Bayeux y Brexit: lo que dice el tapiz sobre la herencia europea compartida del Reino Unido

Bayeux y Brexit: lo que dice el tapiz sobre la herencia europea compartida del Reino Unido

Kathryn Hurlock / La conversación

El Tapiz de Bayeux finalmente llegará a Inglaterra, o eso ha prometido el presidente francés, Emmanuel Macron. Durante mucho tiempo ha habido llamamientos para llevar la obra a Inglaterra, como para la coronación de la reina en 1953, pero hasta ahora han caído en saco roto.

Pero, ¿por qué este artefacto histórico es tan importante y qué nos dice sobre la relación histórica del Reino Unido con Francia justo cuando el país está a punto de dejar la Unión Europea?

El tapiz de Bayeux probablemente fue encargado por Odo, obispo de Bayeux y medio hermano de Guillermo el Conquistador, para conmemorar la victoria normanda en Hastings en octubre de 1066. Odo ocupa un lugar destacado en la obra, y en una escena sostiene un garrote mientras se dirige a luchar por su hermano.

Odo, obispo de Bayeux luchando con un garrote como se muestra en el tapiz.

El tapiz también contaba una historia que explicaba y justificaba la conquista. Las escenas que representan al rey Eduardo el Confesor y a Harold Godwinson, quien asumió el trono como Harold II a la muerte de Eduardo en 1066, implican que Harold se retractó de una promesa jurada sobre las reliquias de la catedral de Bayeux para respaldar la afirmación de William. En cambio, tomó la corona para sí mismo.

  • Con casi 1.000 años de antigüedad, el tapiz de Bayeux es un cuento épico y una obra maestra medieval
  • Diez presagios famosos e infames en el mundo antiguo
  • Coser la historia del bordado calado, uno de los productos más lujosos de Europa

Eduardo el Confesor y Harold II de Inglaterra representados en el tapiz de Bayeux

Un nuevo reino anglo-normando

A raíz de la Batalla de Hastings, se formó un nuevo país. Inglaterra había estado vinculada a otras partes de Europa - Escandinavia, en particular - durante siglos, pero esta conexión perduró y creó fuertes vínculos entre Inglaterra y Normandía que durarían varios siglos.

Por lo general, tenían el mismo gobernante, y la destrucción de la nobleza anglosajona y la donación de tierras en Inglaterra a los seguidores de William significaba que Inglaterra y Normandía también tenían la misma aristocracia. Los conquistadores normandos se casaron con mujeres anglosajonas, y cuando más tarde conquistaron partes de Gales e Irlanda, también se casaron allí.

La conquista tuvo un impacto duradero en la historia inglesa y, de hecho, británica e irlandesa. Los grandes castillos y vastas catedrales que asociamos con la Inglaterra medieval y que disfrutamos visitar fueron parte del legado normando, al igual que una nueva tendencia a mirar hacia el sur hacia Europa, en lugar de hacia el norte, como había sido el caso antes, cuando los colonos llegaron a Inglaterra. de Escandinavia.

Tener una perspectiva continental era parte del curso. Alrededor de 10,000 palabras del francés normando ingresaron al idioma inglés, cambiando la forma en que los ingleses se expresaban entonces, y todavía lo hacen. Por ejemplo, se mantuvieron las antiguas palabras sajonas para ganado (oveja, cerdo, vaca), pero el inglés adoptó la forma francesa de hablar de carne cocida (cordero, cerdo, ternera). Nuevas leyes, como el fin de la esclavitud, se fusionaron en las décadas posteriores a 1066, y los reyes anglo-normandos reformaron la ley y el gobierno ingleses, introduciendo muchos de los sistemas todavía en uso hoy (como el Exchequer) que provenían del continente.

Inglaterra y Francia, en términos más generales, estuvieron íntimamente conectadas a lo largo del siglo XII a medida que tierras adicionales en Francia quedaron bajo el control del rey inglés. Más de la mitad de los reyes de Inglaterra en ese momento nacieron en Francia, y muchos también optaron por ser enterrados allí. Ricardo Corazón de León, ese gran héroe de la historia medieval inglesa, pasó menos de seis meses en Inglaterra, prefiriendo sus tierras francesas.

  • Catapulta: la larga historia de una destacada máquina de asedio medieval
  • Los arqueólogos creen haber encontrado el primer esqueleto del guerrero de la Batalla de Hastings
  • La dramática y sangrienta historia del castillo de Nottingham

Ricardo Corazón de León yace enterrado en Fontevraud ... en Francia. ( CC BY-SA 3.0 )

Normandía se perdió en 1204, pero en el siglo XIV la Guerra de los Cien Años resucitó las pretensiones inglesas de gobernar Francia. El malestar causado por la pérdida de tierras inglesas en Francia contribuyó a la Revuelta Campesina de 1381 cuando la gente estaba harta de pagar por una guerra que no estaban ganando. La pérdida final de las tierras francesas en 1453 fue una de las causas de las Guerras de las Rosas. En este punto, Calais era todo lo que la corona inglesa podía reclamar en Francia. Tan traumática fue su eventual pérdida en 1558 que la reina María afirmó que cuando murió, si alguien optaba por mirar, encontraría a Calais escrito en su corazón.

Lazos que unen

Cualesquiera que sean los motivos de la persona que encargó el tapiz, o el mensaje que se suponía que debía transmitir a quienes lo vieron, desde entonces ha asumido un papel simbólico en las relaciones anglo-francesas. En 1803, cuando planeaba invadir Inglaterra, Napoleón quería el tapiz por su valor propagandístico; iba a mostrar cómo los franceses habían conquistado Inglaterra en el pasado como prueba de que podían hacerlo de nuevo, esta vez bajo su liderazgo.

Incluso Nigel Farage, el exlíder del UKIP y activista del Brexit, eligió usar una corbata que representaba el tapiz como un recordatorio de “la última vez que nos invadieron y tomaron el control”.

Esa es solo una toma del tapiz de Bayeux. Lo que muestra, sin lugar a dudas, es un momento en que Inglaterra y Normandía se unieron bajo un solo gobernante. Y si bien eso fue sin duda una catástrofe para los ingleses nativos de 1066, la conquista normanda formó la Inglaterra que reconocemos hoy y acercó al país a la política continental francesa.

En un momento en que Gran Bretaña se está alejando de Europa, es interesante que el presidente Macron finalmente haya aceptado dejar que el tapiz llegue a Inglaterra, no como un recordatorio de que una vez parte de Francia conquistó y gobernó Inglaterra, sino que una vez los dos países compartieron un historia común que definió muchas de las cosas que hoy consideramos inglesas.


Tapiz de Bayeux: un alarde, un lamento, una encarnación de la historia y la complejidad de # x27s

Es un milagro de cooperación transfronteriza que une a dos pueblos, dos culturas y revela que, después de todo, son lo mismo.

No me refiero a la noticia de esta semana de que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha dado luz verde para que el tapiz de Bayeux visite Gran Bretaña. Estoy describiendo el tapiz en sí.

Quizás esté llegando a algo cuando tengamos que recurrir a la temprana Edad Media en busca de lecciones de humanidad, compasión y cómo ser europeos. El tapiz de Bayeux fue creado en un mundo de caballeros intimidadores, analfabetismo casi universal y pequeñas expectativas de vida, una época remota en la que un cometa que pasaba por el cielo era una señal de Dios. En 1066, como se enseña a todos los niños británicos, los normandos, un pueblo resistente que había sido vikingo antes de establecerse en el norte de Francia, invadieron Inglaterra. Su líder, el duque William, se hizo con la corona después de matar a su rival anglosajón, Harold Godwinson, en la batalla de Hastings.

Muy poco después de esa batalla fatal, se creó una tira cómica de más de 70 metros de largo que contaba la historia de la invasión normanda en imágenes de lana bordadas audaces, brillantes y que revelaban un detalle inesperadamente sutil tras otro para crear una imagen en movimiento (en todos los sentidos ) de cómo es realmente la guerra. Todos los grandes acontecimientos históricos son complejos. Los historiadores modernos pueden decirte eso y novelas históricas como Guerra y paz o Wolf Hall se propusieron plasmarlo. El tapiz de Bayeux lo demuestra. Lo increíble y misterioso de esta obra aparentemente primitiva realizada por artesanos anónimos hace tanto tiempo es que muestra la verdad desde múltiples puntos de vista, con respeto tanto por los perdedores como por los ganadores de la batalla más decisiva de la historia británica.

"Es un ejemplo fantástico de la haciendo de la historia ”, dice Simon Schama. El escritor, locutor y profesor de Columbia que ha hecho tanto para poner la narrativa en el corazón del pensamiento y la enseñanza histórica de hoy está asombrado por las habilidades narrativas de los bordadores anónimos que llenaron este panorama con hermosos detalles vivientes.

“Mi parte favorita es donde los bordadores eliminan los bordes en el punto donde navega la armada para que tengas esta extensión en el espacio, creando la sensación de una flotilla infinita. También hay una pareja que se lo está quitando. Y están estos campesinos en la frontera quitando las cota de malla [cota de malla] de los muertos ".

Todo comienza con unas vacaciones que salieron mal. Quizás el viaje que hace el noble anglosajón Harold a Normandía en las primeras escenas del tapiz sea más un negocio que un placer, pero sean cuales sean sus planes, fracasan. Termina siendo un "invitado" del duque William, quien le hace prestar un juramento de lealtad. Harold tiene que ponerse de pie colocando sus manos sobre dos ataúdes relicarios ornamentados. William se sienta en su trono, ya la imagen de un rey. Señala las reliquias en una imagen agudamente cinematográfica y psicológicamente veraz de un poder ardiente.

Ya te surge la pregunta: ¿de qué lado están los artistas? Porque esta no es una simple imagen de propaganda. Harold es retratado con tanta sensibilidad como William. Este es un momento de extraña intimidad. En todo caso, estamos del lado de Harold.

Schama, como la mayoría de los historiadores, cree que el tapiz fue encargado por Odo, obispo de Bayeux y medio hermano de William. Después de la victoria normanda en Hastings, Odo fue nombrado conde de Kent, lo que le dio acceso a "los mejores bordadores de Europa, hombres y mujeres". El estilo de los artesanos de Kent se ha detectado en la lana brillante del friso. Lo más probable es que sea su trabajo y, en sus momentos más subversivos, su visión.

Porque la ambivalencia corre como un hilo sutil a lo largo de esta historia ricamente contada. Si solo mostrara a los normandos construyendo castillos cuando aterrizaron en Inglaterra, sería una propaganda impresionante. Sin embargo, también los muestra quemando una casa, no es tan bonito. Mientras tanto, se retrata a los anglosajones luchando valiente y bien. La muerte de Harold en la batalla tiene un patetismo trágico. "Realmente los dos ejércitos son indistinguibles", dice Schama. Él piensa que esta cualidad imparcial subraya “la sensación de que los bordadores están destinados a ser ingleses”.

El tapiz de Bayeux que muestra las casas de los normandos en llamas, no es un buen aspecto. Fotografía: Universal Images Group / Getty Images

Aquí es donde el tapiz se convierte no solo en una imagen de la historia, sino en una encarnación de su complejidad viva. Es tanto un alarde normando como un lamento sajón. Quizás lo estemos mirando con los ojos equivocados si atribuimos un punto de vista fijo, a favor o en contra de la conquista, a cualquiera que esté involucrado en su creación. Esta es una obra de arte sabia, tolerante y de mente abierta que no ve la necesidad de insultar a los débiles o convertir en dioses a los fuertes.

"Se trata tanto de lo inglés o lo británico y, al mismo tiempo, de cómo eso tiene sus raíces en lo normando", se maravilla Schama.

En un momento en que nuestra relación con Europa se está rehaciendo, o simplemente se está rompiendo, aquí hay un documento de cuán entrelazada está realmente esa relación.


Francia prestará el invaluable tapiz de Bayeux a Gran Bretaña, pero ¿Macron solo está trolleando?

Detalle del Tapiz de Bayeux. Fuente: Shutterstock

EN UN GESTO DE amistad duradera, o tal vez como una advertencia sutil, el presidente francés Emmanuel Macron ofrecerá a Gran Bretaña un préstamo del famoso Tapiz de Bayeux, que representa la conquista francesa de Inglaterra.

El líder francés de 40 años debe visitar el Reino Unido hoy para firmar un tratado con la primera ministra británica Theresa May sobre la vigilancia del puerto de Calais, que une a los dos países y discutir las medidas de seguridad europeas.

Desde su elección el año pasado, Macron's se ha hecho un nombre para los movimientos simbólicos y los obsequios a otros líderes mundiales, mientras se propone establecer nuevas relaciones diplomáticas francesas tras la incertidumbre política en el Reino Unido y Estados Unidos.

En un viaje a Beijing, le ofreció al presidente chino un semental francés, mientras que el líder ruso Vladimir Putin realizó un recorrido por una exhibición en el Palacio de Versalles el año pasado que marcó 300 años de amistad franco-rusa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibe un recorrido de la Galerie des Batailles de Macron en mayo del año pasado. Fuente: PA Images

Transportar el tapiz de Bayeux de 70 metros de largo a Gran Bretaña por primera vez será un viaje técnicamente difícil para esta obra de arte milenaria de valor incalculable.

"No será antes de 2020 porque es un tesoro cultural extremadamente frágil que estará sujeto a importantes trabajos de restauración antes de ser transportado a cualquier lugar", dijo ayer un funcionario de la oficina de Macron.

¿Qué es el Tapiz de Bayeux?

Fuente: Jorisvo a través de Shutterstock

El tapiz, que data de alrededor de 1077, representa la famosa Batalla de Hastings cuando Guillermo el Conquistador de Francia derrotó a las fuerzas inglesas en el sur de Inglaterra.

La historia de la derrota militar de 1066, en la que el rey inglés Harold murió después de recibir una flecha francesa en el ojo, todavía se enseña a los escolares británicos y es un momento fundamental en la larga y sangrienta historia de la rivalidad anglo-francesa.

“Es muy significativo que el tapiz de Bayeux vaya a llegar al Reino Unido y que la gente pueda verlo”, dijo Theresa May en respuesta a la oferta.

¿Broma gala?

Muchos historiadores y políticos han acogido el gesto como un movimiento amistoso que subrayó la historia compartida de los dos países y la sangre entremezclada en un momento en que Gran Bretaña abandona la Unión Europea.

"Es una oportunidad absolutamente fantástica para que los británicos de todo el país vengan, espero al Museo Británico, y lo vean en todo su esplendor", dijo Tom Tugendhat, presidente de un comité de asuntos exteriores del parlamento británico.

"Esta es una demostración real de cómo se hace la diplomacia", dijo a la radio de la BBC.

Pero otros comentaristas se preguntaron exactamente qué estaba tratando de decir Macron al enfocarse en un momento sin gloria en la historia militar británica.

El periódico The Times publicó una caricatura que mostraba a Macron con un atuendo militar de la Edad Media ensartando a la primera ministra británica Theresa May: "Emmanuel el Conquistador: Es uno en el ojo de Theresa Regina".

Mi caricatura del miércoles en el #BayeuxTapestry: es uno en el ojo para #TheresaMay (y dos en el culo para #Boris). #Brexit pic.twitter.com/oBPoCNCbvA

& mdash Peter Brookes (@BrookesTimes) 17 de enero de 2018

Escribiendo en Twitter, el periodista de televisión Robert Peston comentó que “prestarle al Reino Unido una descripción magnífica de la última vez que este país fue invadido y subyugado es una maravillosa broma gala de Emmanuel Macron”.

Macron nos está engañando prestándonos el Tapiz de Bayeux. Ahora es el momento de que Boris responda enviándole fotos de Agincourt

& mdash John Crace (@JohnJCrace) 17 de enero de 2018

Ya se está discutiendo quién exhibirá el trabajo, y el director del Museo Británico, Hartwig Fischer, dijo que estaría "encantado" de mostrar el trabajo.

Los legisladores que representan a la ciudad costera de Hastings, así como al pueblo de Battle, donde tuvo lugar el histórico enfrentamiento, también esperan el honor.

"Estoy seguro de que analizaremos con mucho cuidado para asegurarnos de que el máximo número de personas pueda beneficiarse de ver este tapiz", dijo May.

Argumento sobre los orígenes

El préstamo también podría reabrir una discusión no resuelta sobre los creadores del tapiz, que rara vez se ha mudado de su hogar en un museo en Bayeux en Francia.

Se exhibió en París en 1804 y nuevamente brevemente en el Museo del Louvre en 1945.

"Hay un caso razonable de que podría haberse hecho en Canterbury", en el sur de Inglaterra, dijo a la BBC el historiador británico David Musgrove, autor de un libro sobre el tema.

Otras teorías son que se hizo en el mismo Bayeux o quizás en una abadía en la región del Loira en el centro de Francia.

El historiador francés Pierre Bouet dijo que los británicos deberían considerar el tapiz como una prueba del papel de Francia en la historia del país.

El tapiz "es un recordatorio de la hazaña militar del fundador de la actual dinastía real", dijo Bouet a la AFP.

La familia real británica todavía tiene las palabras francesas "Dieu Et Mon Droit" (Dios y mi derecho) en su escudo de armas.

Macron mantendrá conversaciones con May en Sandhurst, una academia militar británica en las afueras de Londres, más tarde hoy.


Publicado: 21:49 BST, 19 de enero de 2018 | Actualizado: 00:57 BST, 20 de enero de 2018

Se trata de una reliquia histórica destinada a regresar nuevamente a suelo británico por primera vez en 950 años.

Magistralmente elaborado en 1066, el tapiz de Bayeux, en exhibición permanente en la ciudad normanda de su homónimo, representa la conquista normanda de Inglaterra.

Hoy en día, los eventos de importancia histórica se filman, registran, capturan, comparten, actualizan, transmiten y tuitean con solo tocar un botón.

Pero, ¿qué pasaría si el advenimiento de la tecnología moderna nunca llegara y los historiadores, académicos y periodistas todavía estuvieran limitados a documentar la historia usando nada más que bordados y telas?

Hoy, el Mail imagina el producto de un mundo así, con nuestra propia versión de cómo se vería el Tapiz de Bayeux si se concibiera hoy.

Desde la presidencia de Donald Trump y el escándalo de Harvey Weinstein, hasta el enfrentamiento de Wayne Rooney con la ley y las negociaciones del Brexit, el tapiz del 2018 seguramente fascinará a los historiadores del futuro.

«Cásate con nosotros, Harry», rogaban a las jóvenes doncellas. Ay, son demasiado tarde, se ha embolsado uno que se llama Med, de los trajes de yon TV viene la buena dama Markle, con botas afiladas hasta los muslos y escandalosos y brillantes.

'¡Reza, no!' vino el grito de Kate, que estaba tres veces embarazada, '¡eclipsada por una actriz! Qué destino tan terrible. 'Tush, tush', dijo su testamento, 'tienes más clase que ella. Es cierto, las puertas de mamá a Manuel, ¡pero casi soy el heredero!

—Príncipe calvo —gimió la duquesa—, he caído en desgracia. Solo quieren a Meghan y Harry The Raver '. Desesperada, buscó consuelo en Eugeine y Bea, pero estaban demasiado ocupados en sus vacaciones junto al mar.

—Escucha, Philip —gritó Kate—. Dime lo que piensas. El duque simplemente se encogió de hombros: "Sólo tómate un trago fuerte". El príncipe Randy dijo que Meg es una chica que no le importaría: 'Haré que Fergie de Pork la invite enseguida'

—Escucha, Philip —gritó Kate—. Dime lo que piensas. El duque simplemente se encogió de hombros: "Sólo tómate un trago fuerte". El príncipe Randy dijo que Meg es una chica que no le importaría: 'Haré que Fergie de Pork la invite enseguida'

En Windsor, mientras tanto, las nupcias se acercan, Camilla la moza se casó con su príncipe aquí. Hoy entinta pergaminos con mano de araña y prepara pociones homeópatas que los médicos quieren

Todos vienen en corceles a esos grandes Globos de Oro, las damiselas están vestidas con sus mejores túnicas negras. 'Ustedes son vergonzosos', gritan, '¡toquen y los demandaremos! Nuestro club es solo para chicas, lo llamamos Yo también

Desde lo alto de la colina, la bella Oprah cabalga. "Solo hazme presidente AHORA", reprende. Pero, ¿no es el gordo Weinstein un buen amigo tuyo? En verdad, no lo es. Es un cerdo feo y bruto '

Pero, ¿por qué esa rabia en la cabeza de Donald Trump? Es porque una moza dice que él la acostó en la cama. Las películas de carne que hace, son XXXX. 'Noticias falsas', insiste, 'nunca hubo sexo'


El tapiz francés de Bayeux se prestará al Reino Unido por primera vez en 950 años: informes

Se cree que el próximo préstamo de la obra de arte del siglo XI, que cuenta la historia de la conquista normanda de Inglaterra, simboliza la fuerza de las relaciones entre Francia y el Reino Unido tras la votación del Brexit.

Emmanuel Macron anunciará durante su visita del jueves al Reino Unido para negociar con Theresa May que el tapiz de Bayeux podrá salir de Francia por primera vez en 950 años y exhibirse en el Reino Unido, informó el periódico Times.

Según los medios, es probable que el préstamo se realice en unos cinco años, mientras que la ubicación de la exposición en Inglaterra y otros detalles aún no se han negociado.

El tapiz es un lienzo en el que se bordan la invasión de Inglaterra por Guillermo, duque de Normandía, también conocido como Guillermo el Conquistador, y su victoria sobre Harold, el rey anglosajón, en la batalla de Hastings de 1066. Se cree que estos eventos cambiaron el curso de la historia de Inglaterra, ya que contribuyeron al establecimiento de vínculos firmes con Europa y Normandía y transformaron el idioma inglés a su forma moderna.

Dibujantes como Peter Brookes están teniendo un día de campo con el #BayeuxTapestry Aquí hay otro francés apuntando a un inglés pic.twitter.com/m3CqAoyFfG

& mdash Angela Walters (@Anglusndola) 17 de enero de 2018

La obra de arte también se conoce como el "Tapiz de la reina Matilda" y mide unos 50 centímetros de ancho y 68 metros de largo. Sin embargo, falta la parte final del tapiz. Los expertos sugieren que representaba los acontecimientos posteriores a la batalla de Hastings, incluida la coronación de Guillermo el Conquistador al trono inglés en 1066. Se cree que el tapiz fue bordado por tejedores de la corte por orden de la reina Matilde, esposa de Guillermo el Conquistador. .

Relacionado:

Todos los comentarios

En respuesta a (Mostrar comentarioOcultar comentario)
Recomendado
Multimedia

Tendencias

Hola, !

Hola, !

Hola, !

El hecho del registro y la autorización de los usuarios en los sitios web de Sputnik a través de la cuenta de los usuarios o las cuentas en las redes sociales indica la aceptación de estas reglas.

Los usuarios están obligados a cumplir con las leyes nacionales e internacionales. Los usuarios están obligados a hablar respetuosamente con los demás participantes en la discusión, los lectores y las personas a las que se hace referencia en las publicaciones.

La administración de los sitios web tiene derecho a eliminar los comentarios realizados en idiomas distintos del idioma de la mayoría del contenido de los sitios web.

En todas las versiones lingüísticas de los sitios web sputniknews.com, se pueden editar los comentarios publicados.

Se eliminará un comentario de usuario si:

  • no se corresponde con el tema del post
  • promueve el odio y la discriminación por motivos raciales, étnicos, sexuales, religiosos o sociales o viola los derechos de las minorías
  • viola los derechos de los menores, causándoles daño de cualquier forma, incluido el daño moral
  • contiene ideas de naturaleza extremista o llama a otras actividades ilegales
  • contiene insultos, amenazas a otros usuarios, individuos u organizaciones específicas, denigra la dignidad o socava la reputación comercial
  • contiene insultos o mensajes que expresan falta de respeto al Sputnik
  • viola la privacidad, distribuye datos personales de terceros sin su consentimiento o viola la privacidad de la correspondencia
  • describe o hace referencia a escenas de violencia, crueldad hacia los animales
  • contiene información sobre métodos de suicidio, incita al suicidio
  • persigue objetivos comerciales, contiene publicidad inadecuada, publicidad política ilegal o enlaces a otros recursos en línea que contienen dicha información
  • promueve productos o servicios de terceros sin la debida autorización
  • contiene lenguaje ofensivo o blasfemia y sus derivados, así como indicios del uso de elementos léxicos que entran dentro de esta definición
  • contiene spam, anuncia spam, servicios de correo masivo y promueve esquemas de enriquecimiento rápido
  • promueve el uso de sustancias estupefacientes / psicotrópicas, proporciona información sobre su producción y uso
  • contiene enlaces a virus y software malicioso
  • es parte de una acción organizada que involucra grandes volúmenes de comentarios con contenido idéntico o similar ("flashmob")
  • "Inunda" el hilo de discusión con una gran cantidad de mensajes incoherentes o irrelevantes
  • viola la etiqueta, exhibiendo cualquier forma de comportamiento agresivo, humillante o abusivo ("trolling")
  • no sigue las reglas estándar del idioma inglés, por ejemplo, se escribe en su totalidad o principalmente en mayúsculas o no se divide en oraciones.

La administración tiene derecho a bloquear el acceso de un usuario a la página o eliminar la cuenta de un usuario sin previo aviso si el usuario infringe estas reglas o si se detecta un comportamiento que indique dicha infracción.

Los usuarios pueden iniciar la recuperación de su cuenta / desbloquear el acceso poniéndose en contacto con los moderadores en [email protected]

  • Asunto: la restauración del acceso a la cuenta / desbloqueo
  • ID de usuario
  • Una explicación de las acciones que violaron las reglas anteriores y resultaron en el bloqueo.

Si los moderadores consideran posible restaurar la cuenta / desbloquear el acceso, se hará.

En el caso de violaciones repetidas de las reglas anteriores que resulten en un segundo bloqueo de la cuenta de un usuario, no se puede restaurar el acceso.


El tapiz de Bayeux será cedido al Reino Unido: los historiadores reaccionan

Tras la noticia de que el tapiz de Bayeux será cedido al Reino Unido desde su actual hogar en Normandía, pedimos a cuatro historiadores que compartieran sus reacciones al préstamo, lo que se sabe sobre los orígenes del tapiz y sus movimientos desde su creación.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 22 de enero de 2018 a las 12:11 pm

Una escena representada en el tapiz de Bayeux del siglo XI. (Foto de: Universal History Archive / UIG a través de Getty Images)

La semana pasada, el presidente francés Emmanuel Macron anunció que el tapiz de Bayeux, una obra de arte del siglo XI que representa la conquista normanda de Inglaterra, se prestaría al Reino Unido. No se espera que se transfiera antes de 2020, aún no se ha anunciado dónde podría mostrarse el tapiz.

De acuerdo con la Veces, el préstamo está sujeto a pruebas que mostrarán si el tapiz se puede mover sin daños y, como Revista de Historia de la BBC David Musgrove dijo al programa Today de BBC Radio 4 que la edad, la fragilidad y el tamaño del tapiz son preocupaciones obvias. Sin embargo, también puede haber oportunidades para realizar algunas pruebas históricas con la nueva tecnología disponible desde la última vez que se investigó el tapiz.

En un artículo de 2008 para Revista de Historia de la BBC, David Musgrove consideró dónde se hizo el tapiz de Bayeux y quién lo hizo, y preguntó a los historiadores si debería exhibirse en Inglaterra. En otra parte, Gale R Owen-Crocker desvela las historias detrás de algunas de las escenas clave del tapiz para nuestra edición especial Historia de los normandos, aquí.

Mientras tanto, preguntamos a cuatro historiadores por sus reacciones a la noticia y la importancia del préstamo ...

Shirley Ann Brown: "Si la exposición se realiza, esto revertiría el precedente"

Se sabe que los gobiernos francés y británico han negociado un acuerdo que haría posible una exhibición del tapiz de Bayeux en el Reino Unido, en unos cinco años. El bordado es una obra única de arte medieval que ilustra la invasión normanda de Inglaterra en 1066, un evento fundamental en la historia de Gran Bretaña. El hecho de que haya sobrevivido, después de haber sido sometido a cientos de reparaciones a lo largo de los siglos, es nada menos que un milagro. Es inmensamente "legible", dando vida a la narrativa histórica con personajes, lugares y eventos identificables, muy parecido a una novela gráfica moderna. Ahora es un componente de la conciencia cultural e histórica de Inglaterra y Normandía, omnipresente en los libros de historia y una importante atracción turística en Bayeux, que atrae a miles de visitantes británicos anualmente. Traerlo temporalmente a Gran Bretaña crearía una maravillosa oportunidad para que las personas que no puedan viajar a Bayeux lo vean de primera mano.

Si se realiza la exposición, esto revertiría el precedente. Instalado en Bayeux en el siglo XV, el tapiz nunca se trasladó más lejos que París. Los primeros intentos de "tomar prestado" el Bordado —por Gran Bretaña en 1931 y 1953, posiblemente en 1966, y por los estadounidenses en 1947— finalmente no dieron resultado. La extrema fragilidad del tejido de más de 900 años ha sido la principal preocupación, junto con las preocupaciones sobre el método de transporte, las condiciones de exhibición, el costo del seguro y la pérdida de ingresos turísticos en Bayeux. En cada negociación, hubo disputas entre las autoridades locales de Bayeux y el gobierno de París, cada una ejerciendo un veto en el último momento. Estas preocupaciones todavía existen hoy y deberán resolverse. En cinco años, aunque las exigencias políticas que están detrás del anuncio probablemente se hayan disipado, el Tapiz de Bayeux podría compartirse y verse como el importante monumento cultural que realmente es.

Shirley Ann Brown es profesora de arte visual y expresión cultural en la Universidad de York, Toronto.

George Garnett: "Quienquiera que fuera el diseñador, sabía el idioma inglés, era muy leído, tenía una mejor comprensión de la arquitectura que la batalla"

El tapiz, tras un anuncio del presidente francés, regresará brevemente a la tierra donde fue creado, probablemente en la década de 1070. Muchas de sus imágenes tienen un parecido tan sorprendente con el estilo distintivo de los manuscritos contemporáneos de la Abadía de San Agustín, Canterbury, que el diseñador del tapiz debe haber tenido acceso a ellas. Digo diseñador, más que diseñadores, porque el conjunto es tan consistente que es difícil imaginar más de una mente detrás de él. Quizás el diseñador fue una de las mujeres (u hombres) aguja de Kent que ejecutó el diseño, quizás no. Quienquiera que fuera, conocía el idioma inglés, era muy leído, tenía una mejor comprensión de la arquitectura que la batalla y un (crudo) sentido del humor.

El tapiz no es un tapiz, sino un bordado. Borda la historia de la conquista normanda. En la mayoría de los aspectos, parece seguir el relato estándar de la Conquista contado en las narraciones normandas inmediatamente posteriores a la Conquista. Pero, en algunos aspectos, no es así. Por ejemplo, falta por completo la supuesta designación del duque Guillermo como su sucesor por parte del rey Eduardo el Confesor. Esto no se debe a que el comienzo del tapiz se haya perdido, como el final, casi con certeza, la consagración de Guillermo como rey. Cuanto más se mira el tapiz, menos fielmente sigue el relato normando. Las imágenes son ambiguas, y los comentarios que se encuentran en la parte superior de la acción a menudo parecen estudiados para evitar especificar el punto de las imágenes a continuación.

El tapiz es único por ser no solo una obra maestra del arte visual, en una escala épica, sino también una fuente narrativa importante para el evento más significativo de la historia de Inglaterra, que se posfecha en solo una década más o menos.

George Garnett es profesor de historia medieval en St Hugh's College, Universidad de Oxford.

Marc Morris: "La verdadera maravilla del Tapiz de Bayeux es que, casi un milenio después de su fabricación, todavía está con nosotros"

Cuando se supo la noticia de la sugerencia de Monsieur Macron de prestar el Tapiz de Bayeux a Gran Bretaña, los escritores de titulares anunciaron que este sería su primer cruce del Canal de la Mancha en 950 años. Eso es probablemente bastante cierto y tolerable como una estimación aproximada, pero el hecho es que no se sabe nada seguro sobre el paradero del tapiz hasta 1476, cuando aparece en un inventario de la catedral de Bayeux. Antes de eso, hay que inferir su historia.

La comparación con las ilustraciones de manuscritos contemporáneos indica que se realizó a fines del siglo XI, casi con certeza en Canterbury. También es casi seguro que fue encargado por el medio hermano de Guillermo el Conquistador, el obispo Odo de Bayeux, quien ocupa un lugar destacado en varias escenas clave. Odo fue nombrado conde de Kent por William, por lo que proporciona la explicación más obvia de cómo cruzó por primera vez el Canal de la Mancha desde Canterbury hasta Bayeux, lo que hace que sea probable que esto ocurriera antes de su muerte en 1097.

La supervivencia del tapiz desde ese momento es nada menos que milagrosa. Sobrevivió a todos los peligros de la Edad Media, fuego y guerra, ratones y polillas. Estuvo a un paso de ser cortado y utilizado para banderines durante la Revolución Francesa. Posteriormente se hizo famoso y fue transportado a París por orden de Napoleón, para ser exhibido en el Louvre. De vuelta en Bayeux, estuvo durante un tiempo almacenado indiferentemente en un huso gigante en el Hôtel de Ville. En la década de 1940, los nazis la llevaron de regreso a París y logró esquivar todos los proyectiles y explosiones cuando la ciudad fue liberada por los aliados. La verdadera maravilla del tapiz de Bayeux es que, casi un milenio después de su fabricación, todavía nos acompaña.

El Dr. Marc Morris es el autor de Guillermo I: el conquistador de Inglaterra (Penguin, 2016) y La conquista normanda (Molino de viento, 2013)

Nicholas Vincent: "Es totalmente apropiado que el tapiz se emplee para fomentar la entente anglo-francesa"

Para aquellos que no lo han visto cara a cara, lo primero que sorprenderá a cualquiera que vea el tapiz será su tamaño. Esto es algo de una escala verdaderamente épica. No solo es algo maravilloso de contemplar, sino que es totalmente apropiado que el tapiz visite Inglaterra.

A pesar de las afirmaciones de Normandía o el valle del Loira, parece haber pocas dudas de que originalmente fue diseñado y fabricado en Kent, probablemente en Canterbury. El patrón era casi con certeza el hermanastro de Guillermo el Conquistador, Odón de Bayeux. Odo se lo llevó a su ciudad catedralicia donde, en la Edad Media tardía, sobrevivió como resultado de una negligencia benéfica.

Su redescubrimiento en Bayeux a principios del siglo XVIII fue transmitido correctamente por primera vez en 1752, por Andrew Ducarel, un protestante 'hugonote' educado en Eton y Oxford, cuya madre había huido a Londres debido a la persecución en Francia. Fue otro inglés, Charles Stothard, después de Waterloo, quien hizo las primeras ilustraciones precisas del tapiz. Publicado en la década de 1820, los dibujos de Stothard siguen siendo esenciales para comprender lo que sobrevivió antes de las "reparaciones" y los cambios posteriores en el siglo XIX. Como resultado, es totalmente apropiado que el tapiz se emplee para fomentar la entente anglo-francesa.

Con demasiada frecuencia en el pasado, primero por Napoleón y luego por los nazis, se ha alistado como propaganda de las "conquistas" europeas de Inglaterra. En realidad, y a pesar de toda la violencia que representa, demuestra que, en unas pocas décadas de 1066, los normandos dependían del arte y la narración inglesa para conmemorar la mayor de sus victorias. No puede haber mayor símbolo de la medida en que la historia inglesa y francesa se han entrelazado, tanto en rivalidad como en fructífera cooperación, durante más de mil años.

Nicholas Vincent es profesor de historia medieval en la Universidad de East Anglia.

Únase a nosotros para un día de charlas y debates con cinco expertos en el tapiz de Bayeux en St Anne's College, Oxford, el domingo 17 de junio de 2018. Nuestros oradores explorarán el tapiz y la época que lo creó, y compartirán las últimas ideas e investigaciones sobre el bordado monumental. Las charlas serán seguidas por preguntas y respuestas de la audiencia y firma de libros y el precio de la entrada también incluye refrigerios y un almuerzo buffet.

Las entradas ya están a la venta y Revista de Historia de la BBC los suscriptores pueden disfrutar de un descuento: haga clic aquí para comprar.


Atado a la Historia. Nigel Farage y el tapiz de Bayeux

The day after the recent English by-election in Rochester on 20 November (St Edmund’s Day, no less), newspaper front pages across the country were plastered with pictures of a grinning politician sporting a rather garish tie. Adorning Mr Farage’s neck was not a Disney figure or other staple of the ‘comic tie’ genre, but (to some medieval historians’ great excitement) scenes from the Bayeux Tapestry. What should we make of this latest eruption of the Norman Conquest into modern British politics?

The subliminal message, one may presume, was that in an age of bland, corporate politicians who stick to bland, corporate neckwear, here at last is a man who is not afraid to stick out from the crowd, a man with a personality, and someone who thankfully doesn’t take himself or his dress sense too seriously. The tie in question (retailing at £22.50) has reportedly now sold out, so the UKIP leader is a trend-setter in mens’ fashion as well as politics.

But Mr Farage helpfully provided his own gloss too. When asked why he had picked this tie, he explained to the Daily Telegraph that “It was the last time we were invaded and taken over.” This was – one assumes? – a jovial off-the-cuff statement, intended to demonstrate Mr Farage’s patriotism. Still, it nevertheless reveals a rather peculiar view of medieval English history. Evidently Mr Farage identifies with the pre-conquest English, and not with the Normans. In such a view of history, the Normans are little but a group of threatening European immigrants. Plus ca change…

What we might call the Farage interpretation of the Norman Conquest is not however terribly robust. It’s certainly true that the Normans conquered England. But in doing so, they became part of English history. These immigrants are logically as much ‘our’ political ancestors as the Anglo-Scandinavian kingdom that they conquered, and to whose development they made such a mighty contribution. It simply doesn’t make sense for people in the 21 st -century to choose sides on the Battle of Hastings.

In fact, if Mr Farage knew more about the Norman Conquest 1 , he might have hesitated before tying the double-Windsor, since it is frankly difficult to think of a less suitable tie for a leader of UKIP, apart perhaps from one emblazoned with the EU flag. For if a Bayeux Tapestry tie symbolises anything, it is England’s long and enduring history of participation, indeed immersion, in continental politics, trade and tradition. For centuries after 1066, those who ruled England also ruled lands across the English Channel. Even English culture came into line with continental traditions, as libraries across the land restocked. The Conquest was a defining moment in the enduring ‘Europeanisation’ of England.

It is true of course that this ‘Europeanisation’ was not exactly a peaceful process. Yet Mr Farage’s tie, as it happens, also demonstrates that there was more to the Conquest than violence alone. Alongside serried ranks of immigrant-bearing boats and horses, the tie’s key scene (as far as can be seen from the blurry photos) is one in which one man, standing, is talking to another, seated on a throne (this blog’s cover image). You might assume that the seated man is King William, or perhaps King Edward the Confessor – but not so. It is actually Guy, the count of Ponthieu (a town in northern France, near Calais), who is in conversation with a dejected-looking Harold.

Harold had ended up in Guy’s court after being shipwrecked on route to see Duke William in Normandy in 1064. What Harold had been travelling to Normandy for is unclear, and still debated. Still, what all historians can agree on is that the visit shown on Mr Farage’s tie proves the Norman Conquest didn’t come out of the blue, and wasn’t the product of violence alone: it was a result of pre-Conquest English political engagement with powerbrokers on the continental mainland. That engagement was reflected in marriage alliances, in the movement of politically-motivated asylum seekers, like King Edward the Confessor, who had been sheltered by the Normans as a child, as well as in (tentative) moves towards ‘ever-closer union’ led by the popes in Rome, whose councils pre-Conquest English abbots and bishops willingly attended. 2 What the tie represents, in short, is how deeply entwined England and the continental mainland were in the Middle Ages, before as well as after the Normans, in times of peace and of war. Put simply, medieval England was a European country.

Yet there is also another dimension to the scene on Mr Farage’s tie. Harold made his ill-fated visit to Normandy via Ponthieu against his king’s wishes, in pursuit of his own narrow political interests. But he should have listened to King Edward, for after the detour to Ponthieu, he ended up being made to take an oath to Duke William, an oath that helped pave the way to Hastings. That kind of misjudgement was not isolated. Indeed, it can be argued that the disruption of the Conquest, and the economic devastation of the north in particular that it brought in its wake, was in large part the result of a failure of leadership on the part of the English political class, carelessly caught up in factional squabbles, short-termism and sordid politicking, at the expense of the long-term national interest, with disastrous consequences. This might not have been the message that Mr Farage had in mind, but perhaps it’s his tie’s most important message of all.

Charles West is a Senior Lecturer in Medieval History at the Department. You can follow him on Twitter @Pseudo_Isidore, and read about his research here.

Image: scene from Bayeux Tapestry, via Wikipedia. The Latin reads “Where Harold and Wido [Guy] discuss”.


Brexiteer highlights UK's secret weapon in defeating EU - and mocks bloc over Thatcher

Enlace copiado

Andrew Rosindell: PM freed UK from entanglement of EU

Cuando se suscriba, utilizaremos la información que proporcione para enviarle estos boletines. A veces, incluirán recomendaciones para otros boletines o servicios relacionados que ofrecemos. Nuestro Aviso de privacidad explica más sobre cómo usamos sus datos y sus derechos. Puede darse de baja en cualquier momento.

Andrew Rosindell has also taunted Brussels by highlighted the bloc&rsquos fundamental mistake in ignoring warnings by former UK Prime Minister Margaret Thatcher more than 30 years ago. The Tory MP for Romford in Essex, mentioned the subject in the Commons yesterday - and later told Express.co.uk: &ldquoAfter almost 40 years of being shackled to the European Union, today we can say with pride that Britain is back, as a sovereign, independent, and a truly global nation once again.

Tendencias

&ldquoI believe our United Kingdom has bright future ahead on the world stage, as we escape the grasping tentacles of the European continent&rsquos ideological project, but Brexit is merely the first step, not the last, on this great national project to rebuild our position standing in the world and sovereign nation.&rdquo

In order to do so, he advocated rekindling relationships which he characterised as the &ldquobackbone of Global Britain&rdquo, namely the &ldquowider British family of Overseas Territories and Crown Dependencies&rdquo, together with friends in the Commonwealth as well as cultivating the UK&rsquos special relationship with the United States.

He added: &ldquoWe have spent over half a century being sucked into a political project which primarily exists to secure the interests of Germany and France, looking inward towards the continent rather than out towards the world.

&ldquoWhen Britain joined the Common Market, few expected that it would evolve in the way that it did, trying to expand its control into every aspect of our society and override our democratic political system.&rdquo

Boris Johnson has been urged to make full use of the UK's Commonwealth connections (Image: GETTY)

Andrew Rosindell is the MP for Romford in Essex (Image: GETTY)

If only the European Union had listened to Margaret Thatcher

Andrew Rosindell

Referring to the woman many regard as the architect of modern euroscepticism, Mr Rosindell added: &ldquoIf only the European Union had listened to Margaret Thatcher, when she warned them that the British people would not tolerate their ideological project of ever-closer union and political control, which they have imposed without the consent of the peoples and nations of Europe.&rdquo

Britain&rsquos &ldquoproud history of independence, democracy&rdquo explained why 17.5million people had rejected the &ldquofailed political project&rdquo which was the European Union in favour of &ldquotaking back control of our laws, borders, seas and most importantly, our own destiny,&rdquo Mr Rosindell said.

As one of 28 so-called &ldquoSpartans&rdquo, Mr Rosindell refused on three occasions to vote for Theresa May&rsquos Withdrawal Agreement, believing it would leave the UK shackled to Brussels, instead holding out for a deal which he believes ensures Britain had truly broken free.

He added: &ldquoWe have to seize that freedom and use it, to pivot outwards into the wider world and restore our relationships with friends and partners across the globe that have been neglected for too long while we have been trapped in the clutches of the European Union.

Margaret Thatcher warned the EU well over 30 years ago (Image: GETTY)

Boris Johnson is questioned in Parliament yesterday (Image: GETTY)

Artículos relacionados

&ldquoThe British people know that our nation has played a global role in the world throughout our incredible history as a sea-faring island nation. These world-wide connections were not a god-given right.&rdquo

The UK&rsquos global outlook was a consequence of the hard work and initiative of British explorers, traders, merchants and missionaries over the course of several centuries.

Mr Rosindell said: &ldquoThanks to them, no country in the world has more global links than Britain. However, this Parliament and our Government cannot sit back and rest on the achievements of our ancestors. We have to be just as bold today as the Britons of the past, going out into the world to strengthen those old friendships and forge new relationships.

&ldquoWhere better to start than with our wider British family of Overseas Territories and Crown Dependencies? I cannot think of a better representation of Global Britain than these territories.&rdquo

Liz Truss, the International Trade Secretary (Image: GETTY)

Falklands factfile (Image: Express)

All were &ldquoproud members&rdquo of the British family, even if they do not currently enjoy formal representation in Parliament, Mr Rosindell stressed.

He said: &ldquoI know that many of the issues which affected them specifically were left out of our main negotiations with Europe, and will now be decided through separate side agreements.

&ldquoA bilateral deal has already been reached between Spain and Gibraltar, which I am assured by my friends in Gibraltar retains its independence while minimising disruption on the frontier with Spain.

&ldquoI was also glad to see the Prime Minister reassure our friends in the Falklands in his Christmas Message that this Government will be doing everything it can to support the islands and their fisheries as we leave the EU.&rdquo

Boris Johnson's Cabinet (Image: Express)

Similar support must now also be extended to all of the Overseas Territories and Crown Dependencies, and in future, and Mr Johnson, Foreign Secretary Dominic Road and Liz Truss Secretary of State for International Trade, needed to remember they were also negotiating for them as well as the UK.

Mr Rosindell said: &ldquoThe historic bonds between Britain and our Overseas Territories and Crown Dependencies are not the only old ties that are in need of strengthening post-Brexit.

&ldquoThe UK shares the same common history, culture, language, and Head of State in Her Majesty the Queen with the nations of Canada, Australia and New Zealand.

&ldquoWe have far more in common with the CANZUK nations than the countries of Europe, and our close-relations in intelligence and diplomacy mean that the CANZUK countries naturally form a group that can defend on the international stages the values that we all share, based on our shared heritage.&rdquo

Dominic Raab, the Foreign Secretary (Image: GETTY)

Artículos relacionados

The UK already had trade relationships with Commonwealth countries worth over £100 billion a year, with Ms Truss working on further agreements alongside huge investments to promote inter-Commonwealth trade and break down non-tariff barriers, Mr Rosindell said.

He concluded: &ldquoThe twin pillars of free trade and support for development through aid must be at the heart of Global Britain&rsquos future policy towards the Commonwealth and beyond.

&ldquoFreedom is not enough on its own. The British people and their Government must be bold in using that freedom, to go out into the world and reclaim our global leadership on issues like free trade, enterprise and liberal democracy, spreading those values which make this country great.

&ldquoIf we can do that, in partnership with our traditional friends and allies, then we will have truly made a success of Global Britain."


Gallic joke?

Many historians and politicians on Monday welcomed the gesture as a friendly move that underlined the two countries’ shared history and intermingled blood at a time when Britain is leaving the European Union.

“It’s an absolutely fantastic opportunity for British people from around the country to come, I hope to the British Museum, and see it in all its glory,” said Tom Tugendhat, chairman of a foreign affairs committee at the British parliament.

“This is a real demonstration on how diplomacy is done,” he told BBC radio.

But other commentators wondered exactly what Macron was trying to say by focusing on an inglorious moment in British military history.

The Times newspaper published a cartoon showing Macron in Middle Ages military garb skewering British Prime Minister Theresa May: “Emmanuel The Conqueror: It’s One In The Eye for Theresa Regina.”

Writing on Twitter, broadcast journalist Robert Peston commented that “lending the UK a magnificent depiction of the last time this country was invaded and subjugated is a wonderful Gallic joke by Emmanuel Macron.”

Jockeying over who would display the work was already underway, with the British Museum’s director Hartwig Fischer saying he would be “delighted” to show the work.

Lawmakers representing the seaside town of Hastings, as well as the village of Battle, where the historic clash took place, are also hoping for the honour.

“I’m sure we will be looking very carefully to ensure the maximum number of people can take benefit from seeing this tapestry,” May said.


Historical nonsense underpins UK&rsquos Brexit floundering

In June, the UK’s then Brexit secretary, David Davis, said: “Anyone who suggests that the United Kingdom cannot be trusted, and isn’t the proven friend of every single country in Europe, needs to brush up on their history.” Like former UK foreign secretary Boris Johnson in a Burmese temple, one cannot help but think of the words of Rudyard Kipling. “They are whimpering to and fro,” he lamented in his 1891 poem The English Flag, “what should they know of England who only England know?” Very little, it appears, as the pied pipers of Brexit have peddled a past that blinds Britain to reality. Politicians, public, and press need remedial history lessons before it’s too late.

The Brexiteers’ historical narrative begins by mangling the medieval. “The first Eurosceptic,” according to Tory Brexiteer Jacob Rees-Mogg, was the ninth-century Anglo-Saxon King Alfred the Great, who defeated the Norse ‘great heathen army’ in 865. Rees-Mogg likens the European Union to the Vikings, opposing a financial settlement with Brussels by quoting Kipling’s warning: “If once you have paid him the Danegeld, you never get rid of the Dane.”

The absurd anachronisms keep coming: the guardián offers us Anglo-Danish “King Canute’s lessons for Brexit”, while MEP Daniel Hannan christens the Battle of Hastings “England’s Nakba” (the Arabic term for the Palestinian exodus of 1948), the beginning of centuries of “oppression” (of England, in case you’re confused).

Norman conquest

The Norman conquest was “the last time we were invaded and taken over”, explained former Ukip leader Nigel Farage when wearing a Bayeux tapestry tie while campaigning, and to Rees-Mogg it is the only parallel for the “foreign rule” that would be a Brexit transition period.

Tory MP Michael Fabricant reaches back even further, hoping that prime minister Theresa May becomes “the new Boudica”, perhaps forgetting that the Celtic leader poisoned herself after her failed uprising against Roman rule.

Rees-Mogg sees May’s Chequers plan as “the greatest vassalage since King John paid homage to Phillip II at Le Goulet”, a bizarre reference to a short-lived treaty by which England accepted French sovereignty over territories in France. Medieval Britain’s fascinating complexities, and its political and cultural entanglements with the continent, are ignored in favour of flag-waving fantasy: The Expreso diario declared the crusader knight – drawn from the European attempts to conquer the Holy Land – “the figurehead of the struggle to repatriate British sovereignty”.

Relacionado

This content has been blocked due to your cookie preferences. To view it, please change your settings and refresh the page

In the 1970s, anti-immigration Eurosceptic Enoch Powell dated that (English) sovereignty to Henry VIII’s break with Rome, arguing that the modern history and character of “the British people . . . trace their unique quality from that moment”. Today the Reformation is rebranded “the first Brexit”, “Brexit 1534”, an event historian David Starkey calls “astonishingly similar” to today’s break with Brussels (let’s hope for fewer executions). Opinion writers in British newspapers tell us that “the Reformation sowed the seeds of Brexit” and should have been a “warning to Remainers”, as Brexit “recycles the defiant spirit” of sixteenth century Protestants.

Little attention is paid to the Reformation’s origin and focus on the continent, or to the fact that alongside the power politics was a profound spiritual and social upheaval that many believed to be a struggle against (or the work of) the Antichrist. But don’t worry about violent sectarian conflict or looming food shortages: “We survived our break from Europe then, and we’ll do so again,” reassures the Rev Giles Fraser in the Telégrafo.

The Brexiteer narrative is an English story, in which cross-channel connections, Ireland and Scotland are conveniently ignored, and even where there was discord there are myths of harmony. A group of ‘historians for Brexit’ apparently do not think that even the civil war of the 1640s – a beheaded king “the world turned upside down” Cromwellian slaughter and dictatorship – derailed Britain’s “largely uninterrupted history since the middle ages”. Brexit is, Rees-Mogg intones, “a great liberation”, as worthy of celebration as “the Glorious Revolution” of 1688, though he probably doesn’t mean the Dutch king seizing the English throne with a massive fleet. It will be, Farage famously promised, “Independence Day”, raising eyebrows in the dozens of countries around the world that mark their freedom from British rule.

The empire, however, does not cause discomfort. After a visit to Amritsar – where British soldiers murdered hundreds of unarmed Indian demonstrators in 1919 – former prime minister David Cameron noted that in the history of the empire there was “an enormous amount to be proud of”. Polls show that Britons agree by a margin of three to one, and believe the former colonies are “better off” thanks to British imperialism. Civil servants dubbed Brexit trade strategy ‘Empire 2.0’ since its architects seem to believe the global operating system is simply in need of a British reboot.

Johnson has written that the problem for postcolonial societies is “not that we were once in charge, but that we are not in charge any more”. Violence, exploitation, racism and division defined British imperialism from Barbados to Bengal, Kenya to Canton, but such uncomfortable truths are dismissed as what Johnson’s Vote Leave colleague Michael Gove called “versions of the past designed to belittle Britain”.

While education secretary in Cameron’s government, Gove proposed reforms to school history curriculums that the historian Simon Schama scathingly described as “1066 and All That, but without the jokes”, referencing the 1930 parody of a nationalist history exemplified by Our Island Story (chosen by Cameron as his favourite children’s book). Gove backed down, but the past taught in British schools remains strikingly narrow, and public discourse is plagued by historical ignorance. Gove justified his support for leaving the EU by saying (without a hint of irony) that Britain’s history “showed the world what a free people could achieve if they were allowed to govern themselves”.

‘Finest hour’

In the British mind, that history remains centred on the second World War, the ‘darkest’ and ‘finest’ hour in which Britain imagines it stood alone in defiance of Nazism, not as a global imperialist allied to emerging superpowers. Winston Churchill is omnipresent on screens and shelves – his support for a united Europe ignored – and the ‘spirit’ of Dunkirk and the blitz are staples of the tabloid press’s European coverage.

May has “gone into battle with the white flag fluttering over our leading tank,” complains Johnson as if the Brexit negotiations were a job for a British expeditionary force. While the horrors of war remind the UK’s continental neighbours of the need for co-operation, Britain’s war story feeds an adversarial view of the country’s place in the world.

From the beginning of the European project, British opposition has rested on Powell’s assertion that the defining feature of Britain – “and above all of England” – is its “separateness from the history of continental Europe”. Such nationalist exceptionalism has long been a vice of the left too: EEC membership was, Tony Benn told a cabinet meeting in 1975, “betraying, in a very special sense, our whole history” Labour leader Jeremy Corbyn voted to leave in the referendum that year.

Superiority, antagonism and a fear of betrayal are not healthy historical lessons instead they encourage Britain’s worst tendencies. “All the wrong people are cheering,” Dora Gaitskell told her husband Hugh – then Labour leader – of his 1961 declaration that joining the EEC would be “the end of a thousand years of history”. As our experience in Ireland shows, Europe offered not an end but a new beginning. By refusing to confront its complex and difficult history, Britain is turning its back on decades of shared progress, to the dismay of its friends. Britannia is adrift on the waves, and only by facing its past can it reclaim its future.

Dr Christopher Kissane is a historian with the Royal Historical Society in London

Brexit

How is Brexit affecting you? Keep up to date with all the latest news here.


Ver el vídeo: Τι γίνεται με το Brexit