¿Por qué los ilotas lucharon junto a los espartanos?

¿Por qué los ilotas lucharon junto a los espartanos?

A diferencia de muchos esclavos, los ilotas eran griegos que superaban en número a los espartanos que los dominaban. Varias veces se rebelaron contra los gobernantes espartanos, por fin con éxito.

Sin embargo, parece que los ilotas en gran número acompañaron a los espartanos a la batalla. ¿Cómo se mantuvo el orden? ¿Por qué no se volvieron contra los espartanos en la batalla? También me interesaría cualquier referencia que describa a los ilotas y las técnicas que utilizó Esparta para controlarlos.


Normalmente, los espartanos estaban muy preocupados por los levantamientos ilotas y, de hecho, hubo varios importantes registrados. Por otro lado, cuando era necesario (cuando se les presionaba mucho), reclutaban ilotas para su ejército y, por lo general, les concedían libertad para ello. Tucídides y Jenofonte describen varios de estos casos. De hecho, no hay ningún caso registrado que yo sepa cuando los liberados y reclutados por el ejército volvieron sus armas contra los espartanos. Pero, ¿por qué deberían hacerlo? ¿Para lograr qué? Ya estaban liberados. Puede argumentar que el propósito sería liberar a otros ilotas, pero aparentemente no es así como ellos pensaban.

Por supuesto, estos ilotas liberados no se convirtieron en verdaderos espartanos con plenos derechos, sino que se volvieron personalmente libres, probablemente similares a los "perioikoi" (que constituían una gran parte de la población). Pero esto era similar a la situación en otras ciudades estado: no todos los habitantes tenían plenos derechos ciudadanos.

Por cierto, Atenas también reclutó esclavos para su armada, cuando se presionó mucho.


En primer lugar, los ilotas eran sólo "infantería ligera", al menos hasta la campaña de Brasidas. Para que los hoplits espartanos pudieran derrotarlos en un choque directo: hasta que Ifikrates, las infanterías ligeras no tenían táctica contra la falange pesada, no importaba si los ilotas superaban en número a los espartanos en una proporción de 7: 1.

Pero por qué nunca intentaron traicionar a los espartanos en la batalla parece realmente extraño. Por supuesto, algunos ilotas pueden esperar merecer una libertad, pero no podría haber demasiados.

Parece que la suposición más popular es que los ilotas de Laconia tenían algunos privilegios sobre los ilotas de Mesenia (una especie de "esclavos domésticos" versus "esclavos rústicos"), y solo los ilotas privilegiados podían ser soldados en el ejército de Esparta.


También me interesaría cualquier referencia que describa a los ilotas y las técnicas que utilizó Esparta para controlarlos.

Sobre las técnicas utilizadas por los espartanos para mantener a raya a los ilotas, es posible que desee leer sobre la llamada "ceremonia de los ilotas" en Tucídides, IV, 80. Tucídides describe cómo en un momento las autoridades espartanas se deshicieron de alrededor de 2.000 ilotas que habían luchado del lado de los espartanos y esperaban ser liberados como recompensa. Las autoridades espartanas convocaron a todos los ilotas que se consideraban dignos de recompensa por haber prestado un buen servicio a los espartanos en la batalla. De los que acudieron, los espartanos eligieron a 2.000, a quienes vistieron con ropa ceremonial y desfilaron por las ciudades religiosas de la ciudad, para no ser vistos nunca más.

Tucídides no fecha el incidente. Lo menciona como un ejemplo al comienzo de su relato de la campaña de Brasidas del 424 a. C., para apoyar la afirmación de que los espartanos necesitaban constantemente tomar precauciones contra un levantamiento ilota. Debido al contexto en el que Tucídides hace su digresión sobre los 2.000 ilotas, se ha argumentado que este incidente ocurrió poco antes de la campaña de Brasidas {Jordan (1990)}. Sin embargo, hay buenas razones para pensar que se trata de un incidente mucho anterior que podría haber tenido lugar en algún momento después de la batalla de Platea. Es posible que desee consultar también esta pregunta si está más interesado en este tema.


Esparta, spandex y distorsiones inquietantes de '300'

La batalla de las Termópilas fue real, pero ¿qué tan real es la película "300"? Ephraim Lytle, profesor asistente de historia helenística en la Universidad de Toronto, lo ha visto y ofrece su punto de vista. Este artículo apareció por primera vez en el Toronto Star y se vuelve a publicar aquí con permiso.

La historia se altera todo el tiempo. Lo que importa es cómo y por qué. Por lo tanto, no veo razón para objetar la ausencia en 300 de petos o túnicas modestas hasta los muslos. Puedo ver la necesidad gráfica de estómagos esculpidos y trescientos paquetes del tamaño de Spartan abultados en tangas de spandex. Por otro lado, las formas en que 300 idealiza selectivamente a la sociedad espartana son problemáticas, incluso inquietantes.

Sabemos poco del rey Leónidas, por lo que es comprensible crear una historia de fondo ficticia para él. De hecho, los niños espartanos fueron separados de sus madres y recibieron una educación marcial llamada agoge. De hecho, fueron endurecidos por las palizas y enviados al campo, obligados a caminar descalzos en invierno y dormir descubiertos en el suelo. Pero los futuros reyes estaban exentos.

Y si Leonidas se hubiera sometido al agoge, habría alcanzado la mayoría de edad no matando a un lobo, sino asesinando ilotas desarmados en un rito conocido como Crypteia. Estos ilotas eran los griegos autóctonos de Laconia y Mesenia, reducidos a la esclavitud por la pequeña fracción de la población que disfrutaba de la "libertad" espartana. Al vivir de las propiedades trabajadas por ilotas, los espartanos podían permitirse el lujo de ser soldados profesionales, aunque en realidad no tenían otra opción: asegurar un brutal estado de apartheid es un trabajo de tiempo completo, para lo cual los éforos debían declarar la guerra ritualmente a los ilotas. .

Elegidos anualmente, los cinco éforos eran los más altos funcionarios de Esparta, y sus poderes contrastaban con los de los reyes duales. No hay evidencia de que se opusieran a la campaña de Leonidas, a pesar de la subtrama de 300 de Leonidas persiguiendo una guerra ilegal para servir a un bien superior. Para los adolescentes listos para graduarse de la novela gráfica a Ayn Rand, o viceversa, las Leonidas históricas nunca serían suficientes. Requieren un superhombre. Y en aras de los portentosos contrastes entre el bien y el mal, los Ephors de 300 no solo son lujuriosos y corruptos, sino también leprosos geriátricos.

Efialtes, que traiciona a los griegos, también pasa de ser un maliense local de cuerpo sano a un paria espartano, un troll grotescamente desfigurado que, según la costumbre espartana, debería haber quedado expuesto a la muerte cuando era un niño. Leonidas señala que su espalda encorvada significa que Efialtes no puede levantar su escudo lo suficientemente alto para luchar en la falange. Esta es una defensa transparente de la eugenesia espartana, y ridículamente conveniente, dado que el infanticidio podría haber sido precipitado fácilmente por una marca de nacimiento de mal agüero.

Los persas de 300 son monstruos y monstruos ahistóricos. Jerjes mide dos metros y medio de altura, está vestido principalmente con perforaciones en el cuerpo y está maquillado de forma chillona, ​​pero no desfigurado. No es necesario y está fuertemente implícito que Jerjes es homosexual, lo que, en el universo moral de los 300, lo califica para una rareza especial. Esto es irónico dado que la pederastia era una parte obligatoria de la educación de un espartano. Este era un objetivo frecuente de la comedia ateniense, en la que el verbo "espartanizar" significaba "fastidiar". En 300, la pederastia griega es, naturalmente, ateniense.

Esto toca el abuso más notable de la historia de 300: los persas se convierten en monstruos, pero los griegos no espartanos son simplemente demasiado humanos. Según Herodoto, Leonidas dirigió un ejército de quizás 7.000 griegos. Estos griegos se turnaron para rotar al frente de la falange estacionada en Thermoplyae donde, luchando con disciplina hoplita, mantuvieron el paso estrecho durante dos días. En total, unos 4.000 griegos perecieron allí. En 300 la lucha no es al estilo hoplita, y los espartanos lo hacen todo, excepto por un breve interludio en el que Leonidas permite que un puñado de griegos no entrenados prueben la acción, y la convierten en una pizca. Cuando se hace evidente que están rodeados, este contingente huye. En la época de Herodoto hubo varios relatos de lo que sucedió, pero sabemos que quedaron 700 hoplitas de Tespias, luchando junto a los espartanos, que también murieron hasta el último hombre.

En 300 no se menciona el hecho de que, al mismo tiempo, una flota muy superada en número liderada por atenienses estaba reteniendo a los persas en los estrechos adyacentes a las Termópilas, o que los atenienses pronto salvarían toda Grecia al destruir la flota persa en Salamina. Esto arruinaría la visión de 300, en la que los ideales griegos se encarnan selectivamente en sus únicos campeones dignos, los espartanos.

Este universo moral habría parecido tan extraño a los antiguos griegos como a los historiadores modernos. La mayoría de los griegos habrían cambiado sus casas en Atenas por chozas en Esparta con la misma disposición que yo cambiaría mi apartamento en Toronto por un condominio en Pyongyang.


¿Por qué no se rebelaron los ilotas en Esparta?

Búsqueda por tema Opciones de tema

Bueno, ciertamente lo hicieron. Pero siempre me he preguntado por qué los espartanos pudieron mantenerlos bajo control hasta la época de Epaminondas. Seguramente los estados vecinos se habrían dado cuenta del potencial de separar de Esparta a una clase de esclavos marginados y oprimidos y usarla contra sus antiguos amos.

Editado por Constantine XI - 26 de febrero de 2010 a las 13:52

Según recuerdo, los tebanos hicieron precisamente eso, y las ciudades de Messene y Megalopolis estaban compuestas por antiguos esclavos de Esparta (aunque podría estar equivocado en el asunto de Megalopolis). Que yo recuerde, los espartanos estaban constantemente preocupados y molestados por revueltas ilotas intermitentes a lo largo de su historia. Dicho esto, ha pasado un tiempo desde que estudié mi historia clásica.

Escribí Ifícrates instea de Epaminondas, mi mal, lo corrigí ahora. Lo que estamos viendo aquí es un estado que existió durante más de 3 siglos con una población esclava masiva que estaba sujeta a algunas condiciones bastante horribles (por ejemplo, como parte del entrenamiento de un guerrero espartano, se esperaba que el joven macho espartano saliera y acechara luego mata a un ilota).

Y como estado militante, Esparta ciertamente tenía su parte de enemigos que se habrían beneficiado de patrocinar una insurrección exitosa contra los miembros de élite del estado espartano.

Tiene usted razón al decir que la posibilidad de una revuelta ilota era una preocupación constante para los espartanos y, de hecho, fue su desconfianza y reacción contra ella lo que les dio la disciplina y la experiencia para ser tan buenos soldados en primer lugar.

Según recuerdo, los tebanos hicieron precisamente eso, y las ciudades de Messene y Megalopolis estaban compuestas por antiguos esclavos de Esparta (aunque podría estar equivocado en el asunto de Megalopolis). Que yo recuerde, los espartanos estaban constantemente preocupados y molestados por revueltas ilotas intermitentes a lo largo de su historia. Dicho esto, ha pasado un tiempo desde que estudié mi historia clásica.

Escribí Ifícrates instea de Epaminondas, mi mal, lo corrigí ahora. Lo que estamos viendo aquí es un estado que existió durante más de 3 siglos con una población esclava masiva que estaba sujeta a algunas condiciones bastante horribles (por ejemplo, como parte del entrenamiento de un guerrero espartano, se esperaba que el joven macho espartano saliera y acechara luego mata a un ilota).

Y como estado militante, Esparta ciertamente tenía su parte de enemigos que se habrían beneficiado de patrocinar una insurrección exitosa contra los miembros de élite del estado espartano.


Espartanos e ilotas: ¿fue una historia de lucha de clases?

La relación espartana con aquellos que conquistaron fue diseñada para mantener su fuerza superior como potencia de combate. Para hacer esto, necesitaban una clase baja de trabajadores que pudieran mantener el nivel de vida de su sociedad. Aquellos que subyugaron dentro del Peloponeso se llamaron ilotas, y cumplieron este papel. Para considerar si esta relación podría describirse en términos de lucha de clases es necesario identificar quiénes eran los ilotas, su papel particular en la vida espartana, su reacción a este papel, su trato por parte de los espartanos y sus eventuales efectos.

Con excepción de unos pocos centros aqueos, cuando el período micénico terminó alrededor del 1200 a. C. fue seguido por una despoblación severa de la península del Peloponeso. Aproximadamente en el año 1000 a. C., los dorios, una tribu de guerreros migrantes del norte, invadieron y se asentaron en Laconia. Esta ocupación de la tierra ocurrió durante un largo período, con cualquier población predoriana siendo utilizada como mano de obra esclava o expulsada, ya que los dorios no eran un pueblo agrícola [1].

La ciudad de Esparta comenzó como un conglomerado de aldeas en el río Eurotas [2], en un sitio fundado a principios del siglo X que antes estaba deshabitado, evidenciado por la ausencia de tiestos micénicos [3]. A unos diez kilómetros al sur de Esparta estaba Amyclae, el centro de los aqueos laconianos. Fue capturado por los Dorian Spartans a mediados del siglo VIII agregando un quinto pueblo a los cuatro pueblos de Esparta. La tierra de Helos en la desembocadura del río Eurotas también fue subyugada [4]. En este período temprano espartano de asentamiento y ocupación se desarrollaron condiciones sociales que fueron el resultado de una relación entre los conquistadores y los conquistados [5].

Al ser una comunidad guerrera de pequeños números, los Dorian-Spartans necesitaban que otros trabajaran la tierra para ellos. La tierra fue dividida en lotes y labrada por los conquistados que cumplieron el papel de siervos, o Ilotas [cautivos [6]], y proporcionaba el sustento a sus amos. Estos primeros ilotas estaban formados por una comunidad agrícola anterior a Dorian [7]. Los espartanos, siendo una fuerza dominante y aumentando en número, adquirieron tierras en el oeste, norte y sur [8], pero en particular la tierra de Mesenia en el oeste del Peloponeso.

Esto llevó a la Primera Guerra Mesenia alrededor de la última parte del siglo VII [9]. Después de la batalla por la fortaleza de montaña de Mesenia en Ithome, los espartanos obtuvieron la victoria y convirtieron a los habitantes en ilotas [10]. El séptimo poeta espartano Tyrtaeus describe a los mesenios rindiendo tributo a sus nuevos amos "como burros, desgastados por cargas pesadas [11]. Esta carga fue grande, ya que los ilotas tuvieron que entregar la mitad de su cosecha a sus amos espartanos [12]. Sin embargo, hubo muchos de ellos y, en consecuencia, se convirtieron en una amenaza para el estado espartano.

Aunque la expansión del territorio espartano en Laconia y Messenia duplicó el tamaño del estado y dio como resultado que poblaciones enteras fueran subyugadas a productores primarios con aspecto de siervos, también encontró que los espartanos tenían que controlar constantemente "un enemigo dentro" [13]. A diferencia de los esclavos en otras partes de Grecia que fueron comprados y vendidos por amos individuales a voluntad, los ilotas no eran de origen dispar, sino que nacieron solo en Laconia o Mesenia y no se vendieron más allá de estas tierras [14]. Ehrenberg afirma que "fueron los mesenios los que después amenazaron con rebelarse contra Esparta" [15]. Forrest también afirma que a través de su número, su raza y su identidad, siendo de origen mesenio o dórico-griego, estos ilotas eran una amenaza constante para la sociedad espartana [16].

EL PAPEL DE LOS HELOTS EN LA SOCIEDAD SPARTAN

Los estudios de superficie realizados en el suroeste de Messenia muestran asentamientos aislados en todo el paisaje, en lugar de granjas individuales. Esto sugiere que los ilotas vivían juntos en fincas y bajo cierta vigilancia, no dispersos en pequeños grupos familiares en tierras cultivadas [17]. Jenofonte vio a los ilotas como parte integral del estado espartano, al igual que los esclavos en otros lugares [18]. Aparte de las tareas agrícolas, las funciones desempeñadas por los ilotas fueron como sirvientes domésticos, nodrizas, mozos de cuadra, asistentes de los espartanos en campañas militares, así como tropas e incluso hoplitas entre 424-369 a. C. [19]. Kennell cree que los Helots pueden haber sido de propiedad individual [20]. Jenofonte escribe que el legislador espartano Licurgo permitió que cualquiera tomara prestados perros de caza, caballos o ilotas [21], lo que sugiere que se los consideraba propiedad privada [22]. Sin embargo, esto también podría significar que, en lugar de ser propiedad, se considerara parte de la parte del bien común de un individuo.

Los ilotas tenían una forma de propiedad y derechos matrimoniales y alguna forma de vida social. Talbert sostiene que, para algunos ilotas, la vida debe haber sido buena al tener cierta influencia y poder en la administración de la propiedad mientras los propietarios estaban peleando o en la ciudad. Esto significaba que podían beneficiarse de su trabajo y de sus leales servicios militares y podían sugerir la aceptación de su puesto [23]. Herodoto afirma que los ilotas fueron utilizados como tropas en la batalla de las Termópilas en 480 a. C. [24] (Herodes 6,80 8,25), y en la batalla de Platea en 479 a. C. había siete ilotas armados por un hoplita espartano [25]. Hubo una caída sustancial de la población espartana durante el siglo V y, por lo tanto, aumentó el número de ilotas necesarios para servir en las expediciones militares espartanas [26]. Al ser pequeños en número y estar ubicados en la ciudad misma a menos que se tratara de asuntos oficiales, los espartanos debieron haber dejado a los ilotas a su suerte la mayor parte del tiempo [27].

El territorio de Esparta era extenso y difícil con muchas cadenas montañosas que aislaban varias áreas. Los hogares espartanos utilizaban una gran cantidad de asistentes domésticos para realizar tareas como el trabajo de la lana que normalmente realizaban las mujeres en otras zonas de Grecia [28]. Como toda la vida de un espartano estaba entrenando para la guerra, toda la orientación de la sociedad necesitaba una población esclavizada para ayudar a esto y construyó su estilo de vida para hacer esta jerarquía. De esta forma, los ilotas eran fundamentales para la economía espartana [29]. Para depender de los ilotas para su supervivencia, los espartanos tuvieron que convertir su ciudad en un cuartel militar, pero la compensación por esto significó que Esparta se convirtió en una de las ciudades más poderosas del mundo helénico [30]. Sin embargo, esto también provocó que Esparta tuviera que dedicar mucha energía a afirmar su poder sobre los ilotas y, hasta la Batalla de Leuctra en 371 a. C., implicó un reequilibrio constante de beneficios y peligros [31].

REACCIÓN HELOT AL PAPEL INFERIOR

Talbert afirma que la longevidad de la sumisión de los ilotas es más significativa que la rebelión de los ilotas, y el hecho de que las cifras de población siguieran siendo puntos altos para el bienestar general [32]. Los ilotas tenían la ventaja de estar en un país protegido de los invasores externos. También era un país donde los maestros tenían intereses literarios o culturales limitados, por lo que es poco probable que los ilotas aislados se hubieran interesado políticamente. Como los vecinos de Esparta eran todos oligarquías, más que democracias como Atenas, parecería que había pocas posibilidades de organización política para los ilotas, ya que estaban aislados y sin educación [33]. Dado que los ilotas entraban en contacto con poca frecuencia con personas libres, esta situación puede haber cambiado con el uso de los ilotas en las expediciones militares a principios del siglo quinto.

Si bien la primera revuelta de los ilotas se produjo en la segunda mitad del siglo VII, los espartanos tardaron años en sofocar la rebelión y sugiere una causa para las tensiones en curso entre los espartanos y los ilotas. Si bien no hay relatos de rebelión en el siglo VI, hay más de unos pocos relatos de deslealtad o conflicto de los ilotas en los siglos V y IV. En la época de Tucídides, parece que la sociedad espartana estaba diseñada para mantenerla segura contra los ilotas [34].

Tucídides [35] afirma que todos los ilotas, ya fueran laconianos o mesenios, se llamaban mesenios, lo que sugiere que los espartanos los veían a todos como posibles disidentes [36]. Un terremoto que devastó Esparta en 465/4 a. C. [37] tuvo un efecto inmediato sobre los ilotas, y los de Mesenia se rebelaron y volvieron a estar guarnecidos en su fortaleza montañosa en Ithome. No fue hasta una década después que hubo un compromiso [38]. Sin embargo, Jenofonte escribe que a finales del siglo V los ilotas se habrían sentido felices de comer crudos a los espartanos [39].

TRATAMIENTO SPARTAN DE HELOTS

En el área parniana de Esparta se puede ver un patrón del siglo VII a través de estudios de sitios de pequeñas granjas y aldeas unifamiliares. Los topógrafos conjeturan que se trataba de evidencia de los perioeci, gente libre que no era ni ilotas ni espartanos. Después de mediados del siglo V, estos disminuyeron drásticamente, lo que indica la preocupación de los espartanos por la seguridad después del terremoto [40]. Todos los tratados espartanos con sus aliados tenían una cláusula que pedía ayuda en caso de un levantamiento ilota [41], y el estado espartano presuntamente mantenía una declaración anual de guerra contra los ilotas mediante el uso de un servicio secreto de jóvenes guerreros que asesinarían desprevenidos. ilotas [42].

Un fragmento de Myron [43] cuenta cómo los espartanos obligaron a los ilotas a adoptar las posiciones más insultantes y degradantes para reforzar su posición inferior, hasta el punto de darles una sentencia de muerte si parecían demasiado robustos. Plutarco cita la práctica de hacer que los ilotas se emborrachen dentro de los comedores comunes espartanos como una forma de humillación diseñada para reforzar su estatus inferior [44]. Además, durante un asedio a Sphacteria durante la Guerra del Peloponeso, Tucídides escribió que muchos ilotas vinieron a ayudar a los espartanos que les ofrecieron plata y libertad [45]. Más tarde, se alegó que 2000 de estos ilotas habían sido ejecutados por los espartanos por temor a que se hubieran vuelto demasiado poderosos [46].

La aprehensión espartana de los ilotas se destaca por el envío de setecientos con Brasidas a Tesalia [47] durante la Guerra del Peloponeso. Cuando regresaron en 421 a. C., fueron liberados por el estado y les ofrecieron tierras en Lepreum, convirtiéndose en conocidos como "Brasedeoi" [48] y como parte de una nueva clase de Neodamodeis ["hombres nuevos"]. Este nuevo estatus para los ilotas puede haber sido una acción estatal para equilibrar los problemas sociales que surgieron a través de las marcadas desigualdades de la relación espartano / ilota [49]. Sin embargo, aunque se les concedió tierras a cambio del servicio militar, no se les concedió la ciudadanía [50]. También hay evidencia de que el estado permitió que los ilotas fueran liberados a cambio de ayudar a los espartanos sitiados con comida y también en vísperas de la invasión tebana del 369 a. C. Sin embargo, tantos se ofrecieron como voluntarios para ser hoplitas que los espartanos se retractaron de su oferta por temor a estar armando a su enemigo [51].

Parece que con la severa disminución de la población espartana durante el siglo V, era necesario que los espartanos confiaran en los ilotas como una fuerza de combate que contradecía los fundamentos de su sociedad, donde los espartanos eran los soldados y los ilotas los trabajadores. Sin embargo, la longevidad de la relación durante siglos entre espartanos e ilotas infiere que la relación era muy parecida a la de los siervos en la sociedad medieval. Aunque hubo períodos de inquietud, la relación se basó en una seguridad mutua que no podría deshacerse por completo a menos que hubiera un cambio significativo en la perspectiva política. Este cambio puede haber ocurrido con el uso de ilotas en más expediciones militares, lo que les permitió observar otras relaciones y sociedades fuera de su propia experiencia aislada y ser la causa probable de demandas de libertad en los siglos V y IV. Por lo tanto, como la disminución de la población fue un factor importante que contribuyó a la eventual desaparición de la sociedad espartana, parecería que Cartledge exagera el papel de la lucha de clases en Esparta.


¿Qué causó la decadencia de Esparta?

Esparta es uno de los estados más famosos de la era clásica. A menudo se lo considera el epítome del estado militar que se dedica a la guerra. La historia de Esparta ha fascinado a los intelectuales desde Platón hasta la actualidad e inspirado a grandes líderes como Federico el Grande y Napoleón. Durante la mayor parte del período clásico de Grecia, fue la mayor potencia militar y tenía un ejército formidable. Para muchos, parecía que Esparta era invencible y, de hecho, su ejército nunca había sido derrotado en batalla.

Sin embargo, en 371 a. C., Esparta fue derrotada, y esto marcó el comienzo del fin del poder espartano y gradualmente se convirtió en un poder menor con el tiempo. Esta decadencia se produjo porque la población de Esparta disminuyó, el cambio de valores y la obstinada preservación del conservadurismo. Esparta finalmente renunció a su posición como potencia militar preeminente de la antigua Grecia.

Historia de Esparta

Durante muchas décadas, Esparta fue la mayor potencia de Grecia. Este poder se basaba en su ejército bien disciplinado y muy temido. El hoplita espartano era considerado el mejor soldado del mundo griego. [1] El estado se centró en el desarrollo de guerreros finos y valientes. La necesidad de producir soldados sobresalientes dio forma a la historia y la sociedad espartanas. El origen de los espartanos probablemente se encuentra en la llamada "Edad Media" en el siglo II a. C. [2]

Durante este tiempo, los invasores griegos del norte hablaban una variante del griego conocido como dórico que invadió el Peloponeso. Derrocaron el reino micénico y establecieron su propio estado. El nuevo estado estaba gobernado por una élite de habla dórica que esclavizó a gran parte de la población existente. Estos eran los ilotas, una gran población de personas que eran siervos de la élite espartana. [3] Los ilotas no tenían derechos legales y tenían que proporcionar a sus señores supremos espartanos alimentos y trabajo. La necesidad de controlar a los ilotas dio forma a la sociedad espartana.

Según la mitología espartana, Licurgo, que era casi con certeza una figura mítica, les dio su constitución única que establecía el sistema político del estado y su orden social. [4] dos reyes de dos familias reales encabezaban el sistema político. Un consejo les aconsejaba sobre los ancianos y cada ciudadano espartano podía votar en una asamblea general. Se esperaba que todo ciudadano espartano fuera un guerrero, y el deber de toda mujer espartana era tener un guerrero. [5]

Esparta era un estado totalitario en muchos sentidos y el gobierno supervisaba todos los aspectos de la vida de los ciudadanos. Los bebés que se consideraban no aptos fueron asesinados poco después de su nacimiento. Los niños pequeños fueron separados de sus familias y matriculados en el Agoge. [6] Para asegurarse de que los espartanos produjeran suficientes guerreros, desarrollaron el sistema Agoge.

En este sistema, los niños varones fueron entrenados desde una edad temprana para ser guerreros. Fueron expuestos a muchas dificultades y privaciones para endurecerlos. Esta educación produjo los mejores soldados en Grecia, y el hoplita espartano era invencible en los campos de batalla de toda Grecia. Esparta había adoptado tradicionalmente una política exterior cautelosa y estaba feliz de dominar la Liga del Peloponeso. A raíz de la derrota de la segunda invasión persa de Grecia, decidieron no continuar la guerra contra los persas. [7]

Esparta siempre fue consciente de que los ciudadanos espartanos eran una minoría en su propia tierra, y sabían que si su ejército era derrotado o perdido, los ilotas se levantarían y destruirían Esparta. Esto cambió durante la Guerra del Peloponeso cuando Esparta y sus aliados entraron en una lucha de vida o muerte con el Imperio ateniense. Los espartanos pudieron prevalecer, pero solo a un alto costo. Podría expandir su influencia en todo el mundo griego tras la derrota de Atenas. [8]

Este nuevo poder interrumpió la sociedad espartana y con el tiempo socavó el sistema único que había permitido a los espartanos convertirse en los mejores soldados de Grecia. [9] Un poco más de treinta años después de su victoria sobre Atenas, los espartanos fueron derrotados por una nueva potencia en ascenso en Grecia, Tebas. La derrota en Leuctra fue la primera infligida al ejército espartano. Los espartanos perdieron el control de gran parte de su imperio y dejaron de ser la mayor potencia de Grecia. De hecho, eran una especie de remanso y entraron en un período de profundo declive. Sin embargo, permanecieron independientes hasta el surgimiento del Imperio Romano, que lo anexó en el siglo II a. C.

Disminución del número de ciudadanos espartanos

Esparta era una sociedad que se basaba, según muchos historiadores, en un sistema de castas. Los ciudadanos espartanos eran la casta más alta y dominaban a los demás grupos de la sociedad. Los otros grupos en Esparta incluían a los ilotas y los pereoki. Este era un grupo de hombres libres que no eran ciudadanos y generalmente eran artesanos y comerciantes. [10] Los ciudadanos espartanos, hombres o mujeres, tenían que poder rastrear su ascendencia hasta los conquistadores dóricos originales. Tampoco podrían ser de extracción ilota. [11] Para ser un ciudadano espartano, uno tenía que emprender la educación rigurosa de Agoge. Solo aquellos que habían completado su educación en el Agoge tenían derecho a ser ciudadanos.

Ahora bien, hubo algunas excepciones a esto, incluido un ilota o un extranjero que fue adoptado por una familia "espartida". [12] Para ser ciudadano, el espartano tenía que pagar su entrada en el agoge. Es decir, tenía que contribuir al funcionamiento del sistema y suministrar su armadura. La falta de pago significaba que un espartano podía ser expulsado del cuerpo estudiantil espartano. El criterio para un ciudadano espartano era muy alto. Si bien el sistema aseguró que los espartanos fueran guerreros dedicados y bien entrenados, también generó problemas para reemplazar a los que murieron en la batalla. [13]

La población de Esparta nunca fue muy alta. Incluso en su apogeo en el siglo VI a. C., el número de ciudadanos espartanos era de aproximadamente 9000. Esto se conoce por el tamaño del ejército espartano en ese momento. En el momento de la batalla de Leuctra, el tamaño de la población de ciudadanos espartanos, una vez más basado en el tamaño de su ejército, era de solo 4.000. El cuerpo de ciudadanos espartanos se había ido reduciendo con el tiempo.

A pesar de que los espartanos habían permitido que algunos no ciudadanos se inscribieran en el cuerpo ciudadano en varios momentos de crisis, el liderazgo espartano había estado muy nervioso durante mucho tiempo por la disminución en el número de ciudadanos, especialmente a medida que la población ilota continuaba creciendo. Se desconocen las razones exactas de este descenso. Se cree que con el tiempo la tasa de natalidad espartana disminuyó. Se desconocen las razones precisas de esto. Puede deberse al riguroso sistema de agoge y al hecho de que la familia no era tan importante para los hombres como sus camaradas en el agoge. [14]

Otra razón para la disminución en el número de ciudadanos fue que cada vez más ciudadanos espartanos ya no podían permitirse pagar sus cuotas en el sistema agoge a medida que la sociedad se dividía cada vez más entre ricos y pobres. La creciente riqueza de Esparta se concentraba en manos de unos pocos, lo que significaba que menos hombres podían satisfacer las demandas financieras de un ciudadano. [15] Esta disminución en el ciudadano espartano significó menos soldados horas extra para librar sus guerras. La pura brillantez del hoplita espartano significaba que, aunque sus ejércitos se fueron haciendo más pequeños durante muchos siglos, podían vencer a sus enemigos en la batalla. Sin embargo, en el momento de la batalla de Leuctra, el ejército espartano era demasiado pequeño y fue derrotado por primera vez en su historia.

El colapso de los valores espartanos

Esparta fue muy admirada en Grecia. Los griegos admiraban la armonía y el orden producidos por la Constitución espartana. De hecho, muchos griegos querían que su polis adoptara una forma de gobierno similar. El sistema de ciudad-estado también influyó en filósofos como Platón, y su influencia se puede ver en su gran obra, La República. El sistema espartano se basaba en la idea de que lo colectivo estaba antes que el individuo. El estado exigió obediencia total al ciudadano cuyo servicio al estado se anteponía a sus deseos familiares y personales. El guerrero espartano y, de hecho, otros ciudadanos se veían a sí mismos como miembros del colectivo, que se ve mejor en el sistema agoge. The Spartans were expected to renounce personal wealth and gain and use all their personal resources for the state's good and the citizen body. [dieciséis]

The citizen body was a band of equal all committed to the defines and glory of Sparta. However, over time these values were eroded, and Sparta came to resemble its turbulent and very individualistic neighbors. This was a long-term process, and there were many reasons for the decline in the traditional Spartan values that underpinned its political system. However, the Peloponnesian War accelerated this trend. [17] The booty from the war led to a growing divide between the Spartan citizens. A wealthy class of citizens emerged rich from booty and payments from Sparta’s allies. This meant that many citizens could no longer be members of the agoge system but were under the control of a wealthy elite. [18]

It is also believed that the growing inequality in wealth also resulted in a falling birth-rate. Then Sparta was increasingly bedeviled by internal dissent and political in-fighting. This was because many Spartans had leadership experience outside the city-state and were no longer willing to obey the old elite. Spartan generals such as Lysander began to seek personal power, which led to growing instability in a political entity that seemed so fixed and stable through the centuries. Before the fateful battle of Leuctra, Sparta was no longer as unified as it once was, and this was a factor in its decline.

Conservatism

The Spartan system and the entire society was built around one aim, and that was to maintain the existing order. They sought to preserve their ascendancy over the helot population and their leadership of the Geek world. It was a society that distrusted change and believed that it was destabilizing. Sparta’s Constitution was handed down from generation to generation, and it was not altered or changed. The system or society that was sanctioned by the constitution did not change either. The Spartans were notoriously conservative, and they refused to endorse change, unlike the rest of Greece who was continually changing, especially the Athenians.

The conservatism of the Spartans was often a strength but also a weakness. The state or society did not change and adapt to new social, political, and military realities. Sparta was unable to change- this meant that it was inflexible, and many even saw it as a petrifying society. [19] The Spartans did not change their military tactics and still used the traditional tactics even when other states in Greece, such as Thebes, were updating the phalanx formation. Then the Spartans could not change even when the citizen body went into a precipitous decline. There was no meaningful effort to reform the agoge system. The society seemed incapable of dealing with many of the problems that it faced in the wake of its victory in the Peloponnesian War. [20]

Conclusión

Spartan was the victor of the Peloponnesian War, and by 400 BCE, it was the greatest power in the Greek world and a major player in the eastern Mediterranean. However, by 377 BCE, the Spartans had been defeated in the battle for the first time, and it lost Greece's leadership. Spartan power declined due to the military, social and cultural factors that allowed other states to challenge their preeminent position in the Greek world.

Among the longer-term trends that undermine Sparta was the decline in the numbers of citizens and since they formed the backbone of the army, this greatly weakened Spartan power. The premium placed on stability and order meant that the Spartans distrusted change, and this conservatism meant that Sparta could not change to meet the challenges it faced. Then the Peloponnesian War produced tensions in society, and the increasing wealth resulting from war-booty created growing inequality between the citizens.


Why did Sparta never try conquering all of Greece?

I remember reading that Xerxes said he would let Sparta control all of Greece if they allied with him, and they responded something to the likes of "We would rather die for Greece than own Greece." Why is this?

They did, several times.
In Classical times, Sparta along with Athens, Thebes, and Persia had been the main powers fighting for supremacy against each other. As a result of the Peloponnesian War, Sparta, a traditionally continental culture, became a naval power. At the peak of its power Sparta subdued many of the key Greek states and even managed to overpower the elite Athenian navy. By the end of the 5th century BC it stood out as a state which had defeated the Athenian Empire and had invaded the Persian provinces in Anatolia, a period which marks the Spartan Hegemony.

The Spartans were usually reluctant to sent their army very far from the Peloponnese. The Spartan way of life, as a society of warriors, was enabled by the enslavement (or serfdom) of the Helots. The Helots worked the land, giving the Spartans the time and money to do little but train (You could liken this to the plantation owners in the antebellum South). One thing that dominates Spartan policy is the fear of a Helot uprising. The Helots greatly outnumbered the Spartans, and the Spartans did everything they could think of to discourage revolt. This led to a very conservative approach to war by the Spartans. Simply marching out of the Peloponnese was risky, but a major defeat would leave them unable to repress a revolt. Nor could they afford to garrison foreign cities for long.

So, while for much of their history Sparta possessed the finest army in Greece, they were reluctant to use it.


The Rebellion

After Athens was politically defeated by the Samus League, Sparta prepared to strike Athenian allies directly afterwards, but instead was dragged back by domestic issues and lack of a stable monetary system. A group of local Helot leaders, known as the ζηλωτές (zealots), identifying the weakness of the new government, rallied together 3000 Helots during a Spartan ceremony. The Helots, all of whom were young and angry, marched out and burned down the aristocratic suburb of Sparta. The Helots, quickly left the area, and returned to their "homes", pretending to be just as frightened as the ordinary Spartan citizen. 

The fire razed for many days, distracting the majority of the Spartan population. The Helots joined together in bands, and discussed their position, still acting innocent to the questionable fire. Many Helots had no desire to part take in the efforts, but eventually a group of Spartan warriors killed a large number of Helot boys, ranging from nine to 15 years of age in an act of anger. 

The Spartan Warriors had just ignited the real fire. Thousands of Helots, rampaged through the streets of Sparta amidst the burning chaos. The Spartan Hoplites rushed to defeat the Helots, but the sheer number of the Helot warriors overwhelmed the Spartan lines. As the fire ran rampant across Sparta, many citizens fled the city, while many more died amidst the fire. The Helots used the fire as an advantage, attacking at night, where the fire illuminated their attire, making them seem like blazing warriors to the frightened Spartans. Despite the seemingly total anarchy, Spartan soldiers held back the Helot advance, until both women and children smashed against the Spartan lines. Finally, after three months of fighting, the Helot army broke Sparta's lines and pillaged the palace, driving the kings and their families out of the city.

The majority of Spartans fled as their city burned, but the furious Helots denied them mercy, and ambushed the "migrating" force at every opportunity. In the end, the Dorian population was either completely destroyed, or deserted to other parts of the peninsula. 

It was also discovered by modern historians while uncovering some of the ancient Helot cities that had emerged out of Sparta, large quantities of Athenian currency, convincing them that the Helot ζηλωτές were heavily bribed by the Athenian democracy.


In the Battle of Plataea, there were 35,000 helots. Why didn't they take this opportunity to rebel against the Spartans?

Welcome to r/AskHistorians. Por favor Read Our Rules before you comment in this community. Understand that rule breaking comments get removed.

We thank you for your interest in this question, and your patience in waiting for an in-depth and comprehensive answer to show up. In addition to RemindMeBot, consider using our Browser Extension, or getting the Weekly Roundup. In the meantime our Twitter, Facebook, and Sunday Digest feature excellent content that has already been written!

Soy un bot y esta acción se realizó automáticamente. Por favor contacta a los moderadores de este subreddit si tiene alguna pregunta o inquietud.

This is a very interesting question, and not one that I've ever seen asked, oddly enough.

First off, the figure of 35,000 helots is likely false. What is more likely the case regarding this number is that Herodotus was aware of a vast disparity in numbers between the Spartiates and Helots and used 7:1 to really emphasise his point. It may have been that there were some Spartiates, particularly the wealthier citizens, who did have that many helots acting as attendants and light infantry, and Herodotus' source may have said something along the lines of "Oh, I saw one Spartan with seven helots!" and Herodotus took that as the norm. This is just an idea, and there is no way to prove my idea, it is pure conjecture on my part.

Secondly, the Helots present at the battle may not have actually wanted to rebel. It is believed that the Spartans had kleroi, or plots of farmland, in both Laconia and Messenia, and these plots were all worked by Helots. However, individual Spartans would have had a much greater presence on their Laconian plots, given the proximity to Sparta, whereas the Messenian plots may have been overseen by a Helot (throughout history one can find men and women willing to collaborate with their oppressors) or a member of the perioikoi. Thus, the Spartans may have developed closer ties to those Helots of Laconia, potentially positive ties, asserting greater control over them, effectively making those Helots potentially more subservient and willing to continue under Spartan control. It is important to remember that the Spartans armed 6,000 of these Helots to help them to defend Sparta during the Theban invasion after Leuktra, according to Xenophon (Helénica 6.5.23-9), and there is a story in Herodotus about a Helot leading his Spartan master into battle at Thermopylae (7.229). It is likely that the Helots accompanying the Spartans to Plataea numbered among the Laconian Helots, and it is even more likely that the Spartans would have chosen the more trustworthy Helots from among their plots to accompany them.

Thirdly, the Spartans weren't the only Greeks at the Battle of Plataea. Herodotus numbers the allies at over 100,000 (including the Helots), and at least a third of these would have been free Greeks, armed at least with a spear and shield. Judging from the reaction from among the Greek states following the 464BC revolt, where numerous polities sent military aid to deal with the Helots rebels in Messenia, these allies at Plataea would have jumped to defeat the Helots if they had attempted to revolt. Not only would such a revolt have been viewed as potentially dangerous for all Greeks, it may have caused further slave revolts across Greece (this may have been the reasoning behind sending troops to aid Sparta in 464BC, to prevent a successful slave revolt inspiring others), it would also have proved disastrous to the army at Plataea, completely disrupting any battle plans they may have had in place, and it would have left them vulnerable to attack by the Persian army. Even if a non-Spartiate had some sympathy for the Helots, the threat their revolt would pose at Plataea would have spurred them to defeat the revolt as quickly as possible.

Lastly, there are so many uncertainties to consider. Helots likely had families of their own, and had they failed the repercussions would have been felt by their loved ones. Even if they had successfully revolted, they are still many miles away from Sparta and their families. It is certainly possible that they may have joined the Persians in conquering Greece, in return for freedom for themselves and their families, but that still doesn't guarantee that their loved ones would be safe. Furthermore, as slaves, the Helots may have just continued to have been enslaved under the Persians, as so many other conquerors had done to pre-existing subservient populations. In that case, it may have appeared better to serve under the master they knew rather than one they didn't.

I hope this provides somewhat of a comprehensive answer for you. Apologies for not providing references, I don't have any books to hand to reference. Although, I can suggest Stephen Hodkinson's work Property and Wealth in Classical Sparta for a discussion of the Helots, kleroi, and how they all fit into the Spartan economy. I can also highly recommend any of Nino Luraghi's work on the Messenians, particularly The Ancient Messenians for a comprehensive overview of the struggle for a Messenian identity, as much of Messenian history is intimately tied to Helotage, it is thoroughly explored in his work.

Something for you to read up on as a follow up to this topic is the neodamodais, Helots who were freed after fighting for Sparta during the Peloponnesian War. A very fascinating occurrence.


Examining Sparta and the Helots

Who were the Helots? Susan Alcock states that the Spartans conquered their neighbours on the Peloponnese, the Messenians, in the eighth and seventh centuries BC. The defeated Messenians were turned into Helots by the Spartans.[3] Pausanias gives an account of what he calls the First Messenian War and he informs his readers that his sources were Rhianus of Bene and Myron of Priene.[4] The agricultural land, and free labour, provided by Messenia, and its Helots, allowed Sparta to grow and focus its attention on training elite hoplite soldiers. Helots worked Spartan controlled agricultural land in both Messenia and Laconia. Thucydides’ records that there were more Helots in Messenia than Laconia.[5] Figueria states that the Helot’s enforced support was the “essence of Spartan social order”.[6] Sparta became a super power within its region, with hegemony over most of its neighbours.[7]

There was another social layer separate from the homoioi and the Helots, and these were the ’perioikoi". These people were citizens of what Forrest calls the “largely autonomous communities” in the more distant parts of Laconia and Messenia.[8] Ridley states that many of them were involved in manufacturing weapons and clothing.[9] As the Spartans themselves were exclusively taken up with military training, it makes sense that someone else must have made the hoplite’s weapons and trusting the Helots with this role could have been perilous.

The Helots fascinate both ancient and modern historians, in that their status was different to the slaves who lived in Sparta’s contemporary Greek city states. The Spartan constitution, which was born out of the Lycurgian reforms, discouraged preoccupation with personal wealth. Helots were not the personal possessions of individual homoioi, rather, they were owned by the Spartan state. Cartledge states that modern scholars, such as “Ducat, Hodkinson and Luraghi” claim individual ownership of Helots in Sparta did exist, a claim that Cartledge denies.[10] Some commentators have drawn comparisons with the serfs in medieval Europe, because they too worked the land and fed themselves from its produce but serfs were the property of individual land owners. Cartledge writes that the Greek word ‘heilotes’ “probably originally meant ‘captive’”.[11] Finley records that Helotage was not completely rare, and that it was also found in Thessaly, the Danubian and Black Sea areas of Greek settlement.[12] He goes on to claim that there is no “inherent reason” why Helotage should have culminated in the Spartan system.[13]

The Messenian Helots were, eventually, liberated, through the revolt of 370/69, and then the Battle of Leuctra in 371.[14] At Leuctra, the Thebans, led by Epimanondas, decisively defeated the Spartans and this ended their imperialistic power over Messene.[15] This meant that for more than three and a half centuries the Messenian Helots were under Spartan control. During this period of subjugation there were repeated attempts to revolt most notably in the “mid-460s and in 370”.[16] Wallace makes a case for an earlier Messenian Helot revolt in the 490s citing Plato, and the dating of the renaming of Zankle as Messene.[17] He links this to Kleomene’s activities in Arkadia in forming an Arkadian anti-Spartan League, which stirred up a Helot rebellion.[18] Pausanias offers little or no information about the Messenians during their Helotage, as if their history was put on hold for a few centuries.[19] Messenian plaques found from the sixth to the fourth centuries BC, and their similarity to Laconian plaques from the same period, have posed questions about Messenian cultural identity through this period whether it survived distinct or was absorbed into the Laconian cultural identity.[20] There is a lack of both archaeological and literary information about the Helots and their culture. Talbert states that there is “obscurity surrounding all aspects of the lives of the Helots”.[21] Further, no Helot community has been identified and therefore excavated archaeologically.[22]

How did the class struggle between Spartan citizens and the Helots manifest, and what forms did it take? Aristotle writes that the Helots “rose repeatedly against” their masters and they were like “an enemy constantly sitting in wait”.[23] Thucydides tells his reader that the Spartans feared the Helots because of their “youth and multitude” and had “many ordinances” concerning their protection from them.[24] Thucydides records that the Lacedaemonians had the greatest number of slaves of all the Greek states, by which he means Helots in this instance.[25] Determining the exact number of Helots is notoriously difficult, although Figueria has made estimates based on the “agrarian assets of the Spartans available to support the Helots” assessed in light of modern economic demographics.[26] Athenaeus stated that in excess of four hundred thousand slaves were present in Athens, Corinth and Aegina.[27] Figueria considers these figures to be too large to be credible. Cartledge and Talbert estimate some one hundred and seventy thousand to two hundred thousand Helots, recorded in Figueria’s table of Helot numbers although at what date is not listed.[28] Figueria cannot see the agrarian land, the number of ‘kleroi’, feeding more than one hundred thousand Helots prior to the great earthquake in 465. The earthquake struck Sparta and Laconia, more intensely than Messenia, and the resulting deaths lowered the Spartiate population in relation to the Helot population even further.[29] The earthquake sparked a huge Helot revolt and the Spartans, despite the enmity they felt towards Athens, were forced to call upon the Athenians for help in putting the uprising down.[30] Thucydides records that the rebelling Helots were relocated to Naupactus by the Athenians in return for laying down their weapons.[31]

Plato in his Laws, also records the Spartans at war “against the Messene” during the time of the Battle of Marathon in 490 BC and this was why they were late for that engagement.[32] Talbert states “that other Greeks were left with an impression of disloyalty and tension” concerning the Helot’s relationship to their Spartan masters.[33] If Thucydides is to be believed, when he writes that the Spartans killed two thousand Helot soldiers, who had been fighting on their side during the Peloponnesian War, because they feared a further uprising, it is very revealing as to the extreme tension felt by the Spartans.[34] Talbert doubts the veracity of this account by Thucydides due to its irrationality, Cartledge, in contrast, suspects “Machiavellian manipulation” through propaganda to be at play here although in a later work he defends Thucydides’ authentic coverage of the Helot massacre by the Spartan soldiers.[35] Cartledge identifies the ‘controversial’ characterisation, by Plato and Aristotle, of the Spartan’s enslavement of fellow Greeks that Greeks were ‘unfree’ was hardly conscionable in their view.[36] Xenophon reports on the training that Spartan boys received and that they learnt to steal and spy it has been suggested that this was preparation for controlling the Helots in Laconia and Messenia.[37] The psychological status of the Helots, in the minds of the Spartans, is further confirmed by Thucydides when he reports that Pausanias, the Spartan general, was accused of conspiring with the Helots in the fifth century.[38] Lang sees Pausanias as a scapegoat for Sparta’s double dealing, diplomatically, with Persia and the Greek states.[39]

Militarily, the Helots were important to the Spartans, despite their not infrequent uprisings and the suspicion that the Spartan citizenry felt towards them. Herodotus wrote that each Spartan hoplite was accompanied by seven Helots soldiers at the Battle of Plataea in 479 BC totalling some thirty five thousand Helots.[40] Aristotle wrote about the Spartan’s seriously declining population, which by Leuctra in 371 numbered some one thousand fighting male citizens.[41] In 421 BC, freed helots under the command of Brasidas became known as the ‘Brasideioi". In 413, on an expedition to Sicily, soldiers were selected from both Helots and neodamodies.[42] The neodamodies or “new men of the people” were freed helots who had served the Spartans militarily. They received land grants, often in disputed territories, for their prior service, and as reward for their readiness to serve Sparta in future engagements, as manumitted Helots. The Spartans were afraid of Helot uprisings throughout the 420s as they fought the Athenians during the Archidamian War.[43] Cawkwell points to the paucity of Spartan citizen soldiers in the force that was defeated at Leuctra, as one of the main reasons that they lost that decisive battle.[44]

Sparta was the undeniable military power in the Peloponnese, and throughout mainland Greece, for those centuries that she commanded the Messenian Helots competing with the Athenians in the fifth and fourth centuries. After Leuctra they subsided into an isolationist hole an irrelevancy on the world stage. The conquering and control of Messenia and the Helots, as has been shown, was their economic, social and military advantage. Fear and tension, within their society, was the price they paid for the powers they assumed through subjugation of the Helots. As the numbers of pure Spartan citizens seriously declined, the ratio of homoioi to Helot became of even greater concern. The supremely well trained Spartan hoplites were a shrinking force dwarfed by their Helot auxiliary companies. The military campaigns undertaken by Sparta were done so with an acute awareness of possible Helot uprisings. When the Helots did revolt, this, invariably, took precedence over any other external actions the Spartans may have been involved in. The history of Sparta, is, as Cartledge called it, the history of the class struggle between the Spartans and the Helots.


Ver el vídeo: El Lado Más Oscuro de Esparta. La Caída de Esparta. Mini Documental.