Cronología de Akhenaton

Cronología de Akhenaton


Vínculos sorprendentes entre el faraón Akhenaton y el año nuevo judío

El origen de las celebraciones del Año Nuevo judío ha estado envuelto en misterio durante mucho tiempo. Las familias de todo el mundo lo celebran durante el otoño con dulces manjares, oraciones alegres y el estallido del shofar el Cuerno de RAM. Llamado Rosh Hashaná ("Head of the Year"), también es Yom Hazikaron ("Día del Recuerdo"). Sin embargo, ¿qué se recuerda exactamente? La Biblia no ofrece ninguna pista. Es un día de antiguos acertijos y preguntas, y simplemente nadie conoce su razón de ser.


Cronología de Akhenaton - Historia

Una reinterpretación de la historia bíblica y egipcia que muestra que Moisés y el faraón Akhenaton son uno y el mismo.

& bull Proporciona evidencia dramática de fuentes tanto arqueológicas como documentales.

& bull Un desafío radical a las creencias arraigadas sobre el origen de la religión semítica.

Durante su reinado, el faraón Akhenaton pudo abolir el complejo panteón de la antigua religión egipcia y reemplazarlo con un solo dios, Atón, que no tenía imagen ni forma. Aprovechando las sorprendentes similitudes entre la visión religiosa de este faraón "ldquoheretic" y las enseñanzas de Moisés, Sigmund Freud fue el primero en argumentar que Moisés era de hecho un egipcio. Ahora Ahmed Osman, utilizando descubrimientos arqueológicos recientes y documentos históricos, sostiene que Akhenaton y Moisés eran el mismo hombre.

En un relato impresionante de la historia del Éxodo, Osman detalla los eventos de la vida de Moisés / Akhenaton: cómo fue criado por parientes israelitas, gobernó Egipto durante diecisiete años, enfureció a muchos de sus súbditos al reemplazar el panteón egipcio tradicional con la adoración de Atón. , y se vio obligado a abdicar del trono. Retirándose al Sinaí con sus partidarios egipcios e israelitas, murió fuera de la vista de sus seguidores, presumiblemente a manos de Seti I, después de un intento fallido de recuperar su trono.

Osman revela los componentes egipcios en el monoteísmo predicado por Moisés, así como su uso del ritual real egipcio y la expresión religiosa egipcia. Muestra que incluso los Diez Mandamientos delatan la influencia directa del Hechizo 125 en el Libro de los Muertos egipcio. Moisés y Akhenaton representan un desafío radical a las creencias antiguas sobre el origen de la religión semítica y el enigma de la desviación de Akhenaton de la antigua tradición egipcia. De hecho, si las afirmaciones de Osman son correctas, muchas figuras importantes del Antiguo Testamento serían de origen egipcio.

Elogios para Moisés y Akhenaton: la historia secreta de Egipto en el momento del éxodo& hellip

"La obra clásica que redefine el marco temporal del Éxodo y lo ubica firmemente en la era de Akhenaton y Tutankamón. Lectura esencial para todos los historiadores de la Biblia".
& mdash Andrew Collins, autor de From the Ashes of Angels y Gateway to Atlantis

"Su estudio ofrece una perspectiva alternativa interesante".
& mdash Nexus, marzo / abril de 2003


Cronología de Akhenaton - Historia

[& # 8230] Volviendo al antiguo Egipto, sin embargo, parece que los hicsos también fueron parte del Éxodo, que, aunque históricamente se cree que es un mito, bien podría haber tenido lugar a raíz de la proscripción del atenismo. Gran parte del Antiguo Testamento tiene conexiones obvias con los escritos del antiguo Egipto. Y aunque la historia, la Biblia e incluso las películas afirman que el Éxodo dirigido por Moisés tuvo lugar durante el reinado de Ramsés II, hay pruebas que sugieren, muchas de las cuales hemos examinado anteriormente, que, de hecho, tuvo lugar una siglo antes, durante el reinado de Akhenaton. [9] [& # 8230]

Es interesante para cualquiera tratar de colocar a Moisés con Akhenaton, cuando podemos ver que Salomón era el yerno de este faraón. Parece que falta algo de historia de ebrew.

Catherine tiene toda la razón. Este artículo obtiene la verdad completamente al revés, lo cual es normal cuando los secularistas intentan subvertir la verdad de Dios.

Acabo de encontrar este artículo y me sorprendió la pregunta que me hicieron. Hubiera preguntado & # 8211 ¿Influyó el monoteísmo de Moisés en el faraón Akhenaton? No puedo pensar en una sola cultura antigua, aparte de los israelitas / judíos, que tuviera una cosmovisión monoteísta. Entonces, para mí, no tiene sentido que Akhenaton se suscriba a un dios, de la nada, por así decirlo. Creo que debe haber sacado esa idea de algún lugar o de otra persona.
Por supuesto, si todo fue motivado políticamente, tal vez, por el hecho de que los sacerdotes se estaban volviendo demasiado poderosos y amenazaban el poder del Faraón, podría ver a un gobernante usando el monoteísmo como un medio para acabar con ellos. Si Akhenaton, él mismo, realmente lo creía o no, sería irrelevante en ese caso.

Juan el Bautista fue Elías el que vino justo antes del Rapto ya sucedió ¿Qué estás esperando? JOHN NELSON DARBY 1830 PONTE ALLÍ NO ENCONTRARÁS EL RAPTO EN LA PRIMERA BIBLIA DE LA VULGADA O SEPTUITIS

Abraham fue el primer monoteísta, ya que vivió 450-650 años antes de Akhenaton. Es una omisión flagrante discutir el monoteísmo primitivo sin el patriarca hebreo.

A fin de cuentas, creo que es mucho más probable que la experiencia de Israel en Egipto haya contribuido a su tendencia (hasta su regreso del exilio) a incluir otras formas y objetos de adoración, ya sea en conjunto o con la exclusión de su adoración de Dios.

Tu hipótesis podría tener algún mérito, si Akhenaton y Moisés hubieran vivido durante el mismo período. En este artículo, usted señala que Akhenaton reinó entre 1352 y 1336 a. C. Desafortunadamente, Moisés vivió alrededor de trescientos años antes & # 8212 la historia del Éxodo cubre un período entre 1657 y 1512 a. C.
José, cuya familia adoraba a una deidad monoteísta conocida libremente como Dios Todopoderoso o El Shaddai, llevó a su familia a Egipto 430, algunos años antes del Éxodo. Debido a la posición de Joseph y sus logros, él y los nacidos en su hogar (el hogar de su padre, Jacob) fueron tratados con respeto durante muchos años, incluso siglos, después de su muerte. Por lo tanto, es más probable que José & # 8212 y particularmente su padre Jacob (Israel) & # 8212 introdujeran el concepto de monoteísmo en el panorama religioso que existía en Egipto en ese momento.
Muchos eruditos pusieron incorrectamente el Éxodo & # 8212 aquellos que aceptan que existió tal cosa, de todos modos & # 8212 tan recientemente como el siglo XIII a. C., durante el reinado de Ramsés II (1279 & # 8211 1213). Pero tal calendario niega muchos de los eventos posteriores al Éxodo que tuvieron lugar en Canan después de la llegada de los hebreos (el período de casi trescientos años de los Jueces antes de la unción de Israel y el primer rey (Saúl) # 8217 durante el siglo XI. AEC.
Nunca dejo de asombrarme por la cantidad de personas supuestamente & # 8216smart & # 8217 que se niegan a utilizar el único registro de la historia humana que ha perdurado a lo largo de los siglos como base de su investigación. Parece que preferirían pasar su vida tratando de probar teorías alternativas de la historia y tratando de encajar esas teorías en el cuadro que se han dibujado.
Dios debe estar revolviéndose en su tumba cuando ve a eruditos que profesan ser judíos negando la historia de su propio pueblo, negando así a su propio Dios, Jehová.

La evidencia del Pedestal de Berlín indicaría que Israel ya fue reconocido como un pueblo en el Levante Sur durante el reinado de Amunhotep II. Me sorprende constantemente que una publicación de mentalidad académica no reconozca esto. Esto implicaría claramente que si hubiera una influencia monoteísta entre Israel y Egipto, que se fue por el otro lado & # 8230 Akhenaton estaba tomando prestado, no creando.

El monoteísmo en el sentido de que fue una toma de poder por parte del monarca. Una vez que trasladó la cancha al desierto, Egipto realmente se vino abajo a nivel internacional. ¿Y por qué mudarse al desierto? Para crear una nueva base de poder y proteger el & # 8220 flanco & # 8221 de aquellos que asesinarían al monarca.

Veo mucha más política en el movimiento que motivaciones religiosas.

Éxodo fue 1453 a. C., así que si alguien fue influenciado, fue Akenatón por Moisés.
Los israelitas no fueron monoteístas hasta después del regreso de Babilonia, 1000 años después del Éxodo. He escrito varios libros sobre esto y son gratuitos para pedirlos. Dr. Saul Pressman [correo electrónico & # 160 protegido]

Si pensaba que Akhenaton se veía a sí mismo como un dios. ¿No?

Si los israelitas eran tan monoteístas, ¿por qué Aarón hizo el becerro de oro? La mayoría de ellos seguían siendo politeístas. Solo quiero la verdad también.

Extraña historia. Siempre tratando de desacreditar la Biblia. Los israelitas fueron monoteístas desde sus inicios. Después de ver los milagros realizados por Moisés, el siguiente Faraón tuvo miedo y trató de copiar la religión de Moisés. ¿Por qué más haría lo que hizo? No sigas luchando contra la verdad para tratar de refutar la Biblia.

El tipo que escribió este artículo no parece entender la historia. Realmente todos los comentarios muestran que nadie tiene idea de una historia simple. No necesita muchos detalles, solo una comprensión profunda de la historia espiritual y todo el conocimiento pasado sobre la trascendencia. India es el lugar donde comienzas y luego te ayudará a comprender mejor Egipto y otras culturas. Incluso Is-ra-el es lo mismo que el Tao. Es el simple hecho de que no ves las similitudes, no sabes la verdad cuando la encuentras.

Entonces creería que el judaísmo es una forma evolutiva de atenismo y que Moisés era el nieto del faraón Aknenaten y fue expulsado de Egipto con la clase gobernante religiosa de atenitas y sus partidarios por el faraón Horembeb y su hijo Ramsés, que se convirtió en Ramsés. 2 en el Sanai a través del Mar Nilo, que no era el Mar Rojo. Esto es como la historia de Jesús porque realmente Jesús fue un discípulo de Juan el Bautista, ¡el verdadero Padre del cristianismo! JR Audet

No, fue al revés. Egipto se dio cuenta de que el Dios de Moisés era el único Dios verdadero, porque experimentaron las plagas y vieron que el Dios de Moisés protegía a su pueblo mientras destruía a Egipto, que los oprimía. La religión de Atón se estableció después de que Dios sacó a Moisés y a su pueblo de la esclavitud de Egipto. Solo duró poco tiempo y se consideró herejía en Egipto desafiar a los dioses antiguos y declarar que solo hay un Dios.

Lo siento chicos, pero edúquense. Éxodo ha sido abandonado por la arqueología convencional hace mucho tiempo. No hubo Éxodo. La mayoría de los eruditos están de acuerdo en que Moisés nunca existió. Es la personificación del nacimiento de Israel. Si Moisés y tal evento hubieran ocurrido, no solo habría una plétora de evidencia arqueológica, sino que los israelitas habrían hablado de ello durante generaciones después. Moisés sólo está presente en los primeros libros del Antiguo T. Un & # 8220Dios & # 8221 es una personificación pagana y todas las culturas en la antigüedad eran paganas en un momento y otro. El Dios de Abraham era una de las muchas deidades de la región en ese momento, una deidad pagana edomita que Israel adoptó después de la caída de Jerusalén. Él era el Dios de la guerra y la tormenta de la región. El final de la Edad del Bronce / Edad del Hierro Temprano es cuando nace & # 8220Dios & # 8221.

¿Estás literalmente explicando el consenso arqueológico actual sobre el Éxodo a la Sociedad de Arqueología Bíblica?

Así que Moisés debe haber sido Ahkenaten simplemente porque existieron más o menos al mismo tiempo y porque ambos adoraban a & # 8216 uno & # 8217 a Dios? ¿Hay algo más para continuar?

Entonces, Moisés debe haber sido Aknaten simplemente porque existió aproximadamente al mismo tiempo que Aknaten y porque ambas religiones adoran a & # 8216 una & # 8217 a Dios? ¿Hay más información además de eso?

Personalmente, no me sorprende que Aknaten quisiera ser adorado como el & # 8216sol & # 8217, los antiguos egipcios habían asociado muchos dioses con el Sol, Aknaten obviamente quería ser adorado como un dios. También teniendo en cuenta que las familias satánicas de élite que gobiernan este mundo son adoradores del & # 8216Sun & # 8217, de nuevo, no es nada sorprendente.

Dado que el Éxodo tuvo lugar alrededor de 1447 a. C., Moisés vivió BIEN antes de Akhenaton. Si usa una cronología revisada o nueva, se vuelve aún más una brecha en lo que respecta a la sucesión de faraones. La conclusión es que Akhenaton probablemente siguió su propio camino o aprendió de los hebreos. Sabemos que los hebreos ya estaban en Canaán debido a la correspondencia en las tablas de Amarna de las que Akhenaton formaba parte.

El hermano de Akhenaton era Moisés.

Comentarios interesantes, pero se debe pensar en el suegro de Moisés. Recuerde que él se sentó con Aarón y Moisés en la Presencia del Único Dios viviente y verdadero. Tenía 40 años para enseñar a Moisés.

Soy un pastor. Estoy tan emocionado y no gané & # 8217t conocer esta historia gracias

marchito en la vid? El Islam es la religión que proclama: No hay más dios que Dios.
El único.

¡El judaísmo es la herejía armana del antiguo Egipto y el faraón Akhenaton es el padre de esta supuesta fe que todavía existe hoy debido a su nieto Moisés! al igual que Jesús, el Mesías gentil es el discípulo de Juan el Bautista, que es el Mesías judío, y lo que los cristianos creemos hoy es el paulianismo. JR AUDET

Me sorprende cómo tenemos tanto conocimiento y comprensión de una cultura de la que no somos descendientes. Además, me sorprende la falta de conocimiento dentro de nuestra propia cultura.
Soy de ascendencia hawaiana, portuguesa, china, galesa y francesa. Mis antepasados, como la mayoría, son de todo el mundo. Mi misión es tener conocimiento y comprensión de mis culturas antiguas. He pasado la mayor parte de mi vida aprendiendo la cultura (religión) de otra persona. Creo que todos nos beneficiaríamos de saber quiénes somos realmente.
Malama Pono (cuídate, ten razón)

La fe dice
Teorías interesantes! Moisés robó el oro del Faraón y por eso el Faraón lo perseguía. 40 años en el desierto? Si una docena de esclavos escaparan, se habría registrado: ¿2 millones?

INCORRECTO. NO SE HABRÍA GRABADO. LOS EGIPCIOS NO REGISTRARON NADA QUE LOS HIZO PARECER DÉBILES, VULNERABLES O DERROTADOS. HABRÍAN ENTERRADO TODO CONOCIMIENTO DE LA MATERIA Y JURADO LOS ESCRIBAS A MUERTE SI LO hubieran registrado. ASÍ FUNCIONA EGIPTO.

¿Por qué no podía la religión de Moisés influir con la misma facilidad en Akhenaton? Eso tendría MUCHO más sentido que un Faraón poniendo patas arriba a Egipto por la influencia de una religión extranjera a la que Egipto había estado expuesto a muchos. PERO si los relatos del Génesis son correctos, entonces sería suficiente para influir en un joven faraón que vio a su padre derrotado a manos del DIOS HEBREO.

Así que Akhenaton se declaró a sí mismo como el único Dios verdadero, Atón, ya que el Faraón siempre fue considerado la encarnación de Dios en la tierra. Y esto no creó la necesidad del sacerdocio, que tenía todo el tesoro. Suena como cuando Hitler se declaró a sí mismo canciller supremo y dispersó el gobierno.

Blb, un fundamentalista es alguien que confunde las metáforas de su religión con hechos. Eres fundamentalista.

Teorías interesantes! Moisés robó el oro del Faraón y por eso el Faraón lo perseguía. 40 años en el desierto? Si una docena de esclavos escaparan, se habría registrado & # 8211 ¿2 millones? Las historias de la Biblia hebrea aparecen en otras culturas mucho antes de la Biblia registrada. Tomar prestado de otras culturas no fue un hecho inusual. ¡Es una lectura muy interesante como un buen hilo!

“El monoteísmo israelita se desarrolló a través de siglos de discusión, declaraciones de fe e interacciones con otras sociedades y otras creencias”, escribe Fagan. “Por el contrario, el monoteísmo de Akhenaton se desarrolló en gran medida a instancias de un único monarca absoluto que presidía una tierra aislada, donde la palabra del faraón era ley divina y secular. Fue un experimento que se marchitó en la vid ".

¡NO había israelitas antes de Abraham! ¡Él fue el primero! Dios se reveló a Abraham. No fue el resultado de & # 8216discusión & # 8217 lol ¡Qué idiota! Fue un tema de revelación sobrenatural. Eso es lo que separa al judaísmo y al cristianismo de TODAS las demás religiones. REVELACIÓN.

NO había otros pueblos monoteístas cerca de Canaán. ¿De hecho? No había pueblos monoteístas en ningún lugar del planeta Tierra en este momento. Allí, cientos de dioses adoraban en Canaán incluso antes de que existieran los israelitas. El pueblo de Canaán fue conquistado primero por los amorreos y por los hijos de Anac, que eran gigantes y hombres de renombre. La idea del monoteísmo era ÚNICA para Israel porque Dios, que es UNO, se reveló a Abraham y luego reveló Su Nombre a Moisés.

Nunca he leído tanta basura falsa en toda mi vida. NINGUNO de los cuales tiene algún fundamento en la historia. Es solo & # 8216IDEAS & # 8217 que la gente soñó para explicar de dónde vinieron realmente los israelitas. Basura total. Me siento más tonto por haber visto esta página.

YAHWEH era y es el DIOS de los hebreos. JC no tiene conexión con los hijos de Israel.

Creo que los comentarios son casi tan interesantes como el artículo.

[& # 8230] ustanova na svetu kad je biblijska arheologija u pitanju. U članku koji nosi naslov ¿Influyó el monoteísmo del faraón egipcio Akhenaton en Moisés ?, profesor antropologije sa Kalifornijskog univerziteta u Santa Barbari, Briann Fagan, raspravlja o [& # 8230]

& # 8220 Estos son los proverbios de Salomón que los hombres de Ezequías, rey de Judá, transcribieron & # 8221 (Proverbios 25: 2). Aparentemente esta sección en el libro de Proverbios es la fecunda generosidad de los estudios de la generación de Ezequías a fines del siglo VIII, quien supuestamente (según el Talmud) colgó una espada en un lugar prominente y decretó que quien no estudiara sería traspasado con la espada. ¿Qué sucedió? Se llevó a cabo una búsqueda desde Dan hasta Beersheba y no se encontró a nadie como un tonto. Se encontró una representación de este rey judío en los restos del palacio real en Ramet Rahal y tiene una especie de media sonrisa como si tuviera sentido del humor, algo así como el senador John Kerry mientras hacía campaña para presidente que les había dicho a los estudiantes que si estudian todo irá bien y no lo hacen, sufrirán y serán desplegados en el extranjero en el ejército (lo que no fue bien recibido por todos, ya que se trataba de una acusación sobre las razones de la intervención en Irak por parte de personas que no lo hicieron). # 8217t molestarse en leer revistas de política exterior).
Fue después de ver la película, & # 8220 El séptimo signo & # 8221, que me encendí con el misticismo judío y lo que noté es este énfasis en las acciones de un individuo que pueden inclinar el equilibrio entre el bien y el mal. Hay un momento en la película en el que la pareja con el niño que espera están en una tienda y comentan sobre un adorno de cuna hecho de cuatro palomas y dicen & # 8220Italia & # 8217s mejor, & # 8221, que era una clara referencia al poeta italiano. Alegheiri Dante y la visión de los cuatro seres vivientes que llevan el trono celestial de Dios en el libro de Ezequiel que se menciona en el canto 29 de & # 8220Purgatorio & # 8221. con uno titulado & # 8220La casa de la playa & # 8221, que es una referencia obvia a la canción de Génesis & # 8220Home By the Sea. & # 8221 & # 8221 Se trata de un hombre que vive en una casa encantada donde los espíritus del visita de muertos con frecuencia:
& # 8220 Saliendo de la carpintería
a través de la puerta abierta
empujando desde arriba y abajo
sombras sin sustancia
en forma de hombres & # 8230 & # 8221
Dante Alegheiri y Joseph Gikatalia fueron contemporáneos que estudiaron las ciencias seculares y existe una similitud con la cosmología de & # 8220La Divina Comedia & # 8221 y que de acuerdo con & # 8220Las puertas de la luz & # 8221 al describir el mundo físico que habitamos , se aplica el nombre divino es Adonay, que es el nivel más bajo de divinidad y, por lo tanto, los místicos recomendaron no usar el nombre Adonay solo, sino en conjunto con el nombre YHVH, que se comparó con el tronco de un árbol del cual todos los demás los nombres divinos son ramas de. El árbol de la vida que crece en medio del jardín (Génesis 2: 9) representa los atributos de Dios que suman diez y que fueron descritos como las esferas de los cuerpos celestes que constan de los 7 planetas, sobre los cuales estaba el reino de las estrellas fijas, sobre que fue el punto de partida primordial de todo, la fuente de la sabiduría, ubicada en la punta de la letra & # 8216yod & # 8217 que es la primera letra del nombre YHVH. Más allá de este punto está lo que precedió al universo conocido, el infinito. Así que básicamente & # 8220La Divina Comedia & # 8221, desde el viaje a las profundidades del infierno hasta la consecución de una hermosa visión en el Paraíso se puede resumir en pocas palabras para los iniciados del misticismo:
El rey David, por tanto, dijo: & # 8216 Un cántico de pasos, desde las profundidades te llamo Oh dios (YHVH) & # 8217 (Salmo 130: 1). Está diciendo que está llamando a Dios desde sus profundidades, es decir, desde la fuente más alta, que se llama el Infinito (Ain Sof). Esta es la profundidad que es la cúspide de la Yod de YHVH. Por lo tanto, dijo, & # 8216Desde las profundidades Te llamo YHVH '& # 8221 (& # 8220 Meditación y Cabalá, & # 8221 p, 132).
Afortunadamente, hay personas más calificadas para intentar fusionar el misticismo medieval con la mitología egipcia:
http://www.maat.sofiatopia.org/aten.htm#6.3a

Quiero saber qué pasó realmente. La Biblia es un buen documento histórico, pero no nos dice todo, pero nos anima a descubrir estas cosas (es para la gloria de Dios ocultar una cosa y la gloria del Rey buscarlas).
A veces, la arqueología nos dice cosas diferentes a la Biblia, ¡pero no dispares al mensajero! En lugar de eso, tómate un momento para orar y ver si realmente entendiste lo que dice la Biblia. ¡Te sorprenderá lo que Dios te muestre!


Contenido

Dinastía temprana XVIII editar

La dinastía XVIII fue fundada por Ahmose I, el hermano o hijo de Kamose, el último gobernante de la dinastía XVII. Ahmose terminó la campaña para expulsar a los gobernantes hicsos. Su reinado se considera el final del Segundo Período Intermedio y el comienzo del Nuevo Reino. La consorte de Ahmose, la reina Ahmose-Nefertari fue "posiblemente la mujer más venerada en la historia de Egipto y la abuela de la XVIII Dinastía". [2] Fue deificada después de su muerte. Ahmose fue sucedido por su hijo, Amenhotep I, cuyo reinado transcurrió relativamente sin incidentes. [3]

Amenhotep I probablemente no dejó heredero varón y el siguiente faraón, Thutmosis I, parece haber estado relacionado con la familia real a través del matrimonio. Durante su reinado, las fronteras del imperio de Egipto alcanzaron su mayor extensión, extendiéndose en el norte hasta Carquemis en el Éufrates y en el sur hasta Kurgus más allá de la cuarta catarata del Nilo. Thutmosis I fue sucedida por Thutmosis II y su reina, Hatshepsut, que era la hija de Thutmosis I. Después de la muerte de su marido y un período de regencia para su hijastro menor (que más tarde se convertiría en faraón como Thutmosis III), Hatshepsut se convirtió en faraón por su cuenta. derecho y gobernado durante más de veinte años.

Thutmosis III, quien se hizo conocido como el mayor faraón militar de todos los tiempos, también tuvo un largo reinado después de convertirse en faraón. Tuvo una segunda corregencia en su vejez con su hijo Amenhotep II. Amenhotep II fue sucedido por Thutmosis IV, quien a su vez fue seguido por su hijo Amenhotep III, cuyo reinado se considera un punto culminante en esta dinastía.

El reinado de Amenhotep III fue un período de prosperidad, esplendor artístico y poder internacional sin precedentes, como lo atestiguan más de 250 estatuas (más que cualquier otro faraón) y 200 grandes escarabajos de piedra descubiertos desde Siria hasta Nubia. [4] Amenhotep III emprendió programas de construcción a gran escala, cuya extensión solo puede compararse con los del reinado mucho más largo de Ramsés II durante la dinastía XIX. [5] La consorte de Amenhotep III fue la Gran esposa real Tiye, para quien construyó un lago artificial, como se describe en once escarabajos. [6]

Akhenaton, el período de Amarna y Tutankamón Editar

Amenhotep III pudo haber compartido el trono hasta doce años con su hijo Amenhotep IV. Hay mucho debate sobre esta corregencia propuesta, y diferentes expertos consideran que hubo una corregencia larga, corta o ninguna.

En el quinto año de su reinado, Amenhotep IV cambió su nombre a Akhenaton (ꜣḫ-n-jtn, "Efectivo para Atón") y trasladó su capital a Amarna, a la que llamó Akhetaten. Durante el reinado de Akhenaton, Atón (jtn, el disco solar) se convirtió, en primer lugar, en la deidad más prominente y, finalmente, llegó a ser considerado el único dios. [7] Si esto equivalía a un verdadero monoteísmo sigue siendo objeto de debate dentro de la comunidad académica. Algunos afirman que Akhenaton creó un monoteísmo, mientras que otros señalan que simplemente suprimió un culto solar dominante mediante la afirmación de otro, mientras que nunca abandonó por completo varias otras deidades tradicionales.

Los egipcios posteriores consideraron este "período de Amarna" una aberración desafortunada. Después de su muerte, Akhenaton fue sucedido por dos faraones efímeros, Smenkhkare y Neferneferuaten, de los cuales se sabe poco. En 1334, el hijo de Akhenaton, Tutankhaten, ascendió al trono: poco después, restauró el culto politeísta egipcio y posteriormente cambió su nombre en Tutankhamon, en honor al dios egipcio Amón. [8] Sus hijas, las momias 317a y 317b, representan la última generación genéticamente relacionada de la XVIII Dinastía.

Ay y Horemheb Editar

Los dos últimos miembros de la decimoctava dinastía, Ay y Horemheb, se convirtieron en gobernantes de las filas de los funcionarios de la corte real, aunque Ay también podría haber sido el tío materno de Akhenaton como descendiente de Yuya y Tjuyu.

Ay pudo haberse casado con la Gran Esposa Real viuda y la joven media hermana de Tutankhamon, Ankhesenamun, para obtener el poder que no vivió mucho después. Ay luego se casó con Tey, quien originalmente era la nodriza de Nefertiti.

El reinado de Ay fue breve. Su sucesor fue Horemheb, un general durante el reinado de Tutankamón a quien el faraón pudo haber designado como su sucesor en el caso de que no tuviera hijos sobrevivientes, lo que sucedió. [9] Horemheb pudo haberle quitado el trono a Ay en un golpe de estado. Aunque el hijo o hijastro de Ay, Nakhtmin, fue nombrado príncipe heredero de su padre / padrastro, Nakhtmin parece haber muerto durante el reinado de Ay, dejando la oportunidad para que Horemheb reclame el trono a continuación.

Horemheb también murió sin hijos sobrevivientes, después de haber designado a su visir, Pa-ra-mes-su, como su heredero. Este visir ascendió al trono en 1292 a. C. como Ramsés I, y fue el primer faraón de la dinastía XIX.

Este ejemplo a la derecha representa a un hombre llamado Ay que alcanzó las posiciones religiosas exaltadas de Segundo Profeta de Amón y Sumo Sacerdote de Mut en Tebas. Su carrera floreció durante el reinado de Tutankhamon, cuando se hizo la estatua. Los cartuchos del rey Ay, el sucesor de Tutankhamon que aparecen en la estatua, fueron un intento de un artesano de "actualizar" la escultura. [10]

Relaciones con Nubia Editar

El imperio de la XVIII Dinastía conquistó toda la Baja Nubia bajo Tutmosis I. [11] Durante el reinado de Tutmosis III, los egipcios controlaban Nubia hasta el río Nilo, cuarta catarata (rápidos). Los egipcios se referían a la zona como Kush y la administraba el virrey de Kush. La XVIII dinastía obtuvo oro nubio, pieles de animales, marfil, ébano, ganado y caballos, que eran de una calidad excepcional. [11] Los egipcios construyeron templos en toda Nubia. Uno de los templos más grandes e importantes se dedicó a amun en Jebel Barkal en la ciudad de Napata. Este templo de Amón fue ampliado por faraones egipcios y nubios posteriores, como Taharqa.


Mover a Akhetaton

En el quinto año de su reinado, el rey cambió su nombre de Amenhotep ("Amón está contento") a Akhenaton ("Beneficioso para Aton"). El nombre de Nefertiti se expandió a Neferneferuaten ("Hermosa es la belleza de Aton"): Nefertiti. Ese mismo año Akhenaton trasladó su capital a un nuevo sitio a unas 200 millas (300 km) al norte de Tebas. La ubicación elegida para la nueva capital, llamada Akhetaton (“Horizonte del Atón” Tell el-Amarna), era un sitio virgen en la orilla este del río Nilo, una gran bahía desértica rodeada por acantilados de piedra caliza, en la que una serie de se esculpieron estelas fronterizas. Los textos de los límites, fechados en el quinto, sexto y octavo año de su gobierno, describen la ciudad planificada con cierto detalle y revelan la intención principal de Akhenaton: construir una ciudad dedicada al culto de los Aton separada de los cultos ya establecidos.

La construcción comenzó a buen ritmo en una nueva serie de residencias reales y templos al aire libre, este último construido completamente con piedra caliza. talatat y decorado de una manera similar a la de sus predecesores en Karnak. La ciudad central se construyó alrededor del vasto templo principal de Aton, llamado Gempaaton, y un santuario secundario, llamado la Mansión de Aton. Cerca se encontraba un gran palacio formal conectado a una propiedad real por medio de un puente sobre la carretera principal de norte a sur. El camino en sí conducía a un palacio del norte y un asentamiento ribereño trazado a lo largo de los límites del norte de Akhetaton. Las estructuras reales y religiosas de la ciudad central estaban rodeadas de oficinas administrativas, almacenes y talleres, así como extensos suburbios de villas privadas y casas privadas más pequeñas. En el extremo sur, se construyó un recinto ajardinado separado, llamado Maru-Aton, que parece haber proporcionado un lugar de recreación para la familia real. El sitio de Tell el-Amarna proporciona información invaluable sobre el diseño de la ciudad y la arquitectura doméstica del antiguo Egipto y, sin embargo, sigue siendo un asentamiento muy atípico, debido a su base programática y su situación en el borde del desierto más que en el cultivo. .

Se construyeron tumbas privadas para los funcionarios de la corte de Akhenaton en los acantilados del norte y sur al este, aunque finalmente ninguna se terminó ni se usó para el entierro. La tumba real, destinada a Akhenaton, Nefertiti y sus hijas, fue tallada en un gran wadi al este de la ciudad. No muy lejos de la desembocadura del wadi real, se descubrieron los restos de una aldea para trabajadores, aparentemente las dependencias domésticas de aquellos hábiles artesanos que se dedicaban a cortar y decorar la tumba real.

Uno de los descubrimientos más importantes de Tell el-Amarna fue un alijo de tablillas de arcilla que se originó en la oficina de registros de la ciudad central, conocida como las Cartas de Amarna. Escritas en una forma arcaica y algo provinciana de la escritura cuneiforme babilónica, las tablillas representan parte de la correspondencia entre la corte egipcia y otros estados y vasallos del antiguo Oriente Medio. Proporcionan una visión invaluable de la naturaleza de las relaciones diplomáticas entre las grandes naciones y los pequeños estados del siglo XIV a. C., así como un indicio incompleto y tentador de las maniobras estratégicas de la época. Las cartas de las grandes potencias (Babilonia, Asiria, Mitanni y la corte hitita) suelen estar preocupadas por el intercambio de regalos y los matrimonios diplomáticos. Los de los estados vasallos de Siria y Palestina se ocupan de la situación política y militar local y, a menudo, reciben quejas de falta de atención por parte de la corte egipcia. These communications have been used as the basis for the conclusion that Akhenaten had adopted a pacifist attitude toward the Egyptian empire in Asia, but, considering the selective nature of the letters and the lack of direct evidence from the Levant, such judgments may in fact be premature.

In addition to Nefertiti, two other queens appear at Akhetaton: the king’s mother, Tiy, and a secondary wife of Akhenaten, called Kiya, who bears a distinctive epithet, quite different from Nefertiti’s, incorporating the phrase “the (king’s) greatly beloved wife.” While Tiy seems to have died during her son’s reign, the fate of Kiya is unclear, although her name at the Maru-Aton was usurped by that of the eldest princess, Meritaton.


Antiguo Egipto

Egypt During the New Kingdom, the cult of the sun god Ra became increasingly important until it evolved into the uncompromising monotheism of Pharaoh Akhenaten (Amenhotep IV, 1364-1347 B.C.). According to the cult, Ra created himself from a primeval mound in the shape of a pyramid and then created all other gods. Thus, Ra was not only the sun god, he was also the universe, having created himself from himself. Ra was invoked as Aten or the Great Disc that illuminated the world of the living and the dead.

The effect of these doctrines can be seen in the sun worship of Pharaoh Akhenaten, who became an uncompromising monotheist. Aldred has speculated that monotheism was Akhenaten's own idea, the result of regarding Aten as a self-created heavenly king whose son, the pharaoh, was also unique. Akhenaten made Aten the supreme state god, symbolized as a rayed disk with each sunbeam ending in a ministering hand. Other gods were abolished, their images smashed, their names excised, their temples abandoned, and their revenues impounded. The plural word for god was suppressed. Sometime in the fifth or sixth year of his reign, Akhenaten moved his capital to a new city called Akhetaten (present-day Tall al Amarinah, also seen as Tell al Amarna). At that time, the pharaoh, previously known as Amenhotep IV, adopted the name Akhenaten. His wife, Queen Nefertiti, shared his beliefs.

Akhenaten's religious ideas did not survive his death. His ideas were abandoned in part because of the economic collapse that ensued at the end of his reign. To restore the morale of the nation, Akhenaten's successor, Tutankhamen, appeased the offended gods whose resentment would have blighted all human enterprise. Temples were cleaned and repaired, new images made, priests appointed, and endowments restored. Akhenaten's new city was abandoned to the desert sands.

Data as of December 1990
Source: Library of Congress Country Studies


Unwrapping the Pharaohs

Adults and children alike are fascinated by Egyptian civilization. But most modern archaeologists have lately tried to use Egyptian chronology to dispute the biblical record. Secular textbooks and videos challenge the faith of students and discredit the biblical account of Exodus. Those who wish to defend the accuracy of the Bible now have an incredible tool in this exciting book that provides compelling confirmation of the biblical account.


Tutankhamun's Funeral Mask

Tutankhamun's mask The stunning, gold funeral mask of Pharaoh Tutankhamun is considered to be one of the most highly artistic, complex, and beautiful pieces of art crafted by the ancient Egyptians. Tutankhamun, or better known as “King Tut”, reigned from 1332-1323 BC. His name translates to “The living image of Aten.” He was considered to be an atrocious ruler, even at nine years old, unlike his father before him. Under his ruling, he made many changes to Egypt that were unpopular with the people. Tut made complete religious changes to Egypt primarily, as he forced the people to follow Monotheism Aten, the sun God.&hellip


The Akhenaten Temple Project and Karnak Excavations

Stored talatat at Karnak

Scholarly study of the reign of Akhena­ten, pharaoh of Egypt (ca. 1375-1357 B.C.), has focused with justification on the last thirteen years of his life and the new capi­tal he founded in Middle Egypt at Amarna. Investigation of this latter site is rendered difficult, however, by the fact that the city was almost completely razed within a generation of Akhenaten’s death, and its masonry removed to neighboring towns as new building material. To date only some 2,000 relief blocks from buildings originally standing at Amarna have been recovered from neighboring Hermopolis.

This paucity of material is not found at Thebes, the earlier capital of Akhenaten which he occupied during the first five years of his reign. Here, as early as the second quarter of the 19th century, the ruins of Karnak and Luxor had begun to yield blocks of a standard dimension, 52 x 25 x 22 cm., which the natives called “talatat.” By the mid 󈨀’s of the present century over 100,000 of these blocks had come to light, some 35,000 being decorated on one or more sides with parts of relief scenes. Beyond the obvious fact that the talatat were quarried and decorated by Akhenaten, and certainly belonged to long-dismantled structures of his at Thebes, nothing was known of purpose or date, or the number and identity of the buildings themselves. It seemed clear to all that, should it be possible to fit back together these “jig-saw” pieces of reliefs, decorated walls would begin to take shape and in fact the temple would be reconstituted. But no ground plans were visible, and so thorough had been the destruction that even the site of the buildings was unknown.

Restored processional scene from an Aten temple

Attempts to study the talatat seriously were rare and desultory before the late 󈧘’s. Then the vast restoration program at Karnak set on foot by the inspector of antiquities, Henri Chevrier, brought tens of thousands of new talatat to light from inside later construction, and made imme­diate study imperative. Nevertheless, storage facilities at Karnak were so poor that most of the newly extracted blocks, many brightly painted, were forced to remain in open-air stacks, a prey to the elements, and only a few were stored in a magazine. Moreover, the conditions under which the blocks were recovered were less than ideal, there often being no recording supervisor on the spot while the laborers worked. The result was that the storage areas were rapidly filled with a jumble of blocks, no two originally contiguous frag­ments being together, and there being no direct means of telling where a given block had come from. Scholarly study of the talatat during this period (ca. 1945-1965) was restricted to random selection and study of the “best” pieces, subjectively chosen, and art books would feature photo­graphs taken in desultory fashion to illus­trate a particular point, not to elucidate the talatat themselves.

In 1965 a retired American diplomat of distinguished career, one Ray Winfield Smith, became interested in the problem of the Karnak talatat. He conceived the plan of photographing all the Karnak talatat to scale, both those still in the Luxor area and those taken to Europe and America, and, with the aid of computer science, of attempting to reconstruct the relief scenes of which they were once the com­ponents. In 1966 Mr. Smith secured the sponsorship of the University Museum, amassed a skilled staff of Egyptologists, partly Egyptian, partly British, and set to work on a project which had become by this time a compelling dream. Smith was indefatigable in his pursuit of talatat. All the blocks at Karnak were photographed to scale, and then the intrepid investigator set out on a search which led him to France, Germany, Switzerland and the U.S.A. Everywhere talatat were photographed, and Egyptologists willingly offered their own photos. Prof. W. Helck of Hamburg gladly lent his collection of photographs, the earlier collection of Prof. Legrain was secured, and M. Chevrier, now in retire­ment, offered by letter what his memory retained of the period when the blocks were being removed.

The success of the project, dubbed the “Akhenaten Temple Project,” was phe­nomenal. The photographs were subjected to a rigid classification, and very soon matches began to be made. All photo­graphs were classified according to con­tent, and contact photos were mounted on glass plates. As matches were made, the photographs in question were removed from their respective “classification” plates, and mounted on “temporary scene” plates, which themselves were classified accord­ing to the content of the scene, thus “king and queen,” “princesses,” “servants,” “nature scenes,” “offerings” etc. To date thousands of these embryonic scenes have been put together, and matches between individual scenes, in fact, are not uncommon.

Talatat (right) found reused as filling in later pylon

The work was carried on in Cairo, which constituted the headquarters of the Project. Here were available facilities for develop­ing and printing of photographs, the draw­ing of facsimiles, and a library for research. Five years of the Project had produced a mass of partly digested material and the time had come for publication and conse­quently the year 1971 witnessed increased research with a view to preparing a MS. From the outset the Project had enjoyed the services of a wide range of consul­tants, including Professors Abu Bakr of Cairo University, John Wilson of the Uni­versity of Chicago, Sayed Tawfik of Cairo University, and Mr. Gerhard Haeny of the Swiss Archaeological Institute in Cairo. Chapters in the publication were assigned to Prof. Abu Bakr, Dr. Ramadan Saad of the Egyptian Antiquities Organisation, Prof. Tawfik and Mrs. Jocelyn Goharry, a Ph.D. candidate at the University of Liverpool working on the Project in Cairo. By dint of hard effort, and the services of two gifted artists, Mr. Leslie Greener and Mr. Joseph Clarke, the line drawings and the first half of the projected volume were completed in December 1971. The second half achieved MS form in September 1973, and the entire work, the first of a projected three volumes, was published in 1977.

The work of the ATP, by the very nature of the material it had to deal with, is con­centrated in the formative period of Akhenaten’s program, viz. the first five years of his reign. At this time the king’s thoughts were undergoing change, and a good deal of experimentation informed the new, “expressionistic” style of art. ATP has elucidated all phases of the new pro­gram to a remarkable degree. Chief among our findings was the hitherto unsuspected prominence in the relief decoration of Nefertiti, the chief royal wife of the heretic king. Although this beautiful lady’s parent­age and pedigree remain unknown, she is represented in the painted reliefs of her husband’s temples nearly twice as often as he himself and one whole structure, “the Mansion of the Bnbn-stone” (hwt-bnbn) shows only Nefertiti and her daughters in its decoration. We also know that the inception of the new art form was attended by some uncertainty among the master artists who were commissioned by pharaoh to usher in the new relief art. The king must have adumbrated his ideas in gen­eral terms, and left it to his chief draftsman to effect his wishes in detail. At least six different treatments of the king’s form are discernible in the talatat reliefs, attesting apparently the latitude in interpretation permitted by the vagueness of the initial directives. Only later at Amarna was the revolutionary art form confined in a single “canonical” channel.

Another discovery of note was the hitherto unsuspected fact that Akhenaten had erected at Thebes prior to his depar­ture to Amarna at least eight structures, probably all temples. Judging by the fre­quency with which they are alluded to, four of these buildings were large and imposing, The largest, called the Gm(t)-p3-itn “the Sun-disc is found,” displayed on its walls sculptured scenes depicting almost exclusively the jubilee or sd-festival, and it is virtually certain that it was here that this great festival was celebrated in the second or third year of the king’s reign. Why he should have cele­brated the jubilee so early in his reign (the 30th regnal year was the norm] is a mystery but the lavish relief decoration of this temple has provided us with perhaps the best graphic description of the elabo­rate rites comprising the sd.

The first half decade of the reign was crucial for the inception of the new pro­gram and the experimentation which re­sulted in the final form to be taken by the new cult. One might expect to find texts of public royal speeches (which abound in other reigns) telling why the king did what he did. In fact, heretofore such inscrip­tions have been wholly absent from Thebes, so thorough was the destruction wrought by Akhenaten’s enemies. But the Project has now brought to light several fragments of hieroglyphic inscriptions which, in fact, have proved to be parts of just such royal monologues delivered to the court, informing of and rationalizing the monarch’s intended activity. One block, uncovered within the core of the 10th pylon as part of the filling, describes the king’s new sun-god and his attributes, as well as the shortcomings of the deities he is about to replace. These fragments prove that such inscriptions do exist, and further examination of the 10th pylon ought to produce a good many additional fragments.

Map of Karnak

Up until 1975 the Project was confined to the matching of talatat in photographic reduction, without reference to site, ground plans or other remains in situ, In fact the sites of these buildings had long since been lost, and although the talatat numbers mounted into the tens of thous­ands, no known site could be pointed out for any of the shrines. True, in 1925 a drainage canal dug around the Karnak site had by accident revealed a line of fallen colossal statues running east-west along the central Karnak axis, east of the main Amun temple. But the precise significance of the colossoi and the nature of the build­ing they decorated were by no means certain.

It had been from the start the hope of the Project to initiate excavation at Karnak to complement, as it were, the reconstruc­tion of wall reliefs. After unavoidable delays, caused partly by the October war of 1973, a concession was secured from the Egyptian Antiquities Organisation to excavate a wide tract of land east of the main temple of Amun at Karnak and in April 1975 a survey team spent four weeks at the site producing a contour map. Successive campaigns in the summer of 1975, the winter and summer of 1976, 1977 and 1978 have laid bare a sizable area and have produced results more gratifying than could have been foreseen at the outset. The area chosen for excavation was the site of Chevrier’s discovery of the colossal statues, the only site in Karnak known to have produced en el lugar Akhenaten material. By January 1976 excavation had detected the south colonnade of a large temple, and a lucky find revealed its identity to be none other than the Gm(t)-p3-itn. The summer of 1977 saw the south wall and colonnade exposed as far as the southwest corner, and the summer campaign of 1978 com­menced the excavation of the western side. Although the destruction of the temple had been thorough, the wreckers had left a pile of masonry debris along the line of the temple wall, and from these piles over 200 decorated fragments of relief have been retrieved. They are identical in style and content to the thousands of talatat the ATP had been dealing with for over a decade. Moreover, as already suspected from our examination of the talatat coming from Gm(t)-p3-itn, all the fragments belong to jubilee scenes and some few even fit directly into incomplete scenes we have long since matched!

View of the Karnak excavations

In a very real sense the excavations con­stitute a necessary follow-up to the office work. We now have some idea, and are bound shortly to increase this knowledge, as to the layout and physical aspects of the temple. The shattered fragments, more­over, lying where they fell along the course of the wall, are telling us what the office project never could, viz. the sequence along the wall of individual scenes. In other words the overall organization of the wall decoration is becoming apparent. The next logical step in the present program of research would be physical restoration of the walls upon their original foundations, and it would be relatively easy to select the individual scenes now known to follow in sequence for the rebuilding of the south wall of the temple. But there are problems connected with such reconstruction. In the first place, a large sum of money would have to be secured for an enterprise not directly related to archaeology or any other scholarly discipline! In the second place, security requirements would necessitate the building of a special wall around the area, now unfortunately outside the Karnak temenos wall, the posting of guards, and the provision of protection from the elements. Thirdly, the component blocks of the various scenes are now scattered throughout five or six store­houses, in no special order and requiring some diligence in searching out.

But there remains far more to do than simple restoration. Excavation has shown that there are other periods than that of Akhenaten represented in the 3.5 meters of strata at East Karnak. The site was occupied by the domestic quarters of the city of Thebes in the Middle Kingdom (21st-18th centuries B.C.), by a cemetery in the 17th century B.C., and by some kind of defensive (?) installation in the 21st Dynasty (11th century B.C.). Thereafter, during the Kushite period (8th-7th cen­turies B.C.) Thebes once again spread its houses over the site, and a prosperous domestic and industrial (pottery manufac­turing) quarter flourished until the coming of the Greeks (late 4th century B.C.). The sector was then abandoned, and became the dump which it remains today. All these periods must be carefully investigated from a variety of disciplinary standpoints (Egyptological, historical, anthropological, ecological etc.), and the Project has now graduated from a purely art-historical endeavor to a full-fledged modern archaeological expedition, for the area granted as a concession encompasses approximately one-third of the ancient Thebes, specifically the more domestic section of the city. Of this the Akhenaten Temple was but a small part. Two other standing temples occupy the site along with two other shrines now buried, a mud-brick pyramid of uncertain date, and streets of houses, shops and industrial buildings, all awaiting excavation. In the latter alone lies the hope of elucidating how this once-great ancient capital functioned, how its citizens lived, what they ate and drank, what their occupations were, how they laid out their streets and houses. Whereas once the Project was made up of Egyptologists and artists only, our staff now shows a wide range of experts, including pedolo­gists, osteologists, specialists in archeo­metrics, engineers, draftsmen, stratigraph­ers, ceramic experts.

A processional scene as reconstructed by Leslie Greener, the Expedition’s artist

If the Project has indeed shed some new light on the reign of history’s first mono­theist, there remain many unknowns. We still know little of the king’s motivation, and even the family relationships of the dramatis personnae of the period are obscure. As for the Gm-p3-itn temple, we can be sure only of its site and the pres­ence within it of a colonnaded court. To date, the north wall of this court has been detected by magnetometer, but not dug, while the eastern end lies beneath the modern village and is probably forever inaccessible. The relief scenes of the tem­ple suggest that a palace stood not far away, but again no such structure has yet appeared in the excavations. The sites of the remaining temples continue to defy investigation, although it is becoming increasingly clear that they all lay within the environs of Karnak. (Years ago an Akhenaten temple was postulated for the Luxor area, mainly because of the large number of talatat retrieved from the Luxor temple but it is certain that it was Ramesses II that was responsible for tak­ing them there).

Our uncertainty stems, of course, largely from the violence of the destruction which overtook Akhenaten’s program, its monu­ments and buildings, after his death.


Ver el vídeo: EGIPTO Akenatón Cambiando la Historia - Documentales