En el combate vikingo, ¿cuánto daño se hizo usando el escudo?

En el combate vikingo, ¿cuánto daño se hizo usando el escudo?

Hace un tiempo, estaba viendo un programa por cable que se centraba en recrear combates antiguos (lo siento, no recuerdo cuál de los muchos clones era).

Una cosa que enfatizaron fue que los vikingos NO usaron el arma blanca como arma ofensiva y el escudo como puramente defensivo, sino también usaron el escudo como arma ofensiva - golpe, uso del borde del escudo para golpes, etc.

¿Existe alguna investigación histórica sobre cuánta ofensa se cometió con el escudo? (por ejemplo, ¿cantidad de bajas infligidas por escudos frente a armas blancas? ¿número de golpes con cada uno?) en combate vikingo? Si es así, ¿apoya el punto del programa?


Interesante pregunta.

En primer lugar, es imposible saber con certeza cómo el tradicional ronda Se utilizó el escudo, pero podemos hacer una serie de suposiciones basadas en la evidencia de la literatura (las sagas), la arqueología de la construcción y las heridas sufridas en la batalla y mirando más tarde libros de lucha como MS I.33, escudos de duelo de Talhoffer, etc.

Tomando el escudo descubierto en el Entierro del barco de Gokstad como línea de base, podemos determinar ciertas características del Escudo de la Era Vikinga.

Primero, el escudo es grande: más de 35 "(90 cm) de diámetro. Dada la altura promedio en la Noruega del siglo XII (justo después del extremo tradicional del Edad vikinga) mide alrededor de 5'6 "(~ 165 cm), este tamaño de escudo puede cubrir potencialmente casi todo el cuerpo de su usuario.

En segundo lugar, estaban delgada, alrededor de 8-10 mm y afilado hasta el borde. El borde en la era vikinga puede haber estado protegido con cuero, pero no hay evidencia de ninguna protección, excepto por los agujeros perforados donde se pudo haber adherido algo. Las abrazaderas de metal del período Vendel no parecen haber sobrevivido a la era vikinga.

En tercer lugar, los escudos eran de construcción de tablones, utilizando maderas ligeras como pino y tilo.

Finalmente, tenían un pequeño jefe de hierro que envolvía la mano y tenían un mango con agarre central. Este último punto será particularmente importante más adelante.

Los pueblos teutónicos del norte de Europa tenían una cultura de peleas y duelos para resolver disputas que duraron hasta bien entrada la Edad Media. En Escandinavia, el Holmgang fue quizás el más codificado (y quizás el más conocido por nosotros). Estos duelos forman una supremacía de un solo combate entre los guerreros, donde ganar estos duelos podría cimentar tu reputación como hombre bajo la mirada de los dioses. De hecho, personajes como Holmgangu Hrafn se ganaba la vida con los duelos.

El uso de duelo en Saga de Kormaks y Egils Saga nos muestra la importancia de este tipo de combate y el sentimiento vikingo hacia él.

En el combate individual de un duelo, el escudo se usaría de manera diferente al uso dentro de la formación de batalla de orden cerrado. El factor más importante al considerar su uso es el agarre.

Cuando el agarre del escudo está en el centro, el portador puede girar el escudo para cubrir las líneas de ataque en su línea exterior o interior fácilmente. Gracias a la biomecánica humana, el uso de movimientos laterales y de empujar / tirar le da al portador una gran versatilidad para desplazar los tiros entrantes. He usado deliberadamente la palabra desplazar en lugar de bloquear, ya que veo la función del escudo vikingo de construcción delgada para mitigar la energía de los ataques en lugar de actuar como una pared estática.

Esta fuerza y ​​versatilidad del escudo con agarre central también tiene un gran inconveniente: un empujón al borde del escudo (con una lanza, por ejemplo) puede girarlo fácilmente en la mano de su portador. Supongo que esta es la razón por la que en la batalla los vikingos lucharon en su muro de escudos de escudos entrelazados.

Las pruebas realizadas por la gente de Hurstwic muestran la fragilidad del escudo contra ataques de cabeza.

En combate singular, la posición inicial para la mayoría de los centinelas sería cubrir la línea de ataque a la cabeza desde el exterior con el escudo ligeramente girado hacia adentro para desplazar los disparos en la cara del escudo. El borde del escudo, en su mayoría desprotegido y cónico, sufriría un daño significativo si los golpes se bloquearan de cualquier otra manera, y con la construcción de tablones, probablemente se dividirían bajo un golpe fuerte. En el capítulo 150 de Saga de Brennu-Njals Kari desvía golpes con la cara del escudo. Por otro lado, una ventaja tan débil parece tener valor; en el capítulo 30 Una espada queda atrapada en el borde del escudo de Gunnar que usa (gracias al agarre central) para torcer la espada y romperla. En ambos casos, el escudo se usa a la defensiva.

La mano del arma estaría fuera del camino, ya sea protegida detrás del escudo o detrás de la línea del cuerpo. En el trabajo de espada y escudo de MS I.33, el escudo se usa para proteger la mano en las líneas de ataque, y para el 'golpe de escudo' o Schiltschlac. El golpe de escudo es un método defensivo proactivo en el que el escudo se usa para atar el brazo de espada del oponente.

En Hand's 'SPADA 2', demuestra el uso de un golpe de escudo en el contexto de un gran escudo redondo vikingo. Donde el oponente ataca de la manera más obvia: un swing desde su lado derecho a la cabeza del oponente (el etiqueta de vom o 'desde el techo'): el borde del escudo se empuja hacia adelante para encontrarse con el hombro del brazo del arma del oponente, atando así su brazo en la parte exterior del escudo y evitando que el arma se mueva sobre el jefe. Esta maniobra abre instantáneamente opciones para atacar la cabeza del oponente.

Creo que el escudo se usó de forma proactiva en combate singular para desplazar disparos y sujetar el arma-brazo del oponente.

No creo que se use ofensivamente como arma para causar daño debido a su gran tamaño; sería trivial para un combatiente experimentado esquivar y usar el espacio provisto para atacar con su arma. esto no quiere decir que sea no podría ser utilizado como arma, pero más allá de toda duda razonable, espero que sea una preocupación secundaria.

En la formación de orden cerrado, el uso del escudo como arma sería problemático para toda la formación. En el poema La batalla de Maldon (990AD), los guerreros luchan en una 'pared de escudos', lo que sugiere una formación de orden cerrado de escudos entrelazados para contrarrestar la facilidad de desviar un escudo con una lanza en un combate 1 contra 1. (por ejemplo, sostenga un escudo grande con agarre central y haga que alguien empuje el borde con el meñique; ¡no lo sostendrá derecho!)

Referencias

El 'escudo vikingo' de la arqueología

Hand, S. eds "SPADA 2: Anthology of Swordsmanship" (2010)

Hanson, C. "Reconstrucción de estatura de población específica para el Trondheim medieval, Noruega". Revista Internacional de Osteoarqueología 2 (1992), págs. 289-95.

Hólmgang y Einvigi: formas escandinavas del duelo

Guardias del I.33 o Tower Fightbook - thearma.org/Manuals/I33-guards.html

La historia de Burnt Njal (Capítulo 150) - sagadb.org/brennu-njals_saga.en#141

Pruebas de escudo: hurstwic.org/history/articles/manufacture/text/viking_shields.htm


Uno de los sellos distintivos de los vikingos era el escudo, un pequeño escudo, a menudo con un jefe de metal que podía usarse tanto para golpear como para defenderse.

Los gaélicos utilizaron originalmente los escudos y los romanos los conocían bien, por ejemplo, especialmente por su uso por parte de los balaeres. Los Balaeres eran excelentes honderos y tropas auxiliares móviles que eran una parte extranjera muy eficaz del ejército romano. Usando un pequeño escudo en lugar de un gran escudo, los Balaeres podían correr por el campo de batalla, arrojar sus piedras y luego huir.

Los vikingos usaban escuadras por una razón similar: movilidad. Podrían atacar más rápido con escudos metálicos pequeños, ligeros. Esto era perfecto para su estilo merodeador de atropello y fuga. Además, en una cocina, el espacio es escaso. En el transporte y el combate navales, los escudos grandes pueden resultar incómodos. El uso de escudos más pequeños y ofensivos hace que sea más fácil tripular y operar un barco.


Escudo vikingo

Para la defensa, los vikingos usaban grandes escudos circulares. Por lo general, el tamaño del Escudos vikingos varió entre 30 & # 8243 y 36 & # 8243 (75 - 90 cm). El escudo excavado en una fortaleza vikinga de Trelleborg (Dinamarca) en 2008 tenía 33,5 & # 8243 de ancho. No menos famosos son los escudos del entierro de barcos vikingos de Gokstad (Noruega). Con el final de la era vikinga, la forma circular tradicional fue reemplazada por escudos de cometa Continental con borde inferior alargado que aseguraba una mayor protección para las piernas. Los escudos vikingos se usaban como medio de defensa en la batalla, pero para las tripulaciones de los barcos también funcionaban como protección contra las olas y el viento, ya que se sujetaban a la borda (el borde superior o tablazón del costado de un bote vikingo).


En el combate vikingo, ¿cuánto daño se hizo usando el escudo? - Historia

Armas y armaduras de la era vikinga
Correo vikingo

El correo es una tela protectora de hierro formada por miles de anillos de hierro entrelazados. En la era vikinga, el correo siempre se hacía con un patrón 4 en 1, en el que cada anillo pasa por sus cuatro vecinos más cercanos. (La foto de la izquierda muestra una reproducción moderna).

Durante la era vikinga, el correo generalmente se usaba en forma de camisa de correo. (Brynja), como la reproducción que se muestra a la derecha. Por lo general, la prenda tenía forma de T, con mangas cortas (de la mitad a tres cuartos de largo) y hasta los muslos. (Cualquier cosa más larga dificultaría montar a caballo, aunque en períodos posteriores, las hendiduras en la malla colocadas al frente y detrás entre las piernas permitieron a los jinetes usar camisas de malla más largas).

La camiseta de correo de reproducción que se muestra en la foto pesa aproximadamente 12 kg (26 libras). El peso no es particularmente oneroso, ya que una gran parte del peso recae sobre las caderas mediante el cinturón. Independientemente, las historias dicen que a veces los asaltantes dejaron sus camisas de correo a bordo del barco cuando salieron a asaltar, para que no estuvieran abrumados. En el capítulo 82 de Haralds saga Sigur arsonar, el autor relata que el día de la batalla en Stamford Bridge, era un día con un sol radiante y los noruegos dejaron sus cota de malla a bordo del barco.

Los 12 kg de hierro en una camisa de malla representaban un tesoro en la era vikinga. Pocas personas podrían haberse permitido tanto hierro. Por lo tanto, las camisetas de correo deben haber sido muy raras. Cualquiera que pudiera permitírselo, seguramente lo hubiera querido, pero probablemente pocas personas podrían permitírselo.

El alambre fue enrollado alrededor de una forma de madera para crear una bobina de alambre de hierro. La bobina se dividió a lo largo de su longitud para crear una serie de anillos de hierro abiertos. (En la foto de la izquierda, los anillos más brillantes se acaban de cortar de la bobina, mientras que los anillos más oscuros se han recocido y están listos para el siguiente paso).

La mayoría de las muestras de correo de la era vikinga utilizan remaches redondos, como el correo Gjermundbu que se muestra arriba. La forma lisa y sin facetas de las cabezas de los remaches Gjermundbu sugiere que se utilizó una herramienta de colocación para colocar los remaches.

Los anillos se unieron en filas y luego se unieron en paneles de tamaño y peso manejables, antes de unirse para hacer la prenda final. A medida que se unían los paneles, se hicieron alteraciones en el patrón 4 en 1 para moldear la tela a los contornos del cuerpo y proporcionar libertad de movimiento en lugares como debajo del brazo. Los anillos se dejaron caer o se agregaron a las filas según fuera necesario para dar forma a la tela terminada.

A la derecha se muestra otra cota de malla del siglo XIII con los diámetros de alambre y anillo típicos de la época vikinga. El diámetro del alambre varió de 0,8 a 2,7 mm (0,03 a 0,1 pulg.) Y el diámetro del anillo varió de 5 a 12 mm (0,2 a 0,5 pulg.) En el correo de la era vikinga.

Poco correo sobrevive de la era vikinga. Bajo el agua o bajo el agua, los anillos delgados se corroen muy rápidamente. La mayor parte del correo de la época sobrevive como un montón de basura oxidada. El correo que se muestra a la izquierda se encontró en Sveinsstr nd en Islandia y está mejor conservado que la mayoría. Originalmente se pensó que era del siglo X, pero más recientemente se ha fechado en el siglo XIII o más tarde.

En las sagas, el correo generalmente se conoce como Brynja, es decir, una camiseta de correo. Ocasionalmente, se mencionan otras formas de correo. En Saga de Harar (cap. 36), Herur le pagó a Kjartan por alguna traición, golpeó a Kjartan con una espada y lo partió a él y a su cota de malla hasta la cintura. El correo de Kjartan se llama tv f ld brynja, que tiene el sentido de una doble capa de correo. Quizás Kjartan llevaba un correo hecho con un patrón diferente al 4 en 1. Una posibilidad es 8 en 2, en la que cada anillo se duplica, por lo que un par de anillos pasa a través de 4 pares de anillos adicionales. El registro arqueológico, aunque escaso, no respalda el uso de este tipo de correo en tierras vikingas. En la foto se muestra un ejemplo histórico de Asia.

De vez en cuando, las sagas se refieren a spangabrynja, que tiene el sentido de & quot placa de correo & quot. En Gr nlendinga ttur (cap.5), a Són se le dio un viejo spangabrynja como compensación por el asesinato de un pariente. Cualquiera que haya sido la armadura, la saga dice que Són fue insultado por la oferta y tiró la spangabrynja al suelo como basura inútil, lo que resultó en otra pelea y más asesinatos.

Uno se pregunta si spangabrynja podría haber sido una armadura de escamas o posiblemente una armadura laminar. Este tipo de armaduras se usaban en otras tierras durante la era vikinga, pero no en las tierras nórdicas. Quizás un vikingo errante trajo algo a casa con él. La armadura de escamas se hizo uniendo muchas placas pequeñas superpuestas de metal o cuerno a un respaldo flexible hecho de cuero o tela (izquierda).

Es importante tener en cuenta que el correo no proporciona una defensa completa. El correo es solo una defensa secundaria. Si uno fuera a pasar el filo de una espada por el brazo de un combatiente que lleva una cota de malla, la espada no muerde la cota de malla que protege contra un corte. Sin embargo, si uno tomara esa misma espada y asestara un poderoso golpe contra el brazo o el hombro del combatiente, la cota de malla no evitaría que la piel se lastimara o que los huesos se rompieran. El correo hace poco para absorber o disipar la fuerza de un golpe, y la fuerza atraviesa el correo.

Tanto antes como después de la era vikinga, los combatientes usaban prendas acolchadas debajo de la cota de malla para ayudar a absorber la fuerza de un golpe (derecha). Por lo general, estas prendas consistían en dos capas de lana o cuero rellenas de vellón o pelo de animal, luego cosidas juntas. Sin embargo, no hay evidencia arqueológica de que tales prendas se usaran durante la era vikinga, ni ninguna mención de ellas en las historias. Uno espera que los escandinavos conocieran y usaran tales prendas. Marcan una enorme diferencia en comodidad y seguridad en el combate simulado. Se supone que en un combate real, podrían marcar la diferencia entre una lesión incapacitante y una leve.

Aunque el correo protege de un corte, las historias dicen que las armas pueden perforar el correo. En el capítulo 53 de Saga de Egils, r lfur, usando las dos manos, clavó su lanza a través de la cota de malla de Earl Hring (y también a través del conde).

En el capítulo 37 de Saga Laxd la, Eldgrömr trató de comprar caballos a Orleikr, quien se negó a vender. Cuando Eldgr mr intentó llevarse los caballos, el pariente de Orleik, Hr tr, vio lo que estaba pasando e interceptó a Eldgr mr. Después de una breve discusión, Eldgrömr se volvió para irse con los caballos. Hr tr levantó su Bryntr ll (sentido troll de correo, un arma de poste desconocida) y la condujo entre los omóplatos de Eldgr mr. El bryntr ll dividió la cota de malla que llevaba Eldgr mr, y la cabeza del bryntr ll salió por el pecho de Eldgr m, matándolo. Hr tr tenía más de ochenta años en ese momento.

La evidencia forense confirma que el correo podría perforarse. El hueso del muslo (fémur) que se muestra a la izquierda es de los restos óseos de un hombre de unos 20 años que murió por heridas de combate en el siglo XI. El hueso muestra claras marcas del impacto de la cota de malla contra el hueso, lo que sugiere que la parte superior de su pierna fue golpeada con un golpe de espada tan poderoso que obligó a los anillos de la cota de malla a través de los músculos de su pierna a entrar en contacto con el hueso.

Las personas que han hecho cortes de prueba utilizando reproducciones modernas de espada y cota de malla dudan de esta interpretación. Sin embargo, no he escuchado una interpretación alternativa que explique la evidencia forense.

En el capítulo 2 de Saga Hallfre ar, se dice que después de una larga noche de copas, S ti y sus hombres subieron al loft para retirarse a pasar la noche. ttar y valdi irrumpieron en la casa para luchar. ttar empujó su espada por debajo de la cota de malla de S ti, en su estómago, matándolo. Un aspecto interesante de este episodio es que S ti llevaba cota de malla mientras bebía por la noche en su casa de campo. Uno se pregunta por qué sintió la necesidad de usar cota de malla en esta situación.

Hay una serie de ejemplos interesantes en las sagas en los que los hombres optaron por no usar el correo, a pesar de que estaba disponible para ellos, como en el capítulo 19 de Saga grettis. Mientras se preparaba para defender la casa de doce vikingos, Grettir agarró una lanza, una espada y un casco, pero dejó una cota de malla.

De vez en cuando, las sagas hablan de una batalla naval en la que los combatientes saltan por la borda durante la pelea y se hunden por el peso de su equipo de batalla (por ejemplo, lafs saga Tryggvasonar cap.107). Cuando el rey saltó por la borda, se hundió y se perdió de vista, y algunos creen que pudo quitarse la cota de malla bajo el agua y nadar sin ser detectado hasta un barco cercano (cap. 112).


Construcción de hacha vikinga

Las cabezas de hacha normalmente tenían un en forma de cuña sección transversal. Sin embargo, la sección transversal de la cabeza cerca del borde era a menudo un forma de diamante, proporcionando mayor resistencia para el peso del hierro. Algunas cabezas de hacha tenían un muy delgado, elegante sección transversal. Aunque estas hachas eran demasiado delgadas y delicadas para ser utilizadas para partiendo madera , son excelentes para partiendo cráneos .

Al observar las cabezas de hacha Viking originales de las restauraciones de hacha, especialmente aquellas que son gruesas y en forma de cuña, muestran claramente evidencia de haber sido producidas como una sola pieza. El agujero para el mango (también llamado ojo) fue entonces Perforado con una deriva.

Con hojas más delgadas, la hoja es doblado lo que eventualmente se convierte en el ojo. Luego se suelda una broca de acero a la cabeza de hierro para el borde. La envoltura era simétrica en algunos casos, mientras que en otros era asimétrica, con la soldadura colocada ligeramente hacia adelante del ojo.

Algunas cabezas de hacha originales tienen un soldadura claramente visible en el lado del martillo (parte posterior) del ojo. En general, se cree que esas cabezas se hicieron primero dándole forma y luego dividiéndola en la parte posterior a través de su grosor. Esto crearía una sección transversal que es En forma de Y.

Ambos de Y's luego se envolvieron los brazos para dar forma al ojo, después de lo cual se forjaron y soldaron entre sí. Estos ojos normalmente tenían forma de escudo o En forma de D, y no redondo, y el martillo (dorso) era plano y más grueso que los lados.

Curiosamente, no parece haber ninguna evidencia arqueológica de cabezas de hacha de doble filo, ni se mencionan en ninguna historia vikinga.

También parece que las vainas fueron no se usa comúnmente en hachas en la época vikinga para proteger contra cortes accidentales, aunque hay alguna evidencia arqueológica que sugiere que se usaron ocasionalmente.

los cabeza de un hacha se puede fijar al mango de diferentes formas. Una forma es afilar tanto el ojo de la cabeza del hacha como el mango. Esto dará como resultado que la cabeza encaje firmemente en el eje y evitará que salga volando por el extremo. Independientemente de cómo la cabeza esté unida al mango, el hacha debe poder resistir tanto las fuerzas de empuje como de tracción.

Aunque prácticamente no hay información sobre mangos de hacha utilizados en la era vikinga, se cree que lo más probable es que se hayan creado utilizando riving.


¿Cómo era la vida de las mujeres en la época vikinga?

Técnicamente, las mujeres ni siquiera podían ser vikingas. Como ha señalado Judith Jesch, autora de & # x201CWomen in the Viking Age & # x201D (1991), la palabra nórdica antigua & # x201Cvikingar & # x201D solo se aplicaba a los hombres, generalmente a aquellos que se embarcaban desde Escandinavia en sus famosos barcos largos. y navegó a lugares tan lejanos como Gran Bretaña, Europa, Rusia, las islas del Atlántico Norte y América del Norte entre aproximadamente 800-1100 d. C.

Pero aunque estos vikingos se volvieron infames como guerreros feroces y asaltantes brutales, también fueron comerciantes consumados que establecieron rutas comerciales por todo el mundo. Formaron asentamientos, fundaron pueblos y ciudades (Dublín, por ejemplo) y dejaron un impacto duradero en las lenguas y culturas locales de los lugares donde desembarcaron sus barcos.

Si bien la investigación histórica anterior sobre los vikingos había teorizado que los marineros nórdicos viajaban en grupos solo para hombres, tal vez debido a la falta de parejas deseables en Escandinavia, un estudio más reciente cuenta una historia muy diferente. En el estudio más reciente, publicado a finales de 2014, los investigadores utilizaron pruebas de ADN mitocondrial para demostrar que las mujeres nórdicas se unieron a sus hombres para las migraciones de la época vikinga a Inglaterra, las islas Shetland y Orkney e Islandia, y fueron agentes importantes en los procesos de migración y asimilación. & # x201D Especialmente en áreas previamente deshabitadas como Islandia, las mujeres nórdicas eran vitales para poblar los nuevos asentamientos y ayudarlos a prosperar.

Como muchas civilizaciones tradicionales, la sociedad de la era vikinga en el país y en el extranjero estaba esencialmente dominada por los hombres. Los hombres se dedicaban a la caza, la lucha, el comercio y la agricultura, mientras que la vida de las mujeres se centraba en cocinar, cuidar el hogar y criar a los hijos. La mayoría de los entierros vikingos encontrados por arqueólogos reflejan estos roles de género tradicionales: los hombres generalmente fueron enterrados con sus armas y herramientas, y las mujeres con artículos para el hogar, bordados y joyas.

Pero las mujeres en Escandinavia de la época vikinga disfrutaron de un grado de libertad inusual para su época. Podían poseer propiedades, solicitar el divorcio y reclamar sus dotes si terminaban sus matrimonios. Las mujeres tendían a casarse entre las edades de 12 y 15, y las familias negociaban para arreglar esos matrimonios, pero la mujer generalmente tenía voz en el arreglo. Si una mujer quería divorciarse, tenía que llamar a testigos a su casa y al lecho matrimonial y declarar delante de ellos que se había divorciado de su marido. El contrato de matrimonio generalmente establecía cómo se dividirían los bienes familiares en caso de divorcio.

Aunque el hombre era el & # x201Cruler & # x201D de la casa, la mujer desempeñaba un papel activo en la gestión de su marido y del hogar. Las mujeres nórdicas tenían plena autoridad en la esfera doméstica, especialmente cuando sus maridos estaban ausentes. Si el hombre de la casa moría, su esposa adoptaría su rol de manera permanente, dirigiendo sin ayuda la granja familiar o el negocio comercial. Muchas mujeres en la época vikinga de Escandinavia fueron enterradas con anillos de llaves, que simbolizaban sus roles y poder como administradoras del hogar.

Algunas mujeres alcanzaron un estatus particularmente alto. Uno de los entierros más grandiosos jamás encontrados en Escandinavia a partir de ese período perteneció a la Oseberg & # x201Cqueen, & # x201D, una mujer que fue enterrada en un barco suntuosamente decorado junto con muchos objetos funerarios valiosos en el año 834 d. C. la de mente profunda, hija de un cacique noruego en las Hébridas (islas del norte de Escocia) se casó con un rey vikingo con sede en Dublín. Cuando su esposo e hijo murieron, Aud desarraigó su hogar y organizó un viaje en barco para ella y sus nietos a Islandia, donde se convirtió en una de las colonias y colonos más importantes de 2019.

¿Había mujeres guerreras en la sociedad de la era vikinga? Aunque relativamente pocos registros históricos mencionan el papel de las mujeres en la guerra vikinga, el historiador de la era bizantina Johannes Skylitzes registró mujeres luchando con los vikingos varegos en una batalla contra los búlgaros en el 971 d. C. Además, el historiador danés del siglo XII Saxo Grammaticus escribió que las comunidades de & # x201Cshieldmaidens & # x201D se vestían como hombres y se dedicaban a aprender el manejo de la espada y otras habilidades bélicas, y que unas 300 de estas escuderos ocuparon el campo en la Batalla de Br & # xE1vellir a mediados del siglo VIII. En su famosa obra Gesta Danorum, Saxo escribió sobre una escudera llamada Lagertha, que luchó junto al famoso vikingo Ragnar Lothbrok en una batalla contra los suecos, e impresionó tanto a Ragnar con su coraje que buscó y ganó su mano en matrimonio.

La mayor parte de lo que sabemos sobre las mujeres guerreras en la era vikinga proviene de obras literarias, incluidas las sagas románticas a las que recurrió Saxo como algunas de sus fuentes. Las guerreras conocidas como & # x201CValkyries, & # x201D, que pueden haberse basado en doncellas escudadoras, son sin duda una parte importante de la literatura nórdica antigua. Dada la prevalencia de estas leyendas, junto con los mayores derechos, estatus y poder de los que disfrutaban, ciertamente parece probable que las mujeres en la sociedad vikinga ocasionalmente tomaran las armas y pelearan, especialmente cuando alguien las amenazaba a ellas, a sus familias o sus propiedades.


Cómo luchar como un vikingo

El coraje, la camaradería y la falta de caballerosidad convirtieron a los nórdicos en temibles luchadores.

Desde el día de 793 en que los guerreros vikingos descendieron sobre un monasterio aislado en el norte de Inglaterra, los escandinavos se convirtieron en objeto de fascinación y terror para los europeos medievales. "Nunca antes", escribió más tarde un monje inglés, "había aparecido tanto terror en Gran Bretaña como el que ahora hemos sufrido a causa de una raza pagana".

¿Cómo llegaron los vikingos a inspirar tanto miedo en los corazones de sus oponentes? Las excavaciones arqueológicas de tumbas y campos de batalla vikingos muestran que usaron las mismas cota de malla, lanzas largas y espadas afiladas de doble filo que otros guerreros bien equipados en toda Europa.

Su reputación, dicen los expertos, no proviene tanto de sus armas o armaduras como de sus tácticas innovadoras y su alta moral.

(Siga nuestra búsqueda de #LiveLikeAViking en Instagram).

El dominio de las olas de los vikingos, por ejemplo, a menudo les dio una ventaja estratégica. “Al principio, lo que más temía la gente era su movilidad”, dice Andrew Nicholson, arqueólogo del Dumfries and Galloway Council en Escocia y recreador vikingo. "Sus habilidades de navegación y sus barcos les permitieron aparecer en casi cualquier lugar".

Para cuando los señores locales se enteraron de la presencia de un grupo de asalto y reunieron a sus tropas para responder, los barcos nórdicos y sus tripulaciones se habían marchado hacía mucho tiempo, a menudo dejando un rastro de cadáveres y monasterios saqueados a su paso.

De hecho, cuando se encontraron frente a un oponente bien preparado en pie de igualdad, la victoria estaba lejos de estar asegurada. Según las crónicas contemporáneas, los vikingos perdieron tantas batallas campales como ganaron.

Pero incluso cuando la suerte se volvió en su contra, era más probable que los guerreros del norte se quedaran y lucharan, gracias, en parte, a la presión de los compañeros. Los ejércitos vikingos se organizaron en tripulaciones de botes, generalmente un grupo de unas pocas docenas de hombres de la misma aldea o ciudad. Estos "hermanos escudo" pasaban la mayor parte de sus veranos abarrotados hombro con hombro en barcos largos, navegando durante semanas para atacar objetivos lejanos.

“Reman, orinan, comen, beben y luchan juntos”, dice Igor Gorewicz, un experto en espadas y autor en Szczecin, Polonia, que participa en recreaciones de batallas vikingas. "Hay una conexión muy estrecha con la gente del barco y la moral es muy, muy alta".

Como resultado, los vikingos se unieron a la refriega confiando en que sus camaradas les vigilarían las espaldas. "La aldea proporciona la tripulación, por lo que estás operando con tus amigos y personas que conoces", dice Nicholson. Y la religión vikinga prometía a los guerreros que caían en batalla un lugar en Valhalla, donde festejarían y lucharían entre amigos hasta el fin de los tiempos. (Lea "Cómo comer como un vikingo").

Esa misma presión social impidió que los vikingos giraran y corrieran durante una pelea. La cobardía en la batalla seguiría a un vikingo pusilánime a casa, trayendo vergüenza y ruina a su familia. "Si dejas caer tu escudo y te retiras, estarás acabado", dice Gorewicz.

Eso no quiere decir que los vikingos fueran suicidas o estúpidos. Lejos de eso: los vikingos estaban en esto por el dinero. Preferían objetivos blandos, como monasterios aislados e iglesias mal defendidas, lugares donde los riesgos eran bajos y los beneficios altos. No tenían sentido de la caballerosidad y favorecían las emboscadas o los ataques furtivos cuando esto les servía a sus propósitos.

“Estaban haciendo redadas para hacerse ricos”, dice Gorewicz. "Por supuesto que querían sobrevivir".

¿Y qué hay de los berserkers, los legendarios luchadores vikingos cuya furia en la batalla los convirtió en sinónimo de locura? La evidencia arqueológica de su existencia es escasa, pero hay algunas pistas tentadoras, como una pieza de ajedrez de marfil de morsa tallada encontrada en Escocia que muestra a un guerrero de ojos saltones masticando su escudo.

La evidencia sugiere que los berserkers pueden haber sido una clase de guerreros de élite, una distinción notable en una sociedad ya orientada al combate. "Berserk" significa literalmente "camisa de oso", y hay amplias representaciones en tallas de la era vikinga de guerreros con pieles de oso o lobo sobre sus cascos.

“Puede ser un grupo de culto o una hermandad de guerreros”, dice Nicholson. "Tenían la reputación de ser particularmente feroces e insensibles al dolor".

Al enfrentarse a un enemigo equipado de manera similar, los ejércitos vikingos tenían un truco simple pero efectivo bajo la manga: el "hocico de jabalí", una cuña de guerreros rugientes diseñados para abrir una brecha en las líneas enemigas. Luego podrían aprovechar el caos para luchar uno contra uno.

El arma más común era la lanza, que podía arrojarse o usarse para apuñalar la cara o el cuerpo expuesto de un oponente. Una línea de vikingos con escudos y lanzas era un obstáculo formidable.

"Todo el mundo piensa que las espadas y las hachas son geniales, pero la lanza fue mucho más eficaz", dice Nicholson. Entre los recreadores vikingos, dice Nicholson, incluso hay un dicho que alaba palos largos y puntiagudos: "Vive por la espada, muere por la lanza".


En el combate vikingo, ¿cuánto daño se hizo usando el escudo? - Historia

El 'escudo vikingo' de la arqueología

El gran escudo circular de los vikingos formaba parte de una tradición de fabricación conservadora. Los ejemplos intactos más conocidos de la época vikinga son los que se alineaban en las bordas del barco de guerra enterrado de Gokstad, Noruega (Fig. 1), fechado hacia el 905 d.C. (Bonde y Christensen 1993). Son similares a los escudos del pantano de Thorsberg (Raddatz 1987) y otros depósitos de armas danesas de la Edad del Hierro romana. Aunque la evidencia arqueológica se agota con la adopción de ritos funerarios cristianos, las fuentes de arte (como las piezas de ajedrez de Lewis) indican que los escudos de cometas fueron aceptados en las tierras nórdicas en el siglo XII, junto con un pequeño escudo redondo (Karlsson 1993). Los colonos escandinavos parecen haber adoptado diseños diferentes (¿nativos insulares?) En la región del Mar de Irlanda, a juzgar por el material de los entierros allí. Estas variantes pueden discutirse en un documento separado.

NOTICIAS - Un nuevo descubrimiento del escudo vikingo
Septiembre de 2008 - Las excavadoras encontraron partes de madera de un escudo vikingo casi completo en el anillo-fortaleza vikingo de Trelleborg cerca de Slagelse en Dinamarca.
El escudo de 85 cm de ancho está hecho de siete tablones de abeto, de 8 mm de grosor cerca del centro pero adelgazándose a 5 mm en los bordes. Las manchas de manchas azules y blancas son visibles en las tablas y las pruebas adicionales pueden determinar si son artificiales o simplemente una decoloración natural del suelo. Cualquier revestimiento de cuero que pueda haber existido no sobrevive, pero cerca del borde hay una fila de pequeños agujeros que podrían haberlo sujetado, o una tira de unión alrededor de la circunferencia. La abertura central para la mano (falta el jefe) es algo ovalada y está atravesada por una empuñadura de madera corta, que se extiende algo menos de la mitad del escudo. The centre section of the grip is incised with basketwork-like interlaced design.

The shield is currently undergoing conservation and study at the Moesgård Museum near Århus. For images and to keep up with new developments, go here: Kongens Borge - News

NEWS - Viking Valkyrie found in England
In 2002 a metal detectorist uncovered this 40 mm high silver pendant near Wickham Market in Suffolk, England. Of Scandinavian origin and dated to the 9th cent., it shows a figure in a long gown, wearing a (?)crested helmet and carrying a sword and a shield. Unlike the several other known 'valkyrie' pendants the shield is shown from the rear, where a bar-like grip can be seen spanning its full width, the hand grasping it behind the boss. As the usual pinwheel decoration (see below) and dotted rim can also be seen, perhaps the artist has tried to show both faces at once.

More info: Portable Antiquities Scheme Annual Report 2001/2-2002/3 (British Council for Museums Archives and Libraries 2003), p. 58.

Question from a Reader
Q: I plan to build and decorate a viking shield, but historically correctly. But there is one thing I did not find on the internet: In which way are the planks butted together? Do you know anything about it? - Hendrick Brockmann

A: Thanks for the good question, Hendrik. It seems that the planks were not joined directly to each other. Most of the support comes from the leather cover glued to the front and back but also the parts that were nailed to them, that is the handle which crosses some or all of the boards at the back plus the boss and the rim, which was usually leather and stitched over the edge, or rarely small metal clamps.
There are dowelled planks in the Roman-age weapon hoards found in the Danish bogs, and some also had thin metal strips nailed along the joins, part decorative and part structural support. But nothing like this survives from the Viking period.
Remember that the boards are only very thin - 6-8mm, so that tongue-and-groove or dowel joins would be very fragile and not much use anyway. In my opinion and experience with reproductions the shield is designed on purpose to be a bit flexible rather than rigid, so instead of smashing the shield it absorbs energy from the blows. The shield is quite light and lively despite its size - you have to be a bit clever how you hold and use it to deflect weapons rather than block them. If you place it in front of you like a wall spears and axes will quickly poke holes in it!
To get this performance it is important to select only timber with straight grain (running from end to end). As you know the Vikings did not saw wood into planks like modern people, but split the logs along the grain for maximum strength and flexibility. The species may be important - linden (lime) wood was preferred in England and conifers such as fir in Scandinavia.
Good luck with your shield project! - cheers, Pete.

Shields were typically 80-90 cm in diameter [1] ( Table 1 ). The board was flat, and made of a single layer of planks butted together. The Gokstad shields were made of seven or eight white pine [2] planks of varying widths [3]. The planks were usually only 6-10mm thick ( Table 2 ), and were bevelled even thinner at the outer edge ( Fig. 1 Table 2 ). There is no archaeological evidence for laminated (ie. cross-ply) construction (Härke 1981) though contemporary poetry and slightly later legislation suggests it (Dickinson and Härke 1992 Nicolaysen 1882).

The planks were possibly glued together. Extra support could come from the boss, grip and rim bindings (see below), and from a leather covering. At least some shields from Birka had a thin leather facing, and some earlier English shields were covered on both sides (Arwidsson 1986 Dickinson and Härke 1992). However, the planks of the Gokstad shields were painted , indicating that they had no leather facing covering them (Lowe 1990). It is worth noting that their uniform and fragile design suggests that the Gokstad shields may have been ornaments made especially for the burial, and thus not representative of actual combat shields [4].

An interesting parallel to the Gokstad shields comes from a peat bog at Tira, in Latvia. Dated to the ninth century, this near intact shield is constructed of six spruce or fir planks (Yrtan 1961) and covered on front and rear with leather, padded with pressed grass.

At the centre of the shield was a circular hole [5] covered by a more-or-less hemispherical iron boss of

15 cm diameter (including flange), which enclosed the hand grip. The iron of the dome was fairly thick (3-5 mm), though the flange was somewhat thinner (Lowe 1990 Manx Museum, Douglas Man: pers. obs. 1994 Musee des Antiquites Nationales, St. Germain-en-Laye France: pers. obs. 1994).

Bosses had two main forms - the early style had a high dome and a pronounced neck (Type Rygh (R)564: Fig. 2-a ). The later style, low domed without a neck (R562: Fig. 2-b ), never completely replaced the former (Graham-Campbell 1980). Less common were a squat style (R563: Fig. 2-c ) and a sub-conical style (R565: Fig. 2-d ), sometimes with an apical knob (Arwidsson 1986).


Single examples of bosses with a toothed flange are known from Telemark, Norway ( Fig. 3-a ) Birka, Sweden and Ile de Groix, France ( Fig. 3-e ). In the latter burial, some unique bosses with elaborate flanges were found ( Fig. 3-b,c,d,e ). These bosses might have had a Western European origin (Müller-Wille 1978).

The boss was normally attached by broad headed iron nails, the points of which were either clenched (bent over) or flattened on the reverse of the shield ( Fig. 3-d,h ). In the Birka material four nails was most common (Arbman 1940-3), occasionally six (as for the Gokstad shields). Five nails were sometimes used, as in examples from Cronk Moar, Man and the ship cremation on the Ile de Groix, France (Bersu and Wilson 1966 Müller-Wille 1978).

The flange of some bosses were angled, perhaps to secure the boss to the board by placing tension on the nails (Dickinson and Härke 1992), or possibly because they were attached to convex shield boards. Flanges with decorative edgings of non-ferrous metal strips were found in some Birka graves ( Fig. 3-f,g ), and nail heads were sometimes inlaid or tinned (Arwidsson 1986).

Wood alone must have been used in the majority of graves where remains are lacking, as in the Gokstad shields where a thin lath of rectangular section is nailed (crossways with respect to the planks) from edge to edge across the back face, it serves as a handle where it crosses the central hole ( Fig. l ). On more elaborate shields a wooden core was covered by a gutter-shaped sheathing of iron (Arwidsson 1986), usually ornamented with embossed bronze sheet or silver inlay ( Fig 4-a ).

The handle was long, often crossing the full diameter of the shield, and was tapered towards both ends. The tips could be flattened out into a spatulate terminal which was nailed directly to the board ( Fig. 4-b ), or be fastened down by separate bronze mounts ( Fig. 4-c,d ). Occasionally the nails fastening the boss also passed through the handle. The handgrip may have been wrapped with leather (eg. Birka grave Bj504, and as known from early Anglo-Saxon finds: Arwidsson 1986 Härke 1981).

Continuous gutter-shaped metal edge bindings like those known from Vendel, Välsgarde, and Thorsbjerg were obsolete by the Viking Age. In the vast majority of finds there is no evidence of edge reinforcement, which must therefore have been absent, or of a perishable nature. On the Gokstad shields, small holes are bored about 2 cm in from the edge, at intervals of c. 3.5 cm ( Fig. 1-a,b ), presumably to fasten a rim, all other traces of which have perished. It can be speculated that the edge was bound with a leather strip fastened with stitches or thongs, or possibly very fine iron nails.

Small clamps made of iron or bronze sheet are occasionally found in graves ( Table 3 Fig. 5 ). Clamps were sometimes simply decorated by tinning, punching or engraving ( Fig. 5-c ). In Birka graves Bj 628 and 736 the clamps were butted to produce a continuous edge ( Fig. 6 ), however, only sections of the rim survive, perhaps indicating deliberate damage before burial.

Sometimes several clamps are distributed evenly around the shield rim (Bj 842, Valsgarde 12), perhaps to fasten a leather edge binding, traces of which sometimes remain. Clamps from grave Bj 850 were fastened over a leather edging ( Fig. 7 ), though their low number and uneven distribution suggests that this was not their primary purpose. Here they might have fastened joins between planks, or shored up a damaged edge.

Other metal fittings from shields, including nails ( Fig. 8-a ) are occasionally recovered. Some Birka graves contained one or two small rings held by eyelets ( Fig. 8-b,c ) which passed through the boards, and sometimes also the handle, with the ring projecting on the rear side (Arwidsson 1986). They may have served to hang up the shield, or as attachment points for a guige strap.

In the 11th C. Valsgarde 11 burial, a shield appears to have been repaired by nailing 13 thin brass strips (15-30 by 6-7 mm) across the break (Museum of Norse Antiquities, Uppsala Sweden: pers. obs. 1994).

Archaeology as well as literary and art sources indicate that the shield was often painted. The faces of the Gokstad shields were painted yellow (?orpiment = As 2 O 3 ) or black (?charcoal), and arranged alternately along the ship's sides (Lowe 1990 Nicolaysen 1882). Red shields may have been popular [6]. A red shield is mentioned on a Danish runestone (Roesdahl 1992), as well as in several sagas. Distribution of a pigment layer in the Viking Age Välsgarde 9 grave indicated a red painted shield (G. Hedlund, Uppsala Universitet: pers. comm. 1993). Shields from the Roman Iron Age weapon sacrifice at Thorsberg were painted red or blue (Nationalmuseet, Copenhagen: pers. obs. 1994).

Fragments from Ballateare, Man suggest that the leather facing of this shield was painted with black and red patterns on a white background ( Fig. 9 ). It was suggested that a gesso (organic matrix, such as egg yolk) paint was used (Bersu and Wilson 1966). Traces of white paint were found on a wooden fragment from the Manx Cronk Moar shield (Bersu and Wilson 1966).


A recently discovered 10th C. chamber grave at Grimstrup, Denmark contained a circular wooden board which covered the corpse from head to hip (unpublished: I. Stoumann, Esbjerg Museum, Denmark, pers. comm. 1994). As no other traces (ie. boss) were found in an otherwise fully equipped male burial, it has been suggested that the board is a 'blank' or unfinished shield. The board was elaborately painted with interlace patterns ( Fig. 10 ), though the overall design is no longer discernible. The background colour is dark blue, the interlace is grey-green edged with white lines. Some lines of red paint and white dots are also visible.


Figure 10 - Possible shield from Grimstrup chamber grave A, Denmark 10th cent. Two details of design painted on board. After photos on exhibit at Esbjerg Museum (pers. obs. 1994).

Representations of shields in Viking art ( Fig. 11 ) are frequently marked with 'pinwheel' patterns of radiating curved lines ( Fig. 11-a,b,c,d ). These might possibly represent metal strengthening bands (unknown from archaeology but required in later law codes for levy equipment: Dickinson and Härke 1992 Nicolaysen 1882) or even seams in the leather facing or may mark segments originally painted in contrasting colours, as shown in a few contemporary Frankish manuscripts ( Fig. 12 ). Inspiration for decoration of a reconstructed shield might also be sought in surviving painted wooden objects from the Viking Age [7].


Sheet metal decorations in the form of beasts or birds fixed to the shield face are confined to the preceding Vendel period, though an applique of wooden strips was suggested for the Cronk Moar shield (Bersu and Wilson 1966). Some examples of decorated metal parts (bosses, grips, clamps) from Viking Age shields have already been mentioned above.

Analysis of battle damage to weapons from the massive Roman Iron Age deposit of Nydham indicated the primary use for the large round shields was in fending off missiles, while sword duels were conducted blade on blade (Schloß Gottorf: Archäologische Landesmuseum der Christian-Albrechts Universität, Schleswig Germany: pers. obs. 1994). However, the use of shields in hand to hand combat is recorded in customs such as the holmgang duel. The heavy iron construction of the Viking Age boss is unlike the Roman Iron Age examples of thin bronze, perhaps indicating a change to a hand-to-hand fighting style in which parrys with the boss were possible. The thin boards would split easily, and could perhaps have been deliberately made so, in order to snare an attacker's blade.

ARBMAN, H. (1940). Birka I: Die Gräber. Untersuchungen und Studien. Tafeln. Kungl. Vitterhets Historie och Antikvitets Akademien (KVHAA): Stockholm.

ARBMAN, H. (1943). Birka I: Die Gräber. Untersuchungen und Studien. Text. KVHAA: Stockholm.

ARWIDSSON, G. (1986). 'Schilde'. In: G. Arwidsson (ed.). Birka II: Systematische Analysen der Gräberfunde, vol. 2. KVHAA: Stockholm.

BERSU, G. and WILSON, D.M. (1966). 'Three Viking graves in the Isle of Man'. Society for Medieval Archaeology, monograph 1. Society for Medieval Archaeology: London.

BONDE, N. and CHRISTENSEN, A.E. (1993). 'Dendrochronological dating of the Viking Age ship burials at Oseberg, Gokstad, and Tune, Norway'. Antiquity 67 , p. 573-583.

BRØNSTEAD, J. (1936). 'Danish inhumation graves of the Viking Age'. Acta Archaeologica 7 , p. 81-228.

CHRISTENSEN, A.E. (1993). 'Kongsgårdens håndverkere'. In: A.E. Christensen, A.S. Ingstad and B. Myhre (eds.). Oseberg Dronningens Grav: Vår arkeologiske nasjonalskatt i nytt lys. Schibsted: Oslo, p. 85-137.

DICKINSON, T. and HÄRKE, H. (1992). 'Early Anglo-Saxon shields'. Archaeologica 110 , Society of Antiquaries of London: London.

DUBY, G. (1970). Histoire de la France: naissance d'une nation des origines à 1348, vol. 1. Libraire Larousse: Paris.

DU CHATELLIER, P. and LE PONTOIS, L. (1908-9). 'A ship burial in Brittany'. Saga Book of the Viking Club 6 , p. l23-161.

DUCZKO, W. (1989). 'Runde Silberblechanhänger mit punzierten Muster'. In: G. Arwidsson (ed.). Birka II: Systematische Analysen der Gräberfunde, vol. 3. KVHAA: Stockholm.

ELSNER, H. (1985). Wikinger Museum Haithabu: Schaufenster einer frühen Stadt. Karl Wachholz Verlag: Neumünster.

GRAHAM-CAMPBELL, J. (1980). Viking artefacts: a select catalogue. British Museum: London.

HÄRKE, H. (1981). 'Anglo-Saxon laminated shields at Petersfinger - a myth'. Medieval Archaeology 25 , p.141-144.

HOUGEN, B. (1940). 'Osebergfunnets billedvev'. Viking 4 , p. 85-124. Oslo.

KARLSSON, U. (1993). 'Medieval round shields'. New Hedeby (January 1993), p. 26-27.

LOWE, S. (1990). 'Everything you wanted to know about Viking shields (and one helmet) but were afraid to ask'. Varangian Voice (issue 17), p. 24-25.

MAGNUSSON, M. (1979). Viking: hammer of the north. Orbis: London.

MARXEN, I. and MOLKTE, E. (1981). 'The Jelling man: Denmark's oldest figure-painting'. Saga - Book of the Viking Club 20 , p. 267-275.

MULLER-WILLE, M. (1976). 'Das Bootkammergrab von Haithabu'. Berichte über die Ausgrabungen in Haithabu 8 . Karl Wachholtz: Neumünster.


MULLER-WILLE, M. (1978). 'Das Schiffsgrab von der Ile de Groix: ein Exkurs zum Bootkammergrab von Haithabu'. Berichte über die Ausgrabungen in Haithabu 12 , p.48-84.

NICOLAYSEN, N. (1882). The Viking ship discovered at Gokstad in Norway. Christiana: Oslo (reprinted 1971 Gregg International Publ.: Westmead UK).

OWEN, O. and DALLAND, M. (1994). 'Scar, Sanday: a Viking boat-burial from Orkney'. Birka Studies 3 , p. 159-172.

RADDATZ, K. (1987). Der Thorsberger Moorfund Katalog: Teile von Waffen und Pferdegeschirr, sonstige Fundstücke aus Metall und Glas, Ton- und Holzgefuße, Steingeräte. Karl Wachholtz: Neumünster.

RAMSKOU, T. (1976). 'Lindholm Höye gravpladsen'. Nordiske Fortidsminder Ser.B, Bind 2. Lynge & Son: Copenhagen.

ROESDAHL, E. (1982). Viking Age Denmark. British Museum: London.

THORVILDSEN, K. (1957). 'Ladby-skibet'. Nordiske Fortidsminder, Ser.1 v.6. H.J. Lynge & Son: Copenhagen.

YRTAN, V.A. (1961). 'Drevnie shchity na territorii Latviiskoe SSR'. Sovietskaia Arkheologii 1961(1), p. 216-224.

[1] For comparison, dimensions of pre-Viking shields: from pagan Anglo-Saxon graves (23 examples) 42 to 92 cm diam. (Dickinson and Härke 1992) Thorsberg moorfind, Denmark (7 examples, Roman Iron Age) 65 to 104 cm diam. (Raddatz 1987) Välsgarde, Sweden (3 examples, Vendel period) 84 to 110 cm diam. (Arwidsson 1986).

[2] Softwood from conifers seems to have been used in most, but not all cases.

[3] A smaller number of broader planks would seem more practical: eg. the pine central plank of a pre-Viking shield from Välsgarde was 52 cm wide (Dickinson and Härke 1992).

[4] A grip fragment from a more ornate shield was found within the grave chamber (see Fig. 3-b.).

[5] Circular on the Gokstad shields at least. Oval, 'figure-8', and 'D'-shaped openings are known from pre-Viking material (Dickinson and Härke 1992 Härke 1981). The second (fragmentary) shield from Tira, Latvia had a quadrangular opening (Yrtan 1961).

[6] Red pigments in ancient paints seem to derive from mineral sources ie. red ochre (Fe 2 O 3 , as on the Jelling figurine: Marxen and Molkte 1981) or cinnabar (HgS, as on the Illerup shield of c.200AD: Forhistoriskmuseet, Moesgard Denmark: pers. obs. 1994). Also on the Jelling figurine were a dark blue paint made by mixing powdered white chalk with burnt organic matter (charcoal?), and a yellow of orpiment (As 2 O 3 ) in an oil base.

[7] Examples: Jelling figurine (see Footnote 6) and associated fragments board with snake design from Hørning church, Denmark and painted runestone from St. Pauls churchyard, London (Graham-Campbell 1980) numerous painted objects from Oseberg and Gokstad, Norway (Christensen 1993 Nicolaysen 1882) painted board from Ladby ship burial (Fyn, Denmark: Thorvildsen 1957) casket in Birka grave Bj639 (Arbman 1943), see Fig. 13 below.

Figure 13 - Painting on small casket from Birka grave Bj639 (after Arbman 1943, colours added according to notes). The style resembles the Ballateare shield. una. From 19th c. sketches by Hjalmar Stolpe b. Paint flakes still on wood.


Viking Weapons: Swords

The most expensive weapon was the sword, as it took the most iron to make. Rich men owned swords, the most prestigious weapon. Swords were double-edged and about 35 inches long. Most were pattern-welded, which means wrought iron strips and steel were twisted together then hammered into a blade with a hardened edge. Swords were often highly decorated and many had names such as Blood-hungry or Leg-biter. Vikings carried their swords in scabbards, worn over the shoulder and always accessible to the right hand.


Although much archaeological evidence for Anglo-Saxon weaponry exists from the Early Anglo-Saxon period due to the widespread inclusion of weapons as grave goods in inhumation burials, scholarly knowledge of warfare itself relies far more on the literary evidence, which was only being produced in the Christian context of the Late Anglo-Saxon period. [2]

These literary sources are almost all authored by Christian clergy, and thus do not deal specifically with warfare for instance, Bede's Ecclesiastical History of the English People mentions various battles that had taken place but does not dwell on them. [3] Thus, scholars have often drawn from the literary sources from neighbouring societies, such as those produced by continental Germanic societies like the Franks and Goths, or later Viking sources. [4]

As Underwood noted, "Warfare in the Anglo-Saxon period cannot be viewed as a uniform whole". [5] This is because Anglo-Saxon society changed greatly during this period in the fifth century, it constituted an array of small tribal groups while by the eleventh it had consolidated into a single state. [5]

There are extant contemporary descriptions of some Anglo-Saxon battles. Of particular relevance are the poems recounting the battles of Brunanburh, fought in 937 AD and Maldon, fought in 991 AD. In the literature, most of the references to weapons and fighting concern the use of javelins, spears and swords, with only occasional references to archery. [6]

The shieldwall Edit

The typical battle involved both sides forming shieldwalls to protect against the launching of missiles, and standing slightly out of range of each other.

Stephen Pollington has proposed the following sequence to a typical shieldwall fight [7]

  • Preliminaries – The lines are drawn up and leaders make pre-battle inspirational speeches
  • Advance to close quarters – A battle cry would be raised and one or both shieldwalls would advance
  • Exchange missiles – Both sides shoot arrows and throw javelins, axes and rocks to break the enemy's resolve
  • Shield to shield – One or other side closes the short gap and attacks, using spears and swords, protecting themselves and pushing with shields to try to break the enemy line. If neither line broke, both sides would draw back to rest. More missiles would be exchanged, and then the two lines would close again. This would continue until one line broke through the other, perhaps aided by the death of a leader or capture of a banner.
  • Rout and pursuit – One side would begin to give way. A final stand might be made by some, as at Maldon, but most would flee. The victors would pursue, killing all they could catch.

Individual combat style Edit

Individual warriors would run forward from the ranks to gain velocity for their javelin throws. This made them vulnerable due to their being exposed, having left the protection of the shield wall, and there was a chance of being killed by a counter throw from the other side. [ cita necesaria ] This is epitomized in the following excerpt:

So then did Aethelgar's child enbolden them all, Godric to battle. Often he sent forth spears, deadly shaft sped away onto the Vikings thus he on this people went out in front of battle, cutting down and smiting, until he too on the battlefield perished.

If a warrior was killed in the 'no man's land' between shieldwalls, someone from the other side might rush out to retrieve the valuable armour and weapons, such as extra javelins, sword, shield and so on from the corpse. The one best positioned to retrieve the body was often the thrower of the fatal javelin as he had run forward of his shield wall too in order to make his throw. Exposing himself like this, and even more so during his attempt to retrieve the slain's gear, was a great mark of bravery and could result in much valuable personal gain, not only in terms of his professional career as a retainer, but also in material wealth if the equipment were worth a lot. [ cita necesaria ]

Due to the very visible and exposed nature of these javelin-throwing duels, we have some detailed descriptions which have survived, such as the following passage. The first part describes thrown javelin duels, and the latter part describes fighting over the corpses' belongings.

Advanced again to fierce battle, weapons raised up, shields to defense, and towards these warriors they stepped. Resolute they approached Earl to the lowest Yeoman: each of them intent on harm for the enemy. Sent then a sea-warrior a spear of southern make that wounded the warrior lord. He thrust then with his shield such that the spear shaft burst, and that spear-head shattered as it sprang in reply. Enraged became that warrior: with anger he stabbed that proud Viking who had given him that wound. Experienced was that warrior he threw his spear forward through the warrior's neck, his hand guiding so that he this ravager's life would fatally pierce. Then he with another stab speedily pierced the ravager so that the chainmail coat broke: this man had a breast wound cut through the linked rings through his heart stuck a deadly spear. The Earl was the better pleased: laughed then this great man of spirit, thanking the Creator for the day's work which the Lord had given him. And so then another warrior a spear from the other side flew out of hand, which deeply struck through the noble Aethelred's retainer. To him by his side stood a young man not fully grown, a youth on the battlefield, who valiantly pulled out of this warrior the bloody spear, Wulfstan's child, Wulfmaer the younger and so with blinding speed came the shaft in reply. The spear penetrated, for that who on the Earth now lay among his people, the one who had sorely pierced. Went then armed a man to this Earl he desirous of this warrior's belongings to take off with, booty and rings and an ornamental sword. Then Byrhtnoth drew his sword from its sheath broad and bright of blade, and then struck the man's coat of mail. But too soon he was prevented by a certain sea-scavenger, and then the Earl's arm was wounded. Fall then to the ground with his gold-hilted sword: his grip unable to hold the heavy sword, or wield the weapon.

Reconstructions of fighting techniques suggested by Richard Underwood in his book Anglo Saxon Weapons and Warfare suggest two primary methods of using a spear. You can use it over arm – held up high with the arm extended and the spear pointing downwards. Used this way you could try and attack over the enemy shield against head and neck. Or you could use it underarm with the spear braced along the forearm. This was more defensive and was good for parrying the enemy spear and pushing against his shield to keep him away but was not much use offensively.

(The Battle of Maldon. 130-58.)

Sometimes individuals or groups fighting over bodies might come to sword blows between the two shield walls.

Ideally, enough damage would be done to the enemy through the launching of missiles, so that any shield-to-shield fighting would be a mopping-up operation rather than an exhausting and risky push back and forth at close quarters. At close quarters, swords and shields were preferred over thrusting spears. The shield was used to push the opponent in order to create a breach in the shield wall so that the opponent could become exposed to attack. Hacking through shields was a commonly used tactic, so having a strong sword arm and sword were of great benefit.

"An earl belongs on the back of a horse. A troop must ride in company, a foot-soldier stand fast."

There are numerous references to the horses of warriors in literature and graves with horse burials are known in the early Anglo-Saxon period. By the later period, much of the army may have travelled to war on horseback. There is little evidence of use of horses in battle, except in pursuit of a beaten foe. However, the Aberlemno 2 stone is thought to depict combat between Northumbrian cavalry and a Pictish army and the Repton stone shows a mounted warrior in a fighting pose. [8]

After the Norman conquest of England the Varangian Guard of the Byzantine emperors became dominated by emigrant Anglo-Saxon warriors, to the extent of the guard becoming known in Greek as the Englinbarrangoi, "English-varangians". In 1081 in the opening stages of the Battle of Dyrrachion the emperor Alexios I ordered the Varangians to dismount and march at the head of the army, a clearly recorded instance of Anglo-Saxons riding to battle but dismounting to fight. [9]

Little is known about the way in which Anglo-Saxon armies were supplied. Smaller armies could live off the land but larger forces needed some degree of organised supply. It is possible that troops brought food with them on campaign but there is also limited evidence of the existence of pack horses tended by grooms being used to carry supplies and equipment. [10] Combined operations involving a fleet and army working together are recorded in the reign of Athelstan against the Scots and again in the 11th century in Wales. It is possible that, like later medieval operations in these areas, part of the role of the fleet was to carry supplies. [11]


Find out more

From the Vikings to the Normans (Short Oxford History of the British Isles) edited by Wendy Davies (Oxford University Press, 2003)

Britain in the First Millennium by Edward James (Edward Arnold, 2001)

Early Medieval Ireland, AD 400-AD 1200 Dáibhí Ó Cróinín (Longman, 1995)

Scotland: Archaeology and Early History Graham Ritchie and Anna Ritchie (Edinburgh University Press, 1991)

The Oxford Illustrated History of the Vikings edited by Peter Sawyer (Oxford University Press, 1997)

Unification and Conquest: Political and Social History of England in the Tenth and Eleventh Centuries by Pauline Stafford (Hodder Arnold, 1989)