Zeus

Zeus

Zeus era el rey de los dioses olímpicos y la deidad suprema de la religión griega. A menudo conocido como el Padre, como el dios del trueno y el 'recolector de nubes', controlaba el clima, ofrecía señales y presagios y, en general, impartía justicia, garantizando el orden entre los dioses y la humanidad desde su asiento en lo alto del monte Olimpo. .

La lucha de Zeus por el poder

El padre de Zeus era Cronos y su madre Rea. Cronos había usurpado el control de los cielos de su padre Urano y estaba constantemente preocupado de que no le pasara lo mismo a sus propios hijos. Para evitar cualquier toma de posesión, por lo tanto, se tragó a todos sus hijos: Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón. Sin embargo, Rea salvó a su hijo menor, Zeus, envolviendo una piedra en pañales y dándole esto a Cronos para que se lo tragara. Zeus fue llevado al monte Dikte en la isla de Creta, donde fue criado por la diosa primitiva Gaia (Tierra), o en algunas versiones por las Ninfas. Entre ellos estaba la ninfa Amaltea (en algunas versiones del mito era una cabra) que amamantaba al joven dios.

Al llegar a la edad adulta, Zeus hizo que Cronos volviera a toser a los niños que había tragado y Zeus luego se casó con su hermana Hera. Sin embargo, los Titanes sin ley, animados por Gaia, inmediatamente intentaron arrebatarle el control del mundo a los dioses olímpicos en una batalla de diez años conocida como la Titanomaquia. Los Titanes eran los hermanos y hermanas de Cronos y fue solo a través de la ayuda de los Cíclopes - quienes hicieron de Zeus sus rayos - y los gigantes de cien manos o Hecatoncheires (Briareos, Cottus y Gyges) que Zeus finalmente pudo encarcelar a los titanes. Titanes en el Tártaro, la parte más profunda del inframundo. Haciéndose gobernante de los cielos, Zeus le dio el dominio sobre los mares a Poseidón y el inframundo a Hades.

Sin embargo, los olímpicos aún no podían reinar pacíficamente, ya que Gaia solicitó la ayuda de los terribles y salvajes Gigantes para luchar con Zeus en la Gigantomaquia. Los olímpicos fueron ayudados esta vez por el gran héroe Hércules y, después de que Zeus burlara a Gaia en su intento de darles a los gigantes una hierba mágica, una vez más ganaron la batalla por el control del mundo, no sin embargo, antes de que los gigantes hubieran creado una gran destrucción. moviendo montañas, islas y ríos.

El reinado de Zeus solo fue desafiado una vez más cuando algunos de los dioses, en particular Hera, Atenea y Poseidón, intentaron asumir el papel de Zeus como jefe de los dioses olímpicos y lo ataron a su cama. El Padre, sin embargo, fue liberado por uno de los Hecatoncheires y el status quo restaurado.

La descendencia de Zeus

Aunque se casó por primera vez (al parecer brevemente) con el Titán Metis y luego con Hera, Zeus fue infame por sus aventuras adúlteras, durante las cuales a menudo se transformó en varias encarnaciones para acostarse con su presa. Por tanto, tuvo mucha descendencia:

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

  • Hefesto, Ares, Hebe, Eileithyia - con Hera.
  • Atenea - con Metis, pero cuando Zeus se tragó a su esposa por temor a que un hijo usurpara su posición, Atenea nació de la cabeza de Zeus y se convirtió en la hija favorita del dios.
  • Apolo y Artemisa - con Leto.
  • Hermes - con la ninfa Maia. Zeus, impresionado por sus artimañas y lengua de plata, le otorgó el papel de mensajero de los dioses.
  • Dionisos - con Sémele quien, siendo engañada por una celosa Hera, pidió ver a Zeus en todo su esplendor piadoso y expiró inmediatamente como consecuencia. Dionysos nació del muslo de Zeus como resultado de la muerte prematura de su madre.
  • Hércules - con Alkmene y, por lo tanto, fue para siempre el tema de las intrigas de una celosa Hera, pero a su muerte, Zeus lo llevó al Monte Olimpo y lo convirtió en un dios.
  • Perseo - con Danae, que se dejó conquistar por los encantos de Zeus cuando se le apareció como lluvia dorada para entrar en su habitación donde fue aprisionada por su padre Acrisius.
  • Perséfone y Iacchus- con Demeter.
  • Los destinos, las horas, Horae (estaciones), Eunomia (legalidad), Dike (justicia), Eirene (paz) - con Themis.
  • Helena, los Dioskouroi y Polideuces - con Leda, para quien se transformó en cisne.
  • Aglaea (Esplendor), Euphrosyne (Alegría) y Thalia (Buen ánimo) - (las tres Gracias) con Eurynome.
  • Minos, Rhadamanthys y Sarpedon - con Europa después de que Zeus se disfrazó de un magnífico toro blanco y se la llevó a Creta.
  • Epafos - con Io.
  • Iasion - con Electra.
  • Arcas - con la ninfa Calisto - tanto el hijo como la madre fueron transformados en osos por una Artemisa celosa, pero Zeus los convirtió en constelaciones: la Osa Menor y la Mayor.
  • Las nueve musas - con Mnemosyne después de que la pareja durmiera juntos durante nueve noches consecutivas.

Zeus también fue considerado el fundador de ciertas razas, en particular los magnesios y los macedonios. También convirtió a las hormigas en los magníficos mirmidones luchadores para su hijo Aiakos, que más tarde sería dirigido por Aquiles en la Guerra de Troya.

Zeus el castigador

El dios también fue el gran castigador. Aquellos que obraron mal o cometieron actos de impiedad fueron severamente castigados, a menudo para siempre. Los Titanes fueron encarcelados en el Tártaro y después de actos de impiedad contra Zeus, Apolo y Poseidón fueron obligados a construir las magníficas murallas de Troya que resultaron tan útiles en la Guerra de Troya. Una explicación de la guerra en la mitología fue que Zeus buscó frenar la creciente población de la humanidad. Zeus también eligió a París como juez en el famoso concurso de belleza entre Afrodita, Hera y Atenea, y cuando el joven príncipe ganó a Helena como recompensa por elegir a Afrodita, se citó como otra causa más humana de la guerra de Troya.

... no es posible de ninguna manera evadir la mente de Zeus. Hesíodo, Trabajos y días

Otras víctimas de la venganza de Zeus incluyeron al titán Prometeo, quien fue condenado a que un águila le comiera el hígado todos los días después de que robó fuego a los dioses y se lo dio a la humanidad. Atlas tuvo que sostener los cielos por la eternidad debido a su papel en la Titanomaquia. Sísifo, castigado por sus artimañas, fue condenado a hacer rodar para siempre una piedra enorme por una colina en el Inframundo. Asclepio fue asesinado por uno de los rayos de Zeus porque la medicina del primero y su capacidad para resucitar a los muertos amenazaban el equilibrio de poder entre hombres y dioses. Pandora, la primera mujer fue enviada al mundo por Zeus como castigo por recibir el regalo del fuego y ella iba a ser la fuente de todas las desgracias de la humanidad, llevada con ella en una caja. Fineo, quien fue engañado por Hera para que cegara a sus dos hijos, fue cegado por Zeus, quien también envió a las Arpías para acosarlo continuamente. Ixion declaró precipitadamente su amor por Hera, por lo que Zeus lo desterró al Hades para estar atado para siempre a una rueda giratoria. Lycaon le dio carne humana a Zeus para probar su divinidad y el dios castigó su insolencia convirtiéndolo en lobo. Salmoneus pensó que era un dios y fingió ser Zeus lanzando antorchas encendidas como rayos y montando su carro para hacer un ruido como un trueno, pero Zeus rápidamente detuvo sus payasadas matándolo instantáneamente con un rayo real. La lista continúa, pero el mensaje es claro, las malas acciones y la falta de respeto serían severamente castigadas.

Zeus el pacificador

A pesar de los terribles castigos que Zeus podía infligir, también era un pacificador, reconciliando a Apolo y Hermes cuando se pelearon por la primera lira. Del mismo modo, Zeus resolvió el conflicto entre Apolo y Hércules por el trípode de Delfos. También persuadió a Hades para que se separara de Perséfone parte de cada año y así poner fin a la terrible sequía que su madre Deméter había causado a la raza humana en protesta por estar cautiva en el inframundo. Para los simples mortales, Zeus era al menos imparcial. Zeus tenía a sus pies los frascos del Destino, uno lleno de cosas malas, otro lleno de cosas buenas y prescindió de ambos con justicia. Del mismo modo, el momento de la muerte de un mortal se pesó cuidadosamente en la balanza dorada de Zeus.

Sitios sagrados para Zeus

Zeus tenía un oráculo, el más antiguo de hecho, en Dodona, en el norte de Grecia, donde los sacerdotes ascéticos servían un oráculo que interpretaba los sonidos del viento en las ramas de los robles sagrados y el balbuceo del agua del manantial sagrado. Otro gran santuario dedicado a Zeus estaba en Olimpia, donde cada cuatro años desde el 776 a. C. los Juegos Olímpicos atraían multitudes de todas partes del mundo griego para honrar al padre de los dioses y donde se sacrificaban 100 bueyes a Zeus al final de cada Juegos. También en Olimpia, el enorme templo de Zeus del siglo V a. C. albergaba la gigantesca estatua de oro y marfil del dios de Fidias, que era una de las Siete Maravillas del mundo antiguo. Otros sitios sagrados importantes para el dios estaban en el monte Lycaios, en Atenas, Nemea, Pérgamo, Stratos y en Libia.

Sorprendentemente, hubo pocos festivales en honor a Zeus, uno fue la Diasia de Atenas. Sin embargo, en general, Zeus, como jefe del panteón griego, era omnipresente y, por lo tanto, no tenía vínculos especiales con ciudades específicas. Sin embargo, se adoraba a Zeus en la mayoría de las casas familiares, donde a menudo se le dedicaba un altar en cada patio, ya que, como Zeus Herkeios, protegía el hogar familiar y la propiedad en general. También fue Zeus Xenios, el dios de la hospitalidad, Zeus Polieus, protector de las ciudades, Zeus Horkios guardián de los juramentos y Zeus Soter, el protector y benefactor general de todos.

Representaciones en el arte

En el arte griego, Zeus casi siempre tiene barba y lleva un rayo o un cetro. También estuvo fuertemente asociado con toros, robles y águilas, uno de estos últimos a veces aparece a su lado cuando no tiene su rayo o cetro. Zeus es una figura central en el frontón este del Partenón, pero sin duda la representación más majestuosa del dios es la estatua de bronce de Artemesio (460 a. C.) donde se para con confianza, con los pies separados, a punto de lanzar un rayo.

Algunos estudiosos creen que la figura es Poseidón, pero el historiador de arte J. Boardman presenta el argumento convincente de que la postura es mucho más familiar para las representaciones de Zeus en el arte griego (ver la estatua de Dodona) y si la figura sostenía un tridente (mucho más largo que un rayo) oscurecería el rostro, una consecuencia estética indeseable para la escultura griega. La cerámica griega es otra fuente rica de los mitos que involucran a Zeus, en particular escenas que representan sus muchas metamorfosis y Zeus también apareció en muchas monedas, en particular las de Elis.