Marlon Brando

Marlon Brando

Marlon Brando nació el 3 de abril de 1924 en Omaha, Nebraska. Estudió en la ciudad de Nueva York y alcanzó la fama por primera vez en la versión cinematográfica de "A Streetcar Named Desire". Durante varios años, fue el actor principal de cine, con repetidas nominaciones a los Oscar. Su aparición como líder de una pandilla de motociclistas en "The Wild Bunch" representó una película para adolescentes de un género completamente diferente de las películas para adolescentes de Disney que aparecieron en la década de 1960 y más tarde.

Para el espectador de cine moderno, Brando es probablemente más conocido por su papel del Padrino en la primera de las tres películas de la serie El Padrino.


El salvaje

El salvaje es una película criminal de cine negro estadounidense de 1953 dirigida por László Benedek y producida por Stanley Kramer. Es más conocido por el personaje de Johnny Strabler (Marlon Brando), cuya persona se convirtió en un ícono cultural de la década de 1950. El salvaje se considera la película original de motociclistas fuera de la ley y la primera en examinar la violencia de las pandillas de motociclistas fuera de la ley estadounidenses. [2] [3] [4]

El guión de la película se basó en el cuento de Frank Rooney "The Cyclists 'Raid", publicado en enero de 1951 Revista de Harper y antologizado en Las mejores historias cortas estadounidenses 1952. La historia de Rooney se inspiró en la cobertura sensacionalista de los medios de un mitin de motocicletas de la Asociación Estadounidense de Motociclistas que se salió de control el fin de semana del 4 de julio de 1947 en Hollister, California. El hacinamiento, el consumo de alcohol y el retraso del crecimiento en las calles recibieron atención nacional en el número del 21 de julio de 1947 de Vida, con una fotografía escenificada de un borracho salvaje en una motocicleta. [5] Los eventos, combinados con los informes de periódicos y revistas, el cuento de Rooney y la película El salvaje son parte de la leyenda de los disturbios de Hollister.


Marlon Brando

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Marlon Brando, en su totalidad Marlon Brando, Jr., (nacido el 3 de abril de 1924 en Omaha, Nebraska, EE. UU.; fallecido el 1 de julio de 2004 en Los Ángeles, California), actor de cine y teatro estadounidense conocido por sus caracterizaciones viscerales y melancólicas. Brando fue el más célebre de los actores del método, y su expresión entrecortada y balbuceante marcó su rechazo a la formación dramática clásica. Sus actuaciones verdaderas y apasionadas le demostraron como uno de los mejores actores de su generación.

Brando, hijo de un vendedor y una actriz, creció en Nebraska, California e Illinois. Después de ser expulsado de la Academia Militar Shattuck en Faribault, Minnesota, por insubordinación, se mudó en 1943 a la ciudad de Nueva York, donde estudió actuación con Stella Adler en el Dramatic Workshop. Hizo su debut teatral en 1944 como Jesucristo en la producción del Workshop de Gerhart Hauptmann Hannele, y ese mismo año apareció por primera vez en Broadway en Recuerdo a mamá. Después de la exitosa carrera de dos años de esa obra, Brando apareció en Maxwell Anderson Truckline Cafe, De George Bernard Shaw Candiday de Ben Hecht Ha nacido una bandera (todo 1946) y fue votado como "el actor más prometedor de Broadway" por los críticos de Nueva York. En 1947 alcanzó el estrellato en el teatro con su actuación asombrosamente brutal y cargada de emociones como Stanley Kowalski en la producción dirigida por Elia Kazan de Tennessee Williams. Un tranvía llamado deseo (1947).

Brando hizo su debut cinematográfico en Los hombres (1950), un estudio poderosamente realista de los veteranos discapacitados de la Segunda Guerra Mundial. En preparación para su papel, pasó un mes en la sala de parapléjicos de un hospital. Recibió su primera nominación al Oscar por su actuación en Un tranvía llamado deseo (1951), la muy elogiada adaptación cinematográfica de la obra por parte de Kazán, y recibió nominaciones por sus interpretaciones en ¡Viva Zapata! (1952) y Julio César (1953). También de este período es El salvaje (1953), un drama de bajo presupuesto en el que interpretó al líder de una banda de motociclistas fuera de la ley. La película se convirtió en una de las más famosas de Brando y sirvió para realzar su imagen iconoclasta. También contiene una de las líneas más citadas de Brando cuando se le pregunta contra qué se está rebelando, su personaje responde: "¿Qué consiguió?"


Brando va a Hollywood

Antes de James Dean (1931 & # x20131955), Marlon Brando popularizó el look de jeans y camiseta como ídolo del cine a principios de la década de 1950. Hollywood quedó impresionado con Brando, y en 1950 hizo su debut cinematográfico como un veterano de guerra gravemente herido en Los hombres. Luego pasó a interpretar a Stanley Kowalski en la versión cinematográfica de 1951 de Un tranvía llamado deseo. La película fue un éxito tanto de crítica como de popularidad.

Brando interpretó una variedad de personajes diferentes durante los siguientes años. En su próxima película, ¡Viva Zapata! (1952), interpretó a Emiliano Zapata, quien pasó de ser un campesino (un agricultor pobre) a convertirse en presidente de México. Fue Marc Antony en la versión cinematográfica de William Shakespeare & # x0027s (1564 & # x20131616) Julio César (1953). Interpretó al líder de una banda de motociclistas en El salvaje (1954), interpretó a Napoleón Bonaparte (1769 & # x20131821) en D & # xE9sir & # xE9e (1954), y cantó y bailó como Sky Masterson en la comedia musical Chicos y muñecas (1955). Brando ganó su primer premio de la Academia en 1954 por su papel en Frente al agua, una mirada contundente a los sindicatos de la ciudad de Nueva York (un grupo de trabajadores y # x0027 organizado para ayudar a los trabajadores a recibir salarios justos).


Marlon Brando: la historia de vida que quizás no conozcas

Los aficionados al cine y al teatro han sido cautivados durante mucho tiempo por Marlon Brando, el genio inquietante que muchos sostienen que fue el mejor actor de nuestro tiempo, y esa apreciación muestra pequeños signos de desvanecimiento.

En la vida real, Brando era el desvalido, el producto de una vida familiar infeliz con una imagen de chico malo. Desafió la autoridad, se negó a seguir las reglas y desafió las expectativas. Podría ser difícil, por decir lo menos.

Tenía sus demonios, sus fracasos profesionales y sus tragedias personales. Era solitario y misterioso, aunque dejó que el público echara un vistazo a su vida privada cuando escribió su autobiografía "Songs My Mother Taught Me" en 1994.

A través de todo fue su incomparable talento actoral, interpretando almas dañadas y torturadas como el furioso Stanley Kowalski en "A Streetcar Named Desire" y el luchador Terry Malloy en "On the Waterfront". ¿Quién no se ha encontrado repitiendo las llamadas de Kowalski para "Stella!" y la afirmación de Molloy de que "¿Podría haber sido un contendiente?"

Brando estuvo firmemente en el ojo público durante décadas, cada uno de sus movimientos fue devorado por los fanáticos y grabado por los medios. Pero siempre hay más que aprender sobre la estrella, por lo que Stacker compiló una lista de 25 hechos de la historia de vida de Brando que quizás no conozcas. Para armar la lista, Stacker consultó artículos de periódicos, relatos de revistas, biografías, archivos de películas, grabaciones de películas, reseñas y sitios web de fans.

Marlon Brando nació en 1924 en Omaha, Nebraska, donde vivió su familia hasta que se mudó a Illinois cuando tenía 6 años. Tanto su padre como su madre eran alcohólicos y su padre era hipercrítico y abusivo. Su padre era un vendedor de productos químicos que viajaba, y cuando eran niños, Brando y sus hermanos tendrían que recuperar a su madre ebria de los bares locales. La rabia de Brando hacia su padre duró toda su vida.

El actor tenía dos hermanas mayores, Jocelyn y Frances. Frances Brando se convirtió en artista y Jocelyn Brando en actriz, actuando en Broadway en "Desire Under the Elms" y "Mourning Becomes Electra" de Eugene O'Neill. Apareció en las películas "The Big Heat" y "Mommie Dehest", tuvo papeles en las series de televisión "Alfred Hitchcock Presents" y "Little House on the Prairie", y fue un personaje recurrente en el exitoso programa "Dallas".

Expulsado de la escuela secundaria por portarse mal, Brando a los 16 años fue enviado a la Academia Militar Shattuck en Minnesota, a la que asistió su padre. Brando también fue expulsado de Shattuck y se dirigió a la ciudad de Nueva York, donde sus hermanas estudiaban teatro y arte.

En Nueva York, Brando se inscribió en el Lee Strasberg Actors Studio, donde estudió con la famosa maestra Stella Adler, quien enseñó técnicas de actuación que se basaban en la memoria emocional. Ella lo tomó bajo su protección y se convirtió en su mentora.

En Broadway, el primer papel importante de Brando fue en la obra de 1944 "I Remember Mama". Su papel destacado llegó tres años después como Stanley Kowalski en la obra de Tennessee Williams "A Streetcar Named Desire". Brando rechazó las pruebas de pantalla de Hollywood porque no quería quedarse atascado en un contrato cinematográfico a largo plazo.

Para su primer papel cinematográfico en 1950, "The Men", Brando interpretó a un veterano de guerra parapléjico. Para aprender su parte, utilizó una silla de ruedas y pasó un mes en un hospital para pacientes discapacitados.

En 1951, Brando repitió su papel de Stanley Kowalski para la versión cinematográfica de "Un tranvía llamado deseo" con la directora Elia Kazan. Le valió su primera nominación al Oscar. Pasó a protagonizar "¡Viva Zapata!" en 1952, obteniendo una segunda nominación al Premio de la Academia, luego interpretó a Marc Antony en "Julio César" en 1953, obteniendo su tercera nominación consecutiva al Premio de la Academia.

Uno de los papeles más emblemáticos de Brando llegó en 1955 en "On the Waterfront", interpretando al ex luchador Terry Malloy. Una famosa escena en la que Brando toma un guante que le dejó su coprotagonista Eva Marie Saint y se lo pone en su propia mano fue improvisado en el ensayo, y la directora Elia Kazan se lo guardó para el rodaje. El papel le valió a Brando su primer premio de la Academia.

La primera esposa de Brando fue la actriz india Anna Kashfi, con quien se casó en 1957. Se divorciaron después de dos años. En una larga batalla por la custodia, Kashfi pagó $ 10,000 en un plan para secuestrar a su hijo, Christian, mientras Brando filmaba “Last Tango In Paris en Francia en 1972.

El actor apareció en la película de 1960 "The Fugitive Kind", basada en la obra de teatro de Tennessee Williams "Orpheus Descending". Con este papel, se convirtió en el segundo actor, después de Elizabeth Taylor, en recibir un millón de dólares por un papel en una película.

[En la foto: Anna Magnani y Marlon Brando en el set de "The Fugitive Kind" en 1959.]

Brando se casó con su segunda esposa, la actriz estadounidense Movita Castañeda, en 1960. Tuvieron dos hijos: Miko y Rebecca.

Pasando al otro lado de la cámara, Brando dirigió una película, "One-Eyed Jacks" en 1961, con él y Karl Malden en los papeles principales. Fue un fracaso financiero, con un costo de $ 6 millones.

Brando conoció a su tercera esposa, la actriz y bailarina tahitiana Tarita Teriipaia, de 20 años, mientras filmaba “Mutiny On The Bounty” en 1962. Estuvieron casados ​​durante 10 años y tuvieron dos hijos: Simon y Cheyenne.

En la década de 1960, Brando hizo una serie de películas fallidas, incluyendo "The Ugly American" en 1963, "Bedtime Story" en 1964 y "The Chase" en 1966, también protagonizada por Jane Fonda y Robert Redford y dirigida por Arthur Penn. "The Chase" fue criticado por los críticos, pero otros han dicho desde entonces que la actuación de Brando fue subestimada.

[En la foto: Marlon Brando y Jocelyn Brando en el set de la película del director Arthur Penn, "The Chase", en la que aparecieron ambos].

Partidario de los derechos civiles, Brando se unió a la Marcha en Washington por el Empleo y la Libertad en 1963, donde el Dr. Martin Luther King Jr. pronunció su discurso “Tengo un sueño” en el Lincoln Memorial.

[En la foto: Charleton Heston (izquierda), Harry Belafonte (derecha) y el escritor James Baldwin (centro izquierda) conversan con el actor Marlon Brando en el Lincoln Memorial durante la Marcha en Washington por Empleos y Libertad en Washington DC, 28 de agosto de 1963. ]

También te puede interesar: 100 mejores películas de todos los tiempos

Enamorado del Pacífico Sur, Brando compró Tetiaroa, una isla de 27 millas cuadradas en 1966, y la tuvo por el resto de su vida. Soñaba con planes con visión de futuro para su propiedad, como instalar energía solar, construir hábitats para la vida silvestre, convertir las algas en un complemento alimenticio y crear una escapada para artistas y pensadores. Tetiaroa fue gravemente dañada por un huracán en 1983. Hoy, la isla es el sitio de un complejo turístico de alto nivel ecológico.

Después de una serie de películas fallidas, Brando regresó a su carrera interpretando a Don Vito Corleone en "El Padrino" en 1972. Los ejecutivos de los estudios de Hollywood no estaban encantados de contratar al actor difícil, pero el director Francis Ford Coppola hizo que Brando hiciera una prueba de pantalla que tanto impresionó. ellos que cambiaron su forma de pensar.

Ganador del Premio de la Academia en 1973 por "El Padrino", Brando envió a una mujer vestida de Apache llamada Sacheen Littlefeather para rechazar el premio en su nombre. “Él muy lamentablemente no puede aceptar este premio tan generoso”, dijo, citando “el trato que reciben los indígenas estadounidenses hoy” por parte de la industria del cine y la televisión.

En 1972, Brando apareció en "Last Tango in Paris" con clasificación X. Tras su lanzamiento, Brando, la coprotagonista Maria Schneider, el director Bernardo Bertolucci y el productor Alberto Grimaldi fueron acusados ​​en Italia de hacer pornografía, pero fueron absueltos.

[En la foto: Marlon Brando, Bernardo Bertolucci y Maria Schneider durante el rodaje de "El último tango en París" en 1973.]

En 1978, según los informes, Brando recibió $ 15 millones por su papel como el padre del superhéroe, Jor-El, en la película "Superman". Solo estuvo en pantalla durante 15 minutos.

El director Francis Ford Coppola y Brando no se llevaban bien cuando hicieron “Apocalypse Now” en 1979. Los dos se enfrentaron sobre cómo aparecería en la pantalla el actor con mucho sobrepeso, y Brando logró aparecer en escenas oscuras que no revelaron el alcance de su aumento de peso.

[En la foto: el director Francis Ford Coppola en una conferencia de prensa para "Apocalypse Now" en Sydney, Australia en 1979.]

En mayo de 1990, Christian, el hijo de Brando, de 32 años, disparó y mató a Dag Drollet, que era el novio de 26 años de la hija de la estrella, Cheyenne Brando. Cheyenne estaba embarazada de ocho meses y había afirmado, falsamente, que Drollet la estaba abusando físicamente. Se quitó la vida cinco años después, a los 25 años. Christian cumplió cinco años de prisión por homicidio y murió de neumonía a los 49 años en 2008.

Brando en 1990 hizo una comedia, "The Freshman", en la que se burló de su personaje de "El padrino", y su última película completa fue "The Score" en 2001 con Robert De Niro y Edward Norton. Según la tradición cinematográfica, Brando a menudo se negaba a usar pantalones en el set de "The Score", lo que obligaba a que le dispararan solo de cerca y por encima de la cintura.

En la vejez, Brando sufría de diabetes, que le causaba problemas de visión, y de cáncer de hígado. Murió el 1 de julio de 2004 a causa de enfermedades respiratorias y cardíacas.

Brando fue incinerado y tiene dos lugares de descanso final. Los miembros de su familia esparcieron sus cenizas en Tahití y en Death Valley, California.

[En la imagen: las aves marinas vuelan sobre las aguas cristalinas del Pacífico Sur, la isla de Tetiaroa es visible en la distancia.]


Entra Marlon Brando

Fundada en 1858, la Academia Militar Shattuck en Faribault fue uno de los internados preparatorios para la universidad más antiguos y respetados del Medio Oeste. Shattuck era conocido por su rígida disciplina militar, sólidos académicos y estaba acostumbrado a tratar con estudiantes que habían sido expulsados ​​de otras escuelas.

Después de ser expulsado de su escuela secundaria local por supuestamente andar en motocicleta por los pasillos, Marlon Brando fue enviado a la Academia Militar de Shattuck en 1941. El padre de Brando, Marlon Brando Sr., asistió a Shattuck a principios de la década de 1910 y esperaba que el rígido programa clasificara a su hijo fuera.

Según todos los informes, Brando era un cadete popular pero pícaro. Los maestros de Shattuck han dicho que Brando no fue una falta de respeto, sino un bromista y un "carácter". En su autobiografía "Brando: Canciones que me enseñó mi madre", recordó la campana que sonaba cada quince minutos para recordar a los estudiantes que asistieran a simulacros, comidas, clases y otras tareas. Una noche, Brando recordó que subió al campanario, retiró el badajo de 150 libras y lo llevó a unos 200 metros de distancia y lo enterró. Cuando las autoridades escolares lo encontraron desaparecido a la mañana siguiente, Brando organizó un comité de estudiantes para averiguar quién cometió el crimen para desviar las sospechas de sí mismo. La estratagema funcionó, y Brando dijo que llevaría consigo el lugar del entierro a su tumba.

El profesor de inglés y entrenador de teatro Earle "Duke" Wagner vio potencial en Brando y lo animó a probar para la Asociación Dramática de la escuela. Trabajó duro bajo la guía de Wagner y ganó el papel principal en la obra de inicio de la escuela en 1943. En mayo de ese año, solo dos semanas antes de la obra, se descubrió que Brando había dejado los terrenos de la escuela para caminar hacia la ciudad, lo que resultó en un incidente no autorizado. demérito de ausencia. (Brando también ha afirmado que estaba en las habitaciones de Duke Wagner estudiando filas en lugar de en clase, lo que resultó en su ausencia no autorizada de la escuela. En otra fuente, afirma que lo habían sorprendido fumando mientras estaba en libertad condicional, lo que llevó a su despido. ). Había acumulado tantos pequeños deméritos que la administración había puesto a Brando en libertad condicional, y esta última ofensa finalmente rompió el lomo del camello. Se le pidió que abandonara la escuela. Los estudiantes firmaron una petición pidiendo la readmisión inmediata de Brando y el duque Wagner amenazó con renunciar, pero la administración solo se inclinó lo suficiente para permitir que Brando volviera a desempeñar su papel en la ceremonia de apertura. Brando se negó. Después de ir de habitación en habitación para despedirse de sus amigos, Brando dejó Shattuck y se dirigió a la escuela de actuación de la ciudad de Nueva York. Salga de Marlon Brando.

Aquí está mi historia favorita de su autobiografía sobre su tiempo en Shattuck. Un día, mientras realizaba maniobras, Brando fue puesto a cargo de un equipo de otros cadetes. En medio del ejercicio, el coronel se acercó a Brando y le dijo: “Soldado, su líder de batallón ha sido asesinado. ¿A qué te dedicas?"


Muerte y legado

Los años de autocomplacencia de Brando & aposs son visibles, ya que pesaba más de 300 libras a mediados de la década de 1990. El actor murió de fibrosis pulmonar en un hospital de Los Ángeles en 2004 a la edad de 80 años. Pero juzgar a Brando por su apariencia y descartar su trabajo debido a sus trabajos posteriores, menos importantes, sería un error. Su actuación en Un tranvía llamado deseo puso al público de rodillas, y su variedad de roles es un testimonio de su capacidad para explorar muchos aspectos de la psique humana.


16 hechos fascinantes sobre Marlon Brando

Marlon Brando, Jr. fue uno de los actores más famosos e influyentes de la segunda mitad del siglo XX. El estudiante convertido en la cara de la actuación de Method, como le enseñó Stella Adler, llamó la atención por primera vez por su interpretación de Stanley Kowalski en la serie de Broadway. Un tranvía llamado deseo en 1947. Desde entonces, los cuentos aparentemente fantásticos de Brando chocando con actores, escritores y directores solo se han multiplicado a lo largo de los años. En honor al cumpleaños del legendario actor, aquí hay 16 historias sobre sus travesuras tan legendarias.

1. FUE EXPULSADO DE DOS ESCUELAS.

Brando fue expulsado de la escuela secundaria, supuestamente por conducir una motocicleta por el pasillo, lo que obligó a su padre a enviarlo a la Academia Militar Shattuck en Faribault, Minnesota. Una vez allí, Brando escribió que una noche subió al campanario, quitó el badajo de 150 libras, luego cargó el badajo 200 yardas y lo enterró. En un golpe de genialidad, Brando organizó un comité para averiguar quién era el responsable. Nunca fue capturado, pero de todos modos lo expulsaron por otras infracciones. Después de eso, en la primavera de 1943, se mudó a Nueva York para vivir con su hermana en Greenwich Village.

2. TRABAJÓ COMO OPERADOR DE ASCENSORES.

En Nueva York, Brando trabajó como ascensorista en Best & amp Co., una tienda por departamentos. En Brando: Canciones que me enseñó mi madre, escribió que siguió ese concierto con breves períodos como camarero, cocinero de comida rápida y hombre de sándwiches. Brando también era vigilante nocturno en una fábrica.

3. PASARÍA HORAS OBSERVANDO A UN AGENTE HACER NEGOCIOS.

El agente Irving Paul "Swifty" Lazar ayudó a Brando a obtener un aumento de $ 10, de $ 65 a $ 75 por semana, para su debut en Broadway en Recuerdo a mamá. Lazar recordó cómo en 1945, Brando y su entonces novia, Blossom Plumb, se sentaban en silencio durante horas escuchando a Lazar hacer tratos por teléfono.

4. ARREGLÓ LA CASA DE TENNESSEE WILLIAMS ANTES DE AUDICIONAR PARA UN TRANVÍA LLAMADO DESEO.

El dramaturgo vivía en Provincetown, Massachusetts cuando se inundó su plomería. La mecha de luz también estaba rota. Unos días después de su llegada programada para su audición, Brando se presentó en la casa de Williams, le preguntó por qué las luces estaban apagadas y luego procedió a arreglar los fusibles y destapar la taza del inodoro que rebosaba. Luego dio su audición. Williams escribió que era "la lectura más magnífica" que jamás había presenciado.

5. SE ROMPIÓ LA NARIZ DURANTE UNA REALIZACIÓN DE TRANVÍA Cuando estaba boxeando con alguien en el backstage.

Para aliviar el aburrimiento de interpretar a Kowalski en el escenario durante, en ese momento, más de un año, Brando comenzó a pelear con uno de los tramoyistas, que era un boxeador aficionado. El tramoyista se lo tomó con calma a Brando hasta que el actor insistió en que luchara de verdad. Luego, el tramoyista le dio un golpe en la nariz y le ennegreció los ojos. Después de haber recibido un puñetazo en la cara y con la nariz sangrando, Brando volvió al escenario. Su coprotagonista, Jessica Tandy, ocultó su sorpresa por su aparición improvisando la línea "Maldito tonto" y actuando como si Stanley acabara de estar en una pelea callejera.

Después de la actuación, Brando caminó hasta el hospital más cercano para arreglarse. Irene Selznick, la productora del programa, le dijo a Brando que se reiniciara la nariz. Ella se alegró de que él no la escuchara. "Honestamente, creo que esa nariz rota hizo su fortuna", dijo. "Le dio atractivo sexual. Antes era demasiado hermoso".

6. SE PROBÓ LA PANTALLA REBELDE SIN CAUSA.

, cuando el proyecto cinematográfico era solo una adaptación cinematográfica planificada de Rebelde sin causa: el hipnoanálisis de un psicópata criminal, un libro de 1944 de Robert M. Lindner, sobre un recluso que admitió bajo hipnosis que fue testigo de cómo sus padres tenían relaciones sexuales cuando él era solo un bebé y se había rebelado desde entonces. Brando rechazó una oferta de $ 3000 por semana de Warner Bros. y continuó trabajando en el escenario. Cuando finalmente se hizo la película en 1955, Los New York Times El crítico Bosley Crowther escribió que James Dean estaba "imitando a Marlon Brando en diversos grados".

7. BRANDO INICIALMENTE ABAJO EN LA FRENTE AL MARY NO SE PREOCUPÓ DE SU DESEMPEÑO EN ELLO.

Después de que Brando devolviera el guión no leído, dos veces, Frank Sinatra fue elegido como Terry Malloy. Mientras se preparaba el vestuario para que el cantante protagonizara, Brando cambió de opinión después de que el productor Sam Spiegel convenciera al actor de dejar de lado su política y volver a unirse a su equipo. Un tranvía llamado deseo directora Elia Kazan, quien había testificado como testigo ante el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes en 1952.

Cuando Brando vio la película por primera vez, estaba "tan deprimido" por su actuación que salió de la sala de proyección sin decir una palabra. Brando ganó su primer (de dos) Oscar al Mejor Actor por el papel.

8. ALGUIEN SE ROBÓ EL SUYO EN LA FRENTE AL MAR OSCAR.

Brando escribió que honestamente no sabía qué pasó con su Oscar. No se dio cuenta de su desaparición hasta 1994, cuando su abogado le informó que una casa de subastas de Londres planeaba venderlo.

9. BRANDO Y SINATRA SE ENFRENTARON DURANTE CHICOS Y MUÑECAS.

Aún molesto por que le quitaran el papel de Terry Malloy, Sinatra le guardaba rencor y repetidamente se refería a Brando como "Mumbles". Sinatra también declaró que no fue por Brando y "esa mierda del Método".

Los dos terminaron protagonizando Chicos y muñecas (1955) junto, con Sinatra como Nathan Detroit y Brando como Sky Masterson. Para vengarse de Sinatra por su inflexible aversión por los ensayos, Brando cometió un error deliberadamente al final de las escenas para necesitar una nueva toma. En una escena, según los informes, Brando se equivocó nueve veces seguidas porque Sinatra tenía que comer un trozo de tarta de queso cada vez. Después del noveno error, Sinatra tiró su plato al suelo, atascó el tenedor en la mesa y le gritó al director: "¡Estos jodidos actores de Nueva York! ¿Cuánta tarta de queso crees que puedo comer?".

10. COMPRÓ SU PROPIA ISLA.

Mientras filma Motín a bordo (1962), Brando vio por primera vez Tetiaroa, un atolón de 2.3 millas cuadradas ubicado a unas 30 millas al norte de la isla principal de Tahití. Seis años después de enamorarse de él, lo compró. Hoy funciona como un balneario: El Brando.

11. NO ERA FAN DE BURT REYNOLDS.

Cuando Brando se enteró de que Burt Reynolds estaba siendo considerado para el papel de Michael Corleone en El Padrino (1972), dijo que dejaría de interpretar a Vito si Reynolds fuera elegido. Brando dijo que Reynolds era "el epítome de algo que me da ganas de vomitar".

12. LLEGÓ A CORTO MIENTRAS DISPARA ÚLTIMO TANGO EN PARÍS.

Mientras filmaba la controvertida película de Bernardo Bertolucci con clasificación X, Brando se sintió avergonzado un día muy frío cuando, según él, su miembro se redujo al "tamaño de un maní". Desafortunadamente para Brando, fue en un día en el que se iban a filmar varias escenas de desnudos.

13. BRANDO PENSÓ SU SUPERHOMBRE EL PERSONAJE FUNCIONARÍA MEJOR COMO UNA BAGEL VERDE.

Después de ser elegido como Jor-El, el padre de Superman en la película de superhéroes de 1978 de Richard Donner, Brando sugirió que podría ser mejor si simplemente proporcionara la voz del personaje. "Sugirió, enérgicamente, que Jor-El podría ser una maleta o un bagel verde que hablara con la voz de Brando", recordó el productor Ilya Salkind. "Era muy joven y estaba sudando. Dije 'Dios mío, esto se terminó, la película no sucederá. El hombre destruirá todo. Esto es imposible. Jor-El será un bagel'". Afortunadamente, Donner intervino: "Marlon, creo que la gente quiere ver a Marlon Brando jugando Jor-El. No quieren ver un bagel verde".

14. BRANDO LEE EL SUYO SUPERHOMBRE LÍNEAS DEL PAÑAL DE SUPERMAN.

que Brando ganó $ 2.25 millones por 12 días de trabajo en Superhombre, pero a lo largo de los años su salario ha subido a $ 3.7 millones por sus 10 minutos de tiempo frente a la pantalla. En una escena en la que Brando, como Jor-El, el padre de Superman, puso a su hijo pequeño en una cápsula de escape, Brando leyó sus líneas en el pañal del bebé. (Del mismo modo, le había preguntado a Bertolucci si podía leer sus líneas en el trasero de su coprotagonista Maria Schneider en Último tango en París. En ese caso, fue rechazado).

15. TRABAJÓ DURANTE UN DÍA PELÍCULA ATERRADORA 2.

Brando recibió $ 2 millones para hacer un cameo como sacerdote en Película de miedo 2, pero tuvo que abandonarlos cuando fue hospitalizado con neumonía. "Quería hacerlo", dijo el coguionista y estrella Shawn Wayans. "Tenía una máscara de oxígeno y pensamos, 'Oye, tenemos que dejarlo ir. Este tipo no está sano". Por ese día, Brando hizo que un asistente en la habitación contigua leyera sus líneas en un auricular.

16. SE ENOJÓ CON YODA.

Brando protagonizó El marcador (2001), dirigida por Frank Oz, un destacado titiritero que operó y expresó a Miss Piggy, Fozzie Bear, Cookie Monster, Grover y Yoda. El problema comenzó cuando Brando interpretó a su personaje homosexual "muy por encima" el primer día de rodaje, según Oz, quien también admitió ser "demasiado duro" con Brando cuando le dijo que bajara el tono.

En respuesta, Brando comenzó a referirse a Oz como "Miss Piggy". El coprotagonista Robert DeNiro terminó sirviendo como una especie de mediador y entregaría las instrucciones de Oz a Brando. Para una escena, filmada durante dos días, Brando estaba tan molesto que se negó a actuar con Oz en la habitación, por lo que el director tuvo que mirar afuera con un monitor.


Escándalos del Hollywood clásico: el peto sucio de Marlon Brando

Olvida lo que sabes sobre Marlon Brando. Olvídate de Vito Corleone, olvídate de las bolas de algodón rellenas en las mejillas, olvídate de las cosas indescriptibles que involucran la mantequilla en Último tango en París. Olvida el oscuro y calvo espectro de Apocalipsis ahora, y ciertamente olvidar la enorme vergüenza de Superhombre. Limpia tu memoria y solo mira a este hombre.

Este fue Brando en el apogeo de sus poderes, cuando su enfoque de la actuación desafió el concepto de actuación de Hollywood, y la forma en que vivía era una afrenta para toda la industria. Fue entonces cuando algo ardió detrás de sus ojos, cuando todo su cuerpo pareció ondular con energía como un cable vivo en busca de un enchufe. Fue entonces cuando no podías apartar los ojos de él, cuando la alquimia de su presencia física y emotiva amenazaba con quemar la película en la que estaba impresa.

A pesar de que nunca firmó un contrato de estudio a largo plazo ni de tener el beneficio de la publicidad "Fixers", Brando nunca se vio envuelto en un solo escándalo a gran escala, a menos que, es decir, cuente duplicando su peso, retirándose a su propia isla del Pacífico Sur. , enviar a un nativo americano a aceptar su premio de la Academia, o tener tres hijos con su ama de llaves escandalosa.

Pero eso fue todo Brando de etapa media y tardía. El primer Brando, o Hot Brando, como me gusta llamarlo, nunca fue encarcelado como Robert Mitchum ni denunciado en el senado como Ingrid Bergman. Al igual que su contemporánea Marilyn Monroe (espere, esa pieza está llegando por completo), no rompió las reglas sociales tanto como curva ellos. De esta manera, Brando no solo cambió lo que el público esperaba de un "buen desempeño" en pantalla, sino también el tipo de comportamiento que aceptarían.

Los inicios de la carrera de Brando son bien conocidos. Después de estudiar El método con Stella Adler en The New School, apareció en algunas malas obras que le valieron buenas noticias. Tan famoso Neoyorquino La crítica de cine Pauline Kael recordaría años después, la primera vez que lo vio en el escenario,

... Miré hacia arriba y vi lo que pensé que era un actor que tenía un ataque en el escenario. Avergonzado por él, bajé los ojos, y no fue hasta que el joven que me había traído me agarró del brazo y dijo: "¡Mira a este tipo!" que me di cuenta de que estaba actuando.

Ese. De eso es de lo que estoy hablando.

Después de recibir elogios de la crítica por su papel en Tennessee Williams Un tranvía llamado deseo, Brando se mudó a Hollywood para aparecer como un parapléjico en Los hombres. El plan era mostrarle a Hollywood lo que estaba pasando y luego volar la ciudad, dando a la colonia de películas el dedo en el camino de regreso a Broadway.

Brando nunca regresó al escenario, pero nunca cambió su actitud hacia Hollywood. Llevaba su oprobio en la manga, negándose a hacerse amigo de los columnistas de chismes o someterse a entrevistas con las revistas de fans. Llevaba "petos sucios", es decir, JEANS, EN PÚBLICO, TODO EL TIEMPO. A Photoplay El artículo describió con desdén su "traje habitual de Levis, una camiseta y mocasines sin calcetines", que en realidad suena a Tu papá, pero cuando la mayoría de las estrellas todavía lucían pantalones de cintura alta y finamente confeccionados, esto era un gran problema.

A Brando no le importaba el dinero. Sus "apartamentos cambian pero nunca varían una habitación con una cama que rara vez está hecha, una cómoda tan vacía como su armario". en 1951, publicó un anuncio en el Revisión de literatura de los sábados: "Se busca apartamento, cualquier cosa antigua" ".

No le gustaban las "chicas glamorosas" o las estrellas de Hollywood, y las volvía "un poco locas porque las ignora". En cambio, prefirió "las chicas que conoce en las clases de teatro y en las oficinas". (¿Cuál es otra forma de decir que quiere llevarse todo Hairpin en una cita, verdad?)

Le encantaba tocar los bongos y las marimbas, salía con gente negra que no se llamaba Sammy Davis Jr. y proclamaba que su mejor amigo era un mapache. He was “known to make an entire meal out of a jar of peanut butter.”

In other words, he operated in a completely different circle than the Hollywood elite. In today’s terms, he was at the dive bar drinking High Life unironically while the rest of the stars was getting bottle service at a night club named something like “Pure.” He did not give a shit — or, more precisely, he did not give a shit about toeing the line of what a star should be and how one should behave. When asked to pose for the cover of Vida magazine, he answered “Why would I want to do that?”

Yet during this period, Brando appeared in a series of films that made it impossible for the industry to ignore him. He smoldered, abused, and tore his shirt in the film version of Streetcar (1951), donned full “brown face” as Mexican Revolutionary Emiliano Zapata in Viva Zapata! (1952), proved he could do Shakespeare as Marc Antony in Julio César (1953), helped codify the leather biker look and teen rebelliousness in The Wild One (1953), and wore the shit out of a longshoreman’s jacket in En el paseo marítimo (1954).

He earned four Oscar nominations in as many years, finally winning for En el paseo marítimo. (There are some hilarious pictures of him all polished up on on Oscar Night and posing with Best Actress Grace Kelly, who looks like she might be vaguely allergic to him.)

In these films, Brando’s performances made people feel something I don’t think we quite understand, as the vast majority of us have grown up with actors who either adhere to The Method (Robert De Niro, Daniel Day-Lewis, Meryl Streep, Christian Bale, Sean Penn) or bastardize aspects of it to “go ugly” and win an Oscar (Charlize Theron, Nicole Kidman).

But back in the early ’50s, Brando was operating on an entirely different level than everyone around him — kinda like LeBron before he betrayed the entire state of Ohio, Blake Lively when she was still a Sister of Traveling Virginity-Losing Pants, or Kanye when he was the sixth headliner at the Sasquatch Music Festival in 2004 and you got too drunk on vodka you’d smuggled in using plastic ziplocs shoved into your bikini bottoms and all you can remember is Kanye strutting across stage in a purple sequined suit yelling JESUS WALKS WITH MEEE. but bygones.

Point is, Kanye ruled that festival, and Brando ate those films for breakfast.

Take, for example, his role in En el paseo marítimo. You’ve heard the “I coulda been a contender” monologue, which is great, sure, but what’s better is the way he interacts with his love interest, played by Eva Marie Saint.

He puts on her little white glove! I DIE! Then he tells her she was a hideous braces monster when she was younger but wins her over with “I just mean to tell ya that ya grew up very nice.” [. ]

What Brando does with Saint over the course of the film is subtle but spectacular: A woman made of Catholicism, shrillness, pointy edges, and buttoned up jackets becomes sexy before our eyes.

Part of the transformation can be credited to good directing, lighting, costuming, etc., but as Brando falls in love with her, the way he looks at her — all lusty with those eyelids that fold over on themselves — somehow becomes the way we look at her.

Now, if Brando had just been talented, he’d most likely have stayed on the stage. mainstream Hollywood supports many things, but serious, experimental art has not historically one of them.

But as evidenced so thoroughly above, Brando was also spectacularly, ruinously handsome. And while he certainly inspired no small amount of teen squeals, he was no teen idol. He left that job to James Dean, who was busy mimicking the Brando scowl and mumble. Crucially, Dean was also more accessible to girls still ambivalent enough about actual sex that they want their objects of affection feminine-faced and shiny, looking like they’ve just come from a facial and an eyebrow wax. (See also Zac Efron, young Leonardo DiCaprio, and David Cassidy.)

Brando, however, was the kind of handsome that gives grown women shivers, with a sort of physical imprint that lingers in the back of your head and dreams for days. Sixteen-year-old me saw nothing in Brando 30-year-old me sees todo.

That everything, of course, is sex. Hedda Hopper called him “Hollywood’s New Sex Boat,” recounting how, when she mentioned his name over coffee, it “instantly spread over my living room like a flash fire. ‘Marlon Brando? He’s exciting! Marlon Brando! He’s coarse, he’s vulgar! Marlon Brando, he’s male!

INDEED, HEDDA’S COFFEE CLATCH. Brando was masculino, and it made people feel something funny in their bathing suit parts. More importantly, he seemed to represent the working class male — in part because the roles that made him famous were so clearly marked as such (Stanley Kowalski, road biker, longshoreman) but also because the way he comported himself off the screen so precisely matched that image, all dirty dungarees and motorcycles and t-shirts rolled over the biceps.

Of course, the fetishization of the working class male has a long history, spanning from Walt Whitman’s exclamation points all the way to Ryan’s wife beaters in La o.c. Working class guys build things! With their hands! They will then TOUCH YOU with those hands, all lusty and man-like! And the 1950s, like today, were filled with anxiety over the feminized male, the desk-bound husband, and Momism, rendering this type of man tremendously appealing.

The gossip industry obviously had no idea how to process Brando. After years of spoon-feeding readers pablum from the studios about family Christmases and chaperoned dates, it was like Gente magazine trying to explain Lady Gaga to the minivan majority.

But Brando, for all of his iconoclasm, understood that shunning publicity was publicity in and of itself. In the early 1950s, he could manipulate the studio as savvily as any studio star, he simply played the game by entirely different rules, with no coach, personal trainer, or real teammates to assist him.

Which is all to say that Brando was the first of a new brand of stars, and his success would encourage others, including pot-smoking Mitchum, to take their careers and publicity into their own hands, or at least out of the studio’s hands and into those of an agent who could then be subject to the star’s personal demands. It was a new calculus of control, with the balance of power swinging from the studios to the talent.

On the surface, this seems like a great idea. The classic studio system could be feudal and exploitative, and no one would have given Jim Carrey $20 million for Bruce Almighty.

But as Andre Bazin and other writers for the Cahiers du Cinema recognized, there was a certain genius to the classic system. The efficiency with which films were made, the guidelines and budgets to which the directors, producers, and writers were forced to hew, and the immaculate constraint of star images resulted in more spectacular films, more great films, more good films, and far fewer Transformers 2 films.

The genius, then, sprung from control: Give me a million dollars and no deadline to write my next scandal piece for Hairpin and I’ll turn in something two years from now that basically recites “I Love You Ryan Gosling Take Off Your Shirt.” Have me do it for free with only the promise of personal glory, and I’ll give you something with esoteric adjectives, turns of phrase, and jokes concerning my home state — plus I’ll turn it in on time, every time.

Same goes for the stars. With effectively no oversight and enormous demand for his services, Brando began to indulge: in women, in food, in his own vanity. The films after En el paseo marítimo are successively more bloated and embarrassing, and a 1957 Neoyorquino profile, written by Truman Capote, made it clear that Brando was not just a jackass but perhaps also a dilettante. And it’s completely heartbreaking.

The true scandal, in the end, was that a talent so promising would so predictably succumb to his own hubris. Brando’s decline was far more tragic than any illicit affair or recreational drug use, as it betrayed what fame and adulation could do to the actual bodies and psyches that compose our popular images. Indeed, for all Brando’s gravitas in El Padrino y Last Tango in Paris, both performances lack the vibrance and vitality of his work in the early ’50s. Instead, they seem to spring from a well of of shame and despair, appealing for the audience to mourn an ideal of masculinity gone to seed.

Brando had an entire generation’s desire pulsing under his finger. But the lesson, it seems, is that no one can wield such power on his own. Not a king, not a movie star, not even a brilliant actor in dirty dungarees.

Anne Helen Petersen es doctora en chismes de celebridades. No realmente. Puedes encontrar evidencia (y otros escritos) aquí.


Marlon Brando Was A Bisexual, Unfaithful Sex Addict -- Says New Book!

Marlon Brando was a ladies’ man — and then some — according to a new book.

En The Contender: The Story of Marlon Brando, author William J. Mann details the actor’s life using new and revelatory material from the late star’s own private archives.

According to excerpts obtained by DailyMail.com, El Padrino star was a sex addict who had romps with both women AND men!

The legendary thespian — also known as Bud — was born on April 3, 1924 in Omaha, Nebraska to mom Dodie Pennebaker Brando, “someone who saw the beauty in life,” and dad Marlon Brando Sr., “a card-carrying pr**k’, a silent, brooding, angry man” who was allegedly abusive towards his family.

After one incident — where Marlon threatened to kill his father if he hit his mother one more time — Brando Jr. was sent to Shattuck Military Academy in Minnesota “to straighten out.”

While at school, Marlon was introduced to drama classes, and allegedly had sexual relations with another male cadet.

“The relationship was nothing extraordinary sexual play between cadets at military schools was not uncommon.”

In fact, Brando made no judgements about another person’s sexuality.

“He was a man utterly at ease with his fluid sexuality, someone who blithely disregarded the binaries of love and gender.”

Eventually, he made his way to New York where he took acting classes with Stella Adler — and even had a reported relationship with her daughter, Ellen.

“There was a lot of f**king going on and I was in the thick of it.”

At the time, he also reportedly had relationships with Celia, a window dresser, and Blossom Plumb, a classmate.

Throughout his life, Brando had several alleged flings with other celebrities.

Sobre el 20th Century Fox lot, he met West Side Story actress Rita Moreno — who found him “swaggeringly irresistible.”

She later wrote in her 2013 memoir:

“To say that he was a great lover — sensual, generous, delightfully inventive — would be gravely understating what he did not only to my body, but for my soul. Every aspect of being with Marlon was thrilling, because he was more engaged in the world than anyone else I’d ever known.”

Per several sources, Brando also had a thing with Marilyn Monroe in 1955 following her divorce from Joe DiMaggio and before her marriage to Arthur Miller. Mann penned:

“Monroe was hardly Marlon’s type but she had an earthy sense of humor that he would have liked.”

Additionally, many believe Brando had sex with comedian Richard Pryor.

Brando is quoted in the book, saying:

“I had a lot of affairs. Far too many to describe me as a perfectly normal, reasonable, intelligent person.”

He allegedly slept with the wives of his friends, as he believed married women were more exciting to pursue.

Mann summed it best when he wrote:

“‘When I awake in the morning, the first thing I think about is, who am I going to f**k today?’ — even if there was a woman sleeping beside him.”

In 2004, Brando died of respiratory failure from pulmonary fibrosis with congestive heart failure.


He spent his final years hanging out at Neverland Ranch

Brando never stopped working but as he got older but as his health began failing he started scaling back his work and writing the film Brando and Brando with Tunisian director Ridha Behi. When he was home he hung out at Neverland Ranch with Michael Jackson. Brando’s son Miko explained:

On July 1, 2004, Brando passed away from respiratory failure from pulmonary fibrosis with congestive heart failure at the UCLA Medical Center. His ashes were mixed with those of his friends Wally Cox and Sam Gilman before they were scattered in Death Valley.


Ver el vídeo: Zeynep Bastık - Marlon Brando Official Video