¿Cómo era la vida en Jamestown?

¿Cómo era la vida en Jamestown?

Los primeros pobladores del asentamiento inglés en Jamestown, Virginia, esperaban forjar nuevas vidas lejos de Inglaterra, pero la vida a principios del siglo XVII en Jamestown consistía principalmente en peligro, privaciones, enfermedades y muerte.

Todos los primeros colonos en 1607 eran hombres y niños, incluidos trabajadores, carpinteros, albañiles, herrero, barbero, sastre, albañil y predicador. En cuestión de semanas, construyeron una fortificación básica para protegerse contra los ataques de los indígenas Powhatan locales. La recepción por parte de los Powhatan de los colonos fue mixta: algunos les dieron la bienvenida, mientras que otros los agredieron.

“Dado que a menudo había varias tribus diferentes en un área determinada, no era extraño que diferentes grupos nativos vieran a los europeos como aliados potenciales contra enemigos”, dice Stephen Leccese, historiador y Ph.D. candidato en la Universidad de Fordham. “La gran diversidad entre los grupos nativos significó que rara vez hubo una cooperación generalizada contra los asentamientos europeos.

Cuando los aproximadamente 100 colonos se instalaron, pronto se dieron cuenta de que los indios enojados eran el menor de sus problemas: no estaban patéticamente preparados para forjar una nueva colonia. La vida cotidiana pronto giró en torno a la supervivencia a medida que el hambre y las enfermedades los devastaban; sólo unos 38 colonos sobrevivieron el primer año.

El invierno de 1609 fue desastroso, y la cruda atención médica no ayudó.

En enero de 1608 llegaron más colonos, incluidas las dos primeras mujeres y el primer médico. Según Leccese, “el gobierno inglés en ese momento tenía un interés personal en los colonos que viajaban a las Américas porque era un momento difícil en la historia inglesa… el gobierno concluyó que Inglaterra estaba superpoblada y quería una forma de deshacerse del exceso de población. "

Durante el invierno de 1609, las relaciones entre los colonos y los indios empeoraron y los indios sitiaron Jamestown durante una terrible hambruna. Para sobrevivir, los colonos comieron cualquier cosa y todo lo que pudieron, incluyendo, según evidencia arqueológica recientemente descubierta (y disputada), algunos cadáveres de otros colonos. Solo 60 colonos sobrevivieron a esta "época de hambre".

No hay mucho escrito sobre remedios específicos que los médicos usaban en Jamestown para tratar a sus pacientes enfermos y moribundos. La sangría está documentada, así como el uso de remedios a base de hierbas. Es probable que los médicos nativos americanos locales influyeran en los tratamientos utilizados. Pero como lo demuestra la gran cantidad de colonos que murieron, estas primeras medicinas solo tuvieron un éxito marginal en el mejor de los casos.

El matrimonio de John Rolfe y Pocahontas creó estabilidad.

A pesar de la llegada de más colonos y los intentos de mejorar las condiciones en Jamestown, no fue hasta 1612, cuando el colono John Rolfe introdujo el tabaco en el asentamiento, que la colonia se volvió rentable.

En 1613, los colonos ingleses capturaron a la princesa Pocahontas de Powhatan. En 1614, se convirtió al cristianismo y se casó con John Rolfe, lo que condujo a un período de paz entre Powhatan y los colonos de Jamestown.

En 1619, se estableció una Asamblea General representativa para hacer leyes y ayudar a mantener el orden en la incipiente colonia.

Las mujeres mostraron verdadero valor en la colonia temprana de Jamestown.

Entre 1620 y 1622, más de cien mujeres llegaron a Jamestown. Algunas fueron compradas por colonos solteros como esposas. Otros eran sirvientes contratados que soportaron duras condiciones de trabajo en los campos de tabaco, así como abuso físico y sexual.

Inglaterra esperaba que las mujeres ayudaran a los hombres a crear lazos con la comunidad y hacerlos menos propensos a abandonar la colonia.

Una vez que una mujer contratada pagara su deuda, probablemente se casaría, pero muchas seguían siendo responsables de trabajar en el campo y de ocuparse de las tareas domésticas. Sin embargo, las mujeres eran mucho menos sumisas en Jamestown que en Inglaterra y, a menudo, luchaban por sus derechos y los de sus hijos.

Al principio, algunos hombres apreciaron tanto las contribuciones de sus esposas que pidieron que las mujeres tuvieran tierras propias. Sin embargo, esta generosidad no duró. A mediados del siglo XVII, cuando la principal preocupación de los hombres pasó de la mera supervivencia a la consolidación de la riqueza y la tierra, la Asamblea General aprobó una ley en 1662 que establecía que las esposas discutidoras podían sumergirse en el agua.

VIDEO: Esclavitud en América

En 1619, los holandeses introdujeron a los primeros africanos capturados en América, plantando las semillas de un sistema de esclavitud que se convirtió en una pesadilla de abuso y crueldad que finalmente dividiría a la nación.

Los africanos llegaron a Jamestown como sirvientes contratados.

En 1619, el tabaco era el rey y la vida cotidiana de casi todos en Jamestown giraba en torno a la producción y venta de tabaco.

En agosto, los primeros africanos llegaron como sirvientes contratados. Aunque no eran oficialmente esclavos y eventualmente podrían obtener su libertad, habían sido secuestrados de su tierra natal y obligados a vivir una dura vida de servidumbre. Su presencia abrió la puerta para que Virginia aceptara la institución de la esclavitud y eventualmente reemplazara a los sirvientes africanos por esclavos africanos.

Las siguientes décadas en Jamestown trajeron períodos de guerra y paz con los indios. Cada vez llegaban más colonos, se dispersaban y creaban nuevos pueblos y plantaciones. En 1624, Virginia se convirtió en colonia real.

Continuaron los incendios, las enfermedades, el hambre y los ataques de los indios, pero según Leccese, “Otro problema importante era la sociedad cada vez más estratificada. A medida que pasaba el tiempo, los colonos originales se habían apoderado de todas las tierras de calidad y los nuevos colonos encontraban menos oportunidades de convertirse en agricultores independientes en su propia tierra. Esto resultó en una pequeña clase de terratenientes ricos y una gran clase de pequeños agricultores o sin tierra ”.

En 1699 había alrededor de 60.000 personas en la colonia de Virginia, incluidos unos 6.000 esclavos africanos. Jamestown había iniciado una tradición de esclavitud que perduraría en Estados Unidos durante generaciones.


¿Cómo era la vida en Jamestown?

El Capitán Smith también inició una relación comercial con los indios Powhatan. El pueblo Powhatan contribuyó a la supervivencia de El Jamestown colonos de varias formas. Su amistad con los colonos les ayudó sobrevivir a pesar de que los Powhatans veían a los colonos como invasores que eventualmente podrían apoderarse de sus tierras.

Además de lo anterior, ¿Jamestown es históricamente exacto? La configuración no es solo históricamente exacto es particularmente relevante mirar a Estados Unidos historia de la subyugación de la mujer, junto con la colonización de las tierras soberanas de sus pueblos originarios. Otros elementos de la experiencia no son tan preciso.

Además de arriba, ¿cómo estuvo Jamestown?

En 1607, 104 hombres y niños ingleses llegaron a América del Norte para iniciar un asentamiento. El 13 de mayo escogieron Jamestown, Virginia por su asentamiento, que lleva el nombre de su rey, James I. El asentamiento se convirtió en el primer asentamiento inglés permanente en América del Norte.

¿Cómo era la vida en las colonias?

Durante los años 1600 y 1700, cientos de miles de africanos se vieron obligados a trabajar como esclavos en el colonias. La mayoría de las familias de Nueva Inglaterra vivían en casas pequeñas con una habitación principal. Cocinaban en la chimenea y dormían en colchones cerca del fuego. Colonial las casas eran igual que talleres ocupados.


La tecnología CGI revela cómo eran estas figuras históricas

Cuando revisamos los libros de historia, a menudo vemos pinturas e ilustraciones de personajes famosos. Sin embargo, esto a menudo se deja en manos de la interpretación de la persona por parte del artista. La mayoría de las veces, las pinturas que vemos de personas famosas se ven tan drásticamente diferentes que es difícil saber cómo eran en realidad. Los registros escritos también pueden ayudarnos a darnos una idea de cómo lucían algunas personas, pero a menudo también están sesgados. Por último, había muchas personas que eran demasiado pobres para permitirse que les pintaran un retrato. La gente común rara vez aparecía en los registros hasta la invención de la fotografía. Por suerte para nosotros, la tecnología moderna se ha vuelto lo suficientemente avanzada como para poder obtener una imagen mucho mejor de cómo se ve la gente en la historia.

La vida no fue fácil para Ditchling Road Man. Crédito: National Geographic


Primeros años (1607–09)

La mayoría de las tribus indias de la región formaban parte del imperio Powhatan, con el jefe Powhatan a la cabeza. Las relaciones de los colonos con las tribus locales fueron mixtas desde el principio. Las dos partes hicieron negocios entre sí, los ingleses intercambiaron sus herramientas de metal y otros bienes por los suministros de alimentos de los nativos americanos. A veces, los indios mostraban generosidad al proporcionar alimentos a la colonia. En otras ocasiones, los encuentros entre los colonos y las tribus se volvieron violentos, y los nativos americanos ocasionalmente mataban a colonos que se extraviaban solos fuera del fuerte.

El 21 de mayo de 1607, una semana después de que los colonos comenzaran a ocupar Jamestown, Newport llevó a cinco colonos (incluido Smith) y 18 marineros con él en una expedición para explorar los ríos que desembocan en Chesapeake y buscar un camino hacia el Océano Pacífico. Al regresar, encontraron que la colonia había sufrido un ataque sorpresa y había logrado ahuyentar a los atacantes solo con el fuego de cañón de los barcos. Sin embargo, cuando Newport partió hacia Inglaterra el 22 de junio con el Susan Constant y el Buena suerte—Dejando a los más pequeños Descubrimiento detrás de los colonos, trajo consigo un informe positivo del consejo de Jamestown a la Compañía de Virginia. Los líderes de la colonia escribieron, y probablemente creyeron, que la colonia estaba en buenas condiciones y en camino al éxito.

El informe resultó demasiado optimista. Los colonos no habían realizado en primavera el trabajo necesario para el largo plazo, como construir los almacenes de alimentos y cavar un pozo de agua dulce. Las primeras bajas masivas de la colonia tuvieron lugar en agosto de 1607, cuando una combinación de agua mala del río, mosquitos portadores de enfermedades y raciones limitadas de alimentos creó una ola de disentería, fiebres severas y otros problemas de salud graves. Numerosos colonos murieron y, en ocasiones, tan solo cinco colonos sanos quedaron para enterrar a los muertos. Posteriormente, tres miembros del consejo, John Smith, John Martin y John Ratcliffe, actuaron para expulsar a Edward-Maria Wingfield de su presidencia el 10 de septiembre. Ratcliffe ocupó el lugar de Wingfield. Al parecer, fue una transferencia de poder legal, autorizada por las reglas de la empresa, que permitió al consejo destituir al presidente por una causa justa.

Poco después de que Newport regresara a principios de enero de 1608, trayendo nuevos colonos y suministros, uno de los nuevos colonos inició accidentalmente un incendio que arrasó todas las viviendas de la colonia. El fuego profundizó aún más la dependencia de la colonia de los indios para alimentarse. De acuerdo con los objetivos de la Compañía de Virginia, gran parte de los esfuerzos de la colonia en 1608 se dedicó a la búsqueda de oro. Newport había traído consigo a dos expertos en refinación de oro (para determinar si las muestras de mineral contenían oro genuino), así como a dos orfebres. Con el apoyo de la mayoría de los líderes de la colonia, los colonos se embarcaron en un largo esfuerzo para excavar alrededor de las riberas de la zona. El concejal John Smith se opuso, creyendo que la búsqueda de oro era una desviación del trabajo práctico necesario. “No había conversación, ni esperanza, ni trabajo, sino cavar oro, refinar oro, cargar oro”, recordó un colono.

Durante el segundo verano de la colonia, el presidente Ratcliffe ordenó la construcción de un edificio del capitolio sobreelaborado. Esta estructura llegó a simbolizar la mala gestión de la colonia en la mente de algunos colonos. Con el creciente descontento por su liderazgo, Ratcliffe dejó el cargo, no está claro si renunció o fue derrocado. John Smith ocupó su lugar el 10 de septiembre de 1608. Para imponer disciplina a los colonos fingidos, Smith anunció una nueva regla: "El que no trabaje no comerá (excepto por enfermedad, quedará discapacitado)". Aun así, la colonia siguió dependiendo del comercio con los indios para gran parte de su suministro de alimentos. Durante la administración de Smith, ningún colono murió de hambre y la colonia sobrevivió al invierno con pérdidas mínimas. A finales de septiembre de 1608, un barco trajo un nuevo grupo de colonos que incluía a las primeras mujeres de Jamestown: la señora Forrest y su doncella, Anne Burras.

En Londres, mientras tanto, la compañía recibió una nueva carta real el 23 de mayo de 1609, que le dio a la colonia una nueva forma de administración, reemplazando a su presidente y consejo con un gobernador. La compañía determinó que Sir Thomas Gates ocuparía ese puesto durante el primer año de la nueva constitución. Zarpó hacia Virginia en junio con una flota de nueve barcos y cientos de nuevos colonos. Sin embargo, la flota fue atrapada por un huracán en ruta y el barco de Gates naufragó frente a las Bermudas. Otros barcos de la flota llegaron a Virginia ese agosto, y los recién llegados exigieron que Smith renunciara. Smith se resistió y finalmente se acordó que permanecería en el cargo hasta la expiración de su mandato el mes siguiente. Sin embargo, su presidencia terminó temprano. Mientras aún estaba al mando, Smith resultó gravemente herido cuando su bolsa de pólvora se incendió por causas misteriosas. Navegó de regreso a Inglaterra a principios de septiembre. Un noble llamado George Percy, el octavo hijo de un conde, ocupó su lugar como líder de la colonia.


La vida cotidiana en la colonia de Jamestown

Biblioteca del Congreso

Pocos de los 104 hombres y niños ingleses que zarparon de Inglaterra sabían qué esperar de su nuevo hogar cuando desembarcaron de sus barcos. Susan Constant, los Buena suerte, y el Descubrimiento el 14 de mayo de 1607. En virtud de un estatuto otorgado por el rey James I, estos primeros colonos ingleses de Virginia llamaron a su asentamiento Jamestown en honor a su rey, y al cercano río James. Aunque este mundo era ciertamente nuevo para ellos, estos lugares ya tenían nombres: las tribus de habla algonquina que habitaban el área conocían la tierra como Tsenacomoco y el río, el Powhatan (llamado así por el jefe supremo de los indios Powhatan). Estos colonos ingleses pronto se encontrarían con los Powhatan y, más tarde, con hombres y mujeres de África Central Occidental. Todos tendrían un papel fundamental que desempeñar en la vida cotidiana en el asentamiento de Jamestown, ya que lo que comenzó como un puesto de avanzada militar pronto se convirtió en una colonia más estable con la introducción del cultivo comercial, el tabaco.

¿Quién vivía en Jamestown?

Cuando la Compañía de Virginia de Londres envió a los primeros colonos a Jamestown en 1607, solo incluían hombres y niños ingleses. Muchos de los primeros colonos eran ricos caballeros ingleses, pero la lista de primeros colonos también incluía obreros, albañiles, carpinteros, herrero, barbero, sastre y predicador. Las dos primeras mujeres inglesas llegaron en 1608. En 1609 comenzaron a llegar más mujeres, niños y grupos familiares. Tan pronto como llegaron los ingleses, se encontraron con los indios Powhatan. Los arqueólogos han descubierto evidencia de que las mujeres Powhatan visitaron el fuerte y llevaron alimentos, bienes y suministros a los colonos en el primer año de asentamiento. En 1619 llegaron a Jamestown los primeros "20 y tantos" africanos. Estos primeros africanos fueron capturados por los portugueses en Angola, en África central occidental, y vendidos como esclavos. Una vez en Jamestown, los comerciantes y plantadores más ricos los compraron para sus hogares. La reunión de marzo de 1620 de los habitantes enumeró a 32 africanos en Virginia (17 mujeres y 15 hombres), con 892 colonos europeos. Incluso con la amenaza de guerra que se avecinaba con los indios, estos números continuaron aumentando, especialmente porque el tabaco, un cultivo intensivo en mano de obra, exigía el trabajo de sirvientes contratados y africanos esclavizados.

Durante los primeros años del asentamiento europeo en Jamestown, las tasas de mortalidad fueron altas. La enfermedad y las dolencias eran una amenaza constante y plagaban mucho a los colonos ingleses. Los historiadores han identificado tanto los factores ambientales como la desnutrición como factores que contribuyen a la alta tasa de mortalidad entre los primeros colonos. El agua alrededor de la isla de Jamestown, donde se asentaron los primeros colonos, es una zona oligohalina, donde la mezcla de agua dulce y salada se junta para atrapar contaminantes. El agua resultante tiene un alto contenido de salinidad y también proporcionó a los colonos dosis bajas de arsénico, hierro y azufre naturales. Los colonos también, inadvertidamente, contaminaron aún más su agua potable con sus propios desechos. Los primeros colonos planearon depender de los indios Powhatan locales para gran parte de sus necesidades alimentarias, por lo que no planificaron con anticipación sus propias necesidades nutricionales. Una sequía prolongada y devastadora de 1606 a 1612 pudo haber contribuido a la desnutrición de los primeros colonos. Incluso cuando las condiciones ambientales mejoraron y los colonos se establecieron cerca de mejores suministros de agua, las enfermedades continuaron propagándose. Un colono escribió a sus padres en 1623 acerca de la omnipresencia de las enfermedades en Virginia: “… la naturaleza del país es tal que causa muchas enfermedades, como la escorbuto y la sangre, y otras diversas enfermedades, que hacen que el cuerpo sea muy pobres y débiles, y cuando estamos enfermos no hay nada que nos consuele ".

Liquidación anticipada

Poco después de su llegada, los primeros colonos ingleses construyeron un fuerte para defenderse. El primer fuerte, que se terminó el 5 de junio de 1607, incluía "baluartes en cada esquina, como una media luna, y cuatro o cinco piezas de artillería montadas en ellos". Debido a que los ingleses enfrentaron la amenaza de ataque y violencia de los Powhatan, construyeron muchas necesidades dentro de las murallas del fuerte, como un pozo y una iglesia. Dentro del fuerte, los primeros pobladores también construyeron un cuartel y otras casas. Los primeros colonos construyeron estos edificios en un estilo conocido como "barro y postes", una técnica de construcción tradicional que los colonos conocían en Inglaterra. Cuando los primeros hombres y niños llegaron a Jamestown, la mayoría de ellos vivían juntos en los cuarteles, mientras que después de 1611 se construyeron "dos hileras de casas justas, todas de madera enmarcada, dos pisos y una buhardilla superior o desván de maíz". El gobernador de la colonia probablemente vivía en una de esas casas adosadas.

Construcción temprana del fuerte en el asentamiento de Jamestown. Archivo de Internet

Con el tiempo, los colonos superaron al fuerte y, a medida que llegaban más mujeres y familias a Virginia, la colonia se expandía. A medida que los colonos ingleses se expandieron fuera de James Fort, una pequeña comunidad comenzó a tomar forma llamada New Towne, que luego se convirtió en "James Cittie". A medida que avanzaba el siglo, los colonos más ricos usaron ladrillos para construir sus casas en este asentamiento más grande, donde también aparecieron muelles, almacenes y una taberna para apoyar a la creciente población. La mayoría de los colonos continuaron viviendo en el marco más modesto, no en viviendas de ladrillo, con solo una o dos habitaciones que cumplían una variedad de funciones y albergaban a todos los miembros de la familia. Los inventarios de los hogares de finales del siglo XVII revelan que algunas familias tenían muy poco, tal vez solo las necesidades básicas para cocinar y cultivar, mientras que otras familias tenían mesas, camas, cómodas, sillas, colchones y una variedad de ollas, no lo necesario, sino comodidades y lujos.

Inicialmente, los colonos ingleses buscaron depender del comercio con los indios Powhatan para el maíz y la carne. Los primeros colonos también estaban preocupados por la búsqueda de oro, por lo que no dedicaron el tiempo suficiente a sembrar maíz u otros cultivos para volverse autosuficientes sin la ayuda de los indios. El colono George Percy registró que poco después de su llegada los indios “(nos relevaron) con víveres, como pan, corne, pescado y carne en abundancia, que fue el establecimiento de nuestros débiles hombres, de lo contrario, todos hubiéramos perecido”. Los arqueólogos han encontrado numerosos anzuelos de bronce y hierro en Jamestown, lo que indica que los colonos miraron hacia el río para complementar su dieta. El esturión se convirtió en una parte especialmente importante de la dieta de los primeros colonos. En 1609, el capitán John Smith escribió que "teníamos más esturión de los que el hombre y el perro podrían devorar".

Los historiadores a veces se refieren al invierno de 1609/10 como "la época del hambre". Durante este período, las tensiones entre los ingleses y los powhatan se intensificaron. El comercio con los Powhatan cesó y los colonos fueron confinados a su fuerte, incapaces de cazar. El colono George Percy escribió que fuera del fuerte, "los indios mataban tan rápido como lo hacían la hambruna y la pestilencia dentro". Percy también escribió que aquellos colonos que dejaron el fuerte en busca de "serpientes y serpientes" para comer, fueron "cortados y asesinados" por los indios. Una sequía que afectó a la región entre 1606 y 1612 complicó la situación, y es probable que incluso los Powhatan tuvieran que compensar este factor ambiental. Los colonos desesperados recurrieron a hervir cuero de zapatos y almidón antes de recurrir a sus caballos, perros, gatos y ratones. Percy también escribió sobre el canibalismo de supervivencia, que ha sido corroborado por evidencia arqueológica. Debido a la severa enfermedad femenina y resultante, solo 60 colonos sobrevivieron en la primavera de 1610, pero los barcos que llegaban de Inglaterra traían suministros.

Los años siguientes vieron llegar más barcos de suministros desde Inglaterra, trayendo cerdos, cabras y ganado. Además de la carne, los colonos utilizaban las vacas para obtener leche, mantequilla y queso, cuya producción aumentó con la inmigración de mujeres a Virginia (las tareas de la lechería eran tradicionalmente un trabajo de mujeres). Los colonos trasplantaron árboles frutales que el capitán John Smith señaló que "prosperaron en gran manera". Frutas como manzanas e higos se pueden destilar en sidra dura y otras bebidas alcohólicas, que a menudo son más seguras para beber que el suministro de agua local. Durante la mayor parte del siglo XVII, la sal no prevaleció en Jamestown, lo que significa que los colonos tenían pocas opciones para conservar la carne y las frutas y verduras frescas.

Trabajo y vida diaria

En los primeros años de la colonia, muchos hombres y niños pasaban sus días buscando los recursos naturales de Virginia para beneficiar a Inglaterra, construyéndola un imperio comercial para rivalizar y liberar la dependencia del país de Europa. Eludiendo todas las demás necesidades, como proyectos de plantación y construcción, John Smith escribió que los colonos estaban distraídos por la perspectiva de encontrar oro en Virginia: “No se habló, no hubo esperanza, no hubo trabajo pero cavar oro, lavar oro, refinar oro, carga oro." Además de la adquisición de materias primas, la corona también había alentado a los colonos a experimentar con actividades industriales en beneficio de Inglaterra, enviando a la colonia a hábiles artesanos y trabajadores para apoyar ese esfuerzo. Los arqueólogos han descubierto pruebas de metalurgia (como pruebas de oro u otros metales) y de fabricación de vidrio, y otros colonos probaron la producción de seda con las moreras de la zona. Ninguna de estas empresas resultó exitosa o económicamente sostenible.

Cultivo de tabaco en Jamestown. Archivo de Internet

Con la colonia en desorden después del Starving Time en 1610, los funcionarios implementaron un conjunto de reglas para ordenar la vida de los colonos en Jamestown. Estas "leyes divinas, morales y marciales" dictaban la asistencia a la iglesia de los colonos (dos veces cada domingo), ordenaban que la vivienda y la ropa de cama se mantuvieran limpias y dirigían el comercio y la vida laboral diaria de hombres y mujeres en la colonia. Algunas de las leyes (como la ley que prohíbe hacer "las necesidades de la naturaleza" dentro de un cuarto de milla del pozo) estaban claramente destinadas a corregir los errores de los primeros años de la colonia. Según este código de conducta, los colonos tenían prohibido jugar, la asistencia a la iglesia era obligatoria y la blasfemia, la traición, el robo, el robo a los indios y el comercio sin permiso se castigaban con la muerte. Más infractores menores fueron azotados en público o soportaron otros castigos físicos.

Estas leyes dejaron de aplicarse después de 1619, pero para entonces se había instalado una nueva empresa en Jamestown que ordenó la vida de los colonos: la plantación de tabaco. Después de que los exitosos experimentos de John Rolfe con la cosecha de tabaco se convirtieran rápidamente en la exportación rentable que Inglaterra esperaba de la empresa Jamestown. La producción de tabaco, sin embargo, fue intensiva en mano de obra. Los hombres, las mujeres e incluso los niños contribuyeron al cultivo de la cosecha de tabaco de su familia: despejar los campos de árboles, plantar las semillas de tabaco, desyerbar las cosechas y "desmochar" las plantas, y eliminar los gusanos del tabaco que amenazaban con destruir la cosecha. La recolección de las hojas para prepararlas para la exportación requirió aún más tiempo y trabajo.

Amenaza de violencia y guerra

Los colonos europeos y los indios Powhatan navegaron constantemente por relaciones cambiantes, que a veces eran pacíficas y otras violentas. Una serie de ataques más pequeños rechazaron lo que algunos historiadores denominan la Primera Guerra Anglo-Powhatan en 1609, que duró hasta 1614. Las crecientes demandas de los colonos sobre los Powhatan por alimentos y apoyo alcanzaron un clímax cuando los colonos intentaron tomar el control de la ciudad de Powhatan (ciudad natal del jefe supremo Powhatan). Poco después, con el pretexto de comerciar con maíz, Powhatan invitó a los colonos a visitar su nueva capital, pero los colonos fueron emboscados. Este ataque llevó a los colonos supervivientes a la seguridad de James Fort, donde, sin ayuda ni comida de los indios Powhatan, soportaron el Starving Time. Una vez que llegaron los alimentos, los suministros y más colonos en 1610, la guerra cobró impulso con los combates que se produjeron en toda Virginia. En 1613, los ingleses capturaron a Pocahontas, hija del jefe supremo Powhatan, y la retuvieron para pedir rescate. Pocahontas se quedó con los ingleses y, tras anunciar su intención de casarse con uno de los colonos, John Rolfe, el jefe supremo Powhatan suspendió los ataques a los asentamientos ingleses. Esta paz duró poco. En marzo de 1622, Opechancanough, hermano menor del jefe supremo Powhatan, instigó la Segunda Guerra Anglo-Powhatan con su ataque a los asentamientos ingleses dispersos a lo largo del río James. La guerra de diez años que siguió devastó tanto a los ingleses como a los Powhatan, y las partes simplemente acordaron "una paz" en 1632.


Los primeros colonos ingleses en Jamestown, Virginia, que llegaron en 1607, estaban ansiosos por encontrar oro y plata. En cambio, encontraron enfermedad y dolencia. Con el tiempo, estos colonos aprendieron a sobrevivir en su nuevo entorno y, a mediados del siglo XVII, descubrieron que su fortuna residía en el cultivo de tabaco.

Esta carta de 1622 del colono de Jamestown Sebastian Brandt a Henry Hovener, un comerciante holandés que vive en Londres, ofrece una instantánea de la colonia en constante cambio. Brandt, quien probablemente llegó en 1619 en una ola de 1.200 inmigrantes, escribe sobre la muerte de su esposa y su hermano el año anterior casi de pasada. Menciona que, debido a su propia enfermedad, "no pudo subir y bajar las colinas y los valles de estos países, pero ahora tenemos la intención de cada día subir y bajar las colinas por el bien. Minerales aquí es plata dorada y cobre". . " La mayor parte de la carta de Brandt está dedicada a su propósito real: hacer pedidos de queso, vinagre, herramientas, especias y otros productos variados de London Company que no estaban disponibles en Virginia. Curiosamente, promete pagar con tabaco y pieles, no con el oro y el cobre que busca.

Sabemos poco sobre Brandt. No aparece en ningún registro oficial existente conocido, y los historiadores presumen que murió poco después de escribir esta carta. El vistazo que ofrece a los primeros tiempos de Jamestown sirve como un ejemplo tentador de los desafíos y la emoción de estudiar la historia colonial estadounidense.

Una transcripción completa está disponible.

Transcripción

Bien querido buen amigo Henry Hovener

Recordaron mis comienzos, sinceramente [deseo] que se agradezca su bienestar para Dios.Ahora gozo de buena salud, pero mi hermano y mi esposa están muertos hace un año. Debido a mi enfermedad y debilidad, no pude subir y bajar las colinas y los valles de estos países, pero ahora tenemos la intención de cada día subir y bajar las colinas para siempre. Haré mi esfuerzo por la gracia de Dios para lograr lo que soy capaz de realizar Y le suplico que suplique al Hon: & amp Wor: Compañía en mi comportamiento para que me conceda mi libertad para ser enviada a mí, o bien no lo haré. Hazlo bien y un buen servicio en estos países, humildemente, deseando que también me proporcionen algún compañero [designado] y un chico fuerte para que me ayude en mi negocio, y que pueda complacer a la Compañía mencionada en enviarme a mi cargo una cama con una almohada. y cubrir y un poco de lino por sh irtes y sheetes. Sixe bandas de caída con pares de zapatos de la última talla dos pares de botas tres pares de medias y ligas recortadas con tres pares de guantes de cuero un poco de polvo y shott dos pequeñas gotas de oyle y vinnegar un poco de especias y sugerencias para consolarnos aquí en nuestra enferma ffyftie libras de queso holandés y inglés juntos, Lykewyse algunos knyves, cucharas, peines y todo tipo de cuentas de sacrificio, como usted sabe, los indios salvajes usan Allso one Rundlett con todas las clases de yron nayles grandes y pequeños, tres pelos sives, dos hachas con dos Amplios yrons y algo de Allum Y enviar todos estos productos necesarios en una grasa seca con el primer envío enviado al Sr. Pontes en James Towne aquí en Virginia. Bevor y Otterskins y otros productos aquí deben recompense a la compañía por lo mismo y si podría enviar a buscar a mi hermano Phillipps Sonne en Darbesheere para que venga aquí. [Eran] ​​una gran mercancía para mí o como otra usada en todas las obras mineras. Y así os encomiendo al Todopoderoso. Virginia 13 de enero de 1622.


El tiempo hambriento

“La época del hambre” fue el invierno de 1609-1610, cuando la escasez de alimentos, el liderazgo fracturado y un asedio de guerreros indios Powhatan mataron a dos de cada tres colonos en James Fort. Desde sus inicios, la colonia luchó por mantener un suministro de alimentos. Las relaciones comerciales con las tribus indígenas de Virginia se vieron tensas debido a que una severa sequía de siete años afectó el suministro de alimentos para todos en la región. El capitán John Smith tuvo cierto éxito intercambiando productos europeos por maíz en los primeros dos años del asentamiento, pero sus tácticas de mano dura también enfurecieron a las comunidades tribales.

Consciente de la escasez de alimentos, la Compañía de Virginia envió una flota de nueve barcos en julio de 1609 con nuevos colonos y suministros suficientes para el invierno. Pero la flota quedó dispersa y dañada por un huracán. El barco más grande, el Sea Venture, naufragó en la isla de Bermuda con gran parte de los suministros y líderes como el capitán Christopher Newport, Sir George Somers y Sir Thomas Gates. A mediados de agosto, algunos de los barcos llegaron a Jamestown con 300 colonos y pocos suministros.

Smith resultó gravemente herido por una misteriosa explosión de pólvora y se vio obligado a regresar a Inglaterra en octubre. George Percy se convirtió en presidente del Consejo y se enfrentó a la combinación letal de suministros de alimentos menguantes y una orden del jefe Powhatan de que sus guerreros debían atacar a los colonos o al ganado que se encontraran fuera del fuerte. Percy escribió más tarde que "Los indios mataban tan rápido sin [el fuerte] como lo hicieron Hambruna y Pestilencia dentro. " Percy calculó que unas escasas raciones de media lata de comida al día las conseguirían solo a la mitad del invierno. Escribió eso para satisfacer sus "Hambre de Crewell,” some went into the woods looking for “Serpents and snakes, and to digge the earthe for wylde and unknowne Rootes,” but those people “weare Cutt off and slayne by the Salvages.

Starvation weakened the colonists and led to sicknesses such as dysentery and typhoid. The colonists ate shoe leather and butchered seven horses brought from England the summer before on the ill-fated fleet. Percy wrote, “Then, having fed upon horses and other beasts as long as they lasted, we were glad to make shift with vermin, as dogs, cats and mice.” There were charges of cannibalism: Starving settlers dug up “dead corpses outt of graves” to eat them, and others “Licked upp the Bloode which ha[d] fallen from their weake fellowes.”Jamestown Rediscovery archaeologists in 2012 uncovered the first forensic evidence of survival cannibalism in a European colony in North America.

los Sea Venture survivors arrived from Bermuda in May 1610 to find only 60 colonists still alive in the fort. Thomas Gates realized there would be further starvation within a few weeks on June 7, 1610, he announced the colonists would abandon Jamestown and sail for England. But their path home was blocked by the arriving ship of the new governor of the colony, Lord De la Warr, who insisted they return and rebuild Jamestown.


Everyday Life in Colonial America

Jamestown, Virginia

When North America was first discovered, almost every imperial European power began to settle this New World. Initially, British settlers arrived in the regions of New England, the Chesapeake area, and what is now considered the South, while French holdings included areas west of the Mississippi River such as Louisiana, Illinois, and much of Canada, with the Spanish taking hold of Florida, Texas, and much of the Caribbean. Additionally, Dutch colonists settled in the areas of the Hudson River Valley and the modern-day New York City, which was named "New Amsterdam" by the settlers. Furthermore, the Swedish Empire had holdings in America as well, which formed a large ethnic Swedish and Finnish settlement along the Delaware River and into parts of current New Jersey. Eventually, whether through warfare or diplomacy, the French, British, and Spanish Empires became the owners of land in the current United States. Most colonial settlers after this period of consolidation arrived in the Thirteen Colonies from Britain.

Thus, early colonists consisted of a mixture of diverse ethnic, religious, linguistic, and racial groups. Once organized into Thirteen Colonies to be ruled by the British Empire, the colonists settled into a mercantile economy that separated the colonies into three distinct regions which contained religions and exports unique to each area. The three regions were recognized as the New England Colonies, the Middle Colonies, and the Southern Colonies.

The New England Colonies were formed by the joining of various Massachusetts colonies with other colonies in the region. What began as a small Puritan settlement in Plymouth, now became a large collection of colonies that formed a larger colony that was recognized as one of the Thirteen Colonies by the British Crown by name of “Massachusetts”. Eventually, the settlers of Massachusetts began to spread out to neighboring lands, which established colonies in Rhode Island, New Hampshire, and Connecticut. The Massachusetts Colony was the most populous of these New England Colonies, which resulted in life being focused on industry, seaborn trade, and sprawling urban life.

The average colonist most likely centered their life around the city of Boston, as the port was the largest in the area and contained the largest number of merchant vessels throughout the colonies. As a result, these colonists had trades useful to the import and export of goods in addition to other local trades. A male colonist had the ability to farm for individual substance rather than large scale commercial agriculture due to the poor soil, work in a warehouse, build ships, fish or go whaling, enter the fur trade, collect maple products, or brew beer or other alcoholic beverages. Due to the urban nature of life in this region, local politics played a large role in the life of the colonists, as town halls were pioneered as policy tools which later played a larger role during the American Revolution. The large marketplace of ideas and goods became centralized in the Boston area, which led to the publication of The Boston News-Letter, the first weekly newspaper, in 1704. Despite the radical nature of political discourse within the urban port areas, the region was defined by its strong adherence to the Puritan religion and its values. This created a further divide between the Puritans and the Church of England, and eventually England as an entity. Thus, ironically, New England felt the most resentment to English colonial rule.

The Middle Colonies was considered the breadbasket of the Thirteen Colonies. This region was classified by the fertile farmland and religious liberty. The Middle Colonies featured a large amount of ethnic and linguistic diversity, which only increased due to religious tolerance as this facilitated the immigration of members of numerous Protestant groups. For instance, King Charles II of England gave William Penn, a prominent Quaker, a large piece of land west of the Delaware River. This land grant created the colony of Pennsylvania, which contained a government made up of Quakers that fled persecution in England. Despite being a Quaker government, the colony pioneered religious liberty, which persuaded yet dissuaded many Dutch, Swedes, and Finns from staying in the area. Those who left helped populate the nearby colonies of New Jersey and Delaware alongside other British settlers that valued the religious tolerance of the overall Middle Colonies. However, many German Lutheran and Calvinist groups immigrated to Pennsylvania specifically for the tolerant religiosity of the colony. Additionally, the Providence of New York, a British spoil of war from the Anglo-Dutch War, became one of the largest ports in the Middle Colonies and attracted large amounts of immigration. Thus, the Middle Colonies became four of the most ethnically, linguistically, and religiously diverse of the Thirteen Colonies.

A colonist within the Middle Colonies found themselves within one of the most productive regions of the Thirteen Colonies. The lush forests and woods established a massive lumber industry that supported shipbuilding. Furthermore, the forests in the New York region were home to many animals that became prized for their fur. For instance, New York City and Albany were established as fur trading hubs by the Dutch before English took control. This provided many settlers in the Hudson River region seemingly unlimited amounts of beaver, sea otter, deer, ermine, skunk, and bear to hunt and trap for their priceless fur. Furthermore, the soil in this region was incredibly fertile, which allowed the cultivation of numerous crops which in turn fostered many livestock to be raised, traded, and harvested. The climate and soil fostered the creation of an agrarian society that provided food and grain for the rest of the colonies and their inhabitants. Additionally, the Middle Colonies had a natural deposit of iron ore that was utilized to create pig iron in furnaces. This created an entirely new profession that revolved around working with iron and blacksmithing. Colonists now had the ability to make tools, nails, plows, and other metalworks that benefited the farming and fabrication industry present in the Middle Colonies.

The Southern Colonies were separated into two categories: the Chesapeake Region, and the Southern Region. This distinction was made by the colonists as opposed to the British Government, as the ways of life in each region was different. For instance, the Chesapeake Region featured many who had moved from the Middle Colonies after being released from indentured servitude from the numerous farms up north. As a result, many of the colonists that moved from the Middle Colonies set up the same type of grain farms within the region of Maryland and Virginia. Additionally, due to the proximity of the Chesapeake Bay, many colonists participated in maritime trades like fishing or shipbuilding.

Under British rule, settlements in Virginia, like Jamestown, and Maryland were used to free Britain from the problems associated with over-population and over-crowding. Additionally, once the first settlements proved successful, these colonies later became penal colonies that kept the prison population of Britain far away from the regular populace. Eventually, the British Lord Baltimore wished to establish a colony that would safeguard Catholics against the Anglican persecution faced in Britain. Thus, Lord Baltimore officially established Maryland which fostered some of the largest amount of religious toleration within the Thirteen Colonies.

Whereas the Chesapeake Region was diverse in faith and trade, the actual Southern Region, of Georgia, the Carolinas, and inland Virginia, was not so. These areas provided colonists the perfect climate and soil to grow the cash crops of tobacco, cotton, and indigo, a dark blue dye valued at a premium by many European powers, alongside other raw materials to be sent to the British Isles or to other colonies. While a large harbor and port city were established in the town of Charleston, South Carolina, the region was defined by large estate plantations maintained by slaves. Thus, the Southern Colonies relied heavily on slave labor from the Trans-Atlantic Slave Trade and forms on indentured servitude to maintain and increase labor input to be translated into material output and mass exports and even more massive amounts of profit. As a result of the lucrative nature of these plantations and estates, labor was a large industry that necessitated a large workforce to buy and sell enslaved and indentured servants to the wealthy and affluent families that owned and operated the estate and reaped the profits of the lucrative tobacco trade. This spawned the creation of two distinct social classes throughout the Southern Colonies: a wealthy aristocratic class of large landowners, and the modest substance farmer. These smaller farmers did not have the capital to compete with the larger plantations in the production and sale of produce, so many of these farmers sought to only care for themselves or family, as opposed to accumulating wealth and climbing the social ladder. Of course, slaves and indentured servitude added another social dynamic to life in the Southern Colonies. For example, the cultures and languages of the incoming slaves from Africa distinguished them as ‘sub-human’ and quite literally ‘foreign’ from the two pre-existing social classes. Thus, the vastly different classes of the aristocratic plantation owners and small peasant farmers were brought together in their common racism.

While the Chesapeake region was characterized by its religious diversity, the rest of the Southern Colonies were largely uniform in their beliefs. Because many migrants to the Southern Colonies were of English descent, their Church was brought alongside them. Throughout the Southern Colonies, the Church of England, or Anglican Church, had a powerful strong presence within the area. In fact, even the Jamestown Settlement featured an Anglican Church. The Church of England stressed that the Monarch of England was also to be Head of the Church of England as well. Thus, many Southern colonists continued traditions from their native English roots. These traditions would continue up into the Revolutionary War-era, as many Southern colonists organized Loyalist militias that fought under the British flag. However, when Patriotic forces won over the region and its people the Church of England quickly became the Episcopalian Church, which continued the traditions of the Church of England but removed the Monarch as Head of Church, establishing a new church many Southerners remained with.


An attack too late

After the death of the peacemaker Powhatan in 1618, war seemed inevitable, according to Kupperman. With the colony growing, and the English settlers using more land and making more aggressive attempts to convert the Powhatan to Christianity, the stage was set for a showdown.

Opechancanough, Powhatan's successor, felt threatened by the growing English presence, now consisting of more than 1,000 people in several plantations. In 1622, he launched a surprise attack in an attempt to wipe out the colony.

The company claimed the attack killed 347 people, Kupperman wrote, although the actual death toll was likely higher. The English were forced to abandon some plantations and cluster closer together.

Although the attack succeeded in killing many English, it failed in its aim of dislodging their presence. More settlers, spurred by poor economic conditions in England, arrived to work on the plantations, hoping, in time, to obtain land of their own. The attack gave the English the excuse they needed to wage war against Opechancanough's people, sparing only the children so that they could be converted to Christianity and forced to work on the English plantations, according to Kupperman.

This war was a take-no-prisoners' affair, Kupperman wrote. "In [May] 1623 they invited Indian leaders to a peace parley where they served poisoned wine and then fired on the disabled Indians."


Sky's 'Jamestown' Is Based On A Very Real — But Pretty Wild — Historical Event

The Sky period drama Jamestown tells the story of the first English settlement in America. Among the residents of Jamestown are three women who, after leaving their lives in England behind, are expected to marry some of the male occupants of the small town. The series is set in the 17th century, and stars Naomi Battrick, Sophie Rundle, and Niamh Walsh — and the final season is currently available to watch on Sky. But is Jamestown based on a true story?

In terms of the characters and storylines featured throughout the period drama, there has been no confirmation as to whether or not the series is based on a true story. I have reached out to Sky for comment, and will update with any new information once it becomes available. However, the backdrop of the series, which follows the three protagonists (Jocelyn, Alice and Verity) as they travel overseas to a new settlement in order to marry strangers, is very much based on true events. The drama is set in Virginia in 1619 and, according to the Correo diario, Jamestown, Virginia, really was the first permanent English settlement in the county that went on to become the United States of America. And, the newspaper reports, for the first 12 years of its settlement, it was populated only by men.

As previously reported by Bustle, the Sky series stars Naomi Battrick, Sophie Rundle, and Niamh Walsh as characters Jocelyn Woodbryg, Alice Kett and Verity Bridges, respectively. When discussing the true events upon which Jamestown is based with the Correo diario, Rundle touched upon the unbelievable reality women in the 17th century had to face. Ella dijo:

Rundle then went on to say that the struggles faced by the women is one of the main focuses of the show. She said: "Can you imagine how terrifying that was? But it really did happen. Life was really tough out there, and you sense the frustration about how powerless they were. That’s a real theme of the show — these women were bought by these men who would sell land to acquire them, and expected to just get on with it."

As reported by the Metro, the third season of Jamestown also stars Mad Dogs actor Max Beesley as a villainous farmer known as Henry. Beesley's on-screen younger brother, Silas, is played by Stuart Martin, and the Governor and Governess of Virginia are portrayed by Jason Flemyng and Claire Cox, respectively. Joining the series as a new cast member is actor Ben Batt, known previously for his roles in Captain America: The First Avenger, Shameless, and more.

When speaking about joining the Sky period drama, Batt told Metro: "I am delighted to have joined the Jamestown cast it’s such an incredible show. I am excited to see how my character, Willmus Crabtree, shakes up the dynamic among the settlers, and I am really enjoying working with such a talented cast and crew."


Ver el vídeo: La Colonia de Jamestown Español