los asentamientos olmecas. Se cree que la economía olmeca se centró en la producción agrícola en las fértiles llanuras aluviales y se complementó con la pesca y el marisqueo. Sin embargo, en el año 300 a.C., la cultura olmeca fue eclipsada por otras civilizaciones emergentes en Mesoamérica.

Los indios totonacas. Cuando los españoles llegaron a la costa del Golfo de México en 1519, los indios totonacas ocuparon una provincia conocida como Totonacapan, que se extendía por la parte central de Veracruz y el distrito de Zacatlán del actual estado de Puebla. Ocupando unas cincuenta ciudades y con una población de un cuarto de millón de habitantes, los totonacas hablaban cuatro dialectos primarios. Su capital, Cempoala, ubicada a cinco millas tierra adentro de la actual ciudad de Vera Cruz, tenía una población de aproximadamente 25,000 habitantes.

Durante el siglo XV y los primeros años del siglo XVI, el poderoso Imperio Azteca, gobernado por los indios mexicanos de su ciudad capital, Tenochtitl & # 225n, comenzó un esfuerzo concertado para someter e incorporar las ricas áreas costeras a su dominio. Eventualmente, Veracruz, junto con partes de los estados vecinos, conformarían las provincias aztecas de Tochtepec, Cuetlaxtlan, Cempoallan, Quauhtochco, Jalapa, Misantla y Tlatlauhquitepec.

Después de su conquista por el gobernante mexica Axay & # 225catl en 1480, los totonacas fueron incorporados a las provincias aztecas de Cempoallan, Misantla y Xalapa. Estas áreas, con abundancia de agua y tierra fértil, estaban ricamente dotadas de una amplia variedad de vegetación y cultivos, que incluían cedros, frutas, algodón, cacao, maíz, frijoles y calabazas. En la época prehispánica, el algodón era un cultivo muy importante, que los totonacas utilizaban para fabricar armaduras de algodón. Como tributo a sus amos aztecas, los totonacas enviaron telas, vestidos, maíz, alimentos, miel y cera a Tenochtitlán.

La provincia de Cempoallan y sus ciudades y fortificaciones totonacas asociadas podían movilizar hasta 50.000 guerreros a la vez. Los nativos de Cempoallan, incitados por los vecinos tlaxcaltecas (que seguían siendo un enclave independiente dentro del Imperio azteca), se rebelaron continuamente contra los mexicas. Incluso el último emperador mexica, Moctezuma II, pasó los primeros años de su reinado liderando campañas contra los indígenas de Veracruz.

La provincia azteca de Xalapa (Jalapa), también habitada por indios totonacas, solo fue agregada al dominio mexica por Moctezuma II en los años anteriores al contacto español. Jalapa se encontraba a lo largo de una ruta principal entre la costa y Tenochtitl & # 225n y era un rico territorio agrícola, con maíz y chiles como cultivos prominentes. La ciudad de Jalapa es ahora la capital de Veracruz.

Los totonacas fueron los primeros nativos que el Capitán Hern & # 225n Cort & # 233s conoció al desembarcar en la Costa del Golfo cerca de la actual Veracruz. Obligados por los mexicas al pago de un fuerte tributo, incluida la frecuente captura de su pueblo para esclavos o para sacrificios en los sangrientos ritos aztecas, los totonacas estaban listos para la revuelta, y su rey, Tlacochcalcatl, acogió con entusiasmo a Cortés y prometió el apoyo de sus cincuenta mil guerreros contra el emperador Moctezuma y el imperio azteca. Los españoles ayudaron a los totonacas a expulsar a los recaudadores de tributos de Moctezuma en Totonacapan, quienes aparentemente huyeron a una guarnición mexica en Tizapancingo, a unas veinte millas al suroeste. Con una fuerza completa de españoles, 16 caballos y totonacas, Cortés tomó el control de Tizapancingo.

En junio de 1519, los totonacas ayudaron a Cortés y a los españoles en la fundación de La Villa Rica de la Vera Cruz (El Pueblo Rico de la Vera Cruz) en el sitio del actual puerto de Veracruz. Veracruz se convirtió así en la primera ciudad fundada por los españoles en el continente norteamericano. Incluso hoy, Veracruz sigue siendo uno de los centros comerciales e industriales más importantes de México.

En los sucesos posteriores, que culminaron con la toma de la ciudad de Tenochtitl & # 225n y la caída del Imperio azteca en 1521, los totonacas tomaron parte activa en la campaña como aliados de los españoles y sus aliados tradicionales, los indios tlaxcaltecas. Además de dar pronta lealtad a los españoles, abrazaron la fe católica romana de los europeos. Ya en 1523, los franciscanos comenzaron a trabajar entre los totonacas de las tierras altas. Los agustinos llegaron una década después para hacer proselitismo de los totonacas en la región fronteriza de Hidalgo, Puebla y Veracruz.

HR Harvey e Isabel Kelly, los autores de "El Totonaca" en el Manual de indios de América Central, escriben que "En las grandes áreas donde el habla totonaca ha sobrevivido hasta el presente, había poco para atraer al español. El transporte y la comunicación eran difíciles Además, Totonacapan carecía en gran parte de los recursos minerales tan atractivos para los españoles. Así, hasta años relativamente recientes, gran parte de Totonacapan ha permanecido intacta y aislada, y muchas formas de cultura nativa totonaca han sobrevivido ". Hoy en día, los totonacas de Puebla y Veracruz, que suman alrededor de 100.000, son agricultores laboriosos. Su cultivo principal es la caña de azúcar, de la que fabrican azúcar en sus propios ingenios. El baile y los festivales son elementos importantes de su cultura. Aunque algunos de sus festivales conservan elementos de sus antiguos ritos de sacrificio, la mayoría de los totonacas son católicos romanos en la actualidad.

Los indios huastecos. Los indígenas huastecos, que hablan una forma de la lengua maya, ocupan actualmente 55 municipios en los actuales estados de Veracruz, San Luis Potos & # 237 e Hidalgo, así como secciones más pequeñas de Tamaulipas y Quer & # 233taro. Se cree que estaban aislados del resto de los mayas y evolucionaron por separado y pueden haber llegado al área ya en el año 200 d.C. Bajo el dominio azteca, los huastecos ocuparon dos provincias aztecas, Atlan y Tochpan.

La provincia de Atlán, ubicada en el área de los actuales pueblos de Metlaltoyuca y Pantepec, fue ocupada por huastecos, tepehuas, otomíes y totonacas. Esta región era una importante región algodonera, y los huastecos de esta provincia se vieron obligados a rendir tributo a los mexicas en forma de pieles, papel, algodón y mantas. Sin embargo, cuando los españoles llegaron a su territorio, los huastecos no cooperaron con ellos como lo hicieron los vecinos tlaxcaltecas y totonacas. En 1520, los huastecos arrasaron con un pequeño asentamiento español que se había instalado en su territorio.

Una vez que tomó el control de Tenochtitl & # 225n en agosto de 1521, Cortés marchó hacia territorio huasteco con una gran fuerza de españoles y mexicas aliados. Después de encontrar una resistencia considerable, Cortés derrotó a los huastecos y fundó la Villa de San Esteban en 1522. Sin embargo, las revueltas de los huastecos en octubre-diciembre de 1523 y 1525-26 fueron reprimidas con gran crueldad. A pesar de sus batallas con los mexicas y los españoles, los huastecos continúan sobreviviendo hoy, manteniendo muchos aspectos de su cultura e idioma tradicionales. La música y el baile huastecos han influido en el folclore musical de México. La población huasteca contemporánea asciende a unos 80.000 habitantes en Veracruz y San Luis Potosé.

Tochtepec era una provincia azteca grande y extensa que se extendía desde la costa del Golfo hacia el interior hasta las escarpadas montañas orientales. Mientras que la lengua N & # 225huatl de los aztecas dominaba Tochtepec, las lenguas chinanteca y mazateca dominaban el extremo suroeste de la provincia. Los aztecas valoraban esta provincia porque se convirtió en una fuente de muchos recursos muy valiosos, como cacao, algodón, plumas preciosas, oro, piedras verdes y caucho, así como varios alimentos básicos, frutas y pescado.

La provincia azteca de Cuetlaxtlan se extendía a lo largo de la amplia llanura costera de Veracruz al norte de Tochtepec. Michael E. Smith y Frances F. Berdan, en sus descripciones de las provincias aztecas, escriben que "Cuetlaxtlan fue muy frecuentemente atrapado en las maquinaciones políticas de los mexicas y tlaxcallanes. Tras el abandono de sus aliados tlaxcaltecas, Cuetlaxtlan fue conquistado por Moctezuma Ilhuicamina. " Sin embargo, la provincia se encontraba frecuentemente en un estado de rebelión contra sus amos mexica. Finalmente, el emperador Axayácatl, que gobernó desde 1468 hasta 1481, reconquistó la región e instaló guarniciones y recolectores de tributos aztecas.

Durante el largo período colonial, el puerto de Veracruz, como el principal puerto de entrada de México, ha sido un premio disputado tanto para los generales mexicanos como para los invasores alienígenas. Fue a través de este puerto que miles de esclavos africanos fueron llevados a destinos en varios lugares del México colonial. Durante los siglos XVII y XVIII, el puerto fue presa fácil para los bucaneros que causaron estragos en todo el Caribe. Como la primera ciudad fundada por los españoles en México, también fue su último reducto antes de su expulsión en 1821.

El 19 de mayo de 1822, el general Agustín Iturbide fue declarado Emperador de México. Sin embargo, su reinado encontró rápidamente resistencia y, en agosto de 1822, Iturbide tomó medidas contra toda la oposición. Fue en Veracruz el 1 de diciembre de 1822, cuando el comandante de la guarnición, Antonio López de Santa Anna Pérez de Lebrán, se levantó contra Iturbide y proclamó la república. Santa Anna eventualmente serviría nueve términos como presidente de la República Mexicana. En 1838, la Armada francesa bloqueó Veracruz durante la "Guerra de la Pastelería" de ese año. En 1847, durante la guerra entre México y Estados Unidos, el general Winfield Scott llevó a las tropas estadounidenses a desembarcar en Veracruz.

Benito Juárez fue elegido presidente en marzo de 1861. Sin embargo, debido a que la República Mexicana había sido devastada por tres años de guerra civil (La Guerra de Reforma), la tesorería se agotó. Como resultado, Ju & # 225rez canceló la deuda externa de México. España, Gran Bretaña y Francia, todos indignados por esta acción, decidieron, en octubre de 1861, forzar el reembolso de sus préstamos mediante la ocupación de la Costa del Golfo de México. En diciembre, las tropas españolas ocuparon el puerto de Veracruz, seguidas un mes después por las fuerzas francesas y británicas.

Sin embargo, poco después las fuerzas españolas y británicas fueron evacuadas. Estimulado por los sueños de restablecer el imperio de su tío (Napoleón I), el emperador Napoleón III tomó medidas para ocupar todo el país. Aunque los franceses ocuparon Veracruz durante varios años, pronto fueron expulsados ​​del país por las fuerzas de Juárez en 1866/67. El 21 de abril de 1914, un incidente que involucró a marineros estadounidenses en Tampico llevó al presidente Woodrow Wilson a desembarcar tropas estadounidenses en Veracruz, donde permanecieron seis meses. México respondió más tarde cortando relaciones diplomáticas.

Hoy, el estado de Veracruz, rico en recursos naturales, es un componente importante de la economía de México. Aproximadamente el 35% del suministro de agua de México se encuentra en Veracruz. Además, el estado cuenta con cuatro puertos de aguas profundas y dos aeropuertos internacionales. Si bien Veracruz es una fuente importante de metales como el hierro y el cobre, gran parte de su minería involucra minerales no metálicos como azufre, sílice, feldespato, calcio, caolín y mármol.

La parte norte de Veracruz es un importante productor de petróleo. La industria manufacturera en Veracruz representa el 21% del producto interno bruto del estado y aproximadamente el 64% del PIB de la industria manufacturera es generado por los sectores químico y petroquímico. El resto de la producción del estado incluye productos de metal, alimentos, producción de bebidas, impresión y publicación, industrias de maquinaria y equipos no eléctricos.

El área alrededor de Jalapa, la capital, es una de las principales áreas cafetaleras de México, mientras que la parte central del estado se caracteriza por un desarrollo agrícola tradicional y la presencia de centros industriales de larga data como Córdoba, Orizaba y Río Blanco, cuyos principales La actividad es la fabricación textil.

El puerto de Veracruz, con su atractivo clima, gastronomía y sitios arqueológicos, es un balneario favorito para turistas mexicanos y extranjeros. Veracruz tiene una ubicación muy ventajosa a lo largo del Golfo de México. Es un puerto privilegiado para las exportaciones a Estados Unidos, América Latina y Europa. El setenta y cinco por ciento de toda la actividad portuaria en México tiene lugar en Veracruz. Las principales exportaciones de este estado son café, frutas frescas, fertilizantes, azúcar, pescado y crustáceos. La minería solo representa el 1,5% de la actividad económica.

Veracruz siempre ha sido y sigue siendo un estado importante y esencial para la República Mexicana. Sus ricos recursos minerales y su ubicación estratégica han garantizado que, en el peor de los tiempos, Veracruz probablemente prospere y continúe.

Copyright © 2004 de John P. Schmal. Reservados todos los derechos. Lea más artículos de John Schmal.

"Diagnóstico de los Pueblos Indigenas de la Huasteca". En línea: http://www.sedesol.gob.mx/perfiles/regional/huasteca/index.html 12 de enero de 2002.

Peter Gerhard, A Guide to the Historical Geography of New Spain (Norman, Oklahoma: University of Oklahoma Press, 1972).

H. R. Harvey e Isabel Kelly, "The Totonac" en Evon Z. Vogt, Manual de los indios de América Central, segunda parte, vol. 8 (Austin: Universidad de Texas, 1969), 638-681.


Revolución Mexicana: Ocupación de Veracruz

La Ocupación de Veracruz duró del 21 de abril al 23 de noviembre de 1914 y ocurrió durante la Revolución Mexicana.

Fuerzas y comandantes de amplificador

Ocupación de Veracruz - El Asunto Tampico:

A principios de 1914, México se encontraba en medio de una guerra civil mientras las fuerzas rebeldes lideradas por Venustiano Carranza y Pancho Villa luchaban para derrocar al usurpador general Victoriano Huerta. No dispuesto a reconocer el régimen de Huerta, el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, llamó al embajador estadounidense en la Ciudad de México. No deseando intervenir directamente en la lucha, Wilson dio instrucciones a los buques de guerra estadounidenses para que se concentraran frente a los puertos de Tampico y Veracruz para proteger los intereses y la propiedad de Estados Unidos. El 9 de abril de 1914, un ballenero desarmado de la cañonera USS Delfín aterrizó en Tampico para recoger gasolina en tambor de un comerciante alemán.

Al llegar a tierra, los marineros estadounidenses fueron detenidos por las tropas federalistas de Huerta y llevados al cuartel general militar. El comandante local, coronel Ramón Hinojosa reconoció el error de sus hombres e hizo que los estadounidenses regresaran a su barco. El gobernador militar, general Ignacio Zaragoza, se puso en contacto con el cónsul estadounidense y se disculpó por el incidente y solicitó que se transmitiera su pesar al contralmirante Henry T. Mayo en alta mar. Al enterarse del incidente, Mayo exigió una disculpa oficial y que se izara y saludara la bandera estadounidense en la ciudad.

Ocupación de Veracruz - Pasando a la acción militar:

Al carecer de autoridad para atender las demandas de Mayo, Zaragoza las remitió a Huerta. Si bien estaba dispuesto a pedir disculpas, se negó a izar y saludar la bandera estadounidense porque Wilson no había reconocido a su gobierno. Al declarar que "el saludo será despedido", Wilson le dio a Huerta hasta las 6:00 pm del 19 de abril para cumplir y comenzó a trasladar unidades navales adicionales a la costa mexicana. Con el paso del plazo, Wilson se dirigió al Congreso el 20 de abril y detalló una serie de incidentes que demostraron el desprecio del gobierno mexicano hacia Estados Unidos.

Al dirigirse al Congreso, solicitó permiso para utilizar una acción militar si fuera necesario y afirmó que en cualquier acción "no habrá ningún pensamiento de agresión o engrandecimiento egoísta", sólo esfuerzos para "mantener la dignidad y la autoridad de Estados Unidos". Si bien una resolución conjunta se aprobó rápidamente en la Cámara, se estancó en el Senado, donde algunos senadores pidieron medidas más duras. Mientras continuaba el debate, el Departamento de Estado de EE. UU. Estaba rastreando el transatlántico SS Ypiranga que se dirigía a Veracruz con un cargamento de armas pequeñas para el ejército de Huerta.

Ocupación de Veracruz -Tomando Veracruz:

Deseando evitar que las armas llegaran a Huerta, se tomó la decisión de ocupar el puerto de Veracruz. Para no enemistarse con el Imperio Alemán, las fuerzas estadounidenses no aterrizarían hasta que el cargamento hubiera sido descargado de Ypiranga. Aunque Wilson deseaba tener la aprobación del Senado, un cable urgente del cónsul estadounidense William Canada en Veracruz a principios del 21 de abril le informaba de la inminente llegada del transatlántico. Con esta noticia, Wilson instruyó al secretario de Marina, Josephus Daniels, de "tomar Veracruz de una vez". Este mensaje fue transmitido al contralmirante Frank Friday Fletcher, quien comandó el escuadrón fuera del puerto.

Poseer los acorazados USS y USS Utah y el transporte USS Pradera que transportaba 350 infantes de marina, Fletcher recibió sus órdenes a las 8:00 a.m. del 21 de abril. Debido a consideraciones climáticas, inmediatamente avanzó y le pidió a Canadá que informara al comandante mexicano local, general Gustavo Maass, que sus hombres tomarían el control del frente al mar. Canadá obedeció y le pidió a Maass que no se resistiera. Con órdenes de no rendirse, Maass comenzó a movilizar a los 600 hombres de los Batallones de Infantería 18 y 19, así como a los guardiamarinas de la Academia Naval Mexicana. También comenzó a armar a voluntarios civiles.

Alrededor de las 10:50 a.m., los estadounidenses comenzaron a aterrizar bajo el mando del capitán William Rush de Florida. La fuerza inicial consistió en alrededor de 500 infantes de marina y 300 marineros de los grupos de desembarco de los acorazados. Sin encontrar resistencia, los estadounidenses aterrizaron en el Muelle 4 y avanzaron hacia sus objetivos. Los "bluejackets" avanzaron para tomar la aduana, las oficinas de correos y telégrafos y la terminal ferroviaria, mientras que los marines tomarían el patio de ferrocarriles, la oficina de cables y la central eléctrica. Al establecer su cuartel general en el Hotel Terminal, Rush envió una unidad de semáforo a la habitación para abrir las comunicaciones con Fletcher.

Mientras Maass avanzaba con sus hombres hacia el paseo marítimo, los guardiamarinas de la Academia Naval trabajaron para fortificar el edificio. La lucha comenzó cuando un policía local, Aurelio Monffort, disparó contra los estadounidenses. Muerto por el fuego de respuesta, la acción de Monffort condujo a combates generalizados y desorganizados. Creyendo que había una gran fuerza en la ciudad, Rush pidió refuerzos y UtahEl grupo de desembarco y los infantes de marina fueron enviados a tierra. Deseando evitar un mayor derramamiento de sangre, Fletcher pidió a Canadá que arreglara un alto el fuego con las autoridades mexicanas. Este esfuerzo fracasó cuando no se pudieron encontrar líderes mexicanos.

Preocupado por sufrir bajas adicionales al avanzar hacia la ciudad, Fletcher ordenó a Rush que mantuviera su posición y permaneciera a la defensiva durante la noche. Durante la noche del 21 al 22 de abril llegaron más buques de guerra estadounidenses que traían refuerzos. También fue durante este tiempo que Fletcher concluyó que toda la ciudad tendría que ser ocupada. Los infantes de marina y marineros adicionales comenzaron a desembarcar alrededor de las 4:00 a. M., Ya las 8:30 a. M., Rush reanudó su avance con barcos en el puerto proporcionando apoyo de fuego.

Atacando cerca de la Avenida Independencia, los Marines trabajaron metódicamente de edificio en edificio eliminando la resistencia mexicana. A su izquierda, el 2. ° Regimiento de Marineros, dirigido por USS New HampshireEl Capitán E.A. Anderson, subió por la Calle Francisco Canal. Cuando le dijeron que su línea de avance había sido despejada de francotiradores, Anderson no envió exploradores y marchó a sus hombres en formación de desfile. Al encontrarse con un intenso fuego mexicano, los hombres de Anderson sufrieron pérdidas y se vieron obligados a retroceder. Apoyado por los cañones de la flota, Anderson reanudó su ataque y tomó la Academia Naval y el Cuartel de Artillería. Fuerzas estadounidenses adicionales llegaron durante la mañana y al mediodía gran parte de la ciudad había sido tomada.

Ocupación de Veracruz - Sosteniendo la Ciudad:

En los combates, 19 estadounidenses murieron y 72 heridos. Las pérdidas mexicanas fueron alrededor de 152-172 muertos y 195-250 heridos. Los incidentes menores de francotiradores continuaron hasta el 24 de abril cuando, después de que las autoridades locales se negaran a cooperar, Fletcher declaró la ley marcial. El 30 de abril, llegó la Quinta Brigada Reforzada del Ejército de los Estados Unidos al mando del general de brigada Frederick Funston y se hizo cargo de la ocupación de la ciudad. Si bien muchos de los infantes de marina se quedaron, las unidades navales regresaron a sus barcos. Mientras que algunos en los Estados Unidos pidieron una invasión total de México, Wilson limitó la participación estadounidense a la ocupación de Veracruz. Luchando contra las fuerzas rebeldes, Huerta no pudo oponerse militarmente. Tras la caída de Huerta en julio, comenzaron las discusiones con el nuevo gobierno de Carranza. Las fuerzas estadounidenses permanecieron en Veracruz durante siete meses y finalmente partieron el 23 de noviembre después de que la Conferencia de Poderes de ABC medió en muchos de los problemas entre las dos naciones.


Historia completa de la última guerra mexicana / Batalla de Vera Cruz

El nuevo ejército fue designado para atacar la ciudad de Veracruz y el Castillo de San Juan de Ulloa. El escuadrón naval, al mando del comodoro Conner, debía ayudar a las fuerzas terrestres. El escuadrón aterrizó en Antón Lizardo el 7 de marzo. Las tropas, enviadas por el general Taylor, llegaron en febrero y aumentaron su ejército a 12.000 hombres.

DESCRIPCIÓN DE LA CIUDAD DE VERA CRUZ Y CASTILLO
DE SAN JUAN DE ULLOA.

"Vera Cruz se encuentra en 19 11 '52 latitud norte. Una parte de sus paredes está bañada por el Atlántico y la costa del lado opuesto es una llanura seca y arenosa.

"La ciudad es pequeña, pero por la regularidad que marca su trazado, es hermosa. Las calles son anchas, rectas y bien pavimentadas. Las casas, de las cuales hay mil sesenta y tres, son en su mayoría de dos pisos. , y construido con la piedra Muscara, tomada de la playa del mar.

"Las fortificaciones de la ciudad constan de nueve torres unidas entre sí por medio de un muro de piedra y argamasa, que, sin embargo, no es muy grueso. Las dos torres llamadas Santiago y Concepción son las más importantes. Están situadas en esa parte del muros que miran hacia el castillo de San Juan, distantes entre sí mil doscientas setenta varas. Las otras torres, incluida la llamada San Fernando, son casi iguales en forma, tamaño y fuerza. Todas pueden montar cien piezas de artillería de diversos tamaños y salvo las del medio, sus fuegos se cruzan frente a las casetas de vigilancia, cuyas murallas exteriores forman parte de las murallas que rodean la ciudad.

"Aunque el puerto de Veracruz es el principal del golfo de México, es muy peligroso durante las estaciones del norte, lo que se llama bahía, no es en realidad más que una mala rada. Barón Humboldt pero Describió con demasiada fidelidad el puerto de Veracruz cuando dijo que el único refugio que ofrece a la navegación es un peligroso fondeadero entre bajíos.

"Los castillo de San Juan de Ulloa es sin duda la más célebre de todas las fortalezas estadounidenses. Su construcción se inició en el año 1582, sobre una barra o banco, frente al pueblo de Veracruz, a una distancia de mil sesenta y dos varas o varas castellanas, y está enteramente rodeada de agua. El centro de la zona que ocupa esta fortaleza es una pequeña isla, en la que desembarcó Juan de Grijalva un año antes de la llegada de Cortés al continente, y, en ese período, recibió accidentalmente el nombre que conserva hasta nuestros días. . Parece que había un santuario o templo erigido sobre él, en el que se sacrificaban víctimas humanas a los dioses indios y como se informó a los españoles que estas ofrendas se hacían de acuerdo con los mandatos de los reyes de Acolhua (una de las provincias de el imperio), confundieron o abreviaron este nombre en la palabra Ulloa, que colocaron en la isla.

"Según un informe elaborado el 17 de enero de 1775, era opinión de un consejo de guerra, compuesto por distinguidos oficiales, que esta fortaleza, una vez completada su defensa, requeriría una guarnición para un servicio eficaz, compuesta por mil setecientos soldados de infantería, trescientos de artillería, doscientos veintiocho marineros y cien supernumerarios. "El polígono exterior, que da a Veracruz, se extiende trescientas yardas de longitud, mientras que el que defiende el canal norte está, a por lo menos, doscientas yardas de largo. Además de esto, hay una batería baja ubicada en el baluarte de Santiago, que duplica el fuego en ese canal. El canal sur está comandado también por la batería de San Miguel.

"Toda la fortaleza está construida de Madrepora Astrea, una especie de coral blando que abunda en las islas vecinas. Sus muros tienen de cuatro a cinco metros de espesor, y su exterior está revestido con una piedra más dura. Está bien abastecido de agua, y tiene siete cisternas dentro del castillo, que en total contienen noventa y tres mil setecientos sesenta y siete pies cúbicos de agua. Su equipo completo de piezas de artillería es de trescientos setenta, pero solo contenía ciento setenta y siete cuando fue atacado por los franceses en 1838 ".

Un regimiento de voluntarios de Luisiana, bajo el mando del coronel Russey, naufragó en febrero cerca de la isla de Lobos. Fueron recibidos por una gran fuerza al mando del general Cos y se les ordenó que se rindieran. Estaban sin armas, pero el coronel Russey demoró su respuesta hasta la noche, presentando al mismo tiempo un frente atrevido. Encendió fogatas, dejó su equipaje y, mediante marchas forzadas, llegó al cuartel estadounidense en Tampico.

Los dos oficiales al mando, inmediatamente después de desembarcar en Lizardo, reconocieron la ciudad en el vapor Petrita y pensaron que era mejor aterrizar en la playa al oeste de la isla de Sacrificios. Al amanecer del día 9, se trasladaron a Sacrificios unos 2.800 efectivos, en cada fragata, y proporcionalmente en embarcaciones menores. Poco después de las 11 de la mañana, la escuadra partió majestuosamente. Hacía buen día, con una suave brisa del sureste y un mar en calma. La travesía duró entre dos y tres horas, y las embarcaciones fueron fondeadas sin confusión. El general Scott ordenó que se iniciara el desembarco de inmediato, ordenando a los vapores Spitfire y Vixen, y cinco cañoneras, que formaran una línea paralela a la playa y cerca de ella, para cubrir el desembarco de nuestros hombres en los botes de surf. Cuando los barcos, sesenta y cinco en total, recibieron a las tropas, se reunieron en línea, uno al lado del otro, entre la flota y las cañoneras y se dirigieron a la orilla, todos a la vez, desembarcando sin resistencia. El general Worth estaba al mando de esta primera línea del ejército y formó a sus hombres, 4.500 hombres, en la playa y en las alturas vecinas justo antes de la puesta del sol, y hacia las 10 de la noche un ejército de 10.000 hombres estaba en tierra sin que ocurriera ningún accidente. Todas menos algunas empresas habían aterrizado. Al día siguiente se desembarcó la artillería, caballos, víveres y otros materiales, y el resto de las tropas, sumando más de once mil hombres. El general Scott desembarcó temprano en la mañana e inmediatamente se hicieron los preparativos para rodear la ciudad. Mientras nuestros hombres avanzaban, algunos disparos y obuses se dispararon desde la ciudad y el castillo, pero sin efecto. A las 2 en punto del 10 de marzo, comenzó un enérgico fuego del enemigo. Uno de nuestros hombres se rompió el muslo y otros dos resultaron heridos. Se envió un pequeño destacamento al mando del capitán Gordon para realizar un reconocimiento. Después de recorrer doscientos o trescientos metros, se encontró cerca de un cuerpo de hombres y los llamó. Respondieron en inglés, y pronto volvieron a contestar con una andanada de balas, que fue devuelta por el destacamento, y los mexicanos se vieron obligados a retirarse al pueblo. At sunrise, the steamer Spitfire, Capt. Tatnall, took position in front of the city and castle, and commenced firing. She continued for an hour, and the city and castle returned the compliment. Soon after the Spitfire opened her fire, the 1st and 2d divisions moved up the beach towards the city about a mile and commenced ​ to invest the place. Four or five regiments of Mexican infantry and cavalry appeared in front of the city, half a mile from our men, and commenced firing upon us. One of our mountain howitzers and some rockets were placed on the hills. A few shots were fired and rockets sent but without effect, Captain Taylor was ordered to try the six-pounder, which caused the Mexicans to retire behind the hill. One Mexican was killed.

General Worth was successful in taking his position on the right of the investment by 11 o'clock. The line, circumvallating the city, was to run along a chain of sand-hills about 3 miles from the city, ranging from 300 to 1500 feet high, entirely commanding the town and fortifications. The heavy guns from the castle could reach the right wing.

After Worth had taken his position, General Patterson's division took up its line of march, with General Pillow's brigade in advance, in order to form on the left of Worth's division. After proceeding a mile, they met the enemy in a thick chaparral. There was a smart fire for about twenty minutes. The Mexicans retreated. Gen. Pillow had great difficulty in advancing through the chaparral. He proceeded about half a mile farther by 4 p. m., and met the enemy again, in ambuscade. Their fire was heavy upon our men, and General Patterson sent the New York regiment of Shields' brigade to aid General Pillow but only one New York company arrived, before General Pillow had routed the enemy by a charge. Only two of our men were slightly wounded. A body of the enemy were seen at a little distance, at a house known as a magazine, on the left flank of Pillow's command. A 6-pounder was directed towards them, and a few shots were enough to disperse them. Towards sun-down. Gen. Pillow ​ reached, by great effort, one of the highest points in the rear of the city, and erected the star spangled banner. The batteries from the town and castle, kept up a continued firing till dark. One shell exploded in front of General Worth and staff.

At 7 a. metro. , (March 11th) General Quitman's brigade was ordered to relieve General Pillow from the place which he occupied during the night. The Mexicans, thinking that our men were deserting the heights, approached and were met by General Quitman, who advanced to the top of the hill. A smart fire was kept up for an hour.

Capt. Davis, of the Georgia regiment, with twenty riflemen, were sent as skirmishers, to move round under the hill and engage the enemy in close quarters. About 200 of the enemy advanced on him, and he held them in check until Colonel Jackson, with the balance of three companies, and Col. Dickerson and his regiment, came to his aid. The enemy were obliged to retire, with the loss of several dead and wounded. We had seven slightly wounded.

A las 9 a. metro. , General Twiggs, with his mounted rifles in advance, moved up to take position on the left of the line. It was very difficult as the cannon had to be lifted over sand-ridges by the men, in many cases. The force all reached their destination by the sea-shore, above the town, about sun-down. Thus the city was surrounded by us, our line reaching about eight miles. General Worth occupied the right. General Twiggs the left, and General Patterson the centre.

Our men now commenced placing their heavy batteries in position to open upon the town.

By the 22d, seven ten-inch mortars were in battery, ​ and the others nearly ready. At two, P. M., General Scott addressed a summons to the Governor of Vera Cruz, and received an answer in two hours. The Governor supposed that Scott ordered him to surrender the town and castle (though that was not the case, as Scott was not prepared to make such a demand).

Scott now determined to open his seven mortars upon the town. The small vessels of Commodore Perry's squadron, two steamers and five schooners, came within a mile and an eighth of the city and opened a brisk fire, which continued till 9, A. M. (March 23), when the Commodore called the vessels away from so dangerous a position. By noon we had ten mortars battering the walls of the city. The ten inch mortars planted about eight hundred yards from the city, were very effective. Our men, thus far, from the time of their landing had only four or five men wounded, and one officer and one private killed. The officer was Capt. J. R. Vinton, of the U. S. 3d artillery. He was killed in the trenches, March 24th, at ten, A. M. The naval battery. No. 5, consisting of three thirty-two pounders and three eight inch Paixhans, opened a terrific fire, under Capt. Aulick. The battery was active till two, P. M. We lost four sailors killed, and Lieut. Baldwin was slightly wounded.

March 25th, battery No. 4, consisting of four twenty four pounders, and two eight inch Paixhans, opened.

Now, batteries 1, 2, 3, 4 and 5, were shaking the whole foundation of the city, by their tremendous fire.

On the evening of the 24th, the foreign consuls signed a memorial, requesting General Scott to grant a truce, so that the neutrals and women and children might retire from the city. Our heavy guns made dreadful havoc, ​ destroying many women and children. General Scott replied:

First, That a truce could only be granted on the application of Governor Morales, with a view to surrender second, That in sending safeguards to the different consuls, beginning as far back as the 13th instant, he distinctly admonished them, particularly the French and Spanish consuls—and, of course, through the two, the other consuls—of the dangers that have followed third. That although, at that date, he had already refused to allow any person whatsoever to pass the line of investment either way, yet the blockade had been left open to the consuls and other neutrals to pass out to their respective ships of war up to the 22d instant and, fourth, he enclosed to the memorialists a copy of his summons to the governor, to show that he had fully considered the impending hardships and distresses of the place, including those of women and children, before one gun had been fired in that direction.

On the 26th, General Scott received overtures from General Landero, on whom General Morales had devolved the command, and on account of a heavy norther, he was unable to communicate with the ships until the 27th.

The American Commissioners were. Generals Worth and Pillow, Colonel Totten, and Capt. Aulick.

It was finally agreed that the city and castle should surrender to us.

The following are the terms of capitulation:

"1. The whole garrison, or garrisons, to be surrendered to the arms of the United States, as prisoners of war, the 29th instant, at 10 o'clock, A. M. the garrisons to be permitted to march out with all the honors of war, and ​ to lay down their arms to such officers as may be appointed by the general-in-chief of the United States' armies, and at a point to be agreed upon by the commissioners.

"2. Mexican officers shall preserve their arms and private effects, including horses and horse-furniture, and to be allowed, regular and irregular officers, as also the rank and file, five days to retire to their respective homes, on parole, as hereinafter prescribed.

"3. Coincident with the surrender, as stipulated in article 1, the Mexican flags of the various forts and stations shall be struck, saluted by their own batteries and, immediately thereafter, Forts Santiago and Conception, and the castle of San Juan de Ulloa, occupied by the forces of the United States.

"4. The rank and file of the regular portion of the prisoners to be disposed of after surrender and parole, as their general-in-chief may desire, and the irregular to be permitted to return to their homes. The officers, in respect to all arms and descriptions of force, giving the usual parole, that the said rank and file, as well as themselves, shall not serve again until duly exchanged.

"5. All the materiel of war, and all public property of every description found in the city, the castle of San Juan de Ulloa and their dependencies, to belong to the United States but the armament of the same (not injured or destroyed in the further prosecution of the actual war), may be considered as liable to be restored to Mexico by a definite treaty of peace.

"6. The sick and wounded Mexicans to be allowed to remain in the city, with such medical officers and attendants, and officers of the army, as may be necessary to their care and treatment.

"7. Absolute protection is solemnly guaranteed to ​ persons in the city, and property, and it is clearly understood that no private building or property is to be taken or used by the forces of the United States, without previous arrangement with the owners, and for a fair equivalent.

"8. Absolute freedom of religious worship and ceremonies is solemnly guaranteed."

At the surrender on the 27th, our army were drawn up in two lines, facing each other, and stretching more than a mile. The enemy left the city at ten o'clock, passed between our lines, laid down their arms and colors and marched for the interior. General Worth superintended the evacuation and then entered the city. Our flag was erected over the Plaza and saluted by the guns of the city and squadron. General Worth was appointed Military Governor.


Vera Cruz, Missouri

Vera Cruz is an unincorporated community in central Douglas County, Missouri, United States. [2] It is located on Bryant Creek, approximately 9 miles (14 km) east of Ava, at the terminus of Route AB. [1] [3]

Vera Cruz was established in the 1840s and named for Vera Cruz in Mexico. [4] The village was originally called Red Bud and was at the junction of the Rockbridge–Hartville road, up Bryant valley with the Old Salt Road or Rockbridge Road, which ran northwest through Smallett to Springfield. [5] The name was changed to Vera Cruz in 1859. It was the first county seat of Douglas County. [4] In 1870, the county seat was moved to Arno and shortly after to Ava. [6]

The Civil War battle Battle of Clark's Mill on November 7, 1862, took place at a mill on Bryant Creek, approximately one mile (1.6 km) north of the current location. [5] [7] A second battle occurred on November 3, 1864, near Wilson's Mill, during which the Confederate forces were driven out of the area. [5]

Hunter Creek bluff above the old mill pond at Vera Cruz, Missouri

The cemetery in Vera Cruz, Missouri

  1. ^ aBBrushyknob, Missouri, 7.5 Minute Topographic Quadrangle, USGS, 1973
  2. ^ aBCU.S. Geological Survey Geographic Names Information System: Vera Cruz, Missouri
  3. ^Ava, Missouri, 30x60 Minute Topographic Quad, USGS, 1985
  4. ^ aBMoser, Arthur Paul A Directory of Towns, Villages, and Hamlets Past and Present of Douglas County, Missouri
  5. ^ aBC Vinyard, J. C., The Battles of Vera Cruz, Nov. 7 1862 — Nov. 3, 1864, Douglas County Historical Society Journal, May, 1994, pp 18–21
  6. ^ Earngey, Bill (1995). Missouri Roadsides: The Traveler's Companion. University of Missouri Press. pp. 11–12. ISBN0-8262-1021-X .
  7. ^
      Archived September 24, 2008, at the Wayback Machine

This Douglas County, Missouri state location article is a stub. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


Poinsett and Smith and the 1914 Occupation of Veracruz

With photographs of quiet neighborhood streets, busy commercial districts, schools, stores, trolleys, parks, and dozens of other aspects of daily urban life, the images on PhillyHistory.org provide a beautiful visual history of change and development in the communities throughout Philadelphia.

Often, though, there are photos on PhillyHistory.org that not only tell the story of Philadelphia’s past but also demonstrate the role that Philadelphians have played in events throughout the country and around the world. A series of photographs of the 1914 funeral of two sailors, George Poinsett and Charles Allen Smith, provides just one example of the internationally significant events depicted on PhillyHistoria.

By 1914, the United States government had spent several years cautiously watching the Mexican Revolution and judging its possible impact on American citizens and business interests both in Mexico and along the border between the two countries. To protect these interests, the United States stationed U.S. Navy warships at the Mexican ports of Tampico and Vera Cruz in early 1914. [1] At the same time, President Woodrow Wilson rescinded an arms embargo that had prevented the sale of arms to either General Victorio Huerta, who had seized power from the Mexican president in February 1913, or Governor Venustiano Carranza and Pancho Villa, supporters of the previous president who were attempting to wrest control of Mexico from Huerta. President Wilson offered to provide help to Carranza. When the US forces at Vera Cruz learned that German weapons would be arriving at Vera Cruz for Huerta, President Wilson ordered them to seize the town’s customhouse and capture the weapons. [2]

On April 21, 1914, 787 marines and sailors went ashore to seize the customhouse and were fired upon by Mexican forces. By April 22, the American troops had occupied the town. In two days of fighting, 17 Americans were killed and 61 wounded. An estimated 152-172 Mexicans were killed and 195-240 wounded. American forces would continue to occupy Vera Cruz until November 1914. [3]

Among the seventeen Americans killed during the initial occupation of Vera Cruz were Seaman George Poinsett and Ordinary Seaman Charles Allen Smith, both of Philadelphia. Eyewitnesses to the events stated that Poinsett was the first man killed during the occupation and “was shot by a Mexican sharpshooter while raising the flag on the Plaza following the first landing of marines.” [4] After the battle, the bodies of the seventeen men arrived in New York City on May 11, 1914 aboard the battleship Montana. The coffins were placed on caissons and then traveled from the Montana at Pier A past City Hall to the Navy Yard. At the Navy Yard, President Woodrow Wilson delivered a funeral oration during a ceremony that was attended by the Governor of New York, the Secretary of the Navy, and various other officials and citizens. [5]

After the ceremony, the bodies of the men were shipped to their relatives. As shown in the photographs on PhillyHistory.org, Poinsett and Smith were given a funeral in Philadelphia with a procession beginning at Independence Square. Unfortunately, there are few additional details available about the ceremony.

The American occupation of Vera Cruz in 1914 may not be as well known as other military events in United States history. At the time of its occurrence, however, it signaled America’s increased involvement in political and military affairs in Mexico. These photographs on PhillyHistory.org show Philadelphia’s connection to one international event that significantly impacted relations between Mexico and the United States and influenced future actions between the countries.

[4] Russel, Thomas Herbert. México in Peace and War. Sumner C. Britton: Chicago, 1914, p. 22.


Battle of Vera Cruz - History

  • Formed: October 19, 1857
  • County Population 1860: 2,429
  • Slave Population 1860: NA
  • Civil War Engagements
    -Battle of Clark’s Mill, or the First Battle of
    Vera Cruz, November 7, 1862

Douglas County, Missouri, was traditionally Osage territory. However, the Osage were eventually pushed out of the area after the Louisiana Purchase when many non-Native American explorers and settlers moved west. In 1818, famous explorer Henry R. Schoolcraft passed through the area. The county’s earliest settlers came from Kentucky or Tennessee. James Anderson Wilson and his wife, Kentucky Natives, were among the first permanent non-Native American settlers and moved to Douglas County from Indiana in 1840. Another prominent settler, William J. Turner, established the first store in the county. Most early settlers subsisted by hunting wild game, planting tobacco, corn, and limited amounts of cotton. Many settlers owned sheep to use for wool.

Douglas County is located near the North Fork and Bryant’s Fork of the White River, which have many tributaries. These include: Big and Little Beaver Creeks, Hungry, Indian, and Cowskin Creeks, and Dry, Brush, and Rippee Streams. The soil is very fertile and suitable for growing corn, tobacco, and cotton. Douglas County also has abundant timber resources, including oak, hickory, and sycamore, as well as limestone for building. Douglas County was officially formed on October 19, 1857 out of part of Ozark County. It was named after well-known politician Stephen A. Douglas, who ran against Lincoln for the Senate and the Presidency. The first county seat was at Vera Cruz.

When the Civil War began less than four years after the county’s formation, Missouri Governor Claiborne Jackson appointed General J.H. McBride to command and control the Douglas County area and put down Union supporters. However, a large number of local men, led by John Sevier Upshaw, defied the governor and formed the Douglas County Home Guard, which supported the Union Army. They used the Vera Cruz courthouse as their headquarters for most of the war’s duration. The Douglas County Home Guard soon contacted Union Colonel Sempronius Hamilton Boyd to help, who replied that help would be sent as soon as possible. He commanded the Home Guard to keep the county from Confederate control until Union troop could arrive. The Douglas County Home Guard was very successful in this endeavor.

There were no major battles fought within Douglas County boundaries, but there were several small battles and skirmishes. In 1861, the Douglas County Home Guard was involved with a skirmish near present-day Rome, Missouri. Several Douglas County residents also fought in the Battle of Wilson’s Creek in August 1861 in Greene County. In March, 1862, there were several skirmishes near Vera Cruz. In November, 1862, the Battle of Clark’s Mill, or the First Battle of Vera Cruz, took place between John Q. Burbridge’s Confederate troops and Union troops under Hiram E. Barstow. The purpose was to destroy all mills, blockhouses, and other structures in this area that could aid the Union Army. Once the Union soldiers ran out of ammunition they surrendered, resulting in a Confederate victory. The Battle of Wilson’s Mill, or the Second Battle of Vera Cruz, took place on November 3, 1864 between Union troops under Moses Lock Alsup and Confederate troops in the area. The battle resulted in a Confederate retreat into Arkansas. During the Civil War, more casualties occurred because of bushwhackers and guerrilla warfare than because of any actual battles.

In February 1864, parts of Webster and Taney Counties were added to Douglas County. Vera Cruz was no longer centrally located, so the county seat was moved to Arno in 1869. The third and final county seat was established at Ava in 1871. Douglas County strove to rebuild itself after the war, and with the help of railroad construction in the late 1800s, eventually prospered once again.


General Winfield Scott captures Mexico City

During the Mexican-American War, U.S. forces under General Winfield Scott enter Mexico City and raise the American flag over the Hall of Montezuma, concluding a devastating advance that began with an amphibious landing at Vera Cruz six months earlier.

The Mexican-American War began with a dispute over the U.S. government’s 1845 annexation of Texas. In January 1846, President James K. Polk, a strong advocate of westward expansion, ordered General Zachary Taylor to occupy disputed territory between the Nueces and Rio Grande Rivers. Mexican troops attacked Taylor’s forces, and on May 13, 1846, Congress approved a declaration of war against Mexico.

On March 9, 1847, U.S. forces under General Winfield Scott invaded Mexico three miles south of Vera Cruz. They encountered little resistance from the Mexicans massed in the fortified city of Vera Cruz, and by nightfall the last of Scott’s 10,000 men came ashore without the loss of a single life. It was the largest amphibious landing in U.S. history and not surpassed until World War II. By March 29, with very few casualties, Scott’s forces had taken Vera Cruz and its massive fortress, San Juan de Ulua. On September 14, Scott’s forces reached the Mexican capital.

In February 1848, representatives from the United States and Mexico signed the Treaty of Guadalupe Hidalgo, formally ending the Mexican War, recognizing Texas as part of the United States, and extending the boundaries of the United States west to the Pacific Ocean.


Battle of Vera Cruz - History

On November 7, 1862, between 1200 and 1500 well-armed Confederate combat soldiers moved into our part of south central Missouri. They carried four 6-lb. cannons with them, cannons that shot six-pound cannon balls. Their mission was to destroy all mills, blockhouses, and other structures in this area. Their aim was to destroy anything that could aid the Union Army. At 10 a.m. on November 7, 1862, they attacked Union soldiers at the little town of Vera Cruz.

Colonel John Q. Burbridge of the Fourth Regiment, Missouri Cavalry led the Confederate Rangers. Also with him were Colonel Colton Greene of the Third Missouri Regiment and Colonel William Jeffers of the Eighth Regiment, Missouri Cavalry. They were all a part of General John S. Marmaduke's division of the Army of the West.

On August 12, 1862, local supporters of the Union organized a company of Missouri Home Guards at Vera Cruz, Company H, under the command of Captain John H. Coats. Two companies of the Illinois 10th Cavalry regiment were sent south from Marshfield to train these new soldiers. They were Companies C
and M, under the command of Captain Hiram Barstow.

Then, on November 7, 1862, Confederates led by Colonel Greene arrived on the bluffs overlooking the small town. They had moved north from Arkansas into Missouri, up the North Fork of the White River to Tecumseh. They had continued up Bryant Creek to Vera Cruz, the Douglas County seat.

At 10 a.m., from the bluffs, they began bombarding the blockhouse and the courthouse. The battle lasted five hours. It was mostly cannon fire. The Illinois Cavalry had only two small 2 1/2 lb. Woodriff-type cannons. They were out-gunned by the four Confederate 6-lb. cannons. They surrendered when they ran out of ammunition. Colonel John Burbridge moved into town at 5 p.m. The Confederates took the Union soldiers' valuables and and let them go.

The Illinois 10th Cavalry soldiers had to walk back to Marshfield. The Confederates had taken their horses. Nine had been killed and 37 wounded. None of the local Missouri Home Guard soldiers died or got hurt. But one civilian was killed, William Martin, County Commissioner.


Battle of Vera Cruz

Topics. This historical marker is listed in this topic list: War, Mexican-American. A significant historical year for this entry is 1847.

Localización. 41° 23.82′ N, 73° 57.262′ W. Marker is in West Point, New York, in Orange County. Marker can be reached from Pitcher Road. Marker is located near the bank of the Hudson River, on a trail that can be accessed from the eastern end of Pitcher Road. Toque para ver el mapa. Marker is in this post office area: West Point NY 10996, United States of America. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a poca distancia de este marcador. USMA Class of 1980 Memorial (about 300 feet away, measured in a direct line) USMA Class of 1941 Memorial (about 300 feet away) William Kelleher / Charles Jobes (about 300 feet away) The Great Chain (about 400 feet away) Great Chain Battery (about 400 feet away) Battle of Palo Alto (about 500 feet away) Battle of Resaca De La Palma (about 500 feet away) a different marker also named The Great Chain (about 600 feet away). Toque para obtener una lista y un mapa de todos los marcadores en West Point.

Ver también . . . Battle of Vera Cruz. (Submitted on September 3, 2012, by Bill Coughlin of Woodland Park, New Jersey.)


Ver el vídeo: Veracruz 500 años, cara a cara con su historia. Cap. 9