Conferencia de prensa del presidente Kennedy - Historia

Conferencia de prensa del presidente Kennedy - Historia


> JFK> Prensa

Conferencia de prensa 29 de noviembre de 1961

EL PRESIDENTE. ¿Hay alguna pregunta?

[I.] P. Señor Presidente, la semana pasada tuvimos una demostración de fuerza frente a la República Dominicana. ¿En qué circunstancias habrían entrado realmente en acción estos barcos y hombres? ¿Es esto un indicio de política en el hemisferio? ¿Se utilizarían las fuerzas estadounidenses para derribar cualquier intento de Castro, por ejemplo, de derrocar a un gobierno existente?

EL PRESIDENTE. Pues bien, las fuerzas de Estados Unidos que permanecieron en aguas internacionales estaban allí porque existía la sensación de que se podían tomar medidas en República Dominicana que acabarían con cualquier esperanza de que se pudiera lograr una solución democrática. Debido a que los eventos en la República Dominicana se desarrollaron de la manera en que lo hicieron, las fuerzas de Estados Unidos se han retirado gradualmente.

Tenemos la esperanza de que, como resultado de las conversaciones que están teniendo lugar en la República Dominicana, podamos avanzar hacia el logro del tipo de gobierno que permitirá al pueblo dominicano controlar su propio destino.

En cuanto a las cuestiones más amplias, por supuesto, estaríamos preocupados y tendríamos responsabilidades como miembros de la Organización de los Estados Americanos, si un estado tomara medidas contra otro mediante el uso de la fuerza, y nos preocuparía más que sea cual sea su fuente y particularmente si su fuente proviene del que usted describe.

[2.] P. Presidente, ¿planea un viaje fuera del país en algún momento antes del primero del año?

EL PRESIDENTE. No hemos finalizado ningún plan.

[3.] P. La prensa controlada por el gobierno en Vietnam del Sur está atacando a los Estados Unidos ahora, aparentemente porque estamos pidiendo reformas políticas a cambio de nuestra asistencia militar y económica. Me pregunto si esto ha puesto en peligro nuestro esfuerzo por detener el comunismo allí, y si podría arrojar algo de luz sobre esta situación por nosotros.

EL PRESIDENTE. Bueno, ha habido historias en la prensa allí que han sido críticas con los Estados Unidos y, por supuesto, ha habido historias en la prensa estadounidense que, en algunos casos, pueden tener una relación diferente con el gobierno de la que tiene la prensa de Saigón con su gobierno. gobierno pero que, sin embargo, han sugerido que las medidas que se están tomando dentro de Vietnam para contrarrestar la amenaza comunista no han sido suficientes. Nosotros, por supuesto, nuestra ambición es permitir que el pueblo vietnamita controle su destino, y estamos tratando de trabajar con el Gobierno y alentar medidas que aumenten el sentido de compromiso del pueblo vietnamita con la lucha. Estos pasos están sujetos a discusión y controversia, y vamos a seguir manteniendo nuestras conversaciones con el gobierno vietnamita.

[4.] P: Presidente, ¿qué significado ve en el hecho de que el gobierno soviético en este momento le permitió hablar con el pueblo ruso?

EL PRESIDENTE. Bueno, le di la bienvenida. Habíamos expresado, el Sr. Salinger, creo que otros periodistas de los Estados Unidos habían expresado su preocupación porque el Sr. Khrushchev había sido entrevistado con cierta extensión por tres o cuatro periodistas estadounidenses, que todos sus puntos de vista se transmitían plenamente en el mundo occidental. y particularmente en los Estados Unidos, pero no se le había dado una oportunidad similar al presidente de los Estados Unidos ni a ningún otro líder estadounidense y esta opinión se presentó con vigor a los representantes soviéticos y me complace que hayan decidido brindarnos esa oportunidad.

P. Presidente, cuando el Sr. Khrushchev visitó este país hace un par de años, tuvo bastantes oportunidades de hablar con el pueblo estadounidense en prácticamente todas nuestras radios, televisión y periódicos. ¿Daría la bienvenida a esta oportunidad de hacerlo personalmente en la Unión Soviética para hablar con el pueblo ruso y verlo?

EL PRESIDENTE. Bueno, creo que el Sr. Khrushchev vino por invitación del presidente de los Estados Unidos y fue un invitado de los Estados Unidos. No me han dado una invitación similar. Creo que lo importante ahora es intentar encontrar una solución a los difíciles problemas que perturban nuestras relaciones. La entrevista mencionó Alemania y Berlín. También hay problemas en el sudeste asiático, y esa es la tarea inmediata. Y creo que probablemente también sostienen esa opinión con respecto a cualquier visita de un presidente de los Estados Unidos de que hay problemas importantes que deben resolverse antes de que dicha visita sea gratificante para cualquiera de las partes. Hasta el momento no se ha extendido dicha invitación.

P. Presidente, en su entrevista con el periodista de Izvestia dijo que lo que objetamos era la privación de una opción política, y me pregunto si podría discutir con nosotros cómo se aplicaría este criterio a Finlandia, donde aparentemente el único candidato antisoviético. y el oponente del presidente Kekkonen ha sido presionado para que se retire de la carrera.

EL PRESIDENTE. Bueno, creo que se mantiene la tesis general, que expresé el sábado. Nosotros, lo que deseamos es que la gente de estos países tenga libertad de elección. Si eligen seguir bajo una condición de libertad, como he dicho, con suficiente oportunidad para que se presenten puntos de vista alternativos, entonces lo aceptamos. También sentiríamos, por supuesto, que si eligieran el sistema comunista, también se les debería dar la oportunidad en otra fecha de hacer otra elección.

Eso es lo que consideramos libertad. Esa no es la opinión que ha sostenido la Unión Soviética. Y preferiría hacer eso como una declaración general en lugar de aplicarlo a cualquier país en particular porque algunos países están teniendo dificultades y no estoy seguro de que cualquier declaración que podamos hacer en este momento sea de ayuda para ellos.

[5.] P. Presidente, usted, su esposa y otros miembros de su familia se han negado a ir a clubes privados y participar en otras funciones, incluso en beneficios para mujeres en las iglesias, donde había segregación racial. Ahora me pregunto si no cree que es simplemente justo que el presidente de los Estados Unidos, los miembros de su gabinete, los embajadores de los Estados Unidos y otros funcionarios de este gobierno deban negarse a hablar y participar en funciones en las que las reporteras de periódicos están prohibidas.

EL PRESIDENTE. Pienso que tengo muchas responsabilidades y la prensa tiene menos y yo pensaría que la prensa debería ocuparse de ese problema y estoy seguro de que creo que lo más apropiado sería que los miembros del Club de Prensa tuvieran una reunión y permitieran que venga y les presente sus opiniones. [La risa]

Diré que como se espera que, como presidente, comentemos sobre todo, diré que, a mi juicio, cuando un visitante oficial venga a hablar en el Club de Prensa, todos los periodistas que trabajan deben poder entrar en condiciones de igualdad. Esta no es una ocasión social, sino una ocasión de trabajo.

Esa es mi opinión personal y los miembros del Club de Prensa tendrán que decidirlo de la forma que quieran. Tienen derecho a tener cualquier arreglo que deseen en lo que respecta, creo, a las ocasiones sociales, pero creo que cuando hay un visitante oficial aquí como parte del invitado del pueblo de los Estados Unidos y hay una reunión sostuvo, que todos los reporteros deben venir sobre una base de igualdad. Pero eso -no soy miembro del Press Club excepto honorario y por lo tanto- pero doy mi opinión como miembro honorario, no como presidente de los Estados Unidos. [La risa]

[6.] P. Presidente, en su entrevista de ayer -publicada ayer- habló de la posibilidad de un compromiso de paz entre la OTAN y el Pacto de Varsovia. El senador Mansfield a principios de este mes también sugirió una reunión exploratoria entre los miembros de estos dos pactos para intentar lograr un mejor entendimiento entre ellos.

¿Están estas dos ideas, la suya y la del senador Mansfield, en la misma línea y prevé usted tal reunión?

EL PRESIDENTE. Bueno, como dije, como dijimos en el momento de la visita del Canciller Adenauer, esperábamos que se llevaran a cabo negociaciones con respecto a Berlín y Alemania, y por supuesto, esta es una pregunta, que estaría relacionada con eso. Y en ese momento intentaríamos mejorar las relaciones entre la OTAN y los países del Pacto de Varsovia.

Creo que hay algunas diferencias en la opinión expresada por el senador Mansfield y por mí, pero el propósito era el mismo para aliviar las tensiones entre los dos bloques y mejorar sus relaciones. Creo que los detalles podrían resolverse mejor en la negociación, pero, por supuesto, no podemos tener un aumento de la armonía entre los dos bloques hasta que hayamos llegado a un acuerdo negociado y mutuamente satisfactorio con respecto a Berlín y Alemania. Una vez que hayamos hecho eso, tal arreglo sería significativo.

[7.] P: Presidente, ¿podría decirnos lo que tenía en mente cuando sugirió en su entrevista con el Sr. Adzhubei la creación de una administración internacional en la Autobahn a Berlín?

EL PRESIDENTE. Yo pensaría que lo que estoy ansioso por hacer es elaborar algún sistema que permita la libertad de acceso de la gente de Berlín Occidental sin presiones constantes y sin acosos que pongan en peligro su libertad y aumenten las tensiones entre los países.

Una de las sugerencias que se han considerado es proporcionar alguna autoridad internacional que controle el tráfico en la Autobahn y, por tanto, garantice su libre circulación. Creo que tendríamos que esperar hasta que comenzaran las negociaciones entre la Unión Soviética y las potencias occidentales antes de que pudieran presentarse sugerencias precisas con respecto a este tipo de control.

P. ¿Puedo hacer una pregunta subordinada, señor?

¿Contempla esto el control internacional bajo las Naciones Unidas, o algo aparte de la ONU?

EL PRESIDIENTE. Creo que los detalles de qué tipo de autoridad internacional podría organizarse podrían ser, en mi opinión, un tema mejor para las negociaciones. Podría haber muchas formas diferentes que tomaría -cuatro poder, ONU o algunos otros órganos- pero debe ser una, por supuesto, que sea aceptable para ambas partes. Eso sería difícil de lograr, pero creo que sería uno de los puntos principales de cualquier negociación.

[8.] P. El presidente, el congresista John Fogarty ha criticado como un golpe devastador a las principales áreas de la investigación médica, el reciente recorte de $ 60 millones por parte del Departamento de Salud, Educación y Bienestar del presupuesto de los Institutos Nacionales de Salud. .

Además, en nombre de la economía, la Comisión de Energía Atómica ha anunciado la reducción de su programa de reactores.

¿Podría comentar sobre esto? ¿Se está considerando la posibilidad de restaurar estos recortes?

EL PRESIDENTE. La dificultad: siempre que tenemos un recorte, todos quieren economía y quieren recortes. Siempre que se hace algún corte, por supuesto, siempre hay quejas al respecto. Ahora bien, el hecho es que aumentamos sustancialmente sobre el presupuesto de Eisenhower la cantidad que solicitamos para el Departamento de HEW, incluida la investigación, incluido el apoyo a los institutos de salud.

La Cámara de Representantes aumentó nuestra solicitud y el Senado la incrementó sustancialmente. Ahora bien, la cifra que recortó el Sr. Ribicoff fue, creo, varios millones de dólares por encima de la cifra que aprobó la propia Cámara de Representantes, y el hecho es que la cifra tal como está ahora en el área de HEW, investigación del cáncer y otros, está ahora un 25 por ciento por encima de lo que era hace un año.

De modo que creo que hemos financiado estos programas adecuadamente. Gastaríamos fondos adicionales si creyéramos que se podrían gastar de manera útil. Y este asunto ha sido examinado con mucho cuidado.

Y permítanme reiterar: la cantidad de dinero que se está gastando está un 25 por ciento por encima de lo que se gastó el año pasado y está por encima de lo recomendado por la propia Cámara de Representantes, además de estar ahora por encima de lo recomendado en nuestro presupuesto, que fue sustancialmente por encima de lo que el presidente Eisenhower recomendó en su presupuesto.

[9.] P: Presidente, ¿podría discutir los recientes cambios de personal en su administración y las razones detrás de ellos?

EL PRESIDENTE. La pregunta era: ¿discutiría los recientes cambios de personal en nuestra administración y las razones detrás de ellos? Creo que la primera frase de nuestro anuncio del domingo, que decía que pensábamos que los cambios proporcionarían una mejor adecuación de los hombres a sus tareas y responsabilidades, explica el cambio.

Uno de los problemas, por supuesto, es que nuestra atención se centra hoy en, particularmente en Europa Occidental, Berlín, Alemania, el Mercado Común y las tensiones soviéticas y de bloque con la Alianza de la OTAN y los Estados Unidos.

Por supuesto, también asumimos grandes responsabilidades y estamos sumamente preocupados por el curso de los acontecimientos en América del Sur, África, Oriente Medio y Asia.

El Sr. Bowles ha viajado mucho en esas áreas antes y después de convertirse en Subsecretario. Ahora va a dedicar todo su tiempo a nuestros problemas y políticas en esas áreas. Creo que es un uso mucho más efectivo de sus talentos obvios usarlo en esta área, en lugar de usarlo en el área de la administración diaria en el Departamento de Estado.

Considero esto, como dije, como una mayor oportunidad para el Sr. Bowles, y creo que Italia es importante para los Estados Unidos. No queremos preocuparnos tanto por los problemas que enfrentamos en Europa occidental como para ignorar las tremendas responsabilidades y oportunidades que tiene ante sí el mundo libre en estas importantes secciones del mundo.

De modo que estoy animado por los cambios y agradezco al Sr. Bowles por asumir esta tarea. Creo que puede prestar un servicio real como lo ha hecho en el pasado.

También estoy agradecido con el gobernador Harriman por convertirse, después de ocupar probablemente tantos puestos importantes como cualquier estadounidense en nuestra historia, con la posible excepción de John Quincy Adams, por asumir ahora el puesto de subsecretario para el Lejano Oriente.

[10.] P. Presidente, hay informes de que la moral entre los reservistas que han sido convocados es mala. Afirman que no tienen, dicen que no tienen nada que hacer; el equipo es inadecuado. ¿Te importaría comentar?

EL PRESIDENTE. Bueno, he visto las historias de los periódicos. No cabe duda de que cualquier periódico puede salir a entrevistar a los hombres que han sido convocados. Sus vidas están perturbadas. Muchos de ellos son mayores. Todos tienen trabajos. Para la mayoría de ellos es un gran sacrificio. Y no estamos en guerra.

Y van a campamentos que quizás hayan sido abiertos recientemente o donde el equipo puede no estar disponible de inmediato. Y están destinados a ser infelices. He visto las historias en algunos casos en los que los periódicos han informado que el Departamento de Defensa está decidido a mantener a estas personas durante más de un año.

Luego, cuando se demostró que la historia estaba totalmente equivocada, escribieron que el

El Pentágono ha cambiado de opinión y no los retendrá en más de un año y luego envió a sus reporteros para examinar y entrevistar a los militares y crear la sensación de que los estadounidenses no están listos para servir a su país.

Ahora permítanme aclarar cuál es la razón por la que los llamamos a estos hombres, la razón por la que los llamamos es que hay un choque directo de intereses en un área importante, que es Berlín y Alemania Occidental. También hay una mayor tensión en Vietnam.

Cuando asumimos el cargo, no sentimos que hubiera suficiente fuerza en nuestras fuerzas convencionales. De las 14 divisiones del Ejército, 3 eran divisiones de entrenamiento. Y Estados Unidos tiene compromisos en todo el mundo.

Ahora, aunque dependemos de nuestras armas nucleares, también, como he dicho, queremos elegir entre la humillación y el holocausto. Y, por lo tanto, creemos que llamar a estos hombres y su disposición a servir aumentó las posibilidades de mantener la paz. Hay países donde los líderes han hablado muy enérgicamente de mantenerse firmes en varias áreas, pero no tienen la fuerza militar para respaldar esa declaración. Lo requerimos. Estados Unidos es la potencia más fuerte y el líder del mundo libre y, como tal, debemos tener el poder para cumplir nuestros compromisos. Estos hombres, que pueden estar sirviendo en un campamento muy frío y ventoso en Fort Lewis, en Washington, por lo tanto, están prestando el mismo tipo de servicio a nuestro país que un avión en alerta de 15 minutos en una base de SAC en Omaha. representación. Los llamamos para prevenir una guerra, no para pelear una guerra.

Y, si nuestros esfuerzos por mantener la paz fracasaran, entonces, por supuesto, se utilizarían de una manera más directa. Pero su función hoy es indicar que Estados Unidos se toma en serio sus compromisos; que significa cumplir con sus compromisos; que quiere negociar un arreglo pacífico si puede, pero no se propone rendirse.

Y por lo tanto, espero que cualquier militar que esté sentado en un campamento, por insatisfactorio que sea, y sé lo insatisfactorio que es, reconozca que está contribuyendo a la seguridad de su familia de la manera más directa.

Y, en estos días en que las armas son tan terribles, lo importante es intentar mantener la paz, y están ayudando a hacerlo.

Y creo que depende de nosotros asegurarnos de que ellos obtengan el equipo. Depende de nosotros asegurarnos de que su formación sea útil. Como he dicho, hemos enviado al Inspector General a Washington para que observe el campamento y hable con las personas involucradas.

Pero creo que sería bueno que todos reconozcamos que, en primer lugar, estos hombres no van a ser retenidos por más de un año. No obstante, nunca ha habido una propuesta de este tipo en el Pentágono de la que haya oído hablar, informes de periódicos que indiquen lo contrario. Esto nunca se ha sugerido.

En segundo lugar, tenemos la esperanza de sacar a estos hombres antes de su período de 12 meses.

En tercer lugar, estos hombres fueron convocados a pedido de la administración y con la aprobación del Congreso, que nos dio la autorización para llamarlos. En mi opinión, están cumpliendo una función valiosa. Vamos a sacarlos lo más rápido que podamos. Pero están haciendo un servicio y espero que lo reconozcan y espero que todos los que estamos en posición de comunicarnos les 'expliquemos a ellos ya sus familias lo importante que es su servicio hoy.

P. Presidente, ahora

EL PRESIDENTE. Este chimpancé que está volando en el espacio despegó a las 10:08. Él informa que todo está perfecto y funcionando bien. [La risa]

[11-] P. Presidente, ahora que se ha reunido con el canciller Adenauer y el primer ministro británico Macmillan se ha reunido con el presidente francés De Gaulle, ¿podría darnos su opinión, señor, sobre el estado actual de la preparación occidental para las negociaciones sobre Berlín? ?

EL PRESIDENTE. Bueno, hay un paso más por dar en esa serie de reuniones, y es la reunión entre el canciller Adenauer y el general de Gaulle que se suponía que iba a tener lugar esta semana pero se ha retrasado una semana por el resfriado del canciller. pero que tendrá lugar antes de la reunión de los cancilleres en el momento de la OTAN. Y en ese momento, entonces, deberíamos poder responder con mayor precisión a esa pregunta.

[12.] P: ¿Podría aclarar su comentario bastante desconcertante sobre un posible viaje al extranjero? ¿Estás pensando en ir a la reunión de la OTAN en diciembre?

EL PRESIDENTE. No no soy.

P. ¿Podría contarnos algo más al respecto?

EL PRESIDENTE. Lo haré tan pronto como hayamos tomado una decisión sobre si ese viaje sería útil, pero no estoy pensando en ir a la OTAN. Pero no quiero dejar de responder en absoluto, pero el viaje no ha sido -no se ha organizado definitivamente un viaje, y hasta que lo esté, me parece que sí- y depende de las circunstancias que puedan desarrollarse en el futuro. futuro y, por lo tanto, realmente se trata del estado que sugerí.

[13.] P. Presidente, en un intento de aclarar su política de defensa civil, se ha informado que usted favorece los refugios comunitarios, los refugios antiaéreos, sobre los refugios privados. Si fuera así, ¿podría darnos parte de su razonamiento detrás de ese movimiento?

EL PRESIDENTE. Bueno, nunca pensamos que el Gobierno pudiera emprender la tarea de construir refugios en cada hogar porque sería un desvío de nuestros recursos y afectaría de manera vital nuestra fuerza disuasoria, que sigue siendo nuestra mejor esperanza de evitar un intercambio nuclear. Por lo que hemos dicho desde el principio y las decisiones tomadas la primavera y el verano pasadas en cuanto a la marcación de los refugios disponibles enfatizan la estructura comunitaria.

Tomamos algunas decisiones con respecto a la política federal en relación con los refugios comunitarios el viernes pasado. Ahora vamos a hablar con algunos de los Gobernadores que están directamente interesados ​​e involucrados en este asunto porque requiere de la cooperación entre el Gobierno Federal, el Estado y las comunidades para que tengamos un programa y un presupuesto para enviar al Congreso. en Enero.

Se hará hincapié en los refugios comunitarios y se pondrá a disposición del individuo información sobre lo que podría hacer dentro de su propia casa. Pero la capacidad de la responsabilidad central, me parece, es que nosotros proporcionemos refugios comunitarios. Al parecer, parecía el uso más eficaz de nuestros recursos y brindar la mejor seguridad para nuestra gente.

[14.] P. Presidente, ha habido informes de contribuciones financieras considerables al tipo de grupos extremistas de derecha que usted criticó la semana pasada. ¿Considera que esto es un peligro para el proceso electivo y en la próxima sesión presionará para obtener alguna forma de financiamiento federal de las elecciones?

EL PRESIDENTE. Bueno, como saben, creamos un comité para que Federal, al menos reconsidere todo el problema de la financiación de las elecciones presidenciales. Esa era su única responsabilidad. Hay un comité en el Senado que ha examinado otros métodos para financiar otras campañas. Según tengo entendido, se está refiriendo a las contribuciones de algunos individuos o grupos a los movimientos de derecha, no tanto a los candidatos, ¿es así?

P. Sí.

EL PRESIDENTE. Siempre que cumplan con los requisitos de las leyes fiscales, no creo que el Gobierno Federal pueda interferir o deba interferir con el derecho de cualquier individuo a ocupar la posición que desee. Lo único que debería preocuparnos es que no representa un desvío de fondos que podrían estar sujetos a impuestos para fines no tributables. Pero esa es otra pregunta y estoy seguro de que el Sistema de Impuestos Internos lo examina. Pero no quisiera interferir con el derecho de cualquier individuo a dar sus propias finanzas o apoyo a cualquier movimiento que elija para hacerlo, siempre que esté dentro de las leyes, las leyes actuales de los Estados Unidos.

[15.] P. Presidente, anoche la Asamblea General votó para instar a todas las naciones a tomar medidas separadas y colectivas para obligar a Sudáfrica a abandonar sus políticas raciales. ¿Qué pasos específicos favorecería que Estados Unidos tomara para implementar esa resolución?

EL PRESIDENTE. No he examinado el lenguaje de la resolución de la Asamblea, por lo que no puedo responder a eso.

[16.] P. Señor, el año pasado, antes de que comenzara la sesión del Congreso, enumeró la legislación nacional y extranjera que sería "imprescindible" para esa sesión del Congreso. ¿Puede en este momento enumerar sus prioridades para la legislación en el próximo Congreso?

EL PRESIDENTE. No, creo que debería hacerlo en el discurso sobre el estado de la Unión y lo haremos. Es obvio que hemos tocado uno de los asuntos más importantes: la defensa civil. Anteriormente hablé de otro asunto que es la atención médica a los ancianos. Pero el programa general creo que debería esperar hasta enero.

[17.] P- Señor, ¿podría aclarar una cosa? Parece haber confusión e informes contradictorios sobre si se va a presionar por una política comercial más liberal.

¿Ya se ha tomado la decisión al respecto?

EL PRESIDENTE. Se ha tomado una decisión preliminar al respecto, sí, y se dará a conocer en enero. Una vez más hay algunas consultas que se deben hacer y se harán con los congresistas que tienen responsabilidad en el área en el mes de diciembre, y luego iremos al Congreso en enero con nuestro programa.

P. Presidente, el Senador Goldwater ha manifestado su oposición a que nos asociemos con el Mercado Común. ¿Podría comentarlo y quizás resumirnos el posible efecto que el Mercado Común podría tener en la economía estadounidense?

EL PRESIDENTE. Sí, no sé qué significa la palabra "asociado" en la pregunta. No conozco a nadie; no he oído que se proponga que Estados Unidos se convierta en miembro del Mercado Común o se asocie con el Mercado Común en el sentido en que la palabra se usa habitualmente.

Lo que nos preocupa es que tenemos el poder de negociar con el Mercado Común para proteger nuestra industria de exportación. Ahora, el mercado común representará un mercado tremendamente importante para la producción estadounidense. Es una de nuestras áreas en las que más nos hemos concentrado en los últimos años y lo haremos, y representa un tremendo potencial para nosotros en el futuro, especialmente cuando Gran Bretaña se una a ella. Pero no queremos, por lo tanto, queremos proteger nuestro mercado de exportación.

Queremos mantener la proporción de exportaciones a importaciones comparable a la actual o tal vez incluso mejorarla, porque si no podemos exportar sustancialmente más de lo que importamos, tendremos que cortar toda la asistencia a países en el extranjero o comenzar a retirar nuestras tropas a casa.

Gastamos más de $ 3 mil millones al año para mantener nuestras bases y nuestras tropas en el exterior. Eso representa una pérdida de $ 3 mil millones o una pérdida potencial de oro sobre nosotros. La única razón por la que hemos podido permitirnos eso, por supuesto, ha sido que hemos tenido una balanza comercial a nuestro favor de alrededor de $ 5 mil millones.

Ahora, además, nos preocupa que las empresas estadounidenses que están excluidas del Mercado Común debido a sus altas tarifas sientan que la única forma en que pueden ingresar al mercado será invirtiendo en Europa Occidental y, por lo tanto, tendremos capital saliendo. , lo que costará puestos de trabajo. Cada vez que una empresa estadounidense invierte en Europa y construye su empresa allí, contrata trabajadores europeos y no estadounidenses.

Ahora creemos en el libre flujo de capitales. No creemos en la cerveza de cambio de capital. Por lo tanto, tenemos que tener la capacidad de negociar con el Mercado Común para que los productos estadounidenses puedan ingresar al mercado y no tengamos capital estadounidense saltando el muro para competir.

De modo que este es un asunto de gran importancia para los trabajadores y la industria estadounidenses y para la economía estadounidense, y es en eso, por esa razón, así como en nuestro deseo de asociarnos lo más estrechamente posible a Europa, que está yendo ser un poder y una fuerza tan importante, que estamos considerando cuál será nuestro programa comercial. Pero si usa la palabra "asociarse" con el Mercado Común, o "unirse" al Mercado Común, esa no es una descripción precisa de nuestra política.

[18.] P: Presidente, ¿está a favor e instó al Canciller Adenauer a estrechar los lazos, en particular a los lazos políticos entre las dos mitades de Alemania?

EL PRESIDENTE. No. En respuesta a su primera pregunta, la razón por la que la contesto con algunas dudas es la cuestión de los "empates". En la actualidad, por ejemplo, como saben, los alemanes orientales y occidentales negocian en materia comercial. De modo que tenemos que decidir, y esas negociaciones pueden continuar y tendremos una idea más clara de qué forma tomarán si entramos en negociaciones.

Los vínculos políticos podrían definirse de tantas maneras que creo que, a menos que esté preparado para definirlo con mayor precisión, creo que lo más inteligente sería esperar hasta que entremos en negociaciones con la Unión Soviética y luego determinar cuáles son estas relaciones. sería.

Creo que mi entrevista del sábado indicó mi visión general de la República Federal y sus acciones en el futuro.

[19.] P. Presidente, usted ha adoptado barreras comerciales más liberales. Sin embargo, el otro día, puso en marcha maquinaria que podría resultar en un arancel de importación más alto sobre los textiles de algodón. Ahora entiendo que los japoneses han protestado. ¿Cómo armoniza su política de reducción de las barreras comerciales con este tipo de acción proteccionista?

EL PRESIDENTE. Lo cuadro en un intento de lograr un equilibrio, que sirva a los intereses de los Estados Unidos y de los países que están involucrados en todo el mundo.

Señalaré que Estados Unidos vende algodón a un precio mucho más bajo de lo que puede comprar un fabricante estadounidense. Lo vendemos al precio mundial que representa un aporte de Estados Unidos por cada libra o fardo de algodón que se vende en el exterior, lo que permite a un fabricante de un país del mundo comprar su algodón mucho más bajo que nuestros fabricantes, lo que pone nuestra fabricantes en desventaja competitiva.

Hacemos eso por razones obvias. Pero tenemos que intentar equilibrar esas cargas.

[20.] P. Presidente, un congresista republicano que respondió a su discurso en Los Ángeles en el que criticó a los grupos extremistas se remonta a 1949 y recibió un discurso que pronunció en Salem, Massachusetts, en el que revisó la pérdida de China continental , y encontró en eso lo que él consideraba inconsistencias. ¿Le importaría comentar sobre su punto de vista entonces y ahora?

EL PRESIDENTE. Si. Siempre he sentido que no hicimos un esfuerzo lo suficientemente decidido en el caso de China. Dados los problemas que vemos ahora, creo que habría sido aconsejable un esfuerzo más decidido. Creo que en mi discurso del 49 puse más énfasis en las personalidades que en la actualidad. Y yo diría que mi punto de vista de hoy está más de acuerdo con los hechos que mi punto de vista en el 49. Pero mi-siempre he sentido, y creo que la historia lo dejará constancia, que el cambio de China de ser un país amigo de nosotros a un país que es incansablemente hostil afectó muy fuertemente el equilibrio de poder en el mundo. Y aunque hubo ... todavía hay, por supuesto, espacio para discutir sobre si alguna acción de los Estados Unidos habría cambiado el curso de los acontecimientos allí, creo que habría sido más prudente un mayor esfuerzo. Lo dije en el 49, así que no es totalmente en retrospectiva.

[21.] P. Presidente, usted dijo anteriormente que la información se pondría a disposición de los ciudadanos privados sobre lo que pueden hacer individualmente para protegerse contra las consecuencias. ¿Tiene una opinión sobre si las personas deberían construir refugios privados o no?

EL PRESIDENTE. Dije que enviaremos un folleto cuando esté listo. Esperaba que estuviera listo para fines de noviembre. El folleto reflejará las decisiones que tomamos en noviembre y creo que les dirá cuál será la política federal; lo que esperamos hacer y lo que cada individuo puede hacer en su propia casa, lo que brindará mayores garantías en caso de que se produzca un ataque.

Quiero enfatizar que la mejor defensa sigue siendo la disuasión estadounidense.

Pero sí creo que dentro de cada hogar individual se pueden tomar algunos pasos que no son costosos, pero que, si un desastre nos golpeara, brindarían una mayor seguridad, aunque, por supuesto, no hay seguridad contra explosiones.

Y seguramente habrá, particularmente a medida que estas nuevas armas aumenten su poder, hay límites obvios a lo que cualquiera de nosotros puede hacer.

But in answer to your question, the booklet, which will be sent out, I hope shortly, will inform each individual what he can do within his own home as well as within his community.

Reporter. Gracias, señor presidente.

NOTE: President Kennedy's nineteenth news conference was held in the State Department Auditorium at 10 o'clock on Wednesday morning, November 29, 1961.


Ver el vídeo: En Cortinas #36: Plática con el presidente de El Salvador Nayib Bukele