Cuando el calentamiento global fue revelado por la curva de Keeling

Cuando el calentamiento global fue revelado por la curva de Keeling

A primera vista, parece un garabato, un patrón en zig-zag garabateado distraídamente en un bloc de notas durante una reunión poco inspiradora. De hecho, ha sido calificado como uno de los trabajos científicos más importantes del siglo XX y su aparición en la década de 1950 ofreció una de las primeras lecturas clave de la salud del planeta Tierra.

El garabato aparentemente inocuo de la curva de Keeling es en realidad un registro meticuloso de la cantidad de dióxido de carbono en nuestra atmósfera, el resultado de lecturas diarias que han continuado casi ininterrumpidamente durante más de 60 años. Su importancia radica en el hecho de que, durante esas seis décadas, el zig-zag ha tenido una tendencia constante al alza.

El historiador de la ciencia Spencer Weart describe la curva de Keeling como "el icono central del efecto invernadero". Fue, escribe en su libro, El descubrimiento del calentamiento global, “No es exactamente el descubrimiento del calentamiento global. Fue el descubrimiento de la posibilidad del calentamiento global ".

LEER MÁS: Historia del cambio climático

MIRAR: Cómo se hizo la tierra en HISTORY Vault.

Sus orígenes se remontan a un campamento en Big Sur, California. En 1953, Charles David Keeling era un joven geoquímico de posgrado que se embarcaba en un estudio para comparar las abundancias relativas de dióxido de carbono en el agua y el aire. Para hacer eso, primero tuvo que medir el nivel de CO2 en la atmósfera, lo que, hasta ese momento, nadie había hecho con gran precisión. Y como nadie lo había hecho, no había ningún equipo disponible para hacerlo. Entonces, Keeling fabricó su propio instrumento, siguiendo las instrucciones de un prototipo que encontró en un artículo de una revista de 1916, y emprendió el viaje del día a Big Sur. Inseguro de si el CO2, incluso en el aire prístino junto al Océano Pacífico, sería constante, decidió tomar muestras de aire cada pocas horas durante un día y una noche completos, una meticulosidad que caracterizaría su carrera.

"Vivía de acuerdo con una especie de código moral que consideraba que había una manera correcta y una manera incorrecta de hacer las cosas, y la manera correcta era siempre la manera completa", explica Ralph Keeling, su hijo y director del Programa de CO2 de Scripps. en la Institución Scripps de Oceanografía.

El aumento de los niveles de CO2 apunta al calentamiento global

Keeling pronto determinó que el nivel de CO2 atmosférico era de aproximadamente 310 partes por millón (ppm), es decir, por cada millón de moléculas de gas en la atmósfera, 310 de ellas eran dióxido de carbono. Esa cifra siguió siendo la misma ya sea que estuviera en su campamento en Big Sur, en las selvas tropicales del noroeste del Pacífico o en los desiertos montañosos de Arizona. En ese momento, esto se consideró principalmente una respuesta a una pregunta que no muchas personas estaban haciendo, pero sus esfuerzos pronto cobrarían mayor importancia.

El trabajo del joven geoquímico atrajo la atención de otros científicos y, en 1957, Roger Revelle, director de la Institución de Oceanografía Scripps, se acercó a Keeling con un plan para medir las concentraciones de CO2 en una serie de lugares alrededor del mundo. La idea inicial de Revelle era realizar una "instantánea" de los niveles de CO2 y luego volver y hacerlo de nuevo en, digamos, una década. Pero Keeling insistió en un enfoque más completo: tomar medidas no una vez por década, sino a diario.

"Keeling es un tipo peculiar", dijo Revelle más tarde. “Quiere medir el CO2 en su vientre. Y quiere hacerlo con la mayor precisión y la mayor precisión posible ".

La Oficina Meteorológica de EE. UU. Había construido recientemente una estación de observación en el aire limpio en la cima del volcán Mauna Loa en Hawai, y su Director de Investigación Meteorológica, Henry Wexler, lo propuso como el lugar perfecto desde el cual se podían realizar mediciones diarias. Al final, Keeling llevaría a cabo dos proyectos en paralelo: trabajaría desde Scripps y lideraría el esfuerzo global de Revelle, mientras simultáneamente realizaba un monitoreo diario en Mauna Loa bajo la dirección de Wexler.

Captura de datos 'Respiración' de la Tierra

La primera medición de Mauna Loa, en marzo de 1958, arrojó una lectura de 313 ppm. Pero, para sorpresa de Keeling, al mes siguiente aumentó en 1 ppm y volvió a aumentar en mayo, antes de disminuir de manera constante hasta octubre, momento en el que volvió a aumentar. Lo mismo sucedió en el primer año completo de medición, en 1959. ¿La razón? Hay una masa de tierra mucho mayor y, por lo tanto, mucha más vegetación en el hemisferio norte que en el sur. Y así, a medida que los árboles sobre el ecuador crecían sus hojas en primavera y verano, extraían dióxido de carbono de la atmósfera, y el nivel aumentaba de nuevo con el regreso del otoño y el invierno del norte. La Curva de Keeling, en efecto, capturó la "respiración" del Planeta Tierra.

Pero habia mas por venir. Aunque la variación estacional creó un zig-zag, pronto quedó claro que el zigzag tenía una tendencia ascendente. Año tras año, la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera estaba aumentando.

Varios científicos del siglo XIX habían establecido que el dióxido de carbono en la atmósfera calienta el planeta, creando un "efecto invernadero". El efecto invernadero es fundamental para la vida en la Tierra; sin él, la Tierra sería un lugar helado y árido. Pero esos mismos científicos especularon que la quema de combustibles fósiles como el carbón (que contiene carbono de plantas antiguas) podría aumentar los niveles de CO2 y provocar un aumento de la temperatura global. Sin embargo, esas preocupaciones habían permanecido en gran medida hipotéticas. Pero ahora el trabajo de Keeling estableció que la primera parte de esa ecuación teórica, un aumento de dióxido de carbono en la atmósfera, era real.

La ilustración clara y vívida proporcionada por la curva de Keeling estimuló a otros investigadores a comenzar a observar los posibles impactos. En 1967, un equipo dirigido por Syukuro Manabe del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) había ideado el primer modelo integral de la respuesta del clima a un aumento de CO2 atmosférico extrapolado de la curva de Keeling. Predijo que una duplicación del dióxido de carbono en la atmósfera provocaría un aumento en la temperatura global de alrededor de 3 a 4 grados Fahrenheit.

“Tengo la impresión de que Manabe se sintió motivado para participar en esto debido a la evidencia de mi padre de que los niveles de CO2 en realidad estaban cambiando”, dice Ralph Keeling. “Mi padre estaba dando forma a la agenda de una manera que influyó en la gente. Sé que hubo investigadores, quizás media generación mayores que yo, que se sintieron atraídos por el campo porque vieron esta curva ”.

Más estudios y modelos a lo largo de los años refinaron las predicciones y confirmaron las tesis subyacentes. Al perforar profundamente las capas de hielo polares y examinar pequeñas bolsas de aire que habían quedado atrapadas hace cientos e incluso miles de años, los científicos incluso pudieron medir los niveles de CO2 desde mucho antes de Keeling. Cuando comenzaron las mediciones de Mauna Loa, esos niveles ya habían aumentado en casi un 12 por ciento desde la época preindustrial, y han seguido creciendo. Para 2016, el mínimo anual estaba por encima de 400 ppm por primera vez en varios millones de años.

Curva de Keeling seguida por el 'palo de hockey'

Desde entonces, a la curva de Keeling se le ha unido otro gráfico climático icónico: el llamado "palo de hockey", publicado por primera vez por Michael Mann de la Universidad de Penn State y sus colegas en 1998, que presenta temperaturas globales relativamente estables desde el año 1000 d.C. pico hacia arriba durante el siglo XX que sigue de cerca las mediciones de Mauna Loa.

“Al igual que la curva del 'palo de hockey' que mis coautores y yo publicamos hace dos décadas, la curva de Keeling es verdaderamente icónica porque cuenta una historia simple”, dice Mann. "No es necesario comprender las complejidades de la ciencia del clima para comprender lo que nos dice cualquiera de estas curvas: que la actividad humana está teniendo un impacto profundo en el medio ambiente de la Tierra".

Mientras la humanidad lidia con cómo responder a los cambios en el medio ambiente de la Tierra, la curva continúa subiendo.

“Sabía que la curva sería vista y escrutada en el futuro”, dice Ralph Keeling de su padre, quien murió en 2005. “Y la curva es casi como un oráculo hablando. Es el oráculo de la montaña ".


Curva de Keeling

los Curva de Keeling es un gráfico de la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre basado en mediciones continuas tomadas en el Observatorio Mauna Loa en la isla de Hawai desde 1958 hasta la actualidad. La curva lleva el nombre del científico Charles David Keeling, quien inició el programa de monitoreo y lo supervisó hasta su muerte en 2005.

Las mediciones de Keeling mostraron la primera evidencia significativa de un rápido aumento de dióxido de carbono (CO
2) niveles en la atmósfera. [1] Según la Dra. Naomi Oreskes, profesora de Historia de la Ciencia en la Universidad de Harvard, la curva de Keeling es uno de los trabajos científicos más importantes del siglo XX. [2] Muchos científicos dan crédito a la curva de Keeling por haber llamado la atención del mundo sobre el aumento actual de CO2.
2 en la atmósfera. [3]


Este gráfico ilustra el cambio en la temperatura de la superficie global en relación con las temperaturas promedio de 1951-1980, con el año 2020 empatado con 2016 como el más cálido registrado (Fuente: Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA). Obtenga más información sobre la temperatura global de la superficie aquí. Crédito: NASA / JPL-Caltech

El calentamiento global es el calentamiento a largo plazo del sistema climático de la Tierra y los rsquos observado desde el período preindustrial (entre 1850 y 1900) debido a las actividades humanas, principalmente la quema de combustibles fósiles, que aumenta los niveles de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera de la Tierra y rsquos. El término se usa con frecuencia de manera intercambiable con el término cambio climático, aunque este último se refiere al calentamiento producido por el hombre y de forma natural y los efectos que tiene en nuestro planeta. Se mide más comúnmente como el aumento promedio de la temperatura de la superficie global de la Tierra y rsquos.

Desde el período preindustrial, se estima que las actividades humanas han aumentado la temperatura promedio global de la Tierra en aproximadamente 1 grado Celsius (1.8 grados Fahrenheit), un número que actualmente está aumentando en 0.2 grados Celsius (0.36 grados Fahrenheit) por década. La mayor parte de la tendencia actual de calentamiento es extremadamente probable (más del 95 por ciento de probabilidad) como resultado de la actividad humana desde la década de 1950 y avanza a un ritmo sin precedentes durante decenios a milenios.


Plan de lecciones de referencia: cambio climático y la curva de Keeling

Las siguientes actividades estudiantiles basadas en la investigación están diseñadas para su uso en la planificación de lecciones de química en la escuela secundaria, pero se aplican a todas las materias de ciencias. Algunos maestros de escuela intermedia también pueden encontrar útil el esquema de la lección. El plan de la lección ayudará a los estudiantes a reconocer cómo los científicos llegaron a comprender el calentamiento global utilizando la evidencia recopilada durante décadas.

El plan de la lección está diseñado como una lección lista para usar, fácilmente implementada por un maestro o su sustituto para complementar una unidad de estudio. Los estudiantes practicarán habilidades críticas de lectura y escritura a medida que desarrollan una comprensión más profunda de cómo los científicos encontraron evidencia del cambio climático. La actividad final en particular integra la escritura, ya que se les pide a los estudiantes que expliquen nuestra comprensión actual del cambio climático y relacionen lo que han aprendido con sus vidas.

Los recursos incluyen:

  • Guía del profesor: Incluye el folleto, las actividades para los estudiantes y la guía de respuestas.
  • Repartir: "El cambio climático y la curva de Keeling"
  • Actividades estudiantiles: Incluya las cinco actividades que se describen a continuación.

Actividades estudiantiles:

Si bien estas actividades están vinculadas temáticamente, cada una está diseñada para ser independiente como acompañamiento del folleto. Los maestros pueden elegir actividades basadas en las necesidades curriculares y consideraciones de tiempo.


Cronología: cómo el mundo descubrió el calentamiento global

(Reuters) - Las conversaciones de la ONU sobre el clima en Durban, Sudáfrica, del 28 de noviembre al 9 de diciembre, tienen como objetivo acordar nuevas medidas para detener el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta.

A continuación se muestra cómo el mundo descubrió el calentamiento global y los pasos internacionales para tratar de abordarlo:

300 aC - Teofrasto, estudiante del filósofo griego Aristóteles, documenta que la actividad humana puede afectar el clima. Observa que el drenaje de las marismas enfría un área alrededor de Tesalia y que la tala de bosques cerca de Filipos calienta el clima.

Siglo XVII: el científico flamenco Jan Baptista van Helmont descubre que el dióxido de carbono se desprende al quemar carbón.

Siglo XVIII: comienza la Revolución Industrial, que trae consigo un uso creciente de combustibles fósiles.

Década de 1820: el matemático francés Jean-Baptiste Joseph Fourier sugiere que algo en la atmósfera mantiene el mundo más cálido de lo que sería de otra manera, un indicio del efecto invernadero.

Década de 1830: el naturalista suizo Louis Agassiz presenta evidencia de cambios pasados ​​en los glaciares alpinos, señalando las eras glaciales antiguas y mostrando que el clima no siempre ha sido estable.

Década de 1860: el científico irlandés John Tyndall muestra que las moléculas de gases como el vapor de agua y el dióxido de carbono atrapan el calor. Escribió que los cambios "podrían haber producido todas las mutaciones del clima que revelan las investigaciones de los geólogos".

1896 - El químico sueco Svante Arrhenius se convierte en el primero en cuantificar el papel del dióxido de carbono en mantener el planeta caliente. Más tarde concluyó que la quema de carbón podría causar un "aumento notable" en los niveles de carbono durante siglos.

Década de 1950: el científico estadounidense Charles Keeling instala estaciones para medir las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera en el Polo Sur y en Mauna Loa, Hawái. Las mediciones han mostrado un aumento constante.

1965 - El presidente de los Estados Unidos, Lyndon Johnson, le dice al Congreso: “Esta generación ha alterado la composición de la atmósfera a escala global. un aumento constante de dióxido de carbono por la quema de combustibles fósiles ".

1988 - La primera ministra británica Margaret Thatcher dice a las Naciones Unidas: “El problema del cambio climático global es uno que nos afecta a todos y la acción solo será efectiva si se toma a nivel internacional. No sirve de nada discutir sobre quién es el responsable o quién debe pagar ”.

1988 - Las Naciones Unidas establecen el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) para evaluar la evidencia científica.

1992 - Los líderes mundiales acuerdan la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que establece un objetivo no vinculante de estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2000 a los niveles de 1990, un objetivo que no se cumplió en general.

1995 - El IPCC concluye por primera vez que los humanos están causando el calentamiento global, diciendo: "El balance de la evidencia sugiere una influencia humana discernible en el clima global".

1997 - Se acuerda el Protocolo de Kyoto en Japón. Las naciones desarrolladas acuerdan reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un promedio de al menos un 5 por ciento por debajo de los niveles de 1990 para 2008-12. Estados Unidos se mantiene al margen del trato.

2001 - El IPCC concluye que es "probable", o al menos un 66 por ciento de probabilidad, que las actividades humanas sean la principal causa del calentamiento reciente.

2001 - El presidente George W. Bush señala que la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. Dice que los gases de efecto invernadero están aumentando "en gran parte debido a la actividad humana". Y añade: “Sin embargo, el informe de la Academia nos dice que no sabemos cuánto efecto pueden haber tenido las fluctuaciones naturales del clima sobre el calentamiento. No sabemos cuánto podría cambiar o cambiará nuestro clima en el futuro ”.

2007 - El IPCC dice que es “muy probable”, con al menos un 90 por ciento de certeza, que los seres humanos sean los culpables de la mayor parte de la tendencia de calentamiento observada en los últimos 50 años. También dijo que el calentamiento del planeta era "inequívoco".

2009 - Una conferencia de 193 países acordó en diciembre "tomar nota" de un nuevo Acuerdo de Copenhague para luchar contra el cambio climático, después de las conversaciones de la ONU en Dinamarca. El acuerdo no es jurídicamente vinculante y no compromete a los países a acordar un sucesor vinculante del Protocolo de Kioto cuando finalice su primera etapa en 2012. La conferencia sí reconoció "la opinión científica de que el aumento de la temperatura global debería ser inferior a 2 grados Celsius" y "Se requieren recortes profundos en las emisiones globales".

2010 - Un acuerdo entre 190 naciones para frenar el cambio climático pone un salvavidas en las conversaciones lideradas por la ONU.

2011 - Más de 190 naciones se reúnen en Durban, Sudáfrica, para tratar de acordar qué hacer después de que expire la primera etapa del Protocolo de Kioto en 2012 y sobre un Fondo Verde para el Clima para canalizar miles de millones de dólares a las naciones más pobres para hacer más ecológicas sus economías y ayúdelos a protegerse contra los efectos del cambio climático.

(Fuentes: Reuters / Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, "Why We Disagree about Climate Change" - libro de Mike Hulme, director fundador del Centro Tyndall, Fundación Margaret Thatcher, Biblioteca y Museo Lyndon Baines Johnson, escritos de Svante Arrhenius)

Escrito por Alister Doyle, David Fogarty y David Cutler, Unidad de Referencia Editorial de Londres


La icónica curva de Keeling marca un hito

Los puntos de referencia generalmente se consideran cosas físicas tangibles, que generalmente involucran placas y mucho mármol. Pero un hito recién nombrado reconoce algo más amorfo: el aumento constante de dióxido de carbono en la atmósfera que envuelve al planeta y que calienta constantemente el globo.

La Sociedad Química Estadounidense ha denominado al gráfico que muestra los gráficos que se elevan y mdash como la Curva de Keeling, llamada así en honor al científico que comenzó las mediciones de CO2 y mdash como un Monumento Histórico Químico Nacional.

"La curva de Keeling es un ícono de la ciencia climática moderna", dijo Thomas J. Barton, el último presidente anterior de la ACS, en un comunicado. El reconocimiento de que los niveles de CO2 se estaban acumulando en la atmósfera gracias a las actividades humanas sustenta la ciencia del calentamiento global.

RELACIONADO El objetivo de carbono del G7 puede llegar demasiado tarde, dicen los científicos
El dióxido de carbono supera el hito mundial de 400 ppm
El pico de CO2 de mayo muestra que la tendencia está al alza, al alza, al alza

Antes de que Charles Keeling comenzara sus mediciones en la cima del volcán Hawai & rsquos Mauna Loa en 1958, había resultado difícil obtener mediciones precisas y continuas de CO2 en la atmósfera.Pero las mediciones de Keeling & rsquos revelaron elegantemente tanto el ciclo estacional de CO2 atmosférico y mdash impulsado por la exhalación e inhalación colectiva de las plantas del hemisferio norte y mdash como un aumento constante año tras año.

El programa Keeling & rsquos continúa hoy, dirigido por su hijo, Ralph Keeling. Desde que comenzaron las mediciones, los niveles de CO2 han aumentado de aproximadamente 310 partes por millón a 400 ppm (los niveles preindustriales eran de aproximadamente 280 ppm). Ese punto de referencia se alcanzó por primera vez en mayo de 2013, y cada año desde que la marca de 400 ppm se ha superado cada vez más temprano en el año, los niveles de CO2 se han mantenido por encima de esa marca durante más y más tiempo. Es probable que solo pasen un par de años hasta que los niveles de CO2 estén permanentemente por encima de 400 ppm.

La cantidad en que los niveles de dióxido de carbono han aumentado desde los albores de la Revolución Industrial ha provocado que la temperatura promedio de la Tierra y los rsquos aumente en 1.6 ° F desde principios del siglo XX. Ese aumento de temperatura podría casi duplicarse para fines de este siglo si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, según el informe más reciente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.

"El récord de CO2 de Mauna Loa cambió la forma en que vemos el mundo", dijo Ralph Keeling en un comunicado. & ldquoDemostró por primera vez que los seres humanos estaban alterando la composición del aire a nivel mundial y, por lo tanto, legitimó la preocupación por el cambio climático causado por el hombre. & rdquo

La importancia de la curva de Keeling ahora se reconoce con, sí, una placa, colocada en el sitio del laboratorio de Keeling & rsquos en el campus de San Diego de la Institución de Oceanografía Scripps.


La curva de Keeling: mediciones de dióxido de carbono en Mauna Loa

Dedicado en el Observatorio Mauna Loa de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica el 30 de abril de 2015, y en el Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California, San Diego, el 12 de junio de 2015.

Charles David Keeling de Scripps Institution of Oceanography fue la principal autoridad en el establecimiento del dióxido de carbono atmosférico global (CO2) registro. En 1958, Keeling comenzó a medir el CO atmosférico2 concentraciones del Observatorio Mauna Loa de Hawái. Utilizando rigurosos procedimientos analíticos, reveló nueva información sobre las tendencias del carbono natural y provocado por el hombre. La precisión, exactitud y continuidad de la investigación de Keeling a lo largo de décadas proporcionó uno de los vínculos científicos más importantes entre la combustión de combustibles fósiles y el cambio climático global debido al efecto invernadero.

El legado de Keeling incluye un programa de medición que perdura hasta el día de hoy, proporcionando un registro autorizado de CO atmosférico2 concentraciones que es una piedra angular de la ciencia climática moderna. La curva de Keeling, el gráfico icónico que presenta estos datos, es un poderoso símbolo del impacto humano en el medio ambiente y el papel de los combustibles fósiles en el cambio climático global.

Contenido

Primeras teorías e investigaciones sobre los gases de efecto invernadero y el cambio climático

El concepto de efecto invernadero fue propuesto por primera vez en la década de 1820 por el matemático y físico francés Joseph Fourier (1768-1830). Los cálculos de Fourier mostraron que la Tierra debería estar mucho más fría de lo que es, dada la cantidad de energía que recibe del sol. Una explicación que propuso fue que la atmósfera de la Tierra podría proporcionar un efecto aislante, reteniendo algo del calor que de otro modo sería reemitido al espacio. La propuesta de Fourier se considera la primera hipótesis ligada al efecto invernadero.

Durante el próximo siglo y medio, los científicos debatieron la conexión entre la composición de la atmósfera, las emisiones de gases de efecto invernadero (incluido el CO2) y las temperaturas de la Tierra. Mientras que algunos creían que la rápida emisión de CO2 resultante de la combustión de combustibles fósiles vinculada a la industrialización podría eventualmente conducir a un pequeño aumento en las temperaturas globales (Svante Arrhenius, 1859-1927, propuso por primera vez esta conexión en 1896), otros argumentaron que los procesos físicos naturales como la absorción de CO2 por los océanos fácilmente negaría cualquier aumento.

Intentos de medir el CO atmosférico2 las concentraciones mostraron amplias variaciones que eran difíciles de interpretar. En la década de 1950, lo que los investigadores necesitaban era una medida precisa, exacta y continua del CO atmosférico.2 concentraciones.

Aproximadamente en esta época, Charles David Keeling (1928-2005), un becario postdoctoral en el departamento de geoquímica del Instituto de Tecnología de California (Caltech), comenzó un proyecto de investigación que combinó su formación académica en química con sus intereses en geociencias y el aire libre. .

Keeling comenzó a tomar muestras de aire y agua cada pocas horas durante el día y la noche en lugares remotos de los estados occidentales. Regresó con sus muestras a Caltech para su análisis, utilizando un instrumento especialmente construido para medir CO2 cantidades. El instrumento, llamado manómetro de gas, controlaba la temperatura, la presión y el volumen hasta una precisión del 0,1%. Keeling se sorprendió al ver que CO2 las concentraciones aumentaron durante la noche y disminuyeron durante el día, con una concentración casi constante por la tarde de 310 partes por millón (ppm), independientemente de la ubicación. Estos resultados contrastaron con investigaciones publicadas anteriormente que estimaban una variabilidad mucho mayor, entre 150 y 350 ppm.

Año Geofísico Internacional, 1957-1958

En 1956, la Oficina Meteorológica de los Estados Unidos (ahora parte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, NOAA) y otras organizaciones en los Estados Unidos y en el extranjero estaban preparando programas de investigación para el Año Geofísico Internacional, una colaboración científica multinacional organizada para los años 1957 y 1958. La Oficina Meteorológica tenía previsto medir el CO atmosférico2 en ubicaciones remotas para establecer una línea de base de CO2 concentraciones.

Keeling presentó sus hallazgos a Harry Wexler (1911-1962), director de la División de Investigación Meteorológica de la Oficina Meteorológica. Wexler quedó impresionado por los métodos de Keeling y le ofreció el trabajo de dirigir el CO propuesto por la Oficina Meteorológica.2 programa. Poco después, Keeling recibió una oferta de Roger Revelle (1909-1991), director de la Institución de Oceanografía Scripps, para realizar su investigación de la Oficina Meteorológica desde el campus de Scripps en La Jolla, California.

Keeling había propuesto tanto a Wexler como a Revelle que podría implementar una nueva herramienta analítica llamada analizador de gas infrarrojo para realizar mediciones continuas de CO2 en muestras de aire. Los analizadores, diseñados por Applied Physics Corporation, se calibrarían utilizando la técnica manométrica que Keeling había empleado anteriormente en su carrera para obtener datos muy precisos. La Oficina Meteorológica se ofreció a apoyar analizadores en ubicaciones en Hawái y la Antártida, y un tercero a bordo de un barco de investigación. Se recolectarían muestras adicionales en frascos de vidrio en ubicaciones remotas y a bordo de aviones de investigación y se devolverían a Scripps para su análisis.

Keeling se mudó a La Jolla en agosto de 1956. Inmediatamente comenzó la difícil tarea de preparar el equipo y el protocolo y contratar al personal necesario para implementar el CO2 programa, que estaba programado para comenzar el mes de julio siguiente.

El primer analizador se envió a la estación Little America en la Antártida a fines de 1956, pero los problemas del equipo lo inutilizaron hasta el año siguiente. La primera de las muestras de matraces remotos se recogió en el Polo Sur a principios de 1957 y se envió a Scripps para su análisis, proporcionando los primeros datos del programa. Se preparó un segundo analizador para su instalación a bordo de un barco de investigación Scripps, que se lanzaría en el otoño de 1957. La siguiente prioridad fue el muestreo por parte de aviones de la Fuerza Aérea de los EE. UU.

Estableciendo el récord de Keeling en Mauna Loa

En marzo de 1958, se instaló un analizador en el Observatorio Mauna Loa de la Oficina Meteorológica. El observatorio está ubicado en la remota ladera norte del volcán Mauna Loa, uno de varios volcanes en la isla de Hawai (comúnmente conocida como la Isla Grande), y es un lugar ideal para recolectar aire prístino lejos de las influencias humanas. Los empleados de Weather Bureau fueron responsables del difícil trabajo de obtener mediciones y mantener el instrumento, y transmitieron los datos a Keeling en California para su posterior análisis. La primera lectura de Mauna Loa, fechada el 29 de marzo de 1958, midió el CO atmosférico2 concentración a 313 ppm.

Se registraron promedios diarios hasta que cortes de energía interrumpieron los equipos entre mayo y julio. Estos datos de los primeros tres meses mostraron un aumento progresivo de CO2 concentraciones. Cuando se reanudaron las pruebas en julio, se registró una disminución. Las fallas de equipos adicionales provocaron lapsos en los registros de septiembre y octubre. Para noviembre, CO2 los niveles mostraron un nuevo mínimo, solo para aumentar en los meses siguientes. En 1978, recordó Keeling, "me preocupaba que la concentración fuera irremediablemente errática".

Cuando se completó un año completo de mediciones en 1959, surgió un patrón que comenzó a tener sentido. La aparición de oscilaciones estacionales de CO2, con picos en mayo y mínimos en noviembre, reflejó el impacto de los ciclos de vegetación que prevalecen en todo el hemisferio norte: las plantas absorben CO2 durante el período de crecimiento que dura de abril a agosto en un proceso llamado fotosíntesis, reduciendo así el CO atmosférico2 niveles durante estos meses. En el invierno, cuando las plantas pierden su follaje, el carbono almacenado en los tejidos y suelos de las plantas se libera a la atmósfera, lo que aumenta el CO2 concentraciones.

Keeling informó sus hallazgos iniciales en la revista de geofísica Tellus en 1960, describiendo el patrón estacional de CO2 variaciones. El patrón, nunca antes observado, ahora se conoce como ciclo respiratorio de la Tierra. Cerca del final de su informe, Keeling señaló que "[donde] aquí los datos se extienden más allá de un año, los promedios del segundo año son más altos que los del primer año". Continuó diciendo que los datos de la Antártida sugirieron que el aumento podría estar asociado con la quema de combustibles fósiles. Aunque Keeling se abstuvo en este momento de sacar conclusiones sobre la fuente de la porción creciente de CO2, es claro que reconoció el rol que CO2 las mediciones podrían ayudar a comprender el vínculo entre las emisiones de combustibles fósiles y el cambio atmosférico.

Aunque Revelle pretendía que el CO2 Las mediciones tomadas durante el Año Geofísico Internacional obtendrían una medición de referencia, que se repetiría nuevamente después de una década o más para realizar comparaciones. Los datos de Keeling ofrecieron resultados que llevaron a que el programa se convirtiera en un estudio a largo plazo. Dado lo que Keeling y otros científicos sabían sobre el efecto del CO2 como gas de efecto invernadero, había fuertes razones para continuar el programa de monitoreo ininterrumpidamente.


Hito climático: el nivel de CO2 de la Tierra supera las 400 ppm

Hoy, los gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra están en su nivel más alto desde la Era del Plioceno, cuando los niveles del mar eran más altos y la Tierra era más cálida.

Aquí se enumeran los logotipos de los programas o socios de NG Education que han proporcionado o contribuido con el contenido de esta página. Nivelado por

El 9 de mayo de 2013, un instrumento cerca de la cumbre del Mauna Loa en Hawai registró un hito climático largamente esperado: la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera había superado las 400 partes por millón (ppm) por primera vez en 55 años de medición y mdashand probablemente más de 3 millones de años de historia de la Tierra.

La última vez que la concentración del principal gas de efecto invernadero de la Tierra alcanzó esta marca, los caballos y los camellos vivían en el Ártico alto. Los mares estaban al menos 30 pies más altos y ese nivel que hoy inundaría las principales ciudades del mundo.

El planeta estaba entre 2 y 3 grados Celsius (3,6 a 5,4 grados Fahrenheit) más cálido. Pero la Tierra estaba entonces en la etapa final de una época prolongada de efecto invernadero, y las concentraciones de CO2 estaban disminuyendo. Sin embargo, la lectura de mayo de 2013 representó algo diferente. Esta vez, 400 ppm fue un hito en una subida cuesta arriba mucho más rápida hacia un futuro climático incierto.

Dos equipos independientes de científicos miden el CO2 en Mauna Loa: uno de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. (NOAA), el otro de la Institución de Oceanografía Scripps. El equipo de la NOAA fue el primero en publicar un mensaje en su sitio web: el promedio diario del 9 de mayo fue de 400,03 ppm. El equipo de Scripps confirmó más tarde que se había cruzado el hito.

El equipo de Scripps fue dirigido por Ralph Keeling, hijo del fallecido Charles David Keeling, quien inició las mediciones de Mauna Loa en 1958. Desde entonces, la "curva de Keeling", que muestra el aumento constante en los niveles de CO2 causada principalmente por la quema de combustibles fósiles, se ha convertido en un icono del cambio climático.

Cuando el anciano Keeling comenzó en Mauna Loa, el nivel de CO2 estaba en 315 ppm. Cuando murió en junio de 2005, estaba en 382. ¿Por qué se mantuvo así durante 47 años, luchando contra los esfuerzos periódicos para recortar su financiación? Su padre, escribió una vez, le había transmitido una "fe en que el mundo podría mejorarse mediante la devoción a causas justas". Ahora su hijo y el equipo de la NOAA han tomado una medida que captura, más que cualquier otro número, hasta qué punto estamos cambiando el mundo.

Dejando las cosas claras

El nivel de CO2 había estado rondando las 399 ppm desde finales de abril de 2013. El laboratorio de Scripps abrió la vigilia al público enviando tweets diarios (bajo el nombre de @Keeling_curve) casi tan pronto como los datos se pudieron descargar de Mauna Loa, en 5 am, hora de Hawái. La NOAA se dedicó a actualizar su sitio web a diario. Las mediciones de los dos laboratorios suelen coincidir en 0,2 ppm. Ambos miden la cantidad de CO2 en una muestra de aire midiendo la cantidad de radiación infrarroja que absorbe y el mismo proceso mediante el cual el CO2 en la atmósfera atrapa el calor y calienta todo el planeta.

La medición que NOAA informó para el jueves 9 de mayo, 400.03 ppm, fue para un solo día. Sin embargo, cada punto de datos en la curva de Keeling es en realidad un promedio de todas las mediciones realizadas en Mauna Loa durante un mes completo. Poco menos de un año después, abril de 2014 marcó la primera vez que el nivel promedio mensual de CO2 se midió en 400 ppm en Mauna Loa. En 2016, se alcanzó un hito aún más significativo: los niveles mínimos anuales globales de CO2 en la atmósfera medidos por encima de 400 ppm.

Para comprender la importancia de este hito, es necesario comprender que los niveles de CO2 atmosférico son cíclicos, con máximos y mínimos anuales. El CO2 alcanza su punto máximo en mayo de cada año. Para junio, los niveles comienzan a caer, cuando la primavera se acelera en el hemisferio norte, donde se concentra la mayor parte de la tierra del planeta, y las plantas extraen CO2 de la atmósfera para impulsar su nuevo crecimiento. Para noviembre, el nivel de CO2 es típicamente 5 o 6 ppm más bajo que sus niveles de primavera.

Luego, la curva se vuelve hacia arriba nuevamente: en el invierno, las plantas dejan de producir nuevos carbohidratos pero continúan quemando el CO2 viejo que respira de nuevo a la atmósfera.

Este diente de sierra estacional, y más bien lo considera como el aliento de los bosques del norte, es la parte natural de la curva de Keeling. La parte artificial es su constante ascenso de un año al siguiente. Ambos fueron descubiertos en Mauna Loa.

Dave Keeling, como se le conocía, eligió la montaña hawaiana para sus mediciones porque, a más de 11.000 pies y en el medio del Pacífico, está lejos de bosques o chimeneas que podrían poner un sesgo local en los datos. Pero incluso Mauna Loa no es perfectamente representativo de todo el planeta.

La NOAA también monitorea el CO2 en una red global de estaciones, y el promedio global está constantemente por detrás del número de Mauna Loa en unas pocas partes por millón y mdash por una simple razón.

"Mauna Loa es más alto porque la mayor parte del CO2 de los combustibles fósiles se emite en el hemisferio norte", dice Pieter Tans, científico de la NOAA. Se necesita aproximadamente un año, dice, para que la contaminación del norte se propague por el hemisferio sur.

Por otro lado, Mauna Loa está por detrás del Ártico, donde los niveles de CO2 son más altos. Un año antes de que se registraran las mediciones históricas en Mauna Loa, NOAA informó que el promedio de sus mediciones en el Ártico había excedido las 400 ppm durante todo el mes de mayo, no solo por un solo día.

El resto del planeta pronto se puso al día con las mediciones de Mauna Loa & rsquos. Para 2015, los niveles anuales promedio de CO2 a nivel mundial excedieron las 400 ppm. ¿Qué significa pasar este umbral?

¿De vuelta al Plioceno?

En cierto modo, 400 ppm es un hito arbitrario, como un promedio de bateo de .400 en el béisbol. Pero el hecho de que nadie haya bateado .400 desde Ted Williams en 1941 todavía dice algo importante sobre el béisbol. Lo mismo ocurre con el CO2 en la atmósfera terrestre.

La última vez que la concentración de CO2 fue tan alta como 400 ppm fue probablemente en la época del Plioceno, hace entre 2,6 y 5,3 millones de años. Hasta el siglo XX, ciertamente no había superado las 300 ppm, y mucho menos las 400 ppm, durante al menos 800.000 años. Así es como los científicos han podido medir el CO2 directamente en las burbujas de aire antiguo atrapadas en los núcleos de hielo de la Antártida.

Pero hace decenas de millones de años, el CO2 debe haber sido mucho más alto de lo que es ahora y no hay otra forma de explicar qué tan cálida era la Tierra entonces. En el Eoceno, hace unos 50 millones de años, había caimanes y tapires en la isla Ellesmere, que se encuentra frente al norte de Groenlandia en el Ártico canadiense. Vivían en bosques pantanosos como los del sureste de los Estados Unidos hoy. El CO2 puede haber sido de dos a diez veces más alto en el Eoceno de lo que es hoy.

El 18 de abril de 2017, el observatorio Mauna Loa registró un nuevo récord. Por primera vez, el nivel de CO2 se midió a más de 410 ppm.

Este gráfico visualiza los datos de las mediciones de dióxido de carbono (CO2) de Scripps registradas en el Observatorio de Mauna Loa.


Rob Monroe 7 de febrero de 2014 Mediciones diarias

Pregunta enviada a exploraciones de la revista científica Scripps Oceanography ahora por Ruben M., Watsonville, California. ¡Gran pregunta, Ruben! No se espera que la temperatura de la superficie que experimentamos todos los días rastree perfectamente el CO2 porque el CO2 no es el único factor que impulsa el cambio climático. Aún así, es un factor bastante importante, y el aumento general de la temperatura sigue aproximadamente al aumento general del CO2. & # 8230 Leer más


¡El calentamiento global es una mierda!

Esto es inesperado porque Steve se formó como ingeniero ambiental en UC Davis.

Pero habla en serio. “Hay 100.000 científicos que están diciendo que también es una tontería, pero son rechazados, barridos bajo la alfombra porque todo este asunto del 'calentamiento global' es solo tácticas de miedo para hacer dinero. Evitan que el punto de vista contrario obtenga una audiencia justa ".

Steve. ¡Qué contradicción! Pensé que sería un apoyo para el calentamiento global, una gran primera entrevista sobre mi misión de averiguar qué están haciendo los habitantes de San Diego verdes, después de Copenhague, para salvar el mundo. Deshacer - no inventar - calentamiento global. Porque resulta (¿quién sabía?) Que San Diego inventado calentamiento global, o al menos descubrió una forma de entenderlo. Hace poco más de 50 años, en marzo de 1958, Charles Keeling del Instituto de Oceanografía Scripps de UCSD instaló un campamento en la cima de Mauna Loa en Hawai. Su idea era tomar medidas diarias de la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, para ver si ese número estaba aumentando como resultado del uso de combustibles fósiles por parte de la humanidad.

Y a lo largo de 50 años, las cifras nos dicen que sí. El gráfico de Keeling muestra una curva sexy hacia arriba, hacia arriba y hacia arriba. Cada muesca equivale a más CO2 en cada molécula de aire. La curva de Keeling "marcó un momento clave en la historia de la ciencia estadounidense", dice Scripps, que conmemora el aniversario en un artículo en su sitio web. Se ha "convertido en una de las imágenes icónicas de la ciencia, que rivaliza con la doble hélice o los bocetos de pinzones de Darwin ...". Convirtió las especulaciones sobre el aumento de CO2 de la teoría a la realidad ".

Entonces, la pregunta es: con todas las llamadas urgentes de Copenhague, ¿puede San Diego ayudar a que el mundo vuelva al borde del abismo? Resulta que nuestra hermosa ciudad está llena de expertos y activistas, desde el hijo de Keeling, Ralph, también científico del clima en UCSD, hasta Veerabhadran Ramanathan, quien descubrió el "ABC", nubes marrones atmosféricas, nubes cargadas de hollín industrial que provocan una reducción en Radiación solar en la superficie del océano.

El problema es que todas las personas de UCSD / Scripps involucradas con Copenhague aparentemente están demasiado ocupadas para hablar. O, como en el caso de Ralph Keeling, demasiado aparentemente elitista. No creía que el Lector un periódico con el que vale la pena hablar (y nos preguntamos por qué UCSD no puede deshacerse de sus problemas de imagen de ciudad / vestido).

Lo que me hizo pensar. Necesitamos personas que realmente estén haciendo algo, no solo analizando constantemente el problema. Desde las Maldivas ahogándose, hasta los cuervos que invaden San Diego (hasta hace poco, su límite más al sur era Carlsbad), hasta algunas temporadas bonitas de incendios forestales, hay muchas pruebas de que es hora de arremangarse.

Así que aquí hay media docena de habitantes de San Diego que decidieron no esperar a que terminaran las discusiones.

El hombre que ha mirado al abismo: “Durante años, fui una voz en el desierto”, dice Walter Oechel, un distinguido profesor de biología en el estado de San Diego. "Advertí de la crisis que se avecinaba". No alberga muchas esperanzas para el planeta Tierra en su trayectoria actual. "El punto de inflexión, nuestra oportunidad de evitar cambios dañinos, pasó en 2002, 2003. Ahora es una cuestión de control de daños".

Estamos sentados en el antiguo Centro de Personal Docente (1941) en el campus, uno de los edificios originales del estado de San Diego, durante un almuerzo ruidoso. El lugar está lleno de miembros del personal que comen, charlan y se dirigen a dar órdenes a un chef que se encuentra junto al buffet bien surtido. El chef corta rodajas de rosbif y sirve acompañamientos saludables. Si la Tierra es la Titánico, El personal de SDSU está perdiendo estilo.

Vine a ver a Oechel porque es una leyenda en los círculos verdes. Mucho antes que la mayoría, estaba estudiando la tundra en Alaska e Islandia en busca de señales de que estaba a punto de comenzar a descongelarse. También es conocido por resistir las presiones corporativas para jugar a la pelota y permanecer callado. Es autor de artículos pioneros que detallan cómo un calentamiento de unos pocos grados está provocando que la tundra ártica cambie de un sumidero de carbono congelado confiable a una potencial bomba de carbono, liberando miles de años de carbono almacenado en poco tiempo. Después de que publicó eso, dice, el Departamento de Energía recortó $ 500,000 de su beca de investigación en 1992. Dos años más tarde, cuando publicó un artículo que demostraba que el CO más alto2 Los niveles no estimulan los ecosistemas a largo plazo, se quitó un segundo $ 500,000. Los últimos $ 300,000 de su D.O.E. La subvención se retiró después de que se publicara otro documento sobre el carbono y el calentamiento global.

Pero se ha mantenido firme, todo el tiempo entrenando a otra generación de ecofisiólogos como él.

“Los polos son los radiadores del planeta”, dice Oechel. “Irradian energía al espacio exterior debido a los reflejos de la nieve, el cielo despejado, la baja humedad. Son exportadores netos de energía al espacio, mientras que las latitudes medias y el ecuador son importadores netos de energía. El Ártico se ha convertido en nuestro canario en la mina de carbón ”.

Pero su contribución al debate de Copenhague se reduce a una palabra: población.

"No conozco a nadie que se enfrente a esta espada de doble filo de una población en aumento y un uso de recursos cada vez mayor". Nos acercamos a la Tormenta Perfecta, dice: Justo cuando la Tierra alcanza sus límites de tolerancia a las emisiones de carbono, el mundo en desarrollo está a punto de explotar en el consumismo impulsado por los combustibles fósiles, liderado por China e India. “Durante los 30 años que he estado involucrado en la investigación del cambio climático, China ha pasado de ser un CO per cápita2 emisión de 1/32 de la de América a aproximadamente 1/3. No me estoy metiendo con China. La mayor parte del mundo en desarrollo quiere desarrollarse, y si el mundo en desarrollo alcanza solo 1/3 del uso de recursos de Estados Unidos, y si lo aplica a la población actual de casi 7 mil millones, y mucho menos a una población futura probable de 13 mil millones o más, simplemente explota en términos de CO2 emisiones y uso de recursos ".

Oechel es parte de la primera generación de eco-académicos que han tenido que abrirse camino en una academia (junto con sus patrocinadores corporativos) que no están preparados para ellos.

“Mi formación formal es como ecofisiólogo”, dice. “Desde finales de los años 70, el enfoque de mi investigación ha estado en el impacto del aumento de CO atmosférico2 sobre ecosistemas naturales. Por ejemplo, las nuevas estimaciones para el Ártico ahora son que puede haber 1,7 mil gigatoneladas de carbono en los tres metros superiores del suelo. Si alguna fracción significativa de eso saliera como CO2 y metano, tendría una gran perturbación en el CO atmosférico existente2 concentraciones. Porque el CO atmosférico total2 ahora es menos de 800 gigatoneladas. Por lo tanto, existe un enorme impacto potencial de que la materia orgánica se oxide y se libere a la atmósfera como gas de efecto invernadero ".

Oechel cree que lo estamos haciendo "peor que el peor escenario de emisiones que podamos imaginar". No se necesitan muchas matemáticas para decir: "Tenemos una población en aumento y un consumo per cápita en aumento". Si comenzáramos escenarios de reducción draconianos ahora, todavía veríamos de 600 a 700 ppm [de CO2] en la atmósfera o más [hasta ahora 380 ppm]. Por lo tanto, es realmente engañoso y cínico hablar sobre cambiar las bombillas y compartir el automóvil. Alguien tiene que dar un paso atrás y decir: "Mira, tenemos un problema que va mucho más allá de estos problemas en la superficie". Y no es que no podamos hacer algo. Es solo que parece que no hay voluntad política para hacerlo y muy poca educación e información, por lo que la gente ni siquiera se da cuenta de dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos ".

Oechel se reunió una vez con Al Gore durante un par de horas, mucho antes de que Al lanzara su película. “En la conferencia, no dijo nada sobre [el efecto de una población mundial floreciente] y nada sobre el aumento del consumo mundial. Hablé con él, discutí con él, durante un par de horas y con su personal. Realmente pensó que la tecnología lo resolvería todo. Me sorprendió que alguien tan inteligente como Al Gore se perdiera el panorama general ".

Entonces, ¿qué debería hacer San Diego? “Además de las cosas sobre la mesa en Copenhague, creo que necesitamos un gran análisis como el del IPCC [el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU] pero que incluya el crecimiento económico y de la población, así como el análisis de las mejores tecnologías disponibles y emergentes. Hasta ahora, la gente se mantiene alejada de todo lo que se parezca al control de la población. Creo que eso no puede continuar. Por ejemplo, no he visto a nadie calcular la producción térmica de los humanos. Creo que cada persona emite calor equivalente a una bombilla incandescente de 75 vatios. Entonces, si toma 7 mil millones de personas, tiene 525 mil millones de vatios en calor. Eso no es trivial [cuando estás calculando]. Solo del metabolismo humano.

“Supongamos que San Diego adoptó el informe [Enfoque regional de la Fundación de San Diego] 2050, y redujimos nuestra producción de carbono a la mitad, y eso es factible. Haría que los habitantes de San Diego se sintieran bien, pero ¿luego qué? Solo sería útil si se convirtiera en un modelo que otras comunidades y gobiernos pudieran adoptar ”.

Es la explosión demográfica, insiste, lo que es clave, pero no popular, no políticamente correcto, para hablar.

"Soy muy bueno para mear en el viento", reconoce. “Pero tenemos una crisis. Dicen que se necesitarían más de cinco Tierras para sostenernos si todo el mundo quisiera vivir de acuerdo con los estándares occidentales. Físicamente no es factible. Entonces tenemos que decidir: ¿queremos menos gente, educada y viviendo de una manera bastante apropiada, con suficiente comida y refugio? ¿O queremos 14 mil millones viviendo como cucarachas? En este momento, vamos a por los 14 mil millones de cucarachas ".

Los inspiradores: No todos los profesores de State son tan pesimistas como Oechel, pero reconocen lo pesado que es el tema. “Dada la enormidad del desafío”, dice Geoffrey Chase, él es el decano de estudios de pregrado en el estado y dirige un programa que impulsa la sostenibilidad en la educación superior, “la gente puede tomar gran parte de ella, y luego dicen: 'Necesito ¡subir a mi coche e ir a tomar una cerveza! ”Así que tenemos que hablar sobre cómo manejamos eso en términos de nuestro sentido del yo, nuestras propias vidas. Decir "es demasiado tarde" envía un mensaje de que no importa lo que hagamos. Tenemos que encontrar un equilibrio. ¿Cómo preparamos a los estudiantes para que piensen de manera diferente sobre cómo ocupan su lugar en el planeta, de modo que cuando tomen posiciones en empresas, escuelas, bufetes de abogados, agencias comunitarias, aquí y en todo el mundo, cómo estén mejor capacitados para enfrentarlo? ? "

El colega de Chase, Al Sweedler, que es profesor de física, está parcialmente de acuerdo. “Lo que nosotros, San Diego, debemos hacer”, dice, “es convertirnos en una ciudad modelo. Hemos tenido un buen comienzo. Somos la ciudad más solar de Estados Unidos. Fuimos elegidos como el mejor sistema de transporte público a nivel nacional el año pasado. Somos un centro de biocombustibles. Me mudé a California hace 40 años, y nunca podríamos haber tenido este impulso de conservación, este desarrollo inteligente, en ese entonces, nunca. ¿Y recuerda la amenaza de los CFC y los agujeros de ozono sobre la Antártida? Los Protocolos de Montreal lamieron ese problema. Entonces podemos hacerlo. Soy optimista ".

“Solo mire lo que nuestros estudiantes [en State] están haciendo”, dice Chase. “Acabamos de recibir una subvención de $ 2.4 millones para instalar paneles solares en el campus. Los estudiantes tuvieron mucho que ver con eso. Están por delante de la facultad en esto. Ve y pregúntale a Grant Mack y Erica Johnson ".

Me dirijo al edificio de la unión de estudiantes de la era de los 60, Aztec Center, con sus múltiples columnas gigantes que lo hacen sentir como el antiguo Karnak de Egipto o los templos de Luxor. Paso junto a un grupo de personas que les arrojan panfletos, Biblias y peticiones. El cielo después de la puesta del sol se ha vuelto de un azul intenso y aterciopelado, y el edificio del sindicato de estudiantes brilla dorado con su iluminación vertical.

Una cabina en la parte superior de los escalones dice "Estudiantes asociados". Le pregunto a uno de los tipos detrás de las pilas de literatura si conoce a Grant Mack o Erica Johnson. Grant, me han dicho, es el comisionado ecológico de Estudiantes Asociados, la organización de estudiantes. Un momento después, un chico… de 20 años, un estudiante de tercer año, se acerca y se presenta. Mack es uno de los ejecutivos estudiantiles que dirige Associated Students, una, fíjense, una corporación de 23 millones de dólares controlada por estudiantes que es propietaria de ocho de los edificios principales del campus, incluido el Aztec Center. Acaba de completar las negociaciones para derribar el centro y construir uno nuevo.

“Va a ser ecológico”, dice, “muy ecológico: un edificio con certificación LEED. Eso significa Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental. Es un sistema de clasificación de edificios ecológicos establecido por el U.S. Green Building Council. Y no solo LEED, sino LEED Platinum, el edificio sostenible más estrictamente regulado posible. Esta es la primera vez en cualquier campus de los EE. UU. Y, creemos, del mundo. ¿Y adivina qué? Fueron los estudiantes los que votaron para imponerse un impuesto adicional de $ 45 por año para pagar un reemplazo muy ecológico. No recibimos subvenciones de gran valor como UCSD. Este es un campus de abajo hacia arriba. Lo preferimos así porque es nuestro. Nosotros, los estudiantes, somos los que lo hacemos posible ".

No es que no fuera una batalla persuadir a los peces gordos del campus, que tienen que aprobar los maxi-proyectos y pasarlos por los arquitectos de la universidad, para que aprueben el dos por ciento más que Mack estima que costará un edificio LEED Platinum. “Erica y yo hicimos que eso sucediera”, dice con orgullo. “Yo era la que arreglaba, ella era la que luchaba, la voz, la que hablaba en la tribuna. Ella intimidó a la universidad para crear este símbolo de nuestro futuro verde. Realmente deberías preguntarle al respecto ".

Red verdadera (solar): Puede ver de inmediato que Erica Johnson, la chica que sube corriendo a la terraza frente a Starbucks, aquí al lado de la estación de tranvía Euclid, siempre tiene prisa. Ella es todo movimientos vívidos, y su discurso suena como una grabadora en reproducción rápida. Tiene una hora lejos de Sullivan Solar, donde trabaja como publicista y cabildera en el Ayuntamiento. Hasta este año, estaba completando una licenciatura en estudios ambientales y relaciones públicas en el estado de San Diego. Y a estas alturas, debería haber comenzado a trabajar en su maestría en relaciones públicas y negocios en UC Berkeley. Pero la batalla por la construcción del nuevo sindicato de estudiantes cambió eso.

“¿La lucha por nuestro edificio LEED Platinum? Oh chico ”, dice ella. Se sienta y toma un sorbo de café. Tiene ojos juguetones y peleadores. “Cuando me involucré por primera vez como líder estudiantil en SDSU, fue a través de esta organización progresista llamada Enviro-Business Society, generalmente conocida como E3, porque busca unir la ecología, la ética y la economía. Esto fue en 2005. La gente decía: "¿Medio ambiente y negocios? Eso es un oxímoron ".

Como presidente, Johnson convirtió a E3 en la organización estudiantil más grande del campus. "Y fue entonces cuando empezaron a tomarnos en serio".

Como con las Bike Crusades.

“Las personas recibían multas de hasta $ 250 por andar en bicicleta o patineta en el campus. Entonces, los estudiantes que vivían a una milla de la universidad comenzaron a conducir a la escuela todos los días. ¡Contaminación innecesaria! Intentamos crear un carril para bicicletas en el campus. El día de Bike Crusade caminábamos con nuestras bicicletas en el campus, en largas filas. Dijimos: Piense en todas las emisiones de carbono. Finalmente, acordaron establecer carriles para bicicletas en todo el campus. Es una organización impulsada por la pasión. No tenía idea de que tendríamos tanto éxito ".

Se convirtió en comisionada ecológica. “La Junta de Amor Verde, que asigna fondos para acciones ecológicas, como instalaciones solares en la piscina, nos convirtió en el gobierno estudiantil más progresista ambientalmente de la nación. Institucionalizó la sostenibilidad en SDSU ”.

La construcción del sindicato de estudiantes fue un desafío de diferente magnitud. “Los estudiantes votaron hace mucho tiempo para aumentar las tarifas que pagaron para hacer realidad este nuevo edificio”, dice Johnson. “Solo quería que fuera verde. Empecé a hablar de la certificación LEED, que garantiza prácticas de construcción y diseño sostenibles. Nadie sabía de qué se trataba. Pero seguí acudiendo a las reuniones y seguía diciendo: "Bueno, ¿y si incorporamos energía renovable, un edificio que producirá su propia energía durante 50 a 60 años ...?"

Johnson quería el edificio LEED Platinum con la calificación más alta, lo que significaba pedir a los estudiantes que desembolsaran más dinero.

“No tienes idea de lo nervioso y asustado que estaba. Estaba a punto de graduarme. Tenía exámenes para los que se suponía que debía estar estudiando. Tuve que convencer al consejo. Me quedé despierto como dos días completos escribiendo una resolución.

“En el consejo, la gente decía: '¿Por qué gastamos más dinero?' Y yo dije: 'Ésta es la decisión más responsable que van a tomar. Este será su legado ". Pero el arquitecto [de la Universidad], y especialmente el desarrollador, decían:" Esto va a costar millones y millones de dólares. Ni siquiera es posible tener un edificio LEED ".

“Entonces encontré a Drew George. Fundó el capítulo LEED San ​​Diego del United States Green Building Council. Ayudó a desarrollar la certificación LEED. Vive aquí mismo en Pacific Beach.

Drew George confirmó que "el platino definitivamente costará más".

“Drew se reunió conmigo durante seis horas y media. Me dijo que los desarrolladores están en contra de LEED porque lo verifican terceros. No hay atajos. Hay un proceso de certificación. Los contratistas quieren ganar dinero. No les gusta que venga alguien y compruebe que la madera está a 50 millas de distancia, como máximo. Que están usando materiales reciclados. Que cubren todo por la noche y que no se colocan productos químicos.

“Revisamos los costos. El arquitecto, el director, estaban todos sentados. Este es el último día, cuando iré al consejo de AS para una votación. Y hace 30 minutos, y estamos tratando de costarle esto, a los altos funcionarios de la universidad y a Drew y a mí, de 22 años, una estudiante que lucha por aprobar sus exámenes finales.

“Dije: 'Necesito que todos estén de acuerdo en que podemos hacer un edificio LEED Platinum con la prima LEED [costos adicionales]'. Algunos dijeron que esos costos serían del 3 por ciento, otros del 7 por ciento. Entonces dije: "¿Qué tal el 5 por ciento?" Y estuvieron de acuerdo. Incluí esa cláusula, fui al consejo, les dije que se podía obtener LEED por una prima del 5 por ciento, ¡y se aprobó!

“Estaba tan nervioso todo el tiempo que lo estaba haciendo. Tenía todos estos miedos de reprobar mis clases. Porque tenía muchas ganas de ir a Berkeley para la escuela de posgrado. Me dije a mí mismo: "Berkeley no va a suceder si hago esto". Y eso es lo que sucedió. Mis notas definitivamente sufrieron, mi último año de universidad. Pero fue una oportunidad de generar un impacto para las generaciones futuras. Espero que este edificio lo haga ".

Este verano Johnson se graduó de SDSU, aunque no summa cum laude. Ese fue el precio que pagó para conseguir su edificio. Eso, y ninguna aceptación en UC Berkeley. Afortunadamente, Sullivan Solar, una empresa de energía solar con sede en San Diego, la eligió para convertirse en su cabildero y persona de relaciones públicas. Tiene 23 años. La edad promedio en Sullivan Solar es 27. “Me gusta pensar que el boom verde lo impulsa esta generación joven”, dice. “Somos la generación verde, definitivamente, a menos que pases por una casa de fraternidad un viernes por la noche. No hay nada verde en eso ".

El jardinero: "¡Karibu!"

Sitey Mbere se despide de su amiga.

Sitey Mbere es una mujer bantú de Somalia. Ahora mismo, podría estar de regreso en casa, en los jardines que tuvo que abandonar cuando la desintegración del gobierno central le hizo la vida imposible. Sitey está cavando a su alrededor kundai - Black Eyed Peas. Para su gusto, aquí no son perfectos. Los africanos del este comen las hojas de las plantas más que los guisantes.Las cepas disponibles en San Diego son malas en las hojas y expulsan los guisantes temprano.

Pero Sitey Mbere dice que está encantada de tener un jardín. Poder cultivar sus propias espinacas, frijoles largos, cilantro, cacahuetes, hojas de mostaza, berenjenas y frijoles de soya la hace sentir completa nuevamente. Ahorra en facturas de comestibles. Les enseña a sus nietos que su abuela tiene habilidades que pueden ser útiles después de todo.

"Y", dice Ellee Igoe, la joven madre anglosajona que me trajo aquí, "las plantas ayudan a devolver oxígeno al aire de San Diego".

Estamos en City Heights, parados en medio de lo que debería ser una calle grande y gruesa, Chollas Parkway, cerca de la calle 54. Afortunadamente para los 80 jardineros y sus familias aquí, la Ciudad decidió no extender Chollas Parkway a través de la 54th, sin dejar nunca de terminar su condición de derecho de paso. “Básicamente, la ciudad nos lo dio”, dice Igoe. Tiene a su hijo Madix en la cadera. Hileras de todo, desde frijoles largos hasta maíz y verduras desconocidas irradian en un gran espacio del tamaño de un prado que se encaja entre Chollas Creek y las colinas. Es una franja verde para las casas cercanas, y todo lo que se cultiva aquí, ya sea por somalíes bantú, camboyanos, mexicanos o anglos, se consume.

Se llama New Roots Community Farm y es una creación de Ellee Igoe. “Trabajo para el Comité Internacional de Rescate”, dice. “Y he notado que muchas de las personas que nos asentamos, de Asia, África, el Caribe, todos extrañan su parcela de tierra, un lugar donde pueden cultivar sus propios alimentos y donde pueden reunirse. La soledad es la maldición de los refugiados recién asentados. Teníamos un poco de dinero extra, así que salimos y hablamos con personas principalmente de la comunidad somalí-bantú y les preguntamos: 'En relación con la alimentación y la salud, ¿qué quieren?' Y ellos dijeron: 'Queremos acceso a tierra para cultivar nuestra propia comida. ”Así que mi compañero de trabajo y yo dijimos:“ Está bien. Busquemos un poco de tierra ". Esta fue una de las primeras parcelas que identificamos. Era grande y pertenecía a la ciudad, así que no tuvimos que comprarlo ".

La finca tiene 2.3 acres, alrededor de 80 parcelas individuales entregadas a familias desde que el lugar abrió en junio pasado. La única regla: sin fertilizantes ni pesticidas.

Pero, ¿cómo salvarán 2,3 acres al planeta?

“Olvidamos que vivimos en un desierto”, dice Igoe. “Si estamos analizando cómo debemos usar nuestra agua, tiene sentido priorizar las cosas que necesitamos para sobrevivir, como la comida. Y cultivarlo localmente, para que no contribuya al cambio climático global ".

Caminamos y hablamos, saludando a la gente, en su mayoría mujeres mayores, con nietos a cuestas, mientras desyerban, pican, riegan y cavan.

Igoe dice que dos cosas impulsaron el proyecto. "Primero, darles a las personas la oportunidad de producir sus propios alimentos y no tener que pedir limosna es un gran impulso para la salud mental".

Además, dice, el aislamiento es una gran causa de muerte para los inmigrantes refugiados. “Una de las cosas más interesantes del jardín es que está uniendo a las generaciones. Los jóvenes ... es como, "¡Guau! Mira, mis padres tienen este conocimiento especializado. Eso es increíble ''. Los ancianos también salen y disfrutan de la escena. Obtienen un nuevo respeto. Y tenemos camboyanos, karen, somalí-bantúes, personas separadas por idioma y origen. Pero cuando caminas por esta granja, ves cultivos similares. Entonces están aprendiendo, como, "¡Oh, vaya! ¡Eso es genial! Tú también cultivas amaranto ''. `` ¿Qué estás haciendo con tu quimbombó? El tuyo se ve realmente hermoso '. Hay cosas de las que hablar. Razones para superar esas barreras del idioma. Y están limpiando el aire, planta por planta, creando alimentos que no necesitan ser transportados cientos de millas en camiones contaminantes hasta el consumidor. Es un modelo para el futuro de San Diego ".

Pero, ¿cuándo se pondrá al día la política de la ciudad? Igoe dice que los jardines comunitarios podrían expandirse a lo grande en todo el condado, si las autoridades solo lo alentaran, en lugar de levantar barreras burocráticas. El aumento de la producción podría ser significativo. Ella dice que un estudio de 1991 afirma que puede cultivar productos por valor de $ 500 por temporada en una parcela de jardín de 600 pies cuadrados. "Eso es lo que tiene cada una de estas familias", dice. “En los ángulos extraños, vamos a plantar árboles frutales y arándanos y moras y olivos - a los palestinos les encanta eso - también, queremos hacer un huerto allí. Ya sabes, el potencial de este espacio es bastante fantástico ".

¿Hay ejemplos en otros lugares de los que deberíamos aprender? "Oh si. Los jardines de San Francisco están integrados en las escuelas. Cuentan con el apoyo del gobierno municipal. La Ciudad de San Francisco acaba de aprobar una ordenanza de compostaje, y están recogiendo los desperdicios de comida de todos de su casa y compostando y luego dándoselo gratis a sus jardines comunitarios. Esa es una hermosa visión. San Diego ni siquiera puede reciclar cada dos semanas. Tenemos un largo camino por recorrer, en lo que respecta a pensar de esa manera ".

Ellee creció en Fallbrook. “Estaba rodeado de granjas, pero no era necesariamente un granjero. Viví en Oregon durante mucho tiempo, tenía un jardín enorme y cultivaba mi propia comida. Aprendí de esa manera y me enamoré de ser autosuficiente, la confianza que te da, el increíble sabor de las frutas y verduras cuando las cultivas tú mismo. Pudimos producir lo suficiente en nuestro propio patio trasero para alimentar principalmente a seis adultos y dos niños. Pero somos veganos, por lo que estamos acostumbrados a comer verduras. Comprábamos lentejas, frijoles y arroz, pero todas las frutas y verduras eran nuestras. En Oregón, se cultiva durante todo el año, pero la producción disminuye en invierno. Pero podríamos salvar muchas cosas que cultivamos en el verano.

“Aprendí mucho en Oregon, pero una de las cosas que extrañé fue la diversidad de personas, la diversidad de experiencias de vida que tienes aquí en San Diego. En mi opinión, las comunidades de color y los inmigrantes se mantienen realmente invisibles [para la comunidad en general]. Eso es lamentable, con todo el conocimiento que aportan y las contribuciones vibrantes que hacen a las comunidades. A pesar de la actitud liberal de Oregon, están perdiendo el barco en eso. Es muy vainilla ".

¿Pero seguramente, la gente común nunca podría permitirse el tiempo o el dinero para este tipo de comida orgánica? La pregunta ilumina a Ellee.

“La razón por la que los productos de los supermercados son más baratos es porque las externalidades no están incluidas”, dice. "Envío, impuesto de circulación ...

no estamos hablando de todas las cosas que están sucediendo allí. No pagamos alquiler en esta tierra. La ciudad nos lo da gratis, lo cual es increíble. Si tuviera que pagar el alquiler, lo único rentable sería construir condominios, que es nuestro problema en primer lugar. Todo está estructurado para [construir] estructuras y externalizar costos ".

Ella dice que lanzar un proyecto "verde" como este, uno que ayuda a revertir la contaminación y crea empleos verdes, literalmente, puede ser una pesadilla porque la burocracia no sabe cómo manejarlo. “El IRC pagó algo así como $ 15,000 en honorarios legales para poner este [jardín] en funcionamiento. El calentamiento global y los desastres naturales que puede traer dan miedo. Por ejemplo, ¿qué sucede cuando no podemos enviar nuestra comida? Puede exteriorizar durante mucho tiempo, pero algún día las gallinas volverán a casa para dormir.

“Otra ironía es que un jardín local como este puede ser un elemento perturbador para los lugareños pobres, porque tener uno puede elevar el valor de la propiedad en el área circundante. Los miembros de la comunidad a largo plazo pueden tener que mudarse a medida que aumentan los valores de la propiedad y los alquileres. Porque estás tomando lotes baldíos y convirtiéndolos en espacios vibrantes y sorprendentes ".

Pero, ¿un mosaico de jardines como este realmente ayudará a San Diego a respirar y a frenar el calentamiento global? "Es un comienzo", dice Ellee. “Un grupo de personas que se reúnen y muestran lo que es posible. Da ideas a otras personas. Entonces el efecto multiplicador de eso ... ¿Quién sabe si puede salvar la tierra? Pero lo realmente importante es que las personas que están aquí ahora mismo estén haciendo su parte. Todo lo que podemos hacer es actuar como ejemplo, aprender unos de otros, hacer lo mejor que podamos. Al menos nuestra historia, nuestra historia personal, no será una de destrucción. Será uno de nuestros mayores esfuerzos para cambiar las cosas ".

El cabildero: Marshall Saunders no parece feliz. "¿No tienes ganas de llorar a veces?" él dice. “Nunca vamos a detener esto. Ni en un millón de años. Estamos cocinados ".

Nos conocimos por casualidad aquí en el Café Madrid, a las afueras de Bay Books en Coronado. Conozco a Marshall como un extraordinario bienhechor desde hace algunos años. Es una de esas personas que se dedica silenciosamente a hacer, no a predicar. En este momento, está capacitando a personas de todo el país para que presionen al Congreso para que adopte un impuesto al carbono. Pero el fuego que siente no enciende a otros, en particular a los políticos.

"Ningún político", dice, "ni siquiera Bob Filner, que es bueno, será un verdadero campeón, como Gandhi, o JFK, tomar una posición a favor de algo y decir: "¡Esto será!". Simplemente no llegarán tan lejos. Y el presidente no parece tan comprometido como él ".

Saunders vive una vida cómoda en Coronado con su esposa Pam, financiada en parte por el gran éxito de su familia, Big Red, una línea de refrescos que todavía es popular en su estado natal de Texas. Le ha permitido gastar su propio dinero en la creación de organizaciones como Grameen de la Frontera, una organización de microcrédito que presta pequeñas cantidades a las mujeres más pobres de México, para ayudarlas a lanzar pequeños negocios como coser o cultivar y vender frutas. . “Estábamos en el proceso de aumentar de 3000 a 10,000 prestatarios activos. Luego leí que se predice que el nivel del mar aumentará un metro para el año 2039, y recordé que Bangladesh es un país muy bajo, un delta de tres ríos, y pensé: Señor. Vamos a ganar 5000 prestatarios en el norte de México y perderemos 25 millón en Bangladesh. Y pensé: 'Tengo que trabajar en este problema climático'. Esto fue a principios de 2007 ".

Lo primero que hizo fue capacitarse para presentar la famosa presentación de diapositivas de Al Gore al mayor número de audiencias posible. "Fui entrenado por el propio Gore, pasé dos días con él en Nashville en enero de 2007. Practiqué esa charla y la di a 43 grupos durante los siguientes diez meses". Saunders viajó por el país, instando a la gente a cambiar las bombillas y cambiar sus autos por otros más eficientes en combustible. “Pero luego me sentaba en el mostrador de la cocina por la mañana y leía el periódico, y decía que el Congreso había aprobado una ley para otorgar a las compañías de petróleo y carbón $ 18 mil millones en créditos fiscales. Conseguí que la gente cambiara las bombillas ... y el Congreso dio luz verde al petróleo y al gas y, casi al mismo tiempo, ¡dejó que expiraran los créditos fiscales para la energía eólica y solar! Y pensé, '¿Qué tan mal puede hacer las cosas el Congreso?' "

Se dio cuenta de que tenía que poder hablar con el poder, con los miembros del Congreso. “Estuve presionando en el Congreso sobre temas relacionados con el hambre y la pobreza y la financiación de microcréditos durante unos 15 años. Así que el siguiente paso fue 'Tiene que haber una organización que enseñe a la gente común a cabildear en el Congreso sobre cuestiones medioambientales y climáticas' ".

Comenzó a hacer listas de personas que pensó que estarían interesadas. “Los llamaría, soy un viejo vendedor, y les diría lo que pasa. Pero no tendrían ni la más remota idea de lo que estaba hablando ".

Él persistió, y de alguna manera, durante los últimos dos años, ha creado el Citizen’s Climate Lobby, que tiene 15 capítulos, desde Coronado hasta Encinitas, Seattle, Atlanta, Tuscaloosa y Miami.

"Enseñamos a la gente cómo conocer a su senador, cómo escribir una carta al editor, escribir un artículo de opinión, inspirarlos para que se disuelva su miedo al proceso político".

Sus objetivos: persuadir al Congreso de que debemos reducir el carbono en la atmósfera a 350 partes por millón. Míralo ahora. Tenemos 380, 390 ppm, tormentas, sequías, escarabajos del pino matando bosques… ¿Qué tan obvio tiene que volverse? Hay que ponerle un precio al consumo de carbono para que sea más barato ser ecológico ”.

Se desespera porque el presidente Obama se inclina ante los planes del Senado y la Cámara para reducir las emisiones de CO2 en un 17 por ciento en el proyecto de ley de la Cámara, y en un 20 por ciento en el Senado, para 2020. Luego, 80 por ciento para 2050. “Vas a llegar a 2020, y el real La cantidad de carbono en la atmósfera va a ser mayor de lo que es hoy ”, lamenta. “Cuando llegas al 2050, la tierra está cocida. Entonces 350 ppm es el número mágico. Tan pronto como subimos por encima de eso, todas estas cosas locas comenzaron a suceder. Los glaciares comenzaron a derretirse rápidamente, la capa de hielo polar comenzó a derretirse rápidamente ... Entonces, eso es a lo que tenemos que regresar si queremos tener una oportunidad. ¡Un objetivo como el 20 por ciento de algo en algún momento en el futuro es una mierda! Hay un momento para transigir y un momento para no transigir, y con la biosfera del planeta en juego, no puedo transigir. No solo el hombre, sino toda la vida depende de nosotros. Por eso quiero llorar ".

Lo que piensan los niños: Quizás la escena más importante fue la que me perdí: la de los niños, en su mayoría de tercer y cuarto grado en la escuela primaria Bethune en el área de Bay Terraces, tierra adentro de National City. Ahí es donde Andrea Cook me dijo que estaría un jueves por la noche en noviembre, iniciando su "aventura de aprendizaje ecológico". Cook es otro de los "hijos de Geoff", un graduado del estado de San Diego a quien el Dr. Chase fue mentor. Recibió su Ph.D. (en UC Davis - SDSU no hace doctorados) en cambio climático, en gran parte gracias a la tutela de Walter Oechel. Ahora ayuda a administrar el Centro de Energía Sostenible de California, financiado por el estado. En esta noche, ella iba a mostrarles a los niños cómo sobrevivir al legado ambiental que nuestra generación les deja para enfrentar.

Llegué tarde. Cuando encontré la calle y me acurruqué en la cañada donde se encuentra la escuela, todo estaba oscuro. Quedaba un coche solitario.

"Te perdiste algo muy especial", dijo Cook cuando la llamé más tarde. “Este fue nuestro primero, un piloto. Les mostramos a los niños de todo, desde cuánta energía necesitan generar [en una bicicleta, pedaleando para generar electricidad] hasta encender las luces LED [las más fáciles porque son las más eficientes], las CFL [luces fluorescentes compactas] y las más duras [ porque consumen más jugo], las tradicionales bombillas incandescentes. Pueden hacer los LED, pueden encender una CFL, pero cuando la subimos a 2, luego a 3, luego a 4 CFL, comienzan a fallar, aunque un buen pedaleador puede encender las cuatro. Eso es genial. Luego les pedimos que intenten encender una sola bombilla incandescente anticuada, como las que la mayoría de la gente tiene en casa, y ninguno de los niños pudo generar suficiente energía. Para que puedan ver y sentir en sus piernas la comparación de cuánta energía se necesita para iluminar diferentes bombillas ".

Cook dice que hacer esta conexión entre la energía humana y el poder que usamos es nuevo para los niños y sus padres. Llevará su gira a 40 escuelas este año, a partir de enero. Incluye decenas de desafíos. “Uno tiene niños interactuando con pizzas. Preguntamos: ¿fresco o congelado? ¿Cuál tiene un mayor impacto ambiental? ¿Es mejor comprar pizza congelada o pizza fresca? Hablamos del proceso de fabricación. Por ejemplo, el congelado se hace en Minnesota, luego tiene que ir en un camión refrigerado por todo el país, y luego se pone en un congelador en una tienda bajo muchas luces, y luego se va a casa a su congelador. Y luego tienes que [re] cocinarlo. Llevar esa pizza congelada a tu plato puede requerir diez veces más energía que la pizza fresca, que solo cocinas una vez ".

Hablar con los niños sobre las consecuencias puede ser difícil. Cook les cuenta a los niños cómo los consumidores estadounidenses pasan por el doble de envases que los europeos, más de diez veces lo que hacen sus primos del Tercer Mundo. Pero los niños lo entienden más fácilmente que sus padres, y las niñas son extrañamente más receptivas que los niños.

Toda esta "aventura de aprendizaje ecológico" fue idea de Cook. Ha sido cuesta arriba todo el camino. “Muchos maestros me llamaron y nos pidieron [que los ayudemos a ponerse en marcha]. Pero que asistan a la capacitación y luego prueben si pueden hacerlo, ese es otro nivel de esfuerzo y financiamiento. En este momento, ni siquiera existen estándares de educación ambiental en California ".

Si miras las cifras de su mentor Walter Oechel, ¿no es toda esta actividad tardía simplemente reorganizar las proverbiales tumbonas en el ¿Titánico? Un auto reconfortante espejismo de luchar contra las imparables implicaciones del calentamiento global? Cook estudió durante años con Oechel, pero no comparte su tristeza. "Dr. Oechel se ha rendido, en algún nivel ”, dice. "Todo esto Titánico La idea depende de su escala de tiempo. Si nos fijamos en el tiempo geológico, sí, los humanos se extinguirán. Ninguna especie ha durado 6 mil millones de años. [De los 4.500 millones de años de la Tierra, los humanos han existido durante 190.000 años, un destello.] Pero tengo la esperanza de que aún podamos dar pasos en la dirección correcta. No vamos a llegar allí para detener [el calentamiento global], pero podemos disminuirlo y podemos adaptarnos a él. No estoy listo para tirar la toalla. Está listo para retirarse. Ha trabajado toda su vida para conseguirlo. Es difícil. Es uno grande. Pero eso no significa que sea el Titánico. Mi argumento es, al menos tomemos medidas y dejemos de discutir sobre a qué números deberíamos apuntar. Empecemos a caminar, no nos quedemos aquí en la línea de salida ".

El activista incrédulo: ¿Y el incrédulo Steve Wampler? Estamos en su oficina en Coronado, mirando la pantalla de su computadora. Sobre todo, dice, no se deje llevar por el pánico. El cielo no se cae.

“Mira, aquí mismo”, dice. “Este hielo marino no es diferente de lo que era hace 30 años. Dicen que la capa de hielo del Ártico desaparecerá. ¿Ves algo desapareciendo allí? ¡No! ¡Un engaño de Al Gore! "

Estamos viendo un sitio web de la Universidad de Illinois llamado The Cryosphere Today. Las vistas satelitales del hielo del Polo Norte comparan la toma aérea de hoy con una tomada en esta fecha en 1979.Claro que parece que las áreas rosadas, el hielo, fueran más o menos iguales.

“En 2007, decían que el calentamiento global era inevitable, que se avecinaba, que la capa de hielo polar desaparecería en diez años y que era el punto más bajo jamás visto. Poco sabía la población estadounidense o mundial que había un volcán submarino en el Océano Ártico que estaba en erupción durante el verano de 2007. Luego, en 2008, había hielo nuevamente: 500,000 millas cuadradas más hielo que en 2007. Les digo, El calentamiento global es una historia de los medios de comunicación y del gobierno que se ha desproporcionado. Porque genera dinero. Está ganando miles de millones de dólares. Al Gore está vendiendo estos estúpidos créditos de carbono. Está invirtiendo en tecnología verde. El gobierno está cambiando la forma en que funcionan las fábricas y las corporaciones en la actualidad. No es que esté diciendo que esté mal, pero deberíamos hacer nuestra parte para reducir polución emisiones, no emisiones de gases de efecto invernadero ".

Wampler reconoce que la contaminación afecta nuestra calidad de vida. “Sí, está causando degradación ambiental, en cuanto a lluvia ácida, penachos que causan cáncer en el aire. Creo en reducir eso tanto como sea posible. Pero cuando el gobierno dice que está provocando que nuestro planeta cálido, no tienen evidencia alguna que corrobore que…. Estudié esta basura hace 25 años, antes de que esto se convirtiera en un problema. Y sabía que era falso porque todos los datos mostraban que no había ninguna diferencia ".

Entonces, ¿cuál es la mayor contradicción en Steve Wampler? Solo tiene que mirar fuera de la oficina de él y su esposa Elizabeth en la parte trasera de su casa. Estos dos están haciendo más que su parte para salvar el planeta. Steve ha creado un jardín autosuficiente. Sufre de parálisis cerebral y sus piernas no hacen lo que le dicen. Su habla se ve afectada. Sin embargo, ha creado un ecosistema que da vida a plantas, animales, insectos y peces silvestres, y sí, se ha convertido en un creador neto de oxígeno. "No tengo que filtrar el agua. Bombeo de un estanque a otro estanque a cinco pies de altura, y el agua que fluye de ahí se filtra naturalmente a través de las raíces de las plantas en el agua: jacinto de agua, papiro, pastos, otras plantas acuáticas. Por eso el agua es tan clara. [El jardín] tiene helechos, espadañas, musgos, líquenes, impatiens. Tengo ranas toro y se alimentan de grillos. Mi único aporte es el abono de la cocina, los grillos, que compro, y comida para peces de vez en cuando para los peces de colores ".

Luego espera que la Naturaleza, la vida, venga a él. Lo que hace. Junto a la gran pila de abono activo hay una enorme planta de algodoncillo de altura humana, venenosa para los humanos y néctar para las mariposas monarca. Y luego los ves: monarcas por docenas. Alas negras y anaranjadas, con puntas negras moteadas de blanco, aleteando, flotando, temblando mientras beben néctar de algodoncillo de las flores amarillas y rojas. Algunos parecen lanzarse en picado, chocar y aletear como si estuvieran en combate aéreo.

"Lo son", dice Steve. "Están luchando por los derechos de reproducción".

Un macho se rompe y revolotea hacia el algodoncillo, aterriza, desenrolla su probóscide hasta que mide más de una pulgada de largo y toma una larga bocanada de energía del interior de una flor. El borde de fuga de su ala derecha se ha hecho trizas en la pelea.

"Probablemente solo le quedan uno o dos días", dice. “Pero ha cumplido con su deber. ¿Ver? Ha habido mucha reproducción ".

Señala el algodoncillo, cubierto, lo veo ahora, en cientos de orugas abultadas de dos pulgadas de largo, cada una una combinación de amarillo y blanco y negro, masticando.

"Yo les planté eso", dice Steve. “Es de lo que necesitan alimentarse, en su camino hacia el sur de Canadá a México. El algodoncillo es invasivo, por lo que los agricultores lo cortan, lo que significa que estos tipos están perdiendo estaciones de alimentación, reproducción y descanso día a día. Se necesitan cuatro generaciones para que lleguen a México. Es la segunda generación que ha comenzado a llegar a mi jardín como un lugar de invernada para descansar, reproducirse, reproducir otra generación y luego continuar. Hace cinco años, yo sabía que no había monarcas en Coronado, y ahora, como pueden ver, aquí es casi diciembre y están volando, y ponen huevos en esta planta exacta, el algodoncillo. Hace unos dos meses, 150 mariposas salieron de su crisálida. Son los padres de estos chicos ".

Esa segunda generación, que llega y se reproduce, crea una generación más pequeña y de vida más corta que nunca abandona el jardín. Se alimentan y producen crías mucho más grandes: las orugas que vemos aquí. Esta cuarta generación vive unos cuatro meses y hace la etapa final del viaje, desde Coronado hasta la Sierra Madre del centro de México.

“En cinco años, pasé de cero mariposas a un par de cientos. El año que viene, probablemente 1000 ".

Un árbol alto que se eleva desde su estanque superior tiene una cuerda colgando de su punto más alto. "¿Que es eso?" Pregunto.

“Oh, yo subo por eso”, dice. "Quiero ser el primer hombre con parálisis cerebral en escalar El Capitán".

Steve dirige Camp Wampler, que ofrece a los niños discapacitados un lugar en el bosque para jugar y aprender sobre la naturaleza. Está planeando una sede al norte de Tahoe, construida sobre principios ecológicos. Para pagarlo, se está entrenando para hacer un ascenso patrocinado de la pura cara de El Capitán en Yosemite el próximo verano. Eso significa subirse por las cuerdas de los brazos durante seis días, con cinco noches durmiendo en la pared del acantilado. El hombre está más allá del eco-héroe.

Él y su esposa tienen dos hijos, Charlotte, de diez años, y Joseph, de nueve. Steve dice que no le preocupa su futuro en el planeta Tierra.

“Si le estuviera contando a un marciano sobre el estado de la tierra, diría que la tierra está absolutamente bien. Carbono [y CO2] puede seguir llegando porque no sabemos dónde está ese umbral. No soy anti-verde. Solo digo que el alarmismo proviene del presidente, los medios de comunicación y los científicos que se niegan a ver los datos reales. Necesitamos ponernos en contacto con el mundo que nos rodea, tal vez comenzar a reciclar, prestando un poco más de atención a lo que tiramos y consumimos. Pero en general, la salud atmosférica del planeta está bien. A partir del año pasado, estamos entrando en un ciclo de enfriamiento de 30 años. Es un hecho. Debido a la menor cantidad de manchas solares ".

No le molesta que la mayoría de las conclusiones académicas estén a 180 grados de las suyas.

“La academia es notoriamente [compuesta por] personas demócratas, liberales, que se abrazan a los árboles, y una cosa que me fastidió mucho cuando fui a UC Davis hace 25 años es que era una comunidad muy liberal, que se abrazó a los árboles, democrática -escuela de la sociedad - me hizo más republicano, más conservador de lo que había estado entrando, porque estaban muy allá ".

Hombre de la calle: Main Street parece respaldar a Wampler, si las preguntas casuales a los clientes en el Café Madrid son algo para seguir. Como Jeff y su amigo Rick. Jeff es abogado. Rick es un oficial retirado de la Patrulla Fronteriza.

"¿Calentamiento global?" dice Jeff. “Es un engaño masivo. La ciencia es incierta. Hace treinta años, los mismos asesores que ahora asesoran a Obama sobre el calentamiento global advirtieron del enfriamiento global. Entonces no lo creo. Obama va a aumentar drásticamente el costo de la energía, basándose en algo no probado. ¿Broma? Creo que los científicos saben que no está probado y tienen una agenda política. Tengo entendido que Al Gore tiene una empresa que se beneficia de los créditos de carbono. No querrá depositar su fe en alguien que tenga un interés financiero en el resultado, ¿verdad? "

"Existe cierto acuerdo de que el mundo se está calentando y que es provocado por el hombre", dice Rick. “Pero no hay acuerdo de que la solución resolvería el problema. Estados Unidos podría dejar de arrojar carbono mañana, pero si China e India no están a bordo, ¿cuál es el punto? Es como pincharse una llanta y luego, en lugar de arreglarlo, lavar el auto para sentirse bien ".

Confundido: Me voy a casa, más triste pero no más sabio. Sí, los habitantes de San Diego están haciendo esfuerzos que podrían llevarnos a convertirnos en una ciudad modelo para un mundo que se está calentando (o no). Pero me siento un poco como Cándido, el personaje cauteloso de Voltaire en el siglo XVIII. Después de creer en el credo de su amigo Pangloss de que todo es lo mejor en el mejor de los mundos posibles, Cándido concluye que la única forma de salvar cualquier remanente de satisfacción es ir a casa y cultivar su jardín.

El sol está entrando oblicuamente. Reviso el mini-jardín frente a nuestra cabaña. Es un pequeño microclima con plataneras, patas de elefante salvadas de la recolección de basura en el callejón y aguacates brotados de piedras que hemos sacado de la deliciosa carne amarilla. No le he prestado mucha atención a este pequeño Edén en estos meses de otoño-invierno. Camino entre las grandes hojas de remo de los plátanos. ¿Verde? No. Urgh. Tienen manchas marrones y negras. También lo son las hojas del árbol paraguas. Polución. Probablemente se trate de partículas de esos aviones de la Marina que se deslizan sobre nuestras cabezas todos los días. Cojo un balde de agua y una esponja grande. Empiece a limpiar.

Oye, Voltaire dijo algo sobre Lavado ¿su jardín?

Empiezo a tararear. The Mamas and the Papas. "California Dreamin '". Todas las hojas son de color café…


Curva de Keeling

En 1958, Charles David Keeling comenzó a realizar mediciones diarias de la concentración de dióxido de carbono atmosférico (CO2) en el Observatorio Mauna Loa en la Isla Grande de Hawai. Estas mediciones se iniciaron como parte de una iniciativa de un año, el Año Geofísico Internacional, pero debido a la persistencia de Keeling, el registro diario ha continuado hasta el presente, casi sin interrupción. El récord de Mauna Loa, ahora conocido como Keeling Curve, continúa siendo recopilado bajo la dirección del hijo de Keeling, Ralph.

El aumento actual en el dióxido de carbono comenzó antes de que Keeling comenzara a observar investigaciones más recientes que han demostrado que los niveles preindustriales de dióxido de carbono (desde 1000-1750 d.C.) oscilaron entre 275 y 285 ppm. 1 Todo este crecimiento parece provenir de la actividad humana, debido al uso de combustibles fósiles, por lo que hoy, aproximadamente uno de cada cuatro CO2 Las moléculas de la atmósfera provienen de nosotros.

El pequeño zigzag anual visible en la curva está sincronizado con las estaciones. Los niveles de dióxido de carbono caen durante la primavera y el verano del hemisferio norte, cuando las plantas absorben CO2 fuera de la atmósfera para crecer. En otoño e invierno, las plantas y las hojas mueren y se descomponen, liberando CO2 de vuelta a la atmósfera y provocando un pequeño pico. Dado que la mayor parte de la vegetación estacional del mundo se encuentra en el hemisferio norte, al igual que la estación de medición en Mauna Loa, la tendencia estacional en el registro de la curva de Keeling de Mauna Loa se basa en las estaciones del hemisferio norte. La "respiración" detallada y lógica del planeta que muestra la curva de Keeling es solo uno de los muchos indicadores de su sensibilidad y precisión.

Earthguide describe la historia de este hallazgo.

Aislada en el medio del Océano Pacífico y a más de 11,000 pies sobre el nivel del mar, la cara norte superior del volcán Mauna Loa es un lugar ideal para realizar mediciones de dióxido de carbono atmosférico que reflejen tendencias globales, no influencias locales como fábricas o bosques que podría aumentar o dejar caer el dióxido de carbono en su vecindad. El co2 Los sensores en Mauna Loa están colocados de manera que muestren una brisa entrante directamente del océano, que no se ve afectada por las actividades humanas, la vegetación u otros factores en la isla. (El Observatorio Mauna Loa es lo suficientemente alto como para que la brisa entrante pase por encima de la capa de inversión térmica).

Los volcanes son fuentes considerables de dióxido de carbono en sí mismos. Sin embargo, la ubicación de muestreo se eligió para estar normalmente a barlovento del respiradero de Mauna Loa, y Keeling perfeccionó los métodos para detectar y corregir los intervalos cuando el viento soplaba en sentido contrario.

Las mediciones en aproximadamente otros 100 sitios han confirmado la tendencia a largo plazo mostrada por la curva de Keeling, aunque ningún sitio tiene un registro tan largo como Mauna Loa. Las redes de monitoreo incluyen la red global Fluxnet, con sitios concentrados en América del Norte y Europa Occidental, la red AmeriFlux, con 35 estaciones en Canadá, Costa Rica y Estados Unidos y la red EuroFlux, con 18 sitios en el noroeste de Europa. Esta red terrestre internacional se actualiza continuamente y se están realizando extensos esfuerzos de intercalibración.


Ver el vídeo: Video sobre la Efecto invernadero u0026 Cambio climatico