Washington

Washington

Washington consiste en un territorio en el río Potomac cedido al gobierno federal por los estados de Maryland y Virginia en 1788 y 1789. Diseñado por Pierre L'Enfant, Washington se convirtió en la capital de los Estados Unidos en 1800. En la Guerra de 1812 fue capturado por los británicos y la mayoría de los edificios públicos fueron destruidos. Los edificios principales tuvieron que ser reconstruidos, incluida la Casa Blanca (1817).

Washington consta de un área de 61,4 millas cuadradas y alberga una población de 529.000 (1997). Ahora es el centro legislativo, administrativo y judicial de los Estados Unidos.

Mis primeras impresiones de la capital política de la gran república americana fueron bastante deprimentes. Washington veía ese período como una aldea grande y en expansión, que consistía en grupos dispersos de casas que estaban cubiertas por unos pocos edificios públicos: el Capitolio, solo lo que ahora es la parte central estaba ocupada, como las dos grandes alas en las que el Senado y la Cámara de Representantes que ahora se sienta todavía estaba en proceso de construcción; el Tesoro, cuyas dos alas aún faltaban; la casa Blanca; y la Oficina de Patentes, que también albergaba al Departamento del Interior. Los departamentos de Estado, de Guerra y de Marina estaban alojados en casas pequeñas, de aspecto muy insignificante, que podrían haber sido la vivienda de algunos comerciantes acomodados. No había una sola calle sólidamente edificada en toda la ciudad, apenas una cuadra sin brechas de triste vacío.

Washington había cambiado mucho desde la última vez que lo vi en agosto de 1861. Debido al aumento de los funcionarios regulares del Givernment en muchos miles, debido al vasto crecimiento de los negocios públicos en relación con la guerra, la población casi se había duplicado. En el momento de mi partida, decenas de tiendas en las vías comerciales y cientos de residencias estaban en alquiler por una mera canción. Ahora, ningún edificio de ninguna de las dos clases estaba desocupado, y se pidieron alquileres altos y se obtuvieron fácilmente.

Nos dijeron que Washington, como Nueva York, es muy atípico de las ciudades estadounidenses. Sin embargo, no pudimos evitar sentir que gran parte de lo mejor en Estados Unidos se concentraba aquí en la capital y estaba representado por este brillante y sincero grupo de liberales. Tenían poco del cinismo automático, el inevitable regreso bromista de los neoyorquinos; al mismo tiempo, estaban lejos de ser los idealistas de ojos soñadores y cabeza desordenada retratados por casi toda la prensa. Ellos eran

hacedores de obras, planificadores de proyectos y, sobre todo, traductores de los principios e ideales de su país a la vida real.

Está bellamente diseñado, con vastos espacios verdes, árboles que bordean la mayoría de las calles, sin rascacielos y con un alto nivel de arquitectura. Hay un gran distrito, Georgetown, que recuerda lo mejor del antiguo Hampstead, con la diferencia de que los edificios son brillantes y limpios, construidos en una colina sobre el río Potomac, en un buen ladrillo rojo rosado, con yeso blanco. Inmediatamente en las afueras de Washington e incluso casi hasta el centro, también, hay extensos bosques en su estado natural abiertos a todos.


Historia y cultura amp

El Monumento a Washington fue el edificio más alto del mundo cuando se completó en 1884.

"Primero en la guerra, primero en la paz y primero en el corazón de sus compatriotas".

El liderazgo político y militar de George Washington fue indispensable para la fundación de Estados Unidos. Como comandante del Ejército Continental, reunió a estadounidenses de trece estados divergentes y superó a la fuerza militar superior de Gran Bretaña. Como primer presidente, el excelente liderazgo de Washington estableció el estándar para cada presidente que lo sucedió. El Monumento a Washington se eleva sobre la ciudad que lleva su nombre, y sirve como un recordatorio sobrecogedor de la grandeza de George Washington. El monumento, como el hombre, no está a la sombra de nadie.

El Monumento a Washington, diseñado por Robert Mills y finalmente completado por Thomas Casey y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, honra y conmemora a George Washington en el centro de la capital de la nación. La estructura se completó en dos fases de construcción, una privada (1848-1854) y otra pública (1876-1884). Construido con la forma de un obelisco egipcio, que evoca la atemporalidad de las civilizaciones antiguas, el Monumento a Washington encarna el asombro, el respeto y la gratitud que la nación sentía por su Padre Fundador más esencial. Cuando se completó, el Monumento a Washington fue el edificio más alto del mundo con 555 pies, 5-1 / 8 pulgadas.

Primera fase de la construcción del Monumento a Washington.

Honrando al padre de este país

El diseño geométrico de las calles y espacios verdes de Washington, D.C., originalmente diseñado por Pierre L'Enfant, reservó un espacio prominente para un monumento a George Washington en la intersección de las líneas que irradian hacia el sur desde la Casa Blanca y hacia el oeste del Capitolio. En 1833, la Washington National Monument Society, una organización privada, se formó para financiar y construir un monumento al primer presidente que sería "incomparable en el mundo". La Sociedad solicitó donaciones y diseños durante una década, y se decidió por un diseño de Robert Mills en 1845. El diseño de Mills requería un obelisco de estilo egipcio de 600 pies rodeado por treinta columnas de 100 pies. El diseño fue audaz, ambicioso y costoso, lo que generó numerosas complicaciones durante su construcción.

A pesar de las dificultades para recaudar fondos, la construcción del Monumento a Washington comenzó en 1848. La piedra angular se colocó el 4 de julio con la asistencia de más de 20,000 personas, entre ellas el presidente James K. Polk, la Sra. James Madison, la Sra. Alexander Hamilton, George Washington Parke Custis, y los futuros presidentes Buchanan, Lincoln y Johnson. Los constructores comenzaron a trabajar en la base del gneis azul, una pirámide escalonada de 80 pies cuadrados. Con la subestructura completa, los constructores procedieron a la estructura de mármol sobre el suelo, de 55 pies y 1.5 pulgadas cuadradas en la base, utilizando un sistema de poleas, sistemas de bloques y aparejos, y una torre de perforación montada para izar y colocar las piedras, avanzando lentamente. la estructura hacia el cielo. Para 1854, el monumento había alcanzado una altura de 156 pies sobre el suelo, pero un giro de los acontecimientos detuvo la construcción.

En 1853, un nuevo grupo alineado con el controvertido Partido Know-Nothing obtuvo el control de la Sociedad del Monumento Nacional de Washington en las elecciones periódicas de la junta de la Sociedad. Habiendo siempre luchado por conseguir fondos, el cambio de administración de la Sociedad alienó a los donantes y llevó a la Sociedad a la quiebra en 1854. Sin fondos, el trabajo en el monumento se detuvo. El arquitecto Robert Mills murió en 1855. Durante más de dos décadas, el monumento se mantuvo solo parcialmente terminado, haciendo más para avergonzar a la nación que para honrar a su padre fundador más importante. Los intentos del Congreso de apoyar a la Sociedad de Monumentos Nacionales de Washington fracasaron cuando la atención se centró en la crisis seccional y luego en la guerra civil. Sólo cuando la nación se estaba reconstruyendo, la atención volvió a centrarse en honrar al hombre que una vez unió a los estados con un propósito común.

La punta de aluminio se coloca en la parte superior del Monumento a Washington. Fue el edificio más alto del mundo cuando se completó en 1884, con 555 pies y 5.125 pulgadas.

A grandes alturas

Mediante una resolución conjunta aprobada el 5 de julio de 1876, el Congreso asumió el deber de financiar y construir el Monumento a Washington. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, dirigido por el Teniente Coronel Thomas Lincoln Casey, fue responsable de dirigir y completar el trabajo. La primera tarea de Casey fue fortalecer los cimientos del monumento, que determinó que era inadecuado para la estructura tal como fue diseñada. Durante cuatro años, los constructores reforzaron cuidadosamente el soporte en la base de los cimientos para soportar el enorme peso de la superestructura por venir.

Para seguir construyendo hacia arriba, los albañiles necesitaban piedra. El problema fue que la cantera cerca de Baltimore utilizada para la construcción inicial ya no estaba disponible después de tantos años. Buscando una pareja adecuada, los constructores recurrieron a una cantera en Massachusetts. Sin embargo, rápidamente surgieron problemas con la calidad y el color de la piedra y la irregularidad de las entregas. Después de agregar varias hileras de esta piedra de Massachusetts, todavía reconocible a simple vista hoy en día como una línea de cintura con rayas marrones a un tercio del camino hasta el monumento, los constructores recurrieron a una tercera cantera cerca de Baltimore que resultó más favorable, y la utilizaron. piedra para los dos tercios superiores de la estructura. La piedra nunca coincidió exactamente, y los tres colores ligeramente diferentes de las tres canteras se distinguen hoy.

En lugar de ascender a 600 pies como Mills había planeado en el plan original, se convenció a Casey de que la altura de la estructura fuera diez veces mayor que el ancho de la base, lo que significa que la altura óptima para el Monumento a Washington era de 555 pies. Los planos de adornos ornamentados en el obelisco y el anillo de columnas se descartaron en favor del aspecto limpio y austero de una forma de obelisco simple. Dejando a un lado las razones estéticas, la elección del diseño redujo el costo y permitió una construcción más rápida. Casey redujo el grosor de las paredes de trece pies a nueve pies entre los niveles de 150 y 160 pies, una transición visible en una visita al interior del Monumento a Washington. Usando un elevador de vapor que podía levantar seis toneladas de piedra hasta un marco de hierro móvil de 20 pies de alto repleto de un brazo y sistemas de bloqueo y aparejos para colocar las piedras, los albañiles avanzaron poco a poco hasta el monumento, construyendo seis metros. de piedra y argamasa, luego moviendo la estructura de hierro hacia arriba seis metros, repitiendo a medida que subían.

A 470 pies sobre el suelo, los constructores comenzaron a inclinar contrafuertes hacia adentro para sostener el pirámide de mármol de 300 toneladas en la parte superior del monumento. Con el apoyo de los contrafuertes, las paredes en ángulo del piramidión, ancladas por juntas de espiga y de tortuga, subieron hacia adentro comenzando a 500 pies sobre el suelo. En un ventoso 6 de diciembre de 1884, el teniente coronel Casey supervisó cómo se sacaba el remate de 3.300 libras a través de una de las ventanas, se izaba al andamio en la vertiginosa punta del monumento y se colocaba en su lugar. Casey luego colocó la punta de aluminio de 8.9 pulgadas encima de la piedra angular entre los vítores de la multitud de abajo. El Monumento a Washington estaba completo y había superado a la Catedral de Colonia para ser el edificio más alto del mundo con 555 pies y 5.125 pulgadas. Inscritas en la tapa de aluminio, se recuerdan los nombres y fechas notables en la construcción del monumento, y en la cara este, frente al sol naciente, las palabras latinas "Laus Deo", que se traducen como "Alabado sea Dios".

El Monumento a Washington se dedicó un frío 21 de febrero de 1885, un día antes del cumpleaños de George Washington (que cayó un domingo de ese año). Después de la finalización de la escalera de hierro en el interior del monumento, el Monumento a Washington fue accesible al público por primera vez en 1886, cerró gran parte de 1887 hasta que pudo protegerse mejor de los vándalos y se reabrió en 1888 con un ascensor público. Los visitantes que realizaban el ascenso podían ver piedras conmemorativas incrustadas en las paredes de varias personas, grupos cívicos, ciudades, estados y países de todo el mundo, las muestras de agradecimiento de los admiradores de Washington y, en muchos casos, los donantes que contribuyeron a la construcción. del Monumento en su fase de financiación privada. Hoy existen 193 de estas piedras conmemorativas.

El elevador de vapor original, con un tiempo de viaje de 10 a 12 minutos hasta la cima del monumento, fue reemplazado por un elevador eléctrico en 1901. El Servicio de Parques Nacionales recibió jurisdicción sobre el Monumento a Washington en 1933, y la primera restauración de la estructura comenzó como un proyecto de obras públicas de la época de la Depresión en 1934. Se realizaron trabajos de restauración adicionales en 1964, de 1998-2001, en 2011-2014 (para reparar los daños causados ​​por un terremoto) y de 2016-2019 para la modernización del ascensor.


Washington

10 ciudades más grandes (2010 est.): Seattle, 608,660 Spokane, 208,916 Tacoma, 198,397 Vancouver, 161,791 Bellevue, 122,363 Everett, 103,019 Kent, 92,411 Yakima, 91,067 Renton, 90,927 Spokane Valley, 89,755

Centro geográfico: En Chelan Co., 10 millas. WSW de Wenatchee

Numero de condados: 39

Condado más grande por población y área: King, 1.931.249 (2010) Okanogan, 5.268 millas cuadradas.

Tierras forestales estatales: 2,1 millones de ac.

Población residente del censo de 2010 (clasificación): 6,724,540 (13). Masculino: 3,349,707 (49.8%) Mujer: 3,374,833 (50.2%). Blanco: 5,196,362 (77.3%) Negro: 240,042 (3.6%) Indio americano: 103,869 (1.5%) Asiático: 481,067 (7.2%) Otra raza: 349,799 (5.2%) Dos o mas carreras: 312,926 (4.7%) Hispano / latino: 755,790 (11.2%). 2010 por ciento de población mayor de 18 años: 76.5 65 y más: 12.3 Edad media: 37.3.

Como parte del vasto país de Oregón, el territorio de Washington fue visitado por exploradores españoles, estadounidenses y británicos: Bruno Heceta para España en 1775, el Capitán estadounidense Robert Gray en 1792 y el Capitán George Vancouver para Gran Bretaña en 1792-1794 . Lewis y Clark exploraron la región del río Columbia y las áreas costeras de los EE. UU. En 1805-1806.

Los colonos rivales estadounidenses y británicos y las reclamaciones territoriales en conflicto amenazaron con la guerra a principios de la década de 1840. Sin embargo, en 1846 el Tratado de Oregón estableció el límite en el paralelo 49 y se evitó la guerra.

Washington es un importante productor de madera. Su superficie accidentada es rica en rodales de abeto Douglas, cicuta, ponderosa y pino blanco, abeto, alerce y cedro. El estado ocupa el primer lugar en manzanas, lentejas, guisantes secos comestibles, lúpulo, peras, frambuesas rojas, aceite de menta verde y cerezas dulces, y ocupa un lugar destacado en albaricoques, espárragos, uvas, aceite de menta y patatas. El ganado y los productos pecuarios hacen contribuciones importantes a los ingresos agrícolas totales y la captura comercial de salmón, fletán y peces de fondo hace una contribución significativa a la economía del estado.

Las industrias manufactureras en Washington incluyen aviones y misiles, construcción naval y otros equipos de transporte, madera, procesamiento de alimentos, metales y productos metálicos, productos químicos y maquinaria.

Washington tiene más de 1,000 represas, incluida la Grand Coulee, construidas para una variedad de propósitos que incluyen irrigación, energía, control de inundaciones y almacenamiento de agua.

Entre los principales puntos de interés se encuentran los Parques Nacionales Mt. Rainier, Olympic y North Cascades. Mount St. Helens, un pico en Cascade Range, entró en erupción en mayo de 1980. También son de interés los sitios históricos nacionales de Whitman Mission y Fort Vancouver y el Pacific Science Center y Space Needle, en Seattle.

A partir de 2013, Washington es el único estado donde el cannabis, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el suicidio asistido son todos legales. En 2008, se aprobó la Ley de Muerte con Dignidad de Washington, que permite el suicidio asistido legalmente. En las elecciones generales de noviembre de 2012, los votantes apoyaron el Referéndum 74, un proyecto de ley que legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en Washington. También en noviembre de 2012, Washington aprobó la Iniciativa 50, que legaliza la venta y posesión de marihuana (en cantidades limitadas) con fines médicos y no médicos.


Colección histórica - Publicaciones digitalizadas

Aunque aquí se presentan en formato digitalizado, todas estas publicaciones están disponibles en formato impreso en la colección de la Biblioteca WSDOT.

Desarrollo de las carreteras y el transporte del estado de Washington (pdf 273 kb)
Una historia de carreteras y transporte: Comisión de transporte y carreteras del estado de Washington 1951-1993 - Departamento de transporte y carreteras del estado de Washington 1905-1993

Historia de carreteras y autopistas en el estado de Washington (pdf 1.9 mb)
Una historia temprana de las carreteras en el estado de Washington, desde los días territoriales hasta la década de 1930.

40 años en el Departamento de Carreteras de Washington (pdf 99k)
Un esbozo del crecimiento y desarrollo del Departamento de Carreteras de Washington desde su creación en 1905 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Historia de los puentes flotantes en el estado de Washington (pdf 111k) Una breve descripción de los puentes flotantes en Washington hasta finales de los ochenta.

Identificación de carreteras estatales (1 de diciembre de 1965)
Incluye dos tablas, una que convierte los números de carreteras legislativas en los números de SR correspondientes y la otra convierte los números de SR en los números de carreteras legislativas correspondientes.

    (pdf 664 kb)
    Materiales introductorios y tabla de números de carreteras legislativas con los números de ruta de señalización correspondientes (pdf 1 MB)
    Tabla de números de ruta de señales con los correspondientes números de carreteras legislativas

Carreteras estatales establecidas por la legislatura, 1893-1935 (pdf 1.3 MB)
Un atlas de 19 mapas, que ilustra los caminos establecidos por ley en cada legislatura. Tenga en cuenta que no se construyeron todas estas carreteras.

Disponible en la Biblioteca del Estado de Washington

Mapas históricos de Washington, incluidos mapas de carreteras de 1909, 1912, 1915, 1931, 1933, 1939 y 1950.


Fiebre revolucionaria

Washington se opuso a las acciones británicas contra las colonias, como la Ley de proclamación británica de 1763 y la Ley de sellos de 1765, pero continuó resistiéndose a los movimientos para declarar la independencia de Gran Bretaña. En 1769, Washington presentó una resolución a la Cámara de Burgueses pidiendo que Virginia boicoteara los productos británicos hasta que se derogaran las leyes. Comenzó a asumir un papel de liderazgo en la resistencia colonial contra el seguimiento británico de las leyes de Townshend en 1767.

en 1774, Washington presidió una reunión en la que se pedía la convocatoria de un Congreso Continental, en el que se convirtió en delegado, y el uso de la resistencia armada como último recurso. Después de las batallas de Lexington y Concord en abril de 1775, la disputa política se convirtió en un conflicto armado.


10 hechos sobre Washington y la esclavitud

A pesar de haber sido un esclavista activo durante 56 años, George Washington luchó con la institución de la esclavitud y habló con frecuencia de su deseo de poner fin a la práctica. Al final de su vida, Washington tomó la decisión de liberar a todos sus esclavos en su testamento de 1799, el único Padre Fundador esclavista que lo hizo.

1. George Washington se convirtió por primera vez en propietario de esclavos a la temprana edad de once años.

Cuando el padre de Washington & rsquos, Augustine, murió en 1743, George Washington se convirtió en propietario de esclavos a la temprana edad de once años. En su testamento, Augustine dejó a su hijo la granja familiar de 280 acres cerca de Fredericksburg, Virginia. Además, Washington tenía diez esclavos. Cuando era un adulto joven, Washington compró al menos ocho esclavos más, incluido un carpintero llamado Kitt. Washington compró más personas esclavizadas en 1755, incluidos cuatro hombres, dos mujeres y un niño.

2. En el momento de la muerte de George Washington & rsquos, la población esclavizada de Mount Vernon consistía en 317 personas.

De las 317 personas esclavizadas que vivían en Mount Vernon en 1799, poco menos de la mitad (123 personas) eran propiedad del propio George Washington. Otros 153 esclavos en Mount Vernon en 1799 eran esclavos viudos de la finca Custis. Cuando el primer marido de Martha Washington, Daniel Parke Custis, murió sin testamento en 1757, ella recibió un interés vitalicio en un tercio de su patrimonio, incluidos los esclavos. Ni George ni Martha Washington pudieron liberar a estos esclavos por ley y, tras la muerte de Martha & rsquos, estos individuos volvieron a la propiedad de Custis y se dividieron entre sus nietos.

3. El matrimonio de George Washington con Martha Custis aumentó significativamente el número de personas esclavizadas en Mount Vernon.

Después de casarse con Martha Dandridge Custis en enero de 1759, la tenencia de esclavos de George Washington aumentó dramáticamente. Como viuda de un rico plantador que murió sin testamento en 1757, la parte de Martha & rsquos de la finca Custis trajo a otras ochenta y cuatro personas esclavizadas a Mount Vernon. El marcado aumento de la población esclavizada en Mount Vernon en este momento reflejó tendencias similares en la región. Cuando George Washington tomó el control de la propiedad de Mount Vernon en 1754, la población del condado de Fairfax era de alrededor de 6.500 personas, de las cuales un poco más de 1.800 o alrededor del 28% eran esclavos de origen africano. La proporción de esclavos en la población en su conjunto aumentó a lo largo del siglo hacia el final de la Revolución Americana, más del 40% de las personas que vivían en el condado de Fairfax eran esclavos.

4. La amenaza de violencia física y psicológica apuntalaba la esclavitud.

Los dueños de esclavos administraron castigos para controlar su fuerza laboral. En sus últimos años, George Washington creía que los castigos severos e indiscriminados podían ser contraproducentes e instó a los supervisores a motivar a los trabajadores con aliento y recompensas. Aún así, aprobó la & ldquocorrection & rdquo cuando esos métodos fallaron. Las personas esclavizadas de Mount Vernon & rsquos soportaron una variedad de castigos dependiendo del presunto delito.

En 1793, el administrador de la granja Anthony Whitting acusó a Charlotte, una costurera esclavizada, de ser "imprudente", al discutir con él y negarse a trabajar. Como castigo, la azotó con una vara de nogal, una represalia que Washington consideró `` muy apropiada ''. La respuesta de Charlotte fue que no había sido azotada durante 14 años y sugiere que el castigo físico era esporádico, pero no inaudito, en Mount Vernon.

5. Las personas esclavizadas en Mount Vernon practicaban diversas tradiciones y costumbres religiosas

Las influencias de las prácticas religiosas africanas y europeas se pueden encontrar entre la población esclavizada de Mount Vernon y rsquos. Algunos esclavos en Mount Vernon participaron con congregaciones cristianas organizadas locales, hasta cierto punto. Además, la comunidad esclavizada de Mount Vernon desarrolló al menos un líder espiritual dentro de su propia comunidad, llamado Caesar, según un anuncio de esclavos fugitivos de la primavera de 1798.

Además, la población esclavizada en Mount Vernon tuvo contacto con al menos otras tres denominaciones cristianas: bautistas, metodistas y cuáqueros. También hubo varios restos de tradiciones religiosas de África que continuaron hasta cierto punto en Mount Vernon, incluidos tanto Vodoun como el Islam.

6. En numerosas ocasiones, las personas esclavizadas por la familia Washington huyeron en un intento por recuperar su libertad.

La comunidad esclavizada de Mount Vernon & rsquos aprovechó las oportunidades, cuando fue posible, para escapar físicamente de su esclavitud. Por ejemplo, en abril de 1781 durante la Revolución Americana, diecisiete miembros de Mount Vernon esclavizaron a la población y, como catorce hombres y tres mujeres, huyeron al buque de guerra británico HMS Savage anclado en el Potomac frente a la costa de la plantación.

En otros casos, los miembros de la comunidad esclavizada que estaban conectados directamente con los Washington intentaron o tuvieron éxito en sus planes de escape. Estos individuos incluían al asistente personal de Washington & rsquos, Christopher Sheels, cuyo plan para escapar con su prometido se vio frustrado, el cocinero de la familia Hércules y la criada personal de Martha Washington & rsquos, Ona Judge, quienes lograron escapar con éxito.

7. La gente de Mount Vernon también resistió su esclavitud por medios menos notorios.

Huir era una aventura arriesgada que a menudo no tenía éxito. Como resultado, la población esclavizada de Mount Vernon y rsquos con frecuencia resistió su servidumbre a través de una variedad de métodos mientras trabajaba en la plantación. Las personas utilizaron métodos de resistencia menos notorios, como fingir una enfermedad, trabajar lentamente, realizar trabajos de mala calidad y perder o dañar herramientas y equipos. Los métodos de protesta más activos incluyeron acciones como robo, incendio provocado y sabotaje de cultivos. El robo fue un acto particularmente frecuente de resistencia visible de los esclavos. A lo largo de los años, las personas esclavizadas en Mount Vernon fueron acusadas de robar una amplia variedad de objetos, incluidas herramientas, telas, ñame, lana cruda, vino, ron, leche, mantequilla, frutas, carnes, maíz y papas.

8. En diciembre de 1775, Washington, el recién nombrado Comandante en Jefe del Ejército Continental, recibió una carta de Phillis Wheatley que contenía una oda escrita en su honor.

Phillis Wheatley fue una mujer esclavizada traída a Boston desde África Occidental con solo siete años de edad. Poco común para las prácticas en ese momento, Wheatley recibió instrucción en temas que van desde el griego, el latín y la poesía de la hija de sus dueños. A los doce años, Wheatley comenzó a escribir poesía ya los dieciocho se hizo conocida por la publicación de una elegía que escribió en conmemoración de la muerte de un predicador prominente. En el invierno de 1775, Wheatley envió a Washington una carta que contenía una oda al recién nombrado Comandante en Jefe del Ejército Continental. El poema concluía: "Adelante, gran jefe, con la virtud de tu lado, / Tu acción ev & rsquory deja que la diosa guíe. / Una corona, una mansión y un trono que brillan, / Con oro que no se desvanece, WASHINGTON! Sé tuyo".

Washington respondió amablemente a Wheatley en una carta, la única misiva conocida que escribió a un individuo esclavizado, e incluso dirigió la carta a la "señorita Phillis", una forma inusualmente educada para que un miembro de la nobleza se dirigiera a una persona esclavizada. Aunque no hay pruebas de que los dos se conocieron en persona, el general Washington invitó a Wheatley en marzo de 1776 a visitarlo en su sede en Cambridge, Massachusetts.

9. Con poco tiempo libre y control sobre su vida cotidiana, la población esclavizada de Mount Vernon intentó ejercer cierto libre albedrío y elección cuando se trataba de sus vidas privadas.

La comunidad esclava de Mount Vernon & rsquos usualmente trabajaba una semana de seis días, siendo el domingo generalmente el día libre para todos en la plantación. Diariamente, además de su trabajo diario, los esclavos tenían su propio trabajo de limpieza, como cuidar gallinas y huertas, cocinar, preservar los productos del huerto y cuidar la ropa. Con muy poco tiempo libre y control sobre sus propios horarios, las personas esclavizadas en Mount Vernon intentaron ejercer cierto control sobre sus vidas personales. Algunos pasaban su tiempo libre socializando en Mount Vernon o en las plantaciones vecinas donde vivían sus cónyuges. Otros usaban su tiempo para jugar y hacer deportes. Un visitante de Mount Vernon desde Polonia durante el verano de 1798 registró haber presenciado a un grupo de unas treinta personas divididas en dos equipos, jugando un juego al que se refirió como "base del prisionero", que incluía "saltos y brincos".

10. George Washington dejó instrucciones en su testamento para emancipar a las personas esclavizadas por él, tras la muerte de Martha Washington.

Washington redactó su testamento varios meses antes de su muerte en diciembre de 1799. En el documento, Washington dejaba indicaciones para la eventual emancipación de sus esclavos tras el fallecimiento de Martha Washington. De las 317 personas esclavizadas en Mount Vernon en 1799, 123 de las personas eran propiedad de George Washington y eran elegibles para ser liberadas según los términos del testamento.

Por ley, ni George ni Martha Washington podían liberar a las esclavas viudas de Custis. Tras la muerte de Martha Washington & rsquos en 1802, estos individuos se dividieron entre los nietos de Custis. En 1799, 153 de las personas esclavizadas en Mount Vernon eran parte de esta propiedad de la dote.

De acuerdo con la ley estatal, George Washington estipuló en su testamento que los ancianos esclavizados o aquellos que estaban demasiado enfermos para trabajar serían sostenidos por su patrimonio a perpetuidad. Los restantes no dote esclavizados en Mount Vernon no tuvieron que esperar a la muerte de Martha Washington & rsquos para recibir su libertad. Al escribir sobre el tema a su hermana, Abigail Adams explicó que los motivos de Martha Washington & rsquos fueron impulsados ​​en gran medida por el interés propio. "En el estado en que los dejó el General, para que fueran libres a su muerte", explicó Adams, "ella no se sentía segura en sus Manos, a muchos de los cuales se les diría que estaba [en] sus manos". interés en deshacerse de ella y ndash, por lo tanto, se le recomendó que los dejara en libertad a todos al final del año. , Registros de la corte. Finalmente serían emancipados el 1 de enero de 1801.

Nueva exposición

Esclavitud en Mount Vernon de George Washington

Vidas unidas explora las historias personales de las personas esclavizadas en Mount Vernon mientras brinda información sobre la creciente oposición de George Washington y los rsquos a la esclavitud.

Tours exclusivos

Tour de la vida de esclavos

Mount Vernon ofrece un recorrido a pie guiado de 45 minutos que destaca las vidas y contribuciones de la comunidad esclavizada que construyó y operó Mount Vernon, la plantación de George y Martha Washington.

Arqueología

Encuesta del cementerio de esclavos

Obtenga más información sobre los estudios arqueológicos recientes de Mount Vernon dentro del cementerio de esclavos de Mount Vernon.

Esclavitud en Mount Vernon

Obtenga más información sobre la comunidad esclavizada que vivía en las granjas de Mount Vernon.

Comunidad esclavizada de Mount Vernon

  • Austin
  • Ben
  • Betty
  • César
  • Carolina Branham
  • Charles
  • Charlotte
  • Christopher Sheels
  • Davy Grey
  • Dick Jasper
  • Muñeca
  • Edmund Parker
  • Edy Jones
  • Coño
  • Frank Lee
  • Jorge
  • Giles
  • Hércules
  • Kate
  • gatito
  • Nancy Carter Quander
  • Un juez
  • Priscilla
  • Sambo Anderson
  • Tomás
  • William (Billy) Lee

Contáctenos

3200 Mount Vernon Memorial Highway
Mount Vernon, Virginia 22121

Mount Vernon es propiedad de la gente de los Estados Unidos y se mantiene en fideicomiso para la gente de los Estados Unidos por la Asociación de Damas de la Unión de Mount Vernon, una organización privada sin fines de lucro.

No aceptamos fondos del gobierno y dependemos de contribuciones privadas para ayudar a preservar el hogar y el legado de George Washington.

Descubrir

Sobre

Mount Vernon es propiedad de la gente de los Estados Unidos y se mantiene en fideicomiso para la gente de los Estados Unidos por la Asociación de Damas de la Unión de Mount Vernon, una organización privada sin fines de lucro.

No aceptamos fondos del gobierno y dependemos de contribuciones privadas para ayudar a preservar el hogar y el legado de George Washington.


& # 8216Revolutionary & # 8217 Review: El biógrafo de Washington sostiene que el general quería luchar como los británicos

En este heroico retrato del artista John Faed, el general George Washington acepta el saludo de sus tropas después de la batalla de Trenton. (Faed, John / Colección privada / Foto con derechos de autor de las imágenes de Christie / Imágenes de Bridgeman)

Mike Oppenheim
Octubre de 2021

La sorprendente interpretación del padre fundador refuta a los historiadores y la visión de él como un comandante irregular

Otra biografía más, pero una ingeniosa que postula que la mayor hazaña de George Washington no fue una habilidad militar o presidencial, sino que guió la revolución más exitosa de la historia. El historiador O'Connell termina su narración en 1783, y su erudición no abre camino, pero pocos lectores se opondrán a este relato animado y obstinado.

1772 retrato de George Washington como coronel del Regimiento de Virginia durante la Guerra Francesa e India por Charles Willson Peale (Cortesía de la Colección Washington-Custis-Lee, Washington and Lee University, Lexington, Virginia)

El Washington de O'Connell creció como un súbdito británico leal y un vástago menor de la aristocracia de Virginia. No intelectual, compartía objetivos con otros jóvenes caballeros del sur viriles: conseguir tierras, hacerse rico, obtener gloria militar. Para cuando las relaciones de las colonias con Gran Bretaña se agriaron, Washington ya había conseguido todo eso. Los historiadores atribuyen el valor y la autopromoción al talento por impulsar el servicio en la guerra francesa e india que lo convirtió en un héroe para los colonos, una reputación que luego le sirvió bien. Se jubiló en 1758 y pasó los años de entreguerras como un rico plantador. En deuda, como la mayoría de los de su calaña, con los agentes británicos, compartía la oposición generalizada a los esfuerzos de Gran Bretaña posteriores a 1765 para imponer impuestos a las colonias. En 1775, cuando el Congreso Continental decidió elegir un general para dirigir las fuerzas patriotas, Washington no ocultó su deseo de ocupar el puesto. Otros candidatos se promocionaron, pero él fue la elección unánime.

Algunos historiadores retratan a Washington como un líder de irregulares al estilo de Fidel Castro o Josip Broz, alias Mariscal Tito. O’Connell stresses that Washington saw himself as a European-style commander leading a disciplined army in the mass open-field maneuvers doctrinaire in 18th century combat. As such, he remained an aristocrat to the core. In a delicious irony, revolutionaries from Robespierre to Lenin to Mao were educated intellectuals who rationalized cruelty and murder as necessary for the greater good. Unschooled and middle-brow, Washington abhorred but nonetheless tolerated ungentlemanly conduct by his soldiers. Few rebel Americans objected to persecuting colonial loyalists. No law of civilized warfare applied to Indians. O’Connell, laboring at his point, passes over much bad patriot behavior. Yet there’s no denying that British troopers, steeped in brutalizing Irish rebels, treated Americans harshly.

A scholar must sweat to characterize Washington as a brilliant strategist, but it’s a no-brainer to conclude that he was a brilliant politician who managed a ragtag army through a violent revolution, enduring many defeats yet never, even in his lowest moments, unleashing the malevolence subsequent revolutionaries loosed. For eight years, he pleaded for support from a rattle-brained Continental Congress that responded with its usual bumbles. Generals from Cromwell to the current gang of military dictators took the obvious step, but Washington never considered it. Even at the time European observers considered Washington’s accomplishments of forbearance and performance as almost superhuman, and O’Connell makes a convincing case that they were right. Mike Oppenheim writes in Lexington, Kentucky.


Why Isn't Washington, D.C. Already a State?

Back in June 2020, the U.S. House of Representatives passed historic legislation that would have transformed the District of Columbia into the nation's 51st state. The bill would have given the district's 712,000-plus residents the opportunity to elect a Congress member and two senators with full voting rights for the first time in the nation's history.

The bill would also have shrunk the U.S. federal capital to a small area encompassing the White House, U.S. Capitol, Supreme Court and other federal buildings along the National Mall. The rest of the city would become the 51st state.

But the bill never saw the light of day in the Republican-controled U.S. Senate. However in January 2021, after the Democrats took control of the White House and Senate, Democrats reintroduced legislation to make D.C. a state once again.

The bill was introduced by nonvoting delegate to the House, Eleanor Holmes Norton, who would have no say in its passage. Norton represents the District of Columbia and introduced the 2020 bill. Its companion bill was unveiled in the Senate by Tom Carper, a Democrat from Delaware.

"There's never been a time when statehood for the District was more likely," Norton said in a statement. "After the historic passage of the D.C. statehood bill in the House last June and reintroduction in the House this year with a record 202 original cosponsors, and now with Senator Carper's reintroduction of the Senate companion bill with a new record number of original cosponsors, we're ready to achieve voting representation and full local self-government for the 712,000+ residents of the District of Columbia."

Norton went on to say that House Speaker Nancy Pelosi and House Majority Leader Steny Hoyer were committed to bringing the bill to the floor for a vote and with Democrats in control of the House and the Senate, and with President Joe Biden's support, there was no better time to "correct this historic injustice and give D.C. residents the same rights as other taxpaying Americans."

On March 22, 2021, the House Oversight and Reform Committee began a hearing to debate the legislation introduced in January by Norton and Carper. The House is likely to pass the legislation again, but it has a tough battle in the evenly divided Senate, given that the bill would need 60 votes to pass (unless the Democrats eliminate the filibuster).

Most Republicans oppose the effort to make D.C. a state. Rep. James Comer, a Republican from Kentucky and the ranking member on the House Oversight and Reform Committee, said he thinks the bill is "unconstitutional." Other republicans argue D.C. isn't big enough to be a state — and also that its economy is that of a city and not a state. Others, including Rep. Virginia Foxx, a Republican from North Carolina, spent time during the hearing questioning whether Democrats were using the citizens of D.C. gain power because they would likely elect two Democrats to the Senate if given the chance.

But the bill raises question: Why didn't the nation's founders make Washington, D.C., a state in the first place? When they decided to create a new national capital, why did they choose to deny residents the same representation in the national government that the rest of the nation's citizens have? As historians explain, Washington's lack of full representation has partly to do with some of the founders' desire to have a strong federal government that wasn't overly influenced by having its headquarters in a state that it was dependent upon for services and protection.

But it also has something to do with Southern slaveholders' desire to have a national capital in their territory with weak self-governance, so the so-called "peculiar institution" wouldn't face any local resistance. Even after the Civil War, segregationists in Congress fought for many years to keep control over the district's administration and deny any power to the city's heavily African American population.

How a Military Mutiny Helped Keep Washington, D.C., From Statehood

Initially, Philadelphia served as the nation's capital. But the Confederation Congress, the predecessor of the present legislative branch, found itself in a difficult situation in June 1783. That's when Pennsylvania militiamen who'd been furloughed after the Revolutionary War decided to march to Philadelphia to protest the government taking away their jobs and not paying them what they were owed, as this account from the House of Representatives website details. When the mutineers arrived in Philadelphia, the Pennsylvania government began negotiating with them. But rumors started to spread among the nervous national legislators that the soldiers might loot the government-chartered Bank of North America if they didn't get their money.

A committee of delegates led by Alexander Hamilton demanded that Pennsylvania's state government put down the rebellion, but it declined, saying that the protesters weren't violent.

In the view of one historian that actually was just fine with Hamilton. The future treasury secretary "played a central role in casting the Philadelphia Mutiny as a greater danger to the young republic than it was, thus advancing his demand for a strong, central government with police powers over its domain, i.e., not subject to any state's authority," explains J.D. Dickey via email. He's the author of the 2014 book "Empire of Mud: The Secret History of Washington, DC."

According to Dickey, Hamilton then persuaded his ally, President of Congress Elias Boudinot, to convene a session on a weekend, even though there weren't enough members around to reach a quorum, so that it would create the impression that they were menaced by the protest. Hamilton then chastised state leaders for failing to protect the federal government against the soldiers and putting it in a "weak and disgusting position." The handful of legislators then fled to New Jersey to add to the drama.

A few years later, the Constitution's framers specified in Article I, Section 8, Clause 17 that the national capital should be located in a district "not exceeding ten miles square" that would be controlled by the federal government, and not by any state. That meant that members of Congress wouldn't be dependent upon local or state officials to protect them from future mobs of aggrieved citizens. And as future President James Madison noted in Federalist 43, by not being dependent upon a state, Congress would avoid potential for corruption — "an imputation of awe or influence, equally dishonorable to the government and dissatisfactory to the other members of the Confederacy."

Southerners and Northerners in the new government worked out a compromise, in which the capital would be located in the South, in exchange for Southern Congress members dropping their opposition to the federal government paying off northern states' debts from the Revolutionary War. The location along the Potomac River was attractive to George Washington because it was less than 20 miles (32 kilometers) from his Mount Vernon estate, and because he had a vision of turning the capital into a prosperous river port and commercial hub.

In 1801, Congress passed the Organic Act, which took away district residents' right to vote for congressional representatives, and the following year granted a charter to a portion of the district, the City of Washington, which was allowed to elect a 12-member city council. The mayor initially was appointed by the U.S. president, though in 1820, the law was changed to allow a mayoral election as well, according to the Encyclopedia of American Political Parties and Elections.

Race as a Factor in Washington, D.C.'s Disenfranchisement

Washington, D.C., was conveniently nestled between two slave states, Maryland and Virginia, which helped protect the slavery there from Northern interference.

"That District became a bulwark of Southern legislative power, and slave trading and human bondage became legion there," Dickey says. "And so, with the population in the District largely made up of slaves and disenfranchised citizens, the only people who could vote federally or hold federal power of any kind were congressmen elected by voters who didn't live there."

In the first half of the 19th century, Washington became a center for the domestic trade, home to one of the busiest markets involved in the sale of human beings. It was the sort of place where a free Black man such as Solomon Northrup, the protagonist of the film "12 Years a Slave," ran the danger of being kidnapped and thrown into the slave pen located at the present site of the Federal Aviation Administration's headquarters at 800 Independence Avenue, S.W.

The practice of slavery there left a persistent stain upon the city's character, according to Chris Myers Asch. He's the co-author, with George Derek Musgrove, of the 2017 book "Chocolate City: A History of Race and Democracy in the Nation's Capital."

"It developed as a Southern city, not a Northern one," Asch explains via email. "Slavery was embedded into the fabric of the city from its inception, and the slave trade quickly became a major industry. After emancipation and a brief flowering of interracial democracy, the city lost its self-government and city leaders embraced Southern-style segregation. In customs and social relations, D.C. was a Southern city until the late 20th century."

The issues of self-government and statehood in Washington, D.C., are intertwined with race, Asch says. Though Washington had limited self-rule for much of the 19th century, in the 1870s, Congress took that away. For the next century, Washington was run largely by Southern segregationists such as Sen. Theodore Bilbo, a Mississippian who had the unofficial title of "Mayor of Washington." He once warned in a speech that if voting rights were granted in Washington, Blacks "would soon have control of the city."

Eventually, Washington residents did get some rights. In 1961, The 23rd Amendment gave them the right to vote in presidential elections, and in 1973, they regained the right to elect council members and the mayor. In 1978, Congress passed a constitutional amendment that would have given Washington residents representation in Congress, but it had a seven-year window for ratification, and by the time that expired in 1985, only 16 states had approved it.

In 1993, another effort to pass a bill in the House to grant statehood to Washington failed by a vote of 277 to 153, as this article from the Brookings Institution details. But statehood advocates didn't give up.

The new bill gets around the Constitution's Article I by carving out a space in the capital for government buildings, which would remain under federal control, while converting Washington's mayor to the equivalent of a state governor. The current legislation, whose co-sponsors include Speaker Pelosi, is on a path to pass the House on a party-line vote. What happens in the Senate is anybody's guess.

The current Washington statehood legislation would create the State of Washington, Douglass Commonwealth, drawing its new name from President George Washington, a Virginian, and abolitionist Frederick Douglass who was from Maryland, thereby differentiating it from the Washington state that already exists in the Pacific Northwest.


History and Genealogy of Washington County, Iowa

Our goal is to help you track your ancestors through time by transcribing genealogical
and historical data and placing it online for the free use of all researchers.
We're looking for folks who share our dedication to putting data online and
are interested in helping this project be as successful as we can make it.

This county website is in need of a permanent host.
If you are interested joining our group as webmaster for this website, or any of our websites,
view our Volunteer Information page.

A desire to transcribe data and know-how to make a basic webpage is required.

Información del condado

Courthouse:
P.O. Box 889
Washington, IA 52353-0889
Phone: (319) 653-7717

Actualizaciones del sitio web:

We'll be adding data to this site as we can. You can help us to get this site growing by sending in your family's data.

Suscribir to our mailing lists to get notification when we update this and our other midwestern websites.


Tour the project

Start with a short historical narrative of the Great Depression in Washington State in ten brief illustrated chapters.

Pobreza

Economics and Poverty The crash of 1929 led to business failures, Hoovervilles, and the organizations of the unemployed. Recovery began in 1933.

Strikes and Unions

Washington was a flashpoint for labor organizing, from Seattle's docks to fruit orchards and the lumber mills and logging camps.

Radicalismo

As leftists became influential in Washington's politics they contended with anti-Communist and sometimes fascist groupings.

Civil Rights

The social unrest of the 1930s led to new opportunities--and challenges--for communities of color. Read about the decade's civil rights struggles and victories involving African Americans, Japanese Americans, Filipino Americans and Jewish Americans.

Política

Washington State underwent a sea change as the Democratic Party became dominant and radicals and New Deal reformers pushed politics to the left.

Culture and the Arts

The Depression and New Deal arts funding produced radically new ways of seeing, representing, and understanding

Universidad de Washington

From faculty unions and student politics to new campus parks, the Depression changed the state's premiere university.

Theatre Arts

This extensive section includes photographs and detailed accounts of the history, productions, and impact of the Federal Theatre Project in Washington State, including the Negro Repertory Company, Florence and Burton James, the Federal Theatre Project, the Seattle Repertory Playhouse.

Visual Arts

The New Deal reshaped the role of artists and brought art to new publics. This section details the history of the New Deal programs that produced public art. View artworks and read profiles of artists like Richard Correll and Dorothea Lange.

Everyday Life

This section explores the ways people lived and understood their lives were transformed by the crisis with reports from Bellingham, Tacoma, Seattle, Raymond, Kitsap and other communities.