Alivio egipcio de una mujer y un niño

Alivio egipcio de una mujer y un niño


Alivio egipcio de una mujer y un niño - Historia

Verse bien y estar limpio era muy importante para los egipcios. Casi todo el mundo, hombres y mujeres, usaba algún tipo de joyería. Los ricos usaban joyas de oro y plata, mientras que los más pobres usaban cobre.


Cosecha egipcia
de la enciclopedia de Oxford del antiguo Egipto

El maquillaje también era importante. Tanto hombres como mujeres usaban maquillaje. Tenían estuches de cosméticos que llevarían consigo. El principal tipo de maquillaje utilizado fue la pintura para ojos.

Debido a que hacía tanto calor, la mayoría de la gente vestía ropa blanca de lino. Los hombres usaban faldas escocesas y las mujeres vestían un vestido recto. Los esclavos y los sirvientes usarían telas estampadas.

La familia promedio vivía en un pueblo de casas de barro cocidas por el sol. Las casas eran bastante pequeñas con pocas ventanas o muebles. Tenían techos planos en los que la gente dormía en verano cuando hacía demasiado calor adentro.

El alimento básico del plebeyo era el pan. También tenían frutas, verduras, cordero y cabras como alimento. Tenían hornos de barro para cocinar y solían utilizar platos de barro. La bebida principal era cerveza de cebada.

¿Qué tipo de trabajos tenían?

  • Agricultores - la mayoría de la gente eran agricultores. Cultivaron cebada para hacer cerveza, trigo para pan, verduras como cebollas y pepinos, y lino para hacer lino. Cultivaron sus cultivos cerca de las orillas del río Nilo, donde el rico suelo negro era bueno para los cultivos.
  • Artesanos - Hubo una gran variedad de trabajos de artesanos. Incluían carpinteros, tejedores, joyeros, trabajadores del cuero y alfareros. La habilidad de un artesano determinaría su éxito.
  • Soldados - Convertirse en soldado fue una oportunidad para que una persona ascendiera en la sociedad. La mayoría de los soldados eran lacayos. Había una jerarquía bien definida en el ejército egipcio. En tiempos de paz, los soldados ayudarían con proyectos gubernamentales como mover piedra para una pirámide o cavar un canal.
  • Escribas - Los escribas eran personas importantes en el Antiguo Egipto ya que eran las únicas personas que sabían leer y escribir. Los escribas procedían de familias adineradas y necesitaron años de formación para aprender los complejos jeroglíficos egipcios.
  • Sacerdotes y sacerdotisas - Los sacerdotes y sacerdotisas eran responsables de los templos y realizaban ceremonias religiosas.


Mariscos del Proyecto Yorck

La dinastía ptolemaica

Hasta el día en que asumió abiertamente una realeza independiente como Ptolomeo I Soter, el 7 de noviembre de 305 a. C., Ptolomeo usó solo el título de sátrapa de Egipto, pero la gran estela jeroglífica del sátrapa, que había inscrito en 311 a. confianza en sí mismo que trasciende su papel virreinal. Dice: “Yo, Tolomeo el sátrapa, restituyo a Horus, el vengador de su padre, el señor de Pe, y a Buto, la dama de Pe y Dep, el territorio de Patanut, desde este día en adelante para siempre, con todas sus aldeas, todas sus ciudades, todos sus habitantes, todos sus campos ". La inscripción enfatiza el papel del propio Ptolomeo en arrebatar la tierra a los persas (aunque el epíteto de Soter, que significa "Salvador", no fue el resultado de sus acciones en Egipto, sino de la gratitud del pueblo de Rodas por haberlos liberado de un asedio en 315 a. C.) y lo vincula con Khabbash, quien alrededor del 338 a. C. había reclamado la realeza durante la última ocupación persa.

Egipto fue gobernado por los descendientes de Ptolomeo hasta la muerte de Cleopatra VII el 12 de agosto del 30 a. C. El reino fue uno de varios que surgieron después de la muerte de Alejandro y las luchas de sus sucesores. Sin embargo, fue el más rico y durante gran parte de los siguientes 300 años el más poderoso política y culturalmente, y fue el último en caer directamente bajo el dominio romano. En muchos aspectos, el carácter de la monarquía ptolemaica en Egipto marcó un estilo para otros reinos helenísticos, este estilo surgió de la conciencia de los griegos y macedonios de la necesidad de dominar Egipto, sus recursos y su gente y al mismo tiempo cambiar el poder de Egipto firmemente hacia el contexto de un mundo mediterráneo que se estaba volviendo cada vez más helenizado.


Hatshepsut como Faraón

Sabiendo que su toma de poder era muy controvertida, Hatshepsut luchó por defender su legitimidad, señalando su linaje real y afirmando que su padre la había designado su sucesora. Ella buscó reinventar su imagen, y en estatuas y pinturas de esa época, ordenó que se la retratara como un faraón masculino, con barba y grandes músculos. En otras imágenes, sin embargo, apareció con el atuendo femenino tradicional. Hatshepsut se rodeó de simpatizantes en puestos clave en el gobierno, incluido Senenmut, su primer ministro. Algunos han sugerido que Senenmut también podría haber sido amante de Hatshepsut & # x2019s, pero existe poca evidencia para respaldar esta afirmación.

Como faraón, Hatshepsut emprendió ambiciosos proyectos de construcción, particularmente en el área alrededor de Tebas. Su mayor logro fue el enorme templo conmemorativo de Deir el-Bahri, considerado una de las maravillas arquitectónicas del antiguo Egipto. Otro gran logro de su reinado fue una expedición comercial que ella autorizó y que trajo grandes riquezas (incluyendo marfil, ébano, oro, pieles de leopardo e incienso) a Egipto desde una tierra lejana conocida como Punt (posiblemente la actual Eritrea).


Francia, China, América del Norte, Groenlandia

¿Te sientes real?

Francia en el 1700. El nacimiento de la realeza fue un asunto bastante elaborado (¡un poco como el nacimiento de algunas celebridades en los tiempos modernos!). Después de sentir los dolores de parto, la dama real llamaba a sus asistentes y la colocaban en un sofá especial. Algunos remedios del siglo XVIII que se colocaron cerca de la futura mamá incluían: polvo para estornudar para ayudar en el parto, aceite de almendras para limpiar las manos del médico y la partera principal, y cajas de comino en polvo y mirra para desempolvar el cordón umbilical del bebé y aposós. Después del parto, se cortó el cordón y se lavó al bebé con aceite, rosas rojas y vino tinto.

Susurradores de partos

China a finales del siglo XIX. Para las mujeres de la clase comerciante china, los dolores de parto vendrían acompañados de las oraciones de la madre y la suegra por un parto fácil. Un sacerdote taoísta llegaba junto a la cama y susurraba oraciones a las orejas de la madre que estaba dando a luz y del apófisis. Con el inicio del nacimiento, se sentaba en cuclillas en la cama. Una vez que nacía el bebé, la partera cortaba y ataba el cordón umbilical y luego trataba de estimular el nacimiento de la placenta. El bebé no sería lavado durante tres días, hasta que las influencias del mal fueran menos inminentes.

El sonido del silencio

Indios Zuni en la década de 1890. Cuando comenzaban los dolores de parto, la madre parturienta se acostaba en una cama blanda hecha de pieles de animales y su madre reunía a las mujeres mayores de la familia para ayudar en el parto. A medida que aumentaban los dolores, se la animó a permanecer en silencio porque sabía que el nacimiento silencioso no era solo un ritual de la Iglesia de la Cienciología. Para acelerar el parto, la mujer que da a luz, una madre y una doctora que da a luz amasarían su vientre embarazado. Mientras el bebé descendía, las mujeres de la familia lloraban y gemían, por simpatía, por la madre que estaba dando a luz, que no podía expresar su dolor. Cuando salía el bebé, la doctora descansaba debajo de la mujer para atrapar al bebé. Una vez que salía la placenta, la abuela de la nueva madre la arrojaba al río para que la lavaran río abajo. Seis días después del nacimiento, el nuevo bebé sería presentado a los dioses Zuni y se convertiría en miembro oficial del pueblo Zuni.

Papel del esposo en el parto

Esquimales polares en la década de 1920. Para prepararse para el parto, la mujer que da a luz y un esposo fraudulento crearían una cama en un agujero poco profundo cubierto por piel de animal; aquí es donde ocurriría el parto. Cuando comenzaba el dolor, la mujer descansaba en la cama preparada y su esposo se inclinaba detrás de ella. Luego presionaría su abdomen para alentar al bebé a nacer. Al nacer, el padre cortaba el cordón umbilical con un cuchillo y la nueva madre hacía un nudo para detener el sangrado. La placenta se envolvería en piel de animal y luego se dejaría afuera para que los animales se deleitaran. El bebé sería nombrado con tres nombres para protegerlo de los malos espíritus en el viento y dormir con sus padres.


Alivio egipcio de una mujer y un niño - Historia

Sociedad y vida familiar del Antiguo Egipto


POR | Douglas J. Brewer | Emily Teeter

SESIÓN 1 : Matrimonio y familia

Los egipcios parecen haber invertido las prácticas ordinarias de la humanidad. Las mujeres asisten a los mercados y son empleadas en el comercio, mientras que los hombres se quedan en casa y tejen. Los hombres en Egipto llevan cargas sobre la cabeza y las mujeres sobre los hombros. Las mujeres pasan el agua de pie, los hombres sentados. Para relajarse, van adentro, pero comen afuera en las calles, con la teoría de que lo que es indecoroso, pero necesario, debe hacerse en privado, y lo que no es indecoroso debe hacerse abiertamente.

(Herodoto II: 33-37)

La familia nuclear era el núcleo de la sociedad egipcia y muchos de los dioses incluso estaban organizados en tales agrupaciones. Había un orgullo tremendo en la familia de uno, y el linaje se trazó a través de las líneas de la madre y del padre. El respeto por los padres era una piedra angular de la moralidad, y el deber más fundamental del hijo mayor (u ocasionalmente de la hija) era cuidar de sus padres en sus últimos días y asegurarse de que recibieran un entierro adecuado.

Innumerables listas genealógicas indican cuán importantes eran los lazos familiares, sin embargo, los términos de parentesco egipcios carecían de palabras específicas para identificar a los parientes consanguíneos más allá del núcleo familiar. Por ejemplo, la palabra usada para designar a "madre" también se usó para "abuela", y la palabra para "padre" era la misma que "abuelo". Asimismo, los términos para "hijo", "nieto" y "sobrino" (o "hija", "nieta" y "sobrina") eran idénticas. "Tío" y "hermano" (o "hermana" y "tía") también fueron designados con la misma palabra. Para hacer las cosas aún más confusas para los eruditos modernos, el término "hermana" se usaba a menudo para "esposa", tal vez una indicación de la fuerza del vínculo entre los cónyuges.

Matrimonio
Una vez que un joven estaba en la adolescencia, era apropiado que buscara una pareja y comenzara su propia familia. Probablemente se pensaba que las mujeres estaban listas para el matrimonio después de su primera menstruación. La edad para casarse de los varones probablemente era un poco mayor, tal vez entre los 16 y los 20 años, porque tenían que establecerse y poder mantener una familia.

La virginidad no era una necesidad para el matrimonio de hecho, el sexo prematrimonial o cualquier sexo entre personas solteras era socialmente aceptable. Sin embargo, una vez casadas, se esperaba que las parejas fueran sexualmente fieles entre sí. Los egipcios (excepto el rey) eran, en teoría, monógamos, y muchos registros indican que las parejas expresaron verdadero afecto el uno por el otro. Eran personas muy sensuales y un tema importante de su religión era la fertilidad y la procreación. Esta sensualidad se refleja en dos poemas de amor del Nuevo Reino: "Tu mano está en la mía, mi cuerpo tiembla de alegría, mi corazón está exaltado porque caminamos juntas" y "Ella es más hermosa que cualquier otra niña, es como una niña". estrella en ascenso ... con ojos hermosos para mirar y labios dulces para besar "(según Lichtheim 1976: 182).

Instituto Oriental
Papiro demótico "matrimonio".

El matrimonio era puramente un arreglo social que regulaba la propiedad. Ni doctrinas religiosas ni estatales entraban en el matrimonio y, a diferencia de otros documentos relacionados con asuntos económicos (como los llamados "contratos matrimoniales"), los matrimonios en sí no estaban registrados. Aparentemente, una vez que una pareja comenzó a vivir junta, se reconoció que estaban casados. Como se relata en la historia de Setne, "Me llevaron como esposa a la casa de Naneferkaptah [esa noche, y el faraón] me envió un regalo de plata y oro ... Él [su esposo] durmió conmigo esa noche y encontró me complacía. Se acostó conmigo una y otra vez y nos amamos "(Lichtheim 1980: 128).

Discusión
Compare el peso legal del matrimonio entre los antiguos egipcios con la práctica del matrimonio en otras culturas.

¿Cuán similar es este concepto y construcción antiguos a las nociones occidentales contemporáneas del matrimonio?

Los términos del antiguo Egipto para el matrimonio (meni, "amarrar [un barco]" y grg pr, "fundar una casa") transmiten la sensación de que el acuerdo se trataba de la propiedad. Los textos indican que el novio a menudo le daba un regalo a la familia de la novia y también le daba regalos a su esposa. Los textos legales indican que cada cónyuge mantuvo el control de los bienes que aportó al matrimonio, mientras que los demás bienes adquiridos durante la unión se mantuvieron en posesión conjunta. Lo ideal sería que la nueva pareja viviera en su propia casa, pero si eso fuera imposible, vivirían con uno de sus padres. Teniendo en cuenta la falta de anticonceptivos eficaces y el deseo tradicional de los egipcios de tener una familia numerosa, la mayoría de las mujeres probablemente quedaron embarazadas poco después del matrimonio.

Divorcio
Aunque la institución del matrimonio se tomaba en serio, el divorcio no era infrecuente. Cualquiera de los dos miembros de la pareja podría instituir el divorcio por culpa (adulterio, incapacidad para concebir o abuso) o sin culpa (incompatibilidad). El divorcio fue, sin duda, una cuestión de decepción, pero ciertamente no de vergüenza, y era muy común que las personas divorciadas se volvieran a casar.

Aunque en teoría el divorcio era un asunto fácil, en realidad probablemente fue una empresa lo suficientemente complicada como para motivar a las parejas a permanecer juntas, especialmente cuando se trataba de propiedades. Cuando una mujer optaba por divorciarse, si el divorcio era incontestado, podía irse con lo que había aportado al matrimonio más una parte (aproximadamente de un tercio a dos tercios) de la propiedad conjunta conyugal. Un texto (Ostracon Petrie 18), sin embargo, relata el divorcio de una mujer que abandonó a su marido enfermo, y en la sentencia resultante se vio obligada a renunciar a todos sus bienes mancomunados. Si el marido abandonaba el matrimonio, estaba sujeto a una multa o al pago de una pensión alimenticia (análoga a la pensión alimenticia) y, en muchos casos, perdía su parte de la propiedad conjunta.

Las mujeres egipcias tenían mayor libertad de elección y más igualdad bajo la ley social y civil que sus contemporáneas en Mesopotamia o incluso las mujeres de las civilizaciones griega y romana posteriores. Su derecho a iniciar el divorcio fue una de las formas en que se manifestaron todos sus derechos legales. Además, las mujeres podían formar parte de jurados, testificar en juicios, heredar bienes raíces y desheredar a los hijos ingratos. Sin embargo, es interesante que, en contraste con las sociedades occidentales modernas, el género jugó un papel cada vez más importante en la determinación de las ocupaciones femeninas en las clases altas que en las clases campesinas y trabajadoras. Las mujeres de la clase campesina trabajaban codo a codo con los hombres en el campo en los niveles más altos de la sociedad, los roles de género estaban más arraigados y era más probable que las mujeres permanecieran en casa mientras sus maridos realizaban sus oficios o trabajaban en trabajos civiles.

Cronología
Vea una cronología de las antiguas dinastías egipcias.

Durante la mayor parte del período faraónico, hombres y mujeres heredaron por igual y de cada padre por separado. El hijo mayor a menudo, pero no siempre, heredó el trabajo y la posición de su padre (ya sea en el taller o en el templo), pero también recayó en él la onerosa y costosa responsabilidad del entierro adecuado de sus padres. Por lo general, los bienes raíces no se dividían entre los herederos, sino que los miembros de la familia los poseían conjuntamente. Si un miembro de la familia desea dejar la propiedad a una persona que no sean los herederos esperados, un documento llamado imeyt-per ("lo que está en la casa") aseguraría los deseos del difunto.

SESIÓN 2 : La maternidad y la vida familiar

La relación entre el coito y el embarazo fue claramente reconocida por los antiguos egipcios. Por ejemplo, la historia del Período Tardío de Setna relata: "Ella se acostó junto a su esposo. Ella recibió [el fluido de] la concepción de él" y un himno a Khonsu relata, "el miembro masculino engendra el útero femenino para concebir y aumentar generaciones en Egipto ". Aunque los egipcios entendían las funciones generales de partes del sistema reproductivo, las relaciones entre las partes a veces no estaban claras. Por ejemplo, sabían que los testículos estaban involucrados en la procreación, pero pensaban que el origen del semen estaba en los huesos y que simplemente pasaba por los testículos. La anatomía interna femenina se entendía aún menos bien. La ingenuidad anatómica puede deducirse del hecho de que, aunque se entendía la función del útero, se pensaba erróneamente que estaba directamente conectado al tubo digestivo. Por lo tanto, se suponía que colocar un diente de ajo en la vagina era una prueba de fertilidad: si se podía detectar ajo en el aliento de una mujer, entonces era fértil; si no, entonces era infértil.

Instituto Oriental
Las imágenes y los símbolos de la fertilidad eran de importancia para los antiguos egipcios, como se considera en esta presentación de diapositivas.
En los hogares egipcios de todas las clases sociales, se valoraba y deseaba a los niños de ambos sexos (no hay indicios de que se practicara el infanticidio femenino). Además de las pruebas de fertilidad, se idearon pruebas de embarazo y la determinación del sexo del niño. Una prueba consistió en regar la cebada y el trigo con la orina de una futura madre esperanzada. Si la cebada brotaba, la mujer estaba embarazada de un hijo varón, si el trigo emmer germinaba, estaba embarazada de una niña. Si la orina no tuvo ningún efecto, la mujer no estaba embarazada. Aunque en realidad puede haber alguna base científica para esta prueba (una mujer embarazada produce una variedad de hormonas, algunas de las cuales pueden inducir la floración temprana en plantas particulares), no se conoce una relación entre estas plantas y la determinación del género.

El nacimiento de un niño fue un momento de gran alegría y una gran preocupación dada la alta tasa de mortalidad infantil y el estrés del parto para la madre. El parto se consideraba un fenómeno natural y no una enfermedad, por lo que la asistencia en el parto generalmente la realizaba una partera.

Los datos recopilados de las sociedades modernas no industriales sugieren que la mortalidad infantil en el antiguo Egipto era indudablemente alta. Una de las mejores formas de mantener a un bebé sano en las condiciones poco higiénicas que prevalecían en la antigüedad era amamantar. Además de la transferencia de anticuerpos a través de la leche materna, la lactancia también ofrecía protección contra las enfermedades transmitidas por los alimentos. Los trastornos gastrointestinales son comunes en condiciones sanitarias deficientes y, debido a que la inmunidad infantil se reduce durante el destete, la susceptibilidad de los niños a las enfermedades aumenta en este momento. La evidencia indirecta de que esto ocurrió en el antiguo Egipto proviene de varios cementerios donde la tasa de mortalidad infantil alcanza su punto máximo alrededor de los cuatro años, lo que se correlaciona con la introducción de un niño egipcio a los alimentos sólidos. La lactancia prolongada también ofrecía una serie de ventajas para la salud de la madre. Principalmente, reduce la posibilidad de concebir otro hijo demasiado pronto al suprimir hormonalmente la ovulación, lo que permite a la madre más tiempo entre embarazos. Por lo tanto, el período de tres años para amamantar a un niño recomendado en las "Instrucciones de cualquier" (Reino Nuevo) logró un equilibrio inconsciente pero evolutivamente importante entre las necesidades de la procreación, la salud de la madre y la supervivencia del recién nacido.

Los niños egipcios que completaron con éxito su quinto año generalmente podían esperar una vida plena, que en la sociedad campesina era de aproximadamente treinta y tres años para los hombres y veintinueve para las mujeres, según la evidencia esquelética. Los registros textuales indican que para los hombres de la clase alta, que en general estaban mejor alimentados y realizaban un trabajo menos extenuante que los de las clases bajas, la esperanza de vida podía llegar hasta los sesenta y setenta y, a veces, incluso hasta los ochenta y noventa. Las mujeres de clase alta también esperaban una vida más larga que las mujeres de clases bajas, pero la ardua tarea de tener muchos hijos resultó en una menor esperanza de vida en comparación con sus homólogos masculinos.

Las muñecas y los juguetes indican que a los niños se les permitió mucho tiempo para jugar, pero una vez que maduraron más allá de la infancia (es decir, fueron destetados), comenzaron a entrenar para la edad adulta. Las niñas ayudaban a sus madres con las tareas del hogar o trabajaban con ellas de alguna manera en el campo. Otras mujeres miembros del hogar de la madre ayudarían en el cuidado de los hermanos menores. De manera similar, los niños pequeños siguieron a sus padres en su ocupación, primero realizando tareas sencillas, luego trabajando y realizando tareas más importantes. Los padres también familiarizaron a sus hijos con ideas sobre el mundo, su punto de vista religioso, principios éticos y comportamiento correcto.

El final de la infancia parece haber estado marcado por el inicio de la menstruación en las niñas y la ceremonia de la circuncisión en los niños. Que la circuncisión fue una transición ritual de la niñez a la madurez se indica con referencias como "Cuando era niño, antes de que me quitaran el prepucio". Por lo que se sabe, en el período faraónico solo se circuncidaba a los varones, pero no está claro exactamente qué tan prevalente era la circuncisión en la sociedad. Algunas momias incircuncisas, incluido el rey Ahmose y quizás el rey Amunhotep I, indican que la práctica puede no haber sido universal.

Los hombres jóvenes no suelen elegir sus propias carreras. Herodoto y Diodoro se refieren explícitamente a una vocación hereditaria en el antiguo Egipto. No se trataba de un sistema de herencia rígido, sino de un esfuerzo por transmitir la función de un padre a sus hijos. Un hijo era comúnmente llamado "el bastón de la vejez de su padre", designado para ayudar al mayor en el desempeño de sus deberes y finalmente para sucederlo. La necesidad de apoyo en la vejez y de asegurar la herencia hizo que la adopción fuera bastante común para las parejas sin hijos, relata un ostracon del Reino Nuevo: "En cuanto a quien no tiene hijos, adopta a un huérfano en su lugar [para] criarlo". Hay ejemplos de un hombre que "adoptó" a su hermano y de una mujer llamada Nau-nakht, que tuvo otros hijos, que adoptó y crió a los hijos liberados de su sirvienta debido a la bondad que le mostraron.

Instituto Oriental, Universidad de Chicago, OIM 10507
Seti I y su hijo, el futuro Ramsés el Grande.
Caliza.
Nuevo Reino, dinastía 19, reinado de Seti I, ca. 1291-1279 a.C.
Adquirido en El Cairo, 1919.

Míticamente, la realeza pasó de Osiris (el rey fallecido) al "Living Horus" (su sucesor); en realidad, el hijo mayor del rey normalmente heredaba el cargo de su padre. Esta estela muestra al rey Seti I (segundo desde la izquierda) y su hijo, más tarde Ramsés II ("El Grande"), que está detrás de él. Ramsés lleva el pelo recogido en una coleta lateral, estilo característico de un joven o de un tipo especial de sacerdote, y lleva un delgado abanico que era un signo de rango.
Este relieve probablemente fue encargado por los dos sacerdotes que se muestran a la derecha para conmemorar su función en el culto religioso de la familia real. Mostrarse en presencia del rey era un gran honor.

Instituto Oriental, Universidad de Chicago, OIM 10589
Djedhor y sus hijas.
Basalto.
Reinado de Felipe Arrhidaeus, ca. 323 a.C. Athribis.
Adquirido en Egipto, 1919.

La base de esta estatua, que una vez sostuvo una estatua mágica de curación, fue dedicada por un hombre llamado Djedhor. Era el Guardián Principal del Halcón Sagrado quien, según los textos jeroglíficos de este bloque, cuidaba bandadas de pájaros sagrados. A un lado de la base aparece con sus hijas, al otro con sus hijos, una indicación de que veneraba tanto a sus hijas como a sus hijos, lo que a su vez refleja el alto estatus de la mujer en el antiguo Egipto.

Aunque los niños campesinos probablemente nunca ingresaron a una escuela formal, los hijos varones de escribas y de las clases superiores ingresaron a la escuela a una edad temprana. (Las niñas no fueron escolarizadas formalmente, pero debido a que algunas mujeres sabían leer y escribir, debían haber tenido acceso a un familiar erudito o un tutor privado). Aunque no tenemos información sobre la ubicación u organización de las escuelas antes de la Reino, podemos decir que después de ese tiempo fueron adscritos a algunas oficinas administrativas, templos (específicamente el Ramesseum y el Templo de Mut), y el palacio. Además de la educación "pública", los grupos de nobles también contrataban tutores privados para enseñar a sus hijos. Debido a que la educación aún no se había establecido como una disciplina separada, los maestros provenían de las filas de los escribas experimentados o dotados pedagógicamente que, como parte de sus deberes y para asegurar el suministro de futuros escribas, enseñaban en el aula o tomaban aprendices en sus clases. oficinas.

La educación consistió principalmente en la repetición y recitación de textos sin fin, con el fin de perfeccionar la ortografía y la ortografía. Pizarrones revestidos de yeso con copias imperfectas de los alumnos y correcciones de su maestría dan fe de este tipo de formación. Las matemáticas también fueron una parte importante del entrenamiento de los varones jóvenes. Además, la escolarización incluía la memorización de proverbios y mitos, mediante los cuales se educaba a los alumnos en la propiedad social y la doctrina religiosa. No es de extrañar que muchos de estos textos destaquen lo noble (y ventajosa) que era la profesión de escriba: "Sé escriba porque él tiene el control de todo el que trabaja por escrito no paga impuestos, ni tiene que pagar ninguna cuota".

La duración de la escolaridad difirió ampliamente. El sumo sacerdote Bekenkhonsu recuerda que comenzó la escuela a los cinco años y asistió a cuatro años, seguidos de once años de aprendizaje en los establos del rey Seti I. Aproximadamente a los veinte fue nombrado a un nivel bajo del sacerdocio (wab). En otro caso documentado, un escriba en formación tenía treinta años, pero este debe haber sido un caso inusual.

SESIÓN 3 : Vestimenta y Moda

Instituto Oriental
Nykauinpu y su esposa, Hemetradjet.
Los antiguos egipcios estaban extremadamente interesados ​​en la moda y sus cambios. Esto parece evidente por las tendencias que se ven en las escenas de las tumbas, donde los trajes y estilos de las clases altas pronto fueron copiados por las clases bajas. El tejido más común para la confección (tanto de mujeres como de hombres) era el lino. Debido a que el lino es muy difícil de teñir, la mayoría de la ropa era de color blanquecino, por lo que se agregó color con cuellos de cuentas pesadas y otras joyas.

La vestimenta estándar de las mujeres del Imperio Antiguo al Imperio Nuevo era el vestido de tubo, que se podía usar sin tirantes o con dos correas anchas para los hombros. La mayoría de los ejemplos de estos vestidos llegan hasta los tobillos. La mayoría de las fuentes muestran a mujeres con vestidos imposiblemente ajustados y poco prácticos, lo que sugiere que las representaciones están idealizadas para enfatizar la sensualidad del cuerpo femenino.

D. Brewer y E. Teeter
Considere los estilos cambiantes de vestimenta para mujeres y hombres.
La prenda más antigua que usaban los hombres era una falda escocesa que estaba hecha de una pieza rectangular de tela de lino envuelta de manera bastante holgada alrededor de las caderas, dejando las rodillas descubiertas. Como regla general, se envolvía alrededor del cuerpo de derecha a izquierda para que el borde de la falda quedara en la parte delantera. El borde superior estaba metido detrás de la corbata, o faja, que mantenía unida la falda escocesa. Esta prenda era el atuendo masculino estándar para todas las clases, desde los campesinos hasta la realeza, aunque la calidad del lino y el estilo exacto variaban según el poder adquisitivo de cada uno. Algunas de las faldas escocesas más elegantes y caras tenían bordes cortados al bies, paneles decorativos plisados ​​o bordes con flecos, y estaban hechos de lino más fino y suave. A finales de la dinastía 4 y principios de la dinastía 5, se puso de moda usar la falda escocesa más larga y más ancha o usarla con un pliegue de caja invertido que parecía una pieza frontal triangular erecta. Aunque los estilos cambiaron con el tiempo, la falda escocesa simple siguió siendo el atuendo estándar para escribas, sirvientes y campesinos.

Instituto Oriental, Universidad de Chicago, OIM 7189
Zapato.
Prisa.
Ptolemaico-Romano, siglo II a.C.-siglo II d.C. Fayum, tumba H 17.
Donación del Fondo de Exploración de Egipto, 1901-2.
En el invierno, las clases media y alta usaban una capa pesada que se extendía desde el cuello hasta los tobillos, que podía envolverse y doblarse o abrocharse al frente. Las representaciones de tales capas se extienden desde la época arcaica hasta la ptolemaica. Aunque se conocen sandalias de junco y juncos, independientemente de la ocasión o clase social, los egipcios al parecer a menudo iban descalzos.

Durante el Imperio Nuevo, cuando Egipto extendió su influencia política hacia el este en Asia, la moda egipcia cambió radicalmente. Con la afluencia de comercio e ideas del este, las modas se volvieron más variadas, cambiaron más rápidamente y, a menudo, adquirieron un sabor oriental. Los hombres y mujeres de las clases altas, por ejemplo, vestían capas de faldas finas y casi transparentes y camisas de manga larga o corta que se ataban al cuello, o se envolvían en túnicas ondulantes de lino fino que se extendían desde el cuello hasta los tobillos y estaban estiradas. en la cintura por una faja. Los mejores ejemplos de estas prendas estaban muy plisados ​​y algunos estaban ornamentados con flecos de bolas de colores.

Instituto Oriental
Repase los estilos y las modas de los antiguos egipcios.
Durante la mayor parte del período faraónico, las mujeres usaban el cabello (o pelucas) largo y recto después de que los peinados de la dinastía 18 se volvieran más elaborados. Durante todos los períodos, los hombres llevaban el pelo corto, pero también llevaban pelucas, el estilo acorde a la ocasión. Estas pelucas estaban hechas de cabello humano o fibra vegetal. Ambos sexos usaban grandes cantidades de perfumes y cosméticos hechos de minerales molidos y pigmentos terrestres. Las declaraciones de moda se hicieron con accesorios como joyas y cintas. Los hombres también llevaban bastones que marcaban estatus y clase social.

SESIÓN 4 : Entretenimiento

Hay mucha evidencia de las actividades de ocio de los antiguos egipcios. Hombres que practican deportes físicos, como caza, pesca, tiro con arco, lucha libre, boxeo y esgrima con palos. Se organizaron carreras de larga distancia para demostrar la destreza física, y tanto hombres como mujeres disfrutaron de la natación. Los juegos de mesa eran populares y los tableros de juegos se construían con varios materiales: madera, piedra, arcilla o dibujos simples rayados en el suelo. Los movimientos en los juegos de mesa se determinaban mediante palos arrojadizos, astragali (huesos de los tobillos de los animales) o, después de finales del Imperio Nuevo, dados cúbicos que generalmente se marcaban con el mismo patrón que se usa en la actualidad. Uno de los juegos más comunes era el senet, que se jugaba en un tablero de treinta casillas dividido en tres filas de diez casillas. Como tantos otros aspectos de la cultura egipcia, el senet tenía un significado religioso y el juego se comparaba con pasar por el inframundo.

Instituto Oriental, Universidad de Chicago, OIM 16950
Juego de serpiente (Mehen).
Alabastro egipcio, pigmento.
Reino Antiguo, Dinastías 3-6, ca. 2750-2250 a.C.
Adquirido en Egipto, 1934.

Un tablero de juego en forma de serpiente enroscada fue uno de los primeros juegos egipcios. Usando un conjunto de marcadores redondos y con forma de león, el juego comenzó en la cola de la serpiente, que tenía la forma de la cabeza de un pájaro. Los dos o cuatro oponentes corrieron entre sí hacia la meta ubicada en la cabeza de la serpiente. Mehen era el nombre de la deidad serpiente cuyas espirales protegían al dios sol.

Instituto Oriental, Universidad de Chicago, OIM 371
Juego de 20 cuadrados.
Madera de acacia, cobre.
Nuevo Reino, dinastías 18-19, ca. 1570-1069 a.C. ¿Akhmim?
Adquirido en Egipto, 1894-5.

El juego de 20 casillas fue jugado por dos oponentes, cada uno de los cuales tenía 5 piezas de juego. El juego comenzó con las piezas colocadas en las áreas sin decorar a cada lado del tablero. Los jugadores bajaron por los cuadrados laterales y subieron por la mitad del tablero. Plays were determined with throw sticks, dice, or knucklebones. Religious texts indicate that playing the game was likened to passing through the underworld in the quest for eternal rebirth.

The "twenty square game," which originated in Sumer and was known through the entire ancient Near East and Cyprus, was played on a rectangular board divided into three rows of four, twelve, and four squares, respectively. Both senet and twenty squares were played by two opponents. Another ancient game was mehen , played by several players on a round board that looked like a coiled snake. The playing pieces, tiny lions and small balls, were moved from the tail of the snake to the goal on its head. Although this game was played in Egypt only during the Old Kingdom, it continued to be played in Cyprus for another 1,000 years.

Oriental Institute, University of Chicago, OIM 9819, 9820
Game markers.
Faience, ivory.
New Kingdom and later, ca. 1300-300 B.C.
Purchased, 1920.
Tomb paintings indicate that banquets were a popular form of relaxation, at least for the upper class. At such events food, alcoholic beverages, music, and dancing were common forms of entertainment. The organization of the tomb scenes may be misleading, it seems that proprieties of the times kept male and female guests seated in separate areas although men and women performed together.

The foundation of all daily or banquet meals, regardless of social class, was the same: bread, beer, and vegetables. The latter included leeks, onions, garlic, a number of pulses (beans, peas, lentils, etc.), and several varieties of melons. Wealthier Egyptians had more opportunities to enjoy red meat, fowl, honey-sweetened cakes and other delicacies. Lower-class Egyptians relied on fish and fowl for most of their meat proteins. The ready availability of wild fish and fowl made them inexpensive, while beef and, to a varying extent, other red meats were expensive and considered by many to be a luxury.

The national drink in ancient Egypt was beer, and all ancient Egyptians--rich and poor, male and female--drank great quantities of it. Wages were paid in grain, which was used to make two staples of the Egyptian diet: bread and beer. Beer was made from barley dough, so bread making and beer making are often shown together. Barley dough destined for beer making was partially baked and then crumbled into a large vat, where it was mixed with water and sometimes sweetened with date juice. This mixture was left to ferment, which it did quickly the liquid was then strained into a pot that was sealed with a clay stopper. Ancient Egyptian beer had to be drunk soon after it was made because it went flat very quickly. Egyptians made a variety of beers of different strengths. Strength was calculated according to how many standard measures of the liquid was made from one hekat (4.54 liters) of barley thus, beer of strength two was stronger than beer of strength ten.

Oriental Institute, University of Chicago
Nykauinpu figures: woman grinding grain (left) and winnower (right) .
In addition to beer, wine was also widely drunk. Jar labels with notations that the wine was from the "Vineyard of King Djet" indicate that wine production was well established as early as Dynasty 1. By Dynasty 5 and 6, grapevines and wine production were common motifs in decorated tombs, and records imply that some vineyards produced considerable amounts of wine. One vineyard, for example, is said to have delivered 1,200 jars of good wine and fifty jars of medium-quality wine in one year.

Wines in ancient Egypt, like wines today, were recognized by their vintage, often identified by the name of the village, town, district, or general geographic region where it was produced. At least fourteen different wine-producing areas existed in the Delta alone although the extent of these regions cannot be defined, their general location can be identified--Upper Egyptian vintages were not as numerous as those of the Delta, but were said to be of excellent quality (e.g., Theban wines were known for their lightness and wholesomeness). Wines were also known to have been produced in the oases.

Wine jar labels normally specified the quality of wine, such as "good wine," "sweet wine," "very very good wine," or the variety, such as pomegranate wine. It is difficult to speculate about the taste of Egyptian wine compared to modern standards. Nevertheless, because of the climate, low acid (sweet) grapes probably predominated, which would have resulted in a sweet rather than dry wine. Alcohol content would have varied considerably from area to area and from vintage to vintage, but generally Egyptian wine would have had a lower alcohol content than modern table wines.

Douglas J. Brewer and Emily Teeter
A woman who over-indulged (Dynasty 19).
It has been suggested that the effects of drinking wine were sometimes enhanced by additives. For example, tomb paintings often depict wine jars wrapped or draped in lotus flowers, suggesting that the Egyptians may have been aware of the narcotic qualities of blue lotus petals when mixed with wine. There is much evidence for the excess consumption of both beer and wine, and King Menkaure (Dynasty 4) and King Amasis (Dynasty 26) figure in tales about drunkenness. Some ancient scenes are quite graphic in their depiction of over-indulgence. For instance, in the tomb of Paheri an elegant lady is shown presenting her empty cup to a servant and saying "give me eighteen measures of wine, behold I should love [to drink] to drunkenness."

Along with eating and drinking went dance and song. Dancing seems to have been a spectator sport in which professionals performed for the guests. As a rule, men danced with men and women with women. Singers, whether soloists or entire choruses accompanied by musical instruments, entertained guests in private homes and in the palace.

Oriental Institute, University of Chicago
Musicians entertain at a banquet (Dynasty 18).
Ancient Egyptians played a variety of musical instruments. Of the wind instruments, one of the oldest was a flute made of reed or wood, and illustrated on Predynastic pieces of broken pottery (i.e., sherds) as well as on a slate palette from Hierakonpolis. By the Old Kingdom, single and double flutes were played. They could be side-blown (much like a modern flute), or end-blown (like a recorder). The flute always remained popular among Egyptians and it has survived to this day as the Arabic nay and uffafa. Also popular during the Old Kingdom were large floor harps and various percussion instruments ranging from bone or ivory clappers to hand-rattles ( sistra ) and rectangular or round frame drums. Drums of all sizes were played using fingers and hands sticks or batons were apparently not used.

Oriental Institute
Harpist.
During the New Kingdom, many new instruments were added to the instrumental ensemble, including small shoulder-held harps, trumpets, lutes, oboes, and seven-stringed lyres. Trumpets were generally restricted to the military. Egyptian lutes had a long slender neck and an elongated oval resonating chamber made of wood or tortoise shell (the sound emitted from these instruments would have been something approximating a cross between a mandolin and the American banjo). The cylindrical drum, about 1 meter high with a leather skin laced on at each end, was also popular during the New Kingdom it was used both by the military and civilian population. The long oboe, played with a double reed, was introduced to Egypt from Asia Minor, and during the Graeco-Roman period, a number of instruments of Greek origin were adopted by the Egyptians, including pan-pipes and a water organ with a keyboard.

Although the sound quality of the ancient instruments can in some cases be recreated, no evidence exists that the Egyptians ever developed a system of musical notation thus the ancient melodies, rhythms, and keys remain unknown. Some scholars believe, however, that vestiges of the ancient music may be found in the music of the peoples now living in Western Desert oases, and these songs are being scrutinized for their possible origins.

In contrast to the banquets of the rich and the organized meetings of the lower classes, a different type of entertainment was provided by inns and beer houses where drinking often led to singing, dancing, and gaming, and men and women were free to interact with each other. Taverns stayed open late into the night, and patrons drank beer in such quantities that intoxication was not uncommon. In one ancient text a teacher at a school of scribes chastens a student for his night activities: "I have heard that you abandoned writing and that you whirl around in pleasures, that you go from street to street and it reeks of beer. Beer makes him cease being a man. It causes your soul to wander . . . Now you stumble and fall upon your belly, being anointed with dirt" (Caminos 1954: 182).

The streets of larger towns no doubt had a number of "beer halls," and the same text as just quoted refers to the "harlots" who could be found there. Proverbs warning young men to avoid fraternization with "a woman who has no house" indicate that some form of prostitution existed in ancient Egyptian society. For instance, the "Instructions of Ankhsheshenqy" admonish, "He who makes love to a woman of the street will have his purse cut open on its side" (Lichtheim 1980: 176). During the Graeco-Roman period, brothels were known to exist near town harbors and could be identified by an erect phallus over the door, and tax records refer to houses that were leased for the purpose of prostitution. Prostitution was not, however, associated with temples or religious cults in Egypt.

Douglas J. Brewer is professor of anthropology at the University of Illinois, Urbana, and director of the Spurlock Museum. He has written four books and numerous articles on Egypt, and has spent eighteen years involved in field projects in Egypt, including research on the natural history of the Eastern Desert, the Palaeolithic / Neolithic transition in the Fayum, and excavations concerned with the Predynastic and Dynastic culture of the Nile Valley.

Emily Teeter is research associate and curator of ancient Egyptian and Nubian antiquities at the Oriental Institute Museum, University of Chicago. She is the author of a wide variety of books and scholarly articles about Egyptian religion and history, and has participated in expeditions in Giza, Luxor, and Alexandria.


El veredicto

What can we conclude from this tangled tale? We should perhaps rethink our assumptions. Hatshepsut did not fear Tuthmosis instead of killing him, she raised him as her successor. Tuthmosis may not have hated Hatshepsut. Initially he may even have been grateful to her, as she had protected his land while training him for greatness. But, as he grew older and looked back over his life, his perspective would shift. Would Egypt's most successful general, a stickler for tradition, have wished to be associated with a woman co-regent, even a woman as strong as Hatshepsut?

Tuthmosis set his masons to re-write history.

By removing all obvious references to his co-ruler Tuthmosis could incorporate her reign into his own. He would then become Egypt's greatest pharaoh the only successor to Tuthmosis II. Hatshepsut would become the unfortunate victim, not of a personal attack, but of an impersonal attempt at retrospective political correctness.

Tuthmosis set his masons to re-write history. Their labours would last well into the reign of his successor, Amenhotep II, a king who could not remember Hatshepsut, and who had no reason to respect her memory. Meanwhile, hidden in the Valley of the Kings, Hatshepsut still rested in her coffin. Tuthmosis I had been taken from their joint tomb and re-buried, but she had been left alone. Tuthmosis knew that as long as her body survived, Hatshepsut was ensured eternal life.


Egyptian Relief Of A Woman & Child - History

In general, men and women had different roles in the society of Ancient Egypt. However, unlike in many ancient civilizations, women were considered men's equals under the law. Just like men, women could run businesses, borrow money, and own property.

Because women did not become scribes or work in the government, they did not learn how to read or write. They were taught homemaking skills and how to manage a household by their mother.

Girls in Ancient Egypt got married very young. Usually around the age of twelve or thirteen. The Egyptians did not have big marriage ceremonies and most marriages were arranged by the two families.

Women typically worked around the home. They prepared food, cooked meals, cleaned the house, made clothing, and took care of the children. Poor women would help their husbands work the fields. Wealthier women would manage the servants or perhaps run a business of their own.

Preparing food for the family was a full time job for most peasant women. They would tend the garden, ground grain into flour, knead flour into dough, and cook bread.

Wealthy women would have had servants to do most of the housework and cooking. They would spend their time managing the servants and planning large banquets. Sometimes wealthy or high-ranking women became priestesses working in a temple for one of the Egyptian goddesses.

Priestesses and Goddesses

Only women from important and high-ranking families would have been allowed to become priestesses. Working in a temple was considered an honor. There were many powerful women goddesses in the Egyptian religion including Isis (the mother goddess), Hathor (goddess of love and motherhood), and Nut (goddess of the sky).

Not all women worked in the family home or conformed to the typical roles of women. In Ancient Egyptian society this was okay. Women owned businesses selling products such as cosmetics, perfume, or clothing. Some women worked as entertainers in the courts as musicians or dancers.

Although women had less opportunity than men, they had the same legal rights. In some cases, this allowed a woman to rise all the way in power to become pharaoh. Two of the most famous women pharaohs were Hatshepsut and Cleopatra VII.


The Nile

The Nile River was extremely important to the ancient Egyptian's way of life. Not only was the river the primary source for drinking water, but it also had the ability to produce the extremely fertile soil that the Egyptians needed for survival.

© Héctor de Pereda - The temples at Abu Simbel, on the riverbanks of the Nile

Most of Egypt is dry desert land, and the annual floods that the river provided allowed the waters to flow onto the banks so that crops could have the water that they needed to grow. Consequently, many cities and villages sprang up around the river Nile.

Additionally, the Nile is where the Egyptians obtained the papiro reeds that they used for making paper and building materials.

Click here to learn more about The Nile River


Home Remedies from Ancient Egypt

The knowledge and research that ancient Egyptian healers possessed was considered ahead of their time, and still impresses physicians today [1]. They had a limited number of cultivated herbs and plants during their time, but were still able to make simple yet effective medications. Many early medicines in Egypt centered on the use of spices and drinks, including some of the following ancient Egyptian home remedies:

A) Cabbage:

In order to prevent a hangover, ancient Egyptians ate cabbage with vinegar before a night of heavy drinking. To this day, the vegetable is considered one of the best home remedies for hangovers. Cabbage was also used to treat ailments, such as joint pain, stomach ulcers, and breast engorgement.

B) Aloe Vera:

The ancient Egyptians would use the clear-like jelly that came from the leaves of the aloe plant as a remedy for headaches, chest pains, burns, ulcers, skin diseases, and worms. The Egyptians made a lot of different remedies with the aloe plant – both oral and topical treatments. Ingesting the aloe was known to heal digestive and intestinal disorders. The cathartic properties associated with the gel were also used as an oral laxative.

C) Honey:

The temples and sarcophagi of the ancient Egyptians were decorated with art and symbols that show the importance of honey and bees on everyday life. During the building of the infamous pyramids, workers would often experience scrapes, gashes and cuts. To prevent deadly infection, their open wounds were covered with honey, which possesses effective antiseptic and antifungal properties. The substance also worked wonders for treating irritated skin and rashes. According to the Ebers Papyrus (one of the oldest preserved medical documents), nearly all early Egyptian medicines incorporated honey, wine and milk [2].

D) Honey and Milk:

To treat asthma, the Egyptians would combine milk and honey to create a remedy meant to free up the airways and make it easier for a patient to breathe.

E) Coriander Seeds:

Archeologists investigating the tombs of ancient Egyptians discovered coriander seeds and scripts mentioning its uses. In their day, they used the herb to treat headaches, muscle pain, stiff joints, arthritis and rheumatism. When turned into a paste, the seeds healed mouth ulcerations. Other ulcers responded to poultices made from the seeds. Coriander seed oil helped to promote healthy circulation.

F) Onion:

The ancient Egyptians saw cardiovascular health properties in onions, and would administer it to help combat heart disease and lower cholesterol levels. They viewed the circular shape and layers of the onion as a representation of immortality, and would also eat the vegetable as a way to prevent strokes and improve the overall health of their heart.

G) Caraway Seeds:

The seeds of the herb caraway treated stomach issues, such as relieving intestinal gases and improving the functions of the stomach.

H) Fenugreek:

Fenugreek is one of the oldest medicinal herbs in ancient Egyptian history, which was used to treat sexual disorders. They would give the herb to women to ease the discomfort of childbirth, menstrual pain, as well as increase the milk flow for nursing mothers. Mothers taking fenugreek would notice an increase within three days. The herb also possessed antiviral properties that helped reduce mucus and relieve inflammation. For men, the herb was believed to treat male impotence.

I) Garlic:

Ancient Egyptians would feed their workers garlic every day as a way to ensure they had enough strength to work hard on the construction of the pyramids. Garlic was also used as a treatment for asthma or bronchial conditions.

J) Castor Oil:

Dating back to 4000 BC, the Egyptians would use the beans of the castor plant to treat diseases of the eye. The oil would protect the eyes from irritation and dryness. When massaged into the scalp, castor oil would become fully absorbed and help to promote hair growth or stop hair loss. The oil was known for its laxative properties as well.

K) Wine:

As one of the oldest drinks in the world, the Egyptians became adept at fermenting certain plants to achieve an alcoholic beverage. Not only did they drink alcohol for fun, but also incorporated it into some of their home remedies. They learned that the liquid possessed antiseptic properties that helped clean open wounds. The Egyptians were also known to mix herbs with their wine, such as coriander and rosemary, to create flavorful home remedies with added benefits.

L) Aromatherapy:

Ancient Egyptians dabbled in aromatherapy treatments, where they used fragrant oils to soothe their bodies and minds [3].

M) Dill:

The ancient Egyptians used dill to ease a bad case of flatulence as well as provide relief for dyspepsia (an upset stomach). The herb was regarded for its laxative and diuretic properties.

N) Sesame:

The Egyptians are noted for using sesame seeds as home remedies as early as 1500 BC. Historical accounts reveal that people in ancient Egypt would drink sesame oil mixed with honey as a way to enhance their health. They also used sesame to soothe the symptoms of asthma.

O) Tamarind:

The ancient Egyptians used the pulp of the tamarind as a laxative. Known to grow in tropical climates, the fruit comes from a tree that is linked to a range of medicinal values. The pectin and tartaric acid in the pulp can help treat cases of infection, fever, the common cold, fractures, earaches, conjunctivitis (pink eye), scurvy, body odor, diarrhea, burns and sprains. The antioxidants in tamarind, such as vitamin C, flavonoids, carotenes and vitamin B complex, also help to fight cancer.

P) Hibiscus Flowers:

The leaves of the hibiscus flowers were added to a bath or a steam vapor as a way to treat cold symptoms, such as unclogging breathing passages and relieving a cough.

Q) Massage:

The ancient Egyptians used massage to relieve tension and relax muscles, and were noted as the first civilization to identify and study the therapeutic benefits of essential oils. They also incorporated fragrant incense into their rituals. It was also believed that the goddess Isis used therapeutic massage as a cure of a range of medical conditions.


Ver el vídeo: DISFRAZ FACIL EGIPCIO - ACCESORIOS