Datos básicos de Dominica - Historia

Datos básicos de Dominica - Historia

DOMINICA

Información básica.

Gobierno

Derechos humanos

Noticias

Economía

Geografía

Historia

Gente

Población (2006) .............................................. ....... 68,910
PIB per cápita 2008 (paridad del poder adquisitivo, US $) ........... 3.800
PIB 2006 (paridad del poder adquisitivo, miles de millones de dólares) ................ 0,384
Desempleo................................................. .................... 23%

Crecimiento anual medio 1991-97
Población (%) ....... .4

Área total................................................ ................... 290 millas cuadradas
Población urbana (% de la población total) ............................... 70
Esperanza de vida al nacer (años) ........................................... .......... 76
Mortalidad infantil (por cada 1.000 nacidos vivos) ....................................... 16
Acceso a agua potable (% de la población) ... 92
Analfabetismo (% de la población mayor de 15 años) ......................................... .... 5


Dominica

Religiones: Católico romano 61,4%, protestante 20,6% (adventista del séptimo día 6%, pentecostal 5,6%, bautista 4,1%, metodista 3,7%, Iglesia de Dios 1,2%), testigos de Jehová 1,2%, otros cristianos 7,7%, rastafari 1,3%, otros o no especificado 1,6%, ninguno 6,1% (censo de 2001)

Tasa de alfabetización: 94% (2011 est.)

Resumen económico: PIB / PPA (2013 est.): $ 1.015 mil millones per cápita $ 14.300. Tasa de crecimiento real: 1.1%. Inflación: 1,8% (2013 est.). Desempleo: 23% (2000 est.). Tierra cultivable: 7%. Mano de obra: 25.000 (2000 est) agricultura 40%, industria y comercio 32%, servicios 28%. Agricultura: plátanos, cítricos, mangos, tubérculos, cocos, bosque de cacao y potencial pesquero no explotado. Industrias: jabón, aceite de coco, turismo, copra, muebles, bloques de cemento, zapatos. Recursos naturales: madera, energía hidroeléctrica, tierra cultivable. Exportaciones: $ 40,4 millones (2013 est.): Plátanos, jabón, aceite de laurel, verduras, pomelo, naranjas. Importaciones: $ 219,6 millones (2013 est.): Productos manufacturados, maquinaria y equipo, alimentos, productos químicos. Principales socios comerciales: Jamaica, Antigua y Barbuda, Guyana, Japón, Trinidad y Tobago, EE. UU., China, Guyana (2012).

Miembro de la Commonwealth of Nations

Comunicaciones: Teléfonos: Principales líneas en uso: 14.600 (2012) móvil celular: 109.300 (2012). Medios de difusión: no hay servicio de televisión terrestre disponible. El proveedor de televisión por cable por suscripción ofrece algunos programas producidos localmente más canales de los Estados Unidos, América Latina y el Caribe transmisiones de radio estatales en 6 estaciones transmisiones de radio de propiedad privada en aproximadamente 15 estaciones (2007). Anfitriones de Internet: 723 (2012). Usuarios de Internet: 28,000 (2009).

Transporte: Ferrocarriles: 0 km. Carreteras: total: 1.512 km pavimentado: 762 km sin pavimentar: 750 km (2010 est.). Puertos y puertos: Portsmouth, Roseau. Aeropuertos: 2 (2013 est.).

Disputas internacionales: Dominica es el único estado caribeño que desafía el reclamo de soberanía de Venezuela sobre la isla Aves y se une a las otras naciones insulares para cuestionar si la característica sostiene la habitación humana, un criterio bajo la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), que permite que Venezuela se extienda su Zona Económica Exclusiva (ZEE) y reclamaciones de plataforma continental sobre una gran parte del este del Mar Caribe.


BREVE HISTORIA DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

La República Dominicana forma parte de la isla Hispaniola. Antes de la llegada de los europeos, vivía allí un pueblo llamado Arawaks. Sin embargo, el 6 de diciembre de 1492, Cristóbal Colón desembarcó en el noroeste y llamó a la isla Española, que luego fue anglicanizada como Hispaniola.

Los colonos españoles fundaron Santo Domingo en 1596. Sin embargo, cien años después de que Colón descubriera la Hispaniola, las enfermedades europeas y la guerra casi habían exterminado a los arahuacos.

Mientras tanto, los españoles reclamaron la propiedad de toda la isla, pero se establecieron principalmente en el este, en lo que ahora es la República Dominicana. Durante el siglo XVI, se importó a la isla un gran número de esclavos africanos que se vieron obligados a trabajar en las plantaciones de azúcar.

El oeste de la isla quedó prácticamente vacío y, en el siglo XVII, los franceses se establecieron allí. Finalmente en 1697 los españoles y franceses firmaron el Tratado de Ryswick. Francia recibió el tercio occidental de la isla Hispaniola. El resto quedó en manos españolas.

Haití se independizó en 1804 pero en 1821 los haitianos ocuparon lo que hoy es República Dominicana. Sin embargo, República Dominicana se independizó en 1844. Su primer presidente fue Pedro Santana, pero se convirtió efectivamente en un dictador. La República Dominicana también sufrió una serie de invasiones desde Haití.

En 1861 Santana convirtió a la República Dominicana en una provincia de España. Los españoles lo depusieron en 1862 y en 1863 el pueblo se rebeló. Comenzó una guerra de guerrillas llamada Guerra de Restauración y los españoles se retiraron en 1867. Desafortunadamente, siguió un período de inestabilidad política y desorden interno en la República Dominicana.

La República Dominicana en el siglo XX

En 1916 EE.UU. temía que Alemania pudiera intervenir en la República Dominicana ocupó el país. La ocupación estadounidense duró hasta 1924. Luego se llevaron a cabo elecciones y Horacio Vásquez se convirtió en presidente de la República Dominicana.

Sin embargo, en 1930 Rafael Trujillo dio un golpe de estado y se convirtió en dictador. Trujillo gobernó la República Dominicana durante 31 años hasta que fue asesinado en 1961. En 1962 se llevaron a cabo elecciones y Juan Bosch encabezó un nuevo gobierno.

Sin embargo, en 1963 el ejército dio un golpe de estado. En 1965 el pueblo se rebeló pero Estados Unidos intervino. El presidente Johnson envió marines estadounidenses a la República Dominicana. Un gobierno provisional gobernó durante un año hasta 1966 cuando Joaquín Balaguer fue elegido presidente.

Balaguer fue presidente hasta 1978 y bajo su mando se produjo cierto desarrollo económico. Fue reemplazado por Antonio Guzmán. Se suicidó en 1982. Jorge Blanco fue presidente de República Dominicana hasta 1986 cuando Balaguer lo reemplazó. Fue reelegido en 1990. En 1994 Balaguer fue elegido nuevamente pero la elección fue amañada. Sin embargo, para evitar la violencia se llegó a un acuerdo con la oposición. Balaguer acordó dimitir después de 2 años.

En 1996 Leonel Fernández se convirtió en presidente de República Dominicana. Fernández perdió el poder en 2000, pero fue reelegido en 2004. Fue elegido nuevamente en 2012. Danilo Medina fue elegido en 2016.

La República Dominicana en el siglo XXI

Hoy en día, la República Dominicana todavía exporta azúcar y café, pero el turismo es una industria en rápido crecimiento. Aunque la República Dominicana todavía es pobre, la economía está creciendo con fuerza. Hoy la población de la República Dominicana es de 10,7 millones.


Contenido

Los taínos llamaron a la isla Quisqueya (madre de todas las tierras) y Ayiti (tierra de alta montaña). En el momento de la llegada de Colón en 1492, el territorio de la isla estaba formado por cinco cacicazgos: Marién, Maguá, Maguana, Jaragua e Higüey. Estos fueron gobernados respectivamente por caciques Guacanagarix, Guarionex, Caonabo, Bohechío y Cayacoa.

Llegada de los españoles Editar

Cristóbal Colón llegó a la isla de Hispañola en su primer viaje, en diciembre de 1492. En el segundo viaje de Colón en 1493, se construyó la colonia de La Isabela en la costa noreste. Isabela estuvo a punto de fracasar debido al hambre y las enfermedades. En 1496 se construyó Santo Domingo y se convirtió en la nueva capital. Aquí se erigió la primera catedral del Nuevo Mundo y, durante algunas décadas, Santo Domingo fue también el corazón administrativo del imperio en expansión. Antes de embarcarse en sus prósperos esfuerzos, hombres como Hernán Cortés y Francisco Pizarro vivían y trabajaban en Santo Domingo.

Caonabo, el cacique, (líder o jefe), de Maguana, una de las cinco divisiones geográficas taínas en Hispaniola, atacó a Colón el 13 de enero de 1493. Disparando flechas e hiriendo a unos pocos españoles, los taínos detuvieron la colección de provisiones de los invasores para el viaje de Colón. viaje de regreso a España. Caonabo atacó de nuevo cuando sus fuerzas atacaron y quemaron un fuerte construido por Colón, matando a cuarenta españoles. Durante el último viaje de Cristóbal Colón, en 1495, el líder taíno Guarionex, apoyado por Caonabo y otros líderes taínos, protagonizó la Batalla de La Vega Real contra los españoles en 1495. Pero mientras más de diez mil taínos lucharon contra los españoles, ellos Sucumbió al poder del armamento español.

Cuando Guarionex atacó de nuevo a los españoles, en 1497, tanto él como Caonabo fueron capturados por los españoles y ambos embarcados a España en el viaje Caonabo murió —según la leyenda, de rabia— y Guarionex se ahogó. Su esposa, Anacaona, se trasladó a la división de Xaragua, donde su hermano, Bohechio, era cacique. Después de la muerte de Bohechio, se convirtió en cacique y posteriormente extendió refugio y asistencia a los taínos y africanos esclavizados que habían huido.

Cien mil taínos murieron entre 1494 y 1496, la mitad de ellos por su propia mano por inanición, veneno, saltos de acantilados, etc. [1] Muchos autores describen el genocidio en La Española bajo el Imperio español que tuvo lugar entre 1492 y 1513. [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] Las estimaciones bajas del número de víctimas son 1.000.000 [5] y las estimaciones altas son 8.000.000. [13] Hasta el 95% de la población se perdió en el proceso. [14] [15] [5]

El conquistador convertido en sacerdote Bartolomé de las Casas escribió una historia de testigo ocular de la incursión española en la isla de La Española que informó de la mala conducta casi salvaje de los conquistadores:

A esta tierra de mansos marginados llegaron unos españoles que enseguida se comportaron como fieras rapaces, lobos, tigres o leones que llevaban muchos días hambrientos. Y los españoles no se han comportado de otra manera durante los últimos cuarenta años, hasta la actualidad, pues siguen actuando como bestias voraces, matando, aterrorizando, afligiendo, torturando y destruyendo a los pueblos originarios, haciendo todo esto con lo más extraño y extraño. más variados nuevos métodos de crueldad.

Siglo XVI Editar

Cientos de miles de taínos que vivían en la isla fueron esclavizados para trabajar en minas de oro. Como consecuencia de las enfermedades, el trabajo forzoso, el hambre y las matanzas en masa, en 1508 solo quedaban vivos 60.000. [16] En 1501, los monarcas españoles, Fernando I e Isabel, otorgaron por primera vez permiso a los colonos del Caribe para importar esclavos africanos, que comenzaron a llegar a la isla en 1503. Los primeros negros esclavizados fueron comprados en Lisboa, Portugal. Algunos habían sido transportados allí desde la costa de Guinea de África Occidental, y otros habían nacido y se habían criado en Portugal o España. El sur de España y Portugal eran regiones multiétnicas y multirraciales mucho antes del "descubrimiento" del Nuevo Mundo, y muchos africanos, libres y esclavizados, participaron en la conquista y colonización de América por la Península Ibérica. [17]

En 1510, llegó a Hispaniola procedente de España el primer envío considerable, que constaba de 250 ladinos negros. Ocho años después llegaron a las Indias Occidentales esclavos nacidos en África. Muchos de los africanos embutidos brutalmente en los barcos de esclavos habían sido los perdedores en las guerras endémicas e interminables de África. Otros fueron secuestrados en la costa o llevados de pueblos del interior. [18] La Colonia de Santo Domingo se organizó como Real Audiencia de Santo Domingo en 1511. La caña de azúcar se introdujo en La Española desde las Islas Canarias, y el primer ingenio azucarero del Nuevo Mundo se estableció en 1516, en La Española. [19] La necesidad de una mano de obra para satisfacer las crecientes demandas del cultivo de la caña de azúcar llevó a un aumento exponencial en la importación de esclavos durante las siguientes dos décadas. Los propietarios de los ingenios azucareros pronto formaron una nueva élite colonial y convencieron al rey español para que les permitiera elegir a los miembros de la Real Audiencia de sus filas. Los colonos más pobres subsistían cazando los rebaños de ganado salvaje que deambulaban por la isla y vendiendo sus pieles. La población esclavizada ascendía a entre veinte y treinta mil a mediados del siglo XVI e incluía la mina, la plantación, la ganadería y los trabajadores domésticos. Una pequeña clase dominante española de unos mil doscientos monopolizaba el poder político y económico, y utilizaba ordenanzas (leyes) y violencia para controlar a la población de color.

En 1517, el líder taíno Enriquillo inició una guerra de guerrillas entre los colonizadores y las fuerzas taínas y africanas. Al descender de las montañas de Bahoruco con sus tropas, Enriquillo mató a españoles, devastó granjas y propiedades y se llevó a los africanos con él. La corona nombró al general Francisco Barrionuevo, un veterano de muchas batallas en España, como capitán para liderar la guerra contra Enriquillo. Barrionuevo optó por negociar, consciente de que la violencia no había funcionado y que los recursos para más acciones armadas eran escasos. En 1533 conoció a Enriquillo en lo que hoy es la isla Cabrito, en medio del lago Jaragua (hoy lago Enriquillo) y llegó a un acuerdo de paz que otorgó a Enriquillo y sus tropas libertad y tierra.

La primera rebelión armada conocida de africanos esclavizados ocurrió en 1521. En Nochebuena, doscientos trabajadores esclavizados huyeron de la plantación de Diego Colón, ubicada en el río Isabela cerca de Santo Domingo, y se dirigieron al sur hacia Azua. Otros de las plantaciones de Nigua, San Cristóbal y Baní se unieron a la marcha, quemando plantaciones y matando a varios españoles. Según los registros oficiales, se detuvieron a continuación en la plantación Ocoa, con la intención de matar a más blancos y reclutar a más negros e indios esclavizados, luego se trasladaron a Azua. Tras ser informado de la insurrección, Colón reclutó un pequeño ejército, el cual, montado a caballo y gritando su grito de guerra "Santiago", se dirigió al sur en persecución. [20] Mientras tanto, los rebeldes entraron en la plantación de Melchor de Castro cerca del río Nizao donde mataron a un español, saquearon la casa y liberaron a más personas esclavizadas, incluidos indios. El ejército de Colón se enfrentó a los rebeldes en el Nizao, los españoles les dispararon con armas de fuego y los rebeldes respondieron arrojándoles piedras y troncos. Cinco días después, los españoles volvieron a atacar. Capturaron a varios rebeldes, a quienes ejecutaron linchando a lo largo de la carretera colonial, pero muchos más habían escapado para enfrentar ataques posteriores, en los que más fueron asesinados o aprehendidos.

A mediados del siglo XVI, se estimaba que había siete mil cimarrones (esclavos fugitivos) fuera del control español en La Española. Las montañas de Bahoruco eran su principal área de concentración, aunque los africanos también habían escapado a otras áreas de la isla. De sus refugios descendieron para atacar a los españoles. En 1546 el esclavo Diego de Guzmán encabezó una insurrección que se extendió por la zona de San Juan de la Maguana, tras lo cual escapó a la Sierra de Bahoruco. Después de su captura, de Guzmán fue salvajemente asesinado y algunos de sus compañeros rebeldes fueron quemados vivos, otros quemados con hierros de marcar, otros colgados y a otros les cortaron los pies. La insurrección más extendida la encabezó Sebastián Lemba. Durante quince años, Lemba atacó ciudades, plantaciones y granjas españolas con un ejército de cuatrocientos africanos. Lemba finalmente fue capturado y ejecutado en 1548. Su cabeza estaba montada en la puerta que conectaba el Fuerte de San Gil (hoy Fuerte Ozama) con el Fuerte Conde, y durante siglos se le llamó "la puerta de Lemba". Las insurrecciones continuaron agobiando la tranquilidad y la economía de la colonia. Desde 1548 hasta finales del siglo XVI, los cimarrones atacaron granjas, plantaciones y aldeas. En 1560, la colonia no pudo reclutar y pagar tropas para perseguir a los rebeldes.

Si bien la caña de azúcar aumentó drásticamente las ganancias de España en la isla, un gran número de esclavos recién importados huyó a las cordilleras casi intransitables del interior de la isla, uniéndose a las crecientes comunidades de cimarrónes—Literalmente, 'animales salvajes'. En la década de 1530, cimarrón Las bandas se habían vuelto tan numerosas que en las zonas rurales los españoles solo podían viajar con seguridad fuera de sus plantaciones en grandes grupos armados. A partir de la década de 1520, el Mar Caribe fue asaltado por un número cada vez mayor de piratas franceses. En 1541 España autorizó la construcción de la muralla de Santo Domingo y en 1560 decidió restringir los viajes por mar a convoyes enormes y bien armados. En otro movimiento, que destruiría la industria azucarera de La Española, en 1561 La Habana, más estratégicamente ubicada en relación con la Corriente del Golfo, fue seleccionada como el punto de parada designado para el comerciante. flotas, que tenía un monopolio real sobre el comercio con las Américas. En 1564, las principales ciudades del interior de la isla, Santiago de los Caballeros y Concepción de la Vega, fueron destruidas por un terremoto. En la década de 1560, los bucaneros ingleses se unieron a los franceses para asaltar regularmente la navegación española en las Américas.

Con la conquista del continente americano, Hispaniola declinó rápidamente. La mayoría de los colonos españoles se fueron a las minas de plata de México y Perú, mientras que los nuevos inmigrantes de España pasaron por alto la isla. La agricultura disminuyó, cesaron las nuevas importaciones de esclavos y los colonos blancos, los negros libres y los esclavos vivían en la pobreza, debilitando la jerarquía racial y ayudando entremezclado, resultando en una población de ascendencia predominantemente española, africana y taína. A excepción de la ciudad de Santo Domingo, que logró mantener algunas exportaciones legales, los puertos dominicanos se vieron obligados a depender del comercio de contrabando, que, junto con el ganado, se convirtió en la única fuente de sustento para los habitantes de la isla.

En 1586, el corsario Sir Francis Drake capturó la ciudad de Santo Domingo, cobrando un rescate por su regreso al dominio español. Un tercio de la ciudad quedó en ruinas después de la captura y casi todos sus edificios cívicos, militares y religiosos habían sido dañados o destruidos. Durante su ocupación de Santo Domingo, Drake envió un joven mensajero negro al gobernador. Un Hidalgo que estaba parado consideró esto un insulto y atravesó al niño con su espada. [21] Drake, enfurecido, se dirigió al lugar donde se había cometido el asesinato y ahorcó a dos frailes. Le dijo al gobernador español que colgaría a dos frailes más cada día hasta que el asesino fuera ejecutado. El asesino fue ahorcado por sus propios compatriotas.

En 1592, Christopher Newport atacó la ciudad de Azua en la bahía de Ocoa, que fue tomada y saqueada. [22] En 1595, los españoles, frustrados por la rebelión de veinte años de sus súbditos holandeses, cerraron sus puertos de origen a los barcos rebeldes de los Países Bajos y les cortaron el suministro crítico de sal necesario para su industria del arenque. Los holandeses respondieron obteniendo nuevos suministros de sal de Hispanoamérica, donde los colonos estaban más que felices de comerciar. Así que un gran número de comerciantes y bucaneros holandeses se unieron a sus contrapartes inglesas y francesas en la red principal española.

Siglo XVII Editar

En 1605, España se enfureció porque los asentamientos españoles en las costas norte y oeste de la isla estaban llevando a cabo un comercio ilegal a gran escala con los holandeses, que en ese momento estaban librando una guerra de independencia contra España en Europa, y los ingleses, un Estado enemigo muy reciente, por lo que decidió reasentar por la fuerza a los habitantes de la colonia más cerca de la ciudad de Santo Domingo. [23] Esta acción, conocida como Devastaciones de Osorio, resultó desastroso, más de la mitad de los colonos reasentados murieron de hambre o enfermedad, más de 100.000 cabezas de ganado fueron abandonadas y muchos esclavos escaparon. [24] Cinco de los trece asentamientos existentes en la isla fueron brutalmente arrasados ​​por las tropas españolas - muchos de los habitantes lucharon, escaparon a la jungla o huyeron a la seguridad de los barcos holandeses que pasaban. Se quemaron los asentamientos de La Yaguana y Bayaja, en las costas oeste y norte, respectivamente, de la actual Haití, al igual que los asentamientos de Monte Cristi y Puerto Plata en la costa norte y San Juan de la Maguana en la zona suroeste del país. República Dominicana actual.

La retirada del gobierno colonial de la región costera norte abrió el camino para que los bucaneros franceses, que tenían una base en la isla Tortuga, frente a la costa noroeste del actual Haití, se establecieran en La Española a mediados del siglo XVII. Aunque los españoles destruyeron los asentamientos de los bucaneros varias veces, los decididos franceses no se dejarían disuadir ni expulsar. La creación de la Compañía Francesa de las Indias Occidentales en 1664 señaló la intención de Francia de colonizar el oeste de La Española. La guerra intermitente se llevó a cabo entre los colonos franceses y españoles durante las siguientes tres décadas, sin embargo, España, presionada por la guerra en Europa, no pudo mantener una guarnición en Santo Domingo suficiente para asegurar toda la isla contra la invasión. En 1697, bajo el Tratado de Ryswick, España cedió el tercio occidental de la isla a Francia.

En 1655, Oliver Cromwell envió una flota, comandada por el almirante Sir William Penn, para capturar Santo Domingo. Una fuerza defensora española de quizás 400-600 hombres, en su mayoría milicia, rechazó una fuerza de desembarco de 9.000 hombres. [25] A pesar de que los ingleses fueron derrotados en su intento de capturar la isla, capturaron la cercana colonia española de Jamaica, y posteriormente comenzaron a establecerse otras fortalezas extranjeras en las Indias Occidentales. Madrid trató de impugnar tales usurpaciones en su propio control imperial utilizando a Santo Domingo como base militar avanzada, pero el poder español estaba ahora demasiado agotado para recuperar las colonias perdidas. La ciudad misma fue además sujeta a una epidemia de viruela, tizón del cacao y huracán en 1666 otra tormenta dos años más tarde una segunda epidemia en 1669 un tercer huracán en septiembre de 1672 más un terremoto en mayo de 1673 que mató a dos docenas de residentes. [26]

Durante este XVII "siglo de miseria", los españoles de La Española continuaron persiguiendo a los cimarrones que vivían pacíficamente en las montañas y valles del interior de la isla. Con poco que mostrar, esta política de hostigamiento armado agregó más gasto público a una economía colonial débil, y la recuperación financiera de la colonia española en el siglo XVIII condujo a un aumento de las insurrecciones de esclavos y el matrimonio.

Siglo XVIII Editar

La Casa de Borbón reemplazó a la Casa de Habsburgo en España en 1700 e introdujo reformas económicas que gradualmente comenzaron a reactivar el comercio en Santo Domingo. La corona relajó progresivamente los rígidos controles y restricciones al comercio entre España y las colonias y entre las colonias. El último flotas zarpó en 1737 el sistema portuario monopolista fue abolido poco después. A mediados de siglo, la población se vio reforzada por la emigración de Canarias, el reasentamiento de la parte norte de la colonia y la siembra de tabaco en el Valle del Cibao, y se reanudó la importación de esclavos. La población de Santo Domingo creció de unos 6.000 en 1737 a aproximadamente 125.000 en 1790. De este número, unos 40.000 eran terratenientes blancos, unos 25.000 eran libertos mulatos y unos 60.000 eran esclavos. Sin embargo, siguió siendo pobre y descuidada, particularmente en contraste con su vecino francés occidental Saint-Domingue, que se convirtió en la colonia más rica del Nuevo Mundo y tenía medio millón de habitantes. [27] Los colonos 'españoles', cuya sangre ya estaba mezclada con la de taínos, africanos y guanches canarios, se decían a sí mismos: "No importa si los franceses son más ricos que nosotros, seguimos siendo los verdaderos herederos de este isla. Por nuestras venas corre la sangre del heroico conquistadores que ganó esta isla nuestra con espada y sangre ". [28]

Cuando estalló la Guerra del Oído de Jenkins en 1739, los corsarios españoles, incluidos los de Santo Domingo, comenzaron a patrullar el Mar Caribe, un desarrollo que duró hasta fines del siglo XVIII. Durante este período, los corsarios españoles de Santo Domingo navegaron hacia los puertos enemigos en busca de barcos para saquear, interrumpiendo así el comercio entre los enemigos de España en el Atlántico. Como resultado de estos desarrollos, los corsarios españoles navegaban frecuentemente de regreso a Santo Domingo con sus bodegas llenas de botines capturados que se vendían en los puertos de La Española, con ganancias acumuladas para asaltantes marinos individuales. Los ingresos adquiridos en estos actos de piratería se invirtieron en la expansión económica de la colonia y propiciaron la repoblación de Europa. [29]

Los dominicanos constituyeron una de las muchas unidades diversas que lucharon junto a las fuerzas españolas bajo Bernardo de Gálvez durante la conquista de la Florida occidental británica (1779-1781). [30] [31]

A medida que se relajaron las restricciones al comercio colonial, las élites coloniales de St. Domingue ofrecieron el principal mercado para las exportaciones de carne de res, cueros, caoba y tabaco de Santo Domingo. Con el estallido de la Revolución Haitiana en 1791, las familias urbanas ricas vinculadas a la burocracia colonial huyeron de la isla, mientras que la mayoría de las hateros (ganaderos) permanecieron, aunque perdieron su mercado principal. Aunque la población del Santo Domingo español era quizás una cuarta parte de la del Santo Domingo francés, esto no impidió que el rey español lanzara una invasión del lado francés de la isla en 1793, tratando de aprovechar el caos provocado por el Revolución Francesa. [32] Las fuerzas francesas detuvieron el progreso español hacia Puerto Príncipe en el sur, pero los españoles avanzaron rápidamente por el norte, la mayor parte del cual ocuparon en 1794. Aunque el esfuerzo militar español fue bien en La Española, no fue así en Europa. La colonia española fue cedida por primera vez a Francia en 1795 como parte del Tratado de Basilea.

En 1807 el soldado y terrateniente dominicano Juan Sánchez Ramírez [34] formó una tropa de dos mil hombres de Cuba, Puerto Rico y Gran Bretaña y viajó a la parte oriental de Santo Domingo. Allí, animó a sus habitantes a tomar las armas contra los franceses, para apoyarlo en la Reconquista de Santo Domingo (Reconquista de Santo Domingo). Numerosos terratenientes y madereros se sumaron a sus tropas, [35] mientras que Sánchez también se dedicó a la explotación de cortes de madera en sus posesiones de las costas orientales, entre Higüey y Jovero (hoy Miches), donde las comunicaciones con Puerto Rico eran más fáciles. Ramírez también mantuvo correspondencia frecuente con el Capitán General de Puerto Rico, quien le brindó apoyo oficial para enfrentar a los franceses en Santo Domingo [36] y le prometió ayuda militar y financiera. [36] [35]

A principios de noviembre de 1808, 300 soldados, enviados por Toribio Montes, desembarcaron en Boca de Yuma y se unieron a las fuerzas de Sánchez Ramírez. Ramírez salió de El Seibo para marchar sobre la ciudad de Santo Domingo. [34] El 13 de diciembre de 1808 regresó a la ciudad con sus tropas. Entre entonces y el 7 de noviembre de 1809, también lideró los ejércitos británicos y locales contra el dominio francés en la Batalla de Palo Hincado, derrotando a Ferrand (que lo alcanzó cuando Ramírez todavía estaba en El Seibo) y expulsando a los franceses que se escondían en el vallas de santo domingo.

Los supervivientes huyeron a la capital de la colonia. El día 12 la plaza fue declarada sitiada por el suplente de Ferrand, el general Dubarquier, y 27 hombres llegaron a Sánchez Ramírez, quien instaló su campamento en el tramo de Jainamosa, en la margen oriental del río Ozama, trasladándola, poco después, a la hacienda Gallard o Galá. [34]

Tras la derrota francesa, Santo Domingo fue recuperado por España, y Ramírez fue nombrado gobernador de la colonia, mientras que el territorio fue reconstituido como Capitanía General.

La población de la nueva colonia española se situó en aproximadamente 104.000. De este número, unos 30.000 eran esclavos y el resto una mezcla de blanco, indio y negro. Los españoles europeos eran pocos y estaban formados principalmente por catalanes. [37] En 1812, un grupo de negros y mulatos protagonizó una rebelión, con el objetivo de anexarse ​​a la República de Haití. El 15 y 16 de agosto, los mulatos José Leocadio, Pedro Seda y Pedro Henríquez, junto con otros conspiradores, atacaron la hacienda mendocina de Mojarra en el municipio de Guerra cerca de la capital. Seda y Henríquez fueron aprehendidos y ejecutados. Leocadio fue capturado a los pocos días, ahorcado, desmembrado y hervido en aceite. Un año después, los trabajadores esclavizados de la comunidad rural El Chavón también se rebelaron, pero fueron rápidamente capturados y ejecutados.

El control de España sobre Santo Domingo seguía siendo precario. La llegada del fugitivo Simón Bolívar y sus seguidores a Haití en 1815 alarmó a las autoridades españolas en Santo Domingo. Tras la rebelión del Ejército en España durante 1820, que restauró la constitución liberal, algunos de los administradores coloniales en Santo Domingo rompieron con la madre patria y el 1 de diciembre de 1821, el teniente gobernador español, José Núñez de Cáceres, proclamó la independencia. del "Haití español".

Los líderes dominicanos, reconociendo su vulnerabilidad tanto al ataque español como haitiano y también buscando mantener a sus esclavos como propiedad, intentaron anexarse ​​a la Gran Colombia. Mientras esta solicitud estaba en tránsito, Jean-Pierre Boyer, el gobernante de Haití, invadió Santo Domingo el 9 de febrero con un ejército de 10,000 hombres. Sin capacidad de resistencia, Núñez de Cáceres entregó la capital el 9 de febrero de 1822.

Los dominicanos recuerdan la ocupación haitiana de veintidós años que siguió como un período de brutal gobierno militar, aunque la realidad es más compleja. Condujo a expropiaciones de tierras a gran escala y esfuerzos fallidos para forzar la producción de cultivos de exportación, imponer servicios militares, restringir el uso del idioma español y eliminar costumbres tradicionales como las peleas de gallos. Reforzó la percepción que los dominicanos tenían de sí mismos como diferentes de los haitianos en "idioma, raza, religión y costumbres domésticas". [38] Sin embargo, este también fue un período que puso fin definitivamente a la esclavitud como institución en la parte oriental de la isla.

La constitución de Haití prohibía a los blancos poseer tierras y las principales familias terratenientes fueron privadas de sus propiedades por la fuerza. La mayoría emigró a las colonias españolas de Cuba y Puerto Rico, oa la Gran Colombia independiente, generalmente con el apoyo de los funcionarios haitianos, que adquirieron sus tierras. Los haitianos, que asociaron a la Iglesia católica con los amos de esclavos franceses que los habían explotado antes de la independencia, confiscaron todas las propiedades de la Iglesia, deportaron a todo el clero extranjero y rompieron los lazos del resto del clero con el Vaticano. La universidad de Santo Domingo, la más antigua del hemisferio occidental, sin estudiantes, maestros y recursos, cerró. Para recibir el reconocimiento diplomático de Francia, Haití se vio obligado a pagar una indemnización de 150 millones de francos a los ex colonos franceses, que posteriormente se redujo a 60 millones de francos, y Haití impuso fuertes impuestos en la parte oriental de la isla. Dado que Haití no pudo abastecer adecuadamente a su ejército, las fuerzas de ocupación sobrevivieron en gran medida al apoderarse o confiscar alimentos y suministros a punta de pistola.

Los intentos de redistribuir la tierra entraron en conflicto con el sistema de tenencia de la tierra comunal (terrenos comuneros), que había surgido con la economía de la ganadería, y los esclavos recién emancipados se resintieron de ser obligados a cultivar cultivos comerciales bajo el régimen de Boyer. Código Rural. [39] En las zonas rurales, la administración haitiana solía ser demasiado ineficaz para hacer cumplir sus propias leyes. Fue en la ciudad de Santo Domingo donde los efectos de la ocupación se sintieron más agudamente, y fue allí donde se originó el movimiento independentista.

  • Pedro Santana
  • Antonio Duvergé
  • Felipe Alfau
  • Juan B. Cambiaso
  • Juan B. Maggiolo
  • Juan Acosta
  • Manuel Mota
  • José Mª. Cabral
  • José Mª. Imbert
  • J. J. Puello
  • Pedro E. Pelletier
  • Juan Pablo Duarte
  • Ramón Matías Mella
  • Francisco del Rosario Sánchez
  • Charles Hérard
  • Jean-Louis Pierrot
  • Faustin Soulouque
  • Pierre Paul
  • Auguste Brouard
  • Gen. Souffrand
  • General St.-Louis
  • Jean Francois

El 16 de julio de 1838, Juan Pablo Duarte junto a Pedro Alejandrino Pina, Juan Isidro Pérez, Felipe Alfau, Benito González, Félix María Ruiz, Juan Nepumoceno Ravelo y Jacinto de la Concha fundaron una sociedad secreta llamada La Trinitaria para ganar la independencia de Haití. Poco tiempo después, se les unieron Ramón Matías Mella y Francisco del Rosario Sánchez. En 1843 se aliaron con un movimiento haitiano para derrocar a Boyer. Debido a que se habían revelado como revolucionarios que trabajaban por la independencia dominicana, el nuevo presidente haitiano, Charles Rivière-Hérard, exilió o encarceló a los líderes Trinitarios (Trinitarios). Al mismo tiempo, Buenaventura Báez, un exportador de caoba de Azua y diputado en la Asamblea Nacional de Haití, estaba negociando con el Cónsul General de Francia el establecimiento de un protectorado francés. En un levantamiento programado para adelantarse a Báez, el 27 de febrero de 1844, los Trinitarios declararon la independencia de Haití, respaldados por Pedro Santana, un acaudalado ganadero de El Seibo que comandaba un ejército privado de peones que trabajaban en sus haciendas.

Primera República Editar

La primera constitución de la República Dominicana fue adoptada el 6 de noviembre de 1844. El estado se conocía comúnmente como Santo Domingo en inglés hasta principios del siglo XX. [42] Presentaba una forma de gobierno presidencial con muchas tendencias liberales, pero se vio empañada por el artículo 210, impuesto por la fuerza por Pedro Santana a la asamblea constitucional, otorgándole los privilegios de una dictadura hasta el final de la guerra de independencia. Estos privilegios no solo le sirvieron para ganar la guerra sino que también le permitieron perseguir, ejecutar y exiliar a sus opositores políticos, entre los que Duarte fue el más importante. En Haití, después de la caída de Boyer, los líderes negros habían ascendido al poder que antes disfrutaba exclusivamente la élite mulata. [43]

Hérard envió tres columnas de tropas haitianas, cada una con 10.000 hombres, para restablecer su autoridad. En el sur, Santana derrotó a Hérard en la Batalla de Azua el 19 de marzo. Las fuerzas dominicanas no sufrieron bajas en la batalla, [44] mientras que los haitianos sufrieron más de 1.000 muertos. [45] En el norte, el general dominicano José María Imbert derrotó a la columna haitiana encabezada por Jean-Louis Pierrot en la batalla de Santiago el 30 de marzo. Más de 600 haitianos murieron mientras que los dominicanos no sufrieron bajas. [44] Los acontecimientos en el mar también fueron mal para los haitianos. Tres goletas dominicanas al mando de Juan Bautista Cambiaso interceptaron un bergantín haitiano y dos goletas que bombardeaban objetivos en tierra. En el enfrentamiento subsiguiente, los tres barcos haitianos fueron hundidos, lo que aseguró la superioridad naval dominicana durante el resto de la guerra. [46] El 6 de agosto de 1845, el nuevo presidente haitiano, Luis Pierrot, lanzó una nueva invasión. El 17 de septiembre, el general dominicano José Joaquín Puello derrotó a la vanguardia haitiana cerca de la frontera en Estrelleta donde la escuadra dominicana, con bayonetas, rechazó una carga de caballería haitiana. Los dominicanos no sufrieron muertos durante la batalla y solo tres heridos. El 27 de noviembre de 1845, el general dominicano Francisco Antonio Salcedo derrotó al ejército haitiano en la batalla de Beler. Salcedo fue apoyado por el escuadrón de tres goletas del almirante Juan Bautista Cambiaso, que bloqueó el puerto haitiano de Cap-Haïtien. [46] Las pérdidas haitianas fueron 350 muertos y 10 capturados, los dominicanos perdieron 16 muertos.

Santana utilizó la amenaza omnipresente de la invasión haitiana como justificación para consolidar los poderes dictatoriales. Para la élite dominicana, en su mayoría terratenientes, comerciantes y sacerdotes, la amenaza de una reanexión por parte de un Haití más poblado era suficiente para buscar protección de una potencia extranjera. Ofreciendo el puerto de aguas profundas de la bahía de Samaná como cebo, durante las siguientes dos décadas, se realizaron negociaciones con Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y España para declarar un protectorado sobre el país.

La amenaza constante y el temor de una nueva intervención haitiana obligó a todos los hombres en edad de luchar a tomar las armas en defensa contra el ejército haitiano. Teóricamente, la edad de pelea se definía generalmente entre los quince y los dieciocho años hasta los cuarenta o cincuenta años. A pesar de la glorificación generalizada y popular del servicio militar, muchos en las filas del Ejército de Liberación se amotinaron y las tasas de deserción fueron altas a pesar de las penas tan severas como la muerte por eludir la obligación del servicio militar.

Sin carreteras adecuadas, las regiones de República Dominicana se desarrollaron aisladas unas de otras. En el sur, la economía estaba dominada por la ganadería (particularmente en la sabana sureste) y la tala de caoba y otras maderas duras para la exportación. Esta región conservó un carácter semifeudal, con poca agricultura comercial, la hacienda como unidad social dominante, y la mayoría de la población vive a nivel de subsistencia. En el valle del Cibao, la tierra agrícola más rica del país, los campesinos complementaron sus cultivos de subsistencia cultivando tabaco para la exportación, principalmente a Alemania. El tabaco requería menos tierra que la ganadería y lo cultivaban principalmente los pequeños agricultores, que dependían de los comerciantes itinerantes para transportar sus cultivos a Puerto Plata y Monte Cristi. Santana antagonizó a los agricultores del Cibao, enriqueciéndose a sí mismo y a sus seguidores a costa de ellos al recurrir a múltiples impresiones en pesos que le permitían comprar sus cosechas por una fracción de su valor. En 1848 se vio obligado a dimitir y le sucedió su vicepresidente, Manuel Jimenes.

Después de regresar para liderar las fuerzas dominicanas contra una nueva invasión haitiana en 1849, Santana marchó sobre Santo Domingo, derrocando a Jimenes. A petición suya, el Congreso eligió a Buenaventura Báez como presidente, pero Báez no estaba dispuesto a servir como títere de Santana, desafiando su papel como líder militar reconocido del país. Báez decidido a tomar la ofensiva contra Haití. Sus marineros al mando del aventurero francés, Fagalde, asaltaron las costas haitianas, saquearon aldeas costeras, hasta el cabo Dame Marie, y masacraron a las tripulaciones de los barcos enemigos capturados.En 1853 Santana fue elegido presidente para su segundo mandato, lo que obligó a Báez al exilio. Tres años más tarde, luego de rechazar la última invasión haitiana, negoció un tratado de arrendamiento de una parte de la península de Samaná a una empresa estadounidense que la oposición popular lo obligó a abdicar, lo que permitió que Báez regresara y tomara el poder. Con la tesorería agotada, Báez imprimió dieciocho millones de pesos no asegurados, comprando la cosecha de tabaco de 1857 con esta moneda y exportándola por dinero contante y contante con inmensas ganancias para él y sus seguidores. Los plantadores de tabaco de Cibanes, que se arruinaron cuando se produjo la inflación, se rebelaron y llamaron a Santana del exilio para liderar su rebelión. Después de un año de guerra civil, Santana se apoderó de Santo Domingo y se instaló como presidente.

En 1860, un grupo de estadounidenses intentó sin éxito apoderarse de la pequeña isla dominicana de Alto Velo frente a la costa fronteriza suroeste de Hispaniola.

Pedro Santana heredó un gobierno en quiebra al borde del colapso. Habiendo fracasado en sus ofertas iniciales para asegurar la anexión por parte de Estados Unidos o Francia, Santana inició negociaciones con la Reina Isabel II de España y el Capitán General de Cuba para reconvertir la isla en una colonia española. La Guerra Civil estadounidense dejó a los Estados Unidos incapaces de hacer cumplir la Doctrina Monroe. En España, el primer ministro Don Leopoldo O'Donnell abogó por una renovada expansión colonial, llevando a cabo una campaña en el norte de Marruecos que conquistó la ciudad de Tetuán. En marzo de 1861, Santana restauró oficialmente la República Dominicana a España.

Inicialmente Santana fue nombrado Capitán General de la nueva provincia española, pero pronto se hizo evidente que las autoridades españolas planeaban privarlo de su poder, lo que lo llevó a renunciar en 1862. Restricciones al comercio, discriminación contra la mayoría mulata y una campaña impopular. por el nuevo arzobispo español, Bienvenido Monzón, contra las uniones extramaritales, que fueron generalizadas después de décadas de abandono por parte de la Iglesia Católica, todo ello alimentó el resentimiento hacia el dominio español.

Monzón también persiguió a los masones, cuyas actividades estaban muy extendidas antes de la anexión, prohibiéndoles la comunión hasta que inclinaran sus votos y renunciaran a sus documentos y prácticas masónicas. Monzón también persiguió activamente a los protestantes. Las iglesias protestantes en Samaná y Santo Domingo fueron tomadas, quemadas o confiscadas con fines militares, lo que obligó a muchos protestantes dominicanos a considerar la posibilidad de trasladarse a Haití en busca de tolerancia religiosa.

El 16 de agosto de 1863 se inició en Santiago una guerra nacional de restauración, donde los rebeldes establecieron un gobierno provisional. "Ante Dios, el mundo entero y el trono de Castilla, razones justas y legales nos han obligado a tomar las armas para restaurar la República Dominicana y reconquistar nuestra libertad", decía la declaración de independencia del gobierno provisional. [49] Los dominicanos estaban divididos. Algunos lucharon para las fuerzas de reserva junto a las tropas españolas. [Nota 1] Santana volvió a liderarlos. [Nota 2]

Guerra de Restauración Editar

Las fuerzas españolas del valle del Cibao se vieron obligadas a concentrarse en el Fuerte San Luis, en Santiago, donde fueron sitiadas por los insurgentes. Los rebeldes tenían posesión de tres fuertes que dan a la carretera de Puerto Plata. Se comprometieron a realizar un asalto general al fuerte donde se concentraban las tropas españolas. Las fuerzas sitiadas dejaron que las bandas enemigas se acercaran, y cuando se encontraban al alcance de los mosquetes abrieron un tremendo fuego de artillería que, cometiendo una gran destrucción, los hizo retroceder en desorden. Sin embargo, volvieron a probar suerte, y esta vez prendieron fuego a las casas del pueblo en diferentes puntos y atacaron en medio del incendio. Llegaron refuerzos españoles y cargaron contra los insurgentes, que los recibieron con metralla y fusil de los tres fuertes que ocupaban. Los insurgentes fueron rechazados y los fuertes retomados a punta de bayoneta. La guarnición de Santiago abandonó la ciudad y marchó hacia Puerto Plata, el principal puerto del norte, atacado por los dominicanos todo el camino. Según los informes, los españoles perdieron 1.300 hombres. [50] Se unieron a la guarnición en el fuerte de Puerto Plata, dejando la ciudad para ser saqueada por los rebeldes. Finalmente, 600 españoles salieron y expulsaron a los rebeldes, con la ayuda del cañón del fuerte, pero para entonces la ciudad había sido saqueada y quemada casi hasta desaparecer. Los daños a Santiago y Puerto Plata se estimaron en $ 5,000,000. A mediados de noviembre, prácticamente todas las guarniciones de Cuba y Puerto Rico estaban desplegadas en Santo Domingo y se habían enviado 8.000 soldados desde Europa, desviados del despliegue en Marruecos. La armada española tenía un dominio completo del mar y utilizaba una flota de vapores con ruedas de paletas para transportar tropas a la isla y sus alrededores.

A medida que prosiguieron los combates, los incidentes racistas se agudizaron. Los soldados españoles eran abiertamente hostiles a los dominicanos de color y proliferaron los incidentes de violencia no provocada contra los dominicanos negros y los migrantes en las ciudades. [51] Quizás por el temor de que España quisiera convertir a Santo Domingo en un gemelo esclavizado de Cuba, se decía que los dominicanos luchaban como "demonios sobrenaturales" con una intensidad "desesperada". [52] A principios de 1864, el ejército español, incapaz de contener la resistencia guerrillera, había sufrido 1.000 muertos en combate y 9.000 muertos por enfermedades. [53] Las autoridades coloniales españolas alentaron a la reina Isabel II a abandonar la isla, viendo la ocupación como un desperdicio sin sentido de tropas y dinero. Sin embargo, los rebeldes se encontraban en un estado de confusión política y demostraron ser incapaces de presentar un conjunto coherente de demandas. El primer presidente del gobierno provisional, Pepillo Salcedo (aliado de Báez) fue depuesto por el general Gaspar Polanco en septiembre de 1864, quien, a su vez, fue depuesto por el general Antonio Pimentel tres meses después. Los rebeldes formalizaron su gobierno provisional mediante la celebración de una convención nacional en febrero de 1865, que promulgó una nueva constitución, pero el nuevo gobierno ejerció poca autoridad sobre las distintas guerrillas regionales. caudillos, que eran en gran medida independientes entre sí.

Incapaz de obtener concesiones de los rebeldes desorganizados, cuando terminó la Guerra Civil estadounidense, en marzo de 1865, la reina Isabel anuló la anexión y se restableció la independencia, y las últimas tropas españolas partieron en julio. [54] Más de 7.000 dominicanos murieron en batallas y epidemias. [47] Las relaciones entre la República Dominicana y Haití fueron tensas una vez que el nuevo gobierno dominicano llegó al poder, ya que el presidente haitiano Fabre Geffrard se había negado a apoyar el movimiento independentista por temor a las represalias españolas. [55] Tres años después de que terminaron los combates en Santo Domingo, comenzaron los levantamientos en las dos colonias españolas restantes. En ambas islas, los veteranos dominicanos se sumaron a la lucha por la independencia. Dentro de la década, el colonialismo español comenzó a desmoronarse y los rebeldes ganaron la emancipación.

Segunda República Editar

Cuando los españoles partieron, la mayoría de las ciudades principales estaban en ruinas y la isla estaba dividida entre varias docenas de caudillos. José María Cabral controlaba la mayor parte de Barahona y el suroeste con el apoyo de los socios exportadores de caoba de Báez, mientras que el ganadero Cesáreo Guillermo reunió una coalición de ex Santanista generales en el sureste, y Gregorio Luperón controlaba la costa norte. Una vez vencidos los españoles, los numerosos líderes militares y guerrilleros comenzaron a luchar entre ellos. Desde la retirada española hasta 1879, hubo veintiún cambios de gobierno y al menos cincuenta levantamientos militares. [56] Haití sirvió como un refugio para los exiliados políticos dominicanos y una base de operaciones para los insurgentes, a menudo con el apoyo del gobierno haitiano, durante las frecuentes guerras civiles y revoluciones del período.

En el curso de estos conflictos, surgieron dos partidos. El Partido Rojo representaba a los latifundios ganaderos del sur y los intereses exportadores de caoba, así como a los artesanos y trabajadores de Santo Domingo, y estaba dominado por Báez, que seguía buscando la anexión de una potencia extranjera. El Partido Azul (literalmente "Partido Azul"), dirigido por Luperón, representaba a los tabacaleros y comerciantes del Cibao y Puerto Plata y era de orientación nacionalista y liberal. Durante estas guerras, el pequeño y corrupto ejército nacional fue superado en número por milicias organizadas y mantenidas por las fuerzas locales. caudillos que se erigieron en gobernadores provinciales. Estas milicias fueron completadas por agricultores pobres o trabajadores de plantaciones sin tierra que se pusieron en servicio y que, por lo general, se dedicaban al bandidaje cuando no luchaban en la revolución.

Un mes después de la victoria nacionalista, Cabral, cuyas tropas fueron las primeras en entrar a Santo Domingo, derrocó a Pimentel, pero pocas semanas después el general Guillermo encabezó una rebelión en apoyo de Báez, lo que obligó a Cabral a renunciar y permitió que Báez retomara la presidencia en Octubre. Báez fue derrocado por los campesinos del Cibao bajo Luperón, líder del Partido Azul, la primavera siguiente, pero los aliados de Luperón se enfrentaron entre sí y Cabral se reinstaló como presidente en un golpe de estado en 1867. Después de traer varios Azules ("Blues") en su gabinete el Rojos ("Rojos") se rebelaron, devolviendo a Báez al poder. En 1869, Báez negoció un tratado de anexión con Estados Unidos. [57] Con el apoyo del Secretario de Estado de los Estados Unidos, William Seward, quien esperaba establecer una base naval en Samaná, en 1871 el tratado fue derrotado en el Senado de los Estados Unidos gracias a los esfuerzos del senador abolicionista Charles Sumner. [58]

En 1874, el Rojo El gobernador de Puerto Plata, Ignacio María González Santín, dio un golpe de estado en apoyo de una Azul rebelión, pero fue depuesto por el Azules dos años después. En febrero de 1876, Ulises Espaillat, respaldado por Luperón, fue nombrado presidente, pero diez meses después las tropas leales a Báez lo devolvieron al poder. Un año una nueva rebelión permitió a González tomar el poder, solo para ser depuesto por Cesáreo Guillermo en septiembre de 1878, quien a su vez fue depuesto por Luperón en diciembre de 1879. Gobernando el país desde su ciudad natal de Puerto Plata, gozando de un auge económico debido al aumento exportaciones de tabaco a Alemania, Luperón promulgó una nueva constitución que establece un límite de mandato presidencial de dos años y prevé elecciones directas, suspendió el sistema semiformal de sobornos e inició la construcción del primer ferrocarril del país, que une la ciudad de La Vega con el puerto de Sánchez en la Bahía de Samaná.

La Guerra de los Diez Años en Cuba trajo al país a los azucareros cubanos en busca de nuevas tierras y seguridad de la insurrección que liberó a sus esclavos y destruyó sus propiedades. La mayoría se estableció en la llanura costera del sureste y, con la ayuda del gobierno de Luperón, construyó los primeros ingenios azucareros mecanizados del país. Más tarde se les unieron italianos, alemanes, puertorriqueños y estadounidenses para formar el núcleo de la burguesía azucarera dominicana, casándose en familias prominentes para solidificar su posición social. Las interrupciones en la producción mundial causadas por la Guerra de los Diez Años, la Guerra Civil Estadounidense y la Guerra Franco-Prusiana permitieron que la República Dominicana se convirtiera en un importante exportador de azúcar. Durante las siguientes dos décadas, el azúcar superó al tabaco como principal exportación, y las antiguas aldeas pesqueras de San Pedro de Macorís y La Romana se transformaron en prósperos puertos. Para satisfacer su necesidad de un mejor transporte, en 1897 las plantaciones de azúcar construyeron más de 300 millas de líneas ferroviarias privadas que daban servicio a las plantaciones de azúcar. trabajadores de las Islas de Sotavento: las Islas Vírgenes, San Cristóbal y Nieves, Anguila y Antigua (a las que los dominicanos denominan cocolos). [60] Estos negros de habla inglesa eran a menudo víctimas del racismo, pero muchos permanecieron en el país, encontrando trabajo como estibadores y en la construcción de ferrocarriles y refinerías de azúcar.

Los puertorriqueños fueron importados para trabajar en condiciones casi de esclavitud en las plantaciones de azúcar de propiedad de los puertorriqueños en la República Dominicana, en el área de La Romana, durante el siglo XIX. Otros trabajaron en los campos de café. Los árabes comenzaron a llegar a la República Dominicana durante la última parte del siglo XIX. Fueron ampliamente acusados ​​de ser sucios y de malos modales y hábitos, y se reprochó al gobierno haber permitido que estos inmigrantes ingresaran a la nación. [61] Dado que los dominicanos de clase alta se negaron a dar membresía a los árabes ricos de sus clubes privados como el exclusivo Club de Unión, los árabes crearon el suyo propio. [Nota 3] Durante la ocupación estadounidense de 1916–24, los campesinos del campo, llamados Gavilleros, no solo mataban a los marines estadounidenses, sino que también atacaban y mataban a los vendedores árabes que viajaban por el campo. [62]

Ulises Heureaux y el protectorado estadounidense Editar

Aliada a los intereses azucareros emergentes, la dictadura del general Ulises Heureaux, conocido popularmente como Lilís, trajo una estabilidad sin precedentes a la isla a través de un gobierno férreo que duró casi dos décadas. Hijo de padre haitiano y madre de St. Thomas, Islas Vírgenes, Lilís se distinguió por su negritud de la mayoría de los líderes políticos dominicanos, con la excepción de Luperón. Se desempeñó como presidente en 1882-1883, 1887 y 1889-1899, ejerciendo el poder a través de una serie de presidentes títeres cuando no ocupaba el cargo. Incorporando ambos Rojos y Azules en su gobierno, desarrolló una extensa red de espías e informantes para aplastar a la oposición potencial. Su gobierno emprendió una serie de importantes proyectos de infraestructura, incluida la electrificación de Santo Domingo, el inicio del servicio telefónico y telegráfico, la construcción de un puente sobre el río Ozama y la finalización de un ferrocarril de vía única que une Santiago y Puerto Plata. financiado por Westendorp Co., con sede en Ámsterdam [63]

La dictadura de Lilís dependía de grandes préstamos de los bancos europeos y estadounidenses para enriquecerse, estabilizar la deuda existente, fortalecer el sistema de sobornos, pagar el ejército, financiar el desarrollo de la infraestructura y ayudar a establecer ingenios azucareros. Sin embargo, los precios del azúcar sufrieron una fuerte caída en las dos últimas décadas del siglo XIX. Cuando Westendorp Co.quebró en 1893, se vio obligado a hipotecar los aranceles aduaneros de la nación, la principal fuente de ingresos del gobierno, a una firma financiera de Nueva York llamada San Domingo Improvement Co. (SDIC), que se hizo cargo de sus contratos ferroviarios. y las reclamaciones de sus bonistas europeos a cambio de dos préstamos, uno de 1,2 millones de dólares y el otro de 2 millones de libras esterlinas. [64] Como la creciente deuda pública hizo imposible mantener su maquinaria política, Heureaux se basó en préstamos secretos de la SDIC, plantadores de azúcar y comerciantes locales. En 1897, con su gobierno prácticamente en bancarrota, Lilís imprimió cinco millones de pesos no asegurados, conocidos como papeletas de lilís, arruinando a la mayoría de los comerciantes dominicanos e inspirando una conspiración que terminó con su muerte. En 1899, cuando Lilís fue asesinado por los tabacaleros del Cibao a quienes pedía un préstamo, la deuda pública superaba los 35 millones de dólares, quince veces el presupuesto anual. [sesenta y cinco]

Los seis años posteriores a la muerte de Lilís fueron testigos de cuatro revoluciones y cinco presidentes diferentes. [66] Los políticos del Cibao que habían conspirado contra Heureaux —Juan Isidro Jimenes, el plantador de tabaco más rico de la nación, y el general Horacio Vásquez— después de ser nombrado presidente y vicepresidente, rápidamente se pelearon por la división del botín entre sus partidarios, el Jimenistas y Horacistas. Las tropas leales a Vásquez derrocaron a Jimenes en 1903, pero Vásquez fue depuesto por el general jimenista Alejandro Woss y Gil, quien se hizo con el poder. Los jimenistas derrocaron su gobierno, pero su líder, Carlos Morales, se negó a devolver el poder a Jimenes, aliándose con los horacistas, y pronto enfrentó una nueva revuelta de sus aliados jimenistas traicionados.

En 1904, los buques de guerra estadounidenses bombardearon a los insurgentes en Santo Domingo por insultar la bandera de los Estados Unidos y dañar un vapor estadounidense. [67]

Con la nación al borde de la quiebra, Francia, Alemania, Italia y los Países Bajos enviaron buques de guerra a Santo Domingo para presionar los reclamos de sus nacionales. Para prevenir la intervención militar, el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, presentó el Corolario Roosevelt a la Doctrina Monroe, declarando que Estados Unidos asumiría la responsabilidad de asegurar que las naciones de América Latina cumplieran con sus obligaciones financieras. En enero de 1905, bajo este corolario, Estados Unidos asumió la administración de las aduanas de República Dominicana. Según los términos de este acuerdo, un Receptor General, designado por el presidente de los Estados Unidos, se quedó con el 55% de los ingresos totales para pagar a los reclamantes extranjeros, mientras remitía el 45% al ​​gobierno dominicano. Después de dos años, la deuda externa de la nación se redujo de $ 40 millones a $ 17 millones. [68] En 1907, este acuerdo se convirtió en un tratado, transfiriendo el control sobre la administración judicial de aduanas a la Oficina de Asuntos Insulares de los Estados Unidos y proporcionando un préstamo de 20 millones de dólares de un banco de Nueva York como pago de reclamaciones pendientes, convirtiendo a los Estados Unidos en la República Dominicana. Único acreedor extranjero de Republic. [69] En 1905, el peso dominicano fue reemplazado por el dólar estadounidense. [70]

En 1906, Morales dimitió y el vicepresidente de Horacista, Ramón Cáceres, asumió la presidencia. Después de reprimir una rebelión en el noroeste del general jimenista Desiderio Arias, su gobierno trajo estabilidad política y un renovado crecimiento económico, ayudado por nuevas inversiones estadounidenses en la industria azucarera. Sin embargo, su asesinato en 1911, del que Morales y Arias fueron al menos indirectamente responsables, sumió una vez más a la república en el caos. Durante dos meses, el poder ejecutivo estuvo en manos de una junta civil dominada por el jefe del ejército, general Alfredo Victoria. El excedente de más de 4 millones de pesos que dejó Cáceres se gastó rápidamente para reprimir una serie de insurrecciones. [71] Obligó al Congreso a elegir a su tío, Eladio Victoria, como presidente, pero este último pronto fue reemplazado por el neutral Arzobispo Adolfo Nouel. Luego de cuatro meses, Nouel renunció y fue sucedido por el congresista horacista José Bordas Valdez, quien se alineó con Arias y los jimenistas para mantener el poder. En 1913, Vásquez regresó del exilio en Puerto Rico para liderar una nueva rebelión. En junio de 1914, el presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, emitió un ultimátum para que las dos partes pusieran fin a las hostilidades y acordaran un nuevo presidente, o que Estados Unidos imponga uno. Después de la presidencia provisional de Ramón Báez, Jimenes fue elegido en octubre y pronto enfrentó nuevas demandas, incluido el nombramiento de un director estadounidense de obras públicas y asesor financiero y la creación de una nueva fuerza militar comandada por oficiales estadounidenses. El Congreso dominicano rechazó estas demandas e inició un proceso de acusación contra Jimenes.Estados Unidos ocupó Haití en julio de 1915, con la amenaza implícita de que la República Dominicana podría ser la próxima. El ministro de Guerra de Jimenes, Desiderio Arias, dio un golpe de estado en abril de 1916, proporcionando un pretexto para que Estados Unidos ocupara la República Dominicana.

Campaña convencional Editar

Los infantes de marina de Estados Unidos desembarcaron en Santo Domingo el 15 de mayo de 1916. Antes de su desembarco, Jimenes renunció, negándose a ejercer un cargo "recuperado con balas extranjeras". [76] El 1 de junio, los marines ocuparon Monte Cristi y Puerto Plata. Ocuparon Monte Cristi sin encontrar resistencia, pero en Puerto Plata tuvieron que abrirse camino hacia la ciudad bajo el fuego pesado pero inexacto de unos 500 irregulares pro-Arias. Durante este desembarco, los infantes de marina sufrieron varias bajas, incluida la muerte del capitán Herbert J. Hirshinger, el primer infante de marina muerto en combate en la campaña dominicana. Las pérdidas de los insurgentes, aunque nunca se determinaron con precisión, fueron leves.

Una columna de marines al mando del coronel Joseph H. Pendleton marchó hacia Santiago de los Caballeros, donde las fuerzas rebeldes habían establecido un gobierno. En el camino, los dominicanos rompieron las vías del tren, lo que obligó a los marines a caminar. También quemaron puentes, retrasando la marcha. [77] Veinticuatro millas en la marcha, los marines se encontraron con Las Trencheras, dos cordilleras fortificadas que los dominicanos habían considerado invulnerables durante mucho tiempo: los españoles habían sido derrotados allí en 1864. A las 08:00 horas del 27 de junio, Pendleton ordenó a su artillería que golpea la línea de la cresta. Las ametralladoras ofrecieron fuego de cobertura. Un ataque de bayoneta despejó la primera cresta. El fuego de fusil eliminó a los rebeldes que amenazaban desde lo alto del segundo. [78] La importancia de esta batalla radica en el hecho de que esta fue la primera experiencia de Marines avanzando con el apoyo de artillería y ametralladoras modernas.

Una semana después, los marines se encontraron con otra fuerza rebelde atrincherada en Guayacanas. Los rebeldes mantuvieron el fuego de un solo tiro contra las armas automáticas de los marines antes de que los marines los ahuyentaran. La batalla fue importante en la historia del 4º de Infantería de Marina en la medida en que el regimiento adquirió posteriormente su primer destinatario de la Medalla de Honor. El primer sargento Roswell Winans, mientras manejaba su ametralladora, mostró un valor tan excepcional que más tarde se le otorgó el más alto honor militar de la nación. El sargento Winans obtuvo su premio por la valentía que demostró cuando durante un tiempo arrasó las líneas enemigas con su arma. Luego, cuando el arma se atascó, se dispuso a despejarla a la vista de los dominicanos sin tener en cuenta su seguridad personal. Con sus partidarios derrotados, Arias se rindió el 5 de julio a cambio de ser indultado. [79]

En San Francisco de Macorís, el gobernador Juan Pérez, partidario de Arias, se negó a reconocer al gobierno militar estadounidense. Utilizando unos 300 prisioneros liberados, se preparaba para defender la antigua estructura colonial española, el Fortazela. El 29 de noviembre, el teniente de la Marina de los EE. UU. Ernest C. Williams, cuyo destacamento estaba alojado en San Francisco, cargó contra las puertas de cierre del fuerte al anochecer con una docena de infantes de marina. Ocho fueron derribados, los demás, incluido Williams, entraron a la fuerza y ​​se apoderaron de la vieja estructura. Otro destacamento de marines se apoderó de la comisaría. Los refuerzos de los destacamentos cercanos pronto sofocaron el levantamiento. [80] Los esfuerzos posteriores del Cuerpo de Infantería de Marina en la "construcción del estado", como se le conoce comúnmente hoy en día, recibieron poca ayuda de los dominicanos. Las élites dominicanas, animadas por el resentimiento nacionalista por la toma de posesión de su país, se negaron a ayudar a los extranjeros a reestructurar su gobierno y su sociedad.

Ocupación Editar

El Congreso dominicano eligió al Dr. Francisco Henríquez y Carvajal como presidente, pero en noviembre, luego de que este se negó a cumplir con las demandas de Estados Unidos, Wilson anunció la imposición de un gobierno militar estadounidense, con el contraalmirante Harry Shepard Knapp como gobernador militar. El gobierno militar estadounidense implementó muchas de las reformas institucionales llevadas a cabo en los Estados Unidos durante la Era Progresista, incluida la reorganización del sistema tributario, la contabilidad y la administración, la expansión de la educación primaria, la creación de una fuerza policial a nivel nacional para unificar el país y la construcción de un sistema nacional de carreteras, incluida una carretera que une Santiago con Santo Domingo.

A pesar de las reformas, prácticamente todos los dominicanos resintieron la pérdida de su soberanía ante los extranjeros, pocos de los cuales hablaban español o mostraban una preocupación real por el bienestar de la nación, y el gobierno militar, incapaz de ganarse el respaldo de ningún prominente líder político dominicano, impuso estrictas leyes de censura y críticos de la ocupación encarcelados. En 1920, las autoridades estadounidenses promulgaron una Ley de Registro de Tierras, que disolvió la terrenos comuneros y desposeyó a miles de campesinos que carecían de títulos formales sobre las tierras que ocupaban, mientras legalizaba títulos falsos en manos de las empresas azucareras. En el sureste, los campesinos desposeídos formaron bandas armadas, llamadas gavilleros, librando una guerra de guerrillas que duró seis años, con la mayor parte de los combates en Hato Mayor y El Seibo. En un momento dado, los marines se enfrentaron de ocho a doce de esas bandas, cada una compuesta por varios cientos de seguidores. Las guerrillas se beneficiaron de un conocimiento superior del terreno y del apoyo de la población local, y los marines se basaron en métodos de contrainsurgencia cada vez más brutales. Sin embargo, las rivalidades entre varios gavilleros a menudo los llevaron a luchar entre sí e incluso a cooperar con las autoridades de ocupación. Además, los cismas culturales entre los campesinos (es decir, la población rural o campesina) y los habitantes de las ciudades impidieron que las guerrillas cooperaran con el movimiento nacionalista de clase media urbana.

El rebelde más notorio de Seibo fue un atrevido bandido dominicano con el nom de guerre de Vicentico Evangelista. En marzo de 1917, ejecutó brutalmente a dos civiles estadounidenses, ingenieros de una plantación de propiedad estadounidense, que fueron amarrados a los árboles, salvajemente tajados con machetes y luego abandonados colgando por hambrientos jabalíes. [81] Lideró a los perseguidores de los marines en una alegre persecución antes de rendirse el 5 de julio de ese año. Dos días después, Vicentico fue asesinado a tiros por los marines "mientras intentaba escapar". El 13 de agosto de 1918, una patrulla de marines de cinco hombres fue emboscada cerca de Manchado, cuatro marines murieron y el superviviente resultó herido. Para 1919 los marines habían recibido radios que facilitaban la coordinación de sus esfuerzos y seis biplanos Curtiss "Jenny" que les permitían ampliar el alcance de sus patrullas e incluso bombardear algunos puestos de avanzada guerrilleros. Los disturbios en las provincias orientales se prolongaron hasta 1922, cuando la guerrilla finalmente accedió a rendirse a cambio de una amnistía. Durante el curso de la campaña entre 1916 y 1922, los infantes de marina afirman haber matado o herido a 1.137 "bandidos", mientras que 20 infantes de marina murieron y 67 resultaron heridos. [74] (Cuarenta marineros estadounidenses murieron por separado cuando un huracán destrozó su barco en la costa rocosa de Santo Domingo).

En el valle de San Juan, cerca de la frontera con Haití, los seguidores de un curandero Vodu llamado Liborio resistieron la ocupación y ayudaron a los haitianos. cacos en su guerra contra los estadounidenses, hasta su muerte en 1922. Cuando las fuerzas haitianas y dominicanas comenzaron a luchar contra las intervenciones estadounidenses, sufrieron inmensamente debido a la superioridad del entrenamiento y la tecnología estadounidenses. Estaban mal armados y "una minoría de ellos portaba rifles de pólvora negra modelo antiguo, la mayoría iba a la batalla con espadas, machetes y picas". [82] Las armas obsoletas, así como la falta de entrenamiento y control institucional sobre las fuerzas armadas regionales aseguraron la preeminencia militar estadounidense en la región.

En lo que se conoce como la danza de los millones, con la destrucción de las granjas europeas de remolacha azucarera durante la Primera Guerra Mundial, los precios del azúcar subieron a su nivel más alto en la historia, de $ 5.50 en 1914 a $ 22.50 por libra en 1920. Las exportaciones de azúcar dominicanas aumentaron de 122.642 toneladas en 1916 a 158.803 toneladas en 1920 , ganando un récord de $ 45,3 millones. [83] Sin embargo, la producción europea de azúcar de remolacha se recuperó rápidamente, lo que, junto con el crecimiento de la producción mundial de caña de azúcar, llenó el mercado mundial, lo que provocó que los precios cayeran en picado a solo $ 2,00 a fines de 1921. Esta crisis impulsó a muchos de los azúcares locales plantadores en bancarrota, lo que permitió que los grandes conglomerados estadounidenses dominaran la industria azucarera. En 1926, solo quedaban veintiuna propiedades importantes, que ocupaban un estimado de 520.000 acres (2.100 km 2). De estas, doce empresas de propiedad estadounidense poseían más del 81% de esta área total. [84] Mientras que los plantadores extranjeros que habían construido la industria azucarera se integraron a la sociedad dominicana, estas corporaciones expandieron sus ganancias a los Estados Unidos. A medida que bajaban los precios, las plantaciones azucareras dependían cada vez más de los trabajadores haitianos. Esto fue facilitado por la introducción por parte del gobierno militar de trabajo por contrato regulado, el crecimiento de la producción de azúcar en el suroeste, cerca de la frontera con Haití, y una serie de huelgas de cocolo cortadores de caña organizados por la Universal Negro Improvement Association.

Retiro Editar

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1920, el candidato republicano Warren Harding criticó la ocupación y prometió una eventual retirada de Estados Unidos. Mientras Jimenes y Vásquez buscaban concesiones a Estados Unidos, el colapso de los precios del azúcar desacreditó al gobierno militar y dio lugar a una nueva organización política nacionalista, la Unión Nacional Dominicana, liderada por el Dr. Henríquez desde el exilio en Santiago de Cuba, Cuba, que exigió la retirada incondicional. Formaron alianzas con nacionalistas frustrados en Puerto Rico y Cuba, así como con críticos de la ocupación en los propios Estados Unidos, sobre todo La Nación y la Sociedad de Independencia Haití-San Domingo. En mayo de 1922, un abogado dominicano, Francisco Peynado, fue a Washington, DC y negoció lo que se conoció como el Plan Hughes-Peynado. Estipulaba el establecimiento inmediato de un gobierno provisional en espera de elecciones, la aprobación de todas las leyes promulgadas por el gobierno militar de los Estados Unidos y la continuación del tratado de 1907 hasta que se liquidaran todas las deudas externas de la República Dominicana. El 1 de octubre, Juan Bautista Vicini, hijo de un rico plantador de azúcar inmigrante italiano, fue nombrado presidente provisional y comenzó el proceso de retirada de Estados Unidos. El principal legado de la ocupación fue la creación de una Policía Nacional, utilizada por la Infantería de Marina para ayudar en la lucha contra las distintas guerrillas, y luego el principal vehículo del ascenso de Rafael Trujillo.

En contraste con la lucha tan romántica de los Rough Riders en el cerro San Juan en Cuba casi dos décadas antes, las campañas anti-rebeldes de los marines en la República Dominicana fueron candentes, a menudo impíamente incómodas y en gran parte desprovistas de heroísmo y gloria. [85]

Horacio Vásquez 1924–1930 Editar

La ocupación terminó en 1924, con un gobierno elegido democráticamente bajo el presidente Vásquez. La administración de Vásquez trajo gran prosperidad social y económica al país y respetó los derechos políticos y civiles. El aumento de los precios de los productos básicos de exportación y el endeudamiento del gobierno permitieron el financiamiento de proyectos de obras públicas y la expansión y modernización de Santo Domingo. [86]

Aunque se le consideraba un hombre de principios relativamente, Vásquez se había levantado en medio de muchos años de luchas políticas internas. En una maniobra dirigida contra su principal oponente, Federico Velásquez, en 1927 Vásquez acordó extender su mandato de cuatro a seis años. El cambio fue aprobado por el Congreso dominicano, pero era de discutible legalidad "su promulgación efectivamente invalidaba la constitución de 1924 que Vásquez había jurado defender previamente". [86] Vásquez también eliminó la prohibición contra la reelección presidencial y se postuló para otro período en las elecciones que se celebrarían en mayo de 1930. Sin embargo, sus acciones para entonces habían llevado a dudar de que la contienda fuera justa. [86] Además, estas elecciones se llevaron a cabo en medio de problemas económicos, ya que la Gran Depresión había reducido los precios del azúcar a menos de un dólar por libra.

En febrero, un abogado llamado Rafael Estrella Ureña proclamó una revolución en Santiago. Cuando el comandante de la Guardia Nacional Dominicana (la nueva designación de la fuerza armada creada bajo la Ocupación), Rafael Leonidas Trujillo Molina, ordenó a sus tropas que permanecieran en sus cuarteles, el enfermo y anciano Vásquez fue obligado al exilio y Estrella se proclamó presidente provisional. En mayo, Trujillo fue elegido con el 95% de los votos, habiendo utilizado al ejército para hostigar e intimidar al personal electoral y a los posibles opositores. Tras su toma de posesión en agosto, a petición suya, el Congreso dominicano proclamó el inicio de la 'Era de Trujillo'. [86]

La era de Trujillo 1931–1961 Editar

Trujillo estableció un control político absoluto mientras promovía el desarrollo económico —del que se beneficiaron principalmente él y sus seguidores— y una severa represión de los derechos humanos internos. [87] Trujillo trató a su partido político, El Partido Dominicano (Partido Dominicano), como sello de goma de sus decisiones. La verdadera fuente de su poder era el Guardia Nacional—Más grande, mejor armada y con un control más centralizado que cualquier fuerza militar en la historia de la nación. Al disolver las milicias regionales, los marines eliminaron la principal fuente de oposición potencial, dando a la Guardia "un virtual monopolio del poder". [88] Para 1940, el gasto militar dominicano era el 21% del presupuesto nacional. [89] Al mismo tiempo, desarrolló un elaborado sistema de agencias de espionaje. A fines de la década de 1950, había al menos siete categorías de agencias de inteligencia, que se espiaban entre sí y también al público. Todos los ciudadanos debían portar tarjetas de identificación y pases de buena conducta de la policía secreta. Obsesionado con la adulación, Trujillo promovió un extravagante culto a la personalidad. Cuando un huracán azotó a Santo Domingo en 1930, matando a más de 3.000 personas, reconstruyó la ciudad y la renombró Ciudad Trujillo: "Ciudad de Trujillo" también renombró la montaña más alta del país y del Caribe, Pico Duarte (Pico Duarte), Pico Trujillo. Se construyeron más de 1.800 estatuas de Trujillo, y todos los proyectos de obras públicas debían tener una placa con la inscripción "Era de Trujillo, Benefactora de la Patria". [90]

A medida que las plantaciones azucareras se dirigieron a Haití para la mano de obra migrante estacional, un número creciente de personas se estableció en la República Dominicana de forma permanente. El censo de 1920, realizado por el gobierno de ocupación estadounidense, arrojó un total de 28,258 haitianos que vivían en el país en 1935, había 52,657. [91] En octubre de 1937, Trujillo ordenó la masacre de hasta 38.000 haitianos, [92] la supuesta justificación es el apoyo de Haití a los exiliados dominicanos que conspiran para derrocar su régimen. Las matanzas fueron avivadas por el racismo de los dominicanos, quienes también desdeñaron el trabajo manual que los haitianos realizaban en condiciones de casi esclavitud. [93] Este evento más tarde se conoció como la Masacre del Perejil debido a la historia de que los soldados dominicanos identificaron a los haitianos por su incapacidad para pronunciar la palabra en español. perejil. [94] Posteriormente, durante la primera mitad de 1938, miles de haitianos más fueron deportados por la fuerza y ​​cientos asesinados en la región de la frontera sur. [95]

Para que la noticia de la matanza no se filtrara, Trujillo impuso una estricta censura en todos los envíos de correo y noticias. Un misionero estadounidense sorprendido, el padre Barnes, escribió sobre la masacre en una carta a su hermana. Nunca la alcanzó. Lo encontraron en el piso de su casa, asesinado brutalmente. [96] Pero la noticia se filtró y provocó la decisión de Estados Unidos, México y Cuba de realizar una investigación conjunta. El general Hugh Johnson, un exfuncionario del New Deal, hizo una transmisión nacional describiendo cómo mujeres haitianas habían sido apuñaladas y mutiladas, bebés con bayoneta y hombres atados y arrojados al mar para ahogarse. [96] La masacre fue el resultado de una nueva política que Trujillo denominó "dominanización de la frontera". Los nombres de los lugares a lo largo de la frontera se cambiaron de criollo y francés a español, se prohibió la práctica del vudú, se impusieron cuotas sobre el porcentaje de trabajadores extranjeros que las empresas podían contratar y se aprobó una ley que impide que los trabajadores haitianos permanezcan después de la zafra azucarera. Otro ejemplo de represión y prejuicio se produjo aproximadamente un año después de la muerte de Trujillo, el 28 de diciembre de 1962, cuando la comunidad campesina mayoritariamente dominico-haitiana [97] de Palma Sola, que desafiaba la situación racial, política y económica del país, fue bombardeado con napalm por la Fuerza Aérea Dominicana. [98]

Aunque Trujillo trató de emular al Generalísimo Francisco Franco, dio la bienvenida a los refugiados republicanos españoles después de la Guerra Civil Española. Durante el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial, la República Dominicana acogió a muchos judíos que huían de Hitler a quienes otros países les habían negado la entrada. Los judíos se establecieron en Sosua. [99] Estas decisiones surgieron de una política de blanquismo, estrechamente relacionada con la xenofobia antihaitiana, que buscaba sumar más personas de piel clara a la población dominicana promoviendo la inmigración desde Europa. Como parte de la política del Buen Vecino, en 1940, el Departamento de Estado de Estados Unidos firmó un tratado con Trujillo renunciando al control de las aduanas de la nación. Cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor, Trujillo siguió a los Estados Unidos al declarar la guerra a las potencias del Eje, a pesar de que había profesado abiertamente su admiración por Hitler y Mussolini. Durante la Guerra Fría, mantuvo estrechos vínculos con los Estados Unidos, declarándose el "Anticomunista Número Uno" del mundo y convirtiéndose en el primer presidente latinoamericano en firmar un Acuerdo de Asistencia de Defensa Mutua con los Estados Unidos. Un activo táctico de Estados Unidos en la Guerra Fría fue el sistema de rastreo de misiles establecido en toda la región, que comprendía una serie de estaciones individuales en países vecinos. Una de estas estaciones estaba ubicada en República Dominicana, lo que requirió negociaciones bilaterales para establecer la instalación y cooperación para operarla. Las filas de la misión militar de Estados Unidos en la República Dominicana aumentaron, ya que los entrenadores y mecánicos de aviones se unieron a los agregados de las cuatro ramas de servicio y su personal que trabajaba en la embajada de Estados Unidos. La estación de rastreo de misiles y la misión militar fueron los lazos más fuertes de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la República Dominicana, pero se convirtieron en pasivos a medida que la relación se agrió.

Poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, Trujillo construyó una fábrica de armas en San Cristóbal. Fabricaba granadas de mano, pólvora, dinamita, revólveres, rifles automáticos, carabinas, metralletas, ametralladoras ligeras, antitanques y municiones. Además, se produjeron algunas cantidades de morteros y bombas aéreas y se reconstruyó la artillería ligera.[100] Los cada vez más poderosos militares de Trujillo resistieron una serie de intentos de invasión de exiliados dominicanos de izquierda. El 19 de junio de 1949, un avión que transportaba rebeldes dominicanos desde Guatemala fue interceptado y destruido por los guardacostas dominicanos en Luperón, en la costa norte. Diez años después, el 14 de junio de 1959, los revolucionarios dominicanos lanzaron tres ataques simultáneos. En Estero Hondo y Maimón, en la costa norte, los rebeldes siguieron la táctica de Castro de aterrizar desde barcos, pero el poder aéreo y la artillería del gobierno dominicano abrumaron a los atacantes cuando aterrizaron. En Constanza, en las altas montañas cerca de la frontera con Haití, un pequeño grupo de exiliados armados llegó por aire. En esa ocasión entraron en acción los bombarderos pesados ​​de la Fuerza Aérea Dominicana pero fueron inexactos, alcanzando más civiles que guerrilleros. Fueron los campesinos dominicanos quienes localizaron y capturaron o asesinaron a la mayoría de los fugitivos, por lo que recibieron recompensas en efectivo del gobierno de Trujillo.

Trujillo y su familia establecieron un casi monopolio sobre la economía nacional. Al momento de su muerte, había acumulado una fortuna de alrededor de $ 800 millones, él y su familia poseían el 50-60% de la tierra cultivable, unos 700,000 acres (2,800 km 2), y los negocios propiedad de Trujillo representaban el 80% de la tierra cultivable. actividad comercial en la capital. [101] Explotó el sentimiento nacionalista para comprar la mayoría de las plantaciones de azúcar y refinerías de la nación a corporaciones estadounidenses operadas con monopolios de sal, arroz, leche, cemento, tabaco, café y seguros propiedad de dos grandes bancos, varios hoteles, instalaciones portuarias, una aerolínea. y la naviera dedujo el 10% de los salarios de todos los empleados públicos (aparentemente para su partido) y recibió una parte de los ingresos de la prostitución. [102] La Segunda Guerra Mundial trajo consigo una mayor demanda de exportaciones dominicanas, y la década de 1940 y principios de la de 1950 fue testigo de un crecimiento económico y una expansión considerable de la infraestructura nacional. Durante este período, la ciudad capital se transformó de un mero centro administrativo a un centro nacional de transporte e industria, aunque "no fue una coincidencia que los nuevos caminos a menudo llevaran a las plantaciones y fábricas de Trujillo, y los nuevos puertos beneficiaron a las empresas de transporte y exportación de Trujillo". " [103]

La mala gestión y la corrupción dieron lugar a importantes problemas económicos. A fines de la década de 1950, la economía se estaba deteriorando debido a una combinación de gastos excesivos en un festival para celebrar el 25 aniversario del régimen, gastos excesivos para comprar ingenios azucareros y plantas eléctricas de propiedad privada y la decisión de realizar una inversión importante en el estado. producción de azúcar que resultó económicamente infructuosa. En 1956, los agentes de Trujillo en Nueva York asesinaron a Jesús María de Galíndez, un exiliado vasco que había trabajado para Trujillo pero que luego denunció al régimen de Trujillo y provocó que la opinión pública en los Estados Unidos se volviera contra Trujillo. En junio de 1960, agentes de la policía secreta dominicana en Caracas utilizaron un coche bomba en un intento casi exitoso de matar al presidente Rómulo Betancourt de Venezuela, quien se había convertido en la voz principal del coro anti-Trujillo, quemándolo gravemente. Rastreando el ataque hasta Trujillo, la Organización de Estados Americanos (OEA) impuso sanciones por primera vez desde su creación en 1946, cortando los envíos de petróleo, entre otras cosas, a República Dominicana. Al negarse a dar marcha atrás, Trujillo arremetió contra los sacerdotes católicos que leyeron una carta pastoral desde el púlpito pidiendo un trato misericordioso para los opositores políticos. Una de sus últimas amenazas fue aliarse con la Unión Soviética, ya que él había insinuado que era una opción en el pasado.

Un grupo de disidentes dominicanos mató a Trujillo en una persecución en automóvil camino a su casa de campo cerca de San Cristóbal el 30 de mayo de 1961. Las sanciones continuaron vigentes después del asesinato de Trujillo. Su hijo Ramfis asumió la presidencia y reunió a todos los conspiradores. Fueron ejecutados sumariamente, algunos de ellos alimentados a tiburones. [104] En noviembre de 1961, el complot militar de la Rebelión de los Pilotos obligó a la familia Trujillo al exilio, huyendo a Francia, y el hasta entonces presidente títere Joaquín Balaguer asumió el poder efectivo.

La inestabilidad posterior a Trujillo 1961-1965 Editar

Ante la insistencia de Estados Unidos, Balaguer se vio obligado a compartir el poder con un Consejo de Estado de siete miembros, establecido el 1 de enero de 1962, que incluía a miembros moderados de la oposición. Las sanciones de la OEA se levantaron el 4 de enero y, luego de un intento de golpe, Balaguer renunció y se exilió el 16 de enero. El Consejo de Estado reorganizado, bajo el presidente Rafael Filiberto Bonnelly, encabezó el gobierno dominicano hasta que se pudieran realizar elecciones. Estas elecciones, en diciembre de 1962, fueron ganadas por Juan Bosch, un erudito y poeta que había fundado la oposición. Partido Revolucionario Dominicano (Partido Revolucionario Dominicano, o PRD) en el exilio, durante los años de Trujillo. Sus políticas izquierdistas, incluida la redistribución de tierras, la nacionalización de ciertas propiedades extranjeras y los intentos de poner a los militares bajo control civil, antagonizaron al cuerpo de oficiales militares, la jerarquía católica y la clase alta, que temía "otra Cuba".

La presidencia de Juan Bosch en 1963 condujo a uno de los períodos más tensos en las relaciones haitiano-dominicanas contemporáneas. Bosch apoyó los esfuerzos de los exiliados haitianos que se entrenaron para derrocar a François Duvalier, el represivo presidente de Haití. En abril de 1963, exoficiales del ejército haitiano supuestamente intentaron matar a los hijos de Duvalier, y muchos de los acusados ​​se refugiaron en las embajadas de países latinoamericanos en Puerto Príncipe, la capital de Haití. Cuando la policía haitiana allanó la embajada dominicana y mantuvo cautivos a 22 refugiados, República Dominicana rompió relaciones diplomáticas y amenazó con invadir Haití. La OEA medió en la disputa y alivió la tensión. Las tropas dominicanas, listas para invadir, se retiraron de la frontera y muchos de los refugiados obtuvieron un salvoconducto fuera de Haití. Las hostilidades estallaron nuevamente en septiembre de ese año cuando ambas partes se bombardearon entre sí a través de la frontera. La OEA volvió a intervenir para hacer las paces.

En septiembre de 1963, Bosch fue derrocado por un golpe militar de derecha encabezado por el coronel Elías Wessin y reemplazado por una junta militar de tres hombres. Bosch se exilió a Puerto Rico. Posteriormente, un triunvirato supuestamente civil estableció una dictadura de facto.

El 16 de abril de 1965, el creciente descontento generó otra rebelión militar el 24 de abril de 1965 que exigió la restauración de Bosch. Los insurgentes, oficiales reformistas y combatientes civiles leales al Bosch comandados por el coronel Francisco Caamaño, y que se autodenominaban constitucionalistas, dieron un golpe de Estado, apoderándose del palacio nacional. Inmediatamente, las fuerzas militares conservadoras, lideradas por Wessin y autodenominadas Leales, contraatacaron con ataques de tanques y bombardeos aéreos contra Santo Domingo. Unos días de agitación vieron intensos combates en las calles de la ciudad y una batalla campal en el puente principal sobre el río Ozama, donde los civiles utilizaron armas de fuego suministradas por sus aliados militares para repeler al cuerpo de tanques leales al gobierno militar, evitando que de entrar en la capital.

El 28 de abril, estos elementos del ejército anti-Bosch solicitaron la intervención militar de los Estados Unidos y las fuerzas estadounidenses aterrizaron, aparentemente para proteger a los ciudadanos estadounidenses y evacuar a los estadounidenses y otros ciudadanos extranjeros. El presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, convencido de la derrota de las fuerzas leales y temiendo la creación de "una segunda Cuba" [105] a las puertas de Estados Unidos, ordenó a las fuerzas estadounidenses que restablecieran el orden. En lo que inicialmente se conoció como Operación Power Pack, finalmente se ordenó a 27,677 soldados estadounidenses a la República Dominicana. [106] La 4ª Fuerza Expedicionaria de la Marina y la 82ª División Aerotransportada del ejército encabezaron la ocupación. Las unidades de Guerra Psicológica y Fuerzas Especiales también participaron en la acción.

Negada una victoria militar, los rebeldes constitucionalistas rápidamente hicieron que un congreso constitucionalista eligiera a Caamaño como presidente del país. Los funcionarios estadounidenses respondieron respaldando al general Antonio Imbert. El 7 de mayo, Imbert juró como presidente del Gobierno de Reconstrucción Nacional. El siguiente paso en el proceso de estabilización, según lo previsto por Washington y la OEA, fue concertar un acuerdo entre el presidente Caamaño y el presidente Imbert para formar un gobierno provisional comprometido con elecciones anticipadas. Sin embargo, Caamaño se negó a reunirse con Imbert hasta que varios de los oficiales leales, entre ellos Wessin y Wessin, fueran obligados a abandonar el país. El 13 de mayo, el general Imbert lanzó una ofensiva de ocho días para eliminar la resistencia rebelde al norte de la línea de comunicaciones. Durante el ataque, las tropas estadounidenses derribaron uno de los cinco Mustang P-51 del nuevo gobierno cuando accidentalmente bombardeó su posición. Las fuerzas de Imbert tomaron la parte norte de la capital, destruyeron muchos edificios y mataron a muchos civiles negros. [Nota 4] Las Naciones Unidas enviaron un equipo de derechos humanos para investigar presuntas atrocidades. [107]

Para el 14 de mayo, los estadounidenses habían establecido un "corredor de seguridad" que conectaba la Base Aérea de San Isidro y el Puente "Duarte" con el Hotel Embajador y la Embajada de los Estados Unidos en el centro de Santo Domingo, esencialmente sellando el área constitucionalista de Santo Domingo. Se establecieron barricadas y se realizaron patrullas continuamente. Unas 6.500 personas de muchas naciones fueron evacuadas a un lugar seguro. Además, las fuerzas estadounidenses transportaron por aire suministros de socorro para ciudadanos dominicanos.

A mediados de mayo, una mayoría de la OEA votó a favor de la Operación "Empuje hacia adelante", la reducción de las fuerzas estadounidenses y su reemplazo por una Fuerza de Paz Interamericana (IAPF). La Fuerza Interamericana de Paz se estableció formalmente el 23 de mayo. Las siguientes tropas fueron enviadas por cada país: Brasil - 1.130, Honduras - 250, Paraguay - 184, Nicaragua - 160, Costa Rica - 21 policías militares y El Salvador - 3 oficiales de estado mayor. El primer contingente en llegar fue una compañía de fusileros de Honduras que pronto fue respaldada por destacamentos de Costa Rica, El Salvador y Nicaragua. Brasil proporcionó la unidad más grande, un batallón de infantería reforzado. El general brasileño Hugo Panasco Alvim asumió el mando de las fuerzas terrestres de la OEA y el 26 de mayo las fuerzas estadounidenses comenzaron a retirarse.

El 15 de junio, los rebeldes lanzaron su último intento de escapar de su bastión de Ciudad Nuevo. Camaaño lanzó todas las mejores unidades y armas que le quedaban contra las líneas estadounidenses, y pronto las ráfagas de mortero alcanzaron a la 82 División Aerotransportada. [108] Aunque sus armas más pesadas eran cañones sin retroceso, la 82ª Aerotransportada derrotó a los rebeldes. [108] La lucha le costó a Estados Unidos cinco muertos y treinta y un heridos, tres de los cuales murieron más tarde. Los brasileños, que tenían órdenes de permanecer a la defensiva, sufrieron cinco heridos.

El maltrato que recibieron los constitucionalistas el día 15 los hizo más susceptibles, pero aún no comprometidos, a un arreglo negociado. La lucha continuó hasta el 31 de agosto de 1965, cuando se declaró una tregua. La mayoría de las tropas estadounidenses se fueron poco después cuando las operaciones policiales y de mantenimiento de la paz se entregaron a las tropas brasileñas, pero parte de la presencia militar estadounidense permaneció hasta septiembre de 1966. Un total de 44 soldados estadounidenses murieron, 27 en acción. 172 resultaron heridos en combate, al igual que seis brasileños y cinco paraguayos. Se estima que murieron entre 6.000 y 10.000 dominicanos, [109] muchos de ellos civiles muertos cuando la Fuerza Aérea Dominicana bombardeó sus poblados vecindarios de Santo Domingo antes de la invasión estadounidense. [110]

Segunda presidencia de Balaguer 1966-1978 Editar

En junio de 1966, Joaquín Balaguer, líder del Partido Reformista (que luego se convirtió en el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC)), fue elegido y reelegido para el cargo en mayo de 1970 y mayo de 1974, ambas veces después de la retirada de los principales partidos de oposición. al final de la campaña debido al alto grado de violencia de los grupos progubernamentales. El 28 de noviembre de 1966 se creó, firmó y entró en vigor una constitución. La constitución establece que el presidente fue elegido para un mandato de cuatro años. Si hubiera una elección cerrada, habría una segunda ronda de votaciones para decidir el ganador. La edad para votar era de dieciocho años, pero las personas casadas menores de dieciocho años también podían votar.

Restos del movimiento constitucionalista y algunos grupos dispersos de la izquierda dominicana comenzaron a planear una revolución y en febrero de 1973 Caamaño aterrizó repentinamente en una playa desolada en el suroeste. Junto con un pequeño grupo de apenas diez hombres se dirigió a las montañas que pretendían convertir en un centro para una campaña contra el gobierno de Balaguer. Pronto fueron localizados y perseguidos por un partido de 2.000 hombres, mientras que 1.400 líderes políticos, estudiantiles y laborales fueron arrestados en todo el país. A las dos semanas Caamaño y sus hombres fueron emboscados entre Constanza y San José de Ocoa y allí el herido y capturado Francisco Alberto Caamaño Deñó recibió un disparo en la cabeza de sus captores.

Balaguer lideró a República Dominicana a través de una profunda reestructuración económica, basada en la apertura del país a la inversión extranjera y al mismo tiempo protegiendo las industrias estatales y ciertos intereses privados. Este modelo de desarrollo dependiente y distorsionado produjo resultados desiguales. Durante la mayor parte de los primeros nueve años de Balaguer en el cargo, el país experimentó altas tasas de crecimiento (por ejemplo, una tasa promedio de crecimiento del PIB del 9,4% entre 1970 y 1975), hasta el punto de que la gente hablaba del "milagro dominicano". La inversión extranjera, principalmente estadounidense, así como la ayuda extranjera, fluyeron hacia el país. El azúcar, entonces el principal producto de exportación del país, gozaba de buenos precios en el mercado internacional y el turismo creció enormemente.

Sin embargo, este excelente desempeño macroeconómico no estuvo acompañado de una distribución equitativa de la riqueza. Mientras que un grupo de nuevos millonarios floreció durante las administraciones de Balaguer, los pobres simplemente se volvieron más pobres. Además, los pobres eran comúnmente el objetivo de la represión estatal, y sus reclamos socioeconómicos fueron etiquetados como "comunistas" y tratados en consecuencia por el aparato de seguridad del estado. [111] En las elecciones de mayo de 1978, Balaguer fue derrotado en su intento por un cuarto mandato consecutivo por Antonio Guzmán Fernández del PRD. Balaguer luego ordenó a las tropas que asaltaran el centro electoral y destruyeran las urnas, declarándose vencedor. El presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, se negó a reconocer el reclamo de Balaguer y, ante la pérdida de la ayuda exterior, Balaguer renunció.

Guzmán / Blanco interregnum 1978–1986 Editar

La toma de posesión de Guzmán el 16 de agosto marcó la primera transferencia pacífica del poder del país de un presidente libremente elegido a otro. A fines de la década de 1970, la expansión económica se desaceleró considerablemente a medida que bajaron los precios del azúcar y aumentaron los precios del petróleo. El aumento de la inflación y el desempleo disminuyeron el apoyo al gobierno y ayudaron a desencadenar una ola de emigración masiva de la República Dominicana a Nueva York, inmediatamente después de la migración similar de puertorriqueños en las décadas anteriores.

Las elecciones se llevaron a cabo nuevamente en 1982. Salvador Jorge Blanco del Partido Revolucionario Dominicano derrotó a Bosch ya un Balaguer resurgente.

Tercera presidencia de Balaguer 1986–1996 Editar

Balaguer completó su regreso al poder en 1986 cuando volvió a ganar la Presidencia y permaneció en el cargo durante los siguientes diez años. Las elecciones de 1990 estuvieron marcadas por la violencia y la sospecha de fraude electoral. Las elecciones de 1994 también vieron una violencia preelectoral generalizada, a menudo dirigida a intimidar a los miembros de la oposición. Balaguer ganó en 1994, pero la mayoría de los observadores sintieron que las elecciones habían sido robadas. Bajo la presión de Estados Unidos, Balaguer acordó celebrar nuevas elecciones en 1996. Él mismo no se postularía.

Desde 1996 Editar

Fernández: Primera administración 1996-2000 Editar

En 1996, Leonel Fernández Reyna, criado en Estados Unidos, de Bosch's Partido de la Liberación Dominicana (Partido de la Liberación Dominicana) obtuvo más del 51% de los votos, a través de una alianza con Balaguer. El primer punto de la agenda del presidente fue la venta parcial de algunas empresas estatales. Fernández fue elogiado por poner fin a décadas de aislacionismo y mejorar los lazos con otros países del Caribe, pero fue criticado por no combatir la corrupción ni paliar la pobreza que afectaba al 60% de la población.

Administración de Mejía 2000-2004 Editar

En mayo de 2000, el centroizquierdista Hipólito Mejía del PRD fue elegido presidente en medio del descontento popular por los cortes de energía en la industria eléctrica recientemente privatizada. Su presidencia vio una gran inflación e inestabilidad del peso en 2003 debido a la quiebra de tres importantes bancos comerciales del país debido a las malas políticas de los principales administradores. Durante el tiempo que le quedaba como presidente, tomó medidas para salvar a la mayoría de los ahorradores de los bancos cerrados, evitando una crisis importante. La moneda relativamente estable cayó de alrededor de 16 pesos dominicanos a 1 dólar de los Estados Unidos a alrededor de 60 DOP a US $ 1 y estaba en los 40 por dólar cuando dejó el cargo en agosto de 2004. En las elecciones presidenciales de mayo de 2004, fue derrotado por el ex presidente Leonel Fernández.

Fernández: Segunda administración 2004-2012 Editar

Fernández instituyó medidas de austeridad para desinflar el peso y rescatar al país de su crisis económica, y en el primer semestre de 2006 la economía creció un 11,7%. El peso se encuentra actualmente (2019) al tipo de cambio de c. 52 DOP a US $ 1.

Durante las últimas tres décadas, las remesas (remesas) de dominicanos que viven en el exterior, principalmente en los Estados Unidos, se han vuelto cada vez más importantes para la economía. De 1990 a 2000, la población dominicana de los EE. UU. Duplicó su tamaño, de 520,121 en 1990 a 1,041,910, dos tercios de los cuales nacieron en la propia República Dominicana. Más de la mitad de todos los dominicanos viven en la ciudad de Nueva York, con la mayor concentración en el vecindario de Washington Heights en el norte de Manhattan. Durante la última década, la República Dominicana se ha convertido en la mayor fuente de inmigración a la ciudad de Nueva York, y hoy el área metropolitana de Nueva York tiene una población dominicana más grande que cualquier ciudad excepto Santo Domingo. [112] Las comunidades dominicanas también se han desarrollado en Nueva Jersey (particularmente Paterson), Miami, Boston, Filadelfia, Providence, Rhode Island y Lawrence, Massachusetts. Además, decenas de miles de dominicanos y sus descendientes viven en Puerto Rico. Muchos dominicanos llegan ilegalmente a Puerto Rico por mar a través del Pasaje de la Mona, algunos se quedan y otros se trasladan al territorio continental de EE. UU. (Ver inmigración dominicana a Puerto Rico). Los dominicanos que viven en el extranjero enviaron aproximadamente $ 3 mil millones en remesas a familiares en casa, en 2006 [113] En 1997 entró en vigencia una nueva ley que permite a los dominicanos residentes en el exterior conservar su ciudadanía y votar en las elecciones presidenciales. El presidente Fernández, quien creció en Nueva York, fue el principal beneficiario de esta ley.

La República Dominicana participó en la coalición liderada por Estados Unidos en Irak, como parte de la Ultra Brigada Latinoamericana Plus liderada por España. Pero en 2004, la nación retiró a sus 300 soldados de Irak. [Nota 5]

Danilo Medina 2012-2020 y Luis Abinader 2020-presente Editar

Danilo Medina comenzó su mandato con una serie de controvertidas reformas tributarias para hacer frente a la problemática situación fiscal que enfrenta la nueva administración. En 2012, ganó la presidencia como candidato del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD). [114] En 2016, el presidente Medina ganó la reelección, derrotando al principal candidato opositor, el empresario Luis Abinader, con un amplio margen. [115]

En 2020 Luis Abinader, el candidato presidencial del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM) ganó las elecciones y se convirtió en el nuevo presidente, poniendo fin a los 16 años de gobierno del PLD desde 2004. [116]


Datos de República Dominicana para niños

  • La bandera nacional de la República Dominicana es increíblemente única. Es la única bandera en la palabra que tiene la Santa Biblia mostrada en ella. También es una de las banderas más antiguas del mundo. Fue adoptado el sexto (6) día de noviembre del año 1844. Tiene sus raíces en la bandera haitiana del siglo XIX (XIX).
  • La República Dominicana y Haití se unieron una vez como una sola entidad. En ese momento, la zona se llamaba Hispaniola. Toda la isla todavía se llama Hispaniola a pesar de que la tierra ahora está dividida en República Dominicana y Haití.
  • El idioma oficial de República Dominicana es el español. Esto significa que todos los documentos oficiales, menús de restaurantes y letreros de las calles están escritos en español. Otros idiomas que se hablan comúnmente son alemán, inglés, italiano y francés.
  • Hay una catedral en la República Dominicana que se cree que es la más antigua de América. Esta catedral data del año 1540 y está ubicada en Santo Domingo.
  • La capital de la República Dominicana es Santo Domingo, que también es la ciudad más antigua del "nuevo mundo".
  • La República Dominicana obtuvo su independencia oficial el día veintisiete (27) de febrero del año 1844.
  • Antes de obtener su independencia, la República Dominicana era conocida como Santo Domingo, que ahora es el nombre de la ciudad capital.
  • La principal industria de República Dominicana es el procesamiento de azúcar.
  • Las ballenas jorobadas visitan la isla todos los años entre diciembre y marzo. Se pueden ver desde la parte noroeste de la isla en la Bahía de Samaná.
  • Los miembros de las fuerzas armadas y la policía nacional no pueden votar en la República Dominicana. Quéjate de este anuncio
  • Si bien el turismo se ha convertido en una gran parte de los ingresos de la República Dominicana, sus principales fuentes son el tabaco, el café y el azúcar.
  • El clima en la República Dominicana permanece cálido y soleado durante la mayor parte del año. Debido a esto, el clima a menudo se conoce como un verano interminable.
  • El primer asentamiento europeo permanente en las Américas se ubicó en lo que hoy es la República Dominicana.
  • La República Dominicana tiene la economía más grande del Caribe y Centroamérica. También es el décimo (décimo) más grande de América Latina.
  • La República Dominicana fue una vez un cuartel general de piratas. Específicamente en el siglo XVII (XVII). Usaron esta área para reclutar gente nueva para asaltar los barcos del tesoro españoles.
  • El pueblo taíno habitó el área ahora conocida como República Dominicana a partir del siglo VII (VII). Todavía habitaban la isla cuando Cristóbal Colón desembarcó allí el día cinco (5) de diciembre del año 1492.
  • El deporte nacional de República Dominicana es el béisbol. Algunos de los mejores jugadores de béisbol del mundo son de República Dominicana.
  • La creación del estilo de música llamado merengue se le atribuye a la República Dominicana.
  • La famosa piedra de ámbar que tiene un mosquito prehistórico conservado en su interior que se ve en la popular película Jurassic Park, se encuentra permanentemente ubicada en el Museo del Ámbar ubicado en Puerto Plata en República Dominicana.
  • Hay una piedra preciosa llamada Larimar o Piedra de Stella que solo se puede encontrar en República Dominicana. Es una rara variedad azul de pectolita mineral de silicato. El color y el tono varían, puede ser azul profundo, azul verdoso, azul claro y blanco.

La historia de Dominica

Prístino y bien conservado, no hay mejor lugar para sumergirse en la auténtica cultura caribeña que en Dominica.

NUESTRA HISTORIA

Geológicamente hablando, Dominica es una de las islas más jóvenes de la cadena caribeña. Tiene 26 millones de años y sigue evolucionando activamente con una actividad geotérmica continua.

Los primeros habitantes de Dominica y rsquos, los Ortoroides, llegaron de América del Sur alrededor del 3100 a.C. y permanecieron en la isla hasta alrededor del 400 a.C. Luego vinieron los arahuacos, que se establecieron alrededor del año 400 d.C. Para 1400, los kalinago o 'ldquoCaribs' se trasladaron agresivamente por el Caribe desde América del Sur, eliminando a los arawak de la región, incluida Dominica. Cuando Colón marcó el comienzo de la era de la colonización de Dominica en 1493, la misma suerte que corrieron los arahuacos amenazaría a los caribes.

Ignorando el nombre Kalinago de & ldquoWaitukubuli & rdquo, Colón renombró la isla Dominica cuando tocó tierra por primera vez un domingo. El Kalinago resistió con éxito los esfuerzos de la colonización española, pero los británicos y franceses se sucedieron desde el siglo XVII en adelante, luchando entre sí, y el Kalinago, para reclamar la isla. A través de las muchas batallas y devastado por las enfermedades, Kalinago perdió gradualmente el control de la isla, huyendo de regreso a América del Sur. Sin embargo, en la actualidad quedan aproximadamente 2.000 kalinago en la isla, la mayoría de los cuales vive en el territorio de Kalinago en el noreste de Dominica. Puede notar que muchos nombres de pueblos en Dominica y sus alrededores son una mezcla de kalinago, francés e inglés y mdash, lo que refleja las luchas de poder de los últimos 500 años.

El 3 de noviembre de 1978, la isla logró su independencia de Gran Bretaña. La nueva era de libertad e independencia trajo consigo mayores desafíos, así como luchas económicas y políticas. Sin embargo, a mediados de la década de 1980, Dominica se había establecido como un país estable y pacífico. El éxito del comercio del banano, la principal exportación de la isla y rsquos, trajo dinamismo económico a la isla. En 1992, sin embargo, Dominica experimentó fuertes caídas en las exportaciones de banano con la pérdida de su acceso preferencial al mercado del Reino Unido.

Hoy en día, el Gobierno de Dominica está invirtiendo fuertemente en turismo para impulsar el desarrollo económico, centrándose en la belleza natural insuperable de la isla y los rsquos, y la popularidad del buceo, el senderismo, el bienestar y los recorridos ecológicos.

PERSONAS + CULTURA

Dominica es un tapiz vibrante de las culturas europea y africana, y el Caribe y los rsquos son la única población restante de indios caribes precolombinos. Propiamente conocidos como Kalinago, los pueblos indígenas de Dominica y rsquos habitan un territorio o reserva de 3700 acres en la costa este de la isla. Migrando en oleadas desde América del Sur desde el año 3000 a. C., varias tribus hicieron de Dominica su hogar y para el año 1000 d. C. estaban bien asentadas, llamando a la isla & ldquoWaitukubuli & rdquo, que significa & lsquotall es su cuerpo & rsquo en el idioma kalinago.

A pesar de resistir ferozmente a la colonización europea durante siglos, los Kalinagos finalmente sucumbieron a la enfermedad, la codicia y la tiranía desatadas por las fuerzas colonizadoras españolas, inglesas y francesas. Su control sobre la isla se desvaneció lentamente con cada gran ofensiva europea. En 1903, el administrador británico en ese momento, Hesketh Bell, acordó asignar 3.700 acres a los caribes y también reconoció oficialmente al jefe caribe con adornos ceremoniales y una asignación financiera.

En la actualidad, aproximadamente 2.145 Kalinago habitan este enclave que ahora se conoce como Territorio de Kalinago. Los visitantes deben hacer trizas cualquier ilusión de encontrar un pueblo primitivo en faldas de hierba practicando rituales antiguos. Poco hay que los diferencie del resto de la población. Sin embargo, todavía es posible vislumbrar sus raíces ancestrales, especialmente a partir de su oficio, construcción de canoas y atributos físicos. Ciertamente, es común encontrar dependencias con diseño tribal original, repletas de actividad cultural tradicional.


  • Región: Caribe y Américas
  • Población: 72.000 (2018)
  • Superficie: 750 kilómetros cuadrados
  • Capital: Roseau
  • Se incorporó a la Commonwealth: 1978, tras la independencia de Gran Bretaña

Elecciones

Dominica recibió capacitación sobre la Iniciativa para Profesionales Electorales del Commonwealth (CEP) en mayo de 2018. Sus funcionarios electorales mejoraron sus conocimientos sobre la financiación de campañas y partidos, la participación de las mujeres y los nuevos medios de comunicación.

La Commonwealth envió un Grupo de Observadores de la Commonwealth para observar las elecciones de 2019 en Dominica.

Derechos humanos

En una sesión de trabajo celebrada en abril de 2019, la Secretaría ayudó al Ministerio de Relaciones Exteriores y Asuntos de la CARICOM de Dominica a mejorar la presentación de informes sobre derechos humanos en el marco del proceso de Examen Periódico Universal (EPU) de las Naciones Unidas. Dominica decidió establecer un instrumento para la presentación de informes y el seguimiento como resultado de esta asistencia.

Anti corrupcion

En 2018-19, la Secretaría brindó capacitación en liderazgo y gestión a altos funcionarios de la agencia anticorrupción de Dominica.

Juventud

De julio de 2016 a enero de 2017, la Secretaría envió un experto a Dominica para ayudar a redactar una nueva Política Nacional para la Juventud. La Secretaría también ayudó a Dominica a mejorar sus políticas para alentar a los jóvenes a establecer empresas.

Comercio

La oficina de Ginebra de la Commonwealth ayudó a Dominica a desarrollar habilidades en las negociaciones comerciales internacionales.

Carta azul

Dominica es miembro del Grupo de Acción de Áreas Marinas Protegidas.


Visión general

Durante los últimos 25 años, la República Dominicana (RD) ha experimentado un período notable de sólido crecimiento económico. La economía continuó su rápida expansión en los años previos a la pandemia de COVID-19, y entre 2015 y 2019 la tasa de crecimiento anual del PIB de la República Dominicana promedió el 6,1%. El turismo, las remesas, la inversión extranjera directa, los ingresos de la minería, las zonas francas y las telecomunicaciones han ayudado a que la República Dominicana sea una de las economías de más rápido crecimiento en la región de América Latina y el Caribe (ALC), y en 2019 el país estaba en realizar un seguimiento para hacer realidad su ambición de lograr el estatus de altos ingresos para 2030.

Sin embargo, el impacto global provocado por la pandemia de COVID-19 ha impactado significativamente la economía de la República Dominicana, provocando una fuerte contracción en el segundo trimestre de 2020 en sectores críticos como el turismo, la construcción y la minería. El PIB se contrajo un 6,7% en 2020 y se prevé que crezca un 5,5% en 2021, pero se mantendrá por debajo de su potencial en 2021 y 2022. La pandemia ha ejercido una intensa presión sobre los ingresos y gastos fiscales, pero en 2021 una combinación de recuperación económica y mejoras en Se proyecta que la eficiencia del gasto público contribuya a que el déficit fiscal vuelva a una trayectoria sostenible. Mientras tanto, la gestión eficaz de la deuda y el desarrollo de los mercados de capital locales serán cada vez más importantes para salvaguardar la sostenibilidad de la deuda a largo plazo y limitar la exposición al riesgo cambiario.

Durante la última década, el crecimiento económico en la República Dominicana ha reducido sustancialmente las tasas de pobreza y ha apoyado la expansión de la clase media. Sin embargo, las disparidades en el acceso a las oportunidades económicas y los servicios públicos siguen siendo profundas. Las tasas de pobreza son persistentemente altas en las áreas rurales y las mujeres enfrentan desafíos desproporcionados en todo el país. A pesar de un aumento en el gasto social para mitigar el impacto de la crisis pandémica, las estimaciones oficiales indican que la pobreza aumentó en 2,4 puntos porcentuales hasta el 23,4 por ciento en 2020, lo que representa más de un cuarto de millón de personas (270.000) cayendo en la pobreza. La inversión pública y las políticas específicas para acelerar la recuperación de los sectores industrial y agrícola serán vitales para fomentar un crecimiento renovado y revertir el aumento de la tasa de pobreza.

La pandemia de COVID-19 ha empujado a la República Dominicana a su primera recesión en casi 17 años. Hasta el último trimestre de 2020, se estima que se han perdido 191.273 puestos de trabajo desde marzo, con implicaciones especialmente negativas para los hogares pobres, las mujeres y los trabajadores informales. La participación laboral se recuperó al 61,1 por ciento en el cuarto trimestre de 2020 desde el 56,6 por ciento en el segundo trimestre, pero permanece por debajo del 65,4 por ciento del cuarto trimestre de 2019. El sector informal se recuperó más rápido que el empleo formal y representó el 51,3 por ciento del empleo total en el cuarto trimestre de 2020 en comparación con el 48,4 por ciento del año anterior. . La reforma estructural necesaria para acelerar la formalización incluye nivelar el campo de juego competitivo para los nuevos participantes, pequeñas empresas y proveedores locales, y actualizar las regulaciones comerciales.

Si bien los formuladores de políticas se centran en los desafíos urgentes que plantea la pandemia, la República Dominicana sigue en alto riesgo de huracanes, inundaciones y otros eventos climáticos extremos. El acceso a servicios adecuados de agua y saneamiento ha mejorado desde principios de la década de 2000, pero la exposición de la República Dominicana al cambio climático amenaza estos avances. Los esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático deben complementarse con una mejor gestión de los recursos naturales, especialmente los activos costeros y marinos de los que depende gran parte de la economía de la República Dominicana.

A medida que la pandemia retrocede, la inversión en capital humano será vital para el continuo crecimiento y desarrollo de la República Dominicana. El Índice de Capital Humano 2020 estima que un niño nacido en la República Dominicana hoy será solo la mitad de productivo durante su vida de lo que hubiera sido si hubiera recibido una educación completa y una atención médica adecuada. La República Dominicana ha logrado grandes avances en la expansión del acceso a la educación y la atención médica, pero la calidad desigual de estos servicios sigue siendo un obstáculo importante para el crecimiento económico de base amplia y el desarrollo del capital humano. Para reactivar el crecimiento intensivo en empleo, favorable a los pobres y mejorar su competitividad económica, la República Dominicana debe fortalecer los vínculos productivos entre las empresas nacionales y exportadoras, reducir los costos administrativos de la burocracia, mejorar la confiabilidad del suministro de electricidad y ampliar el acceso al crédito. La rapidez y eficacia con que el gobierno adopte estas reformas determinará en gran medida el impacto a largo plazo de la pandemia en la pobreza, el empleo y el crecimiento económico.

La estrategia del Grupo del Banco Mundial (GBM) en la República Dominicana se basa en fortalecer las condiciones para un crecimiento equitativo, mejorar la prestación de servicios a los hogares pobres y desarrollar una resiliencia multidimensional a los impactos económicos y ambientales. Durante la última década, los compromisos del GBM se han centrado en el crecimiento y la competitividad, las instituciones públicas, el suministro de electricidad, el desarrollo del capital humano, las salvaguardias ambientales y la gestión de los recursos naturales.

En junio de 2021, la cartera de recuperación de desastres de 468,5 millones de dólares del Banco Mundial respaldaba proyectos en los sectores de educación, protección social, electricidad, agua y agricultura resiliente. En marzo de 2020, el Banco Mundial desembolsó US $ 150 millones de una línea de crédito contingente para respaldar la respuesta del gobierno al COVID-19, y otros US $ 100 millones en asistencia relacionada con la pandemia se desembolsaron en diciembre del mismo año. El trabajo de asesoría y análisis del GBM recientemente completado incluye un gasto público con un enfoque en protección social y agua, un diagnóstico de trabajo y un análisis de inversión en infraestructura. El trabajo analítico actual se centra en el desarrollo territorial, la protección de los consumidores, un memorando económico del país y el apoyo a las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC).

El programa de RD de la Corporación Financiera Internacional (CFI) es el más grande entre los países del Caribe, con una cartera de 505,3 millones de dólares en mayo de 2021, incluidos 212,2 millones de dólares que se movilizaron. Los pilares estratégicos de la CFI para la RD son: (i) aumentar la inclusión financiera y social, (ii) fortalecer la competitividad y (iii) mejorar la resiliencia ante eventos climáticos adversos en apoyo de la electricidad, el transporte, la banca y los sectores con alto potencial de empleo, como como turismo.

La Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) emitió una garantía de US $ 107,6 millones para brindar un seguro de riesgo político para el desarrollo de una carretera de peaje diseñada para unir zonas turísticas.

El Banco Mundial y la CFI están fortaleciendo su colaboración en áreas como la electricidad, el acceso a la financiación entre las pequeñas y medianas empresas, el desarrollo de los mercados de capitales y las asociaciones público-privadas, en consonancia con las prioridades del gobierno. El diálogo con los formuladores de políticas en torno a un nuevo Marco de Asociación de País del GBM se centra en navegar por el incierto entorno global posterior a la pandemia y sentar las bases para un nuevo período de crecimiento sólido, inclusivo y favorable a los pobres.

Los proyectos financiados por el Grupo del Banco Mundial han arrojado ganancias sustanciales en áreas críticas, que incluyen:


Datos básicos sobre la República Dominicana

Detalles Información de hecho
Capital Santo Domingo
Zona 48,442 Kilómetros cuadrados
Gobierno República Democrática
Independencia 27 de febrero de 1844
Idioma Español
Deporte Béisbol
AVE nacional Cigua Palmera, the Palmchat, en inglés
Flor nacional Rosa de Bayahibe
Árbol nacional Caoba de las Indias Occidentales
Grupos étnicos Blanco 16%, Negro 11%, Mixto 73%
Población 10,349,741 (julio de 2014 est.)
Religión Católico romano (95%)
Lema & # 8220Dios, Patria, Libertad & # 8221, que significa & # 8220Dios, Patria, Libertad & # 8221.
Divisa Peso dominicano
Clima Clima mayoritariamente tropical, una pequeña variación en la temperatura estacional, también hay una notable variación estacional en la lluvia.

Historia general de República Dominicana condensada

La República Dominicana es una isla en el Caribe que tiene una historia rica y única que comienza con el Pueblo Indígena Taino, La Conquista Española, el Dominio Haitiano hasta la actualidad.

Antes de la historia escrita

Antes de que los europeos llegaran a la isla Hispaniola y afirmaran que eran los llamados & # 8220discoverers & # 8221 de toda la isla, fue ocupada por los indios taínos.

Los taínos vivían en la isla que amorosamente llamaban Quisqueya. En el idioma taíno esto significa & # 8220Tierra para la cual no hay ninguna mejor & # 8221.

Los pacíficos taínos (hicieron guerra con tribus vecinas como los sanguinarios caribes) casi total desaparición coincidió con la llegada de los españoles y su abuso de estos habitantes originarios de esta pequeña isla. Estos & # 8220savages & # 8221, como los europeos pensaban de ellos, que habían gobernado la isla, ahora perdieron su forma de vida y finalmente la mayoría perdieron la vida debido a esta invasión de los Blancos. La nación taína estaba condenada en el momento en que Cristóbal Colón invadió su amada isla.

La llegada de los extranjeros

Cristóbal Colón, en español Cristóbal Colón, llegó a la isla en el barco La Santa María. Fueron otros dos barcos que lo acompañaron, La Pinta y La Niña. Encontró la isla por primera vez el 12 de octubre de 1492.

Colón aterrizó por primera vez en una de las islas de las Bahamas.Más tarde ese año también encontró Cuba y una isla que llamó La Isla Española (estaba en el lado occidental de la isla).

Cuando Colón regresó a España después de visitar Hispanola, dejó atrás a algunos de sus hombres. Se les indicó que buscaran el oro que él creía que estaba en la isla.

Cuando Colón hizo su segundo viaje, regresó a la isla solo para encontrar que la gente que dejó en Hispaniola había desaparecido. Se suponía que todos habían muerto.

La flota de 17 barcos siguió viajando por la costa hacia el este. Finalmente, al detenerse para crear un puesto fortificado, Christopher dejó a su hermano y a algunos hombres en la isla. Se les ordenó que buscaran en el interior de la isla ese oro codiciado y prometido. Colón se fue y continuó su búsqueda, buscando en otra parte el oro que le prometió a la Reina.

En la primavera de 1494, la isla Hispaniola fue colonizada. La isla que Colón declaró ser & # 8220La isla más hermosa que los ojos humanos hayan visto jamás & # 8221 es donde quería que sus restos entraran para descansar para siempre.

Los primeros europeos se establecieron en La Española en 1496.

El hermano de Cristóbal, Bartolomé Colón fundó Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, oficialmente el 5 de agosto de 1498. La ciudad, originalmente llamada La Isabela, es la ciudad europea más antigua fundada por europeos en el & # 8220New World & # 8221. Es la ciudad colonial más antigua de todas las Américas.

Santo Domingo fue el lugar de origen de gran parte de la exploración y conquista del Nuevo Mundo a lo largo de su primer siglo de existencia. El & # 8220descubrimiento & # 8221 de Puerto Rico liderado por Ponce de León, la conquista de México liderada por Cortez, y el primer avistamiento del Océano Pacífico liderado por Balboa, todo comenzó aquí en Santo Domingo.

El famoso pirata Francis Drake invadió el asentamiento en 1568 y debilitó el dominio español sobre La Española. Los españoles abandonaron la ciudad y se la dejaron a Drake y los piratas durante más de 50 años. Permaneció así hasta que los franceses invadieron el lado oeste de la isla en 1655. Después de muchos tratados y anexiones forzosas, la parte de la isla originalmente llamada por Santo Domingo tenía menos de la mitad de su tamaño original.

Comandado por Toussaint Louverture, los haitianos se apoderaron de la isla en 1822. Gobernaron la isla durante 22 años, luchando por su independencia perdida.

Los españoles se independizaron nuevamente del dominio haitiano el 27 de febrero de 1844. Gracias a sus líderes Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Ramón Matías Mella. Fue entonces cuando la parte española de la isla se conoció como República Dominicana (República Dominicana). Los haitianos fueron totalmente derrotados en 1861 y enviados a su propio lado de la isla. La lucha por mantener el control del país continuó, incluso después de que se obtuvo la independencia española.

Historia más reciente

En 1916, los Estados Unidos de América, queriendo tener más poder e influencia en la República Dominicana, utilizaron la Primera Guerra Mundial como excusa para traer a los Marines. Vinieron a & # 8220proteger & # 8221 al país contra las & # 8220bad & # 8221 potencias europeas.

Estados Unidos cambió la infraestructura del país para beneficiarlos mejor. La República Dominicana tuvo sus primeras elecciones, algo libres, en 1924 que pusieron en el poder a Rafael Leonidas Trujillo.

Estados Unidos finalmente decidió dejar República Dominicana para cuidar de sí misma. Poco después Trujillo pudo hacerse con el poder. En 1930 se hizo cargo por completo. La dictadura de Trujillo terminó el 30 de mayo de 1961 con su ejecución por emboscada. Murió como uno de los hombres más ricos del mundo.

Después de esto hubo muchos problemas políticos y económicos y el país estaba en crisis. Los marines estadounidenses regresaron en 1965 para ocupar nuevamente el país. Esta vez porque dijeron que el levantamiento fue culpa de los comunistas. Estados Unidos se fue cuando el Dr. Joaquín Balaguer fue elegido presidente por segunda vez (muchos dicen que la elección fue fijada). A través de todas estas luchas políticas y guerras civiles, el país se independizó.

1992 marcó el 500 aniversario, El Quinto Centenario, de Cristóbal Colón & # 8217 apertura de Las Américas a la colonización de los europeos.

En honor a esta ocasión se erigió el Faro a Colón, Faro a Colón, con un costo aproximado de 400 millones de pesos dominicanos. Esta estructura maciza tiene forma de cruz. Se afirma que el edificio alberga los restos de Cristóbal Colón. El museo también alberga muchas exhibiciones y artículos históricos.

Faro a Colón es increíble de ver tanto de día como de noche cuando está completamente iluminado. Las espectaculares luces en la parte superior del edificio forman una cruz en el cielo por la noche (las luces solo se muestran en ocasiones especiales debido a los problemas de electricidad) que se puede ver a grandes distancias.

Y ahora Ciudad Colonial & # 8230

Zona Colonial, Zona Colonial o Ciudad Colonial es la ciudad más antigua de Las Américas en la isla Hispaniola en el país de República Dominicana. Es un pequeño pueblo ubicado en la ciudad capital Santo Domingo de Guazmán. Limita con el Río Ozama y el Mar Caribe. Hay muchos sitios históricos que fueron construidos durante la época de exploración, explotación y colonización del & # 8220New World & # 8221.

Gran parte de la ciudad original todavía se puede ver hoy. La catedral, el monasterio, la universidad y el hospital se encuentran entre muchos de los & # 8220firsts & # 8221 que sucedieron aquí. Los edificios, casas e iglesias del siglo XVI donde se pueden ver los estilos arquitectónicos españoles del viejo mundo de la época. Muchos de estos edificios están en excelentes condiciones y son una maravilla para la vista.

La Zona Colonial (y los sectores circundantes, incluidos San Miguel, San Lázaro, Santa Bárbara, San Antón, San Carlos, Atarazana y Ciudad Nueva) es una maravillosa mezcla del pasado y el presente. Lo antiguo y lo nuevo se entrelazan para crear una experiencia única para los visitantes.

Viva la historia. Camina por nuestras calles. Visite nuestros museos y lugares de interés histórico. Cene en nuestros restaurantes. Conoce a nuestra gente. Baila al ritmo de la música. Harás recuerdos duraderos. Algo que recordará toda la vida. Aquí en la tierra de los primeros en & # 8220The Americas & # 8221

Los & # 8220Firsts & # 8221

La ciudad de Santo Domingo fue sede de muchos eventos históricos y muchos de los monumentos que se encuentran aquí son de los primeros 50 años de la conquista europea de América. Por eso tenemos el título
& # 8220La cuna de América & # 8221.

1. Primer mapa: dibujo de la costa noreste por Cristóbal Colón (1493) (mapas antiguos)
2. Primera Villa Europea de América: La Isabela (1494)
3. Primera Orden Religiosa: Fraile de San Francisco (1494)
4. Primera misa oficiada en las Américas: 6 de enero de 1494.
5. Primera Capital de las Américas: Santo Domingo (1496-98)
6. Primer Monasterio: San Francisco (1502)
7. Primer Hospital: San Nicolás de Bari (1503)
8. Primera Casa de Contratos (1503)
9. Primera Universidad: Universidad de Santo Domingo (1538)
10. Primera Catedral: Nuestra Señora de la Encarnación (1541)

Tesoros culturales

Hay muchos tesoros culturales ubicados en toda República Dominicana. En 2010 hubo una votación por parte de la Oficina Internacional de Capitales de la Cultura. La oficina ayuda a las personas a notar lugares culturales importantes en todo el mundo. Este año se centraron en República Dominicana. Había 27 candidatos para el tesoro, y la mayoría estaban en la Zona Colonial. Recibieron 18.420 votos.

Esta es una lista de los lugares votados y el número de votos recibidos. Puede encontrar información acerca de estas ubicaciones en la sección Lugares de interés de la Zona Colonial.

1) Alcázar de Colón & # 8211 4344 votos
2) Catedral Santa María de la Encarnación & # 8211 2560
3) Fortaleza Ozama & # 8211 2369
4) Museo de las Casas Reales & # 8211 1275
5) Jardín Botánico & # 8211 1117
6) Malecón & # 8211 1092
7) Palacio de Bellas Artes & # 8211 1024
8) Barrio Chino & # 8211 972
9) Calle Las Damas & # 8211 485
10) Palacio Nacional & # 8211 443
11) Hospital San Nicolás de Bari (ruinas) & # 8211308
12) Panteón Nacional & # 8211 284
13) Parque de los Tres Ojos de Auga & # 8211 246
14) Altar de la Patria & # 8211 238
15) Hostal Nicolás de Ovando & # 8211 223
16) Monasterio de San Francisco (ruinas) & # 8211 208
17) Faro a Colón & # 8211 196
18) Alcantarilla Colonial & # 8211 193
19) Iglesia del Convento Dominico & # 8211 184
20) Calle El Conde & # 8211 181
21) Casa de Juan Pablo Duarte & # 8211 125
22) Reales Atarazanas & # 8211 116
23) Casa de Tostado & # 8211 66
24) Parque de la Independencia & # 8211 49
25) Ceiba de Colón & # 8211 46
26) Urna original de los restos del almirante Don Cristóbal Colón & # 8211 39
27) Palacio Consistorial & # 8211 37


Ver el vídeo: Datos Interesantes de la Historia Dominicana