Missouri contra Holanda [1920] - Historia

Missouri contra Holanda [1920] - Historia

HOLMES, J. Este es un proyecto de ley en equidad presentado por el estado de Missouri para evitar que un guardabosque de los Estados Unidos intente hacer cumplir la Ley del Tratado de Aves Migratorias del 3 de julio de 1918 y las regulaciones dictadas por el Secretario de Agricultura en seguimiento de la misma. El fundamento del proyecto es que el estatuto es una injerencia inconstitucional en los derechos reservados a los Estados por la Décima Enmienda, y que los actos del imputado realizados y amenazados bajo esa autoridad invaden el derecho soberano del Estado y contravienen su voluntad manifestada. en los estatutos. El Estado también alega un interés pecuniario, como propietario de las aves silvestres dentro de sus fronteras y por lo demás, admitido por el gobierno como suficiente, pero es suficiente que el proyecto de ley sea un medio razonable y adecuado para hacer valer los supuestos derechos cuasi soberanos de un Estado. Estado. El tribunal de distrito sostuvo una moción de desestimación sobre la base de que la ley del Congreso es constitucional. El Estado apela.

El 8 de diciembre de 1916, el presidente proclamó un tratado entre los Estados Unidos y Gran Bretaña. Recitó que muchas especies de aves en sus migraciones anuales atravesaban ciertas partes de los Estados Unidos y de Canadá, que eran de gran valor como fuente de alimento y para destruir insectos dañinos para la vegetación, pero que estaban en peligro de exterminio por falta de protección adecuada. Por lo tanto, preveía temporadas de veda específicas y protección en otras formas, y acordó que las dos potencias tomarían o propondrían a sus órganos legislativos las medidas necesarias para llevar a cabo el tratado. La mencionada Ley del 3 de julio de 1918, que dio derecho a una ley para dar efecto a la convención, prohibió la matanza, captura o venta de cualquiera de las aves migratorias incluidas en los términos del tratado, salvo que lo permitan las regulaciones compatibles con esos términos, a ser realizado por la Secretaría de Agricultura. Los reglamentos fueron proclamados el 31 de julio y el 25 de octubre de 1918. No es necesario entrar en detalles, porque, como hemos dicho, la pregunta que se plantea es de carácter general si el tratado y el estatuto son nulos por injerencia en los derechos reservados. a los Estados.

Para responder a esta pregunta no basta con referirse a la Décima Enmienda, reservándose las facultades no delegadas a los Estados Unidos, porque por el artículo II, §2, la facultad de celebrar tratados se delega expresamente, y por el artículo VI los tratados celebrados en virtud del La autoridad de los Estados Unidos, junto con la Constitución y las leyes de los Estados Unidos dictadas en cumplimiento de la misma, se declaran la ley suprema del país. Si el tratado es válido, no puede haber controversia sobre la validez del estatuto en virtud del artículo I, §S, como medio necesario y adecuado para ejecutar los poderes del Gobierno. Dado que el lenguaje de la Constitución en cuanto a la supremacía de los tratados es general, la cuestión que tenemos ante nosotros se reduce a una investigación sobre el fundamento sobre el que se coloca la presente supuesta excepción.

Se dice que un tratado no puede ser válido si infringe la Constitución, que existen límites, por lo tanto, al poder de celebrar tratados, y que uno de esos límites es que lo que un acto del Congreso no puede hacer sin ayuda, en derogación de la poderes reservados a los Estados, un tratado no puede hacer. Un acto anterior del Congreso que intentó por sí mismo y no en cumplimiento de un tratado para regular la matanza de aves migratorias dentro de los Estados había sido reprobado en el Tribunal de Distrito. Estados Unidos contra Shauver, 214 Fed. Rep. LS4; Estados Unidos contra McCullagh, 221 Fed. 288. Esas decisiones fueron respaldadas por argumentos de que las aves migratorias eran propiedad de los Estados en su capacidad soberana para el beneficio de su pueblo, y que en casos como Geer v. Connecticut, 161 US 519, este control era uno que el Congreso no tenía poder. para desplazar. Se supone que el mismo argumento se aplica ahora con igual fuerza.

Si los dos casos citados se decidieron correctamente o no, no pueden aceptarse como una prueba del poder del tratado. Las leyes del Congreso son la ley suprema del país solo cuando se hacen de conformidad con la Constitución, mientras que los tratados se declaran así cuando se hacen bajo la autoridad de los Estados Unidos. Cabe preguntarse si la autoridad de los Estados Unidos significa más que los actos formales prescritos para hacer la convención. No pretendemos dar a entender que no existen requisitos para el poder de concertación de tratados; pero deben determinarse de otra manera. Es obvio que puede haber asuntos de extrema exigencia para el bienestar nacional que una ley del Congreso no podría abordar, pero que un tratado seguido de tal ley sí podría, y no se debe suponer a la ligera que, en asuntos que requieran la acción nacional, "un poder que debe pertenecer y residir en algún lugar en todo gobierno civilizado" no se encuentra. Andrews v. Andrews, 188 U. 14. Se aplica lo dicho en ese caso con respecto a los poderes de los Estados. con igual fuerza que los poderes de la nación en los casos en que los Estados individualmente sean incompetentes para actuar. Todavía no estamos discutiendo el caso particular que tenemos ante nosotros, solo estamos considerando la validez de la prueba propuesta. .. El tratado en cuestión no contraviene las palabras prohibitivas que se encuentran en la Constitución. La única pregunta es si está prohibido por alguna radiación invisible de los términos generales de la Décima Enmienda. Debemos considerar en qué se ha convertido este país al decidir qué se ha reservado esa enmienda.

El Estado, como hemos insinuado, funda su reclamo de autoridad exclusiva en una afirmación del título de propiedad de las aves migratorias, una afirmación que está incorporada en la ley. Sin duda es cierto que entre un Estado y sus habitantes, el Estado puede regular la matanza y venta de esas aves, pero de ello no se sigue que su autoridad sea exclusiva de los poderes supremos. Poner la pretensión del Estado sobre el título es apoyarse en una delgada caña. Las aves silvestres no están en posesión de nadie; y la posesión es el comienzo de la propiedad. Todo el fundamento de los derechos del Estado es la presencia dentro de su jurisdicción de aves que ayer no habían llegado, mañana pueden estar en otro Estado y en una semana a mil millas de distancia. Si queremos ser precisos, no podemos poner el caso del Estado en un terreno más elevado que el de que el tratado se refiere a criaturas que por el momento se encuentran dentro de las fronteras estatales, que debe ser llevado a cabo por funcionarios de los Estados Unidos dentro de el mismo territorio, y que de no ser por el tratado el Estado sería libre de regular este tema por sí mismo.

Como la mayoría de las leyes de los Estados Unidos se llevan a cabo dentro de los Estados Unidos y muchas de ellas tratan de asuntos que en el silencio de tales leyes el Estado podría regular, tales motivos generales no son suficientes para respaldar la afirmación de Missouri. Los tratados válidos, por supuesto, "son tan vinculantes dentro de los límites territoriales de los Estados como lo son en cualquier otro lugar del dominio de los Estados Unidos". Baldwin v. Franks, 120 U. 678. Sin duda, el gran cuerpo de relaciones privadas suele estar bajo el control del Estado, pero un tratado puede invalidar su poder. No tenemos que invocar los desarrollos posteriores del derecho constitucional para esta proposición; ya se reconoció en Ho Kirk v. Bell, 3 Cranch, 454, con respecto a los estatutos de prescripción, e incluso antes, en cuanto a la confiscación en Ware v. Hylton, 3 Dall. 199 ... Parece innecesario ilustrar más, y sólo queda considerar la aplicación de las normas establecidas al presente caso.

Aquí está involucrado un interés nacional de casi la primera magnitud. Sólo puede protegerse mediante una acción nacional en concierto con la de otra potencia. El tema es solo transitorio dentro del Estado y no tiene un hábitat permanente en el mismo. Pero para el tratado y el estatuto, pronto podría no haber pájaros con los que lidiar ningún poder. No vemos nada en la Constitución que obligue al gobierno a quedarse sentado mientras se corta el suministro de alimentos y se destruyen los protectores de nuestros bosques y nuestras cosechas. No basta con hablar verdaderamente de los Estados. La confianza es válida y, de lo contrario, la pregunta es si Estados Unidos tiene prohibido actuar. Opinamos que deben respetarse el tratado y el estatuto.

Decreto afirmado. Los jueces VAN DEVANTER y PITNEY discreparon.


Missouri contra Holanda

El caso se centró en la constitucionalidad de la Ley del Tratado de Aves Migratorias de 1918, que prohibía la matanza, captura y venta de ciertas aves migratorias de conformidad con un tratado anterior entre los Estados Unidos y el Reino Unido. El estado de Missouri impugnó la aplicación de la Ley dentro de su jurisdicción, argumentando que la regulación del juego no fue delegada expresamente por la Constitución de los EE. UU. Al gobierno federal y, por lo tanto, estaba reservada para los estados bajo la Décima Enmienda. ningún derecho constitucional a celebrar un tratado sobre la regulación del juego. [2]

En una decisión 7-2, la Corte confirmó la Ley como un ejercicio del poder de los tratados del gobierno federal, con la cláusula de supremacía de la Constitución que eleva los tratados por encima de la ley estatal. La Corte también razonó que la protección de la vida silvestre era de interés nacional y solo podía lograrse mediante una acción federal. [1]

Misuri También es notable por la referencia del juez Oliver Wendell Holmes a la teoría legal de una constitución viva, la noción de que la Constitución cambia con el tiempo y se adapta a nuevas circunstancias sin enmiendas formales. [3]


Missouri contra Holanda y el textualismo histórico

Un debate de larga data, recientemente revitalizado, es si la Constitución de los Estados Unidos impone limitaciones a la materia en la elaboración de tratados federales similares a los límites que establece, a través del Artículo I, Sección 8, sobre la legislación federal. Ese debate supuestamente se resolvió a favor de un poder sustancialmente ilimitado para firmar tratados por la Corte Suprema de los Estados Unidos en Missouri v. Holland (1920), pero los principales relatos "originalistas" sostienen que el significado original de la Constitución respalda un resultado contrario.

Este ensayo defiende la conclusión de Holland frente a sus detractores originalistas, no tanto como una cuestión de historia sino de metodología. Esboza y aplica un enfoque que llama "textualismo histórico" como una forma de determinar el significado original de la Constitución. En resumen, el textualismo histórico se centra en las palabras específicas del texto de la Constitución tal como fueron situadas y entendidas en el contexto en el que fueron escritas. Entre otras cosas, el textualismo histórico descarta los argumentos estructurales o de "intención de los redactores" que no están vinculados al significado de frases particulares y los argumentos textuales abstractos no vinculados a la comprensión de frases particulares reflejadas en el registro histórico. Aunque es receptivo a los argumentos basados ​​en la redacción, la ratificación y los entendimientos posteriores a la ratificación, está más interesado en cómo se usaron y entendieron las frases relevantes antes de la Convención Constitucional o en contextos que no implican directamente la controversia particular en cuestión.

Aplicando esta idea de textualismo histórico, este ensayo encuentra que el significado original de la Constitución apoya plenamente la conclusión de Holanda de que el poder de hacer tratados no está sustancialmente limitado. Su contraste con otros análisis originalistas que encuentran límites en la materia en la elaboración de tratados federales subraya las diferencias entre el textualismo histórico y otros enfoques para determinar el significado histórico.

Palabras clave: originalismo, textualismo, poder de tratados, elaboración de tratados


El primer asentamiento permanente en Holanda se hizo en 1871. [6] El área experimentó un crecimiento con la llegada del ferrocarril St. Louis-San Francisco en 1901. [6] El sitio de la ciudad se construyó en 1902, y probablemente recibió su nombre JW Holland, uno de los primeros colonos. [7] Una oficina de correos llamada Holanda ha estado en funcionamiento desde 1900. [8]

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, la ciudad tiene una superficie total de 0,44 km 2 (0,17 millas cuadradas), todo terreno. [10]

Población histórica
Censo Música pop.
1910135
1920530 292.6%
1930289 −45.5%
1940390 34.9%
1950409 4.9%
1960403 −1.5%
1970329 −18.4%
1980295 −10.3%
1990237 −19.7%
2000246 3.8%
2010229 −6.9%
2019 (est.)197 [3] −14.0%
Censo decenal de EE. UU. [11]

Censo de 2010 Editar

En el censo [2] de 2010, había 229 personas, 98 hogares y 62 familias viviendo en la ciudad. La densidad de población era de 1.347,1 habitantes por milla cuadrada (520,1 / km 2). Había 112 unidades de vivienda en una densidad media de 658,8 por milla cuadrada (254,4 / km 2). La composición racial de la ciudad era 93,01% blanca, 0,44% nativa americana, 3,49% de otras razas y 3,06% de dos o más razas. Hispano Latino de cualquier raza eran el 5,68% de la población.

Había 98 hogares, de los cuales el 27,6% tenían hijos menores de 18 años que vivían con ellos, el 42,9% eran parejas casadas que vivían juntas, el 14,3% tenía una mujer como cabeza de familia sin marido presente, el 6,1% tenía un cabeza de familia hombre sin esposa presente, y el 36,7% no eran familias. El 33,7% de todas las familias se componían de personas y el 13,3% había alguien que viven solas que fue de 65 años de edad o más. El tamaño promedio del hogar era 2,34 y el tamaño promedio de la familia era 2,89.

La edad media en la ciudad fue de 42,2 años. El 22,7% de los residentes tenía menos de 18 años, el 4,8% tenía entre 18 y 24 años, el 25,4% tenía entre 25 y 44 años, el 30,2% tenía entre 45 y 64 años y el 17% tenía 65 años o más. La composición por género de la ciudad fue 55,0% de hombres y 45,0% de mujeres.

Censo 2000 Editar

En el censo [4] de 2000, había 246 personas, 96 hogares y 71 familias viviendo en la ciudad. La densidad de población era de 1.424,3 habitantes por milla cuadrada (558,7 / km 2). Había 112 unidades de vivienda en una densidad media de 648,5 por milla cuadrada (254,4 / km 2). La composición racial de la ciudad era 93,90% Blanca, 2,44% afroamericana, 0,41% nativa americana, 3,25% de otras razas. Hispano Latino de cualquier raza eran 3,66% de la población.

Había 96 hogares, de los cuales el 31,3% tenían hijos menores de 18 años que vivían con ellos, el 54,2% eran parejas casadas que vivían juntas, el 10,4% tenían una mujer como cabeza de familia sin marido presente y el 26,0% no eran familias. El 24,0% de todas las familias se componían de personas y el 12,5% había alguien que viven solas que fue de 65 años de edad o más. El tamaño del hogar promedio era de 2,56 y el tamaño de la familia promedio era de 2,90.

En la ciudad la población estaba dispersa, con 25.2% menores de 18 años, 9.3% a partir de 18 a 24, 26.8% a partir de 25 a 44, 21.5% a partir de 45 a 64, y 17.1% eran mayores de 65 años. . La mediana de edad fue de 39 años. Por cada 100 mujeres hay 106,7 hombres. Por cada 100 mujeres mayores de 18 años, había 104,4 hombres.

La renta mediana para un hogar en la ciudad era $ 35.278 y la renta mediana para una familia era $ 36. Los hombres tenían unos ingresos medios de 35.417 dólares frente a los 20.000 dólares de las mujeres. El ingreso per cápita de la ciudad fue de $ 12.524. Aproximadamente el 9,8% de las familias y el 12,7% de la población estaban por debajo del umbral de pobreza, incluyendo el 7,3% de los menores de dieciocho años y el 21,7% de los 65 o más.


Missouri contra Holanda [1920] - Historia

La Ley Lacey entró en vigor como la primera ley federal que protegía la caza y prohibía el envío interestatal de vida silvestre capturada ilegalmente y la importación de especies nocivas. La aplicación de esta ley pasó a ser responsabilidad de la División de Estudios Biológicos del Departamento de Agricultura de EE. UU.

La División de Estudios Biológicos se convirtió en la Oficina de Estudios Biológicos y permaneció en el Departamento de Agricultura.

La Ley Federal de Aves Migratorias (Ley Weeks-McLean) entró en vigencia y el 1 de octubre se adoptaron las primeras regulaciones de caza de aves migratorias.

Estados Unidos firmó el Tratado de Aves Migratorias con Gran Bretaña (en representación de Canadá), reconociendo a las aves migratorias como un recurso internacional.

La Ley del Tratado de Aves Migratorias se convirtió en ley, por lo que es ilegal tomar, poseer, comprar, vender, comprar o intercambiar cualquier ave migratoria. Las prohibiciones de la ley se aplicaban a las plumas, partes, nidos y huevos de estas aves.

En el caso de Missouri vs. Holland, 252 US 416, la Corte Suprema de los Estados Unidos confirmó la constitucionalidad de la Ley del Tratado de Aves Migratorias "estableciendo más allá de toda duda la supremacía del poder federal para hacer tratados como fuente de autoridad para la regulación federal de la vida silvestre. " Citando la doctrina de la propiedad estatal, Missouri había presentado una demanda para evitar que un guardabosque de EE. UU. Hiciera cumplir la Ley dentro del estado.

La Ley Black Bass se convirtió en ley, por lo que es ilegal transportar en el comercio interestatal black bass tomado, comprado o vendido en violación de la ley estatal.

La Ley del Sello de Caza de Aves Migratorias se convirtió en ley, requiriendo que todos los cazadores de aves acuáticas mayores de 16 años posean un "Sello de Pato". Se creó una División de Gestión de Caza en la Oficina de Estudios Biológicos del Departamento de Agricultura, con la responsabilidad de hacer cumplir la ley de vida silvestre.

La Ley Lacey se amplió para prohibir el comercio exterior de vida silvestre capturada ilegalmente.

Estados Unidos firmó el Tratado de Aves Migratorias con México.

La Oficina de Estudios Biológicos del Departamento de Agricultura y la Oficina de Pesca del Departamento de Comercio fueron transferidas al Departamento del Interior de los EE. UU.

La Ley de Protección del Águila Calva se convirtió en ley, prohibiendo una variedad de actividades relacionadas con la especie, incluida la importación, exportación, toma, venta, compra o trueque. La Oficina de Estudios Biológicos y la Oficina de Pesca se combinaron para formar el Servicio de Pesca y Vida Silvestre, Departamento del Interior. Todas las responsabilidades de la aplicación de la ley continuaron residiendo en la División de Gestión de Juegos.


Continuación del desarrollo histórico de la aplicación de la ley de vida silvestre en los Estados Unidos:


Tratados y Estados

LOK SABHA, 27 DE DICIEMBRE: El ministro de Finanzas, Pranab Mukherjee, habla durante el debate sobre el proyecto de ley Lokpal. A la izquierda está la presidenta del Congreso, Sonia Gandhi. Mukherjee aclaró durante el discurso: "No habrá asalto a la estructura federal porque vamos a presentar una enmienda. Que sin el consentimiento del gobierno estatal no se emitirá la notificación bajo la Sección (1) y (4)". Una condición primordial en la Cláusula 1 (4) del proyecto de ley, que faculta al gobierno para hacer que la Ley entre en vigor, dice así: "Siempre que las disposiciones de esta Ley sean aplicables a un Estado que haya dado su consentimiento previo a la solicitud de esta Ley. "- LOK SABHA, 27 DE DICIEMBRE: El ministro de Finanzas, Pranab Mukherjee, habla durante el debate sobre el proyecto de ley Lokpal. A la izquierda está la presidenta del Congreso, Sonia Gandhi. Mukherjee aclaró durante el discurso: "No habrá asalto a la estructura federal porque vamos a presentar una enmienda. Que sin el consentimiento del gobierno estatal no se emitirá la notificación bajo la Sección (1) y (4)". Una condición primordial en la Cláusula 1 (4) del proyecto de ley, que faculta al gobierno para hacer que la Ley entre en vigor, dice así: "Siempre que las disposiciones de esta Ley sean aplicables a un Estado que haya dado su consentimiento previo a la solicitud de esta ley ".

Sobre los tratados internacionales y los derechos de los Estados de la Unión India en el contexto de la creación de un Lokpal y Lokayuktas.

HACIA el final de los procedimientos en la Lok Sabha sobre el proyecto de ley Lokpal y Lokayuktas de 2011, el 27 de diciembre el gobierno presentó una enmienda que, si se hubiera adelantado, habría ahorrado mucho tiempo y evitado todo el espíritu contencioso que ineludiblemente se apoderó de Derechos de los Estados. La cuestión central era si la Unión podía imponer su propio estatuto a un Lokayukta en los Estados, muchos de los cuales ya tenían esa institución establecida por las leyes estatales.

El Gobierno de la India afirmó que su proyecto de ley estaba en aplicación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que la Asamblea General de la ONU adoptó el 31 de octubre de 2003. India lo ratificó el 12 de mayo de 2011. El debate de Lok Sabha sobre el proyecto de ley se centró en los artículos 252 y 253 de la Constitución.

El artículo 252 dice así: (1) Si a las legislaturas de dos o más Estados les parece deseable que alguno de los asuntos con respecto a los cuales el Parlamento no tiene poder para dictar leyes para los Estados, excepto lo dispuesto en los artículos 249 y 250 debe estar regulado en dichos Estados por el Parlamento por ley, y si las resoluciones a tal efecto son aprobadas por todas las Cámaras de las legislaturas de esos Estados, será lícito para el Parlamento aprobar una ley para regular ese asunto en consecuencia, y cualquier ley así aprobada se aplicará a dichos Estados y a cualquier otro Estado por el cual se adopte posteriormente mediante resolución aprobada en ese nombre por la Cámara o, cuando haya dos Cámaras, por cada una de las Cámaras de la legislatura de ese Estado.

(2) Cualquier ley así aprobada por el Parlamento podrá ser enmendada o derogada por una ley del Parlamento aprobada o adoptada de manera similar, pero no podrá, en lo que respecta a ningún Estado al que se aplique, ser enmendada o derogada por una ley de la legislatura del país. Estado. Esto dejó enteramente a los Estados aceptar o no el modelo del Centro.

Por el contrario, el artículo 253 da carta blanca al Centro: No obstante lo dispuesto en las disposiciones anteriores de este Capítulo (sobre las relaciones Centro-Estado en la esfera legislativa), el Parlamento tiene el poder de hacer cualquier ley para la totalidad o parte del territorio. de la India para implementar cualquier tratado, acuerdo o convención con cualquier otro país / países o cualquier decisión tomada en cualquier conferencia, asociación u otro organismo internacional. Las palabras en cursiva fueron agregadas el 14 de octubre de 1949, sin debate en la Asamblea Constituyente, tal como lo fue el texto el 13 de junio de 1949. Nadie percibió su amplio alcance. Si el gobierno de la India concluye una convención internacional sobre, digamos, salud, el Parlamento tendrá el poder de hacer cualquier ley para implementarla a pesar de que el tema se encuentra en la lista estatal. Además, se aplica no solo a un tratado, sino que cubre cualquier decisión tomada en cualquier conferencia, asociación u otro organismo internacional.

Sir Ivor Jennings levantó los brazos alarmado al leer esto y escribió: No se refiere específicamente a conferencias, asociaciones y otros órganos que representan a los gobiernos y, a primera vista, parece aplicarse a cualquier organización internacional que represente, permítanos digamos, universidades o sindicatos. Tampoco parece importar que la organización tenga poderes meramente consultivos. La palabra decisión 'no puede significar una decisión vinculante, ya que se supone que se necesita legislación para implementarla. Si esta es la interpretación correcta, el Parlamento de la Unión puede adquirir jurisdicción sobre la educación universitaria mediante el simple proceso de una decisión de la Junta Interuniversitaria de la India, que es un organismo internacional, porque contiene representantes de universidades en Birmania y Ceilán. También se observa que la Comintern y la Cuarta Internacional son organismos internacionales. Esta es una invasión tan sorprendente de los derechos de los Estados, lanzada casualmente por unas pocas palabras al final de un artículo, que uno duda de su exactitud. Posiblemente, un tribunal sostendría que internacional 'implicaba una organización gubernamental, que se aplicaba a la asociación' y al organismo 'así como a la conferencia' y ese organismo 'tenía que leerse ejusdem generis [en el mismo sentido que las palabras anteriores] (El Constitución de la India).

La entrada 13 en la Lista de la Unión dice: Participación en conferencias internacionales, asociaciones y otros organismos y ejecución [sic] de las decisiones tomadas en ellos. La entrada 14 se refiere a la celebración de tratados y acuerdos con países extranjeros. La entrada 12 se refiere a las Naciones Unidas. Todos están resumidos en la Entrada 10: asuntos exteriores, todos los asuntos que relacionan a la Unión con cualquier país extranjero.

El artículo 73 (1) dice que, sujeto a las demás disposiciones de esta Constitución, el poder ejecutivo de la Unión se extenderá (a) a los asuntos respecto de los cuales el Parlamento tiene poder para dictar leyes. El poder ejecutivo del gobierno se extiende a todos los asuntos de la Lista de la Unión.

Sin embargo, el ministro de Finanzas, Pranab Mukherjee, aclaró cuando habló en el Lok Sabha el 27 de diciembre: Tiene el temor de que la estructura federal se vea comprometida. Pero no habrá asalto a la estructura federal porque vamos a presentar una enmienda que sin el consentimiento del gobierno estatal no se emitirá la notificación bajo la Sección (1) y (4). Esa enmienda fue aprobada en la Lok Sabha. (The Hindu, 3 de enero de 2012).

La cláusula 1 (4) del proyecto de ley faculta al gobierno de la India para hacer que la ley entre en vigor en las fechas que designe. Una condición primordial dice así: Disponiéndose que las disposiciones de esta Ley serán aplicables a un Estado que haya dado su consentimiento previo a la aplicación de esta Ley. Si esta condición se hubiera movido antes, en lugar de por la noche, se habría evitado un debate inútil.

Tratados y ratificación

Los tratados son de dos tipos, autoejecutables y los que requieren legislación nacional para hacerlos cumplir. Un tratado de alianza es autoejecutable. No opera como ley. Sin embargo, si la implementación de un tratado depende de su cumplimiento dentro del país y afecta los derechos de los ciudadanos, es necesaria una legislación nacional. Por sí mismo, un tratado no es ley y no altera la ley. Una convención contra los estupefacientes, por ejemplo, no se puede hacer cumplir sin una ley que castigue los delitos. La elaboración de tratados es una función ejecutiva. Las democracias parlamentarias no hacen obligatoria la ratificación por parte del Parlamento.

La Constitución de los Estados Unidos, sin embargo, hace que la ratificación sea obligatoria. El Artículo II, Sección 2, dice que el Presidente tendrá poder, por y con el consejo y consentimiento del Senado, para hacer tratados, siempre que estén de acuerdo dos tercios de los Senadores presentes. El Artículo VI (2) dice: Esta Constitución, y las leyes de los Estados Unidos que se dictarán en cumplimiento de la misma y todos los tratados que se celebren, o que se celebren, bajo la autoridad de los Estados Unidos, serán la ley suprema del país. tierra.

Hay palabras de enorme plenitud: La ley suprema del país. Se puede confiar en que los tribunales leerán esas palabras dándoles un significado restringido. En Geofroy vs. Riggs (133 US 258 1890), Justice Field comenzó admitiendo que el poder del tratado, como se expresa en la Constitución, es ilimitado en términos, pero continuó señalando que estaba sujeto a las restricciones implícitas que se encuentran en dicho instrumento contra la actuación del gobierno o de sus departamentos, y los que se deriven de la naturaleza del propio gobierno y de los Estados. Dado que este lenguaje era un poco vago, Field agregó: No se sostendría que [el poder del tratado] se extiende hasta autorizar lo que prohíbe la Constitución, o un cambio en el carácter del gobierno o en el de uno de los Estados. , o una cesión de cualquier parte del territorio de este último, sin su consentimiento.

En Missouri vs. Holland (252 U.S. 416 1920), la Corte Suprema habló a través del gran juez Oliver Wendell Holmes. Dijo: Las leyes del Congreso son la ley suprema del país solo cuando se hacen en cumplimiento de la Constitución, mientras que los tratados se declaran así cuando se hacen bajo la autoridad de los Estados Unidos. Cabe preguntarse si la autoridad de los Estados Unidos significa más que los actos formales prescritos para hacer la convención. No queremos dar a entender que no existen requisitos para el poder de celebrar tratados, sino que deben determinarse de una manera diferente.

El juez Hugo Black llevó la lógica más allá en Reid vs.Covert (354 U.S. 1 1957). Citando el artículo VI, dijo: No hay nada en este lenguaje que insinúe que los tratados y leyes promulgados de conformidad con ellos no tengan que cumplir con las disposiciones de la Constitución. Tampoco hay nada en los debates que acompañaron la redacción y ratificación de la Constitución que sugiera siquiera tal resultado. Sería manifiestamente contrario a las objeciones de quienes crearon la Constitución, así como de quienes fueron responsables de la Declaración de Derechos, y mucho menos ajenos a toda nuestra historia y tradición constitucional interpretar el Artículo VI en el sentido de que permite a los Estados Unidos ejercer el poder bajo un acuerdo internacional sin observar prohibiciones constitucionales. En efecto, tal interpretación permitiría enmendar ese documento en una forma no sancionada por el artículo V. Las prohibiciones de la Constitución fueron diseñadas para aplicarse a todos los poderes del Gobierno Nacional y no pueden ser anuladas por el Ejecutivo ni por el Ejecutivo y el Poder Ejecutivo. Senado combinado. No hay nada nuevo o único en lo que decimos aquí. Este tribunal ha reconocido regular y uniformemente la supremacía de la Constitución sobre un tratado.

El poder de los tratados, tal como se expresa en la Constitución, es ilimitado en términos, excepto por aquellas restricciones que se encuentran en ese instrumento contra la acción del gobierno o de sus departamentos, y las que surgen de la naturaleza del gobierno mismo y de la del gobierno. Estados. No se sostendría que se extienda hasta autorizar lo que la Constitución prohíbe, o un cambio en el carácter del gobierno o en el de uno de los Estados, o una cesión de cualquier parte del territorio de este último, sin su consentimiento (énfasis agregado, en todas partes).

Este tribunal también ha adoptado en repetidas ocasiones la posición de que una ley del Congreso, que debe cumplir con la Constitución, está en plena paridad con un tratado, y que cuando una ley posterior en el tiempo es incompatible con un tratado, la ley del El alcance del conflicto anula el tratado. Sería completamente anómalo decir que un tratado no necesita cumplir con la Constitución cuando tal acuerdo puede ser invalidado por una ley que debe ajustarse a ese instrumento.

La enmienda Bricker

En respuesta a la agitación generalizada, el senador John Bricker de Ohio presentó en 1952 una enmienda constitucional para limitar el alcance del poder del tratado federal. La enmienda Bricker decía lo siguiente:

Sección 1. Una disposición de un tratado que esté en conflicto con esta Constitución no tendrá fuerza ni efecto alguno.

Sección 2. Un tratado entrará en vigor como derecho interno únicamente mediante una legislación que sea válida en ausencia de un tratado.

Sección 3. El Congreso tendrá la facultad de regular todos los acuerdos ejecutivos y de otro tipo con cualquier poder extranjero u organización internacional. Todos esos acuerdos estarán sujetos a las limitaciones impuestas a los tratados por este artículo.

Así, el senador Bricker y sus partidarios buscaron negar la posibilidad implícita en la opinión de la Corte Suprema en Missouri vs. sin el consentimiento del Congreso.

Aunque en un momento pareció que Bricker tenía los votos necesarios para aprobar la enmienda, este apoyo disminuyó cuando el presidente Dwight D. Eisenhower y el secretario de Estado John Foster Dulles anunciaron su oposición a la propuesta. En febrero de 1954, el Senado votó 60 a 31, un voto menos de la mayoría constitucional requerida de dos tercios, por una versión modificada de la enmienda Bricker que omitió la cláusula which y atenuó el lenguaje de los acuerdos ejecutivos. Con esta derrota, la enmienda perdió su fuerza política y, a fines de la década de 1950, se había convertido en un tema muerto.

Precedentes constitucionales

En 1946, Sir B.N. Rau, Asesor Constitucional de la Asamblea Constituyente, preparó una serie de documentos sobre diversos temas para la orientación de sus miembros. Fueron publicados en tres volúmenes como precedentes constitucionales (primera serie). Un volumen tenía un artículo sobre el ámbito de los asuntos exteriores ». Los volúmenes deben reimprimirse.

Rau planteó la pregunta y procedió a responderla. ¿Puede la Unión utilizar el poder de firma de tratados que le otorga la categoría de asuntos exteriores 'con el propósito, digamos, de hacer cumplir cuarenta horas semanales en industrias indias seleccionadas, asumiendo que las condiciones de trabajo' son un asunto provincial? El Dr. Wynes responde afirmativamente a una pregunta similar en virtud de la Constitución australiana [Poderes legislativos y ejecutivos en Australia, 1936, página 209, pero escribió antes de la decisión del Consejo Privado en Attorney General for Canada vs. Attorney General for Ontario and Others (1937 AC página 326)]. En este caso, el Privy Council dictaminó como inválidas determinadas leyes del Parlamento canadiense que regulan las condiciones de trabajo de diversas formas, como la legislación relacionada con un tema provincial, aunque se buscó justificarlo con el argumento de que se requería para dar efecto a ciertas convenciones internacionales que habían sido ratificadas por el Dominio de Canadá: El Dominio no puede, simplemente haciendo promesas a países extranjeros, revestirse de una autoridad legislativa incompatible con la Constitución que le dio origen. No se debe pensar que el resultado de la decisión es que Canadá es incompetente para legislar en cumplimiento de las obligaciones del tratado. En la totalidad de los poderes legislativos, Dominio y provincial juntos, está totalmente equipada. Pero los poderes legislativos permanecen distribuidos y si, en el ejercicio de sus nuevas funciones derivadas de su nuevo estatus internacional, Canadá incurre en obligaciones, éstas deben, en lo que a legislación se refiere, cuando se trate de clases provinciales de sujetos, ser atendidas por cooperación entre el Dominio y las provincias '. Es interesante observar que la disposición existente sobre este punto en la Ley del Gobierno de la India de 1935 sigue un punto de vista similar. La Sección 106 (1) establece: La Legislatura Federal no tendrá, solo por razón de la entrada en la lista Legislativa Federal relacionada con la implementación de tratados y acuerdos con otros países, poder para hacer ninguna ley para ninguna Provincia, excepto con los consentimientos previos. del gobernador '(página 27).

Eso explica por qué el artículo 253 se redactó en los términos en los que hoy consideramos que teme que se repita el caso canadiense. Fue interpretado por la Corte Suprema en el caso Rann de Kutch (Maganbhai Patel contra Union of India (1970) 3 SCC 400 AIR 1969 S.C.783). En su sentencia concurrente, el juez JC Shah dijo: El efecto del artículo 253 es que si un tratado, acuerdo o convención con un estado extranjero trata de un tema dentro de la competencia de la Legislatura del Estado, el Parlamento solo tiene, no obstante el artículo 246 (3 ), el poder de hacer leyes para implementar el tratado, acuerdo o convención o cualquier decisión tomada en cualquier conferencia, asociación u otro organismo internacional. En términos generales, el artículo trata del poder legislativo: de ese modo se confiere al Parlamento un poder que de otro modo no podría poseer. Pero no busca circunscribir el alcance del poder conferido por el artículo 73. Si, como consecuencia del ejercicio del poder ejecutivo, se restringen o violan derechos de los ciudadanos u otros, o se modifican las leyes, el ejercicio del poder debe ser sustentado en la legislación: cuando no exista tal restricción, vulneración del derecho o modificación de las leyes, el Poder Ejecutivo es competente para ejercer la facultad.

Dos casos posteriores merecen mención. Uno es S. Jagannath contra Union of India & amp Ors. (1997) 2 SCC 87 en la página 143. El tribunal confirmó la Ley (Protección) del Medio Ambiente de 1986, promulgada para implementar las decisiones tomadas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en 1972.

Más concretamente es Dada contra el Estado de Maharashtra (200) 8 SCC 437, en el que la Ley de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1985 se ratificó como una ley que implementó el Convenio Internacional de Sustancias Psicotrópicas de 1971. Las partes del La Convención resolvió disponer, además de la condena y el castigo por un delito, que el delincuente deberá tomar medidas tales como tratamiento, educación, postratamiento, rehabilitación o reintegración social. Se acordó: Las partes se esforzarán por asegurar que cualquier poder legal discrecional bajo su derecho interno relacionado con el enjuiciamiento de personas por delitos tipificados de conformidad con este artículo se ejerza para maximizar la eficacia de las medidas de aplicación de la ley con respecto a esos delitos y teniendo debidamente en cuenta la necesidad de disuadir de la comisión de tales delitos. Las partes se asegurarán de que sus tribunales u otras autoridades competentes tengan en cuenta la gravedad de los delitos y las circunstancias enumeradas al considerar la eventualidad de la liberación anticipada o la libertad condicional de las personas condenadas por tales delitos.

La Corte Suprema dijo: Una lectura del acuerdo de la Convención en la que se nombra a India como parte, muestra clara e inequívocamente que la jurisdicción de la corte con respecto a los delitos relacionados con estupefacientes y sustancias psicotrópicas nunca tuvo la intención de ser destituida. quitado o reducido. La declaración fue hecha, sujeta a los principios constitucionales y los conceptos básicos de su sistema legal que prevalecen en la política de un partido miembro ”. El acuerdo internacional enfatizó que los tribunales de los países miembros siempre deben tener en cuenta la gravedad de los delitos que deben ser abordados por la declaración, considerando la eventualidad de la liberación o en parte de las personas condenadas por tales delitos. No hubo ningún acuerdo internacional para prohibir totalmente la facultad del tribunal de modificar la sentencia impuesta a un delincuente en virtud de la ley, sin perjuicio de los principios constitucionales y conceptos básicos de su ordenamiento jurídico. No se puede negar que la revisión judicial en nuestro país es el corazón y el alma de nuestro esquema constitucional. El poder judicial se constituye en el máximo intérprete de nuestra Constitución y se le asigna la delicada tarea de determinar el alcance y alcance de los poderes conferidos a cada rama del gobierno, lo que significa que la acción de cualquier rama no transgrede sus límites (páginas 452-453). . Ergo, una ley de implementación que viole la Constitución sería nula en la medida de lo posible.

Pero, entonces, la propia Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción respeta la estructura constitucional interna de los Estados Partes.El artículo 5 sobre políticas y prácticas dice: Cada Estado Parte deberá, de acuerdo con los principios fundamentales de sus sistemas legales, desarrollar e implementar sus políticas.

También lo hace el artículo 6, que dice así:

1. Cada Estado parte, de conformidad con los principios fundamentales de su ordenamiento jurídico, garantizará la existencia de uno u otros órganos, según proceda, que prevengan la corrupción por medios tales como: a) La aplicación de las políticas a que se refiere el artículo 5 del la presente Convención y, en su caso, supervisar y coordinar la aplicación de esas políticas (b) Aumentar y difundir conocimientos sobre la prevención de la corrupción. 2.Cada Estado parte otorgará al organismo u organismos a que se refiere el párrafo 1 del presente artículo la independencia necesaria, de conformidad con los principios fundamentales de su ordenamiento jurídico, para que el organismo u organismos puedan desempeñar sus funciones de manera efectiva y libre. de cualquier influencia indebida. Se deben proporcionar los recursos materiales necesarios y el personal especializado, así como la formación que dicho personal pueda necesitar para el desempeño de sus funciones. 3. Cada Estado Parte deberá informar al Secretario General de las Naciones Unidas el nombre y la dirección de la autoridad o autoridades que pueden ayudar a otros Estados Parte a desarrollar e implementar medidas específicas para la prevención de la corrupción.

Nada en el Artículo 6, o en la Convención en su conjunto, requiere que la Unión imponga su propia marca de Lokayukta a los Estados y una marca inferior en eso. Sin embargo, la Unión tiene todo el derecho a insistir en que cada Estado debe tener un Lokayukta de su propia elección institucional, siempre que cumpla con ciertos principios fundamentales sobre la independencia y similares.

El artículo 27 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados dice: Una parte no puede invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación del incumplimiento de un tratado que incluye la Convención.

El artículo 323 D, que se pretende insertar en la Constitución mediante la cláusula 2 del proyecto de ley de la Constitución (116ª enmienda) de 2011, no tendrá excepciones si se realiza una enmienda menor, a saber, la omisión de la referencia a la legislación parlamentaria para establecer el Lokayukta. Hacerla una obligación constitucional vinculante para los Estados y dejar que ellos la establezcan. Si no cumplen, los tribunales no son impotentes para exigirles que cumplan con su deber en virtud de la Constitución.

El artículo 323 D propuesto dice así: (1) Habrá un Lokayukta para cada Estado. (2) Los poderes de superintendencia y dirección relacionados con la realización de una investigación preliminar, la realización de una investigación y el enjuiciamiento de los delitos con respecto a las denuncias presentadas al Lokayukta en virtud de cualquier ley para la prevención de la corrupción formulada por el Parlamento o la legislatura estatal, según sea el caso, corresponderá al Lokayukta.

(3) El Lokayukta será un organismo autónomo e independiente con un presidente y el número de miembros del Parlamento o, según sea el caso, que la legislatura estatal determine por ley.

(4) Sujeto a las disposiciones de cualquier ley promulgada por el Parlamento o la legislatura estatal, el Gobernador hará el nombramiento del Presidente y los miembros de la Lokayukta.

(5) Las condiciones de servicio y mandato del Presidente y los miembros de la Lokayukta serán las que determine el Parlamento por ley o, según sea el caso, la legislatura estatal.

(6) Toda persona designada para ser Presidente o miembro de la Lokayukta deberá, antes de entrar en su cargo, hacer y suscribir ante el Gobernador o alguna persona designada en ese nombre por él un juramento o afirmación de acuerdo con el formulario establecido para el propósito en el Tercer Anexo.

(7) El presidente y los miembros de Lokayukta no serán elegibles para más funcionarios del gobierno de la India o del gobierno de cualquier estado o cualquier otro cargo que el Parlamento o la legislatura estatal determinen por ley.

No es demasiado tarde para que la clase política de la India enmende sus errores de partidismo. Se requieren cinco pasos (1) Enmendar el proyecto de ley Lokpal en las líneas del proyecto de ley de Indira Gandhi de 1968 o la ley de Karnataka de 1985 para cubrir las quejas de mala administración a diferencia de la corrupción. No es raro que la corrupción quede expuesta cuando se investigan tales quejas, como dijo el juez S.P. Kotval a este escritor (2) Hacer que la CBI sea autónoma (3) Eliminar la Sección 197 de la Cr. PC, la Sección 19 de la Ley de Prevención de la Corrupción y la Sección 6A de la Ley DSPE de 1946 las disposiciones sobre sanciones paralizantes (4) Realizar cambios adecuados en el Proyecto de Ley de Enmienda de la Constitución para aliviar la inquietud de los Estados y (5) Implementar el Segundo Informe de la Comisión Nacional de Policía para la protección de la integridad de la fuerza policial en los Estados.

Cordal: El debate sobre el artículo 253 ha omitido una salvedad al artículo que fue añadida el 14 de mayo de 1954 por la Orden de la Constitución (aplicación a Jammu y Cachemira) de 1954. Al artículo 253 añadió esta salvedad de la que nadie habla. Es demasiado vergonzoso para las palabras. Dice:

Siempre que después del comienzo de la Orden de la Constitución (aplicación a Jammu y Cachemira) de 1954, el Gobierno de la India no tomará ninguna decisión que afecte la disposición del Estado de Jammu y Cachemira sin el consentimiento del gobierno de ese Estado.

La implicación es clara. Aún no se ha tomado una decisión sobre la disposición de Cachemira y eso en virtud de un acuerdo internacional. El plebiscito está políticamente muerto. Legalmente, el alegato no es ilegal. Legalmente, también, aún no se ha tomado una decisión sobre el futuro de Cachemira.


Historia del condado de Ray, Missouri

El condado de Ray, en la parte occidental del estado de Missouri, limita al norte con el condado de Caldwell, al este con el condado de Carroll, al sur con el río Missouri, que lo separa de los condados de La Fayette y Jackson, y al oeste con los condados de Clay y Clinton, y contiene 561,64 millas cuadradas. Abarca, en sus límites actuales, toda la parte de Missouri incluida en los rangos 26, 27, 28 y 29 al oeste del quinto meridiano principal, y los municipios 54, 53 y 52, y los municipios 51 y 50 fraccionales, al norte del Río Missouri.

Municipios 54, 53, 52 y # 8211 432.00 millas cuadradas

Township 51 fraccional & # 8211 116,12 millas cuadradas

Township 50 fraccional & # 8211 13.52 millas cuadradas

La población del condado de Ray en 1830 era de 2.657 en 1840, 6.553 en 1850, 10.373 en 1860, 14.092 en 1870, 18.700, de los cuales 16.869 eran blancos y 1.833 hombres de color 9.780, 8.920 mujeres 18.155 nativos (11.864 nacieron en Missouri), y 565 extranjeros. El censo de 1870 da a la población total de los municipios del condado de Ray como 20,275.

En 1816 Isaac Martin, John Proffitt, Holland Vanderpool, Abraham Linville, Isaac Wilson, John Turner, William Turnage, Winant Vanderpool, Lewis Richards, Jacob Tarwater, Samuel Tarwater, Lewis Tarwater y otros de Virginia, Kentucky y Tennessee se establecieron en Crooked River, cerca del sitio actual de Buffalo City, en Bluffton en el río Missouri, cerca del sitio actual de Camden, y en Fishing River en la parte suroeste del condado.

Los colonos llegaron rápidamente. En 1819, Meadders Vanderpool, quien luego fue topógrafo del condado, enseñó la primera escuela del condado.

Este mismo año, el primer barco de vapor ascendió por el río Missouri hasta Council Bluffs, pasando por Old Bluffton, entonces la sede del condado de Ray, en el mes de septiembre.

El capitán William D. Hubbell, ahora de Columbia, Missouri, parte de cuya familia vive en el condado de Ray en la actualidad, era un empleado del barco de vapor, R. M. Johnson, que pasó por Old Bluffton, en el año 1819.

Este condado se organizó el 16 de noviembre de 1820 y se nombró en honor a John Ray, miembro de la Convención Constitucional, del condado de Howard, Missouri.

Luego se extendió desde Grand River en el este hasta Platte Purchase en el oeste, y desde el río Missouri en el sur hasta la línea de Iowa en el norte. De esta magnífica extensión de territorio se han formado doce condados, además de Ray, a saber, los condados de Clay, Carroll, Clinton, De Kalb, Gentry, Worth, Harrison, Daviess, Caldwell, Livingston, Grundy y Mercer. En verdad, que a Ray se le llame la madre de los condados.

La formación del condado de Clay en 1822 en el oeste, Carroll en el este en 1832 y Caldwell en el norte en 1836, le dio a Ray sus límites actuales.

Bluffton fue su asiento de condado hasta que, en el año 1827, Richmond fue seleccionado como asiento de condado permanente.

Los libros de votación para la elección de ese año, como se muestra en los registros de la oficina del secretario del condado, dan el siguiente voto:

Municipio de Fishing River & # 8211 55 votos

Municipio de Bluffton & # 8211 59 votos

Municipio de Crooked River & # 8211 38 votos

Municipio de Missouri & # 8211 11 votos

La primera corte del condado se celebró en abril de 1821 en Bluffton. John Thornton, Isaac Martin y Elisha Cameron fueron los jueces del condado William L. Smith, secretario y John Harris, alguacil.

Hon. Hamilton R. Gamble fue el primer abogado de circuito en el primer circuito judicial de Missouri, del cual formó parte el condado de Ray, quien, tras su renuncia, fue sucedido por Abiel Leonard y él por Charles French.

Amos Rees y Thomas C. Burch también fueron abogados de circuito del quinto circuito judicial, del que Ray formó parte desde 1831, por nombramiento. Rees fue nombrado en 1831, Burch en 1837.

George Tompkins, Peyton R. Hayden, Cyrus Edwards, el general Duff Green, el juez John F. Ryland, Amos Rees y otros abogados prominentes ejercieron la abogacía en Bluffton.

El único monumento que queda del otrora importante asiento de la justicia se encuentra en los registros del condado y en la memoria de los primeros pobladores del estado.

En 1827, John Woolard, uno de los primeros pobladores del territorio de Missouri, tenía un campo de maíz en la actual plaza pública de Richmond. En el año siguiente, una ciudad fue despedida en ese lugar y los registros públicos se retiraron de Bluffton.

El primer tribunal del condado se celebró en Richmond, el 5 de mayo de 1828. William P. Thompson, Sebron J. Miller e Isaac Allen fueron los jueces del condado George Woodward, secretario del condado y Larkin Stanley, alguacil.

Hon. David Todd fue juez del primer circuito judicial, del cual el condado de Ray formó parte, desde el año 1821 hasta 1831. Por acto de la Asamblea General de Missouri en el período de sesiones de 1830-1831 el condado de Ray pasó a formar parte del quinto tribunal judicial. Circuito.

Hon. John F. Ryland fue juez de este circuito desde 1831 hasta 1837. Por acto de la asamblea general de 1837, los condados al sur del río Missouri incluidos en el quinto circuito judicial fueron eliminados y se acogieron al sexto circuito judicial de que Hon. John F. Ryland fue el juez. El quinto circuito judicial se formó en su totalidad a partir de los condados al norte del río Missouri y abarcó los condados de Ray, Clay, Clinton, Carroll, Caldwell y Daviess. Hon. Austin A. King fue nombrado juez de este circuito en 1837, y sirvió en el tribunal con distinción hasta que renunció en el año 1848, cuando fue elegido gobernador de Missouri. [Hon. Austin A. King también fue juez del circuito de 1861 a 1863, por nombramiento del gobernador Hamilton R. Gamble.] Hon. George W. Dunn lo sucedió, recibiendo su nombramiento del gobernador John C. Edwards, y fue juez de circuito de 1848 a 1861 y de 1863 a 1865. Fue sucedido por el Excmo. Walter King, quien fue juez de circuito desde 1865 hasta 1867, y fue sucedido por el Excmo. Philander Lucas, quien fue juez de circuito desde 1867 hasta 1874. Hon. George W. Dunn es ahora juez del quinto circuito judicial, integrado por los condados de Ray, Clay, Clinton y Platte, desde el año 1866, habiendo sido elegido en el año 1874 por un período de seis años. Ha sido juez de circuito durante diecisiete años y se ha ganado merecidamente una gran reputación como jurista eminente. Se puede decir verdaderamente de él que ha llevado el armiño sin mancha. Los abogados de circuito del quinto circuito judicial desde el año 1837 fueron William T.Wood, Peter H. Burnett, George W. Dunn, Charles J. Hughes, Mordecai Oliver, Christopher T.Garner, Aaron H. Conrow, De Witt C. Allen, David P. Whitmer, William A. Donaldson, Elijah Esteb y John G. Woods.

La ley de la legislatura de Missouri, que establece los abogados del condado, entró en vigor en el año 1872. Desde entonces, Joseph E. Black y James L. Farris han sido abogados del condado de Ray. Frank G. Gibson fue elegido fiscal del condado el 7 de noviembre de 1876 y asumió las funciones del cargo en enero de 1877. Por ley de la Asamblea General, aprobada el 31 de enero de 1839, el quinto circuito judicial estaba compuesto por Ray, Clay, Platte, Buchanan, Clinton y Caldwell.

Por acto de la Asamblea General, aprobado el 27 de marzo de 1845, el sucio circuito judicial estaba compuesto por los condados de Clinton, Clay, Ray, Carroll, Harrison, De Kalb, Daviess y Caldwell y por acto, aprobado en marzo de 1866, el El quinto circuito judicial estaba compuesto por los condados de Clinton, Clay, Ray y Platte.

El primer período de la corte de circuito en el condado de Ray se llevó a cabo en Bluffton, el 19 de febrero de 1821, presidido por el juez David Todd.

Los miembros del gran jurado en ese período fueron John Vanderpool, capataz, William Tumridge, Josiah Barns, Joseph Dickson, William Scott, John Dickson, David Shackelford, Samuel Prewett, William Rawlings, Charles Scott, James R. Walker, Jesse Fletcher, David Bryant, Daniel Duvall, Samuel Oliphant, William Ragan y Hugh Vallandingham, quienes, después de recibir el cargo del juez Todd, se retiraron para consultar e investigar todas las violaciones de la ley en el condado, y luego de poco tiempo regresaron y no tenían nada que presentar. , fueron dados de alta.

El segundo gran jurado se reunió en el período de junio de 1821 y estaba integrado por las siguientes personas: John Bartlettson, capataz, Samuel Telford, Howard Averett, James Williams, Jonas Miller, James Snowden, Thomas Bruce, William Black, Walker McClelland, Robert Poage, Jonathan Liggett, Thomas Edwards, Joseph Cox, James E. Buchanan, Joseph Wells, William Officer y John Turner, quienes, después de permanecer en sesión por poco tiempo, devolvieron las siguientes acusaciones, a saber:

"El estado de Missouri vs. Lewis Richards, acusación por vender menos de veinte galones de whisky sin haber obtenido una licencia para vender licores espirituosos, 'una verdadera factura'".

"El estado de Missouri contra Lovell Snowden y Zadoc Martin, acusación por una refriega, 'un verdadero proyecto de ley'".

Andrew Robertson, demandante)

En 1832 se produjo la Guerra del Halcón Negro. El condado de Ray proporcionó una compañía para esta guerra, comandada por el Capitán John Sconce, luego relevada por el Capitán William Pollard. Su marcha fue hacia la parte norte del estado, de allí hacia el este en la región de Grand River. El objetivo de convocar tropas en esta parte del estado era evitar las incursiones de los hombres de Black Hawk en este estado, así como intimidar y mantener callados a los indios que habitaban en lo que se conoce como la "Compra Platte" y otros al norte de eso.

En 1836, dos compañías de la milicia del condado de Ray, bajo el mando de los capitanes Matthew P. Long y William Pollard, fueron retiradas como parte del General de Brigada. Brigada de William Thompson, para servir en la "Guerra Heatherly". Los condados de Ray, Carroll y Clay, hasta 1836, se extendían desde el río Missouri hasta la línea fronteriza sur del territorio de Iowa. En junio de ese año (1836), los asentamientos en la parte norte de todos estos condados estaban escasamente poblados y a muchas millas de distancia. En la parte norte del condado de Carroll, ahora abrazado en los límites de Mercer y Grundy, cerca de la línea que divide estos dos condados, había un asentamiento comparativamente pequeño, o algunas familias de pioneros que residían. De este número estaba un anciano llamado Heatherly y su esposa, unos cuatro hijos mayores y dos yernos, y una familia llamada Dunbar, y otra persona, un vecino cercano de Dunbar. Los Heatherly estaban enemistados con Dunbar y sus vecinos, y aprovechando la oportunidad, siempre creada en los asentamientos desprotegidos, asesinaron a Dunbar y a su vecino, robaron sus casas y luego huyeron a la parte más densamente poblada del sur del país. e informó que algunos indios de Iowa habían irrumpido en esa parte del país y habían asesinado y robado. estas dos personas. El clamor de los Heatherly hizo que se llamaran tropas con el propósito de aprehender a los indios y castigarlos por estos asesinatos.

El general de brigada William Thompson era el comandante de la brigada, que abarcaba los condados de Ray, Clay y Carroll, y residía en Ray. Inmediatamente ordenó salir a cinco compañías, una de Carroll, dos de Ray comandada como se mencionó anteriormente, y dos de Clay comandadas respectivamente por el Capitán David R. Atchison y Smith Crawford, y el batallón estaba bajo el mando personal de Shubael Allen. El batallón de Ray y Carroll estaba al mando del general Thompson en persona. Este último batallón marchó rápidamente al lugar de los crímenes y logró encontrar los cuerpos de los hombres asesinados, pero no se pudo encontrar ningún rastro de indios. Los dos batallones estaban en comunicación constante y, después de unos dieciocho días de servicio, el general Thompson les ordenó que se disolvieran. Los hechos comprobados por el general Thompson cuando estaba en la escena del asesinato, y los hechos que salieron a la luz, indujeron a creer que la pandilla de Heatherly eran los asesinos, y que fueron arrestados y encarcelados en el condado de Carroll, y después de una demora. de un año o más, algunos de ellos fueron condenados y enviados a la penitenciaría. La familia Heatherly se parecía más a los gitanos que a los estadounidenses. Los niños eran de todos los matices, desde mulatos hasta caucásicos bastante rubios. El espíritu conmovedor y la fuerza motriz de la familia era la anciana, la madre de esta abigarrada progenie. Tenía una gran astucia y era tan diabólica como una Hécate. Fue en prueba que ella instigó, planeó e hizo cometer los crímenes, y concibió la idea de atribuirlos a los amistosos indios de Iowa.

En la Guerra de Florida, en el año 1837, los "Missouri Spies", una compañía compuesta principalmente por reclutas del condado de Ray, comandada por el Capitán John Sconce, Israel R. Hendley, Primer Teniente, hizo un buen servicio en los pantanos y pantanos. de Florida. En la batalla de Okeechobee, el 25 de diciembre de 1837, la compañía sufrió severamente. Entre los muertos estaban Perry Jacobs y James Remley, y entre los heridos estaban John W. Martin y William B. Hudgins, de este condado.

En el otoño de 1838, la guerra de los mormones causó gran revuelo en el condado de Ray. Una fuerza considerable de mormones bajo su líder, Joe Smith, se había reunido en Far West, en el condado de Caldwell, Missouri, y se abrigaron serias aprensiones de que tenían la intención de descender al condado de Ray. Una parte de la fuerza de los mormones, bajo el mando del Capt.Patton, marchó hacia el condado de Ray, hasta lo que ahora se llama "Campo de batalla de Bogart", en Crooked River, en la parte noroeste del condado, el 15 de noviembre de 1838 o alrededor de esa fecha, y conoció a una compañía del condado de Ray. milicia, bajo el mando del Capitán Samuel Bogart. Después de un fuerte enfrentamiento, la milicia fue rechazada y retrocedió hacia la parte sur del condado, dejando a los mormones amos del campo de batalla. En este compromiso, los mormones perdieron al Capitán Patton, y al día siguiente volvieron a su fuerza principal en Far West, el condado de Caldwell.

La emoción más salvaje prevaleció en el condado de Ray después de esta pequeña acción. Un gran número de personas en la parte norte del condado trasladaron a sus familias y sus efectos a lugares seguros en la parte sur del condado.

Lilburn W. Boggs, que entonces era gobernador de Missouri, emitió una proclama y ordenó a Major-Gen. David R. Atchison para llamar a la milicia de su división, con el fin de sofocar a los insurgentes y hacer cumplir las leyes. El general Atchison llamó a una parte de la Primera Brigada de la Milicia del Estado de Missouri, bajo el mando del general Alexander W. Doniphan, quien procedió de inmediato al asiento de la guerra.

En esta expedición se convocó a cuatro compañías de la milicia del condado de Ray, al mando respectivamente de los capitanes Samuel Bogart, Israel R. Hendley, Nehemiah Odell y John Sconce. La milicia quedó bajo el mando del general John B. Clark.

El general Doniphan, al llegar a Far West, en el condado de Caldwell, Missouri, después de algunos combates leves, donde las principales fuerzas mormonas se habían reunido, sumando unos 1.000 hombres, comandados por el coronel GW Hinkle, exigieron su rendición, en las siguientes condiciones, a saber .: Que entreguen las armas, entreguen a sus líderes prominentes para que sean juzgados y que el resto de los mormones, con sus familias, abandonen el Estado.

Después de algunas parlamentarias, Joe Smith se rindió bajo las condiciones del general Doniphan. Los líderes fueron llevados ante un tribunal de investigación en Richmond, condado de Ray, presidido por el juez Austin A. King. Los envió al condado de Daviess para esperar la acción del gran jurado por un cargo de traición contra el Estado.

Como la cárcel del condado de Daviess era muy pobre, fueron llevados a Liberty, condado de Clay, Missouri, y confinados en la cárcel de ese lugar.

Se presentaron acusaciones contra José Smith, Hyrum Smith, Sidney Rigdon, Lyman Wright, el coronel G. W. Hinkle, Charles Baldwin y Amos Lyman. Sidney Rigdon fue puesto en libertad por escrito de hábeas corpus, en Liberty, Clay County, Missouri.

Los demás solicitaron un cambio de sede, que fue concedido por el juez Austin A. King, y él envió sus casos al condado de Boone para ser juzgados. De camino a Columbia, condado de Boone, bajo una guardia militar, José Smith y sus compañeros de prisión lograron escapar. Se afirma, y ​​muchos creen, que el guardia, o una parte de él, fue sobornado.

En 1846, se reclutó una compañía de voluntarios del condado de Ray para la Guerra Mexicana. Esta compañía se incorporó al servicio el 1 de agosto de 1846, como compañía "G", en el batallón de fusileros montados de Missouri, al mando del teniente coronel. David Willock (regimiento del coronel Sterling Price), llamado al servicio de los Estados Unidos por el presidente James K. Polk, en virtud de la ley del Congreso, aprobada el 13 de mayo de 1846. Israel R. Hendley fue elegido Capitán de la Compañía "G" William M. Jacobs, primer teniente John W. Martin, segundo teniente y William P. George, tercer teniente.

Este batallón era parte del regimiento del coronel Sterling Price, y bajo el mando de Kearny y Doniphan ganó laureles, de los que el país está justamente orgulloso.

El Capitán Israel R. Hendley, quien había demostrado ser un oficial valiente, cayó en Moro, Nuevo México, el 25 de enero de 1847, y fue sucedido en el mando de la Compañía "G" por el Capitán William M. Jacobs, quien era un valiente y oficial eficiente, y fue muy querido por su galante compañía. El capitán Jacobs sigue siendo residente del condado de Ray. La compañía "G" se incorporó al servicio de los Estados Unidos el 1 de agosto de 1846. Era una compañía espléndida, bien equipada, completamente disciplinada y eficiente en todos los aspectos. Desempeñó un servicio excelente durante la guerra y fue dado de baja honorablemente en Fort Leavenworth, Kansas, el día 17 de septiembre de 1847.

Una parte de esta compañía acompañó al regimiento de Doniphan, tan famoso por su marcha a Santa Fe, Chihuahua, Monterey y el Golfo, y por las batallas de Bracito y Sacramento. La marcha de este regimiento se conoce como "Expedición de Doniphan".

Después de esas brillantes victorias, el pequeño y valiente ejército de Doniphan tomó su línea de marcha hacia casa. En Saltillo fueron revisados ​​por el General Wool. Informaron al general Taylor en Monterey el 27 de mayo de 1847, y de allí marcharon a Matamoras, llevando consigo su artillería, que el general Taylor les permitió llevarse a casa como trofeos en consideración a "su galantería y noble porte". Hicieron la marcha de Chihuahua a Matamoras, novecientas millas, en cuarenta y cinco días.

Llegaron a Nueva Orleans a mediados de junio de 1847, fueron retirados del servicio y recibieron una brillante recepción. El célebre orador, Sargento S. Prentiss, por parte del pueblo de Nueva Orleans dio la bienvenida a su regreso en uno de los discursos más elocuentes, conmovedores y patrióticos jamás escuchados de labios mortales.

El 2 de julio llegaron a St. Louis, donde recibieron una gran y gloriosa bienvenida. El juez Bowlin los recibió en St. Louis por parte del pueblo. Se les ofreció un magnífico banquete, y el coronel Thomas H. Benton pronunció un discurso muy elocuente y emocionante ante la masa reunida de soldados y personas, contando los acontecimientos de su larga y casi fabulosa expedición con una minuciosidad y precisión que los asombró. Siguió su viaje de ocho mil millas desde St. Louis y viceversa. En el transcurso de su patriótico e impresionante discurso se refirió al famoso "Retiro de los Diez Mil", y los felicitó porque la marcha de los "Mil" excedió a la de los "Diez Mil" en unas dos mil millas. Merecidamente ha ganado el general Doniphan el título de "Jenofonte americano".

Han pasado casi treinta años desde la Guerra Mexicana, y muchos de los valientes soldados de los valientes ejércitos de Taylor, Scott y Doniphan han ido a su último campamento.

"En el eterno campamento de la fama,
Sus tiendas silenciosas se extienden
Y gloria, en su ronda solemne,
Guarda el vivac de nuestros muertos ".

Se ha presentado al Congreso un proyecto de ley de pensiones en beneficio de los sobrevivientes de la guerra mexicana. Se espera ardientemente que pronto se convierta en una ley y otorgue algún reconocimiento a los valientes servicios de los soldados cuyas hazañas ocupan un lugar conspicuo en ese pilar de gloria, donde las hazañas del soldado estadounidense están adornadas para la admiración de la humanidad.

Durante el final de la Guerra Civil, el condado de Ray proporcionó una gran cantidad de soldados para ambos ejércitos, que se comportaron con valentía en algunas de las batallas más duras de la guerra, agregando un nuevo brillo a los honores militares ya ganados por el condado.

El número de voluntarios del condado de Ray que se alistó en los ejércitos del sur se estima de forma diversa entre 800 y 1.000.

La mayoría de este número se alistó bajo el mando del general Sterling Price el primer año de la guerra, 1861.

La siguiente es una lista de los principales oficiales del condado de Ray que sirvieron con distinción en los ejércitos confederados, también se dan los nombres de algunos suboficiales:

El Coronel Benjamin A. Rives, Coronel Tercer Voluntarios de Infantería de Missouri, murió en la batalla de Pea Ridge, el 8 de marzo de 1862.

El Coronel Benjamin Brown, Inspector de la Cuarta División de los "Guardias del Estado de Missouri", fue asesinado en Wilson's Creek, Missouri, de agosto a 1861.

El capitán Finley L. Hubbell, luego ascendido a teniente. El Coronel del Tercer Voluntario de Infantería de Missouri, resultó herido en la batalla de Champion Hill, el 16 de mayo de 1863, y murió a causa de los efectos de la herida, en Coffeeville, Mississippi.

La capitana Kelsey McDowell fue asesinada en Atlanta, Georgia, el 22 de julio de 1864, tras haber sido ascendida a teniente. Coronel de los Terceros Voluntarios de Infantería de Missouri, poco tiempo antes de que lo mataran.

El Mayor William C. Parker, Compañía "D", Primeros Voluntarios de Caballería de Missouri (regimiento del Coronel Gate), murió en la batalla de Franklin, Tennessee, el 30 de noviembre de 1864.

El capitán Dick Early, hermano del general Jubal Early, fue herido en la batalla de Wilson's Creek, el 10 de agosto de 1861, y luego murió por los efectos de dicha herida, en Springfield, Missouri, en el otoño de 186l.

El Coronel Aaron H. Conrow, fue asesinado luego del fin de la guerra, en el año 1865, en México, por algunos guerrilleros de Juárez. Fue miembro del Congreso Confederado y representó al Cuarto Distrito de Missouri, abarcando dentro de sus límites el condado de Ray, desde el comienzo de la guerra de 1861 hasta su fin.

El Capitán James L. Farris, fue Capitán Segunda Batería de Missouri. Ha sido fiscal del condado de Ray y miembro de la Convención Constitucional de Missouri en 1875. En las últimas elecciones, el 7 de noviembre de 1876, fue elegido miembro de la rama inferior de la Legislatura de Missouri para representar a Ray Condado.

Teniente. Hiram C. Warriner, fue segundo teniente en la Segunda Batería de Missouri. Ahora es un destacado abogado en Memphis, Tennessee.

Mayor Robert Williams, Tercer y Quinto Regimientos de Infantería Consolidada de Missouri, comandada por el Coronel James McCown, Warrensburg, Missouri.

Capitán Gwinn McCuistion, Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri.

Teniente. William A. Holman, Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri.

Teniente. William H. Mansur, Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri.

Capitán John P. Quesenberry, Compañía "H", Undécima Infantería de Missouri.

Teniente. Frank Davis, Compañía "H", Undécima Infantería de Missouri.

Teniente. Berrien J. Menefee, Compañía "D", Primer Regimiento de Caballería de Missouri.

Capitán William L. Nuckols, Compañía "B", Primer Regimiento de Caballería de Missouri.

Teniente. Lewis Slaughter, Compañía "K", Decimoséptimo Regimiento de Infantería de Virginia. Actualmente es registrador del condado de Ray.

Capitán Obadiah Taylor, Compañía "A", Tercera Infantería de Missouri.

Teniente. Richard Lamb, Compañía "A", Tercera Infantería de Missouri, murió en la batalla de Altoona, Georgia, el 6 de octubre de 1864.

Coronel Lewis Bohannon, Guardias del Estado de Missouri.

Teniente. Robert Rives, Compañía "F", Tercera Infantería de Missouri, resultó herido en la batalla de Lexington, Missouri, el 20 de septiembre de 1861, y luego murió en el estado de Arkansas. Era hermano del coronel Benjamin A. Rives.

George Rothrock, Primeros Voluntarios de Caballería de Missouri de la Compañía "D", murió cerca de Demopolis, Alabama, el 2 de julio de 1865, a causa de una enfermedad contraída en el servicio.

William Duval, Compañía "C", Tercera Infantería de Misuri, murió en la batalla de Corinto, Misisipi, el 3 de octubre de 1863.

Thomas Duval y Henderson Duval, Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri, fueron asesinados en Vicksburg, julio de 1863.

Henry Allen, Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri, fue asesinado en Vicksburg el 22 de mayo de 1863.

Calvin C. Brown, Compañía "A", Tercera Infantería de Missouri, fue asesinado en Vicksburg el 22 de mayo de 1863.

Patrick Smith, fue herido en la batalla de "Champion Hill", el 16 de noviembre de 1863, y luego fue asesinado en Altoona, Georgia, el 5 de octubre de 1864. Era miembro de la Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri.

Thomas Hale, Compañía "D", Primeros Voluntarios de Caballería de Missouri, fue asesinado en Franklin, Tennessee, el 30 de noviembre de 1864.

Malnar Hendley, Compañía "A", Tercera Infantería de Missouri, fue asesinado en Vicksburg, el 22 de mayo de 1863.

Samuel Anderson, Compañía "A", Tercer y Quinto Regimientos, Infantería de Missouri, muerto en Vicksburg el 22 de mayo de 1863.

Capitán Alexander A. McCuistion, Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri, ahora Secretario del Tribunal del Condado de Ray.

Dr. James D. Taylor, Compañía "D", Primera Caballería de Missouri.

Dr. William Quarles, abanderado de la Compañía "C", Tercera Infantería de Missouri.

Adrian C. Ellis, Compañía "A", Tercer Regimiento de Infantería de Missouri. Ahora es abogado en Nevada.

Capitán William C. Riffe, Guardias del Estado de Missouri.

Capitán John Warrenstaff, Guardias del Estado de Missouri.

Teniente. Lee White, Guardias del Estado de Missouri.

Henry Ellis, Guardias del Estado de Missouri.

El número de voluntarios proporcionados por el condado de Ray para los ejércitos federales se estima en unos 1.200.

Durante el primer año de la guerra, los reclutas para los ejércitos de la Unión en este condado no fueron muchos. Los condados de Ray y Carroll durante el verano de 1861, proporcionaron una compañía de voluntarios y, bajo el mando del capitán Dick Ridgell, prestaron servicio en Lexington, Missouri, hasta la rendición del general Mulligan al general Sterling Price, el 20 de septiembre. , 1861. Algunos otros voluntarios del condado de Ray sirvieron en las compañías de Lexington, en el momento de este memorable asedio.

En la primera semana de diciembre de 1861, una gran fuerza de tropas federales, al mando del general B. M. Prentiss, atravesó el condado de Ray y se detuvo unos días en Richmond. La noche siguiente a su llegada se organizó una compañía de voluntarios cerca de la residencia de John Elliott, cerca de Camden, en este condado. Esta compañía se inscribió el 17 de diciembre de 1861 y se incorporó al servicio el 12 de enero de 1862. Andrew Elliott fue elegido Capitán, que luego fue sucedido el 28 de septiembre de 1862 por el Capitán George N. McGee. Esta compañía era la Compañía "A", Tercera Caballería de la Milicia del Estado de Missouri.

La siguiente compañía de voluntarios, la Caballería de la Milicia del Estado de Missouri, Tercer Regimiento, fue la Compañía "B", incorporada al servicio el 12 de enero de 1862 y comandada por el Capitán Abraham Allen, quien luego fue ascendido a Mayor de la Tercera Caballería de la Milicia del Estado de Missouri. .

La siguiente compañía fue la Compañía "D", el mismo regimiento, comandado por el Capitán Austin A. King, Jr., luego Coronel del Decimotercer Voluntario de Caballería de Veteranos de Missouri.

Estas compañías estaban en la antigua Caballería de la Milicia del Tercer Estado de Missouri, comandada por el Coronel Walter King, hasta que se consolidaron de acuerdo con la Orden Especial No. 12, desde la Sede de Missouri, el 4 de febrero de 1863, pasaron a formar parte del Sexto Regimiento de Missouri. La Caballería de la Milicia Estatal, comandada por el Coronel EC Catherwood, y las Compañías "A" y "B" pasaron a formar parte de las mencionadas Compañías del Sexto Regimiento "I" y "K", respectivamente, y la Compañía "D" del Tercer Regimiento se distribuyó entre los diferentes compañías de la Sexta Caballería de la Milicia del Estado de Missouri.

La Compañía "D", de la Sexta Caballería de la Milicia del Estado de Missouri, era del condado de Ray, y al principio estaba comandada por el capitán William F. Kelso, a quien sucedió el capitán Samuel E. Turner.

El condado de Ray también proporcionó un gran número de reclutas para la Compañía "D", el Capitán James M. Morganson, la trigésimo quinta Compañía de Voluntarios de Missouri "F", el Décimo Voluntarios de Caballería de Missouri, el Capitán Fred. R. Neet Company "D", Voluntarios del Duodécimo Regimiento de Caballería de Missouri, Capitán Charles Ernst Companies "B" y "D", Decimotercera Caballería de Missouri, Capts. Joel H. Shelley y John E. Mayo, respectivamente Compañía "I", Vigésimo sexto Voluntarios de Infantería de Missouri, Capitán John McFall Compañías "B", "F" y "H", Voluntarios del 44º Regimiento de Missouri, Capitanes. William Drumhiller, Isaac N. Henry y William D. Fortune, respectivamente.

El condado de Ray también proporcionó varios reclutas para los regimientos de Kansas.

Además de estos, el condado de Ray proporcionó un regimiento de milicias inscritas, la milicia 51 inscrita de Missouri, diez compañías, que fueron llamadas con frecuencia al servicio activo hasta el final de la guerra.

Los oficiales de regimiento de la Milicia de Missouri enrolada en el quincuagésimo primer grupo fueron:

James W. Black, teniente. Coronel.

Elisha Riggs, intendente.

Capitán Patton Colley, de la Compañía "E" de la Milicia Quincuagésimo Primero Inscrita en Missouri, Teniente. Jesse C. Tunnage, de la Compañía "D", Teniente. John C. Page, de la Compañía "F", mismo regimiento, fue asesinado por guerrilleros, en julio de 1864.

Simon McKissack, Compañía "B", Tercera Caballería de la Milicia del Estado de Missouri, fue asesinado en Springfield el 8 de enero de 1863.

Teniente. Riley Briggs, Compañía "K", Sexta Caballería de la Milicia del Estado de Missouri, fue asesinado el 9 de octubre de 1864.

Thomas H. Elliott, de la misma compañía, fue asesinado el 23 de octubre de 1864, cerca de Jefferson City, en el momento de la invasión de Missouri por el general Sterling Price.

Teniente. John M. McKissack, Compañía "B", cuadragésimo cuarto voluntarios de Missouri, murió en Nueva Orleans, Luisiana, el 9 de abril de 1865.

James McKissack, Compañía "B", cuadragésimo cuarto voluntarios de Missouri, murió en la batalla de Franklin, Tennessee, el 30 de noviembre de 1864.

El 27 de octubre de 1864, una fuerza de guerrillas, bajo el mando de Bill Anderson, fue repelida cerca de Albany, condado de Ray, por una parte de la milicia 51 de Missouri inscrita, comandada por el mayor John Grimes, y una parte del condado de Daviess. Milicia de Missouri inscrita, comandada por el Mayor Samuel P. Cox, de la Primera Milicia Estatal de Caballería de Missouri. En el compromiso, Bill Anderson, el conocido "asesino de arbustos", fue asesinado mientras realizaba una carga desesperada.

Se verá por lo anterior que el condado de Ray proporcionó un gran número de soldados tanto para los ejércitos del Gobierno Federal como para la Confederación del Sur, y dondequiera que sus hijos sirvieron, cumplieron bien con su deber.

Después de que se restableció la paz en 1865, se presentó el sublime espectáculo de los soldados del "azul y gris" viviendo en paz juntos y siguiendo las mismas búsquedas, glorificando en el mismo país común, su progreso y renombre, su gran presente y futuro ilimitado.

Las partes este y norte son en su mayoría praderas, con un poco de madera que bordea los arroyos, la parte central está dividida aproximadamente a partes iguales entre madera y pradera y las partes suroeste y sur generalmente cubiertas de madera de varios tipos de roble, también nogal, nogal, almez, madera de azúcar, arce, fresno y algodón. El suelo es rico y productivo, y el condado está bien regado. Crooked River y sus afluentes, West Fork, Middle Fork y East Fork drenan toda la parte central East Fork y West Fork de Wakanda, la parte noreste de Fishing River, Keeny y Rollin's Creek el suroeste y Willow Creek, la parte sur central.

Las producciones agrícolas son trigo, maíz, avena, centeno, tabaco y cáñamo.

Las frutas se cultivan en abundancia. Se ha prestado especial atención al cultivo de la uva, y hay una serie de viñedos extraordinariamente finos en el condado. Entre estos se pueden mencionar el fino viñedo del Major Alexander Oliphant, seis millas al norte de Richmond, en la carretera que va de Richmond a Millville, y el fino de Hiram P. Settle, a una milla al noroeste de Major Oliphant's también los de A. Barr , George W. Dunn, George I. Wasson y WW McDonald, cerca de Richmond, y de Lewis Hammerslaugh, cerca de Lawson, en la parte noroeste del condado, en St. Louis y St. Joseph RR

El carbón bituminoso de calidad superior se encuentra en gran abundancia. El estrato subyacente al condado tiene aproximadamente veinticuatro pulgadas de grosor y se puede varar fácilmente mediante pozos hundidos y a la deriva. Hay otro estrato de unos seis pies de espesor a una profundidad de varios cientos de pies.

Las principales minas de carbón se encuentran en Camden, en el río Missouri, y en las cercanías de Camden, a lo largo de la línea de St. Louis, Kansas City y Northern RR, y en las cercanías de Richmond, conveniente a St. Louis y St. Joseph RR

Las minas de carbón de Camden están bajo el control y la administración de los Sres. McGrew, Gilkison y Chew.

Los siguientes son los principales cerca de Richmond, condado de Ray, Missouri:

Mina de carbón No. 1 & # 8211 Lawson, propiedad de W. D. Rankin.

Antigua mina de carbón N ° 2 y N ° 8211 de Richmond, propiedad de Hughes & amp Co.

Mina de carbón N ° 2 y N ° 8211 de Richmond, propiedad de Hughes & amp Co.

Mina de carbón No. 3 & # 8211 (Abandonada), propiedad de J. C. Cates y otros.

Mina de carbón No. 4 & # 8211 Swanwick, propiedad de Thomas Hayson & amp Co.

Estas minas producen una calidad superior de carbón y pagan una buena ganancia sobre el capital invertido. Las minas propiedad de Hughes & amp Co., en los suburbios de Richmond, producen alrededor de 500.000 fanegas de carbón por año y proporcionan empleo a ochenta mineros, en promedio. Los de Camden y alrededores emplean a unos 150 mineros.

Se han observado indicios de plomo y plata en varias partes del condado.

Valoración del condado por censo de 1870 - $ 10,000,000.00

Impuestos 1876 & # 8211 Impuesto total, $ 1 30 por $ 100

Impuestos, 90 & # 162 por $ 100 impuesto escolar, 40 & # 162 por $ 100

Intereses sobre la deuda ferroviaria & # 8211 $ 48,288.00

Deuda consolidada, excluida la deuda ferroviaria & # 8211 $ 23,101.38

St. Louis, Kansas City y Northern R. R. pasa por la parte sur del condado, con 25 millas de vías. La sucursal de St. Louis y St. Joseph de St. Louis, Kansas City y Northern R. R. tiene 28 millas de vías, que se extienden en diagonal desde la parte sur del condado hasta la parte noroeste.

Burlington y Southwestern R. R. ha realizado un estudio de la línea de su camino, que, cuando esté terminado, pasará por la parte sureste del condado, cruzando St. Louis, Kansas City y Northern R. R. en Hardin.

Las exportaciones del condado son trigo, maíz, avena, centeno, tabaco, cáñamo y ganado.

Los intereses educativos del condado están bien atendidos. Las escuelas públicas están establecidas en todos los subdistritos y en varias de las ciudades hay escuelas privadas de buena reputación. Richmond tiene una escuela graduada de carácter superior, que se imparte en Richmond College, donde no solo se puede adquirir una educación inglesa completa, sino también clásica. Hay noventa y dos escuelas públicas en el condado, a las que asisten 6.869 alumnos. Estas escuelas públicas están dotadas de un fondo escolar permanente, las ganancias de las tierras de las escuelas del municipio y las tierras pantanosas. El veinticinco por ciento de los ingresos del Estado, y también algunas multas y sanciones, se destinan al apoyo de las escuelas públicas.

Las ganancias obtenidas de la venta de estas tierras han sido guardadas sagradamente para promover las escuelas públicas del condado. El condado es el custodio de este fondo. Se presta al diez por ciento de interés, pagadero anualmente. La cantidad gastada en apoyo de las escuelas públicas del condado durante el año que finalizó el 1 de abril de 1876 fue de $ 51.308,35.

Las escuelas del condado se mantienen abiertas en muchos distritos seis meses al año, algunos de ellos más. Muchos de los edificios escolares son estructuras nuevas y sustanciales, y muestran el gran interés manifestado por la gente por la causa de la educación.


Missouri contra Holanda

252 U.S. 416 (1920), argumentado el 2 de marzo de 1920, decidido el 19 de abril de 1920 por voto de 7 a 2 Holmes a favor de la Corte, Van Devanter y Pitney en desacuerdo. El estado de Missouri intentó prohibir a un guardabosque de los Estados Unidos que hiciera cumplir las regulaciones federales promulgadas de conformidad con la Ley del Tratado de Aves Migratorias de 1918 con el argumento de que el estatuto interfirió inconstitucionalmente con los derechos reservados a los Estados bajo la Décima Enmienda. La Ley del Tratado de Aves se aprobó para cumplir con las obligaciones de los Estados Unidos en virtud de un tratado con Gran Bretaña para proteger a las aves migratorias. Missouri apeló las decisiones de los tribunales inferiores que defendían la constitucionalidad del estatuto. Un estatuto federal anterior para regular la captura de aves migratorias, no aprobado de conformidad con un tratado internacional, había sido declarado inconstitucional en tribunales inferiores con el argumento de que las aves eran propiedad de los estados en su capacidad soberana y, por lo tanto, eran inmunes a la regulación federal en virtud de la Décima Enmienda.

El juez Oliver Wendell Holmes concluyó que el estatuto era un medio "necesario y adecuado" de ejecutar los poderes del gobierno federal, válido según el artículo I, sección 8, porque Estados Unidos tenía la autoridad para implementar las obligaciones del tratado.

La Corte sostuvo que, dado que el tratado era válido, reemplazaba a la autoridad estatal como ley suprema del país en virtud del artículo VI de la Constitución. Esto era así, escribió Holmes, porque las aves migratorias no respetaban las fronteras nacionales y, por lo tanto, eran sujetos apropiados para la regulación por acuerdo con otros países. Incluso si los estados de los Estados Unidos fueran capaces de regular efectivamente el tema, la Corte no encontró nada en la Constitución que prohibiera al gobierno federal actuar mediante un tratado para tratar un “interés nacional de casi la primera magnitud ... [ que] sólo puede protegerse mediante la acción nacional en concierto con otra potencia ”(p. 435).

El análisis de Holmes ha sido criticado como un método de arranque para crear un nuevo poder federal mediante un tratado internacional. Los temores de una aplicación expansiva de este principio fueron fundamentales para alentar el apoyo popular a la "Enmienda Bricker" en 1953, que habría enmendado la constitución para establecer que "[un] tratado entrará en vigor como derecho interno en los Estados Unidos sólo a través de la legislación que sería válido en ausencia de tratado ". En 1957, la Corte Suprema alivió gran parte de esta preocupación pública en Reid v. Encubierto, cuando sostuvo que los acuerdos sobre el estatuto de las fuerzas entre los Estados Unidos y países extranjeros no podían privar a los dependientes civiles estadounidenses del derecho a un juicio con jurado al someterlos a consejo de guerra militar mientras estaban estacionados en el extranjero. Citando Misuri v. Holanda, escribió la Corte, “En la medida en que Estados Unidos puede hacer tratados válidamente, el pueblo y los Estados han delegado su poder al Gobierno Nacional y la Décima Enmienda no es una barrera” (p. 18).

los Holanda La opinión se ha vuelto en gran medida irrelevante debido al alcance enormemente ampliado del poder nacional hoy en día sobre todos los asuntos relacionados con el comercio interestatal o extranjero. Pero el caso tiene una importancia constante. En primer lugar, la opinión contiene lo que se ha llegado a considerar como la declaración clásica del enfoque de “documento vivo” de la interpretación constitucional en la que se da un énfasis primordial a la práctica histórica, más que a la intención de los redactores. En segundo lugar, a pesar de que la controversia en este caso se refería al alcance del poder del tratado, más que a la supremacía del tratado, la teoría del caso ha brindado apoyo para decisiones posteriores de la Corte, como Estados Unidos v. Belmont (1937) y Estados Unidos v. Rosado (1942) que establece la supremacía de los acuerdos ejecutivos federales sobre la ley estatal.


Missouri contra Seibert

El hijo de 12 años de Patrice Seibert & # 8217, que tenía parálisis cerebral, murió mientras dormía. Temiendo ser acusada de negligencia, conspiró con sus otros hijos para quemar su casa móvil y hacer que la muerte pareciera un accidente. Como parte del plan, decidieron dejar a otra persona que vivía con ellos, un adolescente con enfermedad mental llamado Donald, en la casa móvil para que las autoridades pensaran que el hijo estaba supervisado en el momento del incendio. Donald posteriormente murió en el incendio.

Varios días después del incidente, la policía arrestó a Seibert y la llevó a la comisaría. Sin darle Miranda advertencias, la policía interrogó a Seibert. Ella admitió el crimen durante el interrogatorio. Después de un descanso de 20 minutos, la policía dio, y Seibert renunció, la Miranda advertencias. Luego, la policía grabó su declaración, que era esencialmente una recitación de lo que le había dicho antes a la policía. La policía usó intencionalmente la estrategia & # 8220question-first & # 8221 en Seibert. Seibert finalmente fue acusado del asesinato en primer grado de Donald.

Historia procesal:

  • Antes del juicio, Seibert se movió para suprimir sus declaraciones previas y posteriores a la advertencia. El tribunal de primera instancia solo suprimió las declaraciones previas a la advertencia. Fue declarada culpable de asesinato en segundo grado.
  • El Tribunal de Apelaciones de Missouri confirmó su condena.
  • La Corte Suprema de Missouri revocó. Encontró que la declaración posterior a la advertencia también debería haberse suprimido como producto de la declaración anterior a la advertencia no válida.
  • La Corte Suprema de los Estados Unidos otorgó certiorari, para resolver un conflicto entre los Tribunales de Apelaciones de Circuito en el Miranda asunto.

Emisión y tenencia:

¿Es una violación de la Miranda Regla para obtener intencionalmente una confesión de un sospechoso antes de leerlo. Miranda advertencias y luego leer las advertencias, obtener la renuncia de derechos y hacer que el sospechoso repita la confesión para usar la segunda confesión en el tribunal? Si.

Se confirma la sentencia de la Corte Suprema de Missouri.

Estado de derecho o principio legal aplicado:

Dar intencionalmente Miranda advertencias a un sospechoso después obtener una confesión no advertida no cumple con Miranda & # 8217s requisitos constitucionales, y la confesión repetida después de que se dieron las advertencias deben ser suprimidas.

Una pluralidad de la Corte señaló que, típicamente, dar Miranda las advertencias antes del interrogatorio son un boleto virtual a la admisibilidad. La técnica & # 8220question-first & # 8221 empleada en este caso, sin embargo, va en contra de los objetivos del Miranda decisión. El objeto de la técnica es hacer que el Miranda advertencias ineficaces dándolas después de que un sospechoso ya ha confesado. Aquí, la policía usó a propósito la técnica de la pregunta primero, conociendo el poder psicológico de alguien que ya ha confesado una vez.

Los hechos de este caso se distinguen de Oregón contra Elstad, 470 U.S. 298 (1985), y por lo tanto requieren un resultado diferente. En Elstad, el oficial de policía obtuvo por error declaraciones inculpatorias del sospechoso en la casa del sospechoso en el momento del arresto, y luego obtuvo una confesión posterior a la advertencia mucho más tarde en la comisaría. Por el contrario, los oficiales en este caso emplearon intencionalmente la técnica de preguntar primero y realizaron los interrogatorios previos y posteriores a la advertencia en el mismo entorno con solo un breve descanso entre ellos.

Opiniones concurrentes y disidentes:

La conclusión de la pluralidad de que la admisibilidad de la declaración posterior a la advertencia debe basarse en las circunstancias específicas del caso es demasiado amplia. Más bien, cuando la policía emplea deliberadamente la técnica de preguntar primero, la declaración posterior a la advertencia debe suprimirse a menos que la policía tome medidas curativas para asegurarse de que el sospechoso comprendió la situación. Miranda derechos.

Opinión concurrente (Breyer):

Se debe utilizar una regla simple en los casos de pregunta inicial: los tribunales deben excluir la declaración posterior a la advertencia como frutos ilegales del interrogatorio previo a la advertencia inicial, a menos que la omisión de la advertencia haya sido de buena fe.

La pluralidad fue correcta en que (i) la declaración posterior a la advertencia no debe suprimirse como frutos venenosos del interrogatorio previo a la advertencia, y (ii) la intención subjetiva del oficial interrogador no debe ser un foco de atención Miranda análisis.

Sin embargo, la pluralidad fue incorrecta al no seguir la celebración central de Elstad & # 8212 que los tribunales deben determinar primero si la declaración previa a la advertencia fue coaccionada y luego determinar si esa coerción se trasladó a la declaración posterior a la advertencia. Además, la regla propuesta por el juez Kennedy en su acuerdo se basa demasiado en la intención subjetiva del oficial de policía.

Significado:

El aspecto más importante de Missouri contra Seibert es que anuló la técnica de pregunta primero de la policía, que fue diseñada para moverse Miranda sin dejar de parecer adherirse a él.


Hoy en la historia de la Corte Suprema: 19 de abril de 1920

La corte blanca (1920)

Josh Blackman es profesor de derecho constitucional en el South Texas College of Law Houston, investigador adjunto del Cato Institute y presidente del Harlan Institute. Síguelo @JoshMBlackman.

Nota del editor: Invitamos a los comentarios y solicitamos que sean civiles y estén relacionados con el tema. No moderamos ni asumimos ninguna responsabilidad por los comentarios, que son propiedad de los lectores que los publican. Los comentarios no representan las opiniones de Reason.com o Reason Foundation. Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier comentario por cualquier motivo en cualquier momento. Informar abusos.

Wiki proporciona un punto sobre este caso en el que nunca pensé:

& # 8220Muchos analistas legales han argumentado que la decisión [que los tratados son la ley del país y se aplican a los estados], implica que el Congreso y el Presidente pueden esencialmente enmendar la Constitución mediante tratados con otros países. & # 8221

No estoy seguro de enmendar la Constitución, pero podría ver a un presidente y dos tercios de los senadores creando un tratado que podría tener implicaciones importantes, por ejemplo. un tratado que prohíbe las ejecuciones, etc.

Cabe señalar que Missouri contra Holanda se redujo en gran medida por Reid contra Covert (1957), que dictaminó que un tratado no se puede utilizar para eludir la Declaración de Derechos o para eludir una disposición clara de la Constitución. Esto significa que un tratado relativo a la Constitución solo se puede utilizar como desempate cuando la Constitución no está clara.

Creo que Missouri v. Holland se decidió erróneamente y debería ser anulado, pero Reid v. Covert ha limitado en gran medida el daño que puede causar la decisión anterior.


Ver el vídeo: HOLANDA La Fuga de Arnhem - Documentales