¿Dónde se originó el Día de los Caídos?

¿Dónde se originó el Día de los Caídos?

Según el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU., Aproximadamente 25 ciudades y pueblos, incluidos dos llamados Colón: uno en Mississippi, uno en Georgia, afirman haber originado el Día de los Caídos en los años inmediatamente anteriores a la designación del líder del Gran Ejército de la República, John A. Logan El 30 de mayo de 1868, como un día "con el propósito de sembrar flores o decorar las tumbas de los compañeros que murieron en defensa de su país durante la última rebelión".

LEER MÁS: Una de las primeras ceremonias del Día de los Caídos fue realizada por afroamericanos liberados

La idea del Día de los Caídos (conocido como Día de la Decoración en el siglo XIX) no surgió con el general Logan; se había inspirado en las conmemoraciones locales de los muertos de la Guerra Civil que ya se encontraban en los bolsillos del norte y el sur, en algunos casos incluso antes de que la guerra hubiera concluido. Logan, de hecho, pronunció el discurso de apertura en una conmemoración del Día de la Decoración el 29 de abril de 1866 en Carbondale, Illinois, en la que los veteranos del Ejército de la Unión desfilaron con uniformes hechos jirones y extendieron flores en las tumbas del cementerio. La esposa de Logan escribió en sus memorias de 1913 que había sugerido la festividad después de sentirse tan conmovida por "las banderitas y las flores marchitas que habían sido colocadas" en las tumbas confederadas en Petersburg, Virginia. Boalsburg, Pensilvania, afirma que la festividad se originó allí incluso antes, cuando en 1864 una adolescente que estaba de luto por su padre del Ejército de la Unión y una madre en honor a su hijo que cayó en Gettysburg puso flores en sus tumbas y comenzó una tradición anual en la ciudad.

LEER MÁS: 8 cosas que quizás no sepa sobre el Día de los Caídos

El gobierno federal intervino en el debate hace 50 años cuando el presidente Lyndon B. Johnson firmó una proclamación el 26 de mayo de 1966 que "reconoció oficialmente que la tradición patriótica de observar el Día de los Caídos comenzó hace cien años en Waterloo, Nueva York". La pequeña aldea de Finger Lakes organizó por primera vez una conmemoración anual en toda la comunidad de sus muertos en la guerra el 5 de mayo de 1866, cuando los negocios cerraron y los residentes cubrieron los edificios con crepé negro y adornaron las tumbas de los soldados con flores y banderas. Aunque el Congreso designó a Waterloo, que ahora alberga el Museo Nacional del Día de los Caídos, como el lugar de nacimiento de la festividad, los otros contendientes no han sido disuadidos. La discusión sobre quién dio a luz el Día de los Caídos sigue siendo una tradición festiva.


Día Conmemorativo

Veteranos del Gran Ejército de la República en el Desfile anual del Día de los Caídos en la ciudad de Nueva York, mayo de 1922

Relacionado

El Día de los Caídos marca el comienzo no oficial del verano, evocando imágenes de picnics, barbacoas o simplemente un día de descanso. Pero originalmente la festividad estaba cargada de un significado más profundo y de controversia.

Se disputan los orígenes exactos del Día de los Caídos, con al menos cinco ciudades que afirman haber dado a luz a la festividad en algún momento cerca del final de la Guerra Civil. El historiador de la Universidad de Yale, David Blight, sitúa el primer Día de los Caídos en abril de 1865, cuando un grupo de ex esclavos se reunió en un hipódromo de Charleston, Carolina del Sur, convertido en una prisión confederada donde habían muerto más de 250 soldados de la Unión. Al desenterrar la fosa común de los soldados, enterraron los cuerpos en tumbas individuales, construyeron una de 100 yardas. valla alrededor de ellos y erigió un arco sobre la entrada con las palabras "Mártires del Hipódromo". El 1 de mayo de 1865, unos 10.000 residentes negros de Charleston, misioneros blancos, maestros, escolares y tropas de la Unión marcharon alrededor del Hipódromo de Plantadores, cantando y llevando brazadas de rosas. Reunidos en el cementerio, la multitud observó a cinco predicadores negros recitar las escrituras y un coro de niños cantaba espirituales y "The Star-Spangled Banner". Si bien la historia está en gran parte olvidada hoy, algunos historiadores consideran que la reunión fue el primer Día de los Caídos. (Vea el ensayo fotográfico "Nuestro mundo en guerra").

A pesar de las celebraciones dispersas en pueblos pequeños, se necesitaron tres años más para que la festividad se celebrara ampliamente. En una proclama, el general John A. Logan del Gran Ejército de la República & # 151 una organización de ex soldados y marineros & # 151 apodado el 30 de mayo de 1868, Día de la Decoración, que fue "designado con el propósito de esparcir flores o de lo contrario, decorar las tumbas de los compañeros que murieron en defensa de su país durante la última rebelión ". En el Día de la Decoración de ese año, el General James Garfield pronunció un discurso en el Cementerio Nacional de Arlington. Posteriormente, 5.000 observadores adornaron las tumbas de los más de 20.000 soldados de la Unión y Confederados sepultados en el cementerio. (Lea una historia de portada de TIME sobre cómo no perder en Afganistán).

Al principio, el Día de los Caídos estuvo tan estrechamente relacionado con la causa de la Unión que muchos estados del sur se negaron a celebrarlo. Accedieron solo después de la Primera Guerra Mundial, cuando la festividad se expandió más allá de honrar a los soldados caídos de la Guerra Civil para reconocer a los estadounidenses que murieron luchando en todas las guerras. También fue rebautizado como Día de los Caídos. Algunos críticos dicen que al hacer las vacaciones más inclusivas, sin embargo, se ha perdido el enfoque original, como dijo Frederick Douglass, el choque moral entre "esclavitud y libertad, barbarie y civilización". La mayoría de los estados del sur aún reconocen el Día de los Caídos Confederados como un feriado oficial, y muchos lo celebran en el cumpleaños de junio de Jefferson Davis, el presidente de la Confederación. Pero Texas, por ejemplo, observa el feriado en el cumpleaños de Robert E. Lee, el 19 de enero y # 151, que también es el Día de Martin Luther King Jr.

La antigua tradición del Día de los Caídos de llevar amapolas rojas se inició en 1915. Mientras lee Diario de la casa de las señoras, una secretaria de guerra en el extranjero llamada Moina Michael se encontró con el famoso poema de la Primera Guerra Mundial "In Flanders Fields" de John McCrae, que comienza, "En los campos de Flanders soplan las amapolas / Entre las cruces, fila tras fila". Conmovida, juró llevar siempre una amapola de seda en honor a los soldados estadounidenses que dieron sus vidas por su país. Ella comenzó a venderlas a amigos y compañeros de trabajo e hizo campaña para que las flores rojas se convirtieran en un emblema conmemorativo oficial. La Legión Estadounidense abrazó el símbolo en 1921, y la tradición se ha extendido a más de 50 países, incluidos Inglaterra, Francia y Australia. (Vea el video de TIME "Un 'vuelo de honor' para los veteranos de la Segunda Guerra Mundial").

Con la Ley de Fiestas Nacionales de 1971, el Congreso trasladó el Día de los Caídos del 30 de mayo al último lunes de mayo. Pero los críticos dicen que garantizar que las vacaciones sean parte de un fin de semana de tres días promueve la relajación en lugar de enfatizar el verdadero significado de las vacaciones. En 1989, el senador Daniel Inouye de Hawai presentó un proyecto de ley para trasladar el feriado a la fecha fijada del 30 de mayo. Lo ha reintroducido en todos los congresos desde entonces & # 151 sin éxito.


La verdadera historia del Día de los Caídos

El Día de los Caídos ocupa un lugar tradicional en la historia de Estados Unidos. Cualquiera que haya crecido en este país entiende que es una celebración del sacrificio en tiempos de guerra y el valor patriótico. Es una festividad con sus orígenes en la Guerra Civil, una época de incalculables divisiones, muertes y enfermedades, pero también el aparente triunfo de la calidad (en teoría, si no remotamente en la práctica) sobre la esclavitud.

La mayoría de la gente probablemente no rumia sobre los orígenes del Día de los Caídos mientras planean sus escapadas de fin de semana largo y comidas al aire libre en familia, pero la historia general es algo así: un año después de que terminó la guerra, en 1866, un grupo de mujeres comenzó a conmemorar el 620.000 soldados y civiles muertos en el conflicto o afectados por enfermedades mientras luchaban contra él colocando coronas de flores en las tumbas de la ciudad hospitalaria de Columbus, Mississippi. En 1868 nació el día anual de conmemoración, y desde entonces se celebra el último lunes de mayo. El general John A. Logan, un líder veterano de la Unión, lo hizo así, declarando el “Día de la Decoración” un feriado nacional.

Si bien todo eso es cierto, técnicamente es una pieza de revisionismo (como lo demuestra la multitud de pueblos que reclaman los primeros tributos del Día de los Caídos), y que coloca a los blancos al frente de un preciado pasatiempo estadounidense. La historia oficial borra lo que el historiador de Yale David W. Blight ha sostenido durante mucho tiempo son los original raíces del Día de los Caídos, un tributo orquestado por miembros negros de la Infantería de la Unión que ha sido drenado de color, por así decirlo, por el tiempo y el blanqueo de la historia.


¿Por qué celebramos el Día de los Caídos?

Es fácil olvidar lo que realmente significa el Día de los Caídos mientras estás sentado junto a la piscina y contemplando las vacaciones de verano, pero la razón histórica de las vacaciones significa mucho más que un fin de semana de tres días.

El Día de los Caídos es un día solemne de recuerdo para todos los que han muerto sirviendo en las fuerzas armadas estadounidenses. La festividad, originalmente conocida como Día de la Decoración, comenzó después de la Guerra Civil para honrar a los muertos de la Unión y la Confederación.

No está claro exactamente dónde se originó la festividad y mdashCharleston, Carolina del Sur, Waterloo, Nueva York, Columbus, Georgia y otras ciudades afirman ser el lugar de nacimiento del Día de los Caídos. El evento en Charleston que puede haber precipitado el Día de los Caídos ofrece pruebas conmovedoras de un país que lucha por reconstruirse después de una guerra sangrienta: 257 soldados de la Unión murieron en la prisión en Charleston durante la Guerra Civil y fueron enterrados en tumbas sin nombre, y la ciudad & # 8217 es negra. Los residentes organizaron una ceremonia del Primero de Mayo en la que diseñaron un cementerio para honrar debidamente a los soldados.

En los años posteriores a la Guerra Civil, las celebraciones del Día de los Caídos se dispersaron y, tal vez como era de esperar, se arraigaron de manera diferente en el norte y el sur. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que la festividad ganó un gran número de seguidores e identidad nacional, y no se llamó oficialmente Día de los Caídos hasta 1967.

El evento final que cimentó la cultura moderna del Día de los Caídos en Estados Unidos fue en 1968 cuando el Congreso aprobó la Ley Uniforme de Días Festivos, designando el Día de los Caídos como el último lunes de mayo en lugar del 30 de mayo, como se había observado anteriormente. Esto aseguró un fin de semana de tres días y le dio al día su estado actual como el comienzo no oficial del verano, mezclando una reflexión seria con una diversión más alegre.


¿Comenzó el Día de los Caídos en Pensilvania? El origen y el significado de las vacaciones.

El Día de los Caídos está cerca de nosotros, lo que significa que ahora es un momento perfecto para reflexionar sobre el significado y los orígenes de la festividad.

Si bien el Día de los Caídos a menudo se celebra como el comienzo de la temporada de verano, el verdadero significado de la festividad, que conmemora a aquellos que han perdido la vida en las fuerzas armadas, tiene sus raíces en la historia de Pensilvania.

Si bien el recuerdo de los soldados caídos es una práctica milenaria, el Día de los Caídos en la actualidad tiene sus orígenes después de la Guerra Civil. Las celebraciones anuales surgieron en todo el país para honrar a los muertos. Entre los primeros se encontraba el & quot; Día de la decoración & quot; que comenzó en Boalsburg, Pensilvania, en 1864.

¿Quiere participar en el Día de los Caídos? ¿Busca más información sobre el día en la ciudad? Visite nuestro nuevo sitio web: http://www.boalsburgmemorialday.com/

Publicado por Memorial Day en Boalsburg el jueves 18 de diciembre de 2014

En octubre de 1864, según el Boalsburg Heritage Museum, dos adolescentes llamadas Emma Hunter y Sophie Keller recolectaron flores del jardín para colocarlas en la tumba del padre de Emma & # x27, el Dr. Reuben Hunter, quien había sido cirujano del Ejército de la Unión. El mismo día, una mujer mayor estaba esparciendo flores sobre la tumba de su hijo, Amos Meyer, que había sido soldado raso en la batalla de Gettysburg. Fue considerado el primer servicio del Día de los Caídos. Las mujeres decidieron reunirse nuevamente al año siguiente para honrar a sus seres queridos y otros soldados caídos.

Las mujeres compartieron sus planes y el 4 de julio de 1965, todo Boalsburg se reunió con un clérigo para un sermón y decoración de tumbas. La tradición anual se convirtió en el "Día de la Decoración". El 5 de mayo de 1868, el general John Logan del Gran Ejército de la República nombró el 30 de mayo como un día "para los camaradas que murieron en defensa de su país".

La conmemoración generalizada de los soldados caídos también coincidió con el final de la Batalla de Gettysburg en Pensilvania. Las bajas masivas en la batalla de tres días en 1863, que se extendió del 1 al 3 de julio de 1863, llevaron a muchos a tomar el 4 de julio como un día para honrar a los muertos.

Durante décadas después de la Guerra Civil, hubo celebraciones esporádicas en todo el país durante varios días, según el estado. Durante la Primera Guerra Mundial, el poema "En Flanders Field" inspiró la colocación de amapolas en las tumbas de los soldados caídos, y en los años siguientes el uso de amapolas artificiales se hizo extremadamente popular para ese propósito. Según la Asociación de Veteranos & # x27s, la primera fábrica dedicada a crear amapolas artificiales con ese propósito se construyó en Pittsburgh en 1924.

No fue hasta 1971 que la Ley Uniforme de Días Feriados de los Lunes convirtió el Día de los Caídos en un feriado nacional oficial y consolidó su lugar en el calendario como el último lunes de mayo.

La observancia de la festividad incluye enarbolar la bandera a media asta en honor a los caídos, pero izarla a todo el personal al mediodía, donde permanece hasta la puesta del sol. Y como feriado federal al comienzo del verano, también se marca regularmente con comidas al aire libre y otros eventos al aire libre, incluido el PennLive / Patriot-News Artsfest.


Un día de otoño está lejos del telón de fondo típico de una celebración del Día de los Caídos. Si Boalsburg, Pensilvania, tenía algo que ver con eso, el Día de los Caídos sería en otoño. Boalsburg afirma ser el sitio de la observación más temprana del Día de la Decoración, ahora conocido como Día de los Caídos. Sin embargo, se desconoce la fecha específica de la decoración inaugural en octubre de 1864. Muchas comunidades hacen esta afirmación, pero solo dos tienen razones importantes para su afirmación. Boalsburg tenía las primeras decoraciones de tumbas. Waterloo, Nueva York, debido a una orden presidencial de 1966 que lo declara el lugar de nacimiento del Día de los Caídos.

Los hombres de Boalsburg, una comunidad abolicionista en el condado de Center, dirigida por el profesor James Patterson, se unieron al Ejército de la Unión en respuesta a un llamado de voluntarios del presidente Abraham Lincoln. Las mujeres de Boalsburg, con sus maridos, hijos y hermanos en guerra, organizaban reuniones diarias en la Academia de Boalsburg. Prepararon paquetes y cosieron y tejieron uniformes para sus hombres en la guerra. Hicieron arreglos para que la Boalsburg Brass Band realizara conciertos para recaudar fondos para los soldados heridos.

Los hombres de Boalsburg sufrieron múltiples bajas a lo largo de la Guerra Civil. Fue la quinta víctima, la muerte del Dr. Reuben Hunter, el 19 de septiembre de 1864, lo que inspiró a tres mujeres a visitar el cementerio y decorar las tumbas de los hombres caídos. Las tres mujeres, Emma Hunter, hija del Dr. Reuben Hunter, Elizabeth Meyer, cuyo hijo Amos Meyer, fue asesinado en la batalla de Gettysburg, y Sophie Keller, decidieron reunirse el domingo siguiente, compartir un ramo de flores para decorar las tumbas. de sus familiares y amigos.

Se ha cuestionado la fecha exacta de este evento, una brecha que crea cierta debilidad en el reclamo de Boalsburg. Octubre de 1864 tuvo cinco domingos: 2, 9, 16, 23 y 30. El folleto distribuido por la ciudad de Boalsburg en la conmemoración del 85 aniversario del Día de los Caídos dice: “Sra. Elizabeth Meyer, cuyo hijo Amos fue asesinado en Gettysburg, pero probablemente fue devuelto recientemente para su entierro ". La batalla de Gettysburg ocurrió del 1 al 3 de julio, aproximadamente a 100 millas de Boalsburg. Tomar aproximadamente dos meses y medio para mover el cuerpo de Amos Meyer 100 millas hace que el regreso del cuerpo del Dr. Reuben Hunter de Annapolis, Maryland, a 175 millas de distancia, en menos de un mes sea algo sospechoso. La distancia adicional en una línea de tiempo acortada no hace que el evento sea imposible, sin embargo, solo genera algunas preocupaciones.

Después de decorar las tumbas de los soldados de Boalsburg recientemente caídos, también decoraron las tumbas de aquellos hombres que habían muerto en la Guerra de 1812 y la Guerra de la Independencia. Las tres mujeres regresaron a la Academia Boalsburg con la intención de conmemorar nuevamente a sus soldados caídos el Día de la Independencia. Sin embargo, antes del siguiente Día de la Independencia, las mujeres y la ciudad de Boalsburg tenían algo nuevo que celebrar. La Guerra Civil había terminado el 9 de abril de 1865 y sus padres, maridos e hijos regresaban a casa de la batalla.

Las tres mujeres de Boalsburg fueron las primeras en observar un Día de la Decoración, pero la primera comunidad en conmemorar a los soldados caídos de la nación en su conjunto fue Waterloo, Nueva York. La idea del Día de la Decoración de Waterloo se le atribuye a Henry C. Welles, un destacado ciudadano local, quien sugirió la idea al General John D. Murray. Murray, un héroe de la guerra civil, abrazó la idea y obtuvo el apoyo de otros veteranos. Welles y Murray dirigieron el comité que planeó la celebración de Waterloo. El 5 de mayo de 1866 se cerraron los negocios de Waterloo y los vecinos ondearon sus banderas a media asta y decoraron las tumbas de los hombres que murieron combatiendo en las distintas guerras a lo largo de la historia del país.

John A. Logan, Comandante en Jefe del Gran Ejército de la República, una organización de veteranos del Ejército de la Unión, continuó agregando importancia al 5 de mayo en la historia del Día de los Caídos. El 5 de mayo de 1868, Logan emitió una orden que decía: "El día 30 de mayo de 1868, está designado con el propósito de sembrar flores o decorar las tumbas de los camaradas que murieron en defensa de su país durante la última rebelión ..." De acuerdo con la orden de Logan, el 30 de mayo de 1868 en el Cementerio Nacional de Arlington fue la primera vez que las tumbas de los soldados tanto de la Unión como de los Ejércitos Confederados fueron decoradas juntas. Aparte de Arlington, el Día de la Decoración fue celebrado principalmente por los veteranos de la Unión y los familiares de los soldados fallecidos de la Unión. De hecho, la mayoría de los estados anteriormente confederados se negaron a reconocer la fecha, y muchos incluso tuvieron sus propios Días de Decoración Confederados. Los estados confederados honraron a sus muertos por separado hasta después de la Primera Guerra Mundial. Nueve estados aún hasta la fecha, honran a los soldados confederados caídos en una fecha separada.

La esperanza de Logan para el Día de la Decoración era "que se mantendrá de año en año, mientras un sobreviviente de la guerra permanece para honrar la memoria de sus camaradas difuntos". Waterloo siguió esta parte de la orden antes de que se creara la orden. El 5 de mayo de 1867 se repitieron las ceremonias del año anterior por segunda vez. La comunidad de Waterloo se unió al resto del país en 1868 y honró a los caídos el día 30. Boalsburg se queda corto en esta parte de su afirmación. Las tres mujeres abandonaron el cementerio ese día de otoño con la intención de regresar el 4 de julio siguiente. Sin embargo, debido a la limitada cantidad de información disponible al respecto, es difícil determinar si esas mujeres o alguien de la comunidad realmente regresaron y decoraron el lugar. tumbas de nuevo después de que terminó la Guerra Civil. Este es otro argumento que daña la reclamación de Boalsburg.

El Día de la Decoración se celebró todos los años durante varios años antes de que fuera reconocido oficialmente por cualquier estado o el gobierno federal. En 1873, Nueva York se convirtió en el primer estado en reconocer oficialmente la festividad. Todos los demás estados de la Unión reconocieron el Día de la Decoración en 1890. El nombre Día de los Caídos no se usó hasta la década de 1880, y se usó con moderación hasta después de la Segunda Guerra Mundial. No se cambió al nombre oficial del feriado hasta que la ley federal cambió el nombre en 1967. Después de la orden de Logan, el Día de los Caídos se celebró todos los años el 30 de mayo, hasta 1971, cuando el Congreso aprobó la Ley de Feriados Nacionales, que trasladó el Día de los Caídos. a su fecha actual, el último lunes de mayo, para crear un fin de semana de tres días.

El origen del Día de los Caídos se resume mejor en la Organización del Día de los Caídos en los Estados Unidos:

Es más probable que haya tenido muchos comienzos separados, cada una de esas ciudades y cada reunión planificada y espontánea de personas para honrar a los muertos en la guerra en la década de 1860 aprovechó la necesidad humana general de honrar a nuestros muertos, cada uno contribuyó honorablemente al creciente movimiento que culminó. en Gen Logan dando su proclamación oficial en 1868. No importa quién fue el primero, lo importante es que se estableció el Día de los Caídos. El Día de los Caídos no se trata de división. Se trata de reconciliación, se trata de unirse para honrar a quienes lo dieron todo.

Sin embargo, las comunidades involucradas creen que es muy importante ser los primeros en observar la festividad. Boalsburg es el lugar de la primera celebración, sin embargo, Waterloo es oficialmente reconocida como el lugar de nacimiento de la versión moderna de la fiesta. “El 7 de marzo de 1966, el estado de Nueva York reconoció a Waterloo mediante una proclama firmada por el gobernador Nelson A. Rockefeller”. Después de este evento, tanto la Cámara de Representantes como el Senado reconocieron a Waterloo como el lugar de nacimiento del Día de los Caídos, y aprobaron por unanimidad la Resolución Concurrente 587 de la Cámara. La resolución 587 dice: “Se resolvió que el Congreso de los Estados Unidos, en reconocimiento a la tradición patriótica puesta en marcha hace cien años en la Villa de Waterloo, NY, por la presente reconoce oficialmente a Waterloo, Nueva York como el lugar de nacimiento del Día de los Caídos ... ”El reconocimiento oficial final llegó en forma de Proclamación Presidencial, firmada por el presidente Lyndon B. Johnson el 26 de mayo de 1966.

Ambas comunidades tienen sólidos argumentos que respaldan sus afirmaciones y ambas merecen reconocimiento. Waterloo es reconocida por ser la primera en honrar como comunidad a los soldados caídos el 5 de mayo de 1866. Boalsburg es el lugar de la primera observación de las tres mujeres, Emma Hunter, Elizabeth Meyer y Sophie Keller, en octubre de 1864. Si Boalsburg tuviera más información que respalde su afirmación y prueba de una tradición continua en 1865-1868, no habría duda alguna del hecho de que fueron los primeros en observar el Día de los Caídos.


El primer día de los caídos y # 8211a historia casi perdida en la historia

“Recordemos, sin embargo, que la libertad debe ser apoyada a cualquier riesgo. Tenemos derecho a ello, derivado de nuestro Creador. Pero si no lo hubiéramos hecho, nuestros padres se lo han ganado y lo han comprado a expensas de su comodidad, sus propiedades, su placer y su sangre ”.

A medida que los estadounidenses marcan el comienzo no oficial del verano con comidas al aire libre, escapadas y tiempo con familiares y amigos este fin de semana del Día de los Caídos, puede ser fácil olvidar de qué se trata realmente la festividad: honrar a los incontables miles de patriotas desinteresados ​​que han entregado sus vidas. para nuestro país en tiempos de guerra.

Entonces, en medio de la alegría y el júbilo que sentimos por la llegada del verano después de una larga pandemia, tomemos unos momentos para recordar de qué se trata el Día de los Caídos. No hay mejor manera de hacerlo que recordar la inesperada historia de los orígenes de las vacaciones y # 8217, una historia que contiene lecciones importantes para nuestro país de hoy.

Si bien el Día de los Caídos no se convirtió en un feriado federal oficial hasta 1971, sus inicios se remontan a las secuelas inmediatas del conflicto más mortífero en la historia de nuestra nación, la Guerra Civil.

En Charleston, Carolina del Sur, había una pista de carreras de caballos llamada Washington Race Course and Jockey Club. Durante la Guerra Civil, fue utilizado por la Confederación para encarcelar a los cautivos de la Unión. Cerca de 300 soldados de la Unión murieron de enfermedades y exposición allí mientras estaban recluidos en la prisión al aire libre. Sus cuerpos fueron colocados en una fosa común cercana.

Pero casi inmediatamente después de que la guerra llegó a su fin, los esclavos emancipados vinieron a honrar a los soldados que habían dado su vida para que millones antes esclavizados pudieran conocer la libertad. Exhumaron los cuerpos de los soldados caídos y les dieron un entierro adecuado en un nuevo cementerio en el mismo sitio. En la valla encalada que levantaron alrededor del cementerio, inscribieron las palabras "Mártires del Hipódromo".

Semanas más tarde, el 1 de mayo de 1865, una multitud de aproximadamente 10,000 personas, en su mayoría esclavos liberados y algunos misioneros blancos, se reunieron en el mismo lugar. Veteranos del 54 ° Regimiento de Massachusetts negro (los héroes de la película de 1989 Gloria, protagonizada por Morgan Freeman, Matthew Broderick y Denzel Washington), y otros regimientos negros estaban allí, y realizaron marchas de doble tiempo. Tres mil niños negros trajeron ramos de flores mientras cantaban "El cuerpo de John Brown", una popular canción de marcha de la Unión inspirada en el famoso abolicionista John Brown. Los ministros negros también estuvieron presentes y recitaron partes de la Biblia.

Este notable evento fue reportado en The New York Tribune y El mensajero de Charleston, y desde entonces ha sido reconocido como la conmemoración del Día de los Caídos más antigua registrada. Los informes de los periódicos también hablaron sobre cómo los esclavos liberados organizaron las primeras celebraciones del Día de los Caídos al menos un año antes que otras ciudades estadounidenses, y tres años antes de la primera celebración nacional.

Hoy, el Día de los Caídos se celebra el último lunes de cada mes de mayo. Esa primera observancia del 1 de mayo también fue un lunes. A fines de la década de 1860, muchos pueblos y ciudades estadounidenses estaban haciendo tributos similares. Uno de ellos fue Waterloo, Nueva York, que celebró por primera vez el Día de los Caídos el 5 de mayo de 1866, aproximadamente un año después de que los esclavos emancipados de Carolina del Sur llevaran a cabo su ceremonia en el hipódromo. El 5 de mayo de 1868, el ex general de la Unión John A. Logan pidió un feriado nacional del Día de los Caídos. De hecho, lo llamó “Día de la Decoración”, dado que ese día los observadores decorarían las tumbas de los soldados que habían perecido, tal como lo habían hecho los esclavos emancipados. Logan sugirió que el 30 de mayo fuera la fecha de la festividad, dado que ese día no tuvo lugar ninguna batalla digna de mención. El "Día de la Decoración" se conoció gradualmente como "Día de los Caídos".

En 1966, el gobierno federal reconoció oficialmente a Waterloo como el lugar de nacimiento oficial del Día de los Caídos. Pero gracias a los investigadores que descubrieron la historia anterior, los historiadores ahora reconocen que la festividad se originó con esos estadounidenses negros liberados en Carolina del Sur, quienes se unieron para reconocer el sacrificio supremo que tantos habían hecho para terminar con el mal de la esclavitud y asegurar su libertad.

Aquellos que alguna vez vivieron encadenados sabían el valor de lo que honraban en el Día de los Caídos. Aquellos de nosotros que nunca hemos tenido que vivir encadenados debemos honrar la memoria de innumerables héroes estadounidenses que dieron sus vidas para asegurar aún más nuestra propia libertad.


Además de la marcha de Charleston y una larga práctica de simpatizantes tanto de la Unión como de la Confederación decorando sus propias tumbas, un evento en particular parece haber sido una inspiración clave. El 25 de abril de 1866, en Columbus, Mississippi, un grupo de mujeres, la Ladies Memorial Association, decoró las tumbas de los soldados de la Unión y de la Confederación. En una nación que intenta encontrar una manera de seguir adelante después de una guerra que dividió al país, los estados, las comunidades e incluso las familias, este gesto fue bienvenido como una forma de dejar el pasado en paz mientras se honra a quienes habían luchado en ambos lados.

La primera celebración formal parece haber sido el 5 de mayo de 1866 en Waterloo, Nueva York. El presidente Lyndon Johnson reconoció a Waterloo como el "lugar de nacimiento del Día de los Caídos".

El 30 de mayo de 1870, el general Logan pronunció un discurso en honor a la nueva festividad conmemorativa. En él decía: "Este Día de los Caídos, en el que decoramos sus tumbas con las muestras de amor y afecto, no es una ceremonia ociosa para nosotros, para pasar una hora, sino que nos trae a la mente con toda su viveza los terribles conflictos". de aquella terrible guerra en la que cayeron víctimas. ¡Unámonos todos, pues, en los solemnes sentimientos del momento, y tiernemos con nuestras flores las más cálidas simpatías de nuestras almas! ¡Resucitemos nuestro patriotismo y amor a la patria con este acto y fortalecer nuestra lealtad con el ejemplo de los nobles muertos que nos rodean ".

A finales del siglo XIX, con el surgimiento de la ideología de la Causa Perdida en el Sur, el Sur estaba celebrando el Día Conmemorativo Confederado. Esta separación desapareció en gran medida en el siglo XX, especialmente con el cambio de nombre de la forma del norte de la festividad de Día de la Decoración a Día de los Caídos, y luego la creación de un feriado especial el lunes para el Día de los Caídos en 1968.

Algunos grupos de veteranos se opusieron al cambio de fecha a lunes, argumentando que socavaba el significado real del Día de los Caídos.

Otras ciudades que afirman haber sido el origen del Día de la Decoración incluyen Carbondale, Illinois (hogar del general Logan durante la guerra), Richmond, Virginia y Macon, Georgia.


La sorprendente historia del Día de los Caídos

Mientras celebramos con amigos, familiares y la comunidad durante el fin de semana del Día de los Caídos, me gustaría animarnos a todos a recordar que el Día de los Caídos está dedicado a los estadounidenses que han caído mientras servían en el ejército de nuestra nación para preservar nuestras libertades, a nuestra manera. de la vida y de nuestra nación.

Día de la Decoración
Tan importante y solemne como es esta fiesta nacional para muchos estadounidenses, sus orígenes son sorprendentemente disputados y no están completamente claros. Pero lo que es indiscutible es que se originó como un día para recordar y honrar a los miembros del servicio militar de los Estados Unidos que murieron en la Guerra Civil y originalmente se llamó "Día de la Decoración", porque la gente iba a los cementerios y colocaba flores en las tumbas de los soldados.

Orígenes
El Día de la Decoración fue establecido oficialmente en 1868 por el mayor general John A. Logan, el comandante en jefe del Gran Ejército de la República, la organización principal que representa a los veteranos de la Unión de la Guerra Civil. Logan pidió que el 30 de mayo sea un día anual a nivel nacional para decorar las tumbas de guerra. Pero una proclamación presidencial en 1966 dio crédito a Waterloo, NY, como el lugar de nacimiento del Día de los Caídos (Día de la Decoración) el 5 de mayo de 1866.


"El primer acto registrado de honrar a los muertos de la Guerra Civil de la Unión ocurrió en Charleston, SC"

Pero según el historiador David W. Blight, el primer acto registrado de honrar a los muertos en la Guerra Civil de la Unión se produjo en Charleston, Carolina del Sur, el 1 de mayo de 1865. El Charleston Daily Courier informó en ese momento que los antiguos esclavos, afroamericanos, honraron a 257 muertos. Soldados de la Unión que habían sido enterrados en una fosa común en un campo de prisioneros confederados.

Volvieron a enterrar los cuerpos y les dieron a cada uno un entierro adecuado como agradecimiento por dar sus vidas por la libertad. Siguió un desfile, encabezado por varios miles de niños afroamericanos. Miles de personas marcharon, cantaron y celebraron. Aunque el hecho de este evento extraordinario es indiscutible, no hay acuerdo de que este evento condujo al Día de los Caídos de hoy.

Un día festivo en evolución
Después de la Primera Guerra Mundial, la festividad evolucionó para conmemorar al personal militar estadounidense que murió en todas las guerras.

El Día de los Caídos generalmente se observaba el 30 de mayo, la fecha que Logan había declarado para el primer Día de Decoración, hasta que en 1968 el Congreso aprobó la Ley Uniforme de Días Feriados del Lunes, que estableció el Día de los Caídos como el último lunes de mayo, la ley entró en vigor en 1971 y legalmente declaró el Día de los Caídos como feriado federal. Las ceremonias oficiales del Día de los Caídos requieren que el Presidente de los Estados Unidos coloque una ofrenda floral en el Cementerio Nacional de Arlington y se toque "Taps".


"24 notas que se han convertido en parte del alma de nuestra nación"

Origen de "Taps"
Este año es el 154º aniversario de la creación y primera ejecución de "Taps", interpretado por un corneta del Ejército de la Unión de 22 años durante la Guerra Civil en julio de 1862, solo 24 notas que se han convertido en parte del alma de nuestra nación. It was used to signal "lights out" at the end of the day but also started to be used at military funerals that same year.

"Taps" was a bugle call that was revised from earlier bugle calls having their roots in European armies, particularly the French. "Taps" may have originated from a Dutch term associated with the end of the day for soldiers. You can hear the shared European origins of the "Taps" bugle call in the performance of "Il Silenzio" -- The Silence -- which is played in the Netherlands on "Liberation Day."

In the Netherlands, on "Liberation Day," just like Memorial Day in the U.S., there are memorial services across the country honoring Allied troops who died liberating The Netherlands. Much like Americans on Decoration Day, Dutch families still adopt graves of those troops and maintain them in their honor.

As "Taps" is played at Memorial Day ceremonies in the U.S., since 1965, the Dutch memorial services conclude with the playing of "Il Silenzio".

Photo courtesy of Joel L. A. Peterson


"may we keep in our hearts the memory of those who are forever silenced"

Remembering the True Meaning of Memorial Day
I had the humble honor of serving in our military. But my service was a privilege, not a sacrifice. But I had friends with whom I served who made the ultimate sacrifice. To them and their fallen brothers and sisters I am forever grateful.

On Memorial Day, may we keep in our hearts the memory of those who are forever silenced, that we may speak and live and love. Safe and free.

Like and share this article via Facebook, Twitter, or LinkedIn.

Joel L. A. Peterson is the national award-winning author of the novel, "Dreams of My Mothers" (Huff Publishing Associates, March, 2015).

"Compelling, candid, exceptionally well written, Dreams of My Mothers is a powerful read that will linger in the mind and memory long after it is finished. Very highly recommended." -- Midwest Book Review


¡Gracias!

Looking further south for the true origins of the holiday, Gardiner and Bellware dug up newspaper clips that suggest that a widow in Columbus, Ga., may have first had the idea.

Mary Ann Williams, secretary of the Ladies’ Memorial Association of Columbus, Ga., is thought to have encouraged the organization to start an annual holiday while regularly putting flowers on the graves of soldiers including her husband, who died in the war. A letter she wrote urging Southerners to come together one day a year to put flowers on the graves of the fallen was published in the Columbus Daily Sun in early March 1866.

“We cannot raise monumental shafts, and inscribe thereon their many deeds of heroism, but we can keep alive the memory of the debt we owe them by dedicating at least one day in each year to embellishing their humble graves with flowers,” she wrote. She proposed that April would be a good time for such an event &mdash in the South, April is a great time for flowers &mdash but originally asked for suggestions about which precise date would be best. The suggestion that ended up most widely published was April 26, the first anniversary of the Confederate surrender in North Carolina, which came just a few weeks after the better known surrender at Appomattox.

That letter got picked up throughout the state within a couple of weeks, and syndicated nationwide over the next month. But another misprint in a newspaper would preclude the holiday’s inventors from being the first to celebrate the holiday.

That honor, coincidentally and confusingly enough, has gone to residents of otro American city named Columbus.

Gardiner says there’s enough primary evidence to prove that women in the Civil War hospital town of Columbus, Miss., celebrated the first Memorial Day because they followed what was written in March 1866 articles that appeared in the Memphis Daily Avalanche and the Pulaski Citizen. Those stories reported that Columbus, Ga., was urging people to celebrate April 25 instead of April 26 as Memorial Day. The fact that they celebrated a day before most people is why people such as President Barack Obama have given them the credit for celebrating Memorial Day, even if experts such as Gardiner say it wasn’t their idea.

Newspapers reporting on those early Memorial Day celebrations noted that ladies throughout the South were leaving flowers not only on the graves of Confederate soldiers, but also of Union soldiers. As a May 9, 1866, article in the New York Commercial Advertiser, described the gesture made by Columbus, Ga., attendees, “Let this incident, touching and beautiful as it is, impart to our Washington authorities a lesson in conciliation, forbearance, and brotherly love.” A May 30, 1866, Cleveland Plain Dealer article said of the gesture made by Columbus, Miss., attendees, “It kindles a spark of hope…We have one God one language, on Government and may we not hope that we shall eventually become indeed one people.”

After reading an account of the Columbus, Miss., celebration, Ithaca lawyer Francis M. Finch was inspired to write a poem “The Blue and the Gray,&rdquo published in the Atlántico mensual in Sep. 1867, which is thought to have spread the word even further about Southern Memorial Day celebrations.

General John A. Logan, who ran the Union Army veterans organization the Grand Army of the Republic (GAR), must have heard of the 1866 Memorial Day activities in Georgia. In a speech he delivered in Salem, Ill., that summer, he commented derisively on the &ldquotraitors in the South [who] have their gatherings day after day and strew garlands upon the graves of rebel soldiers.” Yet nearly two years later, on May 5, 1868, he issued a proclamation from his Washington, D.C., office urging members of the GAR to celebrate Memorial Day &mdash “Decoration Day,” as he called it &mdash on May 30. By then, he believed, the “choicest flowers of springtime” would have bloomed. The press reported on the proclamation, and it stuck.

So the women of Columbus pioneered the idea but Logan made it go national, Gardiner’s and Bellware’s research argues.

Congress made May 30 a national holiday in 1889. (A 1968 law moved it to the last Monday in May.) Perhaps not surprisingly, around the turn of the 20th century, more towns and cities start claiming they started Memorial Day.

The confusion is understandable.

“So many people are claiming they started Memorial Day because they remember a cemetery dedication or remember going to a graveyard and throwing flowers on graves earlier than 1866,” says Gardiner. “In many cases they’re telling the truth. But, in my view, they didn&rsquot necessarily start an annual tradition. They didn&rsquot say, ‘Let&rsquos do this every year.'”


Who Invented Memorial Day?

As Americans enjoy the holiday weekend, does anyone know how Memorial Day originated?

On May 1, 1865, freed slaves gathered in Charleston, South Carolina to commemorate the death of Union soldiers and the end of the American Civil War. Three years later, General John Logan issued a special order that May 30, 1868 be observed as Decoration Day, the first Memorial Day -- a day set aside "for the purpose of strewing with flowers or otherwise decorating the graves of comrades who died in defense of their country during the late rebellion, and whose bodies now lie in almost every city, village, and hamlet church-yard in the land."

At the time, the nation was reunited politically, but it remained culturally divided, and so did Memorial Day observations. In the North, the federal government created national cemeteries for men who died in the war, while state governments from New York to Michigan gradually made Decoration Day an official holiday throughout the 1870s. In the South, from April to June, women dressed in white and knelt beneath statues of fallen Confederate leaders they told stories about the men who appeared in portraits lining the walls of many Southern homes. By the early 20th century, as Americans faced enemies abroad, many of the surviving Civil War veterans recognized their shared wartime history and reconciled their differences -- turning Memorial Day into a national holiday.

As America recognizes the 150th anniversary of the American Civil War, we would do well to revisit the origins of Memorial Day among freedpeople in Charleston. While they honored those who fought for their emancipation (which also celebrates its 150th birthday this summer), it was not simply a moment of great triumph and celebration for freedpeople, but a complicated process that led to the unexpected death of hundreds of thousands of former slaves.

While former slaves venerated the staggering number of Union soldiers who died during the war, few have observed the ways in which war and emancipation led to the astonishing mortality of many ex-slaves. Former bondspeople liberated themselves from chattel slavery and entered into an environment that was plagued by cholera, dysentery, and yellow fever -- devastating nineteenth-century illnesses for which the medical profession knew no cure, and from which the poor and the marginalized suffered disproportionately. One of the most often-forgotten facts among the public displays and memorials about the Civil War is that the vast number of soldiers died from disease and sickness, not from combat wounds or battle -- in fact, the war became the largest biological crisis of nineteenth-century America.

In their journeys toward freedom, ex-slaves often lacked adequate shelter, food, and clothing. Without the basic necessities to survive, freed slaves stood defenseless when a smallpox epidemic exploded in Washington in 1863 and then spread to the Lower South and Mississippi Valley in 1864 to 1865. A military official in Kentucky described smallpox as a "monster that needed to be checked," while another federal agent witnessing the "severity and almost malignancy of the epidemic" believed that the virus was on the increase and predicted that "before the coming summer is over it will decimate the colored population." In the end, the epidemic claimed the lives of over 60,000 former slaves, while other disease outbreaks and fatal epidemics raised the death toll of freedpeople to well over a million -- more than a quarter of the newly freed population.

When historians describe casualties of the war, they uncover photos of mostly white enlisted men -- bodies strewn across an image of a battlefield or, worst, piled on top of one another in a deep ditch, dead from the effects of a cannonball explosion. What we don't see is dead freedpeople. The death of white participants in the Civil War is both valued and commemorated: framed as part of a larger saga of war and victory, and then propped up as the heroic embodiment of nationalism on Memorial Day. White people's death is reenacted annually by thousands of people-who, for a hobby on a holiday weekend, get to play dead.

There was no rebirth for former slaves who died of disease and sickness after the war. There was no chance of them coming back to life in a costume worn by an admirer a century later. Buried under the fallen cities and the new harvests, the South, at its foundation, is a graveyard: a place where black people died in unimaginable numbers not from battle, but from disease and deprivation.

In the recognition of the 150th anniversary of the American Civil War, let us not forget that freed slaves created Memorial Day. Let us remember that their prayers and observations were not just for the deceased Union soldiers on that first Memorial Day, but also for members of their families and their community who died in a war that was meant to free them.


Ver el vídeo: El origen del DÍA DE LA MUJER #8M