¿Por qué Gran Bretaña no otorgó a las colonias derechos de voto?

¿Por qué Gran Bretaña no otorgó a las colonias derechos de voto?

Las trece colonias se rebelaron después de "Sin impuestos sin representación", y Gran Bretaña probablemente podría haberlas apaciguado durante bastante tiempo de la misma manera que lo hizo con Canadá (que se quedó con Gran Bretaña contra America).

¿Por qué Gran Bretaña no cedió escaños en el Parlamento a las colonias? En contraste con el dominio británico sobre la India, donde un país pequeño ocupaba un país más grande y cultivado en el extranjero, los estadounidenses en ese momento eran en su mayoría los mismos ciudadanos británicos que hablaban inglés y estaban solo a unas pocas generaciones "fuera del barco".


Creo que hubo dos problemas básicos aquí:

En primer lugar, nunca antes se había hecho en Inglaterra. Ésta fue efectivamente la primera colonia fuera de las Islas Británicas poblada casi en su totalidad por ingleses que habían "crecido" hasta un punto que posiblemente podría considerar manejar sus propios asuntos. No existía un precedente real de esta situación.

Cuando esta situación surgió más tarde, en lugares como Canadá y Australia, el gobierno británico sabía qué podría suceder, y tenía un incentivo para trabajar en algo.

En segundo lugar, era una cuestión de poder y cara. El Parlamento sintió que tenía el derecho de legislar para todo el Imperio, y cualquier tipo de acomodación necesariamente implicaría que los políticos renunciaran voluntariamente a parte de ese poder.

Una vez que fueron reprendidos por los colonos en el uso de su poder impositivo, el partido gobernante (los conservadores más autoritarios) sintió que tenían que establecer este poder por sí mismos por principios. Mientras seguían intentando esto, los colonos estadounidenses sintieron cada vez más que tenían que resistir los impuestos no representados, nuevamente como una cuestión de principios. Esto instituyó un ciclo en espiral en el que ambos lados se volvieron cada vez más radicales. Sin compromiso, solo había un resultado posible, y cada ciclo separaba más a las dos partes.*

Lo que las colonias estaban pidiendo inicialmente era algo parecido al moderno sistema de la Commonwealth, donde el monarca seguiría siendo el jefe de estado, pero las obligaciones legislativas serían llevadas a cabo por un organismo local elegido, no por el Parlamento en Londres.

* - Los detalles de esta espiral de muerte política se describen detalladamente en La marcha de la locura de Barbara Tuchman.


Gran Bretaña consideró las colonias representadas a través de la representación virtual y como escribió James Macpherson en 1775

Si los estadounidenses, en lugar de ir a las armas, hubieran presentado el mismo supuesto agravio [como los condados palatinos gravados aunque no representados en Inglaterra], de una manera pacífica y obediente, a la Legislatura, no puedo percibir ninguna razón por la que su solicitud deba ser rechazada . Si ellos, al igual que el condado y la ciudad de Chester, hubieran manifestado que "por falta de caballeros y burgueses que los representaran en el Tribunal Superior del Parlamento, a menudo habían sido TOCADOS y QUEJADOS con las leyes y los estatutos promulgados en dicho Tribunal, despectivos para sus jurisdicciones, libertades y privilegios más antiguos, y perjudicial para su tranquilidad, descanso y paz "; este país [de Gran Bretaña], estoy convencido, no tendría ninguna objeción a que estuvieran representados en su Parlamento ...

También debe tenerse en cuenta que la revolución estadounidense fue una guerra civil estadounidense entre secesionistas y leales.

Debe recordarse siempre que están representados por la misma representación virtual que la mayor parte de los ingleses; y que, si por cambio de lugar, tienen menos participación en la legislatura de lo que es proporcional a su opulencia, ellos, al ser removidos, ganaron esa opulencia, y originalmente tenían, y tienen ahora, su elección de un voto en casa, o riquezas a distancia.

Samuel Johnson, Impuestos sin tiranía


Porque los residentes de Gran Bretaña también tenían "impuestos sin representación". Gran Bretaña en la década de 1700 no era una democracia. Los miembros del Parlamento no eran miembros del público en general y no eran elegidos por el público en general. Incluso cuando ocurrieron las elecciones, no fueron en lo más mínimo justas, y las áreas de votación no tuvieron nada que ver con el número de votantes o el número total de personas allí (ver Municipios corruptos). Los estadounidenses de clase alta como Ben Franklin podrían haber estado en un nivel en el que podrían haber tenido un voto si vivieran en Gran Bretaña, pero no hubieran tenido la esperanza de ser miembros del Parlamento.

Así que Gran Bretaña (o más precisamente el rey Jorge III) no habría soñado con dar a los colonos derechos que los británicos nativos no tenían.


Intentando responder a la pregunta real, Dar escaños en el Parlamento a los colonos no se habría adaptado a los objetivos de los parlamentarios y, por lo tanto, no sucedió.

En contraste con la adquisición de (la mayor parte de) Canadá a los franceses (ignorando la presencia de las Primeras Naciones y su gobierno permanente, por supuesto), las Colonias que eventualmente se convirtieron en los primeros trece estados (de los EE. UU.) Fueron inicialmente creadas como comerciales. empresas fletadas por la corona. Como tales, se esperaba que contribuyesen a su propio mantenimiento y defensa. Esta expectativa finalmente se impugnó ante el Parlamento debido a su decisión de gravar a las Colonias para recuperar los costos de la "Guerra francesa e india" (tiene varios nombres, pero puede verse como una rama de la Guerra de los siete años), que de hecho fue parte de un conflicto mundial y al que las Colonias ya habían contribuido con mucha sangre y tesoros.

De hecho, escuché bromear (en discusiones con otras personas) que cobrar impuestos a las Colonias era un pasatiempo elegido, como la caza de zorros, para algunos parlamentarios. Esto exagera las cosas hasta el extremo, pero tal declaración no carecía del todo de motivación. Después de todo, Se esperaba que las Colonias pagaran impuestos como cualquier otra empresa comercial, incluso si esos impuestos rayaban en lo absurdo.

Y, con suerte, eso explica el meollo del asunto. Cuando se redactó la Declaración de Independencia, las Colonias habían intentado varias veces (en contraste con la afirmación de Macpherson citada anteriormente) ser tomadas en serio por el Parlamento y tratadas como algo más que un cajero automático para el tesoro y los patrocinadores coloniales iniciales. Muchos colonos también se enfurecieron por los esfuerzos de la corona para restringir los asentamientos blancos al oeste de los Apalaches, en cumplimiento del tratado que puso fin al anterior conflicto norteamericano / europeo en 1763. Cuando todo se sumó, las colonias estaban hartas de El Parlamento (IIRC, la opinión sobre la corona fue mixta) y decidió que iban a participar en el acto adulto de separación en lugar del presunto infantil infantil de súplica adicional.


Una razón fue que a fines del siglo XVIII, Gran Bretaña estaba tratando de definir quién era "británico". Y esto, a su vez, llevó a la pregunta de qué era una "colonia" y "cuánta" representación debería tener. Había dos tipos de colonias.

El primer tipo era fundamentalmente tierra vacía (Estados Unidos, Canadá, más tarde Australia), poblada principalmente por personas de ascendencia inglesa. Estas colonias podrían considerarse partes "trasplantadas" de Inglaterra. Algunas personas de las Islas Británicas, pero no todas, las considerarían británicas.

El segundo tipo de colonia eran territorios como la India y África tardía, que eran conquistas, en lugar de asentamientos donde los "ingleses" establecían su dominio sobre pueblos no ingleses. Pocas personas en cualquier lugar considerarían británicos a los "nativos" de estas tierras.

Culturalmente, era más fácil dar representación al primer grupo de personas, que eran (en su mayoría) de ascendencia inglesa de todos modos. Pero la logística de la época lo dificultaba; no había viajes en avión (solo por mar), y no había teléfonos o radios para conectar, p. ej. Inglaterra y América. En el mejor de los casos, las colonias podrían elegir representantes que se asentarían en Londres. Con Canadá y Australia, Inglaterra aprendió del ejemplo estadounidense y también se benefició del mejor transporte y comunicación del siglo XIX. Quizás en esos casos, se trataba de cuándo, más que de si obtendrían representación.

Con el segundo grupo de colonias, la pregunta era "¿quién es inglés y quién debería estar representado?" Inglaterra era una sociedad muy consciente de clases en ese momento, y al controlar la educación y el estatus económico, había grandes brechas sociales entre ser londinense o residente de una ciudad del norte como Liverpool o York. Dentro del Reino Unido, la diferencia entre un "inglés" y un escocés, galés o irlandés "naranja" era significativa. Después de eso, hubo grandes diferencias (percibidas o reales) entre las personas en las Islas Británicas y las "offshore" como se discutió en un párrafo anterior. Finalmente, personas como los "indios" nunca obtuvieron nada parecido a una representación completa; si lo hubieran hecho, habrían "inundado" el imperio británico en cifras absolutas.


Esta no es una respuesta completa y en parte un comentario sobre algunas de las otras respuestas, pero:

Es cierto, como han dicho algunos, que el Parlamento británico no era ni se esperaba que fuera directamente representativo en un sentido moderno democrático y numérico de la voluntad del pueblo; pero tampoco el Congreso de los Estados Unidos inicialmente; hasta principios del siglo XIX varios estados tenían requisitos de propiedad para poder votar.

Lo que había sido el Parlamento de Inglaterra y Gales ya se había ampliado una vez para incluir a representantes de Escocia por el Acta de Unión de 1707 y volvería a serlo por las Actas de Unión de 1800 para incluir representantes de Irlanda, por lo que no era inconcebible que la colonia también se podrían haber agregado representantes si eso hubiera parecido un compromiso viable.

Sin embargo, dado el tiempo que se tardaba en cruzar el Atlántico en velero, puede que no hubiera sido muy práctico.

La demora en la comunicación entre los miembros del Parlamento estadounidense y aquellos a quienes se suponía que representaban habría dificultado la comunicación. Debido a que los miembros del Parlamento no recibían remuneración, el tiempo de ausencia de sus granjas y negocios que se les habría exigido a quienes servían en un Parlamento al otro lado del Atlántico podría haber sido una carga demasiado pesada para muchos.

El tiempo de viaje en velero fue posiblemente también una de las razones del fracaso de la política británica en relación con las colonias tanto antes como durante la guerra. Se necesitaron semanas para enviar un informe de Estados Unidos a Londres y recibir las instrucciones; estaba lo suficientemente cerca como para que los gobernadores y generales en el lugar se vieran obligados a esperar instrucciones de Londres, pero lo suficientemente lejos como para que cuando llegaran las instrucciones se basaran en información desactualizada.


En 1775, las únicas personas a las que se les permitía votar en Inglaterra eran los hombres que poseían una cantidad mínima de bienes raíces. La riqueza de la persona era irrelevante y si un comerciante rico quería votar, tenía que convertirse en terrateniente. Solo alrededor del 3% de los hombres en todo el país calificaron y el otro 97% y todas las mujeres fueron ignoradas. Y aquellos que pudieron votar no tuvieron absolutamente nada que decir en la selección de los miembros de la Cámara de los Lores.

Los colonos no querían el derecho al voto y rara vez se mencionaba en el voluminoso material emitido por los partidarios de la independencia entre 1770 y 1780. Entendían cuál era su posición en la visión del Rey y del Gobierno sobre los impuestos, las finanzas y el poder político. y estaba en el fondo y se iba a quedar ahí.


"Nosotros los colonos" queríamos nuestra propia ley. Los ingleses no nos creían muy valiosos a diferencia de, digamos, India, Egipto o Sudáfrica ... y mucho menos iguales al Caribe y las posesiones españolas. Sin embargo, los "Estados Unidos" votaron sobre su Constitución. Eso vino después de la guerra, por supuesto.

Aparentemente, mirando la evidencia, los británicos no dieron a "los colonos" el derecho a votar porque lo queríamos.

Aparentemente, "los colonos" también estaban dispuestos a luchar por eso. La Guerra de los Bóers tampoco fue un juego de niños para Gran Bretaña ...


La Proclamación Real de 1763

Después de que Gran Bretaña ganara la Guerra de los Siete Años y ganara tierras en América del Norte, emitió la Proclamación Real de 1763, que prohibía a los colonos estadounidenses establecerse al oeste de los Apalaches.

Después de la Guerra de Francia e India, se redactó el Tratado de París, que puso fin oficialmente a la guerra y otorgó a los británicos una gran cantidad de tierra norteamericana. El territorio que se ganó, el valle de Ohio, estaba entre las montañas Apalaches en el este y el río Mississippi en el oeste. Les dio a los británicos acceso a importantes rutas comerciales, pero la nueva tierra también planteó muchos problemas nuevos.

No vayas al oeste, joven

A pesar de que lucharon duro para ganar nuevas tierras durante la guerra francesa e india, los británicos intentaron evitar que los colonos estadounidenses se asentaran en ella. Ya les resultaba difícil gobernar las colonias desde el exterior. Los británicos creían que si los estadounidenses se desplazaban hacia el oeste por las montañas, sería demasiado difícil regular el comercio y los impuestos, y que sus recursos se distribuirían demasiado.

Además, ya había muchas personas viviendo en la tierra en el Valle de Ohio. A pesar de que el gobierno francés había cedido este territorio a Gran Bretaña, los franceses que se habían asentado allí no renunciaron a sus derechos sobre rutas terrestres o comerciales. Los británicos no podían permitirse otra guerra, por lo que dejaron solos a los colonos franceses en esas áreas. También había otras personas asentadas en el Valle de Ohio. Los nativos americanos, que habían ayudado a los franceses durante la guerra, seguían luchando por la tierra a pesar de que la guerra había terminado. Una gran batalla llamada Rebelión de Pontiac continuó incluso después de que los europeos pidieron un alto el fuego.

> Incluso después de que Gran Bretaña emitiera la Proclamación Real de 1763, Daniel Boone continuó colonizando áreas al oeste de los Apalaches. Esta pintura de 1851, Daniel Boone liderando colonos a través de la brecha de Cumberland, representa la imagen popular de un Boone confiado que conduce sin miedo a los primeros pioneros hacia Occidente.

El gobierno británico no quería que los colonos estadounidenses cruzaran los Apalaches y crearan tensión con los franceses y los nativos americanos allí. La solución parecía sencilla. Emitieron la Proclamación Real de 1763, que declaró los límites de las trece colonias como los Apalaches. Cualquier viaje o asentamiento más allá de las montañas sería ilegal.

Proclamar e inflamar

La Proclamación Real de 1763 fue muy impopular entre los colonos. Para quienes vivían en las colonias, la creación de un límite no fue útil porque no resolvió algunos de sus mayores problemas con la guerra. Se había derramado sangre colonial para luchar contra los franceses y los indios, y muchos sentían que tenían derecho a asentarse en la tierra que habían ganado. Además, la Proclamación Real de 1763 no tuvo en cuenta a los colonos estadounidenses que ya se habían establecido en Occidente.

Desde el final de la guerra, los gobiernos coloniales habían comenzado a planificar una expansión hacia el nuevo territorio occidental. De hecho, esto se había convertido en un gran problema político entre los colonos. Ahora se les pedía que restringieran sus deseos de expandirse y explorar. Esto enfureció a los colonos. Sintieron que la Proclamación era un complot para mantenerlos bajo el estricto control de Inglaterra y que los británicos solo los querían al este de las montañas para poder vigilarlos. Como resultado, los colonos se rebelaron contra esta ley al igual que lo hicieron con las leyes mercantiles. Tomaron decenas de carros hacia el oeste, hacia el valle de Ohio. Creían que si actuaban juntos, sería casi imposible para los británicos hacer cumplir su nueva ley.

Eres un legislador británico. Sabes que los colonos dirán & quot; ve a libra arena & quot; ignorarán la Proclamación y no hay mucho que puedas hacer al respecto. ¿Pasarías esta ley de todos modos? ¿O harías otra cosa y, de ser así, qué?

La lucha entre los colonos y los británicos por la aplicación de la Proclamación Real de 1763 fue una de las muchas batallas políticas entre los británicos y sus súbditos en América. Los colonos no sintieron que la ley respetaba sus necesidades de crecimiento, por lo que ignoraron la Proclamación y se dirigieron hacia el oeste.


El Canadá colonial tuvo esclavitud durante más de 200 años. Y sí, todavía importa hoy

El 150º aniversario de Canadá ha hecho que se recuerde mucho nuestra historia. Y una de las cosas de las que los canadienses se han sentido orgullosos durante mucho tiempo es nuestro estatus como la última parada del ferrocarril subterráneo, un refugio seguro para los esclavos estadounidenses que huyen de la servidumbre.

Esto es cierto y deberíamos estar orgullosos. Pero no nos enorgullezcamos; después de todo, las colonias que se convirtieron en Canadá también tuvieron esclavitud durante más de dos siglos, terminando solo 30 años antes de que el presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln, escribiera la Proclamación de Emancipación en 1863.

Cuando Gran Bretaña se apoderó de Nueva Francia, alrededor del 7 por ciento de la colonia estaba esclavizada, o alrededor de 4.000 de una población de 60.000. Dos tercios eran esclavos indígenas, conocidos como Panis, y el otro tercio africanos, que costaban el doble y eran un símbolo de estatus. Los británicos no los liberaron.

"No sabemos qué pasó antes de el Ferrocarril Subterráneo, que es que los canadienses indígenas y negros soportaron la esclavitud ".

—Afua Cooper, historiador

A diferencia de nuestros primos estadounidenses, Canadá no puso fin a su esclavitud; de hecho, en 1777 los esclavos comenzaron a huir de Canadá hacia Vermont, que acababa de abolir la esclavitud. Gran Bretaña finalmente prohibió la práctica en todo su imperio en 1834.

Puede que no lo supieras porque, bueno, las redes sociales no son el único lugar donde seleccionamos nuestras vidas, presumiendo humildemente de nuestros mejores momentos y ocultando nuestras vergüenzas.

Así es como también se escribe nuestra historia.

"Cuando teníamos la Confederación en 1867, y se estaba escribiendo una nueva narrativa del país, [la esclavitud] fue una de las narrativas que se olvidó", explica el historiador Afua Cooper, autor de El ahorcamiento de Angelique: la historia no contada de la esclavitud canadiense y la quema del Viejo Montreal.

“El ferrocarril subterráneo se empuja a la vanguardia. Es una historia triunfante. Hace que los estadounidenses se vean mal y siempre hemos tenido esta postura con respecto a los estadounidenses. Pero no sabemos qué pasó antes de el Ferrocarril Subterráneo, que es que los canadienses indígenas y negros soportaron la esclavitud, y esa es la página principal de la historia antes de 1867.

“La esclavitud fue la condición dominante en la vida de las personas negras en este país durante más de 200 años”, agrega. "Así que hemos estado esclavizados por más tiempo del que hemos sido libres".

El historiador George Tombs escribió Los esclavos olvidados de Canadá: dos siglos de esclavitud, la traducción al inglés del libro pionero de 1960 de Marcel Trudel sobre la esclavitud en Nueva Francia L'Esclavage au Canada Français. Él está de acuerdo con la crítica de Cooper a sus pares "egoístas", y agrega que Trudel fue "bastante bien incluido en la lista negra" por el establecimiento nacionalista de Quebec después de publicar su libro, porque estaban tratando de culpar a los británicos por la esclavitud.

“Uno de los valores clave que se nos dice que los canadienses promueven hoy en día es la diversidad de la población, pero el hecho de que la institución de la esclavitud haya sido ignorada durante cientos de años, minimizada tanto como sea posible y nunca enseñada en las escuelas, significa que de alguna manera estamos fallando en defender el valor de la diversidad ”, dice Tombs.

“La esclavitud fue la condición dominante en la vida de los negros en este país durante más de 200 años. Así que hemos estado esclavizados por más tiempo del que hemos sido libres ".

—Afua Cooper, historiador

¿Cuántos esclavos había en total?

“Tengo un doctorado en historia y no lo sé. Yo diría que fueron muchos, muchos más miles de los 4,000 que Marcel Trudeau describe en su libro ”, dice Tombs, señalando que el número es solo para Nueva Francia, y no incluye Nueva Escocia, P.E.I. o Alto Canadá.

Dice que personas como el exministro de Cultura de PQ y el historiador Denis Vaugeois han argumentado que "estos no eran realmente esclavos, eran más como sirvientes y eran tratados como miembros de la familia". Pero aunque a menor escala que otros estados esclavistas, la esclavitud canadiense también fue brutal con palizas, violaciones, perros que cazaban a los fugitivos cuando huían de sus amos e incluso ejecuciones.

"Es totalmente extraño para mí que esto nunca se haya enseñado", dice Tombs.

El primer esclavo negro documentado llegó a la ciudad de Quebec en 1628, solo veinte años después de la fundación de Nueva Francia. El niño, de Madagascar, recibió el nombre de Olivier Le Jeune. Fue vendido por un comandante británico a un escribano francés.

"Murió en la esclavitud", explica Cooper.

Aunque estuvo presente desde Olivier en adelante, la esclavitud fue oficialmente ilegal en las colonias francesas hasta 1685 cuando el Code Noir del rey Luis XIV permitió la esclavitud con `` fines económicos '', una política que se extendió a Nueva Francia en 1689 en respuesta a las quejas de los colonos sobre la falta de sirvientes.

A fines del siglo XVII, soldados, funcionarios gubernamentales y comerciantes traían esclavizados a las colonias de Nueva Inglaterra, Luisiana, las Carolinas y las Indias Occidentales.

Esto se debió a que, como informa el Museo Canadiense de Historia, "a pesar del a menudo reiterado anhelo de los funcionarios coloniales de tener esclavos africanos importados a la colonia, ningún barco de esclavos llegó al valle de San Lorenzo".

Había habido una historia de las Primeras Naciones esclavizando a prisioneros de guerra antes del colonialismo, sin embargo, a menudo se intercambiaban como parte de la formación de alianzas o para reemplazar a sus propios muertos de guerra. El Museo Canadiense de Derechos Humanos informa que “a diferencia de los pueblos aborígenes, los europeos veían a las personas esclavizadas menos como seres humanos y más como una propiedad que se podía comprar y vender. Igual de importante, los europeos vieron la esclavitud en términos raciales, con aborígenes y africanos sirviendo y los blancos gobernando como amos ".

Esto se cimentó en 1709 cuando el rey francés Luis XIV amplió la esclavitud a la "propiedad plena" en Nueva Francia, lo que significa que cualquier niño nacido de una esclava también eran esclavos que pertenecían al amo que podía mantenerlos, regalarlos o venderlos. ellos.

El Museo Canadiense de Historia señala que exploradores anteriores como Jacques Cartier secuestraron a indígenas y los llevaron de regreso a Europa, sin embargo, los colonos franceses solo comenzaron a usar esclavos indígenas en la década de 1670. Esas cifras aumentaron drásticamente después de 1709.

Podría decirse que la esclava más conocida de Canadá es Marie-Joseph Angélique, que fue ahorcada en 1734 por supuestamente quemar la mayor parte de lo que ahora se conoce como Viejo Montreal.

Nacida en Portugal, fue vendida varias veces antes de ser propiedad de una viuda rica. Después de un intento de fuga con su amante sirviente blanco, la casa del dueño de Angélique se incendió, un incendio que finalmente se extendió a 46 edificios.

No está claro si Angélique realmente provocó el incendio, ya que su confesión siguió a una brutal tortura. No obstante, la hicieron desfilar por la ciudad antes de ser asesinada por un verdugo esclavizado y luego quemada en una pira, como advertencia a otros esclavos.

Desde entonces, Angélique se ha convertido en un poderoso símbolo de la resistencia canadiense negra, el foco de pinturas, obras de teatro y poemas, así como el libro de Cooper, que usa su historia para revelar la verdad más amplia y espantosa sobre el pasado de Canadá.

“Si tenías dinero, tenías esclavos”, dice Cooper. "Así de banal era".

"La propiedad de esclavos se encontró en todos los niveles de la sociedad canadiense colonial, ya sea francesa o inglesa".

—George Tombs, historiador

La minimización actual de la esclavitud canadiense se vuelve difícil de explicar una vez que miras los números. Aunque mucho menos que en América o el Caribe debido a la falta de agricultura a gran escala, los esclavos todavía representaban un porcentaje considerable de la población colonial.

Y si bien la esclavitud comenzó con los franceses, la única diferencia real después de que los británicos asumieron el poder en 1760 fue que el número de esclavos indígenas disminuyó, mientras que la esclavitud negra aumentó, como ya sucedía en Nueva Escocia.

Colonos influyentes poseían esclavos: el administrador del Alto Canadá Peter Russell, el fundador de la Universidad McGill James McGill, el Padre Louis Payet, el sacerdote de Saint-Antoine-sur-Richelieus y el Reverendo John Stuart, el primer ministro de la Iglesia de Inglaterra en el Alto Canadá, y ordinarios la gente también.

"La propiedad de esclavos se encontró en todos los niveles de la sociedad colonial canadiense, ya sea francesa o inglesa, trabajando en granjas, en panaderías, trabajando en el curtido de cuero, ordenanzas esclavas trabajando en hospitales, trabajando para comerciantes, trabajando en el comercio de pieles como remadores de canoas esclavos para los comerciantes de pieles escoceses y canadienses franceses que atraviesan el país ", dice Tombs.

Sí, incluso la razón económica inicial de la fundación de Canadá se ve empañada por la esclavitud.

“Todos sabemos lo importante que fue el comercio de pieles para la construcción de Canadá y unir a Canadá”, dice Tombs, “pero ¿cuánto sabemos acerca de los esclavos aborígenes comprados y vendidos como parte del comercio de pieles? Poco."

La siguiente afluencia de esclavos se produjo a raíz de la revolución estadounidense de 1776. Muchos esclavos escaparon de la esclavitud para luchar en el lado británico, y a estos leales negros se les permitió mudarse a Canadá como personas libres (aunque enfrentarían promesas incumplidas del gobierno, así como discriminación y violencia por parte de los colonos).

Los leales blancos también se mudaron al norte y trajeron consigo unos 2.000 esclavos a Nueva Escocia, Ontario y Quebec, dice Cooper.

Un leal de Virginia, Matthew Elliot, se convirtió en el mayor esclavista de Canadá con 60 personas esclavizadas en su propiedad.

El Estatuto Imperial de 1790 hizo oficial que los nuevos colonos pudieran traer sus esclavos al Alto Canadá. Si bien también decretó que los hijos de esclavos serían libres a la edad de 25 años, la esperanza de vida de un esclavo en ese momento era de 20 a 25 años.

Sin embargo, los esfuerzos de abolición comenzaron en 1793 gracias a los esfuerzos del entonces vicegobernador John Graves Simcoe. En ese momento, el National Post informa que había aproximadamente 500 esclavos entre 14,000 colonos, con otros 200 a 300 esclavos en Detroit, que fue parte del Alto Canadá hasta 1796.

Su “Ley para limitar la esclavitud” solo logró prohibir la importación de nuevos esclavos. Gracias al cabildeo de políticos dueños de esclavos como el padre fundador de Toronto, William Jarvis, los esclavos que ya estaban aquí permanecieron en cautiverio y, de hecho, se reafirmó el derecho a poseer seres humanos.

"Las legislaturas provinciales del Alto Canadá y el Bajo Canadá realmente no querían molestar tanto a los dueños de esclavos".

—George Tombs, historiador

La petición de un ciudadano de Joseph Papineau fue un intento similar en el Bajo Canadá para preservar la esclavitud, pero no se aprobaron medidas, aunque un juez llamado James Monk logró utilizar un tecnicismo legal para evitar que los esclavos fugados fueran devueltos a sus amos por la fuerza.

Con el tiempo, dice Tombs, “se permitió que la institución de la esclavitud expirara por sí sola porque las legislaturas provinciales del Alto Canadá y el Bajo Canadá realmente no querían molestar tanto a los dueños de esclavos. Lo que me pareció muy sorprendente de los debates parlamentarios, tal como fueron, fue. cuán poco pensaban en defender los principios de libertad y justicia para la población esclava.

“La democracia ha sido para algunos y no para todos”, añade, “y lo sigue siendo en muchos sentidos. El papel muy privilegiado que han disfrutado los canadienses blancos todavía se mantiene en el mundo de hoy ".

Aunque el Ferrocarril Subterráneo comenzó a traer esclavos fugitivos en 1815, realmente no despegó hasta mucho después de que la esclavitud canadiense llegó a su fin en 1833 cuando Gran Bretaña la prohibió en todo el imperio.

Y no es que la supremacía blanca desapareciera junto con la esclavitud.

Los pueblos indígenas fueron empujados a reservas y se les prohibió salir sin un "pase indio" emitido por el gobierno hasta principios de la década de 1940, y no se les permitió votar hasta 1960. Sus hijos fueron llevados a escuelas residenciales y / o entregados a familias blancas durante décadas después. ese.

"La esclavitud fue el contexto en el que se crearon las relaciones raciales actuales".

—Afua Cooper, historiador

Mientras tanto, los canadienses negros enfrentaron disturbios raciales y segregación hasta bien entrado el siglo XX (las escuelas segregadas llegaron junto con el ferrocarril subterráneo y la última solo cerró en 1983) y todavía luchan contra la discriminación en la actualidad.

"Estamos lidiando con algunos de los legados", dice Cooper. “Yo diría que dentro de la psique occidental, los negros todavía son vistos como una propiedad, los negros todavía son vistos como inferiores. Es por eso que podemos hacer que los jóvenes adolescentes negros sean disparados por la espalda por la policía y asesinados y exonerados a los policías. El descuido total con el que tratamos las vidas de los negros - todo el movimiento Black Lives Matter proviene de esa comprensión - ese desdén proviene de la historia.

“La esclavitud fue el contexto en el que se crearon las relaciones raciales actuales, que es la inferioridad negra y la superioridad blanca”, concluye.

"Así que fue abolido, pero ¿abolimos las actitudes?"

CORRECCIÓN: 18 de junio de 2017: una versión anterior de este artículo afirmaba que el 15 por ciento de los 60.000 habitantes de Nueva Francia estaban esclavizados cuando Gran Bretaña se hizo cargo. El porcentaje se acerca al 7%, o alrededor de 1/15 de la población.


¿Cuándo y por qué los ingleses se convirtieron en británicos?

Lo simple es: ¡no lo hicieron! Gran Bretaña es una unión de los estados de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, al igual que los Estados Unidos de América. Los ingleses proceden de Inglaterra, los escoceses de Escocia, los galeses de Gales y los irlandeses de Irlanda del Norte. Colectivamente son 'británicos'. La analogía simple sería: "¿Cuándo y por qué los tejanos se hicieron estadounidenses?"

Estoy de acuerdo con lo anterior. Soy de Escocia, lo que me hace escocés, pero Escocia es parte del Reino Unido de GRAN BRETAÑA e IRLANDA DEL NORTE, así que también soy británico y estoy feliz de serlo. No hay nada que los estadounidenses hagan que moleste a los escoceses y a algunos ingleses como cuando los estadounidenses llaman a Gran Bretaña Inglaterra, ¿por qué hacen esto? Un gran número de estadounidenses parece pensar que son irlandeses o escoceses, así que ¿por qué llaman Inglaterra a Gran Bretaña? Otro consejo para los turistas estadounidenses, haz lo que hizo Harrison Ford y ve a Gales, es un país hermoso y no como en ningún otro lugar.

Al parecer, todo fue "Inglaterra" a la vez, era el término genérico para Gran Bretaña hasta que los nativos se opusieron. Creo que esto fue en la década de 1930. Fue un uso aceptado. Soy inglés, vivo en Inglaterra y mi país es el Reino Unido. Estas islas son las Islas Británicas que componen Gran Bretaña. Creo que las personas que objetaron el término "Inglaterra" fueron los nacionalistas escoceses, si recuerdo correctamente mi QI de Stepen Fry.

Lo siento, pero NOPE, nunca fue "todo 'Inglaterra'" en ningún momento, Inglaterra solo se usó como un término genérico para Gran Bretaña por los ingleses (y todavía lo es por la mayoría de los ingleses hasta el día de hoy), si preguntas no -Los residentes ingleses del Reino Unido, si los términos son sinónimos, obtendrás un rotundo "¡NO!" del 99,999% de ellos, ¡e incluso podría sufrir algún daño físico !.

El hecho de que la gente aquí en los Estados Unidos llame a Gran Bretaña "Inglaterra" se debe a la falta de educación en geografía, no porque sean estúpidos. Desafortunadamente, la mayoría de la gente aprende de la televisión, y la mayoría de las cabezas parlantes no saben nada mejor. it is hard to excuse it when historians, economists and political experts make the same mistake, I've lost count of how many times I've heard how the UK referred to as England in serious documentaries.

Now this may seem pretty petty to most Americans reading this, but imagine if you were constantly called Californians, (Californians may think of themselves being called Texans), and hearing Californians and foreign people referring to how the Californian Army helped defeat Hitler, while the Californian Navy fought the Japanese after California was bombed at Pearl Harbor, how the Californians put a man on the moon, and on and on, you're probably mildly amused at this point thinking about it, but imagine it day in and day out, especially if you were in your own home state, and someone called you a Californian. I guarantee you would tell them in no uncertain terms "I'm not ****ing Californian. "

Well, in Germany, it's also not very fixed. Most of the time we're saying "England" if we mean the UK but know it's not exactly the same. It's just very common and also there's no good equivalent to "UK" in German. Hardly anybody would say "Das Vereinigte Königreich", also "Großbritannian"= Great Britain isn't really fitting since it excludes Northern Ireland.

We tend to say "Briten" or "britisch" if we want to stress differences between British and Americans though. But except for that "Briten" sounds a bit too political correct in most ears :D


Expanding the Franchise

Dwayne Betts (Yale University) was only a teenager when he was convicted of carjacking and sentenced to 9 years in prison. Today, he’s an acclaimed poet and PhD candidate at Yale Law School. He recounts his inspiring story and brings attention to one of the biggest civil rights issues of our time: felon disenfranchisement.

Immigrant Voting

Ron Hayduk (San Francisco State University)

Think immigrant voting is un-American? Think again. Ron Hayduk says it’s as American as apple pie.

Vote 18

Rebecca DeSchweinitz (Brigham Young University)

Rebecca DeSchweinitz explains how the Vote 18 movement led to the Twenty-Sixth Amendment, lowering the voting age from 21 to 18 in 1971.

This program was funded by the “Why it Matters: Civic and Electoral Participation” initiative, administered by the Federation of State Humanities Councils and funded by The Andrew W. Mellon Foundation.

This type of content is made possible by listeners like you. Please consider partnering with us and help enrich the lives of all our listeners nationwide.


Is your country ashamed of its colonial, or empire, history?

A quick search on the Internet for "Britain shame colonial" digs up a lot of articles.

Are there equivalents in other European countries?

Does your country have a history of colonialism or an empire that is now considered shameful?

(I feel stupid for even asking this) How is the Roman Empire perceived in Italy?

Shameful history. let me think . Shameful history. something horrible that should never be forgotten. something so vile that it should never be repeated.

No, sorry. My mind is blank. Can't think of anything specific. /s

I did think of putting in a note that I'm talking about largo standing empires. :)

Rammstein's last album was pretty bad right enough.

which colonies? we never had any colonies /s

seriously speaking, we can't be ashamed of it because it is almost never talked about, either in school or in the media. I suspect there are two main reasons for that. One being that it would challenge our self proclaimed status as "Italiani brava gente" (Italians good people), the other being that talking about our colonial past would indirectly force us to reflect more on our fascist legacy (although our colonies were established many decades before the advent of fascism), something that many people on the center and the right are not particularly keen to do. This despite the fact that we apparently paid pensions to the Ascari ( i.e. Eritreans enlisted in the Italian royal army) until the other day, or that ex Italian colonies like Somalia and Eritrea are a primary source of refugees in Europe.

As for the Roman empire, it is expectedly widely known and celebrated. It was an empire alright, but the logic of ancient classical era do not apply to modern era and the other way around.


Why Hong Kong has a right to self-determination

The other day, President Trump took it into his head to buy Greenland. That stirred outrage and anger. “Thankfully,” said Danish Prime Minister Mette Frederiksen, “the time where you buy and sell other countries and populations is over.”

Yes, we’ve moved onto a more enlightened era. Take Hong Kong — which is what the Chinese Communist Party intends to do. Back in the last century, the British did not sell that colony and its population. Instead, they gave both away to the regime that by force of arms had conquered mainland China in the aftermath of World War II.

There was a quid pro quo: The People’s Republic of China (PRC) promised that for 50 years the people of Hong Kong would retain the freedoms to which they had grown accustomed. This was called a “principle” and it was given a name: “one country, two systems.”

President Xi Jinping is now reneging on that promise. Hong Kongers have responded with massive and prolonged protests, taking to the streets by the millions, risking everything in an effort to defend their distinct, dynamic and endangered culture and way of life.

“Thankfully, the time where free peoples are subjugated by totalitarians is over,” Ms. Frederiksen didn’t say in response.

Other leaders of what we used to call the Free World have been similarly silent or have uttered diplomatic mush. A joint statement from the European Union and Canada was typical: “It is crucial that restraint be exercised, violence rejected and urgent steps taken to de-escalate the situation. Engagement in a process of broad-based and inclusive dialogue, involving all key stakeholders, is essential.”

A question to which I’ve never received an adequate answer: Before agreeing to turn Hong Kong over to the Chinese communists in 1997, why didn’t Great Britain, backed by its democratic allies, make a serious attempt to hold a plebiscite — to give the people of Hong Kong an opportunity to decide their future for themselves?

China’s rulers might have been reminded that, when they were admitted to the United Nations, they undertook certain obligations. In particular, the 1960 Declaration on Colonial Independence declares: “All peoples have the right of self-determination.” It adds that, “by virtue of that right they freely determine their political status and freely pursue their economic, social and cultural development.”

The bosses in Beijing would not have been pleased but they were weaker and poorer then. Not until 2001 was the PRC admitted to the World Trade Organization (WTO) with special privileges as a “developing nation.” Trade with America and Europe has enriched them since. Foreign policy scholars were confident that increasing commerce and wealth would lead to liberalization. It was a nice theory while it lasted.

At this point, wouldn’t it be inspiring if U.N. Secretary-General Antonio Guterres were to propose a free and fair vote so that Hong Kongers could exercise their acknowledged human right to self-determination? Britain and France, and other democratic members of the U.N. (Denmark, perhaps) could back him up.

What about the United States? Though President Trump should be clear in his support for the people of Hong Kong, it would be best if the “international community” were to take the lead here. One reason: The United States should never call for outcomes it does not seriously intend to achieve. The U.N., by contrast, does little else.

What’s more, the Chinese-American relationship has become complicated. Mr. Trump, unlike his predecessors, has been attempting to address Beijing’s violations of the WTO, its chronic theft of American intellectual property, its continuing military buildup, its encroachments on freedom of the seas, and its abuses of the most fundamental freedoms.

Mr. Trump has not consistently hit the right notes either on China or Hong Kong but he was correct to recently warn that a trade deal with the rulers on the mainland “would be very hard” to achieve “if they do violence. If it’s another Tiananmen Square … I think it’s a very hard thing to do if there’s violence.”

Not for a minute do I kid myself that Mr. Xi will actually decide to respect the rights of the people of Hong Kong. But if a proposal for a plebiscite were to become part of the debate, he would save face by merely strategically retreating to the “one country, two systems” pledge. Hong Kongers would then have a few more decades to try to work out a better deal than the one they’ve been saddled with.

The converse also is true: If the West meekly accepts the PRC’s subjugation of Hong Kong — as we have meekly accepted Chinese communist subjugation of Xinjiang (where about a million Uighurs have been incarcerated in concentration camps) and Tibet (which Beijing is in the process of colonizing), Mr. Xi may be encouraged to next seize (not buy) the free and democratic nation of Taiwan. That would have enormously negative ramifications in Asia and beyond.

One last thought: Greenland became a Danish colonial possession in the 18th century. In the 20th century Denmark decided to call the island an “autonomous constituent country” — a prettier term. Geographically, however, Greenland is part of North America, and most Greenlanders are Inuit — closely related to Inuit of Canada and Alaska.

The people of Hong Kong have never had an opportunity to voice their preferences about their future at the ballot box. Prime Minister Frederiksen might consider doing better by the people of Greenland.

• Clifford D. May is founder and president of the Foundation for Defense of Democracies (FDD) and a columnist for The Washington Times.


2. The Code included many bizarre and gruesome forms of punishment.

Hammurabi’s Code is one of the most famous examples of the ancient precept of “lex talionis,” or law of retribution, a form of retaliatory justice commonly associated with the saying 𠇊n eye for an eye.” Under this system, if a man broke the bone of one his equals, his own bone would be broken in return. Capital crimes, meanwhile, were often met with their own unique and grisly death penalties. If a son and mother were caught committing incest, they were burned to death if a pair of scheming lovers conspired to murder their spouses, both were impaled. Even a relatively minor crime could earn the offender a horrific fate. For example, if a son hit his father, the Code demanded the boy’s hands be “hewn off.”

For crimes that could not be proven or disproven with hard evidence (such as claims of sorcery), the Code allowed for a “trial by ordeal”𠅊n unusual practice where the accused was placed in a potentially deadly situation as a way of determining innocence. The Code notes that if an accused man jumps into the river and drowns, his accuser “shall take possession of his house.” However, if the gods spared the man and allowed him to escape unhurt, the accuser would be executed, and the man who jumped in the river would receive his house.


Harry and Meghan's Wedding Is a Reminder That Britain Doesn't Need the Royals

T o hear pundits talking about the royals this spring, you&rsquod be excused for thinking &ldquoThe Royal Family&rdquo is a prime-time soap opera, with viewers obsessing over new characters, story lines and how it&rsquos doing in the ratings. Bets were placed on what Prince William and Kate Middleton&rsquos new baby would be, while commentators eagerly discussed whether the new character of Meghan Markle would manage to &ldquosave&rdquo the Royal Family by marrying Prince Harry. The answer to all this for most people around the world is simply: Who cares?

The way Britain is celebrating Harry and Meghan&rsquos wedding is a curious reminder that the monarchy is rarely evaluated in terms of its actual purpose, which is to provide Britain with an effective head of state. Few pundits seem sure of what that role entails or even why it&rsquos needed, because unlike in the U.S., our head of state&rsquos role is ceremonial rather than political. And so when a royal wedding happens&mdashWill and Kate&rsquos reportedly cost $34 million, paid for by British taxpayers&mdashthe debate usually hinges on two questions: popularity, and cost.

On the first, we&rsquove seen a sea change in public perception. Twenty years ago, the monarchy was seen as rich, expensive and out of touch&mdashparticularly during the post-Diana crisis of public confidence, when Queen Elizabeth&rsquos apparently cold reaction to her death was met with widespread anger. In response, the royal family invested enormous amounts of time and taxpayers&rsquo money to rewrite the script. They put on glitzy campaigns around the 2011 royal wedding, the 2012 Golden Jubilee and stage managed announcements around the birth of Kate and William&rsquos children&mdashwhile at the same time playing hardball with the media, and demanding official secrecy and control over their public image.

This rebranding effort has allowed royalists to justify the cost to the public purse on the grounds of &ldquovalue to the economy.&rdquo But the story of the royal family&rsquos value to the British economy was simply dreamed up by smart PR professionals to save an institution in crisis. In reality, according to our research, British taxpayers lose about $468 million a year just to have a head of state&mdasha lot more than the official figure released by Buckingham Palace, which was $58 million last year. In fact, our monarch is one of the most expensive nonpolitical heads of state in Europe, at least 12 times more expensive than Ireland&rsquos elected equivalent.

Even if it were true that the royals represent an investment by the British people, why should the royals spend taxpayers&rsquo money with no checks and balances? That, after all, is why the monarchy costs so much&mdashnot because it&rsquos expensive to run the office of head of state, but because the royals spend tens of millions of pounds on their palatial apartments, security and luxury vacations. Brits increasingly resent this&mdasha recent poll we commissioned shows that 57% believe the royal family should pay not only for the wedding but also for police costs.

Any claim about how the royals boost British tourism, trade and retail sales needs to be set against the high costs. Pundits claim events like Harry and Meghan&rsquos wedding will trigger huge spending sprees&mdashbut in 2012 Pew Research showed most Americans said they did not follow news of the British royals, while a November YouGov poll showed more than half of Brits were indifferent to the news of Harry and Meghan&rsquos engagement. Any imagined or real spike from royal weddings is so brief and infrequent as to make no difference to British prosperity.

The discussion about the value of the monarchy misses the most important point of all: the damage it does to our democracy. The Crown is the centerpiece of Britain&rsquos rotten constitution, giving us a head of state who lacks independence or purpose, who can only do what she&rsquos told by our Prime Minister. The costs of the monarchy are considerable the gains fleeting, mythical or the stuff of PR fantasies. While Britain may not be a nation of republicans yet, it&rsquos certainly no longer a nation of royalists.

Smith is the CEO of Republic, a group that advocates for the abolition of the British monarchy


The War Starts

Pontiac’s War began in 1763 when Pontiac and several hundred followers attempted a surprise attack on Fort Detroit. While Pontiac’s siege on the fort was ultimately not successful, word of Pontiac’s actions spread and the war expanded far beyond Detroit. At least eight British forts were taken while several others were unsuccessfully besieged.

These attacks appear not to have been coordinated by Pontiac instead angry and frustrated Native people used the news of Pontiac’s attack on Fort Detroit as inspiration for their own uprisings. Therefore, what is commonly called “Pontiac’s War” or “Pontiac’s Rebellion” was not quite a unified act of Native American aggression led by one man against the British, but rather a series of skirmishes across a wide area of the Northwest where Pontiac was just one of many Native leaders.

“Pontiac’s Rebellion” was not quite a unified act of Native American aggression, but rather a series of skirmishes across a wide area of the Northwest against the British.

Many White Settlers Die

These clashes between Native Americans and British may have resulted in the death and capture of over 2000 white settlers in territory west of the Allegheny Mountains while thousands more were forced to flee from their homes. Native American losses in the war were largely unrecorded although deaths from fighting and smallpox infections were unquestionably high. When Delaware people attacked Fort Pitt, General Amherst ordered retaliation in the form of blankets used at Fort Pitt in treating smallpox patients.

Undoubtedly smallpox had a devastating impact on the Native American people, though it is unclear just how deadly these blankets from Fort Pitt really were. Native people had long ago been exposed to smallpox and many tribes had means of treating and quarantining sick patients. However, smallpox continued to ravage through Native American population with devastating effect.

By 1764 the British negotiated a peace treaty with several tribes of Native Americans at Fort Niagara and by 1766 another peace treaty was signed at Fort Ontario with Pontiac himself.

While the Native people agreed to return some British prisoners and acknowledged British control over much of the Northwestern territory, this was not quite a military defeat for the Native Americans. The British had not successfully defeated the Native Americans, and in recalling General Amherst back to Great Britain, admitted that the British needed to abandon their demeaning policies and build relationships with the Native people.