Jim Morrison sobre la composición de canciones

Jim Morrison sobre la composición de canciones

En una entrevista con el periodista de rock de Village Voice Richard Goldstein para "Critique" de PBS, que salió al aire el 23 de mayo de 1969, el líder de Doors, Jim Morrison, describe la influencia de la interpretación en vivo en la estructura de la canción.


“Acabo de salir de la universidad y bajé a la playa”, dice.

Como siempre, lee sin descanso, desde Nietzsche a la sociología y la crítica de los mitos académicos a los informes de El libro de los condenados de Charles Ford, sobre el conocimiento "perdido" que la ciencia ignora, a la literatura gay, como la de John Rechy Ciudad de la noche - tratando de encontrar la narrativa que escribiría.

Les dice a los surfistas que es un poeta. “Quería llegar a la gente”, recuerda un amigo. "Pensó que tenía un mensaje profundo que comunicar".

Leído como "regordete" hasta entonces, su cuerpo adelgaza. Su famoso físico vigoroso es un producto de Muscle Beach, como señala Davis:

“A veces, por las tardes, Jim y Ray iban al lugar de la antigua zona de ejercicios homosexual de‘ Muscle Beach ’y practicaban en los anillos y las barras de los monos hasta que sus cuerpos se ponían tensos. Jimmy ahora parecía un atleta en un frasco del ático de figuras rojas ".

Jim fue presionado para una actuación borracha de "Louie, Louie" para la banda de rock de su amigo, Ray Manzarek, y comienza su vida como intérprete.


¿Fue Jim Morrison un poeta?

Bob Dylan fue el primer rockero en ser acusado de poeta. Dylan pasó la pelota, eligiendo a Smokey Robinson como & # 8220America & # 8217s mejor poeta vivo. & # 8221 Cuando Pink & # 8217s profesor lo pilla escribiendo letras en el aula en Pink Floyd & # 8217s La pared, pregunta con picardía, & # 8220 ¿Qué tenemos aquí, muchacho? ¿Garabatos misteriosos? ¿Un código secreto? ¡No! ¡Poemas, nada menos! ¡Poemas a todos! ¡El muchacho se considera poeta! & # 8221

Jim Morrison fue el primer poeta autoproclamado del rock & # 8216n & # 8217 roll & # 8217. Las palabras que escribió, ya sea que las ames o las odies, las hayas olvidado o vivas por ellas, reescribirán la historia de la música pop para siempre. & # 8220Hay cosas conocidas & # 8221 dijo Morrison, & # 8220 y hay cosas desconocidas, y en medio están las puertas. & # 8221

Ahora escuche esto & # 8230I & # 8217 le contaré sobre la radio de Texas
y el gran ritmo suave, lento y loco como un nuevo idioma que llega a tu mano con la fría y repentina furia de un mensajero divino.
Déjame contarte sobre el dolor de corazón y la pérdida de Dios.
vagando, vagando en una noche desesperada
Aquí en el perímetro no hay estrellas
Aquí afuera estamos drogados
Inmaculado

En la década de & # 821760, las reglas del rock estaban cambiando. Las drogas estaban entrando en acción, y con Dylan como líder de la revolución lírica, estableciendo un ejemplo embriagador. Cada uno era libre de expresarse a su manera. Los Beatles cantaron de árboles de mandarina y cielos de mermelada, los Stones expresaron su frustración sexual, la Banda regresó a la tierra y The Who escribieron óperas de rock. Jim Morrison puso música a los poemas.

Dejemos a un lado, por el momento, sus ideas preconcebidas sobre Morrison el hombre -sus fantasmas, sus neurosis, sus conflictos edípicos y adicciones a las drogas, su relativismo moral, su rutina de barba y barriga, su salchicha borracha haciendo alarde y su mojo en aumento- y comprenda esto:
Morrison era poeta, tan seguro como lo era Jack Kerouac. No siempre fueron grandes y, sin embargo, con frecuencia lo fueron. Kerouac trazó un esquema musical para sus poemas, una técnica que modeló según & # 8220the blues & # 8221, usando coros y estrofas para enmarcar sus ideas. Morrison comprendió que la música puede llevar meras palabras a lugares místicos. Miró en el mismo vacío que los poetas Beat, miró en los mismos espejos que los poetas griegos y prestó poca atención a las convenciones de los poetas geek. Mientras que otros letristas se inspiraron en el blues, el folk y las tradiciones de Tin Pan Alley, Morrison combinó la fascinación por Nietzsche, Rimbaud, William Blake, el chamanismo, los indios americanos y una doble obsesión por el sexo y la muerte, el comienzo y el final de la existencia humana.

Aquí & # 8217s Morrison en sus propias palabras: & # 8220 Nuestro trabajo, nuestra interpretación, es un esfuerzo por una metamorfosis. En este momento, estamos más interesados ​​en el lado oscuro de la vida, lo malo, la noche. Pero a través de nuestra música, estamos luchando, tratando de abrirnos paso hacia un reino más limpio y libre. Nuestra música y personalidades, tal como se ven en la interpretación, todavía se encuentran en un estado de caos y desorden, y tal vez se muestre un elemento de pureza. Últimamente, cuando & # 8217vemos aparecido en concierto, & # 8217s empezó a fusionarse. & # 8221

Y esto: & # 8220 Ofrezco imágenes. Evoco recuerdos de libertad que aún se pueden alcanzar. & # 8221 De la colección póstuma de poesía de Morrison & # 8217, Desierto: & # 8220I & # 8217 estoy un poco enganchado al juego del arte y la literatura mis héroes son artistas y escritores & # 8230 escribí algunos poemas, por supuesto & # 8230 la poesía real no & # 8217t dice nada, simplemente marca las posibilidades-abre todas las puertas . Puede caminar a través de cualquiera que se adapte a usted & # 8230 y eso & # 8217 es la razón por la que la poesía me atrae tanto, porque es tan eterna. Mientras haya personas, pueden recordar palabras y combinaciones de palabras. Nada más puede sobrevivir a un holocausto que la poesía y las canciones. Nadie puede recordar una novela completa, pero mientras haya seres humanos, las canciones y la poesía pueden continuar. Si mi poesía tiene como objetivo lograr algo, es & # 8217 liberar a las personas de las formas limitadas en las que ven y sienten & # 8221.

Como dice el mito de Morrison, cuando Jim tenía cuatro años, él y su familia conducían por el desierto de Nuevo México al amanecer. Allí, a lo largo de la carretera, se encontraron con una escena que lo perseguiría por el resto de su vida.

Indios dispersos al amanecer y sangrando en la carretera # 8217s
Los fantasmas abarrotan la frágil mente de cáscara de huevo del niño

Una familia de nativos americanos había sufrido un terrible accidente, y hombres, mujeres y niños agonizaban bajo el sol. El teclista de Doors, Ray Manzarek, cree que en ese momento, Jim estaba poseído, aunque benigno, por el espíritu de un indio muerto. Morrison se adheriría a esta percepción.


La historia detrás de la canción: el clásico de The Doors 'The End', la pesadilla edípica de Jim Morrison

La respuesta anterior a una pregunta habitual probablemente le diga todo lo que necesita saber, no solo la canción clásica de The Doors "The End", sino también Jim Morrison, el poeta, el cantante y el ídolo. Con razón, visto como uno de los mejores temas de la banda seminal, "The End" ha disfrutado de una vida encantadora desde que fue escupido por la banda durante las moribundas brasas de los años sesenta. A la vez, la canción es una meditación delicada y conmovedora sobre la llamada final al telón que todos debemos enfrentar, pero también produce temas de las relaciones edípicas, la destrucción del padre y la canción que hizo que el grupo fuera prohibido por Whiskey-A-Go-Go. . Es, sin duda, la melodía arquetípica de Doors.

Lanzada en 1967, mientras el verano del amor continuaba girando alrededor de California y devorando a las almas perdidas como lo hizo, "The End" es una canción que se puede interpretar correctamente de la forma que desees. Morrison originalmente compuso la canción sobre su novia Mary Werbelow, quien siguió a Morrison por todo el país desde Florida para residir en la costa oeste y encontrar su Meca hippie. Como uno podría imaginar, la pista estaba destinada a ser un regalo de despedida para Werbelow y originalmente consistía en una estructura bastante simple.

Lo más probable es que la pista se hubiera olvidado si no fuera por un lugar especial en Whiskey-A-Go-Go. El famoso club de Los Ángeles le había proporcionado a la banda un lugar como invitado durante algunas semanas cuando comenzaron a interpretar la canción. Por lo general reservado para el final de los procedimientos, la banda podía escabullirse y expandir la canción como mejor les pareciera. Cuando agrega a esto que se esperaba que el grupo entregara dos juegos por noche, la necesidad de una extensión en parte de su material se hizo extremadamente evidente. Con la ayuda del lugar, The Doors pudieron estirar la canción previamente simple, en una oda de 12 minutos.

"Cada vez que escucho esa canción, significa algo más para mí", declaró Morrison en 1969. "Comenzó como una simple canción de despedida ... Probablemente solo para una chica, pero veo cómo podría ser un adiós tipo de infancia. Realmente no lo sé. Creo que es lo suficientemente complejo y universal en sus imágenes que podría ser casi cualquier cosa que quieras que sea ". Si bien es fácil señalar con el dedo el "final" obvio al que Morrison se refiere a la muerte, la verdad es un poco más oscura.

Ray Manzarek dice del famoso "autobús azul" de la canción, que Morrison parece alquilar como un vehículo de escape: "La versión de Jim del barco solar egipcio ... es el barco en el que los faraones y todos, todos los demás viajan a través del infinito, a través de la eternidad. , y 'el autobús azul' era, para mí, un vehículo que te llevaría en un viaje a lugares mágicos ".

Ciertamente, hay sugerencias de que Morrison está hablando del final que todos debemos enfrentar y de escapar de él inevitablemente siempre que sea posible, pero también hay un indicio de que el cantante le está diciendo a su audiencia que viva sus vidas lo más libremente posible mientras tanto. Uno de esos ejemplos proviene de las nociones edípicas en la letra: “¿Padre? Sí hijo / Te quiero matar / Madre, quiero… ”

Uno puede imaginar cómo Morrison cantaría la letra en vivo y fue así, allá por 1966, cuando a él y al resto del grupo se le prohibió actuar en el Whiskey-A-Go-Go. La pista solía estar reservada para los momentos finales del espectáculo pero, en una ocasión, después de que Morrison había salido a beber y llegó tarde, el cantante decidió tocar el cerrador en medio del segundo set de la banda. Entregó la pista con improperios y, una vez que terminó el concierto, rápidamente lo echaron del lugar y nunca lo invitaron a regresar.

También en la grabación, se le pidió a Morrison que se contuviera al cantar las líneas. De hecho, solo en 1999 el ingeniero Bruce Botnik volvió a poner el "f ** k" en la pista. Es un brebaje que le da a la pista un golpe extra poderoso, en medio de una concepción ya estricta.

Es fácil perderse en las líricas lascivas y tomarlas por su valor nominal. Pero la verdad es que Jim Morrison fue poeta antes de convertirse en cantante y protagonista. Entonces, no es inesperado ver a un poeta ofrecer las facetas más atroces y heroicas de la humanidad en la misma oración, y mucho menos en la misma canción.

Sin embargo, llegó y por alguna razón, el hecho es que la canción clásica de The Doors, "The End", sigue siendo una pieza brillante no solo de la iconografía de la banda, sino también de toda la década.


El baterista de Doors, John Densmore: "Me tomó años perdonar a Jim Morrison"

Cuando estaba en el centro de la contracultura estadounidense, vivía aterrorizado por su compañero de banda. Sin embargo, después de la muerte del cantante, luchó ferozmente para proteger su legado. Pero, dice, todavía lamenta no haber criticado a Morrison sobre sus relaciones abusivas con mujeres.

Modificado por última vez el martes 21 de enero de 2020 a las 15.46 GMT

John Densmore, el baterista de los Doors, tardó tres años en visitar la tumba de su compañero de banda Jim Morrison después de que lo encontraran muerto en una bañera de París en 1971. Ni siquiera fue al funeral. "¿Odiaba a Jim?" Densmore hace una pausa, aunque obviamente no está alarmado por la pregunta. "No. Odiaba su autodestrucción ... Era un kamikaze que salió a los 27, ¿qué puedo decir? "

Mucho, resulta. Morrison era un hombre espectacularmente bueno para ser una estrella de rock: una figura ágil con pantalones de cuero, que profetizaba sobre la muerte, el sexo y la magia en algunos de los mayores éxitos de la década de 1960: Light My Fire, Break on Through y Hello, I Love. Usted. Pero fue catastróficamente malo en el resto de su vida. Como muchos alcohólicos, podía ser imprudente, egoísta y voluble. “El loco dionisíaco”, lo ha llamado Densmore, un “psicópata”, un “lunático” y “la voz que me infundió terror”. Había presionado para sacar a Morrison de la carretera antes de su muerte, e incluso dejó la banda en un momento. “Algunas personas querían seguir echando carbón en el motor y yo estaba como: 'Espera un minuto. ¿Y qué pasa si tenemos un álbum menos? ¿Quizás viva? ”" ¿Por qué siguió? “Porque no tenía la madurez suficiente para decir eso en ese momento. No estaba tratando de habilitarlo. Fue otra época. Solía ​​responder a la pregunta: "Si Jim estuviera aquí hoy, ¿estaría limpio y sobrio?" Con un "no". Kamikaze borracho. Ahora he cambiado de opinión. Por supuesto que estaría sobrio. ¿Por qué no lo estaría? Él era inteligente ".

Densmore, de 75 años, es un desafiante sobreviviente de la escena musical que ayudó a construir. Esta, quizás, es la razón por la que, en las décadas posteriores a la muerte de Morrison, se ha convertido no solo en uno de los grandes cronistas de The Doors, sino en el protector más feroz del legado de Morrison. Para cualquiera que haya leído las memorias de Densmore de 1990, un libro que dice que está "escrito con sangre", esto puede ser una sorpresa más adelante, el libro formaría la base para la (terrible) película biográfica de Oliver Stone Doors. “Me tomó años perdonar a Jim”, dice Densmore. "Y ahora lo extraño mucho por su arte".

El próximo mes se estrenará un documental sobre otro de sus compañeros de banda, el tecladista Ray Manzarek, fallecido en 2013. La relación de Manzarek con Densmore tampoco fue fluida. Desde principios de la década de 2000, se vieron envueltos en una feroz batalla legal de seis años en la que Densmore intentó evitar que Manzarek y el guitarrista de la banda, Robby Krieger, realizaran una gira bajo el nombre de Doors y vendieran la música de la banda para su uso en un comercial de Cadillac. . "Sé. Demandé a mis compañeros de banda, ¡¿estoy LOCO ?! " El grita. La gente ciertamente pensó que lo era. No es habitual pasar años en los tribunales tratando de evitar ganar millones de dólares para demostrar un punto sobre el valor de la integridad artística sobre la búsqueda de dinero. "¿Qué puedo decir? El fantasma de Jim está detrás de mí todo el tiempo ”, dice Densmore. “Me temblaban mucho las rodillas cuando aumentaron la oferta de $ 5 millones (£ 3,8 millones) a $ 15 millones. Pero mi cabeza decía: ¿Break on Through para un SUV devorador de gasolina? ¡No!"

Las puertas: Jim Morrison, John Densmore, Ray Manzarek y Robby Krieger. Fotografía: Estate of Edmund Teske / Getty Images

Los abogados de Manzarek y Krieger intentaron pintar a Densmore como un comunista peligroso, incluso citando un artículo que escribió y que se publicó en The Guardian como evidencia de esto, pero finalmente, y de manera espectacular, ganó. Escribió un libro sobre el caso, publicado en 2013, y donó las ganancias al movimiento Occupy. “El dinero es como fertilizante”, dice. "Cuando se esparcen, las cosas crecen cuando se acumulan, apesta".

Densmore habla con fluidez el lenguaje de los ancianos de los 60: por un lado, habla de arcoíris de paz y vasijas de oro llenas de amor, desesperado por el surgimiento de "separatistas y populistas y racistas fronterizos" que gobiernan Estados Unidos. Por otro, muestra un pragmatismo casi escalofriante sobre la vida y la muerte, no infrecuente entre los músicos de su generación, que perdieron tantos amigos por los excesos de la época.

“Entrevisté a Tom Petty unos meses antes de que muriera”, dice en voz baja cuando menciono esto. La pareja se hizo amiga durante el caso judicial: la canción de Petty Money Becomes King, sobre un cantante que una vez idolatró y que estaba vendiendo sus canciones para un anuncio de cerveza ligera, llamó la atención de Densmore. “Tenía problemas con la cadera. Supongo que también estaba tomando analgésicos y polvos marrones. Maldita sea… ”respira profundamente. "Me duele perderlo". Hace una pausa. Quizá sea más noble morir en un maldito hospital con un montón de tubos en el brazo. Quiero decir, suena horrible, pero al menos tomaste el tren hasta el final, nunca saliste temprano ".

Densmore creció en los suburbios del oeste de Los Ángeles. Fue un talentoso baterista desde temprana edad, comenzando en la banda de música de la escuela secundaria (una actividad que en esos días “se ubicó junto a la lepra” que escribió una vez). La universidad le puso al jazz y adoró en el altar de Coltrane y Davis. Tenía 21 años cuando conoció a Morrison, que era alto, estudioso y guapo. "No me gustan los chicos, pero se parecía al David de Miguel Ángel", dice. Se conocieron a través de Manzarek, un amigo de Morrison de la escuela de cine de UCLA, en un taller de meditación trascendental dirigido por el gurú Maharishi Mahesh Yogi. Comenzó a meditar, dice, porque no podía tomar ácido todo el tiempo y le gustaba la meditación de "realidad separada" que le ofrecía. “Cuando tomamos LSD, era legal. Éramos científicos callejeros explorando la mente. Experimenté con la cocaína durante los años 70 y 80. Pero no fue mi droga preferida. Uf ... droga. Odio esa palabra. Me sorprendió que la heroína se hiciera popular. Incluso Jim sabía que la heroína era una droga seria. La heroína intentó hacerte olvidar todo. Eso me asustó. Así que me mantuve alejado ".

Comparado con sus compañeros de banda, Densmore era un cuadrado. No era del tipo literario ni de escuela de cine. No podía entender la obsesión de Morrison con Nietzsche ("¿Por qué alguien querría leer un libro completo de un lenguaje tan doble?", Escribió) cuando Manzarek le sugirió que viera la película de François Truffaut Los 400 golpes, salió corriendo y lo consiguió, pensando fueron Las 400 mamadas. "¡Adolescencia!" él ríe. A veces, sentía envidia de la atención que recibía Morrison, especialmente de las mujeres. “Claro, estaba celoso. Yo había sido un baterista adolescente con acné. Recuerdo haber pensado: "¿Por qué la cara de Jim es tan grande?" En la portada de nuestro primer álbum, The Doors. ¡Probablemente porque no habría vendido muchas copias si fuera mi cara! "

Si bien puede que no haya sido la pieza central del grupo, no hay duda de que Densmore fue fundamental para el sonido de la banda. Es difícil imaginar Break on Through sin su vibrante ritmo de bossa nova, o LA Woman, una canción que late con el zumbido de una calurosa noche de California, sin la cascada de tambor que deja paso a los gruñidos de Morrison de "MR MOJO RISIN '". .

Densmore en los años 60. Fotografía: Tom Copi / Getty Images

Pero mientras recorría el mundo con los Doors, la vida familiar de Densmore se volvió más inestable. Su hermano pasó varias temporadas en un hospital psiquiátrico. Describe que fue a visitarlo, lo encontró muy sedado y se preguntó cómo dormir 17 horas al día podría ayudar a su esquizofrenia, un punto que será familiar incluso ahora para cualquiera que haya tenido que soportar una enfermedad mental aguda. Su hermano se suicidó en 1978. También se llamaba Jim; también murió a la edad de 27 años. Densmore escribió más tarde que tuvo problemas para manipular objetos afilados después del suicidio de su hermano. "Pensé que si yo también lo hacía, de alguna manera lo mejoraría, como expiación por no haberlo salvado".

“Mi hermana se enojó conmigo por escribir sobre eso”, dice. “Por revelar el secreto familiar. Nuestro hermano se suicidó y en ese entonces no se hablaba de eso. Y me disculpé. Yo dije que lo sentía. Le dije: "Sé que duele, pero también quiero que leas estas cartas que recibí de los fanáticos que dicen que querían suicidarse y no lo hicieron por este libro". Y por eso está ahí. Porque, por difícil que sea, es curativo poner estas cosas sobre la mesa ".

Densmore hizo más música después de que los Doors se separaron en 1973, y luego se dedicó a la actuación y la danza. Pero fue el dolor, está claro, lo que lo llevó a la palabra escrita. "Es gracioso. Obtuve una C en inglés en la escuela. Lo odiaba. Pero ahora quiero ser escritora y soy voraz de nuevo vocabulario y nuevas ideas. Me gusta conectar nuevas sinapsis. Como hizo Jim Morrison. Siento como si estuviera canalizando su pasión por la vida ". Él para. "En realidad, no de por vida, como dije, era un kamikaze que salió a los 27 años. Pero quiero dar el ejemplo".

Kyle Maclachlan, Frank Whaley, Kevin Dillon y Val Kilmer en The Doors de Oliver Stone. Fotografía: Moviestore / Rex / Shutterstock

La escritura de Densmore sobre Morrison a menudo se lee como si hubiera sido hecha por alguien que ha sobrevivido a una relación abusiva, tal era el terror que sintió alrededor de Morrison hacia el final. "Por fuera, Jim parecía normal", escribió. "Pero tenía una agresividad hacia la vida y las mujeres". Uno de esos incidentes fue al principio de su amistad cuando fue a buscar a Morrison a la casa de una mujer y lo encontró blandiendo un cuchillo mientras le sostenía la mano a la espalda. En ese momento, Densmore no hizo nada porque le preocupaba que si alguien se enterara de Morrison, la banda, y su propia carrera, terminarían. ¿Qué hace con esto ahora? "Yo era muy joven", dice. “No podía averiguar si eran amantes, amigos o enemigos. Sentí que necesitaba salir de allí ". ¿Habría actuado de manera diferente si hubiera sucedido hoy? “Sí, yo diría: '¿Qué diablos están haciendo? Por favor, bájelo algunas muescas aquí ".

También hay una anécdota en sus memorias, una que también aparece en la película de Stone, en la que la compañera de Morrison, Pamela Courson, es llevada a la cabina vocal y se le pide que le practique sexo oral al cantante mientras él graba la canción Lost Little Girl. . "Urgh", gime, cuando lo menciono. ¿Cómo lo hace sentir? "No tan bien. Quiero decir, no creo que él ... Bueno, sí ... Mira, me quedo sin palabras. SEXISTA, ¿qué puedo decir? ¿Cómo se sintió en ese momento, cuando toda la banda estaba allí, viéndolo pasar desde lejos? "Bueno, ya sabes, en realidad no sucedió. Fueron una especie de besos, y luego ella se fue ".

Eso es extraño, digo, porque Stone crea una escena a partir de eso en su película. "Oh Dios mío. Bueno, ya sabes, las películas de Hollywood son una pintura impresionista de la verdad ”, dice.

Más adelante en la entrevista, volvemos a este punto. "Estoy un poco nervioso por haber dicho cosas estúpidas", dice. "Pero la vida es complicada". Es cierto: si ha vivido tantas vidas como Densmore, ha visto cómo las generaciones cambian y cambian, no hay duda de que lo que era aceptable hace 50 años ya no lo es.

El próximo libro de Densmore tratará sobre sus encuentros con músicos. “Cada capítulo trata sobre un artista diferente que me ha alimentado artísticamente”, dice. Pasará desde su época de aprender a tocar la tabla con Ravi Shankar hasta su adoración por Patti Smith hasta la época en que conoció a Bob Marley. "Escribir es un poco más fácil para una persona de 75 años", dice. “Tengo que controlarme. Sin faltarle el respeto a Jim y sus 27 años, pero he estado en esto por mucho tiempo ". También se casará este año “por enésima vez” (es la cuarta vez), con su pareja de 13 años, la pintora y fotógrafa Ildiko Von Somogyi. “Creo que creo en la institución”, se ríe. Está orgulloso de haber encontrado otra carrera después de la música. "Quieres tener un montón de vidas", dice. "Y la vida continúa, si te mantienes vital".


La hermana de Jim Morrison reflexiona sobre la recopilación del nuevo libro revelador de la escritura de la leyenda tardía

Cuando Jim Morrison se graduó de la escuela secundaria en junio de 1961, sus padres se ofrecieron a comprarle un regalo. La mayoría de los adolescentes habrían pedido un automóvil o tal vez algunos hilos nuevos. En cambio, el futuro cantante de Doors pidió las obras completas del filósofo alemán Friedrich Nietzsche. & # XA0

Incluso cuando era adolescente, Morrison operaba a un nivel literario por encima de sus compañeros. Su evolución hasta convertirse en uno de los líderes del rock más fascinantes nunca fue una ambición, sino un desvío inesperado. Comenzó un día de verano y apostasía en 1965, cuando Morrison se encontró con su compañero de clase de UCLA Ray Manzarek en Los Ángeles y apos Venice Beach. Mientras los amigos miraban hacia el Pacífico, Morrison comenzó a recitar algunos de sus nuevos versos. Su voz estaba apenas por encima de un susurro, pero las palabras de Morrison y aposs fueron suficientes para hacer que el Manzarek de mentalidad musical se tambaleara. El núcleo de The Doors, su nombre tomado de una línea de William Blake a través de Aldous Huxley, se formó en el acto, lo que descarriló a Morrison y un futuro potencial como la respuesta de Estados Unidos y aposs a Rimbaud. & # XA0

Pistas clásicas de Doors como & quot; Jinetes en la tormenta & quot & quot; L.A. Woman, & quot & quot; Break on Through & quot y & quot; People Are Strange & quot; están imbuidas de sus imágenes, pero el retrato perdurable de Morrison como el chamán eléctrico vestido de cuero que & aposs grabado en la psique popular tiene la desafortunada consecuencia de eclipsar su reputación como poeta. Puede que The Doors le haya dado fama, pero fue la escritura lo que le trajo el éxtasis. Escribió constantemente a lo largo de su demasiado breve vida, produciendo guiones, fragmentos de novelas y tres volúmenes de poesía autoeditados.

Cuando murió el 3 de julio de 1971, con tan solo 27 años, dejó una formidable biblioteca de cuadernos y hojas sueltas. Uno de los borradores tenía el título "Plan para el libro", seguido de un breve resumen de cómo organizar sus obras originales. Nunca vivió para terminar el proyecto, pero ahora, 50 años después de su muerte, su familia ha cumplido su deseo creativo.

"Realmente quería que esto fuera todo un colectivo de lo que él & aposd hizo y lo que era", dice Morrison & aposd, la hermana menor Anne Morrison Chewning, quien se desempeña como co-ejecutora del fallecido cantante & aposd estate junto con su hermano, Andrew. El proyecto comenzó hace más de una década cuando su familia obtuvo un tesoro de revistas de Morrison & aposs. "No queríamos que se quedaran sentados en la bóveda", le dice a la GENTE. & quot; Vi esa página [escribió] con un plan para un libro y pensé, & aposOkay, bueno, eso & apostar. Eso es lo que haremos nosotros. Apos.

Las citas de Morrison, curadas y editadas por su amigo Frank Lisciandro, se intercalan a lo largo, proporcionando un contexto esclarecedor para su trabajo. Chewning también contribuyó con una gran cantidad de fotos de la infancia: fotos de vacaciones, tarjetas de Navidad y poses afuera de una acogedora casa de campo. Añaden una nueva dimensión a un hombre con predilección por la autotitología. "Quería que la gente viese que éramos una familia bastante normal", explica. "Todo el mundo quiere oír hablar del Rey Lagarto o algo así, pero Jim no nos lo aplicó a ninguno de nosotros".

Chewning recuerda a su hermano mayor como un bromista & quot; desde el principio. Me cambiaría cinco centavos por diez centavos porque los cinco centavos son más grandes. Y me mandaba abajo cuando los padres celebraban una fiesta. Entonces me metía en problemas porque se suponía que no debía ir allí. Pero nos divertimos. Mucha diversión. & Quot

El patriarca de la familia, George Stephen & quotSteve & quot Morrison, era un oficial naval altamente condecorado que pondría fin a su distinguida carrera como contralmirante. Después de sobrevivir al ataque de Pearl Harbor que llevó a Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial, se desempeñó como instructor de programas clasificados de armas nucleares en el suroeste de Estados Unidos. "Mi papá se iba mucho, y cuando él no se había ido, estaba muy ocupado", dice Chewning. `` Estuvo mucho en el Pentágono, o estaba volando. Siempre estuvo en alguna parte. Su ascenso en las filas significó mudanzas frecuentes para su familia. Con su vida social desarraigada de forma regular, el adolescente Morrison se apegó a la literatura. "Debido a que usted es siempre la nueva persona, se necesita un tiempo para acostumbrarse a la gente", dice Chewning. "Para Jim, [los libros] eran tremendamente importantes".

La pasión de Morrison & aposs por la lectura se volvió insoportable y, a veces, él & aposd recurrió a tácticas poco honestas para conseguir su solución. Una vez, su madre le dio algo de dinero para comprar una camisa nueva. Morrison compró el más barato que pudo encontrar en Goodwill y gastó el resto en libros. En otra ocasión, se excusó de la clase y le dijo a su maestro que necesitaba una cirugía de un tumor cerebral que no existía. En cambio, pasó el resto del día leyendo. & # XA0

Su elección de material fue tan avanzada como su puntaje de 149 CI. Prefirió a los maestros franceses como Rimbaud, Baudelaire, Moli & # xE8re, Balzac y Flaubert, así como los clásicos griegos de Sófocles y Plutarco, y el trabajo contemporáneo de poetas beat como Jack Kerouac, Allen Ginsberg, Gregory Corso y Lawrence Ferlinghetti. Hizo informes de libros sobre temas esotéricos como la demonología del siglo XVI, y citó libros que eran tan oscuros que un maestro se vio obligado a llamar a la Biblioteca del Congreso para asegurarse de que realmente existían. En un viaje familiar en automóvil, Morrison insistió en que hicieran una peregrinación a la casa de Carolina del Norte que alguna vez perteneció al novelista Thomas Wolfe de principios del siglo XX. "Por supuesto, no sabía quién era", se ríe Chewning. & quot; Papá dijo: & aposBueno, chicos, don & apost & quot; tienen que entrar. Yo & apostar & eacute; solo llevar & eacute; a Jim, supongo. & apos & quot

La lectura voraz de Morrison & aposs comenzó a alimentar su propia escritura. "Buscaba una palabra nueva y luego escribía un párrafo entero alrededor de ella sólo para entender el idioma", recuerda Chewning. Aunque él & aposd más tarde destruyó estos primeros cuadernos en un ataque de autoconciencia artística, uno de estos versos de la escuela secundaria más tarde emergería como la evocadora pieza hablada & quot; Horse Latitudes & quot en el disco de segundo año de Doors, 1967 & aposs. Días extraños. Si este poema es un indicio, su escritura de este período fue generalmente madura y ya estaba impregnada de su oscuridad característica. En otras palabras, no es ideal para su audiencia suburbana. "Jim le leyó un poema a mi madre y a un grupo de puente de los apóstoles", dice Chewning. --Estoy seguro de que tenían la boca abierta. Y luego corrió a su habitación de nuevo riendo.

A pesar de su prodigioso talento, o quizás debido a él, a Morrison le importaba poco la educación formal y no se molestó en postularse para la universidad. Finalmente, a instancias de sus padres y apos, se matriculó en St. Petersburg Junior College, en su estado natal de Florida. & quot; Él & aposd nunca tuvo un trabajo, así que tuvo que hacerlo alguna cosa", dice Masticar. Sobrevivió gracias a los cheques de sus padres a cambio de una carta mensual. Morrison usó estas misivas como una oportunidad para ejercitar su creatividad, escribiendo historias elaboradas (y dudosas) sobre cómo calmar un motín mientras se quemaba un teatro o ver a un hombre ahogarse en un pantano.

Estas cartas estarían entre las últimas comunicaciones de Morrison & aposs con sus padres. En años posteriores, los biógrafos de Doors caracterizarían su distanciamiento como un choque entre un rockero rebelde y su padre disciplinado. Pero Chewning sostiene que la realidad de su relación fue más matizada. "Solía ​​enojarme porque la gente suponía que todos los almirantes y generales eran malos y duros, pero mi padre era dulce. Fue divertido y elocuente. Y nunca estuvo muy enojado, simplemente no era un apóstol así. Pero esperaba modales. Nos criaron con & aposSí señor, no señor, sí ma & aposam. & Apos Él y Jim ciertamente no estaban de acuerdo en muchas cosas, así que chocaron un poco. Pero no horriblemente.

Un punto de inflexión en su relación ocurrió en enero de 1964, cuando los hijos de Morrison visitaron a su padre en su último comando, el portaaviones USS Bon Homme Richard. "Mi mamá dijo que Jim tuvo que cortarse el pelo antes de subir [a bordo]", recuerda Chewning. Morrison cumplió, pero aparentemente no fue lo suficientemente corto para su padre, quien lo envió al barbero de Ship & Aposs para un corte más militar. La sumisión fue humillante para el beatnik en ciernes de 20 años. "Creo que fue la última vez que se cortó el pelo en mucho tiempo", dice Chewning. & # xA0

Meses después, el 2 de agosto de 1964, las fuerzas navales bajo el mando mayor de Morrison & aposs participaron en una escaramuza militar frente a las costas de Vietnam. Known as the Gulf of Tonkin incident, the confrontation is cited by historians as the catalyst that instigated the Vietnam War. For those coming of age in the Sixties, the conflict served as the defining event of the era, and both Morrison men played a leading role on the two sides of the generation gap - the elder on the seas and the younger penning anti-war anthems like "The Unknown Soldier" and "Five to One."

Relations between the pair broke down for good when Morrison Sr. learned of his boy&aposs burgeoning rock &aposn&apos roll career. As he would later admit, "I…wrote Jim a letter severely criticizing his behavior and strongly advising him to give up any idea of singing or any connection with a musical group because of what I considered to be a complete lack of talent in this direction." Save for a single phone call, they didn&apost speak after that. Morrison never saw either of his parents again. On his record label biography distributed in 1967, he listed them as dead. "He just didn&apost want to be involved in dad&aposs life," Chewning observes today. "And he knew dad probably wouldn&apost approve of some of the things he was writing and singing about - and his behavior and his life. He was just totally the opposite of my dad. So, I think he just decided to separate." 

When Morrison Sr. was restationed in England as Commander-in-Chief of the US Naval forces in Europe, Chewning went along, too. For years she didn&apost know what had become of her older brother. "I would worry about him. I thought, &aposWhat is going to happen to him? He doesn&apost like to work. All he wants to do is write and read and have experiences.&apos I asked my girlfriend in college, &aposWhat happens to 50-year-old beatniks?&apos Because I didn&apost know how he could survive."

Then one day in 1967 she received a package from her mother. It was a copy of the Doors debut album, featuring their breakthrough smash, "Light My Fire." I took her a moment to realize that the handsome guy staring back at her on the record sleeve was her brother. "It was a complete surprise," she says. "I had no idea [Jim was in the Doors]. I was hearing &aposLight My Fire&apos in London, but I didn&apost have any relationship to it. Then my mother sent me the album. That&aposs always been my favorite Doors cover because it was such a shock to see it. That was such an amazing moment."

Once the surprise wore off, she put the record on the turntable and immediately fell for the music. "I didn&apost take any time to love all of it," she says with pride. "It&aposs fabulous." She even enjoyed "The End," which raised many an eyebrow with Morrison&aposs dramatic line: "Father, I want to kill you. Mother, I want to…" 

Drawing from his highly literate youth, Morrison had paraphrased the Greek tragedy Oedipus Rex, in which the title character murders his father and marries his mother. Chewning rejects those who take the song literally given his famously strained family ties. "I have to dispel that notion. It just makes me crazy when I hear people say, &aposOh, were your parents upset about "The End"? That was awful.&apos I tell them, &aposNo, no, that was just an Oedipus story redone in song. It was amazing.&apos I didn&apost take it as against our parents, like some people [did]. People were just in a panic about it. But no, I didn&apost see it that way at all."

Chewning moved back to California with her husband and infant son shortly after discovering that her brother was a rock star. Hearing that the Doors were due to fly into Los Angeles, she decided to surprise Morrison at the airport. "We went and met him - my husband and my little son. Jim looked at me and said, &aposYou don&apost happen to be my sister, do you?&apos" It was the start of a joyful reunion for the Morrison siblings. Chewning dropped in on a Doors session, where Morrison gave a sweet mid-song shoutout to her baby boy. They also visited the home Morrison shared with his girlfriend, Pamela Courson, and cooked them a Thanksgiving meal. "We&aposd see him, but not often," Chewning admits. "We were all in our 20s, I was pregnant. People were just busy in their own lives. You didn&apost know that soon it would be the last time. There just wasn&apost an urgency, which was the sad thing. I didn&apost ever see him perform. I wish I had."


7 Poet&rsquos Corner



Securing a grave in Père Lachaise &ndash the largest and most famous cemetery in Paris &ndash had to be kept quiet given Jim&rsquos rock star reputation. Thus, in order to be buried among the likes of Oscar Wilde, Edith Piaf and Chopin, Pamela had the death certificate inscribed &ldquoJames Morrison, poet.&rdquo As previously mentioned, Jim&rsquos funeral in the cemeteries &ldquoPoet&rsquos Corner&rdquo was short and hasty with few mourners and even lacked the presence of a Priest. As the $75 wooden casket &ndash the cheapest possible model ordered by Pamela&mdashwas lowered into the ground, few words were said before the party dispersed. The grave would remain unmarked for years with subsequent plaques continuously stolen. In 1981, a sculpted bust was defaced and ultimately lifted as well. As of today, 24-hour security guard Jim&rsquos grave which now houses a permanent marble headstone with a Greek epitaph that reads, &ldquoTrue to his own spirit.&rdquo


5 Things You May Not Have Known About Jim Morrison

On this date in 1971, Jim Morrison died in Paris, France, leaving behind a remarkable musical legacy for someone who was only 27 years of age. To celebrate his life on the day of his death, we’ve got the official Doors playlist all locked and loaded for your listening enjoyment, but we’ve also put together five things you may not have known about Morrison. Yes, we know, there’s a lot of stuff that you probably already do know, but we gave it our best shot.

1. He was fascinated by the assassination of JFK.

If Jim wasn’t aware of it, he certainly would’ve found it interesting that the first job of his father, Admiral George S. Morrison, when he took command of the USS Bon Homme Richard on November 22, 1963 was to tell the crew that President Kennedy had been assassinated in Dallas. “Kennedy’s death occupied a dark corner of the Morrison psyche, making frequent appearances in notebooks and later lyrics,” wrote the website Weirdland. “‘Dead president’s corpse in the driver’s car’ is one of the keystone images from both ‘Celebration of the Lizard’ and the song excerpted from this long poem, ‘Not to Touch the Earth.’”

2. He talked shop with Mick Jagger in a motel room.

In 1968, Jagger wanted to put on a big American rock show, and when agent Tito Burns suggested that he see how The Doors did it, he promptly flew to Los Angeles, showed up at The Doors’ office, and asked to see Morrison, who was at the Alta Cienega Motel. Jagger headed over there, and upon his arrival, he and Morrison chatted for awhile. Mick asked Jim if he mediated before a show. (He didn’t.) Jim asked Mick how Brian Jones was doing (He wasn’t doing well at all.) Mick asked Jim if he knew William S. Burroughs. (He didn’t.) And they talked about how over the top rock shows were. “They laughed together about how everything was overblown,” said Frank Lisciandro, in Stephen Davis’s book Jim Morrison: Life, Death, Legend. “They had grown up with movie stars and cowboy heroes and everything, and then all of a sudden they were center stage. They were both kind of boyishly bashful about it, and yet in full command. And it was very evident that they had mutual respect for each other’s talent.”

3. He once jammed with Jimi Hendrix. It did not go well.

The date was either March 6 or March 7, 1968 (the uncertainty apparently due to whether it was before or after midnight), the place was a New York City nightclub called The Scene, and the cast of characters included not only Hendrix and Morrison but also Janis Joplin. According to The Doors Interactive History, “Hendrix is on stage jamming with a group of musicians playing drums, bass, and second guitar. Jim, during one of the bluesier jams and heavily intoxicated, jumps up on stage and begins to wail some very obscene lyrics. As the song progresses, Jim doesn't. He soon collapses on the stage grabs Hendrix by the ankles and then clumsily drags himself away knocking a table of drinks over into Janis's lap!”

4. He had a close encounter with John Fogerty in Miami.

In Fogerty’s memoir, Fortunate Son: My Life, My Music, the Creedence Clearwater Revival frontman recalled Morrison turning up at a party Fogerty was holding in his suite at the Fontainebleau Hotel. “I remember being in the kitchen there, saying stuff like, ‘Yeah, man, I really think the machine are gonna take over,’ stuff I halfheartedly believe. And Jim’s like, ‘Oh, I don’t feel that way at all. The human spirit will always find a way to continue!’ I’m going, ‘Is this the Jim Morrison I’ve heard about? The guy who sang about killing his dad?’ He was all cheerful. I was the one talking gloom and doom!”

5. He had a lizard named after him.

Jason Head, a fossil archivist for the University of California-Berkeley spent hours listening to The Doors, so – per a 2013 CNN piece – when he found one of the biggest lizards ever to walk the earth, he decided to celebrate the band’s frontman by naming it the Bearded King Morrison. It’s been about 40 million years since the Lizard King in question walked the earth, but now its name will live on forever.


Troubled Times and Death

Morrison spent nearly the entirety of his adult life with a woman named Pamela Courson, and although he briefly married a music journalist named Patricia Kennealy in a Celtic pagan ceremony in 1970, he left everything to Courson in his will. (She was deemed his common law wife by the time of his death.) Throughout his relationships to Courson and Kennealy, however, Morrison remained an infamous womanizer. 

His drug use, violent temper and infidelity culminated in disaster in New Haven, Connecticut, on the night of December 9, 1967. Morrison was high, drunk and carrying on with a young woman backstage before a show when he was confronted by a police officer and sprayed with mace. He then stormed onstage and delivered a profanity-laced tirade that led to his arrest onstage, which then sparked area riots. Morrison was later arrested in 1970 for allegedly exposing himself at a Florida concert, though the charges were posthumously dropped decades later. 

In an attempt to get his life back in order, Morrison took time off from the Doors in the spring of 1971 and moved to Paris with Courson. However, he continued to be plagued by drugs and depression. On July 3, 1971, Courson found Morrison dead in the bathtub of their apartment, apparently of heart failure. Since the French officials found no evidence of foul play, no autopsy was performed, which has in turn led to endless speculation and conspiracy theorizing about his death. In 2007, a Paris club owner named Sam Bernett published a book claiming that Morrison died of a heroin overdose at his nightclub and was later carried back to his apartment and placed in the bathtub to cover up the real reason for his death. Jim Morrison was buried at the famous Pere Lachaise Cemetery in Paris, and his grave has since become one of the city&aposs top tourist destinations. He was only 27 years old at the time of his death.