Batalla de Talas 751 - Abbasid - Documental de la guerra de Tang

Batalla de Talas 751 - Abbasid - Documental de la guerra de Tang

Hay ciertas batallas históricas, que tuvieron muy poca influencia de inmediato pero cambiaron las cosas a lo largo de los siglos. La batalla de Talas entre el califato abasí y el imperio chino Tang en 751 es un buen ejemplo de tal conflicto. Cambió la perspectiva religiosa de Asia Central a medida que el budismo fue expulsado lentamente y el Islam tomó su lugar, fue crucial para cambiar la fe de las tribus turcas. Más tarde, los turcos selyúcidas se trasladaron a Occidente, y esa fue una de las razones de las Cruzadas. Los historiadores también piensan que esta batalla fue importante para el Renacimiento, ya que la fabricación de papel llegó a Europa después de ella.

Apóyanos en Patreon: http://www.patreon.com/KingsandGenerals o Paypal: http://paypal.me/kingsandgenerals

Agradecemos a nuestros patrocinadores que hicieron posible este video: Matthew Levy, Rene Malmgren, Ibrahim Rahman, Koopinator, Daisho, Łukasz Maliszewski, William Fluit, Juan Camilo Rodriguez, Murray Dubs, Félix Gagné-Dion, Fahri Dashwali, Kyle Hooton, Dan Mullen, Mohamed Thair, Pablo Aparicio Martínez, Iulian Margeloiu, Chet, Nick Nasad, Jeyares, Amir Eppel, Thomas Bloch, Uri Sternfeld, Georgi Kirilov, Mohammad Mian, Brian Crane, Muramasa, Gerald Tnay, Hassan Ali, Richie Thierry, David O'Hare, Christopher Commins, Chris Glantzis, William Pugh, Stefan Dt, indy, Bashir Hammour, Mario Nickel, RG Ferrick, Moritz Pohlmann, Russell Breckenridge, Jared R. Parker, Kassem Omar Kassem, AmericanPatriot, Robert Arnaud, Christopher Issariotis, John Wang, Joakim Airas, Nathanial Eriksen, Joakim Airas, Chuan Kit Kee, John Padalis, Raphaël Dordeins, Donovan Moore, Howie Truong, Chuan Kit Kee, Håvard Siegel Haukeberg, ccplz, Tepes Obrejac, Jon, Emil Johansson, Patrick Riordan, Marc Kuiper, Qamil Lita, Jack Roelofs, Fernando Henrique, iMattyz, Rbj, Frat, The Noob Game Developer, Jacob Filmer, Travis Tiffany, Andreas Ekström, Zachary Marhal, Tomás Cortés Benjumea, Mensur Hamzic, Maxwell Gaughran, Kristofer Eriksson, Dave Ormsby, Aaron Snakenberg, Razen Alsuwaihel, Scott Buster, Erik W Thurnher, Tim Taylor, Aldo Schepis, Umar Farooq, Shaduf, Thij van den Brink, Jeff Sweetin, Elias Macias, Mark Daly, Michael Martin, Seth Pikaart, Belisarius Imperator, Sandeep Murthy y Zadik.

El guión fue desarrollado por nuestro amigo Gumru M. Su ayuda con la investigación fue fundamental para este documental.

Este video fue narrado por nuestro buen amigo Officially Devin. Echa un vistazo a su canal para ver algunos Let's Plays increíbles. https://www.youtube.com/user/OfficiallyDevin

Las Machinimas para este video son creadas por un amigo más: Malay Archer. Echa un vistazo a su canal, tiene algunas de las mejores machinimas de Total War jamás creadas: https://www.youtube.com/user/MathemedicUpdates/videos

✔ Patreon ► https://www.patreon.com/KingsandGenerals
✔ PayPal ► http://paypal.me/kingsandgenerals
✔ Contracción ► https://www.twitch.tv/nurrrik_phoenix
✔ Twitter ► https://twitter.com/KingsGenerals
✔ Facebook ► https://www.facebook.com/KingsGenerals
✔ Steam ►http: //steamcommunity.com/id/nurrrik

Inspirado en: BazBattles, Invicta (THFE), Epic History TV, Historia Civilis y Time Commanders

Machinimas hechas en Total War Attila, usando Machinimas hechas en el motor Total War: Attila usando el gran mod Medieval Kingdoms.

Producción musical cortesía de Epidemic Sound: http://www.epidemicsound.com

Canciones utilizadas:
Johannes Bornlöf: un verdadero maestro
Johannes Bornlöf - Bárbaros
Johannes Bornlöf - El exilio antes que el deshonor
Johannes Bornlöf - Inmóvil como la montaña
Rannar Sillard - Deathmatch 3


Batalla de Talas

A medida que el sol de mediados de año trascendía los tramos de nivel del norte de Transoxiana, aparecieron figuras que se perfilaban contra el cielo de la mañana. El suelo se estremeció cuando las fuerzas armadas del califato abasí y el imperio Tang de China caminaron a lo largo de las orillas del canal de Talas. Lo que comenzó como un concurso de boondocks se convirtió en un choque local que actualmente se resolverá en la primera línea, muy cerca. La guerra estaba por venir, y ahora estaba aquí ... Tras la desaparición del Profeta Muhammad, la rapidez del éxito árabe fue completamente asombrosa.

En menos de veinte años, al Imperio Romano de Oriente se le negaron sus propiedades en el Medio Oriente, y el Imperio Sasánida fue derrotado por completo. En cualquier caso, más allá del exterior, Asia Central era mucho más difícil de reprimir, en ese punto asentada por grupos étnicos iraníes inactivos, separados en varios pequeños reinos, territorios y ciudades-estado, al igual que los clanes turcos serpenteaban por las estepas y los campos entre las ciudades metropolitanas focos. En lugar de luchar contra un enemigo solitario, las fuerzas armadas árabes necesitaban disminuir a los estados sin importancia individualmente, enfrentando obstrucciones decididas y luchando con rebeliones y desgracias regulares durante los siguientes 50 años. que vio el arreglo de Qutayba ibn Muslim como líder legislativo de Khorasan, un brillante supervisor y oficial militar, que fue capaz de hacer grandes avances, y a través de estrategias inteligentes para alistar a los iraníes del vecindario en su ejército, al igual que incorporar a una parte de los gobernantes triviales en la estructura de fuerza del Califato, tenía la opción de conciliar increíblemente el distrito, del cual Transoxiana era de la más destacada importancia.

Estos fueron los terrenos más ricos del planeta durante épocas pasadas, debido al amplio intercambio con China, generalmente en seda y jade, y con Europa, en mercancías, por ejemplo, oro, pieles, néctar y marfil de morsa, lo que convierte a Transoxiana en una de las más importantes. las regiones más deliberadamente significativas de la tierra. Sin embargo, con estas adquisiciones regionales, el Califato entró en el círculo de entusiasmo del Imperio Tang de China. Durante algunos siglos, China hizo sentir su calidad en Asia Central, y durante el gobierno del emperador Tang Xuanzong, el deseo hacia el oeste se desarrolló a gran escala. Xuanzong fue un gobernante constante y afilado a quien, con la ayuda de sus conocidos tres cancilleres, se le atribuye haber llevado a la China Tang al cenit de la cultura y la fuerza.

Más sobresalientemente, sus cambios militares vieron la suplantación del Sistema Fobbing con el Comando Militar Jiedushi. Unas fuerzas armadas de reclutas gigantes y derrochadores fueron suplantadas por un cuerpo de voluntarios aburrido y multicultural, lo que permitió al Imperio Tang reunir una fuerza armada competente de 500.000 en tan solo un par de años. Estos cambios fueron los que impulsaron a los chinos hacia el empuje occidental. A pesar del hecho de que las fuerzas armadas de Tang de vez en cuando vagaban excesivamente al oeste más allá de la cuenca del Tarim, se enviaron mediaciones militares poco comunes para calmar a los insignificantes gobernantes y gobernantes de Asia Central.

En cualquier caso, fue generalmente a través de sólidos lazos monetarios y políticos que China estableció una firme tracción en el distrito, que perduró incluso después de la victoria de los omeyas, con varias ciudades-estado procediendo a enviar refugios internacionales a China, volviéndose jactanciosas, en general. títulos emblemáticos del Emperador. Esta dependencia de la & # 8220delicada fuerza & # 8221 y la base de los acuerdos económicos, al igual que los protectorados ostensibles y los barcos vasallos, facultaron al Imperio Tang para mantener un impacto sólido en Asia Central sin el requisito de una victoria militar. A partir de ahora, el mayor peligro para China & # 8217s hacia las aspiraciones occidentales fue el asombroso Imperio Tibetano que efectivamente puso a prueba el poder de los Tang sobre la Cuenca del Tarim, una tierra generalmente desértica # 8217s no manchada con ciudades metropolitanas y áreas urbanas deliberadamente significativas a lo largo La ruta de la seda.

El significado militar de estos manantiales del desierto metropolitano fue igualmente crítico, visto por los chinos como el & # 8220Pasaje hacia las Regiones Occidentales & # 8221 que los ejércitos imperiales podrían atravesar para llegar a Asia Central. Además, los uigures turcos hacia el norte también representaron un peligro notable para los intereses de Tang en este período, pero a través de una estrategia cautelosa, reconocimientos y cambios de Xuanzong & # 8217, para el 728 d.C. los chinos descubrieron cómo establecer la autoridad total sobre esta área crucial. Fue durante esta temporada de combinación de Tang en la inmensa cuenca del Tarim cuando las implacables fuerzas armadas omeyas se dirigieron hacia el este, hacia Asia Central. La intensidad del Califato fue con el objetivo final de que tuvieran la opción de derrocar a un líder sogdiano del Principado de Ferghana defendido por China e introducir un sistema de maniquíes, directamente en la puerta del Imperio Tang. En cualquier caso, el predominio omeya, que rara vez se probó anteriormente, se encontraría a su altura, ya que el Imperio Celestial se movió para sofocar militarmente el desarrollo árabe.

Un poder de mediación de 10,000 soldados caminó hacia la Ferghana controlada por los islámicos, aplastando efectivamente al gobernante del maniquí omeya, antes de masacrar a tres ciudades sogdianas enteras como disciplina, y restablecer el sistema favorable al chino en la sede de Ferghana. El Califato reaccionó alineándose con el Imperio tibetano y el Turgesh Khaganate, y solo un año después, un poder consolidado golpeó el este, con la intención de aniquilar las & # 8220Cuatro guarniciones de Anxi & # 8221, desde donde los Tang controlaban la cuenca del Tarim. Este ataque, de ser fructífero, "habría inhabilitado a China" hacia el deseo militar occidental ... Pero los chinos lograron una gran paliza a los omeyas en la ciudad de Aksu, destruyendo totalmente a sus fuerzas armadas. Como consecuencia de la lucha, los clanes Turgesh, hace algún tiempo asociados a los omeyas, intercambiaron su fidelidad y enviaron asaltos desde el norte, mientras la fuerza armada Tang avanzaba contra el Califato desde el este, sacando con éxito a los árabes de Transoxiana. & # 8220Nunca más & # 8221, la idea china, los árabes tendrían la opción de inmiscuirse en los asuntos de la administración Tang. Mientras los omeyas realizaban intentos restringidos para restaurar su estándar en las regiones orientales perdidas, su centro fundamental se movió hacia el oeste, lejos del distrito, y con esto se hizo un vacío de fuerza que permitió a la Casa de Abbas reunir gradualmente una calidad inconfundible en el lejano fuera, pero un lugar significativo de Khorasan.

En las décadas resultantes, los abasíes encantaron minuciosamente a los omeyas, reclutando adeptos de la población local descontenta y confiscada, elevando inevitablemente el nivel de malestar. La revuelta se extendió rápidamente bajo la iniciativa militar de Abu Muslim, un oficial en la administración de los abasíes, cerrando el círculo con el triunfo en la batalla de Zab, que terminó con éxito el gobierno omeya y provocó el decreto del primer califa abasí. Con la mayor parte de su base de influencia situada en Persia, el nuevo sistema trasladó su concentrado militar hacia el este, percibiendo la importancia de las tierras extraordinariamente ricas de Transoxiana. Sea como fuere, el astuto Emperador Xuanzong hizo un mal uso de la inestabilidad dentro del Califato durante los tres años de Revolución Abbasida, al enviar un asalto en tres frentes.

Esta vez, sea como fuere, se pidió a las fuerzas armadas Tang que construyeran una tracción militar firme en Asia Central. Con el general coreano Gao Xianzhi en orden, el emperador esclavizó a los socios deliberadamente importantes del Tíbet, desintegrando su esencia en el territorio y vasallando alrededor de 72 ciudades estado en los importantes distritos accidentados del Pamir y el Hindukush. Con estos avances, los chinos actualmente probaron legítimamente a los abasíes en busca de autoridad sobre Asia Central. En la lucha, lo que desencadenó la disputa entre los dos reinos fue un debate vecinal entre los reinos triviales de Ferghana y Chach. El señor de Ferghana, que había estado bajo un impacto sustancial chino durante 35 años, se acercó a sus señores en busca de ayuda. Gao miró sus llantos por ayuda y se movió para oprimir el reino de Chachean.

La ciudad capital fue bloqueada y el general Tang garantizó que era la entrada mejor protegida ... Pero una vez que el señor reconoció su consentimiento y abandonó el bienestar de los divisores de su ciudad, fue engañosamente capturado y decapitado. Su hijo, sin embargo, se escapó y descubrió cómo informar al líder legislativo abasí de Khorasan, solicitando ayuda militar. Al detectar la posibilidad de reunir sus poderes y disminuir el impacto de Tang, los abasíes reunieron a sus soldados y salieron de Merv. En tránsito, las fortificaciones de partes de Tujaristán, que aún estaban bajo el control del Califato, fueron llamadas a unirse a la fuerza armada primaria. Mientras avanzaban hacia Samarcanda, Ziyad ibn Salih, un anterior jefe legislativo omeya de Kuffa, se reunió con su orden imprevisto y esperado de toda la fuerza armada, procediendo con la caminata hacia el este, decidido a restablecer la fuerza islámica desposeída durante mucho tiempo, a las estepas de Asia Central ... Los dos ejércitos se dispusieron en la llanura cercana al arroyo Talas, no muy lejos de la ciudad del mismo nombre.

Los registros de la pelea varían enormemente, sin embargo, como lo indican los indicadores más firmes de los investigadores actuales, Ziyad instruyó a hasta 40,000 soldados. Puso toxofilita en el frente, con unas pocas filas de lanceros simplemente detrás, y una mezcla de guardabosques sustanciales y ligeros en cada flanco, como un inesperado de fuerza montada ligera junto a su propio protector vigorosamente reforzado imprevisto disponible para más adelante. Luego, Gao salió al campo con 30.000 soldados. Reflejó el arreglo abasí, con sus ballesteros en el frente mezclados con la toxofilita habitual sostenida por lanceros Tang intensamente cubiertos defensivamente en el interior, y jinetes soldados contratados por migrantes en cada flanco, mientras que el Ferghana imprevisto y sus propios protectores estaban más atrás. Mientras los buitres se cernían sobre ellos, los dos comandantes reflexionaron circunspectamente sobre sus movimientos. Lo que ocurrió a continuación implica bromas, sin embargo, como lo indica un registro, Gao solicitó a su división de tiro hacia adelante para probar las deficiencias en la línea Abbasid.

Ziyad reaccionó y siguió un conciso intercambio de disparos. Debido a la prevaleciente innovación de cohetes, los ballesteros Tang ganaron en poco tiempo y los arqueros abasíes se vieron obligados a retroceder. ¡Gao rápidamente pidió a sus lanceros que avanzaran! El administrador Tang dependía, no solo porque, del Imperio & # 8217s por todas partes penetraron soldados competentes. Los árboles temblaron cuando la importante infantería china entrenada avanzó como una sola, apiñada en una disposición apretada. No muy lejos, los soldados de la fortuna montados seguían al lado de la infantería. Ziyad empujó a su infantería matemáticamente inigualable hacia adelante, planeando obstaculizar el desarrollo del enemigo y dar a sus propios guardabosques más espacio para moverse. ¡Cuando el agujero se cerró, los soldados en cualquier línea agarraron sus armas y se prepararon para dominar! Cuando los militares restrictivos se entrelazaron, cortándose y hiriéndose unos a otros, la fragancia de la sangre llenó el aire de inmediato. Mientras tanto, Gao señaló a su fuerza montada en los flancos para avanzar trotando y rodear a la infantería abasí.

Ziyad envió rápidamente sus divisiones de guardabosques ligeros y sustanciales hacia adelante para reducir el peso de su infantería y rechazar el desarrollo chino. En el medio, los lanceros Tang mejor cubiertos defensivamente empujaron a sus compañeros hacia atrás, su desarrollo presionado demostró ser viable contra los lacayos abasíes. En los flancos, los guardabosques más pesados ​​de Ziyad dejaron boquiabiertos a los jinetes migrantes, pero los mercenarios de Gao se mantuvieron firmes incluso con un ataque de un poder enemigo predominante. En ese momento, el gobernador de Samarcanda envió sus provisiones, ¡con la intención de romper el estancamiento! Pidió a sus guardabosques que se concentraran en los rápidos flancos de la infantería china. Sin embargo, Gao, en el ínterin, movió su propio asalto al campo, desacreditando los esfuerzos de su adversario. Los dos ejércitos coordinaron la calidad del otro y ninguno de los dos flaquearía. La somnolencia, en cualquier caso, fue lo que a la larga obligó a los dos administradores a retirarse y descansar a sus soldados.

Se produjo un impasse comparativo durante dos días más, con conflictos inconsistentes y conflictos frontales, pero ninguna de las partes tuvo la opción de hacer grandes aumentos. El otro registro de la pelea, sin embargo, afirma que las dos fuerzas armadas permanecieron en los arreglos de la pelea. durante cuatro días sin conectarse entre sí. Tal vez ninguno de los bandos necesitaba arriesgarse a perder su ejército, consciente de que se necesitaría un período de tiempo significativo para obtener fortificaciones en esta lejana área salvaje. Sin embargo, tal vez sin que Gao lo supiera, antes de la pelea, Ziyad había establecido contacto con un imprevisto de uno de los clanes de Turkic Karluk, que vivía en las estepas más al este, alistándolos en sus posiciones. A medida que llegaban pequeñas reuniones de jinetes durante dos o tres días, el líder musulmán los escondió en la hierba alta sobre el canal de Talas. En ese momento, en el quinto día de la pelea, ¡Ziyad se dio cuenta de que estaba preparado! Pidió a sus arqueros y lanceros que avanzaran, con la fuerza montada siguiéndola no muy lejos.

Los abasíes progresaron a un ritmo sólido, mientras que Gao hizo que sus soldados avanzaran gradualmente hasta situarse en posición. Los contingentes de disparos de las dos fuerzas armadas comenzaron a intercambiar descargas de rayos, y los chinos mejoraron a sus socios musulmanes. ¡La tierra gimió cuando la masa de tropas abasíes avanzó para enfrentarse al enemigo de frente! Cuando la infantería en el medio entró en conflicto, las divisiones de guardabosques en los flancos extendieron sus líneas, intentando derrotarse entre sí. En cualquier caso, en poco tiempo, los guardabosques abasíes descubrieron cómo llevar a los soldados montados chinos a una feroz pelea estática, ya que los combatientes contratados itinerantes de Gao no podían fingir una retirada sin descubrir los flancos de la infantería en el interior. & # 8221 en cualquier caso, con casi la totalidad de sus soldados reunidos, intentaron frenéticamente formar una línea con hombres de sus propios séquitos.

Minutos después del hecho, los rayos del este comenzaron a volar sobre sus cabezas. Con el arroyo Talas detrás de ellos, los jinetes Karluk cargaron de cabeza hacia el flanco de Gao & # 8217. La confianza de las tropas Tang de la izquierda se rompió y muchos intentaron escapar, temiendo un cercado. Ziyad pidió a sus hombres que siguieran adelante, sin ningún deseo de permitir que el enemigo se escapara. El gobernador de Samarcanda se burló del oficial Tang y ahora los soldados chinos comenzaron a caer por millares, mientras la fuerza armada abasí avanzaba a través de sus desarrollos. Como no quedaban muchos supervivientes, Gao solicitó una retirada ... Sin embargo, fuentes chinas cuestionan este resultado, afirmando que no fue la estrategia y las estrategias del jefe de Ziyad las que ganaron el día. O tal vez, el registro Tang de la pelea afirma que los soldados contratados por Karluk no estaban sobre la vía fluvial, pero en realidad estaban bajo la orden de Gao, culpándolos por la destrucción, después de que intercambiaron engañosamente lados en medio de la pelea y asaltaron. de los dos flancos. En la remota posibilidad de que esto fuera válido, los 10,000 infantes de Gao constituían solo el 33% de la fuerza armada Tang y no tendrían forma de enfrentarse a 20,000 Karluks.

En cualquier caso, de hecho, es casi seguro que tanto la fuerza armada Tang como los abasíes tenían contingentes de Karluks en sus posiciones, y que Ziyad descubrió cómo enviar un asalto inesperado el día más reciente de la pelea. Cualquiera que sea el caso, de las 30.000 tropas Tang que lucharon en Talas, solo perdura un poco. En las secuelas de la Batalla de Talas, la magnitud de su resultado no quedó rápidamente clara. Deliberadamente, la pelea fue un empate estratégico. Los arreglos de Gao para una intrusión recargada nunca sucedieron como se esperaba, ya que el Imperio Tang retiró brevemente a una gran parte de sus soldados hacia el este para manejar la agitación en desarrollo en el norte y sur de la nación, al igual que las invasiones tibetanas que se enfocaron más en el Imperio. Entonces, se terminó la extensión oriental del Califato. Si bien los abasíes podrían hipotéticamente exprimir su posición favorable después de un triunfo tan devastador, en ese momento sus líneas flexibles aún no estaban completamente resueltas, de esta manera enviar una enorme fuerza armada al este no habría sido un movimiento juicioso. Por lo tanto, la franja abasí-china se equilibró. En cualquier caso, la batalla de Talas parece haber pasado desapercibida en gran medida por los registradores chinos y abasíes contemporáneos. Por cierto, tuvo resultados significativos. El Imperio chino ya no estaba en situación de inmiscuirse en Asia Central, lo que implicaba que, tras su triunfo, los abasíes estaban allí para quedarse. Y teniendo en cuenta que la población turca y persa de Asia Central no cambió en absoluto al Islam directamente después de la pelea en 751 d.C., al expulsar a los chinos no había, en este punto, un estabilizador de la presencia musulmana, lo que permitió los abasíes para extender constantemente su impacto sobre los desiertos, montañas y estepas de la zona. En los siguientes 250 años, la mayor parte de los antiguos clanes budistas, hindúes, zoroástricos y cristianos nestorianos de Asia Central se habían vuelto musulmanes.

Sea como fuere, quizás en general críticos de todos, entre los detenidos capturados después de la pelea, había artesanos chinos, dotados en la especialidad de producción de papel. En poco tiempo, las plantas de papel aparecieron en lugares metropolitanos musulmanes de Oriente Medio y, durante los próximos cientos de años, la innovación se extendió también a Europa, impulsando los avances en la ciencia y la filosofía religiosa. Además, con el avance del comercio, la industria y las expresiones humanas, la distinción del Califato se extendería por todo el mundo conocido, bajo el banderín de los Abbasíes & # 8230


La batalla de Talas

Click para agrandar
los batalla de Talas tuvo lugar en julio de 751 cerca de la actual Taraz en Kazajstán entre Táng China y el califato árabe abasí. Las fuentes escritas sobre la batalla son muy escasas, pero se cree que enfrentó a más de 20.000 soldados chinos contra más de 10.000 soldados árabes. Cada lado tenía un número impreciso de aliados locales. En el mapa de la página 28 de El Imperio Celestial, el lugar de la batalla corresponde al extremo sur de la provincia de Transoxiana, cerca de la frontera con Sogdiana.

Esta batalla es sorprendentemente poco conocida en Occidente, pero ha marcado el final de la expansión hacia el oeste de China, estableciendo una marca más occidental que ningún estado chino ha logrado alcanzar desde entonces.

Esta batalla tiene también una importancia cultural y religiosa fundamental: marca el inicio de la islamización lenta pero constante de Asia Central, un proceso que ha tardado unos 1.000 años en completarse, pero que ha dejado su huella en lo más profundo de China: la minoría Huí. nunca hubiera existido si la Ruta de la Seda no hubiera caído bajo la influencia musulmana después de la batalla de Talas.

Fondo
Táng China y el califato árabe abasí eran las dos superpotencias del siglo VIII d.C. pero, al igual que Estados Unidos y la URSS en la segunda mitad del siglo XX, habían evitado la confrontación directa. Al igual que los EE. UU. Y la URSS, nuevamente, cada uno de ellos estaba sin embargo aliado con una serie de pequeños estados amortiguadores ubicados en la Ruta de la Seda, la principal fuente de ingresos externos tanto para China como para el imperio árabe.
El imperio Táng (en amarillo en el mapa de arriba) estaba realmente formado por dos territorios principales: China propiamente dicha al este y Xīyù al oeste, unidos por una franja de tierra muy estrecha, el Corredor Héxī, que estaba bajo constante amenaza. del imperio tibetano. La propia Xīyù era mucho más un protectorado que una provincia real, a pesar de que tenía un gobernador militar chino y una fuerte presencia militar.
En cualquier caso, Talas, donde se reunieron los imperios chino y árabe, estaba muy lejos tanto de China como del corazón árabe, y solo se podía llegar viajando a través de tierras áridas y abrasadoras (especialmente en julio).

La batalla
Los acontecimientos que llevaron a la batalla son bastante triviales: dos familias aristocráticas se disputaron la sucesión al trono en una de las ciudades-estado controladas por los chinos en Xīyù. O, según otras fuentes, dos reyezuelos de dos ciudades-estado vecinas en Xīyù se pelearon entre ellos. Cualquiera que sea la versión que sea cierta, el hecho es que el gobernador chino de Xīyù intervino en nombre de una de las partes, decapitó a los miembros prominentes de la otra parte y saqueó su tesoro. Esto fue visto como bastante poco caballeroso por los miembros sobrevivientes del partido agraviado, quienes pidieron ayuda a los árabes. Este último obedeció enviando un gran ejército. Desafortunadamente, los detalles de la batalla en sí son muy, muy escasos (incluso se desconoce la ubicación exacta). Aparentemente, los chinos estaban cansados ​​y sedientos en medio de la batalla, sus aliados turcos cambiaron de bando, lo que resultó en una derrota masiva de China.

Secuelas
A pesar de la fuerte derrota china, los árabes no aprovecharon su ventaja debido a los problemas internos en el corazón árabe que requirieron que las tropas fueran devueltas. Los chinos intentaron aprovechar este respiro para reconstruir su poder militar en Xīyù, pero la Rebelión de Ān Lùshān de 755-763 puso fin definitivamente a estos planes. No sería hasta bajo el Qīng, aproximadamente 1.000 años después, que el imperio chino reconquistó sus regiones occidentales.
Un efecto secundario de la batalla de Talas fue que, entre los muchos prisioneros de guerra chinos, había muchos fabricantes de papel que fueron llevados a Samarcanda, donde se les ordenó que enseñaran su artesanía. Como resultado, Samarcanda se convirtió en un floreciente centro de fabricación de papel de Asia Central y del mundo musulmán. El escenario en el que (¡ay!) No llegó El Imperio Celestial trataba de que estos fabricantes de papel chinos tuvieran que huir de Samarcanda y regresar a China sin ser atrapados.


Batalla de Talas 751 - Abbasid - Guerra Tang [Se muestran ambos relatos de la batalla]

Dato curioso: el general Tang, Gao Xianzhi, era descendiente de Goguryeo. Más tarde fue ejecutado durante la primera etapa de la rebelión de An Lushan.

probablemente no sea muy divertido para el

Estos son algunos de mis videos favoritos para ver. YouTube es el pornhub para nerds de la historia

Ja ja. Guerra Tang. Honestamente, pensé que este era un enlace de pornhub al principio. Me suscribo a alguna mierda extraña, aparentemente.

A veces me quedo tan atrapado en la historia eurocéntrica que me olvido de la gran diversidad y magnitud de las guerras en el exterior. Los enfrentamientos entre reinos e imperios de este tamaño continúan asombrándome. Absolutamente increíble.

Esta ha sido llamada & # x27la batalla más importante de la que & # x27 nunca has oído hablar & # x27 por esa razón.

El Reino Unido tiene tanta gente viviendo en él ahora como en China en el 1200, cuando los mongoles eran ciudades apiladas.

China tenía 100 millones de contribuyentes para el tamaño del ejército de 100 a 200 mil, tenían mucho equipo y el gasto militar era enorme.

Asia está en un nivel diferente.

Tan pronto como leí Talas. Esto apareció en mi cabeza. No es realmente un nerd de la historia. Sin embargo, me gusta Star Trek.

Maldita sea, todavía hay mucha historia por aprender. Ojalá no pasaran por alto esta parte cuando nos enseñaron sobre los abasíes en la escuela. : /

Al menos aprendiste sobre los abasíes.

No, porque tal guerra nunca ocurrió. La conversión de las tribus turcas al Islam fue en gran parte pacífica y se produjo a través del comercio y los esfuerzos misioneros sufíes. El área que los abasíes conquistaron en esta guerra fue gobernada por reinos iraníes budistas, zoroastristas y maniqueos iraníes. Las tribus turcas que vivían en la región lucharon por ambos bandos, pero el objetivo final de los árabes ciertamente no era convertirlos por la espada.


La batalla de Talas

Melvyn Bragg y los invitados discuten la Batalla de Talas, un conflicto entre las fuerzas árabes y chinas que tuvo lugar en Asia central en 751 d.C.

Melvyn Bragg y sus invitados discuten la Batalla de Talas, un encuentro significativo entre las fuerzas árabes y chinas que tuvo lugar en Asia central en el 751 d.C. Reunió a dos poderosos imperios, el califato abasí y la dinastía Tang, y aunque no es muy conocido hoy en día, la batalla tuvo profundas consecuencias para el futuro de ambas civilizaciones. Los árabes ganaron la confrontación, pero la batalla marca el punto en el que el Imperio Islámico detuvo su marcha hacia el este y los chinos detuvieron su expansión hacia el oeste. También fue un punto de intercambio cultural: algunos historiadores creen que también fue el momento en que la tecnología de fabricación de papel encontró su camino desde China al mundo occidental.

Hilde de Weerdt, profesora de historia china en la Universidad de Leiden

Michael Höckelmann, becario postdoctoral de la Academia Británica en el Departamento de Historia del King's College de Londres


Cuando el Medio Oriente se encontró con el Lejano Oriente

En un artículo anterior, analizamos la relación modesta pero notable entre la Antigua Roma y la China Han y, naturalmente, hicimos la pregunta que todos se estaban preguntando: ¿quién ganaría en una pelea?

El sitio de la batalla, el río Talas, como aparece hoy

Pero era una pregunta que nunca pudo ser realmente respondida porque, para bien o para mal, estos dos grandes imperios nunca se encontraron en el campo de batalla.

Sin embargo, si todavía está ansioso por otro '¿y si?', Entonces quizás los eventos que se desarrollaron en Asia Central en 751CE saciarán su curiosidad.

¿Qué pasó en 751? Vio la Batalla de Talas, la primera y única vez en la historia registrada que las fuerzas de China chocarían contra el poder del Islam medieval.

En 751, el Islam era todavía relativamente joven, pero apenas dos décadas después de la muerte de Mahoma en 632 d.C., los pueblos árabes ya se habían extendido por el Medio Oriente, reemplazando por completo a la dinastía sasánida de 400 años, el último imperio persa no musulmán. Fue una conquista asombrosa, que resultó en la superioridad militar y cultural del Islam.

Mientras tanto, en el Lejano Oriente, China estaba bajo el dominio de la dinastía Tang. Considerada por los historiadores como una "edad de oro", Tang China rivalizó incluso con la dinastía Han en términos de territorio. Tan masiva era su población (50 millones, en el siglo VIII) que pudo reunir un ejército profesional y reclutado de cientos de miles.

Mucho antes de que comenzara la batalla, ambos pueblos habían logrado avances en Asia Central. Ya en 654, las fuerzas árabes abasíes habían estado presionando en la región, subyugando las diversas ciudades mercantiles que encontraron. En 750, habían luchado con éxito hasta Transoxania (actual Uzbekistán).

Tang China (circa 700) en verde

Mientras tanto, las fuerzas Tang habían estado usando "poder blando" para hacer sentir su presencia. No dispuesta a comprometerse militarmente con la conquista a gran escala, China estableció el control sobre los pueblos de Asia Central a través de acuerdos comerciales y protectorados nominales. Muy pronto, se establecieron conexiones similares con Transoxania, y un curso de colisión con el Islam se hizo cada vez más probable.

Sin embargo, los árabes y los chinos no se desconocían por completo. Los registros chinos de 713 mencionan la llegada de un Dashi (el término chino para árabes) embajador, y en 742 se construyó “La Gran Mezquita de Xian”.

Aún así, la Batalla de Talas fue la primera vez que se unieron en la batalla. Despite their conflicting interests in Central Asia, the eventual conflict was less the result of growing tensions and more to do with opportunism.

In 750, a quarrel arose between two minor kingdoms in the area: Ferghana and Chech. Ferghana sent to China for military assistance and received it in the form of a Tang General, who killed the king of Chech. The dead king’s son then fled to the Arabs for help and, sensing an opportunity to stem Chinese power, the Abbasid governor Abu Muslim mustered his forces, joined up with the army at Transoxania under Ziyad ibn Salih, and full-scale battle was declared.

From this point on – as is often the case with military history – the accounts of the battle become contradictory. Chinese records put their forces at around 30,000 (20,000 of which were Karluk mercenaries) while Arab accounts make that number 100,000. Likewise, the Chinese estimated the Muslims to have had 200,000 troops, but this is likely a gross exaggeration. It can be said with some certainty, however, that the Arab forces were the greater in number.

The battle was an overwhelming victory for the Arabs. Muslim sources state they won due to the superior tactics of Ziyad (though I suspect having more men probably helped). Naturally, the Chinese sources contest that conclusion, laying the blame at the feet of their Karluk mercenaries, who they claim betrayed them mid-battle. In actuality, historical opinion is that the Karluks were probably allied with the Arabs from the very beginning and never pretended to side with the Chinese. The betrayal story was merely a way for the defeated to cover their shame.

The Abbasid Empire, in red (click to enlarge)

There’s no such thing as a gracious loser in history.

Somewhat surprisingly, the Battle of Talas did not mark the beginning of extended hostilities between the Chinese and Arabian worlds. This is largely because neither side actually wanted a war with the other. Both were too unfamiliar with the landscape of Central Asia to be comfortable fighting on it for long, and though their interests conflicted, a long-term struggle would have done more harm than good. The silk trade was phenomenally profitable for both parties, and war (already a monumentally expensive undertaking) would have done nothing but hinder it.

There does not even seem to have been any bad blood between the two peoples following the battle. When the An Lushan Rebellion broke out in 755, the Abbasid Caliph sent 4000 troops to assist the emperor. Even the (supposedly) treacherous Karluks did not suffer under Chinese hostility.

Nor does this clash of titans seem to have had any immediate effect on Central Asia. While the area did become Islamized, the process was slow, occurring over centuries. In the interim, Tang power in the region actually increased and vassal states under Muslim control continued to send embassies to the Chinese emperor, requesting military support against the Abbasids.

Overall, the contemporary significance of the conflict appears to have been negligible at best. That the Chinese might try to forget the whole ordeal is understandable, but even the victorious Arabs seemed to care little for their success. It was not until half a century later that any Muslim chroniclers paid attention to the events at Talas.

And yet the Battle of Talas had a truly historic impact on the world. Though militarily and politically unimportant, were it not for the battle, the Middle East, and the West too, might have developed along very different lines. Victory at the Battle of Talas won the Arab world knowledge of paper.

The legend goes that a number of skilled Chinese artisans were taken as prisoners of war, and through these individuals the knowledge of paper production (hitherto a closely guarded secret) became widespread. Whatever the truth of the matter, dedicated paper factories soon sprung up in the Middle East, and amongst the texts translated into Arabic were the teachings of ancient Greece and Rome.

Were it not for this preservation of classical knowledge, the defining epoch of European history – the Renaissance – might not have been the defining cultural movement that it was. But, with so many Arabic versions available, translations back into Latin soon reached Europe. Their dissemination was further spurred by the latest technological advancement: the printing press – an evolution of the Chinese paper making method.

Considering how vastly the Renaissance moved European Culture forward – leading to the equally important Scientific Revolution of the 17th Century – it’s fair to say that the Battle of Talas was a fairly significant event. Its repercussions have been felt throughout history, and its effect on the creation of the modern world has been profound.

And its importance certainly goes beyond proving that Abbasid Islam could beat Tang China in a fight.

Not that it was a fair fight, though.

Want more war? Find out what happened when a Vietnamese woman led an army against Han China.


Map of the Tang Dynasty circa 700 CE showing its expanded western territories at that time, connected to the main part of the empire by the long and narrow Hexi Corridor.

Prior to the battle, there were other indirect encounters between some of the combatants, and the military might of China had been projected beyond the harsh continental climate and the dry, desolate, and difficult terrain of the Tarim Basin, much of which consists of the Taklamakan Desert, as early as the Han Dynasty, when Emperor Wu of Han sent military expeditions to seize horses which got as far as the Ferghana. Then, in 715, Alutar, the new king of Fergana Valley, was installed with the help of the Arabs of the Umayyad Caliphate. The deposed king Ikhshid fled to Kucha (seat of Anxi Protectorate), and sought Chinese intervention. The Chinese sent 10,000 troops under Zhang Xiaosong to Ferghana. He defeated the Arab puppet-ruler Alutar at Namangan and reinstalled Ikhshid. The inhabitants of three Sogdian cities were massacred as a result of the battle. Ζ] The second encounter occurred in 717, when Arabs were guided by the Turgesh and besieged two cities in the area of Aksu. The commander of the Chinese Protectorate General to Pacify the West, Tang Jiahui, responded using two armies, one composed of Karluk mercenaries led by Ashina Xin (client qaghan of Onoq) and another composed of Tang regulars led by Jiahui himself. & # 918 & # 93

In the year 750, Abu al-'Abbas al-Saffah (As-Saffah), the founder of the Abbasid Caliphate, launched a massive rebellion (known as the Abbasid Revolution) against the incumbent Umayyad Caliphate from the province of Khurasan. After his decisive victory at the Battle of the Zab and eliminating those of the Umayyad family who failed to escape to Al-Andalus, As-Saffah sent his forces to consolidate his caliphate, including Central Asia, where his forces confronted many regional powers, including those of China's Tang Dynasty.


The Battle of Talas, 751 AD

Búsqueda por tema Opciones de tema

Immortal Guard

Hello, I am working on the question, whether the time between 614 and 911 AD was a fake written by historians of the 11th, 12th and 13th Century for political reasons. To answer this question, the Battle of Talas between Chinas Tang army and the Muslim army is a important detail. Any comment or criticism will be highly welcome, especially from China and Korea.

Below please find an overview of the circumstances of the Battle of Talas so far as I could do research on it:

The Battle of Talas in the perspective of China, Korea and Arabia

On July 10th 751 AD a battle between Chinese troups of the Tang Dynasty under command of Korean General Gao Xianzhi and Muslim troups under command of Persian Governor Abu Muslim of Khorasan together with Muslim General Ziad Ibn Salih from Samarkand started near Auli-Ata on the backs of the Talas river. The Muslims won this battle because the Quarluqs, a Turk contingent of the Chinese troups deserted the Chinese coalition and changed to the Muslim side while the battle was ongoing. Gao Xianzhi escaped with the rest of his troops into China. After this battle Central Asia was affected by Muslim culture, not by Chinese, for more than 1300 years. The silk trade between Muslims and Chinese on the silk road became disrupted for some time. Paper making technology was transmitted westward through the Tang prisoners of war into the Muslim and Christian countries.

For these consequences the battle of Talas is known as one of the most important battles in World s history.

The Chinese view of the Battle of Talas

Goguryeo, a Korean kingdom in the northern part of Korea had lost a war against Tang China and General Go Sagye of Goguryeo had been captured by the Tang.

His son Gao Xianzhi (Kao Hsien-Chi, 고 전지 ) was born in Tang China and in the age of 20 was promoted to assistant commander of the Tang army and served along with his father in the western province of China near Kashgar in the Taklamakan Desert. While Gao Xianzhi had not a powerful build, he became famous as a extraordinary tactician.

The Tang under their reigning Emperor Hsuan-tsung tried to extend their political influence westward towards Transoxania in order to get more control over the Silk Route and to stop enemy attacks from tribes at their western border. Gao Xianzhi became famous by fighting the combined forces of Tibetans and Muslims in the area of Hindukush and Afghanistan in 747. For a few years Gao became the Tang s counceler of Central Asia, controlling Tokmak, Kucha, Kashmir and Kabul. The petty kings of Central Asia city-states continued to send embassies and gifts to Chinese emperor Hsuan-tsung. Persia sent 10 embassies between 713 and 755, without saying, that Persia was then a part of the Umayyad and after 750 of the Abbasid empire.

In 750 Gao fighted against Sogdian kingdom, conquered Tashkent and sent surrendered king of Tashkent to Tang capital Chang an, where the King of Tashkent was executed.

In 750 the Abbasides had eliminated the Umayad Dynasty in Damascus. The Abassides wanted to export Islamic religion more aggressively into surrounding countries of Unbelievers and in July 751 started a massive Jihad attack against the Chinese on the backs of the Talas river. 150000 Muslim troups marched against 70000 warriors of Gao s army. The battle lasted 5 days. The Chinese cavalry seemed to initially overwhelm the Arab cavalry but in the midst of the battle, the Quarluq troups, a Turk contingent of the Tang s army, deserted the Chinese coalition and changed to the Muslim side. The Quarluqs were allied with the Arabs from the beginning and attacked the Chinese from the rear as part of a battle plan that they carefully had prearranged with Ziyad ibn Salih who had promised wealth and freedom to the Quarluqs in return for embracing Islam and betraying their Chinese masters. The Quarluqs viewed this as an opportunity to throw off the Chinese yoke . The Quarluqs later played a major role in converting other Turkish tribes notably the Seljuks to Islam.

Many Chinese soldiers were killed or captured and Gao with the rest of his army escaped into China. Gao inteded to return after one month with a stronger army, but his deputies persuaded him, that they did not have enough resources and the plan was aborted. The same year the Southern division of the Chinese army had a disastrous defeat at the hands of the Thais, opening the once mighty empire for invasion by the Uighur Kha Khans of Mongolia.

In 755 Gao was ordered to support the Tang during the rebellion of An Lushan and was in charge to defend Chang an, the Tang s capital. Gao was executed by the Tang emperor who believed the false rumors of his eunuchs that Gao had moved his troups without the emperor s approval.

From 1200 onwards, the Mongols launched a fierce counter attack against the Muslims that cumulated in the sack of Baghdad in A.D. 1258 by Hulagu Khan.

The Muslim view of the Battle of Talas:

After the death of Prophet Muhammad in A.D. 632 the entire middle east had fallen to the Arabs. But the conquest of Central Asia was not so easy. Arab soldiers crossed the Oxus River (now Amu Darya) into Transoxania (now: Uzbekistan) in 654. In 705 Qutaiba ibn Muslim became Umayyad governor of Khorasan. He died in 715. Until 750 most of Transoxania had been incorporated into the Islamic realm. This conquest however put the Muslims on a collision course with Tang s China which exerted hegemony over Turkestan and over Silk Road oases Kashgar, Kucha, Karashar etc.

In 750, two petty kingdoms Ferghana and Cach had quarrels that caused Ferghana to seek the military assistance of China. The Chinese governor of Kucha Kao Hsien-chih (Gao Xianzih) responded by besieging Cach, promising it s king save passage and then treacherously decapitating him. The son of the executed king of Cach escaped to Abu Muslim, the Umayyad (or then Abassid ?) governor of Khorasan. Abu Muslim was a Persian who had converted to Islam. Sensing a golden opportunity to diminish China s political role in Central Asia, Abu Muslim quickly mustered his army at Merv (now Turkmenistan), added enforcements from Tukharistan (Northern Afghanistan) and crossed the Oxus to march to Samarkand. There he rejoined the Ghazi army of Transoxania under Ziyad ibn Salih, formerly the Umayyad governor of Kufa in Iraq. The Chinese had mobilized 100000 men and in July met the Islamic army of 40000 men on the Talas river (near Dzhambul). Arabic records are inconclusive as to the duration of the battle. In the midst of the battle, the Quarluq troups, a Turk contingent of the Tang s army, deserted the Chinese coalition and changed to the Muslim side. The Prince of Cach was a cousin of the Quarluq and in advance of the battle had convinced the Quarluqs that they had to help him to take revenge for the Chinese murders of his father.

Many Chinese soldiers were killed or captured and Gao with the rest of his army escaped into China. The Arabs learned from their Chinese captives paper making technology.

On the arab side, key informations on the Battle of Talas came from Ibn al-Athir (1160-1233) and al-Dhahabri (1274-1348). Curiously, tho most outstanding early Muslim historian al-Tabari (839-923) has nothing to say about the Battle of Talas.

I don t know, which Chinese and Korean historians have delt with the Battle of Talas.


Battle of Talas (751)

The Battle of Talas (also known as the "Battle of Atlakh") was a battle that occurred in 751, between the early Muslim Arab Abbasid Sultanate and the Chinese Tang Dynasty. It remains today the only battle in history where an Arab empire directly clashed with the Chinese in a war of supremacy for the control of Central Asia, the latter of which had grown rich with the coming of Arab settlers who had cultivated it's land and grown prosperous. Although the Chinese had had skirmishes with the Arabs several decades before (most notably in 715 and 717 whilst under the rule of the Umayyad Sultanate), Chinese soldiers did not actively participate or make up the rank and file of it's soldiers indeed fighting with Turkish troops instead of Tang soldiers. The battle represented the furthermost conflict China had ever been involved with in the West at that point.

The battle was incredibly significant in the course of Islamic history as it helped advance the scientific and technological prowess of the Islamic world, chiefly as a result of information obtained from Chinese prisoners, who had been captured, and later forced to reveal the secret art of Chinese paper making. It was then manufactured on an industrial scale for export by processes developed by the Iranian-origin Soghdian Muslim merchants, who were already prevalent throughout Asia and had been operating for hundreds of years. Through their complex network of contacts, paper was to become immensely popularised throughout the Middle-east, Islamic Spain and eventually Europe. The production of paper became an industrialised art, and was hence credited with fuelling the Golden Age of Islam which was to last up until the Mongol Invasions in 1258, when scientific advancement was passed onto the surviving Umayyad's of Spain.

Another consequence of the battle was that Central Asia, which had been multi-religious in nature (although dominated by Buddhist powers such as the Tangut Tibetans and the various eclectic mixture of Turkish and Mongolian tribes), allowed Islam to solely dominate, although the Abbasids were less concerned with spreading Islam than benefiting economically. China was left unable to launch a counterattack after the battle and gave up attempting to subdue the West, whilst the Arabs did not even bother expanding East, even though they were perfectly capable of doing so. In the coming years the Abbasids and Tangs would form an alliance, respecting each others powers and staying out of each other's internal affairs, unless specifically asked. The Abbasids even sent 4,000 men to help subdue the "An-Lushan Rebellion" in China in 755—763.


The day chinese and Muslim army clash for control of central asia

It’s easy to understand why the battle of Talas in 751 between the Abbasid Caliphate’s Arab-Persian army and the Chinese army is often said to be one of the most important battles in Central Asian history. It was, as James A. Millward wrote in his 2007 history of Xinjiang, the “first and last meeting of Arab and Chinese armies.” For many it marks a decisive point in history–”barely noticed by contemporary chroniclers” wrote Svat Soucek–which decided whether Central Asia would come under the influence of the Muslim world or the Chinese.

The battle of Talas itself decided very little, but its timing was critical.

The Abbasid caliphate in 751 was in its ascendency, having replaced the Umayyad Caliphate in 750. When the Abbasids began their open revolt in 747 the first city taken was Merv (Mary, in modern Turkmenistan). In the early 700s, Qutayba bin Muslim captured several key cities in Central Asia for the Umayyads–including Bukhara and Samarkand–before being killed in 715 by his own army (he’d refused to pledge himself to the new Umayyad Caliph upon the death of Walid I).

Over the ensuing three decades, internecine wars and revolts against Muslim governors wracked the region and opened the door to the Chinese who were working their way back west through Tibet and Xinjiang. In 693, the Tang dynasty re-established its control of the west, though it did not reclaim Kashgar until 728.

DIPLOMAT BRIEF
WEEKLY NEWSLETTER
N
Get briefed on the story of the week, and developing stories to watch across the Asia-Pacific.
GET THE NEWSLETTER
With the rise of the Abbasids–who would eventually move the caliphate’s capital east from Damascus to Baghdad–the caliphate would again look east to expand at the same moment local politics would draw the Chinese further west.

By the mid-740s, the Tang controlled trade routes both north and south of the Tianshan mountains in modern Kyrgyzstan. Gao Xianzhi (also known as Ko Sonji, a Korean general serving the Tang) had been engaged in a series of campaigns to drive the Tibetans out of the Pamir mountains when a quarrel between the Chabish of Tashkent and Ilkhshid of Fergana erupted (Soucek writes that the ruler of Tashkent used the Turkish title Chabish while the ruler of Fergana used the Iranian title Ilkhshid). The leader of Tashkent allied with the remnants of a tribal confederacy the Chinese had crushed years earlier, so the leader of Fergana called on the Tang for help. Gao captured Tashkent and its leader while his army sacked the city in 750. Eventually Gao executed the Chabish, whose son fled to the Abbasids in Samarkand for help.

The governor of Samarkand, Ziyad ibn Salih, asked Abu Muslim (the Abbasid general who had led the revolt in Merv) for reinforcements and after they arrived set off in the direction of Chinese territory. The two armies met along the Talas river. By some accounts, both sides fielded armies in excess of 100,000 troops each (other estimates are significantly lower). The Tang were reinforced by the Karluks (Qarluqs), a Turkic Central Asian tribal confederacy, a fact which would prove unexpectedly decisive. The Karluks switched sides and attacked the rear of the Tang army as the Abbasids attacked the front. Gao managed to escape but with only a fraction of his army.

Millward notes, however, that it was not Gao’s defeat at Talas that forced the Chinese to retreat from Central Asia. Instead, before Gao could return to his unfinished business with the Abbasids, the An Lushan rebellion shattered Tang control of the west. “The An Lushan rebellion in the Tang homelands necessitated a pullback from Tang outposts in Xinjiang,” Millward writes. “Although the Tang dynasty survived the An Lushan rebellion, it would never extend power as far west as Xinjiang.”

The battle of Talas, lacking any greater strategic importance, is nonetheless a key piece of Central Asia’s history and provides a crucial lesson that in matters of war and empire, timing is everything.


Ver el vídeo: How did the Turks become Muslims? Battle of Talas 751