¿Cómo pudieron los incas construir obras de arquitectura tan grandiosas sin usar mortero?

¿Cómo pudieron los incas construir obras de arquitectura tan grandiosas sin usar mortero?

¿Cuáles son las mayores estructuras restantes que los incas construyeron sin usar mortero? ¿Cómo podrían hacerlo?


Las construcciones de piedra seca requerían un trabajo cuidadoso y un diseño inteligente, pero la mayor parte de la construcción se hizo en adobe y piedra de campo y mortero.

En cuanto a cómo los arquitectos incas podían construir sin mortero, no lo hicieron. Los incas utilizaron la construcción de adobe y piedra de campo y mortero en la mayor parte de su trabajo, pero su construcción de piedra seca aún era espectacular.

Machu Pichu, Ollantaytambo y otras ruinas incas se han convertido en importantes sitios turísticos.

De las estructuras incas, hay tres tipos de diseño principales en funcionamiento: adobe (en el que el barro y la arcilla forman paredes, a veces con cimientos de piedra), diseño de piedra de campo (esencialmente como ladrillo y mortero, solo usando piedras de campo) y diseño de piedra seca (el tipo por la que los incas eran más famosos, a pesar de que se usaba en una minoría de su arquitectura).

Adobe y fieldstone se utilizaron en la mayoría de la arquitectura inca y se ajustan estrechamente a las estrategias de diseño europeas.

La construcción de piedra seca, por otro lado, se basaba en piedras cuidadosamente cortadas y pulidas (sobre todo con bordes redondeados), lo que les dio el famoso aspecto "ajustado". Al pulir las piedras para uniformizarlas, los incas permitieron que las piedras encajaran como piezas en Tetris. El redondeo de los bordes alivió las paredes hechas a través de piedra seca de los puntos de tensión y dio a las piedras espacio para moverse bajo tensión. En terremotos fuertes, esto daba a las paredes la apariencia de bailar, antes de volver a colocarse en su alineación adecuada. La piedra seca se puede hacer con piedras monolíticas o piedras pequeñas.

Aquí ves Machu Picchu. Tenga en cuenta la combinación de diseño de piedra grande y pequeña en toda la estructura. Debido a la ubicación de muchas ciudades incas y al tamaño monumental de sus estructuras, a menudo se importaban tanto piedras como canteros para ayudar con la construcción.


¿Cómo pudieron los incas construir obras de arquitectura tan grandiosas sin usar mortero? - Historia

La civilización Inca fue la civilización precolombina más grande de América y Cusco fue su capital. El ejemplo mejor guardado de su arquitectura es Machu Picchu.

La Ciudad Sagrada es uno de los sitios arqueológicos más importantes que dejaron los Incas

Fascinante cultura y herencia Inca de este hermoso país.

El lago Titicaca es el lago navegable más alto del mundo. Ocupa un lugar importante en la mitología Inca.

Los animales en el Perú se han especializado y adaptado a las condiciones de su geografía. A mayor altitud, pocos animales y plantas pueden sobrevivir debido a la falta de oxígeno.


Imperio Inca

El Imperio Inca era una sociedad compleja con una población estimada de 10 millones de personas. Tenían grandes ciudades de piedra, hermosos templos, un gobierno avanzado, un sistema de impuestos detallado y un intrincado sistema de carreteras.

Sin embargo, los incas no tenían muchas tecnologías básicas que a menudo consideramos importantes para las sociedades avanzadas. No usaban la rueda para el transporte, no tenían un sistema de escritura para los registros y ni siquiera tenían hierro para hacer herramientas. ¿Cómo crearon un Imperio tan avanzado?

A continuación se presentan algunas de las importantes innovaciones científicas y tecnologías utilizadas por el Imperio Inca.

Carreteras y comunicación

Los incas construyeron un gran sistema de carreteras que recorrían todo su imperio. Los caminos generalmente estaban pavimentados con piedra. Los escalones de piedra a menudo se construían en áreas empinadas de las montañas. También construyeron puentes donde los caminos debían cruzar ríos.


Los restos de un antiguo camino Inca por Bcasterline

El propósito principal de las carreteras era la comunicación, el traslado de tropas del ejército y el transporte de mercancías. A los plebeyos no se les permitió viajar por las carreteras.

La comunicación fue lograda por corredores en las carreteras. Los jóvenes rápidos llamados "chaskis" corrían de una estación de relevo a la siguiente. En cada estación pasarían el mensaje al siguiente corredor. Los mensajes se transmitieron verbalmente o mediante un quipu (ver más abajo). Los mensajes viajaban rápidamente de esta manera a una velocidad de alrededor de 250 millas por día.

Un quipu era una serie de hilos con nudos. El número de nudos, el tamaño de los nudos y la distancia entre los nudos transmitían significado al Inca, algo así como una escritura. Solo los funcionarios especialmente capacitados sabían cómo usar quipus.

Los incas pudieron crear robustas construcciones de piedra. Sin el uso de herramientas de hierro, pudieron dar forma a piedras grandes y hacer que encajaran sin el uso de mortero. Al ajustar las piedras a la perfección, así como otras técnicas arquitectónicas, los incas pudieron crear grandes edificios de piedra que sobrevivieron durante cientos de años a pesar de los muchos terremotos que ocurren en Perú.

Los incas eran agricultores expertos. Utilizaron técnicas de riego y almacenamiento de agua para cultivar en todo tipo de terrenos, desde los desiertos hasta las altas montañas. A pesar de no tener bestias de carga ni herramientas de hierro, los campesinos incas eran muy eficientes.

Calendario y Astronomía

Los incas usaban su calendario para marcar las fiestas religiosas y las estaciones para poder plantar sus cultivos en la época correcta del año. Estudiaron el sol y las estrellas para calcular su calendario.

El calendario Inca estaba compuesto por 12 meses. Cada mes tenía tres semanas de diez días cada una. Cuando el calendario y el sol se desviaban, el Inca agregaba uno o dos días para volverlos a alinear.

El Inca tenía un sistema complejo de gobierno e impuestos. Numerosos funcionarios vigilaban a la gente y se aseguraban de que se pagaran los impuestos. Se pidió a la gente que trabajara duro, pero se cubrieron sus necesidades básicas.


Religión en el Imperio Inca

El Imperio Inca adoró al dios Sol Inti y expandió su dominio sobre las áreas periféricas incorporando otras deidades al sistema religioso.

Objetivos de aprendizaje

Aprenda sobre las formas de adoración del dios Sol Inti, la jerarquía religiosa y la asimilación cultural de los clanes periféricos en el Imperio Inca.

Conclusiones clave

Puntos clave

  • Los gobernantes incas adoraban al dios Sol Inti y construyeron el templo central, Qurikancha, en Cusco.
  • La élite inca incorporó las variadas poblaciones al imperio al permitir la adoración de otras deidades.
  • Varios festivales celebraron los diferentes aspectos del sol. El más importante de estos festivales fue el Inti Raymi, que se centró en la abundancia.

Términos clave

  • Pachamama: La diosa de la Tierra adorada por muchos clanes en las áreas periféricas del Imperio Inca. Los gobernantes incas hicieron cumplir un sistema religioso que favorecía a Inti, pero incorporaron a la diosa de la Tierra como una deidad menor.
  • Inti: El dios sol central que adoraba el Inca. Representaba abundancia, cosechas y fertilidad, y era considerado más importante que cualquier otra deidad adorada en la región.
  • Inti Raymi: La fiesta religiosa más importante del año Inca. Significa & # 8220Sun Festival & # 8221 y ocurrió cerca del solsticio de invierno, que ocurre en junio en América del Sur.

El sistema religioso Inca utilizó tradiciones orales para transmitir la mitología de su dios Sol, Inti. Esta benevolente deidad masculina a menudo se representaba como un disco de oro con grandes rayos y un rostro humano. Los discos de oro se exhibían comúnmente en los templos de todo el Imperio Inca y también se asociaban con el emperador gobernante, que se suponía que era un descendiente directo de Inti y divinamente poderoso. El Inti también se asoció con el crecimiento de cultivos y abundancia material, especialmente en los Andes altos, donde los incas centraron su poder.

Algunos mitos afirman que esta entidad benévola, junto con Mama Killa, la diosa de la Luna, tuvieron hijos. Inti ordenó a estos niños, llamados Manco Cápac y Mama Ocllo, descender del cielo a la Tierra con una cuña de oro divina. Esta cuña penetró la tierra y construyeron la capital del Cusco y la civilización en ese mismo lugar.

Adoración Inti

Se consideraba que la realeza era descendiente directa de Inti y, por lo tanto, podía actuar como intermediaria entre los reinos físico y espiritual. los
el sumo sacerdote de Inti fue llamado el Willaq Umu. A menudo era hermano o pariente directo del Sapa Inca, o emperador, y era la segunda persona más poderosa del imperio. La familia real supervisó la recolección de bienes, los festivales espirituales y el culto a Inti. El poder se consolidó en torno al culto al Sol, y los estudiosos sugieren que el emperador Pachacuti expandió este culto al Sol para obtener un mayor poder en el siglo XV.

Una representación ilustrada del dios Sol Inti: Esta imagen de Inti aparece en el centro de la bandera actual de Argentina.

Se esperaba que las provincias conquistadas dedicaran un tercio de sus recursos, como rebaños y cosechas, directamente al culto del Inti. Cada provincia también tenía un templo con sacerdotes y sacerdotes adorando el culto Inti. Convertirse en sacerdote se consideraba uno de los puestos más honorables de la sociedad. Las sacerdotisas fueron llamadas mamakuna, o "las mujeres elegidas", y tejían telas especiales y elaboraban chicha para las fiestas religiosas.

El templo principal del Imperio Inca, llamado Qurikancha, fue construido en Cusco. El templo albergaba los cuerpos de emperadores fallecidos y también contenía una gran variedad de representaciones físicas de Inti, muchas de las cuales fueron retiradas o destruidas cuando llegaron los españoles. Qurikancha también fue el sitio principal de la fiesta religiosa Inti Raymi, que significa "Fiesta del Sol". Fue considerada la fiesta más importante del año y todavía se celebra en el solsticio de invierno en Cusco. Representa el origen mítico de los incas y la esperanza de buenas cosechas en el próximo año cuando el sol de invierno regrese de la oscuridad.

El festival del Inti Raymi: Este festival se celebra a fines de junio en la capital del Cusco todos los años. Miles de visitantes llegan para ver la procesión y los rituales.

Expansión religiosa

La vida religiosa se centró en los Andes cerca de Cusco, pero a medida que el Imperio Inca expandió su esfera de influencia, tuvo que incorporar una amplia gama de
costumbres y tradiciones religiosas para evitar una revuelta total. Los ayllus, o clanes familiares, a menudo adoraban a entidades y dioses muy localizados. El Inca gobernante a menudo incorporó estas deidades al cosmos Inti. Por ejemplo, Pachamama, la diosa de la Tierra, fue una deidad venerada durante mucho tiempo antes del Imperio Inca. Fue incorporada a la cultura Inca como una entidad divina inferior. De manera similar, los chimú a lo largo de la costa norte de Perú adoraban a la Luna, en lugar del Sol, probablemente debido al clima cálido y árido y su proximidad al océano. Los Inca también incorporaron la Luna en sus mitos y prácticas religiosas en la forma de Mama Killa.

El sacrificio y la otra vida

El Inca creía en la reencarnación. La muerte fue un pasaje al otro mundo que estuvo lleno de dificultades. El espíritu de los muertos, camaquen, Tendría que seguir un camino largo y oscuro. El viaje requirió la ayuda de un perro negro que podía ver en la oscuridad. La mayoría de los incas imaginaban que el más allá era muy similar a la noción euroamericana del cielo, con campos cubiertos de flores y montañas cubiertas de nieve. Era importante para el Inca asegurarse de que no murieran como resultado de la quema o que el cuerpo del difunto no se incinerara. Esto se debe a la creencia subyacente de que una fuerza vital desaparecería y esto amenazaría su paso al más allá. Aquellos que obedecieron el código moral inca (no robar, no mentir, no ser holgazán) se fueron a vivir en el & # 8220Sol & # 8217s calidez & # 8221 mientras otros pasaban sus días eternos & # 8220 en la tierra fría & # 8221.

Cráneo que muestra signos de deformación craneal artificial: Aunque este cráneo es anterior al Imperio Inca y es de la cultura Nazca, las élites incas remodelarían los cráneos de bebés y # 8217 de manera similar para ilustrar un estado de clase superior.

El sacrificio humano ha sido exagerado por el mito, pero jugó un papel en las prácticas religiosas incas. Hasta 4.000 sirvientes, funcionarios de la corte, favoritos y concubinas fueron asesinados tras la muerte del Inca uayna Capac en 1527, por ejemplo. Los incas también interpretaron a niño
sacrificios durante o después de eventos importantes, como la muerte del Sapa Inca o durante una hambruna. Estos sacrificios fueron conocidos como capacocha.

El Inca también practicó la deformación craneal. Lo lograron envolviendo ajustadas correas de tela alrededor de la cabeza de los recién nacidos para alterar la forma de sus cráneos blandos en una forma más cónica, esta deformación craneal distinguía a las clases sociales de las comunidades, y solo la nobleza la tenía.


¿Cómo se adaptaron los incas a su entorno?

En el apogeo del Imperio en el siglo XVI, la civilización Inca se extendió por la región occidental de América del Sur entre Ecuador y Chile, abarcando tierras en lo que hoy es Perú, Chile, Bolivia y Argentina. Esta área es montañosa, cálida y seca, pero sin embargo, los incas pudieron producir alimentos para su gran población a través de prácticas agrícolas adaptativas y la construcción de sistemas de riego avanzados.

Una de las principales prácticas agrícolas adaptativas utilizadas por los incas fue la agricultura en terrazas. A través de esta práctica, el pueblo Inca construyó escalones a lo largo de las laderas de las montañas, esencialmente creando un terreno plano donde originalmente no había ninguno. En lugar de fluir por la pendiente de la colina, el agua se acumularía en las superficies planas de los escalones, proporcionando a los cultivos más humedad. Mediante el uso de la agricultura en terrazas, los incas pudieron cultivar cultivos como papas, maní, algodón, quinua y tomates.

El pueblo Inca también encontró formas de hacer que el suelo árido de América del Sur fuera más fértil y adecuado para la agricultura. Según All Empires, utilizaron guano de murciélago y excrementos de aves como fertilizantes. También construyeron acueductos para llevar agua a tierras más secas. Incluso construyeron un inmenso sistema de carreteras, lo que les permitió viajar a través de su vasto imperio de manera más eficiente.


¿Cómo pudieron los incas construir obras de arquitectura tan grandiosas sin usar mortero? - Historia

Otras paginas

Cómo trabajaban los incas la piedra

La mampostería Inca es famosa por sus piedras grandes (algunas de más de 100 toneladas), que están colocadas con tanta precisión que el & quota knife no se puede insertar en las juntas. & Quot Un aura de misterio siempre ha colgado sobre las grandes & quotmuros & quot en Saqsaywaman y Ollantaytambo (la ortografía varía) . ¿Cómo pudieron los incas extraer, vestir, transportar y levantar piedras tan enormes? Como es habitual con estructuras antiguas tan notables, los demasiado entusiastas han propuesto dispositivos antigravedad, agentes suavizantes de piedras y nociones salvajes similares. En verdad, como J. Protzen relata en el artículo principal, la mampostería inca era sorprendentemente poco sofisticada y, sin embargo, eficiente, aunque quedan algunos misterios.

Protzen ha pasado muchos meses en el país Inca experimentando con diferentes métodos de dar forma y encajar los mismos tipos de piedras que usaban los incas. Encontró que extraer y pulir las piedras no suponía ningún problema con los martillos de piedra que abundan en la zona. Incluso el ajuste de precisión de las piedras era un asunto relativamente sencillo. Las depresiones cóncavas en las que encajaban las nuevas piedras se machacaron por ensayo y error hasta lograr un ajuste perfecto. La experiencia de primera mano de Protzen es impresionante y convincente. Ciertamente, no necesitaba soluciones radicales.

Los problemas que Protzen no pudo resolver a su satisfacción involucraron el transporte y manejo de las piedras grandes. El proceso de ajuste requirió la repetida bajada y elevación de la piedra que se estaba colocando, con golpes de prueba y error en el medio. No sabe exactamente cómo se manipularon las piedras de 100 toneladas durante esta etapa. Para transportar las piedras de las canteras, algunas a 35 kilómetros de distancia, los incas construyeron rampas y caminos de acceso especiales. Muchas de las piedras fueron arrastradas por caminos cubiertos de grava, como lo demuestran sus superficies pulidas. La piedra más grande de Ollantaytambo pesa alrededor de 140.000 kilogramos. Podría haber sido tirado por una rampa con una fuerza de unos 120.000 kilogramos. Tal hazaña habría requerido unos 2.400 hombres. Conseguir a los hombres no fue un problema, pero ¿dónde estaban todos? Las rampas tenían como máximo 8 metros de ancho. Quizás un problema menor, pero aún sin resolver. Además, las piedras utilizadas en Saqsaywaman fueron finamente arregladas en la cantera de Rumiqolqa y no muestran signos de arrastre. Protzen no sabe cómo fueron transportados 35 kilómetros.

Una observación intrigante de Protzen es que las marcas de corte en algunos de los bloques de piedra son muy similares a las encontradas en el piramidión del obelisco inacabado de Asuán en Egipto. ¿Es este un caso de difusión anómala de la tecnología del Viejo Mundo o simplemente una invención independiente?

(Protzen, Jean-Pierre & quot; Cantería Inca & quot; Científico americano, 254: 94, febrero de 1986.)

Referencia. Para obtener más información sobre las estructuras construidas por los incas, consulte nuestro manual. Hombre anciano. Información de pedido aquí.


Línea de tiempo y lista de reyes

La palabra inca para gobernante era capac, o capa, y el próximo gobernante fue elegido tanto por herencia como por linajes matrimoniales. Se decía que todos los capacs eran descendientes de los legendarios hermanos Ayar (cuatro niños y cuatro niñas) que emergieron de la cueva de Pacaritambo. El primer Inca capac, el hermano de Ayar, Manco Capac, se casó con una de sus hermanas y fundó Cusco.

El gobernante en el apogeo del imperio fue Inca Yupanqui, que se rebautizó a sí mismo como Pachacuti (Cataclismo) y gobernó entre 1438-1471 d. C. La mayoría de los informes académicos enumeran la fecha del imperio Inca como comenzando con el gobierno de Pachacuti.

Las mujeres de alto estatus fueron llamadas coya y lo bien que pudieras tener éxito en la vida dependía hasta cierto punto de las afirmaciones genealógicas tanto de tu madre como de tu padre. En algunos casos, esto llevó al matrimonio entre hermanos, porque la conexión más fuerte que podrías tener sería si fueras hijo de dos descendientes de Manco Capac. La lista de reyes dinásticos que sigue fue informada por cronistas españoles como Bernabé Cobo a partir de informes de historia oral y, hasta cierto punto, está algo en debate. Algunos eruditos creen que en realidad hubo una realeza dual, cada rey gobernando la mitad de Cusco, este es un punto de vista minoritario.

Las fechas calendáricas para los reinados de los distintos reyes fueron establecidas por cronistas españoles basándose en historias orales, pero están claramente mal calculadas y por lo tanto no se incluyen aquí (algunos reinados supuestamente duraron más de 100 años). Las fechas incluidas a continuación son aquellas para capacs que fueron recordadas personalmente por los informantes incas a los españoles.


Cultivando como los incas

Los Andes son algunas de las montañas más altas y desnudas del mundo. Sin embargo, los incas, y las civilizaciones anteriores a ellos, consiguieron cosechas de los Andes, pendientes pronunciadas y vías fluviales intermitentes. Desarrollaron razas resistentes de cultivos como la papa, la quinua y el maíz. Construyeron cisternas y canales de irrigación que serpenteaban y se inclinaban hacia abajo y alrededor de las montañas. Y cortaron terrazas en las laderas, progresivamente más empinadas, desde los valles hasta las laderas. En el apogeo de la civilización inca en el siglo XV, el sistema de terrazas cubría alrededor de un millón de hectáreas en todo el Perú y alimentaba el vasto imperio.

A lo largo de los siglos, las cisternas se deterioraron, los lechos de los canales se secaron y las terrazas fueron abandonadas. Este proceso comenzó cuando los españoles impusieron sus propios cultivos y obligaron a la gente a abandonar las tierras tradicionales para cultivar y explotar para los conquistadores. Las poblaciones locales fueron devastadas por la guerra y, más significativamente, por las enfermedades. Algunos investigadores estiman que hasta la mitad de la población inca murió poco después de la conquista española. Se perdió gran parte del conocimiento agrícola tradicional y la experiencia en ingeniería.

El fantasma de los incas y los logros agrícolas # 8217 aún ensombrecen los Andes. Los restos de antiguas terrazas aparecen como líneas verdes en las montañas. Antiguos canales de riego excavan huecos en la tierra. Hoy, en un rincón de los Andes, la gente está dando nueva vida a prácticas ancestrales. Inspirándose en investigaciones arqueológicas recientes, están reconstruyendo terrazas y sistemas de riego y recuperando cultivos y métodos de siembra tradicionales. Lo hacen en parte porque las técnicas agrícolas incas son más productivas y más eficientes en términos de uso del agua. Pero estos agricultores modernos también creen que las formas incas pueden ofrecer soluciones simples para ayudar a proteger a las comunidades y # 8217 el suministro de alimentos frente al cambio climático.

La arqueóloga Ann Kendall comenzó a estudiar las terrazas en la región de Cuzco en Perú en 1968. Tenía la intención de enfocarse en la arquitectura inca y la mampostería, pero pronto quedó cautivada por los lechos secos de los canales y las terrazas que atraían desde el otro lado del valle. & # 8220 Pensé en el problema de que la gente local no tenía agua y no & # 8217t cultivaba este [sistema agrícola] & # 8221, dice. Recuerda haber pensado, & # 8220 si solo uno pudiera estudiar tecnología tradicional y rehabilitar todo esto en los Andes, no sería & # 8217t maravilloso & # 8221.

Decidió estudiar el desarrollo y la tecnología de los sistemas agrícolas incas con la idea de rehabilitarlos. A lo largo de los años, aprendió cómo los constructores incas emplearon piedras de diferentes alturas, anchos y ángulos para crear las mejores estructuras y sistemas de retención de agua y drenaje, y cómo llenaron las terrazas con tierra, grava y arena.

En la década de 1600, Garcilaso de la Vega, hijo de un padre conquistador y una noble inca, describió el sistema de terrazas incas en Los Comentarios Reales de los Incas: & # 8220 De esta manera todo el cerro fue sometido gradualmente a cultivo, las plataformas se aplanaron como escaleras en una escalera, y toda la tierra cultivable y de regadío se puso en uso. & # 8221

Las terrazas nivelaron el área de plantación, pero también tenían varias ventajas inesperadas, descubrió Kendall. Los muros de contención de piedra se calientan durante el día y liberan lentamente ese calor al suelo a medida que las temperaturas descienden por la noche, manteniendo calientes las raíces de las plantas sensibles durante las noches a veces heladas y expandiendo la temporada de crecimiento. Y las terrazas son extremadamente eficientes para conservar el agua escasa de la lluvia o los canales de riego, dice Kendall. & # 8220 & # 8217Hemos excavado terrazas, por ejemplo, seis meses después de haber sido irrigadas, y todavía están húmedas por dentro. Entonces, si tiene sequía, & # 8217re el mejor mecanismo posible. & # 8221 Si el suelo no estuviera & # 8217t mezclado con grava, señala Kendall, & # 8220, cuando lloviera, el agua entraría y el suelo se expandiría y se expandiría. Empuje el muro. & # 8221 Kendall dice que las terrazas incas son probablemente las más sofisticadas del mundo, ya que se basan en el conocimiento desarrollado durante aproximadamente 11.000 años de agricultura en la región.

Durante las últimas tres décadas, utilizando detalles arqueológicos sobre la construcción de terrazas y sistemas de riego, una organización benéfica de desarrollo llamada Cusichaca Trust, que Kendall formó en 1977, rehabilitó e irrigó 160 hectáreas de terrazas y canales en el Valle de Patacancha, cerca de Cuzco. El proyecto fue un éxito: mejoró el acceso al agua y la producción agrícola, y las familias locales mantienen las estructuras en la actualidad. Las lecciones del Valle de Patacancha ahora se están empleando para restaurar los sistemas agrícolas incas en otras áreas del Perú.

Las técnicas agrícolas incas son más productivas y más eficientes en términos de uso del agua. Aquí se muestra a los agricultores que reparan un antiguo canal. (Cynthia Graber) Inspirados por investigaciones arqueológicas recientes, los habitantes de la región de Cuzco en Perú están reconstruyendo terrazas y sistemas de riego y recuperando cultivos y métodos de siembra tradicionales. (Cynthia Graber) Los agricultores modernos creen que las formas incas pueden ofrecer soluciones simples para ayudar a proteger el suministro de alimentos de las comunidades frente al cambio climático. (Cynthia Graber) Después de la conquista española, la población inca quedó devastada y se perdió gran parte del conocimiento agrícola tradicional y la experiencia en ingeniería. (Cynthia Graber) Se ha puesto el foco en rescatar semillas y variedades que han estado en peligro de desaparecer, como la hua & # 241a. Este agricultor participa en la cosecha de hua & # 241a. (Cynthia Graber) Plantas cuyas raíces atraen el agua y ayudan a que los manantiales fluyan. (Cynthia Graber) En el apogeo de la civilización inca en el siglo XV, el sistema de terrazas cubría alrededor de un millón de hectáreas en todo el Perú y alimentaba al vasto imperio. (Cynthia Graber) Los restos de antiguas terrazas aparecen como líneas verdes en las montañas. Antiguos canales de riego excavan huecos en la tierra. (Cynthia Graber)

El ruido sordo del martillo contra la roca resuena en un valle remoto en la región de Apur & # 237mac. Un trabajador de una aldea cercana balancea un mazo y corta los bordes de una piedra maciza que ha sido arrastrada al lecho de un antiguo canal de riego. Esa roca formará una pared del canal reparado. Él y media docena de trabajadores han estado trabajando duro durante un mes y han reconstruido alrededor de un tercio del canal.

El trabajo es parte de un proyecto de dos años para mitigar los efectos del cambio climático. Kendall y sus socios locales en Cusichaca Andina (una organización peruana independiente sin fines de lucro formada en 2003) comenzaron actividades en las regiones remotas de Apur & # 237mac y Ayacucho porque querían expandirse más allá de Cusco. El área está cubierta de terrazas, la mayoría sin usar durante siglos. También fue el centro de poder de Sendero Luminoso, o Sendero Luminoso, durante la década de 1980 y principios de la de 1990. Muchos lugareños huyeron de los guerrilleros, abandonaron granjas y dejaron el área con poca experiencia agrícola.

No se ha determinado la edad exacta de este canal en particular, pero Adripino Jayo, el director regional de Cusichaca Andina, que dirige la restauración con fondos del Banco Mundial, estima que se ha utilizado para canalizar agua de un manantial cercano tal vez. desde la época de los Wari, cuya civilización se extendió por los Andes durante cientos de años antes del imperio Inca.

Los capacitadores de Cusichaca Andina instruyeron a la comunidad sobre cómo reparar el canal con materiales locales, que son más baratos que el concreto y evitan la necesidad de importar materiales de la ciudad. Un trabajador balancea un pico para tallar la tierra y luego la aparta con una pala. Otro trabajador alinea las piedras de manera uniforme en los lados del canal. Usan arcilla local para llenar los huecos entre los cantos rodados y junto a los bancos de tierra. Cuando endurece, la arcilla es estanca.

Tallos amarillentos de maíz, quinua y amaranto cubren y oscurecen las paredes de piedra que ya han sido reparadas. De septiembre a diciembre del año pasado, los trabajadores locales rehabilitaron 54 hectáreas de terrazas. Para la primavera de 2012, los equipos esperan reconstruir casi dos millas de canales de riego.

En los pocos restaurantes que se pueden encontrar en los pueblos cercanos, el arroz traído en camiones desde las ciudades y la costa se ofrece con más frecuencia que la quinua local. Jayo cita un estribillo común de la ciudad que puede evitar que los que viven en las montañas celebren su propia generosidad: solo los pobres comen quinua. En la segunda mitad de la década de 1900, a medida que los pueblos remotos de las montañas ganaban cada vez más acceso a la radio, la televisión y la comunicación con las ciudades, los cultivos locales cayeron en desgracia.

Pero los cereales locales son más nutritivos y se adaptan mejor a la tierra y el clima andinos. Por eso Cusichaca Andina ha realizado campañas de formación educativa y ha regalado semillas de quinua, maíz y amaranto. Las semillas se han plantado en 45 hectáreas, ahora utilizadas como sitios de demostración para resaltar cómo las prácticas agrícolas tradicionales de plantar maíz, quinua y calabaza juntos, en lugar de en parcelas individuales, pueden producir mejores resultados, ya que los cultivos se protegen y se nutren simbióticamente entre sí.

La organización también se ha enfocado en rescatar semillas y variedades que han estado en peligro de desaparecer, como la hua & # 241a, una variedad de papa amarga que resiste granizo, heladas, sequías y exceso de lluvia. Después de remojarla durante días y congelarla al aire libre durante la noche para eliminar el amargor, la papa se seca y se puede almacenar durante años.

Jayo destaca la fuerza y ​​resistencia de este cultivo: & # 8220 Ahora que estamos ante la crisis del cambio climático, vale la pena recuperar cultivos como estos. & # 8221 Clemente Utani, alcalde de la cercana localidad de Pomacocha, se enfoca sobre el significado histórico del trabajo de Cusichaca, diciendo: & # 8220 & # 8217recuperamos lo que perdimos de nuestros antepasados ​​& # 8221.

Enfoques como estos podrían ser cruciales para los agricultores peruanos pobres. El deshielo de los glaciares y las lluvias estacionales, los principales proveedores de agua, ya se ven afectados por el cambio climático. Las lluvias ya han mostrado signos de disminución, los cambios de temperatura se han vuelto más extremos y los glaciares de Perú se han reducido en un 20 por ciento desde la década de 1970.

La necesidad de conservación del agua y desarrollo agrícola supera con creces los esfuerzos y los fondos disponibles, dice Jayo. Pero la idea parece estar ganando terreno. El Ministerio de Medio Ambiente de Perú, en un informe reciente al Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, destacó la importancia de prácticas como la recuperación de diversos cultivos nativos andinos y la reconstrucción de la infraestructura de riego prehispánica.

& # 8220Al principio la gente pensaba que yo estaba un poco loco con mis terrazas & # 8221 dice Kendall riendo, & # 8220, pero ahora esta es la palabra en todas partes en Perú. & # 8221 Y no solo en Perú. Los Andes se extienden desde Venezuela y serpentean por Sudamérica hasta Argentina y Chile. Kendall dice que algunos países tienen terrazas que se han mantenido, y grupos en Bolivia y en otros lugares están expresando interés en aprender de la experiencia de rehabilitación de Cusichaca.

Las regiones montañosas de todo el mundo tienen una historia de terrazas. Kendall habló en una conferencia en terrazas en el sur de China en 2010. Ella y 50 expertos fueron llevados en autobús para ver las extensas terrazas de arroz irrigadas y reunirse con los agricultores. Sin embargo, estas no son las terrazas secas de las montañas que son la experiencia particular de Kendall. Pero a través de las ventanas del autobús, Kendall vio evidencia de terrazas secas que se alineaban en las colinas y las laderas de las montañas, en su mayoría abandonadas y cubiertas de vegetación y terrazas potencialmente maduras para la rehabilitación.


¿Cómo pudieron los incas construir obras de arquitectura tan grandiosas sin usar mortero? - Historia

Perú está celebrando 100 años desde el redescubrimiento de Machu Picchu por el profesor de Yale Hiram Bingham III. El 24 de julio de 1911, el estadounidense, que algunos creen que más tarde fue el & # 8220modelo & # 8221 de Indiana Jones, se topó con ruinas cubiertas de jungla y enredaderas durante una expedición para encontrar un antiguo Imperio Inca en las montañas de los Andes. Machu Picchu fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. En 2007, fue coronada como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo a través de una votación mundial en Internet. Para conmemorar la celebración del centenario de Machu Picchu, aquí hay una colección de fotografías de la & # 8220 Ciudad Perdida de los Incas & # 8221.
[46 fotos]

Compartir este:

Temprano en la mañana en el maravilloso Machu Picchu, un sitio Inca precolombino del siglo XV ubicado a 2.430 metros (7.970 pies) sobre el nivel del mar. La mayoría de los arqueólogos piensan que Machu Picchu se construyó alrededor del año 1400 d.C. como & # 8220 una finca para el emperador Inca Pachacuti & # 8221 y a menudo se la conoce como la & # 8220 Ciudad Perdida de los Incas & # 8221. Mundo. Around the time of the Spanish Conquest in 1572, the Incas abandoned their empire and the Peruvian jungle swallowed Machu Picchu. It wasn’t rediscovered until 1911 by American historian and explorer Hiram Bingham. There are about 140 structures or features, ranging from temples, to sanctuaries, parks, and residences, with more than 100 flights of stone steps carved from a single block of granite. Photo #1 by Pedro Szekely

Machu Picchu’s sunset panorama. Like many explorers, Bingham wasn’t sure what he had discovered. He wrote about stumbling upon Machu Picchu in a 1913 Harper’s Monthly article, “Suddenly we found ourselves in the midst of a jungle-covered maze of small and large walls, the ruins of buildings made of blocks of white granite, most carefully cut and beautifully fitted together without cement. Surprise followed surprise until we came to the realization that we were in the midst of as wonderful ruins as any ever found in Peru.” Bingham added, “Yet so far as I have been able to discover, there is no reference in the Spanish chronicles to Machu Picchu. It is possible that not even the conquistadors ever saw this wonderful place.” Photo #2 by Martin St-Amant

Meet Hiram Bingham III, aka Indiana Jones. See the resemblance? The year is 1911 as Bingham is standing atop ruins at Machu Picchu in Peru. This photo came from a hand-colored glass slide taken by Harry Ward Foote. Professor Foote was a Yale Ph.D. who served as the expedition collector and naturalist on Bingham’s expeditions to Peru. Photo #3 by Harry Ward Foote via Yale University Manuscripts & Archives Digital Images Database

A few ruined buildings and structural terraces remain on Wayna Picchu, the summit often seen behind Machu Picchu. Photo #5 by Sascha Wenninger

Wayna Picchu viewed from Machu Picchu’s access gate. The Incas were masters of the ashlar technique of building. They cut blocks of stone that fit together tightly without using mortar. Many junctions in the central city are so perfectly cut and constructed that not even a blade of grass fits between the stones. By not using mortar, the buildings are able to withstand earthquakes. Photo #6 by Martin St-Amant

Rainbow over the Andes and Machu Picchu. Photo #7 by Thomas Quine

An odd photo to be sure, but the photographer explained. “This skull was deformed by binding wood to the skull of a new born baby, a common Inca practice. Yucay valley, Peru. There have been movies and TV specials that have suggested it was an alien skull….LOL.” Photo #8 by Dennis Jarvis

Tourists on Incan terraces. The ruins of Machu Picchu are divided into two main sections, Urban and Agricultural Sectors which are divided by a wall. The Agricultural Sector is further subdivided into Upper and Lower sectors, while the Urban Sector is split into East and West sectors, and further separated by a wide plaza. Photo #9 by Samuel Renard

The photographer wrote, “We were there measuring astronomical alignments during sunrise on the solstice. It was every bit as awesome as it sounds, and considerably awesomer than this photo conveys.” Photo #10 by dann toliver

Temple of the Moon on Huayna Picchu, near Machu Picchu. Photo #11 by Martin St-Amant

Machu Picchu is surrounded by these beautiful pink orchids. Photo #12 by Matt Riggott

Llactapata, a ruined settlement along the Inca trail in Peru. Photo #13 by Bcasterline

A llama sits atop one of the terraces of Machu Picchu, Peru, admiring the view. Photo #14 by Roger Nelson

A Mountain Caracara taking off from a wall at the Lost City of the Incas. Photo #15 by Ville Miettinen

The photographer noted, “This is from the paths through the small patch of cloud forest behind the lodge we stayed at near the base of Machu Picchu. All of the Inkaterra lodges we stayed at were very well integrated with their native environments, and this was not exception. Not shown: the dozens of hummingbirds and dozens more orchid species thriving on their grounds.” Photo #16 by icelight

Choquequirao Trek to Machu Picchu in Peru. Photo #17 by Rick McCharles

This llama seems to be posing for a picture. Photo #18 by Robert Luna

Temple of the Sun. According to archaeologists (and Wikipedia), the urban sector of Machu Picchu was divided into three great districts: the Sacred District, the Popular District to the south, and the District of the Priests and the Nobility. Located in the first zone are the primary archaeological treasures: the Intihuatana, the Temple of the Sun and the Room of the Three Windows. These were dedicated to Inti, their sun god and greatest deity. Photo #19 by Fabricio Guzmán

The photographer wrote, “Our guide to Machu Picchu demonstrates what are believed to be stocks to constrain prisoners.” Photo #21 by Dan Lundberg

These stairs lead to the “Popular District” which is also called the “Residential District.” It was where the lower-class people lived. It includes storage buildings and simple houses. There is also a royalty area which was meant for the nobility that group of houses are located in rows over a slope. Houses for the Amautas (wise persons) was characterized by its reddish walls, while the zone of the Ñustas (princesses) had trapezoid-shaped rooms. Photo #22 by Roger Nelson

1911 Bingham expedition to Machu Picchu in Peru, taken from a series of hand-colored glass slides. At top left is the explorers and crew on the road along the Urubamba River. The top right and lower left are of the expedition crew trekking through the overgrown jungles of Peru. On the lower right is a photo of the ruins before clearing away the vegetation as Bingham first encountered Machu Picchu. Photos in #23 by Harry Ward Foote via Yale University Manuscripts & Archives Digital Images Database

Do ghosts of Incas roam in the foggy ruins? Photo #24 by ckmck

The interior of a partially restored Inca building that features trapezoidal windows. The Inca designed walls to help protect them against damage and from collapsing in an earthquake. Doors and windows have this trapezoidal design and and tilt inward from bottom to top. The corners are usually rounded, while inside corners often incline slightly into the rooms. “L”-shaped blocks were used to tie outside corners of the structure together. These walls do not rise straight from bottom to top, but are offset slightly from row to row. Photo #25 by Martin St-Amant

This is by far the most popular of the Inca trails for trekking. It’s called the Capaq Nan trail, which leads from the city of Cusco to the so-called “Lost City of the Incas.” Bingham remarked on the fact that Machu Picchu is only a 5 day hike from Cusco. You can still make that trip if you are daring and willing to hike. You should be in good shape to take the Incan Trail and plan on 3 – 6 days for your journey. Photo #26 by Pajaro

From Yale Peruvian Expedition these glass slides represent (from left to right): Indigenous Peruvians, Bingham atop ruins after clearing the overgrowth at Machu Picchu, Harry Ward Foote who accompanied Hiram Bingham and acted as photographer for expedition, Indians and lamas in front of ruins, Transport for the expedition crew crossing a river on downed trees while carrying packs. Photos in #27 by Harry Ward Foote via Yale University Manuscripts & Archives Digital Images Database

The photographer pointed out, “For all the attention paid to the awesome construction of the city itself, not enough credit is given to the amount of work it took just to insure Machu Picchu didn’t instantly slide off of its precarious perch. This system of terraces serve as reinforcement, holding the bulk of the city thousands of feet above the valley floor. Dramatically they appear to suddenly end, the depths leaving the viewer unsupported high above the steep Andean cliffs.” Photo #28 by icelight

Apparently all creatures enjoy the views. Photo #30 by Marrovi

Small water canal sweeping through the ruins. The 140 structures were interconnected by channels water-drains perforated in the rock were designed for the original irrigation system. Evidence implies that the irrigation system was used to carry water from a holy spring to each of the houses. The Inca Empire was amazing. Photo #31 by Martin St-Amant

The photographer wrote, “Declared UNESCO World Heritage Site in 1983, this outstanding Sanctuary rises above 2400 meters sea level. Also known as The Lost City of the Incas, Machu Picchu is considered to be one of the most important and visited destinations in South America.” Photo #32 by Danielle Pereira

View of Machu Picchu from Huayna Picchu, showing the Hiram Bingham Highway used by tour buses to and from the town of Aguas Calientes. Photo #33 by Martin St-Amant

Ruins in the Lost City. The photographer remarked, “Machu Picchu is a pre-Columbian 15th-century Inca site located 2430 metres (7970 ft) above sea level.” Photo #34 by nwhitford

According to the photographer, “Making your way down from the impressive Inca ruins of Phuyu Pata Marca is hard on the knees, but the sight of an impressive rainbow over the mountains is a welcome distraction. Inca Trail, near Huinay Huayna, Peru.” Photo #35 by Jayegirl99

Panorama of the ruins taken on a cloudy day. Mornings are often foggy as the Lost City is surrounded by a cloud-forest high in the Andes Mountains. Photo #36 by Martin St-Amant

Machu Picchu is situated above a loop of the Urubamba River, which surrounds the site on three sides, with cliffs dropping vertically for 450 metres (1,480 ft) to the river at their base. Photo #37 by Alexson Scheppa Peisino

After “discovering” the ruins, Bingham believed the complex was the traditional birthplace of the Incan “Virgins of the Suns” which was an elite group who took a vow of chastity. Their high priestess was of noble blood. But after human remains were found at Machu Picchu that proved not all the people were women, the “Virgins of the Suns” theory was disproved. Photo #38 by refractor

The old mountain, Machu Picchu, as seen from the young mountain, Huayna Picchu. Photo #39 by HÃ¥kan Svensson

The photographer said this was where they crossed the Apurimac River, located at 1750 meters (over 5,741 feet) above sea level. According to the legend, the name Apurimac means ‘talking river’ because during rainy seasons, “a great amout of water drags the rocks which hit one another and produce a sound pretty much alike a human conversation.” Photo #40 by Danielle Pereira

Panoramic photograph of the residential section. Photo #41 by Martin St-Amant

The Urubamba river seen from 600 meters (over 1,968 feet) above. Photo #42 by HÃ¥kan Svensson

Machu Picchu from the top of Wayna Picchu. Photo #44 by Colegota

The two photos of Incan ruins at Machu Picchu were taken in 1911. On the right is Hiram Bingham III at his tent door near near the ruins a year later in 1912. Photos in #45 by Harry Ward Foote via Yale University Manuscripts & Archives Digital Images Database

This is the ruins of Machu Picchu as they are now, 100 years after Bingham rediscovered the ‘Lost City of the Incas.’ Photo #46 by Dennis Jarvis


Research Suggests Machu Picchu Was Purposely Built on Top of Intersecting Fault Lines

Machu Picchu, the urban citadel built high in the peaks of the Andes by the Inca civilization, has fascinated visitors and scholars alike. But the biggest question for most of them—especially after hiking for several days on the Inca Trail to reach the spot perched high in the mountains on a ridge overlooking a precipitous river valley—is why the Incas built the city in such a remote place. Now, a new study suggests it all has to do with geology Machu Picchu, as well as other Inca cities, were deliberately built on fault lines.

Earlier this week, Rualdo Menegat, a geologist at Brazil’s Federal University of Rio Grande do Sul, presented the findings at the annual meeting of the Geological Society of America. Using satellite images and field data, Menegat was able to document a web of fractures underneath Machu, from small fissures running across individual boulders to a 107-mile-long fault responsible for the orientation of the rock in the river valley. Some of the faults have a northwest-southeast orientation while others have a northwest-southwest orientation. In the middle, where the faults intersect in the shape of an “X” is Machu Picchu.

It's not likely that the Inca selected the fault lines for any religious or symbolic reason. Rather, the faults produce chunks of granite that have already been cracked into pieces, making it possible to build the elaborate stone outpost of fitted rocks with minimal effort. The walls of the city are also oriented in the direction of the faults. “Machu Picchu’s location is not a coincidence,” Menegat argues in a press release. “The intense fracturing there predisposed the rocks to breaking along these same planes of weakness, which greatly reduced the energy needed to carve them. It would be impossible to build such a site in the high mountains if the substrate was not fractured.”

Besides allowing the Inca to more easily find and fit stones together without mortar, the faults provided other advantages. The fault lines running through the site probably directed melting snow and rainwater to the high-altitude outpost providing water. And the network of fissures below the site likely allowed it to drain, one of the reasons the city has lasted so long.

Menegat tells Aristos Georgiou at Newsweek that building Machu Picchu at that site was probably not an accident. “It seemed to me that no civilization could be established in the Andes without knowing the rocks and mountains of the region. Machu Picchu is not an isolated case of Inca survival strategy in the Andes,” he says.

Other Inca cities, including Ollantaytambo, Pisac and Cusco, are also built on similar fault intersections, as Menegat has found. This doesn’t necessarily suggest the Inca had a deep knowledge of plate tectonics. Rather, they may have sought out these areas, filled with a jumble of rocks fractured into shapes like triangles and rhombuses, which could be fit together to make walls.

“The Incas knew how to recognize intensely fractured zones and knew that they extended over long stretches. This is for one simple reason: faults can lead to water,” Menegat tells Georgiou. “So consider a fault that starts from the top of a snowy mountain and extends down to 3,000 meters [around 9,450 feet] to reach the deep valleys. The melting of spring and summer fuels this fault and changes the amount of water that flows through it. Faults and aquifers are part of the water cycle in the Andean realm.”

In Quechua, the language of the Inca, there is a word for large fractures, or faults, which is another indication that the Inca were aware of the faults running through their mountain domain.

Machu Picchu is believed to have been constructed around 1450 under the direction of Inca emperor Pachacuti Inca Yupanqui as something of a royal mountain estate. Residences for Inca elite and what’s believed to be a private residence for the emperor, including a private garden and his own toilet site, were built there. When the Spanish began invading South America, war and disease brought the Inca empire to an end, and the city on the mountains along with many others were abandoned. It was discovered by western science in 1911, when Yale professor Hiram Bingham III was tipped off to its existence by locals and led to the site, then overgrown with vegetation. Now Machu Picchu is a World Heritage site and a massive global tourist attraction. Today, it faces very modern threats including overtourism, a problem that will only be exasperated by plans for a new airport in the region.

Sobre Jason Daley

Jason Daley es un escritor que vive en Madison, Wisconsin y se especializa en historia natural, ciencia, viajes y medio ambiente. Su trabajo ha aparecido en Descubrir, Ciencia popular, Fuera de, Diario de hombresy otras revistas.


Ver el vídeo: Las Mil Y Una Americas. Los Incas Del Perú