Vigilant IV - Historia

Vigilant IV - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Vigilante IV

(CGC: dp. 220, 1. 125 'b. 23'6 "; dr. 9'; s. 11 k .; cpl.
38; a.; 3 "; cl. Activo)

El cuarto Vigilant, un cortador de guardacostas diesel de 125 pies, casco de acero, doble tornillo, fue completado en 1927 en Camden, Nueva Jersey, por la American Brown Boveri Electric Corp. y fue puesto en servicio en Camden el 3 de marzo de 1927. , El contramaestre JF Morin, USCG, a cargo.

Después de operar desde la base de la Guardia Costera en Stapleton, Nueva Jersey, en la primavera de 1933, Vigilant se trasladó a Norfolk el 6 de junio y, en 1935, a Ft. Pierce, Fla. La Marina se hizo cargo de los buques de la Guardia Costera en el verano de 1941 para el servicio durante la emergencia nacional, pero el barco de la Guardia Costera todavía tenía su base en Ft. Pierce en el momento del ataque japonés contra Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.

Equipado para ayudar a la navegación, el Vigilant-clasificado WPC-154, patrullado desde Ft. Perforar a principios de 1942. A las 13:50 del 19 de febrero de 1942, el cúter recibió un mensaje de radio que informaba del torpedeo (más tarde se descubrió que había sido cometido por el U-128) del petrolero SS Pan Massachusetts. Mientras el buque de guerra se dirigía a la zona, la SS Elizabeth Massey rescató a los supervivientes del petrolero y comunicó por radio que no era necesaria ninguna ayuda. No obstante, Vigilant permaneció en la zona.

Mientras estaba en Melbourne, Florida, a las 0555 el 22 de febrero, el cúter avistó una bengala y alteró su rumbo para cerrar. Pronto encontró el petrolero SS Republic en llamas que había sido torpedeado una hora antes por el U-504.

A las 0800, cuando Vigilant se acercaba, descubrió un bote salvavidas volcado junto a la República en llamas con un hombre nadando cerca. Rápidamente maniobró a menos de 50 pies del hombre en el agua. De repente, Republic explotó, envolviendo al desafortunado hombre en llamas y rociando aceite a los rescatadores. Vigilant permaneció peligrosamente cerca de las llamas furiosas y recogió a dos sobrevivientes, a quienes luego transfirió a Biddle (DD-151), que había llegado a la escena. Finalmente, Vigilant recuperó seis cuerpos y los transfirió a Biddle antes de entregar la búsqueda al destructor.

Posteriormente, Vigilant buscó un contacto submarino el 9 de mayo, creyendo que se trataba de un submarino que se creía que había sido dañado anteriormente y que buscaba escapar dirigiéndose en dirección norte desde Miami. Junto con Nike (WPC-112), Vigilant llevó a cabo una búsqueda infructuosa del sumergible enemigo.

Las entradas existentes del diario de la Segunda Guerra Mundial de Vigilent terminan por alguna razón, en 1942. Sin embargo, se sabe que el barco continuó en servicio con la Guardia Costera después de la Segunda Guerra Mundial y más tarde fue estacionado en Corpus Christi, Texas. El barco fue reclasificado como cortadora de resistencia media en la década de 1960. Fue desmantelada y vendida en 1966.


Vigilant IV - Historia

Vigilant Hope Inc. es la visión de Daniel y Hannah Walters, y se formó en 2006 con la ayuda del Dr. Jimmy Carr. Casados ​​en 2006, los Walter han dedicado sus vidas a servir a Jesús amando a quienes los rodean. El latido de su corazón es para satisfacer las necesidades de quienes se escabullen por las grietas de la sociedad y para alentar a los "ricos" a invertir en los que "no tienen".

Hannah y Daniel han pasado muchos años sirviendo a la comunidad urbana. Ya sea como voluntario en la despensa de alimentos de un alcance local, dando clases particulares a niños urbanos o alimentando a los desamparados, los Walters se sienten llamados a ayudar a los pobres.

En 2006, los Walters se mudaron a West Virginia para trabajar con jóvenes en riesgo. El llamado a las Montañas Apalaches les brindó la oportunidad de poner en acción su visión de alcance al comenzar a crear programas que satisfarían las necesidades de esa comunidad. Los Walters comenzaron programas extracurriculares, programas de alcance para adolescentes, seminarios de capacitación para voluntarios, eventos de alcance universitario, simulaciones de pobreza y programas misioneros que unieron a grupos de jóvenes de todo el país con familias que necesitaban reparaciones en el hogar.


Temores de un cuarto Reich

Muchas personas han sido acusadas de intentar establecer un Cuarto Reich, pero ¿qué fue?

Aunque el Tercer Reich de Hitler colapsó hace casi 75 años, su sucesor, el Cuarto Reich, está vivo y coleando. Ese, al menos, es el reclamo de algunos periodistas, políticos y otros activistas europeos y estadounidenses, que, en los últimos años, han utilizado la frase para atacar a los opositores.

En la última década, izquierdistas griegos y nacionalistas rusos han acusado a la canciller alemana Angela Merkel de utilizar la UE para imponer un Cuarto Reich dominado por los alemanes en Europa. Los críticos árabes han acusado al gobierno israelí de actuar como un Cuarto Reich, luego de sus acciones militares en Gaza y Líbano. Y activistas de izquierda en Estados Unidos han acusado a Donald Trump de intentar establecer un Cuarto Reich en Estados Unidos.

La difusión del Cuarto Reich como un insulto polémico es más que simplemente el último ejemplo del uso casual de la retórica inflacionaria y difamatoria en un mundo conectado. Como concepto histórico, el Cuarto Reich tiene una historia complicada, con lecciones importantes sobre cómo conducimos el discurso político.

Hoy en día, la idea del Cuarto Reich es sinónimo de nazismo resurgente, pero es más ominosa que "neonazi", ya que designa algo actual en lugar de meras aspiraciones. El Cuarto Reich sugiere que los extremistas de derecha están al borde del poder o ya lo han alcanzado. Irónicamente, el término en realidad tenía un significado muy diferente. El Cuarto Reich fue utilizado por primera vez como un grito de guerra en la década de 1930 por los opositores alemanes del régimen nazi. Los grupos que emplearon el término abarcaron un amplio espectro político: desde los exiliados alemanes de izquierda en París, que redactaron un 'Proyecto de Constitución para un Cuarto Reich' en 1936, hasta los monárquicos conservadores, que hablaron de un futuro Cuarto Reich post-nazi de Alemania. Unidad cristiana. Compañeros de cama igualmente extraños eran los refugiados judíos en Nueva York, que llamaban a su vecindario el `` Cuarto Reich '', y los nazis renegados que pertenecían a la organización cismática del `` Frente Negro '' de Otto Strasser, que visualizaban el Cuarto Reich como un lugar donde un nacionalsocialismo `` genuino '' un día se hará realidad.

El significado del término cambió drásticamente después de la Segunda Guerra Mundial. A medida que las fuerzas aliadas ocuparon Alemania, los temores de que los nazis impenitentes se negaran a rendirse, y algún día buscaran regresar al poder, transformaron gradualmente el término de esperanza a miedo: un miedo que estaba lejos de ser infundado. Aunque la democratización de la posguerra de Alemania a menudo se considera inevitable, en 1945-47 los grupos nazis desafiaron a las tropas aliadas con varios intentos de golpe. Todos ellos fueron finalmente suprimidos, pero su cobertura mediática promocionó las amenazas evitadas como presagios de un posible Cuarto Reich, cambiando el significado del término.

En las décadas que siguieron, el Cuarto Reich se convirtió en el término elegido por los activistas que esperaban mantener al mundo occidental alerta sobre la evolución de la incipiente democracia de Alemania Occidental. Cuando la República Federal enfrentó amenazas neonazis en 1951-52, con el surgimiento del Partido Socialista del Reich (SRP) y el descubrimiento de la "Conspiración Gauleiter" nazi, los periódicos occidentales advirtieron activamente sobre un posible "Cuarto Reich". Lo mismo sucedió en la época de la "ola de la esvástica" de vandalismo antisemita en 1959-60 y el surgimiento del Partido Nacional Democrático (NPD) de extrema derecha en 1966-69. Tales advertencias continuaron durante los ansiosos años que rodearon la unificación alemana en 1990. En resumen, el Cuarto Reich fue un período de prueba, recordando a los alemanes que Occidente no había olvidado el pasado nazi.

El Cuarto Reich también se aplicó a Estados Unidos. Gracias a la reacción racista contra el Movimiento de Derechos Civiles, la escalada de la guerra de Vietnam y los escándalos de la administración Nixon, muchos en la izquierda política afirmaron que un Cuarto Reich estaba amaneciendo en Estados Unidos. En una entrevista de 1973, el escritor James Baldwin condenó la decisión de los votantes estadounidenses de devolver 'Nixon ... [a] la Casa Blanca', declarando que: 'Para mantener a los negros en su lugar, incorporaron leyes y orden, pero yo lo llamo el Cuarto Reich.

El término también penetró en la cultura popular estadounidense. Sobre la base de las primeras películas de la posguerra, como Orson Welles El extraño y de Alfred Hitchcock Notorio (ambas de 1946), una avalancha de novelas, películas, programas de televisión y cómics en los años setenta y ochenta mostraba a los villanos nazis persiguiendo un Cuarto Reich en todo el mundo. La premisa ha conservado su resonancia hasta nuestros días.

Sigue siendo una pregunta abierta cómo deberíamos ver la expansión del Cuarto Reich como un significante político. En muchos sentidos, refleja las compensaciones que acompañan al uso de las analogías nazis en la actualidad. Mientras luchamos por comprender y confrontar el surgimiento de movimientos políticos de derecha en Occidente, nos enfrentamos al dilema de responder con excesivo alarmismo o excesiva complacencia. Demasiadas comparaciones hiperbólicas, por ejemplo, entre Donald Trump y Adolf Hitler, entorpecen el poder de las analogías históricas y se arriesgan a llorar como un lobo. Una falta de voluntad para ver los peligros pasados ​​que acechan en el presente corre el riesgo de subestimar los segundos e ignorar los primeros.

Es particularmente oportuno, por lo tanto, revisar cómo Occidente se ha enfrentado a la pesadilla que nunca sucedió: la creación de un Cuarto Reich. Por un lado, nos recuerda que la gente, no hace mucho tiempo, estaba paralizada por preocupaciones que resultaron infundadas. Por otro lado, estudiar el Cuarto Reich nos ayuda a darnos cuenta de que los temores de la posguerra de un regreso nazi al poder también se basaban en peligros reales, que podrían haberse dado cuenta si las circunstancias hubieran sido incluso ligeramente diferentes.

Al revelar cómo las contingencias pueden determinar la historia, al recordarnos que nuestro mundo no era inevitable, la historia del Cuarto Reich advierte contra la complacencia. Al revelar cómo nuestros peores miedos no se han cumplido, advierte contra la histeria. Al examinar cómo las personas han luchado con los miedos en el pasado, se muestra cómo podrían afrontar el miedo en el presente.

Gavriel D. Rosenfeld es profesor de historia en la Universidad de Fairfield y autor de El Cuarto Reich: El espectro del nazismo desde la Segunda Guerra Mundial hasta el presente (Cambridge, 2019).


Port Canaveral & # 8217s U.S. Coast Guard Cutter Vigilant tiene una rica tradición y un largo legado

Décimo buque en la historia de servicio en llevar el nombre

El primer cortador llamado "Vigilant" fue uno de los diez cortadores de ingresos originales del servicio. Vigilante Vi servicio en Nueva York desde 1791 hasta 1798, y puede haber sido el primero de los cortadores originales en completarse. Su área de patrulla incluía el río Hudson, el puerto de Nueva York y las costas del norte de Nueva Jersey y Long Island. (Imagen de la colección de la Guardia Costera)

EDITOR & # 8217S NOTA: USCGC Vigilant (WMEC-617) tiene su puerto base en Port Canaveral, Florida y es el duodécimo cortador en llevar el nombre Vigilant, que se remonta a 1790 cuando se construyó el Vigilant original para el Revenue Cutter Service. En 1990, Vigilant trasladó su puerto base a Puerto Cañaveral. Vigilant acaba de completar otro período de patio, actualizándola con los equipos electrónicos y de ingeniería más modernos disponibles.

CONDADO BREVARD • PUERTO CANAVERAL, FLORIDA - El guardacostas Vigilant Cutter (WMEC-617) fue comisionado en 1964, lo que significa que ha servido a esta nación durante más de 50 años. Durante esos muchos años, el cúter y sus tripulaciones han realizado las misiones de aplicación de la ley marítima, búsqueda y rescate, seguridad nacional, defensa nacional y participación internacional.

Vigilante recibe su nombre de un rasgo inspirador que significa vigilar atentamente, especialmente ante posibles peligros o dificultades.

Su lema es Semper Vigilans, que significa "Siempre vigilante" y sus apodos incluyen "RONC Captain Bob's Econo-Fill", "Ninguno aquí a cargo" (una obra de teatro en la señal de llamada de radio del cortador NHIC), "Debemos comer pollo (una obra de teatro en la designación del cortador WMEC), "Baby Dallas", "Buque de guerra U-617", "La zona de la locura" y "Hogar del pollo volador naranja roto".

Cutter Vigilant ataca al corsario británico Dart frente a las costas de Block Island el 4 de octubre de 1813 (imagen de la colección de la Guardia Costera).

Vigilant ha estado involucrado en muchas operaciones históricas y únicas.

En 1965, formó parte del equipo de recuperación del Proyecto Gemini que ayudó en la recuperación de la cápsula espacial y la tripulación Gemini. Vigilant aseguró su lugar en la historia en 1970 como resultado del infame "Incidente Vigilant" en Massachusetts en el que el marinero lituano Simas Kudirka intentó desertar a los Estados Unidos saltando de su barco soviético a la cubierta del Vigilant.

Kudirka fue repatriado a su barco soviético pero luego emigró a los EE. UU. En 1976, Vigilant también se desempeñó como comandante en el lugar cuando el petrolero Argo Merchant aterrizó cerca de Cape Cod derramando carga en el mar.

Este caso se considera uno de los peores derrames en la historia de los EE. UU. Antes del Exxon Valdez y Vigilant obtuvo el elogio de la Unidad Meritoria de la Guardia Costera por su papel en la limpieza del derrame.

Vigilant tiene la distinción única de ser el décimo buque en la historia de servicio en llevar el nombre.

Este récord de buques predecesores con el mismo nombre es mayor que el de otros barcos, incluidos "Alerta" y "Activo" con ocho barcos y "Eagle" y "Crawford" con siete. El primer cortador llamado "Vigilant" fue uno de los diez cortadores de ingresos originales del servicio.

Vigilante Vi servicio fuera de Nueva York desde 1791 hasta 1798 y puede haber sido el primero de los cortadores originales en completarse. Su área de patrulla incluía el río Hudson, el puerto de Nueva York y las costas del norte de Nueva Jersey y Long Island.

Durante el resto del siglo XIX y principios del siglo XX, cinco barcos más llamados "Vigilant" sirvieron en la Guardia Costera o en sus agencias ancestrales. Estos incluyeron un cortador que entró en servicio en 1843 solo para naufragar en Key West, Florida, en un huracán un año después. En 1856, el Lighthouse Service compró una goleta para cuidar los faros y la rebautizó como Vigilant.

Retrato del maestro John Cahoone con la versión de 1829 del uniforme de oficial del Servicio de Revenue Cutter. (Obra cortesía de Louis Roth)

En 1866, el barco también naufragó cerca de Key West. Vigilant VII entró en servicio en 1867 y zarpó de Boston y Portland, Maine. El cortador y su cortador hermano Reliance fueron los últimos cortadores propulsados ​​por velas en la historia del servicio. En 1910, la lancha del puerto de 45 pies Vigilant entró en servicio en Sault Ste. Marie se bloquea en Michigan.

El cortador Vigilant de 125 pies de "dólar y cuarto" entró en servicio durante la Prohibición.

El barco fue construido para luchar contra Rum Runners y sirvió desde 1927 hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando se le atribuyó el rescate de los sobrevivientes de dos petroleros torpedeados en la costa este.

El cortador permaneció en servicio hasta mediados de la década de 1950. A principios del siglo XIX, tres cortadores más llamados "Vigilant" sirvieron a la nación.

El cortador de resistencia media Vigilant tiene su puerto base en Cabo Cañaveral, Florida. En sus más de 50 años de servicio a la nación, Vigilant ha recibido innumerables honores. Estos premios incluyen numerosos elogios de la Unidad de la Guardia Costera, elogios de la Unidad Meritoria de la Guardia Costera, elogios de la Unidad Meritoria de la Marina, medallas de servicio humanitario, cintas de operaciones especiales de la Guardia Costera y cintas “E” de la Guardia Costera. (Imagen de la Guardia Costera de EE. UU.)

El segundo Vigilant entró en servicio en 1802 y también sirvió desde Nueva York hasta que se vendió en 1807. El tercer cortador Vigilant entró en servicio en 1812 y vio una acción extensa durante la Guerra de 1812. El 4 de octubre de 1813, bajo el mando de John Cahoone, Vigilant III zarpó de Newport, Rhode Island, y persiguió al corsario armado Dart.

Vigilant disparó sus armas a Dart y luego se acercó al corsario. Cahoone envió un grupo de abordaje a bordo de Dart, persiguiendo a la tripulación del corsario bajo cubierta y capturando el barco.

Este fue el último uso exitoso del abordaje por parte de un cortador de ingresos en la Era de la Vela. Los registros indican que otro cortador llamado Vigilant sirvió simultáneamente con el cortador de 1812 entre 1824 y 1830 con Vigilant IV navegando en la Bahía de Chesapeake y más tarde en New Bern, Carolina del Norte.

El Vigilant de hoy sigue siendo Semper Vigilans, que se desempeña con un éxito incomparable en una amplia gama de misiones de la Guardia Costera. El cúter jugó un papel clave en la Operación “Able Manner” que contenía el éxodo cubano de 1981.

En 1993, Vigilant participó en la Operación “Tradewinds” capacitando a las naciones de Nassau, San Vicente, Trinidad, Jamaica, Barbados, Dominica, Granada y Antigua en técnicas de aplicación de la ley, búsqueda y rescate, liderazgo y trabajo en equipo.

El guardacostas estadounidense Vigilant relevó al guardacostas Resolute en el Estrecho de Florida para una ajetreada patrulla D7. (Imagen de la Guardia Costera de EE. UU.)

A partir de 1994, el barco participó en la Operación “Defender la democracia” para hacer cumplir el embargo de las Naciones Unidas sobre la nación insular de Haití. En dos patrullas realizadas en 1994 y 1995, el cúter y su tripulación realizaron siete repatriaciones de migrantes, devolviendo a más de 1.400 migrantes a Haití.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, Vigilant también demostró su capacidad de múltiples misiones asumiendo la misión de seguridad nacional. Vigilant también participó en la Operación "Noble Eagle" en el otoño de 2002, abordando buques mercantes que ingresaban a la desembocadura del Mississippi y asegurándose de que no representaran una amenaza para el puerto de Nueva Orleans.

Vigilant ha continuado su historia de servicio distinguido en el Caribe y el Golfo de México. En sus primeras tres décadas de operaciones antidrogas, el cortador se apoderó de numerosas embarcaciones que contrabandeaban cientos de miles de libras de marihuana y cocaína.

Vigilantes tareas de patrulla coordinadas y asignaciones de salidas para varias lanchas patrulleras y aeronaves marítimas, lo que resultó en la interdicción de más de 250 migrantes cubanos. (Imágenes de la Guardia Costera de EE. UU.)

En los últimos años, Vigilant ha realizado varias incautaciones de cocaína de alto perfil. En junio de 2012, la tripulación del Vigilant interceptó un cargamento de cocaína con un valor en la calle de más de $ 26 millones y realizó dos incautaciones en octubre de 2012 por un total de $ 64 millones. En mayo de 2015, trabajando con el cortador Bear, Vigilant interceptó un cargamento de cocaína y marihuana valorado en 14 millones de dólares.

En sus más de 50 años de servicio a la nación, Vigilant ha recibido innumerables honores. Estos premios incluyen numerosos elogios de la Unidad de la Guardia Costera, elogios de la Unidad Meritoria de la Guardia Costera, elogios de la Unidad Meritoria de la Marina, medallas de servicio humanitario, cintas de operaciones especiales de la Guardia Costera y cintas “E” de la Guardia Costera.

Firmemente arraigado en su larga lista de logros y en la historia de sus distinguidos buques predecesores, Vigilant seguirá cumpliendo su lema y permanecerá "Siempre vigilante".


Vigilant IV - Historia

COMPRAR ROPA DE POLICÍA MILITAR Y REGALOS AMPLIFICADORES:

"Siempre vigilante"

(Actualizado el 24 de noviembre de 2008)

El Cuerpo de Policía Militar es la rama policial uniformada del Ejército de los Estados Unidos. Sin embargo, algunas unidades de la Policía Militar (MP) están designadas como unidades de Combate MP cuyas responsabilidades incluyen la protección de rutas de convoyes, reconocimiento de rutas y control de rezagados, y manejo de prisioneros de guerra (POW). Como una de estas unidades, la 18.ª Brigada de Policía Militar es la unidad de Policía Militar más condecorada del Ejército de los Estados Unidos.

La 18ª Brigada de la MP se activó en septiembre de 1966 para comandar todas las unidades de policía militar no divisionales que operaban en Vietnam. Hasta ese momento, esas unidades estaban bajo el control de los comandantes en sus respectivas áreas, principalmente realizando misiones de seguridad además de las funciones de orden público. Al principio, el 18º MP BDE realizó muchas tareas que eran inusuales o desconocidas para la policía militar. Pronto estas tareas se convirtieron en misiones de rutina de MP. Los diputados realizaron las misiones habituales de orden público, seguridad física, control de tráfico y confinamiento. Sin embargo, durante las operaciones de combate se les podía encontrar en el campo patrullando las selvas y aldeas cerca de Long Binh y en otras áreas de Vietnam.

Las primeras operaciones de apoyo de combate a gran escala de la 18.ª Brigada de Policía Militar fueron la "Operación Deckhouse IV" y la "Operación Attleboro" en noviembre de 1966. Durante estas operaciones, los parlamentarios proporcionaron seguridad de convoyes y control de tráfico. En la "Operación Cedar Falls", el 18º MP BDE apoyó a la 173ª Brigada Aerotransportada en un ataque a gran escala contra un área conocida como el Triángulo de Hierro, una región de selva densa cerca de Cu Chi. Viviendo y trabajando en el campo, fue aquí donde los miembros del 720º Batallón de la Policía Militar comenzaron a ganarse la reputación de la 18ª Brigada de la MP como "la única brigada de la MP probada en combate".

Para el otoño de 1967, a la 18ª Brigada de Policía Militar se le había asignado la responsabilidad de la seguridad de un área de veintidós millas cuadradas al sur de Long Binh. Esto convirtió al 18 en la primera unidad de policía militar de la historia en ocupar un área táctica de responsabilidad en una zona de combate. La unidad realizó más actividades de infantería que incluyeron emboscadas nocturnas, barridos, patrullas de reconocimiento y otras operaciones de unidades pequeñas. Durante la Ofensiva Tet que comenzó el 31 de enero de 1968, las unidades de la 18a Brigada de la Policía Militar estuvieron fuertemente involucradas en la Batalla de Saigón, que incluyó puntos clave como la Embajada de los Estados Unidos, BOQ # 3, el Área Anexo MACV, la Embajada Hotel y las inmediaciones de la pista de carreras en Plantation Road.

Durante Vietnam, la 18ª Brigada de la Policía Militar participó en diez campañas y recibió cuatro condecoraciones y serpentinas meritorias. La brigada también recibió la Cruz de Gallardía de la República de Vietnam con Palm por su destacado servicio. En la mañana del 30 de marzo de 1973 se desactivó la XVIII Brigada de Policía Militar. Fue la última unidad importante de color que abandonó Vietnam. La brigada de policía militar más grande y única probada en combate en la historia del Cuerpo de Policía Militar se había distinguido en sus más de seis años de activación y servicio en Vietnam.

La Brigada se reactivó el 16 de agosto de 1985 y continuó sirviendo fielmente como parte del V Cuerpo estacionado en Alemania Occidental durante la Guerra Fría. Durante 1990-1991, los batallones de la Brigada se desplegaron para apoyar al VII Cuerpo en las Operaciones Escudo del Desierto y Tormenta del Desierto, y al V Cuerpo en la Operación Proporcionar Confort (1991). También se han desplegado elementos de la Brigada para apoyar la Operación Provide Promise (1992 a 1996) y la Operación Joint Endeavour (1995) en la ex Yugoslavia. Todas las unidades del 18o MP BDE se desplegaron en los Balcanes en 1999.

En apoyo de la Operación Libertad Iraquí, la 18.ª Brigada MP cruzó a Irak el 22 de marzo de 2003. Allí, los MP establecieron áreas de detención de prisioneros de guerra enemigos para más de 3.600 EPW y realizaron patrullaje de la ruta principal de suministro a más de 2.500 kilómetros en el sur de Irak. La Brigada entró en Bagdad en abril de 2003 y comenzó la tarea de establecer un nuevo Servicio de Policía iraquí y reconstruir las comisarías de policía iraquíes. Desde el comienzo de la Operación Libertad Iraquí hasta febrero de 2004, la Brigada proporcionó el mando y control de siete batallones de la Policía Militar, un batallón de Infantería Mecanizada, 30 compañías de la Policía Militar y dos destacamentos de la Ley y el Orden. Los parlamentarios de la brigada llevaron a cabo más de 24.000 patrullas de combate, detuvieron a más de 2.400 delincuentes, confiscaron 7.500 armas ilegales y capacitaron a más de 10.000 agentes de policía iraquíes.

Si bien las unidades de la Brigada han continuado prestando servicios en Afganistán e Irak desde el comienzo de la participación de los EE. UU., La Compañía de Sede y Sede Central de la 18.ª Brigada MP se desplegó nuevamente en Irak en noviembre de 2007 para una gira de 15 meses. Asignados al área de Bagdad, son responsables del entrenamiento de las fuerzas policiales iraquíes en el área. En el teatro, la brigada comanda y controla a más de 5.000 soldados estadounidenses.

Además de las fuerzas de la Brigada en Irak, las compañías MP 92 y 212 se están preparando para el despliegue en Afganistán en apoyo de la Operación Libertad Duradera VI. Además del apoyo del 18º MP Bde a la Guerra contra el Terrorismo, muchos de los soldados de la brigada realizan continuamente tareas de aplicación de la ley y de protección de la fuerza en comunidades ubicadas en toda Europa. Estos profesionales de la policía militar aseguran que los soldados y las familias de estas comunidades sean atendidos, protegidos y defendidos en todo momento, haciendo honor a su lema de "Siempre Vigilantes".

Tienda de regalos de la 18ª Brigada MP:

Compre camisetas, sudaderas y artículos de regalo de la 18th MP Brigade en nuestra tienda & raquo

Visita Military Vet Shop en Facebook & # 151 ¿Quieres ser nuestro amigo? Únase a nosotros en Facebook para obtener enlaces a artículos y noticias sobre temas de veteranos, las últimas ventas y códigos de cupones, anuncios de nuevos productos y adelantos de los próximos productos y diseños.


¿Dónde está el histórico balandro Vigilant? ¡Ido a la basura!

Desde mediados de la década de 1990, el barco, en condiciones deplorables y con poca o ninguna atención, estuvo alojado en el H. Lavity Stoutt Community College en Paraquita Bay en Tortola.

Luego llegaron los huracanes Irma y María en septiembre de 2017 y se demolió el galpón donde se guardaba la balandra, en la zona contigua al edificio de Ciencias Marinas Aplicadas, junto con lo que quedaba de la barca de madera, que si crees que la historia se construyó en 1882. por Willie Penn.

¿A quién creer en la historia de Vigilant?

Ya había crecientes debates de historiadores en el H. Lavity Stoutt Community College junto con capitanes de barcos locales de la comunidad y otros de la región sobre el valor del Vigilant y la precisión de su historia.

Dos miembros del College Board que hablaron en nuestra sala de redacción bajo condición de anonimato dijeron: “El balandro fue desechado hace unas semanas como parte de los esfuerzos de limpieza de la universidad, y ¿cómo es que aquellos que ahora ven su valor no hicieron nada para restaurar o preservar el ¿barco?"

Otro miembro de la junta dijo: "Hay mucho que hacer por nada, el barco se ha ido y algunos miembros de alto nivel están jugando a la política para llegar al Dr. Angel Smith, quien ha desafiado parte de la supuesta historia que se enseña en la universidad".

El miembro de la Junta no destacó a nadie. El Dr. Smith, director del Instituto de Estudios de las Islas Vírgenes, fue nombrado recientemente por el presidente de la junta del H. Lavity Stoutt Community College (HLSCC), el Dr. Charles H. Wheatley, para encabezar la restauración y limpieza de la universidad después de los huracanes de 2017 que demolió la universidad, dejando los techos sin techos, las ventanas y puertas rotas y muchos documentos importantes destruidos debido a las inundaciones.

La universidad ha declinado Demasiada política

Desde 2014, el colegio comunitario local, un organismo estatutario, ha estado luchando con la falta de fondos de la Administración y la inscripción del Dr. D. Orlando Smith, junto con un éxodo de lugareños.

Hace unos años, la universidad pasó de depender de la Oficina del Primer Ministro y se colocó bajo el Ministerio de Educación y Cultura, donde Hon Myron V. Walwyn (AL) es el ministro.

Muchos afirmaron que fue un mal movimiento, ya que la universidad ahora se ha vuelto política, especialmente, en términos de nombramientos de alto nivel y miembros de la junta.

En 2016, Hon Walwyn expulsó al presidente de la universidad, el Dr. Karl Dawson, un nativo de las Islas Vírgenes que pasó unos 24 años en la universidad en diversas capacidades.

En la actualidad, la ex consultora de HLSCC y miembro de la junta, la Dra. Janet B. Smith, que tiene más de 70 años, ha sido presidenta interina desde entonces.


El vigilantismo es la aplicación de la ley estadounidense

A lo largo de la historia de Estados Unidos, las distinciones entre vigilantismo y arresto y castigo legales siempre han sido confusas. Con frecuencia, el vigilantismo no se ha utilizado en oposición a los esfuerzos policiales, sino más bien con su estímulo activo. De hecho, en algunas protestas recientes ese todavía parece ser el caso.

Antes de que existieran los departamentos de policía, los arrestos se realizaban bajo el derecho común tradicional, que dependía de la participación privada en posesiones legalmente organizadas y de la función de diputados. Instituciones como las patrullas de esclavos requerían que los propietarios no esclavistas estuvieran dispuestos a usar, o al menos permitir, la violencia para mantener la supremacía blanca. En el siglo XIX y principios del XX, los detectives privados y los guardias de seguridad también poseían poderes de arresto similares a los de los agentes de policía.

Incluso la avalancha de leyes de “defender su posición” aprobadas en los últimos 15 años raya en el vigilantismo, dando a los ciudadanos privados mucha libertad sobre cómo usar la fuerza para protegerse.

El vigilantismo estadounidense a menudo tiene connotaciones racistas, como las patrullas ciudadanas autoproclamadas que monitorean la frontera entre Estados Unidos y México. Paul Ratje / AFP a través de Getty Images


Vigilant IV - Historia

Traducido por George Rawlinson

Después de la toma de Babilonia, Darío dirigió una expedición a Escitia. Asia, que abundaba en hombres, y grandes sumas fluían hacia el tesoro, se apoderó de él el deseo de vengarse de los escitas, que una vez en días habían invadido Media, derrotado a los que se encontraron con ellos en el campo, y así comenzó la pelea. Durante el espacio de veintiocho años, como he mencionado antes, los escitas continuaron siendo señores de toda la Alta Asia. Entraron en Asia en busca de los cimerios y derrocaron el imperio de los medos, que hasta que llegaron poseían la soberanía. A su regreso a sus hogares después de una larga ausencia de veintiocho años, les esperaba una tarea poco menos problemática que su lucha con los medos. Encontraron un ejército no pequeño preparado para oponerse a su entrada. Porque las mujeres escitas, cuando vieron que el tiempo pasaba y sus maridos no regresaban, se habían casado con sus esclavas.

Ahora los escitas ciegan a todos sus esclavos, para usarlos en la preparación de su leche. El plan que siguen es empujar tubos hechos de hueso, no muy diferente a nuestros tubos musicales, por la vulva de la yegua, y luego soplar en los tubos con la boca, algunos ordeñando mientras otros soplan. Dicen que hacen esto porque cuando las venas del animal están llenas de aire, la ubre es forzada hacia abajo. La leche así obtenida se vierte en profundos toneles de madera, alrededor de los cuales se colocan los esclavos ciegos, y luego se remueve la leche. Lo que sube a la parte superior se retira y se considera la mejor parte, la parte inferior es de menor importancia. Tal es la razón por la que los escitas cegan a todos los que acogen en la guerra porque no son labradores de la tierra, sino una raza pastoril.

Por lo tanto, cuando los hijos surgieron de estos esclavos y las mujeres escitas crecieron hasta la edad adulta y comprendieron las circunstancias de su nacimiento, resolvieron oponerse al ejército que regresaba de Media. Y, en primer lugar, aislaron una parte del territorio del resto de Escitia cavando un amplio dique desde las montañas Taurinas hasta el vasto lago de Maeotis. Posteriormente, cuando los escitas intentaron forzar una entrada, marcharon y se enfrentaron a ellos. Se libraron muchas batallas, y los escitas no obtuvieron ninguna ventaja, hasta que por fin uno de ellos se dirigió así al resto: "¿Qué estamos haciendo, escitas? Estamos luchando contra nuestros esclavos, disminuyendo nuestro propio número cuando caemos, y el número de esos que nos pertenecen cuando caigan en nuestras manos. Sigue mi consejo: pon la lanza y haz una reverencia a un lado, y que cada hombre tome su látigo y se acerque con valentía a ellos. Mientras nos vean con los brazos en las manos, se imaginan ellos mismos son nuestros iguales en nacimiento y valentía, pero que nos vean sin otra arma que el látigo, y se sentirán nuestros esclavos y huirán ante nosotros ".

Los escitas siguieron este consejo, y los esclavos estaban tan asombrados que se olvidaron de pelear e inmediatamente huyeron. Tal fue el modo en el que los escitas, después de ser durante un tiempo los señores de Asia y ser obligados a abandonarla por los medos, regresaron y se establecieron en su propio país. Esta incursión de ellos era la que Darius estaba ansioso por vengar, y tal era el propósito por el que ahora estaba reuniendo un ejército para invadirlos.

Según el relato que dan los propios escitas, son los más jóvenes de todas las naciones. Su tradición es la siguiente. Un tal Targitaus fue el primer hombre que vivió en su país, que antes de su época era un desierto sin habitantes. Era un niño -no creo la historia, pero se cuenta de todos modos- de Jove y una hija de los Borysthenes. Targitaus, así descendiente, engendró tres hijos, Leipoxais, Arpoxais y Colaxais, que era el más joven de los tres. Mientras aún gobernaban la tierra, cayeron del cielo cuatro implementos, todos de oro: un arado, un yugo, un hacha de guerra y una copa para beber. El mayor de los hermanos los vio primero y se acercó a recogerlos cuando ¡he aquí! al acercarse, el oro se incendió y resplandeció. Por lo tanto, siguió su camino, y el segundo que avanzaba hizo el intento, pero volvió a ocurrir lo mismo. El oro rechazó tanto al mayor como al segundo hermano. Por último se acercó el hermano menor, e inmediatamente las llamas se apagaron, por lo que recogió el oro y lo llevó a su casa. Entonces los dos mayores se pusieron de acuerdo y entregaron todo el reino al más joven.

De Leipoxais surgieron los escitas de la raza llamada Auchatae de Arpoxais, el hermano medio, los conocidos como Catiari y Traspians de Colaxais, los más jóvenes, los Royal Scythians o Paralatae. Todos juntos se llaman Scoloti, en honor a uno de sus reyes: los griegos, sin embargo, los llaman escitas.

Tal es el relato que los escitas dan de su origen. Añaden que desde la época de Targitaus, su primer rey, hasta la invasión de su país por Darío, hay un período de mil años, ni menos ni más. Los escitas reales guardan el oro sagrado con especial cuidado y año tras año ofrecen grandes sacrificios en su honor. En esta fiesta, si el hombre que tiene la custodia del oro se duerme al aire libre, está seguro (dicen los escitas) de no sobrevivir al año. Por lo tanto, su paga es toda la tierra que pueda recorrer a caballo en un día. Como la extensión de Escitia es muy grande, Colaxais dio a cada uno de sus tres hijos un reino separado, uno de los cuales era de mayor tamaño que los otros dos: en este se conservaba el oro. Arriba, al norte de los habitantes más lejanos de Escitia, se dice que el país está oculto a la vista y se vuelve intransitable debido a las abundantes plumas que se desprenden del exterior. La tierra y el aire están igualmente llenos de ellos, y esto es lo que impide que el ojo tenga vista alguna de la región.

Tal es el relato que los escitas dan de sí mismos y del país que se encuentra por encima de ellos. Los griegos que habitan en el Ponto cuentan una historia diferente. Según Hércules, cuando se llevaba las vacas de Gerión, llegó a la región que ahora está habitada por los escitas, pero que entonces era un desierto. Gerión vivía fuera del Ponto, en una isla llamada por los griegos Erytheia, cerca de Gades, que está más allá de las Columnas de Hércules sobre el Océano. Algunos dicen que el océano comienza en el este y recorre todo el mundo, pero no dan prueba de que sea así. Hércules vino de allí a la región que ahora se llama Escitia y, al ser alcanzado por la tormenta y las heladas, se envolvió con su piel de león y se quedó profundamente dormido. Mientras dormía, sus yeguas, que había soltado de su carro para pastar, por alguna maravillosa casualidad desaparecieron.

Al despertar, fue a buscarlos y, después de vagar por todo el país, llegó por fin al distrito llamado "el Bosque", donde encontró en una cueva un ser extraño, entre una doncella y una serpiente, cuya forma de cintura para arriba era como el de una mujer, mientras que todo abajo era como una serpiente. Él la miró con asombro, pero sin embargo le preguntó si había tenido la oportunidad de ver a sus yeguas extraviadas en alguna parte. Ella le respondió: "Sí, y ahora estaban bajo su custodia, pero nunca consentiría en devolvérselos, a menos que él la tomara por su amante". Entonces Hércules, para recuperar a sus yeguas, accedió, pero luego ella lo desanimó y retrasó la restauración de las yeguas, ya que deseaba tenerlo con ella el mayor tiempo posible. Él, por otro lado, solo estaba ansioso por asegurarlos y escapar. Por fin, cuando ella los entregó, le dijo: "Cuando tus yeguas se extraviaron aquí, fui yo quien las salvó para ti: ahora has pagado su salvación, ¡he aquí! Tengo en mi seno a tres hijos tuyos. Yo, pues, cuando tus hijos crezcan, ¿qué haré con ellos? ¿Quieres que los establezca aquí en esta tierra de la que soy señora, o te los envío? Así interrogado, dicen, Hércules respondió: "Cuando los muchachos hayan crecido hasta la edad adulta, hazlo así, y seguramente no te equivocarás. Míralos, y cuando veas a uno de ellos doblar este arco como yo lo doblo ahora, y ceñirlo. con este cinto así, elígelo para que permanezca en la tierra. A los que fracasen en la prueba, despídelos. Así te agradarás a ti mismo y me obedecerás ".

Acto seguido, colgó uno de sus arcos -hasta ese momento llevaba dos- y le mostró cómo abrocharse el cinturón. Luego le entregó el arco y el cinturón en las manos. Ahora el cinturón tenía una copa de oro unida a su broche. Así que después de dárselos, se fue por su camino y la mujer, cuando sus hijos crecieron hasta la edad adulta, primero les dio sus nombres individualmente. A uno lo llamó Agathyrsus, a otro Gelonus y al otro, que era el más joven, Scythes. Entonces recordó las instrucciones que había recibido de Hércules y, obedeciendo sus órdenes, puso a prueba a sus hijos. Dos de ellos, Agathyrsus y Gelonus, demostrando no estar a la altura de la tarea encomendada, su madre los envió fuera de la tierra. Scythes, la más joven, tuvo éxito, y así se le permitió quedarse. De Scythes, el hijo de Hércules, descendieron los reyes posteriores de Scythia y de la circunstancia de la copa que colgaba del cinturón, los escitas hasta el día de hoy llevan copas en sus cinturones. Esto fue lo único que hizo la madre de Scythes por él. Tal es la historia que cuentan los griegos que habitan alrededor del Ponto.

También hay otra historia diferente, que ahora contaremos, en la que me inclino más a poner fe que en ninguna otra. Es que los escitas errantes vivieron una vez en Asia, y allí pelearon con los masagetas, pero con poco éxito abandonaron sus hogares, cruzaron los Araxes y entraron en la tierra de Cimmeria. Porque la tierra que ahora está habitada por los escitas era antes el país de los cimerios. A su llegada, los nativos, que se enteraron de lo numeroso que era el ejército invasor, celebraron un consejo. En esta reunión, la opinión estaba dividida y ambas partes mantuvieron rígidamente su propia opinión, pero el consejo de la tribu real fue el más valiente.Porque los demás insistieron en que lo mejor que se podía hacer era salir del país y evitar una contienda con un ejército tan vasto, pero la tribu real aconsejó quedarse y luchar por la tierra hasta el final. Como ninguna de las partes decidió ceder, la una decidió retirarse sin un golpe y ceder sus tierras a los invasores, pero la otra, recordando las cosas buenas que habían disfrutado en sus hogares, e imaginándose los males que tenían que esperar. si los abandonaban, resolvían no huir, sino morir y al menos ser enterrados en su patria. Habiendo decidido así, se separaron en dos cuerpos, uno tan numeroso como el otro, y lucharon juntos. Toda la tribu real fue asesinada y la gente los enterró cerca del río Tyras, donde aún se puede ver su tumba. Entonces el resto de los cimerios partieron, y los escitas, al llegar, tomaron posesión de una tierra desierta.

Escitia todavía conserva rastros de los cimerios, hay castillos cimerios y un ferry cimerio, también un tramo llamado Cimmeria, y un Bósforo cimerio. Asimismo, parece que los cimerios, cuando huyeron a Asia para escapar de los escitas, establecieron un asentamiento en la península donde posteriormente se construyó la ciudad griega de Sinope. Los escitas, está claro, los persiguieron y, perdiendo el camino, se adentraron en Media. Porque los cimerios mantuvieron la línea que conducía a lo largo de la orilla del mar, pero los escitas en su persecución mantuvieron el Cáucaso a su derecha, avanzando hacia el interior y cayendo sobre Media. Este relato es común tanto a los griegos como a los bárbaros.

También Aristeas, hijo de Caystrobius, natural de Proconnesus, dice en el transcurso de su poema que envuelto en la furia báquica llegó hasta los Issedones. Por encima de ellos habitaban los Arimaspi, hombres con un ojo aún más lejos, los grifos guardianes del oro y más allá, los hiperbóreos, que se extendían hasta el mar. Excepto los hiperbóreos, todas estas naciones, comenzando con los Arimaspi, estaban invadiendo continuamente a sus vecinos. Por lo tanto, sucedió que los arimaspi expulsaron a los isedonios de su país, mientras que los isedonios desposeyeron a los escitas y a los escitas, presionando a los cimerios, que habitaban en las orillas del mar del Sur, y los obligaron a abandonar su tierra. Así, incluso Aristeas no está de acuerdo en su relato de esta región con los escitas.

El lugar de nacimiento de Aristeas, el poeta que cantó estas cosas, ya lo mencioné. Ahora relataré una historia que escuché acerca de él tanto en Proconnesus como en Cyzicus. Aristeas, decían, que pertenecía a una de las familias más nobles de la isla, había entrado un día en una tienda de batidora, cuando de repente cayó muerto. En ese momento, el mayorista cerró su tienda y fue a contarle a los parientes de Aristeas lo que había sucedido. La noticia de la muerte acababa de extenderse por el pueblo, cuando un tal Cyzicenian, recién llegado de Artaca, contradijo el rumor, afirmando que se había encontrado con Aristeas en su camino a Cyzicus, y había hablado con él. Este hombre, por lo tanto, negó enérgicamente el rumor; sin embargo, los parientes se dirigieron a la tienda del batidor con todo lo necesario para el funeral, con la intención de llevarse el cuerpo. Pero al abrir la tienda, no se encontró a Aristeas, ni muerto ni vivo. Siete años después reapareció, me dijeron, en Proconnesus, y escribió el poema llamado por los griegos La Arimaspeia, tras lo cual desapareció por segunda vez. Este es el cuento actual en las dos ciudades mencionadas.

Lo que sigue, sé que le sucedió a los metapontinos de Italia, trescientos cuarenta años después de la segunda desaparición de Aristeas, según lo recojo comparando los relatos que me dieron en Proconnesus y Metapontum. Entonces Aristeas, como afirman los metapontinos, se les apareció en su propio país y les ordenó que erigieran un altar en honor de Apolo y que pusieran cerca de él una estatua que se llamaría la de Aristeas el Proconnesiano. "Apolo", les dijo, "había venido a su país una vez, aunque no había visitado otros italianos y había estado con Apolo en ese momento, no en su forma actual, sino en la forma de un cuervo". Habiendo dicho tanto, desapareció. Entonces los Metapontinos, según relatan, enviaron a Delfos y preguntaron al dios con qué luz debían considerar la aparición de este fantasma de un hombre. La pitonisa, en respuesta, les pidió que prestaran atención a lo que decía el espectro, "porque así les iría mejor". Así aconsejados, hicieron lo que se les había ordenado: y ahora hay una estatua que lleva el nombre de Aristeas, cerca de la imagen de Apolo en la plaza del mercado de Metapontum, rodeada de laureles. Pero ya se ha dicho bastante sobre Aristeas.

Con respecto a las regiones que se encuentran por encima del país de que trata esta parte de mi historia, no hay nadie que posea ningún conocimiento exacto. No encuentro a una sola persona que profese conocerlos mediante la observación real. Incluso Aristeas, el viajero del que hablé recientemente, no afirma -y está escribiendo poesía- haber llegado más lejos que los isedonios. Lo que relata con respecto a las regiones más allá es, confiesa, mero rumor, siendo el relato que los isedonios le dieron de esos países. Sin embargo, procederé a mencionar todo lo que he aprendido de estas partes mediante las indagaciones más exactas que he podido hacer sobre ellas.

Por encima del mercado de los boristenitas, que está situado en el centro mismo de toda la costa de Escitia, las primeras personas que habitan la tierra son los Callipedae, una raza greco-escita. Junto a ellos, a medida que avanzas hacia el interior, habitan las personas llamadas alazonias. Estas dos naciones en otros aspectos se parecen a los escitas en sus usos, pero siembran y comen maíz, también cebollas, ajos, lentejas y mijo. Más allá de los alazonios residen los cultivadores escitas, que cultivan maíz, no para su propio uso, sino para la venta. Aún más arriba están los Neuri. Al norte del Neuri, el continente, hasta donde lo conocemos, está deshabitado. Estas son las naciones a lo largo del curso del río Hypanis, al oeste de Borysthenes.

Al otro lado de Borysthenes, el primer país después de salir de la costa es Hylaea (el bosque). Por encima de esto viven los labradores escitas, a quienes los griegos que viven cerca de los Hypanis llaman boristenitas, mientras que ellos se llaman a sí mismos olbiopolitas. Estos labradores se extienden hacia el este una distancia de viaje de tres días hasta un río que lleva el nombre de Panticapes, mientras que hacia el norte el país es suyo durante once días navegando por el curso de Borysthenes. Más hacia el interior hay una vasta extensión que está deshabitada. Por encima de esta región desolada habitan los caníbales, que son un pueblo aparte, muy diferente a los escitas. Por encima de ellos, el país se convierte en un desierto absoluto, ni una sola tribu, hasta donde sabemos, lo habita.

Cruzando los Panticapes y avanzando hacia el este de los Labradores, nos encontramos con los escitas errantes, que ni aran ni siembran. Su país, y toda esta región, excepto Hylaea, está bastante desprovisto de árboles. Se extienden hacia el este una distancia de catorce 'días' de viaje, ocupando un tramo que llega hasta el río Gerrhus.

En el lado opuesto del Gerrhus está el distrito Real, como se le llama: aquí habita la más grande y valiente de las tribus escitas, que ve a todas las demás tribus a la luz de esclavos. Su territorio llega al sur hasta Taurica, al este hasta la trinchera excavada por los hijos de los esclavos ciegos, el mercado sobre el Palus Maeotis, llamado Cremni (los acantilados), y en parte hasta el río Tanais. Al norte del país de los escitas reales se encuentran los melanchaeni (túnicas negras), un pueblo de una raza muy diferente a la de los escitas. Más allá de ellos se encuentran pantanos y una región sin habitantes, hasta donde llega nuestro conocimiento.

Cuando se cruza el Tanais, ya no se encuentra en Scythia, la primera región en cruzar es la de los Sauromatae, quienes, comenzando en el extremo superior del Palus Maeotis, se extienden hacia el norte una distancia de quince días de viaje, habitando un país que es completamente desprovisto de árboles, ya sean silvestres o cultivados. Sobre ellos, poseyendo la segunda región, habitan los Budini, cuyo territorio está densamente arbolado con árboles de todo tipo.

Más allá de Budini, a medida que se avanza hacia el norte, primero hay un desierto, un viaje de siete días después del cual, si uno se inclina un poco hacia el este, se llega a los Thyssagetae, una nación numerosa muy distinta de cualquier otra, y que vive por la persecución. . Junto a ellos, y dentro de los límites de la misma región, están las personas que llevan el nombre de Iyrcae a las que también se sustentan con la caza, que practican de la siguiente manera. El cazador trepa a un árbol, todo el país abunda en bosques, y allí se embosca tiene un perro a mano y un caballo, adiestrado para echarse sobre su vientre, y así agacharse el cazador vigila, y cuando él ve su juego, deja volar una flecha y luego monta su caballo, le da caza a la bestia, su perro lo sigue duro todo el tiempo. Más allá de esta gente, un poco al este, habita una tribu distinta de escitas, que se rebelaron una vez contra los escitas reales y emigraron a estas partes.

En cuanto a su país, la extensión de tierra de la que he estado hablando es toda una llanura suave, y el suelo más allá de ti entra en una región que es accidentada y pedregosa. Pasando por una gran extensión de este accidentado país, se llega a un pueblo que habita al pie de elevadas montañas, de los que se dice que son todos, tanto hombres como mujeres, calvos de nacimiento, de nariz chata y mentón muy largo. Estas personas hablan un idioma propio. el vestido que llevan es el mismo que el de los escitas. Viven del fruto de cierto árbol, cuyo nombre es Ponticum, en tamaño, es aproximadamente igual al de nuestra higuera, y da un fruto como un frijol, con un hueso en su interior. Cuando el fruto está maduro, lo cuelan con paños, el jugo que se escurre es negro y espeso, y los nativos lo llaman "picante". Lamen esto con la lengua y también lo mezclan con leche para beber mientras hacen tortas con las lías, que son sólidas, y las comen en lugar de carne porque tienen pocas ovejas en su país, en el que hay no hay buenos pastos. Cada uno de ellos habita debajo de un árbol, y lo cubren en invierno con un paño de fieltro blanco grueso, pero quitan la cubierta en el verano. Nadie daña a estas personas, porque se las considera sagradas; ni siquiera poseen armas de guerra. Cuando sus vecinos se pelean, compensan la disputa y cuando uno vuela hacia ellos en busca de refugio, está a salvo de todo daño. Se les llama Argippaeans.

Hasta aquí el territorio del que hablamos está muy explorado y conocemos bien todas las naciones entre la costa y los calvos. Porque algunos de los escitas están acostumbrados a penetrar tan lejos, de los cuales se puede preguntar fácilmente, y los griegos también van allí desde el mercado en Borysthenes y desde los otros mercados a lo largo del Euxino. Los escitas que realizan este viaje se comunican con los habitantes mediante siete intérpretes y siete idiomas.

Hasta ahora, por lo tanto, la tierra es conocida, pero más allá de los hombres calvos se encuentra una región de la que nadie puede dar una explicación exacta. Montañas altas y escarpadas, que nunca se cruzan, impiden seguir avanzando. Los calvos dicen, pero no me parece creíble, que la gente que vive en estas montañas tiene pies como de chivo y que después de pasarlos se encuentra otra raza de hombres, que duerme durante la mitad del año. Esta última afirmación me parece bastante indigna de crédito. Es bien sabido que la región al este de los hombres calvos está habitada por los isedonios, pero la extensión que se encuentra al norte de estas dos naciones es completamente desconocida, excepto por los relatos que dan de ella.

Se dice que los isedonios tienen las siguientes costumbres. Cuando el padre de un hombre muere, todos los parientes cercanos llevan ovejas a la casa que son sacrificadas y su carne se corta en pedazos, mientras que al mismo tiempo el cadáver sufre el mismo tratamiento. Después se mezclan los dos tipos de carne y se sirve todo en un banquete. La cabeza del muerto se trata de manera diferente: se desnuda, se limpia y se engasta en oro. Luego se convierte en un adorno del que se enorgullecen, y se presenta año tras año en la gran fiesta que los hijos celebran en honor a la muerte de sus padres, al igual que los griegos conservan su Genesia. En otros aspectos, los isedonios tienen fama de ser observadores de la justicia: y hay que señalar que sus mujeres tienen la misma autoridad que los hombres. Así, nuestro conocimiento se extiende hasta esta nación.

Las regiones más allá se conocen solo por los relatos de los isedonios, por quienes se cuentan las historias de la raza de hombres tuertos y los grifos que protegen el oro. Estos relatos son recibidos por los escitas de los isedonios, y por ellos nos los transmitieron a los griegos: de ahí surge que le damos a la raza tuerta el nombre escita de Arimaspi, siendo "arima" la palabra escita para "uno", y "spu" para "el ojo".

Todo el distrito de que aquí hemos hablado tiene inviernos de extremado rigor. Durante ocho meses la helada es tan intensa que el agua vertida sobre el suelo no forma barro, pero si se enciende un fuego se produce barro. El mar se congela y el Bósforo cimmerio se congela. En esa temporada, los escitas que habitan dentro de la trinchera hacen expediciones guerreras sobre el hielo e incluso conducen sus carros hasta el país de los sindianos. Tal es la intensidad del frío durante ocho meses de los doce e incluso en los cuatro restantes el clima sigue siendo fresco. El carácter del invierno también es diferente al de la misma estación en cualquier otro país porque en ese momento, cuando las lluvias deberían caer en Escitia, apenas hay lluvia digna de mención, mientras que en verano nunca ceden las lluvias y los truenos, que en otros lugares es frecuente entonces, en Scythia se desconoce en esa parte del año, llegando solo en verano, cuando es muy pesado. Los truenos en invierno se consideran un prodigio al igual que los terremotos, ya sea que ocurran en invierno o en verano. Los caballos soportan bien el invierno, por frío que sea, pero las mulas y los asnos son totalmente incapaces de soportarlo, mientras que en otros países las mulas y los asnos soportan el frío, mientras que los caballos, si están quietos, sufren las heladas.

A mí me parece que el frío también puede ser la causa que impide que los bueyes de Escitia tengan cuernos. Hay una línea de Homero en la Odisea que respalda mi opinión:

Libia también, donde los cuernos se apiñan rápidamente en la frente de los cordero. Quiere decir lo que es bastante cierto, que en los países cálidos los cuernos llegan temprano. También en los países donde el frío es severo, los animales no tienen cuernos o los hacen crecer con dificultad, siendo el frío la causa en este caso.

Aquí debo expresar mi asombro -siendo añadidos lo que siempre ha afectado mi trabajo desde el primer momento- que en Elis, donde el frío no es notable, y no hay nada más que lo explique, nunca se producen mulas. Los eleos dicen que es consecuencia de una maldición y su costumbre es, cuando llega el momento de la cría, llevar sus yeguas a uno de los países colindantes y tenerlas allí hasta que estén pariendo, cuando las traen de nuevo a la tierra. Elis.

Con respecto a las plumas que dicen los escitas que llenan el aire y que evitan que las personas penetren en las partes más remotas del continente, incluso teniendo alguna vista de esas regiones, mi opinión es que en los países por encima de Escitia siempre nieva. - menos, por supuesto, en verano que en invierno. Ahora la nieve cuando cae parece plumas, como todo el mundo sabe quién la ha visto acercarse a él. Estas regiones del norte, por lo tanto, son inhabitables debido a la severidad del invierno y los escitas, con sus vecinos, llaman a las copos de nieve plumas debido, creo, a la semejanza que tienen con ellas. He relatado ahora lo que se dice de las partes más lejanas de este continente de las que se da cuenta.

De los hiperbóreos, ni los escitas ni los demás habitantes de estas regiones dicen nada, a menos que sean los isedonios. Pero en mi opinión, incluso los isedonios guardan silencio sobre ellos, de lo contrario los escitas habrían repetido sus declaraciones, como lo hacen con los tuertos. Hesíodo, sin embargo, los menciona, y Homero también en el Epigoni, si es que es realmente una obra suya.

Pero las personas que tienen más que decir sobre este tema son los Delianos. Declaran que ciertas ofrendas, empaquetadas en paja de trigo, fueron traídas desde el país de los hiperbóreos a Escita, y que los escitas las recibieron y se las pasaron a sus vecinos del oeste, quienes continuaron entregándolas hasta que finalmente llegaron el Adriático. Desde allí fueron enviados al sur, y cuando llegaron a Grecia, fueron recibidos en primer lugar por los dodonianos. De allí descendieron al golfo de Maliac, de donde fueron llevados a Eubea, donde la gente los trasladó de ciudad en ciudad, hasta que finalmente llegaron a Carystus. Los carystianos los llevaron a Tenos, sin detenerse en Andros y los tenianos los llevaron finalmente a Delos. Tal era, según su propio relato, el camino por el que las ofrendas llegaban a los de Delos. Dos doncellas, dicen, llamadas Hyperoche y Laodice, trajeron las primeras ofrendas de los Hiperbóreos y con ellas los Hiperbóreos enviaron a cinco hombres para protegerlos de todo daño por cierto, estas son las personas a quienes los Delianos llaman "Perpherees", y a quienes En Delos se rinden grandes honores. Posteriormente, los hiperbóreos, cuando se dieron cuenta de que sus mensajeros no regresaban, pensando que sería algo penoso estar siempre expuesto a perder a los enviados que debían enviar, adoptaron el siguiente plan: - envolvieron sus ofrendas en la paja de trigo y llevaron enviarlos a sus fronteras, encargó a sus vecinos que los enviaran de una nación a otra, lo que se hizo en consecuencia, y de esta manera las ofrendas llegaron a Delos. Yo mismo conozco una práctica como esta, que se logra con las mujeres de Tracia y Paeonia. Ellos en sus sacrificios a la reina Diana traen paja de trigo siempre con sus ofrendas. De mi propio conocimiento puedo testificar que esto es así.

Las doncellas enviadas por los hiperbóreos murieron en Delos y en su honor todas las muchachas y jóvenes de Delos suelen cortarse el pelo. Las muchachas, antes del día de la boda, cortan un rizo y, enroscándolo en una rueca, lo depositan sobre la tumba de los extraños. Esta tumba está a la izquierda al entrar en el recinto de Diana, y tiene un olivo creciendo en ella. Los jóvenes enrollan parte de su cabello alrededor de una especie de hierba y, como las muchachas, lo colocan sobre la tumba. Tales son los honores que los delianos les rinden a estas doncellas.

Añaden que, una vez antes, llegaron a Delos por el mismo camino que Hyperoche y Laodice, otras dos vírgenes de los hiperbóreos, cuyos nombres eran Arge y Opis.Hyperoche y Laodice vinieron a traer a Ilithyia la ofrenda que se habían puesto sobre sí mismos, en reconocimiento de su rápido trabajo, pero Arge y Opis vinieron al mismo tiempo que los dioses de Delos, y los de Delos los honran de una manera diferente. Pues las mujeres de Delias hacen colecciones en nombre de estas doncellas, y las invocan en el himno que Olen, un licio, compuso para ellas y el resto de los isleños, e incluso los jonios, han sido enseñados por los Delianos a hacer lo mismo. Este Olen, que vino de Lycia, hizo los otros himnos antiguos también que se cantan en Delos. Los delianos añaden que las cenizas de los huesos de los muslos quemados en el altar están esparcidas sobre la tumba de Opis y Arge. Su tumba se encuentra detrás del templo de Diana, mirando hacia el este, cerca del salón de banquetes de los ceianos. Tanto entonces, y nada más, con respecto a los hiperbóreos.

En cuanto a la historia de Abaris, de quien se dice que era hiperbóreo y que recorrió el mundo con su flecha sin comer ni una sola vez, pasaré de largo en silencio. Sin embargo, todo está claro: si hay hiperbóreos, también debe haber hipernotianos. Por mi parte, no puedo dejar de reírme cuando veo a un gran número de personas dibujando mapas del mundo sin tener ninguna razón para guiarlas haciendo, como lo hacen, que la corriente del océano corra alrededor de la tierra, y la tierra misma sea un círculo exacto, como descrito por un par de brújulas, con Europa y Asia del mismo tamaño. La verdad en este asunto la voy a proceder ahora a explicar en muy pocas palabras, dejando claro cuál es el tamaño real de cada región y qué forma se les debe dar.

Los persas habitan un país en el sur o el mar Eritreo por encima de ellos, al norte, son los medos más allá de los medos, los saspirianos más allá de ellos, los colquios, llegando al mar del norte, en el que desemboca el Fasis. Estas cuatro naciones llenan todo el espacio de un mar al otro.

Al oeste de estas naciones se proyectan en el mar dos extensiones que ahora describiré, una que comienza en el río Fasis en el norte, se extiende a lo largo del Euxino y el Helesponto hasta Sigeum en las Troas, mientras que en el sur llega desde el golfo de Miriandria. que linda con Fenicia, al promontorio tríope. Este es uno de los tratados y está habitado por treinta naciones diferentes.

El otro comienza en el país de los persas y se extiende hasta el mar de Eritrea, que contiene primero a Persia, luego a Asiria y, después de Asiria, a Arabia. Termina, es decir, se considera que termina, aunque en realidad no llega a una terminación, en el golfo de Arabia, el golfo por donde Darío condujo el canal que hizo desde el Nilo. Entre Persia y Fenicia se extiende una amplia y amplia extensión de territorio, después de la cual la región que estoy describiendo bordea nuestro mar, extendiéndose desde Fenicia a lo largo de la costa de Palestina-Siria hasta llegar a Egipto, donde termina. Todo este tratado contiene solo tres naciones. Toda Asia al oeste del país de los persas está comprendida en estas dos regiones.

Más allá del tramo ocupado por los persas, medos, saspirianos y colquios, hacia el este y la región de la salida del sol, Asia limita al sur con el mar Eritreo y al norte con el Caspio y el río Araxes, que fluye hacia el sol naciente. Hasta que llegas a la India, el país está poblado, pero más al este no tiene habitantes y nadie puede decir qué tipo de región es. Así es entonces la forma y tal el tamaño de Asia.

Libia pertenece a una de las zonas antes mencionadas, porque colinda con Egipto. En Egipto, el tramo es al principio un cuello estrecho, la distancia de nuestro mar al Erythraean no excede de cien mil brazas, en otras palabras, mil estadios pero desde el punto donde termina el cuello, el tramo que lleva el nombre de Libia. es de gran amplitud.

Por mi parte, me sorprende que los hombres hayan dividido alguna vez Libia, Asia y Europa como lo han hecho, porque son extremadamente desiguales. Europa se extiende a lo largo de los otros dos, y ni siquiera (como creo) soportará ser comparada con ellos. En cuanto a Libia, sabemos que está bañada por el mar por todos lados, excepto donde está unida a Asia. Este descubrimiento fue realizado por primera vez por Necos, el rey egipcio, quien al desistir del canal que había comenzado entre el Nilo y el golfo de Arabia, envió al mar una serie de barcos tripulados por fenicios, con la orden de dirigirse a las Columnas de Hércules. , y volver a Egipto a través de ellos, y por el Mediterráneo. Los fenicios partieron de Egipto por el mar de Eritrea, y así navegaron hacia el océano austral. Cuando llegó el otoño, bajaron a tierra, dondequiera que estuvieran, y después de sembrar una porción de tierra con maíz, esperaron hasta que el grano estuviera listo para cortar. Después de cosecharlo, zarparon de nuevo y así sucedió que pasaron dos años enteros, y no fue hasta el tercer año que doblaron las Columnas de Hércules y emprendieron el viaje de regreso a casa. A su regreso, declararon -yo por mi parte no les creo, pero tal vez otros sí- que navegando alrededor de Libia tenían el sol en la mano derecha. De esta manera se descubrió por primera vez la extensión de Libia.

Junto a estos fenicios, los cartagineses, según sus propios relatos, hicieron el viaje. Porque Sataspes, hijo de Teaspes el aqueménico, no circunnavegó Libia, aunque fue enviado a hacerlo, pero, temiendo la duración y la desolación del viaje, dio media vuelta y dejó sin cumplir la tarea que le había encomendado su madre. Este hombre había usado violencia contra una doncella, la hija de Zopyrus, hijo de Megabyzus, y el rey Jerjes estaba a punto de empalarlo por el delito, cuando su madre, que era hermana de Darius, le imploró, comprometiéndose a castigar su crimen. más pesadamente de lo que el propio rey había diseñado. Ella lo obligaría, dijo, a navegar alrededor de Libia y regresar a Egipto por el golfo de Arabia. Jerjes dio su consentimiento y Sataspes bajó a Egipto, y allí consiguió un barco y una tripulación, con los que zarpó hacia las Columnas de Hércules. Habiendo pasado el Estrecho, dobló el promontorio libio, conocido como cabo Soloeis, y se dirigió hacia el sur. Siguiendo este curso durante muchos meses a través de una vasta extensión de mar, y descubriendo que aún había más agua de la que había cruzado, se puso en camino y regresó a Egipto. Desde allí, procediendo a la corte, informó a Jerjes que en el punto más lejano al que había llegado, la costa estaba ocupada por una raza enana, que vestía un vestido hecho con la palmera. Esta gente, cada vez que él desembarcaba, dejaba sus pueblos y huía a las montañas; sin embargo, sus hombres no les hacían ningún mal, solo entraban en sus ciudades y se llevaban parte de su ganado. La razón por la que no había navegado completamente alrededor de Libia era, dijo, porque el barco se detuvo y no iría más lejos. Jerjes, sin embargo, no aceptó esta explicación como verdadera y, por lo tanto, Sataspes, ya que no había cumplido con la tarea que se le asignó, fue empalado por las órdenes del rey de acuerdo con la sentencia anterior. Uno de sus eunucos, al enterarse de su muerte, se escapó con gran parte de sus riquezas y llegó a Samos, donde un tal Samian se apoderó del todo. Conozco bien el nombre del hombre, pero lo olvidaré de buena gana aquí.

De la mayor parte de Asia, Darío fue el descubridor. Deseando saber dónde el Indo (que es el único río excepto uno que produce cocodrilos) se vaciaba en el mar, envió a varios hombres, en cuya veracidad podía confiar, y entre ellos Scylax de Caryanda, para navegar río abajo. . Partieron de la ciudad de Caspatyrus, en la región llamada Pactyica, y navegaron río abajo en dirección este hasta el mar. Aquí giraron hacia el oeste y, después de un viaje de treinta meses, llegaron al lugar desde el cual el rey egipcio, de quien hablé anteriormente, envió a los fenicios a navegar alrededor de Libia. Terminado este viaje, Darío conquistó a los indios y aprovechó el mar en esos lugares. Así, se ha descubierto que toda Asia, excepto la parte oriental, está en circunstancias similares con Libia.

Pero los límites de Europa son bastante desconocidos, y no hay un hombre que pueda decir si algún mar la rodea por el norte o por el este, mientras que en longitud indudablemente se extiende hasta los dos otros dos. Por mi parte, no puedo concebir por qué tres nombres, y especialmente nombres de mujeres, deberían haberse dado alguna vez a un tratado que en realidad es uno, ni por qué el Nilo egipcio y el Phasis de Colchian (o, según otros, el ferry Maeotic Tanais y Cimmerian) debería haber sido fijado para las líneas fronterizas ni siquiera puedo decir quién dio a los tres tratados sus nombres, o de dónde tomaron los epítetos. Según los griegos en general, Libia se llamaba así por cierta Libia, una mujer nativa, y Asia por la esposa de Prometeo. Los lidios, sin embargo, reclamaron este último nombre, que, según declaran, no se deriva de Asia, la esposa de Prometeo, sino de Asies, el hijo de Cotys y nieto de Manes, que también dio nombre a la tribu. Asias en Sardis. En cuanto a Europa, nadie puede decir si está rodeada por el mar o no, ni se sabe de dónde se deriva el nombre de Europa, ni quién le dio el nombre, a menos que digamos que Europa se llamó así después de la Europa de Tiro, y antes de que su tiempo no tuviera nombre, como las otras divisiones. Pero es cierto que Europa era asiática y ni siquiera pisó la tierra que los griegos ahora llaman Europa, navegando únicamente de Fenicia a Creta y de Creta a Licia. Sin embargo, dejemos estos asuntos. Nosotros mismos continuaremos usando los nombres que sanciona la costumbre.

El mar Euxino, donde Darío ahora fue a la guerra, tiene naciones que habitan a su alrededor, con la única excepción de los escitas, más sin pulir que las de cualquier otra región que conozcamos. Porque, dejando a un lado a Anacharsis y al pueblo escita, no hay dentro de esta región una sola nación que pueda presentarse como poseedor de algún derecho a la sabiduría, o que haya producido una sola persona de gran reputación. Los escitas de hecho tienen en un aspecto, y el más importante de todos los que están bajo el control del hombre, se mostró más sabio que cualquier nación sobre la faz de la tierra. Por lo demás, sus costumbres no son las que yo admiro. De lo único que hablo es del mecanismo mediante el cual hacen imposible que el enemigo que los invade escape a la destrucción, mientras que ellos mismos están completamente fuera de su alcance, a menos que les plazca enfrentarse a él. No teniendo ciudades ni fortalezas, y llevando consigo sus moradas a donde quiera que vayan acostumbrados, además, todos y cada uno de ellos, a disparar a caballo y viviendo no de la ganadería sino de su ganado, sus carros las únicas casas que poseen, ¿cómo pueden ¿No logran ser invencibles, e incluso inexpugnables?

La naturaleza de su país y los ríos por los que se cruza favorecen enormemente este modo de resistir los ataques. Porque la tierra es llana, bien regada y abundante en pastos, mientras que los ríos que la atraviesan son casi iguales en número a los canales de Egipto. De estos sólo mencionaré los más famosos y los que son navegables a cierta distancia del mar. Ellos son, el Ister, que tiene cinco bocas: Tyras, Hypanis, Borysthenes, Panticapes, Hypacyris, Gerrhus y Tanais. Procederé ahora a describir los cursos de estas corrientes.

De todos los ríos que conocemos, el Ister es el más poderoso. Nunca varía en altura, pero continúa al mismo nivel en verano e invierno. Contando desde el oeste es el primero de los ríos escitas, y la razón de ser el mayor es que recibe el agua de varios afluentes. Ahora bien, los afluentes que crecen con su río son los siguientes: primero, en el lado de Escitia, estos cinco, el arroyo llamado por los escitas Porata, y por los griegos Pyretus, Tiarantus, Ararus, Naparis y Ordessus. El primero mencionado es un gran arroyo y es el más oriental de los afluentes. El Tiarantus es de menor volumen y más al oeste. El Ararus, Naparis y Ordessus caen en el Ister entre estos dos. Todos los anteriores son auténticos ríos escitas, y van a hacer crecer la corriente del Ister.

Desde el país de los Agathyrsi desciende otro río, el Maris, que desemboca en el mismo y desde las alturas de Haemus descienden con un curso norte tres caudalosos arroyos, el Atlas, el Auras y el Tibisis, y vierten sus aguas en eso. Tracia le da tres afluentes, el Athrys, el Noes y el Artanes, que atraviesan el país de los tracios de Crobyz. Otro afluente lo proporciona Paeonia, a saber, el Scius. Este río, que nace cerca del monte Ródope, se abre paso a través de la cadena de Haemus y llega al Ister. De Iliria viene otro arroyo, el Angrus, que tiene un curso de sur a norte, y después de regar la llanura tribaliana, cae en el Brongus, que cae en el Ister. De modo que el Ister se ve aumentado por estas dos corrientes, ambas considerables. Además de todos estos, el Ister recibe también las aguas del Carpis y el Alpis, dos ríos que corren en dirección norte desde el país por encima de los Umbros. Porque el Ister atraviesa toda Europa, se eleva en el país de los celtas (la más occidental de todas las naciones de Europa, excepto los cynetianos), y desde allí atraviesa el continente hasta llegar a Escitia, de donde lava los flancos. .

Todos estos arroyos, entonces, y muchos otros, suman sus aguas para hacer crecer el diluvio del Ister, que así aumentado se convierte en el más caudaloso de los ríos, pues sin duda si comparamos el arroyo del Nilo con el único arroyo del Ister, debemos dar la preferencia por el Nilo, del cual ningún río afluente, ni siquiera riachuelo, aumenta el caudal. El Ister se mantiene al mismo nivel tanto en verano como en invierno, debido a las siguientes razones, según creo. Durante el invierno corre a su altura natural, o un poquito más alto, porque en esos países apenas llueve en invierno, pero nieva constantemente. Cuando llega el verano, esta nieve, que es de gran profundidad, comienza a derretirse y desemboca en el Ister, que se hincha en esa estación, no solo por esta causa, sino también por las lluvias, que son intensas y frecuentes en esa parte de el año. Así, las diversas corrientes que van a formar el Ister son más altas en verano que en invierno, y tanto más altas como la fuerza y ​​la atracción del sol son mayores, de modo que estas dos causas se contrarrestan entre sí, y el efecto es producir un equilibrio, por lo que el Ister permanece siempre al mismo nivel.

Este, entonces, es uno de los grandes ríos escitas, junto a él es el Tyras, que nace de un gran lago que separa a Escitia de la tierra de los Neuri, y corre en dirección sur hacia el mar. Los griegos habitan en la desembocadura del río, que se llaman Tyritae.

El tercer río es el Hypanis. Este arroyo nace dentro de los límites de Scythia y tiene su origen en otro gran lago, alrededor del cual pastan caballos blancos salvajes. El lago se llama, con propiedad, la Madre de los Hypanis. El Hypanis, que se eleva aquí durante la distancia de cinco días de navegación, es un arroyo poco profundo, y el agua dulce y pura de allí, sin embargo, al mar, que está a una distancia de cuatro días, es sumamente amarga. Este cambio es causado por haber recibido en él en ese punto un arroyo cuyas aguas son tan amargas que, aunque no es más que un riachuelo diminuto, sin embargo contaminan todo el Hypanis, que es un gran arroyo entre los de segundo orden. La fuente de esta amarga primavera está en las fronteras de los labradores escitas, donde se unen a los alazonios y el lugar donde nace se llama en la lengua escítica Exampaeus, que en nuestro idioma significa "Las Vías Sagradas". El propio manantial lleva el mismo nombre. Los Tyras y los Hypanis se acercan entre sí en el país de los alazonianos, pero luego se separan y dejan un amplio espacio entre sus corrientes.

El cuarto de los ríos escitas es el Borysthenes. Junto al Ister, es el más grande de todos y, a mi juicio, es el río más productivo, no sólo en Scythia, sino en todo el mundo, excepto sólo el Nilo, con el que ninguna corriente puede compararse. Tiene en sus orillas los más hermosos y excelentes pastos para el ganado, contiene abundancia de los peces más deliciosos, su agua es más agradable al paladar, su arroyo es límpido, mientras que todos los demás ríos cercanos son fangosos, las cosechas más ricas brotan a lo largo de su Por supuesto, y donde no se siembra la tierra, las cosechas más pesadas de hierba, mientras que la sal se forma en gran abundancia alrededor de su boca sin ayuda humana, y se capturan peces grandes del tipo llamado Antacaei, sin espinas y buenos para encurtir. . Ni estas son todas sus maravillas. Tan al interior como el lugar llamado Gerrhus, que está a cuarenta días de viaje del mar, se conoce su curso y su dirección es de norte a sur, pero por encima de este nadie lo ha rastreado, para decir a través de qué países fluye. Entra en el territorio de los labradores escitas después de correr durante algún tiempo a través de una región desértica, y continúa durante diez días de navegación para atravesar la tierra que habitan. Es el único río además del Nilo cuyas fuentes son desconocidas para mí, como también lo son (creo) para todos los demás griegos. Poco antes de llegar al mar, el Borysthenes se une al Hypanis, que vierte sus aguas en el mismo lago. La tierra que se encuentra entre ellos, un punto estrecho como el pico de un barco, se llama Cabo Hippolaus. Aquí hay un templo dedicado a Ceres, y frente al templo sobre los Hypanis se encuentra el lugar de residencia de los boristenitas. Pero se ha dicho suficiente de estas corrientes.

Le sigue en sucesión el quinto río, llamado Panticapes, que tiene, como el Borysthenes, un curso de norte a sur, y nace de un lago. El espacio entre este río y Borysthenes está ocupado por los escitas que se dedican a la agricultura. Después de regar su país, los Panticapes fluyen a través de Hylaea y desembocan en Borysthenes.

La sexta corriente es el Hypacyris, un río que nace de un lago y pasa directamente por el centro de los escitas nómadas. Cae al mar cerca de la ciudad de Carcinitis, dejando a Hylaea y el curso de Aquiles a la derecha.

El séptimo río es el Gerrhus, que es un ramal arrojado por los Borysthenes en el punto donde el curso de ese arroyo comienza a conocerse por primera vez, es decir, la región llamada con el mismo nombre que el arroyo mismo, a saber. Gerrhus. Este río en su paso hacia el mar divide el país de los nómadas del de los escitas reales. Se encuentra con el Hypacyris.

El octavo río es el Tanais, un arroyo que tiene su nacimiento, en lo alto del país, en un lago de gran tamaño, y que desemboca en otro lago aún mayor, el Palus Maeotis, por el cual el país de los escitas reales se divide de el de los Sauromatae.El Tanais recibe las aguas de una corriente tributaria, llamada Hyrgis.

Tales son, pues, los ríos más importantes de Escitia. La hierba que produce la tierra es más propensa a generar hiel en las bestias que se alimentan de ella que cualquier otra hierba que conozcamos, como claramente aparece en la abertura de sus cadáveres.

De este modo, los escitas reciben abundantemente los artículos de primera necesidad más importantes. Ahora vamos a describir sus modales y costumbres. Ellos adoran solo a los siguientes dioses, a saber, Vesta, a quien reverencian más que todos los demás, Júpiter y Tellus, a quien consideran la esposa de Júpiter y, después de estos, Apolo, Venus celestial, Hércules y Marte. Estos dioses son adorados por toda la nación: los escitas reales ofrecen sacrificios igualmente a Neptuno. En la lengua escita, Vesta se llama Tabiti, Júpiter (muy correctamente, a mi juicio) Papaeus, Tellus Apia, Apollo Oetosyrus, Celestial Venus Artimpasa y Neptune Thamimasadas. No usan imágenes, altares o templos, excepto en la adoración de Marte, pero en su adoración los usan.

La forma de sus sacrificios es en todas partes y en todos los casos es la misma: la víctima está de pie con sus dos patas delanteras atadas con una cuerda, y la persona que está a punto de ofrecer, tomando su lugar detrás de la víctima, tira de la cuerda, y así arroja al animal al caer, invoca al dios al que está ofreciendo, después de lo cual pone un lazo alrededor del cuello del animal y, insertando un palito, lo tuerce y lo estrangula. No se enciende fuego, no hay consagración, y no se derraman libaciones, sino directamente que la bestia es estrangulada, el sacrificador lo desolla y luego se pone a trabajar para hervir la carne.

Sin embargo, como Scythia no tiene leña para el fuego, se ha tenido que idear un plan para hervir la carne, que es el siguiente. Después de desollar a las bestias, sacan todos los huesos, y (si poseen ese equipo) ponen la carne en calderas hechas en el campo, que son muy parecidas a las calderas de las lesbianas, excepto que son de un tamaño mucho mayor que las de las lesbianas. colocando los huesos de los animales debajo del caldero, los prenden fuego y así hierven la carne. Si no tienen caldero, hacen que la panza del animal contenga la carne, y echando al mismo tiempo un poco de agua, colocan los huesos debajo y los encienden. Los huesos arden maravillosamente y la panza contiene fácilmente toda la carne cuando se quita de los huesos, de modo que según este plan, su buey está hecho para hervir él mismo y otras víctimas también para hacer lo mismo. Cuando la carne está toda cocida, el sacrificador ofrece una porción de la carne y de las entrañas, arrojándola en el suelo delante de él. Sacrifican todo tipo de ganado, pero sobre todo caballos.

Tales son las víctimas ofrecidas a los otros dioses, y tal es el modo en que se sacrifican, pero los ritos pagados a Marte son diferentes. En cada distrito, en la sede del gobierno, se encuentra un templo de este dios, del cual la siguiente es una descripción. Es un montón de matorrales, hecho de una gran cantidad de leña, de largo y ancho de tres estadios de altura algo menos, que tiene una plataforma cuadrada en la parte superior, tres lados de los cuales son escarpados, mientras que el cuarto se inclina para que los hombres puedan caminar. arriba. Cada año se añaden ciento cincuenta carretas cargadas de maleza al montón, que se hunde continuamente a causa de las lluvias. Una espada de hierro antigua se planta en la cima de cada uno de esos montículos, y sirve como la imagen de Marte: se le hacen sacrificios anuales de ganado y caballos, y así se ofrecen más víctimas que al resto de sus dioses. Cuando se toman prisioneros en la guerra, de cada cien hombres sacrifican uno, pero no con los mismos ritos que el ganado, sino con diferentes. Primero se vierten libaciones de vino sobre sus cabezas, después de lo cual se sacrifican sobre un recipiente, luego se lleva el recipiente a la parte superior del montón y se vierte la sangre sobre el escímitar. Mientras esto tiene lugar en la parte superior del montículo, debajo, al lado del templo, se cortan las manos y los brazos derechos de los prisioneros sacrificados y se lanzan por los aires. Luego, las otras víctimas son asesinadas y los que han ofrecido el sacrificio se van, dejando las manos y los brazos donde pueden haber caído, y los cuerpos también, separados.

Tales son las observancias de los escitas con respecto al sacrificio. Nunca usan cerdos para este propósito, ni tampoco es su costumbre criarlos en ninguna parte de su país.

En lo que se refiere a la guerra, sus costumbres son las siguientes. El soldado escita bebe la sangre del primer hombre que derroca en la batalla. Cualquiera que sea el número que mata, les corta todas las cabezas y se las lleva al rey, ya que así tiene derecho a una parte del botín, por lo que pierde todo derecho si no produce una cabeza. Para despojar al cráneo de su cubierta, hace un corte alrededor de la cabeza por encima de las orejas y, agarrándolo del cuero cabelludo, sacude el cráneo y luego con la costilla de un buey raspa el cuero cabelludo limpio de carne y ablandando frotándolo entre las manos, lo utiliza de ahora en adelante como servilleta. El Scyth se enorgullece de estos cueros cabelludos y los cuelga de las riendas de sus riendas. Cuanto mayor es el número de servilletas que un hombre puede mostrar, más estimado es entre ellos. Muchos se confeccionan mantos, como los capotes de nuestros campesinos, cosiendo una cantidad de estos cueros cabelludos. Otros desollan los brazos derechos de sus enemigos muertos y hacen de la piel, que se les quitó con los clavos colgando de ella, una cubierta para sus aljabas. Ahora la piel de un hombre es gruesa y brillante, y su blancura superaría a casi todas las demás pieles. Algunos incluso despellejan todo el cuerpo de su enemigo y, estirándolo sobre un marco, lo llevan consigo dondequiera que vayan. Tales son las costumbres de los escitas con respecto al cuero cabelludo y la piel.

Los cráneos de sus enemigos, no de todos, sino de aquellos a quienes más detestan, los tratan de la siguiente manera. Después de cortar la parte debajo de las cejas y limpiar el interior, cubren el exterior con cuero. Cuando un hombre es pobre, esto es todo lo que hace, pero si es rico, también reviste el interior con oro: en cualquier caso, la calavera se usa como taza para beber. Hacen lo mismo con los cráneos de sus propios parientes y parientes si han estado en disputa con ellos y los han vencido en presencia del rey. Cuando vienen a visitarlos extraños a quienes consideren importantes, se les entregan estas calaveras, y el anfitrión cuenta cómo fueron sus parientes los que le hicieron la guerra, y cómo logró vencerlos a todos. prueba de valentía.

Una vez al año, el gobernador de cada distrito, en un lugar establecido en su propia provincia, mezcla un cuenco de vino, del cual todos los escitas tienen derecho a beber por quienes han matado enemigos, mientras que aquellos que no han matado a ningún enemigo no pueden beber. sabor del cuenco, pero siéntate distante en desgracia. No les puede pasar mayor vergüenza que esta. Los que han matado a un gran número de enemigos, toman dos copas en lugar de una y beben de ambas.

Scythia tiene una gran cantidad de adivinos, que predicen el futuro por medio de una serie de varitas de sauce. Se trae un gran paquete de estas varitas y se coloca en el suelo. El adivino desata el paquete y coloca cada varita por sí misma, al mismo tiempo que pronuncia su profecía: luego, mientras todavía está hablando, reúne las varillas nuevamente y las vuelve a formar en un paquete. Este modo de adivinación es de crecimiento hogareño en Scythia. Los Enarees, u hombres con apariencia de mujer, tienen otro método, que dicen que Venus les enseñó. Está hecho con la corteza interior del tilo. Toman un trozo de esta corteza y, partiéndola en tres tiras, siguen entrelazando las tiras alrededor de sus dedos y desatándolas, mientras profetizan.

Siempre que el rey escita se enferma, llama a los tres adivinos de mayor renombre en ese momento, que vienen y prueban su arte en el modo descrito anteriormente. Generalmente dicen que el rey está enfermo porque tal o cual persona, mencionando su nombre, ha jurado falsamente por el hogar real. Este es el juramento habitual entre los escitas, cuando desean jurar con gran solemnidad. Entonces arrestan al hombre acusado de haber renunciado a sí mismo y lo llevan ante el rey. Los adivinos le dicen que por su arte está claro que ha hecho un juramento falso junto al hogar real, y así provocó la enfermedad del rey; niega el cargo, protesta que no ha hecho juramento falso y se queja en voz alta de la mal hecho a él. Ante esto, el rey envía por seis nuevos adivinos, que tratan el asunto adivinando. Si ellos también encuentran al hombre culpable de la infracción, inmediatamente es decapitado por los que lo acusaron primero, y sus bienes se reparten entre ellos: si, por el contrario, lo absuelven, otros adivinos, y nuevamente otros, son enviados a buscar. , para probar el caso. Si el mayor número decide a favor de la inocencia del hombre, los que lo acusaron primero perderán la vida.

El modo de ejecución es el siguiente: se carga un carro con matorrales y se enganchan bueyes a los adivinos, con los pies atados, las manos atadas a la espalda y la boca amordazada, se empujan en medio del la maleza finalmente se prende fuego a la leña, y los bueyes, asustados, son obligados a salir corriendo con la carreta. A menudo sucede que los bueyes y los adivinos se consumen juntos, pero a veces se quema la vara del carro y los bueyes escapan con un chamuscado. Los adivinos, los adivinos mentirosos, los llaman, son quemados de la manera descrita, por otras causas además de la aquí mencionada. Cuando el rey da muerte a uno de ellos, se cuida de que ninguno de sus hijos sobreviva: todos los descendientes masculinos son asesinados con el padre, y solo las hembras pueden vivir.

Los juramentos entre los escitas van acompañados de las siguientes ceremonias: un gran cuenco de barro se llena de vino, y las partes del juramento, hiriéndose levemente con un cuchillo o un punzón, dejan caer un poco de su sangre en el vino y luego se sumergen en el mezcle una escimitarra, algunas flechas, un hacha de guerra y una jabalina, repitiendo al mismo tiempo las oraciones, por último, las dos partes contratantes beben cada una un trago del cuenco, al igual que los hombres principales entre sus seguidores.

Las tumbas de sus reyes están en la tierra de los Gerrhi, que habitan en el punto donde Borysthenes es navegable por primera vez. Aquí, cuando el rey muere, cavan una fosa cuadrada y de gran tamaño. Cuando está listo, toman el cadáver del rey y, habiendo abierto el vientre y limpiado el interior, llenan la cavidad con una preparación de ciprés picado, incienso, semillas de perejil y semillas de anís, después de lo cual cosen. la abertura, encerrar el cuerpo en cera y, colocándolo en un carro, llevarlo a través de las diferentes tribus. En esta procesión, cada tribu, cuando recibe el cadáver, imita el ejemplo que primero dieron los escitas reales, cada hombre se corta un trozo de oreja, se recorta el pelo y se hace un corte en todo el brazo, se lacera la frente. y su nariz, y le clava una flecha en la mano izquierda. Luego, los que tienen el cuidado del cadáver lo llevan consigo a otra de las tribus que están bajo el dominio escita, seguidos por aquellos a quienes visitaron por primera vez. Al completar el circuito de todas las tribus bajo su dominio, se encuentran en el país de los Gerrhi, que son los más remotos de todos, y así llegan a las tumbas de los reyes. Allí se coloca el cuerpo del rey muerto en la tumba preparada para él, se extiende sobre un colchón, se fijan lanzas en el suelo a cada lado del cadáver y se extienden vigas sobre él para formar un techo, que se cubre con un techo de paja. de ramitas de mimbre. En el espacio abierto alrededor del cuerpo del rey entierran a una de sus concubinas, primero matándola estrangulándola, y también a su copero, su cocinero, su mozo, su laca, su mensajero, algunos de sus caballos, primogénitos de todos. sus otras posesiones, y algunas copas de oro que no usan ni plata ni bronce. Después de esto, se pusieron a trabajar y levantaron un gran montículo sobre la tumba, todos compitiendo entre sí y tratando de hacerlo lo más alto posible.

Cuando pasa un año, se llevan a cabo más ceremonias. Cincuenta de los mejores asistentes del difunto rey son tomados, todos nativos escitas, ya que, como los esclavos comprados son desconocidos en el país, los reyes escitas eligen a cualquiera de sus súbditos que les guste para atenderlos; cincuenta de ellos son tomados y estrangulado, con cincuenta de los caballos más hermosos. Cuando mueren, se les extrae el intestino y se limpia la cavidad, se llena de paja y se vuelve a coser inmediatamente. Hecho esto, se clavan varios postes en el suelo, en juegos de dos pares cada uno, y en cada par se coloca la mitad del felly de una rueda en forma de arco y luego se pasan estacas fuertes a lo largo de los cuerpos de los caballos desde la cola hasta el cuello. y se montan sobre las faldas, de modo que el felly de delante sostiene los hombros del caballo, mientras que el de atrás sostiene el vientre y los cuartos, las patas colgando en el aire, cada caballo está provisto de un bocado y una brida, que luego está tendido delante del caballo y sujeto a una estaca. Los cincuenta jóvenes estrangulados luego se montan individualmente en los cincuenta caballos. Para ello, se pasa una segunda estaca a través del cuerpo a lo largo de la columna hasta el cuello, cuyo extremo inferior sobresale del cuerpo, y se fija en una cavidad, hecha en la estaca que corre longitudinalmente por el caballo. Los cincuenta jinetes se alinean así en un círculo alrededor de la tumba, y así se dejan.

Así, pues, es el modo en que se entierra a los reyes: en cuanto al pueblo, cuando alguien muere, sus parientes más cercanos lo colocan en un carro y lo llevan a todos sus amigos en sucesión: cada uno los recibe por turno y los agasaja con un banquete, en el cual se sirve al difunto con una porción de todo lo que se pone delante de los demás, esto se hace durante cuarenta días, al final de los cuales tiene lugar el entierro. Después del entierro, quienes participan en él deben purificarse, lo que hacen de la siguiente manera. Primero enjabonan bien y se lavan la cabeza y luego, para limpiar sus cuerpos, actúan de la siguiente manera: hacen una caseta fijando en el suelo tres palos inclinados uno hacia el otro, y estirando alrededor de ellos fieltros de lana, que colocan de manera que para que quepan lo más cerca posible: dentro de la cabina se coloca un plato en el suelo, en el que se colocan una serie de piedras al rojo vivo, y luego se agrega un poco de semilla de cáñamo.

El cáñamo crece en Escitia: se parece mucho al lino, solo que es una planta mucho más alta y tosca: algunas crecen silvestres en el campo, otras se producen mediante el cultivo: los tracios hacen prendas que se asemejan mucho al lino, de hecho, que si una persona nunca ha visto cáñamo, seguramente pensará que es de lino, y si lo ha visto, a menos que tenga mucha experiencia en tales asuntos, no sabrá de qué material es.

Los escitas, como dije, toman un poco de esta semilla de cáñamo y, arrastrándose debajo de las cubiertas de fieltro, la arrojan sobre las piedras al rojo vivo inmediatamente después de que humea, y emite un vapor tal que ningún baño de vapor griego puede exceder el Las guadañas, encantadas, gritan de alegría, y este vapor les sirve en lugar de un baño de agua, porque nunca por casualidad se lavan el cuerpo con agua. Sus mujeres hacen una mezcla de madera de ciprés, cedro e incienso, que machacan hasta formar una pasta sobre un trozo de piedra tosca y le agregan un poco de agua. Con esta sustancia, que tiene una consistencia espesa, se enyesan la cara por todas partes y, de hecho, todo el cuerpo. De este modo se les imparte un olor dulce, y cuando se quitan el yeso al día siguiente, su piel está limpia y brillante.

Los escitas tienen un odio extremo por todas las costumbres extranjeras, en particular por las que estaban en uso entre los griegos, como han demostrado plenamente los casos de Anacharsis y, más recientemente, de Scylas. El primero, después de haber viajado por una gran parte del mundo, y haber exhibido dondequiera que fuera muchas pruebas de sabiduría, mientras navegaba por el Helesponto a su regreso a Escitia tocó Cyzicus. Allí encontró a los habitantes celebrando con mucha pompa y magnificencia un festival a la Madre de los Dioses, y él mismo fue inducido a hacer un voto a la diosa, por lo que se comprometió, si regresaba sano y salvo a su hogar, que lo haría. Dale una fiesta y una procesión nocturna en todos los aspectos como las que había visto en Cícico. Por lo tanto, cuando llegó a Escitia, se dirigió al distrito llamado Woodland, que se encuentra frente al curso de Aquiles, y está cubierto de árboles de todo tipo, y allí pasó por todos los ritos sagrados con el tabour. en su mano, y las imágenes atadas a él. Mientras estaba así empleado, fue visto por uno de los escitas, quien fue y le contó al rey Saulio lo que había visto. Entonces vino el rey Saulio en persona, y cuando se dio cuenta de lo que estaba haciendo Anacarsis, le disparó con una flecha y lo mató. Hasta el día de hoy, si les preguntas a los escitas sobre Anacharsis, ellos fingen ignorarlo, debido a sus viajes griegos y la adopción de las costumbres de los extranjeros. Sin embargo, me enteré por Timnes, el mayordomo de Ariapithes, que Anacharsis era tío paterno del rey escita Idanthyrsus, siendo el hijo de Gnurus, que era el hijo de Lycus y el nieto de Spargapithes. Si Anacarsis era realmente de esta casa, debió de ser asesinado por su propio hermano, porque Idanthyrsus era un hijo del Saulius que mató a Anacharsis.

Sin embargo, he oído otra historia, muy diferente de ésta, que cuentan los peloponesios: dicen que Anacaris fue enviado por el rey de los escitas para conocer a Grecia, que se fue, y a su regreso a casa informó que todos los griegos estaban ocupados en la búsqueda de todo tipo de conocimientos, excepto los lacedemonios que, sin embargo, eran los únicos que sabían conversar con sensatez. ¡Qué tonto cuento este, que los griegos han inventado para divertirse! No hay duda de que Anacharsis sufrió la muerte en el modo ya relatado, debido a su apego a las costumbres extranjeras y a las relaciones que mantuvo con los griegos.

Scylas, igualmente, el hijo de Ariapithes, muchos años después, se encontró con casi el mismo destino. Ariapithes, el rey escita, tuvo varios hijos, entre ellos este Scylas, que era hijo, no de un nativo de Scyth, sino de una mujer de Istria. Criado por ella, Scylas se familiarizó con el idioma y las letras griegas. Algún tiempo después, Ariapithes fue asesinado a traición por Spargapithes, rey de Agathyrsi, tras lo cual Scylas sucedió en el trono y se casó con una de las esposas de su padre, una mujer llamada Opoea. Este Opoea era escita de nacimiento y le había traído a Ariapithes un hijo llamado Oricus.Ahora, cuando Scylas se encontró rey de Scythia, ya que no le gustaba el modo de vida escythic, y estaba apegado, por su educación, a los modales de los griegos, lo convirtió en su práctica habitual, siempre que venía con su ejército a la ciudad. de los boristenitas, que, según su propio relato, son colonos de los milesios, hizo su práctica, digo, dejar el ejército antes de la ciudad y, habiendo entrado él solo dentro de las murallas, cerró las puertas con cuidado. , para cambiar su vestido escita por prendas griegas, y con este atuendo caminar por el foro, sin guardias ni séquito. Los boristenitas vigilaban a las puertas para que ningún escita pudiera ver al rey vestido de esa manera. Mientras tanto, Scylas vivió exactamente como los griegos, e incluso ofreció sacrificios a los dioses de acuerdo con los ritos griegos. De esta manera pasaría un mes, o más, con los boristenitas, después de lo cual volvería a vestirse con su traje escita y partiría. Esto lo hizo repetidamente, e incluso se construyó una casa en Borysthenes y se casó allí con una esposa que era nativa del lugar.

Pero cuando llegó el tiempo que fue ordenado para traerle ay, la ocasión de su ruina fue la siguiente. Quería ser iniciado en los misterios báquicos y estaba a punto de conseguir la admisión a los ritos cuando se le ocurrió un prodigio de lo más extraño. La casa que poseía, como mencioné hace poco tiempo, en la ciudad de los boristenitas, un edificio de gran extensión y erigido a un costo enorme, alrededor del cual había varias esfinges y grifos tallados en mármol blanco, fue golpeada. por un rayo de lo alto y quemado hasta el suelo. Sin embargo, Scylas continuó y recibió la iniciación. Ahora bien, los escitas suelen reprochar a los griegos su rabia bacanal y decir que no es razonable imaginar que haya un dios que impulse a los hombres a la locura. Por lo tanto, tan pronto como Scylas fue iniciado en los misterios báquicos, uno de los boristenitas fue y llevó la noticia a los escitas: "Ustedes, los escitas, se ríen de nosotros", dijo, "porque deliramos cuando el dios se apodera de nosotros. Pero ahora nuestro dios ha se apoderó de su rey, que delira como nosotros, y está enloquecido por la influencia. Si cree que no le digo la verdad, venga conmigo y se lo mostraré. Los jefes de los escitas fueron con el hombre en consecuencia, y el boristenita, llevándolos a la ciudad, los colocó en secreto en una de las torres. Al poco rato, Scylas pasó junto a la banda de juerguistas, delirando como el resto, y fue visto por los espectadores. Al considerar el asunto como una gran desgracia, se marcharon instantáneamente y vinieron y le contaron al ejército lo que habían presenciado.

Por lo tanto, cuando Scylas, después de dejar Borysthenes, estaba a punto de regresar a casa, los escitas se rebelaron. Ponen a la cabeza a Octamasadas, nieto (por parte de la madre) de Teres. Entonces Scylas, cuando se enteró del peligro con el que estaba amenazado y el motivo del alboroto, escapó a Tracia. Octamasadas, al descubrir adónde había huido, marchó tras él y llegó al Ister, cuando se encontró con las fuerzas de los tracios. Los dos ejércitos estaban a punto de enfrentarse, pero antes de unirse a la batalla, Sitalces envió un mensaje a Octamasadas a este efecto: "¿Por qué debería haber una prueba de armas entre tú y yo? Tú eres el hijo de mi propia hermana, y estás a tu cargo. mi hermano. Entrégalo en mis manos, y te devolveré tu Scylas. Así que ni tú ni yo arriesgaremos nuestros ejércitos. Sitalces envió este mensaje a Octamasadas, por medio de un heraldo, y Octamasadas, con quien un hermano de Sitalces se había refugiado anteriormente, aceptó los términos. Entregó a su propio tío a Sitalces y obtuvo a cambio a su hermano Scylas. Sitalces se llevó a su hermano con él y se retiró, pero Octamasadas decapitó a Scylas en el acto. Así, los escitas mantienen rígidamente sus propias costumbres y, por tanto, castigan severamente a quienes adoptan usos extranjeros.

No pude saber con certeza cuál es la población de Scythia, los relatos que recibí variaban entre sí. Escuché de algunos que eran muy numerosos, de hecho, otros hicieron su número, pero escasos para una nación como los Scyths. Sin embargo, fui testigo de esto con mis propios ojos. Hay un tracto llamado Exampaeus entre Borysthenes e Hypanis. Lo mencioné en un lugar anterior, donde hablé del torrente amargo que allí se eleva y desemboca en el Hypanis, y hace que el agua de ese río no sea potable. Aquí, entonces, se encuentra un cuenco de bronce, seis veces más grande que el de la entrada del Euxino, que instaló Pausanias, el hijo de Cleombrotus. Los que nunca han visto ese recipiente pueden entenderme mejor si digo que el cuenco escita contiene con facilidad seiscientas ánforas y tiene un grosor de seis dedos de ancho. Los nativos me dieron el siguiente relato de la forma en que se hizo. Uno de sus reyes, de nombre Ariantas, deseando saber el número de sus súbditos, les ordenó a todos que le trajeran, bajo pena de muerte, la punta de una de sus flechas. Obedecieron y reunió con ello un gran montón de puntas de flechas, que resolvió convertir en un monumento que podría pasar a la posteridad. En consecuencia, hizo con ellos este cuenco y lo dedicó a Exampaeus. Esto fue todo lo que pude aprender sobre el número de escitas.

El país no tiene más maravillas que sus ríos, que son más grandes y numerosos que los de cualquier otra tierra. Estos, y la inmensidad de la gran llanura, son dignos de mención, y una cosa además, que estoy a punto de mencionar. Muestran una huella de Hércules, impresa en una roca, en forma como la huella del pie de un hombre, pero de dos codos de largo. Está en el barrio de Tyras. Habiendo descrito esto, regreso al tema sobre el que originalmente me propuse discutir.

Los preparativos de Darío contra los escitas habían comenzado, se habían enviado mensajeros por todos lados con las órdenes del rey, algunos fueron requeridos para proporcionar tropas, otros para abastecer barcos, otros nuevamente para cruzar el Bósforo tracio, cuando Artabano, hijo de Hystaspes y hermano de Darius, suplicó al rey que desistiera de su expedición, instándole a la gran dificultad de atacar a Scythia. Sin embargo, por bueno que fuera el consejo de Artabano, no logró persuadir a Darío. Por lo tanto, cesó sus razonamientos y Darío, cuando terminaron sus preparativos, condujo a su ejército desde Susa.

Fue entonces cuando un cierto persa, llamado Oeobazus, padre de tres hijos, todos los cuales iban a acompañar al ejército, vino y oró al rey para que permitiera que uno de sus hijos se quedara con él. Darius respondió, como si lo mirara a la luz de un amigo que había instado a una petición moderada, "que permitiría que todos se quedaran". Oeobazus se llenó de alegría, esperando que todos sus hijos fueran excusados ​​de servir al rey, sin embargo, ordenó a sus asistentes que se llevaran a los tres hijos de Oeobazus y los mataran inmediatamente. Por lo tanto, todos quedaron atrás, pero no hasta que se les privó de la vida.

Cuando Darío, en su marcha desde Susa, llegó al territorio de Calcedonia a orillas del Bósforo, donde se había construido el puente, tomó un barco y navegó de allí a las islas Cyanean, que, según los griegos, una vez flotaron. Se sentó también en el templo y contempló el Ponto, que en verdad es digno de consideración. No hay en el mundo otro mar tan maravilloso: tiene una longitud de once mil cien estadios, y su anchura, en la parte más ancha, es de tres mil trescientos. La boca no tiene más de cuatro estadios de ancho y este estrecho, llamado Bósforo, y a través del cual se había lanzado el puente de Darío, tiene ciento veinte estadios de largo, desde el Euxino hasta el Propontis. El Propontis tiene quinientos estadios de ancho y mil cuatrocientos de largo. Sus aguas desembocan en el Helesponto, cuya longitud es de cuatrocientos estadios y no más de siete de ancho. El Hellespont se abre al ancho mar llamado Egean.

El modo en el que se han medido estas distancias es el siguiente. En un día largo, un buque generalmente alcanza alrededor de setenta mil brazas, en la noche sesenta mil


Una breve historia de la terapia de infusión intravenosa, desde la Edad Media hasta la actualidad

Aunque la terapia intravenosa es algo muy común en los hospitales y las instalaciones de atención médica de todo el país, la mayoría de nosotros no pensamos mucho en la historia de la vía intravenosa. Si bien la terapia de infusión intravenosa es relativamente nueva, el concepto detrás de ella se remonta a siglos. En la publicación de hoy, analizaremos brevemente la historia de la terapia de infusión intravenosa y cómo hemos llegado a donde estamos hoy.

La edad Media

Las bombas de infusión intravenosa en sí mismas no son una invención medieval, pero la idea detrás de este tipo de tratamientos surgió durante la Edad Media. En ese momento, se realizaron experimentos en un esfuerzo por transfundir sangre entre humanos y animales. Los malos resultados (más un decreto oficial del Vaticano) finalmente pusieron fin a estos experimentos. También hubo algunos casos de transfusiones de persona a persona durante este período de tiempo, pero no tuvieron mucho éxito.

Sir Christopher Wren creó el primer dispositivo de infusión exitoso durante su vida (1632-1723). El dispositivo, hecho con la vejiga de un cerdo y una pluma de escribir, no era muy duradero, pero funcionó. Le permitió bombear sustancias externas al torrente sanguíneo de un perro. (Dato curioso: Wren también hizo mejoras en el microscopio). Aunque el dispositivo que creó fue un desafío para asegurar, allanó el camino para futuras creaciones, como las bombas intravenosas que usamos hoy.

El siglo 19

La medicina moderna realmente ha avanzado mucho en poco tiempo. Realmente no fue hasta principios y mediados del siglo XIX que las inyecciones y transfusiones comenzaron a usarse fácilmente para mejorar la salud del paciente. Durante la década de 1930, el Dr. Thomas Latta descubrió que el agua salada, inyectada en el torrente sanguíneo, podía ayudar a combatir el cólera. Un par de años más tarde, el Dr. James Blundell utilizó transfusiones durante las hemorragias posparto y observó que la velocidad de la infusión tenía un impacto directo en su éxito. Blundell luego creó un dispositivo que monitoreaba la velocidad de flujo de una infusión.

Durante la primera parte del siglo, las infusiones intravenosas se guardaban en un recipiente abierto que se cubría con una gasa en un esfuerzo por evitar la contaminación. Era un método que era en su mayoría efectivo, pero no siempre funcionaba. En la década de 1930, las infusiones se guardaban en una botella de vidrio sellada al vacío. Un par de décadas después, los intravenosos cambiaron a la bolsa de plástico que usamos hoy. Curiosamente, no fue hasta la década de 1940 que a una enfermera se le permitió administrar terapia intravenosa (hasta ese momento, solo los médicos podían hacerlo). En estos días, las enfermeras son las que generalmente manejan la terapia intravenosa para los pacientes.

En la década de 1960, las bombas de infusión intravenosa se convirtieron en un espectáculo omnipresente en los hospitales de todo el país. Esto también fue durante el tiempo en que el Dr. John Myers comenzó a inyectar a los pacientes lo que él llamó un "cóctel" de vitaminas y minerales. Su fórmula exacta se perdió tras su muerte en la década de 1980, pero los expertos encontraron una versión modificada que es bastante cercana. El cóctel incluye vitaminas B y C, sulfato de magnesio, gluconato de calcio y selenio para controlar afecciones que van desde alergias y asma hasta enfermedades cardíacas y fibromialgia. Esto demostró que la terapia intravenosa no es solo para transfusiones de sangre, sino que también puede ayudar a los pacientes a recibir nutrientes valiosos.

Circa ahora

Como sabrán los profesionales médicos y los pacientes, la terapia intravenosa es una parte habitual de la atención médica en la era moderna. Ya no es un tratamiento controvertido, se usa a diario para innumerables personas en todo el país. Se utiliza tanto para mejorar como para salvar vidas de muchas formas. Pero a pesar de que es ampliamente aceptado, siempre se está mejorando. Las bombas de infusión inteligentes, por ejemplo, ayudan a mejorar el control del paciente sin comprometer la calidad. Aunque esos primeros experimentos pueden no haber parecido hitos, realmente fueron los componentes básicos de los tratamientos en los que confiamos hoy.


Lucha vigilante

La historia de la Reconstrucción, más que cualquier otro tema en la historia de Estados Unidos, a menudo está ligada a los mitos y caprichos de la época en la que está escrita. La mayoría de los historiadores y comentaristas públicos están de acuerdo en lo que fue la Reconstrucción: un intento, después de la Guerra Civil, de reconstruir la democracia estadounidense para que garantizara los derechos civiles, políticos y económicos de casi 4 millones de personas anteriormente esclavizadas. Pero a menudo hay desacuerdo sobre cuánto logró, qué retrasó su progreso y por qué llegó a su fin antes de que su proyecto se realizara por completo.

Libros en revisión

Stony the Road: Reconstrucción, supremacía blanca y el ascenso de Jim Crow

Para los republicanos en el cargo después de la Guerra Civil, realmente hubo dos Reconstrucciones. La primera, la Reconstrucción de Andrew Johnson, fue diseñada para ser conciliadora con gran parte del Sur rebelde y tenía pocas intenciones de alterar el status quo más allá de una aceptación a regañadientes del fin de la esclavitud. La otra Reconstrucción, dirigida por republicanos radicales como Thaddeus Stevens, intentó cambiar los términos mismos de la democracia estadounidense al extender el sufragio y los derechos civiles a los hombres afroamericanos. También aspiraba a algo más: reforma agraria, democracia económica y la reconstrucción de la política estadounidense en torno a los principios de igualdad e inclusión racial. Las enmiendas 14 y 15 a la Constitución garantizaron la ciudadanía a todos los “nacidos o naturalizados en los Estados Unidos” y aseguraron que el derecho al voto no estaría limitado por el color de la piel. La segunda Reconstrucción encontró su expresión en la legislación original de derechos civiles de la nación. La Ley de Derechos Civiles de 1866 fue la primera en la historia de Estados Unidos en garantizar la igualdad de protección ante la ley. Fue seguida por la Ley de Derechos Civiles de 1875, el último suspiro, en muchos aspectos, del poder político negro y el espíritu republicano radical que impulsó muchos de los avances de la Reconstrucción.

De 1865 a 1877, ambas Reconstrucciones tuvieron lugar en un Sur de Estados Unidos convulsionado por una violencia casi constante. Los afroamericanos fueron masacrados en ciudades tan grandes como Memphis y en pueblos tan pequeños como Colfax, Luisiana y Hamburgo, Carolina del Sur. La era estuvo marcada por una casi revolución y una contrarrevolución, esta última triunfó en 1877, cuando la estrecha victoria del candidato presidencial republicano, Rutherford B. Hayes, fue seguida por la retirada de los pocos soldados federales que quedaban en el sur para para persuadir al Congreso de que respalde la presidencia de Hayes. Aunque la reconstrucción se había revertido en gran parte en gran parte del sur antes de 1877, la retirada de las tropas federales se reconoce como el final del período.

Sin embargo, la batalla por cuya reconstrucción se recordaría persistió hasta el siglo XX. Durante la Edad Dorada y la Era Progresista, a medida que los partidos Demócrata y Republicano y la Corte Suprema revertían los avances democráticos de la Guerra Civil y la Reconstrucción, una nueva narrativa de la Reconstrucción comenzó a afianzarse: la de un Sur blanco roto por el Guerra civil, luego aprovechada por los mocosos del norte, los bribones del sur (sureños republicanos blancos) y los afroamericanos recientemente liberados que habían pasado de ser esclavos a tener poder sobre sus antiguos amos. Esta nueva narrativa fue más que una simplificación excesiva, fue en su mayoría completamente errónea, una tergiversación deliberada del pasado por parte de sureños y norteños blancos interesados ​​en contar una historia que justificara el surgimiento del sistema Jim Crow. Pero esta visión de la Reconstrucción se mantuvo, y de ella surgió todo un cuerpo de historiografía que prevaleció durante las primeras décadas del siglo XX. Se la conoció como la escuela Dunning, nombrada en honor al destacado historiador de la Universidad de Columbia William Dunning. Muchos de sus divulgadores, incluido Claude Bowers (autor de La Era Trágica) y E. Merton Coulter (autor de El sur durante la reconstrucción), fue aún más lejos en sus esfuerzos por pintar la Reconstrucción como una era de corrupción y mala gestión, una que puso en duda la capacidad de gobernar de los afroamericanos.

WEB. Du Bois y otros historiadores negros expresaron su desacuerdo con esta dudosa narrativa incluso mientras se redactaban los relatos. Ya en 1909, cuando Du Bois entregó un artículo sobre Reconstrucción a la Asociación Histórica Estadounidense, estaba claro que los académicos afroamericanos tendrían que liderar el camino para contrarrestar la narrativa predominante de la Reconstrucción como una era de desgobierno negro en todo el sur. Mientras que su 1935 Reconstrucción negra en América se convirtió en la historia revisionista fundamental del período, Du Bois no estaba solo en este contraataque contra una historiografía racista. El político de la era de la reconstrucción convertido en historiador John Roy Lynch escribió Los hechos de la reconstrucción en 1913, justo cuando la influencia de la escuela Dunning en la cultura popular alcanzaba su punto máximo. Anna Julia Cooper, en su 1892 Una voz del sur, describió la Reconstrucción como un "período de mal humor blanco y abandono del deber".

Sin embargo, la mayoría de la profesión histórica ignoró estas demandas de una nueva historiografía hasta la década de 1960, cuando el movimiento ascendente de derechos civiles y un grupo de académicos radicales y liberales comenzaron a socavar una narrativa vergonzosamente aceptada durante mucho tiempo por historiadores profesionales. Algo de esto fue el resultado de su regreso a la casa de Du Bois. Reconstrucción negra y reconociendo la necesidad de una narrativa más precisa sobre la época. Pero muchos otros historiadores sintieron que les correspondía repensar la Reconstrucción a la luz del movimiento por los derechos civiles, reconociéndolo como un período de democracia birracial en el que los estadounidenses negros tomaron sus destinos en sus propias manos y demostraron su capacidad para ayudar a rehacer el país.

Historiadores como Kenneth Stampp argumentaron en la década de 1960 que era hora de una narrativa que evitara las exageraciones racistas de la escuela Dunning y ofreciera una exhumación más empírica del pasado de la nación. Historiadores afroamericanos como Lerone Bennett Jr. fueron más allá y afirmaron que la Reconstrucción proporcionó a los estadounidenses una “historia útil” que podría ayudar mejor a todos, tanto blancos como negros, a comprender el tumulto político y las posibilidades de la década de 1960. Bennett argumentó en las páginas de Ébano revista en noviembre de 1965 que había dos Reconstrucciones: una “blanco reconstrucción de 1865 a 1866 "y una más radical y emancipadora"negro reconstrucción de 1867 a 1877 ". El trabajo de revisión de los años sesenta y setenta culminó en el clásico de 1988 de Eric Foner. Reconstrucción: revolución inconclusa de Estados Unidos, 1863-1877, un libro que continúa estableciendo el estándar contra el cual se juzga cualquier historia de la Reconstrucción y que, en sus 690 páginas, ayudó a desenterrar los intentos olvidados del período de alterar radicalmente la nación para mejor. Para Foner, la Reconstrucción se centró en la lucha por los derechos de los afroamericanos, y si la nación estaría a la altura de los elevados ideales en el corazón de la retórica pro-Unión después de que la Proclamación de Emancipación se convirtiera en un grito de guerra en 1863.

Problema actual

Intentando llevar esta historia más radical e igualitaria de la Reconstrucción al público en general e incorporando los últimos 30 años de trabajo siguiendo el monumental libro de Foner, Henry Louis Gates ha producido una nueva miniserie de PBS, Reconstrucción: América después de la Guerra Civily un libro complementario, Pedregoso el camino, que tienen como objetivo proporcionar una nueva perspectiva para una audiencia mayoritariamente laica. Ambos buscan consolidar esta narrativa revisionista de la Reconstrucción, pero también la llevan más allá de 1865 a 1877. Para Gates, la Reconstrucción no fue solo los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil. En cambio, abarcó una era política que comenzó con la guerra misma, que abrió la puerta a preguntas sobre raza, ciudadanía y democracia que antes eran insondables, y luego persistieron como un dilema moral, social y político en todo el movimiento de derechos civiles.

Gates agrega un segundo argumento a esta historiografía. Él postula que la Reconstrucción no solo se trataba del ascenso y la caída del poder político negro en el Sur, aunque ese sigue siendo un elemento clave de cualquier historia de la época. Argumenta que también se refería a la igualdad afroamericana en las esferas de la sociedad civil, la cultura y la economía y que la Reconstrucción negra continuó en estas áreas hasta bien entrada la década de 1920, incluso cuando los revanchistas del sur intentaron imponer un nuevo orden racial blanco.

Alargar la era de la Reconstrucción, insiste Gates, permite a los estadounidenses pensar más profundamente sobre cómo la experiencia afroamericana encaja en el arco más largo de progreso y retroceso que ha dado forma a la historia de la democracia estadounidense. Su historia sobre el surgimiento del "Nuevo Negro" es un buen ejemplo. Situada tradicionalmente alrededor de 1920, esta idea, de afroamericanos dedicados a restaurar la dignidad y los derechos perdidos de la era de la Reconstrucción, se rastrea en Pedregoso el camino a mediados de la década de 1890, cuando la primera generación de afroamericanos nacidos emancipados comenzó a cuestionar su ciudadanía de segunda clase. Para Gates, esta es una reconsideración importante del pasado afroamericano. “El concepto del Nuevo Negro fue empleado por los niños de la Reconstrucción en las garras de la Redención”, escribe, pero tiene raíces más profundas y una historia más larga. Lo mismo es cierto, continúa, para todas las luchas por la libertad en este país, en particular por los estadounidenses negros, pero no solo por ellos. La historia de la democracia estadounidense ha sido una historia de tira y afloja constante, con raros momentos de triunfo revolucionario para los oprimidos, rodeados y amenazados de destrucción por largos períodos de reacción.

Uno de los puntos fuertes de Pedregoso el camino es el amplio espacio que da para mostrar las imágenes racistas que prevalecen en revistas populares, caricaturas políticas y otros productos culturales de la época. Con tanto ya escrito sobre los logros de la Reconstrucción, esta puede ser la contribución más importante del libro: establecer vínculos entre el racismo político e intelectual de los siglos XIX y XX y su cultura popular racista, y luego mostrar cómo los estadounidenses negros lucharon contra ellos. Para Gates, así como para muchos otros estudiosos de la Reconstrucción, los ámbitos de la política y la cultura están indisolublemente unidos. No se puede hacer un estudio del poder político y la desigualdad sin mirar las formas en que se manifiestan en la vida cotidiana.

Además, las imágenes racistas y antirracistas de la cultura estadounidense pueden ayudarnos a comprender mejor la política moderna. Un ejemplo poderoso se encuentra en la sección titulada "Cadenas del ser: el cuerpo negro y la mente blanca", en la que el lector se enfrenta no solo con dibujos y pinturas que muestran representaciones "imparciales", en las mentes de muchas personas del siglo XIX y XX. científicos e intelectuales del siglo XXI, de las diferencias entre las razas, pero también con volantes y panfletos creados por supremacistas blancos que reproducían estas imágenes hasta bien entrada la década de 1990.

Al mostrar la larga historia de imágenes anti-negros en la sociedad estadounidense, Pedregoso el camino deja en claro que las representaciones racistas de los afroamericanos que se remontan a la Guerra Civil y la Reconstrucción continúan proyectando una sombra larga y aterradora sobre la vida contemporánea. Para decir lo obvio, el racismo no desapareció durante estos años de emancipación y posibilidad política, y por esa misma razón, escribe Gates, es importante que los progresistas estén siempre en guardia: la lucha por la libertad requiere desafiar esas formas de racismo que no tienen vínculos directos con la política, pero aún informan a la cultura en general, un punto que analiza más adelante en Pedregoso el caminoEl tercer capítulo, "Enmarcando la negrura". Dados los debates modernos sobre las estatuas confederadas y la representación cultural, es útil recordar cómo figuras como Frederick Douglass enfatizaron la importancia de una representación positiva de los afroamericanos en la cultura popular, especialmente en fotografías. (Fue uno de los estadounidenses más fotografiados del siglo XIX). Las imágenes importan, un punto que muchos de sus herederos en el movimiento de derechos civiles reconocieron.

El examen de Gates del Renacimiento de Harlem confirma este punto. Argumentando que fue una "contrarrevolución" contra el racismo cultural de Estados Unidos, sin embargo, señala que con el ascenso del Nuevo Negro, los estadounidenses negros de inmediato se abrieron un nuevo camino y, lamentablemente, abrazaron "algunos de los estereotipos sobre el Viejo Negro" - especialmente que las personas anteriormente esclavizadas no podían cuidarse a sí mismas y, por lo tanto, necesitaba surgir un Nuevo Negro.

Al rastrear las batallas culturales a veces pasadas por alto entre los afroamericanos después de la Reconstrucción, Pedregoso el camino También es una historia sobre cómo lucharon contra una opresión internalizada incluso mientras luchaban por cambiar una sociedad desenfrenada en contra de los negros. Los esfuerzos para promover la belleza y la diversidad de la cultura afroamericana, en la "Exhibición de negros estadounidenses" de Du Bois en la Exposición de París de 1900, por ejemplo, se combinaron con esfuerzos para luchar por la restauración de los derechos civiles y políticos perdidos durante la Reconstrucción. Sin embargo, los estadounidenses negros también se enfrentaron a un aparato cultural abrumadoramente poderoso del que era difícil escapar. Para cada Exposición de París, hubo películas taquilleras como Nacimiento de una nación y una plétora de otras películas, libros y dibujos animados que retrataban a los afroamericanos usando nada más que tropos racistas al revés.

Tanto en la miniserie como en el libro, Gates comenta cómo el tiroteo en una iglesia en Charleston, Carolina del Sur, en junio de 2015, informó su trabajo sobre Reconstrucción y la reacción racista. La historia en la que estaba trabajando estaba lejos de terminar, incluso para alguien tan joven como Dylann Roof, el terrorista que mató a tiros a los fieles negros en la Iglesia Emanuel AME y que llevaba consigo imágenes que celebraban los Estados Confederados de América y el régimen supremacista blanco. de Rhodesia. El racismo de la era de la Reconstrucción y más tarde, escribe Gates, "se ha convertido durante mucho tiempo en parte del ADN cultural de nuestro país y, al parecer, se imprimió en el propio [de Roof]". Incluso cuando se aprobaron nuevas leyes para abolir las antiguas racistas, las formas culturales de racismo sobrevivieron, dando lugar a nuevos actos de violencia política y nuevas expresiones de supremacía racial.

Por esta razón, el contexto de Pedregoso el camino importa, no solo dado el momento actual de supremacía blanca revanchista en aumento en todo el mundo occidental, sino también en la batalla de Gates por la mente de Estados Unidos. Su carrera como intelectual público se ha centrado durante mucho tiempo tanto en las expresiones culturales del racismo como en las políticas y económicas. Comenzó en la década de 1990, cuando toda una generación de liberales afirmó que el trabajo de la igualdad racial se había logrado en gran medida. En "The New Intellectuals", el artículo de portada del número de marzo de 1995 de El Atlántico, Robert S. Boynton sostuvo a Gates junto con otros, en particular Cornel West y Patricia J. Williams, como parte de una vanguardia de pensadores que insistían en que el racismo en la sociedad estadounidense todavía prevalecía y que el país necesitaba hacer realidad los objetivos del varios movimientos de derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960. Al igual que la era posterior a la Reconstrucción, los años 90 fueron un período de racismo "científico" y de interpretaciones del crimen como un fenómeno racial, no socioeconómico, que se utilizaron para justificar las desigualdades políticas y civiles que volvieron a aparecer en la sociedad estadounidense después de la avances de la década de 1960.

Pedregoso el camino—Cuyo título proviene de “Lift Every Voice and Sing”, a menudo llamado el himno nacional negro — nos brinda una poderosa narrativa de cuán frágiles son realmente los triunfos de la historia estadounidense. El énfasis actual en la Reconstrucción como una era de poder político y social afroamericano, sofocado por la supremacía blanca en todo Estados Unidos, es importante no solo porque los historiadores lo han tratado como tal durante décadas. También se debe a que muchos afroamericanos ven a su nación como una que ha traicionado, una y otra vez, sus mayores promesas, tanto para ellos como para la idea misma de la democracia estadounidense. A través del libro y la miniserie que lo acompaña, Gates nos pide que estemos siempre atentos en "nuestras propias luchas contra el rostro aborrecible del racismo contra los negros y la supremacía blanca de hoy".

Robert Greene II es profesor asistente de historia en la Universidad de Claflin y ha escrito para Jacobino, En estos tiempos, y Disentimiento.


Ver el vídeo: Vigilant Act 4 - Malatar Mansion u0026 Tower of Sancremor Walkthrough! Encountering St. Alessia!


Comentarios:

  1. Tut

    Lo siento, pero en mi opinión, estás equivocado. Propongo discutirlo.

  2. Mikasho

    ¿Hay algo así?

  3. Zukree

    Es posible y necesario :) para discutir infinitamente

  4. Mizilkree

    Esta respuesta, es inigualable.



Escribe un mensaje