Economía de Malí - Historia

Economía de Malí - Historia


El producto interno bruto (PIB) per cápita de Malí de 250 dólares (2002) lo ubica entre las 10 naciones más pobres del mundo. Su riqueza potencial radica en la minería y la producción de productos agrícolas, ganado y pescado. Las actividades agrícolas ocupan el 70% de la fuerza laboral de Malí y proporcionan el 36% del PIB. El algodón, el oro y el ganado representaron entre el 80% y el 90% de los ingresos totales de exportación en Malí en 2003. La agricultura tradicional a pequeña escala domina el sector agrícola, con una agricultura de subsistencia (de cereales, principalmente sorgo, mijo y maíz) en aproximadamente 90 % de los 1,4 millones de hectáreas (3,4 millones de acres) en cultivo. El alto costo de los productos del petróleo, la caída del precio del mercado mundial del algodón y el oro y la correspondiente pérdida de ingresos aduaneros presionaron a la economía y llevaron al gobierno a ser muy estricto con los desembolsos de efectivo en los últimos años. Además, el cierre en 2002-2003 de la principal ruta de importación / exportación al puerto de Abidján aumentó la presión sobre la frágil economía de Malí. No obstante, la duplicación de la producción de algodón y los aumentos de dos dígitos en la producción de cereales y oro impulsaron el crecimiento del PIB real del 3,5% en 2001 a casi el 6% en 2003.

La zona agrícola más productiva se encuentra a lo largo de las orillas del río Níger entre Bamako y Mopti y se extiende hacia el sur hasta las fronteras de Guinea, Costa de Marfil y Burkina Faso. La precipitación media varía en esta región de 50 centímetros por año (20 pulgadas) alrededor de Mopti a 140 centímetros (55 pulgadas) en el sur cerca de Sikasso. Esta área es más importante para la producción de algodón, arroz, mijo, maíz, hortalizas, tabaco y cultivos arbóreos.

El arroz se cultiva extensivamente a lo largo de las orillas del Níger entre S gou y Mopti, con la zona de producción de arroz más importante en la Office du Niger, ubicada al norte de Segou hacia la frontera con Mauritania. Con el agua desviada del Níger, la Office du Niger riega unas 80.000 hectáreas de tierra para la producción de arroz y caña de azúcar. Aproximadamente un tercio del arroz con cáscara de Malí se produce en la Office du Niger.

El río Níger también es una importante fuente de pescado, que proporciona alimento a las comunidades ribereñas; el excedente (ahumado, salado y seco) se exporta. Debido a la sequía y al desvío del agua del río para la agricultura, la producción pesquera ha disminuido constantemente desde principios de la década de 1980. El gobierno ha puesto en marcha planes para desarrollar la cría de peces, principalmente en el delta del Níger, con el fin de impulsar la producción pesquera.

El sorgo se planta extensamente en las partes más secas del país y a lo largo de las orillas del Níger en el este de Malí, así como en los lechos de los lagos en la región del delta del Níger. Durante la estación seca, los agricultores cercanos a la ciudad de Dire han cultivado trigo en campos de regadío durante cientos de años. Los cacahuetes se cultivan en todo el país, pero se concentran en el área alrededor de Kita, al oeste de Bamako.

El recurso ganadero de Malí consiste en millones de ganado vacuno, ovino y caprino. Aproximadamente el 40% de los rebaños de Malí se perdieron durante la gran sequía de 1972-74. El nivel se restauró gradualmente, pero los rebaños volvieron a ser diezmados en la sequía de 1983-85. No se espera que el tamaño total de los rebaños de Malí alcance los niveles anteriores a la sequía en el norte del país, donde la invasión del desierto ha obligado a muchos pastores nómadas a abandonar las actividades pastorales y dedicarse a la agricultura. Las mayores concentraciones de ganado se encuentran en las áreas al norte de Bamako y S gou que se extienden hacia el delta del Níger, pero la actividad de pastoreo se está desplazando gradualmente hacia el sur, debido a los efectos de sequías anteriores.

Con el apoyo técnico de proyectos financiados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), las cooperativas privadas desarrollaron un mercado fronterizo regional en la ciudad sureña de Sikasso. Los profesionales de la ganadería contribuyeron a un aumento constante de las exportaciones de ganado. Se crían ovejas, cabras y camellos con exclusión del ganado en las zonas secas al norte y al este de Tombuctú.

Hasta mediados de la década de 1960, Malí era autosuficiente en cereales: mijo, sorgo, arroz y maíz. La disminución de las cosechas durante los años malos, el aumento de la población, los cambios en los hábitos alimentarios y, lo que es más importante, las restricciones políticas sobre la producción agrícola dieron lugar a déficits de cereales casi todos los años entre 1965 y 1986. Sin embargo, la producción se ha recuperado desde 1987 gracias a las reformas de la política agrícola emprendidas por el gobierno y apoyado por las naciones donantes occidentales. La liberalización de los precios al productor y un mercado abierto de cereales han creado incentivos para la producción. Estas reformas, combinadas con lluvias suficientes, programas de agricultura rural integrados exitosos en el sur y una mejor gestión de la Oficina del Níger, han dado lugar a un excedente de producción de cereales durante los últimos cinco años. Excepto en 2002, las precipitaciones anuales, críticas para la agricultura de Malí, han sido iguales o superiores a la media desde 1993. La producción de cereales, incluido el arroz, creció anualmente hasta 2002, cuando el país experimentó un déficit de producción de alimentos, aliviado por contribuciones masivas a las existencias de seguridad alimentaria. Aunque las cifras finales aún no están disponibles, el gobierno anticipó una cosecha récord para 2003 debido a las abundantes lluvias. En 1997 y 1998, Malí produjo 500.000 y 520.000 toneladas métricas de algodón, respectivamente. Después de descender a 232.000 toneladas métricas en 2001 debido a un boicot de los agricultores al cultivo del algodón, la producción alcanzó un récord de 620.000 toneladas en 2003-04, pero se espera que retroceda a 580.000 en 2004-05.

La minería sigue siendo una industria en crecimiento en Malí, y el oro representa alrededor del 80% de la actividad minera. Existen considerables reservas probadas de otros minerales que no se explotan actualmente. En 2002, el oro se convirtió en el principal producto de exportación de Malí, antes del algodón y el ganado. Hay dos grandes inversiones privadas en la minería de oro: Anglo-American ($ 250 millones) y Randgold ($ 140 millones), ambas empresas multinacionales sudafricanas ubicadas respectivamente en la parte occidental y sur del país.

Durante el período colonial, la inversión de capital privado fue prácticamente inexistente y la inversión pública se dedicó en gran parte al plan de riego de Office du Niger y a gastos administrativos. Después de la independencia, Malí construyó algunas industrias ligeras con la ayuda de varios donantes. Las manufacturas, que consisten principalmente en productos agrícolas elaborados, representaron alrededor del 22 por ciento del PIB en 2003.

El turismo sigue siendo una pequeña parte de la economía de Malí; es un sector con cierto potencial. Los parques nacionales de Malí, sus antiguas ciudades y sitios arqueológicos, los cruceros por el río Níger, los festivales culturales y los magníficos paisajes desérticos son las principales atracciones. Malí también es el hogar de una rara manada de elefantes que continúa su migración anual única a los bordes del desierto del Sahara en la parte norte del país.

Reformas economicas
Con el estímulo de los principales donantes y las instituciones financieras internacionales, el Gobierno de Malí inició una serie de programas de ajuste y estabilización a partir de 1982. Se adoptaron medidas para reducir los déficits presupuestarios, las pérdidas operativas de las empresas públicas y los atrasos del sector público.

En el marco del programa de reforma económica firmado con el Banco Mundial y el FMI en 1988, el gobierno ha adoptado una serie de medidas para liberalizar el entorno regulatorio y atraer así la inversión privada. Por ejemplo, las solicitudes para el establecimiento de empresas comerciales ahora disfrutan de "una ventana" - guichet unique - procesamiento a través de un solo ministerio, lo que permite que una empresa se establezca en cuestión de días. Además, se han eliminado progresivamente los controles de precios de los bienes de consumo; el último control de precios, sobre los productos del petróleo, se eliminó el 1 de julio de 1992. Las cuotas de importación se eliminaron en 1988 y los impuestos a la exportación se eliminaron en 1991. El Código de Comercio fue revisado en 1991 para eliminar los impedimentos a la actividad comercial. Los códigos de inversión y minería también se revisaron a principios de la década de 1990 para presentar un buen clima de inversión. También en 1991, se estableció un sistema de tribunales comerciales y administrativos para manejar las quejas comerciales privadas y las reclamaciones contra el gobierno.

Durante el período 1988-1996, el gobierno implementó un gran programa de reforma del sector de empresas públicas, que incluyó la privatización de 16 empresas, la privatización parcial de 12 y la liquidación de 20; otros fueron reestructurados. De las 20 empresas que quedaron, ocho fueron privatizadas, incluida la gran empresa de agua y electricidad Energie du Mali y la empresa textil Industry Textile du Mali (ITEMA). El gobierno completó la concesión de la empresa ferroviaria en 2003. El proceso está en marcha para la fábrica de aceite de semilla de algodón, Huilerie Cotonniere du Mali (Huicoma), mientras que otra gran empresa, Societ de Telecommunications du Mali, está programada para ser privatizada dentro de los próximos 18 meses.

El 6 de agosto de 1999, la junta ejecutiva del FMI aprobó un préstamo a 3 años para Malí en el marco del servicio de ajuste estructural mejorado (SRAE) para respaldar el programa de reforma económica del gobierno, por un total de 63 millones de dólares. Para el tercer SRAE que abarca el período de abril de 1999 a marzo de 2002, el directorio del FMI instó a las autoridades de Malí a perseverar en su política de consolidación fiscal, incluida la modernización del sistema tributario, y a profundizar y acelerar las reformas estructurales y rehabilitar el sistema judicial. sistema. Malí fue seleccionado en 1999 como país elegible para el programa de países pobres muy endeudados (PPME) y se ha beneficiado del programa desde el año fiscal 2000 como apoyo presupuestario. En abril de 2003, Malí alcanzó el punto de culminación de la iniciativa HIPC con el resultado de que los pagos de la deuda anterior ahora se utilizarán para financiar programas de alivio de la pobreza. El alivio total de la deuda en el marco de la iniciativa HIPC original y mejorada ascenderá a unos 539 millones de dólares, lo que representa una reducción del 37%.


Malí - Historia y cultura

Malí puede ser uno de los países más pobres del mundo en la actualidad, pero fue uno de los imperios más poderosos de África en sus días de gloria. El pueblo de Malí está justificadamente orgulloso de la historia de su país y de las diversas culturas capaces de interactuar pacíficamente entre sí. El estilo de vida nómada del desierto de las tribus maure y tuareg del norte de Malí se ha mantenido relativamente sin cambios durante siglos.

Historia

La historia registrada de Malí comenzó con el Imperio de Ghana, que se extendió a través de las fronteras de las actuales Malí y Mauritania durante los siglos IV y XI. La edad de oro del Imperio de Ghana comenzó después de que los camellos fueron domesticados y pudieron transportar sal, oro y marfil hasta Oriente Medio, África del Norte e incluso Europa. El Museo Nacional de Malí de Bamako (Kati) ofrece las exhibiciones más detalladas de la rica historia del país.

No está claro exactamente cuándo el Imperio de Ghana se convirtió en parte del mucho más grande Imperio de Malí, pero a principios del siglo XIV, Malí era uno de los mayores proveedores de oro de África y uno de los estados más poderosos. Tombuctú se convirtió en el principal centro de educación islámica, con no menos de 180 escuelas religiosas, tres universidades e innumerables bibliotecas privadas. La biblioteca más grande de la Tierra estuvo una vez ubicada dentro de la Mezquita Djinguereber (Askia Mohamed Boulevard, Timbuktu), uno de los pocos hitos supervivientes de Timbuktu de la época dorada.

La prominencia y la prosperidad de Tombuctú aumentaron aún más después de que el emperador Mansa Musa I trajera una gran cantidad de oro y esclavos a La Meca en 1324, pero el Imperio Songhai de la actual Nigeria finalmente los desplazó a fines del siglo XV. El ejército marroquí, que derrotó a los Songhai en 1590, no pudo mantener el área por mucho tiempo, y Mali finalmente se dividió en varios estados más pequeños.

Las rutas marítimas europeas hacia el Nuevo Mundo disminuyeron aún más la importancia del comercio transsahariano. Cuando Malí se convirtió en parte del África Occidental Francesa en 1895, la región experimentó varias invasiones fulani y tuareg. Entre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, los sindicatos y los grupos de estudiantes lideraron un movimiento de independencia que finalmente resultó en que la Federación de Malí se convirtiera en una nación independiente en 1960. Senegal, originalmente parte de la Federación de Malí, se convirtió en un país separado poco después.

El primer presidente de Malí, Modibo Keita, descendiente de los poderosos imperios del país, impuso su propio estado de partido único que un golpe militar incruenta derrocó en 1968. La sequía y las protestas políticas trajeron más pobreza e inestabilidad durante los años setenta y ochenta. Malí finalmente se convirtió en una democracia multipartidista en 1992, el año en que Alpha Oumar Konaré se convirtió en el primer presidente del país elegido de manera justa.

Años de conflicto entre el ejército de Mali y los nómadas tuareg del país llegaron a un punto crítico en 2012, cuando las fuerzas tuareg e islamistas encabezaron un levantamiento contra el presidente Touré. Los grupos islamistas tomaron el control del norte de Mali, incluida Tombuctú, e impusieron la ley Sharia. El país se enfrenta una vez más a un futuro incierto tras una de las décadas más inestables de la historia reciente.

Cultura

Desde los nómadas tuareg, fulani, pescadores bozo, bambara y agricultores dogones, cada una de las docenas de grupos étnicos de Malí tiene su propia historia y lenguajes únicos, pero en general interactúan amistosamente entre sí. Cada uno de ellos ha transmitido sus propias tradiciones, historia y ocupaciones a lo largo de los siglos. La música y la literatura de Malí se han visto fuertemente influenciadas por la narración oral desde hace mucho tiempo. Cuentacuentos tradicionales llamados griots a menudo actúan en bodas y otros eventos especiales.

Las coloridas túnicas fluidas que usan muchos lugareños se llaman boubout, pero la tela de barro hecha a mano de algodón también desempeña un papel importante en la cultura y la economía de Malí. Aunque la mayoría de la población es musulmana, también se celebran las fiestas cristianas y los negocios cierran durante medio día los viernes y domingos, así como todo el día los sábados. La mayoría de los malienses son respetuosos con los visitantes que respetan por igual sus creencias religiosas y culturales.


El Imperio de Mali

El Imperio de Mali comenzó cuando un pequeño reino de Malinke dentro del Imperio de Ghana se hizo cada vez más poderoso.

Malí comenzó como un pequeño reino de Malinke alrededor de las áreas superiores del río Níger. Se convirtió en un imperio importante después de 1235 cuando Sundjata organizó la resistencia de Malinke contra una rama del sur de Soninke, que constituía el centro del antiguo reino de Ghana. El imperio se desarrolló alrededor de su capital, Niani, la ciudad natal de Sundjata en el país de la sabana del sur del valle superior del Níger, cerca de los campos de oro de Bure. A diferencia de la gente del antiguo reino de Ghana, que solo tenía camellos, caballos y burros para el transporte, la gente de Mali también usaba el río Níger. Por río, podían transportar mercancías a granel y cargas más grandes con mucha más facilidad que por tierra. Al vivir en las tierras fértiles cercanas al Níger, las personas sufrieron menos por la sequía que las que vivían en las regiones más secas más al norte. Los cultivos alimentarios se cultivaron en las áreas planas junto al río, no solo para la población local, sino también para quienes vivían en ciudades más al norte del río Níger y en pueblos oasis a lo largo de las rutas comerciales a través del desierto. Así, el río Níger permitió al reino de Malí desarrollar una economía mucho más estable de la que había disfrutado Ghana y contribuyó al surgimiento del imperio de Malí.

Sundjata construyó un vasto imperio que se extendió eventualmente desde la costa atlántica al sur del río Senegal hasta Gao en el este de la curva central de Níger (ver el mapa de Mali). Se extendía desde los límites del bosque en el suroeste a través de la sabana (pastizales) del país de Malinke hasta el Sahel y los "puertos" del sur del Sahara de Walata y Tadmekka. Incluía los campos de oro de Bumbuk y Bure y las grandes ciudades de Tombuctú, Djenne y Gao en el río Níger y se extendía hasta las minas de sal de Taghaza. Así, muchos pueblos diferentes fueron incorporados a lo que se convirtió en una federación de estados, dominada por Sundjata y el pueblo Malinke. Bajo el liderazgo de Sundjata, Mali se convirtió en una zona agrícola relativamente rica.

El imperio de Malí se basó en áreas periféricas, incluso pequeños reinos, prometiendo lealtad a Malí y rindiendo tributos anuales en forma de arroz, mijo, lanzas y flechas. Se utilizaron esclavos para limpiar nuevas tierras de cultivo donde se plantaban frijoles, arroz, sorgo, mijo, papaya, calabazas, algodón y maní. Se criaron bovinos, ovinos, caprinos y aves de corral.

El Imperio de Malí creció y prosperó al monopolizar el comercio del oro y desarrollar los recursos agrícolas a lo largo del río Níger.

Al igual que Ghana, Malí prosperó gracias a los impuestos que recaudaba sobre el comercio en el imperio. Todos los bienes que entraban, salían y atravesaban el imperio estaban sujetos a fuertes impuestos. Todas las pepitas de oro pertenecían al rey, pero se podía comerciar con polvo de oro. El oro incluso se utilizó a veces como moneda, al igual que la sal y la tela de algodón. Más tarde, las conchas de cauri del Océano Índico se introdujeron y se utilizaron ampliamente como moneda en el comercio interno del oeste de Sudán.

El rey más famoso del Imperio de Mali fue Mansa Musa.

Malí prosperó solo mientras existiera un liderazgo fuerte. Sundjata se estableció como un gran líder religioso y secular, reclamando el vínculo más grande y directo con los espíritus de la tierra y, por lo tanto, el guardián de los antepasados. Después de Sundjata, la mayoría de los gobernantes de Mali eran musulmanes, algunos de los cuales hicieron el hajj (peregrinaje a La Meca). El haji (peregrino a La Meca) más famoso fue Mansa Musa, rey de Mali y nieto de una de las hermanas de Sundjata. En 1324, acompañado por unas 60.000 personas y llevando grandes cantidades de oro, Mansa Musa viajó desde Niani a lo largo del Níger hasta Tombuctú y luego a través del Sahara a través de las minas de sal de Taghaza de oasis en oasis, para llegar a El Cairo. De allí pasó a La Meca y Medina.

Mansa Musa fue un gobernante excepcionalmente sabio y eficiente. Dividió el imperio en provincias, cada una con su propio gobernador, y ciudades administradas por un mochrif o alcalde. Un enorme ejército mantuvo la paz, sofocando las rebeliones en los reinos más pequeños que limitaban con la parte central del imperio y vigilando las numerosas rutas comerciales. Tombuctú se convirtió en un centro de aprendizaje, lujo y comercio, donde la gente de los ríos se reunía con los nómadas del desierto, y donde académicos y comerciantes de otras partes de África, Oriente Medio e incluso Europa acudían a sus universidades y a sus bulliciosos mercados.

El Imperio de Malí se derrumbó cuando varios estados, incluido Songhai, proclamaron y defendieron su independencia.

El imperio de Malí alcanzó su cenit en el siglo XIV, pero su poder y fama dependían en gran medida del poder personal del gobernante. Después de la muerte de Mansa Musa y su hermano Mansa Sulayman, Timbuktu fue asaltada y quemada. Varios estados se rebelaron y tomaron su independencia, incluidos los tuareg, tukulor y wolof. Los Mossi atacaron caravanas comerciales y guarniciones militares en el sur. En el este, los Songhai cobraron fuerza. Malí duró otros 200 años, pero sus días de gloria habían terminado. En 1500, se había reducido a poco más que su corazón de Malinke. En el siglo XVII, Malí se había dividido en una serie de pequeñas jefaturas independientes.


Bamako, Malí (siglo XI-)

Bamako, con una población de 1,8 millones, es la ciudad más grande de la República de Malí. Sirve como la sede del gobierno de Malí y el centro económico y cultural del país. La ciudad está ubicada en la esquina suroeste de Mali, a lo largo de las orillas del río Níger. En el idioma bambara, Bamako significa "río cocodrilo". Bamako está conectada con otras partes importantes de Mali a través del río Níger. Aunque se destacó por primera vez como centro urbano en el Imperio de Malí, se desconoce la fecha exacta de su fundación.

Desde el siglo XI hasta el siglo XVI, personas de todo el Imperio de Malí viajaron a Bamako para estudiar el Islam. En un momento, Bamako rivalizó con el más famoso Tombuctú como sede del aprendizaje. Bamako disminuyó tanto en tamaño como en importancia después del colapso del Imperio de Malí.

Mungo Park, un explorador escocés de la Asociación Africana Británica, visitó Bamako en 1797 y en 1806, convirtiéndose en el primer europeo en los tiempos modernos en ingresar a la ciudad. En 1806, Park estimó que Bamako tenía una población de 6.000 habitantes, pero hacia finales de siglo la ciudad se había convertido en un asentamiento de unos pocos cientos de habitantes.

En 1883, los franceses tomaron el control de la ciudad, que ahora tenía una población de alrededor de 1.000 habitantes. Ese año construyeron un fuerte allí y en 1908 hicieron de Bamako la capital de la colonia francesa de Sudán. En 1923, los franceses terminaron un ferrocarril que conectaba Bamako con Dakar, Senegal.

Como capital colonial, Bamako emergió irónicamente como un centro de actividad anticolonial. Con la intención de acabar con el colonialismo en el África francófona, en 1946 se estableció en Bamako el Rassemblement Démocratique Africain (RDA). La RDA se convirtió en la primera organización panafricana de habla francesa en el mundo. En 1957, Modibo Keita, el alcalde de Bamako, fue nombrado líder de la RDA.

Con la independencia en 1960, el Sudán francés se rebautizó a sí mismo como "República de Mali". Modibo Keita se convirtió en el primer presidente del país. A medida que las personas se trasladaron a la ciudad para escapar del hambre y la pobreza en el campo, la población de Bamako aumentó enormemente durante las próximas cuatro décadas.

Además de ser el centro político de Mali, Bamako es el centro económico y cultural de Mali, así como su capital. Los productos del campo como el oro, el arroz, el algodón, el ganado y las nueces de cola se transportan a la ciudad y se envasan para el comercio internacional y el consumo interno. La ciudad también fabrica textiles, cerámica y productos farmacéuticos para el consumo local. Bamako es el hogar de muchas instituciones notables como la Universidad de Bamako, el Museo Nacional de Malí, el Zoológico Nacional de Malí, la Gran Mezquita de Bamako y el Aeropuerto Internacional de Bamako-Senou.

Los edificios de Bamako tienen un estilo arquitectónico único. El edificio más grande de Bamako es la Torre BCEAO, que alberga la sucursal de Malí del Banco Central de los Estados de África Occidental. Combinando técnicas de construcción modernas con la estética indígena local, la torre se clasifica como neo-sudanesa en diseño.

Bamako, al igual que otras capitales metropolitanas, enfrenta problemas de deterioro urbano, desempleo masivo y servicios públicos subdesarrollados. La pobreza de Malí agrava los problemas de la ciudad.


Referencias

Alcibíades, 2018. La historia del Imperio de Mali . [Online] Disponible en: https://about-history.com/the-history-of-the-mali-empire/
Enciclopedia del Nuevo Mundo, 2018. Imperio de Mali . [Online] Disponible en: http://www.newworldencyclopedia.org/entry/Mali_Empire
Historia de Sudáfrica en línea, 2016. El Imperio de Malí (1230-1600) . [Online] Disponible en: https://www.sahistory.org.za/article/empire-mali-1230-1600
La BBC, 2019. Mali. [Online] Disponible en: http://www.bbc.co.uk/worldservice/africa/features/storyofafrica/4chapter3.shtml
Los editores de la Encyclopaedia Britannica, 2019. Mali. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/place/Mali-historical-empire-Africa
El Museo Metropolitano de Arte, 2000. Los imperios del oeste de Sudán: el Imperio de Malí . [Online] Disponible en: https://www.metmuseum.org/toah/hd/mali/hd_mali.htm

Wu Mingren ("Dhwty") tiene una licenciatura en historia antigua y arqueología. Aunque su interés principal son las civilizaciones antiguas del Cercano Oriente, también está interesado en otras regiones geográficas, así como en otros períodos de tiempo. Lee mas


LIDERES

Jefe de Estado interino: Assimi Goïta

El consejo militar que tomó el poder en agosto de 2020 está dirigido por el coronel Assimi Goïta.

Al principio, puso en su lugar a un presidente interino y un primer ministro, pero los derrocó en mayo de 2021 en una disputa sobre su intento de reemplazar a dos aliados de Goïta en el gabinete.

Los líderes de África occidental han expresado su preocupación por la falta de representación de la oposición y la población civil en la transición prevista de 18 meses a las elecciones.

Malí ha luchado con protestas masivas por la corrupción, la probidad electoral y una insurgencia yihadista que ha hecho ingobernable gran parte del norte y el este.

El presidente Ibrahim Boubacar Keïta, que asumió el cargo en septiembre de 2013, demostró ser incapaz de unificar el país o hacer frente a la insurgencia, y fue derrocado en el golpe de agosto de 2020.


Nueva exposición destaca la historia del hombre más rico que jamás haya existido

El título de la persona más rica de la Tierra parece jugar al ping-pong entre los titanes de la tecnología cada pocos años. Pero a pesar de toda su riqueza, Jeff Bezos o Bill Gates ganaron & # 8217t se acercaron a ser el ser humano más rico de todos los tiempos & # 8212, eso significaría superar a personas como Augustus Caesar, que poseía personalmente todo Egipto durante un período o el emperador Shenzong de la dinastía Song, cuyo dominio en un momento representó del 25 al 30 por ciento del PIB mundial. Pero se cree que el más rico de todos es Mansa Musa, el gobernante del Imperio de Mali.

Si no está familiarizado con el nombre, la inauguración de una nueva exposición en la Northwestern University & # 8217s Block Museum está explorando el legado de Musa como parte de una nueva exposición llamada & # 8220Caravans of Gold, Fragments in Time: Art, Culture and Exchange Across África Sahariana Medieval. & # 8221 Como informa Stephanie Pappas en LiveScience, el programa detalla el impacto de las rutas comerciales del Sahara en todo el mundo medieval e ilustra cómo & # 8212contrariamente a la visión de África Occidental se propagó durante y después de la trata de esclavos & # 8212 África Occidental y el Sahara fue el hogar de culturas fuertes, vibrantes, ricas y artísticas durante ese tiempo.

& # 8220 El legado del intercambio medieval transsahariano se ha omitido en gran medida de las narrativas históricas occidentales y las historias del arte, y ciertamente de la forma en que África se presenta en los museos de arte, & # 8221 Kathleen Bickford Berzock, directora asociada de asuntos curatoriales del Block , dice en un comunicado de prensa.

& # 8220Caravanas de oro & # 8221, que lleva ocho años en desarrollo, rechaza los conceptos erróneos y demuestra el & # 8217s & # 8220 papel fundamental & # 8221 de África en la historia mundial a través de 250 obras de arte y fragmentos de naciones de África occidental, incluida Malí, Marruecos y Níger.

Uno de estos elementos es una reproducción del Atlas catalán, realizado en la isla de Mallorca hacia 1375, que incluye páginas que describen las vastas rutas comerciales cercanas y a través del Sahara. En el centro hay una ilustración de Mansa Musa.

El rey del siglo XIV, como Thad Morgan detalla para History.com, tomó el poder en un momento en que el Imperio de Malí ya era una fuente de gran parte de los recursos naturales, como el oro y la sal, utilizados por Europa, África y Oriente Medio. . Pero bajo el gobierno de Musa, el territorio, la influencia y la riqueza del imperio aumentaron aún más. Finalmente, bajo su gobierno, el Imperio de Malí envolvió a la actual Malí, Senegal, Gambia, Guinea, Níger, Nigeria, Chad y Mauritania.

A pesar de su vasta riqueza, el resto del mundo no sabía mucho sobre Musa hasta que el devoto musulmán peregrinó a La Meca en 1324. No viajó exactamente a la ligera durante El Chicago Tribune, Steve Johnson informa que en la introducción a & # 8220Caravanas de oro & # 8221, se detalla que Musa se llevó "8.000 cortesanos, 12.000 esclavos y 100 camellos con 300 libras de oro cada uno" con él en el viaje.

Cuando Musa pasó por Egipto, fluyó tanto oro, según Morgan, que en realidad devaluó el metal y condujo a una crisis monetaria de la que Egipto tardó 12 años en salir.

Probablemente no haya una forma precisa de estimar cuán rica era Musa en términos modernos. En 2015, el fallecido Richard Ware de Ferrum College en Virginia le dijo a Jacob Davidson en Dinero que la gente tenía problemas incluso para describir la riqueza de Musa. & # 8220Este es el tipo más rico que nadie haya visto jamás, ese & # 8217 es el punto & # 8221, dijo Ware. & # 8220 & # 8217 Están tratando de encontrar palabras para explicar eso. Hay fotografías de él sosteniendo un cetro de oro sobre un trono de oro sosteniendo una copa de oro con una corona de oro en la cabeza. Imagina tanto oro como crees que un ser humano podría poseer y duplicarlo, eso & # 8217 es lo que todas las cuentas están tratando de comunicar. & # 8221

Y el oro fue lo que hizo que África Occidental fuera indispensable para el resto del mundo durante la Edad Media. Berzock le dice a Johnson que quiere que la exposición Block demuestre el papel de & # 8220Africa & # 8217s como una especie de punto de apoyo en esa interconexión. & # 8221

& # 8220Es & # 8217 debido a los recursos de oro y la importancia del oro en las economías de ese período de tiempo & # 8221 continúa, & # 8220Ese es el ímpetu para que este comercio se expanda realmente. Pero junto con eso vienen muchas otras cosas: las personas se mueven y las ideas se mueven y otros tipos de materiales se mueven. Y lo que hace la exposición es rastrear todas esas cosas, y comienzas a ver cómo estas redes realmente se extienden a través de un área muy vasta. & # 8221

La historia de Musa & # 8212 y el hecho de que muchas personas fuera de África Occidental nunca hayan oído hablar de él & # 8212 muestra cuánto se ha enterrado la historia de la región y sus artefactos a lo largo del tiempo. & # 8220 ¿Por qué no entendimos? & # 8221 Lisa Graziose Corrin, directora del Museo Block, & # 8220, & # 8220, ¿qué importancia tenía África para ese período en el que, ya sabes, las mayores y más puras reservas de oro del mundo se encontraban en Malí y en manos del emperador de Mali? & # 8221

La exposición continúa en el Block hasta el 21 de julio antes de trasladarse al Museo Aga Khan de Toronto y # 8217 en septiembre y al Museo Nacional de Arte Africano Smithsonian y # 8217 en abril de 2020.

Sobre Jason Daley

Jason Daley es un escritor que vive en Madison, Wisconsin y se especializa en historia natural, ciencia, viajes y medio ambiente. Su trabajo ha aparecido en Descubrir, Ciencia popular, Fuera de, Diario de hombresy otras revistas.


Malí: pasado y presente

Imagen: Retrato de Mansa Musa en el Atlas catalán. Del Grupo de Educación en Historia de Stanford.

El Imperio de Malí fue una de las mayores potencias del mundo antiguo. La imagen de arriba muestra a Mansa Musa, uno de los emperadores de Mali, en un atlas creado en la Edad Media. Muestra la influencia y el poder que debe haber tenido el Imperio de Malí para que aparezca en mapas importantes.

El imperio no sólo era poderoso, sino también extremadamente rico. En un artículo de Hasanar S. Rashid, durante 1324 Mansa Musa, el emperador de Mali, viajó a La Meca. Su viaje fue parte de una tradición musulmana, destinada a honrar su religión.

El viaje de Mansa Musa se volvió particularmente significativo, no solo porque era un emperador, sino también por su generosidad. Si bien era común que otros emperadores de Mali ofrecieran obsequios raros y preciosos a cada reino a su paso, Mansa Musa ofreció obsequios a todos. Dio regalos a reyes, miembros del gobierno, eruditos, pobres y muchos otros. Cada uno de estos obsequios era raro y caro, porque estaban hechos principalmente de oro. Sin embargo, la generosidad de Mansa Musa terminó haciendo que el precio del oro cayera significativamente. La caída de precios paralizó muchas economías, como Egipto, durante décadas.

En el regreso de Mansa Musa & # 8217, trajo a casa a muchas personas inteligentes y talentosas. Tuvo artistas, eruditos, arquitectos y muchos otros. Durante este tiempo, los arquitectos construyeron algunas de las ciudades y edificios más importantes del Imperio de Mali. Construyeron la ciudad de Tombuctú, que se convertiría en el centro del conocimiento islámico reunido en todo el mundo conocido.

Desafortunadamente, en el país actual de Malí, se ha olvidado la mayor parte de su importancia. Malí es ahora conocido como uno de los países más pobres del mundo. Tiene una esperanza de vida y tasas de alfabetización extremadamente bajas. El país también está sufriendo una rebelión, que amenaza con dividirlo.

Mansa Musa es importante hoy en día, porque le recuerda a la gente que no siempre pueden tomar la ruta más fácil. Mansa Musa was incredibly generous during his journey and it bought him the good will of the people. He was loved and honored after his journey, but his generosity caused more harm than good in the long run. He caused the price of gold to drop, because he gave too many gifts made out of gold. This crippled the economies of several countries for decades. The same concept applies today. Most people want the government to provide immediate help by cutting taxes. While it may help temporarily, it could cause further damage in later years.


Mali Economy - History

The City of Timbuktu (Tombouctou), Mali now represents in world culture a place at the ends of the Earth, the epitome of distance and obscurity. In earlier times this city was fabled because of its wealth rather than its obscurity.

Timbuktu started as a camp of the Taureg nomads of the Sahara. This was in the early 12th century. By the end of the 13th century it had grown enough to warrant conquest and incorporation into the Mali Empire. The Sultan of Mali, Mansa Musa, built a great mosque and a royal residence for himself there. By the 14th century the city had become enough of a prize that competing empires sought control of it. At various time control of Timbuktu fell to the Mossi kingdom and the Taureg nomads as well as Mali. It became an entrepot for the trans-Sahara salt trade and gold trade. In time the slave trade also became part of the economy of Timbuktu. North African merchants settled there and in time the city because a center of Islamic learning.

In 1468 Timbuktu was conquered by the Songhai Empire and remained under its control until 1591 when the Morroccan Empire captured it. Although Timbuktu flourished under the control of the Songhai Empire it declined under Morrocan control. The Morrocan did not, and perhaps could not, defend Timbuktu against attacks by more local kingdoms. Finally in 1891 the French came and took control. Timbuktu remained in their hands until Mali was given independence in 1960. In recent years Timbuktu is only a small city with a population some tens of thousands.


Ver el vídeo: Τα βρήκε σκούρα ο Ευαγγελάτος - Αυτό είναι προσωπικό δεδομένο. Rantar