Estela de Mesha - Piedra Moabita

Estela de Mesha - Piedra Moabita


Esta estela de 2.800 años cuenta una historia bíblica desde un punto de vista diferente

Tan pronto como coloque las palabras “Biblia” e “historia” en la misma oración, la gente comenzará a reaccionar. La mayoría de la gente está en uno de dos campos: o cada palabra de la Biblia es completa, literalmente verdadera, o todo es un cuento de hadas inventado.

La verdad, sin embargo, es un poco más complicada. Hay historias en la Biblia que sabemos con certeza que realmente sucedieron. Hemos encontrado tablillas antiguas creadas por otros países que cuentan las mismas historias escritas en la Biblia, prueba de que estas cosas realmente sucedieron.

Pero nunca son exactamente iguales. Las personas que fueron a la guerra contra Israel no escriben sobre lo grande que es Israel, cuentan la historia desde su propio punto de vista. Y desde el otro lado, siempre es un poco diferente.

Caso y punto: la estela moabita, una losa de piedra de 2.800 años de antigüedad que cuenta la historia de 2 Reyes 3, sobre una guerra entre el reino de Moab e Israel. El autor de esta losa de piedra, sin embargo, es el rey de Moab, y desde su punto de vista, no era un malvado señor de la guerra pagano. El era un heroe.


Rey Balac: enemigo de los israelitas

Balac se muestra en la Biblia como el enemigo implacable de los israelitas que emigraron mientras buscaban un nuevo hogar. En el Libro de los Números, se lo retrata como instando al profeta Ballam a maldecir a los israelitas. La única referencia antigua al rey está en la Biblia. La tradición judía posterior afirma que el rey también era un mago.

Balac (con corona) con Balaam. (The Phillip Medhurst Picture Torah 580. Los sacrificios de Balak / CC BY-SA 3.0 )

El equipo afirmó que tenían pruebas de que Balak era una figura histórica después de descifrar una línea de una famosa tableta, conocida como Mesha Stele. Este lleva el nombre del rey Mesa de los moabitas y proporciona detalles de sus victorias sobre los israelitas y parte de la historia de su pueblo. Según el Daily Express, se trata de una "piedra de basalto negro con inscripciones de 44 pulgadas que ahora se encuentra en el Museo del Louvre, París". Fue realizado en el 840 a. C., hace casi tres mil años, y tiene la inscripción más larga encontrada del período, unas 34 líneas. Fue descubierto en "1868 por el investigador Frederick Augustus Klein", informa Fox News.


Inscripción descubierta en 2010 que arroja luz sobre la historia bíblica

Por: Darla Martin Tucker, Noticias de la Universidad La Sierra

Lo encontraron en 2010, un objeto de piedra con forma de cilindro parcialmente sumergido en la tierra de un templo temprano en Jordania. Lavado con agua, sus misterios arrojarían luz sobre una batalla bíblica épica y revelarían un descubrimiento muy raro y posiblemente la mención escrita más antigua conocida del nombre "Hebreos".

El arqueólogo y profesor de la Universidad de La Sierra, Chang-ho Ji, junto con varios estudiantes de La Sierra, encontraron el altar cilíndrico con forma de pedestal en las ruinas de un templo de la Edad del Hierro de 3.000 años en Khirbut Ataruz, que Ji descubrió en 2000. Diez años más tarde, el templo atrajo la atención de los medios internacionales como la estructura más grande de este tipo en el Levante. Las ruinas del templo produjeron cientos de artefactos, incluido el altar de pedestal tallado que tiene casi 20 pulgadas (50 cm) de alto y más de siete pulgadas (18 cm) de diámetro y que tiene dos inscripciones en idioma moabita y escritura moabita temprana.

La escritura rayada aparece horizontal y verticalmente sobre la piedra y se refiere a una batalla librada y ganada por el rey moabita Mesa en rebelión contra un rey de Israel. Las inscripciones corroboran los relatos de las batallas inscritas en la famosa estela de Mesha, una tablilla de piedra de un metro de altura que data del 840 a. C., cuando fue encargada por el rey Mesha. La estela se exhibe en el Louvre de París.

El día que fue descubierto en Ataruz, Ji le pidió al estudiante supervisor de la plaza del sitio de excavación, el parque Jun-hyung, que llevara el cilindro de piedra a los apartamentos de la tripulación en Madaba y lo lavara con agua. Park le llevó el artefacto limpio a Ji y le dijo: "Profesor, hay una especie de rasguño en la piedra". “Inmediatamente pude ver que era una escritura antigua”, dijo el arqueólogo.

Dos años más tarde, el destacado profesor asociado de lenguas semíticas del noroeste de la Universidad George Washington y epigrafista Christopher Rollston llegó a Ammán para ver el artefacto por sí mismo, intrigado por las fotos que Ji le había enviado. “Tan pronto como vi la inscripción, supe que era muy importante, pero también bastante difícil”, dijo Rollston.

Rollston y su equipo, que incluía al estudiante de doctorado de la Universidad Johns Hopkins Adam Bean, determinaron después de un análisis largo y detallado que la escritura rayada de finales del siglo IX o principios del siglo VIII a. C. puede incluir la forma escrita más antigua de la palabra "hebreos" y confirma que el rey Mesha invadió Ataruz, una de varias ciudades importantes que Mesha afirma haber capturado en la inscripción Mesha Stele.

La Mesha Stele afirma que el país de Moab había caído bajo la hegemonía del Reino del Norte de Israel durante el reinado del rey Omri de Israel, que reinó 876-869 a. C. Omri también se menciona en la Biblia en 1 Reyes 16: 16-30 y en las inscripciones neoasirias, dijo Rollston. Luego, según las propias palabras de Mesa sobre la estela de Mesa, Moab se rebeló contra Israel y obtuvo su independencia junto con el territorio, que le había sido arrebatado a Moab durante el reinado de Omri y sus sucesores.

“Dado que hay un número bastante pequeño de inscripciones en moabita, esta inscripción es extraordinariamente importante. Además, debido a que se conecta tanto con la Mesha Stele, que también se encuentra en Jordania, como con la Biblia, es difícil sobreestimar la importancia de esta inscripción ”, dijo Rollston. "Las inscripciones de Ataruz son la evidencia más temprana que tenemos hasta ahora de una escritura moabita distintiva". La Mesha Stele encargada fue escrita en moabita pero con escritura hebrea antigua.

Rollston y su equipo trabajaron entre 200 y 300 horas analizando la inscripción y escribiendo un artículo científico sobre sus hallazgos. El trabajo de léxico, que implica considerar varias opciones léxicas y tratar de determinar las mejores lecturas posibles, resultó ser el más laborioso, dijo.

La revista científica Levante publicó los hallazgos en julio de 2019, y el descubrimiento fue anunciado por los medios de comunicación de Oriente Medio y dentro de la comunidad arqueológica. “Cuando se combina el material bíblico en Reyes, la Mesha Stele y las Inscripciones de Ataruz, cobra vida una imagen bastante completa, en la que se pueden unir las pruebas bíblicas e inscripciones y saber mucho sobre geopolítica en el antiguo Levantino mundo de finales del siglo IX y principios del VIII ", dijo Rollston en un artículo de Los tiempos de Israel.

Las inscripciones fueron escritas por dos escribas diferentes en diferentes momentos, durante una época en la que se estaba desarrollando el lenguaje y la escritura moabita, dijo Chang. El templo de Ataruz es el primer yacimiento arqueológico que confirma las batallas descritas en la Mesha Stele “y especialmente esta inscripción. Fue una gran sorpresa ”, dijo Chang, quien realizó la datación por carbono y otros análisis arqueológicos del cilindro inscrito.

Para Chang, el descubrimiento y la interpretación de la inscripción del altar cilíndrico es un hito clave en su carrera, y para la universidad, otro momento significativo como uno de los principales contribuyentes nacionales al campo de la arqueología bíblica a través de su Centro de Arqueología del Cercano Oriente. “Este es un descubrimiento fantástico y la Universidad La Sierra está haciendo una gran contribución”, dijo Chang. "Como arqueólogo, esto es algo que ocurre una vez en la vida".


Traducción de Mesha Stele

Soy Mesa, hijo de Kemosh [-yatti], rey de Moab, el dibonita. Mi padre reinó sobre Moab durante treinta años, y yo me convertí en rey después de mi padre. E hice este lugar alto para Kemosh en Qarcho. . . porque me ha librado de todos los reyes, y porque me ha hecho menospreciar a todos mis enemigos. Omri era el rey de Israel y oprimió a Moab durante muchos días, porque Kemosh estaba enojado con su tierra. Y su hijo reinó en su lugar y también dijo: "¡Oprimiré a Moab!" En mis días él lo dijo. Pero lo miré a él y a su casa, ¡e Israel ha sido derrotado, ha sido derrotado para siempre! Y Omri tomó posesión de toda la tierra de Medeba, y vivió allí en sus días y la mitad de los días de su hijo: cuarenta años. Pero Kemosh lo restauró en mis días. Y construí Baal Meon, y construí un depósito de agua en él. Y construí Qiryaten. Y los hombres de Gad vivieron en la tierra de Atarot desde la antigüedad y el rey de Israel construyó Atarot para sí mismo, y yo luché contra la ciudad y la capturé. Y maté a toda la gente de la ciudad como sacrificio por Kemosh y por Moab. Y traje de allí el hogar de fuego de su tío y lo llevé ante la faz de Kemosh en Qerioit, e hice que los hombres de Sharon vivieran allí, así como los hombres de Maharit. Y Kemosh me dijo: "Ve, toma a Nebo de Israel". Y fui en la noche y luché contra él desde el amanecer hasta el mediodía, y lo tomé y maté a toda la población: siete mil varones y extraterrestres, y mujeres, extraterrestres y sirvientas. Porque lo había prohibido para Ashtar Kemosh. Y de allí tomé los vasos de Jehová y los presenté delante de Kemos. Y el rey de Israel había edificado a Yahaz, y permaneció allí durante toda su campaña contra mí y Kemosh lo echó delante de mí. Y tomé doscientos hombres de Moab, toda su división, y los conduje hasta Yahaz. Y lo he tomado para agregarlo a Dibon. Yo he construido Qarcho, el muro de los bosques y el muro de la ciudadela y he construido sus puertas y he construido sus torres y he construido la casa del rey y he hecho el depósito doble para el manantial en lo más recóndito. parte de la ciudad. Ahora bien, el interior de la ciudad no tenía aljibe, en Qarcho, y dije a todo el pueblo: "Cada uno de vosotros hará un aljibe en su casa". Y corté el foso para Qarcho usando prisioneros israelitas. Construí Aroer y construí la carretera militar en Arnon. Construí Beth-Bamot, porque había sido destruida. Yo edifiqué Bezer, porque estaba en ruinas. Y los hombres de Dibon estaban en formación de batalla, porque todos los Dibon estaban sometidos. Y yo soy el rey de los centenares de las ciudades que he añadido a la tierra. Y edifiqué Bet-Medeba y Bet-Diblaten y Bet-Baal-Meón, y las traje allí. . . rebaños de la tierra. Y Hauranen, vivía [en él la casa de (D) ávido]. . . Kemosh me dijo: "¡Baja, lucha contra Hauranen!" Yo baje . . . y Kemosh la restauró en mis días. . .

Note que se menciona al dios moabita, Quemos (I Reyes 11:33). Que Omri, rey de Israel (I Reyes 16: 16-28), había oprimido a Moab así como a su hijo que habría sido Acab (I Reyes 16:29). Fue cuando murió Acab, cuando Mesa hizo su movimiento. & quotMoab se rebeló contra Israel después de la muerte de Acab& quot (II Reyes 1: 1). También se menciona al Dios de Israel, Yahvé, así como a la tribu de Gad. Cerca de la parte inferior hay una controvertida referencia a la casa de David. En la estela, falta la letra & quotD & quot, pero Andre Lemaire ha argumentado en Revisión de arqueología bíblica [Mayo / junio de 1994], págs. 30-37, que ninguna otra carta puede caber en este lugar y hacer una declaración sensata. La traducción de Hanson arriba omitió esta frase, pero inserté la traducción de Andre Lemaire para que pudieras ver dónde aparece.

Como era de esperar, Mesha le dio un giro positivo a sus hazañas. Aún así, los dos lados de la historia de la rebelión encajan bien. Por lo tanto, una vez más encontramos que el registro de la historia de la Biblia es exacto.


Una nueva mirada a la piedra moabita puede probar la existencia de un rey bíblico

La misteriosa Piedra Moabita de 3.900 años, también conocida como Mesha Stele, puede haber probado la existencia de otro rey bíblico. Un nuevo análisis de alta tecnología de una parte dañada de la piedra revela una inscripción que se refiere al rey Balak de Moab, que se menciona en la Biblia hebrea en Números, Jueces y Miqueas, y en el Libro de las Revelaciones del Nuevo Testamento. ¿Llevará esto a Balak a la lista de figuras bíblicas históricamente verificadas?

“Después de estudiar nuevas fotografías de la Mesha Stele y el apretón de la estela preparada antes de que se rompiera la piedra, descartamos la propuesta de Lemaire de leer ('Casa de David') en la línea 31. Ahora está claro que hay tres consonantes en el nombre del monarca mencionado allí, y que el primero es un beth. Proponemos con cautela que el nombre de la línea 31 se lea como Balac, el rey de Moab al que se hace referencia en la historia de Balaam en Números 22-24 ”.

Circa 1891 fotografía de la estela de Mesa del siglo IX a. C., inscrita en lengua moabita por el rey Mesa de Moab.

En un resumen de su artículo publicado en el actual Revista del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, El arqueólogo Israel Finkelstein, el historiador Nadav Na'aman - ambos de la Universidad de Tel Aviv - y el erudito bíblico Thomas Römer del Collège de France explican cómo usaron un "apretón", una impresión de papel maché de las inscripciones hechas poco después de que se encontraran en Dhiban, Jordania, en 1868 y poco antes de que fuera roto en pedazos por los manifestantes de la tribu Bani Hamida, molestos, se lo estaban quitando. El apretón ayudó a unir la mayoría de las piezas y es la mejor imagen de lo que dijeron las impresiones.

Usando nuevas fotos de alta resolución del apretón, el equipo se centró en la línea incompleta 31 de la estela, que los estudiosos han creído durante mucho tiempo que se refería a la Casa de David. En el apretón, vieron lo que parecían ser tres consonantes adicionales en el nombre del rey, lo que lo cambiaría de David a Balak. Esta es la primera mención de Balak fuera de la Biblia hebrea.

Dibujo de Mesha Stele (o piedra moabita) por Mark Lidzbarski, publicado en 1898.

¡Bingo! Fin de la historia. Agregue a Balak a la lista de personas bíblicas reales que han demostrado arqueología junto con David, Mesa de Moab (autor de la estela), Oseas, Ezequías, Ciro el Grande y otros. ¿Derecha?

Bueno, los investigadores dudan con razón en hacer una afirmación tan audaz sobre el libro más estudiado del mundo. Dicen que el nombre podría ser Balak, pero también podría ser Bedad, Bedan, Becher, Belaʻ, Baʻal o Barak. Además, la Biblia pone a Balak en Moab 200 años antes de que se creara la estela. El equipo intenta explicar esto sugiriendo que los autores de la Piedra Moabita pueden haber tejido varias historias en una. Eso no niega la autenticidad de la existencia de Balak, pero definitivamente complica las cosas.

Al igual que con cualquier rompecabezas antiguo, las piezas que faltan de la Piedra Moabita nunca se encontrarán y la interpretación se basa en la imagen de la caja, en este caso, el "apretón". Balak aún no está en la lista de "personas reales", pero definitivamente está más cerca que Noé y el arca.


La tribu de Gad y la estela de Mesha

En el último capítulo de Parashat Matot, Números 32, leemos una historia larga y detallada de negociaciones destinadas a asegurar la región de Transjordania (el área al este del río Jordán) para las tribus de Rubén y Gad. Después de encontrarse con una respuesta furiosa de Moisés cuando se aborda el tema por primera vez, Rubén y Gad logran persuadirlo para que les permita establecerse allí, con la condición de que luchen en las próximas guerras de conquista en el lado occidental del Jordán junto a su israelita. hermanos de religion. Esta condición es paradigmática para el pensamiento judío posterior: según la ley rabínica, cualquier condición no formulada como la "condición de los rubenitas y gaditas" no es una tradición legalmente vinculante. [1]

Los estudiosos han tenido dificultades para identificar las fronteras precisas de las tribus en Transjordania y han sugerido que una de las razones de las dificultades para precisar las fronteras de las posesiones de Reuben y Gad es que las identidades tribales a menudo eran fluidas. [2] Esto significa que una ciudad, o un grupo de personas, pueden considerarse rubenitas un siglo, pero gaditas al siguiente.

Estos cambios pueden tener lugar mediante la conquista, el realineamiento político, la influencia cultural y otros procesos. Es una obviedad de la investigación moderna sobre la etnicidad que la identidad es creado a través de la afiliación tanto o más de lo que es heredado a través de la genealogía. [3]

En Transjordania, este tipo de realineamiento y reconstrucción de la identidad parece haber sido común. La inscripción de Mesha, rey de Moab (en Transjordania) sugiere varios ejemplos en el siglo IX a. C. Mesha mismo es un personaje principal en la historia que se cuenta en 2 Reyes 3. La inscripción en sí se comprende mejor, como argumenta Bruce Routledge, como parte de un esfuerzo por consolidar y solidificar la identidad nacional moabita, ya que hasta la época de Mesha & rsquos, es probable que los moabitas no se consideraban a sí mismos una "condonación" tanto como una colección de tribus locales. 4

Dentro de la inscripción, Mesha hace algunas afirmaciones audaces sobre sus logros militares. Él informa que anteriormente, el rey Omri de Israel (aproximadamente 885-874 a. C.) había tomado y quitado la tierra de Madaba y la ocupó, pero que con la ayuda del dios moabita Kemosh, Mesa pudo recuperar este territorio. 5 Sin embargo, también informa que capturó lugares para los que no se ofrece ningún reclamo de propiedad anterior. Kemosh le dijo que capturara la ciudad de Nebo de Israel, y él informa el éxito en este esfuerzo, capturando la ciudad y matando a 7.000 personas. Kemosh ayudó en la conquista de Yahatz, que Mesa anexó a su propio territorio.

Mesha informa sobre una conquista particularmente interesante:

¿Quién es Gad? Parece haber una distinción entre y rsquoish Gad El pueblo de Gad y los israelitas es el rey de estos últimos quien toma la ciudad, después de que los gaditas hubieran vivido allí desde tiempos inmemoriales. De hecho, la presencia de los gaditas en Atarot no fue la casus belli descrito aquí. Mesa estaba dispuesta a tenerlos en la región, pero cuando el “aniquilamiento de Israel” fortificó la ciudad, eso fue demasiado para soportarlo, y Mesa fue a la guerra.

¿Esta fluidez de identidad y ndash fue Gad parte de Israel? un grupo étnico independiente? un subgrupo de Moab? & ndash bien puede estar conectado con los miedos expresados ​​en nuestra parashá. La ansiedad por la estabilidad de las tribus asentadas en Transjordania estaba bien situada.

Esto no quiere decir que la opinión de Mesa & rsquos de que Gad ya no formaba parte de Israel permaneciera históricamente correcta, al contrario, Jeremías más tarde da por sentado que las tierras tribales de Gad eran territorio propiamente israelita (Jeremías 49: 1-2). Lo que sugiere la intersección entre el texto bíblico y moabita es que ser un "israelita", como cualquier otra identidad étnica, era una realidad negociada. Los procesos de tribus que se vuelven israelitas y otros que se alejan de esa identidad, al igual que el cambio de identidad y fronteras tribales, probablemente acompañaron la historia de Israel desde sus inicios. (De hecho, incluso en la Biblia está claro que ser & ldquoIsraelite & rdquo no es simplemente una cuestión de genealogía, y el & lsquoerev rav & ndash el gran número de extranjeros que se unieron a la gente en su camino de salida de Egipto & ndash constituyen un ejemplo importante de esto).

A lo largo de la historia del Israel bíblico, la identidad nunca fue estable, y las fronteras de la nación, que definen quién era y quién no era israelita, cambiaban constantemente, especialmente en la multicultural Transjordania. Esta realidad histórica proporciona un trasfondo importante para comprender la preocupación expresada por Moisés sobre la permanencia de Rubén y Gad en las riberas orientales. Solo podemos conjeturar cómo estos procesos afectaron a los israelitas en su conjunto, pero contribuyó, sin duda, a que los israelitas y rsquo creyeran la sensación de que ser miembro del pueblo dependía más de la cultura y la religión que de la biología únicamente.


Altar de piedra de 2.800 años encontrado en Jordania proporciona evidencia de guerra bíblica

Como participante en el Programa de Asociados de Amazon Services LLC, este sitio puede ganar con compras que califiquen. También podemos ganar comisiones por compras en otros sitios web minoristas.

Un artefacto de piedra de 2.800 años encontrado en Jordania durante una excavación en un santuario moabita en la antigua ciudad de Ataroth en Jordania está proporcionando evidencia de una batalla bíblica.

El altar de incienso de piedra cilíndrico fue descubierto en 2010 durante una excavación en el santuario. Una inscripción en el altar parece describir una batalla que se menciona en detalle por la Biblia, específicamente en 2 Reyes 3-4, que cuenta la historia del rey Mesa de Moab rebelándose contra Israel después de la muerte del rey Acab en protesta por tener que hacerlo. pagar un tributo de & # 8220 un centenar de mil corderos y la lana de cien mil carneros. & # 8221

& # 8220Un altar de piedra con inscripciones de 2.800 años, que se encuentra dentro de un santuario moabita en la antigua ciudad de Ataroth en Jordania, puede arrojar luz sobre una antigua guerra bíblica. & # 8221https: //t.co/vsZzwZqnYv pic.twitter. com / 9KMQJeI4n0

- James F. McGrath (@ReligionProf) 27 de agosto de 2019

En respuesta, el nuevo rey de Israel levantó un ejército para sofocar la rebelión.

Al creer que sus enemigos se habían matado unos a otros después de notar un cuerpo de agua corriendo de color rojo, el rey Mesa se acercó al campamento y recibió una sorpresa mortal.

Cuando los moabitas llegaron al campamento de Israel, los israelitas se levantaron y los combatieron hasta que huyeron. Y los israelitas invadieron la tierra y masacraron a los moabitas. Destruyeron las ciudades, y cada uno arrojó una piedra en todo buen campo hasta cubrirlo. Talaron todos los manantiales y cortaron todo buen árbol. Solo Kir Hareseth quedó con sus piedras en su lugar, pero hombres armados con hondas lo rodearon y lo atacaron.

Cuando el rey de Moab vio que la batalla había comenzado contra él, tomó consigo setecientos espadachines para abrirse paso hasta el rey de Edom, pero fallaron. Luego tomó a su hijo primogénito, que lo sucedería como rey, y lo ofreció como sacrificio en la muralla de la ciudad. La furia contra Israel fue grande, se retiraron y regresaron a su propia tierra.

Mesa estaba perdiendo la batalla hasta que sacrificó a su hijo primogénito a su dios Chemosh y los israelitas se fueron, y no sabemos qué pasará después. Sin embargo, Mesha Stele continúa la historia diciendo que Mesha venció a los israelitas y conquistó Ataroth.

& # 8220Y los hombres de Gad habitaban en el país de Ataroth desde la antigüedad, y el rey de Israel fortificó Ataroth, & # 8221 dice la inscripción, en parte. & # 8220 Ataqué la muralla y la capturé, y maté a todos los guerreros de la ciudad por el bien de Quemos y Moab, y quité de ella todo el botín y lo ofrecí ante Quemos en Quiriat. & # 8221

Una excavación en el antiguo sitio de Ataroth, ahora conocido como Khirbat Ataruz. Imagen vía Proyecto Khirbat Ataruz. El sitio de Ataroth. Imagen vía Proyecto Khirbat Ataruz.

La Mesha Stele es la inscripción de la Edad del Hierro más larga jamás encontrada en la región, descubierta en la antigua Dibon en 1868. Se había hecho una impresión de la estela antes de que se rompiera en fragmentos, lo que obligó a los arqueólogos a restaurarla a través de la impresión. Como resultado, la Mesha Stele que se exhibe en el museo del Louvre en Francia es una combinación de nuevos materiales de basalto en negro y las piezas originales en marrón.

La Mesha Stele, inscrita por primera vez alrededor del 840 a. C. y reconstruida en la década de 1860, describe la guerra bíblica en Ataroth. Imagen vía Wikimedia.

La inscripción que se encuentra en el altar proporciona más detalles, afirmando que & # 82204,000 hombres extranjeros fueron dispersados ​​y abandonados en gran número & # 8221 por Mesha y otra parte menciona & # 8220la ciudad desolada & # 8221, que presumiblemente es Ataroth.

El equipo de investigación, Chang-Ho Ji de la Universidad La Sierra, California, Adam Bean de la Universidad Johns Hopkins y Christopher Rollston de la Universidad George Washington escribieron en su informe publicado por Levante:

& # 8220 Estas inscripciones proporcionan un nuevo testimonio histórico importante del período posterior a la conquista y ocupación moabita de Khirbat Ataruz / Atarot descrito en la inscripción Mesha. & # 8221

& # 8220 Se podría especular que cantidades de bronce saqueadas de la ciudad conquistada de [Ataroth] en una fecha posterior fueron presentadas como ofrenda en el santuario y registradas en este altar, & # 8221 los investigadores escribieron, haciendo referencia al botín que Mesha quitó del ciudad después de conquistarla.

Aún así, & # 8220 mucho sigue sin estar claro acerca de esta inscripción, & # 8221, escribieron los investigadores. Incluso la inscripción Mesha Stele ahora está incompleta ya que se perdieron las líneas finales.

Sin embargo, la inscripción también proporciona evidencia del idioma moabita. Según Rollston, profesor de lenguas y literaturas semíticas del noroeste, las inscripciones en el altar & # 8220 son la evidencia más temprana que tenemos hasta ahora de una escritura moabita distintiva & # 8221.

& # 8220A menudo hablamos de la sofisticación de la educación de escribas del antiguo Israel, y con razón, [pero las inscripciones en el altar muestran] que el antiguo Moab también tenía algunos escribas talentosos, & # 8221 Rollston dijo Ciencia viva.

El significado del altar y la inscripción que contiene no pueden subestimarse. Este es otro hallazgo importante que confirma un episodio de guerra antigua descrito en la Biblia, luego de varios otros descubrimientos en los últimos meses que parecen confirmar otros pasajes, incluido el descubrimiento de Goliat y su ciudad natal, un antiguo fuerte donde tuvo lugar otra batalla bíblica. , y el descubrimiento de la Iglesia de los Apóstoles cerca del Mar de Galilea, solo por nombrar algunos.

Es el tipo de hallazgo que hace que uno se pregunte qué más excavarán los arqueólogos a continuación que confirme algo más en la Biblia.


Una tablilla de 3.000 años de antigüedad sugiere que pudo haber existido un rey bíblico

Un nuevo estudio de la Mesha Stele, que también se conoce como la Piedra Moabita, una tablilla inscrita de 3.000 años que data del 840 a.C., propone la idea de que el rey bíblico Balak pudo haber sido una figura histórica real. Aunque los autores del estudio han teorizado que Balak pudo haber sido una persona real, reconocen que, según la Biblia, existió 200 años antes de la creación de la tableta, por lo que es poco probable que se haga referencia a él.

El estudio de una tablilla antigua que data de hace casi 3.000 años sugiere que el rey bíblico Balak pudo haber sido una figura histórica real.

Publicado en Tel Aviv: The Journal of the Institute of Archaeology of Tel Aviv University, el estudio analiza la Mesha Stele y determina que, después de mirar nuevas fotos de la tableta agrietada, Balak existía, aunque los investigadores no están 100 por ciento seguros. de ella.

"Después de estudiar nuevas fotografías de Mesha Stele y la compresión de la estela preparada antes de que se rompiera la piedra, descartamos la propuesta de Lemaire de leer ('Casa de David') en la línea 31", escribieron los investigadores en el resumen del estudio. "Ahora está claro que hay tres consonantes en el nombre del monarca mencionado allí, y que la primera es una beth. Proponemos con cautela que el nombre en la línea 31 se lea como Balak, el rey de Moab al que se hace referencia en Balaam historia en Números 22-24 ".

Es la Línea 31 la que está moderando el entusiasmo de los investigadores. Hay "[a] b alrededor de siete letras que faltan al principio de la línea [31], seguidas de las palabras (" ovejas / ganado menor de la tierra ")", agrega el resumen del estudio.

Fotografía de Mesha Stele. Crédito: Wikimedia Commons

El resumen continúa: "Luego hay un trazo vertical que marca la transición a una nueva oración, que comienza con las palabras (" Y Hawronēn habitó allí "). Evidentemente, se espera que siga un nombre. Luego hay una beth legible, seguida por una sección parcialmente erosionada y parcialmente rota con espacio para dos letras, seguida de un waw y una letra poco clara. Falta el resto de la línea, con espacio para tres letras ".

La estela de Mesha, que también se conoce como la piedra moabita, es una tablilla con inscripciones que se remonta al 840 a. C. y fue descubierto en 1868 por el investigador Frederick Augustus Klein.

Anteriormente se había teorizado que la línea 31 era una referencia a la Casa de David. Sin embargo, los investigadores, dirigidos por el autor principal del estudio, Israel Finkelstein, creen que la letra "B" está ahí y no es una referencia a "beth", la palabra hebrea para "casa", sino a Balak.

Aunque los autores del estudio, Finkelstein, Nadav Na'aman y Thomas Römer, han teorizado que Balak pudo haber sido una persona real, su "propuesta es muy provisional", dijo Ronald Hendel, profesor de Biblia hebrea y estudios judíos en la Universidad de California, Berkeley, dijo Live Science. Hendel no participó en el estudio.

Hendel también le dijo a Live Science que, según la Biblia, el rey Balak existió 200 años antes de la creación de la tableta, por lo que es poco probable que se haga referencia a él.

Los investigadores han reconocido esta discrepancia, con Finkelstein diciendo Live Science: "[E] l estudio muestra cómo una historia en la Biblia puede incluir capas (recuerdos) de diferentes períodos que fueron entretejidos por autores posteriores en una historia destinada a promover su ideología y teología. También muestra que la cuestión de la historicidad en la Biblia no puede responderse con una respuesta simplista de 'sí' o 'no' ".

Los investigadores han intentado reconstruir la tableta, que se rompió después de una disputa entre sus propietarios anteriores, los beduinos, y un grupo que intentaba comprar la piedra, agrega Live Science, pero el tiempo y la destrucción han dificultado la lectura. Ahora se encuentra en el Museo del Louvre en París.


La inscripción de Mesha Stele puede tener importantes consecuencias para la historia bíblica

La Mesha Stele, una antigua piedra con inscripciones que data del siglo IX a.C., cuenta la historia de la expansión territorial y los esfuerzos de construcción del rey Mesha de Moab, quien también se menciona en el Segundo Libro de los Reyes en el Antiguo Testamento. La estela se encontró en el siglo XIX entre las ruinas de la antigua ciudad de Dibon en Moab, ubicada en la actual Jordania, al este del Mar Muerto. La estela se exhibe en el Museo del Louvre.

Según el estudio, una palabra en la línea 31 de la estela que hasta ahora se ha interpretado como "Casa de David" de hecho se refiere al rey "Balak", a quien se conoce como gobernante de Moab solo por el Libro de los Números.

El nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv-Collège de France se publicó el 2 de mayo en Tel Aviv: Revista del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv. Fue escrito en coautoría por el Prof. Israel Finkelstein y el Prof. Nadav Na’aman del Departamento de Arqueología y Culturas del Antiguo Cercano Oriente de TAU en colaboración con el Prof. Thomas Römer del Collège de France y la Universidad de Lausana.

Una exposición reciente, Mésha et la Bible, realizada en octubre de 2018 en el Collège de France en París junto con el Museo del Louvre, mostró el "apretón" de Meshe Stele, una copia inversa de la inscripción en papel. Esta exposición brindó a los investigadores la oportunidad única de tomar fotografías de alta resolución del apretón.

Although the stele had been cracked in the 19th century, the parts that went missing were preserved in the squeeze, which was made before the stone broke into pieces.

The authors of the new research studied new high-resolution photographs of the squeeze and of the stele itself. These new images made it clear that there are three consonants in the name of the monarch mentioned in Line 31, and that the first is the Hebrew letter bet, which corresponds to the English letter “B.”

The most likely candidate for the monarch’s name is “Balak.” The seat of the king referred to in Line 31 was “Horonaim,” which is mentioned four times in the Bible in relation to the Moabite territory south of the Arnon River.

“We believe Balak was a historical figure like Balaam, who, before the discovery of the famous Deir Alla inscription in Jordan in 1967, was considered an ‘invented’ character,” explains Prof. Finkelstein. “The new photographs of the Mesha Stele and the squeeze indicate that the reading ‘House of David’ — accepted by many scholars for more than two decades — is no longer valid.”

In 1994 the French epigrapher André Lemaire suggested that letters missing in Line 31 of the stele would spell “House of David,” as in the Tel Dan Stele, which features the term in reference to the Kingdom of Judah. Accordingly, Lemaire proposed that in the mid-ninth century Judah ruled in southern Moab, east of the Dead Sea.

“With due caution, we suggest that the line refers to the Moabite King Balak, who, according to the Balaam story in Numbers 22-24, was supposed to bring a divine curse on the people of Israel,” Prof. Na’aman says.

“The biblical story was written down later than the time of the Moabite king referred to in the Mesha Stele,” Prof. Römer adds. “But to proffer a sense of authenticity to his story, its author must have integrated into the plot certain elements borrowed from ancient reality, including the names Balaam and Balak.”

Header Image – The Mesha Stele, the longest extra-biblical inscription ever found, now at the Louvre Museum in Paris. Credit – Public Domain


Ver el vídeo: Mona Lisa massonmi