Tumbas: entierro de Jesús, pirámides egipcias y Taj Mahal

Tumbas: entierro de Jesús, pirámides egipcias y Taj Mahal

Una tumba es una casa, cámara o bóveda para los muertos. El propósito original de una tumba era proteger a los muertos y proporcionarles una vivienda equipada con lo necesario para la otra vida. Las tumbas probablemente surgieron de la práctica prehistórica de enterrar a los difuntos en sus propios hogares. Finalmente, las tumbas fueron reemplazadas por tumbas y urnas funerarias, y la práctica de construir tumbas desapareció durante el Renacimiento. Algunas de las tumbas más famosas del mundo incluyen las pirámides de Egipto, el Taj Mahal, las Trece Tumbas de la Dinastía Ming, la Iglesia del Santo Sepulcro y la Mezquita del Profeta en Medina.

Historia de las tumbas

Las primeras tumbas eran en realidad casas. En muchas culturas prehistóricas, la gente enterraba a sus muertos en sus propios hogares con sus efectos diarios, para proporcionar una vivienda y las necesidades de los fallecidos en el más allá. Más tarde, la gente comenzó a enterrar a sus muertos fuera de sus hogares, pero las tumbas que construyeron todavía se construyeron para parecerse a las casas. En la Edad de Piedra, las tumbas tenían la forma típica de casas, con dos grandes piedras verticales y otra losa de piedra colocada horizontalmente a través de ellas como el "techo". Ellos también estaban llenos de herramientas, comida y posesiones personales necesarias para la próxima vida. En la antigua Grecia y Roma, las tumbas continuaron decoradas con efectos cotidianos, pero su propósito se expandió más allá de proporcionar refugio y efectos personales a los muertos para proporcionar un impresionante monumento visual para los vivos. El antiguo Egipto contaba con la más notable de estas tumbas conmemorativas: las Grandes Pirámides. Las tumbas continuaron construyéndose a lo largo de la Edad Media hasta el siglo XVI, cuando las iglesias mismas a menudo servían como tumbas. Con el Renacimiento, la práctica de construir tumbas desapareció principalmente en Occidente y fue reemplazada por la práctica de construir monumentos o memoriales, a menudo junto con urnas funerarias.

Las pirámides egipcias

Las pirámides monumentales del Antiguo Egipto son quizás las tumbas más famosas del mundo. Los orígenes de las pirámides fueron mastabas, Árabe para "bancos", que eran estructuras rectangulares de barro o ladrillo construidas sobre tumbas durante la Primera Dinastía del Antiguo Egipto (c. 2925-c. 2775 a. C.). La pirámide escalonada de Djoser, una pirámide construida por este faraón en la Tercera Dinastía (c. 2650-2575 a. C.), fue la primera mastaba hecha de piedra y que adoptó la forma piramidal distintiva.

Las más famosas de las pirámides egipcias son las tres enormes tumbas de la Cuarta Dinastía (c. 2575–2465 a. C.). Estas pirámides monumentales construidas para los faraones Khufu, Khafre y Menkaure albergaban las momias reales y sus efectos mundanos que se pensaba que protegían y eran utilizados por los reyes en su otra vida. La Gran Pirámide de Giza, construida para Khufu, es la más grande, se eleva a una altura de alrededor de 480 pies, y es la última en pie de las Siete Maravillas del Mundo. Se estima que se necesitaron unos 20.000 trabajadores para construir la Gran Pirámide durante un período de unos 20 años. Las cámaras funerarias del rey y la reina están situadas en lo profundo de la enorme pirámide. También forman parte del complejo de Giza dos templos mortuorios en honor a Keops. Aunque las tres pirámides han sido saqueadas a lo largo de los siglos, extensos jeroglíficos y algunos artefactos sobrevivientes, como joyas y muebles descubiertos en el complejo de la pirámide de Giza, han ayudado a los arqueólogos a aprender sobre el entierro y las prácticas religiosas del Antiguo Egipto, así como su vida diaria. .

La Iglesia del Santo Sepulcro

En el caso de la Iglesia del Santo Sepulcro, ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, que se cree que es el lugar de enterramiento de Jesucristo, se construyó una iglesia sobre una tumba preexistente. Un "sepulcro" es un tipo de cámara funeraria que se excava en una ladera. También se dice que la iglesia es el lugar donde Jesús fue crucificado y donde los cristianos creen que resucitó de entre los muertos.

Después de que Constantino, el primer emperador cristiano de Roma, llegó al poder en 306, ordenó que se demoliera el templo pagano construido sobre la tumba de Jesús. Los ingenieros de Constantino desenterraron la tumba de Jesús, que había sido tallada en la roca y la encerraron en un edicule, o "casita", y luego construyó la Iglesia del Santo Sepulcro alrededor de la tumba. La iglesia fue dedicada en 336. A lo largo de los años, la iglesia fue dañada y renovada varias veces. Los persas lo quemaron en 614, y luego fue restaurado por el emperador Heraclius en 630. Los egipcios lo destruyeron alrededor de 1009, y una vez más fue restaurado. Hoy, debido a sucesivas restauraciones y la influencia de varias comunidades cristianas, la arquitectura del Santo Sepulcro es una mezcla de estilos estéticos. Según un arreglo hecho en 1852 por los turcos otomanos, que gobernaban Jerusalén en ese momento, seis comunidades cristianas diferentes controlan la iglesia, cada una con sus propias capillas designadas dentro del espacio. Esta tradición continúa hoy. Las tres principales comunidades cristianas son: la ortodoxa griega, la católica romana y la ortodoxa armenia.

Mezquita del Profeta en Medina

La práctica de ubicar las tumbas de figuras sagradas dentro de los lugares de culto no era solo una tradición cristiana. Ubicada en Medina, Arabia Saudita, la Mezquita del Profeta (Masjid al-Nabi en árabe) alberga la tumba del profeta islámico Mahoma y se considera el segundo lugar más sagrado del Islam (el primero es la mezquita de La Meca que alberga el Kaaba, la dirección hacia la que rezan los musulmanes en todo el mundo). El propio Mahoma construyó la mezquita original en el sitio, que ubicó junto a su casa. Allí construyó un púlpito, desde el cual dirigió a los fieles en oración. Cuando Muhammad murió en 632, fue enterrado en una tumba en el sitio. Alrededor de 706, el califa al-Walid destruyó la estructura original y construyó una mezquita más grande y ornamentada en el lugar que rodeaba la tumba de Mahoma. Los gobernantes posteriores ampliaron y renovaron la mezquita, y el sultán otomano Mahmud II construyó una cúpula sobre la tumba del profeta en 1818 y la pintó de verde, un color que ha llegado a simbolizar el Islam.

Las trece tumbas de la dinastía Ming

Aproximadamente al mismo tiempo que la práctica de construir tumbas estaba desapareciendo en su mayor parte en Europa, se estaba construyendo una exquisita serie de tumbas en China durante la dinastía Ming. Al comienzo de la dinastía Ming (1368-1644), la capital era Nanjing, pero el segundo emperador trasladó la capital a Beijing y eligió un sitio a 30 millas al norte de la ciudad para construir su propia tumba. Trece de los 17 emperadores de Ming Dyansty fueron enterrados en este valle, junto con sus emperatrices y segundas esposas. Las trece tumbas (Shih-san Ling en chino) se construyeron durante un período de más de 200 años, desde 1409 hasta 1644. Se necesitaron 18 años para construir solo la primera tumba.

Las Trece Tumbas están situadas en un gran complejo, cuya entrada es un largo camino, un shen dao (camino espiritual), que está bordeada de enormes estatuas de guardias y animales, reales y mitológicos. La tumba de Ding Ling es la más famosa de las tumbas y ha sido la más excavada. Tiene tres cámaras subterráneas, incluida la cámara funeraria, y se han desenterrado miles de artefactos, como sedas, joyas y utensilios.

La dinastía Ming es ampliamente considerada como una de las épocas más importantes de la historia de China, una época de gran prosperidad y progreso en el gobierno. Los emperadores Ming establecieron un impresionante sistema administrativo y un ejército y supervisaron importantes proyectos arquitectónicos, incluida la construcción de la Ciudad Prohibida, el grandioso palacio Ming en el centro de Beijing. Como monumento a los logros de los emperadores Ming, las Trece Tumbas siguen atrayendo hoy a muchos turistas, que vienen a entrar a las tumbas ellos mismos y a ver sus artefactos en un museo adyacente construido en el estilo arquitectónico de la Dinastía Ming.

El Taj Mahal

La estructura más famosa de la India también es una tumba. El Taj Mahal fue construido en 1638 en estilo mogol, una fusión de formas arquitectónicas persas e indias. Ubicado en la ciudad de Agra, en el norte de la India, que entonces era la capital del Imperio Mughal, el complejo Taj Mahal consta de un mausoleo, una entrada principal, un jardín, una mezquita y un jawab, un edificio que refleja la mezquita. Destaca por sus cúpulas y minaretes islámicos, su simetría y sus refinados detalles decorativos, el mausoleo de mármol y los exquisitos jardines son celebrados tanto por su elegante diseño como por la historia de amor detrás de ellos.

El emperador mogol Shah Jahan ("Emperador del mundo") construyó el Taj Mahal como el magnífico lugar de sepultura eterna para su amada esposa, Mumtaz Mahal. Una descripción de la relación entre el gobernante y Mahal, escrita por el historiador real, fue extraordinaria para su época. Al relatar el profundo y apasionado amor y la amistad entre el sha y su esposa, el historiador llamó a Mahal el confidente y compañero más cercano del sha y describió su extraordinaria compatibilidad física y espiritual. Después de morir al dar a luz durante el nacimiento de su decimocuarto hijo, Shah Jahan construyó el Taj Mahal en homenaje a su inseparable compañero. El sha sobrevivió a su esposa por 35 años y continuó gobernando el Imperio Mughal hasta 1658, cuando su propio hijo lo depuso y lo encarceló en una fortaleza al otro lado del río desde el Taj Mahal. La historia del profundo amor del emperador por su esposa y el exquisito mausoleo que es un testimonio de ese amor ha atraído a visitantes al Taj Mahal de todo el mundo durante cientos de años.


Arte funerario

Arte funerario es cualquier obra de arte que forme o coloque en un depósito de los restos de los muertos. El término abarca una amplia variedad de formas, incluidos los cenotafios ("tumbas vacías"), los monumentos en forma de tumbas que no contienen restos humanos y los monumentos comunales a los muertos, como los monumentos de guerra, que pueden contener o no restos, y una gama de construcciones megalíticas prehistóricas. El arte funerario puede cumplir muchas funciones culturales. Puede desempeñar un papel en los ritos funerarios, servir como un artículo para el uso de los muertos en el más allá y celebrar la vida y los logros de los muertos, ya sea como parte de prácticas de veneración de los antepasados ​​centradas en el parentesco o como una exhibición dinástica dirigida públicamente. . También puede funcionar como un recordatorio de la mortalidad de la humanidad, como una expresión de los valores y roles culturales, y ayudar a propiciar los espíritus de los muertos, manteniendo su benevolencia y previniendo su intromisión no deseada en la vida de los vivos.

El depósito de objetos con una aparente intención estética se encuentra en casi todas las culturas; la cultura hindú, que tiene poca, es una excepción notable. Muchas de las creaciones artísticas más conocidas de culturas pasadas, desde las pirámides egipcias y el tesoro de Tutankamón, hasta el ejército de terracota que rodea la tumba de Qin Shi Huang, el mausoleo de Halicarnaso, el entierro del barco Sutton Hoo y el Taj Mahal, son tumbas. u objetos encontrados dentro y alrededor de ellos. En la mayoría de los casos, el arte funerario especializado se produjo para los poderosos y ricos, aunque los entierros de la gente común pueden incluir monumentos simples y ajuares funerarios, generalmente de sus posesiones.

Un factor importante en el desarrollo de las tradiciones del arte funerario es la división entre lo que se pretendía que fuera visible para los visitantes o el público después de la finalización de las ceremonias funerarias. [1] El tesoro del faraón Tutankamón de la XVIII dinastía, por ejemplo, aunque excepcionalmente lujoso, nunca se volvió a ver después de su depósito, mientras que el exterior de las pirámides fue una demostración permanente y muy eficaz del poder de sus creadores. . Se puede ver una división similar en las grandes tumbas de Asia oriental. En otras culturas, casi todo el arte relacionado con el entierro, excepto el ajuar funerario limitado, estaba destinado a ser visto posteriormente por el público o al menos por los admitidos por los custodios. En estas culturas han florecido tradiciones como el sarcófago esculpido y el monumento funerario de los imperios griego y romano, y más tarde del mundo cristiano. El mausoleo que se pretendía visitar era el tipo de tumba más grandioso del mundo clásico y más tarde común en la cultura islámica.


Tumbas - Entierro de Jesús, pirámides egipcias y Taj Mahal - HISTORIA

Una tumba es un espacio cerrado para el depósito de los restos de los muertos. Tradicionalmente, las tumbas se han ubicado en cuevas, subterráneas o en estructuras diseñadas específicamente con el propósito de contener los restos de seres humanos fallecidos y, a menudo, sus posesiones, seres queridos o, como en la tumba conocida como 'El Gran Foso de la Muerte'. en la ciudad de Ur, los sirvientes. La Tumba Natufian en Israel, que data de c. 12.000 a. C., contenía los restos de un hombre enterrado con su perro. Las tumbas siempre se han considerado las casas de los muertos y todas las tumbas jamás construidas se construyeron con este concepto en mente. La tumba es el lugar de descanso final de una persona muerta cuya alma, sin embargo, viviría en otro reino. Los artefactos personales o las mascotas a menudo se enterraban con el difunto porque se pensaba que serían necesarios en la otra vida. La construcción de una tumba también reflejaría el estado de la persona enterrada allí y las creencias de una determinada cultura sobre el más allá. Las culturas antiguas, desde Mesopotamia hasta Roma, sostenían que los muertos vivían después de la vida y las historias antiguas sobre fantasmas (como la famosa contada por el escritor romano Plinio el Joven en el año 100 d.C.) tienen que ver con el entierro inadecuado de los muertos. Inscripciones antiguas de culturas tan diversas como Mesopotamia, China, Grecia y los mayas citan la importancia de un entierro respetuoso y el recuerdo de los muertos y las terribles consecuencias de no hacerlo.

Tumbas en el Antiguo Egipto

Las tumbas más elaboradas en la antigüedad fueron las construidas por los egipcios para sus reyes, los faraones. Al principio, los egipcios construyeron mastabas, tumbas hechas de ladrillos secos que luego se utilizaron para apuntalar pozos y cámaras excavadas en la tierra. En cada mastaba había una gran sala para ceremonias en honor al espíritu del difunto y una sala contigua más pequeña, el serdab, donde se colocaba una estatua del difunto para que el espíritu pudiera presenciar y disfrutar de las ceremonias. La mastaba continuó como una tumba para la gente común pero para la realeza fue reemplazada por la estructura conocida como la pirámide. Comenzando con la pirámide escalonada en Saqqara, las pirámides reales alcanzarían su máximo esplendor en la construcción de la Gran Pirámide de Khufu en Giza (construida entre 2551 y 2528 a. C.). Las pirámides reales estaban adornadas con pinturas que representaban la vida y los logros del rey fallecido y estaban llenas de todas las necesidades que el espíritu necesitaría en la otra vida en el Campo de Juncos. Los faraones fueron enterrados en el área conocida como El Valle de los Reyes y sus tumbas eran elaborados hogares eternos que reflejaban su condición de gobernantes divinos.

Anuncio publicitario

Tumbas mesopotámicas

En la antigua Mesopotamia, las tumbas se parecían a la mastaba en general, pero, como en Egipto, las tumbas de la realeza eran más ornamentadas. Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en la década de 1920 por C. Leonard Wooley descubrieron las Tumbas Reales de Ur en las que se encontraron muchas obras exquisitas compuestas de oro, lapislázuli y cornalina (sobre todo la diadema de la reina Puabi). En la única tumba, apodada 'El Gran Foso de la Muerte' por Wooley, se encontraron los cuerpos de seis guardias y 68 damas de la corte. Se cree que estos eran los predilectos del rey y fueron elegidos para acompañarlo al más allá. Los mesopotámicos, ya sea al sur en la región de Sumer o al norte en Akkad, estaban tan preocupados por el entierro adecuado de los muertos que a menudo construían tumbas dentro o al lado de sus hogares para poder continuar cuidando a los fallecidos y evitar la muerte. problemas que surgieron de fantasmas (esta misma práctica fue observada por la cultura maya que también mantenía un miedo profundamente arraigado a los fantasmas). En estas tumbas siempre se incluían posesiones personales, así como obsequios, incluso modestos, que los difuntos debían ofrecer a los dioses del inframundo al llegar allí. Los reyes, por supuesto, fueron sepultados con obsequios más elaborados para los dioses, como lo atestiguan los ajuares excavados en Mesopotamia.

Tumbas de los mayas y el rey Pakal

Las tumbas de los gobernantes mayas fueron construidas de la misma manera que las de los reyes de otras culturas, ya que eran opulentas tanto en estilo como en estructura y estaban llenas de todas las necesidades que uno pudiera necesitar en la otra vida. Las paredes de la tumba del rey K'inich Janaab Pakal de Palenque (603-683 EC) estaban adornadas con imágenes de la transición de Pakal de la vida terrenal al reino de los dioses y fue enterrado en un sarcófago minuciosamente tallado que reflejaba el mismo tema. . Aunque algunos han afirmado que las tallas representan a Pakal montando un cohete y, por lo tanto, son una prueba de la antigua interacción alienígena con los mayas, esta teoría no es considerada sostenible por la comunidad académica. Los estudiosos reconocen la talla del sarcófago, que a algunos les parece un cohete, el árbol de la vida que Pakal asciende al paraíso. Al rey Pakal, como a otros gobernantes, se le dio una tumba digna de su estatura y logros y se cree que fue construida por sus súbditos que lo consideraban digno de ese honor. La tumba del primer emperador de China, sin embargo, se inició antes de su muerte y fue construida por el trabajo reclutado de trabajadores de todas las provincias del país.

Anuncio publicitario

Tumbas chinas y mausoleo de Shi Huangti

La tumba de Shi Huangti en China contenía más de 8.000 guerreros de terracota, sus armas, carros y caballos para que el emperador tuviera un ejército permanente a sus órdenes en el más allá. Esta tumba, que se eleva a una altura de 141 pies (43 metros) fue descubierta por primera vez en 1974 EC en la ciudad de Xi'an y aún no ha sido excavada debido al temor de las diversas trampas que se dice que Shi Huangti diseñó para proteger el vasto tesoro con el que fue enterrado. Más de 700.000 trabajadores fueron reclutados para construir la tumba que se suponía que simbolizaba el mundo en el que Shi Huangti reinaba y seguiría gobernando en el más allá. Otras tumbas en China, no tan grandes en tamaño o alcance, también reflejan la creencia de que el difunto continuaría existiendo de alguna forma en otro reino y podría continuar ejerciendo influencia sobre los vivos, para bien o para mal, dependiendo de cómo suceda. Los restos han sido respetados y cómo se sigue honrando su memoria.

Tumbas en Grecia

En Grecia, las tumbas de los ricos estaban estrechamente vinculadas, desde el punto de vista arquitectónico, al mausoleo moderno, ya que a menudo eran edificios de piedra ornamentados que albergaban a los muertos recostados. Como los griegos creían que el recuerdo de los muertos era necesario para la existencia continua del espíritu en el más allá, las tumbas griegas con frecuencia representaban al difunto en entornos ordinarios de la vida (como sentarse a cenar, disfrutar de la compañía de amigos o familiares) en para recordar a los vivos quién era esa persona en la vida. Los griegos conmemoraban el aniversario de la muerte de un ser querido visitando su tumba y conversando con ellos, siempre asegurándose de pronunciar su nombre para mostrar a los muertos que fueron recordados. En Atenas, debajo de la Acrópolis, las tumbas de los ciudadanos comunes representan el mismo tipo de escenas que las de los más ricos y siempre hacia el final del recuerdo. Los soldados que murieron en acción solían ser enterrados en el campo en fosas comunes y un solo marcador (generalmente un monumento que nombraba la batalla y la fecha) servía para honrar a los caídos. Sin embargo, dependía de los vivos mantener viva la memoria del difunto y, con frecuencia, la familia de un individuo erigía un marcador con ese fin y serviría en lugar de una tumba real en la ceremonia del aniversario de la muerte de uno. Las tumbas del período micénico (1900-1100 a. C.) se conocen como tholos, o colmena, tumbas que se cree que se derivan de los primeros avances arquitectónicos minoicos en Creta. Una de las más famosas de estas tumbas tholos es el Tesoro de Atreo (también conocido como la Tumba de Agamenón, en la foto de arriba) que se construyó c. 1250 a. C.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Tumbas neolíticas de Escocia e Irlanda

Las tumbas de Escocia, como la tumba de paso de Maeshowe en Orkney, muestran una notable similitud con las de la antigua Grecia, en particular la tumba de tholos. La Tumba de las Águilas (también en las Orcadas) data del 3000 a. C. y se encontró que contenía los huesos de más de 300 personas enterradas allí a lo largo del tiempo. Entre los restos óseos de seres humanos se encuentran los de más de 700 águilas de cola blanca que han dado nombre a la tumba. No se descubrieron posesiones personales en ninguna de estas tumbas, pero esa ausencia se ha atribuido al saqueo de tumbas antiguas. Las tumbas neolíticas en toda Escocia fueron diseñadas a propósito, como en otras culturas, como hogares de los muertos en la tierra de los muertos. En Maeshowe, por ejemplo, para entrar en la tumba, era necesario apartar una gran piedra y luego descender a la cámara que representaba el mundo inferior. Esta misma construcción e ideología se puede ver en la famosa tumba de pasaje de Newgrange en Irlanda, que es una de las tumbas más antiguas del mundo (anterior a las pirámides de Giza y la civilización micénica en Grecia) construida entre 3300-2900 a. C. Newgrange, como Maeshowe, fue cuidadosamente construido para admitir un solo rayo de luz en la oscuridad de la cámara interior en el solsticio de invierno y esto, se cree, simboliza la vida eterna del difunto. Las tumbas de paso más antiguas de Irlanda se encuentran en el condado de Sligo, con el cementerio megalítico más grande de Carrowmore. Otras tumbas en toda Irlanda (conocidas como dólmenes) se construyen en la misma línea que las tumbas de Carrowmore. El Dolmen de Brownshill en el condado de Carlow sigue la costumbre de una cámara funeraria en la tierra, pero se distingue por una piedra angular colocada sobre megalitos verticales que pesan 100 toneladas métricas (se cree que es la piedra más pesada de Europa) y la tumba conocida como El montículo de los rehenes. , en Meath, es similar a Newgrange en que fue construido (c. 3000 a. C.) de modo que el sol naciente, en ciertos días, ilumina la cámara funeraria interior para simbolizar el renacimiento y la luz de la vida.

Tumbas de la antigua India

Este concepto está igualmente presente en las tumbas de la India donde, originalmente, las tumbas eran cuevas o excavadas en acantilados de roca pero, finalmente, evolucionaron hasta convertirse en mausoleos que celebraban la vida de los difuntos y aseguraban su inmortalidad a través del recuerdo de los vivos. La cremación fue el método más común para tratar los restos de los muertos en la India y, por esta razón, las tumbas no se emplearon en el mismo grado que en otras culturas. Las creencias religiosas hindúes alentaron la cremación y la difusión de las cenizas, pero con la introducción del Islam en el país, se enfatizó la importancia de los restos físicos de los difuntos y las tumbas se generalizaron como un medio para honrar y recordar a los muertos. El ejemplo más famoso de esto, aunque no antiguo, es el Taj Majal construido en 1631 EC por Shah Jahan para su esposa.

Anuncio publicitario

Tumbas y catacumbas romanas

Las tumbas en la antigua Roma siguieron el mismo curso de desarrollo que en Egipto y en otros lugares, comenzando con el entierro bajo tierra o en cuevas y evolucionando hacia estructuras más elaboradas para albergar a los muertos. Las tumbas romanas también celebraban la vida del individuo pero, a diferencia de las de Grecia o la India, a menudo presentaban inscripciones en lugar de esculturas o relieves mediante los cuales se podían leer y recitar las obras de los difuntos. Los romanos fueron enterrados en cementerios que estaban ubicados fuera de la ciudad para marcar la división entre la tierra de los vivos y la de los muertos. Como en Mesopotamia, los romanos temían el regreso de los muertos y los fantasmas, a menos que fueran convocados a través de la adivinación para un propósito específico, se consideraban un mal poderoso. Los romanos ricos fueron enterrados con gran floritura en tumbas elaboradas, mientras que los de medios más modestos fueron enterrados en cuevas fuera de la ciudad o incinerados. La cremación de los muertos era el medio más popular de deshacerse de los cadáveres y, posteriormente, las cenizas se guardaban en una urna que se guardaba en un lugar de honor de la casa. El surgimiento del cristianismo, sin embargo, y la nueva creencia en la resurrección corporal de los muertos, condujeron a una disminución de las cremaciones y, simplemente al faltar espacio para los difuntos en los cementerios, catacumbas excavadas en la tierra, con estantes para cadáveres en las paredes, se convirtió en la forma más común de la tumba en la antigua Roma.


La decadencia de la tumba de Humayun

En 1556, la capital se trasladó a Agra y el monumento disminuyó gradualmente a medida que el costoso mantenimiento del jardín resultó imposible. A principios del siglo XVIII, los que alguna vez fueron exuberantes jardines fueron plantados con vegetales por las personas que se habían asentado dentro del área amurallada. La captura del último emperador mogol, Bahadur Shah Zafar, durante la rebelión india de 1857, condujo a días peores cuando los británicos tomaron el control y replantaron el jardín en un estilo más inglés, con parterres circulares. En 1882, un curador oficial publicó un informe en el que se mencionaba que el jardín principal se había alquilado a varias personas, incluidos los descendientes de la realeza, que habían plantado repollo y tabaco.

Tumba de Isa Khan en el complejo de Humayun en Delhi, India ( AlexAnton / Adobe Stock)

A principios del siglo XX se restauraron los jardines originales, pero, lamentablemente, en vano. En 1947, durante la Partición de la India, el Purana Qila, el fuerte más antiguo de Delhi, y la Tumba de Humayun, se convirtieron en campos de refugiados para musulmanes que migraban al recién fundado Pakistán. Estos campamentos superpoblados permanecieron abiertos durante unos cinco años y causaron daños considerables a los jardines, los canales de agua y las estructuras principales.

En los años siguientes, Archaeological Survey of India asumió la responsabilidad de la tumba y gradualmente restauró el edificio y los jardines. En 1993, el monumento fue declarado Patrimonio de la Humanidad y desde entonces se ha continuado con la restauración.

Se cobra una pequeña tarifa para ver este complejo de tumbas y, como el sitio es popular, es mejor reservar las entradas en línea con anticipación.

Imagen de portada: Tumba de Humayun, Delhi Fuente: jura-taranik / Adobe Stock


Diferencias entre las pirámides egipcia y mesoamericana

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha estado obsesionada con la construcción de enormes estructuras por diversas razones, especialmente religiosas, y también para mostrar lo inteligentes que eran y lo avanzada que era la tecnología de su cultura. Hoy en día, la historia se repite a medida que las modernas torres rascacielos compiten en altura que eclipsan las antiguas pirámides de piedra de Egipto y Mesoamérica.

Los egipcios comenzaron todo hace unos 4650 años, con el comienzo de la Era de las Pirámides, que duró unos 800 años, abarcando del 2650 a. C. a 1850 a. C. de la historia egipcia. Esta fue una época de un fuerte gobierno central controlado por el faraón de una región combinada del Bajo (deltaico) y el Alto Nilo (del sur a la primera catarata), a una distancia de aproximadamente 500 millas. Los faraones y los ciudadanos creían en la vida después de la muerte. Era importante que cada rey fuera enterrado en una tumba encerrada dentro de un impresionante monumento piramidal, con todos los adornos necesarios para que su alma pudiera viajar cómodamente al otro mundo.

Hoy en día se conocen alrededor de 138 pirámides egipcias, algunas de las cuales son simplemente montones de escombros y restos de gloria pasada. Todos se encuentran en el lado occidental del estrecho y fértil valle del Nilo, y se encuentran aislados en la meseta desértica árida caliente adyacente. El más famoso y visitado por los turistas es el grupo de tres pirámides grandes y tres escalonadas más pequeñas bien conservadas, así como la Esfinge, en Giza, cerca de El Cairo, la capital de Egipto.

La Gran Pirámide de Keops (Keops) es la más grande, mide originalmente 146 metros de altura y 230 metros de ancho en la base cuadrada. Adyacente, se encuentra la pirámide de Khafre, que muestra notablemente un remanente en el vértice de piedra caliza blanca reflectante pulida. La tercera gran pirámide de este grupo es la de Menkaure, la mitad de alta. Este sitio se considera una & # 8220Necrópolis & # 8221 con las pirámides como monumentos funerarios, o está diseñado como una especie de & # 8220 máquina de resurrección & # 8221 para que los faraones se reúnan con los dioses de los cielos.

¿Cómo se comparan estas maravillosas pirámides egipcias con las que se encuentran en Mesoamérica y cuáles son sus diferencias?

Igualmente famosas en cuanto a turistas son las Pirámides del Sol y la Luna ubicadas en la antigua ciudad azteca de Teotihuacan en las afueras de la Ciudad de México. La Pirámide del Sol mide 222 metros a través de la base cuadrada y ahora tiene 71 metros de altura, y se construyó alrededor del año 100 d.C. Originalmente, esta pirámide escalonada estaba pintada de rojo brillante sobre un yeso de cal, lo que le daba un aspecto espectacular. Una imponente escalera de 248 escalones permite a los turistas acceder a la plataforma de la cumbre donde una vez existió un templo o altar, utilizado por los sumos sacerdotes para realizar sacrificios humanos y otras ceremonias religiosas.

La Pirámide de la Luna es un poco más pequeña pero de similar altura, estando unida a la Pirámide del Sol por la Calzada de los Muertos a unos 650 metros de distancia. Las pirámides, plazas, templos y palacios conforman la característica central de la antigua ciudad de Teotihuacan, ubicada a una altura de 2300 metros en el Valle Central de México. La Pirámide de la Luna se completó alrededor del año 300 d. C. La antigua ciudad de Teotihuacan se extendía sobre 20 kilómetros cuadrados con una población estimada en 100.000 en su mejor momento (ca 500 d. C.), lo que la convierte en la ciudad más grande de América. La ciudad enfrentó problemas económicos y sociales que llevaron a su declive y eventual colapso en el siglo VII d.C.

Dada esta sinopsis de las pirámides egipcia y mesoamericana es posible señalar sus diferencias.

Es importante destacar que fueron construidos para diferentes propósitos, tienen un diseño diferente y están ubicados en sitios diferentes con respecto a la población local.

Las pirámides egipcias eran monumentos que contenían las tumbas de los faraones o reyes y reinas con la idea de ayudar a sus almas a pasar a una vida después de la muerte. Las pirámides a menudo se construían como grupos (una necrópolis) bastante lejos de la civilización en la meseta del desierto.

Las pirámides aztecas y mayas son diferentes en el sentido de que fueron construidas como elementos centrales de un pueblo o ciudad, como los europeos posteriores construyeron catedrales. Por lo general, las grandes pirámides no contenían tumbas de reyes, con la excepción de la pirámide del templo en Palenque en el estado de Chiapas y en Tikal, Guatemala.

Hay un diseño arquitectónico continuo de los templos mayas, desde los planos que se extienden de uno o dos pisos hasta los que tienen una forma de pirámide escalonada hasta pirámides más grandes que tienen caras escalonadas, pero siempre con la parte superior truncada, lo que permite espacio para un pequeño templo o altar. El acceso a la cima se realizó mediante una imponente escalinata en uno o más lados de la pirámide. El propósito de este diseño era religioso pero diferente al de los egipcios. Las ceremonias religiosas que a menudo implicaban sacrificios humanos se realizaban encima para apaciguar a sus Dioses, en particular al Dios Sol y al Dios de la Lluvia, para acabar con una sequía o dar lugar a una próxima cosecha abundante. Secondly, massive human sacrifices were sometimes performed on captured enemies. In a sense the large Aztec pyramids were a “fear machine” used for keeping the populace under control by the rulers.

The Great Egyptian pyramid was built by the stacking of limestone blocks averaging 2.5 tons in weight. This allowed for easy construction of internal passages and burial chambers which were lined with granite and basalt blocks. The Aztec and Mayan pyramids, or temple pyramids, were built from piles of rubble with an outer layer of limestone blocks or volcanic rock, hence they are mostly solid rock with few internal features.

The Pyramid of the Sun contains 3 million tons of rock material and was built without the aid of metal tools, pack animals or the wheel! Excavation of some temple pyramids has revealed a multistage construction whereby the steps of the original pyramid have been filled with rubble to expand its size and height, often done three or four times. The angle of slope is 32 degrees to the horizon compared to 52 degrees for the pointy Egyptian Great pyramid, which means that the Pyramid of the Sun is only half as high, but has the same base area. This is a necessary result of the different structural design.

Mayan and Toltec temple pyramids abound in the waterless limestone lowlands of the Yucatán Peninsula, where at Chichén Itzá is the wonderful example of “El Castillo” pyramid of multiple construction and 25 meters tall, built about 800 AD. It represents the Mayan calendar in stone. Further south in the tropical forests of Guatemala is the ancient city of Tikal having four temple pyramids of very steep design that poke up above the jungle canopy, the highest being Templo IV at 64 meters. Finally is the famous Mayan site at Copán Ruinas in Honduras where the temple pyramids and stairways are adorned with carvings and hieroglyphics recording the history of the region during the Classic Period (AD 250 to 900).

In summary, Egyptian pyramids are the steep pointy ones built as monuments to hold the tombs of Kings and Queens. The Mesoamerican pyramids were multipurpose, stepped temple-pyramids, usually more gently sloped and having an outer stairway to the top.


The Tomb of Humayun: The Garden Tomb that Inspired the Taj Mahal

The first garden-tomb that was constructed in India was the spectacular Tomb of Humayun devoted to the second Mughal Emperor. So magnificent was the monument, that it came to inspire major architectural innovations throughout the Mughal Empire, including the world-renowned Taj Mahal in Agra, built about a century after Humayun’s Tomb. The construction of this monument symbolizes the peak of Mughal garden-tomb construction.

A monument built in 1572 by Bega Begam in memory of her husband, Humayun. Photo by: Shailabh Suman, 2014. ( Wikimedia Commons ).

The emperor Humayun lived during the 16 th century. Upon his death in 1556, Humayun was first buried in Purana Quila, a fort in Delhi. When the fort was captured by the Hindu emperor Hemu, Humayun’s body was exhumed by the fleeing Mughals, and transported to Kalanaur in Punjab. In 1569/70, 14 years after Humayun’s death, his first wife, Bega Begum, commissioned a tomb in Delhi for her late husband. The man responsible for designing the tomb was Mirak Mirza Ghiyas, a Persian architect chosen by Bega Begum. It is perhaps thanks to Ghiyas that the tomb was heavily influenced by Persian architecture.

Portrait of Bega Begum (Hamida Banu Begum), whom had the tomb built for her late husband, Humayun. Circa 19 th Century. ( en.wikipedia.org)

The garden, which the tomb is set in, symbolizes the Garden of Paradise, and has its origins in Persian char bagh (meaning ‘four gardens’). During the reign of Humayun, this garden layout, also known as the Mughal garden was such a novelty in India, that its design became replicated throughout the Mughal Empire.

The Persian-inspired gardens surrounding Humayun’s final resting place are divided into four parts by causeways. At the centre of each causeway is a shallow water channel, which is connected to pools. The entrances to the enclosure are situated on its south and the west sides, and exist in the form of double-storeyed gateways. Additionally, there is a baradari (pavilion) and a hamman (bath chamber) that occupy the centre of the eastern and northern walls respectively. In the middle of the garden is a 7 m high square terraced platform raised over a series of cells. These cells are accessible through small arches along the sides. It is on this platform that the actual tomb of Humayun is located.

The actual tomb site where Humayun lies buried. Photos by: Jyotsnav, 2013. ( Wikimedia Commons )

The tomb itself is a double-storey structure built of red sandstone. Although the monument’s plan is a square, its chamfered sides give it the appearance of an irregular octagon with four long and four short sides. The building is topped by a Persian double dome (the first Indian monument to use such an architectural technique), which is 42.5 m in height. This dome is flanked by chhatris (decorative pillared kiosks), which are a distinct Indian architectural feature. Yet, these architectural elements from two distinct cultures complement each other harmoniously, and is an example of the synthesis between Persian and Indian architectural styles.

The interior of the structure is a large octagon. At the centre of this octagon is the grave of Humayun, which is accessible vía a passage on the south. Above the octagon are vaulted roof compartments interconnected by galleries and corridors. In addition to Humayun, the graves of other members of the royal family can be found in the structure. These are located in the corner-chambers at the diagonal sides of the central chamber. It has been claimed that there are about 150 graves in total, hence its description as a ‘necropolis of the Mughal dynasty’.

Humayun’s family members are also buried here. Photo by Dennis Jarvis, 2007. ( Wikimedia Commons )

By the latter half of the 20 th century, the Tomb of Humayun was in a state of disrepair, as the masonry and stonework were broken and cracked, and the gardens were run down. It was in 1997 that restoration of the garden surrounding the tomb was undertaken by the Aga Khan Trust for Culture, and was completed in 2004. In 2007, however, a project for a six-lane link from the National Highway-24 was proposed. This threatened the Tomb of Humayun, as it increased pollution, and brought traffic much closer to the monument. As a result of opposition, the project was abandoned. In the same year, further conservation work was carried out on the Tomb of Humayun, bringing the grand monument back to its former glory.

In June, 2018, there was great excitement among archaeologists and conservationists, who discovered hidden Mughal treasure near Humayun's tomb – paintaings in blue, yellow, red, white, and gold, which had been hidden beneath layers on the domed ceiling of Sabz Burj, a 16 th century Mughal monument near Humayun's tomb. It was the first time early 16 th century wall paintings were found on a monument in Delhi.


The Tomb is Empty - Matt. 28:1-10

Tombs, graves, cemeteries, burial places

Every town in Australia – from major cities to your average one horse – 4 pub outback town

They call them the dead center of town

In my family, we have a running joke that when we drive past a cemetery, someone asks, ‘How many people are dead in that one?’

But it’s true isn’t it – tombs are for people who have died,

And wherever you travel around the world – you’ll find more.

Every nation under the sun has devised means of ‘entombing’ the remains of our dearly departed.

Some of these tombs have become major tourist sites because of the importance of the person buried there.

And some are totally majestic pieces of architecture – places like the…

Pyramids and Tombs of Egypt

Lenin’s Tomb - Red Square in Moscow

Tombs of the Ming Dynasty in China

South America – Tombs of the Incas and the Aztecs.

All of these tombs – as well as the graves of our own loved ones – are sacred because of who or what they contain.

But I want to say to you that the Most sacred – the most important tomb and the one that has had the greatest impact in our world by far – is a simple unmarked cave somewhere near Jerusalem.

Why is this tomb so great – so important?

Not because of the remains of the person who was buried there – not because it is an important piece of architecture.

This tomb is important simply because it is empty.

The person who occupied it – Jesus, a humble carpenter of Nazareth, is no longer there In fact he only had a really short lease on the place.

This humble carpenter was executed for making extravagant claims. He claimed to be the Son of God

From the day of His crucifixion (Good Friday) - To that first Easter morning – the day we now know as Easter Sunday,

only three days had elapsed – Three days for the humble carpenter of Nazareth to rise form the dead and check out of His tomb.

And now His tomb stands empty:

An empty tomb – which has become the foundation upon which our faith is built.

An empty tomb – a sign for us that God’s plan of salvation is complete.

An empty tomb – which stands as an unshakable testimony that Jesus of Nazareth is who He said He was – the Son of God and the Savior of all who believe.

And because of that empty tomb - the world has never been the same.

But for many people on that first Easter morning, the world was no different than it had always been.

Except for a handful of women and the remaining 11 disciples, no one really cared about the humble carpenter of Nazareth.

But gradually, over the past 2000 years, His followers have grown in number until over half of the world’s population claim Jesus Christ as Lord and Savior of their lives.

As Max Lucado writes in his book – ‘He chose the nails’, ‘Jesus was a backwater peasant. He never wrote a book, never held an office. He never journeyed more than two hundred miles from His hometown. Friends left Him. One betrayed Him. Those He helped forgot Him. Prior to His death they abandoned Him. But after His death they couldn’t resist Him. What made the difference?’

The answer: ‘The Tomb was Empty’

When He died so did our sin – When He rose so did our hope.

No other religious leader, no other person in the history of the world can make that claim.

Because Jesus rose from the dead – so will we.

We can look our ancient enemy death, straight in the eye and say, I’m not scared of you.

Christians don’t stay in their tombs when they die.

Neither are they meant to live in tombs while they are alive.

But I hear you say to me – Back up the hearse there a minute, I don’t live in a tomb!

The truth is that from time to time we all live in tombs – some we create ourselves – some are created for us by others.

The book of Genesis contains the story of a young boy named Joseph – a boy with big dreams.

His brothers didn’t care much for him or his dreams and so they thought up a way to get rid of him.

Firstly, they threw him into a pit (a kind of tomb) and told their father that he was dead.

But God had plans for young Joseph and he didn’t die in the pit – instead he was sold as a slave to an Egyptian family.


6. One of the New ‘Seven Wonders of the World’

What do you do when “The Great Pyramid of Giza’, the largest and oldest of the three pyramids at the Giza Necropolis in Egypt remains the only surviving of the original Seven Wonders of the Ancient World? You have to form a new list with the existing great world monuments.

New7Wonders of the World was a campaign started in 2000 to choose Wonders of the World from a selection of 200 existing world monuments. It was done on popular poll led by Canadian-Swiss Bernard Weber and organized by the New7Wonders Foundation based in Zurich, Switzerland, with winners announced on 7 July 2007 in Lisbon. Taj Mahal received more than 100 million votes to its credit.


Some Egyptologists believe that immediately before Tutankhamun’s reign in the fourteenth century bc, Nefertiti, whose daughter was married to Tutankhamun, briefly ruled as pharaoh. Her tomb in the Valley of the Kings has never been found.

The only reason Tutankhamun’s tomb remained relatively intact (it was actually broken into twice in antiquity and robbed) was that it was accidentally buried by the ancient workers who built the tomb of Ramesses VI (1145-1137 BCE) nearby.


The Empty Tomb

World talks about famous tombs. They remember the greatest monuments whether it’s the pyramids, some shrine or one of the Wonders of the World – our very own Taj Mahal, which are the burial places of some famous people. People remember the builder and the monument. Now, Jesus is one of the most remarkable person in history (and in His remembrance the history is divided in A.D. and B.C.). Then where is His tomb? Why is it not famous? Why is it that history don’t talk much about it?

Yes, it would have mattered to us (those who believe and follow Christ) to ask the question if we would have let our hopes buried with Jesus. But see what the scripture says to the women who was searching Jesus in the tomb where His body was laid- In their fright the women bowed down with their faces to the ground, but the men said to them, “Why do you look for the living among the dead? He is not here he has risen!” Luke 24:5-6.

He is risen, he is no more dead. He is alive and because of Him, death is defeated and all those who believe in Him will taste no death (spiritually) as He has promised.

Why should I believe in Christ?
He is the only person who is victorious over death. When He tells us from experience that we can trust Him and take His word to be true, we must listen to Him. History records very categorically that He is alive and after resurrection, for forty days, He met His disciples at different places. And that is the living hope all who believe in Christ Jesus that He is alive and as He promised because He lives, we also will live.(John 14:9b) The disciples gave their lives to preach Jesus crucified- that He is risen and He is the Lord of the world. The world mocked them, killed them, persecuted them, stoned them and crucified them but the truth never dies. The world remembers them and we know the promise. And those who believe in Christ know very well that He is alive and He cares for us.

Our hope is forever alive because our savior lives and reigns forever more. We invite you to meet the Man- Jesus Christ, who defeated the death and who needs no tomb as symbol of remembrance. Because He lives you can have a relationship with Him.


Modern Funerals for the Rich and Famous

Modern funerals are considerably less expensive than what happend in day of old, but compared to your average person’s funeral, they can still be fairly over the top.

John F. Kennedy

When President Kennedy was assassinated in 1963, it took the nation by surprise and caused a four-day countrywide mourning stretching from the Friday of his assassination until his burial the following Monday. Television stations ran footage and news of Kennedy’s assassination and funeral non-stop for the entire weekend. It is estimated the cost of the funeral was $4 million but the overall cost, including the amount of money that the television stations lost in ad revenue, was over $40 million.

Princess Diana

Very few funerals receive the amount of spectators as Princess Diana’s televised ceremony in 1997. Watched by 2.5 billion people, the beloved former member of British royalty’s funeral began with a four-mile-long procession stretching from Westminster Abbey to Kensington Palace. It’s estimated that at the time, the funeral cost $8 million.

Michael Jackson

Although still impressive for the average person, Michael Jackson’s funeral in 2009 surprisingly cost just $1 million. The majority of the price ($590,000) went towards his final resting place in a marble crypt but $25,000 was also spend on a bronze and gold plated casket. The typically extravagant singer’s funeral was held at the Staples Center in Los Angeles, broadcast on television and featured an array of celebrities.

Most funerals are significantly less expensive that the ones listed above. Funerals Your Way by offering honest and transparent pricing we are able to effectively manage costs for our families. We encourage you to take a look at our online easy pricing.


Ver el vídeo: Las tumbas más extrañas y originales del mundo