1986 Scharansky liberado - Historia

1986 Scharansky liberado - Historia


El 11 de febrero de 1986, el Soviet liberó a Anotoly Scharansky, uno de los principales disidentes judíos. La liberación, que tuvo lugar el 11 de febrero, marcó otro evento en el alivio de la tensión Este-Oeste que había comenzado con la asunción de liderazgo de Gorbachov.

El presidente Reagan y Gorbachov se habían reunido en noviembre de 1985 en una cumbre en Ginebra. Aunque no se alcanzaron acuerdos importantes, la cumbre de Ginebra fue la primera de una serie de reuniones en las que se alcanzaron acuerdos sustantivos.

La liberación de Scharansky fue seguida pronto por la concesión del permiso para emigrar a la mayoría de los principales "refuseniks" judíos soviéticos (aquellos a los que se negó el permiso para emigrar).

Sharansky pasó a tener una carrera distinguida en la política israelí después de llegar a Israel. Fundó un partido de inmigrantes israelíes y se desempeñó como ministro del gabinete. Hoy es el presidente de la Agencia Judía.


1986: Scharansky lanzado


Después de pasar ocho años en prisiones y campos de trabajo soviéticos, el activista de derechos humanos Anatoly Scharansky es liberado. El líder soviético Mikhail Gorbachev y el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, acordaron el acuerdo de amnistía en una reunión cumbre tres meses antes. Scharansky fue encarcelado por su campaña para ganar el derecho de los judíos rusos, a quienes oficialmente se les prohibió practicar el judaísmo, a emigrar de la URSS. Condenado por traición y agitación, las autoridades soviéticas también lo etiquetaron como un espía estadounidense. Después de su liberación, emigró a Israel, donde fue recibido como un héroe. Más tarde, como miembro del parlamento de Israel, fue un abierto defensor de los judíos rusos.
1797 Más de 1.000 soldados franceses, liderados por el general irlandés-estadounidense William Tate, intentan una invasión de Gran Bretaña, pero se rinden poco después de desembarcar en Pembrokeshire, en la costa de Gales.
1818 Chile proclama su independencia.
1851 Comienzo de la fiebre del oro australiana en Nueva Gales del Sur cuando el buscador Edward Hargreaves encuentra oro en Summerhill Creek.
1912 China se convierte en República con el derrocamiento de la dinastía manchú.
1924 'Rapsodia en azul' de George Gershwin se estrena por primera vez en Nueva York.
1965 El músico británico Donovan lanza 'Catch the Wind'.
1973 Tras las exitosas negociaciones de alto el fuego con los Estados Unidos de América, Vietnam del Norte libera al primer grupo de prisioneros de guerra estadounidenses.
1986 Se firma un acuerdo entre Gran Bretaña y Francia para construir el Túnel del Canal de la Mancha en Canterbury.
1993 En Gran Bretaña, un niño de 2 años, Jamie Bulger, es secuestrado en un centro comercial y asesinado por dos niños de 10 y 11 años.
1996 El primer ministro británico, John Major, se compromete a reconstruir el proceso de paz del Ulster diciéndole al Sinn Fein que elija entre 'la papeleta o la bala'
1809 Nace en Kentucky Abraham Lincoln, decimosexto presidente de los Estados Unidos.
1809 Naturalista y autor británico, nacido en Shrewsbury. El trabajo más conocido es El origen de las especies (1859), que presenta su teoría de la evolución y la selección natural: es decir, la supervivencia del más apto.
1870 La animadora de la sala de música Marie Lloyd - nombre real Matilda Alice Victoria Wood nace en Londres.
1893 General estadounidense Omar Nelson Bradley.
1923 Director italiano de ópera, cine y teatro Franco Zeffirelli.
1934 La actriz británica Annette Crosby.
1554 Lady Jane Grey, reina de Inglaterra durante 9 días, es ejecutada en Tower Green por orden de su prima Mary, una aspirante al trono inglés.
1804 Immanuel Kant, filósofo alemán.
1929 Actriz inglesa Lillie Langtry - amiga y compañera del rey Eduardo VII.

ESCRITOS:

BAJO NOMBRE ANATOLY SHCHARANSKY

No temas ningún mal, traducido por Stefani Hoffman, Random House (Nueva York, NY), 1988, publicado con nueva introducción, Vintage Books (Nueva York, NY), 1989, publicado como Fear No Evil: La memoria clásica del triunfo de un hombre sobre un estado policial, Public Affairs (Nueva York, NY), 1998.

(Con Ron Dermer) El caso de la democracia: el poder de la libertad para vencer la tiranía y el terror, Public Affairs (Nueva York, NY), 2004.

Ex editor colaborador de Informe de Jerusalén.

LUCES LATERALES: El político israelí Natan Sharansky ha tenido dos fases en su vida pública: antes de emigrar a Israel en 1986, era uno de los disidentes más destacados de la ex Unión Soviética. Nació en una familia judía secularizada en Ucrania en 1948. Durante su infancia, su rasgo más notable fue su habilidad en matemáticas, un talento que le valió la admisión en el prestigioso Instituto Físico-Técnico de Moscú. No mucho después de su graduación, se comprometió con Natalya Stiglitz (más tarde ella cambió su nombre por el hebreo Avital), y juntos la pareja hizo planes para emigrar a Israel. Sin embargo, solo Avital recibió una visa. Los dos se casaron en 1974, y al día siguiente Avital se fue a Israel, con la esperanza de que pronto se le permitiera a Sharansky unirse a ella. Sin embargo, la Unión Soviética detestaba dejar que muchos judíos abandonaran el país, y mucho menos a los que también eran especialistas científicos. Además, Sharansky se estaba convirtiendo en un disidente muy público durante esos años, su conocimiento del inglés le permitía servir como un conducto entre la comunidad disidente y la prensa occidental. En 1977 fue arrestado y acusado de ser un espía condenado en un juicio espectáculo de 1978, fue sentenciado a trece años en el gulag, el sistema soviético de campos de prisioneros marcado por condiciones horrendas y trabajo agotador. Sharansky finalmente fue liberado como parte de un intercambio de prisioneros con Occidente en 1986, e inmediatamente se reincorporó a Avital en Israel.

Las memorias de Sharansky se publicaron en 1988 como No temas ningún mal. El libro ilumina los horrores del sistema de gulag de la Unión Soviética, donde algunos prisioneros, incluido Sharansky, fueron obligados a vivir en celdas heladas sin ni siquiera una manta para envolverse y a menudo se alimentaban con poco más que pan y agua. A pesar de las duras condiciones, Sharansky nunca se rompió. Incluso mirando hacia atrás en estos abusos, su cuenta "brilla con una ... especie de humor irónico", señaló un crítico en el Economista. "Sus memorias de la prisión son una poderosa venganza" de las autoridades soviéticas que sancionaron este trato, escribió Alex Goldfarb en Nuevo líder, como se publicó "en el momento menos conveniente para los soviéticos", ya que el nuevo líder del país, Mikhail Gorbachev, intentaba disminuir los peores abusos del sistema soviético.

Sharansky fue un héroe instantáneo cuando llegó a Israel, y muchos políticos esperaban que prestara su credibilidad a su partido político. Al principio objetó, alegando que su experiencia de vivir bajo el gobierno de un solo partido no lo había preparado para ser un líder en un país democrático como Israel. Sin embargo, después del colapso de la Unión Soviética y los judíos rusos comenzaron a llegar a Israel en masa, Sharansky se convirtió en su defensor y asumió un papel de liderazgo formal cuando formó el partido de inmigrantes rusos Yisrael B'Aliyah en 1995. Sharansky, junto con otros seis miembros de Yisrael B'Aliyah, fueron elegidos para la Knesset (el Parlamento israelí) en 1996 y se unieron al gobierno del primer ministro del Likud, Benjamin Netenyahu. Este sería el punto culminante de la vida de Yisrael B'Aliyah, el partido perdió escaños en cada elección posterior y, después de que ganó solo dos escaños en las elecciones de 2003 y Sharansky renunció como su líder, se fusionó con el Likud, el principal partido de derecha. en la política israelí.

A lo largo de su carrera política, Sharansky ha argumentado que la paz con los palestinos solo será posible cuando se conviertan en una sociedad libre y democrática, y que Israel no debería hacer concesiones importantes en las negociaciones con ellos hasta ese momento. Esto lo colocó en una posición extraña en el mundo político, su oposición a los Acuerdos de Øslo de 1993 negociados con los palestinos lo llevó a ser catalogado como un derechista, pero su creencia de que una Palestina democrática era posible en un futuro cercano fue generalmente ridiculizada como idealismo descabellado de los miembros del partido Likud.

La fortuna de Sharansky se recuperó en 2004, cuando publicó El caso de la democracia: el poder de la libertad para vencer la tiranía y el terror. En este libro, Sharansky toma lo que aprendió sobre los gobiernos totalitarios viviendo en la Unión Soviética y lo aplica a los regímenes represivos que actualmente ocupan sus pensamientos: los países musulmanes que rodean a Israel. Sharansky sostiene que el mundo está dividido en dos tipos de países: sociedades "libres" y sociedades "del miedo". Para notar la diferencia, Sharansky sugiere la siguiente prueba: ¿podría uno pararse en una plaza pública en una de las ciudades de un determinado país, decir algo que el gobierno de ese país desaprueba y no tener que preocuparse por ser arrestado por su discurso? Si es así, el país es libre si no, se basa en el miedo.

Las propias experiencias de Sharansky se encuentran a lo largo de este "manifiesto elocuente y profundamente personal", como Gary Rosen lo describió en Newsweek International. Utiliza su conocimiento de la vida en la Unión Soviética para explicar a una audiencia occidental por qué las declaraciones públicas de las poblaciones de las sociedades del miedo no pueden tomarse al pie de la letra y por qué la política occidental de compromiso constructivo con los países problemáticos de hoy, incluidos Irán y Arabia Saudita. , Corea del Norte y Palestina, es tan seguro que fracasará como lo hizo la distensión cuando se intentó con la Unión Soviética a finales de los sesenta y setenta. Pero el argumento de Sharansky también tiene un lado esperanzador: cree que es posible democratizar estos países y que una vez que sean libres dejarán de ser una amenaza para Israel y Occidente. Como escribió Arch Puddington en Comentario, "El caso de la democracia está impregnado del optimismo que sostuvo Sharansky durante sus años de encarcelamiento…. Es difícil imaginar un defensor más convincente de la causa de la libertad ".

Se empezó a prestar especial atención a El caso de la democracia cuando el presidente estadounidense George W. Bush leyó el libro y descubrió que encajaba bien con sus propias ideas sobre cómo reformar el Medio Oriente. Bush comenzó a alentar a casi todos los que conoció a leer el libro, e incluso invitó a Sharansky a la Casa Blanca para discutirlo. "Lo hizo muy emocionado", dijo Sharansky a John F. Dickerson de Tiempo revista. "Dijo: 'Hay cosas en las que creo, pero aquí das una base teórica para esas creencias'".


1986 Scharansky liberado - Historia

Lecciones de vida del disidente, político y activista

Natan Sharansky / Getty Images

Natan Sharansky ha sido un científico informático, un jugador de ajedrez, un refusenik, un disidente, un preso político, un líder de partido, un ministro del gobierno, un ejecutivo sin fines de lucro y un autor de bestsellers. Nunca esperó ser consejero escolar.

Pero el coronavirus frustra las expectativas. A principios de marzo, cuando el virus comenzó a aparecer en las comunidades judías fuera de la ciudad de Nueva York, Sharansky se encontró en línea, en una posición poco acostumbrada. Comenzó a compartir con los estudiantes y padres cuyas escuelas estaban cerradas cómo se las había arreglado durante años en el encierro.

& # 8220Al principio, parecía absurdo, incluso obsceno, & # 8221 Sharansky escribe en su último libro, Nunca solo, en coautoría con el historiador Gil Troy. & # 8220 ¿Cómo podría compararse mi experiencia de jugar al ajedrez en mi cabeza en mi celda de castigo a estar encerrado en casas llenas de dispositivos conectados a Internet, con ajedrez de computadora, especialmente porque este aislamiento se impone para proteger a las personas, no para romperlas? & # 8220 N.º 8221

Lo que Sharansky se dio cuenta es que los costos de los bloqueos no dependen de las razones detrás de ellos. La interrupción repentina y aparentemente arbitraria de planes, movimientos y relaciones individuales causa daño psicológico. Sharansky grabó un breve video de YouTube para la Agencia Judía, puede verlo aquí, ofreciendo sus cinco consejos para la cuarentena. Reconozca la importancia de sus elecciones y su comportamiento, aconsejó Sharansky. Comprenda que algunas cosas están fuera de su control. Sigue riendo. Disfruta tus aficiones. Considérese parte de una causa mayor.

& # 8220 Sorprendentemente, & # 8221 Sharansky escribe, & # 8220 este breve clip se volvió viral, llegando a tanta gente en todo el mundo en unos pocos días que me hizo preguntarme por qué molestarme en escribir este libro. & # 8221 Su reacción fue otro ejemplo de su ingenio gracioso y, a menudo, autocrítico. El video, por muy útil que sea, no se corresponde con el poder y la sabiduría de Nunca solo. En parte autobiografía, en parte meditación sobre la comunidad judía, el libro une los temas del trabajo anterior de Sharansky, de sus memorias de la prisión, No temas ningún mal (1988), a su defensa de la particularidad cultural, Defender la identidad (2008). Es una historia conmovedora de emancipación y conexión, de libertad y significado.

Sharansky nació en 1948 en la ciudad ucraniana de Stalino. Su nombre de pila era Anatoly. Sus padres eran profesionales educados que minimizaban su identidad judía. No querían correr el riesgo de sufrir represalias políticas y sociales. & # 8220La única experiencia judía real que tuve fue enfrentar el antisemitismo & # 8221, escribe. El joven precoz pasó sus primeros años jugando al ajedrez. Aprendió a navegar por un sistema soviético que mantenía su dominio a través del miedo. Se convirtió en cautivo del doble pensamiento. Repitió mitos y mentiras oficiales no porque fuera lo correcto, sino porque era lo más seguro.

Sharansky se matriculó en el Instituto de Física y Tecnología de Moscú. & # 8220Me sumergí en la república de la ciencia, & # 8221, escribe. & # 8220 Este mundo parecía aislado del doble pensamiento que había dominado en casa. & # 8221 La victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días lo llevó a descubrir su herencia. & # 8220 Darme cuenta de lo poco que sabía sobre este país del que tanta gente preguntaba ahora me dio hambre de aprender más. & # 8221

Sharansky estudió representaciones de escenas bíblicas que cuelgan de las paredes de las galerías de Moscú. Se encontró con un samizdat copia de Leon Uris éxodo, una ficción histórica de caldera que describe la fundación de Israel. & # 8220Me atrajo hacia la historia judía y la historia de Israel, a través de mis raíces rusas. Me ayudó a verme a mí mismo como parte de la historia. & # 8221

Al año siguiente, el físico nuclear soviético Andrei Sakharov escribió sus "Reflexiones sobre el progreso, la coexistencia pacífica y la libertad intelectual". Sajarov defendió la libertad de investigación. Exigió la protección de los derechos humanos. & # 8220 Sajarov estaba advirtiendo que la vida en una dictadura ofrece dos opciones: o superas tu miedo y defiendes la verdad, o sigues siendo un esclavo del miedo, sin importar cuán elegantes sean tus títulos, sin importar cuán grande sea tu dacha, & # 8221 Sharansky escribe. & # 8220 En última instancia, no pude escapar de mí ni de mi conciencia. & # 8221

Inspirado por Sajarov, Sharansky solicitó una visa para inmigrar a Israel en 1973. Fue rechazado. No pudo salir de la Unión Soviética. Eso lo convirtió en un refusenik. & # 8220 Mi vida de doblepensador, que había comenzado conscientemente a los cinco años el día que murió Stalin, había terminado. El mundo profesional que me había construido, mi castillo de la ciencia, se derrumbó instantáneamente. Ahora, podría decir lo que pensé, hacer lo que dije y decir lo que hice. & # 8221

Las preocupaciones gemelas de la vida de Sharansky —identidad y libertad— se fusionaron. & # 8220 La democracia, una vida libre en una sociedad libre, es esencial porque satisface el anhelo humano de elegir el camino de uno, de perseguir sus metas, & # 8221 escribió en Defender la identidad. & # 8220Amplía las posibilidades y brinda la oportunidad de progresar. La identidad, una vida de compromiso, es fundamental porque satisface el anhelo humano de formar parte de algo más grande que uno mismo. Agrega capas de significado a nuestras vidas y profundiza la experiencia humana. & # 8221 La libertad ofrece opciones. La identidad proporciona dirección.

Pasaría un tiempo antes de que Sharansky pudiera disfrutar de su propia libertad. En 1975, estaba trabajando con Sajarov. Al año siguiente, formó el Grupo de Helsinki de Moscú para presionar a los soviéticos para que cumplieran los compromisos que habían asumido en la canasta tres de los Acuerdos de Helsinki. La KGB lo arrestó en 1977. & # 8220 Pasé los siguientes nueve años en prisión y campo de trabajo, & # 8221 escribió en No temas ningún mal, & # 8220 principalmente en un régimen disciplinario especial, que incluye más de 400 días en celdas de castigo y más de 200 días en huelgas de hambre. & # 8221

En prisión jugaba al ajedrez mentalmente. & # 8220 Siempre gané. & # 8221 Se burlaba de los guardias con bromas antisoviéticas. No tuvo miedo. ¿Qué podían hacer, meterlo en la cárcel? Se comunicaba con sus compañeros de prisión mediante código morse. Drenarían los baños y hablarían entre ellos a través de tuberías. Leía la propaganda soviética de forma esotérica, entre líneas. Se dio cuenta de lo que estaba sucediendo realmente al determinar qué habían omitido las autoridades.

Sharansky estaba en prisión cuando se enteró de que el presidente Ronald Reagan había llamado a la Unión Soviética el "Imperio del Mal". Era el año 1983. Reagan había pronunciado las famosas y controvertidas palabras en un discurso ante la Asociación Nacional de Evangélicos. & # 8220Fue una de las declaraciones más importantes de afirmación de la libertad, y todos lo supimos al instante & # 8221 Sharansky en una entrevista en 2004. & # 8220 Para nosotros, ese fue el momento que realmente marcó el final para ellos y el comienzo para nosotros. La mentira había sido expuesta y nunca jamás podría dejar de ser contada ahora. Este fue el final de la "Gran Revolución Bolchevique de Octubre" de Lenin y el comienzo de una nueva revolución, una revolución por la libertad: la Revolución de Reagan. & # 8221

Sharansky y su esposa Avital habían estado separados desde que ella emigró a Israel el día después de que se casaron en 1974. Durante su encarcelamiento, ella trabajó incansablemente en su nombre y en nombre de otros refuseniks y disidentes. Encontró un aliado en el embajador de Israel en la ONU, Benjamin Netanyahu. Se reunió con Reagan, quien comenzó a pedir a los líderes soviéticos que liberaran a Sharansky. Gorbachov lo liberó el 11 de febrero de 1986. Se reunió con Avital en el aeropuerto de Frankfurt. Volaron a Israel. & # 8220 "Fue sólo un largo día", suspiró Avital más tarde esa noche, en nuestro nuevo hogar en Jerusalén. “Llegué a Israel por la mañana. Llegaste por la noche. Fue solo un día muy, muy largo en el medio ". & # 8221

Se convirtió en Natan. Entró en la política israelí. Ayudó a reasentar a un millón de inmigrantes de la ex Unión Soviética. Se opuso a los acuerdos de paz de Oslo. Renunció al gobierno de Ariel Sharon por la política de retirada unilateral de la Franja de Gaza. Su trabajo como activista se dedicó a construir lo que Reagan había descrito como & # 8220 la infraestructura de la democracia & # 8221. Sharansky distinguió entre sociedades libres y sociedades del miedo. & # 8220 Los elementos estructurales que permiten que las sociedades democráticas respeten los derechos humanos (tribunales independientes, el estado de derecho, una prensa libre, un gobierno libremente elegido, partidos de oposición significativos, por no hablar de las organizaciones de derechos humanos) estaban flagrantemente ausentes en las sociedades del miedo, & # 8221 escribió en El caso de la democracia (2004).

La carrera de Sharansky se resiste al resumen. Ofrece lecciones de coraje, libertad, justicia, pertenencia y esperanza. Lo que hace que su ejemplo sea especialmente relevante es su insistencia en que la libertad y la identidad, la libertad y la tribu, no solo son compatibles sino codependientes. & # 8220Para tener una vida plena, interesante y significativa, & # 8221 escribe en Nunca solo, & # 8220 tienes que descubrir cómo estar lo suficientemente conectado para defender tu libertad y lo suficientemente libre para proteger tu identidad. & # 8221 El mismo acertijo se enfrenta a las naciones. & # 8220 Beneficiándonos de lo mejor del liberalismo y lo mejor del nacionalismo, juntos podemos defender la misión conjunta de pertenecer y ser libres como elementos centrales para la felicidad humana. & # 8221

Los gobiernos establecen las condiciones de la libertad. Pero la identidad debe venir de abajo. Las fuentes de identidad más positivas y duraderas no se encuentran en la política. Están ubicados en la sociedad civil. Las instituciones de la familia, la fe y la comunidad nos dicen quiénes somos, qué queremos, hacia dónde debemos dirigirnos.

La gente es antecedente del gobierno. Y deben seguir siéndolo, si queremos que la democracia sobreviva. Esta es la inolvidable enseñanza de Natan Sharansky, héroe y campeón de la libertad.


Lecciones de vida del disidente, político y activista.

Natan Sharansky ha sido un científico informático, un jugador de ajedrez, un refusenik, un disidente, un preso político, un líder de partido, un ministro del gobierno, un ejecutivo sin fines de lucro y un autor de bestsellers. Nunca esperó ser consejero escolar.

Pero el coronavirus frustra las expectativas. A principios de marzo, cuando el virus comenzó a aparecer en las comunidades judías fuera de la ciudad de Nueva York, Sharansky se encontró en línea, en una posición poco acostumbrada. Comenzó a compartir con los estudiantes y padres cuyas escuelas estaban cerradas cómo se las había arreglado durante años de encierro.

"Al principio, parecía absurdo, incluso obsceno", escribe Sharansky en su último libro, Nunca solo, en coautoría con el historiador Gil Troy. "¿Cómo podría compararse mi experiencia de jugar al ajedrez en mi cabeza en mi celda de castigo con estar encerrado en casas llenas de dispositivos conectados a Internet, con ajedrez por computadora, especialmente porque este aislamiento se impone para proteger a las personas, no para romperlas?"

Lo que Sharansky se dio cuenta es que los costos de los bloqueos no dependen de las razones detrás de ellos. La interrupción repentina y aparentemente arbitraria de planes, movimientos y relaciones individuales causa daño psicológico. Sharansky grabó un breve video de YouTube para la Agencia Judía, puede verlo aquí, ofreciendo sus cinco consejos para la cuarentena. Reconozca la importancia de sus elecciones y su comportamiento, aconsejó Sharansky. Comprenda que algunas cosas están fuera de su control. Sigue riendo. Disfruta tus aficiones. Considérese parte de una causa mayor.

"Sorprendentemente", escribe Sharansky, "este breve clip se volvió viral y llegó a tanta gente en todo el mundo en unos pocos días que me hizo preguntarme por qué molestarme en escribir este libro". Su reacción fue otro ejemplo de su ingenio divertido y, a menudo, autocrítico. El video, por muy útil que sea, no se corresponde con el poder y la sabiduría de Nunca solo. En parte autobiografía, en parte meditación sobre la comunidad judía, el libro une los temas del trabajo anterior de Sharansky, de sus memorias de la prisión, No temas ningún mal (1988), a su defensa de la particularidad cultural, Defender la identidad (2008). Es una historia conmovedora de emancipación y conexión, de libertad y significado.

Sharansky nació en 1948 en la ciudad ucraniana de Stalino. Su nombre de pila era Anatoly. Sus padres eran profesionales educados que minimizaban su identidad judía. No querían correr el riesgo de sufrir represalias políticas y sociales. "La única experiencia judía real que tuve fue enfrentar el antisemitismo", escribe. El joven precoz pasó sus primeros años jugando al ajedrez. Aprendió a navegar por un sistema soviético que mantenía su dominio a través del miedo. Se convirtió en cautivo del doble pensamiento. Repitió mitos y mentiras oficiales no porque fuera lo correcto, sino porque era lo más seguro.

Sharansky se matriculó en el Instituto de Física y Tecnología de Moscú. "Me sumergí en la república de la ciencia", escribe. "Este mundo parecía aislado del doble pensamiento que había dominado en casa". La victoria de Israel en la Guerra de los Seis Días lo impulsó a descubrir su herencia. "Al darme cuenta de lo poco que sabía sobre este país que tanta gente preguntaba ahora, me dio hambre de aprender más".

Sharansky estudió representaciones de escenas bíblicas que cuelgan de las paredes de las galerías de Moscú. Se encontró con un samizdat copia de Leon Uris éxodo, una ficción histórica de caldera que describe la fundación de Israel. “Me atrajo hacia la historia judía y la historia de Israel a través de mis raíces rusas. Me ayudó a verme a mí mismo como parte de la historia ".

Al año siguiente, el físico nuclear soviético Andrei Sakharov escribió sus "Reflexiones sobre el progreso, la coexistencia pacífica y la libertad intelectual". Sajarov defendió la libertad de investigación. Exigió la protección de los derechos humanos. “Sajarov advirtió que la vida en una dictadura ofrece dos opciones: o superas tu miedo y defiendes la verdad, o sigues siendo un esclavo del miedo, sin importar cuán elegantes sean tus títulos, sin importar cuán grande sea tu dacha”, escribe Sharansky. "En última instancia, no pude escapar de mí ni de mi conciencia".

Inspirado por Sajarov, Sharansky solicitó una visa para inmigrar a Israel en 1973. Fue rechazado. No pudo salir de la Unión Soviética. Eso lo convirtió en un refusenik. “Mi vida como un doblepensador, que había comenzado conscientemente a los cinco años el día que murió Stalin, había terminado. El mundo profesional que me había construido, mi castillo de la ciencia, se derrumbó instantáneamente. Ahora, podría decir lo que pensé, hacer lo que dije y decir lo que hice ".

Las preocupaciones gemelas de la vida de Sharansky, identidad y libertad, se fusionaron. "La democracia, una vida libre en una sociedad libre, es esencial porque satisface el anhelo humano de elegir el camino de uno, de perseguir sus metas", escribió en Defender la identidad. “Amplía las posibilidades y brinda la oportunidad de progresar. La identidad, una vida de compromiso, es fundamental porque satisface un anhelo humano de convertirse en parte de algo más grande que uno mismo. Agrega capas de significado a nuestras vidas y profundiza la experiencia humana ". La libertad ofrece opciones. La identidad proporciona dirección.

Pasaría un tiempo antes de que Sharansky pudiera disfrutar de su propia libertad. En 1975, estaba trabajando con Sajarov. Al año siguiente, formó el Grupo de Helsinki de Moscú para presionar a los soviéticos para que cumplieran los compromisos que habían asumido en la canasta tres de los Acuerdos de Helsinki. La KGB lo arrestó en 1977. "Pasé los siguientes nueve años en prisión y en un campo de trabajo", escribió en No temas ningún mal, "Principalmente en un régimen disciplinario especial, que incluye más de 400 días en celdas de castigo y más de 200 días en huelga de hambre".

En prisión jugaba al ajedrez mentalmente. "Yo siempre gané". Se burlaba de los guardias con bromas antisoviéticas. No tuvo miedo. ¿Qué podían hacer, meterlo en la cárcel? Se comunicaba con sus compañeros de prisión mediante código morse. Drenarían los baños y hablarían entre ellos a través de tuberías. Leía la propaganda soviética de forma esotérica, entre líneas. Se dio cuenta de lo que estaba sucediendo realmente al determinar qué habían omitido las autoridades.

Sharansky estaba en prisión cuando escuchó que el presidente Ronald Reagan había llamado a la Unión Soviética el "Imperio del Mal". Era el año 1983. Reagan había pronunciado las famosas - y controvertidas - palabras en un discurso ante la Asociación Nacional de Evangélicos. "Fue una de las declaraciones más importantes de afirmación de la libertad, y todos lo supimos al instante", dijo Sharansky en una entrevista en 2004. “Para nosotros, ese fue el momento que realmente marcó el final para ellos y el comienzo para nosotros. La mentira había sido expuesta y nunca jamás podría dejar de ser contada ahora. Este fue el final de la 'Gran Revolución Bolchevique de Octubre' de Lenin y el comienzo de una nueva revolución, una revolución por la libertad: la Revolución de Reagan ".

Sharansky y su esposa Avital habían estado separados desde que ella emigró a Israel el día después de casarse en 1974. Durante su encarcelamiento, ella trabajó incansablemente en su nombre y en nombre de otros refuseniks y disidentes. Encontró un aliado en el embajador de Israel en la ONU, Benjamin Netanyahu. Se reunió con Reagan, quien comenzó a pedir a los líderes soviéticos que liberaran a Sharansky. Gorbachov lo liberó el 11 de febrero de 1986. Se reunió con Avital en el aeropuerto de Frankfurt. Volaron a Israel. “'Fue solo un día largo', suspiró Avital más tarde esa noche, en nuestro nuevo hogar en Jerusalén. “Llegué a Israel por la mañana. Llegaste por la noche. Fue solo un día muy, muy largo en el medio ".

Se convirtió en Natan. Entró en la política israelí. Ayudó a reasentar a un millón de inmigrantes de la ex Unión Soviética. Se opuso a los acuerdos de paz de Oslo. Renunció al gobierno de Ariel Sharon por la política de retirada unilateral de la Franja de Gaza. Su trabajo como activista se dedicó a construir lo que Reagan había descrito como "la infraestructura de la democracia". Sharansky distinguió entre sociedades libres y sociedades del miedo. "Los elementos estructurales que permiten que las sociedades democráticas respeten los derechos humanos (tribunales independientes, el estado de derecho, una prensa libre, un gobierno libremente elegido, partidos de oposición significativos, sin mencionar las organizaciones de derechos humanos) estaban flagrantemente ausentes en las sociedades del miedo". él escribió en El caso de la democracia (2004).

La carrera de Sharansky se resiste al resumen. Ofrece lecciones de coraje, libertad, justicia, pertenencia y esperanza. Lo que hace que su ejemplo sea especialmente relevante es su insistencia en que la libertad y la identidad, la libertad y la tribu, no solo son compatibles sino codependientes. "Tener una vida plena, interesante y significativa", escribe en Nunca solo, "Tienes que descubrir cómo estar lo suficientemente conectado para defender tu libertad y lo suficientemente libre para proteger tu identidad". El mismo rompecabezas enfrenta a las naciones. "Beneficiándonos de lo mejor del liberalismo y de lo mejor del nacionalismo, juntos podemos defender la misión conjunta de pertenecer y ser libres como elementos fundamentales para la felicidad humana".

Los gobiernos establecen las condiciones de la libertad. Pero la identidad debe venir de abajo. Las fuentes de identidad más positivas y duraderas no se encuentran en la política. Están ubicados en la sociedad civil. Las instituciones de la familia, la fe y la comunidad nos dicen quiénes somos, qué queremos, a dónde debemos dirigirnos.

La gente es antecedente del gobierno. Y deben seguir siéndolo, si queremos que la democracia sobreviva. Esta es la inolvidable enseñanza de Natan Sharansky, héroe y campeón de la libertad.

Matthew Continetti es miembro residente del American Enterprise Institute y editor fundador de The Washington Free Beacon. Para obtener más información sobre Free Beacon, regístrese gratis para recibir el correo electrónico Morning Beacon.


Intercambio de espías de la guerra fría

Para el código de un maestro de espías es fundamental hacer todo lo posible para salvar a sus agentes. Si los atrapan, intente salvarlos cambiándolos por agentes enemigos. Las detenciones de personas, inocentes o no, y las expulsiones "ojo por ojo" han asegurado que no haya escasez de candidatos para los intercambios.

Un lugar muy conocido para los intercambios de espías de la guerra fría fue el puente Glienicke entre Berlín occidental y Potsdam en lo que era Alemania Oriental. Fue allí donde el coronel de la KGB Rudolf Abel, arrestado en los Estados Unidos a fines de la década de 1950, fue liberado en 1962 a cambio de Gary Powers, el piloto de un avión espía estadounidense U2 derribado sobre la Unión Soviética en 1960.

Aquí hay algunos intercambios de espías anteriores:

En 1964, Greville Wynne, un hombre de negocios reclutado por el MI6 como contacto de Oleg Penkovsky, un oficial del ejército ruso que pasó información valiosa a los EE. UU. Y el Reino Unido (incluidas las afirmaciones falsas de Krushchev sobre la cantidad de misiles nucleares que poseía la Unión Soviética en ese momento de la crisis de Cuba de 1962), fue liberado a cambio de Konon Molody, un maestro de espías ruso que usó el nombre de Gordon Londsdale.

Gran Bretaña llegó a un acuerdo con Moscú en 1969 para liberar a Peter y Helen Kroger de la cárcel a cambio de la libertad del conferencista Gerald Brooke, un conferencista encarcelado en la Unión Soviética por distribuir literatura "subversiva". The Krogers were part of a group of five agents – known as the Portland spy ring – arrested for passing on secrets from the Royal Navy's underwater warfare establishment in Dorset.

Guenter Guillaume, an agent for East Germany's Stasi who was unmasked as one of the closest aides of West German chancellor Willy Brandt, was exchanged for captured western agents. He had served eight years of a 13-year jail sentence before he was handed over to East Germany in 1981.

The Guillaume and Powers/Abel exchanges were handled by East German spy-swap lawyer Wolfgang Vogel. He also negotiated the 1986 exchange at the Glienicke bridge of Soviet Jewish dissident Anatoly Shcharansky (now Natan Sharansky) for communist spies jailed in the west, including the alleged Soviet spies Karl Koecher and Hana Koecher. Vogel helped to broker the exchange of more than 150 spies.

American journalist Nicholas Daniloff and alleged Soviet spy Gennadiy Zakharov, an employee at Russia's UN mission in New York, were released a day apart after negotiations between Moscow and Washington.

A year earlier, in 1985, in the largest cold war spy swap, 23 westerners jailed for espionage in East Germany and Poland were released to the US in exchange for four eastern bloc spies, including Marian Zacharski, Poland's most famous spy. The exchanges took place on the Glienecke bridge.


Natan Sharansky Inspires Jewish Students in Moscow: Used the Toilet to Practice Hebrew

His message at the Lipman Jewish Day School, however, was serious. He described how pleased he was to see a new generation of Russian Jews free to attend Jewish schools and visit Israel.

But hanging over his visit was the persistence of anti-Semitism in Russia today.

“There is anti-Semitism in everyday life, and a lot of it,” the school’s deputy director Irina Sukhalinskya said.

The Soviet government arrested Sharansky in 1977 and accused him of spying for the United States – a charge he said stemmed from his contacts with foreign journalists. He was sentenced to 13 years of hard labor, a plight that cemented his reputation as the most famous Jewish refusenik and political prisoner in the Soviet Union.

Sharansky was freed in 1986 and moved to Israel, where he served in the Knesset and the government.

Now 61, he is continuing his lifelong mission as the new chairman of the Jewish Agency, a quasi-governmental organization that promotes Jewish education and helps Jews immigrate to Israel.

Sharansky praised Russian authorities for combating anti-Semitism and improving ties with Israel.

“When it comes to Jewish history, to Jews’ right to be in Israel or to create Jewish communities here, Russian authorities act with tolerance,” he said after the lesson. But worrying attitudes remain, he said.

A 2008 poll by the Pew Research Center showed that 34 percent of Russians viewed Jews unfavorably – up from 25 percent in 2004. The research, part of a global survey that involved almost 25,000 respondents in 24 nations, had a margin of error of 3 percent.

Galina Kozhevnikova, deputy director of the Moscow-based Sova hate crimes watchdog, said the level of anti-Semitism is stable and “has not changed in years.” The number of attacks on Jews and cases of vandalism against Jewish cemeteries and synagogues is declining, however, she said.


SHARANSKY, NATAN (1948–)

Israeli political figure, born in the Ukraine, in the Soviet Union. Natan Scharansky graduated from the Moscow Institute of Physics and became an activist for human rights. He was imprisoned in 1973 for his opposition to the Soviet regime. In 1977, accused of "treason and espionage" on behalf of the American Central Intelligence Agency, he was sentenced to thirteen years of forced labor. His wife organized an international campaign that allowed him to be freed after nine years. In February 1986 he was exchanged for Eastern-bloc spies in Western custody. After a few weeks in Berlin, Sharansky emigrated to Israel, where he worked to integrate Soviet immigrants, who represented a considerable political bloc, into Israeli society. In 1988 he created the Zionist Forum of Soviet Union Jews, a center-right political grouping. He was courted by both Likud and the Labor Party. In June 1995, along with his friend Yuli Edelstein, he created the Israel be-Aliyah Party, which in the platform published on the following 1 November upheld "the inalienable rights of the Israeli people over the country of Israel, from the Mediterranean to the Jordan" and rejected the creation of a Palestinian state, while recommending autonomy for the Occupied Territories.

In the May 1996 parliamentary elections, Sharansky's party won seven seats in the Knesset. A few weeks later, Sharansky was named minister of commerce and industry in the government of Benjamin Netanyahu. Three years later he became minister of the interior in the Labor government of Ehud Barak. On 9 July 2000, opposing the Israeli-Palestinian summit in Washington, D.C. that Barak was participating in, Sharansky resigned his post in the Labor government. On 7 March 2001, after the election for prime minister, he was appointed minister of housing and construction in the cabinet of Likud's Ariel Sharon. In 2003 he became minister for diaspora, social, and Jerusalem affairs. In this capacity he has lectured widely on the topic of anti-Semitism and its connection to anti-Israel sentiment.

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.


Heritage Florida Jewish News - Central Florida's Independent Jewish Voice

George Shultz, with book, at a 2017 Limmud FSU conference with, from left to right, Julius Berman, Natan Sharansky and Chaim Chesler.

TEL AVIV - On Feb. 11, 1986, Soviet refusenik Natan Sharansky - freed after enduring nine years in Russian prison on false charges of treason and espionage - stepped off a jet that had carried him straight from Germany and out into the Israeli sunshine.

"It was a very dramatic day, starting in a Soviet prison, then meeting my wife in Berlin after 12 years, then finishing at Ben Gurion Airport, and finally visiting the Kotel" in Jerusalem, said Sharansky, recalling the events of 35 years ago as if they were part of a John LeCarré spy thriller. "I was so overwhelmed, I thought maybe it was all a dream."

While still on the tarmac at Ben Gurion, then-Prime Minister Shimon Peres immediately put Sharansky on the phone with President Ronald Reagan, and then with the secretary of state at the time, George Shultz.

"Why, I thought, wasn't a conversation with President Reagan enough?" Sharansky quipped. "But Shultz was very helpful to us - how helpful I found out later."

Indeed, the two men became close friends, and remained so until Shultz's death on Feb. 6 at the age of 100. Sharansky, 73, was among a dozen prominent Jewish leaders who joined a recent online Zoom tribute to Shultz that was organized by Limmud FSU and moderated by the Jewish international organization's founder, Chaim Chesler.

"He felt with all his heart that it was his moral obligation to help us," Sharansky said of Shultz at the Feb. 15 event, noting how Shultz knew many refuseniks by name and always inquired about their well-being in meetings with his Soviet counterparts. "People like him really changed the world's attitude towards our struggle."

Thanks to efforts by Shultz and others, Soviet President Mikhail Gorbachev eventually opened the borders and allowed all Jews to leave the USSR. Between 1989 and 2006, an estimated 1.6 million Jews and their relatives and spouses emigrated from the former Soviet Union, 61 percent of them settling in Israel.

At its West Coast conference in November 2017 in San Francisco, Limmud FSU feted Shultz - who was secretary of state from 1982 to 1989 - for having helped spark the Soviet Jewish exodus. At this month's tribute, Limmud FSU co-founder, Sandy Cahn, said that special occasion, and especially the encounter between Shultz and Sharansky, was the major highlight of the 2017 conference.

"There are lessons that we all can learn from these experiences, and one is the wondrous ability of the human spirit and the importance of never giving up," said an emotional Shultz, then 97. "President Reagan and I had a great sense of gratitude to the Soviet Jews because they showed us what courage is all about."

Limmud FSU Chairman Matthew Bronfman said that his own father, the late Edgar Bronfman, traveled numerous times to Moscow throughout the 1980s in his capacity as president of the World Jewish Congress. More than once, he said, the elder Bronfman pressured Gorbachev to free these "prisoners of Zion." He would have accomplished nothing without Shultz's blessing, Bronfman said.

"He never let the Soviet authorities forget that for the US government, for him and for President Reagan, the question of Soviet Jews was a very real issue," Bronfman said. "It was unacceptable to him that Jews could not live freely in the USSR, nor could they emigrate."

But Shultz first had to earn the trust of American Jews. From 1974 until his 1982 appointment as secretary of state, he was a top executive of the Bechtel Group, an engineering and services company that had multibillion-dollar contracts with the government of Saudi Arabia.

"I grew up in a home that was very suspicious of American secretaries of state," David Harris, CEO of the American Jewish Committee, said at this week's tribute event. "My parents were both Holocaust survivors who were trapped in Europe, and the State Department was not friendly to them and others like them. It took George Shultz to change my mind fundamentally and irreversibly."

Harris said Shultz "became a hero to the Jewish people."

Malcolm Hoenlein, vice chairman of the Conference of Presidents of Major American Jewish Organizations and a Limmud FSU board member, said the initial suspicion of Shultz turned into trust.

"It grew to the point where he could not make a trip to the Middle East or Russia without calling us before, often during - even from Damascus - and almost always meeting with us afterwards," Hoenlein recalled.

One of only two people in U.S. history ever to hold four Cabinet positions, Shultz - along with Reagan - foreshadowed the eventual collapse of the Soviet Union. In 1987, he famously attended a Passover Seder at the residence of the U.S. ambassador in Moscow with about 40 prominent refuseniks, assuring them that "we never give up, we never stop trying" to advance the cause of human rights and promote emigration.

"He felt a special bond to the American Jewish community. Everyone could sense his humility, his integrity, the sincerity of his views, and his commitment and support for Israel," Hoenlein said. "He laid the groundwork for the special U.S.-Israel relationship of today, but never sought credit or tribute. Trust was his hallmark, and even as late as recent weeks, he said 'trust is the coin of the realm' as he bemoaned the acrimony in American politics and society."

Julius Berman, honorary president of the Conference on Jewish Material Claims Against Germany, recalled vividly how Shultz had called him shortly after returning from high-level talks in Madrid with then-Soviet Foreign Minister Andrei Gromyko.

"He told me that as promised, he raised the issue of Soviet Jewry with the foreign minister, but unfortunately the response was, in effect, 'It's none of your damn business. It's an internal matter and has nothing do to with America or our relationship,'" Berman said.

But that didn't stop Shultz from pushing Kremlin leaders on the issue, said Berman, who said of Shultz: "He was the sweetest, kindest person, as soft spoken as possible, and yet you know he carried a big stick. We really owe a great deal of gratitude to everything he did for us."

The special tribute event was made possible with support from the Genesis Philanthropy Group.

"In giving Soviet Foreign Minister Eduard Shevardnadze a list of refuseniks," said Dorit Golender, a former Israeli ambassador to Russia and vice-president for community relations at the international philanthropic organization, "George Shultz not only used his influence to support human rights, he demonstrated the importance of solving the issue so America's civilized dialogue with the USSR could continue."

Isaac Herzog, chairman of the Jewish Agency for Israel, recalled that during a November 1987 state visit to Washington, his father, Chaim Herzog - then Israel's president - received a tip from Shultz that an intifada was about to erupt in the West Bank and Gaza. The predicted uprising broke out a month later.

"Shultz was a sworn friend of Israel," said Herzog, despite his occasional differences with the Israeli government.

Deborah Lipstadt, professor of Holocaust studies at Atlanta's Emory University, recalled an interview that Shultz gave the Los Angeles Times shortly after his term as secretary of state had ended. Asked to name the most memorable moment of his time in office, he said it was when he received a phone call from refusenik Ida Nudel announcing she was finally "home in Israel."

"That he told the press this was the highlight of his tenure gives you not only a measure of the man, but also a measure of how important this issue was for him," Lipstadt said. "We are privileged to have been touched by him."

Other participants on the Zoom call included prominent refuseniks Sylva Zalmanson and Alexander Kholmiansky Mark Levin, CEO of the National Coalition Supporting Eurasian Jewry and Elie Valk, a former Israeli ambassador to Belarus.

This article was sponsored by and produced in partnership with Limmud FSU, which nurtures open, pluralistic, dynamic learning platforms across the world for Jews of all ages and backgrounds with roots in the former Soviet Union, while embracing the Jewish intellectual, cultural and religious traditions grounded in this shared experience. This article was produced by JTA's native content team.


The Historical Legacy of Juneteenth

Emancipation Day celebration, June 19, 1900 held in "East Woods" on East 24th Street in Austin. Credit: Austin History Center.

On “Freedom’s Eve,” or the eve of January 1, 1863, the first Watch Night services took place. On that night, enslaved and free African Americans gathered in churches and private homes all across the country awaiting news that the Emancipation Proclamation had taken effect. At the stroke of midnight, prayers were answered as all enslaved people in Confederate States were declared legally free. Union soldiers, many of whom were black, marched onto plantations and across cities in the south reading small copies of the Emancipation Proclamation spreading the news of freedom in Confederate States. Only through the Thirteenth Amendment did emancipation end slavery throughout the United States.

But not everyone in Confederate territory would immediately be free. Even though the Emancipation Proclamation was made effective in 1863, it could not be implemented in places still under Confederate control. As a result, in the westernmost Confederate state of Texas, enslaved people would not be free until much later. Freedom finally came on June 19, 1865, when some 2,000 Union troops arrived in Galveston Bay, Texas. The army announced that the more than 250,000 enslaved black people in the state, were free by executive decree. This day came to be known as "Juneteenth," by the newly freed people in Texas.

Publishers throughout the North responded to a demand for copies of Lincoln’s proclamation and produced numerous decorative versions, including this engraving by R. A. Dimmick in 1864.

The post-emancipation period known as Reconstruction (1865-1877) marked an era of great hope, uncertainty, and struggle for the nation as a whole. Formerly enslaved people immediately sought to reunify families, establish schools, run for political office, push radical legislation and even sue slaveholders for compensation. Given the 200+ years of enslavement, such changes were nothing short of amazing. Not even a generation out of slavery, African Americans were inspired and empowered to transform their lives and their country.

Juneteenth marks our country’s second independence day. Although it has long celebrated in the African American community, this monumental event remains largely unknown to most Americans.

The historical legacy of Juneteenth shows the value of never giving up hope in uncertain times. The National Museum of African American History and Culture is a community space where this spirit of hope lives on. A place where historical events like Juneteenth are shared and new stories with equal urgency are told.


Ver el vídeo: Fin de la esclavitud en Estados Unidos: Discriminacion racial y Tragedia de los esclavos liberados