Acto sin relaciones sexuales - Historia

Acto sin relaciones sexuales - Historia


Ley de no relaciones sexuales

Un portavoz del consejo de Lewisham dijo el año pasado que se vería obligado a actuar si la familia regresaba a Gran Bretaña.

De vez en cuando, actúan con rapidez y reconocen el problema.

Ese acto selló para siempre su sentimiento por el Jefe, lo vinculó con la guerra, con la violencia, con la pistola.

Las pautas samaritanas están escritas en torno a la suposición de que el suicidio es un acto puramente irracional, un acto impulsado por la enfermedad.

Pero el acto de suicidarse terminó, el mensaje fue enviado y escuchado, y las cosas comenzaron a cambiar.

Se sorprendió a sí mismo en el acto de escucharte con demasiada credulidad, y eso le pareció poco masculino y deshonroso.

Era consciente de que su acto a estas alturas no había ayudado a nadie, no había hecho a nadie feliz o satisfecho, ni siquiera a él mismo.

Sin embargo, se había recuperado lo suficiente como para permitirle actuar con prontitud y discreción.

Esto parece ser contrario al espíritu y la intención de la ley, que es principalmente para centralizar las reservas en los Bancos de la Reserva Federal.

La ley permite a los bancos miembros aceptar una cantidad de billetes que no supere el 50 por ciento.


BIBLIOGRAFÍA

Brown, Roger H. La República en Peligro: 1812. Nueva York: Columbia University Press, 1964.

Rutland, Robert A. La presidencia de James Madison. Lawrence: Prensa de la Universidad de Kansas, 1990.

Spivak, Burton. Crisis inglesa de Jefferson: comercio, embargo y la revolución republicana. Charlottesville: Prensa de la Universidad de Virginia, 1979.

Stagg, J. C. A. La guerra del Sr.Madison: política, diplomacia y guerra en la República de los Estados Unidos, 1783 & # x2013 1830. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, 1983.


Acto sin relaciones sexuales - Historia

Ley de no relaciones sexuales
1 de marzo de 1809

Una ley para prohibir las relaciones comerciales entre los Estados Unidos y Gran Bretaña y Francia, y sus dependencias y para otros fines.

Sea promulgado. . ., Que desde y después de la aprobación de esta acta, la entrada de los puertos y aguas de los Estados Unidos y de sus territorios, sea, y la misma queda prohibida por la presente a todos los buques públicos y naves pertenecientes a Gran Bretaña o Francia, excepto los buques que pueden ser forzados a entrar por peligro, o que están encargados de despachos o negocios del gobierno al que pertenecen, y también los paquetes que no tienen carga ni mercancía a bordo Y si cualquier buque público o buque como se mencionó anteriormente, no se incluye en la excepción antes mencionada, entrará en cualquier puerto o aguas dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos. o de sus territorios, será lícito para el Presidente
de los Estados Unidos, o de cualquier otra persona que haya autorizado a tal efecto, para emplear tal parte de las fuerzas terrestres y navales, o de la milicia de los Estados Unidos, o de sus territorios, según lo considere necesario, para obligar a dicho barco o embarcación a partir.
SEGUNDO. 2. Y además se promulgue, que no será lícito para ningún ciudadano o ciudadanos de los Estados Unidos o sus territorios, ni para ninguna persona o personas que residan o estén en los mismos, tener relaciones sexuales o permitirse cualquier ayuda o suministros a cualquier barco público o embarcación según lo mencionado anteriormente, que, contrariamente a las disposiciones de esta ley, haya entrado en cualquier puerto o aguas dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos o sus territorios y si alguna persona, en contra de lo dispuesto en el disposiciones de esta ley, tener relaciones con tal barco o embarcación, o proporcionará cualquier ayuda a dicho barco o embarcación, ya sea para reparar dicha embarcación o para proporcionarle a ella, sus oficiales y tripulación suministros de cualquier tipo o de cualquier manera. , o si cualquier piloto u otra persona debe ayudar a navegar o pilotar dicho barco o embarcación, a menos que sea con el propósito de llevarlo más allá de los límites y la jurisdicción de los Estados Unidos, toda persona que cometa tal delito, perderá y pagará como um no menor de cien dólares, ni mayor de diez mil dólares y será también encarcelado por un término no menor de un mes, ni mayor de un año.
SEGUNDO. 3. Y se promulgue además, Que desde y después del veinte de mayo próximo, la entrada a los puertos y aguas de los Estados Unidos y sus territorios sea, y por la presente se prohíbe la misma a todos los barcos o embarcaciones que naveguen bajo el pabellón de Gran Bretaña o Francia, o propiedad total o parcial de cualquier ciudadano o súbdito de buques contratados, fletados o empleados por el gobierno de cualquiera de los países, con el único propósito de llevar cartas o despachos, y también buques forzados por angustia o por los peligros del mar, sólo con excepción. Y si cualquier barco o embarcación que navegue bajo la bandera de Gran Bretaña o Francia, o sea propiedad total o parcial de cualquier ciudadano o sujeto de cualquiera de los dos, y no exceptuados de lo antes mencionado, llegará después de dicho veinte de mayo próximo, ya sea con o sin carga, dentro de los límites de los Estados Unidos o de sus territorios, dicho buque o embarcación, junto con la carga, si la hubiera, que se encuentre a bordo, se decomisará y podrá ser incautado y condenado en cualquier caso. Corte de
los Estados Unidos o sus territorios, que tengan jurisdicción competente, y todos y cada uno de los actos y actos aprobados hasta ahora, que estarán dentro del ámbito de esta ley, serán y los mismos quedan derogados por la presente.
SEGUNDO. 4. Y además, se promulgue, que a partir del veinte de mayo siguiente, no será lícito importar a los Estados Unidos o sus territorios, ningún bien, mercadería o mercancía de cualquier puerto o lugar situado en Gran Bretaña o Irlanda, o en cualquiera de las colonias o dependencias de Gran Bretaña, ni de ningún puerto o lugar situado en Francia, ni en ninguna de sus colonias o dependencias, ni de ningún puerto o lugar en posesión real de Gran Bretaña. o Francia. Tampoco será lícito importar a los Estados Unidos, o sus territorios, desde cualquier puerto extranjero o lugar cualquiera, cualquier bien, mercadería o mercadería cualquiera que sea del crecimiento, producción o manufactura de Francia, o de cualquiera de sus colonias. o dependencias, o ser del crecimiento, producción o fabricación de Gran Bretaña o Irlanda, o de cualquiera de las colonias o dependencias de Gran Bretaña, o ser del crecimiento, producción o fabricación de cualquier lugar o país en posesión real de Francia o Gran Bretaña: siempre que nada de lo contenido en este documento se interpretará en el sentido de afectar los cargamentos de barcos o embarcaciones de propiedad total de un ciudadano o ciudadanos de los Estados Unidos, que hayan sido autorizados a cualquier puerto más allá del Cabo de Buena Esperanza, antes de. . . [22 de diciembre de I807]. . . o que hubieran salido hacia dicho puerto con permiso del Presidente, en virtud de las leyes complementarias a la ley que establece un embargo sobre todos los barcos y embarcaciones en los puertos y muelles de los Estados Unidos. SEGUNDO. II. Y se promulgue además, que el presidente de los Estados Unidos sea, y por la presente está autorizado, en caso de que Francia o Gran Bretaña revoquen o modifiquen sus edictos, de modo que dejen de violar el comercio neutral de los Estados Unidos. , para declarar el mismo por proclamación después de la cual el comercio de los Estados Unidos, suspendido por esta ley, y por el. . . [Ley de embargo]. . . y las diversas actas complementarias a las mismas, podrán renovarse con la Nación así:
SEGUNDO. I2. Y además se promulgó, que gran parte del. . .
[Ley de embargo]. . . y de las diversas leyes complementarias a las mismas, ya que prohíbe la salida de embarcaciones de propiedad de ciudadanos de los Estados Unidos y la exportación de mercancías nacionales y extranjeras a cualquier puerto o lugar extranjero, quedando y se deroga la misma, posteriormente. . . [15 de marzo de 1980]. . . excepto en la medida en que se relacionen con Gran Bretaña o Francia, o sus colonias o dependencias, o lugares en posesión real de cualquiera de ellos.
SEGUNDO. I3. Y además se promulgó, que durante la continuación de gran parte del. . . [Ley de embargo],. . . y de las diversas leyes complementarias a la misma, que no sea derogada por esta ley, ningún buque o embarcación con destino a un puerto extranjero, con el cual, en virtud de esta ley, se permitirá nuevamente el intercambio comercial, podrá partir hacia dicho puerto. , a menos que el propietario o propietarios, consignatario o factor de tal buque o buque, con el capitán, haya dado fianza con una o más garantías a los Estados Unidos, en una suma del doble del valor del buque y la carga, si el buque es propiedad total de un ciudadano o ciudadanos de los Estados Unidos y en una suma cuatro veces el valor, si la embarcación es propiedad total o parcial de un extranjero o extranjeros, que la embarcación no saldrá del puerto sin una autorización, ni deberá , al salir del puerto, dirigirse a cualquier puerto o lugar en Gran Bretaña o Francia, o en las colonias o dependencias de cualquiera de ellos, o en la posesión real de cualquiera de ellos, ni participar directa o indirectamente durante el viaje en ningún comercio con dicho puerto. ni pondrá ningún artículo en jabalí d de cualquier otro buque ni, a menos que todos los demás requisitos y disposiciones de la segunda sección de la ley, titulado `` Un acto para hacer cumplir y hacer más eficaz un acto, titulado Un acto que establece un embargo sobre todos los buques y embarcaciones en los puertos y muelles de la Estados Unidos, y las diversas leyes complementarias a las mismas, '' se habrán cumplido.
SEGUNDO. I4. Y además se promulgó, que gran parte del. . . [Ley de embargo]. . . y de los varios actos complementarios a los mismos, como obliga a los buques de propiedad de ciudadanos de los Estados Unidos, con destino a otro puerto de dichos Estados, o los buques con licencia para el comercio de cabotaje, o los barcos, ya sea sin mástil o sin cubierta, a dar fianza, y cargar bajo la inspección de un funcionario de impuestos, o los hace susceptibles de detención, simplemente por la naturaleza de su carga, (excepto las disposiciones relacionadas con los distritos de recolección
adyacentes a los territorios, colonias o provincias de una nación extranjera, oa naves pertenecientes o vinculadas a dichos distritos) sean, y las mismas quedan derogadas, desde y después. . . [15 de marzo de 1809]

[SEGUNDO. 17 deroga la ley del 18 de abril de I806 y los actos complementarios posteriores al 20 de mayo]

SEGUNDO. I9. Y se promulgue además, que esta ley continuará y estará en vigor hasta el final de la próxima sesión del Congreso, y no más y que la ley que establece un embargo sobre todos los barcos y embarcaciones en los puertos y puertos de los Estados Unidos, y las diversas leyes complementarias a las mismas, serán y las mismas se derogarán desde y después de la finalización de la próxima sesión del Congreso.

2008 MultiEducator, Inc. Todos los derechos reservados
Informe los problemas aquí.


Litigio de reclamaciones de tierras

Historia

El primer litigio de la Ley de No Relaciones Sexuales por parte indígena que llegó a la Corte Suprema fue Nación Cherokee contra Georgia (1831), que la Corte desestimó por falta de competencia originaria. [10] El ex fiscal general William Wirt, el abogado de Cherokee, argumentó que el estatuto de Georgia impugnado era nulo, entre otras cosas, "[b] eque es repugnante a una ley de los Estados Unidos aprobada en 1803 titulada 'una ley para regular el comercio y las relaciones con las tribus indias, y para preservar la paz en las fronteras '". [11] Wirt también argumentó que el estatuto del estado violaba los tratados Cherokee y la Cláusula de Contrato y la Cláusula de Comercio Indio latente de la Constitución de los Estados Unidos. [10] Un argumento similar se presentó en el proyecto de ley presentado por Wirt en la Corte Suprema. [12]

Después Nación Cherokee, el siguiente caso de este tipo que llegó a la Corte fue Séneca Nation of Indians contra Christy (1896). La Corte de Apelaciones de Nueva York había desestimado la demanda basándose en una interpretación de la Ley de No Relaciones Sexuales y una invocación del estatuto de limitaciones para la ley estatal habilitante que permitió a Séneca demandar en la corte estatal, la Corte Suprema desestimó la apelación debido a la adecuada y doctrina de fundamentos estatales independientes. [13] La ley permaneció esencialmente sin litigio por tribus hasta Comisión Federal de Energía contra la Nación India Tuscarora (1960), donde los Tuscarora intentaron evitar la expropiación de sus tierras mediante la construcción de una presa federal. El tribunal declaró inaplicable la ley, pero señaló:

Es cierto que si [25 U.S.C. § & # 160177] es aplicable ... el mero 'consentimiento expreso' del Congreso sería vano e inútil. Porque § & # 160177 al menos contempla el asentimiento de la nación o tribu india. … [De ello se deduce que el mero consentimiento del Congreso, por muy expreso y específico que sea, no serviría de nada. Por lo tanto, si § & # 160177 es aplicable… el resultado sería que las tierras de Tuscarora, por imperativas que sean para el proyecto, no podrían ser tomadas en absoluto. [14]

Este dicta inspiró Oneida Indian Nation of N.Y. State v. Oneida Cnty. (1974) ["Oneida yo"], [15] donde la Corte Suprema sostuvo que existía jurisdicción federal sobre la materia para reclamos de tierras indígenas basados ​​en títulos aborígenes y violaciones de la Ley de No Relaciones Sexuales. [16] En Oneida Cnty. contra la nación india Oneida del estado de Nueva York (1984) ["Oneida II"], la Corte Suprema sostuvo que las tribus tienen una causa de acción federal de derecho consuetudinario, no anticipada por la Ley de No Relaciones, para reclamaciones de tierras posesivas basadas en títulos aborígenes, la corte también rechazó las siguientes defensas afirmativas: limitaciones, reducción, ratificación o injusticiabilidad. [17]

Tiempo Oneida II sigue siendo el único juicio final dictado por un tribunal a favor de una tribu que presenta un reclamo de tierras según la Ley de No Intercambio, Oneida yo inspiró docenas de otras reclamaciones de tierras. Después de que las tribus obtuvieron juicios iniciales en algunas de estas reclamaciones, el Congreso reaccionó extinguiendo el título aborigen reclamado y compensando a los demandantes tribales. Estos acuerdos de reclamos de tierras indígenas se recopilan en 25 U.S.C. teta. 19. Por ejemplo, en Consejo Tribal Conjunto de la Tribu Passamaquoddy v. Morton (1st Cir. 1975), después de que el Primer Circuito sostuvo que el gobierno federal estaba obligado a entablar una demanda en nombre de la tribu reclamando el 60% de Maine, el Congreso aprobó un acuerdo de $ 81,5 millones. [18] En el caso de la reclamación de tierras de Narragansett (DRI 1976), el Congreso promulgó un acuerdo después de que el tribunal anuló todas las defensas afirmativas del acusado (laches, estatuto de limitaciones / posesión adversa, impedimento por venta, funcionamiento de la ley estatal y política) y negó la moción del estado de desestimar por motivos de inmunidad soberana e injusticiabilidad. [19] Del mismo modo, en Tribu Mohegan contra Connecticut (D. Conn. 1982), el Congreso aprobó la creación del Mohegan Sun después de que el tribunal rechazó las defensas afirmativas del acusado. [20] Con la tribu Mashantucket Pequot [21] y Wampanoag, [22] el Congreso promulgó un acuerdo antes de que los tribunales tuvieran la oportunidad de emitir fallos.

Elementos

Como se indica en Narragansett, hay cuatro elementos en un reclamo de la Ley de No Relaciones Sexuales.

  1. es o representa una "tribu" india en el sentido de la Ley
  2. las parcelas de tierra en cuestión aquí están cubiertas por la Ley como tierras tribales
  3. Estados Unidos nunca ha consentido la enajenación de la tierra tribal.
  4. la relación de confianza entre los Estados Unidos y la tribu, que se establece mediante la cobertura de la Ley, nunca se ha terminado o abandonado. [23]

Más recientemente, el Segundo Circuito ha declarado:

Para establecer una violación de la Ley de No Relaciones Sexuales, los [demandantes] deben establecer que: (1) son una tribu indígena (2) la tierra en cuestión era tierra tribal en el momento de la transferencia (3) Estados Unidos nunca aprobó la transferencia y (4) la relación de confianza entre Estados Unidos y la tribu no ha terminado. [24]

los Passamaquoddy y Narragansett Los casos, supra, son ejemplos en los que el demandante ha prevalecido a pesar de no ser tribus reconocidas a nivel federal (los Passamaquoddy obtuvieron el reconocimiento federal a través del Acuerdo de Reclamaciones Indígenas de Maine; el Narragansett obtuvo el reconocimiento federal en 1983, cinco años después de la Ley de Liquidación de Reclamaciones de Rhode Island). Aunque la condición de tribu federal es una prueba prima facie del primer elemento, la ley también se aplica a las tribus no reconocidas. [25]

Si la tribu no es reconocida, el acusado puede derrotar el caso prima facie del demandante, ya sea demostrando que los indios no constituían una "tribu" en el momento de la transferencia, o en el momento del litigio, por lo tanto, el acusado puede demostrar que el El demandante no es el sucesor en interés de la tribu cuyas tierras fueron enajenadas ilegalmente. El caso principal en el que el acusado prevaleció sobre este elemento es Mashpee Tribe contra New Seabury Corp. (1er Cir. 1979). [26] Alternativamente, la acción puede ser suspendida hasta que la Oficina de Asuntos Indígenas haga una determinación de estatus tribal (y eventualmente desestimada si la BIA concluye que los demandantes no son los sucesores en interés. [27] Inicialmente se interpretó que Pueblo no lo era " Indios "a los efectos de la Ley de no relaciones sexuales [28], sin embargo, esta posesión fue posteriormente derogada. [29]

Los elementos dados arriba son para una tribu. Estados Unidos, actuando en su calidad de fideicomisario, puede (y ha tenido éxito) iniciar una acción en nombre de una tribu. [30] Al gobierno federal se le otorgó un poder similar para hacer cumplir las disposiciones contra la enajenación de las Leyes de adjudicación. [31] Por el contrario, los indios individuales no tienen derecho a la ley. [32] Esto es cierto incluso si los demandantes individuales intentan certificar una clase de todos los miembros de la tribu que la propia tribu debe demandar. [33]

A diferencia de la Proclamación del Congreso de la Confederación de 1783, la Ley de no relaciones sexuales se aplica a la tierra dentro de los límites de un estado, incluidos los trece originales. [34] El primer circuito en Passamaquoddy y el Segundo Circuito en Tribu Mohegan, supra, sostuvo que la Ley de No Relaciones Sexuales se aplica a todo Estados Unidos, incluidos los trece originales. Ningún acusado ha persuadido a un tribunal de lo contrario.

Sin embargo, el acusado anulará este elemento si el transporte impugnado ocurrió antes de 1790. [35] La Proclamación del Congreso de la Confederación de 1783 puede cubrir los transportes entre 1783 y 1790, pero el único tribunal que lo consideró sostuvo que el Congreso de la Confederación no tenía el poder ni la intención de prohibir el transporte a estados dentro de sus fronteras. [36] La Proclamación Real de 1763 puede cubrir los traspasos entre 1763 y 1783, sin embargo, el único tribunal que examinó dicho traspaso encontró que cumplía con los requisitos de la Proclamación. [37] Por ejemplo, las transmisiones en litigio en Johnson contra M'Intosh (1823) ocurrió el 5 de julio de 1773 y el 18 de octubre de 1775, pero ninguna de las partes de la demanda era indígena. [38]

A través de las políticas de expulsión de indios en el este y la creación de reservas indias en el oeste, el gobierno federal sacó a los nativos americanos de la mayor parte de sus tierras ancestrales. Sin embargo, los ejemplos del Congreso que aprueba una acción estatal que enajenó tierras son raros. El Congreso tendría que aprobar un estatuto con lenguaje expreso, o el Senado tendría que ratificar el tratado que enajena la tierra, para asegurar tal aprobación federal. La opinión adoptada por varios de los acuerdos de reclamaciones de tierras de la India es que el Congreso puede dar su consentimiento a tales traspasos retroactivamente, esta opinión no ha sido probada en el tribunal, aunque es probable que se mantenga porque el poder del Congreso para extinguir el título aborigen sin compensación es plenario.

En Passamaquoddy, supra, el Primer Circuito sostuvo que solo el Congreso, y solo con una declaración clara, puede terminar una relación de confianza federal-tribal, las leyes de los gobiernos estatales son irrelevantes. El Congreso lo ha hecho con varias tribus bajo la política de despido de los indios. Ya que Carolina del Sur contra la tribu indígena Catawba (1986) se ha entendido que la Ley de No Relaciones no protege las tierras de las tribus desaparecidas allí, se consideró que la ley de terminación había activado el estatuto de limitaciones estatal con respecto al reclamo de tierras. [39]

Defensas afirmativas

Los tribunales han considerado y rechazado varias defensas afirmativas a las demandas de la Ley de No Relaciones Sexuales. [40] Sin embargo, hay dos defensas afirmativas que han sido aceptadas por algunos tribunales: la inmunidad soberana del estado y la doctrina equitativa de laches.

La estructura de la Constitución original y el texto de la Undécima Enmienda otorga a los estados inmunidad soberana frente a la mayoría de las demandas [41] existen excepciones: cuando el estado consiente en entablar una demanda cuando el gobierno federal deroga la inmunidad soberana por ley cuando el gobierno federal es el demandante o demandante-interventor y la categoría autorizada por Ex parte joven (1908). En varios casos, los demandantes de la Ley de No Relaciones Sexuales han satisfecho una de estas excepciones. [42] Sin embargo, la Ley de No Relaciones en sí misma no deroga la inmunidad soberana del estado. [43] Además, la autoridad tiene claro que el Ex parte joven no se aplica la excepción. [44] Por lo tanto, los demandantes deben obtener la intervención del gobierno federal o relegarse a demandar a los gobiernos locales y propietarios privados de tierras. [45]

Además, en las acciones contra los estados, los indios no tienen derecho a la presunción de 25 U.S.C. § 194, que se aplica sólo a "personas". [46]

Cuatro jueces disidentes habrían prohibido la acción de las tribus basándose en laches en Condado de Oneida contra la nación indígena Oneida del estado de Nueva York (1985), una pregunta a la que la mayoría no llegó. [17] El Segundo Circuito adoptó la opinión de la disidencia en Cayuga Indian Nation of N.Y. v. Pataki (2d Cir. 2005), y desde entonces ningún demandante tribal ha podido superar esta defensa afirmativa en ese circuito. [47] Cayuga borró una indemnización por daños de $ 247,9 millones, la más grande jamás otorgada bajo la ley.


Ley de no relaciones sexuales


Una ley para prohibir las relaciones comerciales entre los Estados Unidos y Gran Bretaña y Francia y sus dependencias y para otros fines.

Se promulgue, que desde y después de la aprobación de esta ley, la entrada de los puertos y aguas de los Estados Unidos y de los territorios de los mismos sea, y por la presente se prohíbe la misma a todos los buques públicos y buques pertenecientes a Gran Bretaña o Francia. .

. Y si cualquier barco o embarcación pública como se mencionó anteriormente, que no está incluido en la excepción antes mencionada, entra en cualquier puerto o aguas dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos, o de sus territorios, será legal para el Presidente de los Estados Unidos, o cualquier otra persona a la que haya autorizado para tal fin, para emplear la parte de las fuerzas terrestres y navales, o de la milicia de los Estados Unidos, o de sus territorios, según considere necesario para obligar a dicho buque o embarcación a partir. .

SEGUNDO. 2. Que no será lícito para ningún ciudadano o ciudadanos de los Estados Unidos o sus territorios ni para ninguna persona o personas que residan o se encuentren en los mismos, tener relaciones sexuales o proporcionar ayuda o suministros a ningún público. buque o embarcación como se mencionó anteriormente, que, contrariamente a las disposiciones de esta ley, haya entrado en cualquier puerto o aguas dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos o sus territorios y si alguna persona, contrariamente a las disposiciones de esta ley, relaciones con dicho barco o embarcación, o proporcionará cualquier ayuda a dicho barco o embarcación, ya sea para reparar dicha embarcación o para proporcionarle a ella, sus oficiales y tripulación suministros de cualquier tipo o de cualquier manera, .. Todo infractor, perderá y pagará una suma no menor de cien dólares, ni mayor de diez mil dólares y será también encarcelado por un término no menor de un mes, ni mayor de un año.

SEGUNDO. 3. Que a partir del veinte de mayo próximo sea la entrada de los puertos y aguas de los Estados Unidos y sus territorios, y la misma queda prohibida a todos los barcos o embarcaciones que naveguen bajo la bandera de Gran Bretaña o Francia,
o propiedad total o parcial de cualquier ciudadano o súbdito de cualquiera de ellos. Y si algún barco o embarcación navega bajo la bandera de Gran Bretaña o Francia,. después de dicho veinte de mayo próximo, llegará con o sin carga, dentro de los límites de los Estados Unidos o de sus territorios, dicho buque o embarcación, junto con la carga, si la hubiere, que se encuentre a bordo , será confiscado, y podrá ser incautado y condenado en cualquier tribunal de los Estados Unidos o sus territorios, que tenga jurisdicción competente,?

SEGUNDO. 4. Que desde y después del día veinte de mayo siguiente, no será lícito importar a los Estados Unidos o sus territorios, ningún bien, mercadería o mercancía de cualquier puerto o lugar situado en Gran Bretaña o Irlanda, o en ninguna de las colonias o dependencias de Gran Bretaña, ni en ningún puerto o lugar situado en Francia, ni en ninguna de sus colonias o dependencias, ni en ningún puerto o lugar en posesión real de Gran Bretaña o Francia. Tampoco será lícito importar a los Estados Unidos, o sus territorios, desde cualquier puerto extranjero o lugar cualquiera, cualquier bien, mercadería o mercadería cualquiera que sea del crecimiento, producción o manufactura de Francia, o de cualquiera de sus colonias. o dependencias, o ser del crecimiento, producción o fabricación de Gran Bretaña o Irlanda, o de cualquiera de las colonias o dependencias de Gran Bretaña, o ser del crecimiento, producción o fabricación de cualquier lugar o país en posesión real de Francia o Gran Bretaña.

SEGUNDO. 11. Que el Presidente de los Estados Unidos sea, y por la presente se autoriza, en caso de que Francia o Gran Bretaña revoquen o modifiquen sus edictos, de modo que dejen de violar el comercio neutral de los Estados Unidos, para declarar la lo mismo por proclamación: después de lo cual el comercio de los Estados Unidos, suspendido por esta ley, y por la Ley de Embargo y las diversas leyes complementarias a la misma, podrá renovarse con la nación al hacerlo.

SEGUNDO. 12. Que gran parte del. Embargo Act y de las diversas leyes complementarias a la misma, ya que prohíbe la salida de embarcaciones de propiedad de ciudadanos de los Estados Unidos y la exportación de mercancías nacionales y extranjeras a cualquier puerto o lugar extranjero, sea y se deroga la misma, después del 15 de marzo. , 1809, excepto en lo que se refiere a Gran Bretaña o Francia, o sus colonias o dependencias, o lugares en posesión real de cualquiera de ellos.

SEGUNDO. 19. Que esta ley continuará y estará vigente hasta el final de la próxima sesión del Congreso. y no más y que la ley que establece un embargo sobre todos los barcos y embarcaciones en los puertos y puertos de los Estados Unidos, y las diversas leyes complementarias a las mismas, serán, y las mismas quedan derogadas desde y después del final de la próxima sesión. del Congreso.


Batalla de Nueva Orleans

Batalla de Nueva Orleans. Pintura de Eugene Louis Lami, 1839

A lo largo de la costa del golfo, Andrew Jackson estaba ocupado reforzando las defensas. Sin la aprobación del gobierno, invadió la Florida española y tomó Pensacola. En Luisiana, erigió obras de tierra y defensas con fardos de algodón alrededor de Nueva Orleans, preparándose para enfrentarse a los británicos en la batalla. Jackson había construido una posición invulnerable, pero los ingleses se burlaban de él y de su rudo grupo de milicianos fronterizos. Al ordenar un asalto frontal, los estadounidenses se sentaron y esperaron, derribando a unos 2.000 británicos. Sin saberlo, Jackson había obtenido una victoria en Nueva Orleans después de que ya se había firmado un tratado de paz, pero la victoria tranquilizó la ratificación del tratado y el fin de la guerra.

& ldquoPeace & rdquo por John Rubens Smith, 1814


EMBARGO.

De acuerdo con el aviso dado ayer Sr. SMITH, de Maryland. pidió y obtuvo permiso para presentar un proyecto de ley además de la ley, titulado "Una ley que establece un embargo sobre todos los barcos y embarcaciones en los puertos y puertos de los Estados Unidos", y las diversas leyes complementarias a la misma, y ​​para otros fines y se leyó el proyecto de ley y se ordenó la segunda lectura. El proyecto de ley es el siguiente:

Sea promulgado, por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América, en el Congreso reunido, Que durante la vigencia de la ley se ponga un embargo a todos los buques y embarcaciones en los puertos y muelles de los Estados Unidos, a ningún buque de cualquier descripción cualquiera que sea, y dondequiera que esté vinculado, cuyo empleo se limita a la navegación de bahías, sonidos, ríos y lagos, dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos, (paquetes, transbordadores y embarcaciones, exentos de la obligación de dar cualquier fianza, con la única excepción,) podrá salir de cualquier puerto de los Estados Unidos sin haber obtenido previamente una autorización, ni hasta que el capitán o comandante haya entregado al recaudador o inspector del puerto de salida, un manifiesto de toda la carga a bordo, incluidos los artículos de producción o fabricación nacionales, así como las mercancías extranjeras. Y también será deber de los propietarios, agentes, o factores de cada uno de dichos buques, presentar dentro del mes siguiente, al recaudador del distrito de donde partió el buque, un certificado del desembarco de la totalidad de dicha carga en un puerto de los Estados Unidos, dentro de la bahía, sonido, ríos o lagos, a los cuales se limita la navegación de dicha embarcación, firmada por el recolector o agrimensor, del puerto donde se habrá desembarcado la carga.

Segundo. 2. Y además, se promulgue, que si cualquier buque descrito en la siguiente sección anterior, zarpa de un puerto de los Estados Unidos sin una autorización, o antes de que el manifiesto de la carga haya sido entregado al recolector o inspector, en en la forma allí prohibida, o si no se presentará un certificado de desembarque de la carga dentro del tiempo y de la manera en que se establece en el mismo, dicha embarcación y carga serán confiscadas, y el propietario o propietarios, consignatario, agente, factores, cargueros, El capitán o patrón de dicha embarcación, respectivamente, perderá y pagará una suma que no exceda de mil dólares, ni menos de mil dólares: Siempre que nada de lo aquí contenido se interpretará como impedimento o impedimento para el cobro de la multa sobre la fianza otorgada por cada embarcación.

Segundo. 3. Y además se promulgue, Que (atraer la continuación de la ley, poner un embargo sobre todos los barcos y embarcaciones en los puertos y muelles de los Estados Unidos, y de las varias leyes complementarias a las mismas, será el deber del capitán o persona a cargo o mando de cualquier embarcación, piso o bote, destinado a la parte del río Mississippi, que se encuentra entre el límite sur del Territorio de Mississippi, y el río Iberville, si baja por dicho río, para detener en Fort Adams, y si se remonta el río, detenerse en Iberville, y en cada lugar, según sea el caso, entregar a un inspector de la renta, para que sea estacionado allí a tal efecto, un manifiesto de todo el cargamento en a bordo, y también para presentar dentro de los dos meses siguientes al mismo oficial, un certificado de desembarco del mismo en algún puerto del Distrito de Mississippi, y dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos, certificado que deberá ser firmado por el recaudador o uno de los topógrafos de th e Distrito de Mississippi, o si el cargamento será desembarcado a más de treinta millas del lugar de residencia de dicho funcionario, por un juez estatal o territorial, que tenga jurisdicción, en el lugar de dicho desembarco.

Segundo. 4. Y se promulgue además, que si cualquier embarcación, piso o bote, ingresa a esa parte del río Mississippi, como se prescribe en la siguiente sección anterior, sin detenerse y entregar un manifiesto en la forma en que allí se dispone, o si un certificate of the landing of the cargo, shall not be produced within the time and in the manner therein provided, such vessel, flat, or boat, and cargo, shall be forfeited, and the owner or owners, consignee, agent, factors, freighters , master, or skipper, of any such vessel, flat, or boat, shall respectively forfeit and pay a sum not exceeding—dollars, nor less than—dollars.

Segundo. 5. And be it further enacted, That no ship or vessel, having any cargo whatever on board, shall, during the continuance of the act laying an embargo on all ships and vessels in the ports and harbors of the United States, be allowed to depart from any port of the United States for any other port or district of the United States, adjacent to the territories, colonies, or provinces of a foreign nation: nor shall any clearance be furnished to any ship or vessel bound as aforesaid, without special permission of the President of the United States: And if any ship or vessel shall, contrary to the provisions of that act, proceed to any port or district adjacent to the territories, colonies, or provinces of a foreign nation, such ship or vessel, with her cargo, shall be wholly forfeited and if the same shall not be seized, the owner or owners, agents, factors, and freighters of such ship or vessel, shall for every such of-fence forfeit and pay -and the master of such ship or vessel, as well as all other persons who shall knowingly be concerned in such prohibited voyages, shall each respectively forfeit and pay for every such offence, whether the vessel be seized or not.

Segundo. 6. And be it further enacted, That the commanders of the public armed vessels, and gunboats of the United States, shall, as well as commanders or masters of the revenue cutter's and revenue boats be authorized, and they are hereby authorized, to stop slid examine any vessel, flat, or boat, either on the high seas or within the jurisdiction of the United States, which there. may be reason to suspect to be engaged in any traffic or commerce, or in the transportation of merchandise of either domestic or foreign growth or manufacture, contrary to the provisions of this act, or of the act laying an embargo on all ships and vessels in the ports and harbors of tile United States, or of any of the acts supplementary thereto and if upon examination it shall appear that such vessel, flat, or boat, is thus engaged, it shall be the duty of the commander to seize every such vessel, flat, or boat, and to send the same to the nearest port of the United l States for trial.

Segundo. 7. And be it further enacted, That the Comptroller of the Treasury be, and he is hereby authorized to remit the duty accruing on the importation of goods of domestic produce, or which being of foreign produce, had been exported without receiving a drawback, which may have been or may be re-imported in vessels owned by citizens of the United States, and which having sailed subsequent to the first day of October last, and prior to the twenty-second day of December last, may be or have been stopped on the high seas by foreign armed vessels, and by reason thereof have returned, or may Hereafter return into the United States, without having touched at any foreign port or place. And the said Comptroller is likewise authorized to direct the exportation bonds given for foreign merchandise exported with privilege of drawback, in such vessel, and re-exported in the same, in the manner aforesaid, to lie cancelled, the duties on such re-importation being previously paid. and on such other conditions and restrictions as may be necessary for the safety of the revenue.

Segundo. 8. And be it further enacted, That during the continuance of the act laying an embargo on all ships and vessels in the ports and harbors of the United States, no foreign ship or vessel shall go from one port in the United States to another and should any foreign ship or vessel, contrary to this section, go from one port of the United States to another the vessel with leer cargo shall be wholly forfeited, and the owner or owners, agent, factors, freighters, and master of such ship or vessel, shall forfeit and pay a sum not exceeding—dollars, nor less than—dollars.


The War in the Chesapeake

The strategic location of the Chesapeake Bay near the U.S. capital made it a prime target for the British.

Objetivos de aprendizaje

Describe the burning of Washington, D.C. and the subsequent battles of Baltimore and Fort McHenry

Conclusiones clave

Puntos clave

  • The British, in retaliation for the burning of York in Upper Canada, went on an extended raid of the Chesapeake region.
  • The British went up the Chesapeake to attack Washington, D.C., famously burning the White House in 1814. This successful British raid dented American morale and prestige.
  • Having destroyed Washington’s public buildings, including the president’s mansion and the Treasury, the British Army next moved to capture Baltimore, a busy port and a key base for American privateers.
  • The attack on Baltimore and the Battle of Fort McHenry inspired Francis Scott Key to write “The Star Spangled Banner.”

Términos clave

  • Fort McHenry: A star-shaped building in Baltimore, Maryland, best known for its role in the War of 1812, when it successfully defended Baltimore Harbor from an attack by the British Navy in Chesapeake Bay September 13–14, 1814.
  • Francis Scott Key: An American lawyer, author, and amateur poet from Georgetown who wrote the lyrics to the U.S. national anthem, “The Star-Spangled Banner.”

The Chesapeake Bay

The strategic location of the Chesapeake Bay near America’s capital made it a prime target for the British during the War of 1812. Starting in March of 1813, a squadron under British Rear Admiral George Cockburn started a blockade and raided towns along the bay from Norfolk to Havre de Grace.

On July 4, 1813, Joshua Barney, a Revolutionary War naval hero, convinced the Navy Department to build the Chesapeake Bay Flotilla, a squadron of twenty barges to defend the Chesapeake Bay. Launched in April of 1814, the squadron was quickly cornered in the Patuxent River while successful in harassing the Royal Navy, the squadron was powerless to stop the British campaign that ultimately led to the burning of Washington.

The Burning of Washington, D.C.

Burning of Washington D.C.: This drawing shows the capture and burning of Washington, D.C. by the British in 1814. 1876 publication.

The expedition against Washington, led by Cockburn and General Robert Ross, was carried out between August 19 and 29, 1814, as the result of the hardened British policy of 1814. British and American commissioners had convened for peace negotiations at Ghent in June of that year however, Admiral Warren had been replaced as commander in chief by Admiral Alexander Cochrane, with reinforcements and orders to coerce the Americans into a favorable peace.

Governor-in-Chief of British North America Sir George Prevost had written to the admirals in Bermuda, calling for retaliation for destructive American raids into Canada, most notably the Americans’ burning of York in 1813. A force of 2,500 soldiers under General Ross had recently arrived in Bermuda aboard the HMS Royal Oak, three frigates, three sloops, and ten other vessels. Released from the Peninsular War in Europe by British victory, the British intended to use these ships for diversionary raids along the coasts of Maryland and Virginia. In response to Prevost’s request, the British decided to employ this force, together with the naval and military units already on the station, to strike at Washington, D.C.

On August 24, U.S. Secretary of War John Armstrong insisted that the British would attack Baltimore rather than Washington, even when the British Army was obviously on its way to the capital. The inexperienced U.S. militia, which had congregated in Maryland to protect the capital, was routed in the Battle of Bladensburg, opening the route to Washington. After the U.S. government officials fled from Washington, First Lady Dolley Madison remained behind to organize the slaves and staff to save valuables from the British. Although she was able to save valuables from the presidential mansion, both she and President James Madison were forced to flee to Virginia.

Upon arriving, the British commanders ate the supper that had been prepared for the president before they burned the presidential mansion. A furious storm swept into Washington, D.C. later that same evening, sending tornadoes into the city that caused even more damage but finally extinguished the fires with torrential rains. The naval yards were set afire at the direction of U.S. officials to prevent the capture of naval ships and supplies. The British left Washington, D.C. as soon as the storm subsided. The successful British raid on Washington, D.C., dented American morale and prestige.

The Battle of Baltimore

Having destroyed Washington’s public buildings, including the president’s mansion and the Treasury, the British Army next moved to capture Baltimore, a busy port and a key base for American privateers. The subsequent Battle of Baltimore began with the British landing at North Point, where they were met by American militia. An exchange of fire began, with casualties on both sides. General Ross was killed by an American sniper as he attempted to rally his troops. The sniper himself was killed moments later, and the British withdrew. The British also attempted to attack Baltimore by sea on September 13 but were unable to reduce Fort McHenry at the entrance to Baltimore Harbor, due to recent fortifications.

The Battle of Fort McHenry

The bombardment of Fort McHenry: A contemporary rendering of the engagement that provided the inspiration for “The Star-Spangled Banner.”

The Battle of Fort McHenry was no battle at all. British guns and rockets bombarded the fort and then moved out of range of the American cannons, which returned no fire. Admiral Cochrane’s plan was to coordinate with a land force, but from that distance, coordination proved impossible. The British called off the attack and left.

All the lights were extinguished in Baltimore the night of the attack, and the fort was bombarded for 25 hours. The only light was given off by the exploding shells over Fort McHenry, illuminating the flag that was still flying over the fort. The defense of the fort inspired the American lawyer Francis Scott Key to write a poem that would eventually provide the lyrics to “The Star-Spangled Banner.”


1790: “An Act to Regulate Trade and Intercourse with the Indian Tribes”

Section 1. Be it enacted by the Senate and House of Representatives of the United States of America in Congress assembled, That no person shall be permitted to carry on any trade or intercourse with the Indian tribes, without a license for that purpose under the hand and seal of the superintendent of the department, or of such other person as the President of the United States shall appoint for that purpose which superintendent, or other people so appointed, shall, on application, issue such license to any proper person, who shall enter into bond with one or more sureties, approved of by the superintendent, or person issuing such license, or by the President of the United States, in thesum of one thousand dollars, payable to the President of the United States for the time being, for the use of the United States, conditioned for the true and faithful observance of such rules, regulations and restrictions, as now are, or hereafter shall be made for the government of trade and intercourse with the Indian tribes. The said superintendentsshall be governed in all things touching the said trade and intercourse, by such rules and regulations as the President shall prescribe. And no other person shall be permitted to carry on any trade or intercourse with the Indians without such license.No license shall be granted for a longer-term than two years. Provided nevertheless, That the President may make such order respecting the tribes surrounded in their settlements by the citizens of the United States, as to secure intercourse without a license, if he may deem it proper. (https://www.encyclopedia.com/history/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/us-congress-act-regulate-trade-and-intercourse-indian-tribes)

Trade and Intercourse Acts, by year (summarized and abridged)

  1. acquiring lands from Indians through public treaties
  2. licensing traders
  3. Punishment for murder and other crimes against Indians by whites
  4. Employment of Indian Agents
  5. Carrying on of trade equal to tribal wants
  6. Promotion of civilization
  1. prohibited settlement in Indian lands by whites
  2. prohibited employees in Indian affairs from having any interest or concern in trade with Indians
  3. Indians within the jurisdiction of States should not be subjected to trade restrictions
  1. Detailed definition of Indian Country
  2. Prohibited driving livestock on Indian lands
  3. Required passports for persons traveling into Indian country
  4. Punishment of Indians committing crimes outside of their lands through annuities from their tribes

The chart represents a summary of the larger issues covered by the Trade and Intercourse Acts. The acts also sought to begin the process of assimilation of Indians into American society. From the earliest act of July 2, 1790, the U.S. began an assimilation process of “civilizing” the Indians through the application of state and federal laws within Indian lands. This is in effect a re-education of Indians or acculturation into American society by changing the very laws they lived by, in effect changing their culture. When that policy was not effective The Intercourse Act of June 30, 1834, developed further the civilization and educational policy for the Indians and established the original intentions of removal of the tribes west of the Mississippi to Indian Country.

“In that time, from the nature of the country, and of the products raised by them, they can subsist themselves by agricultural labor, if they choose to resort to that mode of life if they do not, they are upon the skirts of the great prairies, where countless herds of buffalo roam, and a short time suffices to adapt their own habits to the changes which a change of the animals, destined for their food, may require. Ample arrangements have also been made for the support of schools in some instances, council houses and churches are to be erected, dwellings constructed for the chiefs, and mills for common use. Funds have been set apart for the maintenance of the poor, the most necessary mechanical arts have been introduced, and blacksmiths, gunsmiths, wheelwrights, millwrights, &c., are supported among them. Steel and iron, and sometimes salt, are purchased for them and ploughs, and other farming utensils, domestic animals, looms, spinning wheels, cards, &c., are presented to them. And besides these beneficial arrangements, annuities are, in all case, paid, amounting, in some instances, to more than thirty dollars for each individual of the tribe and in all cases sufficiently great, if justly divided and prudently expended, to enable them, in addition to their own exertions, to live comfortably. And, as a stimulus for exertion, it is now provided by law that “in all cases of the appointment of interpreters, or other persons employed for the benefit of the Indians, preference shall be given to persons of Indian descent, if such can be found who are properly qualified for the discharge of the duties.
“Such are the arrangements for the physical comfort, and for the moral improvement, of the Indians. The necessary measures for their political advancement, and for their separation from our citizens, have not been neglected. The pledge of the United States has been given by Congress, that the country destined for the residence of this people, shall be forever “secured and guaranteed to them.’ A country, west of Missouri and Arkansas, has been assigned them, into which the white settlement are not to be pushed. No political communities can be formed in that extensive region, except those which are established by the Indians themselves, or by the United States for them, and with their concurrence. A barrier has thus been raised, for their protection against the encroachments of our citizens, and guarding the Indians, as far as possible, from those evils which have brought them to their present condition. Summary authority has been given by law, to destroy all ardent spirits found in their country, without waiting the doubtful result and slow process of a legal seizure. I consider the absolute and unconditional interdiction of this article, among these people, as the first and great step in their amelioration. Half-way measures will answer no purpose. These cannot successfully contend against the cupidity of the seller, and the overpowering appetite of the buyer. And the destructive effects of the traffic are marked in every page of the history of our Indian intercourse.”

The Trade and Intercourse Acts, while setting into law by the United States, were generally ignored by questing Americans who moved westward toward greater freedom and opportunity. As well, the United States was not always diligent in adhering to the letter of the laws as white settlement of Indian lands and murdering of tribes was ignored, while Indians who made lesser acts like thievery from whites were dealt with extremely harshly. In the Intercourse Act of 1834 we see the origins of an assimilation program by the federal government. The integration of Indians into American society through education in jobs where they can gain employment in the United States presents the initial stages of an assimilation program meant to help integrate Indian peoples.

The assimilation program of the United States begins the process whereby Indians are to be civilized and therefore saved from their savage and non-christian lifeways. That is the argument which appears in most of the early justification of civilizing acts. It is the policy which, before being fully crystallized, attempts to use force to make the Indians stop living as Indians, by kidnapping children from their homes and making them attend boarding school where they may never again see their families, or by training tribes of people to subsist on farming, within the worst lands and using unfamiliar methods. The assimilation program failed at every stage within every new generation of politicians to produce assimilated peoples and so the U.S. government continue to modify its methods to great effectiveness. Assimilation is the central principle behind the justification for the elimination of Indian rights. It is a false justification because assimilation-ness assumes that Indian rights are lost once a person stops living in the Indian way, that culture equates with legal and political rights. The United States exploited this assumption and changed the policies and definitions of what it took to be an Indian until the Indian people appeared to be assimilated and thus undeserving of further Indian rights, rights which they inherited from their ancestors who signed the treaties. Therefore assimilation is an important concept which we will follow through the chapters parallel with land and sovereignty rights.

The Indian Removal Act of 1830, Provided for the removal of the Cherokees west of the Mississippi, to “Indian Country”. This act set into motion the general policy of the United States of the removal of Indian Tribes from regions to be claimed by White Americans. However, the Cherokees challenged this law in the Supreme Court, Nación Cherokee contra Georgia. On March 18, 1831, Chief Justice John Marshall delivered a decision where he found that The Cherokees formed “a distinct political society, separated from others, capable of managing its own affairs and governing itself”, that the relations of the Cherokees to the United States was not one of a “foreign state” but something different. Justice Marshall said that the Cherokees were capable of maintaining the relations of peace and war and of being responsible for violations of their political engagements as recognized by the treaties. Finally, that Indians were members of “domestic dependant nations” that the Indian nations were in “a state of pupilage. Their relation to the United States resembles that of a ward to his guardian.”[i] Cherokee Nation did not deliver a victory for the Cherokees and appeared to support President Jackson’s removal policy. The Cherokees challenged again in Worcester contra Georgia (March 3, 1832), where they won the decision allowing them to remain in Georgia. Georgia ignored the court’s decision, and with the support of President Jackson, the Cherokees were forced on the Camino de las lágrimas. Thus, herein is an example of how the United States ignored its own laws that were purported to support Indian land-claims.

The divesting of the Indian owned lands was accomplished through a series of laws and policies, all of which the federal government reasoned, were to help, free or otherwise aid the Indians in their plight. What the federal legislation actually did was manage to divest the Indians of their lands, their rights, their sovereignty, and their identities. Several times, the Senators and Congressmen called their new policies “an experiment.”[ii] The results of these experiments were the elimination of aboriginal title and the nearly complete disempowerment of Tribal Nations.

In this manner, well before the United States held sole claim to the Oregon Territory of the south, Tribal nations were divested of their rights, without their knowledge, without consultation, without their approval, and without a right to accept or deny any of these laws and policies after being occupied for decades by American settlers. Settlers ignorant of the rights of the tribes, uncaring of their effect on the tribes, took land under what has been called manifest destiny. Never an official policy, Manifest Destiny in light of the series of laws divesting tribes of their sovereignty appear to me to be a way to ignore the actions of the federal government and to blame instead American settlers for their whimsical religious dreams of a better life, wealth and happiness.

[i] Tyler, S. L. (1973). A History of Indian Policy. Washington, D.C., United States Department of the Interior, Bureau of Indian Affairs.

[ii] Discovery meant the first European to set foot on the soil, make some measurements of the geography, and making statements formally claiming the “newly” discovered land.

pp 19, clearly the “new lands” were not new to the indigenous peoples, only to Europeans.

Pp 20, Cohen, Felix. “Original Indian Title,” Minnesota Law Review December 1947. De Indis II, De Indis III.

Pp 20-21. Cohen, Felix. “Original Indian Title,” Minnesota Law Review December 1947.

Pp 21. Cohen, Felix. “Original Indian Title,” Minnesota Law Review December 1947.

[vii] United States Constitution Article 1, section 8, Paragraph 3 (emphasis added).

[viii] Brophy, W. A. and S. D. Aberle (1966). The Indian: America’s Unfinished Business, Report of the Commission on the Rights, Liberties and Responsibilities of the American Indian. Norman, University of Oklahoma Press.

[ix] United States Constitution, Article 2, section 2, Paragraph 2.

[x] Ordinance for the Regulation of Indian Affairs, August 7, 1786, 1 st paragraph.

[xii] Brophy, W. A. and S. D. Aberle (1966). The Indian: America’s Unfinished Business, Report of the Commission on the Rights, Liberties and Responsibilities of the American Indian. Norman, University of Oklahoma Press.

[i] Prucha, F. P. (1986). The Great Father: The United States Government and the American Indian. Lincoln, University of Nebraska Press.

[ii] Washburn, W. E. and Mexico. (1975). The Assault on Indian Tribalism : The General Allotment Law (Dawes Act) of 1887. Philadelphia, Lippincott.

A version of this essay was a chapter of my dissertation completed in 2007, which was eventually taken out of the dissertation to make room for more relevant chapters. I have lectured about the impact of the Trade and Intercourse acts for years.


Ver el vídeo: Historia prohibida del Sexo Documental Antigüedad