Los Libertadores - Regreso a Dachau

Los Libertadores - Regreso a Dachau


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Review encuentra fallas fácticas en "The Liberators"

Después de una investigación de siete meses sobre la exactitud fáctica de & # 8221Liberators: Fighting on Two Frets in World War II, & # 8221 WNET anunció el 7 de septiembre de 1993 que algunas partes del documental tenían & # 8221 graves defectos & # 8221 y que la estación de Nueva York continuaría reteniendo la película de distribución de PTV hasta que se corrija.

A juzgar por las reacciones de los productores, es poco probable que la película vuelva a las ondas públicas. En una declaración emitida por Bill Miles y Nina Rosenblum, los realizadores respaldaron el testimonio oral presentado en & # 8221Liberators & # 8221s criticaron la revisión de WNET & # 8217s por no llevarse a cabo de forma independiente, y acusaron a WNET y PBS de censura. Miles Educational Film Productions posee los derechos de autor de la película. Tanto Miles como Rosenblum rechazaron la solicitud de entrevistas.

& # 8221Liberators & # 8221 fue producido por la empresa Miles & # 8217 en asociación con WNET, y se emitió en noviembre pasado en la serie PBS. La experiencia americana (Actual, 17 de mayo). Durante una proyección en diciembre en el Apollo Theater de Nueva York, la película fue aclamada por promover la armonía entre las comunidades afroamericana y judía de la ciudad.

Pero el documental tuvo una corta luna de miel. Grupos judíos y de veteranos desafiaron sus afirmaciones de que dos batallones totalmente negros liberaron los campos de concentración de Buchenwald y Dachau. En febrero, WNET y el Experiencia americana retiraron conjuntamente & # 8221Liberators & # 8221 de la distribución de PTV, y WNET contrató a un equipo de revisión con & # 8221 autonomía completa & # 8221 para revisar la película & # 8217s precisión histórica.

& # 8221 Lo que hemos descubierto es una diferencia en los estándares periodísticos, & # 8221 dijo Harry Chancey, v.p. del servicio de programas WNET & # 8217s. & # 8221 Básicamente nos separamos de los productores en lo que se requiere para fundamentar los hechos. & # 8221

El documentalista ganador del premio Emmy Morton Silverstein dirigió el equipo de revisión de tres miembros, que encontró que los productores & # 8217 la investigación estaban & # 8221 en un nivel de escasez & # 8221, dijo Silverstein. El equipo no pudo corroborar la afirmación de la película de que el 761 ° batallón de tanques y el 183 ° batallón de tanques completamente negros liberaron Buchenwald y Dachau, y descubrió que la película omitía información sobre los campos de concentración 761. hizo liberar. El estudio también encontró fechas incorrectas y uso engañoso de fotografías.

Los productores no se adhirieron a la práctica periodística habitual de verificar el testimonio oral que recopilaron ni utilizaron suficientemente los consejos de historiadores con la experiencia pertinente, dijo Silverstein.

Si los productores hubieran seguido la & # 8221 investigación que ha existido durante medio siglo & # 8221 Silverstein, podrían haber fundamentado su afirmación de que la 761a participó en las liberaciones. Elementos de esa unidad estaban presentes en Gunskirchen Lager, un campo de concentración austriaco, durante su liberación, el equipo de revisión también encontró evidencia de que el 761 participó en la liberación de un campo al noreste de Nuremberg, Alemania.

& # 8221Liberators & # 8221 hace referencia de pasada a un campamento en Lambach, pero el documental no profundiza en el papel de 761st & # 8217s en ninguna liberación verificada. Por definición militar, el & # 8221liberator & # 8221 de un campamento es la primera división en llegar a él, junto con cualquier división de seguimiento que llegue dentro de las 48 horas.

En cuanto a Buchenwald, el equipo de revisión encontró lo que Silverstein cree que es & # 8221 evidencia muy fuerte de que los miembros de la 183 estaban en Buchenwald, & # 8221, pero no fue suficiente & # 8221 para afirmar categóricamente que la 183 estuvo allí durante el período de 48 horas. de liberación. & # 8221 El equipo puede corroborar la presencia de la unidad en Buchenwald & # 8221 en algún momento dentro de la semana & # 8221 de su día de liberación, 11 de abril de 1945.

Silverstein, cuyos muchos créditos incluyen & # 8221Banks and the Poor, & # 8221, fue asistido en la revisión de WNET por Diane Wilson, una ex investigadora de NBC y WQED, y Nancy Ramsey, quien ha escrito para El neoyorquino y Fortuna.

Un papel para la historia oral

En su respuesta a los hallazgos del equipo de revisión, Miles y Rosenblum dijeron que el testimonio oral es una forma esencial de informar el registro histórico, especialmente a la luz de las omisiones relacionadas con las contribuciones de los afroamericanos al ejército en la Segunda Guerra Mundial. . & # 8221 Debido a que tal testimonio es a menudo imposible de verificar, & # 8221 esa es la razón para recolectar testimonio oral que debe ser incluido, no censurado, en el registro histórico. Apoyamos las conclusiones del informe de que los afroamericanos desempeñaron un papel fundamental en la liberación y aborrecemos este intento de limitar la información pública y el diálogo. & # 8221

Miles ha logrado el reconocimiento como documentalista senior por su trabajo presentando la historia afroamericana, particularmente en el ejército. Sus películas incluyen & # 8221Men of Bronze & # 8221 y & # 8221The Different Drummer: Blacks in the Military, & # 8221, ambas transmitidas por televisión pública. Las películas de Rosenblum & # 8217 incluyen & # 8221America y Lewis Hine & # 8221 y & # 8221Through the Wire. & # 8221

Apretará los procedimientos

Al expresar su pesar por que WNET no detectó las & # 8217s & # 8221 deficiencias & # 8221 de la película, & # 8221, Chancey describió dos cambios en sus estándares y prácticas de producción que están diseñados para garantizar la precisión en todos los proyectos futuros. & # 8221 Solicitaremos la documentación de todas las afirmaciones de hecho antes de dar luz verde a los productores independientes, & # 8221, dijo, y la estación agregará una cláusula de garantía a sus contratos que & # 8221 responsabiliza a los [cineastas] de la documentación de su afirmación. de hecho. & # 8221

Ambas medidas ya están vigentes para futuros contratos, dijo Chancey, y WNET está revisando los proyectos documentales en proceso & # 8221 para asegurarse de que todo se pueda corroborar. & # 8221 WNET también solicitó que su nombre sea eliminado de la película & # 8217s créditos de producción. en copias en videocasete de & # 8221Liberators. & # 8221

& # 8221 Tenemos la responsabilidad como estación de televisión pública de garantizar la precisión del material que presentamos & # 8230 y utilizamos las ondas de televisión pública para distribuir. & # 8221 Los cambios de procedimiento son & # 8221 nada más & # 8221 que WNET diciendo & # 8221 # 8221, así es como intentaremos vivir de acuerdo con esa confianza con nuestra audiencia en cada programa. & # 8221

& # 8221No estamos elevando el estándar a lo inalcanzable, sino restableciendo el estándar según corresponda, & # 8221 Chancey agregó.

Judy Crichton, productora ejecutiva de la Experiencia americana, felicitó a WNET & # 8221 por hacer una revisión tan completa como esta. Me entristecen los hallazgos, pero era esencial que se hiciera la revisión. & # 8221

& # 8221Donde hemos reforzado nuestros propios procesos es en términos de ser mucho más cuidadosos con el trabajo en progreso & # 8221, dijo Crichton.

La serie de historia, que ya tiene estándares que requieren que los productores trabajen sustancialmente con asesores académicos, inicialmente rechazó la oportunidad de elegir & # 8221Liberators & # 8221, pero luego WNET le pidió que reconsiderara la película, según Crichton. & # 8221Debido al poder de la historia, acordamos, y cuando llegamos, fue lo que llamamos una & # 8216 adquisición & # 8217 = una de las pocas películas que no se produjeron desde el principio, no encargadas por el Experiencia americana.”

& # 8221 Estábamos bajo el supuesto de que se estaban aplicando estándares similares, & # 8221, explicó. & # 8221Si queda alguna falla en términos de Experiencia americana, es que yo personalmente no presioné más a los productores que lo hice para confirmar que se cumplían esos estándares ”, agregó Crichton. & # 8221 Durante el tiempo que trabajé con los productores, tenía la impresión de que los estaban conociendo. & # 8221

Fe renovada & # 8221a little & # 8221

En su mayor parte, los críticos de la película expresaron su satisfacción con los resultados de la revisión de WNET & # 8217s.

& # 8221El resultado muestra lo que pensé que mostraría & # 8221, dijo Kenneth Stern, un investigador del Comité Judío Estadounidense cuya investigación sobre la precisión de & # 8221Liberators & # 8221 dañó la credibilidad de la película & # 8217. Continuar reteniendo la película es & # 8221absolutamente lo correcto & # 8221. & # 8221Si la película tiene defectos, no debería & # 8217t mostrarse. & # 8221

& # 8221 & # 8216Pleased & # 8217 es la única palabra que me viene a la mente & # 8221, dijo Robert Abzug, profesor de estudios estadounidenses en la Universidad de Texas en Austin, a quien Miles Educational Films citó como su asesor histórico aunque su participación más importante con el proyecto estaba criticando el texto del libro complementario.

Abzug quedó impresionado por su contacto con el equipo de revisión, pero admitió tener dudas sobre cuáles serían sus conclusiones finales. & # 8221 Me preocupaba que otras aportaciones moderasen las conclusiones a las que se dirigían. & # 8221 Cuando WNET anunció públicamente sus hallazgos, & # 8221 renovó un poco mi fe sobre la toma de decisiones en la televisión pública & # 8221.

Un veterano de la Segunda Guerra Mundial que intentó informar a WNET que & # 8221Liberators & # 8221 era históricamente inexacto antes de que la película se emitiera a nivel nacional, el coronel retirado James Moncrief, expresó & # 8221 sentimientos muy encontrados & # 8221 sobre el anuncio de WNET & # 8217. & # 8221Por fin & # 8217 han admitido los errores y han hecho una declaración pública al respecto & # 8221, dijo. Moncrief dijo que envió dos cartas a la estación antes de la fecha de emisión nacional de la película, aunque no sabía a quién debía dirigir su correspondencia.

& # 8221Lo que & # 8217m me preocupa más que cualquier otra cosa, es que PBS no ha hecho nada para admitir su participación en la falsificación. Ellos & # 8217ve tapiados. & # 8221

PBS emitió una declaración sobre la revisión de WNET & # 8217, caracterizando la situación como & # 8221 lamentable & # 8221 y expresando su apoyo a la revisión, sus hallazgos y la decisión de WNET & # 8217 de continuar reteniendo la película.

& # 8221PBS & # 8217s misión es proporcionar información confiable en todo momento, & # 8221 dijo PBS en el comunicado, atribuido a ningún portavoz en particular. & # 8221 Pedimos disculpas a nuestros espectadores por las inexactitudes en la película, y especialmente a aquellos que se sintieron comprometidos por estos defectos. Resolvemos dar a nuestros programas un escrutinio más cuidadoso en el futuro. & # 8221

La precisión es una de las muchas cualidades que los programadores de PBS evalúan cuando seleccionan todos los programas para su distribución, dijo el portavoz de PBS, Harry Forbes. & # 8221 Obviamente, dadas las limitaciones de tiempo, recursos y personal, cada programa puede & # 8217t analizarse hasta el más mínimo detalle & # 8221.

& # 8221Es muy cierto que cuando tiene un producto conocido como el Experiencia americana, Bill Miles y WNET, asumimos que todo se está comprobando, & # 8221 Forbes agregó.


Liberador del Holocausto de San Antonio atormentado por los recuerdos

La sobreviviente del Holocausto Anna Rado (izquierda) entrega a Gerd Miller la & # 8220Texas Liberator Medal & # 8221 durante una ceremonia de la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas en el Museo Conmemorativo del Holocausto de San Antonio. La comisión honró a Miller, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de San Antonio, por ayudar a liberar los campos de concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen.

/ Carlos Javier Sanchez / Colaborador Mostrar más Mostrar menos

Gerd Miller y su esposa, Dorothy, ven a alguien que conocen antes de que comience una ceremonia el lunes, organizada por la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas para honrar a Miller, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de San Antonio, por ayudar a liberar la concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen. campamentos.

/ Carlos Javier Sanchez / Colaborador Mostrar más Mostrar menos

La & # 8220Texas Liberator Medal & # 8221 se presenta a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial de Texas que ayudaron a liberar los campos de concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen. Fue presentado el lunes a Gerd Miller de San Antonio por la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas en una ceremonia en el Memorial del Holocausto en San Antonio.

/ Carlos Javier Sanchez / Colaborador Mostrar más Mostrar menos

Gerd Miller, en el centro, está rodeado de familiares y otros ganadores de medallas en una ceremonia organizada por la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas en honor a Miller, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de San Antonio, por ayudar a liberar los campos de concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen.

/ Carlos Javier Sanchez / Colaborador Mostrar más Mostrar menos

Gerd Miller, junto a su retrato militar de la época de la Segunda Guerra Mundial después de una ceremonia el lunes por la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas en honor a Miller, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de San Antonio, por ayudar a liberar los campos de concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen.

/ Carlos Javier Sanchez / Colaborador Mostrar más Mostrar menos

Gerd Miller, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de San Antonio, sonríe mientras es honrado el lunes por la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas por ayudar a liberar los campos de concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen.

/ Carlos Javier Sanchez / Colaborador Mostrar más Mostrar menos

Gerd Miller, de 96 años, a veces todavía se despierta por la noche, despertado por los recuerdos persistentes de los horribles olores y visiones que le esperaban en el campo de concentración de Dachau en Alemania hace casi 74 años.

"Fue algo tan horrible que si te lo contara, pensaría que tal vez tres o cuatro personas aquí sabrían de lo que estoy hablando", le dijo a unas 50 personas en una ceremonia el lunes en el Museo Conmemorativo del Holocausto de San Antonio, rindiendo homenaje a los "Liberadores de Texas", soldados estadounidenses que entraron en los campos y trataron de ayudar a los prisioneros devastados y hambrientos que todavía se aferraban a la vida.

Miller, un san antonio y uno de los más de 400 soldados estadounidenses del estado de la estrella solitaria que ingresaron a los campos cuando las fuerzas aliadas barrieron Europa cerca del final de la Segunda Guerra Mundial, describió la situación en la concentración de Dachau, Ebensee y Mauthausen. campamentos como & ldquohell on earth. & rdquo

El olor a muerte, procedente de 40 vagones llenos de cadáveres en Dachau, y las imágenes de prisioneros demacrados que parecían & ldquidos esqueletos ”permanecen grabados en su mente.

Dachau tenía 32.000 habitantes y mdash más de seis veces el número para el que fue construido y mdash que habían dejado los nazis para morir lentamente.

& ldquoSe habían quedado sin gas venenoso. Se habían quedado sin combustible para el crematorio. Y el olor era simplemente horrible ”, dijo Miller, uno de los 21 liberadores de Texas cuyas historias orales se destacan a través del Proyecto Liberador de Texas, una iniciativa de investigación y educación de la Comisión del Holocausto y Genocidio de Texas, que tiene 10 años de antigüedad.

La comisión había concluido su reunión trimestral en San Antonio poco antes de la presentación en el museo, ubicado en el campus Harry y Jeanette Weinberg de la comunidad judía de San Antonio.

Fran Berg, comisionado de THGC, dijo que muchos de los libertadores nunca habían hablado de sus experiencias de pesadilla antes de que comenzara el proyecto en 2011. Su suegro, Lee H. Berg, quien grabó sus experiencias de guerra en video antes de morir en 2006, fue uno de los miembros del servicio cuyos relatos de la posguerra niegan las afirmaciones de los negadores del Holocausto, dijo.

& ldquoLo que aprendimos de nuestros padres & mdash cada historia es algo diferente a medida que liberaste diferentes campos. Pero el tema siempre fue el mismo. "El hombre es inhumano para el hombre", dijo Berg. "Nadie puede negar el testimonio de los soldados estadounidenses que fueron testigos de estas atrocidades".

Jonathan Gurwitz, quien fue designado para la comisión de 15 miembros en el otoño como una de las tres personas de San Antonio, dijo que el proyecto, con un libro entregado a cada escuela en Texas, exhibiciones itinerantes y en línea y un sitio web, apoya los esfuerzos para educar personas sobre el Holocausto y el genocidio, especialmente fuera de San Antonio y otras grandes ciudades con museos del Holocausto.

Durante su reunión del lunes anterior, la comisión escuchó de los educadores de Laredo sobre una visita reciente de Texas Liberator & rsquos para hablar con estudiantes de secundaria en esa ciudad fronteriza.

"Fue una experiencia conmovedora, y cualquiera que estuviera allí nunca olvidará", dijo Gurwitz.

La presidenta de la comisión Lynne Aronoff dijo que el objetivo común de los comisionados es "transmitir el mensaje de que las decisiones éticas que todos tomamos como individuos y como nación, darán forma a la historia y la forma en que las generaciones futuras nos recuerdan".

Enseñamos a los tejanos sobre los momentos más oscuros de la historia humana: el ataque a personas inocentes en el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial en la Europa ocupada por los nazis y los nazis durante las décadas de 1930 y 1940 en Camboya durante las décadas de 1970 y Ruanda y los Balcanes durante las décadas de 1990 y en Darfur, Irak y Siria hoy ”, dijo Aronoff.

Miller dijo que siente una gran admiración y una conexión personal con los sobrevivientes del Holocausto, incluidos algunos que asistieron a la ceremonia del lunes y rsquos para agradecerle y honrarlo. Dijo que quiere que los niños sepan sobre el caos de la guerra y los actos criminales, cuya escala es inimaginable para la mayoría de la gente en la actualidad.

Para ayudar a comunicar la realidad de que 11 millones de personas inocentes, incluidos seis millones de judíos, fueron sistemáticamente aniquiladas en Europa, Miller ha comparado el Holocausto con el 11 de septiembre, que se cobró 3.000 vidas. Para alcanzar el mismo número de muertos, una tragedia del 11 de septiembre tendría que ocurrir todos los días durante más de 10 años, dijo.

Me alegro de ver el énfasis en enseñar a los jóvenes, a la generación más joven, de qué se trata. Porque muchos de ellos no tienen ni idea de cómo fue ”, dijo Miller a la audiencia. & ldquoLo más importante para recordarles a los jóvenes es mantenerse informados, leer, estudiar y tener en cuenta: nunca más. & rdquo


Herman Cohn, sastre de Hyde Park y libertador de la Segunda Guerra Mundial, muere a los 94 años

Como judío nacido en Alemania en el ejército estadounidense en la Europa de la Segunda Guerra Mundial, Herman Cohn fue un sobreviviente, liberador y vengador del Holocausto.

Mientras custodiaba a los prisioneros de las SS, conoció a un oficial cuyo uniforme mostraba que era parte de la Leibstandarte-SS Adolf Hitler, guardaespaldas personales de la fuhrer. El Sr. Cohn usó su dominio del alemán, y la punta de un arma, para decirle al oficial que tomara una pala y comenzara a cavar letrinas. El oficial pareció desconcertado.

“Le dije que si se alejaba un pie de cavar esa letrina, le dispararía”, recordó Herman Cohn más tarde. “Le dije que era judío, un judío alemán, le dije. Y siguió investigando, déjame decirte ".

También ayudó a apoderarse de las casas de los líderes nazis para que pudieran ser utilizadas como alojamiento para las fuerzas estadounidenses. Una altiva matrona alemana bajó la escalera de caracol de su villa para protestar. El Sr. Cohn le dijo que saliera a las 5 p.m. No estaba de humor para negociar. El hijo de la matrona era un alto oficial de las SS, y el Sr. Cohn acababa de recibir una carta de su casa informándole que su abuela alemana de 84 años probablemente había fallecido después de la deportación de judíos.

Herman Cohn (izquierda) y su hermano Wally durante la Segunda Guerra Mundial. | Foto de familia

Cuando la matrona resopló en protesta, alargó la hora del desalojo de las 5 a las 2 de la tarde.

Al regresar a su ciudad natal de Essen, localizó a un capataz nazi que había sacado dinero del negocio de su padre. Lo hizo arrestar.

Uno de los peores días que sirvió fue en Dachau. Después de la liberación del campo de concentración alemán, acompañó a un capellán. Vio 500 cuerpos en una fosa común y hornos llenos de huesos humanos.

"No había suficiente carbón para quemar a todas las personas que mataron", le escribió a su esposa en una carta de mayo de 1945 que leyó en su testimonio ante la Fundación Shoah de la USC en 1996.

Resistente e ingenioso, el Sr. Cohn se convirtió en un sastre de hombres respetado en Hyde Park. Cuando veía a los clientes en los obituarios, comentaba: "Tenía 44 años". O: "Era un bajito de 39 años".

Uno de sus momentos de mayor orgullo ocurrió en el velatorio de un cliente vestido con uno de sus trajes.

“Quiero que vea a mi esposo”, dijo la viuda. "Nunca se ha visto mejor".

El Sr. Cohn murió el 21 de marzo en Montgomery Place en Hyde Park. Tenía 94 años.

Herman Cohn y su esposa Elsa, una compañera inmigrante alemana que conoció en Chicago. | Foto de familia

En Essen, se había criado con comodidad. Su padre era dueño de un fabricante de ropa blanca.

“Teníamos una sirvienta, teníamos una mujer de la limpieza, teníamos una institutriz. Teníamos un chofer ”, dijo en su testimonio de la Shoah.

Una vez vio a Hitler conducir por Essen, rodeado de una multitud emocionada.

"Vino, de pie en un convertible, levantó las manos en el saludo alemán", recordó Cohn. “Había un carisma que no puedes creer. La gente era como un ángel del cielo que bajaba por la calle ".

Entonces vino Kristallnacht - la “Noche de los cristales rotos” de 1938, cuando turbas antisemitas destruyeron negocios, hogares y sinagogas judíos. Los miembros de la Gestapo golpearon al joven Herman y lo amenazaron con el lugar que luego ayudaría a liberar.

"Te vamos a enseñar a cavar carbón, a cargar ladrillos, y todo esto lo aprenderás en Dachau", le dijo uno.

A los 17 años huyó a Holanda. Su familia lo siguió. En 1939, los Cohn llegaron a Estados Unidos y se instalaron en Chicago. Tres años después, Herman Cohn se alistó en el ejército.

Herman Cohn, que se formó como sastre en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial, operaba esta antigua tienda de ropa para hombres en Hyde Park con su socio Eric Stern. | Foto de familia

Después de la guerra, abrió un negocio en Hyde Park que se hizo conocido como la tienda para hombres Cohn & amp Stern. Los patrocinadores incluyeron al héroe olímpico Jesse Owens y estrellas de la Universidad de Chicago, incluidos los economistas ganadores del premio Nobel Robert Fogel y Milton Friedman, así como George P. Shultz, quien sirvió en las administraciones de Nixon y Reagan. Hizo ropa a medida para acomodar los músculos de las estrellas de los Medias Blancas Nellie Fox, Billy Pierce, Minnie Minoso y Luis Aparicio, así como del dueño Bill Veeck. Vestía a políticos como Harold Washington, Abner Mikva y Leon Despres.

"No era solo un lugar para venir y comprar ropa", dijo su hija, Joyce Feuer. "Era increíble la cantidad de gente que venía a la tienda y charlaba, como si fuera una barbería".

Elsa y Herman Cohn. | Foto de boda

En el Centro Judío de Chicago, conoció a otra inmigrante alemana, Elsa Kahn. Su primera cita fue un picnic en Promontory Point en Burnham Park. Se casaron en 1944. Hasta su muerte en 2009, "Ella era su reina", dijo su hija.

En sus últimos años, el Sr. Cohn fue a las escuelas para enseñar a los niños sobre el Holocausto. Regresó a Alemania el año pasado, cuando el History Channel filmó un programa sobre los libertadores de Dachau.

Al Sr. Cohn también le sobreviven sus hijos Howard Cohn y el Dr. David Cohn, seis nietos, tres bisnietos y su novia, Margot Eisenhammer. Se han celebrado los servicios.

Herman Cohn en un viaje de regreso a Dachau en 2015, patrocinado por History Channel, visto aquí con escolares alemanes que escucharon el relato de su libertador. | Foto de familia

Herman Cohn (centro) con sus hijos, el Dr. David Cohn (izquierda) y Howard Cohn (derecha) en una cervecería alemana. The History Channel lo invitó a él y a otros veteranos de regreso a Alemania en 2015 para filmar un programa sobre liberadores de campos de concentración. | Foto de familia

Herman Cohn autografiando un cartel del History Channel para un programa sobre liberadores de campos de concentración. | Foto de familia


Recordando los horrores de Dachau

La puerta del campo de concentración de Dachau lleva el infame lema "Arbeit Macht Frei" (El trabajo te hace libre). Esta era la única entrada al campo para prisioneros.

Los prisioneros saludaron a sus libertadores cuando las tropas estadounidenses llegaron a Dachau en abril de 1945. DPA / Corbis ocultar leyenda

Los prisioneros saludaron a sus libertadores cuando las tropas estadounidenses llegaron a Dachau en abril de 1945.

Liberando Dachau

James Shiels se encuentra junto a un vehículo semioruga británico similar a la versión estadounidense que usó cuando su unidad del Ejército ayudó a liberar los subcampos de Dachau en abril de 1945. Cortesía de la familia Shiels ocultar leyenda

James Shiels se encuentra junto a un vehículo semioruga británico similar a la versión estadounidense que usó cuando su unidad del Ejército ayudó a liberar los subcampos de Dachau en abril de 1945.

Cortesía de la familia Shiels

Hace setenta y cinco años, el jefe de policía nazi, Heinrich Himmler, anunció la apertura del primer campo de concentración nazi para prisioneros políticos, marcando el comienzo de uno de los capítulos más trágicos de la historia moderna.

Dachau, ubicada a unas 10 millas al noroeste de Munich, abrió sus puertas en marzo de 1933, semanas después de que Adolf Hitler llegara al poder en Alemania. Inicialmente, la mayoría de los presos eran opositores al gobierno nazi, incluidos comunistas, sindicalistas y socialdemócratas.

Pero en 1938, había unos 10.000 prisioneros judíos en Dachau. Eventualmente tendría hasta 188,000 prisioneros, y los nazis usaron Dachau como modelo y centro de entrenamiento para sus otros campos de concentración.

Como en otros campos nazis, las condiciones en Dachau eran deplorables. Los prisioneros fueron utilizados no solo para trabajos forzados, sino también para experimentos médicos por médicos alemanes. Dachau se dividió en dos áreas: las viviendas y los crematorios. Una cerca electrificada de alambre de púas, una zanja y un muro con siete torres de vigilancia rodeaban el campamento.

Cuando las fuerzas estadounidenses liberaron Dachau y sus subcampos el 29 de abril de 1945, al menos 28.000 prisioneros habían muerto, según el Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos. Pero se desconoce el paradero de muchos más prisioneros no registrados, y es probable que nunca se sepa el número total de víctimas.

James Shiels, entonces un soldado de 19 años de la 14ª División Blindada, fue uno de los estadounidenses que ayudó a liberar a miles de prisioneros de Dachau. La unidad de Shiels participó en la liberación de los subcampos de Dauchau y habló con Liane Hansen sobre lo que vio allí y por qué regresó en 2006 con dos generaciones de su familia.


Los soldados olvidados detrás de "The Liberator" de Netflix

Los hombres de la 45.a División de Infantería lucharon entre sí, como hacen todos los soldados, pero también lucharon por su país. No por lo que era, con su segregación, sus dobles raseros y sus letreros frente a las empresas que decían quién podía comprar, comer o beber allí, sino por lo que podría ser.

En los momentos iniciales de la nueva serie animada de Netflix & # 8217 El libertador, el narrador presenta a los espectadores a los hombres de la 45.a División de Infantería, & # 8220 la mayoría de los cuales no podían beber juntos en los mismos bares en casa & # 8221.

Pero en julio de 1943 no estaban en casa. La 45.a División de Infantería apodada & # 8220Thunderbirds & # 8221 estaban al comienzo de un viaje que abarcaría todo el teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial, desde los primeros días de la participación de Estados Unidos & # 8217 hasta su final.

Después de entrenarse en Fort Sill, Oklahoma, donde aprendieron a disparar y luchar, a seguir y liderar, a ser soldados juntos, se embarcaron hacia Europa. Una vez allí, participaron en la Campaña Italiana, comenzando con la Invasión de Sicilia. Luego fue a Anzio, donde soportaron bombardeos de artillería y frenaron los ataques del enemigo en sus líneas. Junto a Francia y más tarde a las gélidas montañas de Alemania, y más profundamente en Baviera y el corazón del Tercer Reich, a través de algunos de los combates calle a calle más sangrientos de la guerra. Y finalmente, llegaron a las puertas del campo de concentración de Dachau, y uno de los momentos más oscuros de la unidad. Su avance por Europa tuvo un gran costo. Al final de la guerra, los Thunderbirds habían sufrido más de 10.500 bajas en menos de dos años.

Durante más de 500 días en combate, se habían enfrentado a todo tipo de violencia y muerte. Lucharon juntos, mataron juntos y murieron juntos.

Entre la 45.a División de Infantería del Ejército se encontraban los Regimientos 157, 179 y 180, cuyos miembros procedían de todo el oeste americano: de Nuevo México, Colorado, Oklahoma y Arizona. Algunos eran montañeses, otros eran ganaderos e hijos de vaqueros. Eran estadounidenses blancos, mexicoamericanos y nativos americanos de más de 50 tribus. Con toda probabilidad, la suya fue una de las unidades más diversas de la guerra.

Lucharon unos por otros, como hacen todos los soldados, pero también lucharon por su país. No por lo que era - con su segregación, su doble rasero y sus letreros frente a las empresas que dicen quién puede comprar, comer o beber allí, pero para qué podría ser.

& # 8220Muchos de estos tipos en esta unidad habían venido de diferentes Américas y estaban luchando por diferentes ideas de lo que Estados Unidos representaba & # 8221, dijo Alex Kershaw, autor de El Libertador, que sirvió de base para la serie # 8217 de Netflix con el mismo nombre.

El libro de no ficción de Kershaw & # 8217 de 2012 se basó en sus entrevistas con los veteranos de la unidad y narra la odisea sangrienta del 157 ° Regimiento de Infantería durante la Segunda Guerra Mundial, que culminó con la liberación de Dachau, un campo de concentración en Baviera, y el asesinato de las SS nazis. prisioneros.

Tanto el libro como el programa siguen el servicio y las hazañas de Felix Sparks, un receptor de la Estrella de Plata que ascendió desde el comandante de la Compañía E hasta los rangos 157 y # 8217, y quien como segundo teniente fue uno de los dos únicos hombres de su unidad. para sobrevivir a la Batalla de Anzio después de ser cortado por las fuerzas alemanas.

& # 8220 Siempre lo vi como el personaje principal, pero también como un vehículo para contar una historia más amplia sobre ese regimiento asombroso, y también la División Thunderbird, que era una división increíble y para poner eso en un contexto más amplio de la liberación de Western Europa, & # 8221 Kershaw dijo. & # 8220 Porque estaban allí al principio el 10 de julio de 1943 y estaban en Dachau al final, literalmente, una semana antes del final de la guerra. Al contar esa historia, también podría contar la historia de la liberación de Europa. & # 8221

La serie, al igual que el material original, utiliza Sparks como un vehículo para contar la historia del 157. ° Regimiento de Infantería al tiempo que destaca el servicio y el sacrificio de una división de infantería altamente decorada y racialmente diversa que a menudo se pasa por alto en las representaciones de la cultura pop de Segunda Guerra Mundial.

Después de revisar la miniserie de cuatro partes de Jeb Stuart (Morir duro, el fugitivo), Task & amp Purpose tuvo la oportunidad de charlar con Kershaw sobre los soldados de la vida real que soportaron algunos de los combates más salvajes del teatro europeo, y cuyo servicio y sacrificio fueron olvidados durante demasiado tiempo.

Esta entrevista ha sido ligeramente editada para mayor claridad y estilo.

Tarea y propósito del amplificador: ¿Qué te atrajo de Felix Sparks y el número 157?

Alex Kershaw: Encontré una imagen en Google de Dachau y mostraba a Felix Sparks. Es el camarógrafo de un cuerpo de señales y la imagen de él disparando su pistola al aire. Se encuentra en el depósito de carbón de Dachau el 29 de abril de 1945. Lo muestra, literalmente, lo muestra disparando su potro y levantando la mano en el aire.

Lo que está haciendo es impedir que sus hombres maten a los soldados de las SS que estaban alineados contra la pared en el depósito de carbón. Eso me fascinó absolutamente. Número uno, era una imagen increíblemente hermosa de un chico en un momento muy intenso de su vida, un momento que definió quién era.

Demostró que era un oficial fantástico, un hombre de gran honor e integridad. Porque lo que encontró en Dachau fue tan alucinante y tan repugnante. Que para detener eso, sí, un buen oficial debería detener una matanza como esa. Pero, de nuevo, no culparías a nadie por querer matar a los SS que encontraron allí ese día cuando literalmente miles y miles de cuerpos pudriéndose a su alrededor y Dachau era un lugar increíblemente horrible.

That image really fascinated me, I was like, “Who the hell is that guy?”

T&P: You had a chance to meet Felix Sparks. What was he like in real life? Did the series capture his personality or nature accurately?

AK: I think they captured a lot of it. I met him and he was a very big guy in every way. He was dying when I met him and he was in a lot of pain.

But he was quite an angry guy. He was very outspoken about some stuff. He hadn’t been impressed by a lot of the senior commanders that he’d served under, and he said that to me. He was a hard ass. I don’t think in the Netflix show you see his real rage. He’s not quite the hard-ass that he was in real life. He’s all business. There’s a guy still alive called Carl Mann who was Sparks’ translator, and I interviewed Carl and I said, “What was Sparks like? You spent six months in a Jeep with him.”

He said, “You know what, Sparks never ever talked about his family, he never talked about anything but getting the job done. He’s all business all the time. He was just really just about getting the job done and getting it done as fast as possible.

At the beginning of the war, he didn’t have any problems with people being disciplined very harshly. There was one thing that I quoted in the book where there was a bunch of guys that he had to take over a group of guys that had been disciplined and literally get them out of the slammer. They were a rough lot, and he was quoted as saying that he got some of his sergeants to rough these guys up and kick them into shape. He says “it probably wasn’t legal but it sure as hell worked.”

This guy was not the softest.

T&P: I was wondering about that. That was in the show, but they made it seem like a Dirty Dozen reference, where he gets them out of the brig, whips them into shape, and it’s this moment where they all come together as a unit.

AK: That’s true.

T&P: But they left out the asskicking?

AK: Yeah, they left out that part. They left out someone getting kicked in the ass really hard. Sí.

But when I went to the reunion and stuff, everyone just said that the thing about Sparks was that you knew that he’d look after you. The reality was that you just didn’t want to die, you didn’t want to have your life wasted. You didn’t want to take orders from someone that was going to get you killed unnecessarily. He was a sure hand. Sparks was someone that thought about minimizing casualties.

The job had to be done, and his decisions every day got people killed.

But he was trying to bring people home, and there were a couple of occasions in the war when people had been in combat for an awfully long time, and he’s trying to get them pushed out of the unit or put them somewhere else where they wouldn’t get killed.

There was a certain amount of time that people spent, and he felt that was it. If they went for three or four months, it was time to put them somewhere safer. Time to give them a break, to try to transfer them out of the unit. He was aware of things like that, that there was only so much that these guys could take.

He was calm under pressure, very calm. I think that’s the universal fear of all officers that the first time they lead men in combat is “are they going to let them down? Are they going to be able to do the job?” They’re more afraid, in many cases, of failure than they are of being killed by the enemy. The last thing they want to do is look like a coward.

They want to be able to do the job and earn the respect of their men, and Sparks was good at that.

T&P: Tell me about the soldiers who served in the 157th. What made it such a diverse group and was that was unique at the time?

AK: The 157th [Infantry Regiment] and the 45th [Infantry Division] drew from New Mexico, Colorado, Oklahoma, and Arizona, so very much the American West. That connection meant that there were a large number of Native Americans and the 45th had more Native Americans in it than any other American Division. They had over 1,500 Native Americans who left for Europe in a division. There was a disproportionate number of Native Americans compared to other American combat units in World War II.

Then there were also a large number of Mexican Americans, again, because of where the unit was drawn from and quite a few of those guys couldn’t speak very good English. They had to have their buddies write letters in English to get past the censor.

So you got a combination of cowboys from Oklahoma and rural Denver and rural Colorado, New Mexico, etc. You’ve got Native Americans, and you’ve got Mexican Americans and a lot of dirt poor kids from the West that grew up in terrible poverty during the Depression. You put them all together and you end up with the 45th [Infantry Division]. Then you end up obviously with one of the three regiments, which was the 157th.

A lot of these guys in this unit had come from different Americas and they were fighting for different ideas of what America stood for.

I think that’s one of the wonderful things about it is when you look at the Netflix show and when you look at the faces of the guys in photographs from that Infantry Regiment and the Division, they are Mexican American, they’re Native American, they’re white. It’s not just the white victory we’re talking about here and the white unit. In Band of Brothers, it’s mostly white guys that win that war.

That’s the image you get from The Longest Day and almost all World War II movies and miniseries and such things like that. “White America won World War II,” well, white America did win World War II, but Black and Latino and Mexican Americans and Native Americans, they all won it too. When you look at, certainly, the 45th Infantry Division, there were as many Native Americans and Mexican Americans as there were white rural cowboys.

T&P: When you hear about all that they accomplished — more than 500 consecutive days in combat from Italy to France to Germany — it’s surprising that their story isn’t widely known. ¿Por qué crees que es?

AK: I think there are two things going on there. Number one is the fact that they were forgotten in World War II. They were even disparaged as the so-called “D-Day Dodgers.”

AK: There was a song that was famous at the time, the D-Day Dodgers, and that came from, I think, that’s Lady Astor, who was an American who became a British [Member of Partliament]. She complained about “what the hell were they doing in Italy still and the real fight was in Normandy.”

What happened was that Sparks had been in three amphibious invasions before June the 6th, 1944, and Rome was liberated by the Thunderbirds and by other elements of the 5th Army, 3rd Division, 36th Infantry Division, and Brits, etc. It fell on the 4th of June 1944, and this is the first Axis capital to be liberated. It was a big deal. It was a huge deal. That fame and that glory only lasted for 48 hours because then you have the 6th of June 1944, which was D-Day.

Everything shifted then to Normandy, to the Battle of the Bulge, Operation Market Garden. It all became Northwestern Europe and the guys that fought all the way through to that terrible campaign — it was very, very bloody, and it was a complete nightmare — it was all kind of forgotten in the American press at the time.

It was partly because of history, the way it played out, and they became the Forgotten Army, the Ghost Army.

T&P: Do me a favor, describe the 157th Infantry Regiment in just a few words.

AK: Yeah, eager for duty.

Their motto was “eager for duty,” and they were, and they were astonishing. They were just a fantastic outfit. They saved the day at Anzio. The 157th was right on the line on Anzio, actually, during Operation Fischfang which began on the 16th of February 1944.

If it wasn’t for the 157th sitting there and getting the hell beaten out of them and fighting like crazy, the Allies would, probably, have failed at Anzio and they would have been kicked back into the sea and that would have been a terrible military disaster.

But their heroism and their fortitude were just extraordinary, especially, at Anzio.

James Clark es el editor adjunto de Task & amp Purpose y un veterano de la Marina. Supervisa las operaciones editoriales diarias, edita artículos y apoya a los periodistas para que puedan seguir escribiendo historias impactantes que son importantes para nuestra audiencia. En términos de escritura, James ofrece una combinación de comentarios sobre la cultura pop y un análisis en profundidad de los problemas que enfrenta la comunidad militar y de veteranos. Póngase en contacto con el autor aquí.


The Liberators - Return to Dachau - HISTORY

Wikimedia Commons Polish prisoners in Dachau toast their liberation from the camp.

Dachau concentration camp, located in the state of Bavaria, Germany, was the first concentration camp established by the Nazi regime.

On April 29, 1945, Dachau was liberated by the U.S seventh Army’s 45th Infantry Division.

Wikimedia Commons Corpses of prisoners in the Dachau death trains. 1945.

But it wasn’t just liberated. Reports indicated that, appalled by what they saw, members of the U.S army were driven to take revenge. They allegedly murdered the SS officers and guards who were responsible for the Holocaust horrors that took place at Dachau.

The troops arrived at the Dachau concentration camp in the afternoon. They were on their way to Munich which was just over ten miles from Dachau. Though the troops passed through Dachau, it wasn’t initially a part of the attack zones they were headed for.

Wikimedia Commons American soldiers execute SS camp guards who have been lined up against a wall during the liberation of Dachau concentration camp.

There was a railway siding en route to the entrance of Dachau, along which there were 40 railway wagons. All of the wagons were filled entirely with emaciated human corpses. According to the U.S. Army, there were 2,310 dead bodies.

Nearby was the kiln of burning bodies. The stench of death permeated the air.

The actual events that took place after Dachau was liberated are shrouded in mystery. This can be attested to the fact that soldiers who were present during the liberation of the Dachau Concentration Camp recounted the events of the day in very different ways.

After word of American soldiers killing SS Guards at Dachau spread, an investigation was ordered by Lt. Col. Joseph Whitaker. The “Investigation of Alleged Mistreatment of German Guards at Dachau” as it was called produced documents that were marked “secret.” Soldiers spoke under sworn testimony and in the aftermath were inclined to speak little more of whatever happened at the Dachau Concentration Camp after it was liberated.

Felix L. Sparks was a general who wrote a personal account of the events.

General Sparks wrote that, despite more exaggerated claims, “the total number of German guards killed at Dachau during that day most certainly not exceed fifty, with thirty probably being a more accurate figure.”

Wikimedia Commons Closeup of the bodies of SS personnel lying at the base of the tower from which American soldiers had initially come under attack by a German machine gun.

Col. Howard A. Buechner was a medical officer with the 3rd Battalion for the 45th division and in 1986 he put out a book, The Hour of the Avenger. In his book, Buechner recounts his own version of what happened on April 29, 1945. Specifically the “deliberate killing of 520 Prisoners of War by American soldiers.” Buechner paints the picture of a mass execution in direct violation of the Geneva Convention.

In the book, Buechner’s states that there were only 19 American soldiers who witnessed the Dachau massacre, and at the time of the book’s publishing, only three were certain to be alive.

However, when reports from the initial investigation were made public in 1991, it came to light that Beuchner’s account did not match the sworn testimony he gave.

Another account of the day came from Abram Sachar, who in the book The Day of the Americans dijo:

“Some of the Nazis were rounded up and summarily executed along with the guard dogs. Two of the most notorious prison guards had been stripped naked before the Americans arrived to prevent them from slipping away unnoticed. They, too, were cut down.”

It wasn’t just the American soldiers who reportedly took revenge on the SS guards. It was the inmates too.

One of the prisoners, Walenty Lenarczyk, said that immediately following the liberation the prisoners gained a newfound sense of courage. They caught the SS men “and knocked them down and nobody could see whether they were stomped or what, but they were killed.” As Lenarczyk put it, “We were, all these years, animals to them and it was our birthday.”

There’s a reporting of two liberated prisoners beating a German guard to death with a shovel and another witnessed account of a liberated prisoner stomping repeatedly on the face of a guard.

Like stories from many wars, it may never be made entirely clear what transpired after Dachau was liberated.

U.S. Holocaust Museum/Wikimedia Commons View of prisoners’ barracks in Dachau concentration camp. 1945.

Due to the extensive records kept by the Nazis during the Holocaust, there is a great deal of public knowledge available on the Dachau Concentration Camp itself.

We know that it was divided into two sections: the camp area made up of 32 barracks and the crematoria area.

The records show that there were extensive medical experiments done on prisoners at Dachau, which included tests for halting excessive bleeding, and high-altitude experiments using a decompression chamber.

A few days before the liberation, 7,000 prisons were ordered on a death march from Dachau to Tegernsee. Anyone who couldn’t keep up was shot by German soldiers. Many perished from exhaustion and hunger along the way.

Between 1933 and 1945, there were over 188,000 prisoners at Dachau. A number of unregistered prisoners were there as well though, thus the total number of prisoners and victims who died will likely remain unknown.

30,000 prisoners were liberated. Jack Goldman was liberated at Dachau and became a U.S. Veteran of the Korean War. His father was killed in Auschwitz.

Goldman reflected on the Dachau liberation, the subsequent events that transpired, and the idea of vengeance. Though he doesn’t preach hatred, he understood the feelings of those prisoners.

“I knew men in camp who had sworn by everything that was holy to them that if they ever got out that they would kill every German in sight. They had to watch their wives mutilated. They had to watch their babies tossed in the air and shot.”

One vivid memory Goldman recalled from the liberation was the American troops taking their names. He said, “For the first time, we were no longer numbers.”

After learning of the Dachau massacre following its liberation, you may want to read about the database that puts human faces to the guards at Auschwitz. Then take a look at heartbreaking photos inside the only all-female concentration camp.


Artifacts Related to Liberation

On 27 January 1945, Auschwitz was liberated by the Red Army. By that date, over 1.3 million individuals had been deported there, some 90% of whom were murdered in the gas chambers on arrival. The liberators found thousands of surviving prisoners in the camp, including children.

"On 5 May 1945 the first American soldiers appeared at the gates of the camp… the sight of people who did not intend to kill or beat us, was so strange and amazing to us… A very heavy rain began to fall, I stood up and I began to cry. I cried, not because I remembered what I had endured, but because I realized that I had nowhere to go and that I was alone. I had nowhere to go and now I had to rebuild my life alone. I cried so hard. This was the first time that I had cried."

(Aryeh Mühlrad)

At the war's end, hundreds of thousands of Jews all over Europe were in poor physical condition and completely destitute. When they were liberated, most survivors owned nothing but the rags they were wearing.

As they recuperated physically, the survivors sought shirts, shoes, toothbrushes. These items were tremendously important to them as they restored the survivors' feelings of self-worth and dignity. With the help of these items, they felt they could return to society and leave behind a world in which the Nazis and their collaborators had attempted to rob them of their humanity and reduce them to numbers.

The first items the survivors picked up, received or created reflected the small human moments of their return to normal life and became symbols of their liberation. Several of these artifacts express the survivors' emotions when they were liberated after the hell that they had undergone. Others paint a picture of the atmosphere in the first days of liberation. Some of the items testify to the bond that was formed between the survivors and the soldiers who freed them, and all of them together create a mosaic that depicts the transformation from life under the terror of the Nazi regime to life as free human beings.

"I found one little Jew there, a red-headed Polish Jew, who was cooking potatoes using a German Army helmet… this was a sign of our liberation."

(Leo Goldner)

Shaving brush that Yaacov (Jacki) Handeli received from American soldiers when he was liberated at Bergen-Belsen

Sweater that the child András Brichta took from the clothing storehouse in Auschwitz-Birkenau after the Germans fled the camp

Doll that Shoshana Friedman bought for her daughter Yehudit after the war, to replace the doll that she had with her in the Budapest ghetto

Tefillin (phylacteries) that Mordechai Moskovits and his sons received from a Jewish cemetery guard in Munich after their liberation at the Allach-Dachau camp

Bag that Berta Lebovits found in Bergen-Belsen when she was liberated

Birthday card made by three Auschwitz prisoners, found after the camp's liberation

Sweater that Gucia Wald Teiblum knitted in the Bergen-Belsen DP camp using two wooden sticks, and wool unraveled from the socks of German soldiers

Truncheon that young Shlomo Resnik took from a German soldier's vehicle on the day he was liberated from the Dachau concentration camp

Watch that was given to Sarah Berkman by a fellow inmate after liberation

Shirt taken by Daisy Caraso from the Auschwitz storehouses after the liberation of the camp by Red Army soldiers

Binoculars that Zoltan Deblinger took on liberation day, from an abandoned German Army cannon near the Allach camp

Blouse that Ahuva Ostereicher sewed from sheets found in a POW camp after liberation

"Precious Items" from Auschwitz Kept by Rivka Mincberg

Hitlerjugend youth movement shirts that sisters Martha and Alisa Rosenberg received in the Feldafing DP camp

Sash that the Jews in Westerbork camp gave to Adrianus Van As, when the camp was liberated by the Canadian Army

Prisoner clothing that Kalman Freireich took from the camp storeroom when he was liberated

Towel and plate that Anna Eisdorfer received from British soldiers on her liberation at Bergen-Belsen

Prisoner's coat that Ehud Walter took from the storerooms in the Buchenwald camp after liberation

Blanket, spoon and fork that Regina Lamsztein kept as mementos of her liberation at Mauthausen by American soldiers

Nightdress that Breindel Gittler made from the cloth of a parachute after her liberation from the Langenbielau camp

The suitcase that Giuseppe Di Porto found after escaping the death march

Leg-warmers from a German soldier's kitbag that Mashiach Cohen took after he was liberated at the Bergen-Belsen camp

Coat that Chaya Shwarzman Kaplan received in the Stutthof camp and had remade into a dress after the war

Diary written by Alexander Mayer after the liberation of Auschwitz on blank forms that he found in the camp

Blouse sewed for Janina Praetzel on her liberation from the Kratzau camp

Cigarette box that Alexander (Rosenberg) Ruziak made after liberation from the Buchenwald camp, stamping it with his prisoner number

Shirt which Petachia Blickstein received on his liberation from Transnistria

Wallet Presented to a Red Army Soldier by a Group of Young Girls Liberated from Auschwitz

Remnant of prisoner clothing and a cigarette coupon that Leo Goldner took when he was liberated from the Allach-Dachau concentration camp

Shorts sewn by Zipporah Gross in hospital after liberation

Headscarf that Jana Barber received on her 14th birthday, 6 May 1945

A map showing the route taken by the 42nd Division of the American Army covered with messages to the survivor Marcel Levi


Liberación

As Allied forces advanced toward Germany, the Germans began to move prisoners from concentration camps near the front to prevent the capture of intact camps and their prisoners. Transports from the evacuated camps in the east arrived continuously at Dachau, resulting in a dramatic deterioration of conditions.

After days of travel, with little or no food or water, the prisoners arrived weak and exhausted, often near death. Typhus epidemics became a serious problem due to overcrowding, poor sanitary conditions, insufficient provisions, and the weakened state of the prisoners.

El 26 de abril de 1945, a medida que se acercaban las fuerzas estadounidenses, había 67.665 prisioneros registrados en Dachau y sus subcampos. More than half of this number were in the main camp. Of these, 43,350 were categorized as political prisoners, while 22,100 were Jews, with the remainder falling into various other categories. As Allied units approached, at least 25,000 prisoners from the Dachau camp system were force marched south or transported away from the camps in freight trains. During these so-called death marches, the Germans shot anyone who could no longer continue many also died of starvation, hypothermia, or exhaustion.

On April 29, 1945, American forces liberated Dachau. As they neared the camp, they found more than 30 railroad cars filled with bodies brought to Dachau, all in an advanced state of decomposition. In early May 1945, American forces liberated the prisoners who had been sent on the death march.


Campo de concentración de Dachau: historia y descripción general

Establecido en marzo de 1933, el campo de concentración de Dachau fue el primer campo de concentración regular establecido por los nazis en Alemania. El campamento estaba ubicado en los terrenos de una fábrica de municiones abandonada cerca de la ciudad medieval de Dachau, a unas 10 millas al noroeste de Munich en el estado de Baviera, que se encuentra en el sur de Alemania. Heinrich Himmler, en su calidad de presidente de la policía de Munich, describió oficialmente el campo como "el primer campo de concentración para prisioneros políticos".

Dachau sirvió como prototipo y modelo para otros campos de concentración nazis que siguieron. Kommandant Theodor Eicke desarrolló su organización básica, el diseño del campamento y el plan de los edificios y se aplicaron a todos los campamentos posteriores. Tenía un campamento seguro separado cerca del centro de comando, que consistía en viviendas, administración y campamentos del ejército. El propio Eicke se convirtió en el inspector jefe de todos los campos de concentración, responsable de moldear a los demás según su modelo.

Durante el primer año, el campo mantuvo a unos 4.800 prisioneros y en 1937 el número había aumentado a 13.260. Inicialmente, los internados estaban compuestos principalmente por comunistas alemanes, socialdemócratas y otros opositores políticos del régimen nazi. Con el tiempo, otros grupos también fueron internados en Dachau, como los Testigos de Jehová, los romaníes (gitanos) y los homosexuales, así como los "socialistas" y los delincuentes reincidentes. Durante los primeros años, relativamente pocos judíos fueron internados en Dachau y, por lo general, porque pertenecían a uno de los grupos anteriores o habían cumplido condenas de prisión después de haber sido condenados por violar las leyes de Nuremberg de 1935.


La puerta principal que conduce al campo de concentración de Dachau.

A principios de 1937, las SS, utilizando mano de obra prisionera, iniciaron la construcción de un gran complejo de edificios en los terrenos del campo original. Los presos se vieron obligados a realizar este trabajo, comenzando por la destrucción de la antigua fábrica de municiones, en condiciones terribles. La construcción se completó oficialmente a mediados de agosto de 1938 y el campo permaneció esencialmente sin cambios hasta 1945. Dachau, por lo tanto, permaneció en funcionamiento durante todo el período del Tercer Reich. El área de Dachau incluía otras instalaciones de las SS junto al campo de concentración y la escuela líder de la administración pública y económica de mdasha, la escuela de medicina de las SS, etc. El KZ (Konzentrationslager) en ese momento se llamaba "campo de custodia protectora" y ocupaba menos de la mitad del área de todo el complejo.

El número de prisioneros judíos en Dachau aumentó con el aumento de la persecución de los judíos y del 10 al 11 de noviembre de 1938, a raíz de la Kristallnacht, más de 10,000 hombres judíos fueron internados allí. (La mayoría de los hombres de este grupo fueron liberados después de estar encarcelados de unas pocas semanas a unos meses).

El campo de Dachau era un centro de entrenamiento para los guardias de los campos de concentración de las SS, y la organización y la rutina del campo y los rsquos se convirtieron en el modelo para todos los campos de concentración nazis. El campamento se dividió en dos secciones: el área del campamento y el área de los crematorios. El área del campamento constaba de 32 barracones, incluido uno para el clero encarcelado por oponerse al régimen nazi y otro reservado para experimentos médicos. La administración del campo estaba ubicada en la entrada principal. El área del campamento contaba con un grupo de edificios de apoyo, que contenían la cocina, lavandería, duchas y talleres, así como un bloque de prisión (Bunker). El patio entre la prisión y la cocina central se utilizó para la ejecución sumaria de los presos. Una cerca electrificada de alambre de púas, una zanja y un muro con siete torres de vigilancia rodeaban el campamento.

En 1942, se construyó el área del crematorio junto al campamento principal. Incluía el antiguo crematorio y el nuevo crematorio (Cuartel X) con una cámara de gas. No hay evidencia creíble de que la cámara de gas del Barrack X se haya utilizado para asesinar a seres humanos. En lugar de ello, los prisioneros se sometieron a una “selección por alto” y los que se juzgó que estaban demasiado enfermos o débiles para seguir trabajando fueron enviados al centro de exterminio de Hartheim & ldquoeutanasia & rdquo cerca de Linz, Austria. Varios miles de prisioneros de Dachau fueron asesinados en Hartheim. Además, las SS utilizaron el campo de tiro y la horca en el área de los crematorios como lugares de matanza para los prisioneros.

En Dachau, como en otros campos nazis, los médicos alemanes realizaron experimentos médicos con prisioneros, incluidos experimentos a gran altitud utilizando una cámara de descompresión, experimentos de malaria y tuberculosis, experimentos de hipotermia y experimentos de prueba de nuevos medicamentos. Los presos también se vieron obligados a probar métodos para hacer potable el agua de mar y detener el sangrado excesivo. Cientos de prisioneros murieron o quedaron paralizados permanentemente como resultado de estos experimentos.

Los presos también fueron torturados de otras formas. Por ejemplo, los prisioneros serían colgados de un árbol con los brazos colgados detrás de ellos para maximizar el dolor. Como en otros campos, los prisioneros fueron obligados a permanecer de pie durante largos períodos mientras se pasaba lista. La orquesta del campo tocaba y las SS a veces hacían cantar a los prisioneros.

Los prisioneros de Dachau fueron utilizados como trabajos forzados. Al principio, fueron empleados en el funcionamiento del campamento, en varios proyectos de construcción y en pequeñas industrias artesanales establecidas en el campamento. Los presos construían carreteras, trabajaban en pozos de grava y drenaban marismas. Durante la guerra, el trabajo forzoso utilizando prisioneros de campos de concentración se volvió cada vez más importante para la producción de armamento alemán.

Dachau también sirvió como el campo central para los prisioneros religiosos cristianos. Según los registros de la Iglesia Católica Romana, al menos 3.000 religiosos, diáconos, sacerdotes y obispos fueron encarcelados allí.

En agosto de 1944 se abrió un campamento de mujeres y rsquos dentro de Dachau. Su primer envío de mujeres vino de Auschwitz-Birkenau. Solo 19 mujeres guardias sirvieron en Dachau, la mayoría de ellas hasta la liberación.


El cuartel de los prisioneros en Dachau en 1945

En los últimos meses de la guerra, las condiciones en Dachau empeoraron. A medida que las fuerzas aliadas avanzaban hacia Alemania, los alemanes comenzaron a trasladar a los prisioneros de los campos de concentración cerca del frente a campos más céntricos. Esperaban evitar la liberación de un gran número de prisioneros. Los transportes de los campamentos evacuados llegaban continuamente a Dachau. Después de días de viaje con poca o ninguna comida o agua, los prisioneros llegaron débiles y exhaustos, a menudo al borde de la muerte. Las epidemias de tifus se convirtieron en un problema grave como resultado del hacinamiento, las malas condiciones sanitarias, las provisiones insuficientes y el estado debilitado de los presos.

Debido a los continuos nuevos transportes desde el frente, el campamento estaba constantemente sobrepoblado y las condiciones de higiene estaban por debajo de la dignidad humana. Desde finales de 1944 hasta el día de la liberación, murieron 15.000 personas, aproximadamente la mitad de todas las víctimas en KZ Dachau. Quinientos prisioneros de guerra soviéticos fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento.

En el verano y el otoño de 1944, para aumentar la producción de guerra, se establecieron campamentos satélites bajo la administración de Dachau cerca de las fábricas de armamento en todo el sur de Alemania. Solo Dachau tenía más de 30 grandes subcampos en los que más de 30.000 prisioneros trabajaban casi exclusivamente en armamento. Trabajaron hasta la muerte a miles de prisioneros.

Comandantes de Dachau

  • SS-Standartenf & uumlhrer Hilmar W & aumlckerle (22/03/1933 - 26/06/1933)
  • SS-Gruppenf y uumlhrer Theodor Eicke (26/06/1933 - 07/04/1934)
  • SS-Oberf y uumlhrer Alexander Reiner (07/04/1934 - 22/10/1934)
  • SS-Brigadef y uumlhrer Berthold Maack (22/10/1934 - 12/01/1934)
  • SS-Oberf y uumlhrer Heinrich Deubel (12/01/1934 - 31/03/1936)
  • SS-Oberf y uumlhrer Hans Loritz (31/03/1936 - 07/01/1939)
  • SS-Hauptsturmf y uumlhrer Alex Piorkowski (01/07/1939 - 01/02/1942)
  • SS-Obersturmbannf y uumlhrer Martin Weiss (03/01/1942 - 30/09/1943)
  • SS-Hauptsturmf y uumlhrer Wilhelm Weiter (30/09/1943 - 26/04/1945)
  • SS-Obersturmbannf y uumlhrer Martin Weiss (26/04/1945 - 28/04/1945)
  • SS-Untersturmf y uumlhrer Johannes Otto (28/04/1945 - 28/04/1945)
  • SS-Sturmscharf y uumlhrer Heinrich Wicker (28/04/1945 - 29/04/1945)

La liberación de Dachau

A medida que las fuerzas aliadas avanzaban hacia Alemania, los alemanes empezaron a sacar más prisioneros de los campos de concentración cercanos al frente para evitar la liberación de un gran número de prisioneros. Los transportes de los campamentos evacuados llegaban continuamente a Dachau, lo que provocaba un drástico deterioro de las condiciones. Después de días de viaje, con poca o ninguna comida o agua, los prisioneros llegaron débiles y exhaustos, al borde de la muerte. Las epidemias de tifus se convirtieron en un problema grave debido al hacinamiento, las malas condiciones sanitarias y el debilitamiento de los presos.

El 26 de abril de 1945, a medida que se acercaban las fuerzas estadounidenses, había 67.665 prisioneros registrados en Dachau y sus subcampos. Of these, 43,350 were categorized as political prisoners, while 22,100 were Jews, with the remainder falling into various other categories. Starting that day, the Germans forced more than 7,000 prisoners, mostly Jews, on a death march from Dachau to Tegernsee far to the south. During the death march, the Germans shot anyone who could no longer continue many also died of hunger, cold, or exhaustion.

El 29 de abril de 1945, KZ Dachau fue entregado al ejército estadounidense por SS-Sturmscharf & uumlhrer Heinrich Wicker. Una vívida descripción de la rendición aparece en Brig. Gen. Henning Linden & rsquos official & ldquoInforme sobre la rendición del campo de concentración de Dachau & rdquo:

A medida que avanzábamos por el lado oeste del campo de concentración y nos acercábamos a la esquina suroeste, tres personas se acercaron por el camino bajo una bandera de tregua. Conocimos a estas personas a unas 75 yardas al norte de la entrada suroeste del campamento. Estas tres personas eran un representante de la Cruz Roja Suiza y dos soldados de las SS que dijeron que eran el comandante del campo y el comandante asistente del campo y que habían llegado al campo la noche del 28 para reemplazar al personal regular del campo con el propósito de entregando el campamento a los estadounidenses que avanzan. El representante de la Cruz Roja Suiza actuó como intérprete y declaró que había alrededor de 100 guardias de las SS en el campamento que tenían las armas apiladas, excepto las personas en la torre. Dijo que había dado instrucciones de que no se dispararían disparos y que se necesitarían unos 50 hombres para relevar a los guardias, ya que había 42.000 prisioneros de guerra medio locos en el campo, muchos de ellos infectados con tifus. Me preguntó si yo era un oficial del ejército estadounidense, a lo que respondí: "Sí, soy el comandante adjunto de la División 42 y aceptaré la rendición del campamento en nombre de la División Arco Iris para el ejército estadounidense".


Prisioneros liberados del campo de Dachau animan a las tropas estadounidenses

As they neared the camp, they found more than 30 railroad cars filled with bodies brought to Dachau, all in an advanced state of decomposition. In early May 1945, American forces liberated the prisoners who had been sent on the death march.

El general Dwight D. Eisenhower emitió un comunicado sobre la captura del campo de concentración de Dachau: “Nuestras fuerzas liberaron y barrieron el infame campo de concentración de Dachau. Aproximadamente 32.000 prisioneros fueron liberados 300 guardias del campo de las SS fueron rápidamente neutralizados. & Rdquo

Una tableta en el campo conmemora la liberación de Dachau por la 42ª División de Infantería del Séptimo Ejército de los Estados Unidos el 29 de abril de 1945. Otros afirman que las primeras fuerzas en entrar en el campo principal fueron un batallón del 157º Regimiento de Infantería de la 45ª División de Infantería comandada por Felix L. Sparks. Existe un desacuerdo en curso sobre qué división, la 42 o la 45, realmente liberó a Dachau porque parece que se han acercado por diferentes rutas y, según la definición del ejército estadounidense, cualquiera que llegara a ese campo en 48 horas era un libertador. El general Patton visitó el campo de Buchenwald después de su liberación, pero no Dachau.

Los estadounidenses encontraron aproximadamente 32.000 prisioneros, apiñados 1.600 en cada uno de los 20 barracones, que habían sido diseñados para albergar a 250 personas cada uno.

El número de prisioneros encarcelados en Dachau entre 1933 y 1945 superó los 188.000. El número de prisioneros que murieron en el campo y los subcampos entre enero de 1940 y mayo de 1945 fue de al menos 28.000, a los que hay que añadir los que murieron allí entre 1933 y fines de 1939. Es poco probable que el número total de víctimas que murió en Dachau jamás se conocerá.

El 2 de noviembre de 2014, la puerta de metal pesado con el lema & quotArbeit Macht Frei & quot (el trabajo te libera) fue robada del sitio conmemorativo de Dachau al amparo de la oscuridad. Los oficiales de seguridad que supuestamente vigilan las 24 horas del día en el sitio conmemorativo creen que el atraco fue bien orquestado y planeado, y tuvo lugar entre la medianoche y las 5:30 am del domingo 2 de noviembre. Las estimaciones sitúan el peso de la puerta en al. 250 libras, por lo que los funcionarios creen que varias personas participaron en el robo.

Fuentes: Museo Conmemorativo del Holocausto de EE. UU.
& ldquoDachau campo de concentración, & rdquo Wikipedia
David Chrisinger, & ldquoUn diario secreto relató el & lsquoSatanic World & rsquo que fue Dachau, & rdquo New York Times, (4 de septiembre de 2020).

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


Ver el vídeo: Masacre de Dachau. El infame CRÍMEN DE GUERRA estadounidense en la Segunda Guerra Mundial


Comentarios:

  1. Malakora

    Estás cometiendo un error. Vamos a discutir. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.

  2. Lynne

    namana sucede

  3. Akinodal

    ¡Las pequeñas cosas!



Escribe un mensaje