Excavación del Monte Sión, Jerusalén, Israel

Excavación del Monte Sión, Jerusalén, Israel

Imagen 3D

Área de excavación en el cementerio protestante del Monte Sión en Jerusalén, etapa final de la temporada de campo de 2015. Consulte las anotaciones para obtener más detalles.

Consulte http://www.deiahl.de/current.html#mt-zion-jerusalem (en inglés) o http://www.deiahl.de/id-2015-381.html (en alemán) para obtener un campo detallado informe o haga clic en https://goo.gl/vDv4BF para ver en un mapa.

Modelo derivado de una serie de imágenes fotografiadas por Katharina Palmberger.

Bibliografía
K. Palmberger, D. Vieweger, Die Grabung im Anglikanisch-Preußischen Friedhof auf dem Zionsberg en Jerusalén. Zeitschrift des Deutschen Palästina-Vereins 131/2, 2015, 201-207.

D. Vieweger, K. Palmberger, M. Serr, Neue Ausgrabungen auf dem Zionsberg. Welt und Umwelt der Bibel 3/2016, 70-72.

Apoya a nuestroOrganización sin ánimo de lucro

Nuestro sitio es una organización sin fines de lucro. Por solo $ 5 al mes, puede convertirse en miembro y apoyar nuestra misión de involucrar a las personas con el patrimonio cultural y mejorar la educación histórica en todo el mundo.


Descubiertas puntas de flecha antiguas de la destrucción babilónica de Jerusalén

Los arqueólogos han descubierto evidencia de la sangrienta conquista babilónica de Jerusalén en el siglo VI a.C.

Los expertos que excavaron en un sitio de excavación en el Monte Sión de Jerusalén dirigido por la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte encontraron capas de ceniza y puntas de flecha, así como lámparas, una borla o arete de oro y plata y piezas de cerámica de la Edad del Hierro.

La conquista babilónica de Jerusalén tuvo lugar en 587 y 586 a. C. La naturaleza de los artefactos y la capa de ceniza apuntan a un capítulo sangriento en la historia de la ciudad.

"Para los arqueólogos, una capa de ceniza puede significar varias cosas diferentes", dijo el profesor de historia de UNC Charlotte, Shimon Gibson, en un comunicado. "Podrían ser depósitos de ceniza retirados de los hornos, o podría ser la quema localizada de basura. Sin embargo, en este caso, la combinación de una capa de ceniza llena de artefactos, mezclada con puntas de flecha y un adorno muy especial indica algún tipo de devastación y destrucción". .

"Nadie abandona las joyas de oro y nadie tiene puntas de flecha en la basura doméstica".

Una de las puntas de flecha de tipo escita que se encuentran en el monte Sión de Jerusalén. (Expedición arqueológica del monte Sion / Virginia Withers)

Gibson dijo que el área es donde una vez estuvo una antigua línea de fortificación. "Las puntas de flecha se conocen como 'puntas de flecha escitas' y se han encontrado en otros sitios de conflicto arqueológico de los siglos VII y VI a. C.", explicó, y señaló que fueron utilizadas por guerreros babilónicos. "En conjunto, esta evidencia apunta a la conquista histórica de la ciudad por Babilonia porque la única gran destrucción que tenemos en Jerusalén para este período es la conquista de 587/586 BCE "

Los antiguos escitas ocupaban una vasta área, que abarcaba partes de lo que ahora son Rusia y Ucrania, y se extendía hasta Asia central.

Las lámparas de arcilla descubiertas en el monte Sión también son típicas del período en que los babilonios sitiaron Jerusalén. Liderados por el rey Nabucodonosor, los babilonios finalmente abrieron una brecha en las defensas de Jerusalén y arrasaron la ciudad, destruyendo el templo del rey Salomón.

El pendiente o adorno de borla descubierto en el sitio de excavación. (Expedición arqueológica del monte Sion / Rafi Lewis)

La Universidad de Haifa y el Colegio Académico Ashkelon de Israel también participan en el proyecto arqueológico del Monte Sión. Los arqueólogos han encontrado restos de las épocas romana y bizantina en el sitio, así como evidencia del saqueo de Jerusalén durante la Primera Cruzada.

Israel continúa revelando nuevos detalles de su rica historia. En otro proyecto, arqueólogos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill descubrieron recientemente un mosaico bíblico de 1.600 años en el norte de Israel.
CIUDAD ROMANA PERDIDA QUE FUERA EL HOGAR DE LOS APÓSTOLES DE JESÚS ENCONTRADA, DICEN LOS ARQUEÓLOGOS
El mosaico, que representa una escena del libro del Éxodo, fue encontrado en el sitio de una sinagoga del siglo V en Huqoq.

El estudiante de UNC Charlotte, Miles Shen, sostiene una lámpara que data de la Edad del Hierro. (Expedición arqueológica del monte Sion / James Tabor)

En otra parte, la Iglesia de los Apóstoles, que se dice que fue construida sobre la casa de los discípulos de Jesús, Pedro y Andrés, ha sido descubierta cerca del Mar de Galilea de Israel, según un equipo de arqueólogos estadounidenses e israelíes.


Evidencia de la conquista babilónica de Jerusalén 587/586 a. C. encontrada en la excavación del monte Sión

Los investigadores que excavan en la excavación arqueológica en curso de UNC Charlotte en el monte Sión en Jerusalén han anunciado un segundo descubrimiento significativo de la temporada 2019: una clara evidencia de la conquista babilónica de la ciudad desde 587/586 a. C.

El descubrimiento es de un depósito que incluye capas de ceniza, puntas de flecha que datan de la época, así como tiestos de la Edad del Hierro, lámparas y una importante pieza de joyería de época: una borla o pendiente de oro y plata. También hay indicios de una estructura significativa de la Edad del Hierro en el área asociada, pero el edificio, debajo de las capas de períodos posteriores, aún no se ha excavado.

El Proyecto Arqueológico Mount Zion, codirigido por el profesor de historia de la UNC Charlotte, Shimon Gibson Rafi Lewis, profesor titular del Ashkelon Academic College y miembro de la Universidad de Haifa, y James Tabor, profesor de estudios religiosos de la UNC Charlotte, ha estado en funcionamiento durante más de una década y ha realizado numerosos hallazgos significativos relacionados con los muchos períodos históricos de la ciudad antigua, incluido el anuncio realizado en julio de 2019 sobre la evidencia sobre el saqueo de la ciudad durante la Primera Cruzada. El hallazgo actual es uno de los más antiguos y quizás el más prominente en su importancia histórica, ya que la conquista babilónica de Jerusalén es un momento importante en la historia judía.

El equipo cree que el depósito recién descubierto se puede fechar en el evento específico de la conquista debido a la combinación única de artefactos y materiales encontrados: cerámica y lámparas, al lado de la evidencia del asedio babilónico representado por madera quemada y cenizas. y una serie de puntas de flecha de bronce y hierro de tipo escita que son típicas de ese período.

Debido a la ubicación del sitio, se pueden eliminar varias explicaciones alternativas para los artefactos, argumentan los investigadores.

“Sabemos por dónde discurría la antigua línea de fortificación”, señaló Gibson, “así que sabemos que estamos dentro de la ciudad. Sabemos que no se trata de un vertedero, sino del barrio suroeste de la ciudad de la Edad del Hierro; durante el siglo VIII a.C., el área urbana se extendía desde el área de la 'Ciudad de David' hacia el sureste y hasta Western Hill, donde están cavando ".

Los depósitos de ceniza, de manera similar, no son evidencia concluyente del ataque babilónico en sí mismos, pero lo son mucho más en el contexto de otros materiales.

"Para los arqueólogos, una capa de ceniza puede significar varias cosas diferentes", dijo Gibson. “Podrían ser depósitos de ceniza retirados de los hornos o podría ser la quema localizada de basura. Sin embargo, en este caso, la combinación de una capa cenicienta llena de artefactos, mezclada con puntas de flecha, y un adorno muy especial indica algún tipo de devastación y destrucción. Nadie abandona las joyas de oro y nadie tiene puntas de flecha en la basura doméstica ”.

“Las puntas de flecha se conocen como 'puntas de flecha escitas' y se han encontrado en otros sitios de conflicto arqueológico de los siglos VII y VI a. C. También son conocidos en sitios fuera de Israel. Eran bastante comunes en este período y se sabe que fueron utilizados por los guerreros babilónicos. En conjunto, esta evidencia apunta a la conquista histórica de la ciudad por Babilonia porque la única gran destrucción que tenemos en Jerusalén para este período es la conquista de 587/586 a. C. ”, dijo.

Los artefactos de arcilla también ayudan a fechar el descubrimiento. Las lámparas, señala Gibson, son las típicas lámparas pellizcadas de base alta de la época.

"Es el tipo de confusión que uno esperaría encontrar en una casa en ruinas después de una redada o batalla", dijo Gibson. "Objetos domésticos, lámparas, pedazos rotos de cerámica que se habían volcado y destrozado ... y puntas de flecha y una joya que podría haberse perdido y enterrado en la destrucción".

"Francamente, las joyas son un hallazgo raro en los sitios de conflicto, porque este es exactamente el tipo de cosas que los atacantes saquearán y luego se derretirán".

"Me gusta pensar que estamos excavando dentro de una de las 'casas del Gran Hombre' mencionadas en el segundo libro de Reyes 25: 9", especuló Gibson. “Este lugar habría estado en una ubicación ideal, ya que está cerca de la cima occidental de la ciudad con una buena vista del Templo de Salomón y el Monte Moriah al noreste. Tenemos grandes expectativas de encontrar mucho más de la ciudad de la Edad del Hierro en futuras temporadas de trabajo. "

El edificio que aparentemente forma parte de la capa permanece sin excavar.

"Uno podría preguntarse ¿por qué no hemos excavado todo el edificio?" Dijo Gibson. “La razón es que poco a poco estamos derribando el sitio, nivel por nivel, período por período, y al final de esta última temporada de excavación, dos metros de estructuras domésticas de períodos bizantinos y romanos posteriores aún deben excavarse por encima de la Edad del Hierro. nivel por debajo. Planeamos ponernos manos a la obra en la temporada 2020 ".

La pieza de joyería inesperada y rara encontrada es aparentemente una borla o arete, con una parte superior de oro en forma de campana. Abrochado debajo hay una parte de plata en forma de racimo de uvas. Gibson señaló que este descubrimiento de joyas "es un hallazgo único y es una clara indicación de la riqueza de los habitantes de la ciudad en el momento del asedio". El único otro descubrimiento de joyas en Jerusalén de este período se hizo hace muchos años en 1979 en una tumba de la Edad del Hierro en Ketef Hinnom en las afueras de la ciudad.

Los investigadores dicen que encontrar evidencia de un evento histórico crítico es lo que hace que el descubrimiento sea particularmente emocionante. Lewis, otro codirector del proyecto, explicó que “es muy emocionante poder excavar la firma material de cualquier evento histórico dado, y más aún con respecto a un evento histórico importante como el asedio babilónico de Jerusalén”.

Según todos los relatos, la conquista babilónica de la ciudad por parte del rey neobabilónico Nabucodonosor fue feroz y resultó en una gran pérdida de vidas, con la destrucción de la ciudad y la quema de casas, y el saqueo y desmantelamiento del templo del rey Salomón a Dios. . El gobernante local del Reino de Judá, el rey Sedequías, intentó huir de la ciudad con su séquito, pero finalmente fue capturado y llevado cautivo a Babilonia.

La Biblia hebrea relata la hambruna y el sufrimiento que sufrieron los habitantes de Jerusalén durante el prolongado asedio babilónico de la ciudad: Así que la ciudad fue sitiada hasta el undécimo año del rey Sedequías. El noveno día del [cuarto] mes, el hambre se agravó en la ciudad, y no hubo pan para la gente de la tierra. Entonces se abrió una brecha en la ciudad, y todos los hombres de guerra [huyeron] de noche por el camino de la puerta entre los dos muros…. Y él [Nabuzaradán, el capitán de la guardia babilónico] quemó la casa del Señor, y la casa del Rey y todas las casas de Jerusalén, incluso la casa de todo gran hombre, quemó al fuego..” (2 Reyes 25: 1-9).

El asedio babilónico de Jerusalén duró bastante tiempo a pesar de que muchos de los habitantes querían darse por vencidos.

“El rey Sedequías simplemente no estaba dispuesto a pagar tributo a Nabucodonosor y el resultado directo de esto fue la destrucción de la ciudad y el Templo”, dijo Gibson.

Cada año, los judíos religiosos en Jerusalén y en todo el mundo oran y ayunan en memoria de la destrucción del Templo judío a Dios en Jerusalén, primero por los babilonios en 587/586 a. C., lo que resultó en el exilio de los habitantes de la ciudad a Babilonia. y una vez más en el 70 EC a manos de las legiones romanas dirigidas por Tito. Para recordar la devastadora destrucción del Templo, los judíos se reúnen en sinagogas de todo el mundo y en la plaza del Muro Occidental en Jerusalén, para orar y llorar en Tisha B 'Av (el noveno día del mes hebreo de Av) según el calendario judío. , que cae este año el 11 de agosto.

El proyecto arqueológico Mount Zion está dirigido por Gibson y Tabor del UNC Charlotte College of Liberal Arts & amp Sciences, en conjunto con Lewis of Ashkelon Academic College y Haifa University, y con el patrocinio de Aron Levy, John Hoffmann, Cherylee y Ron Vanderham, Patty. y David Tyler y otros, y facilitado por Sheila Bishop para la Fundación para la Arqueología Bíblica.

La excavación cuenta con una gran cantidad de voluntarios, incluidos estudiantes de UNC Charlotte. El proyecto ha sido una de las actividades de verano favoritas para muchos del Programa Levine Scholars de UNC Charlotte, el programa nacional altamente selectivo de la Universidad para académicos de pregrado.

"Participar en la excavación de Mount Zion ha sido una oportunidad increíble para los Levine Scholars", dijo Diane Zablotsky, directora del Programa de Levine Scholars de UNC Charlotte. "Aunque tienen diferentes orígenes y estudian en diferentes especialidades, compartieron una experiencia única que dejó ellos con un profundo aprecio por la arqueología, la historia de Jerusalén y una cosmovisión ampliada ".

El sitio está dentro del parque "Sovev Homot" administrado por la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel. Otros restos sustanciales de la antigua ciudad de varios períodos se descubrieron durante la temporada 2019, incluidos sótanos abovedados de la época de Herodes el Grande, una calle bizantina que era la continuación suroeste de la calle principal de la ciudad conocida como la Cardo Máximoy una zanja defensiva hundida que corría frente a las fortificaciones que recibieron a los cruzados cuando atacaron Jerusalén en 1099 y obstaculizaron su asalto a la ciudad.

La compleja secuencia arquitectónica de estructuras superpuestas que datan de hace unos 3.000 años está siendo cuidadosamente mapeada por un equipo de registradores y dibujantes encabezados por Steve Patterson. UNC Charlotte ha estado realizando excavaciones arqueológicas en Jerusalén desde 2006 y mucha información histórica y arqueológica vital se ha extraído constantemente de las operaciones de excavación.

Foto, parte superior, un pendiente o adorno de borla hecho de oro y plata y una de las puntas de flecha de tipo escita encontradas en la capa de destrucción de 587/586 a. C., Expedición arqueológica del monte Sión / Rafi Lewis y Virginia Withers, respectivamente.

En el recuadro, Miles Shen, un erudito de Levine, sostiene una lámpara que data de la Edad del Hierro, Expedición Arqueológica del Monte Sion / James Tabor.


Evidencia de la conquista babilónica de Jerusalén encontrada en la excavación del monte Sión

Los investigadores que excavan en la excavación arqueológica en curso de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte en el Monte Sión en Jerusalén han anunciado un segundo descubrimiento significativo de la temporada 2019: una clara evidencia de la conquista babilónica de la ciudad desde 587/586 a. C.

El descubrimiento es de un depósito que incluye capas de ceniza, puntas de flecha que datan de la época, así como tiestos de la Edad del Hierro, lámparas y una pieza importante de joyería de época: una borla o pendiente de oro y plata. También hay indicios de una estructura significativa de la Edad del Hierro en el área asociada, pero el edificio, debajo de las capas de períodos posteriores, aún no se ha excavado.

El Proyecto Arqueológico Mount Zion, codirigido por el profesor de historia de UNC Charlotte, Shimon Gibson, Rafi Lewis, profesor titular del Ashkelon Academic College y miembro de la Universidad de Haifa, y James Tabor, profesor de estudios religiosos de UNC Charlotte, ha estado en funcionamiento. durante más de una década y ha realizado numerosos hallazgos importantes relacionados con los muchos períodos históricos de la ciudad antigua, incluido el anuncio realizado en julio de 2019 sobre la evidencia sobre el saqueo de la ciudad durante la Primera Cruzada. El hallazgo actual es uno de los más antiguos y quizás el más destacado en su importancia histórica, ya que la conquista babilónica de Jerusalén es un momento importante en la historia judía.

El equipo cree que el depósito recién descubierto se puede fechar en el evento específico de la conquista debido a la combinación única de artefactos y materiales encontrados & # 8212 cerámica y lámparas, lado a lado con evidencia del asedio babilónico representado por quemado madera y cenizas, y una serie de puntas de flecha de bronce y hierro de tipo escita que son típicas de ese período.

Debido a la ubicación del sitio, se pueden eliminar varias explicaciones alternativas para los artefactos, argumentan los investigadores. “Sabemos por dónde discurría la antigua línea de fortificación”, señaló Gibson, “así que sabemos que estamos dentro de la ciudad. Sabemos que no se trata de un vertedero, sino del barrio suroeste de la ciudad de la Edad del Hierro; durante el siglo VIII a.C., el área urbana se extendía desde el área de la 'Ciudad de David' hacia el sureste y hasta el Western Hill donde estamos cavando ".

Los depósitos de ceniza, de manera similar, no son evidencia concluyente del ataque babilónico en sí mismos, pero lo son mucho más en el contexto de otros materiales.

"Para los arqueólogos, una capa de ceniza puede significar varias cosas diferentes", dijo Gibson. “Podrían ser depósitos de ceniza retirados de los hornos o podría ser la quema localizada de basura. Sin embargo, en este caso, la combinación de una capa cenicienta llena de artefactos, mezclada con puntas de flecha, y un adorno muy especial indica algún tipo de devastación y destrucción. Nadie abandona las joyas de oro y nadie tiene puntas de flecha en su basura doméstica ”.

“Las puntas de flecha se conocen como 'puntas de flecha escitas' y se han encontrado en otros sitios de conflicto arqueológico de los siglos VII y VI a. C. & # 8221, dijo Gibson. & # 8220 También son conocidos en sitios fuera de Israel. Eran bastante comunes en este período y se sabe que fueron utilizados por los guerreros babilónicos. En conjunto, esta evidencia apunta a la conquista histórica de la ciudad por Babilonia porque la única gran destrucción que tenemos en Jerusalén para este período es la conquista de 587/586 a. C. ”, dijo.

El académico de la UNC Charlotte Levine, Miles Shen, sostiene una lámpara que data de la Edad del Hierro. (Fotografía de James Tabor.)

Los artefactos de arcilla también ayudan a fechar el descubrimiento. Las lámparas, señala Gibson, son las típicas lámparas pellizcadas de base alta de la época.

"Es el tipo de confusión que uno esperaría encontrar en una casa en ruinas después de una redada o batalla", dijo Gibson. "Objetos domésticos, lámparas, pedazos rotos de cerámica que se habían volcado y destrozado ... y puntas de flecha y una joya que podría haberse perdido y enterrado en la destrucción".

"Francamente, las joyas son un hallazgo raro en los sitios de conflicto, porque este es exactamente el tipo de cosas que los atacantes saquearán y luego se derretirán".

"Me gusta pensar que estamos excavando dentro de una de las 'casas del Gran Hombre' mencionadas en el segundo libro de Reyes 25: 9", especuló Gibson. “Este lugar habría estado en una ubicación ideal, ya que está cerca de la cima occidental de la ciudad con una buena vista del Templo de Salomón y el Monte Moriah al noreste. Tenemos grandes expectativas de encontrar mucho más de la ciudad de la Edad del Hierro en futuras temporadas de trabajo. "

El edificio que aparentemente forma parte de la capa permanece sin excavar. "Uno podría preguntarse ¿por qué no hemos excavado todo el edificio?" Dijo Gibson. “La razón es que poco a poco estamos derribando el sitio, nivel por nivel, período por período, y al final de esta última temporada de excavación, dos metros de estructuras domésticas de períodos bizantinos y romanos posteriores aún deben excavarse por encima de la Edad del Hierro. nivel por debajo. Planeamos ponernos manos a la obra en la temporada 2020 ".

La pieza de joyería inesperada y rara encontrada aparentemente es una borla o arete, con una parte superior de oro en forma de campana. Abrochado debajo hay una parte de plata en forma de racimo de uvas.


Un adorno de oreja o borla hecho de oro y plata de la capa de destrucción de 587/586 a. C. (Fotografía de Virginia Withers).

Gibson señaló que este descubrimiento de joyas "es un hallazgo único y es una clara indicación de la riqueza de los habitantes de la ciudad en el momento del asedio". El único otro descubrimiento de joyas en Jerusalén de este período se hizo hace muchos años en 1979 en una tumba de la Edad del Hierro en Ketef Hinnom en las afueras de la ciudad.

Los investigadores dicen que encontrar evidencia de un evento histórico crítico es lo que hace que el descubrimiento sea particularmente emocionante. Lewis, otro codirector del proyecto, explicó que “es muy emocionante poder excavar la firma material de cualquier evento histórico dado, y más aún con respecto a un evento histórico importante como el asedio babilónico de Jerusalén. & # 8221

Según todos los relatos, la conquista babilónica de la ciudad por el rey neobabilónico Nabucodonosor fue feroz y resultó en una gran pérdida de vidas, con la demolición de la ciudad y la quema de casas, y el saqueo y desmantelamiento del templo del rey Salomón a Dios. . El gobernante local del Reino de Judá, el rey Sedequías, intentó huir de la ciudad con su séquito, pero finalmente fue capturado y llevado cautivo a Babilonia.

La Biblia hebrea relata la hambruna y el sufrimiento que sufrieron los habitantes de Jerusalén durante el prolongado asedio babilónico de la ciudad: Y la ciudad fue sitiada hasta el undécimo año del rey Sedequías. El noveno día del [cuarto] mes, el hambre se agravó en la ciudad, y no hubo pan para la gente de la tierra. Entonces se abrió una brecha en la ciudad, y todos los hombres de guerra [huyeron] de noche por el camino de la puerta entre los dos muros…. Y él [Nabuzaradán, el capitán de la guardia babilónico] quemó la casa del Señor, y la casa del Rey y todas las casas de Jerusalén, incluso la casa de todo gran hombre, quemó al fuego..” (2 Reyes 25: 1-9).

El asedio babilónico de Jerusalén duró bastante tiempo a pesar de que muchos de los habitantes querían darse por vencidos. “El rey Sedequías simplemente no estaba dispuesto a pagar tributo a Nabucodonosor y el resultado directo de esto fue la destrucción de la ciudad y el Templo”, dijo Gibson.

Cada año, los judíos religiosos en Jerusalén y en todo el mundo oran y ayunan en memoria de la destrucción del Templo judío a Dios en Jerusalén, primero por los babilonios en 587/586 a. C., lo que resultó en el exilio de los habitantes de la ciudad a Babilonia. y una vez más en el 70 EC a manos de las legiones romanas dirigidas por Tito. Para recordar la devastadora destrucción del Templo, los judíos se reúnen en sinagogas de todo el mundo y en la plaza del Muro Occidental en Jerusalén, para orar y llorar en Tisha B 'Av (el noveno día del mes hebreo de Av) según el calendario judío. , que cae este año el 11 de agosto.

El proyecto arqueológico Mount Zion está dirigido por Shimon Gibson y James Tabor de la Facultad de Artes Liberales y Ciencias de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, junto con Rafi Lewis de Ashkelon Academic College y la Universidad de Haifa, y con el patrocinio de Aron Levy, John Hoffmann, Cherylee y Ron Vanderham, y Patty y David Tyler y otros, y facilitado por Sheila Bishop para The Foundation for Biblical Archaeology.

La excavación también cuenta con una gran cantidad de voluntarios, incluidos estudiantes de UNC Charlotte. El proyecto ha sido una de las actividades de verano favoritas para muchos del Programa Levine Scholars de UNC Charlotte, el programa nacional altamente selectivo de la universidad para académicos de pregrado.

& # 8220Participar en la excavación de Mount Zion ha sido una oportunidad increíble para los Levine Scholars ”, dijo Diane Zablotsky, directora del Programa de Levine Scholars de UNC Charlotte. “Aunque provienen de diferentes orígenes y estudian en diferentes especialidades, compartieron una experiencia única que los dejó con una profunda apreciación de la arqueología, la historia de Jerusalén y una cosmovisión ampliada. & # 8221

El sitio está dentro del parque "Sovev Homot" administrado por la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel. Otros restos sustanciales de la antigua ciudad de varios períodos se descubrieron durante la temporada 2019, incluidos sótanos abovedados de la época de Herodes el Grande, una calle bizantina que era la continuación suroeste de la calle principal de la ciudad conocida como la Cardo Máximoy una zanja defensiva hundida que corría frente a las fortificaciones que recibieron a los cruzados cuando atacaron Jerusalén en 1099 y obstaculizaron su asalto a la ciudad.

La compleja secuencia arquitectónica de estructuras superpuestas que se remontan aproximadamente a 3000 años está siendo cuidadosamente mapeada por un equipo de registradores y dibujantes encabezados por Steve Patterson. La Universidad de Carolina del Norte en Charlotte ha estado realizando excavaciones arqueológicas en Jerusalén desde 2006 y mucha información histórica y arqueológica vital se ha extraído constantemente de las operaciones de excavación.

Fuentes: Shimon Gibson y Rafi Lewis | Imagen superior de una punta de flecha de tipo escita encontrada en la capa de destrucción desde 587/586 a. C., por Virginia Withers.


Los arqueólogos que trabajan en un sitio en el Monte Sión han desenterrado evidencia de que la Jerusalén de la Edad del Hierro era mucho más grande y rica de lo que se pensaba. También se encontraron artefactos y capas de ceniza que respaldan el relato bíblico de la conquista babilónica de Jerusalén hace unos 2.600 años.

Ruth Schuster de Haaretz informa que los artefactos tienen la forma de pequeñas joyas de oro y plata finamente trabajadas. El oro tiene la forma de una campana o un cuenco y parece haber sido hecho para contener la pieza de plata, que fue forjada en forma de racimo de uvas. Los expertos creen que se trata de fragmentos de un adorno mucho más grande.

Se cree que los artículos pertenecieron a alguien aristocrático, ya que se supone que cualquier plebeyo en posesión de tales metales preciosos nunca los dejaría atrás. Los materiales y la artesanía sugieren que la Jerusalén de la Edad del Hierro era un lugar de gran riqueza, lo que respalda los relatos de la Biblia.

Junto con las joyas se encontraron puntas de flecha escitas, la elección común de los babilonios de los siglos VI y VII. Los arqueólogos están reuniendo las pistas y plantean la hipótesis de que estas flechas extranjeras fueron depositadas durante la conquista babilónica de Jerusalén. Esto quizás explique por qué los metales preciosos se quedaron atrás: sus dueños huyeron apresuradamente para evitar dichas flechas.

Shimon Gibson, profesor de UNC Charlotte, señaló que, por sí solas, cada pieza de evidencia podría significar cualquier cantidad de cosas, pero juntas comienzan a contar la historia. Le dijo a Haaretz:

El experto en historia judía Elon Gilad le explicó a Haaretz que entre los registros bíblicos y la evidencia arqueológica, tenemos un relato claro de que alrededor del 587 a.C. los babilonios sitiaron Jerusalén, traspasaron las puertas, saquearon e incendiaron el primer templo y, como sugiere este nueva evidencia - pasó a quemar la gran ciudad.

¡Apoya a Aleteia!

Si estás leyendo este artículo, es gracias a la generosidad de personas como tú, que han hecho posible Aleteia.


Excavación del Monte Sión, Jerusalén, Israel - Historia

Monte Sion, coronado por la Abadía de la Dormición (© Deror Avi)

Monte Sion, el mas alto punto en la antigua Jerusalén, es la amplia colina al sur del Barrio Armenio de la Ciudad Vieja.

También llamado Sion, su nombre en los tiempos del Antiguo Testamento se proyectó en un metafórico símbolo para toda la ciudad y la Tierra Prometida.

Varios importantes eventos en la Iglesia cristiana primitiva es probable que haya tenido lugar en el monte Sión:

• Los Última cena de Jesús y sus discípulos, y la venida del Espíritu Santo sobre los discípulos, ambos se cree que estuvieron en el lugar del Cenáculo

• La aparición de Jesús ante el sumo sacerdote Caifás, se cree que estuvo en el sitio de la Iglesia de San Pedro en Gallicantu

• Los "quedarse dormido”De la Virgen María, que se cree que ocurrió en el sitio de la Iglesia de la Dormición.

• Los Concilio de Jerusalén, alrededor del año 50 d. C., en el que la Iglesia primitiva debatió el estado de los gentiles convertidos (Hch. 15: 1-29), quizás también en el lugar del Cenáculo.

La montaña que se movió

En el período del Antiguo Testamento, Sión era la fortaleza oriental que Rey David capturado de los jebuseos y nombrado Ciudad de David (2 Samuel 5: 6-9).

Un salmista describió el monte Sión como el "monte santo de Dios, hermosa en elevación. . . el gozo de toda la tierra ”(Salmo 48).

Y de nuevo, "Los que confían en el Señor son como el monte Sión, que no se puede mover, pero permanece para siempre ”(Salmo 125).

Irónicamente, cuando se compuso este salmo, el nombre del monte Sion ya se había movido de su original. localización en la fortaleza jebusea y volvería a mudarse.

Primero, tal vez en el momento en que Salomón construyó su templo, el el monte del Templo llegó a ser llamado Monte Sion. Luego, en el siglo I d.C., luego de la destrucción romana de Jerusalén, el nombre fue transferido a su ubicación actual a través del Valle del Tiropeón.

Los primeros cristianos construyeron una sinagoga-iglesia

Cartel de Hagia Sion en Dormition Abbey (Glenn Johnson / Wikimedia)

En el tiempo de Cristo, el monte Sion era un adinerado barrio, densamente poblado y encerrado dentro de las murallas de la ciudad.

También había una comunidad de Esenios, un grupo que vivió una interpretación estricta de la ley mosaica. Son más conocidos por su comunidad en Qumrán, donde se descubrieron los Rollos del Mar Muerto.

Los cristianos del siglo I se reunieron en el monte Sión, donde construyeron un Judeocristiano sinagoga-iglesia que se conoció como la Iglesia de los Apóstoles.

A lo largo de los siglos, se construyeron una sucesión de iglesias en el sitio y luego se destruyeron. Estos incluyeron la gran basílica bizantina Iglesia de Hagia Sion (Santa Sión), conocida como la "Madre de todas las Iglesias" - que cubría toda el área que ahora ocupa la Iglesia de la Dormición, el Cenáculo y la Tumba de David.

La tumba de David está vacía

El Antiguo Testamento (1 Reyes: 2:10) registra que el rey David fue enterrado en la ciudad de David, que estaba en el monte Sión original.

King David & # 8217s Tomb después de que se completaron extensas renovaciones en 2013 (Seetheholyland.net)

Debido a que el nombre del monte Sion se había trasladado a su ubicación actual, como se describió anteriormente, cristiano Los peregrinos del siglo X desarrollaron la creencia de que el lugar de enterramiento de David también estaba allí.

En realidad, fueron los cruzados cristianos quienes construyeron el presente monumento en el monte Sion llamado Tumba del Rey David. Sin embargo, tres de las paredes de la habitación donde se encuentra su cenotafio vacío son aparentemente de la sinagoga-iglesia utilizada por los judeocristianos del primer siglo.

Poco a poco, este monumento llegó a ser aceptado como el de David. tumba, primero por los judíos y luego también por los musulmanes.

Arquitectos decapitados por excluir el monte Sion

El respeto con el que Musulmanes El rey David sostenido está ilustrado por una leyenda relacionada con la reconstrucción de las murallas de Jerusalén por el conquistador turco Sulieman el Magnífico a mediados del siglo XVI.

Según cuenta la historia, el sultán fue furioso cuando descubrió que los nuevos muros no abarcaban el monte Sión, dejando la tumba de David desprotegida.

Convocó a los dos arquitectos responsables del proyecto y ordenó que fueran decapitado. Se dice que dos tumbas en el patio interior de la puerta de Jaffa son las de los arquitectos.

Otro lugar de interés en el monte Sion es la tumba de Oskar Schindler, un industrial alemán que salvó a casi 1200 judíos en el Holocausto y ha sido declarado Gentil Justo. The grave is in the Catholic cemetery near Zion Gate.

Related sites

In Scripture:

The Last Supper: Matthew 26:17-30 Mark 14:12-25 Luke 22:7-23 John 13:1—17:26

The coming of the Holy Spirit: Acts 2:1-4

Jesus appears before Caiaphas: Matthew 26:57-68 Mark 14:53-65 Luke 22:66-71 John 18:12-14, 19:24

The first Church Council of Jerusalem: Acts 15:1-29

Building containing the Cenacle and the Tomb of King David (© Custodia Terrae Sanctae) Tomb of King David on Mount Zion (© Israel Ministry of Tourism) Cenacle on Mount Zion (Seetheholyland.net)
Mount Zion, crowned by the Dormition Abbey (© Deror Avi) Dormition Abbey atop Mount Zion (Seetheholyland.net) Steps to House of Caiphas on Mount Zion (Seetheholyland.net)
Grave of Oskar Schindler in Catholic cemetery on Mount Zion (Seetheholyland.net) Church of the Dormition on Mount Zion (Seetheholyland.net) Hagia Sion sign at Dormition Abbey (Glenn Johnson / Wikimedia)
Old City from Mt Zion (Seetheholyland.net) Walled path on Mount Zion (© Deror Avi) Mount Zion and, at right, Old City walls (© Deror Avi)
Church of St Peter in Gallicantu on Mount Zion (Seetheholyland.net) Hinnom Valley looking north-east to Mount Zion and Old City (© Israel Ministry of Tourism) Church of the Dormition on Mount Zion (Seetheholyland.net)
Anonymous: “Christian Mount Sion”, Holy Land, spring 2003
Gonen, Rivka: Biblical Holy Places: An illustrated guide (Collier Macmillan, 1987)
Inman, Nick, and McDonald, Ferdie (eds): Jerusalem & the Holy Tierra (Eyewitness Travel Guide, Dorling Kindersley, 2007)
Mackowski, Richard M.: Jerusalem: City of Jesus (William B. Eerdmans, 1980)
Metzger, Bruce M., and Coogan, Michael D.: The Oxford Companion to the Bible (Oxford University Press, 1993)
Murphy-O’Connor, Jerome: The Holy Land: An Oxford Archaeological Guide from Earliest Times to 1700 (Oxford University Press, 2005)
Pixner, Bargil: “Church of Apostles found on Mt Zion” (Bíblico Archaeological Review, May/June 1990)
Wareham, Norman, and Gill, Jill: Every Pilgrim’s Guide to the Holy Land (Canterbury Press, 1996)

enlaces externos

Church of the Apostles found on Mt Zion (Century One Foundation)

All content © 2021, See the Holy Land | Site by Ravlich Consulting & Mustard Seed
You are welcome to promote site content and images through your own
website or blog, but please refer to our Terms of Service | Acceso


Evidence of the 587/586 BCE Babylonian Conquest of Jerusalem Found in Mount Zion Excavation

Newswise — Researchers digging at UNC Charlotte&rsquos ongoing archaeological excavation on Mount Zion in Jerusalem have announced a second significant discovery from the 2019 season&ndashclear evidence of the Babylonian conquest of the city from 587/586 BCE.

The discovery is of a deposit including layers of ash, arrowheads dating from the period, as well as Iron Age potsherds, lamps and a significant piece of period jewelry&ndasha gold and silver tassel or earring. There are also signs of a significant Iron Age structure in the associated area, but the building, beneath layers from later periods, has yet to be excavated.

The Mount Zion Archaeological Project, co-directed by UNC Charlotte professor of history Shimon Gibson Rafi Lewis, a senior lecturer at Ashkelon Academic College and a fellow of Haifa University and James Tabor, UNC Charlotte professor of religious studies has been in operation for more than a decade and has made numerous significant finds relating to the ancient city&rsquos many historical periods, including the announcement made in July 2019 on evidence concerning the sack of the city during the First Crusade. The current find is one of the oldest and perhaps the most prominent in its historical significance, as the Babylonian conquest of Jerusalem is a major moment in Jewish history.

The team believes that the newly found deposit can be dated to the specific event of the conquest because of the unique mix of artifacts and materials found&ndashpottery and lamps, side-by-side with evidence of the Babylonian siege represented by burnt wood and ashes, and a number of Scythian-type bronze and iron arrowheads that are typical of that period.

Because of the site&rsquos location, various alternative explanations for the artifacts can be eliminated, the researchers argue.

&ldquoWe know where the ancient fortification line ran,&rdquo noted Gibson, &ldquoso we know we are within the city. We know that this is not some dumping area, but the southwestern neighborhood of the Iron Age city &ndash during the 8 th century BCE the urban area extended from the &lsquoCity of David&rsquo area to the southeast and as far as the Western Hill where we are digging.&rdquo

The ash deposits, similarly, are not conclusive evidence of the Babylonian attack in themselves but are much more so in the context of other materials.

&ldquoFor archaeologists, an ashen layer can mean a number of different things,&rdquo Gibson said. &ldquoIt could be ashy deposits removed from ovens or it could be localized burning of garbage. However, in this case, the combination of an ashy layer full of artifacts, mixed with arrowheads, and a very special ornament indicates some kind of devastation and destruction. Nobody abandons golden jewelry and nobody has arrowheads in their domestic refuse.&rdquo

&ldquoThe arrowheads are known as &lsquoScythian arrowheads&rsquo and have been found at other archaeological conflict sites from the 7 th and 6 th centuries BCE. They are known at sites outside of Israel as well. They were fairly commonplace in this period and are known to be used by the Babylonian warriors. Together, this evidence points to the historical conquest of the city by Babylon because the only major destruction we have in Jerusalem for this period is the conquest of 587/586 BCE,&rdquo he said.

The clay artifacts also help date the discovery. The lamps, Gibson notes, are the typical high-based pinched lamps of the period.

&ldquoIt&rsquos the kind of jumble that you would expect to find in a ruined household following a raid or battle,&rdquo Gibson said. &ldquoHousehold objects, lamps, broken bits from pottery which had been overturned and shattered&hellip and arrowheads and a piece of jewelry which might have been lost and buried in the destruction.&rdquo

&ldquoFrankly, jewelry is a rare find at conflict sites, because this is exactly the sort of thing that attackers will loot and later melt down.&rdquo

&ldquoI like to think that we are excavating inside one of the &lsquoGreat Man&rsquos houses&rsquo mentioned in the second book of Kings 25:9,&rdquo Gibson speculated. &ldquoThis spot would have been at an ideal location, situated as it is close to the western summit of the city with a good view overlooking Solomon&rsquos Temple and Mount Moriah to the northeast. We have high expectations of finding much more of the Iron Age city in future seasons of work. & ldquo

The building that is apparently part of the layer remains unexcavated.

&ldquoOne might ask why haven&rsquot we excavated the whole building?&rdquo Gibson said. &ldquoThe reason is that we are slowly taking the site down, level by level, period by period, and at the end of this last digging season two meters of domestic structures from later Byzantine and Roman periods have still to be dug above the Iron Age level below. We plan to get down to it in the 2020 season.&rdquo

The unexpected and rare piece of jewelry found is apparently a tassel or earring, with a bell-shaped gold upper part. Clasped beneath is a silver part made in the shape of a cluster of grapes. Gibson noted that this discovery of jewelry &ldquois a unique find and it is a clear indication of the wealth of the inhabitants of the city at the time of the siege.&rdquo The only other discovery of jewelry in Jerusalem from this period was made many years ago in 1979 in an Iron Age tomb at Ketef Hinnom outside the city.

The researchers say that finding evidence of a critical historical event is what makes the discovery particularly exciting. Lewis, another co-director of the project, explained that &ldquoIt is very exciting to be able to excavate the material signature of any given historical event, and even more so regarding an important historical event such as the Babylonian siege of Jerusalem."

By all accounts the Babylonian conquest of the city by the Neo-Babylonian king Nebuchadnezzar was ferocious and resulted in a great loss of life, with the razing of the city and the burning of houses, and the plundering and dismantling of King Solomon&rsquos Temple to God. The local ruler of the Kingdom of Judah, King Zedekiah, made an attempt to flee the city with his retinue but was eventually caught and taken captive to Babylon.

The Hebrew Bible relates the famine and suffering that the inhabitants of Jerusalem suffered during the lengthy Babylonian siege of the city: & ldquoSo the city was besieged unto the eleventh year of King Zedekiah. On the ninth day of the [fourth] month the famine was sore in the city, so that there was no bread for the people of the land. Then a breach was made in the city, and all the men of war [fled] by night by the way of the gate between the two walls&hellip. And he [Nebuzaradan, the Babylonian captain of the guard] burnt the house of the Lord, and the King&rsquos house and all the houses of Jerusalem, even every great man&rsquos house, burnt he with fire. & rdquo (2 Kings 25: 1-9).

The Babylonian siege of Jerusalem lasted for quite a while even though many of the inhabitants wanted to give up.

&ldquoKing Zedekiah simply was not willing to pay tribute to Nebuchadnezzar and the direct result of this was the destruction of the city and the Temple&rdquo, said Gibson.

Every year religious Jews in Jerusalem and across the world pray and fast in remembrance of the destruction of the Jewish Temple to God in Jerusalem, first by the Babylonians in 587/586 BCE, resulting in the exile of the inhabitants of the city to Babylon, and yet again in 70 CE at the hands of the Roman legions led by Titus. To remember the devastating destruction of the Temple, Jews gather in synagogues around the world and at the Western Wall plaza in Jerusalem, to pray and mourn on Tisha B&rsquo Av (the ninth day in the Hebrew month of Av) according to the Jewish calendar, which falls this year on Aug. 11.

The Mount Zion archaeological project is directed by Gibson and Tabor from the UNC Charlotte College of Liberal Arts & Sciences, in conjunction with Lewis of Ashkelon Academic College and Haifa University, and with sponsorship from Aron Levy, John Hoffmann, Cherylee and Ron Vanderham, Patty and David Tyler and others, and facilitated by Sheila Bishop for the Foundation for Biblical Archaeology.

The dig is staffed by a host of volunteers, including UNC Charlotte students. The project has been a favorite summer activity for many from UNC Charlotte&rsquos Levine Scholars Program, the University&rsquos highly selective national program for undergraduate scholars.

"Participating in the Mount Zion dig has been an amazing opportunity for the Levine Scholars,&rdquo said Diane Zablotsky, director of UNC Charlotte&rsquos Levine Scholars Program. &ldquoAlthough they are from different backgrounds and study in different majors, they shared a unique experience that left them with a deep appreciation of archaeology, the history of Jerusalem, and broadened worldview."

The site is within the &ldquoSovev Homot&rdquo park administered by the Israel Nature and Parks Authority. Other substantial remains of the multi-period ancient city were uncovered during the 2019 season, including vaulted basements from the time of Herod the Great, a Byzantine street which was the south-westerly continuation of the main city street known as the Cardo Máximo, and a sunken defense ditch that ran in front of the fortifications which greeted the Crusader&rsquos when they attacked Jerusalem in 1099 and hindered their assault on the city.

The complex architectural sequence of superimposed structures dating back 3,000 years or so is being carefully mapped by a team of recorders and draftsmen headed by Steve Patterson. UNC Charlotte has been conducting archaeological excavations in Jerusalem since 2006 and much vital historical and archaeological information has been steadily extracted from the digging operations.


Ruins of Early Roman Period Mansion Unearthed at Mount Zion

Archaeologists from the United States and Israel have discovered well-preserved lower levels of what they believe is an early Roman period mansion, possibly belonging to a member of the Jewish ruling priestly caste. If the mansion does prove to be an elite priestly residence, the team hopes the relatively undisturbed nature of the buried ruin may yield significant domestic details concerning the rulers of Jerusalem at the time of Jesus (the 1st century CE).

This image shows the archaeological site at Jerusalem’s Mt. Zion. The site reveals many layers of the city’s cultural history, including a first-century mansion. Image credit: Shimon Gibson.

The archaeologists unearthed a vaulted chamber that has proven to be a bathroom with bathtub adjacent to a large below-ground ritual cleansing pool – mikveh – only the fourth bathroom to be found in Israel from the Second Temple period, with two of the others found in palaces of Herod the Great at Jericho and Masada.

“The addition of the bathroom to the mikveh is a clear sign of the wealth and status of the resident,” said team member Dr Shimon Gibson of the University of North Carolina at Charlotte.

“The bathroom is very important because hitherto, except for Jerusalem, it is usually found within palace complexes, associated with the rulers of the country. We have examples of bathrooms of this kind mainly in palatial buildings.”

“There are other details about the site that suggest that its 1st century CE residents may have been members of the ruling elite. The building that we are excavating is in the shadow – immediately to the southeast – of the very, very large palace of Herod the Great, his compound and the later seat of the Roman governors (praetorium).’

“The location is a strong indication of a high-status resident. Whoever lived in this house would have been a neighbor and would have been able to pop into the palace.”

The team also unearthed a large number of murex shells, the largest number ever found in the ruins of first-century Jerusalem. Species of murex – a genus of Mediterranean sea snail – were highly valued in Roman times because of a rich purple dye that could be extracted from the living creature.

“This color was highly desired. The dye industry seems to be something that was supervised by the priestly class for the priestly vestments and for other aspects of clothing which were vital for those who wished to officiate in the capital precincts,” Dr Gibson explained.

A bath chamber with a bathtub was found buried at Mt. Zion first-century mansion site, connected to the structure’s mikveh. Image credit: Shimon Gibson.

Why anyone in Jerusalem would be in possession of such a very large quantity of murex shells, however, remains a mystery to the team, since the shells are not involved in the actual dye making process. The scientists hypothesize that the shells may have been used to identify different grades of dye, since the quality of the product can vary from species to species. Some species are used to make a turquoise blue dye.

“It is significant that these are household activities which may have been undertaken by the priests. If so, it tells us a lot more about the priests than we knew before. We know from the writings of Josephus Flavius and later rabbinical texts about their activities in the area of the Jewish temple, but there is hardly any information about their priestly activities outside the holy precinct. This is new information, and that is quite exciting. We might find in future seasons further aspects of industries which were supervised by these priestly families,” Dr Gibson said.

“The domestic details of the first-century Jewish ruling class may yield insights into New Testament history. Jesus, in fact, criticizes the wealth of this class. He talks about their clothing and their long robes and their finery, and, in a sense, pokes fun at it. So for us to get closer to understanding that – to supplement the text – it could be really fascinating,” said team member Dr James Tabor, also from the University of North Carolina at Charlotte.

At the bottom of the residence’s large, 30-foot deep cistern, the archaeologists found cooking pots and the remains of an oven. They are considering these items as a possible indication that the emptied cistern was used as a refuge by Jewish residents hiding from Roman soldiers during the siege of 70 CE.

“When we started clearing it we found a lot of debris inside, which included substantial numbers of animal bones and then right at the bottom we came across a number of vessels, which seemed to be sitting on the floor – cooking pots and bits of an oven as well,” Dr Gibson said.

“We still need to look at this material very carefully and be absolutely certain of our conclusions, but it might be that these are the remnants of a kitchen in use by Jews hiding from the Romans — their last resort was to go into these cisterns. It was a common practice, but this conclusion is theoretical. It makes for a very good story and it does look that way, but we’ve got to be certain.”

Dr Gibson said that the Roman-Jewish historian Titus Flavius Josephus talks about such a scene in his description of the siege: “One John, a leader of the rebels, along with his brother Simon, who were found starved to death in the cisterns and water systems that ran under the city. Over 2,000 bodies found in the various underground chambers, most dead from starvation. (Josephus, War 6:429-433).”

Dr Gibson said the rich amount of detail and archaeological information present at the first century level of the dig with the accident of the site’s location in Jerusalem. “Ruins in major urban areas are rarely preserved with parts of the structure buried intact because subsequent residents tend to cannibalize buildings for materials for their own structures. However, when the Jerusalem of Jesus’s era was destroyed by the occupying Romans in 70 CE, it was deserted for 65 years, until the Roman Emperor Hadrian re-built a city on the ruins in 135 CE. At that point however, the new development was on the other side of the present-day city and Mount Zion was left unoccupied.”

This image shows a murex snail shell from the Mt. Zion dig, associated with the site’s first-century mansion. A large number of murex shells were found at the site, indicating a possible connection to the luxury dye trade. Image credit: James Tabor.

“The ruined field of 1st century houses in our area remained there intact up until the beginning of the Byzantine period (early 4th century CE),” Dr Gibson said.

“When the Byzantine inhabitants built there, they leveled things off a bit but they used the same plan of the older houses, building their walls on top of the older walls.”

Subsequently, the sixth century Byzantine Emperor Justinian contributed another layer of preservation when he completed the construction of a massive new cathedral, the Nea Ekklesia of the Theotokos, just to the north-east of the site on Mt. Zion. The construction involved the excavation of enormous underground reservoirs and the excavation fill was dumped downhill, burying the more recent Byzantine constructions.


Babylonian Destruction of Jerusalem

Jerusalem was the capital of the Kingdom of Judah some 2,600 years ago, but it was a vassal of the great Neo-Babylonian Empire. However, Judah revolted under King Zedekiah and this led to a siege directed by the mighty Babylonian ruler Nebuchadnezzar.

The siege lasted for over two years and during this time the people of Jerusalem starved and wanted a negotiated end to the siege, but Zedekiah refused. This led to famine in the city and countless died. The Babylonians stormed the city and destroyed it completely enslaved the inhabitants and deported them to their homeland. This was one of the greatest tragedies ever experienced by the Jewish people and they commemorate it ‘‘with mourning and fasting every year on the ninth day of the Hebrew month of Av’’ reports Yahoo Finance .

The Flight of the Prisoners by James Tissot ( public domain )


First evidence of Crusader siege from July 15, 1099, uncovered at Old City walls

Amanda Borschel-Dan is The Times of Israel's Jewish World and Archaeology editor.

Archaeologists excavating just outside of Jerusalem’s Old City walls have discovered an 11th century moat, the first archaeological evidence of a historically chronicled Crusader siege conducted by Raymond of Saint-Gilles on the Fatimid-controlled city, which ended on July 15, 1099 — exactly 920 years ago today.

Although two contemporary 11th century historical texts refer to the moat, its discovery was only recently made at the Mount Zion Project excavations.

Prior to the moat’s discovery, “some scholars had even doubted its existence,” said excavation co-director Prof. Shimon Gibson, thinking it “a figment of 12th century chronicles… It’s a very exciting discovery.”

Founded in 2008, the ongoing excavations are located along the southern part of the Old City wall close to Zion Gate and are led by Gibson and Prof. James Tabor of the University of North Carolina in Charlotte in cooperation with Dr. Rafi Lewis of Ashkelon Academic College. The site is part of the Jerusalem Walls National Park, which is under the auspices of the Israel Parks and Nature Authority.

In conversation with The Times of Israel, co-director Gibson laughingly said that contrary to public imagination, the moat was most certainly not filled with water and patrolling alligators. Rather, it was a somewhat shallow ditch (only 4 meters or 13 feet deep), he said, which would have been “an annoyance” to the invading Crusaders who could not stand their siege tower against the wall and gain a foothold into the city. In addition to the dry moat, other remnants of war include slingshots, arrowheads and pendant crosses.

A second unexpected find was a unique, large piece of Fatimid jewelry, discovered on the floor of an abandoned 11th century building outside of the wall. Made of gold, pearl, and semiprecious stones, the adornment is shaped like an earring, but at about 8 centimeters or 3 inches long, it “would have just pulled down the ear of the person,” said Gibson. Based on the borders of the Fatimid Caliphate and other jewelry examples, he hypothesized it may have Egyptian origins and could have potentially be used to hold three pieces of a garment together.

However, the discovery of such a large and luxurious Fatimid piece of jewelry left lying on the floor of a building begs for answers.

“Who actually lost it? Was it somebody hiding from the Crusaders? Was it something that was part of booty, spoils of war, from a crusader soldier? Or was it part of the gold handed out by the commander wanting to have this ditch filled in?” asked Gibson.

According to two chronicles recording the five-week campaign, Raymond of Saint-Gilles from Provence offered his soldiers a gold dinar to fill the moat under the cover of night so a surprise siege tower could be placed next to the wall. While trying to break through, the Crusaders would have suffered showers of arrows — arrowheads were discovered at multiple levels and locations at the site — and cauldrons of boiling olive oil, said Gibson.

Despite the hardships, the soldiers completed their mission of filling the ditch and the tower was built, said co-director Lewis — but it was immediately burnt down by the Fatimids. A day later, other Crusader forces on the northern side of the city breached the walls. After their victory, the Crusaders spent another week slaughtering the city’s inhabitants, according to the archaeologists.

A 1997 article by David Eisenstadt paints the gruesome scene, “The Crusaders savagely murdered the Jewish and Muslim inhabitants of Jerusalem. The dimensions of the massacre were so horrific that ‘rivers of blood’ flowed through the streets and even covered the horses hooves. William of Tyre described the victorious Crusaders ‘dripping with blood from head to foot, an ominous sight which bought terror to all who met them.’ The Jewish community was locked in the central synagogue and burnt alive. The few thousand survivors, out of a population of 40,000, were sold as slaves at the city gates. When they finished murdering thousands of innocent people the Crusaders gathered at the Church of the Holy Sepulchre to give thanks.”

The moat was initially discovered in 2014, said archaeologist Lewis, but it has taken these past five dig seasons to excavate it, layer by layer. Gibson said during excavations of the moat, the team found remnants of 11th century celadon ware pottery which hails from the Far East and is glazed jade green. He said it would have been imported to Jerusalem by the Fatimids, who had a fascination with the Orient.

According to Lewis, an expert on Crusader archaeology and battlefield archaeology, it is likely the Fatimids dug the ditch upon hearing the Crusaders were on their way to Jerusalem. Today it can be followed some 200 meters on the southern section, and he explained it is likely there would have been other ditches dug elsewhere, including on the north side of the wall near today’s Damascus Gate, but no remnants have yet been discovered.

During the five-week siege the Crusaders attempted to stand three siege towers, two on the north and one on the south, said Lewis. According to Gibson, breaching the wall at this southern site would have allowed the Crusaders access to the remnants of the Byzantine-era Cardo Maximus. “It would have given Crusaders immediate access to the main artery moving south to north,” he said.

While the moat discovery was only publicized on Monday, it is possible, said Gibson, that Israeli archaeologist Magen Broshi also unknowingly excavated a portion of the moat in the 1970s in his dig on the east side of the Zion Gate. “In the light of recent discoveries, we may need to reinterpret his excavations,” said Gibson.

During over a decade of excavations, the Mount Zion Project team has unearthed innumerable finds spanning over 3,000 years of history, from the Iron Age (8th century BCE)’s impressive First Temple mansion through to the late Ottoman period (19th century). Among the artifacts discovered are dozens of coins, including a rare gold coin bearing a portrait of a young Roman emperor Nero issued some 2,000 years ago, and ceramic vessels.

An earlier but still mysterious find is an inscription discovered on a stone vessel dated to the year 70 CE, which Gibson said was found in a large mansion and would perhaps have been used by a priestly family for hand washing. He said the team is publishing the find soon, but the cryptically worded inscription which he said was reminiscent of the Dead Seas Scrolls is still not fully deciphered.

“It has some sort of reference to a person who comes back and goes to the House of God, has the name of God, and other people’s names,” said Gibson. He hopes that following publication scholars will weigh in.

The Mount Zion Project will continue with excavations toward a goal of developing an interactive tourist attraction. “We would like to bring about a situation whereby tourists and pilgrims in the future will be able to walk through this time tunnel and see these remains dating from different periods,” Gibson said in a press release.

Les diré la verdad: la vida aquí en Israel no siempre es fácil. Pero está lleno de belleza y significado.

Me enorgullece trabajar en The Times of Israel junto a colegas que ponen su corazón en su trabajo día tras día para capturar la complejidad de este extraordinario lugar.

Creo que nuestros informes establecen un tono importante de honestidad y decencia que es esencial para comprender lo que realmente está sucediendo en Israel. Se necesita mucho tiempo, compromiso y trabajo arduo de nuestro equipo para hacerlo bien.

Su apoyo, a través de la membresía en Comunidad de The Times of Israel, nos permite continuar nuestro trabajo. ¿Te unirías a nuestra comunidad hoy?

Sarah Tuttle Singer, editora de nuevos medios

Estamos muy contentos de que hayas leído Artículos de X Times of Israel en el último mes.

Es por eso que venimos a trabajar todos los días, para brindar a lectores exigentes como usted una cobertura de lectura obligada sobre Israel y el mundo judío.

Entonces ahora tenemos una solicitud. A diferencia de otros medios de comunicación, no hemos instalado un muro de pago. Pero como el periodismo que hacemos es costoso, invitamos a los lectores para quienes The Times of Israel se ha vuelto importante a ayudar a apoyar nuestro trabajo uniéndose a Comunidad de The Times of Israel.

Por tan solo $ 6 al mes, puede ayudar a respaldar nuestro periodismo de calidad mientras disfruta de The Times of Israel. LIBRE DE ANUNCIOS, además de acceder a contenido exclusivo disponible solo para los miembros de la comunidad Times of Israel.


Ver el vídeo: Yom Kippur The Day of Atonement 2021 Jerusalem, Israel. Ep 37