Edificio del Capitolio de EE. UU.

Edificio del Capitolio de EE. UU.

El edificio del Capitolio de EE. UU. En Washington, DC, es quizás el edificio más importante y arquitectónicamente imponente de la nación. El edificio, pieza central del Capitolio y el National Mall, se encuentra en una meseta de 88 pies sobre el río Potomac. Alberga la rama legislativa del gobierno federal de los Estados Unidos, que consta de la Cámara de Representantes y el Senado, que crean colectivamente las leyes que gobiernan la nación.El edificio tiene una rica historia que se remonta a 1791, cuando el presidente George Washington seleccionó el área que anteriormente era parte del estado de Maryland, de acuerdo con la "Ley de Residencia" aprobada por el Congreso. El 18 de septiembre de 1793, el presidente Washington colocó la piedra angular para la construcción. Desde entonces, ha pasado por muchas fases de construcción. William Thornton, cuyo diseño para el Capitolio fue seleccionado después de un concurso nacional de arquitectura, es considerado el primer arquitecto del Capitolio. La construcción continuó gradualmente bajo una serie de arquitectos, incluidos Stephen Hallet, George Hadfield y James Hoban, quienes completaron el Senado. Ala en 1800. Para 1811, Benjamin Henry Latrobe, un famoso arquitecto de principios del siglo XIX en Estados Unidos, renovó el ala del Senado y completó el ala de la Casa. Durante la Guerra de 1812, las tropas británicas prendieron fuego al edificio, el 24 de agosto de 1814 Luego fue reparado bajo la dirección de Latrobe en 1815. Tres años más tarde, un arquitecto de Boston llamado Charles Bulfinch fue designado para continuar con las obras de restauración. Rediseñó la sección central y desarrolló el paisajismo. A medida que crecía el número de senadores y representantes, se llevó a cabo un concurso ofreciendo $ 500 por el mejor plan para expandir el Capitolio. En consecuencia, Thomas U. Agregó grandiosas nuevas alas de mármol blanco de la Cámara y el Senado. al edificio original de piedra arenisca, en 1859. En 1868, el trabajo en la cúpula y las extensiones se completaron bajo la supervisión de Edward Clark, durante cuyo mandato se produjo una modernización considerable.Como resultado de un incendio en noviembre de 1898, Elliot Woods, el sucesor de Clark En 1960, se agregaron 102 habitaciones más a la extensión del frente este, bajo la dirección de J. George Stewart. Actualmente, el Capitolio cubre una extensa área de tierra de 175,170 pies cuadrados, con una superficie de casi 16.5 hectáreas. Sirve como un ejemplo del arte y la historia estadounidenses, además de su uso por el Congreso. Un buen ejemplo de la arquitectura neoclásica del siglo XIX, el interior del Capitolio está dominado por diseños griegos y romanos, y contiene una profusión de frescos, murales, y estatuas de artistas de renombre mundial. Además, tiene cinco pisos, de los cuales el primer nivel contiene salas de comisiones y espacios asignados a varios funcionarios del Congreso, las Cámaras de la Cámara de Representantes, en el ala sur, y el Senado, en el ala norte, así como las oficinas. del liderazgo del Congreso, están en el segundo piso. Ambas alas se encuentran en la Rotonda, bajo una gran cúpula de hierro fundido a prueba de fuego, coronada con la colosal estatua de Thomas Crawford. La cúpula es famosa por sus extraños sonidos acústicos. El Salón del Santuario Natural, debajo de la cúpula, conserva algunas de las pinturas y esculturas más importantes del país. Sobre la cúpula se puede ver un fresco conocido como "La apoteosis de Washington". El tercer piso está ocupado por oficinas, salas de comités y galerías de prensa. También proporciona acceso a las galerías, desde donde se pueden ver los procedimientos de la Cámara y el Senado cuando el Congreso está en sesión. Las salas de máquinas, talleres y otras áreas de apoyo se encuentran en el cuarto piso. Los terrenos del edificio también abarcan edificios de oficinas del Congreso. la Biblioteca del Congreso, el edificio de la Corte Suprema, el Jardín Botánico de EE. UU., la planta de energía del Capitolio y muchas otras instalaciones.


Estalla una bomba en el edificio del Capitolio

Una bomba explota en el edificio del Capitolio en Washington, D.C., causando daños estimados en $ 300,000 pero sin lastimar a nadie. Un grupo que se hace llamar Weather Underground se atribuyó el mérito del bombardeo, que se realizó en protesta por la invasión en curso de Laos apoyada por Estados Unidos.

Los llamados Weathermen eran una facción radical de los Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS). Los Weathermen defendían medios violentos para transformar la sociedad estadounidense. Los fundamentos filosóficos de los meteorólogos eran de naturaleza marxista; creían que la lucha militante era la clave para atacar al estado y construir una conciencia revolucionaria entre los jóvenes, particularmente la clase trabajadora blanca. & # XA0 Sus principales herramientas para lograr estos fines eran los incendios provocados y bombardeos. & # xA0

Entre los otros objetivos de los atentados de Weathermen estaban el Palacio de Justicia de Long Island, la sede del Departamento de Policía de Nueva York, el Pentágono y el Departamento de Estado. Nadie murió en estos bombardeos, porque los bombarderos siempre llamaban para avisar con anticipación. Sin embargo, tres miembros del Weather Underground murieron el 6 de marzo de 1970, cuando explotó la casa en la que estaban construyendo las bombas.


Hay una larga lista de eventos políticamente violentos que los políticos instigaron entre sí. Por ejemplo, en 1856, el representante estadounidense Preston Brooks de Carolina del Sur usó un bastón para atacar brutalmente El senador estadounidense Charles Sumner de Massachusetts, un abolicionista, tras el conmovedor discurso de Sumner sobre si Kansas debería ser un estado esclavo o libre. En otro caso, en 1902, el senador junior John McLaurin de Carolina del Sur llamó al senador principal de su estado, Ben Tillman, un mentiroso. Tillman rápidamente golpeó a McLaurin en la mandíbula y "la cámara explotó en un pandemonio mientras los miembros luchaban por separar a los dos miembros de la delegación de Carolina del Sur". el Senado de los Estados Unidos informó.

Las luchas políticas internas comenzaron incluso antes de que el Congreso de los Estados Unidos se mudara a D.C. En 1798, cuando el capitolio todavía estaba en el Salón del Congreso de Filadelfia, el Representante Roger Griswold de Connecticut estaba tan enojado que el Representante Matthew Lyon de Vermont le escupió jugo de tabaco, una pelea estalló con cada miembro sosteniendo un arma (un bastón y tenazas de fuego, respectivamente).

¡Hay más! En 1854, un "pelea casi a tiros"sucedió en el piso de la Cámara, y, en 1858, una pelea llevó a un representante a arrebatarle el tupé de la cabeza a otro representante, supuestamente diciendo" ¡Hurra, muchachos! ¡Tengo su cuero cabelludo! "


Considerando: Historias de la Casa del Pueblo

"A veces te sientas aquí y piensas que escuchas las cosas más divertidas que están sucediendo", dijo una vez el colorido portero de la casa William "Fishbait" Miller a un entrevistador, la amplia sonrisa de Miller arrojaba dudas sobre si realmente creía lo que decía. "Preguntarse . . . si esos sonidos que sigo escuchando son fantasmas de gallinas? "

En un edificio tan antiguo como el Capitolio de los Estados Unidos, quizás no sea sorprendente que la historia se mezcle con el mito para crear un folclore único en el Capitolio. Las historias de fantasmas pueden ser populares en esta época del año, pero las historias espectrales que nos contamos a nosotros mismos a menudo tienen sus raíces en eventos muy reales. ¿Miller escuchó el cacareo de los espíritus de pollo en los pasillos oscuros del Capitolio? No. ¿Pero el ganado y los animales de corral del vecindario circundante vagaron por los terrenos del Capitolio durante muchos años? Si.

Aquí está la historia detrás de dos historias que han cobrado vida propia dentro del Capitolio.

El Grimalkin

A menudo es el caso que los recién llegados al Capitolio escuchan sobre el grimalkin, el Demon Cat, que, según los informes, ha perseguido los terrenos del Capitolio durante más de un siglo. La primera mención del fantasma felino data de 1862, durante la Guerra Civil, cuando los soldados de la Unión que defendían Washington, DC, se refugiaron en el edificio del Capitolio. Los vigilantes nocturnos del Capitolio afirmaron haber visto aparecer a un gato negro ordinario y luego crecer hasta alcanzar proporciones descomunales antes de saltar con un chillido sobrenatural. Un guardia incluso abrió fuego contra la misteriosa forma. "Cuando le disparé a la criatura, saltó por encima de mi cabeza", dijo. Pero luego, con la misma rapidez, el grimalkin desapareció durante décadas, los informes de los periódicos mencionan un avistamiento del felino espectral en 1898, señalando que había estado ausente durante 35 años.

Al igual que su aparición inaugural durante la Guerra Civil, la leyenda de los grimalkin actual nos dice que el gato aparece como un terrible presagio durante las emergencias nacionales. Los recuentos modernos del mito afirman que el gato fantasma apareció antes del asesinato del presidente Abraham Lincoln en 1865, la caída de la Bolsa de Valores de 1929 y el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963.

Sin embargo, el gato demonio probablemente no sea más que un gato real y una sombra bien colocada. Durante gran parte del siglo XIX, e incluso en el siglo XX, los gatos callejeros eran una presencia común en el Capitolio, especialmente en el sótano. De hecho, fueron visitantes bienvenidos: los gatos callejeros ayudaron a controlar la población de roedores. En un momento, los guardias informaron de bandas de gatos que deambulaban por el Capitolio en 1892. "Aproximadamente a las 10 en punto todas las noches comienzan una carrera loca por los pasillos vacíos", informó un periódico de Detroit ese año. Dados los pisos de mármol del Capitolio, las paredes de piedra y los largos pasillos, los sonidos de los gatos dejaron una impresión inquietante. “Los efectos acústicos producidos son asombrosos”, continuó el periódico. "Dejemos que un solo grimalkin levante su voz en la sala de las estatuas, famosa por sus ecos, y el silencio de la noche es roto por un grito como el de un alma maldita, tan fuerte como el silbido de una locomotora". El sonido de los gatos gritando y haciendo eco en todo el edificio probablemente habría sido suficiente para poner nervioso a cualquiera al alcance del oído.

Los guardias del Capitolio fueron los primeros en reportar los sonidos de gatos supuestamente demonios corriendo por el edificio. Pero los vigilantes nocturnos de la década de 1860 no eran los mismos que la dedicada y profesional fuerza policial del Capitolio que protege al Congreso en la actualidad. En aquel entonces, los vigilantes nocturnos solían ser nombrados por patrocinio, algunos de los cuales se sabía que bebían en el trabajo. Y su imaginación claramente sacó lo mejor de ellos.

Junto con sus historias del Demon Cat, estos guardias afirmaron escuchar pasos fantasmas en todo el edificio, especialmente en Statuary Hall. Muchos creían que el venerable John Quincy Adams de Massachusetts, conocido como Viejo Elocuente durante sus 17 años en la Casa y que murió en la habitación adyacente a la cámara, caminaba por los pisos y brindaba oratoria nocturna en el "Viejo Salón de la Casa". . " En un relato, un guardia del Capitolio trató de burlar los extraños pasos. Consiguió un par de zapatos blandos para completar silenciosamente sus rondas. Cuando se dirigió a Statuary Hall, afirmó que la habitación estaba en silencio, pero que de repente el sonido de pasos salió de la nada. Por supuesto, Statuary Hall es conocido por su extraña acústica; de hecho, la mala calidad de sonido de la sala fue una de las razones por las que la Cámara construyó el ala moderna del Capitolio y la actual Cámara en 1857. Pero Statuary Hall conserva su reputación de eco: Los pasos de otra persona en cualquier lugar cercano habrían reverberado a través del espacio de formas únicas y espeluznantes.

Un informe de 1906 de un vigilante anónimo declaró que también había experimentado un encuentro con un fantasma en el Capitolio y mencionó que "ha habido otros". Habló de un vigilante llamado Jake Galloway, supuestamente "el mejor tipo para ver fantasmas".

"Jake creía firmemente que Statuary Hall estaba embrujado, y los maravillosos ecos y la galería de susurros que atribuía a la influencia fantasmal", decía el informe. El vigilante anónimo notó que Galloway adquirió lo que él llamó una "trompeta fantasma que habla", una herramienta de la era victoriana utilizada por los médiums para escuchar a los muertos que parecía un megáfono o una bocina de fiesta moderna. Según el narrador anónimo, Galloway “había escuchado los discursos más maravillosos a través de esa trompeta parlante. . . . Empecé a pensar que por fin estaba un poco "chiflado". . . . Pero por lo demás, parecía bastante razonable y, como era muy consciente, pasé por alto estos lapsos ". Pero Jake Galloway parece ser parte del folclore de House: no hay registros de que alguien con ese nombre haya sido pagado como vigilante en el Capitolio.

La bibliotecaria

Antes del edificio principal de la Biblioteca del Congreso, el edificio Thomas Jefferson, inaugurado en 1897, toda la colección de la biblioteca se encontraba dentro del Capitolio. Simultáneamente cavernosa y atestada de libros, la sala apenas se ajustaba al numeroso personal de la biblioteca y los miles de títulos que atendían. Una leyenda (quizás iniciada por un vigilante nocturno) hablaba de un viejo bibliotecario que había acumulado una gran suma de dinero que escondió entre las pilas de libros. El bibliotecario, que nunca se casó y nunca tuvo hijos, trabajó para la biblioteca durante muchos años hasta que se jubiló debido a problemas de salud mental. Pero el bibliotecario murió antes de que pudiera recuperar el dinero que había escondido entre sus preciados libros. Incapaz de aprovechar su fortuna en vida, el bibliotecario se negó a dejarla en la muerte y se dice que rondaba la biblioteca. Según un relato de 1898, la aparición se pudo ver en el subsótano del Capitolio buscando en las estanterías de la biblioteca un artículo perdido. Las historias también señalan que los trabajadores encontraron $ 6,000 cuando la biblioteca se trasladó del Capitolio al Edificio Jefferson, y sugieren que el fantasma permaneció en el Capitolio para continuar su búsqueda.

¿Quién era este bibliotecario desafortunado? Bueno, en 1896, el El Correo de Washington publicó un obituario sobre un bibliotecario del Congreso que se especializaba en libros de derecho llamado Charles W. Hoffman. Nombrado por el Bibliotecario del Congreso, Ainsworth Spofford, en 1873, Hoffman también se desempeñó como decano de la Facultad de Derecho de Georgetown y fue el primer bibliotecario de la facultad de derecho. Abogado de profesión, Hoffman dedicó su carrera a lo que ahora es la Biblioteca de Derecho del Congreso. Otros periódicos informaron que Hoffman vivía en Capitol Hill, recolectaba muebles antiguos y organizaba fiestas a las que asistían mentes legales como el juez de la Corte Suprema Stephen Field. Hoffman nunca se casó y luego vivió con su madre en 927 Massachusetts Ave. Pero cuando su madre murió, el “Sr. Hoffman sufrió un problema mental y renunció ”, según el El Correo de Washington. Hoffman falleció de neumonía en Frederick, Maryland, donde tenía parientes. Sorprendentemente, Hoffman dejó una herencia sustancial de más de $ 80,000, equivalente a más de $ 2,000,000 en dólares de hoy.

Durante los dos siglos durante los cuales la legislatura federal ha estado en lo alto del Capitolio, más de 11,000 legisladores y decenas de miles de empleados han ido y venido. Miles y miles de historias entrecruzadas y superpuestas, un número infinito de perspectivas y recuerdos. En algún momento del camino, algunas de esas historias fueron embellecidas en algún lugar donde recogieron uno o dos detalles extravagantes. Con el tiempo, esas historias se contaron una y otra vez hasta que los hechos se transformaron en ficción, hasta que un gato callejero se convirtió en un presagio horrible de una calamidad nacional, hasta que un bibliotecario librero que murió solo se convirtió en un alma perdida en busca de la fortuna que no podía llevarse consigo.

Sin embargo, debajo de las capas de exageración y fantasía, es posible encontrar un susurro de verdad. Quizás si Fishbait Miller hubiera escuchado con suficiente atención "esos infernales sonidos cloqueantes" de un pollo misterioso que deambulaba por el campus del Capitolio, podría haber escuchado la verdadera historia detrás de la historia de fantasmas.


1814: las fuerzas británicas queman el Capitolio de los EE. UU.

El Capitolio de los Estados Unidos aún estaba en construcción cuando fue incendiado por las tropas británicas que habían invadido Washington, DC en una de las escaramuzas más famosas de la Guerra de 1812. Las tropas “encendieron una hoguera gigante de muebles” en el Salón de la Casa de Representantes que fueron tan intensos que destruyeron la estatua de mármol de tamaño natural de la Libertad de Giuseppe Franzoni. Se encendió otra hoguera en la Sala de la Corte Suprema, que en ese momento se encontraba en el edificio del Capitolio.

Al examinar los daños, varios miembros del Congreso pidieron trasladar al gobierno federal a Filadelfia u otra ciudad que pensaran que podría ser más segura. (Irónicamente, Washington, DC se había establecido como la capital de la nación después de que una turba de soldados borrachos enojados por los salarios impagos irrumpiera en la Casa del Estado de Filadelfia en junio de 1783).


La historia del Capitolio de los Estados Unidos

Después de que la turba se hubo retirado, así es como se veía el Capitolio y mdash como si brillara desde adentro, instantáneamente reconocible, brillando en una colina.

The Capitol, miércoles por la noche, 6 de enero de 2021. CBS News

"Lo considero el edificio más hermoso de Estados Unidos", informó el miércoles por la noche el corresponsal principal de CBS News en Washington, Major Garrett, horas después del ataque. "El Capitolio está iluminado, no sólo para ayudar a las fuerzas del orden público en la eliminación de estos insurrectos, sino también para lucir como lo hace, para ser una luz brillante, pero también para ser un símbolo para el país. Permanecerá".

Es un edificio que los estadounidenses toman personalmente, miran con asombro y asombro, razón por la cual la nación vio conmocionada cómo se cruzó una línea terrible el miércoles, con esa imagen de la policía protegiendo a los legisladores, apuntando con sus armas a la puerta a todos los presidentes desde Woodrow Wilson. ha entrado para entregar el discurso del Estado de la Unión.

Los guardias de seguridad que bloquean la entrada a la Cámara de la Cámara levantan sus armas contra los insurrectos que intentan violar el recuento de votos presidenciales del Congreso, el 6 de enero de 2021. Getty Images

Es un edificio ponderado con la historia acumulada de nuestro país.

"El Capitolio de los Estados Unidos se encuentra entre los edificios más importantes desde el punto de vista arquitectónico en todo el mundo. De hecho, es el símbolo de la democracia occidental", dijo Brett Blanton, el duodécimo arquitecto del Capitolio, responsable de preservarlo y mantenerlo.

La corresponsal Martha Teichner preguntó: "Cuando los padres fundadores buscaban construir un Capitolio, ¿qué querían lograr con la estructura?"

"Buscaban algo que representara nuestra forma de democracia", respondió Blanton.

Asalto al Capitolio de los EE. UU.

George Washington escribió que "debería estar en una escala muy superior a cualquier cosa en este país".

Washington presidió cuando se colocó la piedra angular (según los informes de los periódicos en la esquina sureste del edificio) el 18 de septiembre de 1793. El Congreso comenzó a reunirse allí en 1800. Construido por sirvientes contratados y personas esclavizadas, no estaría terminado hasta 1826 & mdash en parte porque los británicos lo quemaron en agosto de 1814, durante la Guerra de 1812.

"Habíamos quemado la Casa del Parlamento de Canadá y la Casa del Gobernador de Canadá, así que básicamente regresaban y devolvían el favor, si se quiere", dijo Bill Allen, historiador emérito del Arquitecto del Capitolio.

Dijo: "El Senado es un escenario. La Cámara es un escenario. El exterior del Capitolio es un escenario. Todo el edificio es un escenario, y en estos diversos escenarios, se desarrolla el drama de nuestro país. mezquino, algo noble, algo divertido, algo triste ".

En la década de 1850, el edificio tuvo que ampliarse. Cuando se inauguró Abraham Lincoln en 1861, la nueva cúpula todavía estaba en construcción. A pesar de las críticas, Lincoln siguió construyendo durante la Guerra Civil, diciendo: "Si la gente ve que el Capitolio continúa, es una señal de que tenemos la intención de que la Unión continúe".

Como telón de fondo de las inauguraciones desde la de Andrew Jackson en 1829, el Capitolio ha estado en construcción o reconstrucción casi constantemente.

Teichenr preguntó: "¿Te has encontrado con alguna sorpresa?"

"Una gran sorpresa es que no podemos encontrar la piedra angular original", respondió Blanton.

Casi un millón de pies cuadrados, más de 600 habitaciones, millas de pasillos, arte en todas partes, el Capitolio está destinado a impresionar.

El lugar favorito de Blanton en el edificio es Statuary Hall. "Es su propio museo de historia, porque tienes estatuas, se encargan dos por estado, y puedes ver a lo largo de la historia quiénes los estados sienten que los representan. Además, allí está la ubicación de la Casa original, y en el piso son carteles de dónde estaban sus escritorios los miembros famosos de la Cámara, como Abraham Lincoln ".

Fue en Statuary Hall donde la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg se encontraba en el estado en septiembre pasado, en el catafalco construido para el ataúd de Lincoln. El propio Lincoln yacía en la Rotonda.

Solo a 38 estadounidenses se les ha otorgado lo que se considera el honor de muerte más alto de la nación. Entre ellos: ex presidentes, soldados desconocidos, miembros eminentes del Congreso, líderes religiosos y de derechos civiles. Los dos policías del Capitolio asesinados aquí en 1998 por un pistolero enloquecido.

Entonces, tierra sagrada profanada el miércoles. pero no por primera vez. "El Capitolio siempre ha sido un imán para las personas que desean expresar sus quejas", dijo Allen.

En 1835, alguien intentó asesinar al presidente Andrew Jackson cuando salía del edificio.

En 1856, un congresista a favor de la esclavitud de Carolina del Sur estuvo a punto de matar al senador de Massachusetts Charles Sumner, un abolicionista, mientras estaba sentado en la cámara del Senado.

En 1954, los nacionalistas puertorriqueños dispararon contra la Cámara de Representantes, hiriendo a cinco.

Ha habido bombardeos (como en 1983) y, por supuesto, el 11 de septiembre, el cuarto avión y el único pasajero obligado a bajar en Shanksville, Pensilvania, se dirigía al Capitolio.

Antes de COVID, antes del ataque del miércoles, se estima que entre 3 y 5 millones de personas visitaban el Capitolio cada año. El jueves se levantó una cerca a su alrededor, cerrando por el momento las puertas de la casa del pueblo a la gente. Pero solo por el momento.

"Si lo piensas bien, el Capitolio es una estructura muy resistente", dijo Blanton. "Se ha construido, se ha quemado, se ha reconstruido, se ha ampliado, se ha restaurado, y todo eso como un monumento para el pueblo estadounidense y nuestra forma de gobierno. Ha resistido la prueba del tiempo".

The Capitol Rotunda CBS News


Edificio del Capitolio de EE. UU. - Historia

En 1814, los británicos quemaron el Capitolio, la casa del presidente y los rsquos y otros edificios gubernamentales.

Durante los siglos siguientes, hubo tiroteos y bombardeos ocasionales en el Capitolio.

La brecha del 6 de enero no tuvo precedentes en la historia moderna. Involucró a cientos de personas que detuvieron los procedimientos.

Estados Unidos pasó más de dos siglos sin una violación organizada de su Capitolio antes del 6 de enero, cuando los partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el edificio mientras el Congreso se reunía para certificar los votos electorales.

Los presentadores de CNN Wolf Blitzer y Erin Burnett intentaron poner en perspectiva el día de caos sin precedentes al discutir una declaración de Samuel Holliday, director de operaciones y beca de la Sociedad Histórica del Capitolio de EE. UU. Holliday dijo que era la primera vez que se rompía el Capitolio desde que los británicos destruyeron el Capitolio en 1814 como parte de la Guerra de 1812.

Contactado por PolitiFact, Holliday ajustó ligeramente su comparación: "Yo diría que esta es la primera vez que un grupo ha violado el Capitolio de los Estados Unidos desde los británicos en agosto de 1814 ''.

Durante el asalto del 6 de enero, los alborotadores rompieron ventanas y merodearon en cámaras y oficinas. Una mujer recibió un disparo y murió, según los informes. Cuando los legisladores regresaron a un Capitolio libre de alborotadores, lamentaron lo que sucedió con su "templo de la democracia", como lo llamó el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer.

El senador Cory Booker, demócrata por Nueva Jersey, hizo comparaciones con las infracciones de 1814 y 2021: mientras que una era otra nación que intentaba desafiar a los EE. UU., Dijo, "esta vez nos trajimos este infierno".

Durante la Guerra de 1812 contra Gran Bretaña, las tropas británicas se abrieron camino hasta Washington en agosto de 1814 e incendiaron el Capitolio y otros edificios.

"El 24 de agosto, usando antorchas y pasta de pólvora, quemaron el Capitolio, la casa del presidente y los rsquos y otros edificios gubernamentales", según un historial del Senado. Para cuando una tormenta de verano apagó las llamas, el Capitolio era apenas más que un proyectil quemado. La hermosa cámara del Senado, según el arquitecto Benjamín Latrobe, quedó en la ruina más magnífica de lsquoa. & Rsquo & quot

Menos de un mes después, el Senado convocó una nueva sesión en los cuartos de emergencia y consideró si el gobierno debería permanecer en Washington D.C. En 1819, el Senado ocupó una cámara reconstruida con los escritorios de caoba todavía en uso en la moderna Cámara del Senado.

Ha habido otros incidentes violentos, incluidos tiroteos y atentados con bombas, en el Capitolio de los Estados Unidos desde 1814.

2 de julio de 1915: Una bomba estalló en una sala de recepción del Senado el viernes anterior al fin de semana del 4 de julio, poco antes de la medianoche. Nadie salió herido. Un ex profesor de alemán en la Universidad de Harvard, Erich Muenter, vino a Washington para hacer estallar el paquete de dinamita. Muenter escribió que esperaba que la detonación "hiciera suficiente ruido para ser escuchada por encima de las voces que claman por la guerra". Esta explosión es un signo de exclamación en mi llamado a la paz ". Días después, en la cárcel, Muenter se quitó la vida.

1 de marzo de 1954: Mientras los miembros de la Cámara se reunían para una próxima votación, cuatro miembros del Partido Nacionalista Puertorriqueño entraron a la galería armados con pistolas, según un historial de la Cámara.

"Abrieron fuego indiscriminadamente contra el piso de la Cámara y desplegaron una bandera puertorriqueña en un violento acto de protesta destinado a llamar la atención sobre su demanda de independencia inmediata de Puerto Rico y rsquos", afirma el sitio web de historia de la Cámara.

Cinco congresistas resultaron heridos. Miembros de la casa, pajes y agentes de policía ayudaron a detener a tres de los asaltantes fuera de la galería, mientras que el cuarto escapó del Capitolio y fue aprehendido esa misma tarde.

1 de marzo de 1971: Una bomba explotó en el edificio del Capitolio, causando daños pero sin herir a nadie. The Weather Underground se atribuyó el mérito del bombardeo como una protesta por la invasión en curso de Laos apoyada por Estados Unidos.

7 de noviembre de 1983: A las 10:58 p.m., una bomba atravesó el segundo piso del ala norte del Capitolio y rsquos mientras los pasillos adyacentes estaban prácticamente desiertos. Minutos antes de la explosión, una persona que llamó que afirmaba representar a la "Unidad de Resistencia Armada" advirtió a la centralita del Capitolio que se había colocado una bomba cerca de la cámara en represalia por la reciente participación militar estadounidense en Granada y el Líbano. Cinco años después, agentes federales arrestaron a seis miembros y los acusaron del atentado. Más tarde, tres fueron condenados a prisión, mientras que el tribunal retiró los cargos contra tres coacusados, que ya cumplían condenas de prisión extendidas por delitos relacionados.

"El atentado de 1983 marcó el comienzo de medidas de seguridad más estrictas en todo el Capitolio", afirma el sitio web del Senado. “El área exterior a la Cámara del Senado, antes abierta al público, fue cerrada permanentemente. Los funcionarios del Congreso instituyeron un sistema de tarjetas de identificación del personal y agregaron detectores de metales a las entradas de los edificios para complementar los que se colocaron en las puertas de las galerías de las cámaras después de un bombardeo del Capitolio de 1971.

24 de julio de 1998: Dos oficiales de policía del Capitolio, el oficial Jacob J. Chestnut, Jr. y el detective John M. Gibson, fueron asesinados a tiros cuando un asaltante armado pasó por un puesto de control de seguridad del Capitolio de EE. UU. El tirador, Russell Eugene Weston Jr., fue declarado incompetente para ser juzgado.

Le preguntamos a Holliday por qué consideraba que la violación del 6 de enero era la primera desde 1814 a la luz de algunos de estos otros tiroteos.

Dijo que ninguno de los otros incidentes fue similar a la escala de los eventos del 6 de enero.

"The 1954 shooting in the House galleries by a group of Puerto Rican nationalists has similar elements, but they smuggled their weapons inside the building before staging their attack," he said in an email. "The tragedy in 1998 involved a lone gunman who got inside the building. It&rsquos admittedly a fine distinction, but I think it&rsquos an important one."


U.S. Capitol Building: A Historic Murder

The little daisy would trip up to [Taulbee] by another stairway and they would hold sweet communion for half an hour, foregoing the plebian noonday lunch for other delicacies of the season.

Charles Kincaid reporting Taulbee's affair with a young Patent Office employee.

Congressman William Preston Taulbee was shot and killed inside the Capitol in 1890. The gunman, journalist Charles Kincaid, had written an article that had ended Taulbee's political career. Courtesy of Virginia Hinds Burton ocultar leyenda

Further coverage of the Taulbee scandal appeared in El Washington Post in December, 1887 Proquest Historical Newspaper Database ocultar leyenda

These marks on the marble staircase in the Capitol are said to be blood stains from Taulbee's shooting. Peter Overby ocultar leyenda

These marks on the marble staircase in the Capitol are said to be blood stains from Taulbee's shooting.

This 1887 headline in The Louisville Times sparked a feud between Kincaid and Taulbee that would end in Taulbee's death. University of Kentucky ocultar leyenda

The story of the shooting grabbed headlines across the country, such as this article from The Chicago Tribune, published in March, 1890. Proquest Historical Newspaper Database ocultar leyenda

In 1887, William Preston Taulbee's congressional career ended with this headline:

"Kentucky's Silver-Tongued Taulbee Caught in Flagrante, or Thereabouts, with Brown-Haired Miss Dodge."

The story was written by another Kentuckian, Charles Kincaid, who was the Washington correspondent for The Louisville Times.

The facts of the scandal are still debated.

But Taulbee did not seek re-election. Instead, he did what lawmakers often do: He became a lobbyist.

Over the next two years, Taulbee and Kincaid ran into each other at the U.S. Capitol. Each considered the other a low-life, not a gentleman.

Taulbee would deliberately insult Kincaid, says Kentucky state historian James Klotter. As they passed each other the congressman would pull on the reporter's nose or ear.

The message was, says Klotter, "You're not worth fighting, I'm either gonna tweak your nose or pull your ear.”

The Bloodied Stairway

On Feb 28, 1890, Taulbee and Kincaid met for the last time, on a marble stairway.

Taulbee could have overpowered Kincaid with ease, says Senate historian Donald Ritchie. He describes the former congressman as a “mountaineer,” a “tall and sinewy” man. The journalist, on the other hand, was barely five feet tall, weighed less than 100 pounds, and was in very poor health.

Earlier that day, as Taulbee entered the House chamber, he and Kincaid had exchanged insults. Taulbee had thrown Kincaid around by the collar. Kincaid went home for his pistol.

Around 1:30 that afternoon, Taulbee and a friend headed downstairs to lunch at the House dining room.

The stairway is in a "Y" shape — twin staircases from the second floor to a landing, and a single flight from the landing to the first floor.

Taulbee and his friend took one staircase, and reporter Kincaid took the other. Kincaid caught up to them just below the landing, says historian Donald Ritchie.

“Can you see me now?" Kincaid reportedly said to the congressman.

As Taulbee turned toward Kincaid, his friend fled, leaving no eyewitnesses.

The reporter fired. The bullet went in under the former congressman's eye.

According to Ritchie, Taulbee bled profusely on the stairs:

“A policeman came rushing up and said, ‘Who is responsible for this?’ Kincaid was still standing [on the steps] and said, ‘I did it.’”

A stain survives to this day on the marble stairs at the place where Taulbee was shot. It is rumored to be the stain left by the former congressman's blood.

Las secuelas

Taulbee died 11 days after he was shot. Kincaid was charged with murder, but a jury called it self-defense and acquitted him.

The case fueled a drive for congressional reform.

"Concern with corruption, concern with the civility on Capitol Hill, all of a sudden became things the public was thinking about," says Boston University historian Julian Zelizer.

Kincaid died in Cincinnati in 1906 still working as a reporter.

A Family’s Loss

Over the years, the story morphed into a spicy bit of political lore. But Taulbee left a wife and five children, and the family felt the loss.

"In my family, this was a tragedy," says Virginia Hinds Burton, the great-granddaughter of William Preston Taulbee.

And Burton says some of the "history" about Taulbee is wrong. It was rumored that Taulbee's wife left him. Not so, Burton says, pointing out that the two are buried side by side.

Burton says the established facts are grim enough.

"My great-grandfather was murdered," she says. "And his murderer got away with murder. And five boys were left without a father. A wife was left without a husband to support her."


U.S. Capitol Has a History of Occasional Violence, but Nothing Like This

Supporters of President Trump stormed the U.S. Capitol on Wednesday.

Jess Bravin

WASHINGTON—Over its two centuries as the seat of government, the U.S. Capitol has seen countless protests, along with occasional bombings, shootings, fights between lawmakers and, in 1814, conflagration at the hands of British troops. Until Wednesday, however, it had never been occupied by a mob determined to obstruct the constitutional process.

“The Capitol was a symbol of protest during the Vietnam War,” said Donald Ritchie, historian emeritus of the U.S. Senate. “We had farmers who protested and set their sheep loose on the Capitol grounds,” pro- and anti-Shah demonstrators during the Iranian revolution of the 1970s and, in 1932, the Bonus Army of World War I veterans who occupied the Capitol steps to demand their pensions, Mr. Ritchie said.

For up-to-the-minute coverage of the riot on Capitol Hill, see WSJ’s Live Updates

“When Congress voted down the pensions and then immediately adjourned, the marchers stayed outside and sang ‘America.’ That’s a lot different than what’s going on now,” Mr. Ritchie said.

“I’ve never encountered a protest where people broke into the building and tried to stop the proceedings,” he said. “That’s totally out of character for American protests.”

Despite its place at the heart of government and its symbolic power as an emblem of American democracy, for most of its history the Capitol has been lightly guarded. Members of Congress have been reticent to put up barriers to the public they represent, and Americans have expected access to a pre-eminent public space.

Until 1968, Mr. Ritchie says, the Capitol police were a part-time force made up largely of college and law students hired through lawmakers’ patronage. After many officers failed to show up when riots engulfed Washington following the assassination of Dr. Martin Luther King Jr. , Congress converted the police into a professional force, he said.

Other incidents likewise have instigated tougher security—the 1995 bombing of the Murrah Federal Building in Oklahoma City led government facilities across the nation to install bollards, while the Sept. 11, 2001, terrorist attacks prompted an array of new measures.

Here are some highlights of the Capitol’s history:

1793: President George Washington lays the cornerstone for the future U.S. Capitol.

1800: Congress and the Supreme Court move into the still-unfinished Capitol.

1814: British troops occupying Washington during the War of 1812 set fire to the Capitol it survived destruction because of a fortuitous rainstorm.

1835: Unemployed painter Richard Lawrence attempts to assassinate President Andrew Jackson as he departs a congressman’s funeral. Lawrence’s Derringer pistols misfire.

1856: Proslavery Rep. Preston Brooks of South Carolina brutally beats Sen. Charles Sumner, a Massachusetts abolitionist, with a cane in the Senate chamber.

A political cartoon showing South Carolina Rep. Preston Brooks beating abolitionist and Massachusetts Sen. Charles Sumner in the Senate chamber.

1915: Angry at the unofficial support the U.S. was providing Britain in World War I, Erich Muenter, a former professor of German at Harvard University, sets off a bomb in an empty Senate chamber.

1954: Four Puerto Rican nationalists enter the House chamber and fire on lawmakers from the visitors gallery. Five congressmen are injured.

In 1954, Puerto Rican nationalists were seized by Capitol police after firing into the House chamber.

1971: The left-wing Weather Underground detonates a bomb in a Senate men’s room, after telephoning a 30-minute warning to the Capitol switchboard.

Law enforcement sifted through debris in a restroom in the Capitol in 1971 after a bomb exploded.

1983: A bomb explodes in a Senate corridor, after a warning phone call. Six members of the Resistance Conspiracy, which opposed U.S. actions in Grenada and Lebanon, later are arrested for a bombing campaign against government buildings.

Sen. Mack Mattingly (R., Ga.) looking at damage caused by an explosion on the Senate side of the Capitol in 1983.

1998: A gunman breaches a Capitol security checkpoint and kills two police officers, Jacob Chestnut Jr. and Detective John Gibson.

2001: Envelopes containing anthrax are mailed to the Capitol offices of Sens. Patrick Leahy (D., Vt.) and Tom Daschle (D., S.D.).

2013: Miriam Carey, a Connecticut dental hygienist who drove through a security checkpoint near the White House is pursued by police, who fire on her car, which crashes on the Capitol grounds. She is fatally wounded her 1-year-old daughter is found in the car, unharmed.

Write to Jess Bravin at [email protected]

Full Coverage: The Storming of the Capitol

Copyright © 2020 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8


American Expands And So Does The U.S. Capitol

Construction on the U.S. Capitol technically stopped in 1826 when a Boston architect named Charles Bulfinch completed the central section of the U.S. Capitol that was topped by an over-sized copper covered wooden dome. But the U.S. Capitol was still being improved and remodeled with all the modern conveniences, like running water and gas lighting. But by 1850 the United States had expanded to about 37 states. The U.S. Capitol had not expanded since 1826 to accommodate the new Senators and Congressmen from the new states.

The U.S Capitol needed a room addition in the grandest way possible. Eventually the choice of architect to design and plan a new addition fell upon the shoulders of President Millard Filmore. Yes, the same President Filmore who is regarded as one of the most forgettable Presidents in United States history. Filmore choose Thomas Walter to redesign and oversee construction on additions to the Capitol Building.

Thomas Walter faced challenges that no other room addition contractor in the history of construction. Congress requested that Walter also expand or remodel other Federal Buildings like Treasury and Post Office. These additions were largely un-paid and simply added on to Walter’s task list. Walter was also tasked with replacing the bronze dome on top of the Capitol with a cast iron dome. The biggest challenge Walter faced during construction, however, was the outbreak of the Civil War in 1861. Construction on the capitol largely stopped, and during the Civil War the U.S. Capitol building served as a barracks for Union troops, a hospital, and a bakery. By 1862 construction resumed.

The additions to the Capitol Building and the new Capitol Dome were complete in 1865.