Conferencia de prensa del presidente Kennedy - Historia

Conferencia de prensa del presidente Kennedy - Historia


> JFK> Prensa

Conferencia de prensa 6 de marzo de 1963

EL PRESIDENTE-. Buenos dias.

[1.] Esta semana se están dando pasos importantes en el Congreso con respecto a tres partes principales del programa de la administración y quiero aprovechar esta oportunidad para enfatizar su importancia para cada familia estadounidense.

Primero, se están completando audiencias en ambas Cámaras sobre el proyecto de ley de oportunidades de empleo juvenil, y espero que esta medida se pueda promulgar antes del receso de Pascua. Un millón de nuestros jóvenes no van a la escuela ni tienen trabajo, lo que crea una situación social explosiva en casi todas las comunidades. Este proyecto de ley pondría sus manos a trabajar, y sus mentes, en nuestros parques y bosques, administrando nuestros hospitales y centros juveniles, y desarrollando habilidades y experiencia laboral que los ayudarán en la vida posterior.

En segundo lugar, se han completado audiencias en la Cámara sobre nuestro proyecto de ley para capacitar a más médicos y dentistas, expandir nuestras facultades de medicina y otorgar préstamos a estudiantes que lo merezcan. Con nuestra población aumentando cada año, con el número de médicos y dentistas en relación con esa población cada vez más deteriorándose, realmente parece un desperdicio de nuestros recursos más valiosos, que son nuestras habilidades, alejar a hombres y mujeres jóvenes que lo merecen. escuelas de medicina porque no pueden permitirse el lujo de ir. Los necesitamos y necesitamos sus talentos, y espero que este proyecto de ley se apruebe.

En tercer lugar, las audiencias comienzan en la semana del Senado sobre nuestros proyectos de ley para combatir las enfermedades mentales y el retraso mental. Casi todas las familias estadounidenses en algún momento experimentarán o han experimentado un caso de aflicción mental, y tenemos que ofrecer algo más que cuidados de custodia abarrotados en nuestras instituciones estatales. Nuestra tarea es prevenir estas condiciones. Nuestro siguiente paso es tratarlos de manera más efectiva y comprensiva, en la propia comunidad de los pacientes. Espero que el Congreso actúe sobre este proyecto de ley.

[2.] P. Señor Presidente, ¿es justo asumir por el lenguaje que usó antes del simposio de los banqueros estadounidenses que, si es necesario, si todo lo demás falla en el Congreso, aceptaría una reducción de impuestos de $ 13 mil millones sin ninguna reforma?

EL PRESIDENTE. No, eso no es lo que dije. El programa del 7% que hemos enviado es el mejor, el más equitativo y el más responsable desde el punto de vista fiscal. Proporciona una combinación de reducción de impuestos y reforma fiscal, y creo que muchas de las reformas hacen más equitativas las reducciones de impuestos, hacen más equitativas las cargas que soportan la gran masa de nuestros contribuyentes.

Así que creo que el mejor programa es el que enviamos, que prevé $ 13 mil millones en reducción de impuestos y $ 31/4 mil millones de ingresos en reforma tributaria. Creo que esa es la mejor combinación. Lo que haremos dependerá, por supuesto, de qué tipo de proyecto de ley promulgue el Congreso, pero mi opinión es que aprobarán un proyecto de ley de reducción de impuestos que incluirá elementos importantes de las reformas que enviamos.

[3.] P: Presidente, ¿puede decirnos si los cuatro estadounidenses que murieron en la invasión de Bahía de Cochinos eran empleados del Gobierno o de la CIA?

EL PRESIDENTE. Bueno, yo diría que hay muchos estadounidenses en los últimos 15 años que han servido a su país de muchas formas diferentes, muchos en el extranjero. Algunos de ellos han perdido la vida. El Gobierno de los Estados Unidos no ha sentido que sea de ayuda para nuestro interés y particularmente en la lucha contra esta doctrina armada con la que estamos luchando en todo el mundo para entrar en mayor detalle.

Permítanme decirles esto acerca de estos cuatro hombres: estaban sirviendo a su país. La pelea que les costó la vida fue una pelea de voluntarios y que si bien por la naturaleza de su trabajo no ha sido un asunto de dominio público, como podría ser en el caso de los soldados o marineros, puedo decir que estaban sirviendo. su país. Y, como digo, su trabajo fue voluntario.

[4.] P- Señor Presidente, el lunes Adrian Fisher de la Agencia de Desarme dijo que incluso si los rusos pudieran realizar pruebas clandestinas indefinidamente, esto no alteraría el equilibrio militar estratégico entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Dijo que esta era la evaluación ejecutiva. Dada esa evaluación, ¿puede decirnos qué consideraciones evitarían entonces aceptar una prohibición de prueba en los términos establecidos por Rusia?

EL PRESIDENTE. No creo, si puedo decirlo en mi opinión, que esa no sea la posición de la administración. Hemos sugerido que no aceptaríamos una prohibición de pruebas que permitiría pruebas subterráneas indefinidas por parte de la Unión Soviética. No aceptaríamos una prohibición de pruebas que no nos diera todas las garantías de que pudiéramos detectar una serie de pruebas bajo tierra. Esa es la posición de la administración. No presentaríamos un tratado que no brindara esa garantía al Senado de los Estados Unidos. Tampoco el Senado lo aprobaría.

P: ¿Cree que la actual insistencia en siete tendrá que mantenerse, es eso correcto?

EL PRESIDENTE. Creo que insistiremos en un tratado de prohibición de los ensayos que nos asegure que si algún país realiza una serie de ensayos clandestinos clandestinos, esa serie sería detectada.

Ahora tenemos no solo el problema del número de inspecciones, sino también el tipo de inspecciones, las circunstancias en las que se llevarían a cabo, de modo que tenemos mucho camino por recorrer para lograr un acuerdo con la Unión Soviética. No hemos podido hacer ningún progreso real en la cuestión de los números, pero quiero enfatizar que esta es solo una fase. También tenemos que discutir cuál sería el área, en cada prueba, cuáles serían las condiciones bajo las cuales los inspectores entrarían y saldrían.

Quiero decir que hemos logrado un progreso sustancial, como resultado de una gran cantidad de trabajo por parte del Gobierno de los Estados Unidos en los últimos años, en la mejora de nuestras capacidades de detección. Hemos podido determinar que hay un número sustancialmente menor de terremotos en la Unión Soviética de lo que habíamos imaginado anteriormente. También hemos podido discriminar mucho más nuestros juicios desde una gran distancia de lo que sería quizás una prueba atómica y lo que sería un terremoto. Pero no hemos podido hacer esas discriminaciones tan efectivas que podamos prescindir de las inspecciones in situ y sin un número suficiente para evitar que se realicen una serie de pruebas que pasarían desapercibidas. Puedo asegurarles que no se aceptará ningún acuerdo que permita tales condiciones.

[5.] P. Presidente, los republicanos en el Congreso están diciendo que pueden recortar su presupuesto de $ 5 mil millones a $ 15 mil millones. ¿Cree que hay margen para recortes sustanciales en el presupuesto?

EL PRESIDENTE. Bueno, el Congreso puede emitir un juicio sobre eso, pero creo que redujimos las solicitudes de los tres servicios en $ 3 mil millones, eliminamos el programa como Skybolt y decidimos no seguir adelante con la instalación de Nike-Zeus. Son muchas las decisiones muy difíciles que se toman para alcanzar la cifra que alcanzamos.

Ahora, esta idea de que hay tres servicios y, por lo tanto, puede ahorrar $ 3 mil millones recortando $ 1 mil millones de cada uno y al mismo tiempo cuando muchos miembros hacen discursos que son muy militantes, lo que sugeriría que la solución a nuestros problemas puede La mejor manera de obtenerlo es mediante acciones bélicas o acciones bélicas, no me parece que debamos estar cortando nuestras defensas en este momento.

Ahora, además de eso, se ha sugerido que recortemos los almuerzos escolares, que recortemos la ayuda a los niños dependientes. Quiero verlos con más detalle. Creo que nos hemos generalizado lo suficiente. ¿Va a eliminar este tipo de programas que son esenciales para una vida mejor para nuestra gente? ¿Vamos a tomar la determinación de ser permanentemente los segundos mejores en el espacio? Porque si recorta sustancialmente los programas espaciales, eso es lo que está redactando como ley, y pensé que Estados Unidos se comprometió a que no íbamos a ser segundos de forma permanente. Y no vamos a ser segundos en el campo de la seguridad nacional. El hecho es que el año pasado el Congreso asignó 500 millones de dólares más de lo que habíamos solicitado para la seguridad nacional. Ahora están hablando de recortarlo en 33 mil millones o $ 5 mil millones.

No creo que la lucha haya terminado. Así que me opondría a ese tipo de recortes, y mi opinión es que enviamos un presupuesto estricto. El hecho es que los gastos no relacionados con la defensa ni con el espacio se mantuvieron a pesar de que en los años anteriores durante los últimos 10 años más o menos aumentaron en casi un 7 por ciento. Creo que hicimos un presupuesto estricto. Ahora es posible que pueda cortar algo. Pero creo que quiero saber dónde lo van a cortar y la vida de quién se verá afectada negativamente por esos recortes.

[6.] P. Presidente, tres preguntas relacionadas: ¿Tiene alguna información precisa sobre el número de tropas rusas que han sido retiradas de Cuba? ¿Está satisfecho con la tasa de eliminación de tropas? ¿Y había en el aide mémoire ruso alguna sugerencia o disposición para la verificación de la remoción de tropas?

EL PRESIDENTE. No, la respuesta a tu pregunta sería realmente no a todos. [La risa]

[7.] P. Presidente, sus políticas en Europa parecen estar encontrando grandes dificultades. Cuba sigue siendo un problema. En casa, el desempleo es alto. El proyecto de ley de la escuela parece lejano. Parece haber más preocupación en el país por un déficit presupuestario que por un recorte de impuestos. En vista de todas estas cosas, hay cierta impresión y se habla en las ciudades y en el campo de que su administración parece haber perdido su impulso y que se está desacelerando y moviéndose a la defensiva. Me pregunto si podría comentar este sentimiento en el país.

EL PRESIDENTE. Si. Lo he leído. Hay un ritmo en la vida personal, nacional e internacional y fluye y refluye. Y yo diría que todavía tenemos muchas dificultades en casa y en el extranjero. Y el Congreso aún no ha actuado sobre los programas que hemos enviado, por lo que todavía estamos en período de gestación en esas áreas. Algunas de nuestras dificultades en Europa se deben a que la amenaza militar a Europa es menor que en el pasado. En otras palabras, cualquier éxito que hayamos tenido en la reducción de esa amenaza militar a Europa ha traído consigo otros problemas. Y eso es bastante natural e inevitable. Prefiero estos problemas a los otros problemas.

Creo que en el verano de 1961 y, por supuesto, todo esto puede volver a suceder: estábamos convocando reservas en preparación para lo que podría ser una colisión de grandes proporciones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos en Berlín. Yo diría que nuestras dificultades actuales en Europa, aunque en cierto sentido son molestas o gravosas, no son tan peligrosas como lo eran entonces. En lo que respecta a Cuba, sigue siendo un problema. Por otro lado, hay avances en la solidaridad del hemisferio. Creo que hemos dejado claro que no permitiremos que Cuba se encuentre en una amenaza militar ofensiva. Creo que estamos avanzando en otras áreas, por lo que si me preguntas si este fue el "invierno de nuestro descontento", diría que no. Si me preguntan si nos fue tan bien este invierno como quizás en el otoño, también podría decir que no.

[8.] P. Presidente, ayer el gobernador Rockefeller denunció que usted había estado nombrando "jueces segregacionistas" para el tribunal federal en el sur. En privado, algunos funcionarios de la NAACP han dicho antes que ellos también habían sido críticos con algunos de los nombramientos de jueces que usted había hecho en el Sur, y que eso había mitigado en cierta medida la posición agresiva que el poder ejecutivo había adoptado contra la segregación y problemas raciales en el sur. ¿Comentarías sobre eso?

EL PRESIDENTE. No. Creo que algunos de los jueces pueden no haber fallado como yo hubiera fallado en sus casos. En esos casos, siempre existe la posibilidad de apelar. En general, creo, y esto no es cierto solo en esta administración, sino en la administración anterior, creo que los hombres que han sido nombrados para jueces en el Sur. Compartiendo tal vez como lo hacen la perspectiva general del Sur, han hecho un trabajo notable en el cumplimiento de su juramento en el cargo.

Entonces no generalizaría. Puede haber casos en los que esto no sea cierto, y eso es lamentable. Pero yo diría que en general ha sido un historial extraordinario y muy meritorio y diría que de jueces federales en general que he visto en los últimos ciertamente en los últimos 10 años.

[9.] P. Presidente, últimamente algunos de sus críticos en el Congreso han comenzado a acusarle de que su administración ha estado ocultando deliberadamente información importante sobre la situación cubana. Entre las afirmaciones que se han hecho está que su jefe de Inteligencia Central, John McCone, sabía antes del 14 de octubre que los soviéticos habían colocado misiles ofensivos en Cuba. ¿Hay algo que puedas decir al respecto?

EL PRESIDENTE. He visto acusaciones de todo tipo. Un día, un republicano distinguido acusa que todo es culpa de la CIA, y al día siguiente es culpa del Departamento de Defensa, y al día siguiente, otro líder distinguido convierte a la CIA en chivo expiatorio. Para que no pudiéramos responder a estos cargos, que llegan tan rápido y con tanta furia. Arends 'dijo el otro día que el testimonio de la Fuerza Aérea ante el comité indicaba que sabíamos todo sobre este 10 de octubre, aunque el general LeMay dejó muy claro en el mismo testimonio que la Fuerza Aérea no tenía tal información. Por tanto, no estamos en condiciones de responder a estas.

Creo que en retrospectiva, supongo que siempre podríamos, tal vez, haber recogido estas bases de misiles unos días antes, pero no muchos días antes, porque los misiles no llegaron, al menos en retrospectiva, parece ahora, hasta que algunos tiempo a mediados de septiembre. Las instalaciones comenzaron en una fecha posterior. Fueron muy rápidos, y creo que la fotografía en las mismas áreas, si hubiéramos sabido que los misiles estaban entrando, 10 días antes, podría no haber captado nada. La semana anterior podría haber recogido algo. Incluso las fotografías tomadas el 4 de octubre eran obvias para el experto más sofisticado. Y no fue hasta las fotos que se tomaron realmente los días 16 y 17 que tuvo imágenes que serían generalmente aceptables. Entonces esta fue una operación muy clandestina y rápida. Entonces creo que los servicios de inteligencia hicieron un muy buen trabajo. Y cuando piensas que se hizo el trabajo, se descubrieron los misiles, se quitaron los misiles, se descubrieron los bombarderos, se quitaron los bombarderos, no creo que nadie deba sentir que se hizo algo más que un buen trabajo. Creo que siempre podemos mejorar, y sobre todo con la ventaja de la retrospectiva. Pero estoy satisfecho con el Sr. McCone, con la comunidad de inteligencia y el Departamento de Defensa, y el trabajo que hicieron en esos días particularmente en su totalidad.

[10.] P. Presidente, mientras se prepara para su visita a Costa Rica este mes, parece haber una posición entre los países centroamericanos en Panamá de que Estados Unidos debería tomar un liderazgo más activo en el ataque al problema de Cuba. . Me pregunto si podría darnos algunas de sus ideas sobre cómo cree que debería avanzar este proyecto para que pueda discutirlas con sus colegas en San José.

EL PRESIDENTE. Bueno, uno de los temas, por supuesto, que nos interesa es el tema del movimiento de entrada y salida de personas que podrían ser entrenadas por los comunistas en Cuba para el trabajo de guerrilla o la subversión en otras partes del hemisferio. Esta es una acción que debe ser tomada por cada uno de los países de América Latina. Les estamos haciendo propuestas bilateralmente. Ha habido un Comité de la OEA que ha informado sobre la necesidad de control. Ahora les toca a los países latinoamericanos, espero que en consulta común, así como individualmente, tomen las medidas que controlen el movimiento de entrada y salida de personas. Entonces sabremos quiénes son, por qué van, qué les sucede cuando llegan allí, cuándo salen y qué les sucede cuando salen. Este es el tipo de cosas que cada país finalmente tiene que hacer por sí mismo porque es parte del elemento de soberanía que el control del movimiento está dentro del país de ciudadanía, pero estamos señalando esto a la atención de los países latinoamericanos como tal vez. una de las cosas más importantes que podemos hacer este invierno. Además, se han hecho otras cosas sobre comercio, reconocimiento diplomático y todo lo demás. Pero creo que hemos indicado muy claramente que lo que sentimos que es la política más sabia es el aislamiento del comunismo en este hemisferio. Esperamos que los países de América Latina con nosotros participen activamente en ese programa.

[11.] P. Presidente, reconociendo la interdependencia de Canadá y Estados Unidos y, por supuesto, consciente de que el actual estallido antiamericano tiene que ver con la defensa, ¿se está haciendo algún intento para cubrir las irritaciones que son crónicas, como el excedente de trigo? política o la balanza comercial entre los dos países?

EL PRESIDENTE. Bueno, en lo que respecta al trigo, estamos en constante comunicación con los canadienses y otros productores de trigo, que nuestra disposición bajo la PL-480 no perturbaría sus mercados normales. En la cuestión de las balanzas comerciales, pudimos ser de alguna ayuda al Canadá durante sus dificultades hace algunos meses, en el dólar canadiense, con otros países, y espero que Estados Unidos y Canadá pudieran -haber sido unidos por la naturaleza podrían cooperar.

[12.] P. Presidente, durante 20 años el Departamento de Justicia ha asegurado al Congreso que tenía pruebas de que Interhandel era una tapadera para la firma alemana IG Farben y, por lo tanto, la incautación de General Aniline and Film en este país durante la Guerra Mundial. Yo estaba justificado.

Ahora, en los últimos días ha habido un acuerdo entre la Justicia e Interhandel sobre la división de los ingresos de la venta de General Aniline. ¿Ha descubierto el Departamento de Justicia que sus hechos son incorrectos, o los ha habido, o es el resultado de la presión del gobierno suizo?

EL PRESIDENTE. No, yo diría que el acuerdo es un acuerdo equitativo. Podría haber pasado 10 años más en los tribunales, y ahora han pasado 15 o 20 años. Los abogados lo han disfrutado, pero no creo que haya nada más; no creo que consigamos un mejor arreglo si continuamos con el litigio durante otros meses. Creemos que el arreglo que se ha elaborado devolverá los activos a quienes los reclamen, y creo que la división de recursos es justa.

De modo que creo que fue la mejor solución.

[13.] P. Presidente, los informes de Texas parecen indicar que Estados Unidos está listo para transferir el Chamizal a México. Si esto es cierto, ¿podría darnos alguna idea del calendario previsto?

EL PRESIDENTE. No, pero ha habido negociaciones sobre Chamizal durante muchos años, y se intensificaron después de la visita a México. Espero que estamos cerca de un acuerdo, y creo que la próxima semana debería decirnos si podemos llegar a un acuerdo. La ventaja por supuesto del Chamizal es que si podemos conseguir una solución, es que borrará una mancha negra en el expediente de los Estados Unidos donde nos negamos a aceptar un reclamo de arbitraje hace 40 años y como resultado nunca lo hemos hecho. haber logrado que los mexicanos accedieran a cualquier arbitraje con nosotros. Así que estoy muy ansioso por verlo resuelto y hemos avanzado bastante. Todavía quedan algunas cuestiones por resolver, pero creo que el pronóstico es esperanzador y creo que lo sabríamos en las próximas semanas.

[14.] P. Presidente, tengo una pregunta doble sobre la fuerza nuclear de la OTAN. Primero, ¿puede decirnos cómo va la misión del comerciante? Y en segundo lugar, la falta de entusiasmo, si podemos creer a la prensa, refleja una cierta cantidad de opinión pública en Europa sobre la fuerza de superficie armada con Polaris debido a su supuesta mayor vulnerabilidad en comparación con el submarino atómico. ¿Por qué no se han presentado las propuestas para una fuerza submarina de propulsión convencional, una propuesta que aparentemente no molestaría al Congreso tanto como un submarino atómico y costaría solo la mitad que el submarino atómico?

EL PRESIDENTE. Hay algunas personas que se oponen en Europa al concepto de multilateralidad por motivos nacionales. Ahora bien, si hubiéramos presentado una propuesta para los submarinos, esos submarinos tendrían que construirse en los Estados Unidos. Serían bastante caros; tomarían al menos 2 años más o menos que este programa; habría elementos de control por parte de los Estados Unidos inevitablemente debido a diversas razones técnicas, y ese sistema habría sido atacado.

Ahora creo que si alguien examina el argumento entre la superficie y el submarino, sentirá que hay mucho mérito en el argumento de la superficie. En primer lugar, el submarino es un sistema de armas muy difícil de operar. Entramos en lo que es realmente una experiencia única, la dotación multilateral. No es fácil encontrar barcos mercantes en el mar. Nos tomó más de 2 días encontrar ese barco venezolano reciente en el Caribe. No son fáciles de encontrar. Hace unos meses tardamos más en encontrar el barco portugués. El océano es un gran océano.

Ahora vamos a ser parte de esa fuerza multilateral. ¿Te imaginas una situación en la que los soviéticos pudieran descubrir cada uno de estos barcos y marcarlos y luego atacarlos, destruyendo la bandera estadounidense y a los estadounidenses a bordo y no esperar que eso no desencadene una conflagración general que incluiría a Polaris, Minuteman y cualquier otra arma que pudiera estar involucrada? ¿Que podrían aislar esta fuerza de la que Estados Unidos formaba parte y esperar que pudieran atacar los barcos de superficie con éxito sin que ninguno de estos barcos disparara un misil y no iniciar el uso de todas las armas nucleares?

Simplemente no creo que la lógica esté al margen. De esta manera los barcos se pueden construir allí; la fuerza se puede construir más rápidamente; no hay un drenaje de la balanza de pagos; es mucho más fácil operar desde la superficie si se va a tener una fuerza multilateral.

Ahora, número dos, ¿cómo va la misión del comerciante? En primer lugar, hemos indicado que mantendríamos nuestros compromisos con Europa, y hemos indicado que nuestra potencia atómica es suficiente para defender a Europa y Estados Unidos y nuestros demás intereses. Sin embargo, ha habido preocupación en Europa por lo que podría suceder durante un largo período. Entonces, en un intento por atender esa preocupación sin prever la distribución final de armas nucleares a cada entidad nacional, lo que aumentaría el peligro y aumentaría el gasto y no aumentaría la seguridad, se propuso este concepto de fuerza multilateral. Respondemos a las sugerencias europeas. Y puede ser que cuando se examine la propuesta en detalle, ellos no sientan que proporciona suficiente seguridad adicional para justificar los gastos adicionales de dinero y pueden decidir que el arreglo actual es satisfactorio. Eso, por supuesto, lo aceptaríamos. Pero si están interesados ​​en la fuerza multilateral, si sienten que la fuerza multilateral proporciona seguridad adicional, Estados Unidos quiere responder. Tomamos la iniciativa en este asunto porque somos la potencia nuclear y hemos tenido la experiencia nuclear. Es posible que se necesiten algunos meses de negociación para determinar si tal fuerza puede llegar a existir, pero si existe el deseo de hacerlo, respondemos a ella. Y es por eso que el Embajador Merchant va porque creemos que es una forma de mantener los estrechos lazos entre Europa y Estados Unidos.

Así que creo que si decidimos en el análisis final, o Europa decide que esto no es lo que quieren, nos alegraría escuchar otras propuestas y sentiríamos que la exploración en sí ha sido interesante y útil, porque si se hubiera negado a cooperar, entonces la carga habría recaído realmente sobre nosotros.

[15.] P. El presidente, el congresista Leonard Farbstein ha anunciado que introducirá una enmienda a la Ley de Asistencia Extranjera, que le daría al presidente el derecho de negar ayuda a cualquier nación que discrimine a ciudadanos estadounidenses por motivos de raza, credo o color. ¿Cómo ve esto y ejercería este mandato?

EL PRESIDENTE. Bueno, me gustaría echar un vistazo a su lenguaje y averiguar en qué condiciones nos daría este poder, antes de poder comentar la enmienda.

[16.] P. El presidente, el ex embajador Guillermo Belt, el embajador de Cuba en los Estados Unidos en los viejos tiempos, dijo en una conferencia en el Convento de Visitación de Georgetown el domingo pasado que Castro no podría sobrevivir 2 semanas si se le negaba Petróleo soviético. Me pregunto si no hay algo que pueda hacer al respecto, o tal vez ejerciendo una mayor presión sobre algunos de nuestros aliados que están enviando petróleo soviético en sus barcos a Cuba.

EL PRESIDENTE. Sí, pero esas no son nuestras cifras. No hay duda de que durante un largo período de tiempo esa negación del petróleo marcaría la diferencia. Negar el petróleo requeriría, por supuesto, un bloqueo, y un bloqueo es un acto de guerra, y debes estar preparado para hacerlo. Creo que indicamos en octubre pasado que en los períodos en los que considerábamos que Estados Unidos estaba en peligro, estábamos dispuestos a llegar tan lejos como fuera necesario para eliminar ese peligro y, por supuesto, siempre estaríamos dispuestos a hacerlo de nuevo, si fuera necesario. Sentimos que había una situación que acarreaba ese tipo de peligro para los Estados Unidos.

Pero no debe tener la impresión de que un bloqueo no es un acto de guerra, porque cuando un barco se niega a detenerse y luego usted hunde el barco, suele haber una respuesta militar por parte del país involucrado. Estamos tratando de persuadir a la OTAN y otros países de que no realicen envíos a Cuba, pero la fuente principal de envíos a Cuba son los barcos en bloque, y en este momento no creemos que la guerra en el Caribe sea una ventaja nacional.

[17.] P. Presidente, han pasado 10 años desde la muerte de Stalin, y es un hecho que se observa localmente mucho más en el mundo occidental que en el mundo comunista. ¿Podría darnos su valoración, señor, de la importancia de los cambios en la Unión Soviética en los giros del futuro, de las relaciones Este-Oeste en este período de tiempo?

EL PRESIDENTE. No, creo que 'tomaría al menos un programa de media hora en una red nacional, y no podría comentar. [La risa]

[18.] P. Presidente, ayer el secretario general de la ONU, U Thant, recibió una carta del canciller cubano en la que insinuaba que a los cubanos les gustaría discutir la reanudación de relaciones amistosas con nosotros, me pregunto si piensa que esto podría ser posible y, de ser así, ¿qué condiciones se cumplen primero?

EL PRESIDENTE. Bueno, tengo entendido que la nota tenía alguna referencia a ella desde La Habana "pero la nota realmente entregada en la ONU no tenía tales referencias. No hemos tenido ninguna indicación de que haya un deseo de reanudar las relaciones amistosas con nosotros. Hemos dicho en muchos ocasiones en las que consideramos inaceptable la actual presencia soviética en Cuba y consideramos la comunización de Cuba y el intento de subvertir el hemisferio como asuntos que no son negociables. No veo ninguna evidencia de que haya en perspectiva una normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

[19.] P. En la extensión de su comunicado conjunto con el Presidente de Venezuela, usted dice "El Presidente de los Estados Unidos promete el pleno apoyo de su país a la República de Venezuela", etcétera. ¿Podría decirnos algo sobre la naturaleza de ese apoyo total en caso de que hubiera una revolución golpista seria o exitosa contra el presidente Betancourt?

EL PRESIDENTE. Bueno, dependería en gran medida de las condiciones y de las obligaciones que pudiéramos tener en virtud del tratado de Río. Apoyamos firmemente los esfuerzos del presidente Betancourt en Venezuela de muchas maneras. Pero si me preguntas, tendría que ver cuáles eran las condiciones, cuáles eran las responsabilidades bajo el tratado de Río, la OEA, si supiéramos que estábamos entrando en una situación más sustancial. Si habla de agresión desde fuera, la respuesta es muy clara. Si se habla de actos internos, tendríamos que juzgar esos actos y depender mucho de lo que el Gobierno de Venezuela decida que es la respuesta adecuada.

[20.] P. Presidente, creo que ha tenido una reunión preliminar o tentativa con el comité Clay sobre ayuda exterior. ¿Puede decirnos si están tomando esa mirada dura y testaruda de la ayuda exterior que les pidió cuando los nombró?

EL PRESIDENTE. Sí, definitivamente lo son.

P. Presidente, el comité Mansfield, enviado a su sugerencia al Lejano Oriente y Europa, ha recomendado una reevaluación exhaustiva de la seguridad en el Lejano Oriente y una represión, si no una reducción, de nuestra ayuda a esa parte del mundo. ¿Tiene algún comentario sobre esto, señor?

EL PRESIDENTE. No veo cómo vamos a poder, a menos que vayamos a retirarnos del sudeste asiático y entregárselo a los comunistas, cómo vamos a poder reducir mucho nuestros programas económicos y programas militares en el Sur. Vietnam, en Camboya, en Tailandia.

Creo que, a menos que quiera retirarse del campo y decida que es de interés nacional permitir que esa área se derrumbe, creo que sería imposible cambiarlo sustancialmente en particular, ya que estamos en una lucha muy intensa en esas áreas.

Así que creo que deberíamos juzgar la carga económica que nos impone en lugar de que los comunistas controlen todo el sudeste asiático con el efecto inevitable que esto tendría en la seguridad de la India y, por lo tanto, realmente comenzaría a correr tal vez hasta el final. hacia el Medio Oriente. Así que creo que si bien a todos nos gustaría aligerar la carga, no veo ninguna posibilidad real de que se alivie la carga para los EE. UU. En el sudeste asiático en el próximo año si vamos a hacer el trabajo y cumplir con lo que creo. son necesidades nacionales muy claras.

Periodista: gracias, señor presidente.

NOTA: La quincuagésima primera conferencia de prensa del presidente Kennedy se llevó a cabo en el Auditorio del Departamento de Estado a las 11 en punto el miércoles 6 de marzo de 1963 por la mañana.


Ver el vídeo: Festejos patrios mantendrán precauciones por COVID-19. Conferencia presidente AMLO