Tope del husillo

Tope del husillo

Spindletop, un campo petrolífero del este de Texas, produjo 80.000 barriles por día y cambió el país y la producción de petróleo para siempre.


Tope del husillo - HISTORIA

El 13 de noviembre de 1925, Miles Frank Yount encontró petróleo en el campo Spindletop en Beaumont, Texas. El campo, que había estado inactivo desde principios de 1900 y rsquos, produjo más de 340.000 barriles de petróleo por acre por año, bombeando más de 50 millones de barriles en 5 años. Ahora financieramente seguros, Miles Frank y su esposa Pansy establecieron un establo de caballos American Saddlebred, rápidamente reconocidos como líderes en la industria. El 13 de noviembre de 1933, el octavo aniversario del segundo descubrimiento de Spindletop & rsquos, Miles Frank Yount murió de un ataque cardíaco a los 53 años. Dejada como beneficiaria de una gran riqueza, Mildred (Pansy) Yount eligió Kentucky como el lugar donde comenzaría de nuevo. Spindletop Farm se estableció en 1935 en 800 acres de tierra. A un costo de un millón de dólares, la construcción de Spindletop Hall comenzó en 1935 y tardó dos años en completarse. La Sra. Yount consideró la casa como un lugar de exhibición de Kentucky, una mansión moderna de arquitectura clásica. Cuando se completó, la mansión albergaba 40 habitaciones, cada una con su propio termostato, 14 baños, 133 puertas exteriores e interiores de tamaño estándar, 102 ventanas con mosquiteros de cobre y 11 chimeneas. Hay más de 45.000 pies cuadrados de superficie. En el momento de la construcción, la escalera circular y la sala de estar de 30 x 60 pies eran las más grandes de Kentucky. Finalmente, la Sra. Yount expandió la granja a 1,066 acres. En la propiedad había siete millas de vallas metálicas, 17 casas para sirvientes y peones agrícolas y 18 graneros. También había un invernadero, una piscina, una casa de baños, una cancha de tenis, dos aviarios y tres perreras. Pansy Yount vivía en Spindletop con su hija adoptiva, también llamada Mildred, y su tercer marido y entrenador de caballos Cape Grant. Los Kentucky Blue Bloods la consideraban "dinero nuevo" y nunca la aceptaron en su círculo social. Después de divorciarse del Sr. Grant, Pansy dejó Spindletop en 1955. A principios de 1959, Spindletop Farm fue vendida a la Universidad de Kentucky por $ 850,000. La finca fue autofinanciada por Pansy durante un período de diez años sin cobrar intereses a la Universidad. La Sra. Yount murió en 1962 y ese mismo año Spindletop Hall se convirtió en la residencia de la Facultad, el Personal y el Club de Antiguos Alumnos de la Universidad de Kentucky. La lista del Club & rsquos cuenta con más de 1000 miembros familiares, de pareja, mayores e individuales. Damos la bienvenida a los nuevos Socios e invitamos a todos los socios a que vengan a su Club para cualquiera de las numerosas actividades que hemos planeado para su disfrute.

La información de membresía está disponible en el vestíbulo o puede solicitarse aquí en el sitio web. El Club en UK & rsquos Spindletop Hall publica un boletín bimestral para brindar a los miembros información sobre todas las funciones y eventos especiales del Club. Se produce un Calendario Anual de Eventos al comienzo de cada año y se envía por correo a los miembros una Guía de Actividades al Aire Libre de Verano a principios de la primavera. La Guía de actividades al aire libre detalla todos nuestros programas y funciones de verano, incluida información sobre natación, tenis, instalaciones de práctica de golf y más.

Membresías disponibles para profesores, personal, exalumnos y miembros asociados de la Asociación de Exalumnos del Reino Unido de la Universidad de Kentucky. NO se requiere el estatus de exalumno para unirse. Membresías de clubes sujetas a aprobación.


LOS HEREDEROS DEL PETRÓLEO DETERMINADOS NO DEJAR QUE SPINDLETOP LOS ELUDE - OTRA VEZ

En una pequeña tienda de bloques de hormigón de segunda mano con un tosco letrero pintado a mano en el escaparate que todavía promete "Venta de fin de año", se encuentra Brown L. Peregoy, proveedor de sueños.

El sueño, en este caso, es del petróleo, la fuente más grande de todos los tiempos, el legendario Spindletop de Texas, y de los posibles $ 2 mil millones o $ 3 mil millones en regalías que pueden estar esperando a cualquiera que pueda reclamar legalmente el famoso campo petrolífero. justo al sur de Beaumont, Texas.

`` Esta vez '', dice Peregoy, `` creo que los tenemos ''.

Los herederos de Pelham Humphries han dicho eso antes.

Un cazarrecompensas de Tennessee, Humphries poseía 4.428 acres que incluían gran parte de Spindletop antes de que se descubriera petróleo allí en 1901.

Y sus herederos han presentado 19 demandas reclamando la tierra desde el día en que el cielo se volvió negro y el petróleo se disparó 30 metros en el aire, sin control durante nueve días, transformando Texas y Estados Unidos para siempre.

Solo tres pozos Spindletop generaron más petróleo que todos los campos rusos, los principales productores de petróleo en ese momento.

Las empresas que se convertirían en Texaco, Exxon, Amoco, Phillips y Gulf se enriquecieron en Spindletop y pagaron millones en regalías a los propietarios a lo largo de los años.

Para los herederos de Humphries, sin embargo, su último desafío legal terminó en una derrota en 1968. En ese momento, el juez Homer Thornberry, del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de EE. UU., Escribió proféticamente: `` A diferencia de los viejos soldados, los futuros herederos nunca se desvanecen ''. '

Pero casi dos décadas después, en las verdes y onduladas colinas del este de Tennessee, dos grupos rivales de herederos de Humphries, quizás 2.500 en total, han contratado genealogistas británicos en duelo y han acumulado lo que dicen ser cofres de guerra legales de un millón de dólares para montar lo que podría ser el desafío más sofisticado y mejor financiado hasta el momento.

La primera demanda se presentará "en 30 a 90 días", dice Peregoy, director de Humphries Heirs Trust Association.

"Tenemos más esperanzas ahora que nunca", dice Nadine Decker, tataranieta de Pelham Humphries y presidenta del grupo de herederos original, Pelham Humphries Heirs Association, Inc. "Vamos a encontrar la verdad.''

Lo que renovó sus esperanzas fue que la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en julio pasado revivió una demanda presentada por los herederos de un perforador de petróleo que supuestamente había escrito una pieza de Spindletop en 1911.

En un fallo que se interpretó como una gran victoria para todos los que presentaron reclamos, el tribunal dijo que un juez del Tribunal de Distrito de Texas había desestimado el caso demasiado apresuradamente y ordenó una nueva audiencia, que no se ha fijado.

Una reunión de los herederos de Humphries el otoño pasado atrajo a 4.000 personas a Johnson City, Tennessee, donde escucharon a genealogistas y abogados.

"Es como un cuento de hadas hecho realidad", dijo un heredero potencial.

Ambos grupos de herederos de Humphries dicen que los intentos anteriores de demostrar su propiedad fracasaron porque no tenían el dinero para compilar la documentación convincente que ha sido descubierta solo en los últimos dos o tres años por varios genealogistas y abogados.

Ahora afirman que pueden probar, entre otras cosas, que Pelham Humphries nunca vendió la tierra que le otorgó México en 1835.

'' Si tienen algo nuevo que traer a la mesa que atraviese 80 años de historia, ciertamente lo consideraremos '', dice Mike C. Smith, consejero regional asociado de Chevron USA, quien ha seguido las diversas afirmaciones hechas. no sólo por los herederos de Humphries, sino por cientos de personas a lo largo de los años. "Si es lo mismo de siempre, que parece ser", agregó Smith,

"Creo que las negociaciones no serían demasiado fructíferas".

Los grupos rivales parecen impávidos ante la perspectiva de enfrentarse a las principales compañías petroleras.

"Las grandes petroleras no me molestan", dice Peregoy, de 48 años, un ex instalador de tuberías que vende camisetas del "tío Pel" con su propio dibujo de su antepasado de rostro severo. Peregoy recuerda cuando su tío, el reverendo L. B. Glover, presentó una demanda en 1948 en nombre de 200 herederos, solo para que la desestimaran por un tecnicismo en 1951.

"Realmente perdió la cabeza después de eso", dice Peregoy. '' Causó una gran impresión. Es algo que cuando lo tienes en mente, no desaparece ''.

Peregoy emprendió la búsqueda en 1983, después de que un infarto lo obligara a retirarse.

"Es algo que siempre quise hacer", dice.

"Es un montón de tonterías", declara Michel Halbouty, propietario de una empresa petrolera en Houston y coautor del libro definitivo sobre Spindletop, publicado en 1952.

'' Alguien tiene una idea, y dicen, bueno, mi nombre es Joe Goose, y el nombre de mi pariente era Joe Goose, y el nombre de su pariente era Joe Goose, todo el camino de regreso a Spindletop.

Él reúne a toda la familia, a todos los Joe Goose, y ellos aportaron varios cientos de miles y nadie sabe adónde va ese dinero. Y luego comienza de nuevo en cinco años '', dijo Halbouty.

La búsqueda también ha provocado una disputa en la familia.

En 1985, Peregoy, quien afirma ser el tatara-tatara-sobrino de Pelham Humphries, fue destituido como presidente de la Asociación de Herederos de Pelham Humphries porque dijeron que había violado los estatutos de la asociación al aceptar una tarifa de referencia de un genealogista que trabajaba para los herederos.

El genealogista, James Petty de Salt Lake City, dice que le dijo a Peregoy que su estudio de 16 meses de la familia mostró que Peregoy no era pariente de la familia Humphries.

Peregoy y Petty no se hablan. Peregoy admite que tomó el dinero, pero sostiene que renunció "porque teníamos 32 directores y sentía que tenía las manos atadas, así que comencé de nuevo".

Dice que su nuevo grupo tiene 6.000 miembros en los 50 estados y siete países extranjeros, y cinco miembros de la junta. El grupo rival cuenta con 1.000 miembros.

El único hecho indiscutible sobre Pelham Humphries es que llegó a Texas a principios de la década de 1830 cuando todavía era parte de México, y adquirió una legua de tierra, 4,428 acres, en 1834.

Después de eso, sin embargo, las cuentas divergen. En realidad, incluso el nombre de Humphries está en disputa. Los herederos dicen que había dos Humphries: William y Pelham.

- mientras que el genealogista Petty sostiene que solo había uno, William Humphries, y otro genealogista ha encontrado a John Pelham Humphries.

Quienquiera que fuera, el dueño de la tierra firmó su nombre con una X.

Peregoy dice que Humphries murió en 1835 por causas desconocidas o en un tiroteo en 1840, sin testamento ni descendientes directos. Petty dice que Humphries murió en 1846 o 1848, y dejó una viuda y siete hijos.

Los registros de escrituras muestran que Humphries o sus herederos `` vendieron '' la tierra varias veces, una a William Inglish en 1836, y nuevamente a otros compradores en 1840 y 1859, cuando, según la estimación de algunos genealogistas, Humphries ya estaba muerto.

La prueba de la fraudulencia de esas escrituras, una presentada 24 años después de la supuesta venta, es un elemento clave en el caso de los herederos.

Mientras tanto, Peregoy ha escrito "La balada de Pelham Humphries", una oda de bluegrass a su antepasado que cree que tiene una oportunidad en las listas de éxitos.

La canción relata la leyenda de Spindletop, luego pasa a: "Diez mil herederos ahora deambulan por las calles de cada pequeño pueblo cuando los juntamos todos, derribaremos ese Big Oil. . . ''

La esposa de Peregoy, Lena, dice que ya tiene planes para el dinero.

"No iría por un Rolls-Royce", dice pensativa, "pero podría comprarme un Lincoln nuevo". La mía está casi gastada ''.


Historia de Texas: el descubrimiento en Spindletop que cambió la industria petrolera para siempre

A principios del siglo XX, la economía de Texas dependía de la agricultura, la ganadería y la industria maderera. El sureste de Texas tenía otro recurso, el petróleo, pero la cantidad de subterráneo seguía siendo un misterio.

Según History, a fines del siglo XIX, se habían realizado varios descubrimientos de petróleo en la parte sureste del estado, incluidos pequeños campos cerca de Nacogdoches y en Corsicana. Sin embargo, se necesitaba más aceite.

Texas solo producía una mera fracción del total del país. En 1900, la producción de petróleo de Texas era de 863.000 barriles, mientras que el total nacional era de 63 millones.

Justo al sur de Beaumont en el este del condado de Jefferson, el campo petrolífero Spindletop descubrió una formación de domo de sal. Varias empresas petroleras y manufactureras intentaron capturar petróleo en Spindletop pero no tuvieron éxito.

En 1899, Anthony F. Lucas, un destacado experto en formaciones de domos de sal, estuvo a cargo de la operación de perforación. Lucas pudo perforar a una profundidad de 575 pies, pero no logró atravesar el domo de sal.

Un año después, Lucas utilizó un nuevo tipo rotativo más pesado y eficiente para excavar. Durante casi tres meses, Lucas excavó con la ayuda de un experimentado equipo de perforación de Corsicana.

El 10 de enero de 1901, después de numerosos intentos de excavar en el domo de sal, la industria petrolera de Texas cambió para siempre.

El barro comenzó a burbujear por el agujero, luego salieron del suelo seis toneladas de tubería de perforación de cuatro pulgadas. Después de varios minutos de lodo, seguido de gas y luego salió aceite. Se cree que la columna de aceite se vio a kilómetros de distancia.

El éxito de Spindletop tuvo un impacto financiero significativo en la tierra y sus alrededores. La población de Beaumont aumentó de 10.000 a 50.000.

Muchos inversionistas vinieron a Texas para tener en sus manos el boom petrolero. A fines de 1902, se habían formado más de 500 empresas, incluidas Gulf Oil Corporation y Texaco. Un total de 285 pozos estaban en operación.


La historia del petróleo alcanzó su punto culminante cuando el pozo de agua de la cúpula de sal, conocido como Spindletop, arrojó Black Gold 150 'en el aire.

Spindletop es conocido en la historia del petróleo como el primer pozo petrolero de importancia real.

Porque este descubrimiento de oro negro cambió la historia de Texas así como la historia global.

Antes de 1901, la historia de Texas era simplemente una de raíces agrícolas rurales.

Sin embargo, el descubrimiento de cantidades masivas de petróleo combinado con los avances de perforación realizados por Howard Hughes para sacarlo del suelo de manera más eficiente, empuje la historia de Texas repentinamente a la era del petróleo y la industria.

El pozo de agua en Spindletop se perforó el 9 de enero de 1901, cerca de Beaumont, TX. Este pozo de petróleo NO fue el primer intento del hombre de aprovechar el petróleo de la tierra. Por ejemplo, el primer pozo petrolero de América del Norte se perforó en 1858 en Ontario, Canadá, y uno en los Estados Unidos en 1859 en Titusville, Pensilvania, a una profundidad de 69 pies.

Sin embargo, la mayoría de la gente no se da cuenta de que La historia del petróleo comenzó realmente en China. en 347 d.C. En este momento, los chinos perforaron en busca de petróleo a profundidades de hasta 800 pies. ¿Cómo? Se adjuntó un tipo de broca al extremo de los postes de bambú. El oro negro también se conocía como "agua ardiente" en el siglo VII d. C. en Japón.

Filtraciones de aceite natural estuvieron presentes en Texas durante cientos de años antes de la llegada de los europeos e incluso habían sido utilizados por los nativos americanos.

Se informa que los indios de Texas le dijeron a los europeos que el el oro negro tenía usos medicinales, y los exploradores españoles informaron haber visto petróleo flotando en la superficie de las aguas y lo usaron para calafatear sus botes.

Alrededor de 1899, el ingeniero de minas austriaco, el capitán Anthony F. Lucas respondió a un anuncio colocado por Patillo Higgins para un nuevo socio. Lucas y Higgins creían que Spindletop Hill era una gran cúpula de sal y podría contener aceite y azufre. Higgins había notado filtraciones de petróleo y llamaradas de gas en la colina mientras tomaba su clase de escuela dominical en los picnics.

Con la ayuda de Al y Curt Hamill, Lucas comenzó a perforar en 1900. Después de varios meses de decepción, se hizo el descubrimiento que cambiaría el curso de la historia de Texas: ¡el chorro de agua Spindletop!

Spindletop brotó durante nueve días antes de que pudiera ser coronado y arrojado oro negro 150 pies en el aire. Tres meses después, se habían perforado cinco pozos más. Estos seis pozos produjeron más que petróleo en un día que el mundo entero y cambiaron la percepción del petróleo por parte del hombre más que cualquier otro, incluso en la historia del petróleo.

En tan solo unos meses, más de 50.000 "boomers del petróleo" inundaron Beaumont. Torres de perforación de madera llenaban el horizonte hasta donde alcanzaba la vista. Los hombres que buscaban trabajo llenaban Beaumont y dormían en las calles si no podían encontrar una cama disponible.

El lugar más infame de Beaumont fue Salón de cabañas de troncos de Grinnell. Cuenta la leyenda que alguien fue asesinado en Grinnell's todos los sábados por la noche.

Al igual que la Fiebre del oro de California, el La carrera por Black Gold estaba en marcha, esta vez en Texas. Pero los picos y las cacerolas de oro fueron reemplazados por brocas y torres de perforación. Se estaba escribiendo la historia del petróleo.

Las cúpulas de sal atrajeron la atención de los especuladores de todo el mundo. Se formaron empresas para aprovechar y capitalizar la estampida hacia riquezas y riquezas obscenas. La mayoría de las principales compañías petroleras de hoy nacieron con la noticia de Spindletop: Texaco, Exxon, Mobil y Sun son algunas.

Entre todos estos empresarios y hombres de negocios, un hombre no puede quedar fuera de la historia del petróleo y la perforación: el infame Howard Hughes.

Gracias a este hombre, el mundo actual de la exploración de petróleo y gas incluye avances sofisticados como la perforación direccional y la perforación de petróleo en alta mar.

La broca de cola de pescado (o broca de arrastre) se usó con éxito en el Lucas bien en Spindletop pero no pudo perforar formaciones sueltas y aquellas propensas a derrumbarse. Por lo tanto, la perforación se limitó a los reservorios cercanos a la superficie. Las brocas de cola de pez no solo se limitaban a la perforación poco profunda, sino que también eran lentas, perforando a velocidades tan bajas como 2 'por día.

En 1908, el Sr. Hughes y su socio, Walter Sharp, construyeron un modelo de madera de una broca tipo rodillo y lo probaron en Goose Creek, TX. Su concepto no era basarse en raspar la roca como una cola de pez, sino en picar, triturar y pulverizar formaciones de roca dura utilizando conos que rodaban en un verdadero círculo.

Los filos de corte fueron diseñados para evitar que los cortes caigan en cortes anteriores, evitando así el rastro. Este movimiento de balanceo permitió a la broca triturar y triturar constantemente nueva roca con cada giro.

¡El experimento fue un gran éxito! Inmediatamente fundaron Sharp-Hughes Tool Company en 1909, y Howard Hughes terminó con la propiedad completa en 1915. La compañía pasó a ser conocida como Hughes Tool Company.

Con la muerte de Howard en 1924, su hijo, Howard Robard Hughes abandonó la Universidad de Rice para administrar Hughes Tool Company.

Howard Hughes, Jr., vendió Hughes Tool Company en una oferta pública inicial en 1972. En 1987, Hughes Tool Company se fusionó con Baker International y se hizo conocida como Baker Hughes.

Con la adquisición de Eastman Christensen, Baker Hughes fusionó Eastman Christensen con Hughes Tool Company. Esto se conoció como Hughes Christensen Company en 1992.

No se puede decir lo suficiente sobre las contribuciones a la perforación realizadas por Howard Hughes.

Sus contribuciones cambiaron para siempre la historia del petróleo y la perforación, ya que la humanidad se ha vuelto completamente dependiente del crudo. & # Xa0

Cien años después, todos los principales fabricantes de brocas todavía siguen el concepto básico de la broca de dos conos de Sharp-Hughes. Las contribuciones de la broca de dos conos han sido tan inmensas que la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Mecánicos ha designado a la broca de dos conos Hughes como un hito histórico de la ingeniería mecánica.


Spindletop: cómo cambió el mundo

En celebración de ese centenario, literalmente, se realizará una gran explosión en Beaumont el miércoles 10 de enero. Será una conmemoración de todo el día y un regreso a esos primeros diez días del siglo XX, repletos de personajes vestidos de época. La admisión es gratis.

Se ha construido una réplica del pozo de perforación de madera original que volará 120 pies en el aire como parte de la recreación en el Museo Spindletop-Gladys City Boomtown en el campus de la Universidad de Lamar. Por supuesto, no será aceite de verdad, sino agua pura.

La ceremonia de apertura del miércoles a las 10 a.m. estará a cargo del ex presidente George H. W. Bush, presidente honorario del evento. La primera recreación de la fuente será a las 10:32 a.m. Otra será a las 3:03 p.m. Las festividades finalizarán a las 3:30 p.m.

Se planean varias actividades, históricas y entretenidas, para el día, incluidos paseos en una diligencia y un tranvía de camión de bomberos. El servicio de transporte gratuito estará disponible durante todo el día desde los estacionamientos cercanos hasta el área de celebración. La cantante del condado, Tracy Byrd, interpretará su "Canción Spindletop".

Cuando ese primer pozo de Spindletop, el Lucas Gusher, entró con fuerza, tuvo un efecto sorprendente e inmediato en Beaumont. De una ciudad de 9.000 habitantes, aparentemente de la noche a la mañana, pasó a 50.000.

Los trenes de ciudades cercanas como Galveston realizaban trayectos nocturnos especiales a Beaumont. De repente, todos querían estar allí. Y lo fueron. De esos días surgen historias increíbles y muchas de ellas se verán, escucharán o leerán el miércoles.

De Spindletop surgieron cientos de empresas petroleras. Algunos se han ido hace mucho tiempo. Algunos se quedaron y se hicieron más grandes. Como Texaco o Exxon.

Texas se convirtió en sinónimo de petróleo. Desde los salvajes e independientes hasta los gigantes. Cientos de miles de pozos, petróleo y gas, salpican el paisaje del estado. No hay un área del condado que no haya sido tocada por petróleo y gas.

Miles de pozos están produciendo en el Área de la Bahía, incluidos varios cientos en el área de Clear Lake-Friendswood-Pearland-Alvin. Uno de los más recientes ha sido el pozo en Space Center Blvd., cerca de NASA Road 1.

El Lucas Gusher sopló sin control durante nueve días antes de que fuera taponado. Nadie había visto nunca un golpe de pozo con tanta fuerza. Comparado con los pozos de hoy de miles de pies de profundidad, el Lucas tenía solo 1,160 pies. Pero esa era la norma en esos días, ya que la tecnología no existía para profundizar mucho más.

El petróleo no abundaba a principios de siglo. Entonces, el carbón proporcionaba el 90 por ciento de la energía utilizada en los Estados Unidos. El petróleo era un producto de alto valor y se utilizaba básicamente para lubricar y quemar estufas y lámparas.

Antes de que Lucas Gusher explotara el grande, la producción de petróleo en los estados era de menos de 60 millones de barriles al año, y la mayor parte provenía del este. Un pozo se consideraba bueno si producía 150 barriles por día. El Lucas Gusher produjo aproximadamente 100.000 barriles por día. En 1902, Spindletop por sí solo producía el 20 por ciento del mercado estadounidense.

Beaumont creció en riquezas y aquellos que querían ser ricos, los llamaron "Boomers". Eso se debió a que, a lo largo del borde sur de Spindletop, surgió una ciudad en auge. Consistía en pensiones, restaurantes, tabernas y demás. Se llamó Gladys City.

Cada habitación en Beaumont y Gladys City tenía un costo extra. No había una habitación disponible. En su libro "Spindletop", James Clark y Michael Halbouty señalaron que "los hombres dormían en mesas de billar, en sillas de barbero, en azoteas y porches, escaparates e infiernos dondequiera que pudieran encontrar un lugar". Los niños pequeños podían ganar $ 10 al día vendiendo su lugar en la fila en las dependencias. "Los acuerdos que involucraban millones de dólares eran tan comunes como la venta de palomitas de maíz en una feria", escriben Clark y Halbouty. "Los dólares de plata se apilaban como leños en los bancos y las estaciones de ferrocarril. Los hombres entraban, los recogían con palas y los contaban en las habitaciones traseras".

No importa que el precio por barril se desplomó a 25 centavos debido al gran hallazgo nuevo. Ahora había un tipo diferente de fiebre por la tierra. Fue empacado y vendido por las medidas de las patas de una torre de perforación.

El agua, sin embargo, se volvió imbebible debido a los derrames y desbordes de las decenas de pozos que se habían metido en el agua subterránea. Los empresarios pronto vendieron agua embotellada hervida. El whisky se convirtió en el líquido preferido de la zona. La mitad del whisky vendido en Texas se consumió en Beaumont.

Debido a que el petróleo se volvió tan abundante, la Oficina de Patentes de los Estados Unidos emitía 30 patentes por semana para equipos que queman combustible líquido. Muy pronto, el aceite Spindletop se envió a países como Alemania y Japón.

Si bien Spindletop y Gladys City hicieron millonarios a muchos, fue un fracaso para muchos más.

Pero todas las cosas buenas llegaron a su fin, gracias al exceso de producción y perforación. Los cientos de pozos habían hecho tan bien su trabajo que en 1911 Spindletop era una ciudad fantasma virtual. Pero lo que había hecho era obligar a los cazadores salvajes a trasladarse a otros campos en Texas y Luisiana.

El Lucas Gusher recibió su nombre de Anthony Lucas, quien, con Pattillo Higgins, forzó una sociedad que pasó por dificultades y angustias al intentar encontrar petróleo antes de aterrizar el grande. Higgins, un predicador de medio tiempo, nombró Gladys City por una niña en su clase de escuela dominical. Ambos hombres tenían un pasado colorido. Lucas estaba en el ejército en su Austria natal y era un experto en domos de sal. En un momento dado, para mantener la perforación en el Lucas # 1, como se conocía entonces, él y su esposa vendieron los muebles de su casa para cubrir los gastos. Cuando Higgins y Lucas se unieron con un nuevo equipo de perforadores, los hermanos Hamill, el éxito estaba en el horizonte. Los hermanos Hamill eran verdaderos expertos en perforación.

Ambos hombres permanecieron en el negocio después de vender su participación en Spindletop. Higgins exploró campos alrededor de la costa del Golfo de Texas durante casi 50 años, mientras que Lucas era un consultor muy solicitado. Los Hamill tuvieron una carrera de perforación muy exitosa después de Spindletop.


EnergyTexas History Today in Texas History: Oil Struck at Spindletop

Su descubrimiento convirtió a un estado dependiente de la agricultura y la ganadería en el principal productor de energía del país. Comportamientos indescriptibles como llenar el tanque de gasolina, encender un interruptor de luz y encender la televisión, cada granizo en el linaje del descubrimiento de Spindletop y el boom que creó.

Nacido en Sabine Pass, Higgins y su familia se mudaron a Beaumont cuando tenía seis años. Según el destino, esta sería la ciudad a la que traería prosperidad. A la edad de 17 años, una pelea de seis disparos con los ayudantes del alguacil dejó a Higgins herido en su brazo izquierdo, lo que resultó en una amputación.

A pesar de perder su brazo, Higgins bien podría haber pronunciado la broma machista de "deberías ver al otro tipo", ya que la bala disparada resultó fatal para el oficial en el lado equivocado del futuro barril de wildcatter.

El incidente se debió al vandalismo de una iglesia negra, cargado de honda Higgins, durante el cual rompió sus ventanas y aterrorizó a los feligreses.

Un jurado lo declaró no culpable de asesinato solo unos días antes de cumplir los 18 años. Incapacitado y empañado, Higgins languideció en la ciudad empañando aún más su apellido con travesuras. Atrapado ansiosamente en sus formas de pantomima, nada menos que la intervención divina lo sacaría.

Sobresaliendo como leñador para una empresa de Beaumont, Higgins encontró la salvación en la Biblia. En sus propias palabras, "solía confiar en las pistolas y ahora mi confianza está en Dios".

Pasó de malhechor a maestro de escuela dominical en casi un instante y así comenzó su viaje de delincuente de pueblo pequeño a emprendedor pionero.

Higgins, ahora un golpeador dogmático de la Biblia, desaprobaba el alcohol y detestaba cualquier entretenimiento público. También tenía predilección por adoptar niñas huérfanas, una de las cuales se convertiría en su esposa.

Un día, a caballo, Higgins descubrió que la tierra de arcilla roja era óptima para la fabricación de ladrillos.

Habiendo oído hablar de los éxitos en la fabricación de ladrillos en el Medio Oeste, hasta Pensilvania, Higgins hizo el viaje inverso al del defensa del Alamo, el sargento. Maj Hiram James Williamson para aprender de los innovadores de Keystone State.

Mientras estaba allí, descubrió que los ladrilleros producían un producto más liviano pero más resistente al hornear a temperaturas más calientes y consistentes. La quema de aceite, en lugar de madera, logró una mayor intensidad y una llama constante.

La impresión que dejó Higgins no fue solo del potencial del combustible para su nueva vocación, sino también del combustible en sí. Existía un terreno similar en los campos petrolíferos nacientes de Pensilvania al igual que alrededor de su casa en el sureste de Texas.

Aunque era de un tipo diferente a los que se apresuraron a llegar a California a mediados del siglo XIX, Higgins era un prospector y regresó a Texas con un tesoro en el ojo.

A su regreso, Higgins eligió Spindletop, una cúpula de sal cercana como el lugar para su fábrica de ladrillos, creyendo más allá de cualquier sombra de duda que debajo de su suelo yacía el petróleo y el gas necesarios para alimentar el fuego.

Haciendo equipo con otros dos, George W. Carroll y George Washington O’Brien, los hombres se aseguraron todos los derechos de la colina. O’Brien, en particular, ya había poseído la mitad del terreno, convencido de la existencia del petróleo desde que lo vio rezumar del suelo en 1865.

Al formar una sociedad, los tres hombres crearon la compañía Gladys City Oil en 1892, que lleva el nombre de uno de los estudiantes favoritos de la escuela dominical de Higgins. Pero durante casi 10 años, el trío y su compañía perforaron la tierra y emergieron con nada más que tierra.

Habiendo dimitido de la empresa a mediados de la década, Higgins saltó, sombrero en mano, a cualquier posible financista o aliado al que pudiera convencer para que respaldara otro esfuerzo por encontrar petróleo.

El hombre que respondió a la llamada fue Anthony Francis Lucas, un ingeniero petrolero y experto en domos de sal del este. La pareja, al igual que la tripulación anterior, nuevamente se quedó corta y agotó sus arcas durante la asociación de corta duración. La misión se convirtió en una burla en Beaumont, ya que los espectadores se convencieron cada vez más de su inutilidad.

Lucas pudo obtener fondos para continuar perforando en el este, incluido el famoso banquero Andrew Mellon, pero regresó con solo una pequeña parte de las posibles ganancias y dejó a Higgins colgando por completo.

Y así, poco después del cambio de siglo, Lucas continuó las operaciones de perforación sin Higgins.

No es exactamente el final culminante del libro de cuentos que Higgins probablemente imaginó, el rufián convertido en rufián fue reivindicado el 10 de enero de 1901 cuando 100.000 barriles de petróleo al día salieron disparados del pozo Spindletop durante nueve seguidos.

Higgins finalmente demandó a Lucas por violar el contrato de arrendamiento anterior, un desafío que la pareja resolvió fuera de los tribunales. Pero ese asentamiento no revelado se convirtió en todo lo que Higgins se benefició de esa colina de Spindletop. Rebotó por la región especulando, a veces encontrando el éxito, otras veces encontrando la bancarrota.

Seguía siendo un nómada, demasiado impaciente y obstinado para diferenciar entre un pozo seco y un manantial en espera.

Después de años de especulaciones no verificadas, Higgins jugó un papel decisivo en el descubrimiento que impulsó a Texas a nuevas alturas, la más alta de las cuales llegó con la revolución del fracking de fines de la década de 1990.

Beaumont y el resto del sureste de Texas han sido eclipsados ​​durante mucho tiempo por la Cuenca Pérmica del oeste. Pero sin Spindletop, el frenesí especulativo que siguió puede no haber producido el primer pozo de la cuenca 19 años después.

Es una casualidad que aproximadamente seis meses después de la destrucción del área por el huracán de Galveston de 1900, una inundación de otro tipo marcaría el comienzo de una prosperidad salvaje.

El reciente tumulto de la industria y la recesión económica derivada sigue siendo un testimonio desalentador de la importancia del legado de Spindletop en Texas. Y no hay Spindletop sin Patillo Higgins.

En su tomo cronológico "Gigante bajo la colina: una historia del descubrimiento de petróleo Spindletop en Beaumont, Texas, en 1901", las autoras Judith Walker Linsley, Ellen Walker Reinstra y Jo Ann Stiles dijeron de Higgins: "Tanto [sus] virtudes como sus faltas eran más grandes que la vida. Para bien y para mal, simplemente era como era, y resultó que tuvo un efecto enorme ".

Hace más de un siglo, un wildcatter con un solo brazo llamado Higgins alteró la trayectoria del estado de Austin, auspiciado por Houston y obsequiado por Nelson y Strait.

Si no está entre esas figuras en el Lone Star Mt. Rushmore, Higgins está al alcance de la mano, más bien, al alcance de la mano.

Divulgación: A diferencia de casi todos los demás medios de comunicación, The Texan no está en deuda con ningún interés especial, no solicita ningún tipo de financiamiento estatal o federal y depende exclusivamente de sus lectores para obtener apoyo financiero. Si desea convertirse en una de las personas ante las que somos responsables financieramente, haga clic aquí para suscribirse.


Tope del husillo

Anthony F. Lucas comenzó a perforar un pozo de domo de sal con Gladys City Company cerca de Beaumont, Texas en 1899.

When Lucas and his company ran out of money, John H. Galey and James M. Guffey, financed Lucas and formed a partnership named J.M. Guffey Co.

They struck oil on January 10, 1901, creating the great gusher on Spindletop known as the Lucas Well.

John H. Galey began his oil career at historic Pithole (12 miles from Titusville) in 1865 where he drilled the Maple Shade Gusher.

Both Galey and Guffey in the early 1870's worked as agents for the Titusville oil country supply firm of Gibbs & Sterrett.

Their work at Spindletop resulted in the formation of the Gulf Oil Company.

Texaco was also formed as a result of the success as Spindletop

Temas. This historical marker is listed in this topic list: Industry & Commerce. A significant historical date for this entry is January 10, 1901.

Localización. 41° 37.087′ N, 79° 40.271′ W. Marker is in Titusville, Pennsylvania, in Crawford County. Marker is on Smock Road (Pennsylvania Route 8), on the right when traveling north. Toque para ver el mapa. Marker is in this post office area: Titusville PA 16354, United States of America. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a poca distancia de este marcador. Gulf (here, next to this marker) Union 76 Gasoline (here, next to this marker) Texaco (here, next to this marker) Sun Oil Co./Sunoco

(here, next to this marker) Pennzoil & South Penn (here, next to this marker) Exxon (here, next to this marker) Drake Well (here, next to this marker) Sterling Oil (here, next to this marker). Touch for a list and map of all markers in Titusville.


Spindletop: The Gusher That Launched The Oil Industry

Although the modern oil industry is said to have begun with the drilling of the first oil well by Edwin Drake in Pennsylvania, it was the discovery of oil at Spindletop in Beaumont, Texas, that pushed the world into the age of crude oil. The exact date when this happened is January 10, 1901.

That day, an enormous geyser of oil exploded from a drilling site at Spindletop Hill coating the landscape with a thick slimy mess for hundreds of feet. Nobody had seen a gusher so powerful and so plentiful before. Soon a booming oil industry grew around Beaumont, and America’s oil production tripled overnight. Petroleum that was previously used only as a lubricant and in place of kerosene in lamps became the main fuel source for trains and ship, and new inventions such as automobiles and airplanes.

The Lucas gusher of Spindletop Hill in Beaumont, Texas, blowing thousand of barrels of oil in the air on January 1901.

At the beginning of the 20th century, Texas had a rural economy revolving around agriculture, cattle ranching and lumber. Oil production was insignificant, representing just one percent of the total national output. However, the fact that there was a substantial reserve of oil somewhere beneath Texas was apparent. People knew about oil in the area for hundreds of years. In the mid-16th century, the Spanish used oil from seeps near Sabine Pass for caulking their ships. Settlers near Nacogdoches used seeping oil as lubricants before 1800. The first attempt at drilling was made just after the Civil War at a place called Sour Lake. In the later years, numerous discoveries were made in east and central Texas, especially at Corsicana in 1896.

In the early 1890s, Patillo Higgins, a one-armed mechanic and lumber merchant became convinced that there was oil to be found under a hill called Spindletop near the town of Beaumont in southeast Texas. Higgins had noticed gas bubbling up from numerous little springs on the hill, which he tried to light and they immediately caught fire. He even bought a book on geology and taught himself everything he needed to know about oil formation and exploration. In 1892, he organized the Gladys City Oil, Gas and Manufacturing Company, and tried unsuccessfully to drill, until he ran out of money. Higgins pleaded for funds, but geologists declared that there was no oil under Spindletop, and that Higgins was a fool and so was anybody who invested in Higgin’s stupid dream. Higgin's responded by siphoning a couple of gallons of gas from the hill and burning it in a lamp at his home. But people only ridiculed him.

Patillo Higgins (L) and Captain Anthony F. Lucas (R)

In a last act of desperation, Higgins placed an advertisement in a magazine seeking a partner. Only one man replied—he was Captain Anthony F. Lucas, an experienced geologist who knew a lot about salt domes, which Spindletop was one.

Lucas stuck a deal with Higgins, leasing the track of land from the latter and commenced his own drilling operation. But when Lucas too ran out of money, he approached John Galey and James Guffey, the country’s most successful wildcatters. Galey and Guffey agreed to help finance the drilling, but Lucas would get only one-eight of the share. Higgins, on the other hand, would get nothing, unless Lucas split his own share.

Galey, who had an uncanny ability to find oil, went to inspect the hill one morning accompanied by Lucas’s wife (Lucas being out of town), drove a stake on the ground next to a bubbling little spring and declared to Mrs. Lucas, “Tell that Captain of yours to start that first well right here. And tell him that I know he is going to hit the biggest oil well this side of Baku”

John Galey (L) and James Guffey (R)

Drilling began in the autumn of 1900. The drillers fought their way through hundreds of feet of quicksand that had frustrated all previous efforts. At around 870 feet, just as Higgins had predicted and Galey had confirmed, oil began to show, but this oil-sand layer was too soft and fine, and the technology was not refined enough to recover oil from such a slush. The drillers decided to continue drilling, and at approximately 1,100 feet, they struck an enormous pocket of oil. At first, mud began to bubble with great force from the well. In a matter of seconds, the immense pressure within the well shot the 6-ton drill pipe out of the ground and up through the derrick, knocking off the top. Then there was silence. The drillers, who had scattered away for their lives, approached the well gingerly to find the derrick in a terrible mess, with debris and mud six inches deep on the derrick floor. As they started to clean the mud away, the well began to rumble and mud began to erupt again in a deafening roar, followed by gas and finally green, heavy oil. The geyser of oil blew over 150 feet up in the air, twice the height of the derrick itself.

The historic Lucas oil well gusher at Spindletop, Beaumont, Texas, 1901. Photo: University of Texas Arlington Libraries

For the next nine days the well flowed at a unprecedented rate of 100,000 barrels a day, far more than any oil producing well in America. As a matter of fact, the Spindletop gusher was producing more oil than all of the oil wells in the United States combined. Nobody had seen anything like this before, except perhaps in Baku, in Azerbaijan.

When news of the discovery flashed across the nation, there was a mad scramble for leases. Land prices rose exponentially. Land that sold for $10 an acre went for as much as $900,000. By June there were a dozen successful oil wells on Spindletop, and by the end of 1902, there were over 200 wells jammed on the hilltop owned by at least a hundred different companies, many of them drilling on postage-stamp-sized sites. While many of these companies went bust before the year was over, others managed to gain a strong foothold over the oil market and went on to become major corporates with a global presence. These companies include, Texas Company (later Texaco), Gulf Oil Corporation, Sun Oil Company, Magnolia Petroleum Company, and Humble (later Exxon), to name a few.

Spindletop Oil Field in 1902. Photo: Texas Energy Museum

The town of Beaumont itself swelled from 10,000 to more than 50,000 in a matter of months. Nearly one-third of these were living in tents on the hill. Surrounding the hill, many shacks, saloons, gambling houses and whorehouses sprang up to serve the various needs of the rowdy population. According to one estimate, Beaumont drank half of all whiskey consumed in Texas in those early months.

In its first year, Spindletop produced more than 3.5 million barrels of oil 17.4 million on its second year. Spindletop utterly destroyed the monopoly held by John D. Rockefeller and Standard Oil, as the center of the oil industry shifted from Pennsylvania and Appalachia to Texas. Spindletop’s oil also ushered in the new era of fuel oil. However, this was not by design but rather the unintended consequence of the fact that Texas oil was of such poor quality that it could not be made into kerosene. So it primarily went for heat, power and locomotion. Crude oil became so abundant and cheap, that a host of industries converted from coal to oil overnight, including the Santa Fe Railroad and steamship companies.

“Spindletop Viewing Her Gusher”, a painting by local artist Arion Arion, commissioned by Higgins’s partner George Washington Carroll. It depicts a lady wearing Grecian drapery reclining on a cloud bank and gazing at a gushing oil well. The painting now hangs in the Tyrell Historical Library, in Beaumont. Foto: Jeff Wilson/Texas Monthly

In the years that followed, Spindletop’s success was repeated many times over in the southeast, along the Gulf Coast and Louisiana. But Spindletop itself couldn’t keep up the momentum for long. Over production caused the underground pressure to give out, and production on Spindletop plummeted to only 10,000 barrels per day. Eventually, the locus of American production moved away from Texas to Oklahoma, where a string of oil discoveries were made, beginning in 1901 and culminating in the discovery of the Glenn Pool Oil Reserve in 1905. By 1906, Oklahoma was producing over half of the region’s total production.

In the late 1920s, Spindletop experienced a second boom when another oil reserve was discovered at deeper depths. In 1927, Spindletop produced its all-time annual high of 21 million barrels. Within five years, 60 million barrels had been produced. Spindletop continued to be profitable until about 1936. From the 1950s to about 1975, Spindletop produced sulphur.

A crowd watches the replica Lucas gusher right off Highway 69 in Beaumont, Texas, blowing water hundreds of feet into the sky at the same rate oil blew in on that famous day in January of 1901. Photo: Beaumont CVB

To commemorate the importance of the development of Spindletop oilfield, a pink granite monument was erected in 1941 near the site of the Lucas gusher. But decades of extraction of oil and suplhur caused the ground to subside, and the monument was moved to the Spindletop-Gladys City Boomtown Museum at the Lamar University campus at Beaumont, about 1.5 miles south. The museum features a replica of the oil derrick Lucas used to drill at Spindletop that gushes out water from time to time, recreating the historic event of January 10, 1901.

The actual site of the gusher is marked by a flagpole flying the Texas flag.

The replica Lucas gusher in Beaumont, Texas. Foto: Mike Towber/Flickr


The Lucas Gusher, 1901

Photograph of the Lucas gusher in 1901. The Lucas gusher is a spindletop that is gushing oil out of the top of it. On the ground surrounding the spindletop are several workers, two holding a large hose.

Descripción física

One photographic image, b&w: 11.25 in. X 14.0 in.

Información de creación

Contexto

Esta photograph is part of the collection entitled: Where the West Begins: Capturing Fort Worth's Historic Treasures and was provided by the University of Texas at Arlington Library to The Portal to Texas History, a digital repository hosted by the UNT Libraries. It has been viewed 11765 times, with 63 in the last month. More information about this photograph can be viewed below.

People and organizations associated with either the creation of this photograph or its content.

Creator

Audiencias

¡Consulte nuestro sitio de Recursos para educadores! Hemos identificado esto photograph como un fuente principal dentro de nuestras colecciones. Researchers, educators, and students may find this photograph useful in their work.

Proporcionado por

Biblioteca de la Universidad de Texas en Arlington

La biblioteca promueve el aprendizaje, la enseñanza y la investigación para enriquecer el crecimiento intelectual, creativo y profesional de estudiantes y profesores. Más que un simple almacén de libros, revistas, mapas y manuscritos, la biblioteca es un medio próspero para los servicios disponibles para los usuarios con la única misión de brindar servicios innovadores y de calidad.

Contáctenos

Descriptive information to help identify this photograph. Siga los enlaces a continuación para encontrar elementos similares en el Portal.

Descripción

Photograph of the Lucas gusher in 1901. The Lucas gusher is a spindletop that is gushing oil out of the top of it. On the ground surrounding the spindletop are several workers, two holding a large hose.

Descripción física

One photographic image, b&w: 11.25 in. X 14.0 in.

Notes

Attached to the back of the photograph is a newspaper article from the Fort Worth Star-Telegram on Sunday, September 28, 1941. The headline reads, "Birthday Party for Spindletop. World's Most Famous Oil Field". The article reads, "Spindletop, the world's most famous oil field, is having a birthday party next month. Discovered 40 years ago when the Lucas gusher roared in on a low hill south of Beaumont to open America's first great oil field, Spindletop was the beginning of the modern petroleum industry and started a new industrial era for Texas. The Texas Mid-Continent Oil and Gas Association is holding a three-day anniversary celebration at Beaumont in connection with its annual convention. On Oct. 9, a monument will be dedicated to the Spindeltop pioneers, and on Oct. 10 a reunion of oldtimers will be held. In these pictures you see the big oil field in its early days."

Asignaturas

Palabras clave

University of North Texas Libraries Browse Structure

Item Type

Identifier

Unique identifying numbers for this photograph in the Portal or other systems.

  • Adhesión o control local No: AR406-5-20-8_01
  • Archival Resource Key: ark:/67531/metapth41398

Colecciones

This photograph is part of the following collection of related materials.

Where the West Begins: Capturing Fort Worth's Historic Treasures

The materials in this collection, which include photographs, letters, books, and more, reflect the history of Fort Worth. This project was funded by the Amon Carter Foundation and the Adeline and George McQueen Foundation.


Ver el vídeo: This Story Will Help You Activate YOUR HIDDEN POTENTIAL The Story of Spindletop