Asedio del castillo de Harlech, 1461-14 de agosto de 1468

Asedio del castillo de Harlech, 1461-14 de agosto de 1468

Asedio del castillo de Harlech, 1461-14 de agosto de 1468

El asedio del castillo de Harlech (1461-14 de agosto de 1468) es famoso por ser el asedio más largo de la historia británica. Durante los últimos cuatro años del asedio, Harlech fue el único lugar de Inglaterra o Gales en manos de Lancaster, y sirvió de base para sus complots.

Aunque generalmente se dice que el asedio duró siete años, durante la mayor parte de ese tiempo el castillo no fue atacado directamente. Quizás sea más exacto decir que el castillo se mantuvo en contra de Eduardo IV durante ocho años y durante ese período fue objeto de ataques intermitentes, mientras que también sirvió como base para los complots de Lancaster e incluso en 1468 para una invasión de Gales.

En junio-julio de 1460, los yorkistas regresaron con éxito del exilio. El 10 de julio de 1460 derrotaron a los Lancaster en la batalla de Northampton, capturaron a Enrique VI y tomaron el control del gobierno. Este fue un golpe del que los lancasterianos nunca se recuperaron realmente. La reina Margarita y el infante Príncipe Eduardo huyeron al castillo de Harlech, donde encontraron seguridad brevemente. Luego, los yorkistas intentaron apoderarse del trono, lo que provocó una ola de levantamientos. Los Lancasterianos tuvieron un breve regreso, matando a Ricardo de York en Wakefield (30 de diciembre de 1460) y liberando a Enrique en la Segunda Batalla de St. Albans (17 de febrero de 1461). Fueron detenidos por el hijo de York, Edward, conde de March, quien los golpeó en Londres y luego infligió una aplastante derrota a los habitantes de Lancaster en la batalla de Towton (29 de marzo de 1461).

Después de la batalla de Towton, uno de los pocos centros restantes de resistencia de Lancaster fue Gales, donde Jasper Tudor, conde de Pembroke (medio hermano de Enrique VI) puso guarniciones en Pembroke, Harlech, Carreg Cennen y Denbigh. Pembroke también tenía un pequeño ejército de campaña.

En julio de 1461, Eduardo IV decidió liderar una campaña en Gales en persona y el 12 de julio movilizó su artillería. Lord William Herbert y Walter Devereux, Lord Ferrers, recibieron la orden de levantar un ejército en las fronteras. Edward entonces decidió no liderar el ejército él mismo y puso a Lord Herbert al mando.

Herbert llevó a cabo una campaña de gran éxito. El 30 de septiembre de 1461 se rindió el castillo de Pembroke. Se creía que el propio Pembroke estaba en el norte, por lo que Herbert lo siguió. Los dos bandos se enfrentaron en Twt Hill, a las afueras de Caernarvon, el 16 de octubre de 1461, y Herbert salió victorioso. Pembroke huyó al exilio en Irlanda, dejando que sus castillos enfrentaran asedios. Denbigh se rindió en enero de 1462 y Carreg Cennon fue capturado por el hermano de Herbert, Richard, en mayo de 1462.

Esto solo dejó el castillo de Harlech. En el siglo XV, Harlech todavía se encontraba justo en la costa y, por lo tanto, podía ser abastecido por barcos que aterrizaban al pie de la roca sobre la que se construyó (desde entonces la costa se había movido hacia el oeste y ahora hay una amplia llanura plana entre el castillo y el mar). Pembroke pudo llevar suministros a Harlech desde su base irlandesa y, por el momento, Edward decidió que no valía la pena el gasto de intentar capturar el lugar.

La guarnición de Harlech estaba al mando de Davydd ap Ifan ap Einion, un veterano de la Guerra de los Cien Años. El castillo también se convirtió en un refugio para los ingleses de Lancaster, incluido Sir Richard Tunstall, un miembro de la casa de Enrique VI. Tunstall fue una figura notable que logró sobrevivir a las cambiantes fortunas de la época con cierta habilidad. En 1463 estaba en Harlech, pero a principios de 1464 se mudó a Northumberland, donde Enrique VI todavía tenía una pequeña corte. Este enclave de Lancastrian fue destruido después de la batalla de Hexham, y Tunstall escoltó a Henry a una relativa seguridad en Lancashire. Luego regresó a Harlech y fue capturado cuando el castillo se rindió en 1468. Fue indultado en diciembre de 1468, pero se unió al gobierno de "readepción" de Enrique VI. Sobrevivió a las batallas que pusieron fin a esta restauración de Lancaster y fue indultado de nuevo en 1473. Finalmente, encontró el favor real y entró en la Orden de la Jarretera bajo Ricardo III. Sorprendentemente, sobrevivió a la caída de Richard y pasó los últimos treinta años de su vida como un leal sirviente de la casa de Tudor.

Durante la mayor parte de los siete años del asedio, Harlech actuó como base para los complots de Lancaster y como centro de rumores. La guarnición estuvo a la ofensiva durante gran parte de este período, incursionando en Gales para conseguir suministros y actuando como punto de entrada para los agentes de Lancaster. La decisión de Edward de no atacar puede haber ahorrado dinero, pero con frecuencia desestabilizó su régimen.

A principios de 1462, la guarnición participó en el complot de Oxford. Se descubrió que John de Vere, duodécimo conde de Oxford, le escribía a Margarita de Anjou. Es posible que haya estado planeando liderar una invasión de Lancaster, posiblemente con algunas tropas desembarcando en Harlech. Oxford fue ejecutado en febrero y el título pasó a su segundo hijo, otro John de Vere. El nuevo conde de Oxford se convirtió en un enemigo dedicado de Eduardo IV y estuvo involucrado en algunos de los últimos combates activos contra él, capturando St. Michael's Mount en el otoño de 1473 y reteniéndolo hasta el año siguiente.

En octubre de 1467, Lord Herbert capturó a un mensajero que se dirigía de Margaret de Anjou a Harlech. Al ser interrogado, el mensajero intentó implicar al conde de Warwick en estos complots, y esto casi provocó una ruptura temprana entre Edward y Warwick.

Edward intentó poner fin al asedio pacíficamente. Al principio del asedio, ofreció a la guarnición un perdón si se rendían, pero prometió que sufrirían un ataque si no lo hacían (ellos y sus descendientes perderían sus propiedades). En 1464, el Parlamento pidió a la guarnición que se rindiera y Edward emitió una fecha límite del 1 de enero de 1465, pero una vez más esto fue ignorado.

El punto de inflexión llegó en 1468. En ese año, Eduardo anunció que iba a la guerra contra Francia, y Luis XI respondió financiando una invasión dirigida por Jasper Tudor, conde de Pembroke. Pembroke aterrizó cerca de Harlech en junio de 1468 e irrumpió en Gales. Capturó Denbigh y celebró la corte en nombre de Enrique VI. Estas hazañas finalmente convencieron a Edward de que Harlech tendría que ser capturado.

Lord Herbert recibió comisiones de formación para formar un ejército en los condados fronterizos, y probablemente reunió a unos 9.000 hombres. Dividió este ejército en dos. La mitad, bajo su hermano Richard, debía acercarse a Harlech desde el norte, mientras que Herbert atacaba desde el sur. Esto involucró a ambos ejércitos en difíciles cruces de las montañas, y se dijo que esta parte de la campaña había sido especialmente sanguinaria. Una tradición galesa habla de una madre en Anglesey cuyos siete hijos estuvieron involucrados en la rebelión. Ella le suplicó a Herbert que la dejara uno de los siete, pero todos fueron ejecutados.

Richard Herbert se topó con el ejército de Pembroke en su camino a Harlech y dispersó al ejército de campaña de Lancaster. Luego, los hermanos se unieron fuera del castillo y comenzaron la fase final del asedio. Este fue finalmente un verdadero asedio, con el castillo bombardeado y bloqueado, al menos por tierra. Ninguno de los bandos parece haber tenido barcos en el área durante esta lucha, por lo que Pembroke probablemente había usado su flota para escapar a un lugar seguro en Francia.

Herbert ofreció condiciones a la guarnición, pero se dice que Davydd ap Einion respondió que en su juventud tuvo un castillo en Francia durante tanto tiempo que todas las ancianas de Gales hablan de él, ahora él retendría a Harlech tanto tiempo que todas las mujeres en Francia hablaría de ello. Si esta cita proviene de este período, entonces fue en gran parte una fanfarronada, ya que el asedio formal solo duró aproximadamente un mes. Los suministros se estaban agotando y el 14 de agosto de 1468 la guarnición se rindió. David ap Eynon y la mayor parte de la guarnición fueron indultados en diciembre de 1468, aunque algunos de los ingleses de Lancaster fueron ejecutados en Londres. David ap Eynon desaparece de la historia tras el asedio.

La caída de Harlech significó que toda Inglaterra y Gales estaban finalmente bajo el control de York, pero solo un año después las revueltas de Warwick conducirían a una reanudación de las Guerras de las Rosas, desencadenando la fase que terminó en Barnet en Tewkesbury en 1471. Esta vez no habría refugio de Lancaster en Gales y Eduardo IV pudo disfrutar del resto de su reinado en relativa paz.

Libros sobre la Edad Media - Índice de materias: La guerra de las rosas


Castillo de Harlech

Castillo de Harlech, Harlech, Gales.

El Castillo de Harlech, ubicado en Harlech, Gwynedd, Gales, es un castillo concéntrico, construido sobre un acantilado cerca del Mar de Irlanda. Arquitectónicamente, es particularmente notable por su enorme puerta de entrada. Construido por el rey Eduardo I durante su conquista de Gales, el castillo fue objeto de varios asaltos y asedios durante su período de uso activo como fortificación. El asedio de siete años al castillo, durante la Guerra de las Rosas, ha sido conmemorado en la famosa canción "Men of Harlech".

Castillo de Harlech por John Speed, 1610.

Iniciado en 1283 como parte de la segunda campaña de Gales de Eduardo I, el castillo era parte del círculo de castillos de hierro de Eduardo alrededor de Snowdonia, una serie de nuevos castillos para rodear al príncipe. La construcción comenzó en 1283. Como muchos de los castillos de la zona, Harlech fue diseñado por el maestro James de St. George. El castillo tardó siete años en construirse y su construcción costó aproximadamente £ 8.190. Después de su finalización, James fue nombrado alguacil del castillo de Harlech, cargo que ocupó durante más de tres años.

Castillo de Harlech - La puerta de entrada.

Todos los castillos reales de la segunda campaña galesa de Eduardo se ubicaron de manera que pudieran mantenerse abastecidos en todo momento. Harlech no siempre estuvo aislado, el mar solía llegar al pie de los acantilados.

El castillo está construido según un plan concéntrico, con una línea de defensas rodeada por otra. Los muros exteriores son mucho más cortos y delgados que los poderosos muros interiores, y no tienen torres que los defiendan además de la pequeña puerta de entrada. La sala interior es aproximadamente cuadrada, con una gran torre redonda en cada esquina. Los edificios domésticos, incluido el gran salón, se construyen contra el interior de los muros interiores. Dado que los acantilados circundantes hacían prácticamente imposible atacar el castillo excepto desde el este, este lado se enfrenta a la imponente puerta de entrada. La entrada está flanqueada por dos enormes torres en forma de D y defendida por una serie de puertas, rastrillos y agujeros de asesinato. Cabe destacar que hay grandes ventanales en la cara interior de la puerta de entrada. La pared oeste de la sala interior también tiene grandes ventanales (ya que forma una pared del gran salón).

Las zanjas exteriores de Harlech se excavaron en la roca. En el apogeo de la construcción, en 1286, la plantilla era de 546 jornaleros generales, 115 canteros, 30 herreros, 22 carpinteros y 227 canteros.

Castillo de Harlech - The Keep.

Harlech también se destaca por una característica inusual: el "camino desde el mar". Las fuerzas de Edward a menudo estaban en peligro por ataques terrestres, pero disfrutaba de la supremacía total en el agua. Muchos de sus castillos incluían puertos de salida que permitían el reabastecimiento desde el mar, pero el de Harlech es mucho más elaborado. Aquí, una escalera fortificada abraza la roca y corre casi 200 pies (61 m) hasta el pie de los acantilados, donde (en el momento de la construcción) llegaba el mar. Hoy en día, el mar se ha retirado varios kilómetros, lo que hace más difícil concebir el concepto en su entorno original. El plan de Santiago de San Jorge fue un triunfo cuando el castillo fue asediado durante la campaña de Madoc ap Llywelyn, esta escalera se utilizó para abastecer el castillo.

En 1294, Madoc ap Llywelyn, primo de Llywelyn ap Gruffydd, inició un levantamiento contra el dominio inglés que se extendió rápidamente por Gales. Varias ciudades controladas por los ingleses fueron arrasadas y Harlech (junto con el castillo de Criccieth y el castillo de Aberystwyth) fueron asediados ese invierno. Como se señaló anteriormente, el "Camino al mar" ayudó a los defensores a sobrevivir hasta que se levantó el asedio la primavera siguiente.

Castillo de Harlech - The Inner Bailey.

En 1404, el castillo cayó en manos de Owain Glyndŵr después de un largo asedio cuando el hambre redujo la decidida y temerosa guarnición a solo veintiún hombres, convirtiéndose en su residencia, hogar familiar y cuartel general militar durante cuatro años. Ocupó su segundo parlamento en Harlech en agosto de 1405. Cuatro años más tarde, después de otro largo asedio de ocho meses, el castillo de Harlech fue retomado en 1409 por el príncipe Enrique (más tarde Enrique V) y una fuerza de 1000 hombres bajo John Talbot, durante el cual Edmund Mortimer murió de hambre y la esposa de Glyndŵr, Margaret Hanmer, dos de sus hijas y cuatro nietos fueron capturados, para luego ser encarcelados y morir.

Castillo de Harlech - Sitio del Gran Salón.

En las Guerras de las Rosas en la primera parte del reinado de Eduardo IV de Inglaterra (1461-1470), Harlech estuvo en manos de su alguacil galés Dafydd ap Ieuan como un bastión de Lancaster. Después de la batalla de Northampton, Margaret de Anjou y el infante Enrique VII de Inglaterra huyeron a Escocia vía Harlech. Tras la derrota de los Lancaster en la Batalla de Towton, Edward controló el país y Harlech finalmente se convirtió en el último gran bastión bajo su control. Sir Richard Tunstall llegó como refuerzo a los lancasterianos en la segunda mitad del asedio en 1465. En 1468 fue la última fortaleza de Lancaster en rendirse y fue capaz de resistir el asedio de siete años gracias a su aprovisionamiento desde el mar. Es el asedio conocido más largo en la historia de las Islas Británicas. Este famoso asedio inspiró la canción "Men of Harlech" según la tradición. El castillo también fue ocupado brevemente durante la insurrección de 1498.

Castillo de Harlech - Almenas.

Durante la Guerra Civil Inglesa, el castillo fue la última fortaleza realista en resistir contra las fuerzas parlamentarias. La rendición, el 16 de marzo de 1647, más de un año después de la captura del propio rey Carlos, marcó el final de la primera fase de la guerra. Los parlamentarios despreciaron el castillo después de su caída.

"La Marcha de los Hombres de Harlech"

Se dice tradicionalmente que "Hombres de Harlech" describe los acontecimientos ocurridos durante los siete años de asedio del castillo de Harlech entre 1461 y 1468. La guarnición, comandada por el alguacil Dafydd ap Ieuan, resistió en lo que es el asedio más largo conocido en la historia de las Islas Británicas. .

Esta marcha militar es la marcha de regimientos de varios regimientos históricamente asociados con Gales, como el Royal Welsh (REINO UNIDO), El Regimiento Real de Victoria (Australia) y los Royal Canadian Hussars (Canadá). La música se publicó por primera vez sin palabras en 1794 como Gorhoffedd Gwŷr Harlech (Marcha de los Hombres de Harlech) en la segunda edición de 'Las reliquias musicales y poéticas de los bardos galeses', pero se dice que es un aire popular mucho más antiguo. Apareció por primera vez con letra en 'Gems of Welsh Melody', editado por el poeta galés Owain Alaw, publicado en 1860.

Póster de la película 'Zulu' de Cy Enfield de 1964.

'Men Of Harlech', letra de la película Zulu.

"Los hombres de Harlech dejen de soñar
¿No puedes ver sus puntas de lanza brillando?
Ver a los guerreros transmitiendo
A este campo de batalla
Hombres de Harlech estad firmes
No se puede decir nunca
Porque la batalla no estaba lista
Ponte de pie y nunca cedas
De las colinas resonando
Deja que esta canción resuene
Convocar a todos a la llamada de Cambria
La poderosa fuerza que rodea
Hombres de Harlech hacia la gloria
Esta será tu historia
Mantén estas ardientes palabras ante ti
Los galeses no cederán "

La canción "Men of Harlech", con letra especialmente escrita, aparece de manera prominente como la canción de regimiento del 24º Regimiento de Pie en la película Zulu de 1964. No llegó a serlo hasta más tarde, ya que en el momento de la batalla, la canción del regimiento era "The Warwickshire Lad".


Construcción

La construcción comenzó en 1283 [2] como parte de la segunda campaña galesa de Eduardo I. El castillo formaba parte del círculo de castillos de hierro de Edward alrededor de Snowdonia, una serie de nuevos castillos para encerrar al príncipe. [3] Como muchos de los castillos de la zona, Harlech fue diseñado por el maestro James de St. George. El castillo tardó siete años en construirse y su construcción costó aproximadamente £ 8.190 (£ 88 millones en 2009). [4] Después de su finalización, James fue nombrado alguacil del castillo de Harlech, cargo que ocupó durante más de tres años.

Todos los castillos reales de la segunda campaña galesa de Edward estaban ubicados de modo que pudieran mantenerse abastecidos en todo momento. [5] Harlech no siempre estuvo aislado, el mar solía llegar al pie de los acantilados. [5]

El castillo está construido según un plan concéntrico, con una línea de defensas rodeada por otra. Los muros exteriores son mucho más cortos y delgados que los poderosos muros interiores, y no tienen torres que los defiendan además de la pequeña puerta de entrada. La sala interior es aproximadamente cuadrada, con una gran torre redonda en cada esquina. Los edificios domésticos, incluido el gran salón, se construyen contra el interior de los muros interiores. Dado que los acantilados circundantes hacían prácticamente imposible atacar el castillo excepto desde el este, este lado se enfrenta a la imponente puerta de entrada. La puerta de entrada está flanqueada por dos enormes torres en forma de D y defendida por una serie de puertas, rastrillos y agujeros de asesinato. Cabe destacar que hay grandes ventanales en la cara interior de la puerta de entrada. La pared oeste de la sala interior también tiene grandes ventanales (ya que forma una pared del gran salón).

Las zanjas exteriores de Harlech se excavaron en la roca. [2] En el apogeo de la construcción, en 1286, la fuerza laboral era de 546 obreros generales, 115 canteros, 30 herreros, 22 carpinteros y 227 canteros. [6]

Harlech también se destaca por una característica inusual: el "camino desde el mar". Las fuerzas de Edward a menudo estaban en peligro por ataques terrestres, pero disfrutaba de la supremacía total en el agua. Muchos de sus castillos incluían puertos de salida que permitían el reabastecimiento desde el mar, pero el de Harlech es mucho más elaborado. Aquí, una escalera fortificada abraza la roca y corre casi 200 & # 160 pies (61 & # 160m) hasta el pie de los acantilados, donde (en el momento de la construcción) llegaba el mar. Hoy en día, el mar se ha retirado varios kilómetros, lo que hace más difícil concebir el concepto en su entorno original. El plan de Santiago de San Jorge fue un triunfo cuando el castillo fue asediado durante la campaña de Madoc ap Llywelyn, esta escalera se utilizó para abastecer el castillo.

Como muchos de los castillos de Edward, Harlech fue diseñado originalmente para unirse a un barrio fortificado.

Después de la finalización del castillo, Master James fue nombrado alguacil entre 1290-1293, un trabajo de alto estatus, que le dio tiempo para trabajar en los castillos de Edward que aún estaban en construcción.


Castillo de Harlech - Gatehouse
Foto y copia Sam Jervis, 27 de julio de 2005

El castillo construido por Eduardo I, como se puede ver hoy, probablemente se construyó en el sitio de una fortaleza galesa anterior. El alcance de esta creación anterior es una cuestión de conjetura arqueológica, pero la historia y la leyenda galesas sugieren que el sitio ha tenido un uso militar continuo quizás desde la Edad del Hierro. El célebre anticuario A. Morris describe una rica historia mucho antes de que el rey Eduardo

"Nuestra estructura más famosa, y quizás la más famosa de todo el país, es el castillo de Harlech, erigido en el siglo XIII. Sin embargo, Harlech, según las tradiciones de este condado, se remonta en sus orígenes a épocas mucho más antiguas. de sus torres, conocida como Twr Bronwen, es un nombre que nos remonta a la época de Bran ap Llyr. Algunas autoridades dicen que la primera fortaleza de carácter militar erigida aquí fue construida por Maelgwn Gwynedd en algún momento del siglo VI. el siglo XI parece haber sido conocido como Caer Collwyn. Collwyn ap Tango fue señor de Eifionydd, Lleyn y Ardudwy, y vivió en la época de Anarawd, rey de Gwynedd, en el siglo IX. Collwyn residía en una torre cuadrada del edificio original, cuyos restos aún pueden verse, ya que algunos de sus muros forman la base de la estructura actual ". Merionethshire, Cambridge University Press, por A. Morris (1913)

En 1294, Madoc ap Llywelyn, primo de Llywelyn ap Gruffydd, inició un levantamiento contra el dominio inglés que se extendió rápidamente por Gales. Varias ciudades controladas por los ingleses fueron arrasadas y Harlech (junto con el castillo de Criccieth y el castillo de Aberystwyth) fueron asediados ese invierno. Como se señaló anteriormente, el "Camino al mar" ayudó a los defensores a sobrevivir hasta que se levantó el asedio la primavera siguiente.

En 1404, el castillo cayó en manos de Owain Glyndŵr después de un largo asedio cuando el hambre redujo la decidida y temerosa guarnición a solo veintiún hombres, convirtiéndose en su residencia, hogar familiar y cuartel general militar durante cuatro años. Ocupó su segundo parlamento en Harlech en agosto de 1405. [7] Cuatro años más tarde, después de otro largo asedio de ocho meses, el castillo de Harlech fue retomado en 1409 por el príncipe Enrique (más tarde Enrique V) y una fuerza de 1000 hombres bajo John Talbot. durante el cual Edmund Mortimer murió de hambre y la esposa de Glyndŵr, Margaret Hanmer, dos de sus hijas y cuatro nietos fueron capturados, para luego ser encarcelados y morir.

En las Guerras de las Rosas en la primera parte del reinado de Eduardo IV de Inglaterra (1461-1470), Harlech estuvo en manos de su alguacil galés Dafydd ap Ieuan como un bastión de Lancaster. Después de la batalla de Northampton, Margaret de Anjou y el infante Enrique VII de Inglaterra huyeron a Escocia vía Harlech. Tras la derrota de los Lancaster en la Batalla de Towton, Edward controló el país y Harlech finalmente se convirtió en el último bastión importante bajo su control. Sir Richard Tunstall llegó como refuerzo a los lancasterianos en la segunda mitad del asedio en 1465. En 1468 fue la última fortaleza de Lancaster en rendirse y fue capaz de resistir el asedio de siete años gracias a su aprovisionamiento desde el mar. Es el asedio conocido más largo en la historia de las Islas Británicas. [8] Este famoso asedio inspiró la canción "Men of Harlech" según la tradición. [9] El castillo también fue ocupado brevemente durante la insurrección de 1498.

Durante la Guerra Civil Inglesa, el castillo fue la última fortaleza realista en resistir contra las fuerzas parlamentarias. La rendición, el 16 de marzo de 1647, más de un año después de la captura del propio rey Carlos, marcó el final de la primera fase de la guerra. Los parlamentarios despreciaron el castillo después de su caída.


Rodeado: algunos de los asedios más increíbles de la historia

Cercada, aislada y enfrentada al ataque de las tropas gubernamentales, la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, ha estado bajo lo que se describe como un estado de sitio desde finales de julio. Elementos de las divisiones 11 y 18 del ejército sirio junto con la Guardia Republicana de ese país han pasado las últimas seis semanas machacando a rebeldes antigubernamentales, muyahidines, milicias kurdas y varios combatientes extranjeros atrincherados en toda la ciudad. Los combates ya han cobrado hasta 300 en cada bando y más de 500 civiles han muerto en la batalla en curso. El presidente sirio, Bashar Hafez al-Assad, ha sido objeto de intensas críticas a nivel internacional por el derramamiento de sangre en Alepo, que es la ciudad más grande de Siria. Lo que Assad está haciendo no es de ninguna manera revolucionario & # 8212 la idea de rodear y someter a los defensores hambrientos (en lugar de derrotarlos en una batalla abierta) ha sido una característica común de la guerra que se remonta a los primeros asentamientos amurallados y la colina de la Edad de Bronce. fuertes. El primer asedio registrado en la historia fue en el siglo XV a. C., cuando un ejército egipcio bajo el liderazgo de Thutmosis III derrotó a los defensores cananeos de Meguido, en el actual Israel. Desde entonces, se han registrado casi 500 asedios en la historia militar. Estos son algunos de los hechos más notables sobre la guerra de asedio.

Las "reglas" del asedio
A diferencia de la lucha por Alepo, muchos asedios históricos (al menos entre las potencias europeas) se desarrollarían de una manera determinada, a menudo de acuerdo con una serie de reglas establecidas por los estrategas militares a lo largo de los siglos. Según el sitio web http://www.fortified-places.com, la & # 8220regla & # 8221 de la guerra de asedio, en realidad fue compilada por el ingeniero militar francés del siglo XVII, Marqués de Vauban. Estos incluían fórmulas de facto para determinar cuánto tiempo debe aguantar un defensor antes de entregar una ciudad (mientras conserva su honor). Por otro lado, se esperaba que los atacantes brindaran una amplia oportunidad para que los que estaban detrás de las fortificaciones abandonaran la ciudad, el fuerte o el castillo sin derramamiento de sangre. Sin embargo, si los defensores se negaban a capitular dentro del tiempo asignado, el ejército atacante estaba en su derecho de saquear el asentamiento y masacrar a sus habitantes sin piedad una vez superadas las defensas. Vauban también escribió los detalles sobre cómo llevar a cabo un asedio exitoso. Por lo general, la caballería rodearía la ciudad, tomando y manteniendo todos los caminos dentro y fuera de la ciudad. La infantería se filmaría entonces para lanzar un cordón más sustancial alrededor del objetivo. La siguiente artillería se adelantaría. Los ingenieros erigían fortificaciones para proteger a los atacantes del fuego hostil desde el interior de las murallas o para defenderse de cualquier intento de los defensores de salir y sorprender a los sitiadores. Estas fortificaciones también protegerían contra cualquier ejército que avanzara y que intentara marchar al rescate de la ciudad. Luego, los atacantes intentarían sobrevivir al enemigo dentro de la ciudad o, si es posible, atravesar las paredes mediante el fuego de cañón o la minería (originalmente conocida como socavación) de las fortificaciones a través de túneles subterráneos y explosivos.

Los asedios más largos
La guerra de asedio se basa en el principio de espera. Con el tiempo, las condiciones en las ciudades sitiadas se deteriorarían a medida que disminuyeran los alimentos y el agua. La miseria de los habitantes solo se intensificaría si los atacantes bombardearían las paredes y los edificios del interior. Los asedios de Leningrado en la Segunda Guerra Mundial y Vicksburg durante la Guerra Civil de los Estados Unidos fueron particularmente miserables para cada ciudad & # 8217 habitantes. Sin embargo, en muchos otros asedios, los defensores tenían los suministros a mano y la fortaleza para resistir lo que en ese momento debió parecer casi indefinidamente. Considere estos:

El asedio del castillo de Harlech durante la Guerra de las Rosas del siglo XV duró siete años increíbles, desde 1461 hasta 1468, el asedio más largo de la historia británica. La fortaleza galesa fue el último refugio de la reina de Anjou y sus aliados de Lancaster tras su derrota en la batalla de Northampton. Aunque los yorkistas rodearon a Harlech, la ubicación del castillo en el agua hizo posible el reabastecimiento por mar. Después de varios años, el rey Eduardo IV se vio obligado a forzar la conclusión del enfrentamiento y se ordenó a más de 10,000 soldados que asaltaran Harlech. Si bien siete años parecen largos para un asedio, ha habido varios más largos en otras partes de la historia.

Los romanos sitiaron la fortaleza cartaginesa de Drepana, Sicilia, durante ocho años entre el 249 y el 241 a. C. Finalmente, sería necesaria la armada romana para bloquear la ciudad desde el mar y las legiones para cortar el acceso a la fortaleza por tierra antes de que cayera Drepana. La toma del asentamiento marcó el final de la Primera Guerra Púnica.

Los cristianos griegos mantuvieron la ciudad de Filadelfia en lo que ahora es Turquía durante 12 años asombrosos desde 1378 hasta 1390 frente al Imperio Otomano. Un período de tiempo asombroso, sin duda, pero ni siquiera ese fue el asedio más largo de la historia.

Entre 1648 y 1669, los venecianos de la ciudad de Candia en Creta mantendrían a raya a un ejército de 60.000 soldados turcos y 20.000 ingenieros. ¡19 años asombrosos! Durante casi dos décadas, los turcos intentaron atravesar las murallas de la ciudad con artillería, pero fue en vano. Venecia respondió al asedio bloqueando los Dardanelos controlados por los turcos, cortando así al ejército sitiador. Sin embargo, un intento posterior de una fuerza de desembarco veneciana en Creta para levantar el asedio fracasó. Con los suministros de la ciudad casi completamente agotados, los aliados franceses de Venecia intentaron una última operación conjunta por tierra y mar para romper el bloqueo en 1669. Terminó en un desastre. Hambriento, desmoralizado y sin esperanza de alivio, el comandante veneciano y los 3.600 defensores que le quedaban entregaron Candia. Como parte de los términos, a los habitantes se les permitió irse con sus vidas y algunas de sus pertenencias.

Lugares más sitiados
Varias ciudades a lo largo de la historia han sido víctimas de ejércitos sitiadores en múltiples ocasiones. Por ejemplo, Roma, la ciudad tan bien protegida durante el reinado de los Césares, sufriría nada menos que siete asedios entre los siglos V y XIX. En 410, Roma fue sitiada y luego saqueada por los godos bajo el mando del jefe de guerra Alarico. Cuarenta y cinco años después, fue el turno de los vándalos de rodear y matar de hambre a los romanos. Entre el 530 y el 550, la ciudad soportaría tres asedios adicionales durante un año, una vez más a manos de los godos. El siguiente asedio de Roma llegó por los franceses en 1849 durante la agitación que rodeó la unificación italiana. El asedio final de Roma fue en 1870 cuando los restos de los ocupantes franceses fueron asediados por un ejército nacionalista italiano. Al igual que Roma, los ejércitos han luchado por la estratégica Gibraltar durante siglos. La ciudad portuaria que sirve como puerta de entrada del Mediterráneo al Atlántico ha sufrido hasta 14 asedios a lo largo de los siglos. Nueve de ellos tuvieron lugar durante la reconquista de los siglos XIV y XV, cuando los ejércitos españoles lucharon por expulsar a los musulmanes de la península. Luego, en 1540, corsarios bajo el mando de Barbarroja rodearon y asaltaron Gibraltar. En 1704, un ataque combinado anglo-holandés capturaría la ciudad, colocando el puerto estratégico y el mando de la roca en manos de los británicos. Más tarde ese año, los franceses y españoles intentarían y luego fracasarían en retomar Gibraltar. Otro asedio español seguiría en 1727. El llamado Gran Asedio de 1782 se llevaría a cabo como una rama de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos cuando España y Francia intentarían una vez más arrebatarles el control del vital punto de estrangulamiento a los británicos. Otro cuello de botella estratégico en la región mediterránea, Constantinopla, sufriría 17 asedios en su historia. Los persas intentarían sin éxito capturar la capital bizantina en 626. Una fuerza árabe pondría un asedio fallido de cuatro años a partir de 674. Otro seguiría en 717. Los cruzados europeos tomarían la ciudad por la fuerza en 1203 y nuevamente en 1204 como parte de la Cuarta Cruzada. Los búlgaros y los nicenos intentarían sin éxito romper las defensas en 1235 como lo harían los otomanos en 1422. Sin embargo, un mes de asedio de Constantinopla por los turcos en 1453 tendría éxito, poniendo así fin al Imperio Bizantino de una vez por todas. Sorprendentemente, la ciudad más sitiada de la historia es Jerusalén, después de haber sido rodeada y atacada hasta 27 veces, comenzando en 1443 a. C. Durante los próximos 2600 años, la ciudad santa sería cortada por el rey David, los egipcios, los filisteos, los etíopes, los sirios, los asirios, los babilonios, los macedonios, los romanos (varias veces), los árabes, los cruzados, y finalmente los tártaros.

Si desea recibir alertas sobre los últimos artículos y publicaciones, haga clic en el enlace en el margen superior derecho marcado "SIGUE ESTE BLOG". Y no olvide seguirnos en Twitter.


7 Asedio de Tesalónica8 años

No queriendo ser superados por las facciones japonesas en guerra, los otomanos vuelven a estar en la lista. En 1422, el sultán otomano intentó castigar a los bizantinos por intentar incitar a la rebelión. El objetivo era Tesalónica en Macedonia central.

Los bizantinos entregaron la ciudad a Venecia para supervisar la defensa. Debieron haber hecho algo bien, porque aguantaría ocho años. El asedio comenzó con un bloqueo naval, que provocó el hambre dentro de la ciudad. Tesalónica finalmente cayó en 1430, cuando los venecianos, sin darse cuenta de lo costosa que sería la defensa, no pudieron reunir a más de unos pocos miles de defensores cuando la ciudad fue atacada por un enorme ejército otomano. Casi 10,000 ciudadanos fueron tomados como esclavos.


Durante la expansión del Imperio Otomano en Europa occidental, Venecia experimentó un declive de poder en la región mediterránea, al igual que el Imperio Bizantino. In 1422, Byzantine control of the city of Thessalonica came under threat by the Ottomans, and political considerations placed control and defense of the region with the Venetians (there is a reason the word Byzantine today is used to describe something excessively complicated). The Venetians resisted the attacks and raids of the Ottoman forces for the ensuing eight years, despite losses of nearly 95% of the city&rsquos population. The siege featured attacks from rebellious factions within the city as well as those of the Ottomans.

When the Ottomans finally captured the city by storm in late March, 1430, the conquering troops enjoyed three days of plundering, rape, and the enslavement of surviving civilians. Ancient monuments were destroyed, churches ransacked, and libraries and other evidence of culture destroyed. Formerly Christian churches were made mosques. Only about 2,000 civilian residents of the city survived the siege, they were mostly converted to Islam by their conquerors. The city remained in Ottoman hands until the Greeks captured it during the Balkan War in 1912.


Open Doors - Harlech Castle

Join a tour with Harlech Castle's very own custodian. Find out more about its fascinating history and architecture, and take a walk around to learn more about the castle .

'Men of Harlech', the nation’s unofficial anthem, loved by rugby fans and regimental bands alike, is said to describe the longest siege in British history (1461-1468) which took place here during the War of the Roses. El probado modelo de "paredes dentro de las paredes" de Edward fue elaborado en un tiempo superrápido entre 1283 y 1295 por un ejército de casi mil artesanos y obreros calificados.

A Edward le gustaba utilizar solo los mejores albañiles de Saboya y los mejores carpinteros y herreros de Inglaterra. En ese momento, este era uno de los castillos más baratos de Edward. Un recorte de tan solo 8.190 libras esterlinas.

La estructura, supervisada por el maestro de obras del rey, Jacobo de San Jorge, cuenta con dos anillos de muros y torres, con una puerta de entrada al este inmensamente fuerte. Era inexpugnable desde casi todos los ángulos. Su arma secreta era una escalera de 200 pies (61 m) de largo que todavía conduce desde el castillo hasta la base del acantilado.

El acceso a través de la escalera al mar y los suministros cruciales mantuvieron alimentados y bebidos a los habitantes sitiados del castillo. Cuando se construyó por primera vez, un canal habría conectado el castillo y el mar. Podrías haber navegado en un barco hasta el foso. Setecientos años después, el mar ha retrocedido y se podría decir que el castillo parece casi varado, esperando que la marea cambie una vez más.


The song behind the song

Reprinted from the Third Rail Blog, August 2009:

The college football tradition of entering the stadium doesn't have the same thrill at Multi-Sport Field: no band playing "Rocky Top", no Miami-style hurricane mist. But across the pages at the football board, there was a discussion about having the football team build up some excitement at the start of the game, something popular at I-A schools but largely ignored at the bottom of the Patriot League.

One post suggested an Corazón Valiente-style entrance like they do at the College of Wooster, where a pipe band leads the Division III Scots onto the field. Another poster suggested the scene from the 1964 movie "Zulu", where the outmanned British garrison, about to face a slaughter from 20,000 proud warriors, suddenly breaks out in singing the Welsh battle song, Men of Harlech. (Was someone making an inference between the Hoyas' chances and that of the garrison?)

OK, so not many Hoyas got the clever sub-reference. Here's a video where the fans of Cardiff's soccer team celebrate following its FA Cup semifinal win in 2008. You may not know the words, but the tune ought to be familiar:

Men of Harlech stop your dreaming
Can't you see their spear points gleaming
See their warrior's pennants streaming
To this battle field

Men of Harlech stand ye steady
It cannot be ever said ye
For the battle were not ready
Welshmen never yield

Form the hills rebounding
Let this war cry sounding
Summon all at Cambria's call
The mighty force surrounding

Men of Harlech onto glory
This shall ever be your story
Keep these fighting words before ye
Welshmen will not yield

The song, commemorating the mighty siege of Harlech Castle from 1461 to 1468, was the musical backdrop to Robert Collier's Sons of Georgetown (1894). Most students of the era knew the musical tie-in, today, almost no one would. (If the team marched onto the field singing this song a cappella, I would guess at least one Georgetown fan would ask if they were referring to "Men of Harbin.")

The song is one of courage and camaraderie. In sports, that's an unseen and often misunderstood benefit of the athletics experience. In sports, as in life, we learn more from one another than simply from a play book or a chalk-talk it is the elements of character and leadership that athletics, the "battlefields of friendly strife", teach. For a Georgetown team where players don't go on to the NFL, where winning is still a goal and not an expectation, and where the four year experience of football is a significant personal commitment most students and/or fans will not soon realize, the need to dedicate oneself to the task at hand is not to be underemphasized.

So, yes, maybe the team lo hace need a better entrance onto the unnamed Multi-Sport Field every game. Maybe they should gather at the hill above the new Hariri Hall, the crown jewel of the MSB, and find a means to run down the hill with great abandon (assuming the fencing is taken care of, of course.) Maybe the Georgetown band, not prone to simple marching, should otherwise greet them on the field with the fight song as they run down the field. Or maybe it's as simple as playing the old Georgetown alma mater, it's own Hombres de Harlech, before the start of play and encourage the crowd to sing it loudly as a call to action, not a post-game dirge of defeat. Use the beginning of the game to set a course of unity, of Georgetown, of victory, and have fun doing so.

"Where Potomac's tide is streaming
From her spires and steeples beaming.
See the grand old banner gleaming
Georgetown's Blue and Gray. "


Variations on Men of Harlech (Rhyfelgyrch Gwŷr Harlech ) for flute trio (3 C flutes)

Flute - Intermediate - Digital Download
Composed by Traditional. Arranged by David Warin Solomons. 21st Century, Neo-Classical, World, Celtic. Score, Set of Parts. 6 pages. Published by David Warin Solomons (S0.746789).

About SMP Press

This product was created by a member of SMP Press, our global community of independent composers, arrangers, and songwriters. Our independent musicians have created unique compositions and arrangements for the Sheet Music Plus community, many of which are not available anywhere else.

Click here to see more titles from these independent creators and to learn more about SMP Press.

Please note this product may not be eligible for all sales, promotions or coupons offered through Sheet Music Plus - please check promotional details for specifics.

About Digital Downloads

Digital Downloads are downloadable sheet music files that can be viewed directly on your computer, tablet or mobile device. Once you download your digital sheet music, you can view and print it at home, school, or anywhere you want to make music, and you don’t have to be connected to the internet. Just purchase, download and play!

PLEASE NOTE: Your Digital Download will have a watermark at the bottom of each page that will include your name, purchase date and number of copies purchased. You are only authorized to print the number of copies that you have purchased. You may not digitally distribute or print more copies than purchased for use (i.e., you may not print or digitally distribute individual copies to friends or students).

Flute - Intermediate - Digital Download
Composed by Traditional. Arranged by David Warin Solomons. 21st Century, Neo-Classical, World, Celtic. Score, Set of Parts. 6 pages. Published by David Warin Solomons (S0.746789).

About SMP Press

This product was created by a member of SMP Press, our global community of independent composers, arrangers, and songwriters. Our independent musicians have created unique compositions and arrangements for the Sheet Music Plus community, many of which are not available anywhere else.

Click here to see more titles from these independent creators and to learn more about SMP Press.

Please note this product may not be eligible for all sales, promotions or coupons offered through Sheet Music Plus - please check promotional details for specifics.

About Digital Downloads

Digital Downloads are downloadable sheet music files that can be viewed directly on your computer, tablet or mobile device. Once you download your digital sheet music, you can view and print it at home, school, or anywhere you want to make music, and you don’t have to be connected to the internet. Just purchase, download and play!


The longest lasting sieges in history ?

Which are the longest lasting sieges in history and what was the outcome after them ? How did the besieged army or/and citizents try to survive and were there any interesting improvised tactics in such sieges ?

It's got to be Crete, the Venetians versus the Ottomans, 20 years or so, but I don't know enough about Chinese or Meso-American history to be sure.
The Venetians lost, the Ottomans won?

How does a city last 21 years under a siege? Why didn't the Ottomans just leave for a couple of years and come back as a surprise or something? So many questions!

I can't remember which siege it was but apparently in a last ditch effort to get rid of the camping army those still alive in the castle filled a pigs carcass with rice and fired it over the wall with the message "dinner on us" written on it. The camping army decided they couldn't bother wait any longer as they clearly had lots of food. So they left and the siege ended.

filled a pigs carcass with rice and fired it over the wall with the message "dinner on us" written on it

Proof that trolling is innate to humanity.

Thatɽ be the legend of Lady Carcas, in which a Saracen princess threw the pig over the walls of the castle to deter the attacking Franks. The Frankish forces, under Charlemagne, withdrew, and the lady rang the bells in her joy, prompting a Frankish fighter to remark ⟊rcas sonne!' (⟊rcas sounds!'), which some believe is the reason behind the city's current name- Carcassonne.

would it be the vatican city being surrounded by Italy from 1861 to 1929 after the unification. It wasn't "really" a siege but all the popes refused to leave the vatican and referred to themselves as prisoners of Italy.

-Harlech Castle, Gwynedd, Wales (1461-1468) lasted 7 years of siege by Yorkist devils in the War of the Roses. The fortress was the last Lancastrian hold in the war by 1464 and was able to launch raids and attacks on the pig cure state of Yorkist England. In 1468 Edward IV 'the Dirty Yorkist' sent 10,000 men to take Harlech from 50 men. The 10,000 took Harlech by negotiating peace. Harlech was also the last place to fall to Oliver Cromwell in the English Civil War. The song Men of Harlech is about the siege. [1]

-Candia, Crete (1648-1668) lasted 21 years of siege by the Ottomans. The longest siege in recorded history. The defenders were unable to lift the siege but the Ottomans were unable to breach the walls and Venices naval power ment supplies could enter the city. On the last year of the siege a deal was made that the Otromans could get the city but the Christian population could leave.

-Philadelphia, Anatolia lasted 12 years of siege by the Otto Turks. Because of the Byzantine Civil War of 1373 the Basilius had to ask to Otto Turk Sultan for aid, his price the city of Philadelphia, which belonged to Knights Hospitaller and they and the people didn't take to well to this plan. Even after all the other cities fell to the Ottomans in Asia Minnor Philadelphia held out. The Ottomans had to ask for aid from Byzantine to finish the seige.

-Ishiyama Honganji (1570-1580), Osaka, Japan lasted 10 years agaisnt Oda Nobunaga. In August 1570, the attacking force of 30,000 men built a series of their own fortresses around Ishiyama Honganji. A month later, several of these were destroyed during a surprise attack by the 15,000-strong defending forces. Attempts to starve the fortress failed, as it was supplied from the sea by enemies of Nobunaga. In August 1567, an attempt by 3,000 men to attack the fortress failed—by this point the defenders had erected 51 outposts around the main fortress, easily defending it. In 1578, a fleet was finally able to cut supply lines to the castle. By 1580, the defenders had run out of food and ammunition and were forced to surrender.

-Thessalonica, Macedonia (1422-1430) lasted 8 years of Siege. The Otto Turks wanted to punish Byzantine for trying to incite a rebellion. The Byzantines let Venice defend the city but on the 8th year it was too much, 10,000 were taken as slaves.

-Drepana, Carthage (249-241BC) lasted 8 years. The Romans began a Naval Blockade and land siege. The Carthaginian Navy had 120 ships in Drepana who were able to sink the Roman fleet of 93 with no ship loss. Rome rebulit a fleet and in 241 destroyed the Carthaginians at sea, this was the end of the first Punic War.

-Solovetsky Monastery, Russian Tsardom (1668 to 1676) lasted 8 years as a bunch of monks fortified the monastrey. The monks were fighting agaisnt religious reform and had a lot of support. Soldiers in the Russian Army gave them food supplies. However one monk betrayed them in 1676 showing the army a way to enter the Monastery, only 60 defenders survived and the kitchen showed the monks had enough food to last a few more years.

-Tripoli, Fatmid (1102-1109) The city was to be taken to secure the Holy land but by the 7th year the King of Jerusalem was forced to aid the siege, it soon fell with his aid.

-Xiangyang, Song (1267-1272) The Mongolian Kubali Khan ordered the commander Aju to attack the city. Aju was able to make the city surrender by killing civilans from other towns.

-Gibraltar, United Kingdom of Great Britain and the Kingdom of Ireland (1779-1783). Spanish forces attacked Gibraltar during the American war of we hate George III. 129 ships snuck round the Spanish Blockade and dropped of supplies then snuck out taking the civilans with them.


Ver el vídeo: Como montar el modelo NG-I de NG Castillos con la expansión