¿Cuál fue el argumento para que los japoneses siguieran la Doctrina de Expansión del Norte durante la Segunda Guerra Mundial?

¿Cuál fue el argumento para que los japoneses siguieran la Doctrina de Expansión del Norte durante la Segunda Guerra Mundial?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Doctrina de la Expansión del Norte era la idea de que Japón debía perseguir sus objetivos imperialistas a través de Siberia, lo que se oponía diametralmente a la Doctrina de la Expansión del Sur, que era la idea de que Japón debía perseguir sus objetivos imperialistas en el Pacífico.

Sé que la Doctrina de Expansión del Sur fue apoyada por la armada y se convirtió en la doctrina controladora de las acciones militares de Japón después del fracaso de la Doctrina de Expansión del Norte personificada por la derrota del ejército japonés por la Unión Soviética en la Batalla de Khalkhin Gol, pero no puedo encontrar cualquier información sobre la formación de la Doctrina de Expansión del Norte. Hay información sobre la génesis de la Doctrina de Expansión Sur, pero no la Doctrina de Expansión Norte.

Mi pregunta es ¿cuál fue la génesis de la Doctrina de Expansión del Norte dentro del ejército y el gobierno japoneses?


El argumento a favor de la doctrina de la expansión del norte era que Japón había vencido a Rusia en 1905, y tal vez podría hacerlo de nuevo, mientras que Japón nunca había tenido un historial de derrotar a Estados Unidos. Además, Alemania estaba atacando a la Unión Soviética (y no a los EE. UU.), Lo que significa que incluso si Japón perdiera una lucha contra la Unión Soviética, podría debilitar a los soviéticos lo suficiente como para permitir que los alemanes ganaran.

Había dos argumentos en contra de la doctrina del norte. La primera fue que Japón había perdido las recientes "series de prueba" frente a la Unión Soviética a fines de la década de 1930. La segunda fue que la armada japonesa era mucho más fuerte en relación con la armada estadounidense (en 1941) de lo que sería el ejército japonés frente al ejército ruso. Sin la ayuda de Alemania, Japón tendría una mejor oportunidad contra Estados Unidos.


Piense en el equilibrio de poder global en ese momento. El Japón imperial era una potencia en ascenso que quiere expandirse contra alianzas más antiguas y arraigadas. Hacia el sur, se enfrentó al poder marítimo de los Estados Unidos, que tiene un gran interés en mantener el Pacífico y el sudeste asiático bajo su control. Hacia el norte, se enfrentaba a la URSS. El liderazgo japonés en ese momento tenía la confianza para derrotar a la URSS en tierra oa los Estados Unidos en el mar, pero no a ambos. De ahí el nacimiento de las doctrinas "del Norte" y del "Sur".

Durante la mayor parte del tiempo hasta 1936, la doctrina "del Norte" fue la doctrina principal en el ejército. Esto se debió principalmente a dos razones. Primero, Japón acababa de conquistar el noreste de China (Manchuria), que buscaba construir como una nueva patria para el pueblo japonés. De hecho, ya habían comenzado a llegar inmigrantes y el riesgo de perder Manchuria se estaba volviendo inaceptable. En segundo lugar, el Ejército se creía el creador del destino japonés y, por lo tanto, apoyaba fervientemente la doctrina del Norte, al igual que la Armada apoyaba la doctrina del Sur. En ese momento, el Ejército tenía más influencia en los escalones más altos de los tomadores de decisiones japoneses (en particular, el Cuartel General Imperial). Finalmente, Japón estaba formando vínculos bastante estrechos con Alemania, que era (nominalmente al menos) muy hostil a la URSS; y al mismo tiempo Japón se benefició de su relación comercial con Estados Unidos. Esto convirtió a la URSS en el enemigo natural.

Algunas cosas cambiaron durante 1936-1939. Primero, el Tratado Naval de Londres de 1930 terminó y la Armada Imperial comenzó un período de expansión drástica. Y, como seguramente sabrá cualquiera que esté familiarizado con la historia, cuanta más capacidad militar tengas, más comenzarás a buscar enemigos. Además, cuando Alemania comenzó a apoderarse de Europa, hubo un vacío de poder en el sudeste asiático, particularmente en Indonesia, con sus ricos recursos naturales. Para hacer un compromiso entre el Ejército y la Armada, el liderazgo japonés finalmente decidió apaciguar a ambos lados, siguiendo una estrategia de expansión en ambas direcciones.

Sin embargo, cuando llegó 1939, la doctrina del Norte ya había perdido la mayor parte de su atractivo. El ejército perdió mucha credibilidad con sus drásticas expectativas de "conquistar China en tres meses". Con gran parte del ejército atrapado en China, la creación de un segundo frente contra la URSS se volvió inviable. Sin embargo, el Ejército Imperial aparentemente no vio esto y decidió lanzar una gran ofensiva (sin el permiso del Emperador) contra la URSS después de un acoso casual de las tropas mongolas. Esto resultó en el desastre de las Batallas de Khalkhin Gol, y el Ejército perdió por completo su credibilidad. Y mientras las tropas japonesas eran masacradas, Hitler firmó un Pacto de no agresión con Stalin, y así la Doctrina del Norte se vino abajo.

Fuente principal: http://big5.ifeng.com/gate/big5/news.ifeng.com/history/shijieshi/detail_2010_09/25/2618652_1.shtml (en chino)


La joroba

La joroba fue el nombre dado por los pilotos aliados en la Segunda Guerra Mundial al extremo oriental de las montañas del Himalaya sobre el cual volaron aviones de transporte militar desde India a China para reabastecer el esfuerzo bélico chino de Chiang Kai-shek y las unidades del Ejército de los Estados Unidos Fuerzas Aéreas (AAF) con base en China. La creación de un puente aéreo presentó a la AAF un desafío considerable en 1942: no tenía unidades entrenadas o equipadas para mover carga, y no existían aeródromos en el China Burma India Theatre (CBI) para basar la gran cantidad de transportes que serían necesarios. Volar sobre el Himalaya era extremadamente peligroso y se hacía más difícil por la falta de cartas confiables, la ausencia de radioayudas para la navegación y la escasez de información sobre el clima. [2]

porcelana
Reino Unido

  • India
  • 27 aviones 1.100 hombres (mayo de 1942)
  • 640 aviones 34.000 militares (31 de julio de 1945) [1]

La tarea se asignó inicialmente a la Décima Fuerza Aérea de la AAF y luego a su Comando de Transporte Aéreo (ATC). Debido a que la AAF no tenía experiencia previa en transporte aéreo como base para la planificación, asignó a comandantes que habían sido figuras clave en la fundación del ATC en 1941-1942 para construir y dirigir la operación, que incluía a antiguos civiles con amplia experiencia ejecutiva operando transportistas aéreos civiles. [3]

Originalmente denominado "Ferry India-China", [4] las sucesivas organizaciones responsables de llevar a cabo el puente aéreo fueron las Comando Assam-Birmania-China [a] (abril-julio de 1942) y el Comando de ferry India-China (Julio-diciembre de 1942) de la Décima Fuerza Aérea y el Comando de Transporte Aéreo Ala India-China (Diciembre de 1942 - junio de 1944) y División India-China (Julio de 1944 - noviembre de 1945).

La operación comenzó en abril de 1942, después de que los japoneses bloquearon la carretera de Birmania, y continuó diariamente hasta agosto de 1945, cuando el esfuerzo comenzó a reducirse. Adquirió a la mayoría de sus oficiales, hombres y equipo de la AAF, aumentada por el ejército británico, británico-indio, las fuerzas de la Commonwealth, las bandas de trabajadores birmanos y una sección de transporte aéreo de la Corporación Nacional de Aviación de China (CNAC). Las operaciones finales se volaron en noviembre de 1945 para devolver al personal de China.

El puente aéreo India-China entregó aproximadamente 650.000 toneladas de material a China a un gran costo en hombres y aviones durante sus 42 meses de historia. [5] Por sus esfuerzos y sacrificios, el ala India-China del ATC recibió la Mención de Unidad Presidencial el 29 de enero de 1944 bajo la dirección personal del presidente Franklin D. Roosevelt, [6] el primer premio de este tipo otorgado a un no- organización de combate. [7]


Vietnam del Norte y del Sur

En septiembre de 1945, el líder nacionalista vietnamita Ho Chi Minh proclamó la independencia de Vietnam & # x2019s de Francia, comenzando una guerra que enfrentó al régimen de Viet Minh liderado por los comunistas de Ho & # x2019 en Hanoi (Vietnam del Norte) contra un régimen respaldado por Francia en Saigón (Vietnam del Sur). ).

Bajo el presidente Harry Truman, el gobierno de los Estados Unidos proporcionó ayuda militar y financiera encubierta a los franceses, con el argumento de que una victoria comunista en Indochina precipitaría la expansión del comunismo por todo el sudeste asiático. Usando esta misma lógica, Truman también brindaría ayuda a Grecia y Turquía a fines de la década de 1940 para ayudar a contener el comunismo en Europa y el Medio Oriente.


Ensayo de historia estudiantil sobre la Segunda Guerra Mundial y Japón

Para julio de 1945, la derrota del Japón imperial estaba a la vista y el final de la Segunda Guerra Mundial era inminente. A través de seis años de guerra total y la completa degeneración de la conducta militar convencional, las Potencias Aliadas habían triunfado sobre las naciones del Eje dentro del Teatro Europeo de la guerra. A medida que todo el enfoque del Poder Aliado se desplazó hacia el conflicto con Japón, se acumuló el número de muertos de ambas máquinas de guerra. No obstante, el éxito del general estadounidense Douglas MacArthur y su campaña de isla en isla permitió a las fuerzas aliadas vencer la Esfera de Co-Prosperidad de la Gran Asia Oriental de Japón. En conjunto, el ensayo exitoso de la bomba nuclear del Proyecto Manhattan, Trinity, el 16 de julio aseguró a Harry S. Truman y a los Estados Unidos que la victoria estaba cerca. Sin embargo, los medios por los que Estados Unidos llegó a este fin eran inciertos. Cuatro opciones principales abordaron esta preocupación: (1) una invasión de tropas a gran escala de la isla principal de Japón, (2) negociación pacífica, (3) demostración de armamento nuclear para intimidar la rendición incondicional, o (4) el bombardeo atómico no advertido de japoneses ciudades para forzar la rendición incondicional. Cerca de la medianoche del 24 de julio de 1945, el presidente Truman firmó la directiva del general Leslie Groves que sanciona el despliegue de dos bombas atómicas, "Little Boy" y "Fat Man", en Japón. El 6 y 9 de agosto, las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki fueron atacadas y destruidas por las ojivas estadounidenses. La noción de más muertes estadounidenses, los términos de la rendición incondicional y la tensión emergente con la Unión Soviética [1] fueron catalizadores en la decisión estadounidense de bombardear atómicamente Hiroshima y Nagasaki, ya que galvanizaron a los líderes militares estadounidenses para terminar rápidamente la guerra con la guerra nuclear final. opción.

Estados Unidos descartó una invasión a gran escala de las tierras continentales japonesas, ya que aseguraría el número masivo de muertos de soldados estadounidenses. El general Douglas MacArthur, comandante de la fuerza de invasión, notó la clara tendencia de que a medida que los estadounidenses se acercaban a las principales islas de Japón, la ferocidad de las represalias japonesas aumentaba enormemente. Desde el ataque no anunciado de Japón a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941 hasta enero de 1944, los avances aliados a través del bastión imperial de Japón en el Pacífico le costaron a los Estados Unidos 106.000 bajas. Sin embargo, a medida que las tropas estadounidenses se acercaban a las principales islas de Japón, desde julio de 1944 hasta julio de 1945, Estados Unidos sufrió 185.000 bajas. Como resultado, el mando estadounidense predijo que las bajas aliadas de la invasión masiva oscilarían entre 95.000 y 500.000. Estos números, junto con el millón de bajas de guerra que Estados Unidos ya había sufrido, dieron un fuerte impulso a Truman y al ejército estadounidense para salvar la vida estadounidense mediante el armamento nuclear.

El objetivo inquebrantable de Estados Unidos de lograr la rendición incondicional de Japón descartó un compromiso pacífico con el país y la demostración intimidante de la bomba atómica. Además, justificó el despliegue de armas nucleares sobre poblaciones no advertidas. Desde su entrada en la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos sostuvo que solo se aceptaría la rendición incondicional de las potencias del Eje. Esta norma se mantuvo en un intento de evitar la repetición del resultado del Tratado de Versalles [2], evitar la creación de muchos tratados negociados separados entre las potencias aliadas y del Eje, y manifestar el paradigma de que el bien no puede llegar a un compromiso con el mal. Antes de su muerte, el presidente Roosevelt afirmó que "Ningún compromiso puede poner fin al conflicto". Reconociendo sus palabras y la plantilla de repercusiones que surgió del Tratado de Versalles [3], el presidente Truman y los generales estadounidenses revocaron el método de concluir la guerra mediante un compromiso pacífico. Además, el objetivo de impedir las secuelas de la Primera Guerra Mundial justificó el uso de armamento atómico, ya que trivializaba el número de muertos por la bomba en comparación con el de otro conflicto mundial. Con los medios para poner fin a la Segunda Guerra Mundial reducidos a dos opciones nucleares finales, el ex embajador estadounidense en Japón, Joseph Grew, sostuvo que los japoneses "no se quebrarán moral, psicológica o económicamente, incluso cuando una eventual derrota los mire a la cara ... Sólo mediante la destrucción física total [se rendirán incondicionalmente] ". La naturaleza inquebrantable de Japón fue el resultado directo del antiguo código samurái bushido, una ideología que hace proselitismo de la muerte en lugar de la rendición. Esta doctrina fue ejemplificada por la negación de la Declaración de Potsdam por parte del primer ministro japonés Kantaro Suzuki el 27 de julio de 1945. [4] Si bien este ultimátum ofreció a Japón una rendición relativamente suave, el comando japonés no intimidado mantuvo su código de guerra. Como resultado, Truman descartó poner fin a la guerra mediante una exhibición atómica intimidante y "a partir de ese momento, el lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima fue inevitable".

El 3 de agosto, el general Leslie Groves y el ejército estadounidense fueron autorizados a lanzar ojivas nucleares, Little Boy y Fat Man, en ciudades japonesas no advertidas. [5] Sin embargo, el despliegue real de las armas en Hiroshima y Nagasaki dentro de una semana de su autorización fue un resultado directo de la creciente amenaza de la expansión soviética en Europa del Este y Asia. Durante el 4 al 11 de febrero de 1945, los líderes de los “tres grandes” del Poder Aliado, Josef Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt se reunieron en la Conferencia de Yalta. Dentro de la convención, Rusia, Gran Bretaña y Estados Unidos decidieron la reconstrucción y redistribución de la Europa de la posguerra. Además, Stalin profesó que su ejército soviético se uniría al Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial tres meses después de la rendición de Alemania. Si bien el presidente Roosevelt y el ejército estadounidense acogieron por primera vez la promesa de las fuerzas soviéticas, el 16 de julio se hizo evidente que la participación de Stalin ya no era valiosa. Además, con la asunción de Truman a la presidencia después de la muerte de Roosevelt, la alianza soviético-estadounidense se deterioró hasta un punto de discordia. El control de Stalin sobre el territorio europeo no solo era una amenaza para la paz de la posguerra, sino que su entrada en la guerra contra Japón precipitaría directamente la expansión imperial soviética en la provincia norteña de Manchuria en China y el resto de Asia oriental. Para el 3 de agosto, las dos superpotencias tenían intereses enfrentados. Estados Unidos deseaba el fin de la guerra y la Rusia soviética deseaba territorio asiático. Tal presión externa fue la gota que colmó el vaso del bombardeo nuclear de Estados Unidos contra Japón. El 6 de agosto a las 9:15 a.m., el Enola GayEl lanzamiento de "Little Boy" marcó la primera vez en la historia que se desataron armas nucleares contra la humanidad. Tres días después, el 9 de agosto, "Fat Man" fue lanzado en Nagasaki. El 14 de agosto, los líderes japoneses emitieron una rendición incondicional y el 2 de septiembre de 1945 terminó oficialmente la Segunda Guerra Mundial.

El valor de la vida estadounidense, los términos de rendición no negociables y la creciente amenaza estalinista fueron fundamentales en la búsqueda de Estados Unidos del mecanismo correcto para inducir la derrota de Japón. Después de casi tres meses de debate, tal método se reveló como el despliegue despiadado de ojivas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. Aunque el bombardeo trajo el cálido abrazo de la paz para muchos, presagió una nueva época de conflicto y sufrimiento humanos. La decisión final de Truman y Estados Unidos de bombardear Japón ha continuado resonando a lo largo de la historia. Desde el inicio de la Guerra Fría, casi medio siglo de severa discordia entre Estados Unidos y la Unión Soviética, hasta el comienzo de la Era Atómica, los efectos de Hiroshima y Nagasaki tocan todos los rincones del mundo. Además, Estados Unidos cedió el terreno moral y humanitario que se había ganado durante las Guerras Mundiales. Con esta infracción de los mismos ideales éticos que Estados Unidos defiende, la carrera nuclear se inició con el pretexto de que la masacre de inocentes es justificable por necesidad militar. Desde 1945 hasta el presente, la humanidad ha activado más de 2053 bombas nucleares. Con este aumento exponencial, el futuro del mundo está inevitablemente [6] sujeto a la repetición de las acciones estadounidenses de agosto de 1945. Con esta manifestación, el economista, humanista y político Rodrigue Tremblay afirma: “Desde ese fatídico mes de agosto de 1945, la humanidad se ha embarcado en una desastrosa carrera de armamentos nucleares y se precipita hacia el olvido con los ojos abiertos y la mente cerrada ”.


Consecuencias de la masacre

No hay cifras oficiales para el número de muertos en la Masacre de Nanking, aunque las estimaciones oscilan entre 200.000 y 300.000 personas. Poco después del final de la guerra, Matsui y su lugarteniente Tani Hisao, fueron juzgados y condenados por crímenes de guerra por el Tribunal Militar Internacional para el Lejano Oriente y fueron ejecutados. La ira por los eventos en Nanking continúa coloreando las relaciones entre China y Japón hasta el día de hoy. La verdadera naturaleza de la masacre ha sido disputada y explotada con fines propagandísticos por revisionistas históricos, apologistas y nacionalistas japoneses. Algunos afirman que se ha inflado el número de muertes, mientras que otros han negado que haya ocurrido una masacre.


Apaciguamiento, disuasión

Una aparente aversión al conflicto entre las naciones occidentales sentó las bases para la agresión nazi y japonesa, dijo Hanson.

"El apaciguamiento durante la década de 1930 había convencido a Hitler de que Occidente estaba tan traumatizado por la Primera Guerra Mundial que esos países no querían luchar", dijo.

Por ejemplo, en las escuelas francesas durante la década de 1920, se desanimó a los estudiantes a hablar sobre la Batalla de Verdún, la más grande y más larga de la Primera Guerra Mundial, "como si la victoria no se basara en el heroísmo pasado, sino que fuera simplemente una pesadilla", dijo Hanson. .

"Había esta corrección política utópica y pacifista que para Hitler representaba debilidad para ser explotada en lugar de magnanimidad para ser apreciada".

El otro factor fue la activa colusión alemana con Rusia al principio del pacto de no agresión de agosto de 1939 que permitió a Hitler concentrarse en el flanco occidental, dijo.

Hanson dijo que Hitler asumió erróneamente que el aislacionismo de Estados Unidos significaría que no trasladaría a millones de soldados a Europa como lo hizo en la Primera Guerra Mundial. "De manera similar, los japoneses pensaron que si Estados Unidos dejaba que Gran Bretaña se quemara en 1940, entonces no se preocuparían por ir a China, Malasia o el sudeste asiático para rescatar a los aliados coloniales".

Pero unos meses cambiaron el curso de la civilización, dijo Hanson.

En junio de 1941, Alemania atacó a Rusia, abriéndose a una guerra de dos frentes, y en diciembre de 1941, Japón atacó a Estados Unidos en Pearl Harbor. Estados Unidos entró en la guerra tanto en el frente asiático como en el europeo, después de que Alemania e Italia declararon la guerra por primera vez a Estados Unidos.

Después de junio de 1942, los aliados se volvieron más unidos y pragmáticos en su enfoque que las potencias del Eje, que tenían poblaciones, economías y producción industrial más pequeñas, escribió Hanson en su libro.

Las potencias aliadas finalmente construyeron más bombarderos y portaaviones de largo alcance y se volvieron altamente eficientes en el transporte de tropas y máquinas a teatros lejanos, dijo Hanson. En 1945, el producto interno bruto de la economía estadounidense por sí solo era casi mayor que el del Eje y otras potencias aliadas juntas.

Mientras tanto, Alemania no tenía portaaviones, y tanto Alemania como Japón no tenían una verdadera ventaja de bombarderos de largo alcance.

Hoy, la Segunda Guerra Mundial ofrece valiosas lecciones de disuasión para líderes y legisladores, dijo Hanson.

"La disuasión es la idea de que un agresor potencial entiende en un cálculo de costo-beneficio que no le conviene comenzar una guerra, porque su objetivo previsto tiene los medios espirituales o materiales para resistirlo de tal manera que ser catastrófico ”, dijo.

Desde la década de 1930 en adelante, "los aliados enviaron un mensaje de apaciguamiento a Hitler, y eso lo engañó haciéndole creer que eran material y espiritualmente más débiles que Alemania".

Hanson dijo que Estados Unidos depende de la disuasión en la crisis nuclear de Corea del Norte, táctica, estratégicamente y a través de ejercicios de poder naval y aéreo. “El presidente Trump está tratando de ser impredecible y errático para advertir a Corea del Norte que no haga algo estúpido. Esa es una de las principales lecciones de la Segunda Guerra Mundial: que la disuasión se basa en el reconocimiento público de una fuerza y ​​una voluntad superiores ”, dijo.


El imperialismo japonés y el camino a la guerra

¿Cómo crean las naciones sus identidades separando "nosotros" de "ellos"? ¿Cómo podría un sentimiento de nacionalismo construido alrededor de tales ideas contribuir al estallido de la guerra, la deshumanización de los enemigos y la perpetración de atrocidades?

Preguntas orientadoras

  • ¿Cuáles son algunos de los factores que podrían alimentar el deseo de una nación de volverse agresiva con sus vecinos, expandir su territorio y crear un imperio?
  • En Japón, ¿cómo empezó a afianzarse una actitud de "nosotros" -y- "ellos" hacia China? ¿Cuáles fueron algunas de las causas de esa actitud?

Objetivos de aprendizaje

Los estudiantes comprenderán las causas subyacentes del imperialismo japonés y la agresión en tiempos de guerra, incluido el aumento del militarismo, el ultranacionalismo y el aislacionismo.

Visión general

En esta lección, los estudiantes exploran fuentes primarias y secundarias que arrojan luz sobre las causas subyacentes del estallido de la Segunda Guerra Mundial en Asia. Los estudiantes examinan el surgimiento del panasiático japonés, el militarismo y el ultranacionalismo, y las ideologías raciales e imperialistas que los sustentan. También consideran las necesidades de Japón, como país de rápida industrialización, de los recursos naturales de China, y su postura cada vez más aislacionista después de lo que percibió como maltrato por parte de las potencias imperiales occidentales y en la Sociedad de Naciones. En conjunto, estas fuentes brindan a los estudiantes una idea de la complejidad de los factores que llevaron al estallido de la guerra y proporcionan un marco que ayudará a los estudiantes a prepararse para investigar las atrocidades de Nanjing en la próxima lección.

Contexto

En 1895, un año después del final de la primera guerra chino-japonesa, el escritor Lafcadio Hearn Lafcadio Hearn relató:

El verdadero cumpleaños del nuevo Japón. . . comenzó con la conquista de China. La guerra ha terminado, el futuro, aunque nublado, parece prometedor y, por más sombríos que sean los obstáculos para lograr logros más elevados y duraderos, Japón no tiene temores ni dudas. Quizás el peligro futuro esté solo en esta inmensa confianza en uno mismo. No es un sentimiento nuevo creado por la victoria. Es un sentimiento de carrera, que repetidos triunfos solo han servido para fortalecer. 1

El imperialismo japonés no se trataba simplemente de aumentar el territorio de la nación. También fue alimentado por un fuerte sentido ideológico de misión y superioridad racial. Estas ideas se plasmaron en una palabra ampliamente utilizada en ese momento pero que rara vez se escucha hoy: panasiático. Los defensores del panasiático en Japón creían que estaban expandiendo su imperio para liberar los territorios asiáticos del imperialismo occidental. 2 En la mente de muchos japoneses, expandir su imperio a otras regiones asiáticas era de alguna manera diferente a ese tipo de imperialismo. Pensaron en sus ambiciones como unir a sus hermanos asiáticos.

Como sucedía con muchas otras potencias imperiales en ese momento, esas diferencias a menudo se enmarcaban en un lenguaje de superioridad racial, étnica y cultural. Muchos nacionalistas japoneses, por ejemplo, afirmaron que la rápida y exitosa modernización de Japón era un testimonio de la superioridad de la nación y señalaba el lugar legítimo de Japón como líder asiático en la región. Algunos creían que un ingrediente necesario para promover la expansión del imperio japonés era separarse y distinguirse de la vecina China, a pesar de que gran parte de la cultura japonesa tiene sus raíces en las tradiciones de China.

A pesar de la adopción de la ideología imperialista en Japón, la expansión territorial del país en el este de Asia se desarrolló gradualmente. Corea se convirtió en colonia japonesa en 1910, y con la muerte del emperador Meiji en 1912 y la ascensión al poder de su primer hijo, Yoshihito, comenzó la era Taisho de Japón (1912-1926). En medio de esta transición, estalló la Primera Guerra Mundial en Europa durante el verano de 1914. Japón declaró la guerra en agosto de 1914 e inmediatamente envió tropas para luchar contra las fuerzas alemanas en los territorios coloniales alemanes en China, incluido Qingdao (Tsingtao), puntos en Shandong , e islas controladas por los alemanes en el Pacífico. Japón también envió barcos navales para ayudar a los aliados en el Mediterráneo.

Con las potencias europeas concentradas en el esfuerzo bélico, Japón presentó en 1915 a China un ultimátum diplomático conocido hoy como las Veintiuna Demandas. De no estar de acuerdo con ellos, los japoneses amenazaron, resultaría en más guerra. Con el apoyo político y la fuerza negociadora de Gran Bretaña y Estados Unidos, la mayoría de las demandas fueron finalmente rechazadas por los líderes chinos, pero aún así tuvieron un efecto, fracturando aún más un gobierno republicano ya frágil. Las demandas de Japón marcaron un nuevo capítulo en el creciente militarismo y expansionismo de la nación. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, la fabricación y el comercio japoneses experimentaron un tremendo auge, ya que muchas industrias nacionales llenaron un gran vacío dejado por los devastados mercados europeos. A medida que crecía la prosperidad económica de Japón, también lo hacía su población. En 1900, la población de Japón era de 45 millones. En 1925, había alcanzado los 60 millones, y la mayoría residía en las ciudades en lugar de en el campo.

Este rápido crecimiento de la población estiró los recursos naturales y el suministro de alimentos de Japón, lo que impulsó a los líderes del país a mirar más allá de las costas del país para satisfacer las necesidades internas, incluidas las materias primas y el espacio para conformarse con la creciente población. Los grupos ultranacionalistas dentro del gobierno, el ejército y la población civil de Japón también abogaron por la expansión del territorio de Japón para satisfacer las necesidades de recursos y cumplir sus ambiciones imperiales e ideológicas. 3 A principios de la década de 1920, temiendo la consolidación política de China como un posible rival regional, los militaristas y ultranacionalistas japoneses siguieron una política aún más agresiva hacia China. Los ultranacionalistas y militaristas exigieron que las fuerzas imperiales de Japón impidan que el gobierno nacionalista chino controle Manchuria, un territorio chino donde Japón tiene importantes intereses comerciales y políticos. En 1928, el primer ministro militarista de Japón, Tanaka, envió tropas a China. Para él y sus seguidores, expandirse a Manchuria tenía sentido desde el punto de vista político, ya que territorio adicional ayudaría a aliviar la escasez de materias primas de Japón y ofrecería un lugar de residencia para la creciente población.

Con el gobierno chino severamente desestabilizado por la escalada del conflicto entre el Partido Comunista Chino y el Partido Nacionalista, las fuerzas imperiales japonesas capitalizaron esa vulnerabilidad y ocuparon con éxito la ciudad manchuriana de Mukden (Shenyang) y todo Manchuria (en el noreste de China) en 1931. Esto marcó el comienzo de casi una década y media de expansión territorial japonesa en el continente asiático y es conocido por algunos chinos como el comienzo de la guerra de resistencia a la invasión japonesa que duró desde 1931 hasta 1945. Para otros, la ocupación de Manchuria se erige como precursora y prepara el escenario para el estallido de la Segunda Guerra Mundial en China.

Citas

  • Lafcadio Hearn : Lafcadio Hearn llegó a Japón en 1890 como periodista y más tarde fue destinado a varias universidades para enseñar inglés. Se casó con una mujer japonesa, cambió su nombre a Koizumi Yakumo, tuvo cuatro hijos, renunció a su ciudadanía británica y "adoptó" a Japón como su país de origen. Hearn publicó ampliamente sobre su vida en Japón. Murió de insuficiencia cardíaca en 1904.

Notas para el maestro

Vista previa de vocabulario
Esta lección pide a los estudiantes que definan el término Panasiático después de ver un video que presenta el concepto. Los estudiantes pueden necesitar apoyo adicional para aprender y retener este trimestre. Como sustituto o además de ver el video, es posible que desee proporcionar la siguiente definición para los estudiantes y colocarla en un muro de palabras que puedan volver a visitar a lo largo de la unidad.


¿Cuál fue el argumento para que los japoneses siguieran la Doctrina de Expansión del Norte durante la Segunda Guerra Mundial? - Historia

La caída de Francia y el subsiguiente asedio de Gran Bretaña crearon una situación para la que se había diseñado el más nuevo de los planes estratégicos estadounidenses. Basado en el supuesto de una victoria alemana completa en Europa, que cargaría a los Estados Unidos con la mayor parte del peso de la defensa del hemisferio occidental, este nuevo plan, el plan R AINBOW 4, preveía la custodia protectora del Viejo Mundo. posesiones en el Nuevo Mundo sobre la base de que Hitler las tomaría como botín de guerra. 1 El plan contemplaba la organización de un teatro de operaciones en el Caribe como una medida importante de defensa, una que de hecho serviría al doble propósito de promover la orientación sur de R AINBOW 4 y de proteger los accesos atlánticos al Canal de Panamá. Mientras se trazaban los planes de la subsidiaria R AINBOW 4, el presidente y sus asesores estaban arreglando los detalles del intercambio de la base de destructores con el gobierno británico. Tan pronto como se llevó a cabo el intercambio, una junta del Ejército y la Armada llevó a cabo un estudio de los posibles sitios de base en el área del Caribe (la Guayana Británica en la periferia sur, Trinidad, Santa Lucía, Antigua y Jamaica) y los preparativos para Se inició el desarrollo de las bases.

Otro elemento importante en la construcción de un teatro caribeño fue la precaria posición de las colonias francesa y holandesa. Inmediatamente después de la invasión de los Países Bajos a principios de mayo de 1940, las tropas británicas desembarcaron en Curazao y una unidad francesa fue a Aruba con el propósito de proteger las grandes y valiosas refinerías de petróleo allí. El gobierno holandés accedió, aunque de mala gana, y Estados Unidos protestó por temor a una reacción japonesa en el otro lado del mundo. Cuando cayó Francia, las tropas en Aruba fueron devueltas a Martinica, donde se unieron a las fuerzas bajo el mando del almirante Georges Robert, el alto comisionado francés. Un guardia británico los reemplazó. Mientras tanto, el almirante Robert había afirmado su lealtad al régimen de Vichy, se había convertido en el custodio de unos 250 millones de dólares en oro que habían sido enviados desde Francia antes del colapso.

Organizando el Teatro Caribeño

Cuando se elaboraron los planes para el desarrollo de las bases caribeñas recién adquiridas, surgió la necesidad de crear una nueva estructura de comando, ya que solo uno de los nuevos sitios de base, Jamaica, estaba dentro de los límites de un comando existente. Además, según el general Arnold, era necesario algún arreglo según el cual todas las unidades aéreas del Ejército en el Caribe estuvieran bajo un solo mando, mientras que al mismo tiempo el general Marshall planteó la cuestión de la "unidad de mando" de todas las fuerzas: el Ejército y Marina - en la zona. Un estudio de personal que se inició a través de la planta en octubre o noviembre de 1940 se convirtió, en diciembre, en una recomendación de la División de Planes de Guerra de que se estableciera un comando de teatro sobre todas las fuerzas del Ejército en el Departamento del Canal de Panamá, el Departamento de Puerto Rico y el Departamento de Policía de Puerto Rico. sitios base alquilados a los británicos. La División de Planes de Guerra sugirió que los diversos comandos locales se organizaran en tres grupos de la siguiente manera: uno, el Departamento de Puerto Rico con las bases proyectadas en Antigua, Santa Lucía y las Islas Bahamas, dos, el Departamento del Canal de Panamá y Jamaica y tres, Trinidad y Guayana Británica. 3 Quizás más importante que estos elementos intrínsecos en la producción de una nueva organización de mando en el Caribe fue el hecho de que el Departamento de Guerra al mismo tiempo estaba considerando organizar las defensas de los Estados Unidos continentales en cuatro teatros, o comandos de defensa. 4

El 9 de enero de 1941, tres semanas después de que la División de Planes de Guerra hubiera presentado sus recomendaciones al Jefe de Estado Mayor, el Departamento de Guerra notificó al General Van Voorhis que se había enviado un comando de defensa del Caribe.

autorizado y que iba a comandarlo además de sus otros deberes. El 10 de febrero se activó oficialmente el Comando de Defensa del Caribe diez días después asumió el mando el general Van Voorhis y el 29 de mayo se completó la organización. 5

La estructura no se construyó sin desacuerdos. Las cuestiones controvertidas fueron principalmente la coordinación de operaciones con la Armada, la agrupación precisa de los comandos locales y la organización de una fuerza aérea caribeña. Aunque la política oficial sostenía que "las operaciones de las fuerzas del Ejército y la Armada normalmente serán coordinadas por cooperación mutua", era la doctrina estándar y aceptada del Ejército que solo la unidad de mando proporcionaría la "unidad de esfuerzo que es esencial para la aplicación decisiva de la pleno poder de combate de las fuerzas disponibles ". 6 Los contratiempos ocurridos al momento de la alerta de junio de 1940, cuando por error el Departamento del Canal de Panamá envió una "directiva" al Decimoquinto Distrito Naval, demostraron lo que no debía suceder. Debe haber fortalecido enormemente la convicción del general Marshall de que la unidad de mando era necesaria sin más demora, pero el general Van Voorhis, quizás debido a sus estrechas relaciones personales con el comandante naval local, prefirió la vieja política oficial de cooperación mutua. "Un enfoque gradual a lo largo de líneas cooperativas", le escribió al general Marshall, "dará como resultado un esfuerzo conjunto sin plantear la cuestión del mando. Personalmente creo que la cuestión de coordinar todas las actividades bajo un solo encabezado tendrá que ser determinada", dijo. concluyó, "cuando surja la emergencia". 7 Había planteado la cuestión en junio, cuando, durante lo que parecía ser una emergencia, pensó que faltaban los medios para llevar a cabo su misión y que la Armada podría facilitarlos más fácilmente. Cada vez que se planteaba el mismo problema en otros lugares, en Bermudas, Terranova, Alaska e Islandia, las circunstancias eran las mismas: un comandante miraba con ojos anhelantes los medios bajo el control de otro. Dado que la cuestión era fundamentalmente de política, la mayor parte del tiempo la discusión sobre ella tuvo lugar fuera del alcance de los comandantes locales. No se llegó a ninguna solución en Washington hasta el ataque a Pearl Harbor, cuando se estableció la unidad de mando en Panamá y Hawai por decreto. El problema luego se trasladó a los niveles operativos.

La cuestión de cómo agrupar los comandos de área local dentro de un Caribe

El teatro fue al principio una cuestión de diferencia entre el general Van Voorhis, por un lado, y la División de Planes de Guerra y el comandante general del Departamento de Puerto Rico, por el otro. Sin embargo, estaba más abierto a compromisos que la cuestión de la unidad de mando. Al notificar al general Van Voorhis el 9 de enero que el Comando de Defensa del Caribe estaba autorizado, el Departamento de Guerra le ordenó que recomendara una organización apropiada. Sus opiniones sobre este tema diferían de las de la División de Planes de Guerra. En lugar de colocar a Antigua y Santa Lucía con el Departamento de Puerto Rico y a Jamaica con el Departamento del Canal de Panamá, el General Van Voorhis recomendó que Jamaica se agrupara con Puerto Rico, para facilitar la administración, y que Antigua y Santa Lucía se agrupase con Trinidad. , que se convertiría en un departamento territorial. 8 El comandante general del Departamento de Puerto Rico, Mayor General James L. Collins, objetó esta agrupación por considerar que el Pasaje Anegada, entre las Islas Vírgenes y Leewards, no podría cerrarse efectivamente a menos que las defensas puertorriqueñas extendieran Más allá de eso. También creía que era más deseable que Puerto Rico abasteciera a Antigua y Santa Lucía. Se adoptó un compromiso. El 3 de mayo, el Departamento de Guerra notificó al general Van Voorhis que, después de considerar el asunto, había aprobado el nuevo esquema de organización. (Cuadro 1) El 29 de mayo de 1941, el general Van Voorhis organizó el Comando de Defensa del Caribe de acuerdo con la directiva del Departamento de Guerra. 9

El mismo problema que había enfrentado el Departamento del Canal de Panamá ahora se enfrentaba al teatro más grande. La cuestión era si las defensas tácticas debían organizarse en líneas similares a las de la organización administrativa y asignarse a los sectores o colocarse en una agrupación funcional de todo el teatro bajo un solo comandante. El problema específico se refería a las unidades aéreas. En lados opuestos de la cuestión estaban el general Van Voorhis y el comandante de sus fuerzas aéreas, el general de división Frank M. Andrews.

Sobre la base de informes entusiastas de la defensa aérea británica traídos por el general Chaney y otros observadores estadounidenses, se estableció una organización de defensa aérea tipo teatro en los Estados Unidos continentales a principios de la primavera de 1941. Para constructores del poder aéreo como el general Andrews esto parecía ofrecer el sistema ideal. En esencia, era una organización de grupo de trabajo, en lo que respecta a las unidades aéreas mismas, que entraría en acción cuando

alertado por la elaborada red de alerta terrestre. Idealmente, como lo vieron las fuerzas aéreas, la artillería antiaérea estaría estrechamente vinculada con las fuerzas interceptoras, y el comandante aéreo comandaría el conjunto.

El general Marshall, en una carta personal al general Van Voorhis el 4 de enero, se refirió a la cuestión de la coordinación de las fuerzas aéreas como "sumamente importante" y que requería "un trato muy especial". Había enviado al general Andrews a Panamá, escribió el general Marshall, para que "un hombre muy competente" estuviera disponible para este propósito y "tan pronto como las nuevas unidades aéreas comiencen a llegar a la región del Caribe", continuó, "el asunto de la coordinación de los asuntos aéreos exigirá un tratamiento inmediato ". 10 Pero luego el general Marshall continuó diciendo que sentía que los planes actuales preveían la acumulación de demasiadas unidades aéreas en una estación permanente en el Caribe, ya que las unidades aéreas podían desplegarse rápidamente cuando fuera necesario, si había aeródromos e instalaciones disponibles. Sugirió que, una vez que se decidieran las guarniciones mínimas, las unidades aéreas ubicadas en el sureste de los Estados Unidos fueran etiquetadas como refuerzos y que, en lugar de estar estacionadas en el Caribe, podrían dar una vuelta por la región tres o cuatro veces al año. Sin embargo, admitió que "el Estado Mayor" en Washington "no parecía estar de acuerdo" con él en esto.El general Marshall luego procedió a discutir el mando entre el Ejército y la Marina, en medio de lo cual agregó, "pero no puede haber duda de que todas las actividades aéreas deben ser coordinadas por un solo jefe".

El general Van Voorhis estuvo de acuerdo en que, por el momento, las bases de los puestos de avanzada en las Antillas deberían contar con un personal ligero, pero desarrollado para que pudieran hacerse cargo de los refuerzos que pudieran llegar desde los Estados Unidos. Tomó la posición de que las fuerzas aéreas del Canal de Panamá "no deberían ir más allá de la esfera inmediata de sus operaciones en ... la defensa del canal, para lo cual fueron inicialmente provistas". Y no deberían, continuó el general Van Voorhis, "ser considerados por el Departamento de Guerra como una fuerza disponible para operaciones en todo el teatro. 11 Fue firme y enfático en su insistencia en que los medios tenían que venir antes de la coordinación. Tanto el general Andrews como su predecesor, el general Dargue, había agitado vigorosamente este asunto de "coordinar todos los medios disponibles", sin explicar a satisfacción del general Van Voorhis lo que el Cuerpo Aéreo quería decir con coordinación. El general Van Voorhis lo consideraba sinónimo de mando, y le parecía obvio que la adquisición de medios, y

la formación, debe ser lo primero. Señaló, además, que los planes de defensa aérea para los Estados Unidos continentales podrían contar con una red de comunicaciones integral, cuya falta en el área Panamá-Caribe militaba en contra de la adopción de un sistema de defensa similar. Cuando el Departamento de Guerra seguía urgiéndolo a "efectuar la coordinación en el área del Caribe" encargando al General Andrews "funciones ... correspondientes a las del Comandante General, GHQ Air Force en los Estados Unidos continentales", y cuando, según el General Van Voorhis, el Departamento de Guerra cuestionó la organización de las defensas aéreas de Panamá antes de haberlas organizado, el general Van Voorhis perdió su última pizca de paciencia. No podía entender, escribió, cómo el Departamento de Guerra podía criticar algo sobre lo que él ni siquiera se había expresado oficialmente. 12 Unos días después, cuando anunció la organización de la Fuerza Aérea del Caribe, con el general Andrews como comandante general, se pudo ver que los detalles estructurales no diferían marcadamente de los recomendados por el Cuerpo Aéreo y modelados a partir de la organización en el Estados Unidos continental .. 13

Parte, al menos, de la actitud del Departamento de Guerra se había inspirado en cartas del general Andrews. El 11 de enero, aproximadamente un mes después de su nombramiento como comandante de las fuerzas aéreas del Canal de Panamá, el general Andrews presentó un extenso informe al general Van Voorhis en el que recomendaba un programa para mejorar las defensas aéreas según las líneas defendidas por el Cuerpo Aéreo. Cuatro días después, el 15 de enero, escribió al mayor general George H. Brett, jefe del Cuerpo Aéreo, describiendo las defensas aéreas de Panamá como "poco valiosas" y el sistema de comunicaciones como "pésimo". 14 En marzo, escribió al general Marshall criticando los planes para el servicio de alerta aérea en Panamá y acusando que se estaban haciendo demasiadas cosas no esenciales en nombre de la defensa. Expuso sus puntos de vista sobre la organización de una fuerza aérea caribeña, incluida la necesidad de unidad de mando sobre las defensas navales locales y la conveniencia de contar con bases en la República de Panamá y la costa occidental de África. Antes de que el general Marshall pudiera enviar una respuesta, llegó otra carta del general Andrews reiterando la insatisfacción de este último con el lento progreso que había hecho en la "venta" del general Van Voorhis.

sus ideas sobre la organización y operación de una fuerza aérea caribeña. Atribuyó este hecho a su incapacidad para ganarse la total confianza del general Van Voorhis. 15 Pero solo unas pocas semanas después, la Fuerza Aérea del Caribe se organizó como un "grupo de trabajo, completo en sí mismo, capaz de una acción independiente y comandado solo por oficiales aéreos". dieciséis

El siguiente paso para dar efecto a la idea del comando de la fuerza de tarea-defensa fue autorizar al GHQ a actuar como un cuartel general de comando. Esto se hizo a principios de julio. Dado el mando de las guarniciones del Ejército en Groenlandia, Bermudas y Terranova, el GHQ buscó que el Comando de Defensa del Caribe se "activara" de manera similar, porque desde el punto de vista del GHQ la situación de mando dentro del teatro caribeño era "insatisfactoria ... en lo que respecta al entrenamiento. , suministro y administración ". 17 Dos semanas después de que el Cuartel General reabriera la cuestión del mando en el Caribe, se emitieron órdenes para que el general Van Voorhis asumiera el mando del Área del Quinto Cuerpo. Su sucesor fue el general Andrews. 18

La alerta de julio de 1941

Los puestos de avanzada en las Indias Occidentales Holandesas

La División de Planes de Guerra adoptó la posición de que cualquier fuerza enviada a Surinam debería tener una misión más amplia que la de proteger las minas de bauxita. En lugar de una mera compañía de guardias, la fuerza, según el jefe de Plans Group, debería ser "adecuada para la tarea de (1) mantener la autoridad de los Estados Unidos, (2) proteger nuestros intereses vitales ... y (3) defender el prestigio y la dignidad de nuestras fuerzas armadas ". 28 El resultado fue una recomendación de la División de Planes de Guerra, aprobada por el general Marshall el 29 de agosto, de que se enviara inmediatamente un batallón de infantería reforzado a Trinidad, donde se mantendría listo para trasladarse a Surinam. Bergantín. El general Leonard T. Gerow, jefe de la División de Planes de Guerra, fue a Hyde Park el 31 de agosto para presentar la situación al presidente, quien acababa de enterarse de que la visita de la reina Guillermina debía posponerse. Una oportunidad conveniente para presionar por el permiso holandés para enviar una fuerza a Surinam se ofreció ese mismo día, cuando el gobernador de la colonia, alarmado por los informes de que un crucero alemán se encontraba en las cercanías, pidió ayuda a las autoridades británicas en Trinidad. Bergantín. El general Ralph Talbot, Jr., al mando de las tropas estadounidenses en Trinidad, solicitó autorización para enviar 20.000 cartuchos de munición calibre 30 a las fuerzas holandesas locales en Surinam. Al principio, el Departamento de Guerra accedió a la solicitud, pero ese mismo día rescindió su autorización a favor de organizar una fuerza especial que se enviaría a Surinam. La Fuerza A, como fue designada, constaba de tres compañías compuestas de la 33ª Infantería, un escuadrón de bombarderos y tres pelotones de Artillería Costera. Ascendió a 990 oficiales y soldados. El 9 de septiembre, apenas una semana después de que se dieran los primeros pasos para organizarlo, el Force A zarpó de la Zona del Canal hacia Trinidad. Allí permaneció, esperando la señal para continuar, hasta el 25 de noviembre. 29

Aunque el gobierno holandés había acordado en principio aceptar la ayuda estadounidense, las negociaciones se prolongaron y la salida de la Fuerza A de Trinidad se retrasó por la presión de otros asuntos de mayor prioridad para el Departamento de Estado y por la necesidad de arreglar los detalles de la operación. Participación brasileña. Reacio a admitir tropas brasileñas en Surinam dado que no se había solicitado la ayuda de Venezuela para Curazao y Aruba, el Gobierno de los Países Bajos propuso como solución invitar a Brasil a enviar un

misión militar a Surinam con el propósito de coordinar las medidas de defensa y discutir la seguridad de su frontera común. Esta fórmula fue aceptada por el gobierno brasileño y el Departamento de Guerra comenzó a hacer arreglos para enviar las tropas alrededor del 9 de noviembre. Pero debido a la disidencia de uno o dos miembros del gabinete holandés, el inicio de la operación se retrasó otras dos semanas. 30 El 25 de noviembre, un grupo del cuartel general voló a Surinam y, tres días después, el primer escalón de la fuerza llegó al puerto de Paramaribo. El 3 de diciembre de 1941 aterrizó el resto de las tropas terrestres y el 8 de diciembre llegó la unidad aérea con tres B-18 y siete aviones de combate P-40.

El envío de tropas a Aruba y Curazao parece haber sido un asunto menos urgente, aunque se había estado considerando a fondo desde la operación de Surinam. En las conversaciones del estado mayor angloamericano a principios de 1941 (las reuniones de la ABC) se había acordado que, si Estados Unidos entraba en la guerra, las fuerzas estadounidenses relevarían a las guarniciones británicas en Islandia y en Aruba y Curazao. Durante el verano, las primeras tropas estadounidenses habían ido a Islandia. Pero no fue hasta febrero de 1942, después de la entrada de Estados Unidos en la guerra, que las tropas estadounidenses llegaron a las islas holandesas. Hasta entonces, dos batallones de infantería británicos (uno en cada isla) proporcionaban seguridad a las refinerías de petróleo y las instalaciones portuarias. Las defensas de la costa consistían en tres cañones de 7.5 pulgadas en cada isla, tripulados por tropas holandesas. Durante septiembre, octubre y noviembre, tanto el Cuartel General como la División de Planes de Guerra realizaron estudios sobre las necesidades de tropas, pero aparentemente no había intención de enviar las tropas de inmediato. El cálculo original de 1.433 oficiales y hombres, que se aproximaba a la fuerza británica en las dos islas, se incrementó en el transcurso de los tres meses de planificación a 2.434 hombres, que era más que las fuerzas combinadas británico-holandesas. Pero el asunto seguía pendiente cuando se produjo el ataque a Pearl Harbor. 31

Asegurar los enfoques del Pacífico

estaba fuera, se había obtenido permiso del gobierno de Ecuador para construir bases en las Islas Galápagos, se estaban llevando a cabo negociaciones para bases similares en Salinas, Ecuador, y Talara, Perú, y un escuadrón de bombarderos del Ejército había comenzado a operar desde aeródromos en Guatemala. Así se construyó en el Pacífico un semicírculo de defensa similar al que proporcionaban las Antillas.

La cuestión de adquirir bases en las Islas Galápagos había hecho una de sus apariciones periódicas a principios de año. En ese momento, la División de Planes de Guerra había adoptado la posición de que no se debía hacer nada a menos que el Presidente lo ordenara expresamente y a menos que se obtuviera un contrato de arrendamiento total del gobierno de Ecuador. Si se cumplían estas condiciones, la División de Planes de Guerra acordó que se debería ofrecer asistencia a la fuerza aérea de Ecuador a cambio del uso de una base en las Islas Galápagos. 32 Durante las siguientes semanas llegaron informes de América del Sur de que el gobierno de Ecuador no sería reacio a ceder una base en las islas a los Estados Unidos. 33 En este punto, en la primavera de 1941, la cuestión todavía se consideraba principalmente un asunto sobre el que debía actuar el Departamento de Marina, tal como lo había sido tres años antes. Aunque definitivamente relacionado con la defensa de Panamá, una base en las Galápagos estaba dentro de la responsabilidad de la Armada para el patrullaje en alta mar. El Ejército estaba oficialmente preocupado solo en la medida en que la base tendría que ser defendida.

Mientras tanto, la cuestión se abordaba desde un ángulo más indirecto de lo que permitían los canales navales o militares, o incluso diplomáticos. El presidente Roosevelt conocía las Islas Galápagos y reconocía su importancia estratégica, pero también estaba consciente de las indeseables repercusiones que seguirían a cualquier intento de Estados Unidos de establecer una base allí. Hizo varias propuestas encaminadas a establecer una especie de protectorado colectivo sobre las islas, pero de ellas no salió nada. Más prometedoras fueron las actividades de Pacific Development Company. Se trataba de una corporación organizada y dirigida por un oficial naval jubilado y fletada en Delaware con el propósito de desarrollar una concesión en la mayor de las Islas Galápagos. Habiendo recibido una amplia concesión de autoridad del gobierno ecuatoriano y un gran préstamo de la Corporación Financiera de Reconstrucción, la Compañía de Desarrollo del Pacífico inició negociaciones con el propietario privado de la isla. El presidente Roosevelt, que había sido presentado al proyecto por su ayudante naval, el capitán Daniel J. Callaghan, aparentemente tenía la intención de

use la compañía tanto como la Pan American Airways Corporation estaba siendo empleada en el programa de desarrollo del aeropuerto. El Departamento de Marina, algo para disgusto del almirante Stark, tuvo que tratar con la Compañía de Desarrollo del Pacífico por las instalaciones que deseaba. 34 Entonces ocurrió un problema. El hombre con quien la empresa de desarrollo estaba negociando poseía solo el 10 por ciento de la propiedad necesaria, se supo ahora, por lo que el arrendamiento de la mayor parte de la tierra tendría que obtenerse del gobierno ecuatoriano. Aproximadamente al mismo tiempo, apareció un relato de la Pacific Development Company y sus actividades en la columna de un periodista de Washington. Aunque la historia distaba mucho de estar completa, sirvió para apartar la cortina del secreto que fue esencial para el éxito de las negociaciones de la empresa. 35

Si bien el asunto de la adquisición del terreno y la provisión de la planta física venía ocupando la atención de la Pacific Development Company, el asunto de obtener el permiso para hacer uso de las islas y las aguas territoriales del Ecuador había sido objeto de una negociación independiente y directa entre los Departamentos de Estado y Marina por un lado y el Gobierno ecuatoriano por otro. A este respecto, se avanzó más que la empresa desarrolladora. Antes de que las negociaciones de la empresa llegaran a un punto muerto, la Armada obtuvo permiso para utilizar las Islas Galápagos como base de patrulla. Acto seguido, el Departamento de Estado comenzó a negociar un acuerdo formal que preveía el establecimiento de instalaciones e instalaciones navales en las islas y una base también en tierra firme, en las cercanías de Salinas. El coronel Ridgway de la División de Planes de Guerra fue informado de estos desarrollos por el Capitán W.O. Spears, USN, el 16 de octubre, durante la discusión de un estudio del personal del Ejército que recomienda que el Departamento de Guerra tome medidas activas para adquirir el Servicio de Alerta de Aeronaves y bases de aviones terrestres en las Galápagos. Este estudio, que abogaba por lo que para el Departamento de Guerra era una reversión de la política, había sido elaborado en la División de Planes de Guerra y enviado al Capitán Spears para que lo comentara. Ahora, al informar al coronel Ridgway del progreso realizado en las negociaciones para las bases navales, el capitán Spears opinó que el Departamento de Marina sería "muy reacio a consentir el desvío de más materiales ... necesarios ... necesarios".

por el establecimiento de bases adicionales ". Las bases navales, pensó, serían suficientes.

El ataque japonés a Pearl Harbor intensificó los temores ecuatorianos por la seguridad de las islas y puso fin a las objeciones anteriores del Departamento de Estado de que un acuerdo de base con Ecuador podría ofender a Perú. Menos de una semana después del ataque, una unidad de avanzada de la fuerza base de la Armada se dirigía a las Galápagos en un vapor británico. 37 El 20 de diciembre, el Departamento de Guerra informó al subsecretario de Estado Welles que deseaba obtener de Ecuador "el derecho a construir campos de aterrizaje en esas islas a expensas de los Estados Unidos y colocar allí las fuerzas defensivas necesarias para la protección de los campos. Sin este último, no desea lo primero ". 38 En una reunión del Comité de Enlace Permanente, más tarde el mismo día, el Sr. Welles expresó su seguridad de que, en vista de declaraciones anteriores del gobierno de Ecuador, el Departamento de Guerra podría continuar con sus planes antes de la firma de un acuerdo formal, que se esperaba que tuviera lugar la semana siguiente. Una solicitud similar del Departamento de Guerra con respecto a los aeródromos peruanos, según el Sr. Welles, tendría que esperar la respuesta del Gobierno peruano. 39 Aunque Talara, Perú, aparentemente había sido preferida por los planificadores del Departamento de Guerra como el extremo sur del arco de patrulla, cuando el gobierno peruano no respondió, el Departamento de Guerra cambió a Salinas, Ecuador, que ya había sido designado como el sitio de la base de patrulla naval. 40 Los primeros aviones del Ejército llegaron a Salinas el 16 de enero de 1942, cuando llegó desde Panamá un vuelo de bombarderos pesados ​​(cuatro B-17). 41 Hacia fines de mes se inició la construcción de una base conjunta de la Armada del Ejército en el aeródromo de Salinas. En Galápagos todo empezó de cero, ya que no existían instalaciones, como había en

Salinas, que podría usarse hasta que se complete la base. Como resultado, fue a principios de mayo antes de que la primera unidad de combate del Ejército llegara a las islas y comenzara las operaciones. 42

Gracias al programa de desarrollo aeroportuario llevado a cabo por Pan American Airways y a la rápida cooperación del Gobierno de Guatemala, las instalaciones aéreas en el extremo norte del arco de patrulla se pudieron utilizar varias semanas antes de que comenzaran las operaciones en el aeródromo de Salinas. A lo largo de 1941, se habían realizado trabajos de construcción en dos aeródromos existentes en Guatemala, uno en la ciudad de Guatemala y el otro en San José. La idea había sido tener los campos disponibles para que, si el gobierno guatemalteco solicitaba el apoyo de las armas estadounidenses contra la agresión de una potencia no estadounidense, la ayuda llegara rápidamente, pero durante 1941 se planteó la cuestión de si no sería conveniente. enviar inmediatamente destacamentos de seguridad y comunicaciones a los aeródromos. El GHQ y el Comando de Defensa del Caribe parecen haberse inclinado a enviar los destacamentos a los que la División de Planes de Guerra del Estado Mayor y el Departamento de Estado parecen haberse opuesto. No se había tomado ninguna decisión al respecto cuando los japoneses atacaron Hawai. 43

Una semana después del ataque, el Encargado de Negocios estadounidense en la Ciudad de Guatemala transmitió al Canciller guatemalteco una nota solicitando permiso para que aviones militares estadounidenses sobrevolen y aterricen en territorio guatemalteco sin notificación formal a través de los canales diplomáticos, para tomar las fotografías que sean necesarias. para fines tácticos o de navegación, y para hacer uso de los aeropuertos guatemaltecos y sus instalaciones. También se solicitó permiso para estacionar un escuadrón de bombardeo de 700 hombres y 10 aviones en San José y pequeños destacamentos de servicio en ambos campos. El 16 de diciembre, al día siguiente de la recepción de la solicitud estadounidense, el Gobierno de Guatemala dio su consentimiento y el 25 de diciembre el general Andrews notificó al GHQ que seis B-18 operaban desde la ciudad de Guatemala, que había sido elegida para la base principal. El grueso de la fuerza, incluido un pelotón de infantería reforzado, llegó a Guatemala el 7 de enero de 1942 y elevó la fuerza a unos 425 oficiales y hombres. 44

Expansión en la República de Panamá

Cuando se planteó la cuestión de desarrollar una base en las Galápagos y de construir un anillo exterior de defensa alrededor de los accesos del Pacífico al Canal, en enero de 1941, las defensas interiores todavía estaban concentradas en la Zona del Canal. Las negociaciones con el gobierno panameño por los sitios de defensa fuera de la Zona se habían estancado. En el año y medio transcurrido desde la ratificación del tratado de Panamá, el número de sitios de defensa de uno u otro tipo que el Ejército quería adquirir en la República de Panamá había aumentado de diez aproximadamente a más de setenta y cinco. Las principales razones del retraso en las negociaciones fueron la duración del arrendamiento y la cuestión de la jurisdicción. Una nueva administración que había asumido el cargo en Panamá se inclinaba a otorgar un arrendamiento para tales bases solo por la duración de la emergencia, mientras que Estados Unidos deseaba negociar un arrendamiento a largo plazo con opción a renovación, utilizando el arrendamiento de Río Hato como opción. un modelo.Sobre la cuestión de la jurisdicción, Estados Unidos adoptó la posición de que durante el período del arrendamiento debería tener jurisdicción exclusiva y autoridad policial sobre todas las personas dentro de las áreas arrendadas 45 En Londres, en este mismo momento, los comisionados que estaban negociando una base acuerdo con el gobierno británico se enfrentaban a una situación similar.

Con el general Van Voorhis instando al Departamento de Guerra a presionar por un acuerdo, y con el general Marshall expresando su preocupación por que las fuerzas aéreas estén "atrapadas en la Zona del Canal", el secretario Stimson presentó el asunto ante el presidente y el gabinete en una reunión el 9 de enero. . 46 El presidente Roosevelt, informado del peligro de tener todos los aviones de la Fuerza Aérea de Panamá apiñados en tres pequeños aeródromos, ordenó al secretario de Estado Hull que tomara una posición más firme con el gobierno panameño. 47 El resultado fue una nueva táctica. En lugar de continuar con lo que prometían ser negociaciones interminables, el Departamento de Estado informó al Gobierno panameño que más discusiones no tendrían ningún valor hasta que las tierras en cuestión fueran realmente ocupadas. Este había sido el procedimiento con respecto a los sitios base adquiridos de Gran Bretaña en el intercambio destructor-base, cuando se acordó no permitir que la discusión de cuestiones controvertidas retrasara la adquisición de los sitios base. El Gobierno de Panamá expresó su disposición a

permitir a las autoridades militares ocupar las distintas áreas de defensa y comenzar la construcción hasta que se concluya un acuerdo formal. Se establecería una junta conjunta para organizar los detalles de la transferencia. Aunque el general Van Voorhis se mostró reacio a hacerse cargo de cualquier lugar a menos que pudiera hacerlo de forma incondicional y con plena autoridad, el 24 de marzo se tomó la decisión de seguir adelante. Durante la semana siguiente se enviaron instrucciones al respecto al General Van Voorhis y al Embajador de los Estados Unidos en Panamá, y se entregó al Gobierno de Panamá un cronograma de fechas para la toma de posesión de los sitios, que había elaborado el General Van Voorhis. 48 Para el 12 de abril, 8 de los 12 sitios de aeródromos que se habían considerado necesarios fueron tomados y ocupados, y dos de las siete estaciones AWS habían sido transferidas pero no ocupadas. Durante las siguientes cinco semanas se adquirieron 1 o 2 campos de aterrizaje adicionales y, aparentemente, no se solicitó la transferencia de otros sitios. Para el Departamento de Estado, que desde el principio se le había pedido que se apresurara a llegar a un acuerdo con Panamá, le parecía que ahora que se había llegado a un acuerdo, el Departamento de Guerra estaba arrastrando los talones. Sin embargo, un intercambio de mensajes con el general Van Voorhis convenció a la División de Planes de Guerra de que se estaban haciendo "todos los esfuerzos posibles" para tomar el control y ocupar los sitios de defensa rápidamente.49 A fines de 1941, las tropas estadounidenses habían ocupado unos 40 sitios de defensa. y eventualmente el número se elevó a más de 100. La falta de caminos y otras instalaciones más que cualquier dilación por parte del Ejército o del Gobierno panameño hizo que el proceso fuera más lento en ocasiones de lo que podría haber sido.

El procedimiento mediante el cual se adquirieron los sitios de defensa se había elaborado en julio de 1941. Consistía en un estudio preliminar y la consideración de cada sitio por una junta conjunta del Ejército de los Estados Unidos y Panamá. Si el sitio contaba con la aprobación de la junta y el gobierno panameño no presentaba objeciones, el Ejército entraría y comenzaría a desarrollar el lugar. Mientras esto avanzaba, los estudios y la evaluación de daños se llevaban a cabo bajo la supervisión general de una segunda junta conjunta que se encargaba de dar la aprobación final y formal a la transferencia. El sistema aparentemente había estado funcionando sin problemas durante algún tiempo, cuando el presidente Arnulfo

Arias de Panamá fue repentinamente expulsado de su cargo. Con el presidente iban los panameños miembros de ambas juntas paritarias, y en la confusión los registros desaparecieron. Cuando se designaron nuevos miembros y se compilaron nuevos registros, las circunstancias parecían requerir un cambio de procedimiento. 50

Salvo la entrada de Estados Unidos en la guerra, el cambio más preñado de consecuencias fue la firma del acuerdo formal sobre bases de defensa, que tuvo lugar el 18 de mayo de 1942. Si bien se había avanzado en la adquisición efectiva de los sitios, una formal El régimen de Arias había evitado un acuerdo que establecía los derechos y privilegios de que gozaría Estados Unidos. Las negociaciones prosiguieron durante el verano y principios del otoño sin que se avanzara mucho. A fines de septiembre, el borrador de un acuerdo, que no ofrecía concesiones sustanciales al punto de vista panameño, fue enviado al embajador estadounidense para su presentación al gobierno panameño el 8 de octubre, día mismo en que el gobierno de Arias fue derrocado. El reclutamiento llegó al cuartel general del general Andrews el 1 de noviembre, pero para entonces estaba claro que la nueva administración panameña no podía alejarse mucho de la posición adoptada por el gobierno de Arias. 51 Discusiones, contrapropuestas y más estudios produjeron finalmente el 27 de marzo de 1942 un segundo borrador que incorporaba ciertos compromisos. Este borrador fue la base del acuerdo aprobado firmado en Panamá el 18 de mayo. Como finalmente se aceptó, el acuerdo debía terminar dentro de un año después de la firma del "tratado de paz definitivo", y si la situación en ese momento era tal que requiriera la ocupación continua de cualquiera de las bases de defensa, se haría un nuevo acuerdo. concluido. A Estados Unidos se le otorgó jurisdicción exclusiva y completa sobre su propio personal civil y militar dentro de las áreas arrendadas y el derecho a arrestar, juzgar y sancionar a cualquiera que cometa delitos contra la seguridad de las instalaciones, excepto que los ciudadanos panameños arrestados por cualquier cargo debían sea ​​entregado a las autoridades panameñas para su juicio y sanción. Para todas las tierras arrendadas como sitios de defensa, Estados Unidos acordó pagar a los propietarios privados una renta anual de $ 50,00 por hectárea y para las tierras públicas $ 1,00 al año para todas ellas excepto el área de Río Hato, para la cual la renta anual sería de $ 10,000. Estados Unidos también acordó asumir los gastos de completar la carretera Pina-Río Providencia y el desvío de la presa Madden hacia la ciudad de Panamá.

DEFENSAS ANTIAERONAVES DEL CANAL DE PANAMÁ. Bombardeo de globos a lo largo del canal (arriba). Un 40 mm. cañón antiaéreo en posición (abajo).

Un tercio del costo anual de mantenimiento de todas las carreteras utilizadas con frecuencia por las fuerzas estadounidenses sería asumido por Estados Unidos. 52

Simultáneamente a la firma del contrato de arrendamiento en Panamá, se llevó a cabo un intercambio de notas en Washington entre el Secretario Hull y el Embajador de Panamá. Desde enero de 1941 el gobierno panameño había insistido en ciertas concesiones, doce en número, como condiciones de un contrato de arrendamiento, pero el gobierno de los Estados Unidos había objetado un contrato de arrendamiento condicional, y al menos una de las disposiciones fue considerada por el Departamento de Guerra. ser perjudicial para la seguridad del Canal. El resultado de las negociaciones llevadas a cabo por el Departamento de Estado fue un acuerdo separado que incorpora las doce concesiones, que se firmó el mismo día que el contrato de arrendamiento, pero independientemente de él. 53

Como resultado de los dos acuerdos, se puso en marcha un nuevo procedimiento para la adquisición de emplazamientos de defensa. Dado que el contrato de arrendamiento autorizaba la ocupación y especificaba los sitios a ocupar, ya no había necesidad de ambas juntas de tierra. Por ello, el Canciller panameño propuso, poco después de la firma del contrato de arrendamiento, que se adopte un nuevo procedimiento de transferencia de tierras. En consecuencia, se abolió la segunda de las dos juntas de tierras y sus funciones de supervisión y reconocimiento se transfirieron a la otra junta. 54

Fuerza y ​​disposición de las defensas, 1941

Una de las razones por las que fueron necesarias bases adicionales fue el rápido aumento de la guarnición de Panamá en los últimos tres meses de 1940. Durante este período, la fuerza había aumentado de unos 21.500 oficiales y hombres a aproximadamente 28.000, un aumento de poco más de 30 por ciento. Durante la mayor parte del año siguiente, 1941, solo hubo un aumento gradual. En enero, la guarnición se situó en alrededor de 28,700 en noviembre totalizó aproximadamente 31,400. Aquí era donde se encontraba a fines de mes cuando la situación en el Pacífico comenzó a nublarse.

Desde mediados del verano de 1941, las tropas de defensa del puerto, la Advertencia de Aeronaves

Las estaciones de servicio y las defensas antiaéreas del Canal de Panamá habían estado en alerta permanente las veinticuatro horas del día. Las cerraduras y otras áreas sensibles estaban bajo vigilancia constante contra el sabotaje. Se colocaron guardias de tránsito en todas las embarcaciones que pasaban por el Canal. El comando de bombarderos y algunos de los escuadrones de persecución estaban en alerta de 24 horas. Se habían elaborado planes para el apoyo del Ejército a "los diversos comandantes navales en el Teatro del Caribe". En el Decimoquinto Distrito Naval, que incluía las aguas inmediatamente cercanas a Panamá, la Armada realizaba una patrulla continua en superficie complementada, en la medida en que la disponibilidad de aviones lo permitía, por una patrulla aérea. 55 Estas medidas fueron completamente informadas por el general Andrews al Departamento de Guerra en respuesta a una advertencia enviada a los comandantes generales en la costa oeste y en Filipinas, Hawai y Panamá el 27 de noviembre. La única medida adicional que el general Andrews consideró necesario tomar fue aumentar las inspecciones para asegurar el estado de alerta de las tropas. 56

Sin embargo, sí llamó la atención del Departamento de Guerra sobre ciertas deficiencias en las defensas del Canal. En opinión del general Andrews, el comandante del distrito naval no tenía suficientes aviones o barcos bajo su control para realizar un reconocimiento adecuado. El Servicio de Alerta de Aeronaves en el teatro del Caribe, informó, era totalmente inadecuado en personal para supervisar la instalación de detectores disponibles, así como para manejar el equipo cuando se instala. Solo dos detectores fueron instalados y en funcionamiento en el Departamento del Canal de Panamá. Las defensas del puerto tenían menos de un detalle completo de dotación disponible. La artillería antiaérea no tenía suficiente personal para manejar el armamento que se estaba instalando en la Zona del Canal y solo munición suficiente para un minuto de fuego por cañón para los 37 mm. pistolas. No hubo bombardeo de globos. La Fuerza Aérea del Caribe, continuó el general Andrews, carecía totalmente de aviones de persecución nocturna y de equipos de radio de muy alta frecuencia con los que dirigir la persecución en el aire. Solo estaban disponibles ocho bombarderos modernos de largo alcance y doce bombarderos ligeros modernos, y no había 37 mm. cañones para los P-39. "Las situaciones en Puerto Rico y los Comandos de Base son tan nuevas, y sus principales deficiencias tan conocidas", escribió el general Andrews, "que no se ha hecho ningún intento por enumerarlas". 57

Había habido pocos cambios en el tamaño de la guarnición puertorriqueña en 1941 desde abril, cuando las fuertes inducciones al servicio selectivo y los grandes refuerzos habían elevado la fuerza a poco más de 21.000 oficiales y soldados. Este fue un aumento de alrededor del 60 por ciento sobre la fuerza de diciembre de 1940 de 13,280 hombres y fue casi exactamente lo que había sido la guarnición de Panamá sólo siete meses antes. Después del aumento de abril, la guarnición puertorriqueña se mantuvo entre 20.000 y 22.000 hasta marzo de 1942, tres meses después de que Estados Unidos entrara en la guerra. La mayoría de las tropas estaban estacionadas en tres puestos: Campo Borinquen, en el extremo noroeste de la isla, Campamento Tortuguero, a unas veinte millas al oeste de San Juan y Fuerte Buchanan, a medio camino entre Campamento Tortuguero y San Juan. Quizás el 66 por ciento del total de la guarnición estaba compuesto por nativos puertorriqueños, distribuidos entre el 65 ° de Infantería y las varias unidades de la Guardia Nacional que habían sido instaladas el 15 de octubre de 1940. 58 Cerca de 6.000 efectivos de la guarnición pertenecían al componente aéreo, el 13 °. Ala compuesta. Esta fue la fuerza de ataque de la frontera costera puertorriqueña. Estaba equipado, a finales de 1941, con veintiún bombarderos medios y noventa y dos aviones de persecución. 59

Además de las guarniciones de Panamá y Puerto Rico, había aproximadamente 4.800 hombres en las nuevas bases adquiridas a los británicos - en Jamaica, Antigua, Santa Lucía, Trinidad y Guayana Británica - y en Surinam. La mayor de las guarniciones periféricas fue la de Trinidad, que totalizó unos 2.000 hombres.

Así, cuando llegó el ataque japonés a Hawai, había cerca de 58.000 efectivos de guardia en la Zona del Canal, en la República de Panamá, y a lo largo del vasto arco que se extendía desde Surinam, al norte por la pantalla de las Antillas, hasta el Canal de Yucatán. 60 Su misión no era simplemente mantener abierto el Canal, sino defender toda la zona. Fue una tarea compartida con la Armada.

Factores navales en la defensa del área

La doctrina oficialmente promulgada de acción conjunta del Ejército y la Armada especificaba la maquinaria administrativa mediante la cual se organizaría la defensa conjunta de una zona como el Caribe. Cuando esta doctrina fue revisada por última vez, en 1935, las únicas áreas para las cuales se había proporcionado una organización conjunta eran la costa este, el Golfo de México, la costa del Pacífico y la región de los Grandes Lagos, cada una de las cuales fue designada como frontera costera. . Aunque originalmente no era más que una expresión geográfica, el nombre de frontera costera en 1941 también había llegado a significar las organizaciones mediante las cuales los comandantes navales locales coordinaban sus actividades con las de los comandantes del Ejército correspondientes y mediante las cuales se ejercía el mando operativo sobre las fuerzas de dos o distritos navales más componentes. 61

La obvia necesidad de extender la defensa naval local más allá de los límites existentes del Décimo Distrito Naval (Puerto Rico e Islas Vírgenes) y el Décimoquinto (Zona del Canal de Panamá y aguas adyacentes) y la necesidad de coordinar actividades con el Ejército de manera más amplia. que la proporcionada por los distritos navales llevó al almirante Stark, Jefe de Operaciones Navales, a proponer la adición de dos nuevas fronteras costeras a las cuatro ya previstas en Acción conjunta del Ejército y la Armada. Sugirió que se organizara una frontera costera del Caribe para incluir el extremo sur de las Bahamas, la mitad oriental de Cuba y todo el resto de las Antillas, y la costa noreste de América del Sur entre Colombia y Brasil y que se organizara una frontera costera de Panamá que incluiría las costas del Caribe y el Pacífico de América Central, ambas costas de Colombia y la costa de Ecuador. También se incluirían las Islas Galápagos, Cocos y todas las demás islas de la costa del Pacífico. Gran parte de la propuesta del almirante Stark estaba lejos de ser revolucionaria. El Comité de Planificación Conjunto Ejército-Armada, que luego se comprometió a revisar el plan R AINBOW 5, aceptó las dos fronteras costeras como definiciones geográficas y la Armada las organizó como comandos navales.

Como parte de su propuesta, el almirante Stark había recomendado además que cada una de las fronteras costeras fuera un comando unificado: el Caribe estaría bajo el mando de un oficial naval, ya que era principalmente un área estratégica naval y la Frontera Costera de Panamá sería un Ejército. mando, ya que la principal preocupación de las fuerzas era la defensa del Canal. Esto iba en contra del punto de vista del teatro único que estaba desarrollando el Ejército y, según

para el general Andrews, ignoraba los principales problemas de defensa del área, a saber, el problema de la defensa aérea. Si se aceptaran las propuestas de la Armada, se necesitarían dos fuerzas aéreas del Ejército en el área del Caribe, predijo, y las organizaciones de mantenimiento, suministro y comunicaciones se volverían complicadas y duplicadas. La propuesta, comentó el general Andrews, asumía que las dos principales amenazas eran del oeste y el este y pasaba por alto la probabilidad de un ataque desde el sur a lo largo de la línea Trinidad-Panamá. 62 Para la defensa integral del área contra cualquier amenaza desde cualquier dirección, la organización existente, a saber, el Comando de Defensa del Caribe, era sólida y lógica, sostuvo el general Andrews. Él "estaba de acuerdo en principio con el deseo del Jefe de Operaciones Navales de lograr una unidad de mando, pero creía que el método propuesto era ajeno al problema en cuestión ...". 63 Por lo tanto, su conclusión fue que "el apoyo naval debe considerarse como un complemento de la organización del ejército existente y debe pasar al control del ejército cuando sea asignado o solicitado" y también que los distritos navales en el área del Caribe deben estar organizados y comandados de tal manera que " permitir la coordinación de las fuerzas navales de apoyo por parte del Comandante de Defensa del Caribe a través del principio de unidad de mando ". 64 La situación ofrecía alguna prueba de que cuando una fuerza irresistible choca con un objeto inamovible, el resultado podría ser una transmutación de ambos en nebulosas gaseosas.

Buscando mejorar la defensa del Canal de Panamá, el Ejército había extendido el sistema de defensa y lo había organizado para abarcar toda la zona del Caribe. Esta zona en sí misma pasó a ser objeto de especial atención por parte del Ejército, aunque era predominantemente una zona de aguas. Visto estrictamente como una cuestión de defensa de un área, el problema era cómo desinfectar esa área por completo y quién debería hacerlo. Una tarea de este tipo no había sido el principal interés de la Marina desde los días de Thomas Jefferson. Por otro lado, la protección de la navegación, mediante convoyes y la destrucción del poder marítimo enemigo dondequiera que se encontrara, fue una de las principales misiones de la Armada. Considerado como una ruta marítima a lo largo de la cual el transporte marítimo estadounidense tenía que protegerse, el Caribe era principalmente un área estratégica naval, aunque el Ejército creía que dentro de los límites del área la tarea de proteger el transporte marítimo podía realizarse igualmente bien con los servicios de largo alcance del Ejército. bombarderos y aviones de patrulla. Independientemente de estas consideraciones


VIII. Qué se tomó o pagó Japón

El hecho de que las Potencias Aliadas renunciaran a las reclamaciones de reparación no significaba que no recibieran nada de Japón. [170] Algunos activos japoneses simplemente fueron tomados por ellos. Japón también pagó una cantidad significativa de dinero a las Potencias Aliadas a través de acuerdos bilaterales. En muchos de esos casos, Japón y el otro país utilizaron una forma de ayuda económica de Japón, en lugar de pagar las reparaciones de guerra en efectivo. Solo una pequeña parte de los activos o beneficios fueron distribuidos a las personas por los gobiernos que los tomaron.

A. Activos japoneses retirados antes de la celebración del Tratado de Paz

El presidente Truman nombró a Edwin Pauley como Representante de los Estados Unidos ante la Comisión de Reparaciones en 1945. [171] Pauley pidió un programa de eliminación de partes sustanciales de la capacidad de la planta japonesa para la fabricación de máquinas herramienta, aeronaves, cojinetes, barcos y acero, entre otras cosas. [172] Su plan no se implementó por completo porque, si lo hubiera sido, la economía japonesa se habría debilitado excesivamente y la carga de Estados Unidos para apoyar a Japón se habría incrementado. No obstante, en mayo de 1950, 43,919 piezas de maquinaria y otros artículos se retiraron de las plantas en Japón y se enviaron a las potencias aliadas. Su valor total estimado era de 185 millones de yenes (entonces unos 48 millones de dólares EE.UU.) [173] en 1939. La proporción de activos recibidos era la siguiente: 54,1% para China, 19,0% para Filipinas, 15,4% para el Reino Unido.(Birmania, Malasia y otros) y el 11,5 por ciento para los Países Bajos (Indias Orientales Holandesas). [174] Fuera de Japón, la Unión Soviética despojó de los activos japoneses en Manchuria sin el consentimiento de Estados Unidos, China y otras potencias aliadas. [175]

B. Compensación especificada en el Tratado de Paz

El artículo 14 (a) 1 del Tratado de Paz de San Francisco obligaba a Japón a:

entablar negociaciones con prontitud con las Potencias Aliadas que así lo deseen, cuyos territorios actuales fueron ocupados por las fuerzas japonesas y dañados por Japón, con miras a ayudar a compensar a esos países por el costo de reparar el daño causado, poniendo a disposición los servicios del pueblo japonés en producción, salvamento y otros trabajos para las Potencias Aliadas en cuestión. [176]

El Japón tenía acuerdos con Birmania, [177] Filipinas, [178] Indonesia, [179] y Vietnam [180] en virtud de esta disposición. [181] Las indemnizaciones de guerra y las ayudas económicas gratuitas se realizaron mediante la construcción de centrales eléctricas, presas, obras de agua, alcantarillado y centros agrícolas, y mediante el otorgamiento de embarcaciones y vehículos. [182] La ayuda económica y los créditos gratuitos no formaban parte de las reparaciones formales porque el Tratado de Paz de San Francisco solo permitía la reparación mediante el servicio de Japón. Sin embargo, Birmania, Filipinas, Indonesia y Vietnam no estaban satisfechos con la reparación por servicio y, por lo tanto, celebraron un acuerdo con Japón que permitía ayuda económica y créditos gratuitos para complementar sustancialmente la compensación de guerra. [183] Japón negoció el monto total del pago con cada uno de los cuatro países, incluida la reparación, la ayuda económica gratuita y el crédito, para resolver el problema de la reparación, [184] como se ilustra en el cuadro siguiente:


¿Cuál fue el argumento para que los japoneses siguieran la Doctrina de Expansión del Norte durante la Segunda Guerra Mundial? - Historia

Se han escrito miles de libros sobre el tema de la participación estadounidense en la guerra de Vietnam. Es un tema que aún hoy evoca emociones y diferencias de opinión.

La participación militar oficial de Estados Unidos en la guerra de Vietnam duró de 1965 a 1975, diez largos años. Antes de la participación estadounidense en la región, Vietnam era un territorio colonial francés.

El pueblo vietnamita fue generalmente oprimido bajo el dominio francés tanto antes de la Segunda Guerra Mundial como después. En 1930, Ho Chi Minh redactó una carta para el Partido Comunista de Indochina. Los objetivos del partido eran el derrocamiento del establecimiento francés de la independencia vietnamita establecimiento de una organización gubernamental de trabajadores, campesinos y soldados de una milicia obrera cancelación de deudas públicas confiscación de medios de producción y su transferencia al gobierno distribución de tierras de propiedad francesa a los campesinos supresión de impuestos establecimiento de una jornada laboral de ocho horas desarrollo de la artesanía y la agricultura institución de libertad de organización y establecimiento de educación para todos los ciudadanos.

Antes de esto, sin embargo, Ho Chi Minh había pasado toda su vida examinando la independencia vietnamita de Francia. Ho viajó por todo el mundo en busca de ayuda para lograr la independencia vietnamita, pero lo más importante, intentó durante 30 años trabajar mediante procesos de establecimiento para asegurar la independencia vietnamita. Viajó a Francia, hizo sus estudios en Francia, escribió cartas al gobierno francés, trató de conseguir un trabajo en el gobierno francés para trabajar desde dentro del sistema, e incluso trató de contactar al presidente Woodrow Wilson después de la Guerra Mundial. Yo, pero él siempre fue rechazado, siempre rechazado. Las cartas de Ho pidieron, "Igualdad de derechos para vietnamitas y franceses en Indochina, libertad de prensa y opinión, libertad de asociación y reunión, libertad para viajar dentro y fuera del país, y sustituir el estado de derecho por el gobierno por título". El objetivo de Ho era claro, quería acabar con la opresión francesa en Vietnam y quería que Vietnam se independizara. Ho afirmó que su mayor héroe era el líder y presidente estadounidense, George Washington.


Ho Chi Minh en Francia (1920)

Cuando la Conferencia de Paz de Versalles comenzó a funcionar, Ho elaboró ​​un programa de ocho puntos para la emancipación de su país y lo remitió a la secretaría de la conferencia en enero de 1919. Hoy, este plan, inspirado en los 14 puntos del presidente Wilson, suena extremadamente moderado. Pidió representación permanente en el parlamento francés libertad de prensa libertad para celebrar reuniones y formar asociaciones decreto de amnistía igualdad de derechos legales entre franceses y anamitas. Cuando Ho trató de discutir su caso con el propio Wilson en Versalles, le mostraron la puerta sin ceremonias.
- Jean Lacouture

Durante la Segunda Guerra Mundial, Ho Chi Minh ayudó a rescatar a los pilotos estadounidenses derribados y reunió información sobre los japoneses para el OSS estadounidense. Ho trabajó en estrecha colaboración con la comunidad de inteligencia estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial y sus puntos de vista eran bien conocidos por ellos. Sabían que su principal preocupación era la independencia de Vietnam.

Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, la cuestión de Indochina, la región que contenía Vietnam, era un asunto cuestionable. FDR se puso del lado de Chiang Kai-Shek y Stalin al afirmar que la región de Indochina debería ser entregada a un fideicomiso y puesta en el camino hacia la independencia en lugar de ser devuelto a su posición como territorio colonial de los franceses. Churchill rechazó esta idea porque era un tema que podía poner al presidente en el tema del colonialismo, que los británicos ciertamente esperaban mantener.

Finalmente, incluso bajo FDR, se brindó apoyo estadounidense a los franceses e Indochina volvió a un estado de dominio colonial francés para disgusto del pueblo vietnamita. Cuando esto sucedió, los franceses instituyeron un control aún más represivo en Vietnam, y millones murieron de hambre mientras se exportaba arroz vietnamita a Francia.

A lo largo de la década de 1940, Ho Chi Minh y otros líderes vietnamitas hicieron repetidos llamamientos a Truman y otros funcionarios estadounidenses para que los ayudaran a independizarse del dominio colonial francés. En general, estas apelaciones fueron ignoradas.

El 16 de febrero de 1945, Ho Chi Minh escribió una carta al presidente Truman pidiendo ayuda estadounidense para obtener la libertad vietnamita. La carta cerró con las observaciones:

Preguntamos qué se le ha concedido gentilmente a Filipinas. Al igual que Filipinas, nuestro objetivo es la plena independencia y la plena cooperación con ESTADOS UNIDOS. Haremos todo lo posible para que esta independencia y cooperación sean rentables para todo el mundo.

Soy querido señor PRESIDENTE,

Respetuosamente tuyo,

Ho Chi Minh

La carta no fue desclasificada hasta 1972.

Para obtener el texto completo de esta carta y otras, consulte:

En 1945, Ho Chi Minh declaró la independencia de Vietnam y comenzó oficialmente el conflicto entre los franceses y los vietnamitas.

La Declaración de Independencia de la República Democrática de Vietnam comienza:

"Todos los hombres son creados iguales. Están dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, entre los que se encuentran la Libertad, la Vida y la búsqueda de la Felicidad".

Esta declaración inmortal apareció en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América en 1776. En un sentido más amplio, significa: todos los pueblos de la tierra son iguales desde su nacimiento, todos los pueblos tienen derecho a vivir y a ser felices y gratis.

La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, hecha en la época de la Revolución Francesa, en 1791, también establece: "Todos los hombres nacen libres y con los mismos derechos, y deben permanecer siempre libres y tener los mismos derechos".

Esas son verdades innegables.

Sin embargo, durante más de ochenta años, los imperialistas franceses, abusando del estándar de libertad, Igualdad y Fraternidad, han violado nuestra Patria y oprimido a nuestros conciudadanos. Han actuado en contra de los ideales de humanidad y justicia.

Políticamente: han privado a nuestro pueblo de toda libertad democrática & # 8230

Debido al hecho de que Ho había intentado todas las formas imaginables de cooperar tanto con los franceses como con los estadounidenses para lograr la independencia vietnamita, y todos esos esfuerzos habían sido infructuosos, Ho recurrió a los comunistas en busca de ayuda.

En general, Estados Unidos adoptó un enfoque de no implicación en el tema del conflicto vietnamita y francés y, al hacerlo, apoyó el colonialismo francés. Estados Unidos se inclinó cada vez menos a apoyar a Ho Chi Min debido a su afiliación comunista, pero al mismo tiempo, los analistas estadounidenses no pudieron establecer ningún vínculo entre Ho Chi Minh y Moscú, y escribieron que Ho Chi Minh no parecía estar siguiendo ninguna directiva de Moscú. y que las políticas de Ho Chi Minh no se correlacionaban con la política rusa.

En ninguna parte la llegada de estadounidenses, en el caso de un puñado de ellos, significó tanto para un pueblo como para la población del norte de Indochina. Para los anamitas, nuestra llegada fue el símbolo de la liberación, no de la ocupación japonesa, sino de décadas de dominio colonial francés. Porque el gobierno anamita consideraba a Estados Unidos como el principal defensor de los derechos de los pueblos pequeños, garantizados de manera tan prometedora por las conferencias de las Naciones Unidas. Nuestra destreza en la guerra, nuestra vasta capacidad de producción, nuestra progresividad en los campos técnico y social, todo fue conocido por los Annamitas, en un grado sorprendente. En su plan para el autogobierno, imaginaban que el comercio estadounidense les traería productos en tiempos de paz.

Técnicos estadounidenses para ayudar luego a industrializar Vietnam, consulados estadounidenses en ciencias políticas, médicas y sociales. Esencialmente, sienten que los franceses no desarrollaron los recursos del país en beneficio del pueblo mismo, y en su propia planificación han enfatizado su intención de abrir Vietnam a la penetración comercial estadounidense. Como cuestión de preferencia práctica, les gustaría ver la economía de Vietnam orientada a la nuestra si eso fuera posible o deseable para nosotros. Por encima de todo, quieren la buena voluntad del pueblo estadounidense y de nuestro gobierno. Desde la cúspide del liderazgo anamita hasta la base de la escala social en Tonkin, todas las personas hicieron un esfuerzo visible para complacer a los oficiales y hombres estadounidenses. Ofrecieron cortesías y simples gestos de amistad en cada oportunidad.

El C.B.I. Un parche en el hombro de un estadounidense fue su boleto para una cálida bienvenida y un buen trato. Los annamitas pidieron todo tipo de consejos: cómo administrar un periódico, cómo reparar y operar maquinaria, cómo administrar un departamento de limpieza de calles de manera más eficiente, a pesar de que se estaban manejando bastante bien en la operación de servicios públicos y otras funciones físicas del gobierno. Preguntaron sobre nuestras escuelas, nuestros tribunales, nuestras elecciones, sobre el funcionamiento de ambas cámaras del Congreso. Parecían sentir que cada estadounidense contenía dentro de sí todas las virtudes y logros de la nación que más querían emular.
- Arthur Hale, U.S. Information Agency 1945 (no desclasificado hasta 1972)

Viet-Minh, como su primer movimiento después de la toma del gobierno, buscó un frente unido contra el imperialismo francés. Los franceses piensan que al etiquetar a Viet-Minh como "comunista", han resumido la situación en detrimento del gobierno de Vietnam. Existe una considerable influencia comunista en Viet-Minh. El saludo nacional es casi el saludo con el brazo derecho levantado de los comunistas. Carteles, pancartas, se han adaptado del arte de izquierda occidental. Pero, al mismo tiempo, existe una amplia evidencia de una influencia igualmente fuerte de Estados Unidos. Las declaraciones de política y las declaraciones del gobierno son imitaciones obvias de las técnicas estadounidenses de gobierno democrático. En resumen, la dirección del Viet-Minh parece haber utilizado métodos comunistas de apelación para despertar a las masas detrás de un programa para una democracia independiente.
- Arthur Hale, U.S. Information Agency 1945 (no desclasificado hasta 1972)

Estaba claro que el pueblo vietnamita quería estar libre de la intervención extranjera.

Lo que siguió entre la región del sudeste asiático y las potencias occidentales fue una intensificación innecesaria del conflicto. Las potencias occidentales, incluido Estados Unidos, temían al comunismo y también sentían que las personas no occidentales no eran adecuadas para gobernarse a sí mismas y, ciertamente, no se les confiaba importantes recursos y regiones geográficas. Se consideró que era importante mantener los lugares estratégicos económica y militarmente bajo la autoridad occidental. Si Estados Unidos o Francia hubieran apoyado a Ho Chi Minh y hubieran apoyado el derecho de Vietnam a la autodeterminación en cualquier momento hasta este momento, es muy probable que Vietnam nunca hubiera perseguido el comunismo. La única razón por la que los vietnamitas lo hicieron fue porque los comunistas eran los únicos que apoyaban el objetivo de independencia de Vietnam.

En 1967, el Dr. Martin Luther King Jr. pronunció un discurso titulado "Más allá de Vietnam", en el que afirmó:

Deben ver a los estadounidenses como extraños liberadores. El pueblo vietnamita proclamó su propia independencia, en 1945, después de una ocupación francesa y japonesa combinada y antes de la revolución comunista en China. Fueron dirigidos por Ho Chi Minh. Aunque citaron la Declaración de Independencia de los Estados Unidos en su propio documento de libertad, nos negamos a reconocerlos. En cambio, decidimos apoyar a Francia en la reconquista de su antigua colonia. Nuestro gobierno sintió entonces que el pueblo vietnamita no estaba preparado para la independencia, y nuevamente fuimos víctimas de la arrogancia mortal de Occidente que ha envenenado la atmósfera internacional durante tanto tiempo. Con esa trágica decisión rechazamos un gobierno revolucionario que buscaba la autodeterminación y un gobierno que había sido establecido no por China - por quien los vietnamitas no tienen un gran amor - sino por fuerzas claramente indígenas que incluían algunos comunistas. Para los campesinos este nuevo gobierno significó una verdadera reforma agraria, una de las necesidades más importantes de sus vidas.

En 1950, los franceses renunciaron a su esfuerzo por mantener el control directo sobre Vietnam y transfirieron el poder a Bao Dai. Estados Unidos reconoció a Bao Dai, pero el pueblo vietnamita no. Generalmente era un títere de los franceses.

En 1954, el presidente Eisenhower escribió:

Nunca he hablado o mantenido correspondencia con una persona conocedora de los asuntos de Indochina que no estuviera de acuerdo en que si se hubieran celebrado elecciones en el momento de los combates, posiblemente el 80 por ciento de la población hubiera votado por el comunista Ho Chi Minh como su líder en lugar de por el Jefe de Gobierno. Estado Bao Dai.

En 1953, el presidente Eisenhower proclamó en la conferencia del gobernador en Seattle:

Supongamos ahora que perdemos Indochina. Si Indochina se va, suceden varias cosas de inmediato. La península de Malasia sería apenas defendible, y el estaño y el tungsteno que tanto valoramos de esa área dejarían de llegar. mundo libre tiene el rico imperio de Indonesia? Como puede ver, en algún punto de la línea, esto debe estar bloqueado. Eso es lo que están haciendo los franceses & # 8230

Entonces, cuando Estados Unidos vota $ 400 millones para ayudar en esa guerra, no estamos votando por un programa de obsequios. Estamos votando por la forma más barata posible de prevenir la ocurrencia de algo que sería de la más terrible importancia para los Estados Unidos de América: nuestra seguridad, nuestro poder y capacidad para obtener ciertas cosas de las riquezas del sudeste asiático.

Esta es una de mis citas favoritas porque ilustra de manera muy elocuente la realidad de la situación geopolítica. "& # 8230 ¿Cómo podría el 'mundo libre' 'sostener' al rico imperio de Indonesia?" En efecto. Esto llega al quid no solo de la situación vietnamita sino de la situación mundial y, obviamente, de la situación iraquí. El mundo libre es gratis porque lo hace "sostener" control sobre las "otras" partes del mundo. El mundo que no es "gratis" no es gratis precisamente porque está "retenido" por el "mundo libre", y la libertad que es posible en el "mundo libre" solo es posible gracias a estas participaciones.

El pueblo vietnamita nunca aceptó el gobierno de Bao Dai. Ho Chi Minh y sus fuerzas continuaron luchando por la verdadera independencia y el establecimiento de un gobierno comunista que estaría libre de intervención extranjera.

En 1954, Vietnam se dividió en Vietnam del Norte y del Sur, y Bao Dai y sus asesores franceses intentaron tomar el control de Vietnam del Sur. En este punto, Estados Unidos estaba harto de tratar con los franceses, que hasta ahora habían estado perdiendo el control de la región, por lo que Estados Unidos respaldó a Ngo Dinh Diem, a quien los líderes estadounidenses consideraron agradables con la autoridad estadounidense en Vietnam. Ngo Dinh Diem, que vivió en los Estados Unidos durante la guerra franco-Indochina, fue el primer presidente electo "democráticamente" de Vietnam del Sur. Sin embargo, la elección fue coaccionada. Las únicas opciones eran entre Bao Dai y Ngo Dinh Diem, ambos líderes favorecidos por las potencias occidentales. Los votantes se quejaron de que se les dijo por quién votar, que votaran por Diem, algunos de los que no lo hicieron fueron golpeados por las fuerzas vietnamitas apoyadas por la CIA.

El resultado de la elección fue del 98,2% para Diem. Los asesores estadounidenses de Diem le dijeron que cambiara el recuento de votos y publicara un número no mayor al 70% o de lo contrario el voto no sería creíble. Como uno de sus primeros actos de no cooperación, se negó y reclamó una victoria del 98,2%. El mundo supo de inmediato que la elección había sido manipulada y su autoridad estaba socavada.

Es fácil ver por qué las primeras experiencias que tuvieron los vietnamitas con la "democracia occidental" les dejaron un mal sabor de boca y resultaron en un alto nivel de desconfianza en la participación y los sistemas estadounidenses y occidentales.

En 1956 Diem canceló una elección nacional entre el Norte y el Sur que se convocó en el acuerdo de paz con la ayuda estadounidense sabiendo que Ho Chi Minh ganaría fácilmente las elecciones abiertas.

Poco después de cancelar las elecciones hizo que más de cien mil ciudadanos fueran puestos en campos de prisioneros, en su mayoría comunistas, pero en general cualquiera que se opusiera a su gobierno, incluidos periodistas e intelectuales, e incluso niños.

Durante el mandato de Diem, las fuerzas estadounidenses protegieron al líder contra los intentos de derrocarlo. Bajo Kennedy, la CIA y el ejército estadounidense protegieron a Diem y tomaron medidas contra las fuerzas de oposición. Se le dio dinero a Diem como "ayuda extranjera" para ayudarlo a establecer un sistema de gobierno militante para controlar la oposición a su gobierno, así como para hacer cumplir las leyes que estaba aprobando, leyes que favorecían la libertad de religión y mantenían a muchos vietnamitas en la pobreza. . Esto se hizo con la esperanza de que Diem pudiera reprimir a los grupos comunistas en Vietnam y unir a Vietnam del Norte y del Sur. Todo lo que realmente hicieron estas acciones fue hacer que la oposición comunista creciera y que los líderes comunistas creyeran que la violencia sería la única forma de liberar al país de la tiranía. Esto condujo al creciente militarismo de las fuerzas comunistas en Vietnam.

En 1961, el vicepresidente Lyndon Johnson escribió:

El presidente Diem es el Churchill de la década. .

Aproximadamente el 70% de Vietnam era budista, sin embargo, bajo el gobierno de los franceses y Diem se mostró un favoritismo significativo hacia los seguidores cristianos, particularmente los católicos. Se alentó a los vietnamitas a convertirse para conseguir trabajo o evitar el acoso de los funcionarios del gobierno.Un conocido proverbio vietnamita de la época fue "Conviértete en católico y come arroz". Se aprobaron leyes opresivas contra las prácticas religiosas no cristianas. Los monjes fueron enviados al exilio y aquellos que intentaron practicar su budismo a pesar de las leyes en contra fueron acosados ​​e incluso asesinados. En 1963, las fuerzas vietnamitas respaldadas por Estados Unidos abrieron fuego contra los manifestantes de Vietnam del Sur que se manifestaban por la libertad religiosa. Nueve personas murieron.

"De particular valor propagandístico para Diem fue el éxodo de casi un millón de católicos de norte a sur de quienes se decía que 'votaron con los pies' por la libertad. Alentados por la jerarquía católica y organizados por Lansdale y su equipo, se llevaron a cabo parroquias enteras hacia el sur en barcos estadounidenses siguiendo a sacerdotes que les decían que Cristo se había trasladado al sur, además de hacer promesas de tierra y medios de vida. La utilidad de esta población de refugiados no terminó con su tan fotografiada llegada al sur. En efecto, eran un político importado recurso para Diem, un bloque sustancial y dependiente de seguidores leales.

Una de las campañas de rumores más eficaces que desarrolló Lansdale fue que Estados Unidos respaldaría una nueva guerra, en la que sin duda se utilizarían armas atómicas. Ampliamente creído, esto se sumó al flujo de refugiados hacia el sur. . Lansdale informó a la CIA de estos triunfos, todos ellos en violación directa de los Acuerdos de Ginebra ".

". Durante casi una década, el católico Diem y su familia habían brindado favores y patrocinio a la minoría católica de Vietnam (nacidos en el sur y los llegados del norte en 1954), alienando a la mayoría budista. En los pueblos y ciudades de Hue, cuyas organizaciones budistas habían comenzado a hablar políticamente contra el favoritismo de Diem, las tropas gubernamentales llevaron a cabo redadas cada primavera en el momento del cumpleaños de Buda, 'para mostrarle al CV que el gobierno era fuerte', dijo un sacerdote católico del distrito a un estadounidense, 'y para asustar a los opositores al gobierno ".
- Las guerras de Vietnam: 1945-1990 por Marilyn B. Young


Refugiados católicos del norte de Vietnam

"[El equipo de Landale] estimuló a los católicos norvietnamitas y a los ejércitos católicos abandonados por los franceses a huir hacia el sur. Los equipos del SMM prometieron ayuda a los católicos vietnamitas y nuevas oportunidades si emigraban. Para ayudarlos a tomar una decisión, los equipos distribuyeron folletos atribuidos falsamente a el Viet Minh contaba lo que se esperaba de los ciudadanos bajo el nuevo gobierno. Al día siguiente de la distribución de los folletos, el registro de refugiados se triplicó. Los equipos difundieron historias de horror de regimientos comunistas chinos que violaron a niñas vietnamitas y tomaron represalias contra las aldeas. Esto confirmó los temores de la ocupación china bajo el Viet Minh. Los equipos distribuyeron otros folletos que mostraban la circunferencia de la destrucción alrededor de Hanoi y otras ciudades de Vietnam del Norte en caso de que Estados Unidos decidiera utilizar armas atómicas. A aquellos a quienes indujo a huir durante el período de 300 días, la CIA proporcionó transporte gratuito en su aerolínea, Civil Air Transport, y en barcos de la Marina de los EE. UU. Casi un millón Los norvietnamitas se asustaron y se sintieron atraídos a mudarse al sur ".
- Héroes por John Pilger

El 11 de junio de 1963, Thich Quang Due, un monje de sesenta y seis años, se prendió fuego en Saigón en protesta por la opresión de la administración Diem, como se ve a continuación. La respuesta de Diem a esta acción fue: "Que se quemen, y aplaudiremos".

Finalmente, la administración Kennedy estaba convencida de que Diem no iba a tener éxito en el avance de los objetivos estadounidenses en Vietnam, por lo que Kennedy autorizó a la CIA a apoyar un golpe militar de la administración Diem. En 1963, la CIA proporcionó a un grupo de generales de Vietnam del Sur 40.000 dólares para derrocar a Diem. Diem luego fue asesinado.

Estados Unidos una vez más había creado y destruido un monstruo.

En 1965, Estados Unidos entró oficialmente en la guerra de Vietnam para luchar contra la voluntad del pueblo vietnamita y para apoyar los intereses minoritarios vietnamitas que estaban vinculados a los intereses estadounidenses.

Vietnam fue una muestra de falibilidad estadounidense, falta de juicio, falta de comprensión de los problemas fundamentales, falta de apoyo para que la gente determine su propio destino y se gobierne a sí misma, así como una muestra de cuán brutal Estados Unidos estaba dispuesto a ser para intentar conseguir su camino. También fue un ejemplo de hasta qué punto el gobierno mentiría a sus ciudadanos y a la comunidad internacional para obtener el apoyo para actos de guerra.

Durante la participación estadounidense en la guerra de Vietnam:

  • 3.403.100 estadounidenses sirvieron en la región del sudeste asiático durante la guerra
  • Total de bajas (enemigos y aliados combinados): 5.773.190
  • Total de muertos (enemigos y aliados combinados): 2,122,244
  • Estadounidenses muertos: 58,169
  • Civiles muertos o heridos: 1.522.000
  • Toneladas de bombas arrojadas: 6.727.084 (en comparación con 2.700.000 toneladas arrojadas en la Segunda Guerra Mundial por las fuerzas aliadas en Alemania)
  • Costo de la guerra: $ 352,000,000,000 (tenga en cuenta que no está en dólares corrientes)
  • Las fuerzas estadounidenses rociaron 3.500.000 acres con armas químicas, cuyos efectos durarán más de 100 años.

Uno de los mejores artículos escritos sobre las primeras políticas de la guerra fue ¿Cómo podría suceder Vietnam? - Una autopsia, escrito en 1968 por James Thompson, quien trabajó para el Departamento de Estado durante las primeras fases de la Guerra de Vietnam. Recomiendo encarecidamente este artículo ya que sus lecciones son tan relevantes hoy como lo fueron en 1968, de hecho, en muchos sentidos, más. Uno de los comentarios finales pertinentes que hace es:

Hay un resultado final de la política de Vietnam que citaría que encierra un peligro potencial para el futuro de la política exterior estadounidense: el surgimiento de una nueva generación de ideólogos estadounidenses que ven a Vietnam como la prueba definitiva de su doctrina. Me refiero a aquellos hombres en Washington que han dado una nueva vida al impulso misionero en las relaciones exteriores estadounidenses: que creen que esta nación, en esta era, ha recibido una triple dotación que puede transformar el mundo. Como ellos lo ven, esa dotación se compone, primero, de nuestro poder militar insuperable, segundo, nuestra clara supremacía tecnológica y tercero, nuestra benevolencia supuestamente invencible (nuestro "altruismo", nuestra riqueza, nuestra falta de aspiraciones territoriales). Juntos, se argumenta, esta triple dotación nos brinda la oportunidad y la obligación de facilitar a las naciones de la tierra hacia la modernización y la estabilidad: hacia una Pax Americana Technocratica en toda regla. Para alcanzar este objetivo, Vietnam es visto como la última y crucial prueba. Una vez que lo hayamos logrado, el camino por delante está despejado. En cierto sentido, estos hombres son nuestra contraparte de los visionarios de la izquierda radical del comunismo: son los propios maoístas de la tecnocracia. No gobiernan Washington hoy. Pero su doctrina es alta.

Esto fue escrito en 1968, y hoy, en 2003, estos mismos hombres sobre los que escribió Thompson están en la sede del poder en Estados Unidos. La guerra en Irak está destinada a ser el éxito para reemplazar el fracaso de Vietnam y está destinada a ser el trampolín para el nuevo "Pax Americana", como ha sido declarado por el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano y respaldado por los líderes actuales de nuestra nación. Retocaré este tema más adelante en la sección "Poner todo junto" y probaré que uno de los principales componentes de la agenda de la Pax Americana, el "altruismo", es una mentira. Estados Unidos no es, y nunca ha sido, altruista; además, los políticos estadounidenses han declarado específicamente que Estados Unidos no puede permitirse el altruismo. La imagen del altruismo es una de las partes más significativas de la mentira propagandística.

¿Cómo podría suceder Vietnam? - Una autopsia:

Al regresar de Vietnam, el teniente John Kerry, ahora senador, testificó sobre el tema de Vietnam ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado en 1971. Aquí están algunas de sus declaraciones:

"Me gustaría hablar, en representación de todos esos veteranos, y decir que hace varios meses en Detroit, tuvimos una investigación en la que más de 150 veteranos dados de baja honorablemente y muchos muy condecorados testificaron sobre crímenes de guerra cometidos en el sudeste asiático, no incidentes aislados sino delitos cometidos en el día a día con la plena conciencia de los oficiales en todos los niveles de mando.

Contaban las historias que en ocasiones habían violado personalmente, cortado orejas, cortado cabezas, pegado cables de teléfonos portátiles a genitales humanos y encendido, cortado miembros, volado cuerpos, disparado al azar contra civiles, arrasado pueblos a la moda. con reminiscencias de Genghis Khan, dispararon al ganado y a los perros por diversión, envenenaron las reservas de alimentos y, en general, devastaron el campo de Vietnam del Sur, además de los estragos normales de la guerra, y los estragos normales y muy particulares que se realizan por el poder de bombardeo aplicado de este país."

"En nuestra opinión, y según nuestra experiencia, no hay nada en Vietnam del Sur, nada que pueda suceder que amenace de manera realista a los Estados Unidos de América. Y para intentar justificar la pérdida de una vida estadounidense en Vietnam, Camboya o Laos vinculando tal pérdida para la preservación de la libertad, de la que supuestamente abusan esos inadaptados, es para nosotros el colmo de la hipocresía criminal, y es ese tipo de hipocresía lo que sentimos que ha destrozado este país ".

"Descubrimos que no solo se trataba de una guerra civil, un esfuerzo de un pueblo que durante años había estado buscando su liberación de cualquier influencia colonial, sino que también descubrimos que los vietnamitas a quienes habíamos moldeado con entusiasmo a partir de nuestra propia imagen eran difíciles para emprender la lucha contra la amenaza de la que supuestamente los estábamos salvando.

Descubrimos que la mayoría de la gente ni siquiera conocía la diferencia entre comunismo y democracia. Solo querían trabajar en los arrozales sin helicópteros que los ametrallaran y bombas con napalm que quemaran sus aldeas y destrozaran su país. Querían que todo tuviera que ver con la guerra, particularmente con esta presencia extranjera de los Estados Unidos de América, para dejarlos solos en la paz, y practicaron el arte de la supervivencia poniéndose del lado de cualquier fuerza militar que estuviera presente en un momento particular, ya sea Vietcong, norvietnamita o estadounidense.

También descubrimos que, con demasiada frecuencia, los hombres estadounidenses morían en esos arrozales por falta del apoyo de sus aliados. Vimos de primera mano cómo se utilizó el dinero de los impuestos estadounidenses para un régimen dictatorial corrupto. Vimos que muchas personas en este país tenían una idea unilateral de quiénes eran mantenidos libres por nuestra bandera, ya que los negros representaban el mayor porcentaje de bajas. Vimos Vietnam devastado por igual por las bombas estadounidenses, así como por las misiones de búsqueda y destrucción, así como por el terrorismo del Vietcong, y sin embargo escuchamos mientras este país trataba de culpar de todos los estragos al Viet Cong ".

"Alguien tiene que morir para que el presidente Nixon no sea, y estas son sus palabras, 'el primer presidente en perder una guerra'".


Ver el vídeo: HL08 Empire of Japan Expansion


Comentarios:

  1. Firas

    Estas equivocado. Entra, hablamos. Escríbeme por MP.

  2. Akinolabar

    ¿No escribes a pedido?

  3. Mam

    Estoy de acuerdo, algo maravilloso.

  4. Zurn

    Gracias por tu apoyo.

  5. Zukus

    Es una pena que no pueda hablar ahora, no hay tiempo libre. Pero regresaré, definitivamente escribiré lo que pienso sobre este tema.

  6. Niewheall

    Sé que es necesario hacer))))



Escribe un mensaje