Ejercito francés

Ejercito francés

En 1939, el ejército francés tenía 900.000 soldados regulares. Sin embargo, había otros 5 millones de hombres que habían sido entrenados y podrían ser llamados a filas en tiempo de guerra.

Después de que se declaró la guerra, la gran mayoría del ejército, 100 divisiones, estaban estacionadas en la frontera frente a Alemania. La mayoría de los miembros del ejército estaban en infantería. Las primeras divisiones blindadas acababan de formarse y las tres primeras estaban listas en la primavera de 1940.

Los franceses depositaron una gran fe en la Línea Maginot, una línea de defensas de hormigón y acero que se extendía entre Luxemburgo y Suiza a lo largo de la frontera de Francia con Alemania. Tenía tres cinturones fortificados interdependientes con emplazamientos antitanques y fortines delante de marcos de artillería a prueba de bombas.

Sin embargo, cuando Adolf Hitler ordenó la Ofensiva Occidental en la primavera de 1940, el ejército alemán invadió Francia a través de la zona boscosa y semi-montañosa de las Ardenas, un área al norte de la Línea Maginot. El ejército francés había creído erróneamente que las Ardenas eran intransitables para los tanques. Siete divisiones panzer dirigidas por Heinz Guderian y Erwin Rommel llegaron al río Mosa en Dinant el 12 de mayo y al día siguiente el gobierno francés se vio obligado a abandonar París.

Las fuerzas alemanas dirigidas por Paul von Kliest, Erwin Rommel, Heinz Guderian y Gerd von Rundstedt avanzaron hacia el Canal. Excepto por un contraataque de la 4ª División Acorazada dirigida por Charles De Gaulle, en Montcornet (17 de mayo) y Laon (27-29 de mayo) las fuerzas alemanas encontraron muy poca resistencia.

Winston Churchill ordenó ahora la implementación de la Operación Dynamo, un plan para evacuar tropas y equipos del puerto francés de Dunkerque, que había sido elaborado por el general John Gort, el Comandante en Jefe de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF). Entre el 27 de mayo y el 4 de junio de 1940, un total de 693 barcos trajeron de regreso a Gran Bretaña a 338.226 personas. De estos 140.000 eran miembros del ejército francés.

Aunque el general Maxime Weygand tenía ahora setenta y tres años, el primer ministro Paul Reynaud lo nombró comandante en jefe aliado el 17 de mayo de 1940. Él ideó lo que se conoció como el Plan Weygand. Esto involucró al general Gaston Billotte y el 1er grupo de ejércitos francés atacando al ejército alemán en Cambrai mientras el general John Gort y la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF) intentaban unirse alrededor de Bapaume.

Cuando los alemanes continuaron avanzando, Weyland reagrupó sus fuerzas al sur del Somme. Ahora claramente superado en número, el ejército francés se vio obligado a retirarse al Loira. Ocupó su cargo hasta el 5 de junio, cuando sus tropas intentaron llegar al puerto de Dunkerque.

Los alemanes ocuparon París el 14 de junio y dos días después, Paul Reynaud, el primer ministro francés, fue reemplazado por Henri-Philippe Petain, quien rápidamente aceptó los términos de paz alemanes y mantuvo su cargo hasta el 5 de junio cuando sus tropas se vieron obligadas a retirarse hacia el puerto de Dunkerque.

Los alemanes ocuparon París el 14 de junio y dos días después, Paul Reynaud, el primer ministro francés, fue reemplazado por Henri-Philippe Petain, quien rápidamente aceptó los términos de paz alemanes.

Bajo los términos del armisticio, el norte de Francia y las regiones al norte de Vichy quedaron bajo ocupación alemana. El gobierno francés, dirigido por Henri-Philippe Petain, se trasladó a Vichy y quedó en libertad junto con la Armada francesa y un ejército de 100.000 hombres.

Durante la defensa de Francia fueron hechos prisioneros cerca de 2 millones de soldados franceses. Se estima que 390.000 soldados murieron defendiendo Francia, mientras que alrededor de 35.000 soldados alemanes perdieron la vida durante la invasión.

Después de que Henri-Philippe Petain firmara el armisticio el 22 de junio de 1942, el ejército francés se disolvió a excepción de una fuerza de 100.000 hombres para mantener el orden interno. Los 1,5 millones de soldados franceses capturados por los alemanes seguirían siendo prisioneros de guerra.

Se permitió que el ejército colonial en el norte de África permaneciera y se esperaba que protegiera el área de cualquier ataque de las fuerzas aliadas. Después de oponer una breve resistencia a los desembarcos aliados en noviembre de 1942, Jean-Francois Darlan se rindió. Lo que quedó de este ejército luego luchó con el Ejército Francés Libre en Túnez y Europa.

Al anochecer (28 de mayo de 1940) se alcanzó el objetivo. Sólo Mont Caubert resistió. Hubo muchísimos muertos de ambos lados en el campo. Nuestros tanques habían sido puestos a prueba. Apenas cien seguían funcionando. Pero de todos modos, una atmósfera de victoria se cernió sobre el campo de batalla. Todos mantuvieron la cabeza en alto. Los heridos sonreían. Los cañones dispararon alegremente. Ante nosotros, en una batalla campal, los alemanes se habían retirado.

¡Pobre de mí! En el transcurso de la Batalla de Francia, ¿qué otro terreno se había ganado o se ganaría, excepto esta franja de catorce kilómetros de profundidad? Si el Estado hubiera jugado su parte; si, mientras había tiempo, había orientado su sistema militar hacia la empresa, no hacia la pasividad; si nuestros dirigentes hubieran tenido, en consecuencia, a su disposición los instrumentos de choque y maniobra que a menudo se habían sugerido a los políticos y al Alto Mando; entonces nuestros brazos habrían tenido su oportunidad y Francia habría vuelto a encontrar su alma.

23 de mayo de 1940: Baron Newall (Marshall de la Royal Air Force) llegó por la noche. Acababa de salir de una reunión de Jefes de Estado Mayor con el Primer Ministro y me dijo que la situación en Francia era crítica. El vizconde Gort (comandante de la Fuerza Expedicionaria Británica en Francia) había enviado un mensaje para decir que le faltaban alimentos y municiones. Debido al rápido avance de los tanques alemanes y las divisiones a motor, sus líneas de comunicación se habían cortado a través de Amiens y había que enviar comida a Francia desde aquí por vía aérea. Los tanques alemanes habían llegado a Boulogne, habían capturado un fuerte sobre la ciudad y estaban bombardeando el puerto. Newall lamentó venir con un relato tan sombrío y dijo que el comando francés debe haber "ido a la semilla" detrás de la Línea Maginot.

Esta noticia fue tan preocupante que le envié un mensaje a Winston pidiéndole que viniera a verme después de la cena. El primer ministro llegó a las 22.30 horas. Me dijo que si el plan francés elaborado por Maxine Weygand (comandante militar francés) no salía bien, tendría que ordenar a la Fuerza Expedicionaria Británica que regresara a Inglaterra. Esta operación significaría la pérdida de todos los cañones, tanques, municiones y todas las provisiones en Francia. La cuestión era si podríamos recuperar las tropas de Calais y Dunkerque. La sola idea de tener que ordenar este movimiento es espantosa, ya que la pérdida de vidas probablemente será inmensa.

Creo que él (Winston Churchill) siempre sobrestimó enormemente el valor del ejército francés. Ese ejército al mando de Gamelin fue inútil en 1939, y no creo que hubiera sido mucho mejor en 1938 que hubiera podido "avanzar a través del Rin y hacia el Ruhr" incluso contra la relativamente débil oposición alemana en la época de Munich. .

El camino hacia el oeste ahora estaba abierto. La luna estaba alta y por el momento no podíamos esperar una oscuridad real. Ya había dado órdenes, en el plan para el avance, para que los tanques líderes se dispersaran por la carretera y los bordes con ametralladoras y disparos antitanques a intervalos durante el viaje a Avesnes, lo que esperaba evitaría que el enemigo colocara minas.

Los tanques ahora rodaban en una larga columna a través de la línea de fortificaciones y hacia las primeras casas, que habían sido incendiadas por nuestro fuego. De vez en cuando disparaba una ametralladora enemiga o un cañón antitanque, pero ninguno de sus disparos llegaba cerca de nosotros.

Las tropas vivaqueaban junto a la carretera, los vehículos militares aparcados en los corrales y en algunos lugares de la propia carretera. Los civiles y las tropas francesas, con el rostro distorsionado por el terror, yacían apiñados en las zanjas, junto a los setos y en todos los huecos junto a la carretera. Pasamos por columnas de refugiados, los carros abandonados por sus dueños, que habían huido presas del pánico a los campos.

Seguimos avanzando, a una velocidad constante, hacia nuestro objetivo. De vez en cuando, un vistazo rápido al mapa con una luz sombreada y un breve mensaje inalámbrico al cuartel general de la división para informar la posición y, por lo tanto, el éxito del 25.º Regimiento Panzer. De vez en cuando miraba por la escotilla para asegurarme de que todavía no había resistencia y que el contacto se mantenía hacia atrás. El paisaje llano se extendía a nuestro alrededor bajo la fría luz de la luna.

¡Pasamos por la Línea Maginot! Apenas era concebible. Veintidós años antes habíamos estado durante cuatro años y medio ante este mismísimo enemigo y habíamos ganado victoria tras victoria y, sin embargo, finalmente perdimos la guerra. Y ahora habíamos atravesado la famosa Línea Maginot y nos adentramos en territorio enemigo.


Respuesta Experto verificado Los hombres comunes de la sociedad francesa llamada Tercer Estado, que incluía a campesinos, artesanos, trabajadores sin tierra, sirvientes, comerciantes, funcionarios judiciales, abogados, etc. se beneficiaron de la revolución a medida que ganaban libertad y un estatus socioeconómico igual.

Respuesta: Sólo algunos miembros del Tercer Estado, que eran ricos y propietarios, se habrían beneficiado de esta Constitución. Los miembros del Primer y Segundo Estado se habrían sentido insatisfechos ya que sus privilegios fueron abolidos y tuvieron que pagar impuestos.


Comprensión de los uniformes del ejército francés

Este año Ticonderoga está muy emocionado de dar vida a 1757 y las tripulaciones de los cañones franceses que se prepararon para defender las murallas de Fort Carillon, más tarde llamado Ticonderoga. Mirar los uniformes franceses en 1757 puede resultar confuso. Si está acostumbrado a los uniformes militares modernos con parches e insignias cosidas en un traje de tela de camuflaje, la variedad de colores es vertiginosa. Incluso si uno está acostumbrado a los uniformes de la Guerra Revolucionaria o la Guerra de 1812, la falta de números de regimiento o insignias en los botones de metal hace que estos uniformes franceses de 1750 sean igualmente vagos. Tenga la seguridad de que había un método para las distinciones de regimiento en el ejército francés. En ese momento, estos se habrían leído tan claramente como el número de una placa de hoy.

Puede ser sutil, pero los collares del Regimiento Royal-Roussillon no estaban sujetos en la última pulgada en cada extremo, creando una apariencia abierta o colgante en el cuello. Colección de Fort Ticonderoga.

En general, los uniformes del ejército francés eran blancos, es decir, los regimientos de infantería franceses regulares vestían uniformes blancos. Los regimientos extranjeros a menudo se distinguían por diferentes colores. Los regimientos alemanes a menudo vestían abrigos azules, los regimientos suizos e irlandeses vestían de rojo y Maison du Roi o regimientos domésticos tenían sus propios colores distintivos. Un uniforme de infantería francés podría ser completamente blanco. De hecho, el Regimiento de Borgoña, que sirvió en la Fortaleza Louisburg, vestía hábitos o abrigos de regimiento que eran completamente blancos. Si bien puede que no lo parezca, la tela de lana blanca sin blanquear, a menudo descrita como gris-blanc, cuesta menos que la tela teñida, especialmente en la gran escala del ejército francés. Era un gasto inherente a la lana teñida para hacer los colores distintivos de un regimiento. El 1747, Royal Ordonnances para ropa menciona este costo indicando: "El gasto del tinte, así como el de los revestimientos, estará en la parte futura del fondo del regimiento". Los regimientos franceses se distinguían por los colores del cuello y los puños o por los revestimientos de sus hábitos, así como el color de su vestes, las chaquetas con mangas que se llevan debajo del hábito. Los regimientos de infantería franceses que sirvieron en Carillon tenían revestimientos reglamentarios rojos o azules. Solo el Volontaires Étrangers, o voluntarios extranjeros que enviaron unos cientos de hombres a Carillon en el verano de 1757, rompieron el molde con revestimientos de abrigo verde y vestes.

Los Regimientos Bearn & # 8217 dos bolsillos verticales no funcionaban, servían para identificar al regimiento. Los bolsillos reales se colocaron en los pliegues del abrigo. Colección del Musée de l & # 8217Armée

Un vistazo rápido a la repetición de estos colores crea la impresión de que los uniformes de estos regimientos eran apenas distinguibles. Sin embargo, más que estos colores eran detalles sutiles en la construcción de prendas uniformes. El corte de los cuellos, solapas de bolsillo, puños, vestes, y la ubicación de los botones en estos, eran tan importantes para el uniforme de un regimiento como el color de sus revestimientos. Por reglamento, el Regimiento Bearn y el Regimiento Guyenne tenían rojo vestes, puños y cuellos, Bearn tenía dos solapas de bolsillo verticales en cada frente del abrigo, con tres botones cada una. Guyenne tenía simplemente una solapa de bolsillo horizontal con tres botones. Cuando la marina francesa suministró uniformes a los regimientos del ejército francés que llegaron en 1755, estos colores de revestimiento eran negociables, pero también se respetaron las distinciones de los regimientos. De hecho, el Bearn recibió azul vestes y puños azules, aunque no se mencionó la reglamentación de las solapas verticales de los bolsillos. Estas solapas de los bolsillos solo servían para la identificación, las aberturas de los bolsillos de los abrigos estaban en los pliegues laterales de los abrigos. Unas generaciones antes, estos diversos estilos de solapas de bolsillo eran de alta costura. Estos detalles se incorporaron a los uniformes de estos regimientos en la década de 1670 hasta la de 1710, pero permanecieron mucho tiempo después.

El corte de la vestes también formaba parte de las distinciones de un uniforme. Al llegar a Carillon en 1758, el Regimiento Berry tenía revestimientos rojos y dos solapas de bolsillo verticales como Bearn, pero parecía muy diferente con un cruzado veste. Además de dos filas de pequeños botones de latón que cierran el veste en la parte delantera, los puños del abrigo del Regimiento Berry presentaban seis botones en cada puño como una distinción adicional. Aunque con revestimientos azules, este detalle fue compartido con el Regimiento Royal-Roussillon, que llegó a Carillon en el verano de 1756. Detalles más obvios como la forma de las solapas de los bolsillos y los botones en el puño se complementaron con distinciones aún más sutiles. Mientras que la Royal Ordonnances de 1747 ordenó un collar para el hábito, la forma de la misma se dejó como una distinción de regimiento. Un examen cuidadoso de las imágenes del Regimiento Real del Rosellón revela un collar colgante, con una pulgada en cada extremo sin atar al escote. El Regimiento La Reine, con su cuello y puños rojos, pero un azul veste, compartió este extraño detalle de cuello.

Mientras que el regimiento Royal-Roussillon debía tener 6 botones en el puño, los sargentos del ejército francés debían tener tres bucles como distinción. Su rango reemplazó a la distinción de manguito de regimiento. Colección de Fort Ticonderoga.

Cinta de lana y metalizada o galon fue utilizado para distinciones de regimiento y rango. La mayoría de los regimientos del ejército francés en Carillon tenían botones de latón que combinaban con el ribete de oro falso de sus sombreros. La Reine, el único regimiento del ejército con botones de metal blanco, tenía los sombreros encuadernados con cinta de imitación plateada. Esto era cierto para las filas de soldat, corporal y anspessades (más o menos equivalente a un moderno cabo privado de primera clase o lanza). Cuando un soldado alcanzaba el rango de sargento, su sombrero estaba atado en aleta o cinta de oro o plata real. Más allá de su sombrero y una espada especial, los sargentos se distinguían por el puño de su abrigo "adornado en el frente con tres lazos o un borde ancho dorado o plateado, y solo uno de los dos ..." por las Ordenanzas de 1747. Por reglamento, un coronel tenía que elegir una banda de este encaje dorado o plateado en la parte superior del brazalete o tres bucles de ese adorno. Sin embargo, una pintura del Regimiento Real del Rosellón en 1748 muestra a uno de sus Sargentos con ambos. Los cabos se distinguían por tres vueltas de cinta de lana en los puños, como una versión de menor calidad de la distinción de los sargentos. Curiosamente, los tres bucles & # 8211 y los botones que los acompañan & # 8211 sustituyeron a la disposición de los botones de los regimientos en los puños. Aunque los abrigos de Royal-Roussillon tenían seis botones en los puños, sus sargentos solo tenían tres según la distinción de su rango.

Si no fuera por sus chalecos cruzados y puños de 6 botones, los soldados del Regimiento Berry se parecían mucho a los soldados Bearn. Colección del Musée de l & # 8217Armée

El ejército francés, como muchos otros ejércitos de la época, distinguió a los artilleros con abrigos azules con distinciones rojas. Para los catorce artilleros y cuatro oficiales del Regimiento de Artillería Real que llegaron a Carillon en el verano de 1757, sus uniformes con calzones rojos y rojo vestes se distinguen aún más con detalles únicos. Su doble botonadura vestes Cuenta con cierre de solapas de bolsillo con cuatro botones y ojales. Su hábito presentó muchos detalles exclusivos del cuerpo de artillería, incluido un "banda, ’Una tira separada que contiene los ojales para cerrar el abrigo por el lado izquierdo del frente.

Tan fascinante e intrincado como era el uniforme de artillería del ejército francés, la mayoría de los artilleros de Carillon eran de la Colonia de Canadá. Cañoneros-Bombarderos, completamente separados del ejército francés y con uniforme propio. El 10 de abril de 1750 "Ordenanzas relativas al establecimiento de una empresa de Cañoneros-Bombarderos en Canadá ”explicó su uniforme.

… Et à chacun des Canonniers un habit de drap bleu commun con parements rouges, boutons blancs de métal d & # 8217allemagne argenté veste, culotte et bas rouges, un chapeau bordé d & # 8217argent faux… ... Y a cada uno de los Artilleros un abrigo de lana azul común con revestimientos rojos, botones blancos de plata alemana, veste rojo, calzones y medias, un sombrero bordeado de plata falsa ...
El Código Militar de 1758 incluye descripciones de cada regimiento francés y uniforme # 8217, incluida la Artillería Real. Además de los abrigos azules y las distinciones rojas, la artillería tenía muchos detalles sutiles en el abrigo y el veste. Colección de Fort Ticonderoga. El azul y el rojo eran una distinción común del artillero en muchos ejércitos. Para este uniforme recreado de Cannoniers-Bombardiers, el rango de cabo está representado por la banda de cinta blanca peinada alrededor del puño.

Dentro de esta compañía, los sargentos recibieron telas de mayor calidad, botones de plata real y encajes de plata fina para sus sombreros y puños. Extrañamente como anspessades en la infantería, para esta compañía, los cabo tenían una banda de encaje liso en la parte superior de sus puños. Por más completas que parezcan estas regulaciones uniformes, conociendo la amplia gama de formas y acabados hasta tantos detalles en los puños, bolsillos y todo, el uniforme exacto está abierto a interpretación. Como Fort Ticonderoga retrata el Cañoneros-Bombarderos Como parte de nuestro año 1757 recreado, hemos optado por los arreglos más simples de revestimientos, bolsillos y otros detalles.

Toda esta atención a las sutiles diferencias en los botones, adornos y el acabado de las piezas de un uniforme puede parecer una tontería, pero en ese momento eran importantes tradiciones del regimiento. Así como hoy entendemos el parche o la insignia de una unidad, los soldados entendieron bien el significado de los detalles de los uniformes en el ejército francés. En relación con la ropa de civil en ese momento, muchas de estas formas de puños y bolsillos eran anticuadas o extrañas, y servían para distinguir la vestimenta militar mientras aprovechaban la herencia de un regimiento a lo largo de generaciones de soldados. Algunos regimientos se aferraron tenazmente a distinciones como sus viejas formas de solapas de bolsillo, incluso cuando las reformas del ejército francés en la década de 1760 las prohibieron. A medida que nuestro personal use estos fascinantes uniformes todos los días en 2017, los huéspedes tendrán la oportunidad de mirar a través de los ojos del siglo XVIII y leer estas distinciones por sí mismos, y apreciar el significado que tenían en ese momento.


Marshals [editar | editar fuente]

El titulo de Mariscal de Francia se otorga como una distinción, en lugar de un rango. Los mariscales llevan siete estrellas y llevan una batuta.

Un ejemplo famoso sería Philippe Pétain, que se hizo famoso como Maréchal Pétain, Jefe de Estado del régimen de Vichy Francia y conservó su título incluso después de su juicio y encarcelamiento y después de ser despojado de otros cargos y títulos.

Otro ejemplo particular es el mariscal de MacMahon, que gobernó la Tercera República de 1875 a 1879.

Seis mariscales de Francia han recibido el rango aún más elevado de mariscal general de Francia: Biron, Lesdiguières, Turenne, Villars, Saxe y Soult.


22 de agosto de 1914: el día más sangriento de la historia militar francesa

La Batalla de las Fronteras, que se libró al comienzo de la Primera Guerra Mundial, no tiene la misma notoriedad histórica que Verdún o Somme, pero vio en un día morir a más soldados franceses que en cualquier otro día de la historia.

Hace exactamente 100 años este viernes, 27.000 soldados franceses murieron en menos de 24 horas.

Sigue siendo el número de muertos más alto de Francia en un solo día, a pesar de haber sido seguido por cuatro años de brutal y sangriento conflicto.

Se perdieron tantas vidas francesas el 22 de agosto de 1914 como durante toda la Guerra de Argelia, librada entre 1954 y 1962.

Jean-Michel Steg, un historiador que ha escrito extensamente sobre esta catástrofe militar, que sin embargo detuvo el "Plan Schlieffen" alemán en su camino, dice que está tan "obsesionado" por la fecha fatídica como perplejo en cuanto a por qué se ha deslizado. desde la conciencia nacional.

FRANCIA 24: ¿Qué sucedió exactamente el 22 de agosto de 1914?

Jean-Michel Steg: Los meses más mortíferos de la guerra fueron los primeros, entre agosto y octubre de 1914. Hay muchas razones para ello. En primer lugar, se movilizó un número increíble de soldados al mismo tiempo. Cientos de miles de soldados de ambos lados quedaron expuestos a la muerte ese día.

Francia tenía cinco ejércitos posicionados de este a oeste, desde Alsacia y Lorena hasta la frontera belga. Por diferentes razones, todos estos ejércitos lucharon ese mismo día como parte de 15 asaltos diferentes, sin coordinación entre ellos.

En cada caso, los franceses perdieron mucho terreno y dejaron atrás a muchos de sus heridos porque no estaban adecuadamente entrenados en la guerra defensiva y porque su artillería estaba mal explotada.

Había muchas lecciones dolorosas que aprender en la guerra estática que aún tenían que aprender. Lamentablemente, esta inexperiencia costaría muchas vidas.

El ejército también tenía una clase de oficiales que, aunque eran extremadamente valientes, estaban dispuestos a sacrificar sus vidas - y las de sus hombres - en lugar de retirarse estratégicamente, como deberían haber hecho.

F24: Destaca la lucha del día en el pueblo belga de Rossignol ...

J-M S: Una división de infantería colonial, compuesta principalmente por hombres de Bretaña y el sur de Francia, no por tropas coloniales, se encontró en una situación desesperada. Su comandante, el general Raffenel, se había vuelto loco. Se fue a la batalla por su cuenta y pronto fue asesinado. Sus subordinados no sabían qué hacer y los hombres de la división, sin órdenes, se quedaron donde estaban y fueron aniquilados mientras luchaban contra el cerco alemán. Fue un desastre absoluto. Hasta 7.000 hombres murieron en esa pequeña zona y muchos más en Charleroi, más al norte.

F24: ¿Quién tiene la responsabilidad final de esta carnicería?

J-M S: Tácticamente, los alemanes tenían la ventaja. Ambos bandos estaban inmersos en una caótica lucha cara a cara. Y aunque el credo del ejército francés era atacar, los alemanes rápidamente pudieron colocar fuertes posiciones defensivas. Se quedarían quietos, observarían las disposiciones francesas y usarían su artillería con un efecto devastador, lo que obligaría a los franceses a maniobrar rápidamente bajo el fuego.

El ejército francés de la época también tenía una jerarquía muy rígida y estricta. No se podía hacer nada sin enviar a los corredores a recibir órdenes y esto llevó mucho tiempo. El ejército alemán tenía una estructura de mando menos centralizada, y los oficiales subalternos fueron informados de los planes de batalla y se les dio más autonomía para usar su propia iniciativa. Por lo tanto, las unidades alemanas individuales podían maniobrar más rápidamente, dándoles una ventaja distintiva.

F24: Se habla mucho de las bajas civiles al comienzo de la guerra.

J-M S: Cuando el ejército alemán entró en Bélgica, efectivamente se cometieron atrocidades contra civiles. Varios miles murieron durante la ofensiva del verano de 1914. En Rossignol, los alemanes tenían la sensación de que la población civil había colaborado con los franceses y había disparado contra los soldados alemanes. Eso no era cierto. Sin embargo, los alemanes condujeron a decenas de civiles a un campo y los mantuvieron allí sin comida durante dos días. Luego fueron empaquetados en camiones de ganado para ser enviados al este, donde fueron asesinados. Lo que sucedió a continuación fue un escalofriante precursor de lo que sucedería en Polonia en la Segunda Guerra Mundial. Inicialmente, los civiles iban a ser rehenes para asegurar la cooperación de la población belga local. Pero cuando fue imposible encontrar locomotoras para transportar los camiones de ganado, un oficial decidió fusilarlos a todos.

F24: ¿Por qué esta fecha en la historia ha sido eclipsada por otras batallas, como la del Marne y la Verdún?

J-M S: Es impactante, pero realmente no hay una respuesta a esta pregunta. Recientemente se ha hablado de ello en un documental de France2 TV titulado "Apocalipsis", y el presidente francés François Hollande lo mencionó cuando habló en Lieja en Bélgica para conmemorar el centenario del comienzo de la guerra. Me alegro de que lo haya hecho, porque en el propio pueblo de Rossignol no hay ningún monumento a los miles de soldados franceses que murieron allí. Iré allí el 22 de agosto, con el nieto de uno de los soldados que luchó y murió allí, para depositar una ofrenda floral en el cementerio de la Orée du Bois, donde están enterrados miles de jóvenes franceses. Es un lugar terrible, embrujado y lleno de fantasmas. Siempre salgo de allí con un terrible sentimiento de angustia.

Boletín diarioReciba noticias internacionales esenciales todas las mañanas


Uniforme de vestir [editar | editar fuente]

Un corneta de los infantes de marina franceses en uniforme de gala, durante la Guerra del Golfo.

En la década de 1970, Francia adoptó un uniforme de gala de color beige claro que se usa con kepis de colores, fajas, charreteras con flecos, fourragères y otros artículos tradicionales en ocasiones apropiadas. Sin embargo, el vestido de desfile más usado consiste en uniformes de camuflaje que se usan con los artículos de vestir mencionados anteriormente.

Los legionarios de la Legión Extranjera Francesa visten kepis blancos, fajas azules y charreteras verdes y rojas como uniforme de gala, mientras que las Troupes de marine visten kepis azules y rojos y charreteras amarillas. Los zapadores de la Legión Extranjera Francesa visten el uniforme básico de legionario pero con delantales y guantes de cuero. Los Chasseurs Alpins llevan una gran boina, conocida como la "tarta" (la tarta) con trajes de montaña azul oscuro o blanco. Los Spahis conservan el largo manto blanco o "burnous" del origen del regimiento como caballería del norte de África.

Los marineros de la Armada francesa y los Fusiliers Marins llevan un uniforme de gala que data del siglo XIX con un distintivo pompón rojo en la corona de la gorra redonda.

La infantería y la caballería de la Guardia Republicana conservan sus uniformes de gala de finales del siglo XIX, al igual que los cadetes militares de Saint-Cyr y la École Polytechnique. En la actualidad, rara vez se ve un vestido de noche azul medio para los oficiales, pero las ramas o regimientos individuales pueden desfilar bandas o "fanfarrias" con trajes históricos que datan de la época napoleónica.


WI: Fitter ejército francés 1940

Realmente lo que querría hacer es mantener al ejército francés tan consciente y habilidoso como lo era en 1918. Para 1918, el Reino Unido y Francia tenían una brillante doctrina de armas combinadas para asaltos de infantería, así como apoyo de artillería, asaltos aéreos y de tanques.

Pero la Primera Guerra Mundial sangró tanto a los franceses y los lastimó tanto que no pudieron permitirse tales tácticas, de ahí sus cambios doctrinales y la línea Maginot.

Hay algunas otras publicaciones relevantes aquí y una mención honorífica para ellas. El problema central fue la financiación. Aparte del breve informe de Blums, Frente Popular, los gobiernos franceses fueron consistentemente conservadores desde el punto de vista fiscal. Gastar un Frac más que los ingresos proporcionados era un anatema para la mayoría de los diputados en la legislatura. El resultado fue que los líderes militares tuvieron que tomar decisiones brutalmente duras en cuanto a prioridades. Una era que no podían pagar un régimen de entrenamiento completo o los reclutas y, más importante aún, el entrenamiento de seguimiento para el estado mayor de los comandantes. También era fundamental que se proporcionara dinero para el desarrollo de la próxima generación de armas. Un rifle de carga automática, nuevos cañones AT, nuevo cañón de artillería de campo, nuevos tanques, radios, cazas, bombarderos, cañones AA. Para conseguir sus armas desde la década de 1920 hasta la de 1940 se sacrificó el entrenamiento. En un momento dado, el entrenamiento de los reclutas se redujo a solo 18 meses.

Por el contrario, el gobierno nazi utilizó el gasto deficitario y trucos fiscales para "pagar" el entrenamiento de reclutas y reservistas el doble y el triple de lo que estaba recibiendo el ejército francés. Un recluta alemán, Siegfried Knappe, fue llamado originalmente en 1935. Sus dos años fueron extendidos para entrenamiento de suboficiales y luego para entrenamiento de oficiales. Cuando comenzó la guerra en 1939, el recluta Knappe tenía cuatro años de servicio y entrenamiento continuo. Su homólogo francés tenía suerte si tenía más de dos.

Carl Schwamberger

La industria aeronáutica francesa se había convertido en un desastre fragmentado y extremadamente ineficaz. Exactamente por qué no me queda claro. Si bien tenían muchos ingenieros y mano de obra calificada, el espacio real de construcción no estaba lo suficientemente cerca y estaba sujeto a grandes ineficiencias. Los fabricantes estaban bien con los nuevos diseños, pero realmente mal construyendo mucho. La reforma no existió hasta 1938, cuando el gobierno "conservador" "se volvió socialista" y se hizo cargo de la industria aeronáutica. Los propietarios, inversionistas, comerciantes libres aullaron, pero el Ministerio de Defensa forzó fusiones, forzó la venta de equipos para consolidar tipos específicos de producción, ect .. ect .. para la primavera de 1940 esta reforma estaba completa y era posible la producción a gran escala. Pero fue demasiado tarde. Algunos cazas modernos llegaron a los grupos de combate y algunos bombarderos rápidos.

A partir de octubre de 1939 se realizaron grandes pedidos en los EE. UU., Pero en la industria aeronáutica de EE. UU. Si bien las fábricas estadounidenses eran eficientes, la demanda había sido baja y la capacidad de producción debía incrementarse enormemente. Para el 10 de mayo, se habían aceptado aproximadamente 300 aviones de fabricación estadounidense, 300 más estaban en ruta o esperando la aceptación final en Francia, y se suponía que 1200 estaban programados para la entrega a finales de 1940. Se habían realizado pedidos de más de 3000 para 1941 y se estaban negociando más. Francia tenía grandes reservas de oro y divisas. Un beneficio de esos políticos fiscalmente conservadores. En marzo de 1940, dos cruceros franceses transportaron lingotes de oro a granel a través del Atlántico para almacenarlos en el Depósito de Toronto como garantía de los crecientes pedidos a la industria estadounidense.

Muchacho vapor

IIRC uno de los grandes problemas con la industria aérea francesa fue que las compañías eran ferozmente independientes y también muy competitivas entre sí. Si les dijiste "Necesitamos que todos construyan este tipo de diseño de avión, aquí tienes los planos".

Luego, cada fábrica básicamente diría: "Sí, no, vamos a tomar estos planes y modificarlos nosotros mismos sin hablar con nadie más". ¿Por qué? Vete a la mierda, por eso ''. Y en esta situación hipotética, aunque el avión puede parecer superficialmente similar, en realidad es diferente y tiene diferentes partes y no hay mucha intercambiabilidad.

Hijo de pegaso

Mala @ lógica

Mis dos centavos en ¿Cómo mejorar a los franceses en 1940?

La Marina. ¿De verdad cuál es el punto? Más allá de algunos activos de protección comercial para permitir el movimiento de hombres y material entre Francia y el norte de África y algunas unidades de flota más grandes para disuadir a los italianos y (menos probablemente) a los japoneses. The heavy lifting is going to be done by the Royal Navy in any major war so why bother with all the fancy stuff. All the money saved on less prestige shand North African fleet anchorage’s could be better spent on the defence of France.

[/QUOTE]
OTL the French examined the Spitfire and did not like it at all (I don't recall the Hurricane, but they probably didn't like it either), so regardless of what the reason was, they would not adopt it. Furthermore, as others have pointed out, there is no real spare capacity in Britain. Of course, spare capacity in the US starting off was limited, but the US could expand and give the French greater long-term capacity in the long run, while buying aircraft from Britain was a zero sum game.

In any case, the French would be better off with a better aircraft industry nationalization, which after all despite the initial errors and production schedule problems, had managed to turn out some reasonably impressive results by 1940 in light of what existed just a few years before.

While better equipment would be pleasant, and is fun to talk about, it simply wouldn't change anything of note. Let's say that the B series division at Sedan got its full complement of modern equipment, with a full selection of 25mm and 47mm AT gun, the authorized 6 twin-gun 25mm anti-aircraft guns, and construction finishes and there are armored shutters for the bunkers. It still would have ultimately caved under the sheer weight of forces that the Germans had assembled at the particular point, with the hundreds, even thousands of bombarding aircraft compared to which a few paltry more anti-aircraft guns would have provided some deterrence and inflicted a few additional casualties, but nothing enough to alter things, and the sheer amounts of tanks for direct fire support would make the additional AT guns and armored shutters a non-issue.

There are missed opportunities at Sedan (as well as the other breakthroughs up to Dinant), such as French commanders not authorizing further artillery fire due to an inability to understand how quickly operations were going to happen and thus wishing to husband ammunition, inadequate training, poor troop deployments, and above all else the counter-attacks which were crippled by inadequate vigor, inadequate launching times, and confused orders which dissipated their momentum. These relate to the bigger problem of an army which had to cut back massively on training budgets and which still had to work up to full tactical/operational effectiveness. Equipment problems simply made it worse, rather than being the causational factor.

The French did conduct war games such as wargaming out a German attack on the Sedan sector, but then promptly ignored and forgot about the results.

Really what you'd want to do is somehow keep the French army as aware and skilled as it was in 1918. By 1918 the UK and France had a brilliant combined arms doctrine for infantry assaults as well as supporting artillery, air and tank assaults.

But WW1 bled the French so badly and hurt them so much that they couldn't afford such tactics, hence their doctrinal changes and the Maginot line.

French offensive doctrine in 1939 still called for a combined arms operational of artillery, tanks, and covering airpower, and they had made significant evolution in regards to independent deployment of tanks with the creation of armored divisions. Certainly, some of the tactical elements of the army were less refined than in 1918, such as an increased focus on fire rather than maneuver, but in light of the more poorly trained conscripts at the beginning of the war rather than the veterans of 1918, this made quite a lot of sense and could have been adjusted later on. French doctrine was evolutionary and not revolutionary, but it had updated and placed significantly greater focus on tanks, had potent cavalry screening forces, and airpower. In of itself, I don't even think French doctrine was bad - the Western Allies in 1944/1945 were far closer to French doctrine than to the Germans after all, with relatively carefully controlled offensives, massive usage of firepower, continuous fronts, and central direction. It suited well to the Western democracy's focus on defense, massive superiority in resources, and their intention to fight wars of attrition.

The problem wasn't so much the army on paper or even in its organization, but that it naturally had atrophied in regards to its actual ability to put these plans into practice, so that operations were slower, less coordinated, less decisive. The French were able to carry out decisive counter-attacks in 1918 or 1914 and defeat major German offensives, while in 1939 their counter-attacks against the German Ardennes push were muddled, ineffective, and failed. This isn't a doctrinal issue or the Maginot line mentality (which was designed to fulfill a strategic issue of defense of border regions and enable economization of troops), just an army which has grown rusty from years of limited peacetime budgets and which had limited intitiative both due to political suspicion and limited training.

The French aircraft industry had turned into a fragmented & extremely inefficient mess. Exactly why is not clear to me. While they had a lot of engineers & skilled labor the actual floor space of construction was not near enough, and subject to gross inefficiencies. The manufacturers were ok at new designs, but really bad at building much. Reform was non existent until 1938 when the 'conservative' government 'went socialist' and effectively took over the aircraft industry. The owners, investors, free marketeers howled, but the Ministry of defense forced mergers, forced sales of equipment to consolidate specific types of production, ect.. ect.. by the Spring of 1940 this reform was complete & large scale production was possible. But it was too late. A few modern fighters reached the combat groups, and a few fast bombers.

Starting in October 1939 large orders were placed in the US, but the US aircraft industry. While US factories were efficient demand had been low & production capacity needed to be jumped up vastly. By 10 May approx 300 US made aircraft had been accepted 300 more were enroute or awaiting final acceptance in France, and 1200 were supposedly scheduled for delivery by the end of 1940. Orders for over 3000 for 1941 had been made and more were in negotiation. France had large Gold and currency reserves. A benefit of those fiscally conservative politicians. In March 1940 two French cruisers carried Gold bullion in bulk across the Atlantic for storage in the Toronto Depository as collateral or guarantees on the increasing orders to US industry.

State-Capitalism and Working-Class Radicalism in the French Aircraft Industry speaks about the problems for why the industry had atrophied by the 1930s. After WW1, there was simply no need for so many military aircraft, certainly not tens of thousands of them, and the civilian air market was far too underdeveloped to afford more than a miniscule fraction of production. So demand was slashed, and production was slashed too, but research and development was still moving ahead at fast speed - which meant that there was no real need for mass production. Instead, it made far more sense to build small runs of individual aircraft, and to not invest in assembly lines or mass production, using artisan style production because that was the most flexible and capable of responding to rapid technological development. You also had a very fragmented industry due to both this artisan style production, and the hold-over of a large number of companies from WW1.

The key point however, is that the French were in no ways unique in this. Pretty much every Western aircraft industry had had the exact same thing, although the French might have suffered the most due to being the champions of aircraft production in WW1, and due to post-war policies such as the prototypes policy which explicitly encouraged these trends with promoting building small numbers of prototype aircraft and focusing on research, keeping small companies afloat to attempt to preserve them and some capacity for the future. Other countries did somewhat better with more rational and extensive development of civil aviation, such as Germany with Lufthansa (while Air France was not formed until the mid 1930s, and its air fleets always tended to be excessively heterogenous and formed from too many types of aircraft to permit economies of scale), but this is missing the forest for the trees: the Germans faced essentially the same issues when the Nazis launched their massive aircraft armament schemes, and had to build an industry from the ground up. Why they succeeded is that they had several additional years to do so. In light of this, the French aircraft industry's growth is actually quite remarkable, in coming close to matching the German one after a scant 4 years as compared to several additional years that the Nazis had.

Yulzari

Taking it all back to the beginning, eliminate the French history of armed revolution and reaction which led To the military fearing a leftist revolution and a government fearing a military take over. These fears were not unfounded. Even in the 1950s there were plans to seize power by certain cliques in the army. In my great grandfather’s village in France in the 1890s he had to build a new set of extra washing fountains to stop the women engaging in fights between the rightist Catholics and the leftist Protestants when washing the clothes and this was in a large rural village.

By contrast Britain had dealt with a fear of a standing army by the Bill of Rights and developed a tradition the military acting independently of politics so government did not fear the military even if they were no great fans from time to time.

JanWellem

Sonofpegasus

Derwit

Stephen the barbarian

McPherson

What if the French after ww1 created an officer selection system similar to the one in Germany?

I.e. with downsizing of the army only the best performing officers are retained. During promotion only the best performing officers are promoted.

How does it impact French doctrine and capability in 1940?

1. Officer selection was not the big problem. The French did have good cadres of young officers. The performance of the Free French with the British and later with the Americans proves that the professional officer corps, was quite capable. This extends to the NCO corps and to the line soldiers.

2. Other posters have discussed politics and economics. I add little to that discussion. What I can say in that regard, is that once again, the problem was not that the talent was not there. It was. What was not there was the spirit of democratic compromise that allowed men and parties of strong opinion to meet in the middle and adopt a unified plan and program for France. As governments changed, so did military policy. This was not just true of France. The British had this problem at times and so did other democracies of the 1930s.

3. Technical means. One may prototype and one may have small production runs. This was the US METHOD. When war came, the small production runs of successful ships, planes and land vehicles, America developed in the 1930s went into mass production. An essentially socialist government took national command economics measures and invested tax dollars into the war machine that supplied the Allied cause. Those tank factories, gun foundries, aircraft factories and shipyards did not exist. With French orders as a small boost, the USG poured tax dollars into building or converting from civilian production those non-existent war factories in 1939-1942 for the mass production of 1943-1944. The French were trying to do the same, but then they had no FDR to finesse their Henry Fords and Charles Lindberghs or Huey Longs and neutralize them.

4. Petain. Some people think he was on the right track in 1934 with his proposed programs. I do not agree. I always thought that he should have been pastured out in 1920 and let the French army avoid the poison of his detrimental "political" influence. I think he was a corruption on the officer corps, much like Douglas MacArthur tainted the American army and for much the same reasons. Disdain for civil authority is a pernicity that an "alleged military hero" can influence his peers with and via osmosis into the existent social networks infect an entire officer corps with the disease of authoritarianism. It was not unknown among the Americans, who had their McClellans and Peyton Marchs and Blackjack Pershings and the aforementioned MacArthur.

5. Methods of command and control. There may be many viewpoints on the subjects of German Maneuver Warfare and French Methodical Battle, but there is one overwhelming lesson of the Battle of France 1940. The Germans were a full day ahead in the decision cycle and they stayed there over the French. This was not a fault of the line of battle leadership. It goes to Gamelin directly and the first echelon idiots he surrounded himself with. They collectively at the army and army group level failed to lead. The Germans had their own problems with insubordinate officers (Rommel for example.) who could have derailed the German plan of campaign if the French had been fast enough to see the German mistakes and exploit them "off the backhand", to borrow a German defensive concept.

6. Blaming the Armee d'Air for the French Armee de Terre's leadership's at the top, collective failure, is unfair. The French air force when it engaged, fought HARD and it probably chopped the Luftwaffe up enough so that the RAF was able to mount a successful defense against that weakened and disrupted air force during the Battle of Britain. Could the AdA have done better? Probably, but the logistics and the military politics which were not its fault probably was more the reason why it tried to save what it could during the Battle of France 1940 than the implicit charge of cowardice which the Petainists and Lavalites tried to saddle it.


The French Army and Its African Soldiers: The Years of Decolonization

Ginio’s The French Army and Its African Soldiers is an indispensable addition to the literature about decolonization in an area of the world critical to that process. As she notes, West Africa between the years 1945 and 1960 has attracted comparatively little attention, since, unlike in other areas of the world, independence there was not associated with war or even violence. That does not mean, however, that the army and military matters were unimportant. As this book demonstrates, the French army played a critical role in shaping the structure of colonialism, the process of dissolving colonial control, and the nature of postcolonial states in the region. It did so through policies directed at the thousands of Africans who served in the French ranks during World War II or in garrisons throughout the region, as well as through attempts to prop up French colonial rule through wars in Indochina and Algeria.

Military leaders undertook reforms that were truly revolutionary in the colonial context, such as instituting the principle of equal pay for equal work, raising the pensions of African veterans to the same level as their metropolitan French counterparts, and actively interfering in matters properly the purview of civilian officials as independence loomed. Once independence became inevitable, the army took steps to shape the militaries of new African nations in ways that would continue to serve French interests. Moreover, soldiers who had served the French in uniform remained important there too, as officers and even as leaders of a dozen coups d’état in various countries during the first two decades following independence.

Readers of this journal will be especially interested in Ginio’s methodology. Though largely a conventional archival history (relying on extensive work in documentary repositories in Africa and France), it also makes creative and effective use of oral interviews and personal testimony. The deep archival work alone would make the book an essential resource for students of the period and region, but the inclusion of the voices of African soldiers weaves a richer fabric and allows for greater insight. For example, Ginio’s reports of individual soldiers’ personal histories and of testimonies from veterans of wars in Indochina and Algeria elucidate the complex motivations, allegiances, and emotions at play as colonial subjects from one region fought to prevent the emancipation of colonial subjects from another. Thus, she highlights not only the “problematic assumptions” of observers who assume that this situation presented a “moral” quandary for the soldiers but also the ways in which the soldiers’ own views about this issue changed over time—as they moved from soldiers to veterans and from colonial subjects to citizens of independent nations (136).

The book is also interdisciplinary in its treatment of psychological warfare. As Ginio notes, this aspect of modern war developed along with, and out of, the development of the modern discipline of psychology. She provides in this study an informed and detailed examination of how the French army deployed this strategy both during the Algerian War to combat enemy propaganda among African troops and in West Africa as the army worked to position itself and the French Empire, rather than independence, as the best guarantor of equality and modernity for Africans.

In the end, The French Army and Its African Soldiers illuminates the dynamics of colonialism and decolonization in new ways, by paying close attention to the role of the army and to the experiences of the African soldiers who served in it. By taking soldiers’ perspectives seriously, Ginio moves beyond anachronism and stereotype to tell a story that is as complex and varied as were the events themselves.


Troupes de Marine (Marine Troops) [ edit | editar fuente]

Infanterie (Infantry) [ edit | editar fuente]

  • 2 e Régiment d'Infanterie de Marine (2nd Marine Infantry Regiment), 9 e Brigade Légère Blindée de Marine (9th Light Armoured Marine Brigade) - Le Mans
  • 3 e Régiment d'Infanterie de Marine (3rd Marine Infantry Regiment), 9 e Brigade Légère Blindée de Marine (9th Light Armoured Marine Brigade) - Vannes
  • 6 e Bataillon d'Infanterie de Marine (6th Marine Infantry Battalion), Unités en Pays Africain (Units in Africa) - Libreville (Gabon)
  • 9 e Régiment d'Infanterie de Marine (9th Marine Infantry Regiment), Unités des départements et territoires d'Outre Mer Français (Units in French overseas departments and territories) - Cayenne (French Guyana)
  • 21 e Régiment d'Infanterie de Marine (21st Marine Infantry Regiment), 6 e Brigade Légère Blindée (6th Light Armoured Brigade) - Fréjus
  • Régiment de Marche du Tchad (Marching Regiment of Chad), 2 e Brigade Blindée (2nd Armoured Brigade) - Meyenheim
  • Régiment d'Infanterie de Marine du Pacifique-Nouvelle Calédonie' (Marine Infantry Regiment of the Pacific-New Caledonia), Unités des départements et territoires d'Outre Mer Français (Units in French overseas departments and territories) - Nouméa

Parachutistes (Airborne) [ edit | editar fuente]

  • 1 er Régiment de Parachutistes d'Infanterie de Marine (1st Marine Airborne Infantry Regiment), Brigade des Forces Spéciales (Special Forces Brigade) - Bayonne
  • 2 e Régiment de Parachutistes d'Infanterie de Marine (2nd Marine Airborne Infantry Regiment), Unités des départements et territoires d'Outre Mer Français (Units in French overseas departments and territories) - Réunion
  • 3 e Régiment de Parachutistes d'Infanterie de Marine, (3rd Marine Airborne Infantry Regiment), 11 e Brigade Parachutiste (11th Airborne Brigade) - Carcassonne
  • 8 e Régiment de Parachutistes d'Infanterie de Marine, (8th Marine Airborne Infantry Regiment), 11 e Brigade Parachutiste (11th Airborne Brigade) - Castres

Unités Blindées (Armoured Units) [ edit | editar fuente]

Nota: These units are technically part of the infantry but operate and use equipment similar to the Arme Blindée Cavalerie (Armoured Cavalry). Like the US Marine Corps, the Troupes de Marine do not use the definition "Cavalry".

  • 1 er Régiment d'Infanterie de Marine (1st Marine Infantry Regiment), 3 e Brigade mécanisée (3rd Mechanised Brigade') - Angoulême
  • Régiment d'infanterie-chars de marine (Marine Infantry-Tank Regiment), 9 e Brigade Légère Blindée de Marine (9th Light Armoured Marine Brigade) - Poitiers

Artillerie (Artillery) [ edit | editar fuente]

  • 1 er Régiment d'Artilerie de Marine (1st Marine Artillery Regiment), 1ere Brigade Mécanisée (1st Mechanized Brigade) - Châlons-en-Champagne
  • 3 e Régiment d'Artilerie de Marine (3rd Marine Artillery Regiment), 6 e Brigade Légère Blindée (6th Light Armoured Brigade) - Canjuers
  • 11 e Régiment d'Artilerie de Marine (11th Marine Artillery Regiment), 9 e Brigade Légère Blindée de Marine (9th Light Armoured Marine Brigade) - St. Aubin du Cormier

Interarmes [editar | editar fuente]

Nota: This unit combines infantry company, light cavalry squadron and artillery battery within the same regiment.


Hundred Years’ War

The name the Hundred Years’ War has been used by historians since the beginning of the nineteenth century to describe the long conflict that pitted the kings and kingdoms of France and England against each other from 1337 to 1453. Two factors lay at the origin of the conflict: first, the status of the duchy of Guyenne (or Aquitaine)-though it belonged to the kings of England, it remained a fief of the French crown, and the kings of England wanted independent possession second, as the closest relatives of the last direct Capetian king (Charles IV, who had died in 1328), the kings of England from 1337 claimed the crown of France.

Theoretically, the French kings, possessing the financial and military resources of the most populous and powerful state in western Europe, held the advantage over the smaller, more sparsely populated English kingdom. However, the expeditionary English army, well disciplined and successfully using their longbows to stop cavalry charges, proved repeatedly victorious over much larger French forces: significant victories occurred by sea at Sluys (1340), and by land at Crecy (1346) and Poitiers (1356). In 1360, King John of France, in order to save his title, was forced to accept the Treaty of Calais, which granted complete independence to the duchy of Guyenne, now considerably enlarged to include almost a third of France. However, his son Charles V, with the help of his commander in chief Bertrand du Guesclin, by 1380 had succeeded in reconquering almost all the ceded territory, notably by a series of sieges.

After a hiatus, Henry V of England renewed the war and proved victorious at Agincourt (1415), conquered Normandy (1417-1418), and then attempted to have himself crowned as the future king of France by the Treaty of Troyes (1420). But his military successes were not matched by political successes: although allied with the dukes of Burgundy, the majority of the French refused English domination. Thanks to Joan of Arc, the siege of Orleans was lifted (1429). Then Paris and the lle-de-France were liberated (1436-1441), and after the French army had been reorganized and reformed (1445-1448), Charles VII recaptured the duchy of Normandy (the Battle of Formigny, 1450), and then seized Guyenne (the Battle of Castillon, 1453). The end of the conflict was never marked by a peace treaty but died out because the English recognized that the French troops were too strong to be directly confronted.

English territory in France, which had been extensive since 1066 (see Hastings, Battle of) now remained confined to the Channel port of Calais (lost in 1558). France, at last free of the English invaders, resumed its place as the dominant state of western Europe.

The Reader & # x2019s Companion to Military History. Editado por Robert Cowley y Geoffrey Parker. Copyright & # xA9 1996 por Houghton Mifflin Harcourt Publishing Company. Reservados todos los derechos.


Ver el vídeo: Así se entrena el Ejército francés para un combate de alta intensidad