82 y quinto: Máscara olmeca

82 y quinto: Máscara olmeca

>

Explore este objeto: http://82nd-and-fifth.metmuseum.org/mask-olmec-1977.187.33

"Ser capaz de reconocer un rostro es una de esas habilidades fundamentales de supervivencia".

82nd & Fifth invita a 100 curadores de todo el Museo a hablar sobre 100 obras de arte que cambiaron su forma de ver el mundo.

Aplicación para iPad disponible en inglés, árabe, chino, francés, alemán, italiano, japonés, coreano, portugués, ruso y español: https://itunes.apple.com/us/app/82nd-fifth-from-the-met / id903909632? ls = 1 & mt = 8


Aves, piedras y jaguares: uniendo la polifacética religión olmeca antigua

La inscripción bilingüe maya de Comalcalco y el desciframiento de los celtas de La Venta y la iconografía olmeca permite comprender mucho sobre la antigua religión olmeca y sus asociaciones de culto. En concreto, las principales fuentes de información sobre la religión olmeca son el Monumento 13 de La Venta y el Libro de Chumayel.

Las principales asociaciones de culto olmeca fueron las del pájaro y el felino. Estas tradiciones religiosas olmecas se transmitieron a los mayas. Se mencionan en el Libro de Chumayel, que fue traducido por Brotherston. Sostiene que las tres principales asociaciones de culto que existieron en la antigüedad fueron (1) el culto a las piedras (cortadores), (2) el culto al jaguar y (3) el culto a las aves. En las líneas 4-6 del Libro de Chumayel, se lee que “Aquellos con su signo en el pájaro, aquellos con su signo en la piedra, piedra labrada plana, aquellos con su signo en el Jaguar-tres emblemas”.

Edición en español del 'Libro de Chumayel'. (Melinda Stuart / CC POR NC ND 2.0 )


Cabezas de basalto

Los artefactos más reconocibles creados por los olmecas son 17 cabezas colosales de basalto que se han descubierto en cuatro sitios diferentes. Los olmecas recolectaban basalto de cantos rodados ubicados en la Sierra de los Tuxtlas. Estas piedras eran muy grandes y se desconoce cómo las trasladaron a sus lugares de descanso final.

Las cabezas se moldearon con percusión, martillos y abrasivos. Las primeras investigaciones arqueológicas de los olmecas no comenzaron hasta más de 75 años después del descubrimiento inicial de una cabeza colosal. Uno de los primeros (y más famosos) investigadores en estudiar a los olmecas fue Matthew Stirling.

Zona de habituación olmeca. (Autor proporcionado)


Contenido

Motivo de were-jaguar Editar

El motivo básico del hombre-jaguar combina una cabeza hendida, ojos oblicuos en forma de almendra con iris redondos y una boca abierta hacia abajo con un labio superior ensanchado y encías desdentadas. [5] Este motivo fue descrito por primera vez en forma impresa por Marshall Saville en 1929 y ampliado por el artista y arqueólogo Miguel Covarrubias en sus libros de 1946 y 1957. En este último libro, Arte indio de México y América Central, Covarrubias incluyó un árbol genealógico que muestra la "máscara de jaguar" como ancestral de todos los dioses de la lluvia (posteriores) mesoamericanos. [6]

Aproximadamente en esta época, en 1955, Matthew Stirling expuso lo que desde entonces se conoce como la Hipótesis de Stirling, proponiendo que el hombre-jaguar era el resultado de un apareamiento entre un jaguar y una mujer.

En respuesta a este trabajo preliminar, el hombre-jaguar se convirtió en el eje reinante de la iconografía olmeca. Casi cualquier representación que mostrara una boca hacia abajo o una cabeza hendida se describió como un "hombre-jaguar". [7] Una importante exposición de 1965 orientada a los olmecas se tituló "Los niños del jaguar" y se refirió al hombre-jaguar como "el poder divino de la civilización olmeca". [8]

Sin embargo, este paradigma se vio socavado por el descubrimiento ese mismo año del Monumento 1 de Las Limas, una escultura de piedra verde que mostraba no solo un bebé hombre-jaguar, sino otros cuatro sobrenaturales, cada uno de los cuales tenía la cabeza hendida. Basado en análisis de esta escultura, en 1976, Peter David Joralemon propuso definiciones para ocho sobrenaturales olmecas, cada uno caracterizado por combinaciones iconográficas específicas.

Were-jaguar como una deidad de la lluvia Editar

A través de esta y posteriores investigaciones, se hizo evidente que no todas las cabezas hendidas ni todas las bocas hacia abajo representaban a un hombre-jaguar. [9] Por lo tanto, algunos investigadores han refinado el hombre-jaguar sobrenatural, equiparándolo específicamente con la deidad olmeca de la lluvia, [10] una propuesta que el artista, arqueólogo y etnógrafo Miguel Covarrubias había hecho ya en 1946 en Sur de México. [11]

La lluvia olmeca sobrenatural (o deidad) no solo muestra los característicos ojos en forma de almendra, la cabeza hendida y la boca hacia abajo, es decir, el motivo del hombre-jaguar, sino que tiene varios otros atributos definitorios, que incluyen una diadema y un tocado, este último generalmente hendido. [12] La diadema a menudo se divide horizontalmente y se decora con adornos espaciados regularmente. [13] Además de, o a menudo como una extensión, del tocado, el sobrenatural también lleva orejeras (a menudo plisadas) a los lados de la cara y un ícono de "barras cruzadas" en el pecho y / o el ombligo. [14]

Más allá del término "hombre-jaguar" Editar

Algunos académicos incluso han intentado alejarse del término "hombre-jaguar". Por ejemplo, en su monografía de 1996, en lugar de "were-jaguar", Anatole Pohorilenko usa el término "antropomorfo compuesto", y en su libro de 1993, Miller y Taube afirman que: [15]

Una teoría general [del hombre-jaguar] no puede explicar la diversidad y complejidad de los sobrenaturales olmecas. Solo uno, Rain Baby, claramente parece ser una mezcla de humano-jaguar.

Aunque están "extrañamente ausentes" de la cerámica, [16] las representaciones tridimensionales del hombre-jaguar olmeca sobrenatural aparecen en una amplia variedad de trabajos en piedra, desde pequeñas figurillas de piedra verde (ver esta figurilla de 9 cm) hasta estatuas de basalto (como San Lorenzo Monument 52) ​​a monumentos más grandes (ver foto principal).

Los bebés inertes de hombre jaguar a menudo se muestran sostenidos por adultos estoicos, como si se estuviera presentando al bebé. Esta escena está representada en una amplia gama de materiales, desde pequeñas tallas portátiles (ver foto a continuación) hasta estatuillas de piedra verde casi de tamaño natural, hasta altares de varias toneladas (ver foto del frente del Altar 5 aquí), aunque no se conoce con ninguna claridad de lo que representa este acto.

Se grabaron representaciones bidimensionales del hombre-jaguar en hachas de piedra verde, se pintaron en cerámica e incluso se tallaron en cuatro monolitos de varias toneladas en Teopantecuanitlán (ver dibujo). En los lados del Altar 5 de La Venta, se representan en bajorrelieve alegres bebés de hombre jaguar (ver foto abajo).

Según el arqueólogo Peter Furst, las figurillas de hombre-jaguar probablemente se usaron como dioses domésticos para muchas personas y como ayudantes espirituales o familiares para sacerdotes o chamanes, ayudando en actos transformadores y otros rituales. [17]

Como el principal depredador de Mesoamérica, el jaguar fue venerado por las sociedades precolombinas, y la élite gobernante utilizó la adopción de motivos de jaguar para reforzar o validar el liderazgo. [18] Sin embargo, esto no explica el motivo del hombre-jaguar en sí mismo, y los posibles orígenes del motivo han atraído a los estudiosos durante más de medio siglo.

La hipótesis de Stirling editar

Matthew Stirling, quien hizo muchos de los descubrimientos olmecas iniciales a mediados del siglo XX, propuso que el motivo del hombre-jaguar se derivaba de la historia de la cópula entre un jaguar macho y una mujer humana, basada en gran parte en:

Esta supuesta hipótesis de Stirling [19] obtuvo el apoyo cauteloso de los arqueólogos posteriores, incluido Michael D. Coe. Sin embargo, un análisis más detallado de estas esculturas por parte de académicos como Whitney Davis, Carolyn Tate, Carson Murdy y Peter Furst, ha arrojado dudas sobre esta hipótesis, proponiendo alternativas para explicar las características del jaguar.

Jaguar como victor Editar

En su artículo de 1978, Whitney Davis sugiere que las llamadas representaciones de la cópula entre humanos y jaguares en los monumentos son, en cambio, el comienzo de un culto al jaguar o son representativas de la conquista en la batalla más que de una conquista sexual. En lugar de ver a las personas y las figuras de jaguares en situaciones sexuales, Davis ve al jaguar, o al hombre con pieles de jaguar, como un agresor hacia un oponente derrotado. La mayoría de las figuras en los relieves y monumentos están vestidas con taparrabos, lo que negaría la cópula, y Davis cree que las que están desnudas parecen muertas o moribundas en lugar de en una postura sexual. No es raro ver figuras humanas desnudas como representantes de cautivos u oponentes muertos en la batalla, como en el danzantes de Monte Albán.

Defectos genéticos Editar

Incluso antes de que Davis cuestionara la idea de un sistema de creencias centrado en la cópula humano-jaguar, estudiosos como Michael Coe [20] buscaron causas biológicas para los labios carnosos, la cabeza hendida y la boca desdentada que componen el motivo del hombre-jaguar. Las anomalías genéticas como el síndrome de Down y la espina bífida han sido explicaciones comunes. Las personas afectadas por la espina bífida en particular presentan defectos de desarrollo que coinciden con las características del hombre jaguar. Una de esas afecciones son los encefaloceles, que, entre otras cosas, pueden causar la separación de las suturas craneales y provocar una depresión o hendidura en la cabeza. [21] Cranium bifidum puede producir resultados similares. Además, existe una mayor probabilidad de que estas condiciones ocurran dentro de la misma familia que al azar en toda la población, y podría haber habido una endogamia considerable entre la élite. [22] Si los niños nacidos con esta aflicción fueran vistos como divinos o especiales de alguna manera, los nacimientos múltiples de niños afectados dentro de una familia o línea familiar habrían reforzado el poder político y religioso de esa familia.

Were-jaguar como sapo Editar

Peter Furst, entre otros, ha sugerido que el hombre-jaguar en realidad representa una variedad de sapo nativo, específicamente "un sapo concebido antropomórficamente con características de jaguar". [23]

Especies de sapo que se encuentran comúnmente en Mesoamérica, como Bufo marinus o Valliceps bufo, tienen la hendidura pronunciada en la cabeza y, como todos los sapos, tienen una boca carnosa con encías desdentadas. Se sabe que estas especies de sapos tienen propiedades ceremoniales y alucinógenas para muchas culturas de Mesoamérica. Restos esqueléticos de estas especies, particularmente Bufo marinus, se han encontrado en varios sitios arqueológicos en Mesoamérica, incluidos los centros ceremoniales olmecas. [24] Estas especies de sapos tienen un poder simbólico inherente en su ciclo de vida metamórfico, su fertilidad, su veneno alucinógeno y especialmente su muda de piel. [25]

Esas representaciones de hombres jaguares que tienen colmillos comúnmente atribuidos como colmillos de jaguar también se pueden explicar como sapos. Varias veces al año, los sapos maduros mudan su piel. A medida que se muda la piel vieja, el sapo se la comerá. A medida que se come la piel, cuelga de la boca del sapo y se parece mucho a los colmillos del hombre-jaguar. El proceso de regeneración podría haber simbolizado la muerte y el renacimiento, con todas sus implicaciones religiosas concomitantes.

Were-jaguar como águila arpía Editar

El hombre-jaguar también se puede representar como un águila arpía. Peter Furst sostiene que el equivalente del hombre-jaguar en el cielo es el águila arpía. Ambos son criaturas poderosas asociadas con la antigua transformación chamánica olmeca. Furst llega a esta conclusión basándose en evidencia iconográfica y en el hecho de que las águilas arpías también son depredadores ápice. [27]

Resumen Editar

Hay muchas teorías y asociaciones que giran en torno al motivo del hombre-jaguar, y no tienen por qué ser mutuamente excluyentes. Es posible que los hombres-jaguares significaran cosas diferentes en diferentes momentos durante el período olmeca o para las muchas personas diferentes que crearon las imágenes. El asunto está lejos de resolverse.


82 y quinto: Máscara olmeca - Historia

CIVILIZACIONES NEGRAS DE
AMÉRICA ANTIGUA (MUU-LAN),
MÉXICO (XI)

Cabeza de piedra gigantesca de Negritic African durante la civilización olmeca (Xi)

Las primeras personas en las Américas fueron personas de la raza africana negrítica, que entraron en las Américas quizás ya hace 100.000 años, a través de la recta de bering y hace unos treinta mil años en una empresa marítima mundial que incluía viajes desde el entonces húmedo y el lago llenó el Sahara hacia el Océano Índico y el Pacífico, y desde África Occidental a través del Océano Atlántico hacia las Américas.
Según la Tesis de Gladwin, este antiguo viaje ocurrió, particularmente hace unos 75.000 años, e incluyó pigmeos negros, pueblos negros negríticos y australoides negros similares a los aborígenes negros de Australia y partes de Asia, incluida la India.

Retratos de terracota africanos antiguos 1000 a.C. al 500 a.C.

Descubrimientos recientes en el campo de la lingüística y otros métodos han demostrado sin lugar a dudas que los antiguos olmecas de México, conocidos como el Pueblo Xi, procedían originalmente de África Occidental y pertenecían a la etnia africana mende. Según Clyde A. Winters y otros escritores (ver el sitio web de Clyde A. Winters), la escritura Mende se descubrió en algunos de los antiguos monumentos olmecas de México y se encontró que era idéntica a la misma escritura utilizada por la gente Mende de Occidente. África. Aunque la fecha de prueba del carbono catorce para la presencia de los olmecas negros o del pueblo Xi es alrededor del 1500 a.C., los viajes a México y el sur de los Estados Unidos pueden haber venido de África Occidental mucho antes, particularmente alrededor de cinco mil años antes de Cristo. Esa conclusión se basa en el hallazgo de un algodón nativo africano que se descubrió en América del Norte. La única forma posible de llegar a donde se encontró tuvo que haber sido a través de manos humanas. En ese período de la historia de África Occidental e incluso antes, la civilización estaba en pleno florecimiento en el Sahara Occidental en lo que hoy es Mauritania. Una de las primeras civilizaciones de África, el Imperio Zingh, existió y pudo haber vivido en lo que era un Sahara lleno de lagos, húmedo y fértil, donde los barcos se cruzaban de un lugar a otro.

ANTIGUOS REINOS AFRICANOS PRODUCIDOS
CULTURAS TIPO OLMEC

Los antiguos reinos de África occidental que ocuparon el cinturón forestal costero desde Camerún hasta Guinea tenían relaciones comerciales con otros africanos que se remontan a tiempos prehistóricos. Sin embargo, hacia el 1500 a.C., estos antiguos reinos no solo comerciaban a lo largo de Costa de Marfil, sino también con los fenicios y otros pueblos. Expandieron su comercio a las Américas, donde la evidencia de una presencia africana antigua es abrumadora. Los reinos que llegaron a ser conocidos por árabes y europeos durante la Edad Media ya estaban bien establecidos cuando gran parte de Europa occidental todavía estaba habitada por tribus celtas. En el siglo V a.C., los fenicios llevaban barcos comerciales a varios reinos de África occidental. Durante ese período, el hierro se había utilizado durante aproximadamente mil años y el arte de terracota se estaba produciendo a un gran nivel de artesanía. La piedra también se tallaba con perfección naturalista y, más tarde, el bronce se utilizaba para fabricar diversas herramientas e instrumentos, así como bellas obras de arte naturalistas.

Los antiguos reinos costeros e interiores de África occidental ocuparon un área que ahora está cubierta de una densa vegetación, pero que pudo haber sido despejada hace unos tres o cuatro mil años. Esto incluye las regiones desde las costas de África occidental hasta el sur, hasta el interior del Sahara. En esa zona existían una serie de grandes reinos e imperios. Según Blisshords Communications, uno de los imperios y civilizaciones más antiguos de la tierra existía justo al norte de las regiones costeras en lo que hoy es Mauritania. Se llamaba Imperio Zingh y estaba muy avanzado. De hecho, fueron los primeros en usar la bandera africana roja, negra y verde y en plantarla en todo su territorio en África y el mundo.

El Imperio Zingh existió hace unos quince mil años. Las únicas otras civilizaciones que pudieron haber existido en ese período de la historia fueron la civilización Ta-Seti de lo que se convirtió en Nubia-Kush y la civilización mítica de la Atlántida que pudo haber existido en el Atlántico, frente a las costas de África occidental alrededor de diez a diez. hace quince mil años. Eso deja la pregunta de si hubo una relación entre el Imperio Zingh prehistórico de África Occidental y la civilización de la Atlántida, si el Imperio Zingh era en realidad la Atlántida o si la Atlántida, si existió, era parte del imperio Zingh. ¿Fue la Atlántida, la civilización altamente sofisticada tecnológicamente, una extensión de la civilización negra en Mesoamérica y otras partes de las Américas?


Talla de piedra de un chamán o sacerdote
de la cultura de San Agustín de Columbia


Un antiguo Oni o Rey de África Occidental con artefactos similares
como la talla de piedra de la cultura de San Agustín de un chamán


Las antiguas tallas de piedra (500 a 1000 a. C.) de los chamanes de los sacerdotes-reyes anteriores muestran claramente distintas similitudes en los instrumentos que se sostienen y en el propósito. La talla realista de un rey africano u Oni ​​y la talla de piedra de un chamán de la cultura San Agustín de Colombia indican la difusión de las prácticas religiosas africanas a las Américas. De hecho, la región de Colombia y Panamá estuvieron entre los primeros lugares donde los negros fueron avistados por los primeros exploradores españoles en América.


A partir de la evidencia arqueológica reunida tanto en África Occidental como en Mesoamérica, hay razones para creer que los Negríticos africanos que fundaron o influyeron en la civilización olmeca procedían de África Occidental. Las cabezas de piedra olmecas collosol no solo se parecen a los africanos negros del área de Ghana, sino que las antiguas prácticas religiosas de los sacerdotes olmecas eran similares a las de los africanos occidentales, que incluían el chamanismo, el estudio del complejo de Venus que formaba parte de las tradiciones. de los olmecas, así como de los pueblos ono y dogón de África occidental. La conexión del idioma es de gran importancia, ya que se ha descubierto a través del desciframiento de la escritura olmeca, que los antiguos olmecas hablaban la lengua mende y escribían en la escritura Mend, que todavía se usa en partes de África occidental y el Sahara para este fin. día.

COMERCIO ANTIGUO ENTRE LAS AMÉRICAS Y ÁFRICA

El comercio y las actividades comerciales más tempranas entre el África prehistórica y antigua y las Américas pueden haber ocurrido en África occidental y pueden haber incluido el envío y los viajes a través del Atlántico. La historia de África occidental nunca se ha investigado adecuadamente.Sin embargo, existe una amplia evidencia que demuestra que el África occidental del 1500 a.C. estaba en un nivel de civilización cercano al del antiguo Egipto y Nubia-Kush. De hecho, había similitudes entre las culturas de Nubia y África occidental, incluso las mismas similitudes entre las pirámides funerarias de arcilla de ladrillo duro a escala más pequeñas construidas para los reyes de África occidental en Kukia en
la Ghana precristiana y sus contrapartes en Nubia, Egipto y Mesoamérica.

Aunque África occidental no es comúnmente conocida por tener una cultura de construcción de pirámides, tal cultura existía aunque las pirámides se crearon para el entierro de los reyes y estaban hechas de ladrillo endurecido. Este estilo de construcción de pirámides estaba más cerca de lo que construyeron los olmecas en México cuando se construyeron las primeras pirámides olmecas. De hecho, no fueron construidos con piedra, sino con arcilla endurecida y tierra compacta.

Sin embargo, a pesar de que no vemos pirámides de piedra que se elevan sobre el suelo en África occidental, similares a las de Egipto, Nubia o México, o abiliscos masivos, monumentos colosales y estructuras de la civilización nubia y kemítica o mesoamericana. El hecho es que existieron en África Occidental en menor escala y fueron transportados a las Américas, donde las condiciones
como un entorno más acogedor para la construcción y libre de detrimentos como la malaria y la mosca tsetsé, hizo que fuera mucho más fácil construir a gran escala.



Pirámide mesoamericana con apariencia escalonada,
construido hace unos 2500 años


Pirámide escalonada de Sakkara, Egipto, construida sobre
hace cuatro mil años, compárese con la pirámide mesoamericana


Es muy probable que los mismos africanos occidentales que desarrollaron la civilización olmeca o Xi en México llevaron a las Américas proyectos de construcción a gran escala, como la construcción de pirámides y monumentales. Esas actividades se habrían producido sobre todo si no hubiera ningún impedimento y obstáculo para la construcción y construcción masiva y monumental, como ocurre en las zonas de bosques y paludismo de África occidental. Sin embargo, cuando se examina de cerca la región de las antiguas Ghana y Mauritania, existen pruebas de grandes ciudades prehistóricas como Kukia y otras, así como de varios monumentos a una gran civilización, y siguen existiendo a un nivel menor que Egipto y Nubia, pero lo suficientemente significativo. para mostrar una conexión directa con la civilización olmeca de México.

Las similitudes entre la civilización olmeca y africana occidental incluyen similitudes raciales, religiosas y de construcción de pirámides, así como las similitudes en sus alfabetos y escrituras, así como en ambas culturas que hablan el idioma mende idéntico, que alguna vez estuvo muy extendido en el Sahara y se extendió hasta ahora. Este como la India dravídica en tiempos prehistóricos, así como el Pacífico Sur.

Durante los primeros años del comercio de África Occidental con las Américas, los marinos comerciales realizaban frecuentes viajes a través del Atlántico. De hecho, la historia oral de una tradición de navegación entre las Américas y África es parte de la historia del pueblo Washitaw, una nación aborigen negra que fueron los habitantes originales de la región del valle del Mississippi, los antiguos territorios de Luisiana y partes del sur. Estados Unidos. Según sus tradiciones orales, sus antiguos barcos atravesaban el Océano Atlántico entre África y las Américas en misiones comerciales y comerciales.

Algunos de los barcos utilizados durante la antigüedad, quizás antes del 7000 a.C. (que es la fecha dada para las pinturas rupestres de los dibujos y pinturas de barcos en el desierto del Sahara ahora seco) son similares a los barcos que se utilizan en algunas partes de África en la actualidad. Estos barcos estaban hechos de papiro o tablas atadas con cuerdas, o troncos de árboles ahuecados.

Estos barcos antiguos fueron cargados con todo tipo de bienes comerciales y no solo cruzaron el Atlántico, sino que comerciaron en el Pacífico y se establecieron allí también hasta California. En
De hecho, la tradición de los marinos negros que cruzan el Pacífico de ida y vuelta a California es mucho más antigua que la divulgación real de ese hecho a los primeros exploradores españoles a quienes los indios americanos les dijeron que los hombres negros con el pelo rizado hacían viajes desde las costas de California hasta las costas de California. Pacífico en misiones comerciales.

Por otro lado, el comercio de África Occidental con las Américas antes de Colón y desde tiempos protohistóricos (30.000 a.C. a 10.000 a.C.), es uno de los capítulos más importantes de la historia africana antigua. Sin embargo, esta era que comenzó hace unos 30.000 años y quizás antes (ver la Tesis de Gladwin, por C.S. Gladwin, Mc Graw Hill Books), no ha sido parte de la Historia de los Negros en las Américas. Más adelante en la historia, particularmente durante la Edad del Bronce.

Sin embargo, durante la última parte de la Edad del Bronce, particularmente entre el 1500 a.C. Hasta el año 1000 a.C., cuando la civilización olmeca comenzó a florecer y florecer, las nuevas condiciones en el Mediterráneo hicieron más difícil para los africanos occidentales comerciar por mar con la región, aunque su comercio terrestre a través del Sahara estaba floreciendo. Para entonces, griegos, fenicios, asirios, babilonios y otros intentaban hacerse con el control de las rutas marítimas y los puertos comerciales de la región. Los conflictos en la región pueden haber empujado a los africanos occidentales a fortalecer su comercio transatlántico con las Américas y a explorar y asentarse allí.


Antigua embarcación marítima utilizada por los egipcios
y nubios en la antigüedad.

Aumenta el comercio y los asentamientos de África occidental en las Américas debido a los conflictos en el Mediterráneo

El florecimiento de la civilización olmeca se produjo entre el 1500 a. C. hasta el año 1000 a.C., cuando se esculpieron más de veintidós cabezas colosales de basalto que representaban el tipo racial negrítico de África Occidental.
Este florecimiento continuó con la aparición de "magos" o africanos chamánicos que observaron y trazaron el complejo planetario de Venus (ver la estatuilla de la era precristiana de un chamán de África Occidental en la fotografía de arriba).
Se dice que estos "magos" ingresaron a México desde África occidental entre el 800 a. C. hasta el 600 a.C. y eran hablantes de la lengua Mende, así como escritores de la escritura Mende o la escritura Bambara, que todavía se utilizan en partes de África Occidental y el Sahara.

Estos chamanes que se convirtieron en la clase sacerdotal en Monte Albán durante los años 800 a 600 a.C. (ref. La historia de los olmecas africanos y la civilización negra de las Américas desde los tiempos prehistóricos hasta la era actual), tuvo que haber viajado a través del Atlántico desde África occidental, ya que es solo en África occidental donde las prácticas religiosas y astronómicas y prácticas religiosas y complejas (Venus, la observación de Dogon Sirius y la adoración de Venus de los afro-olmecas, el uso del hacha en la adoración de Shangó entre los yoruba de África Occidental y el uso del hacha en el culto afro-olmeca como así como la prominencia del dios del trueno más tarde conocido como Tlalock entre los aztecas) son los mismos que practicaban los chamanes afro-olmecas. Según Clyde Ahmed Winters (consulte la página web "Clyde A. Winters" sobre "búsqueda").

Así, se ha demostrado a través de estudios lingüísticos, similitudes religiosas, similitudes raciales entre los afroolmecas y africanos occidentales, así como el uso del mismo idioma y escritura, que los afroolmecas provenían de la región de habla mende de África occidental, que una vez incluyó el Sahara.

La navegación y la construcción naval en el Sahara tiene más de veinte mil años. De hecho, hace algunos años se exhibieron pinturas rupestres y murales de barcos antiguos en la revista National Geographic. Estos barcos, que llevaban velas y mástiles, se encontraban entre los barcos que navegaban por el agua que llenaba el Sahara en tiempos prehistóricos. Es a partir de esa tradición de construcción de barcos que los Bambara utilizaron sus conocimientos para construir el barco de papiro Ra I de Thor Hayerdhal, que llegó a las Indias Occidentales desde Safi en Marruecos hace años. Los bambara son también una de las nacionalidades de África Occidental que tenían y todavía tienen un complejo religioso y astronómico similar al de los antiguos olmecas, particularmente en el área de la observación de estrellas.

Un viaje a través del Atlántico hacia las Américas con una buena corriente durante un tiempo agradable habría sido una tarea más fácil para los africanos occidentales de las regiones costeras y ribereñas que mediante el uso de caravanas que atravesaban el calor de día y el frío extremo. por la noche en el desierto del Sahara. Hubiera sido mucho más fácil tomar un barco bien hecho, similar al que se muestra arriba y dejar que las corrientes lo llevaran a las Indias Occidentales, y puede haber tomado tanto tiempo como enviar mercancías desde el norte y noreste de África a el interior y las costas de los antiguos reinos de África Occidental. Agregue a eso el hecho de que cruzar el Sahara no habría sido una tarea fácil cuando existían obstáculos como el ambiente caluroso y polvoriento, los miles de kilómetros de polvo, arena y fuertes vientos. El largo viaje a través de las regiones del sur de África occidental a través de valles, montañas y por los numerosos ríos hasta la costa utilizando bestias de carga habría sido problemático, sobre todo porque los mosquitos de la malaria dañinos tanto para humanos como para animales habrían hecho uso de animales para transportar cargas. no fidedigno.

Viajes en barco a lo largo de la costa de África occidental hacia el norte, a través de las columnas de Heracles,
hacia el este en el Mediterráneo hasta puertos como Biblos en el Líbano, Tiro o Sydney habría sido dos o tres veces más largo que tomar un barco desde Cabo Verde, navegar a través del Atlántico y aterrizar en el noreste de Brasil a mil quinientas millas de distancia, o Meso América a unas 2400 millas de distancia. La distancia en sí misma no es lo que facilita el viaje. Es el hecho de que las corrientes
que son similares a los ríos gigantes del océano, transportan barcos y otras embarcaciones desde África Occidental a las Américas con relativa facilidad.

Los africanos occidentales durante el período de 1500 a.C. hasta el 600 a.C. hasta 1492 d.C. puede haber considerado a las Américas como una fuente de comercio, un lugar para asentarse y construir nuevas civilizaciones. Durante el período de 1500 a.C. Hasta el 600 a.C., hubo muchos conflictos en el Mediterráneo que involucraron a los kushitas, egipcios, asirios, fenicios, pueblos del mar, persas, judíos y otros. Cualquier reino o nación de esa época que quisiera realizar un comercio fluido sin complicaciones habría intentado encontrar socios comerciales alternativos. De hecho, esa fue la razón por la que los europeos decidieron navegar hacia el oeste en su camino hacia la India y China en 1492 d.C. Fueron acosados ​​por los árabes en el este y tuvieron que pagar fuertes impuestos para pasar por la región.

Aún así, la mayoría de los imperios y reinos negros como Kush, Mauri, Numidia, Egipto, Etiopía y otros pueden haber tenido pocas dificultades para realizar intercambios comerciales entre sus vecinos, ya que también se encontraban entre las principales potencias de la región que dominaban el Mediterráneo.
Al sur de esta región del norte al suroeste, Mauritania (el sitio del Imperio Zingh prehistórico) Ghana, y muchas de las mismas nacionalidades que marcaron el comienzo del renacimiento de África Occidental de la Alta Edad Media estaban involucradas en civilizaciones y culturas similares a aquellas de Nubia, Egipto y los imperios del pueblo afro-olmeca o Xi (Shi).


Rey y reina nubio-kushita (circa 1000 a. C.)

Se cree que hubo presencia nubia en México y que las civilizaciones de África Occidental estaban relacionadas con la de los nubios, a pesar de la distancia entre los dos centros de la civilización negra en África. No hay duda de que en la antigüedad existían lazos comerciales entre África Occidental y Egipto. De hecho, alrededor del 600 a.C., Nikau, un faraón de Egipto envió barcos para circunnavegar África y más tarde, alrededor del 450 a.C., los fenicios hicieron lo mismo, desembarcando en África occidental en la nación que ahora se llama Camerún. Allí presenciaron lo que pudo haber sido la celebración de un festival de la cosecha al estilo de Kwanza, donde se podían ver desde sus barcos "platillos, cuernos" y otros instrumentos, así como humo y fuego de los campos de entierro.

En ese período de la historia, las culturas y civilizaciones de África Occidental, que eran vástagos de culturas mucho más tempranas del sur del Sahara, eran muy antiguas en comparación con civilizaciones como Grecia o Babilonia. De hecho, los antiguos africanos occidentales usaban hierro ya en el 2600 a. C. y era tan común que no existía la "edad del bronce" en África occidental, aunque el bronce se usaba para adornos e instrumentos o herramientas.

Una combinación de nubios y africanos occidentales comprometidos en el comercio mutuo y el comercio a lo largo de las costas de África occidental podría haber planeado muchos viajes hacia y desde las Américas y podría haber realizado una travesía alrededor del 1500 a.C. y después. En la región del sur de México, donde floreció la civilización olmeca, se tallaron enormes esculturas de cabezas de africanos negríticos típicos. Algunas de estas enormes cabezas de basalto contienen el peinado cornrow común entre los negros de África occidental, así como el cabello rizado y rizado común entre al menos el 70 por ciento de todas las personas negritas (la otra proporción es la raza negra dravidiana de la India y los australoides negros). de Australia y el sur de Asia).


Collossol Afro-Olmec cabeza de basalto vistiendo
Casco de guerra tipo nubio, circa 1100 a.C.

Los afro-olmecas vinieron de las regiones Mende de África occidental

Aunque los arqueólogos han utilizado el nombre "olmeca" para referirse a los constructores negros de las primeras civilizaciones del antiguo México, descubrimientos recientes han demostrado que estos afro-olmecas eran africanos occidentales de lengua y grupo cultural mende. Las inscripciones encontradas en monumentos antiguos en partes de México muestran que la escritura utilizada por los antiguos olmecas era idéntica a la utilizada por los antiguos y modernos pueblos de habla mende de África Occidental. Racialmente, las cabezas de piedra colosales son idénticas en características a las de los africanos occidentales y el idioma descifrado en los monumentos olmecas es idéntico al idioma mende de África occidental (ver Clyde A. Winters) en Internet.

El término "olmeca" fue utilizado por primera vez por los arqueólogos desde que las cabezas de piedra gigantes con las características del pueblo negrítico de África Occidental se encontraron en una parte de México con abundancia de árboles de caucho. La palabra maya para caucho era "olli", por lo que el nombre "olmeca" se usó para etiquetar al pueblo afroide negrítico representado en las caras de las cabezas de piedra y que se encuentra en cientos de estatuillas de terracota en toda la región.

Sin embargo, debido al trabajo científico realizado por descifradores y lingüistas, se ha descubierto que los antiguos negros de México conocidos como olmecas, se llamaban a sí mismos el Pueblo Xi (Pueblo She).
Además de las cabezas de piedra gigantes de basalto, durante los últimos cien años también se han encontrado cientos de figurillas de terracota y cabezas de personas de origen racial africano negrítico en México y otras partes de Mesoamérica, así como en las antiguas tierras de propiedad negra de Estados Unidos. el sur de los Estados Unidos (Washitaw Proper, (Texas, Louisiana, Mississippi, Oklahoma, Arkansas), la cultura de San Agustín de América del Sur en la nación de Colombia, Costa Rica y otras áreas) la "Compra de Louisiana",
tierras, el reino sudoriental de Black Jamassee y otros lugares, incluido Haití, véase
la revista Ancient American).

Varias pistas y rastros culturales exclusivos de África, así como los descendientes vivos de los inmigrantes africanos prehistóricos y antiguos a las Américas continúan existiendo hasta el día de hoy. La Nación Washitaw de Louisiana es uno de esos grupos (ver www.Hotep.org), los Garifuna o Caribes Negros del Caribe y América Central es otro, los descendientes de los Jamasse que viven en Georgia y los estados circundantes es otro grupo. También hay otros como la fama del Californiano Negro de la Reina Calafia (la Reina Amazona Negra mencionada en el libro Journey to Esplandian, de Ordóñez de Montalvo a mediados del siglo XVI).

Son muchos los artefactos culturales que conectan a los antiguos negros de América con África. Algunas de estas similitudes se pueden ver en las obras de piedra y terracota de los antiguos negros de América. Por ejemplo, la línea del cabello africana es claramente visible en algunos trabajos de piedra y terracota, incluido el uso de trenzas, peinado afro, estilo plano "mohawk" similar al que se usa en África, rastas, cabello trenzado e incluso cabello rizado. La línea del cabello africana es claramente visible en una fina cabeza de piedra de Veracruz México, tallada entre el 600 a.C. al 400 a.C., el Período Clásico de la civilización olmeca. Esa estatuilla en particular mide aproximadamente treinta centímetros de alto y la distancia desde la cabeza hasta la barbilla es de aproximadamente 17 centímetros. Otra cabeza de aproximadamente 12 pulgadas, no solo posee rasgos negroides, sino que el diseño del cabello es auténticamente de África Occidental y se exhibe en el Museo Nacional de México. Esta cabeza africoide de terracota también usa los tapones para los oídos de tipo disco comunes, comunes en partes de África incluso hoy en día entre tribus como los dinka y shilluk.

Una de las pruebas más impresionantes que muestra un vínculo directo entre los pueblos negros olmecas o Xi de México y los africanos occidentales es la presencia de marcas de escarificación en algunas esculturas olmecas de terracota. Estas marcas de escarificación indican claramente la presencia de Mandinga (Mende) de África Occidental en la Mesoamérica prehistórica y antigua. La escarificación ritual todavía se practica en partes de África y entre los pueblos negros del Pacífico Sur, sin embargo, las marcas de escarificación olmeca no son de origen negro melanesio ni del Pacífico Sur, ya que los patrones utilizados en la escultura olmeca antigua todavía son comunes en partes de África. Este estilo de tatuaje de escarificación todavía es utilizado por los nuba y otros africanos sudaneses. De hecho, el rostro de una niña con escarificación queloide en este rostro es idéntico a los mismos tatuajes queloides en el rostro de una antigua cabeza de terracota olmeca del antiguo México. Los tatuajes queloides similares también aparecen en los brazos de algunos sudaneses y son idénticos a las cicatrices queloides similares en los brazos de algunas figuras de arcilla de las antiguas estatuillas olmecas de terracota de los pueblos negroides del antiguo México.


Cabeza de bronce de un antiguo rey de Benin, África occidental,
La tradición de la escultura fina en África occidental se remonta mucho antes del año 1000 a. C.


Cabeza colosal del rey guerrero afro-olmeca (Xi), circa 1100 a.C.

Descendientes de antiguos africanos en América reciente

En muchas partes de las Américas hoy en día, todavía hay personas de origen racial africano negrítico que continúan existiendo ya sea mezcladas con la población afroamericana más grande o son parte de grupos indígenas separados que viven en sus propias tierras con su propia cultura e idiomas únicos. .

Un ejemplo de ello es la nación Washitaw, que poseía alrededor de un millón de millas cuadradas de los antiguos territorios de Luisiana, (ver www.Hotep.org), pero que ahora posee solo alrededor de 70,000 acres de todo su antiguo territorio. La recuperación de sus tierras de los EE. UU. Fue un proceso largo que concluyó parcialmente en 1991, cuando ganaron el derecho a sus tierras en un tribunal de EE. UU.

Los californianos negros se disolvieron como nación a fines del siglo XIX después de muchos años de guerra con los invasores españoles del suroeste, con México y con los EE. UU. Californianos de hoy.

Los caribes negros o garífunas de las islas del Caribe y Centroamérica lucharon con los ingleses y españoles desde finales del siglo XV hasta 1797, cuando los británicos reclamaron la paz. Los garífunas fueron expulsados ​​de sus islas, pero prosperaron en América Central, donde hoy viven cientos de miles a lo largo de las costas.

Los afrodarienitas son un grupo significativo de negros prehistóricos y precolombinos que existieron en América del Sur y América Central. Estos negros fueron los africanos que los españoles vieron por primera vez durante su exploración de la estrecha franja de tierra entre Colombia y Centroamérica y que fueron descritos como "esclavos de nuestro señor" ya que los españoles y europeos tenían la intención de esclavizar a todos los negros que encontraban en las tierras recién descubiertas.

Los negros antes mencionados de origen precolombino no son negros mezclados con la población india mongoloide como ocurrió durante la época de la esclavitud.Eran negros que en algunos casos estaban en sus tierras antes de las migraciones hacia el sur de los nativos americanos mongoloides. En muchos casos, estos negros habían establecido civilizaciones en las Américas hace miles de años.



Uno de los primeros californianos negros, miembro del Black original
aborígenes de California y el suroeste de EE. UU.


Miembro de una de las naciones negras originales de las Américas,
el Afro-Darienita de Panamá.


Talla de piedra de una persona negroide encontrada en el área
cerca de los territorios de Washitaw, sur de EE. UU.

EL USO DE BARCOS Y BARCOS ANTIGUOS AFRICANOS PARA COMERCIAR CON LAS AMÉRICAS

Los africanos protohistóricos, prehistóricos y de la antigua Negrita eran dueños de las tierras y de los océanos. Fueron los primeros constructores de barcos en la tierra y tuvieron que haber usado embarcaciones para cruzar desde el sudeste asiático a Australia hace unos 60.000 años y desde la región de los mares interiores de África Occidental / Sahara hasta las Américas. El hecho de que la parte norte de África ahora conocida como un vasto páramo desértico sea un lugar de grandes lagos, ríos y regiones fértiles con las civilizaciones más antiguas es un hecho que se ha verificado (ver Presencia africana en América temprana, edt. Ivan Van Sertima y Runoko Rashidi, Transaction Publishers, New Bruinswick, Nueva Jersey, "The Principle of Polarity", de Wayne Chandler: 1994.)

Desde esa región de África, así como África oriental, las difusiones de negros hacia las Américas ya en el 30.000 a. C. se cree que ocurrieron en base a hallazgos en una región desde México hasta Brasil que muestran que los indios estadounidenses en la región incluyen tipos negríticos (por ejemplo, olmecas, afrodarienitas, californianos negros, chuarras, garífunas y otros). Los viajes mucho más tempranos ocurrieron por tierra en algún momento antes del 75,000 a.C. según la Tesis de Gladwin escrita por C.S. Gladwin. Esta migración ocurrió en el lado del Pacífico de las Américas y fue iniciada por africanos con afinidades similares a la gente de Nueva Guinea, Tasmania, Islas Salomón y Australia. Las primeras migraciones de los negros africanos a través de Asia y luego a las Américas parecían haber ocurrido exactamente durante el período en que los aborígenes australianos y los antepasados ​​proto-africana de los aborígenes, oceánico negroides (fijianos, las Islas Salomón, Papúa-Nueva Guinea, etc. ) y otros negros se extendieron por el este de Asia y las islas del Pacífico hace unos cien mil años. El hecho de que estos mismos negros se encuentren todavía entre las culturas marineras del mundo y sigan considerando el mar como sagrado y como un lugar de sustento es una prueba de su antigua dependencia del mar para viajar y explorar, así como para el comercio y el comercio. Por lo tanto, habrían tenido que construir barcos y botes dignos del mar para llevarlos a través de las vastas extensiones del océano, incluido el Atlántico, el Océano Índico (tanto el Atlántico como el Índico se llamaban Mar de Etiopía, en la Edad Media) y el Océano Pacífico.

Durante el período histórico cercano al período de la historia mundial del bronce o el cobre temprano (6000 a. C. a 4000 a. C., pueden haber ocurrido migraciones de africanos de las regiones de Mende en África occidental y del Sahara a través del Atlántico hacia las Américas. De hecho, el Mende La cultura agrícola estaba bien establecida en África occidental y el Sahara durante ese período. Los barcos todavía atravesaban el Sahara, como lo habían hecho durante más de diez mil años antes. Los pueblos antiguos del Sahara, como muestran claramente las pinturas rupestres, utilizaban barcos y puede haber navegado desde África Occidental y el Sahara a las Américas, incluidos los territorios Washitaw del Medio Oeste y Sur de los EE. UU. Además, los aborígenes negros del antiguo Imperio Washitaw que todavía viven en el sur de EE. UU. creen que aproximadamente 6000 a.C., hubo un gran cambio de población de la región de África y el océano Pacífico, lo que provocó las migraciones de sus antepasados ​​a las Américas para unirse a los negros que h anuncio estado allí anteriormente.

En cuanto al uso de barcos, los antiguos pueblos negríticos y los pueblos negroides originales de la tierra pueden haber comenzado a utilizar barcos muy temprano en la historia de la humanidad. Además, cualquier barco que se utilizara no tenía por qué ser sofisticado o de gran tamaño. De hecho, es posible que los primeros migrantes africanos a las regiones de Asia y el Pacífico hayan esparcido desde África Oriental hasta el Océano Índico y el Pacífico la canoa pequeña y en condiciones de navegar. Los antiguos africanos usaban botes de papiro, piel, tablas cosidas, troncos y troncos ahuecados en sus viajes a diversas partes del mundo.


Cabeza de piedra gigante de afro-olmeca (pueblo Xi)
del México antiguo, alrededor del 1100 a.C.


Rostro de niño afro-olmeca tallado en el "cinturón" de desechos de un pelotero olmeca


Este cinturón de piedra fue utilizado por los peloteros olmecas para atrapar el impacto de las pelotas de goma en sus juegos de pelota. Esta cara es típica de Negrita, incluidos los ojos que parecen "sesgados", una característica racial común en África Occidental, el Sahara y Sudáfrica entre los Kong-San (bosquimanos) y otros africanos.

RUTAS COMERCIALES DE LOS ANTIGUOS NEGROS

Durante los años de migraciones de africanos a todas partes del mundo, quienes cruzaron el Atlántico, el Océano Índico y el Pacífico también utilizaron los mares para hacer viajes a las zonas del norte de África. Es posible que hayan evitado las rutas del norte a través de los desiertos en determinadas épocas del año y navegado hacia el norte navegando paralelamente a las costas en su camino hacia el norte o hacia el sur, tal como lo habían hecho los fenicios, nubios y egipcios.
Los botes hechos de piel, troncos, tronco ahuecado, canoas amarradas y piel podrían haberse utilizado para el comercio.

El bote de caña es un tipo común de embarcación que se usa en África Occidental y otras partes del mundo, sin embargo, había otros botes y barcos para agregar a los ya mencionados anteriormente. Barcos similares a los de Nubia y Egipto se usaban en el Sahara tanto o incluso más que en Egipto. De hecho, la civilización en el Sahara y Sudán existió antes de que Egipto fuera colonizado por negros del sur y el Sahara.

Los barcos que cruzaron el Atlántico hacia el 1500 a.C. (durante el período afro-olmeca temprano) eran probablemente los mismos tipos de barcos que se muestran en las pinturas rupestres del Sahara de barcos que datan de aproximadamente 7,000 a.C. o barcos similares de los grabados rupestres nubios del 3000 a. C.

Los egiptólogos como Sir Flinders Petrie creían que los antiguos dibujos africanos de barcos representan barcos de papiro similares al construido por el pueblo Bambara para Thor Hayerdhal en las orillas del lago Chad. Este barco llegó a Barbadose, sin embargo, no reforzaron el casco con una cuerda como lo hicieron los antiguos egipcios y nubios con sus antiguos barcos. Esa falta de refuerzo debilitó el barco Bambara, sin embargo otro barco de papiro construido por los indios Ayamara en el lago Titicaca, Bolivia fue reforzado y llegó a las Indias Occidentales sin dificultad.

El historiador naval Bjorn Landstrom cree que algunos de los cascos curvos que se muestran en el arte rupestre y la cerámica de la civilización nubia (alrededor del 3000 a.C.) apuntan a una idea básica de tres tablas. Las tablas se habrían cosido con una cuerda. La versión más grande debe haber tenido algún marco interior para mantenerlos juntos. Los cascos de algunos de estos barcos muestran la extensión vertical de la proa y la popa que pudo haber sido para mantenerlos flotantes.

Este tipo de embarcaciones todavía se utilizan en uno de los lugares más inverosímiles. Las tribus Djuka y Saramaka de Surinam, conocidas también como "Bush Negroes",
construye un estilo de barco y barco similar al de los antiguos egipcios y nubios, con proa y popa curvados hacia arriba y apuntando verticalmente.

Este estilo de barco también es un diseño común en partes de África Occidental, particularmente a lo largo del río Níger, donde se produce un extenso comercio fluvial. Por lo general, están tallados en un solo tronco de árbol que se utiliza como columna vertebral. A continuación, se colocan tablones al costado para agrandarlos. En todos los casos, las cabañas se construyen sobre el interior con alfombra tejida u otro material fibroso resistente. Estos botes suelen tener de seis a dos metros y medio de ancho y unos quince de largo. Existe evidencia de que un emperador africano Abubakari de Mali usó estas "almadias" o lanchas para hacer un viaje a las Américas durante la década de 1300 (ver They Came Before Columbus, Ivan Van Sertima Random House: 1975).

Aparte de los barcos utilizados por los africanos occidentales y los africanos negros del Sahara del suroeste para navegar a través del Atlántico hacia las Américas, los nubios, kushitas, egipcios y etíopes eran comerciantes conocidos en el Mediterráneo. Los cananeos, los habitantes negroides del Levante que más tarde se convirtieron en fenicios, también fueron maestros marineros. Esto ha llevado a algunos a especular que las cabezas de los afro-olmecas representan las cabezas de los sirvientes de los fenicios, sin embargo, ningún pueblo dominante construiría monumentos tan masivos y colosol para sus sirvientes y no para ellos mismos.

LOS ANTROPÓLOGOS CREEN QUE HABÍA UNA ANTIGUA PRESENCIA NEGRA EN LAS AMÉRICAS


Durante el Congreso Internacional de antropólogos estadounidenses llevó a cabo en Bacelona, ​​España en 1964, un antropólogo francés señaló que todo lo que le faltaba para demostrar una presencia definida de Negritic negros en las Américas antes de Colón fue esqueletos negroides a añadir a la negroide ya se encuentran terracotas ofrecido . Más tarde, en febrero de 1975, se encontraron esqueletos de personas negroides que datan del año 1200 en una tumba precolombina en las Islas Vírgenes. Andrei Wierzinski, el crainólogo polaco también concluyó con base en el estudio de esqueletos encontrados en México, que una buena parte de los cráneos eran de Negritos Negros,

Con base en los muchos hallazgos de una presencia negra africana negra en el México antiguo, algunos de los defensores más entusiastas de una presencia negra africana precolombina en México son profesionales mexicanos. Llegan a la conclusión de que los africanos deben haber establecido los primeros centros comerciales importantes en las costas a lo largo de Vera Cuz, de donde surgió la primera civilización de América Central.

En retrospectiva, los antiguos africanos visitaron América desde aproximadamente el 100.000 a. C. donde permanecieron durante decenas de miles de años. Hacia el 30.000 a. C., hasta aproximadamente el 15.000 a. C., se produjo una migración masiva desde el Sahara hacia el Océano Índico y el Pacífico en el este. Los negros también emigraron hacia el oeste a través del Océano Atlántico hacia las Américas durante ese período hasta la misma víspera del primer viaje de Colón a las Américas.

El comercio, el comercio y la exploración, así como la búsqueda de nuevas tierras cuando el Sahara comenzó a secarse más adelante en la historia, fue el catalizador que llevó a los africanos occidentales hacia el Atlántico y las Américas.

Clyde A. Winters (Los nubios y los olmecas)

Negros del Pacífico y Melanesia:
www.cwo.com/

Si alguna vez visita los antiguos monumentos afro-olmecas de México, la nación Washitaw de Luisiana, los monumentos de Nubia, Egipto o África Occidental, necesita tomar excelentes fotografías:
www.photoalley.com

DESCENDIENTES DE Precolumbian negros en los EE.UU., el Caribe, america central y del Sur y la lucha por la devolución de sus ROBADO tierras ocupadas

EN MEDIO DE LAS REPARACIONES, SE DEBATE EL ASUNTO DE DEVOLVER LAS TIERRAS DE ESTOS NEGROS QUE ANCESTROS ERA AQUÍ EN LOS ESTADOS UNIDOS Y LAS AMÉRICAS ANTES DE QUE COLÓN YA SE HAYA HECHO CON UNA NACIÓN NEGRA DE LOS TERRITORIOS DE LOUISIANA


La experiencia de la Nación Washitaw (o Nación Ouchita) del sur de los Estados Unidos es otra pieza de evidencia sólida del hecho de la presencia y el asentamiento africanos precolombinos en las Américas y específicamente en los Estados Unidos. Según un artículo publicado en la revista, 'The Freedom Press Newsletter, (primavera de 1996), reimpreso de Earthways, The Newsleter of the Sojourner Truth Farm School (agosto de 1995), los Washitaw fueron
(y todavía lo son) una nación de africanos que existió en el sur de los Estados Unidos y en la región del valle de Mississippi mucho antes de que llegaran los europeos del siglo XVI e incluso antes de que hubiera "nativos americanos" en las tierras que los Washitaw ocuparon y siguen ocupando hoy.

Según el artículo, "la nación Washitaw" gobernaba tres millones de acres de tierra en Luisiana,
Arkansas, Oklahoma, Texas y Mississippi. Eran constructores de barcos (similares a los garífunas del Caribe, que también son de origen precolombino West Afrucan mandinka musulmanes (de acuerdo con Harold Lawrence en 'African Presencia en América temprana, edt. Por Ivan Van Sertima).

Lo que es aún más fascinante sobre este aspecto de la historia oculta de los negros en América antes de Colón es que la nación Washitaw era conocida y reconocida como una nación negra separada e independiente por los españoles y franceses, que estaban en los territorios de Luisiana y las áreas de Texas. Según el actual líder de la Nación Washitaw, "cuando España cedió el Territorio de Luisiana a Francia, excluyeron las tierras pertenecientes a la Nación Washitaw. Francia no la incluyó en la" Compra de Luisiana ", y según el líder," Este tierra
no es parte de los Estados Unidos de América ". Ese punto se señaló en el periódico" The Capitol Spotlight, junio de 1992.

De hecho, los tribunales acordaron que la tierra no era parte de los EE. UU. Y que, de hecho, la nación Washitaw (Ouchita) estaba en la tierra mucho antes de la colonización europea: por lo tanto, en las decisiones legales tomadas, se devolvió parte del territorio antiguo. Esta decisión histórica se tomó alrededor de 1991.

Este es el tipo de información que rara vez se ve en la prensa mayoritaria, sin embargo, la importancia de ese evento apunta claramente al increíble servicio que pequeños periódicos y revistas como Ancient American o Capitol Spotlight y The Freedom Press Newsletter han estado haciendo, a lo largo de Internet. sitios de noticias e información como éste. Por lo tanto, aquí vemos un ejemplo en el territorio continental de Estados Unidos, donde los africanos que llegaron antes de la esclavitud, antes de que Colón y miles de años antes de Cristo (más de seis mil años antes de Cristo, según los cronistas Washitaw), se dedicaban a la construcción de barcos, marineros, el comercio y comercio en la antigüedad y que todavía existen hoy como una Nación Negra distinta que tiene evidencia y prueba de su propiedad de millones de acres de tierras en el sur de los Estados Unidos y el Valle de Mississippi. La Nación Washitaw celebró una importante convención en junio de 1992, en Monroe, Louisiana, y ha celebrado otras desde entonces. (ver www.Hotep.org para conocer el punto de vista de Washitaw sobre su historia y cultura).

Sin embargo, Washitaw es simplemente una nación de los descendientes de negros precolombinos de África y de otros lugares y posiblemente de aquí en las Américas como las primeras personas que existieron aquí, mucho antes del desarrollo de los mongoloides, los indios americanos o los mongoloides. (15.000 a.C.) o incluso las razas caucásicas (30.000 a.C.). Los homosapiens negros puros comenzaron a migrar desde África y poblaron toda la tierra hace unos 200.000 a 150.000 años, según científicos, historiadores y antropólogos.

Entre las otras naciones negras que existieron en las Américas antes de Colón y mucho antes de Cristo estaban los Jamassee (Yamassee), que tenían un gran reino en el sureste de los EE. UU., Sus descendientes se encontraban entre los primeros negros de origen americano precolombino que fueron víctimas al secuestro con el propósito de esclavizar. Los negros de América del Sur, el Caribe y América Central también fueron atacados y esclavizados en base a un Pontifax aprobado a mediados de la década de 1400 por la jerarquía de la Iglesia que dio a los europeos el visto bueno para esclavizar a todos los "Hijos de Ham" que se encuentran en los territorios recién descubiertos. Los descendientes de Jamassee son los millones de negros que viven en Alabama, Gerogia, Carolina del Sur y el norte de Florida. Por supuesto, también tienen antepasados ​​esclavos africanos, pero estos esclavos son los parientes de los mismos africanos que navegaron a América por su propia voluntad, mientras que Europa estaba en la Edad Media, y mucho antes de Cristo, para el caso.

En California, descendientes de los feroces "californianos negros" que eran un pueblo negroide de origen racial africano y los dueños originales de California y el suroeste (ANTES DE LA INVERSIÓN ESPAÑOLA O LA CREACIÓN DEL GRUPO ÉTNICO "HISPANO" DE RAZAS MIXTAS).
Muchos afroamericanos en California son de ascendencia californiana negra y sus bisabuelos se encontraban entre los californianos negros originales que fueron víctimas de la esclavitud de los californios españoles y de los ataques de los colonos angloamericanos. De hecho, los californianos negros lucharon hasta finales del siglo XIX para mantener el control de sus tierras ancestrales frente a los colonos. ES UN HECHO.

Hay naciones aborígenes de negros en Panamá como el pueblo afro-darienita y el chocó.
De hecho, los afro-darienitas son los remanentes de las naciones aborígenes negras de América del Sur y Central que alguna vez fueron perseguidas para ser esclavizadas por los españoles (de hecho, los cronistas de Balboa o Peter Matyr se referían a estos negros como "esclavos de nuestro señor , ") lo que significa que, como los negros en África, el Pacífico Sur y otros lugares, eran elegibles para la esclavitud, siendo descendientes de Ham, el llamado" padre de la raza negra ".

En la región del Chocó de Colombia, en el lado occidental de ese país, hay cientos de miles de negros, cuyos antepasados ​​han estado en Colombia durante miles de años. De hecho, científicos y algunos historiadores descubrieron que los esclavos negros estaban siendo secuestrados y perseguidos en Colombia y partes de América del Sur y Central, así como en el Caribe y Estados Unidos, por los españoles y otros mucho antes de que comenzaran a buscar esclavos. en África. (Un cuadro antiguo de Natonal Geographic muestra claramente a un negro con arco y flecha y taparrabos, cazando a lo largo de la costa de Colombia durante el primer viaje de los españoles.
Estos negros de hoy de la región del Chocó de Colombia se encuentran entre los negros más oprimidos de América Latina en la actualidad (consulte los números de la última llamada sobre este tema).

Luego están los Garifuna o Kalifunami, también llamados "Caribes Negros". Siendo miembro de la Nación del Carib Negro y habiendo realizado una investigación histórica, el mito de que los Caribes Negros eran esclavos fugitivos ha sido desacreditado. Es cierto que los Caribes Negros alentaron a los esclavos de las Islas de las Indias Occidentales a unirse a ellos y que los Caribes Negros se aliaron con los Caribes Mongoloides de Dominica y otras partes de las Indias Occidentales, pero el hecho es que los Caribes Negros fueron originalmente Mende comerciantes de oro y telas, que establecieron asentamientos en toda la región del Circun-Caribe, México, América Central, América del Sur y el sur de los Estados Unidos.
Habían estado llegando a las Américas durante miles de años, incluso antes de convertirse al Islam durante el año 900 d.C. De hecho, los olmecas del antiguo México eran Mende, usaban la escritura Mende (que se encuentra en los monumentos de Monte Albán, México, y nombraron lugares desde el sur de México hasta Sudamérica con nombres en Mandinga, nombres que a veces suenan idénticos a los nombres de lugares usados ​​en África Occidental.

En retrospectiva, mientras aumenta el debate por las reparaciones, es importante que los afroamericanos sepan que los europeos cometieron dos grandes injusticias. El primero fue la esclavitud, el segundo fue la toma de tierras negras y la destrucción de la historia y la cultura negras, por lo que los negros siguen siendo totalmente ignorantes de sus derechos sobre más de un tercio de América del Norte. AHORA SABE POR QUÉ LOS ESCLAVOS NO QUERÍAN QUE LA GENTE NEGRA APRENDIERA A LEER, Y POR QUÉ SE COLOCAN PLANTAS EN LOS CHATROOMS Y EN LOS FOROS PARA INTENTAR DESCREDITAR CUALQUIER HISTORIA E INFORMACIÓN ÚTIL QUE SE OFRECE A LOS NEGROS.

Aun así, LA VERDAD SUMERGIDA VOLVERÁ A VOLVER A LEVANTARSE.

LA HISTORIA DEL COMERCIO, COMERCIO, RIQUEZA Y DINERO PAN-AFRICANOS
(Una vista previa de la fascinante historia del desarrollo de las antiguas civilizaciones negras en todo el mundo)

Uno de los aspectos más importantes de la historia negra en todo el mundo es el desarrollo de la civilización negra debido al uso y aplicación tempranos y persistentes del comercio y el comercio.Debido a unos sistemas comerciales y comerciales tan tempranos y bien organizados en todo el mundo negro prehistórico, los negros pudieron expandirse por todo el mundo y establecer las primeras culturas y civilizaciones del mundo. Aunque se dice que los negros emigraron de la patria original de la humanidad en África para asentarse en toda Asia, Europa, Australia y las Américas (ver Scientific American, septiembre de 2000, p. 80-87. Esta es una publicación reciente), mucho antes de la diferenciación de las razas de la Negrita original a la Negriic, Caucasoide, Mongoloide, junto con las diversas razas mixtas como polinesios, nativos americanos, japoneses, malayos, blancos mediterráneos, indios orientales (el tipo mixto negroide / caucásico, no el negro puro pre Indios arios negríticos), árabes, latinos (mestizos, mullatoes, zambos, españoles) y una serie de otras razas mixtas y tipos regionales, el propósito de las primeras migraciones de negros de África al resto del mundo no era simplemente seguir y cazar animales salvajes, como han afirmado algunos teóricos, pero en busca de productos básicos, como el ocre rojo, para pintar la piel lisa y oscura de los insectos y la decoración. Otro propósito de las primeras migraciones de africanos a otras partes del mundo fue establecer vínculos comerciales y comerciales con los de su propia gente, que se habían marchado anteriormente. Por lo tanto, incluso si las primeras migraciones fueron después de manadas de animales errantes, las migraciones posteriores fueron en busca de vínculos con sus parientes y mujeres.


Las migraciones de africanos a todas partes del mundo en los últimos cien mil años
O más ocurrieron antes de que existieran otras razas. Por lo tanto, la cultura y la civilización negras se estaban estableciendo cuando no existían otras "razas" como las conocemos hoy. Este es un hecho histórico fascinante, porque habiendo sido homosapiens durante más de cien mil años, es muy posible que los negros hayan pasado por muchos períodos de desarrollo cultural y civilización antes del comienzo de la civilización del valle del Nilo (desde aproximadamente 17.000 a. C.) o la Civilización Zingh del Sahara Sur-Occidental (15.000 aC), o incluso la Atlántida (10.000 aC), o la construcción de la Esfinge (7.000 aC).
De hecho, hay evidencia de las antiguas crónicas de las Indias Orientales (algunas de estas imágenes están en AAWR (African American Web Ring) del gran avance científico de los habitantes prehistóricos negros de la civilización del valle del Indo (6000 a. C. a 1700 a. C.), quienes construyeron máquinas voladoras, que tenían inodoros con cisterna, ciudades en forma de cuadrícula y muchas de las comodidades que podríamos llamar "modernas".

Hace unos 20.000 años, el actual Sahara seco y desertificado tenía una civilización acuática en la que los africanos que vivían en los bordes del gigantesco mar interior construían grandes barcos oceánicos. Todavía se pueden ver pinturas rupestres de estos barcos en el Sahara (y algunas aparecieron en la revista geográfica nacional hace unos dos años). (Para obtener más información sobre las civilizaciones acuáticas del Sahara prehistórico, consulte "Presencia africana en Asia temprana", de Ivan Van Sertima y Runoko Rashidi, Transaction Publications, New Bruinswick, Nueva Jersey).

Los africanos que utilizaban estos barcos (que todavía hoy en día utilizan tribus como los Baduma de Mali, África Occidental) fabricados con paja de papiro. Este mismo tipo de barcos se utilizaron para viajar a las Américas, el Océano Índico, el Pacífico Sur, India, Asia Oriental y el Pacífico, luego a las Américas a través del Océano Pacífico. De hecho, los fiyianos todavía consideran que la costa este de África es su patria muy antigua y los africanos del este de África tienen historias tanto orales como escritas de antiguos viajes hacia Asia.
En la antigüedad, el comercio entre africanos en África y aquellos en el Océano Índico, Asia Oriental y el Océano Pacífico, Asia Oriental, las Américas, el Mediterráneo, la zona del Mar Negro y todos los continentes, incluida Australia. En todas estas áreas, existe evidencia de negros africanos prehistóricos. ES MUY IMPORTANTE TENER EN CUENTA QUE TAL PRUEBA SE ENCONTRÓ DE NUEVO EN SUDAMÉRICA, DONDE SE ENCONTRARON UNOS CINCUENTA CRÁNEOS REPRESENTANTES DE PERSONAS NEGROIDES EN BRASIL (ver Scientific American, septiembre de 2000). Sin embargo, esto no es una novedad para algunos negros, en particular los descendientes de los antiguos negros prehistóricos de América, como los Wasitaw del área de Luisiana, los descendientes de los californianos negros, los Jamassee y otros, los caribes negros del Caribe y América Central. , los negros de la región del Chocó de Colombia, América del Sur y muchos otros.

Este libro examina la historia del comercio y el comercio negros. Examina cómo se ganaba dinero en la antigüedad y cómo este legado continuó hasta la época colonial hasta el día de hoy.

En un momento en que los negros de todo el mundo están sufriendo económicamente, este libro contribuye claramente al conocimiento y ayuda a generar la confianza necesaria para iniciar un renacimiento económico del mundo negro y el desarrollo económico, social, numérico y cultural de los negros entre los negros estadounidenses y los negros en otros lugares.


Contenido

La civilización olmeca se desarrolló en las tierras bajas del sureste de México entre 1500 y 400 a. C. [3] El corazón olmeca se encuentra en la costa del Golfo de México dentro de los estados de Veracruz y Tabasco, un área que mide aproximadamente 275 kilómetros (171 millas) de este a oeste y se extiende unos 100 kilómetros (62 millas) tierra adentro desde la costa. [4] Los olmecas son considerados como la primera civilización que se desarrolló en Mesoamérica y el corazón de los olmecas es una de las seis cunas de la civilización en todo el mundo, las otras son la cultura Norte Chico de América del Sur, la cultura Erlitou del Río Amarillo de China, el Valle del Indo Civilización del subcontinente indio, la civilización del antiguo Egipto en África y la civilización sumeria del antiguo Iraq. De estos, solo la civilización olmeca se desarrolló en un entorno de bosque tropical de tierras bajas. [3]

Los olmecas fueron los primeros habitantes de América en construir arquitectura monumental y asentarse en pueblos y ciudades. También fueron las primeras personas en las Américas en desarrollar un estilo sofisticado de escultura en piedra. [3] En la primera década del siglo XXI surgieron evidencias de la escritura olmeca, con los primeros ejemplos de jeroglíficos olmecas que datan de alrededor del 650 a. C. Se han encontrado ejemplos de escritura en sellos de rodillo y artefactos de piedra; los textos son cortos y han sido parcialmente descifrados en base a su similitud con otras escrituras mesoamericanas. [5] La evidencia del desarrollo de una sociedad compleja en el corazón de los olmecas ha llevado a que los olmecas sean considerados como la "cultura madre" de Mesoamérica, [3] aunque este concepto sigue siendo controvertido. [6]

Algunos de los gobernantes olmecas parecen haber cumplido funciones religiosas. La ciudad de San Lorenzo fue sucedida como el principal centro de la civilización por La Venta alrededor del 900 aC, con Tres Zapotes y Laguna de los Cerros posiblemente compartiendo el papel que otros centros urbanos eran mucho menos significativos. La naturaleza y el grado del control ejercido por los centros sobre una población rural generalizada sigue sin estar claro. [7] Muy fino arte olmeca, claramente hecho para una élite, [8] sobrevive en varias formas, en particular estatuillas olmecas y esculturas más grandes como El luchador. Las figurillas se han recuperado en grandes cantidades y en su mayoría están en cerámica, presumiblemente estaban ampliamente disponibles para la población. Junto a estos, de particular relevancia para las colosales cabezas son las "máscaras de estilo olmeca" en piedra, [9] así llamadas porque ninguna ha sido excavada aún en circunstancias que permitan la adecuada identificación arqueológica de un contexto olmeca. Estas evocadoras máscaras faciales de piedra presentan similitudes y diferencias con las colosales cabezas. Dos tercios de la escultura monumental olmeca representan la forma humana, y las cabezas colosales caen dentro de este tema principal del arte olmeca. [10]

Las cabezas colosales no se pueden fechar con precisión. Sin embargo, las cabezas de San Lorenzo fueron enterradas hacia el año 900 a. C., lo que indica que su período de fabricación y uso fue aún más temprano. Las cabezas de Tres Zapotes se habían movido de su contexto original antes de que fueran investigadas por arqueólogos y las cabezas de La Venta se encontraron parcialmente expuestas en la superficie del suelo moderno. Por tanto, se desconoce el período de producción de las cabezas colosales, así como si abarcó un siglo o un milenio. [11] Las estimaciones del período de tiempo durante el cual se produjeron cabezas colosales varían de 50 a 200 años. [12] Se cree que las cabezas de San Lorenzo son las más antiguas y las más hábilmente ejecutadas. [13] Todas las cabezas de piedra han sido asignadas al período Preclásico de la cronología mesoamericana, generalmente al Preclásico Temprano (1500-1000 aC), aunque las dos cabezas de Tres Zapotes y la Cabeza de La Cobata se atribuyen al Preclásico Medio (1000 –400 aC). [14]

Las colosales cabezas olmecas varían en altura de 1,47 a 3,4 metros (4,8 a 11,2 pies) y pesan entre 6 y 50 toneladas. [15] Todas las cabezas colosales olmecas representan hombres maduros con narices planas y mejillas carnosas, los ojos tienden a estar ligeramente cruzados. Las características físicas generales de las cabezas son de un tipo que todavía es común entre las personas de la región olmeca en los tiempos modernos. La parte posterior de las cabezas suele ser plana, como si los monumentos se hubieran colocado originalmente contra una pared. [1] Todos los ejemplos de cabezas colosales olmecas llevan tocados distintivos que probablemente representan originales de tela o piel de animal. [16] Algunos ejemplos tienen un nudo en la parte posterior de la cabeza y otros están decorados con plumas. Una cabeza de La Venta está decorada con la cabeza de un pájaro. Hay similitudes entre los tocados en algunas de las cabezas que ha llevado a la especulación de que los tocados específicos pueden representar diferentes dinastías, o quizás identificar gobernantes específicos. La mayoría de las cabezas llevan orejeras grandes que se insertan en los lóbulos de las orejas. [11]

Todas las cabezas son descripciones realistas, no idealizadas y francas de los hombres. Es probable que fueran retratos de gobernantes vivos (o recientemente fallecidos) bien conocidos por los escultores. [11] Cada cabeza es distinta y naturalista, mostrando características individualizadas. [13] Alguna vez se pensó que representaban a los jugadores de pelota, aunque esta teoría ya no se sostiene ampliamente, es posible, sin embargo, que representen a gobernantes equipados para el juego de pelota mesoamericano. [11] Las expresiones faciales representadas en las cabezas varían de severas a plácidas y sonrientes. [15] El arte olmeca más naturalista es el más antiguo, apareciendo repentinamente sin antecedentes sobrevivientes, con una tendencia hacia una escultura más estilizada a medida que avanzaba el tiempo. [17] Algunos ejemplos sobrevivientes de esculturas de madera recuperadas de El Manatí demuestran que es probable que los olmecas hayan creado muchas más esculturas perecederas que obras esculpidas en piedra. [18]

A fines del siglo XIX, José Melgar y Serrano describió una cabeza colosal con rasgos "etíopes" y las especulaciones de que los olmecas tenían orígenes africanos resurgieron en 1960 en la obra de Alfonso Medellín Zenil y en la década de 1970 en los escritos de Ivan van Sertima. [19] Tal especulación no es tomada en serio por académicos mesoamericanos como Richard Diehl y Ann Cyphers. [20] Los estudios genéticos han demostrado que, en lugar de África, los primeros estadounidenses tenían ascendencia más cercana a los melanesios y los aborígenes australianos. [21]

Aunque todas las cabezas colosales son muy similares, existen claras diferencias estilísticas en su ejecución. [13] Una de las cabezas de San Lorenzo tiene rastros de yeso y pintura roja, lo que sugiere que originalmente las cabezas estaban decoradas con colores brillantes. [11] Los jefes no solo representaban a gobernantes olmecas individuales, sino que también incorporaban el concepto mismo de gobierno. [22]

La producción de cada colosal cabeza debe haber sido cuidadosamente planeada, dado el esfuerzo requerido para asegurar que los recursos necesarios estuvieran disponibles, parece probable que solo los gobernantes olmecas más poderosos pudieron movilizar tales recursos. La fuerza laboral habría incluido escultores, obreros, capataces, barqueros, carpinteros y otros artesanos que producen las herramientas para hacer y mover el monumento, además del apoyo necesario para alimentar y atender a estos trabajadores. Los ciclos agrícolas y estacionales y los niveles de los ríos debían haberse tenido en cuenta para planificar la producción del monumento y todo el proyecto puede haber llevado años de principio a fin. [23]

La investigación arqueológica de los talleres de basalto olmeca sugiere que las cabezas colosales se formaron primero de forma tosca utilizando percusión directa para quitar las escamas de piedra grandes y pequeñas. A continuación, se perfeccionó la escultura retocando la superficie con piedras de martillo, que generalmente eran adoquines redondeados que podían ser del mismo basalto que el propio monumento, aunque no siempre fue así. Se encontraron abrasivos en asociación con talleres en San Lorenzo, lo que indica su uso en el acabado de finos detalles. Cabezas colosales olmecas se modelaron como monumentos redondos con diferentes niveles de relieve en la misma obra; tendían a presentar un relieve más alto en la cara y un relieve más bajo en las orejeras y los tocados. [24] El Monumento 20 en San Lorenzo es un trono muy dañado con una figura que emerge de un nicho. Sus lados se rompieron y fue arrastrado a otro lugar antes de ser abandonado. Es posible que este daño haya sido causado por las etapas iniciales de volver a tallar el monumento en una cabeza colosal, pero que el trabajo nunca se completó. [25]

Las diecisiete cabezas confirmadas en el corazón de los olmecas fueron esculpidas en basalto extraído en la Sierra de los Tuxtlas de Veracruz. [26] La mayoría se formaron a partir de basalto gris oscuro de grano grueso conocido como basalto de Cerro Cintepec después de un volcán en el rango. Los investigadores han propuesto que los grandes cantos rodados de basalto del Cerro Cintepec que se encuentran en las laderas sureste de las montañas son la fuente de la piedra para los monumentos. [27] Estos cantos rodados se encuentran en un área afectada por grandes lahares (deslizamientos de tierra volcánica) que arrastraron bloques sustanciales de piedra por las laderas de las montañas, lo que sugiere que los olmecas no necesitaban extraer la materia prima para esculpir las cabezas. [28] Se seleccionaron cuidadosamente rocas aproximadamente esféricas para imitar la forma de una cabeza humana. [29] La piedra de las cabezas de San Lorenzo y La Venta fue transportada a una distancia considerable de la fuente. La cabecera La Cobata se encontró en el cerro El Vigia en la Sierra de los Tuxtlas y la piedra de Tres Zapotes Colossal Head 1 y Nestepe Colossal Head 1 (también conocida como Tres Zapotes Monuments A y Q) provino del mismo cerro. [26]

Las rocas fueron transportadas a más de 150 kilómetros (93 millas) de la fuente de la piedra. [30] Se desconoce el método exacto de transporte de masas de roca tan grandes, especialmente porque los olmecas carecían de bestias de carga y ruedas funcionales, [31] y era probable que hubieran utilizado el transporte por agua siempre que fuera posible. [26] Las corrientes costeras del Golfo de México y en los estuarios de los ríos podrían haber hecho que el transporte por agua de monumentos de 20 toneladas o más no fuera práctico. [32] Dos esculturas olmecas muy dañadas representan bloques de piedra rectangulares atados con cuerdas. Una figura humana en gran parte destruida cabalga sobre cada bloque, con las piernas colgando por el costado. Estas esculturas bien pueden representar a gobernantes olmecas que supervisan el transporte de la piedra que se convertiría en sus monumentos. [31] Cuando era necesario el transporte por tierra, es probable que los olmecas usaran calzadas, rampas y caminos para facilitar el movimiento de las cabezas. [33] El terreno regional ofrece obstáculos importantes, como pantanos y llanuras aluviales, para evitarlos que hubieran tenido que cruzar una zona montañosa ondulada. La construcción de calzadas temporales utilizando los suelos de llanura de inundación adecuados y abundantes habría permitido una ruta directa a través de las llanuras de inundación hasta la meseta de San Lorenzo. Las estructuras terrestres como montículos, plataformas y calzadas en la meseta demuestran que los olmecas poseían los conocimientos necesarios y podían comprometer los recursos para construir movimientos de tierra a gran escala. [34]

Los respaldos planos de muchas de las cabezas colosales representaban las bases planas de los tronos monumentales a partir de los cuales fueron reelaborados. Solo cuatro de las diecisiete cabezas del corazón no tienen la espalda aplanada, lo que indica la posibilidad de que la mayoría fueran monumentos reelaborados. Alternativamente, la parte trasera de muchos de estos monumentos masivos puede haber sido aplanada para facilitar su transporte, [35] proporcionando una forma estable para transportar los monumentos con cuerdas. [36] Dos cabezas de San Lorenzo tienen rastros de nichos que son característicos de los tronos olmecas monumentales y, por lo tanto, fueron definitivamente reelaborados de monumentos anteriores. [35]

Resumen de cabezas colosales olmecas [37]
Nombre del sitio Localización Monumento nombre alternativo Altura Ancho Profundidad Peso (toneladas)
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 1 Monumento 1 2,84 metros (9,3 pies) 2,11 metros (6,9 pies) 25.3
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 2 Monumento 2 2,69 metros (8,8 pies) 1,83 metros (6,0 pies) 1,05 metros (3,4 pies) 20
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 3 Monumento 3 1,78 metros (5,8 pies) 1,63 metros (5,3 pies) 0,95 metros (3,1 pies) 9.4
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 4 Monumento 4 1,78 metros (5,8 pies) 1,17 metros (3,8 pies) 0,95 metros (3,1 pies) 6
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 5 Monumento 5 1,86 metros (6,1 pies) 1,47 metros (4,8 pies) 1,15 metros (3,8 pies) 11.6
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 6 Monumento 17 1,67 metros (5,5 pies) 1,41 metros (4,6 pies) 1,26 metros (4,1 pies) 8–10
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 7 Monumento 53 2,7 metros (8,9 pies) 1,85 metros (6,1 pies) 1,35 metros (4,4 pies) 18
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 8 Monumento 61 2,2 metros (7,2 pies) 1,65 metros (5,4 pies) 1,6 metros (5,2 pies) 13
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 9 Monumento 66 1,65 metros (5,4 pies) 1,36 metros (4,5 pies) 1,17 metros (3,8 pies)
San Lorenzo Veracruz Cabeza colosal 10 Monumento 89 1,8 metros (5,9 pies) 1,43 metros (4,7 pies) 0,92 metros (3,0 pies) 8
La Venta Tabasco Monumento 1 2,41 metros (7,9 pies) 2,08 metros (6,8 pies) 1,95 metros (6,4 pies) 24
La Venta Tabasco Monumento 2 1,63 metros (5,3 pies) 1,35 metros (4,4 pies) 0,98 metros (3,2 pies) 11.8
La Venta Tabasco Monumento 3 1,98 metros (6,5 pies) 1,6 metros (5,2 pies) 1 metro (3,3 pies) 12.8
La Venta Tabasco Monumento 4 2,26 metros (7,4 pies) 1,98 metros (6,5 pies) 1,86 metros (6,1 pies) 19.8
Tres Zapotes Veracruz Monumento A Cabeza colosal 1 1,47 metros (4,8 pies) 1,5 metros (4,9 pies) 1,45 metros (4,8 pies) 7.8
Tres Zapotes Veracruz Monumento Q Cabeza colosal 2, Cabeza Nestape 1,45 metros (4,8 pies) 1,34 metros (4,4 pies) 1,26 metros (4,1 pies) 8.5
La Cobata Veracruz Cabeza La Cobata 3,4 metros (11 pies) 3 metros (9,8 pies) 3 metros (9,8 pies) 40
Takalik Abaj Retalhuleu Monumento 23 1,84 metros (6,0 pies) 1,2 metros (3,9 pies) 1,56 metros (5,1 pies)

Se conocen diecisiete ejemplos confirmados. [1] Un monumento adicional, en Takalik Abaj en Guatemala, es un trono que puede haber sido tallado de una cabeza colosal. [38] Este es el único ejemplo conocido fuera del corazón olmeca en la Costa del Golfo de México. [39] Se han recuperado posibles fragmentos de cabezas colosales adicionales en San Lorenzo y en San Fernando en Tabasco. [33] También se conocen cabezas de piedra colosales en bruto en el área maya del sur, donde se asocian con el estilo de escultura barrigón. [40] Aunque se han hecho algunos argumentos de que son pre-olmecas, se cree generalmente que estos últimos monumentos están influenciados por el estilo de escultura olmeca. [41]

Sitio No. de monumentos [1]
San Lorenzo Tenochtitlán 10
La Venta 4
Tres Zapotes 2
La Cobata 1
Takalik Abaj 1 (posible) [42]

San Lorenzo Editar

Las diez cabezas colosales de San Lorenzo originalmente formaban dos líneas aproximadamente paralelas que atravesaban el sitio de norte a sur. [43] Aunque algunos se recuperaron de barrancos, [44] se encontraron cerca de sus ubicaciones originales y habían sido enterrados por la erosión local. Estas cabezas, junto con varios tronos de piedra monumentales, probablemente formaron una ruta procesional a través del sitio, mostrando poderosamente su historia dinástica. [45] Dos de las cabezas de San Lorenzo habían sido talladas de tronos más antiguos. [46]

Cabeza Colosal San Lorenzo 1 (también conocido como Monumento a San Lorenzo 1) [47] estaba acostado boca arriba cuando fue excavado. La erosión de un camino que pasaba por encima del monumento descubrió su ojo y llevó al descubrimiento del sitio olmeca. [48] ​​Colossal Head 1 mide 2,84 metros (9,3 pies) de alto [49] mide 2,11 metros (6,9 pies) de ancho y pesa 25,3 toneladas. El monumento fue descubierto parcialmente enterrado en el borde de un barranco por Matthew Stirling en 1945. Cuando fue descubierto, estaba acostado boca arriba, mirando hacia arriba. Se asoció con una gran cantidad de vasijas y figurillas de cerámica rotas. [50] La mayoría de estos restos cerámicos se han fechado entre 800 y 400 aC [51] algunas piezas han sido fechadas en la fase Villa Alta (período Clásico Tardío, 800-1000 dC). [52] El tocado posee una banda lisa que se ata en la parte posterior de la cabeza. La parte superior del tocado está decorada con un motivo en forma de U. [53] Este elemento desciende por la parte delantera del tocado, terminando en la frente. En la parte frontal está decorado con cinco motivos semicirculares. [54] La pieza de cuero cabelludo no se encuentra con la banda horizontal, dejando un espacio entre las dos piezas. A cada lado de la cara, una correa desciende del tocado y pasa por delante de la oreja. [53] La frente está arrugada en un ceño fruncido. Los labios están ligeramente separados sin dejar al descubierto los dientes. Las mejillas son pronunciadas y las orejas particularmente bien ejecutadas. [55] El rostro es ligeramente asimétrico, lo que puede deberse a un error de los escultores o puede reflejar con precisión las características físicas del sujeto del retrato. [56] La cabecera ha sido trasladada al Museo de Antropología de Xalapa ("Museo Antropológico de Xalapa"). [50]

Cabeza Colosal San Lorenzo 2 (también conocido como Monumento a San Lorenzo 2) [47] fue reelaborado desde un trono monumental. [35] La cabeza mide 2,69 metros (8,8 pies) de alto y mide 1,83 metros (6,0 pies) de ancho por 1,05 metros (3,4 pies) de profundidad y pesa 20 toneladas. Colossal Head 2 fue descubierto en 1945 cuando el guía de Matthew Stirling limpió parte de la vegetación y el barro que lo cubría. [57] El monumento fue encontrado tumbado de espaldas, mirando al cielo, y fue excavado en 1946 por Stirling y Philip Drucker. En 1962, el monumento fue retirado de la meseta de San Lorenzo para exhibirlo como parte de la exposición "La tradición olmeca" en el Museo de Bellas Artes de Houston en 1963. [58] San Lorenzo Colossal Head 2 se encuentra actualmente en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. [59] La cabeza se asoció con una serie de hallazgos de cerámica que se han fechado en los períodos Preclásico Temprano y Clásico Tardío. [60] Colossal Head 2 lleva un tocado complejo que luce una banda horizontal atada en la parte posterior de la cabeza, que está decorada con tres cabezas de pájaro que se ubican sobre la frente y las sienes. [61] La pieza de cuero cabelludo está formada por seis tiras que van hacia la parte posterior de la cabeza. La parte delantera del tocado por encima de la banda horizontal es lisa. Dos tiras cortas cuelgan del tocado delante de las orejas. La bisutería está formada por grandes aros cuadrados o discos enmarcados. Los adornos izquierdo y derecho son diferentes, con líneas radiales en la orejera izquierda, una característica ausente en la orejera derecha. [62] El cabezal está muy dañado debido a un proceso de reelaboración sin terminar. [63] Este proceso ha marcado toda la cara con al menos 60 huecos más pequeños y 2 agujeros más grandes. [64] Los rasgos supervivientes parecen representar a un hombre anciano con la frente arrugada en un ceño fruncido. Los labios son gruesos y ligeramente separados para revelar los dientes. La cabeza tiene un mentón pronunciado. [63]

Cabeza Colosal San Lorenzo 3 también se conoce como Monumento a San Lorenzo 3. [47] La ​​cabeza mide 1,78 metros (5,8 pies) de alto por 1,63 metros (5,3 pies) de ancho por 0,95 metros (3,1 pies) de profundidad y pesa 9,4 toneladas. La cabeza fue descubierta en un profundo barranco por Matthew Stirling en 1946, fue encontrada boca abajo y su excavación fue difícil debido a las condiciones de humedad en el barranco. [65] El monumento se encontró a 0,8 kilómetros (0,50 millas) al suroeste del montículo principal de San Lorenzo, sin embargo, se desconoce su ubicación original. La erosión del barranco puede haber provocado un movimiento significativo de la escultura. [66] La cabecera 3 se ha trasladado al Museo de Antropología de Xalapa. [65] El tocado es complejo, con la banda basal horizontal formada por cuatro cordones horizontales, con pliegues diagonales sobre cada ojo. Un pequeño casquete remata el tocado. Una gran solapa formada por cuatro cuerdas desciende a ambos lados de la cabeza, cubriendo completamente las orejas. [67] La ​​cara tiene una ceja típicamente fruncida y, inusualmente, tiene párpados claramente definidos. Los labios son gruesos y ligeramente separados, el frente del labio inferior se ha desprendido por completo, [68] y el frente inferior del tocado presenta 27 depresiones artificiales espaciadas irregularmente. [69]

Cabeza Colosal San Lorenzo 4 (también conocido como Monumento a San Lorenzo 4) [47] pesa 6 toneladas [70] y ha sido trasladado al Museo de Antropología de Xalapa. [71] Colossal Head 4 tiene 1,78 metros (5,8 pies) de altura, [72] 1,17 metros (3,8 pies) de ancho y 0,95 metros (3,1 pies) de profundidad. [69] La cabeza fue descubierta por Matthew Stirling en 1946, a 550 metros (600 yardas) al noroeste del montículo principal, al borde de un barranco. Al ser excavado, se encontró que yacía sobre su lado derecho y en muy buen estado de conservación. [69] Los materiales cerámicos excavados con la cabeza se mezclaron con la cerámica asociada con la Cabeza 5, lo que dificultó la datación cerámica del monumento. El tocado está decorado con una banda horizontal formada por cuatro cordones esculpidos, similares a los de la Cabeza 3. En el lado derecho, tres borlas descienden de la parte superior del tocado y terminan en un total de ocho tiras que cuelgan a lo ancho. la banda horizontal. Se considera que estas borlas representan cabello en lugar de cordones. [73] También en el lado derecho, dos cuerdas descienden por la oreja y continúan hasta la base del monumento. [74] En el lado izquierdo, tres cordones verticales descienden a través de la oreja. La orejera solo es visible en el lado derecho y está formada por un disco liso y una clavija. El rostro es el de un hombre anciano con frente arrugada, pómulos bajos y barbilla prominente. Los labios son gruesos y ligeramente separados. [75]

Cabeza Colosal San Lorenzo 5 también se conoce como Monumento a San Lorenzo 5. [47] El monumento mide 1,86 metros (6,1 pies) de alto y mide 1,47 metros (4,8 pies) de ancho por 1,15 metros (3,8 pies) de profundidad. Pesa 11,6 toneladas. La cabeza fue descubierta por Matthew Stirling en 1946, boca abajo en un barranco al sur del montículo principal. [77] La ​​cabeza está particularmente bien ejecutada y es probable que se haya encontrado cerca de su ubicación original. Las cerámicas recuperadas durante su excavación se mezclaron con las de la excavación de la Cabeza 4. [78] Las cerámicas mixtas se han fechado en las fases San Lorenzo y Villa Alta (aproximadamente 1400-1000 a. C. y 800-1000 d. C. respectivamente). [79] Colossal Head 5 está particularmente bien conservada, [80] aunque la parte posterior de la banda del tocado resultó dañada cuando la cabeza fue trasladada del sitio arqueológico. [81] La banda del tocado se coloca en ángulo y tiene una muesca sobre el puente de la nariz. [78] El tocado está decorado con zarpas de jaguar [82] Beatriz de la Fuente cuestiona esta identificación general de la decoración ya que las "zarpas" tienen tres garras cada una de las cuales las identifica como las garras de un ave de presa. En la parte posterior de la cabeza, diez tiras entrelazadas forman una red decorada con motivos de discos. Dos tiras cortas descienden del tocado por delante de las orejas. Las orejas están adornadas con orejeras en forma de disco con clavijas. El rostro es el de un hombre anciano con arrugas debajo de los ojos y en el puente de la nariz, y una frente arrugada en el ceño fruncido. [83] Los labios están ligeramente separados. [84] Colossal Head 5 ha sido trasladado al Museo de Antropología de Xalapa. [77]

Cabeza Colosal San Lorenzo 6 (también conocido como Monumento a San Lorenzo 17) [47] es uno de los ejemplos más pequeños de cabezas colosales, de 1,67 metros (5,5 pies). [72] Mide 1,41 metros (4,6 pies) de ancho por 1,26 metros (4,1 pies) de profundidad y se estima que pesa entre 8 y 10 toneladas. La cabeza fue descubierta por un campesino local y fue excavada en 1965 por Luis Aveleyra y Román Piña Chan. La cabeza se había derrumbado en un barranco por su propio peso y fue encontrada boca abajo en su lado izquierdo. En 1970 fue transportado al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York para la exposición del centenario del museo. Después de su regreso a México, se colocó en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. [81] Está esculpido con una cubierta para la cabeza en forma de red unida con cuentas esculpidas. [85] Una cubierta desciende desde debajo del tocado para cubrir la mitad posterior del cuello. [86] La diadema se divide en cuatro tiras y comienza por encima de la oreja derecha, extendiéndose alrededor de toda la cabeza. Una correa corta desciende desde ambos lados de la cabeza hasta la oreja. Los adornos para las orejas son complejos y más grandes en la parte frontal de la oreja que en la parte posterior. La cara es la de un hombre anciano con la frente arrugada en un ceño fruncido, arrugas debajo de los ojos, mejillas caídas y pliegues profundos a ambos lados de la nariz. El rostro es algo asimétrico, posiblemente debido a errores en la ejecución del monumento. [87]


Información general

La 82d División Aerotransportada es una división de infantería aerotransportada modular en servicio activo del Ejército de los Estados Unidos. La División está estacionada en Fort Bragg, Carolina del Norte, una de las áreas de entrenamiento militar más grandes del mundo. El 82d se entrena para operaciones de asalto aerotransportado en áreas negadas por el enemigo, con una especialización en incautación de aeródromos. Actualmente bajo el mando del XVIII Cuerpo Aerotransportado, el 82d es la Fuerza de Respuesta Global de la nación. Una vez ordenado, puede movilizarse, cargar y aterrizar en cualquier parte del mundo en menos de 36 horas para realizar operaciones de combate, ayudar a los aliados de EE. UU. Y brindar asistencia humanitaria.

82d en Afganistán

La 82d División Aerotransportada: Historia

La 82 División se constituyó en el Ejército Nacional el 5 de agosto de 1917 para apoyar la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Se organizó el 25 de agosto de 1917 en Camp Gordon, cerca de Atlanta, Georgia. Camp Gordon ya no existe, pero una placa que conmemora la 82 División y Camp Gordon se encuentra en el sitio en el Aeropuerto Ejecutivo de Peachtree. Durante la Primera Guerra Mundial, muchas divisiones estadounidenses decidieron usar un apodo para ayudar a construir el espíritu de cuerpo y un vínculo entre los hombres. La 82 División no fue diferente.

Parche de la Primera Guerra Mundial hecho a mano

El Comandante General, General de Brigada W. P. Burnham, realizó un concurso junto con los hombres de la División, los ciudadanos de Atlanta y el Atlanta Georgian Newspaper. Miles de sugerencias se vertieron en el periódico, y dependía del gobernador Hugh Dorsey, BG Burnham y el comandante R.E. Beebe los revisara todos y decidiera qué entrada ganaría el honor de nombrar una de las divisiones de combate del Tío Sam.

La División tenía un grupo muy diverso de hombres entrenándose para convertirse en una unidad de combate. Muchos eran inmigrantes que hablaban poco o nada de inglés. Pero surgió un hecho y la señora Vivienne Goodwyn lo vio de inmediato. Había hombres de cada uno de los 48 estados en la 82 División, que era única en ese momento. La mayoría de las divisiones que se organizaron para la guerra incluían hombres de tres a cinco estados. La Sra. Vivienne, como se la conoció, presentó la selección ganadora, la División "All American". El parche original de la manga del hombro de la División de un cuadrado rojo con un círculo azul en el medio pronto haría que los soldados cosieran un doble AA en el azul.

326 en la ofensiva del Mosa

El 82d fue una de las primeras siete divisiones estadounidenses en llegar a Inglaterra y luchar en Francia. La División participó en la Batalla de Lorena en 1918 y en las campañas de St. Mihiel y Meuse-Argonne en 1918. El primer All American muerto en combate fue el Capitán Jewett Williams, 326 ° de Infantería, en la noche del 9 de junio de 1918. Dos All American, El teniente Emory J. Pike y el cabo Alvin C. York recibirían la Medalla de Honor por sus acciones en combate. El general John J. Pershing llamó al cabo York uno de los más grandes soldados de la guerra.

CPL Alvin C. York 1918

El 82d se desmovilizó el 27 de mayo de 1919 en Camp Mills, Nueva York, después de regresar a casa de la Primera Guerra Mundial. Fue reconstituido en las Reservas Organizadas como Sede, 82d División, el 24 de junio de 1921 y alojado en el Edificio Federal en Columbia, Carolina del Sur. .

La 82 División regresa a casa de la Primera Guerra Mundial

Tras el ataque japonés a Pearl Harbor, la División fue redesignada el 13 de febrero de 1942 como Cuartel General de la División, 82 División. Se ordenó que entrara en servicio activo el 25 de marzo de 1942 en Camp Claiborne, Louisiana, bajo el mando del general Omar Bradley. El sargento Alvin C. York se dirigió a los hombres y los inspiró a continuar su historia y servicio desde la Primera Guerra Mundial. El general Bradley comenzó un régimen de entrenamiento físico estricto, que fue llevado a cabo por el siguiente comandante, el general de división Matthew Bunker Rigdway.

En el norte de África preparándose para el asalto a Sicilia

El 15 de agosto de 1942, la División fue reorganizada y designada como la 82 División Aerotransportada. El Ejército de EE. UU. Adoptó y desarrolló el concepto aerotransportado, y la 82d sería la primera división de EE. UU. En recibir esta designación. MG Ridgway lideraría la División al norte de África en mayo de 1943, donde se entrenó intensamente para el asalto aerotransportado a la isla de Sicilia para la Operación HUSKY.

325.o equipo final comprueba Normandía

En septiembre de 1943, el general Mark Clark, del Quinto Ejército, solicitó a MG Ridgway que enviara el 82d a la cabeza de playa de Salerno para ayudar a asegurar el punto de apoyo italiano establecido por los aliados. La Operación AVALANCHE, que constaba de dos saltos nocturnos consecutivos, logró la misión y eliminó cualquier duda de que los Aliados serían empujados hacia el mar. La Operación SHINGLE, un asalto por mar del 504º Regimiento de Infantería de Paracaidistas, dio a los aliados un nuevo punto de apoyo en la península italiana.

82d en Normandía

Mientras que el 504 se quedó en Italia para luchar, el resto del 82 se dirigió a Inglaterra para prepararse y entrenarse para la Operación NEPTUNO, el asalto aerotransportado de la Operación OVERLORD, la ofensiva aliada en Normandía, Francia. Junto con los Regimientos de Infantería de Paracaidistas 507. ° y 508. °, el 82. ° asaltó Normandía con 12.000 tropas de paracaidistas y planeadores el 6 de junio de 1944. Su misión era destruir los puentes de suministro vitales de Alemania y capturar las calzadas que llevaban tierra adentro a través de las áreas inundadas detrás de las playas de Normandía donde se transportaba el mar. las fuerzas aterrizarían para hacerse con el control de las carreteras y las comunicaciones. El 82d luchó durante 33 días sin relevo ni reemplazos, y una vez más completó con éxito la misión.

Resumen de último minuto antes de cargar C-47s Op MG

El asalto aerotransportado final para la 82 División Aerotransportada durante la Segunda Guerra Mundial fue en Holanda en septiembre de 1944. La Operación MARKET GARDEN haría que los All Americans realizaran un salto diurno a Nijmegen. Liderado por su nuevo comandante, BG James M. Gavin, los objetivos del 82d eran capturar y mantener los puentes clave en Grave y Nijmegen, así como algunos puentes subsidiarios sobre un canal al este de Grave.

El 82d se dejó caer y ensambló con éxito en el puente del río Maas en Grave y aseguró la estructura en una hora. Gavin lideró a sus hombres en la lucha y aseguró el acceso al puente de Nimega, el segundo tramo más largo de Holanda y fuertemente fortificado por el enemigo. Al día siguiente, 200 hombres de la 82D cruzaron durante el día el rápido río Waal en un intento de asegurar el extremo opuesto del puente Nijmegen. La resistencia alemana fue feroz, pero los estadounidenses avanzaron, aseguraron el puente y abrieron una ruta hacia el río Rin y hacia Alemania.

Los All Americans descansaron brevemente después de Holanda, pero la ofensiva alemana final en diciembre de 1944, la Batalla de las Ardenas, puso fin a cualquier indulto. Después de ser llevado al combate con poca comida, municiones y ropa de invierno, el 82d se mantuvo firme contra los tanques y la artillería alemanes, comenzó a retroceder y, en febrero de 1945, estaba ingresando a Alemania. Durante la campaña para poner fin a la guerra, la División liberó un campo de trabajo en Wobbelin, Alemania. El 82 también recibió la rendición incondicional de 146.000 hombres del 21º ejército alemán en Ludwigstlust.

La Segunda Guerra Mundial terminó en mayo de 1945, y la 82 División Aerotransportada recibiría el honor de Ocupación en Berlín. Es en Berlín donde la División recibió su segundo y más famoso apodo, "Guardia de Honor de Estados Unidos" del general George S. Patton, después de que revisara a los paracaidistas. Cuatro hombres recibirían la Medalla de Honor por sus acciones durante la guerra: el soldado de primera clase Charles N. DeGlopper, el soldado Joe Gandara, el soldado John R. Towle y el sargento primero Leonard A. Funk.

Después de la Segunda Guerra Mundial y principios de la década de 1960, la 82 División Aerotransportada se entrenó duro durante la Guerra Fría para convertirse en la Fuerza de Reacción Estratégica de la nación. Participaron en numerosos y variados ejercicios con hasta 60.000 hombres, dentro de los Estados Unidos, y entrenaron en Groenlandia, Alaska, Sudamérica, Turquía y África. La fuerza y ​​el temple del 82d se pusieron a prueba una y otra vez.

1-505 Punto de control principal, Rep. Dom.

Feeding Civilians, República Dominicana 1965

82d Asegura el Puente Duarte, Rep. Dom. 1965

En abril de 1965, veinte años después de la Segunda Guerra Mundial, con el comunismo intentando emerger en el hemisferio occidental, la 82 División Aerotransportada se desplegó para apoyar la Operación POWER PACK en la República Dominicana. Los paracaidistas llegaron y reprimieron la rebelión comunista, lo que permitió que procedieran las elecciones democráticas. La mayor parte de la División regresó a casa en septiembre de 1965, pero la 1.a Brigada se quedó hasta septiembre de 1966.

Patrullando en Vietnam del Sur

3d brigada Vietnam 1968

SP4 William Burke, Vietnam

En respuesta a la Ofensiva Tet de 1968, en la República de Vietnam, el general Westmoreland, comandante del MACV, solicitó que se enviara inmediatamente una brigada de la 82 División Aerotransportada para apoyar las operaciones estadounidenses. En 24 horas, la División organizó a los hombres y el equipo de la 3.ª Brigada, conocida como la Brigada Dorada, y los puso en camino a Chu Lai. La 3.ª Brigada realizó tareas de combate en el área de Hue-Phu Bai del sector del I Cuerpo. La brigada se trasladó al sur para defender Saigón, librando batallas en el Delta, el Triángulo de Hierro y a lo largo de la frontera con Camboya. Después de servir 22 meses en Vietnam, los soldados de la 3.ª Brigada regresaron a Fort Bragg en diciembre de 1969. El Sargento de Primera Clase Felix M. Conde-Falcon recibió la Medalla de Honor por destruir cinco búnkeres enemigos en un puesto de mando de un batallón enemigo.

El 25 de octubre de 1983, el 82d fue llamado de regreso al Caribe, esta vez a la pequeña isla de Granada para ayudar al gobierno democrático de la nación a derrotar un levantamiento comunista.La primera unidad 82D que se desplegó en la Operación URGENT FURY fue un grupo de trabajo del 2-325 ° de Infantería. Las tropas estaban preparadas para una inserción aérea, pero dos horas fuera de la Base de la Fuerza Aérea Pope, aterrizaron en el aire ya que el aeródromo ya estaba asegurado. La operación URGENT FURY puso a prueba la capacidad de la división para desplegarse como una fuerza de despliegue rápido. El primer avión que transportaba soldados de la división aterrizó en Point Salines de Granada 17 horas después de la notificación. Una vez más, la 82d tuvo éxito en la defensa de la democracia y los intereses estadounidenses.

Asegurando el perímetro en el aeropuerto de Panamá

El 20 de diciembre de 1989, los All Americans realizaron su primer salto de combate desde la Segunda Guerra Mundial al Aeropuerto Internacional de Torrijos, Panamá, para derrocar al despiadado dictador Manuel Noriega y restaurar al gobierno debidamente elegido en el poder. La 1ª Brigada compuesta por el 1º y 2º Batallón de Infantería 504 junto con la Infantería 4-325, se unió a la Infantería 3-504 ya preposicionada en Panamá. Después del salto de combate nocturno y la toma del aeropuerto internacional, el 82d llevó a cabo misiones de asalto aéreo de combate en la ciudad de Panamá y en las áreas circundantes, finalmente desmantelando el régimen de Noriega. Los paracaidistas victoriosos regresaron a Fort Bragg el 12 de enero de 1990, con estilo, realizando un salto masivo en Sicily Drop Zone, Fort Bragg.

Con la celebración de la 82a y las felicitaciones aún frescas en la mente de la mayoría de los paracaidistas, la 82 División Aerotransportada fue llamada una vez más para realizar una misión de despliegue rápido. Esta vez fue para trazar una línea en la arena.

Seis días después de la invasión de Kuwait por Irak y # 8217 el 2 de agosto de 1990, la 82D se convirtió en la vanguardia del mayor despliegue de tropas estadounidenses desde Vietnam. La primera unidad que se desplegó en Arabia Saudita el 8 de agosto fue un grupo de trabajo de la 2.ª Brigada. Poco después, siguió el resto de la división. Su intenso entrenamiento comenzó en previsión de que los paracaidistas se enfrentaran en el desierto con el ejército iraquí fuertemente blindado.

Su entrenamiento se concentró en defensa química, tácticas anti-blindaje y ejercicios de maniobra con fuego real. El grito de batalla recogido por los paracaidistas fue & # 8220El camino a casa & # 8230 es a través de Bagdad. & # 8221 El 16 de enero de 1991, comenzó la Operación TORMENTA DEL DESIERTO cuando una armada de aviones de guerra aliados atacó objetivos iraquíes. La guerra terrestre comenzó seis semanas después, el 23 de febrero, con el 82º realizado movimientos de flanqueo en las profundidades de Irak. En la corta guerra terrestre de 100 horas, el 82d montado en un vehículo se adentró profundamente en Irak capturando miles de soldados iraquíes y toneladas de equipo, armas y municiones. Después de la liberación de Kuwait, el 82d comenzó el despliegue de regreso a Fort Bragg, y la mayor parte de la división regresó a fines de abril de 1991.

Activos de aviación en Afganistán 2005

Cuando Estados Unidos fue atacado el 11 de septiembre de 2001, el presidente George W. Bush pidió al ejército estadounidense que luchara contra el terrorismo global. En junio de 2002, la Fuerza de Tarea Panther, compuesta por elementos de la 505ª Infantería y otras unidades de la 82ª, se desplegó en Afganistán en apoyo de la Operación ENDURING FREEDOM (OEF). Task Force Devil, compuesta por la 504a Infantería y elementos de apoyo, reemplazó a Task Force Panther en enero de 2003.

En febrero de 2003, la 2.ª Brigada se desplegó con el Cuartel General de la División en Kuwait en apoyo de la Operación LIBERTAD IRAQUÍ (OIF). La División llevó a cabo operaciones de combate sostenidas en todo Irak. El Cuartel General de la División regresó a Fort Bragg en mayo de 2003. La 2.ª Brigada permaneció en Irak adjunta a la 1.ª División Blindada y continuó realizando misiones de combate. El Cuartel General de la División, junto con la 3.ª Brigada y elementos de Artillería de la División, Comando de Apoyo de la División y Aviación, regresaron a Irak en agosto de 2003 para continuar el mando y control de las operaciones de combate en Bagdad y sus alrededores.
La 1ª Brigada se desplegó para realizar operaciones de combate en la OIF, enero de 2004. La 2ª Brigada se trasladó a Fort Bragg, Carolina del Norte en febrero. El Cuartel General de la División fue relevado por la 1ª División Expedicionaria de Infantería de Marina en marzo de 2004, y las 82 fuerzas restantes en Irak se reasignaron a Fort Bragg a finales de abril de 2004. Por primera vez en dos años, todas las unidades de la División y # 8217 estaban en casa.
En septiembre de 2004, la 82d & # 8217s Deployment Ready Force, 1-505 se desplegó en apoyo de OEF6, apoyando la Fuerza de Tarea Conjunta -76 y las elecciones de Afganistán. El TF se reasignó en octubre de 2004.
En diciembre de 2004, el 82 ° y # 8217 del 1 al 17 ° de Caballería, los 2 ° y 3 ° Batallones de la 325 ° Infantería se desplegaron en Irak para proporcionar un entorno seguro para las primeras elecciones nacionales libres del país. Gracias en parte a los esfuerzos de los paracaidistas de la 2.ª Brigada, más de ocho millones de iraquíes pudieron emitir sus primeros votos significativos. En septiembre de 2005, la Fuerza de Tarea 2-325 y la Fuerza de Tarea 3-504 se desplegaron en Irak en apoyo de las elecciones nacionales iraquíes una vez más. Las unidades se reasignaron en diciembre de 2005 y enero de 2006, respectivamente.

Asegurando el perímetro de Irak 2009

Más de 3.600 paracaidistas de la 82d realizaron un despliegue sin previo aviso en apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta Katrina para la Operación All American Assist el 3 de septiembre de 2005. Mientras apoyaba los esfuerzos de socorro tras el huracán Katrina, la Fuerza de Tarea lideró la búsqueda diaria -y operaciones de rescate en áreas de aguas altas, resultando en más de 900 personas e innumerables mascotas rescatadas. Además, evacuaron a casi 5,000 residentes de toda Nueva Orleans y sus alrededores.

Huracán Katrina -Operación AA Assist

En junio de 2006, la División se reorganizó en una estructura de división modular. Las principales unidades subordinadas de la División ahora incluyen el Equipo de Combate de la 1ª Brigada, el Equipo de Combate de la 2ª Brigada, el Equipo de Combate de la Brigada 3, el Equipo de Combate de la 4ª Brigada, la Brigada de Aviación de Combate 82 y el Batallón de la Sede y el Cuartel General.
El Equipo de Combate de la 2.ª Brigada se desplegó en la OIF, enero de 2007, como la brigada líder de la Estrategia Surge del General Petraeus para recuperar Bagdad de los insurgentes. Equipo de combate de la 1a Brigada desplegado en Irak para proporcionar seguridad en el teatro de operaciones en todo el país.

De patrulla en Afganistán 2008

El Cuartel General de la División y el Batallón de Tropas Especiales de la División (TF Gladius) y otros elementos de la División desplegados en Afganistán a principios de 2007 para una asignación de 15 meses como Fuerza de Tarea Conjunta Combinada 82 (CJTF-82) y la contribución de las tropas estadounidenses a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad de la OTAN (ISAF). Durante la Operación Libertad Duradera VIII, CJTF-82, comandado por MG David M. Rodríguez, sirvió como Elemento de Comando Nacional para más de 27.000 soldados, marineros, aviadores, infantes de marina y civiles estadounidenses en Afganistán.
En 2009, el Equipo de Combate de la 2ª Brigada asumió el papel de componente terrestre de la Fuerza de Respuesta Global para el Departamento de Defensa y en 2010 se desplegó en Haití en apoyo de la ayuda humanitaria tras un devastador terremoto.

También en 2009, el Equipo de Combate de la Brigada 3D se desplegó en Irak en una rotación de 15 meses. La 82 División Aerotransportada recibió órdenes del Comando de las Fuerzas el 2 de marzo de 2009 para prepararse, una vez más, para el despliegue en apoyo de la Operación LIBERTAD DURADERA. Partieron en mayo de 2009 para el Comando Regional - Este (RC-E), Afganistán, y aceptaron la transición de autoridad de la 101ª División Aerotransportada (Asalto aéreo) el 3 de junio de 2009. El Equipo de Combate de la 4ª Brigada de la división, junto con 700 personal de capacitación y apoyo, llegó al país en agosto de 2009 y ocupó cargos en RC - Oeste y Sur. La misión del CJTF-82 era apoyar al Gobierno de la República Islámica de Afganistán (GIRoA) en la reconstrucción de las fuerzas de seguridad de la región, las instituciones sociales, incluida la gobernanza, la economía y la infraestructura, mientras neutralizaba una insurgencia que obstaculizaba la estabilidad regional. Esto resultaría no ser una tarea fácil, ya que el área operativa de RC-East era de 124.675 kilómetros cuadrados que incluían 14 provincias, además de asegurar 570 millas de la frontera entre Afganistán y Pakistán.

82d FE Teams, Afganistán 2012

En mayo de 2011, el Equipo de Combate de la 2.ª Brigada se desplegó en Irak en apoyo de la Operación NEW DAWN. El 2º BCT fue el último equipo de combate de brigada en retirarse de Irak y cedió con éxito la responsabilidad de la provincia de Anbar al gobierno iraquí. Regresaron a casa en Fort Bragg, diciembre de 2011.

La División regresó de otro año de despliegue en Afganistán en octubre de 2012. Sirvieron como cuartel general del Comando Regional Sur con casi 10.000 paracaidistas en todo Afganistán, desde Kandahar en el sur hasta la frontera este de Afganistán. Cuando la historia mire hacia atrás en Afganistán en 2012, habrá un hecho innegable: el All American Paracaidista estaba una vez más en el suelo, trabajando hombro con hombro con aquellos en un momento de necesidad.
Hoy, como lo han hecho en despliegues recientes y a lo largo de la historia de la División & # 8217, los soldados que visten el parche rojo, blanco y azul de la 82 División Aerotransportada son verdaderamente la Guardia de Honor de Estados Unidos.

Descargo de responsabilidad: La Sociedad Histórica de la División Aerotransportada 82d no está respaldada por el Departamento de Defensa. & # 8220 Esta es una entidad no federal. No es parte del departamento de defensa ni de ninguno de sus componentes y no tiene estatus gubernamental. & # 8221


Lamanai: una breve historia


El área residencial largamente abandonada Lamanai tiene una historia extraordinariamente larga, con los primeros signos de asentamiento provenientes del polen, lo que indica que el cultivo de maíz se remonta al 1500 a. C. Sin embargo, se sabe muy poco sobre el sitio y la historia # 8217s a pesar de su larga ocupación. Esto se debe en parte a que se ha excavado muy poco (aproximadamente un 5%) y en parte a que dejaron muy pocos monumentos que proporcionen relatos escritos. Por lo tanto, la historia de Lamanai se encuentra dentro y alrededor de sus edificios, donde se pueden encontrar los restos dispersos de ofrendas y actividades religiosas. Utilizando técnicas arqueológicas tradicionales, los historiadores han podido reconstruir la cerámica y otros artefactos datables, como hojas de obsidiana, herramientas de piedra y joyas de jade, para proporcionar una línea de tiempo para la ocupación de la ciudad y el desarrollo de su centro ceremonial.


W0759: Vasijas del Preclásico La evidencia más temprana de una sociedad organizada se encuentra en la magnífica colección de cuencos de cerámica que ahora se encuentran en el museo de sitio. Estos cuencos datan de mediados y finales del Preclásico, entre el 900 a. C. y el 200 d. C. 1. De particular interés es la olla & # 8220Crocodile & # 8221 (fig. W0759) que se encontró en el Entierro 6, debajo de la Estructura P8-9. Esta olla del Preclásico es una evidencia muy temprana de que la ciudad fue nombrada & # 8220Lama’an & # 8217ain & # 8221 (Lamanai es una versión española corrupta, que en realidad se traduce como Insecto Ahogado). La olla de cocodrilo indica que la gente de Lamanai estaba comenzando a transmitir sus valores religiosos y poder político a través del arte y la cerámica. El hecho de que la vasija fue encontrada en una sola pieza dentro de un entierro debajo de un edificio revela mucho sobre los principios religiosos y el orden social en Lamanai en esta fecha tan temprana. Estas vasijas no habrían sido & # 8217t solo para la élite de la ciudad o para ser ofrecidas a los dioses & # 8217s (como esta olla), pero también habrían sido intercambiadas, extendiendo así la estatura política y las creencias religiosas de Lamanai a el área circundante y potencialmente mucho más lejos.


W0744: Máscara del Templo de la Máscara El Templo de la Máscara, también conocido como Estructura N9-56 (fig. W0744) es el siguiente en la línea de tiempo histórica. Las excavaciones han revelado que las construcciones anteriores de este templo se remontan al período Clásico Formativo entre el 400 a. C. y el 200 d. C. El Templo de la Máscara se llama así por las dos máscaras que flanquean la escalera. Estas máscaras parecen demostrar un vínculo con la civilización olmeca con labios gomosos, un labio superior ligeramente levantado y una nariz ancha. Los olmecas florecieron entre el 1500 a. C. y el 400 a. C., que es en gran medida el mismo período de tiempo que la presunta prehistoria de Lamanai. Los olmecas eran comerciantes prolíficos y tenían una red que se sabe que llegó hasta Guatemala porque aquí es donde se extraía el jade & # 8220Olmec blue & # 8221. Con signos de comercio e influencia artística olmeca, es probable que Lamanai estuviera en contacto directamente con los olmecas y que el Templo de la Máscara se erigió en algún momento antes del 400 a. C.


W0746: Templo Alto N10-43 El Templo Alto (fig. W0744) también es sorprendentemente antiguo, especialmente considerando su altísima altura. El Templo Mayor, también conocido como Estructura N10-43, se construyó sobre una zona residencial más antigua, donde los desechos de la vida doméstica comienzan en el 300 a. C. y terminan en el 100 a. C. Esto implica que el templo fue construido sobre la zona residencial en el año 100 a. C. Para respaldar esta fecha, las ofrendas de cerámica que se cree que quedaron cuando se consagró el edificio también se han fechado en el año 100 a. C. Con más de 30 metros de altura, el Templo Alto habría sido el edificio más alto de Mesoamérica en este momento.

En la mayoría de las ciudades mesoamericanas, los edificios religiosos se organizaron alrededor de una plaza con una alineación este-oeste, norte-sur. En Lamanai, esto fue completamente ignorado mientras trabajaban hacia el sur a lo largo de la orilla del río, sin alineamientos cardinales de los templos y sin plaza principal. Este flujo continuó hasta bien entrado el Período Clásico, cuando se extendieron aún más al sur y erigieron el Templo del Jaguar en el siglo V.

Un mayor desprecio por las prácticas mayas tradicionales es evidente en los diseños estructurales de Lamanai. Los proyectos de construcción completados en los siglos IV y V no solo agregaron el Templo del Jaguar, sino que también rejuvenecieron el Templo Mayor y el Templo de la Máscara, con un énfasis creciente en su estilo único, conocido como la Técnica de Construcción Lamanai (LBT). En lugar de montar sus templos en la parte superior de las bases piramidales, como era habitual en otros lugares, el estilo Lamanai utilizó capas salientes de la base piramidal para proporcionar terrazas para que los templos se sentaran. Los mayas creían que sus templos eran cuevas sagradas y que las estructuras elevadas sobre las que descansaban eran montañas sagradas. Al montar el templo más abajo en la estructura, la gente de Lamanai estaba replicando lo que vieron en la naturaleza en lugar de lo que vieron en otras ciudades.


W0748: Stela Temple & # 8211 N10-27 La siguiente fase de la historia de Lamanai & # 8217s es bastante clara, ya que hay un monumento que la registra. La estela 9 fue erigida el 10 de marzo de 625 d. C. para conmemorar un evento religioso importante, que probablemente haya sido una alineación celestial significativa (haga clic aquí para leer más sobre este tema). La estela 9 nos dice que el nombre del gobernante era Concha humeante y lo representa con el atuendo típico simbólico de un señor maya del Período Clásico. Y, sin embargo, la Estela 9 estaba inusualmente colocada dentro de una cámara de templo en la primera terraza de una estructura piramidal de templo bastante baja (fig. W0748). Entonces, mientras que la Estela 9 nos dice que la gente de Lamanai estaba usando la estructura política religiosa maya común, con un dios-rey omnipotente gobernando la ciudad, la estela y su escenario nos dice que la gente de Lamanai está usando una orden religiosa muy diferente. Al erigir la Estela 9 en un evento del período no katun y colocarla dentro de un templo situado en una gran terraza en la parte inferior de una base piramidal, la gente de Lamanai demostró una serie de ideas religiosas claramente independientes.

A pesar de su separación de la ideología maya clásica, Lamanai estaba lejos de estar aislada y es probable que haya jugado un papel central en la red comercial maya. Se ha encontrado en abundancia cerámica, jade y otros artefactos que claramente fueron traídos a la ciudad desde muy lejos. Estos no eran solo artículos de fantasía extranjeros que se comerciaban con extraños, eran artefactos religiosos importantes que se usaban en ceremonias religiosas y se pensaba que tenían un poder sagrado. Se encontró un entierro del siglo V dentro del Templo N9-56 con joyas de jade que debían provenir de la región cercana a Copán, y la Estela 9 representa al rey del siglo VII, Smoking Mirror, que también lleva joyas de jade tradicionales.


W0758: Incensario estilo Mayapán Una adición tardía al Templo de la Máscara fue una plataforma diseñada para albergar una estela antigua. Durante la reconsagración ritual del templo, se utilizaron incensarios para quemar incienso y luego se rompieron alrededor del templo. Los incensarios eran de un estilo mayapán distintivo (fig. W0758), que se puede fechar en la época posclásica (siglos XIII al XV). Este hallazgo demuestra que los edificios religiosos del Período Clásico de Lamanai todavía se usaban para rituales cuando la mayoría de las ciudades del Período Clásico se habían derrumbado literalmente, luego del Colapso Maya Clásico de los siglos IX y X. El colapso parece haber sido provocado por una sequía prolongada, que fue atribuida a los dioses y provocó que la gente se rebelara contra los gobernantes divinos de la gran ciudad y sus templos ancestrales sagrados. Es muy posible que la visión independiente de la religión de Lamanai haya ayudado a la ciudad a sobrevivir a este colapso.

Los españoles subyugaron a Lamanai en 1544 y convirtieron a la población al cristianismo. Construyeron dos iglesias sobre los templos mayas existentes, como era costumbre, y luego dejaron un sacerdote cristiano regional para ayudarlos en sus vidas recién reformadas. Cien años después, alrededor de 1641, los mayas renunciaron a su nueva fe, quemaron las iglesias y destruyeron el nuevo asentamiento que lo rodeaba. Los mayas reconsagraron la iglesia como un templo maya y continuaron viviendo en el área de la aldea alrededor de Lamanai hasta el siglo XVIII.


Los olmecas misteriosos

Los olmecas probablemente estuvieron entre las primeras civilizaciones de Mesoamérica, floreciendo aproximadamente entre el 1500 y el 400 a. C. Estas personas enigmáticas crearon una sociedad y una cultura muy sofisticadas y son más conocidas por sus monumentales cabezas de piedra que probablemente son retratos de gobernantes o antepasados. También se especula que desarrollaron su propia forma de escritura como se indica en el bloque de Cascajal.

Los hallazgos se realizaron en 2018 en la antigua ciudad de Tak'alik Ab'aj, que fue construida por los olmecas quizás alrededor del 1200 a.C. y luego habitada por los mayas entre el 800 y el 300 a.C. Se cree que a pesar de que los mayas reemplazaron a los olmecas, fueron profundamente influenciados por la cultura y civilización del predecesor.

José Luis Chea Urruela, ministro de Cultura y Deportes, inspecciona el hallazgo. (Imagen: Ministerio de Deporte y Cultura de Guatemala)


Agrinier, P. (1984). El horizonte olmeca temprano en Mirador, Chiapas, México.Artículos de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo 48, Universidad Brigham Young, Provo, UT.

Agrinier, P. (1990). Mirador-Plumajillo, Chiapas, y sus relaciones con cuatro sitios del horizonte olmeca en Veracruz, Chiapas y la costa de Guatemala.Arqueología (segunda época) 2: 19–36. Dirección de Arqueología del INAH, México.

Aguayo L., B. I. y Ortiz Ceballos, P. (1975). Informe preliminar de la clasificaciön cerámica del Pozo 3 de Tres Zapotes, Santiago Tuxtla, Veracruz.Balance y Perspectiva, XIII Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología (Xalapa), Arqueología I, México, págs. 299-308.

Anderson, D. (1978). Monumentos. En Sharer, R. (ed.),La Prehistoria de Chalchuapa, El Salvador, Vol. 1, University of Pennsylvania Press, Filadelfia, págs. 155–180.

Andrews V, E. W. (1986). Jades olmecas de Chacsinkin, Yucatán y cerámica maya de La Venta, Tabasco. En Andrews V, E. W. (ed.),Investigación y reflexión en arqueología e historia, Instituto de Investigaciones de América Central, vol. 57, Universidad de Tulane, Nueva Orleans, págs. 11–49.

Arnold, P. J., III (1994). Una visión general de la arqueología del sur de Veracruz.Mesoamérica antigua 5: 215–221.

Aveleyra, L. (1965). Una nueva cabeza colosal olmeca.Boletín INAH 20: 12–14. México.

Barba Pingarrón, L. (1988). Trabajos de prospección realizados en el sitio arqueológico La Venta, Tabasco.Arqueología 4: 167–218. Dirección de Arqueología del INAH, México.

Beltrán, A. (1965). Reportaje gráfico del hallazgo de Las Limas.Boletín INAH 21: 9-26. México.

Benson, E. P. (1996). Historia de las investigaciones olmecas. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 17–27.

Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.) (1996).Arte olmeca del México Antiguo. Galería Nacional de Arte, Washington, DC.

Berger, R., Graham, J. A. y Heizer, R. F. (1967). Una reconsideración de la edad del sitio de La Venta.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 3: 1–24. Berkeley.

Berlín, H. (1953). Reconocimiento arqueológico en Tabasco.Informes actuales 7: 102-135. Institución Carnegie, Washington, DC.

Bernal, I. (1969).El mundo olmeca. University of California Press, Los Ángeles y Berkeley.

Bernal, I. (1971). La región olmeca — Oaxaca. En Heizer, R. F. y J. Graham, (eds.), Observations on the Emergence of Civilization in Mesoamerica,Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California, No.11: Berkeley, 29–50.

Beverido, F. (1970). La Magnetometria en Auxilio de la Investigación Arqueológica.Anuarìo Antropológico 1: 28–44, Escuela de Antropología, Universidad Veracruzana, Xalapa.

Beverido, F. (1987). Breve historia de la arqueología olmeca.La Palabra y el Hombre 64, Universidad Veracruzana, Xalapa, págs. 161-194.

Beyer, H. (1927).Tribus y templos (Revisar).El México Antiguo 2(11-12): 305-313, México.

Blom, F. F. y LaFarge, O. (1926-1927).Tribus y Templos, Middle American Research Institute, Tulane University, Nueva Orleans.

Bove, F. (1978). Laguna de los Cerros, un lugar central olmeca.Revista de Arqueología del Nuevo Mundo 2(3).

Breiner, S. y Coe, M. D. (1972). Exploración magnética de la civilización olmeca.Científico americano 60(5): 566–575.

Bruggermann, J. y Harris, M. (1970). La aplicación de magnetómetro en trabajos arqueológicos en San Lorenzo Tenochtitlan.Boletín del Instituto Nacional de Antropología e Historia 39: 26–29. México.

Bruggermann, J. y M. A. Hers (1970). Exploraciones arqueológicas en San Lorenzo Tenochtitlan.Boletín del Instituto Nacional de Antropología e Historia 39: 18–23. México.

Campbell, L. R. y Kaufman, T. S. (1976). Una mirada lingüística a los olmecas.Antigüedad americana 41: 80–89.

Carlson, J. B. (1975). Brújula de piedra imán: primacía china u olmeca.Ciencias 189(4205): 753–760.

Carlson, J. B. (1981). Espejos cóncavos olmecas de mineral de hierro: la estética de una tecnología lítica y el Señor del Espejo. En Benson, E. P. (ed.)Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 117-148.

Caso, A. (1942). Definición y extensión del complejo “Olmeca”. EnMayas y Olmecas, Segunda Reunión de Mesa Redonda, Sociedad Mexicana de Antropología, México, págs. 43–46.

Caso, A. (1965). Existió un Imperio Olmeca?Memoria del Colegio Nacional 5(3): 30–52. México.

Ceja Tenorio, J. F. (1982). Ixtlahuehue, la Salina Vieja de Los Tuxtlas.Revista Mexicana de Estudios Antropológicos 28: 41–47.

Chase, J. E. (1981). La erupción volcánica de San Martín Tuxtla y sus efectos sobre los olmecas en Tres Zapotes.Vinculos 7: 54.

Clark, J. E. (1990). Olmecas, olmequismo y olmequización en Mesoamérica.Arqueología (segunda época)3: 49–57, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Clark, J. E. (ed.) (1994a).Los Olmecas en Mesoamérica, Citibank, México.

Clark, J. E. (1994c). Antecedentes de la cultura olmeca. En Clark, J. E. (ed.),Los Olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 31–41.

Clark, J. E. y Blake, M. (1989). El origen de la civilización en Mesoamérica: Los Olmecas y Mokaya del Soconusco de Chiapas, México, In Carmona Macias, M. (coord.),El Preclásico o Formativo: Avances y Perspectivas, Museo Nacional de Antropología, INAH, México, págs. 385–403.

Clewlow, C. W., Jr. (1974). Estudio estilístico y cronológico de la escultura monumental olmeca.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 19, Berkeley.

Clewlow, C. W., Jr. y Corson, C. R. (1968). Nuevos monumentos de piedra de La Venta, 1968.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 5, Berkeley, págs. 171-182.

Clewlow, C. W., Jr., Cowan, R. A., O'Connell, J. F. y Benneman, C. (1967). Cabezas colosales de la cultura olmeca.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 4, Berkeley.

Cobean, R. H., Coe, M. D., Perry, E. A., Jr., Turekian, K. T. y Kharkar, D. P. (1971). Comercio de obsidiana y San Lorenzo Tenochtitlán.Ciencias 174: 666–671.

Cobean, R. H., Vogt, J. R., Glascock, M. D. y Stocker, T. L. (1991). Caracterización de oligoelementos de alta precisión de las principales fuentes de obsidiana mesoamericana y análisis adicionales de artefactos de San Lorenzo Tenochtitlán, México.Antigüedad latinoamericana 2(1): 69–91.

Coe, M. D. (1965a). Síntesis arqueológica del sur de Veracruz y Tabasco. En Wauchope, R. (ed.),El manual de los indios de América Central 3, University of Texas Press, Austin, págs. 679–715.

Coe, M. D. (1965b).Los hijos del jaguar: México central preclásico, Museo de Arte Primitivo, Nueva York.

Coe, M. D. (1965c). El estilo olmeca y su distribución. En Wauchope, R. (ed.),El manual de los indios de América Central 3, University of Texas Press, Austin, págs. 739–775.

Coe, M. D. (1967a). La segunda temporada en San Lorenzo Tenochtitlan, Veracruz.Boletín del INAH 28: 1–10, México.

Coe, M. D. (1967b). Resolviendo un misterio monumental.Descubrimiento 3(1): 21-26, New Haven.

Coe, M. D. (1968a).La primera civilización de Estados Unidos: descubriendo a los olmecas, American Heritage, Nueva York.

Coe, M. D. (1968b). San Lorenzo y la civilización olmeca. En Benson, E. P. (ed.),Conferencia de Dumbarton Oaks sobre los olmecas, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 41–71.

Coe, M. D. (1970). La secuencia arqueológica de San Lorenzo Tenochtitlán, Veracruz, México.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California, No. 8, Berkeley, 21–34.

Coe, M. D. (1974). Fotogrametría y ecología de la civilización olmeca. En Vogt, E. Z. (ed.),Fotografía aérea en la investigación de campo antropológica, Universidad de Harvard, Cambridge, págs. 1-13.

Coe, M. D. (1976). Primeros pasos en la evolución de la escritura maya. En Nicholson, H. B. (ed.),Orígenes del arte religioso y la iconografía en la Mesoamérica preclásica, UCLA Latin American Center, Los Ángeles, págs. 107-122.

Coe, M. D. (1977). Olmecas y mayas: un estudio sobre las relaciones. En Adams, R. E. W. (ed.),Los orígenes de la civilización maya, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Prensa de la Universidad de Nuevo México, Albuquerque, págs. 183–195.

Coe, M. D. (1981a). Donación del río Ecología de los Olmecas San Lorenzo. En Benson, E. P. (ed.),Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 15-20.

Coe, M. D. (1981b). San Lorenzo Tenochtitlán. En Sabloff, J. A. (ed.),Suplemento del Handbook of Middle American Indians, vol. 1. Arqueología, University of Texas Press, Austin, págs. 117-146.

Coe, M. D. y Diehl, R. A. (1980a).En la tierra de los olmecas, Vol. 1, Arqueología de San Lorenzo Tenochtitlan, University of Texas Press, Austin.

Coe, M. D. y Diehl, R. A. (1980b).En la tierra de los olmecas, Vol. 2.La gente del río, Prensa de la Universidad de Texas, Austin.

Coe, M. D. y Diehl, R. A. (1991). Respuesta a la "Cultura Hermana: reevaluación de los olmecas" de Hammond.Revista trimestral de arqueología 12(1): 30–35.

Coe, M. D., Diehl, R. A., Beverido, F., Krotser, P. y Krotser, R. (1966). Exploraciones arqueológicas en San Lorenzo Tenochtitlan, Veracruz.Boletín del INAH 24: 21–25, México.

Coe, M. D., Diehl, R. A. y Stuiver, M. (1967a). La civilización Olmeca de Veracruz, fechas para la Fase San Lorenzo.La Palabra y El Hombre 42: 517–524, Xalapa, Veracruz.

Coe, M. D., Diehl, R. A. y Stuiver, M. (1967b). Civilización olmeca, Veracruz, México: Datación de la Fase San Lorenzo.Ciencias 155: 1399–1401.

Coe, W. R. y Stuckenrath, R. Jr. (1964). Una revisión deLa Venta. Tabascoy su relevancia para el problema olmeca.Documentos de la Sociedad Antropológica Kroeber 31: 1-43, Universidad de California, Berkeley.

Covarrubias, M. (1942). Origen y desarrollo del estilo artistico “Olmeca”. EnMayas y Olmecas, Segunda Reunión de Mesa Redonda, Sociedad Mexicana de Antropología, México, págs. 46–49.

Covarrubias, M. (1943). Tlatilco, arte y cultura arcaica mexicana.Dyn 4–5: 40–46, México.

Covarrubias, M. (1944). La Venta: Cabezas colosales y dioses jaguares.Dyn 6: 24–33, México.

Covarrubias, M. (1946). El arte “olmeca” o de La Venta.Cuadernos Americanos 28(4): 153-179, México.

Curtis, G. H. (1959). Apéndice 4. Petrología de artefactos y piedra arquitectónica en La Venta. En "Excavaciones en La Venta, Tabasco, 1955",Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 170. Institución Smithsonian, Washington, DC, págs. 284–289.

Cyphers Guillén, A. (1982). Tres Zapotes y la Cronología Olmeca.Revista Mexicana de Estudios Antropolágicos 28: 11–31, Sociedad Mexicana de Antropología, México.

Cyphers Guillén, A. (1990). Espacios domésticos olmecas en San Lorenzo Tenochtitlán, Veracruz.Boletín del Consejo de Arqueología, 1989, INAH, México, págs. 54–55.

Cyphers Guillén, A. (1991). Exploraciones arqueológicas en San Lorenzo Tenochtitlán, Veracruz: Temporada 1990.Boletín del Consejo de Arqueología, 1990: INAH, México, págs. 67–69.

Cyphers Guillén, A. (1992a). Exploraciones Arqueológicas en San Lorenzo Tenochtitlán, Veracruz: Temporada 1991.Boletín del Consejo de Arqueología, 1991: 65–66, INAH, México.

Cyphers, A. (1992b). Investigaciones arqueológicas recientes en San Lorenzo, Tenochtitlán, Veracruz: 1990–1992.Anales de Antropología 29: 37–93, UNAM, México.

Cyphers Guillén, A. (1993). Escenas escultóricas olmecas.Antropológicas 6: 47–52, UNAM, México.

Cyphers Guillén, A. (1994a). La nueva cabeza colosal de San Lorenzo.Antropológicas 11: 66–72, UNAM, México.

Cyphers Guillén, A. (1994b). San Lorenzo Tenochtitlan. En Clark, J. E. (coord.),Los olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 43–67.

Cyphers Guillén, A. (1994c). Tres nuevas esculturas olmecas del sur de Veracruz.Maxicon 16: 30–32, Mockmuhl, Alemania.

Cyphers, A. (1995a). Las cabezas colosales.Arqueología Mexicana, vol. 2, No. 12, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 43–47.

Cyphers, A. (1995b).Descifrando los Misterios de la Cultura Olmeca: una exposición museográfica de los resultados del Proyecto Arqueológico San Lorenzo Tenochtitlán 1990–1994, rección General de Asuntos del Personal Académico y el Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM, México.

Cyphers, A. (1996a). Las cabezas colosales. En "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 48–55.

Cyphers, A. (1996b). Descubrimientos recientes en San Lorenzo, Veracruz. En "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 56–59.

Cyphers, A. (1996c). Reconstruyendo la vida olmeca en San Lorenzo. En Benson, E. P., de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 61–71.

Cyphers, A. (ed.) (1996d).Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).

Cyphers, A. (1996e). La arquitectura Olmeca en San Lorenzo Tenochtitlán. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México, (en prensa).

Cyphers, A. (1996 y siguientes). El Control Social de Monumentos en San Lorenzo. En A. Cyphers (ed),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México. En prensa.

Cyphers, A. (1996g). Crecimiento y Desarrollo de San Lorenzo. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México, (en prensa).

Cyphers, A. (1996h). Los Felinos de San Lorenzo. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).

Cyphers, A. (1996i). La Gobernatura en San Lorenzo: Inferencias del arte y patrón de asentamiento. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México.

Cyphers, A. (1997a). De la piedra a los símbolos: el arte olmeca en el contexto social en San Lorenzo Tenochtitlán. En Grove, D. C. y Joyce, R. (eds.),Patrones sociales en la Mesoamérica preclásica, Dumbarton Oaks, Washington, DC (en prensa).

Cyphers, A. (1997b). De tierra y piedra: Arquitectura olmeca en San Lorenzo. En Stark, B. y Arnold, P. (eds.),De olmeca a azteca: investigación reciente sobre patrones de asentamiento en las antiguas tierras bajas de la costa del Golfo, University of Arizona Press, Tucson (en prensa).

Cyphers Guillén, A. y Botas, F. (1994). Escultura felina olmeca de El Azuzul, sur de Veracruz.Actas de la Sociedad Filosófica Estadounidense 138: 273–283, Filadelfia.

Cyphers, A. y Ortiz, M. A. (1997). Geomorfología y paisajes culturales milenarios del sur de Veracruz. En Ahler, S. R. (ed.),Mounds, Modoc y Mesoamérica: artículos en honor a Melvin L.Fowler, Serie de artículos científicos del Museo del Estado de Illinois, Springfield, IL (en prensa).

de la Fuente, B. (1973).Escultura Monumental Olmeca: Catálogo, Instituto de Investigaciones Esteticas, UNAM, México.

de la Fuente, B. (1975).Las Cabezas Colosales Olmecas, Fonda de Cultura Económica, México.

de la Fuente, B. (1992).Cabezas Colosales Olmecas, El Colegío Nacional, México.

de la Fuente, B. (1994). Arte monumental olmeca. En Clark, J. E. (coord.),Los Olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 203–221.

de la Fuente, B. (1995). El arte olmeca.Arqueología Mexicana 2(12): 18–25, Editorial Raíces / INAH, México.

de la Fuente, B. (1996a). El homocentrismo en el arte monumental olmeca. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.)Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 41–49.

de la Fuente, B. (1996b). Arte olmeca en "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, págs. 28–37, Editorial Raíces / INAH, México.

Demarest, A. A. (1989). Los olmecas y el surgimiento de la civilización en el este de Mesoamérica. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 303–344.

di Castro, A. (1996). Los bloques de Ilmenita de San Lorenzo. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).

Diehl, R. A. (1981). Arquitectura olmeca: una comparación de San Lorenzo y La Venta. En Benson, E. P. (ed),Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 69–82.

Diehl, R. A. (1989). Arqueología olmeca: lo que sabemos y lo que desearíamos saber. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 17–32.

Diehl, R. A. (1996). El mundo olmeca. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 29–34.

Diehl, R. A. y Coe, M. D. (1995). Arqueología olmeca. EnEl mundo olmeca: Ritual y barco gobernante, The Art Museum, Princeton University, Princeton, Nueva Jersey, págs. 11-25.

Drucker, P. (1943a). Secuencias cerámicas en Tres Zapotes, Veracruz, México.Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 140, Institución Smithsonian, Washington, DC.

Drucker, P. (1943b). Estratigrafía Cerámica en Cerro de las Mesas, Veracruz, México.Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 141, Institución Smithsonian, Washington, DC.

Drucker, P. (1947).Algunas implicaciones del Complejo Cerámico de La Venta.Colecciones Misceláneas del Smithsonian 107, N ° 8, Smithsonian Institution, Washington.

Drucker, P. (1952a). La Venta, Tabasco, un estudio de la cerámica y el arte olmeca.Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 153, Institución Smithsonian, Washington, DC.

Drucker, P. (1952b). Medio Tres Zapotes y la secuencia cerámica preclásica.Antigüedad americana 17: 258–260.

Drucker, P. (1955). La ofrenda de jade y otros materiales del Cerro de las Mesas.Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 157, Institución Smithsonian, Washington, DC.

Drucker, P. (1981). Sobre la naturaleza de la política olmeca. En Benson, E. P. (ed.),Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 29–47.

Drucker, P. y Contreras, E. (1953). Patrones de sitios en la parte oriental del territorio olmeca.Revista de la Academia de Ciencias de Washington 43(12): 389–396.

Drucker, P. y Heizer, R. F. (1965). Comentario sobre la revisión de W. R. Coe y Robert Stuckenrath deExcavaciones en La Venta Tabasco, 1955.Documentos de la Sociedad Antropológica Kroeber 33: 37–70, Universidad de California, Berkeley.

Drucker, P. y Heizer, R. F. (1975). Investigaciones Arqueológicas del Sitio de La Venta, Tabasco, México.Informes de investigación de la National Geographic Society, proyectos de 1890 a 1954, National Geographic Society, Washington, DC, págs. 387–394.

Drucker, P., Heizer, R. F. y Squier, R. J. (1957). Fechas de radiocarbono de La Venta, Tabasco.Ciencias 126(3263): 73.

Drucker, P., Heizer, R. F. y Squier, R. J. (1959). Excavaciones en La Venta, Tabasco, 1955.Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 170, Institución Smithsonian, Washington, DC.

Earle, T. K. (1976). Un análisis del vecino más cercano de dos sistemas de asentamiento formativo. En Flannery, K. V. (ed.),La aldea mesoamericana temprana, Academic Press, Nueva York, págs. 196–223.

Fields, V. M. (1991). La herencia iconográfica del dios bufón maya. En Robertson, M. G. (ed.),Sexta Mesa Redonda de Palenque, 1986, University of Oklahoma Press, págs. 167-174.

Flannery, K. V. (1968). Los olmecas y el valle de Oaxaca: un modelo de interacción interregional en tiempos del Formativo. En Benson, E. P. (ed.),Conferencia de los olmecas de Dumbarton Oaks, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 79-110.

Flannery, K. V. (1976). Análisis contextual de la parafernalia ritual en el Formativo Oaxaca. En Flannery, K. V. (ed.),La aldea mesoamericana temprana, Academic Press, Nueva York, págs. 333–345.

Flannery, K. V. y Marcus, J. (1976a). Evolución de la edificación pública en Formativo Oaxaca. En Cleland, C. C. (ed.),Cambio cultural y continuidad: ensayos en honor a James Bennett Griffin, Academic Press, Nueva York, págs. 205–221.

Flannery, K. V. y Marcus, J. (1976b). Oaxaca formativa y el cosmos zapoteca.Científico americano 64: 374–383.

Flannery, K. V. y Marcus, J. (1994).Cerámica del Formativo Temprano del Valle de Oaxaca, México, Memorias del Museo de Antropología 27. Universidad de Michigan, Ann Arbor.

Foshag, W. F. (1957).Estudios mineralógicos sobre el jade guatemalteco, Colecciones Misceláneas del Smithsonian Vol. 135, N ° 5, Washington, DC.

Gallegos Gómora, M. J. (1990). Excavaciones en la Estructura D-7 en La Venta, Tabasco.Arqueología (Segunda Época)3: 17–24, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Garbe, P. (1971). Bibliografía comentada del arte olmeca.Documentos de la Sociedad Antropológica Kroeber 44: 77–122, Universidad de California, Berkeley.

Garber, J. F., Grove, D. C., Hirth, K. G. y Hoopes, J. W. (1993). Uso de jade en partes de México y Centroamérica. En Lange, F. W. (ed.),Jade precolombino: nueva geología e interpretaciones culturales, University of Utah Press, Salt Lake City, págs. 211–231.

Gay, C. T. E. (1967). Pinturas más antiguas del Nuevo MundoHistoria Natural 76(4): 28–35.

Gay, C. T. E. (1972).Chalcacingo, Servicio Internacional de Libros Académicos, Portland, OR.

Gay, C. T. E. (1973).Xochipala: los inicios del arte olmeca, The Art Museum, Princeton University, Princeton, Nueva Jersey.

Gillespie, S. D. (1991). Juegos de pelota y límites. En Scarborough, V. L. y Wilcox, D. R. (eds.),El juego de pelota mesoamericano, University of Arizona Press, Tucson, págs. 317–345.

Gillespie, S. D. (1994). Llano del Jícaro: Taller de monumentos olmecas.Mesoamérica antigua 5: 223–242.

Gómez Rueda, H. (1989). Nuevas exploraciones en la region Olmeca: Una aproximacion a los patrones de asentamiento. En Carmona Macías, M. (coord.),El Preclasico o Formativo: Avances y Perspectivas, Museo Nacional de Antropología, INAH, México, págs. 91–100.

Gómez Rueda, H. (1991).Las Limas, Veracruz, y otros asentamientos prehispánicos de la Región Olmeca, Tesis por el título de Licenciado en Arqueología, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México.

González Lauck, R. (1988). Proyecto arqueológico La Venta.Arqueología 4: 121–165, Dirección de Arqueología del INAH, México.

González Lauck, R. (1989). Recientes investigaciones en La Venta, Tabasco. En Carmona Macías, M. (coord.),El Preclasico o Formativo: Avances y Perspectivas, Museo Nacional de Antropología, INAH, México, págs. 81–89.

González Lauck, R. (1994a). La antigua ciudad olmeca en La Venta, Tabasco. En Clark, J. E. (coord.),Los olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 93-111.

González Lauck, R. (1994b). La zona del Golfo en el Preclásico: la etapa olmeca. En Manzanilla, L. y López Luján, L. (coords.),Historia Antigua de México, INAH y UNAM, México, Vol. 1, págs. 279–321.

González Lauck, R. (1995). La Venta, una gran ciudad olmeca.Arqueología Mexicana 2: No. 12: 38–42, Editorial Raíces / INAH, México.

González Lauck, R. (1996a). La Venta, una gran ciudad olmeca. En "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 42–47.

González Lauck, R. (1996b). La Venta: Capital olmeca. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 73–81.

Graham, J. A. (1981). Abaj Takalik: El estilo olmeca y sus antecedentes en el Pacífico de Guatemala. En Graham, J. A. (ed.),Mesoamérica antigua: lecturas seleccionadas (2ª ed.), Peek, Palo Alto, CA, págs. 163-176.

Graham, J. A. (1989). Difusión olmeca: una vista escultórica desde el Pacífico de Guatemala. En Sharer, R. J. y Grove, D. C., (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 227–246.

Graham, J. A. y Johnson, M. (1979). El gran montículo de La Venta.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 41: 1–5, Berkeley.

Grove, D. C. (1970a).Las pinturas olmecas de la cueva de Oxtotitlán, Guerrero, México. Estudios en Arqueología y Arte Precolombino 6, Dumbarton Oaks, Washington, DC.

Grove, D. C. (1970b).Los Murales de la Cueva de Oxtotitlan. Acatlán, Guerrero. Serie Investigaciones, No. 23, INAH, México.

Grove, D. C. (1981a). El período formativo y la evolución de la cultura compleja. En Sabloff, J. A. (ed.),El manual de los indios de América Central, Suplemento 1, Arqueología, University of Texas Press, Austin, págs. 373–391.

Grove, D. C. (1981b). Monumentos olmecas: la mutilación como pista de significado. En Benson, E. P. (ed.),Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 49–68.

Grove, D. C. (1981c). Repaso deEn la tierra de los olmecas, por Michael Coe y Richard Diehl.Ciencias 212: 808–810.

Grove, D. C. (1984).Chalcatzingo: excavaciones en la frontera olmeca. Thames y Hudson, Nueva York.

Grove, D. C. (ed.) (1987a).Chalcatzingo antiguo, Prensa de la Universidad de Texas, Austin.

Grove, D. C. (1987b). Chalcatzingo en una perspectiva más amplia. En Grove, D. C. (ed.),Chalcatzingo antiguo, University of Texas Press, Austin, págs. 434–442.

Grove, D. C. (1987c). Comentarios sobre el sitio y su organización. En Grove, D. C., (ed.),Chalcatzingo antiguo, University of Texas Press, Austin, págs. 420–433.

Grove, D. C. (1987d). Antorchas, plumeros y la legitimación del gobierno del período FormativoMexicon 9(3): 60–66. Berlina.

Grove, D. C. (1989a). Olmeca, ¿qué hay en un nombre? En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 8-14.

Grove, D. C. (1989b). Chalcatzingo y su conexión olmeca. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 122-147.

Grove, D. C. (1992). Actualización de la prehistoria olmeca.Investigación y exploración de la National Geographic Society 8(2): 148–165.

Grove, D. C. (1993). Horizontes “olmecas” en el período Formativo Mesoamérica: ¿Difusión o evolución social? En Rice, D. S. (ed.),Horizontes latinoamericanos, Dumbarton Oaks, Washington, D. C., págs. 83-111.

Grove, D. C. (1994a). Chalcatzingo. En Clark, J. E. (coord.),Los olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 164-173.

Grove, D. C. (1994b). La Isla, Veracruz, 1991: Informe preliminar con comentarios sobre las tierras altas olmecas.Mesoamérica antigua 5: 223–230.

Grove, D. C. (1995). Los Olmecas.Arqueología Mexicana 2(12): 26–33. Editorial Raíces / INAH, México.

Grove, D. C. (1996a). Contextos arqueológicos del arte olmeca fuera de la Costa del Golfo. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, 105-117.

Grove, D. C. (1996b). El olmeca. En "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 12–23.

Grove, D. C. (1997). Monumentos públicos y montañas sagradas: Observaciones sobre tres paisajes sagrados del período Formativo. En Grove, D. C. y Joyce, R. (eds.),Patrones sociales en la Mesoamérica preclásica, Dumbarton Oaks, Washington, D. C. En prensa.

Grove, D. C. y Gillespie, S. D. (1992a). Indicadores arqueológicos de la élite del período Formativo: una perspectiva desde el centro de México. En Chase, A. y Chase, D. (eds.),Élites mesoamericanas: una evaluación arqueológica, University of Oklahoma Press, Norman, págs. 191-205.

Grove, D. C. y Gillespie, S. D. (1992b). Ideología y evolución a nivel pre-estatal: Período formativo Mesoamérica. En Demarest, A. y Conrad, G. (eds.),Ideología y civilizaciones precolombinas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Escuela de Prensa Estadounidense de Investigación, Santa Fe, págs. 15–36.

Grove, D. C. y Gillespie, S. D. (1992c). Proyecto Olmeca la Isla-Llano del Jícaro, Veracruz. EnBoletín del Consejo de Arqueología. 1991, INAH, México, págs. 139-141.

Grove, D. C., Gillespie, S. D., Ortiz C. P. y Hayton, M. (1993). Cinco monumentos olmecas del interior de la Laguna de los Cerros.Mexicon 15(5): págs. 91–95. Berlina.

Gullberg, J. E. (1959). Apéndice 3. Notas técnicas sobre espejos cóncavos. En “Excavaciones en La Venta, Tabasco. 1955 ”Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 170, Smithsonian Institution, Washington, DC, págs. 280–283.

Gutiérrez Solana, N. y Scávelzon, D. G. (1980).Corpus Bibliográfico de la Cultura Olmeca, Universidad Nacional Autónoma de México.

Guzmán, E. (1934). Los relieves de las rocas del Cerro de la Cantera, Jonacatepec, Morelos.Anales del Museo Nacional de Arqueología, Historia, y Etnografia, Epoca 5,1(2): 237–251, México.

Haas, J. (1982).La evolución del estado prehistórico, Columbia University Press, Nueva York.

Hallinan, P. S., Ambro, R. D. y O'Connell, J. F. (1968). Cerámica La Venta, 1968.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 5: 155-170, Berkeley.

Hammond, N. (1989). Cultura hermana: Revalorización de los olmecas.Revista trimestral de arqueología 9(4): 1–4.

Harlow, G. E. (1993). Jade americano medio: perspectivas geológicas y petrológicas sobre la variabilidad y la fuente. En Lange, F. W. (ed.),Jade precolombino: nuevas interpretaciones geológicas y culturales, University of Utah Press, Salt Lake City, págs. 9–29.

Heizer, R. F. (1959). Características específicas y genéricas de la cultura olmeca.Actas del XXXIII Congreso Intemacional de Americanistas 2: 178–182, San José, Costa Rica.

Heizer, R. F. (1960). La agricultura y el estado teocrático en las tierras bajas del sureste de México.Antigüedad americana 26: 215–222.

Heizer, R. F. (1962). La posible estructura sociopolítica de los olmecas de La Venta.Akten des XXXIV Internazionale Amerikanisten Kongresses, págs. 310–317, Viena.

Heizer, R. F. (1964). Algunas observaciones provisionales sobre la revisión de Coe-Stuckenrath.Documentos de la Sociedad Antropológica Kroeber 31: 45–50, Berkeley.

Heizer, R. F. (1966). Transporte pesado antiguo, métodos y logros.Ciencias 153: 821–830.

Heizer, R. F. (1968). Nuevas observaciones sobre La Venta. En Benson, E. P. (ed.),Conferencia de Dumbarton Oaks sobre los olmecas, Washington, DC, págs. 9–36.

Heizer, R. F. (1971). Comentario sobre: ​​La región olmeca — Oaxaca. En Heizer, R. F. y Graham, J. (eds.), Observaciones sobre el surgimiento de la civilización en Mesoamérica,Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California, No. 11, Berkeley, 51–69.

Heizer, R. F. y Drucker, P. (1968). La pirámide estriada del sitio La Venta.Antigüedad 42: 52–56.

Heizer, R. F., Graham, J. A. y Napton, L. K. (1968c). Las investigaciones de 1968 en La Venta.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 5: 127-154, Berkeley.

Heizer, R. F. y Gullberg, J. E. (1981). Espejos cóncavos del sitio de La Venta, Tabasco: su ocurrencia, mineralogía, descripción óptica y función. En Benson, E. P. (ed.)Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 109-116.

Heizer, R. F. y Smith, T. (1965). Escultura olmeca y trabajo en piedra: una bibliografía.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 1: 71–87, Berkeley.

Heizer, R. F., Drucker, P. y Graham, J. A. (1968a). Investigaciones de 1967 y 1968 en La Venta.Boletín del INAH 33: 21–28.

Heizer, R. F., Drucker, P. y Graham, J. A. (1968b). Investigaciones en La Venta, 1967.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 5: 1-33, Berkeley.

Hellmuth, N. (1974).Civilización olmeca: arte y arqueología, una bibliografía introductoria, Fundación de Investigaciones Arqueológicas y Antropológicas Latinoamericanas, Guatemala.

Hester, T. H., Heizer, R. F. y Jack, R. N. (1971a). Tecnología y fuentes geológicas de obsidiana de Cerro de las Mesas, Veracruz, México, con observaciones sobre el comercio olmeca.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 13: 133-141, Berkeley.

Hester, T. H., Jack, R. N. y Heizer, R. F. (1971b). La obsidiana de Tres Zapotes.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 13: 65-132, Berkeley.

Jiménez Moreno, W. (1942). El enigma de los Olmecas.Cuadernos Americanos 5(5): 113–146, México.

Jiménez Salas, O. H. (1990). Geomorfología de la región de La Venta, Tabasco: un sistema fluvio-lagunar costero del cuatemario.Arqueología (Segunda Época)3: 5-16, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Jones, J. (1963). Bibliografía de la escultura olmeca.Primitive An Bibliografías del Museo de Arte Primitivo, No. 2, Nueva York.

Joralemon, P. D. (1976). El dragón olmeca: un estudio de la iconografía precolombina. En Nicholson, H. B. (ed.),Orígenes del arte religioso y la iconografía en la Mesoamérica preclásica, UCLA Latin American Center, Los Ángeles, págs. 27–71.

Justeson, J. S. y Kaufman, T. (1993). Un desciframiento de la escritura jeroglífica epi-olmeca.Ciencias 259: 1703–1711.

Justeson, J. S., Norman, W. M., Campbell, L. y Kaufman, T. (1985).El impacto extranjero de la lengua y la escritura mayas de las tierras bajas, Publicación 53 del Middle American Research Institute, Universidad de Tulane, Nueva Orleans.

Kaplan, D. (1963). Hombres, monumentos y sistemas políticos.Revista suroeste de antropología 19: 397–410.

Krotser, G. R. (1973). El Agua Ceremonial de los Olmecas.Boletín INAH (N. S.)6(21): 43–48, México.

Kruger, R. P. (1995).Informe Final de Campo: Proyecto “Un Reconocimiento Arqueológico en la Región de los Olmecas, Veracruz, Sra. En el archivo. Departamento de Antropología, Universidad de Pittsburgh e INAH, México.

Lane Rodríguez, M., Aguirre, R. y González, J. (1996). La productividad del maiz en San Lorenzo Tenochtitlán. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).

Lee, T. A. (1989). Chiapas y los olmecas. En Sharer, R. J. y Grove, D. C., (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 198–226.

León Pérez, I. y Sánchez Ibáñez, J. C., (1991-1992). Las gemelas y el jaguar del sitio El Azuzul.Horizonte 5–6: 56–60, Instituto Veracruzano de Cultura, Veracruz, México.

Amor, M. W. (1990).La blanca y el preclásico medio en la Costa del Pacifico.Arqueología (Segunda Época)3: 67–76, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Amor, M. W. (1991). Estilo y complejidad social en Formatíve Mesoameríca. En Fowler ,. W. R. (ed.),La formación de una sociedad compleja en el sureste de Mesoamérica, CRC Press, Boca Raton, FL, págs. 47–76.

Lowe, G. W. (1977). Los Mixe-Zoque como vecinos competidores de los mayas de las tierras bajas. En Adams, R. E. W. (ed.),Los orígenes de la civilización maya, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Prensa de la Universidad de Nuevo México, Albuquerque, págs. 183–195.

Lowe, G. W. (1989a). El corazón olmeca: Evolución de la cultura material. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 33–67.

Lowe, G. W. (1989b). La Presencia Olmeca en el Preclásico de Chiapas. En Carmona Macías, M. (coord.),El Preclásico o Formativo: Avances y Perspectivas, Museo Nacional de Antropología, INAH, México, págs. 363–383.

Lowe, G. (1994). Comunidades de Chiapas relacionadas con los olmecas. En Clark, J. E. (coord.),Los olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 113-127.

Marcus, J. (1976). Los orígenes de la escritura mesoamericana.Revisión anual de antropología 5: 35–67, Revisiones anuales, Palo Alto, CA.

Marcus, J. (1989). Jefaturas zapotecas y religiones formativas. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 148-197.

Marcus, J. y Flannery, K. V. (1996).Civilización zapoteca, Thames y Hudson, Londres.

Martínez Donjuán, G. (1982). Teopantecuanitlán, Guerrero: Un sitio olmeca.Revista Mexicana de Estudios Antropológicos 28: 128-133, Sociedad Mexicana de Antropología, México.

Martínez Donjuán, G. (1985). El sitio Olmeca de Teopantecuanitlan en Guerrero.Anales de Antropología 22: 215–226, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

Martínez Donjuán, G. (1986). Teopantecuanitlan. EnPrimer Coloquio de Arqueología y etnohistoria del estado de Guerrero, INAH y Gooierno del Estado de Guerrero, México, págs. 55–80.

Martínez Donjuán, G. (1994). Los olmecas en el estado de Guerrero. En Clark, J. E. (coord.),Los Olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 143-163.

Martínez Donjuán, G. (1995). Teopantecuanitlán. EnArqueología Mexicana 2(12): 58–62, Editorial Raíces / INAH, México.

Martínez Donjuán, G. (1996). Teopantecuanitlán. En "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 64–67.

McDonald, A. J. (1983).Tzutzuculi: un sitio del Preclásico Medio en la costa pacífica de Chiapas. Artículos de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo 47, Universidad Brigham Young, Provo, UT.

Medellín Zenil, A. (1960). Monolitos inéditos olmecas.La Palabra y el Hombre 16: 75–97, Universidad Veracruzana, Xalapa.

Medellín Zenil, A. (1963).La tradición olmeca, Museo de Bellas Artes de Houston.

Medellín Zenil, A. (1965). La Escultura de Las Limas.Boletín INAH 21: 5–8, México.

Medellín Zenil, A. (1971). Monolitos Olmecas y otros en el Museo de la Universidad de Veracruz.Corpus Antiquitatum Americanensium 5, INAH, México.

Melgar, J. J. (1869). Antiguedades Mexicanas, notable escultura Antigua.Boletin de la Sociedad Mexicana de Geografia e Estadistica 2: 292–297, México.

Melgar, J. J. (1871). Estudio sobre la antiguedad y el origen de la cabeza colosal de tipo etiópico que existe en Hueyapán, del Canton de los Tuxtlas.Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografia e Estadística (Época 2)3: 104–109, México.

Méluzin, S. (1995). Más investigaciones sobre la escritura de Tuxtla: una máscara con inscripciones y la estela 1 de La Mojarra.Artículos de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo 65, Universidad Brigham Young, Provo, UT.

Merry de Morales, M. (1987). Los entierros de Chalcatzingo como indicadores de ranking social. En Grove, D. C. (ed.),Chalcatzingo antiguo, University of Texas Press, Austin, págs. 95-113.

Milbrath, S. (1979). Un estudio de la cronología escultórica olmeca.Estudios en Arqueología y Arte Precolombino 23, Dumbarton Oaks, Washington, DC.

Morrison, H. F. (1971). Magnetómetros de alta sensibilidad en exploración arqueológica.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 12: 6-20, Berkeley.

Morrison, F., Benavente, J., Clewlow, C. W. y Heizer, R. F., (1970a). Evidencia de magnetómetro de una estructura dentro de la Pirámide de La Venta.Ciencias 167: 1488–1490.

Morrison, F., Clewlow, C. W. y Heizer, R. F. (1970b). Levantamiento magnetométrico de la pirámide de La Venta.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 8: 1–20, Berkeley.

Navarrete, C. (1969). Los relevos Olmecas de Pijijiapan, Chiapas.Anales de Antropología 6: 183–185, Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM, México.

Navarrete, C. (1974). Los grabados rupestres olmecas en Pijijiapan, Chiapas, México y otras piezas olmecas de Chiapas y Guatemala.Artículos de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo 35, Universidad Brigham Young, Provo, UT.

Niederberger, C. (1986). Excavación de un área de habitación doméstica en la capital “Olmeca” de Tlacozotitlan: Reporte preliminar.Primer Coloquio de Arqueología y Etnohistoria del Estado de Guerrero, Instituto Nacional de Antropología e Historia y Gobierno del Estado de Guerrero, México, págs. 83–103.

Niederberger, C. (1987).Paleopaysages et Archeologie Pre-Urbaine du Bassin de Mexico. Colección Etudes Mésoaméricaines 11, Centre d'Etudes Mexicaines et Centramericaines, México.

Niederberger, C. (1996). Olmeca Horizon Guerrero. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo. Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 95-103.

Noguera, E. (1942). El problema Olmeca y la culture arcaica. EnMayas y Olmecas. Segunda Reunión de Mesa Redonda, Sociedad Mexicana de Antropología, México, págs. 51–52.

Ortego-Gutiérrez, F. (1974). Nota preliminar sobre las ecologitas de Acatlan, Puebla.Boletín de la Sociedad de Geológica Mexicana 35: 1–6, México.

Ortiz, M. A. y Cyphers, A. (1996). La geomorfología y las evidencias aArqueológicas en el région de San Lorenzo Tenochtitlán, Veracruz. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).

Ortiz Ceballos, P. (1975).La cerámica de los Tuxtlas, Tesis de Maestria, Universidad Veracruzana, Xalapa.

Ortiz, P. y Rodríguez, M. (1989). Proyecto Manatí 1989.Arqueología 1 (Segunda Época): 23–52, Dirección de Arqueología, INAH, México.

Ortiz, P. y Rodríguez, M. (1994). Los espacios sagrados olmecas: El Manatí, un caso especial. En Clark, J. E. (coord.),Los olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 69–91.

Ortiz, P. y Rodríguez, M. (1996). El Manatí, Veracruz. En "olmecas",Arqueología Mexicana, Edición especial, Editorial Raíces / INAH, México, págs. 38–41.

Ortiz, P. y Rodríguez, M. (1997). Comportamiento ritual olmeca en El Manatí, un espacio sagrado. En Grove, D. C. y Joyce, R. (eds.),Patrones sociales en la Mesoamérica preclásica, Dumbarton Oaks, Washington, DC (n prensa).

Ortiz, P., Rodríguez, M. y Schmidt, P. (1988). Proyecto Manatí, Temporada 1988, Informe Preliminar.Arqueología 3: 141–154. Dirección de Monumentos Prehispanicos, INAH, México.

Ortiz, P., M. Rodríguez y A. Delgado (1992). Las ofrendas de El Manatí y su posible asociación con el juego de pelota: Un yugo a destiempo. En Uriarte, M. T. (ed.),El Juego de Pelota en Mesoamérica: Raíces y Supervivencia, Casa de Cultura, Gobierno del Estado de Sinaloa, México, págs. 55–67.

Paradis, L. I. (1990). Revisión del fenómeno olmeca.Arqueología (Segunda Época)3: 33–40, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Pastrana, A. (1989). Distribution de la obsidiana en algunos sitios del area Olmeca. En Carmona Macías, M. (coord.),El Preclásico o Formativo: Avances y Perspectivas, Museo Nacional de Antropología, INAH, México, págs. 143-154.

Pérez Suárez, T. (1994). Breve crónica de la arqueología olmeca. En Clark, J. E. (coord.),Los Olmecas en Mesoamérica, Citibank, México, págs. 21-29.

Piña Chan, R. (1955).Las Culturas Preclásicas de la Cuenca de México. Fonda de Cultura Económica, México.

Piña Chan, R. (1989).Los olmecas: cultura madre de Mesoamérica. Rizzoli, Nueva York.

Piña Chan, R. y Covarrubias, L. (1964).El Pueblo del Jaguar, Museo Nacional de Antropología México, México.

Pires-Ferreira, J. W. (1975). Redes formativas de intercambio mesoamericano con especial referencia al Valle de Oaxaca.Prehistoria y Ecología Humana del Valle de Oaxaca, Vol. 3, Memorias del Museo de Antropología 7, Universidad de Michigan, Ann Arbor.

Pires-Ferreira, J. W. (1976a). Intercambio de obsidiana en Mesoamérica formativa. En Flannery, K. V. (ed.),La aldea mesoamericana temprana, Academic Press, Nueva York, págs. 292-306.

Pires-Ferreira, J. W. (1976b). Intercambio de conchas y mineral de hierro en el Formativo Mesoamérica. En Flannery, K. V. (ed.),La aldea mesoamericana temprana, Academic Press, Nueva York, págs. 311–328.

Porter, J. B. (1989a).Los monumentos y jeroglíficos de Tres Zapotes, Veracruz, México, Tesis doctoral, Departamento de Antropología, Universidad de California, Berkeley.

Porter, J. B. (1989b). Cabezas colosales olmecas como tronos tallados: “Mutilación”, revolución y tallado.Res: Antropología y Estética 17–18: 23–29, Cambridge.

Porter, J. B. (1990). Las cabezas colosales olmecas, como altares reesculpidos: “Mutilación”, revolution y reesculpido.Arqueología (Segunda Época)3: 91–97, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Prindiville, M. y Grove, D. C. (1987). El asentamiento y su arquitectura. En Grove, D. C. (ed.),Chalcatzingo antiguo, University of Texas Press, Austin, págs. 63–81.

Pugh, M. S. (1981). Una vista íntima de la exploración arqueológica. En Benson, E. P. (ed.),Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 1-13.

Rojas Chávez, J. M. (1990). Análisis preliminar de la industria de la litica tallada de La Venta, Tabasco.Arqueología (Segunda Época)3: 25–32, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Rossman, D. L. (1976). Un análisis de la cuenca de captación de San Lorenzo, Veracruz. En Flannery, K. V. (ed.),La aldea mesoamericana temprana, Academic Press, Nueva York, págs. 95-103.

Rust, W. F., III (1992). Nueva evidencia ceremonial y de asentamiento en La Venta y su relación con las culturas mayas preclásicas. En Danien, E. C. y Sharer, R. J. (eds.),Nuevas teorías sobre los antiguos mayas, Monografía 77 del Museo Universitario, Serie de Simposios del Museo Universitario Vol. 3, Universidad de Pensilvania, Filadelfia, págs. 123-129.

Rust, W. F. y Leyden, B. W. (1994). Evidencia del uso de maíz en sitios olmecas de La Venta del preclásico temprano y medio. En Johannessen, S. y Hastorf, C. (eds.),El maíz y la cultura en el nuevo mundo prehistórico. Westview Press, Boulder, págs. 181–201.

Rust, W. F. y Sharer, R. J. (1988). Datos del asentamiento olmeca de La Venta, Tabasco, México.Ciencias 242: 102–104.

Sallade, J. y Braun, D. (1982). Organización espacial de los territorios campesinos de subsistencia: factores de distancia y ubicación de cultivos. En Tooker, E. (ed.),Etnografía por arqueólogos, Sociedad Etnológica Estadounidense, Washington, DC, págs. 19–41.

Sanders, W. T. y Price, B. (1968).Mesoamérica: la evolución de una civilización. Random House, Nueva York.

Santley, R. S. (1992). Una consideración del fenómeno olmeca en los Tuxtlas: patrón de asentamiento del Formativo Temprano, uso de la tierra y disposición de basura en Matacapan, Veracruz, México. En Killion, T. W. (ed.),Jardines de la Prehistoria, University of Alabama Press, Tuscaloosa, págs. 150–183.

Santley, R. S., Ortiz Ceballos, P., Killion, T., Arnold, P. y Kerley, J. (1984). Informe Final de Campo del Proyecto Arqueológico Matacapan: Temporada 1982.Serie de artículos de investigación, No. 15, Instituto Latinoamericano, Universidad de Nuevo México, Albuquerque.

Santley, R. S., Ortiz Ceballos, P. y Pool, C. A. (1987). Investigaciones arqueológicas recientes en Matacapan, Veracruz: un resumen de los resultados de las temporadas de campo de 1982 a 1986.mexicano 9: 41–48.

Santley, R. S., Arnold, P. y Barrett, T. P. (1997). El período formativo en los Tuxtlas: la arqueología olmeca y sus implicaciones para el desarrollo de la sociedad compleja en la costa sur del Golfo de México. En Stark, B. y Arnold, P. (eds.),De olmeca a azteca: investigación reciente sobre patrones de asentamiento en las antiguas tierras bajas de la costa del Golfo, University of Arizona Press, Tucson (en prensa).

Saville, M. H. (1929a). Hachas votivas del México antiguo.Notas indias 6(3): 266–299, Fundación Heye, Museo del Indio Americano, Nueva York.

Saville, M. H. (1929b). Hachas votivas del México Antiguo II.Notas indias 6(4): 335–342, Fundación Heye, Museo del Indio Americano, Nueva York.

Serra Puche, M. (1996). La vida cotidiana en la época olmeca. En Benson, E. P. y de la Fuente, B. (eds.),Arte olmeca del México Antiguo, Galería Nacional de Arte, Washington, DC, págs. 35–39.

Service, E. R. (1975).Orígenes del estado y la civilización, W. W. Norton, Nueva York.

Sharer, R. J. (1982). En la tierra de la arqueología olmeca.Revista de arqueología de campo 9: 253–267.

Sharer, R. J. (1989). Los olmecas y la periferia sureste de Mesoamérica. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 247–271.

Sharer, R. J. (1994).Los antiguos mayas, 5ª ed., Universidad de Stanford, Stanford.

Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.) (1989).Perspectivas regionales sobre los olmecas, Cambridge University Press, Cambridge.

Shepard, A. O. (1952). Apéndice: Análisis tecnológicos. En "La Venta, Tabasco, un estudio de cerámica y arte olmeca",Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 153, Smithsonian Institution, Washington, DC, págs. 234-240.

Sisson, E. B. (1970). Patrones de asentamiento y uso de la tierra en el noroeste de Chontalpa, Tabasco, México: un informe de progreso.Cerámica de la Cultura Maya 6: 40–54, Temple University, Filadelfia.

Sisson, E. B. (1976).Relevamiento y excavación en el noroeste de Chontalpa, Tabasco, México, Tesis doctoral, Departamento de Antropología, Universidad de Harvard, Cambridge, MA.

Sisson, E. B. (1983). La Venta: Ubicación estratégica de un sitio Olmeca.Mesoamérica 5: 195–202, Centra de Investigaciones Regionales de Mesoamérica, Antigua, Guatemala.

Soustelle, J. (1979).Les Olméques, Librairie Arthaud, París.

Soustelle, J. (1984).Los olmecas. Doubleday, Garden City, Nueva York.

Stark, B. L. (ed.) (1991).Arqueología del asentamiento del Cerro de las Mesas, Monografía 34 del Instituto de Arqueología, Universidad de California, Los Ángeles.

Stirling, M. (1941). Limpieza de la selva para una expedición geográfica.Revista National Geographic 80(3): 303–327.

Stirling, M. W. (1939). Descubriendo la obra del hombre más antigua del Nuevo Mundo.Revista National Geographic 76: 303–327.

Stirling, M. W. (1940a). Grandes caras de piedra en la jungla mexicana.Revista National Geographic 78: 309–334.

Stirling, M. W. (1940b). Serie inicial de Tres Zapotes, Vera Cruz, México.Documentos técnicos contribuidos por la National Geographic Society 1(1), National Geographic Society, Washington, DC.

Stirling, M. W. (1941). Expedition desentierra obras maestras enterradas de jade tallado.Revista National Geographic 80(3): 277–302.

Stirling, M. W. (1942). Recientes hallazgos en La Venta. EnMayas y Olmecas, Segunda Reunión de Mesa Redonda, Sociedad Mexicana de Antropología, México, págs. 56–57.

Stirling, M. W. (1943a). Tigres de piedra verde de La Venta.Revista National Geographic 80(3): 321–332.

Stirling, M. W. (1943b).Monumentos de piedra del sur de México, Boletín 138 de la Oficina de Etnología Estadounidense. Smithsonian Institution, Washington, DC.

Stirling, M. W. (1947). Tras la pista del hombre de La Venta.Revista National Geographic 91(2): 137–172.

Stirling, M. W. (1955).Monumentos de piedra del río Chiquito, Veracruz, Boletín 157 de la Oficina de Etnología Estadounidense, Smithsonian Institution, Washington DC, 1–23.

Stirling, M. W. (1957a).Un reconocimiento arqueológico en el sureste de México, Boletín 164 de la Oficina de Etnología Estadounidense, Smithsonian Institution, Washington DC, págs. 213–240.

Stirling, M. W. (1957b). Monumentos de Piedra de Río Chiquito, Veracruz, México.La Palabra y el Hombre 4: 9–28, Universidad Veracruzana, Xalapa.

Stirling, M. W. (1965). Escultura monumental del sur de Veracruz y Tabasco. En Wauchope, R. (ed.),Manual de indios de América Central, vol. 3, Universidad de Texas, Austin, págs. 716–738.

Stirling, M. W. (1968a). Historia temprana del problema olmeca. En Benson, E. P. (ed.),Conferencia de Dumbarton Oaks sobre los olmecas, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 1-8.

Stirling, M. W. (1968b). Tres monumentos de arenisca de La Venta, Tabasco.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 5: 35–39, Berkeley.

Stirling, M. W. y M. Stirling (1942). Encontrar joyas de jade en un pantano mexicano.Revista National Geographic 82(5): 635–661.

Stocker, T., Meltzoff, S. y Armsey, S. (1980). Cocodrilos y olmecas: más interpretaciones de la iconografía del período Formativo.Antigüedad americana 45: 74096758.

Stuart, G. E. (1993). Nueva luz sobre los olmecas.Revista National Geographic 184(5): 88–115.

Symonds, S. y Lunagómez, R. (1996). El sistema de asentamientos y el desarrollo de Poblaciones en San Lorenzo Tenochtitlán, Veracruz. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).

Symonds, S. y Lunagómez, R. (1997). Resultados preliminares de las encuestas regionales de San Lorenzo Tenochtitlán. En Stark, B. y Arnold, P. (eds.),De olmeca a azteca: investigación reciente de patrones de asentamiento en las antiguas tierras bajas de la costa del Golfo, University of Arizona Press, Tucson (en prensa).

Tolstoi, P. (1989a). Coapexco y Tlatilco: Sitios con materiales olmecas en la Cuenca de México. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 85-121.

Tolstoy, P. (1989b). Mesoamérica occidental y olmeca. En Sharer, R. J. y Grove, D. C. (eds.),Perspectivas regionales sobre los olmecas, Serie de seminarios avanzados de la Escuela de Investigación Estadounidense, Cambridge University Press, Cambridge, págs. 275–302.

Tolstoy, P. (1991). Respuesta a "Cultura Hermana: Reevaluación de los olmecas" de Hammond.Revista trimestral de arqueología 12(1): 36–39.

Tolstoi, P. y Fish, S. K. (1975). Evidencia superficial y subsuperficial del tamaño de la comunidad en Coapexco, México.Revista de arqueología de campo 2: 94–104.

Vaillant, G. C. (1932a).Excavaciones en Zacatenco. Artículos antropológicos del Museo Americano de Historia Natural32 (1), Museo Americano de Historia Natural, Nueva York.

Vaillant, G. C. (1932b). Un jade precolombino.Historia Natural 32: 512–520.

Velson, J. S. y Clark, T. C. (1975). Transporte de monumentos de piedra a los sitios de La Venta y San Lorenzo.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 24: 1–39.

Villela, S. L. (1990). Nuevo testimonio rupestre olmeca en el oriente de Guerrero.Arqueología (Segunda Época)2: 37–49, Dirección de Arqueología del INAH, México.

Wedel, W. R. (1952). Investigaciones estructurales en 1943. En "La Venta, Tabasco, un estudio de la cerámica y el arte olmecas",Boletín de la Oficina de Etnología Estadounidense 153. Smithsonian Institution, Washington, DC, págs. 34-79.

Weiant, C. W. (1943). UnIntroducción a la cerámica de Tres Zapotes, Boletín 139 de la Oficina de Etnología Estadounidense. Smithsonian Institution, Washington, DC.

Wicke, C. R. (1971).Olmeca: un estilo de arte temprano en el México precolombino, Prensa de la Universidad de Arizona, Tucson.

Williams, H. y Heizer, R. F. (1965). Fuentes de roca utilizadas en monumentos olmecas.Contribuciones del Centro de Investigación Arqueológica de la Universidad de California 1: 1–39.

Wing, E. S. (1981). Una comparación de los alimentos olmecas y mayas. En Benson, E. P. (ed.),Los olmecas y sus vecinos, Dumbarton Oaks, Washington, DC, págs. 21-28.

Wyshak, L. W., Berger, R., Graham, J. A. y Heizer, R. F. (1971). Posible cancha de pelota en La Venta, México.Naturaleza 232: 650.

Yadeun, J. (1983). Arqueología del tiempo y el espacio de las notas en piedra. En Ochoa, L. y Lee, T. A., Jr. (eds.),Antropología e Historia de los Mixe-Zoques y Mayas, Universidad Brigham Young, Provo y UNAM, México, págs. 131–146.

Zurita Noguera, J. (1996). Los Fitolitos: Indicaciones sobre dieta y vivienda en San Lorenzo Tenochtitlán. En Cyphers, A. (ed.),Población, Subsistencia y Medio Ambiente en San Lorenzo Tenochtitlán, UNAM, México (en prensa).


Ver el vídeo: This 3,000-year-old Olmec face was made to last. What can we learn from it? Art, Explained