Gelon, tirano de Gela y Siracusa, fl 491-477 a. C.

Gelon, tirano de Gela y Siracusa, fl 491-477 a. C.

Gelon, tirano de Gela y Siracusa, fl 491-477 a. C.

Gelon, tirano de Gela y Siracusa (fl. 491-477 a. C.) es mejor conocido por la derrota de un ejército cartaginés en la batalla de Himera en 480 a. C.

Gelon era miembro de una de las familias fundadoras de Gela, en la costa sur de Sicilia. Se le menciona por primera vez como lancero en el guardaespaldas de Hipócrates, tirano de Gela (fl. 498-491). Como resultado de su éxito en la batalla, Gelon fue ascendido a comandar la caballería de Hipócrates y participó en la creación de un imperio geloano de corta duración.

En 491 Hipócrates fue asesinado y la gente de Gela se rebeló contra sus hijos Euclides y Cleandro. Gelon ayudó a sofocar la revuelta y luego derrocó a los hijos él mismo y tomó el poder en Gela.

A pesar de sus anteriores éxitos militares, el ascenso al poder de Gelon debilitó claramente a Gela. Hipócrates había capturado Zancle, en el extremo noreste de la isla, y más tarde había derrotado un intento de Anaxilas, tirano de Rhegium (en el continente italiano frente a Zancle) de tomar la ciudad. Esto había involucrado a un grupo de Samianos que habían sido invitados a Sicilia por Hipócrates o su adjunto en Zancle para ayudar a crear una nueva ciudad en la costa norte. A instancias de Anaxilas, se habían apoderado de Zancle, pero Hipócrates había llegado a un acuerdo con los Samianos y la ciudad permanecía dentro de su imperio. Poco después de que Gelon llegara al poder, Anaxilas cruzó el estrecho de Italia, capturó Zancle, expulsó a los samianos y cambió el nombre de la ciudad a Messana.

Alrededor del 485 a. C. Gelon se convirtió en el tirano de Siracusa, algo que Hipócrates no había logrado. Lo hizo aprovechando un conflicto civil dentro de Siracusa. Los aristócratas gobernantes (el Geomori o Gamori) había sido expulsado por el partido popular y se había refugiado en Casmenae. Gelon decidió apoyar a los exiliados, pero cuando su ejército se acercó a Siracusa, el partido popular decidió entregarle la ciudad. A partir de entonces, Gelon descuidó a Gela, que entregó a su hermano Hieron. La mitad de la población se trasladó a Siracusa. Gelon también vació la colonia de Camarina, que había sido ganada por Hipócrates, y trasladó a los habitantes a Siracusa.

Gelon expandió su imperio por conquista. Eubea (o Eubea), en algún lugar al oeste de Siracusa, fue capturada. Una vez más, parte de la población se trasladó a Siracusa (en el caso de los ciudadanos más ricos) mientras que el resto fue vendido como esclavo. Lo mismo sucedió en Megara Hyblaea, justo al norte de Siracusa en la costa.

Cuando Jerjes amenazó con invadir Grecia, los atenienses y espartanos enviaron embajadores a Siracusa para pedir ayuda a Gelon. Según Heródoto, Gelon respondió criticando a los griegos por no apoyarlo en una guerra anterior contra Cartago (este conflicto no se registra en ningún otro lugar y si se produjo algún conflicto, debe haber sido en una escala muy pequeña). Luego se ofreció a proporcionar 200 trirremes, 20.000 hoplitas, 2.000 jinetes, 2.000 arqueros, 2.000 honderos y 2.000 hombres con armas ligeras, así como suficiente maíz para alimentar a todo el ejército griego. A cambio, quería ser nombrado comandante de las armadas y los ejércitos griegos combinados. Los embajadores griegos rechazaron esta condición. Gelon luego se ofreció a aceptar el mando del ejército de la flota, pero esto también fue rechazado. Esto puso fin a las negociaciones y los embajadores se marcharon.

Según Herodoto, Gelon estaba preocupado de que los persas ganaran, por lo que envió a Cadmo de Cos a Delfos con una gran suma de dinero. Si los persas venceban, Cadmo había ordenado ofrecer el dinero a Jerjes como tributo y ofrecer la sumisión de Gelón a los persas.

Herodoto también informa que los sicilianos de su tiempo creían que Gelon cambió de opinión y se estaba preparando para llevar su ejército a Grecia para servir bajo el mando de los espartanos cuando se enteró de que los cartagineses habían desembarcado un vasto ejército en el este de Sicilia.

Los relatos antiguos dan dos razones diferentes para esta invasión cartaginesa. Según Diodoro, los persas habían enviado embajadores a Cartago para organizar un ataque contra los griegos de Sicilia e Italia que tendría lugar al mismo tiempo que su propia invasión de la Grecia continental.

Según Herodoto, el momento de la invasión cartaginesa fue una simple coincidencia. Cartago controlaba tres ciudades fenicias en el noroeste de Sicilia y, por tanto, tenía un interés directo en los asuntos de la isla. Terilo, tirano de Himera, se había convertido en amigo invitado de Amílcar, el gobernante de Cartago, una forma de alianza. Su hija se casó con Anaxilas, tirano de Rhegium en el continente italiano, otro aliado de Cartago. En el 482 aC Terilo fue expulsado de Himera por Theron de Akragas, en el lado sur de la isla. Terillus pidió ayuda a Carthage y Hamilar acordó traer un ejército a Sicilia para restaurar Terillus.

Este ejército aterrizó en Panormus y marchó al este hacia Himera. Los defensores de Himera fueron derrotados fuera de la ciudad y los cartagineses iniciaron un asedio. Theron pidió ayuda a Gelon, quien llegó a la cabeza de un gran ejército (dado como 50.000 de infantería y 5.000 de caballería). La batalla resultante de Himera (otoño 480 a. C.) terminó con una aplastante victoria griega. Amílcar murió y la mayor parte de su ejército fue destruida. Los cartagineses acordaron pagar 2.000 talentos a Gelon y no regresaron a Sicilia en vigor durante más de setenta años.

Después de su victoria, Gelon hizo un gesto dramático claramente diseñado para cimentar su poder. Apareció frente al pueblo y el ejército de Siracusa, contó sus logros y luego se ofreció a renunciar como tirano. Como era de esperar, fue aclamado por la gente y confirmado en el poder. Sin embargo, no sobrevivió mucho para disfrutar de su poder, muriendo de una enfermedad tres años después, en el 477 a. C. Fue sucedido por su hermano Hieron.

Gelon siguió siendo una figura popular en Siracusa mucho después de su muerte. Veinticinco años después de la muerte del tirano Dionisio, mucho menos popular, el pueblo derrocó al tirano actual y votó para destruir las estatuas de todos los tiranos de Siracusa, excepto Gelón. Irónicamente, fueron los recuerdos de la victoria de Gelon en Himera los que ayudaron a Dionisio a ganar poder en primer lugar.


Historia cronológica de Grecia en los siglos V y IV a. C.

Estas páginas proporcionan información histórica de fondo sobre Grecia en los siglos V y IV a. C., la época y el lugar en que vivieron Sócrates y Platón. Aparte de la historia política (en negro), la información sobre las grandes figuras de la literatura y el pensamiento se proporciona en verde. Las informaciones sobre la vida de Platón y los comentarios sobre la relación entre los acontecimientos históricos y sus diálogos se proporcionan en rojo brillante, y el período de su vida está marcado por una línea vertical rosa pálida entre la escala de datación y el texto, mientras que las relativas a la La vida de Sócrates está en rojo más oscuro, y el período de su vida está marcado por una línea vertical roja entre la escala de datos y el texto.
Con respecto a todos estos datos, el lector debe ser consciente del hecho de que no tienen la precisión que esperamos de los datos históricos sobre eventos más recientes. Las fechas suelen ser provisionales, especialmente cuando se trata de la fecha de nacimiento de las personas, e incluso en lo que respecta a la fecha de muerte de muchas de ellas. En ese momento, era común referirse a las Olimpiadas para fechar eventos como la fecha de nacimiento de una persona famosa, y las Olimpiadas duraban cuatro años. Además, la transposición del calendario griego a nuestro calendario plantea un problema, porque el año no comenzó en el mismo período del año y los meses eran meses lunares, lo que lleva a los meses bisiestos de vez en cuando para reajustarse con el calendario solar. De ahí el hábito de dar algunas fechas con números de dos años (por ejemplo: 389/8) cuando no se conoce el período exacto del año para un evento (para simplificar las cosas aquí, siempre guardé solo el número del primer año en tales casos ).
En el caso de escritores y pensadores, nuestras fuentes a menudo dan una fecha (en términos de Olimpiadas), no tanto para la fecha de nacimiento, sino para lo que ellos llaman el acme (o floruit en latín), el momento en que floreció el escritor. , es decir, se suponía que estaba en la cúspide de su genio, que supusieron que rondaba los cuarenta. Y algunos asumirían artificialmente que el discípulo inmediato en lo que veían como una "escuela de pensamiento" tenía que ser cuarenta años más joven que su maestro (por ejemplo: Zenón con respecto a Parménides). Es a partir de esta fecha que tanto la fecha de nacimiento como, a veces, la fecha de fallecimiento (cuando se proporciona la edad de fallecimiento) tienen que "reconstruirse", a menos que puedan correlacionarse con acontecimientos políticos cuya fecha se conozca mejor.

La cronología cubre alrededor de dos siglos, con el fin de proporcionar suficientes antecedentes. Sócrates murió en 399, el primer año del siglo IV, a la edad de setenta años, lo que significa que vivió alrededor de dos tercios del siglo V, y Platón vivió su vida adulta durante la primera mitad del siglo IV (tenía alrededor de treinta años). Muerte de Sócrates y murió alrededor de los ochenta). Sus vidas combinadas cubren aproximadamente el período que va desde el nacimiento del Imperio ateniense después de las guerras persas hasta el del imperio macedonio de Filipo y su hijo Alejandro Magno, es decir, el período de mayor gloria de Atenas. Para dar un poco más de contexto, la cronología se extiende a ambos lados, especialmente en lo que respecta a la vida intelectual y los pensadores y poetas llamados "presocráticos", muchos de los cuales son citados o mencionados en los diálogos.

Nota: si desea buscar una fecha específica, puede hacer clic en el índice a continuación en la fecha más cercana a la que está buscando.


La historia de Siracusa y los orígenes # 8211

Siracusa fue fundada, según la datación más confiable, en 733 a. C. (sin embargo, hay otras fechas en fuentes griegas: 734, 735 e incluso 757 a.C.) La ciudad fue fundada por inmigrantes de Corinto, liderados por Archius, que pertenecía a la familia real que una vez gobernó, que se produjo a sí misma a partir de Hércules. Según la leyenda, Archii, con la ayuda de amigos, intentó con mano armada secuestrar a un hermoso niño Actaeon, hijo de Melissa, pero durante una pelea con el padre del niño y amigos, el niño resultó herido de muerte. Melissa, no habiendo logrado el castigo de los Archies de parte de los corintios, se suicidó maldiciendo a la gente del pueblo, después de lo cual siguió la sequía y el hambre. El oráculo de Delfos ordenó a los corintios que exorcizaran a los felistas. Fue después de esto que Archdiaus navegó hacia el oeste y, atravesando la isla de Ortigia, fundó allí un asentamiento, al que llamó Siracusa.

La vida política de Siracusa se desarrolló de la misma manera que en otras partes del mundo griego. Cuando se fundó Siracusa, llegó el momento de que pasara el poder real. Los descendientes de los fundadores de la ciudad eran privilegiados y los ciudadanos y propietarios legales en sus manos se concentraban tanto en la propiedad como en los derechos políticos. Era una aristocracia y al mismo tiempo una oligarquía. El resto de las masas no tenía derechos políticos ni propiedad de la tierra: se dedicaban al comercio y la industria. El ascenso de Siracusa se logró gradualmente: inicialmente, eran inferiores en poder a otras ciudades vecinas, y solo habiendo capturado la costa sureste de Sicilia, ganaron la importancia de la primera ciudad griega en Sicilia. Entre 663 y 598 años a.C. Los siracusanos se fundaron en Sicilia, los asentamientos de Acre, Casmene y Camarina, que sirvieron como puestos de avanzada de la región de Siracusa.

Siglo V a.C. Fue un período de mayor poder y prosperidad de la ciudad.

En 485 a. C. La mafia de Siracusa, unida a los esclavos, expulsó a los gamors: estos últimos acudieron en busca de protección a Hipócrates & # 8217 sucesor, Gela & # 8217s tirano & # 8211 Gelon, quien sin resistencia se apoderó de Siracusa y los convirtió en su residencia. Bajo Gelon, que era un tirano inteligente y suave, la ciudad creció considerablemente y se decoró, y su población aumentó significativamente debido a las ciudades conquistadas.

El sucesor de Gelon, su hermano Hierón I (478-467 a. C.), famoso por sus victorias en los Juegos Olímpicos y Pitios, era desconfiado y cruel, y su gobierno era inquieto.

Después de él, el poder pasó a manos de su hermano Trasybulus, quien un año después tuvo que abandonar la tiranía ante el levantamiento popular. Con el derrocamiento de la tiranía, prevalece la democracia, pero pronto surge la lucha política entre ciudadanos y mercenarios de pleno derecho y otros ciudadanos privados de derechos de la ciudad.

En el 461 a.C. se estableció una forma democrática de gobierno, que había existido durante más de 50 años, y se introdujo el llamado petalismo contra los intentos de restaurar la tiranía, que correspondía al ostracismo ateniense.

La expedición siciliana de Alcibíades y Nikias (415-413 a.C.), que terminó con la derrota de los atenienses, resultó en el fortalecimiento del poder de Siracusa. En este momento, las reformas del demagogo Diocles, que transformó la constitución de Siracusa en el espíritu de la democracia radical. Tras la caída de Leontin y Gimera, la influencia de Diocles declinó, aunque Hermócrates, que dirigió la defensa de Siracusa durante la expedición ateniense, pero expulsado por sospecha de intento de sistema democrático estatal, no se atrevió a restaurar su estructura política y cayó en 407. antes de Cristo durante el levantamiento popular.

High MF La historia de Sicilia en la era arcaica. Tiranía griega temprana de finales de VII y # 8211 mid-V
Graham A. Western Greeks & # 8211 en el libro: “Cambridge history of the ancient world
Obnorsky N. P. Syracuse, colonia griega // Diccionario enciclopédico de Brockhaus y Efron
Göller, & # 8220 De Situ ex origine Syracusarum & # 8221
Schubring, “Achradina. Ein Beitrag zur Stadtgeschichte von Syrakus & # 8221

él, Die Bewässerung von Syrakus

S. Cavallari, A. Holm, Cr. Cavallari, & # 8220 Topografia archeologica di Siracusa & # 8221
B. Lupus, "Die Stadt Syrakus im Altertum"
Muess, & # 8220De Syracusanorum rerum statu, etc. & # 8221


Gelon, tirano de Siracusa

,, (.) se decía que el poder de Gelon era muy grande, superando con creces cualquier poder en Hellas. & # 8217 & # 8217

Herodoto VII, 145, 2, Las historias

La ciudad de Siracusa fue fundada en 733 a. C. como un apoikia (colonia) de la ciudad del Peloponeso Corinto, un año después de que los colonos griegos de Euboia hubieran creado la primera colonia griega en Sicilia, Naxos. Este evento marcó el punto de partida para una gran época de helénico colonización en Sicilia, que duró hasta el 688 a.C., cuando el apoikia of Gela fue fundado como un proyecto conjunto por cretenses y rodios. Sin embargo, los griegos en Sicilia, que comenzaron a llamarse Siceliotes, continuaron su expansión en la isla iniciando una segunda ola de colonización, en la que las nuevas ciudades fundaron colonias secundarias como bases militares o económicas en toda Sicilia.
Siracusa, situada en el sureste de la península de Ortigia, al principio subyugó a los sicel locales, la población nativa de la isla, precedida solo por los legendarios cíclopes. A diferencia de otras ciudades, los siracusanos permitieron a estos sicelios, a quienes llamaban kyllyrioi, retener sus propiedades mientras trabajaran para sus nuevos amos griegos, comparable a la ilotas de Esparta en el sur del Peloponeso. Además de consolidar su posición en la costa, la colonia doria también participó en la fundación de subcolonias, a saber, Akrai (latinizado: Acrae, fundada alrededor del 663 a. C.), Kasmenai (Casmenae, 643 a. C.), Kamarina (Camarina, 598 a. C.) ) y Heloros (Helorus, fecha de fundación desconocida). La última colonia secundaria que se lanzó en suelo siciliano fue la ciudad de Akragas (en latín Agrigentum) en la costa sur en el 580 a. C., que resultó convertirse en una de las ciudades más ricas y poderosas del mundo griego.

El mundo de finales del siglo VI a.C. y principios del V a.C. (usu.edu)


Akragas pronto se convirtió en el escenario de un evento que cambiaría decisivamente el curso de la historia de Sicilia, cuando el noble Phalaris se convirtió en el primer tirano notable de la isla. Aparte de la Grecia continental, los tiranos sicilianos actuaron de acuerdo con los nobles como primi inter pares en lugar de depender del apoyo de la gente sencilla contra los nobles urbanos. Esto no impidió que Phalaris se convirtiera en un gobernante terrible y sin ley que sentó las bases para el significado contemporáneo del término `` tirano ''.
Mientras tanto, Siracusa estaba gobernada hasta entonces por una élite noble, la llamada gamoroi, que remontan su historia a los primeros colonos de Siracusa y reinó tanto en el población y el kyllyrioi.
En el 553 a. C., su colonia Kamarina se alió con los sicel locales y la declaró independiente de Siracusa. Las fuerzas de Siracusa marcharon para enfrentarse a sus enemigos y obtuvieron una victoria enfática, ocupando Kamarina y expulsando a su población. Sin embargo, muchos años después Hipocrates (Lat. Hipócrates), el tirano de Gela en la costa sur y rival del poder de Siracusa, refundó Kamarina y llevó a los refugiados de regreso a su antiguo hogar, que ahora se convirtió en parte de su cada vez más grande. arche (dominio.)

Hipócrates era hermano de Kleandros (Cleander), quien había alcanzado la tiranía de Gela en el 505 a. C. Después de la muerte de Kleandros, Hipócrates lo sucedió en el trono. En vastas expediciones militares, conectó la mayoría de las ciudades del este de Sicel, así como Leontinoi, Naxos, Kallipolis, Zankle (más tarde rebautizado como Messana) y quizás Katane (la moderna Catania), sin olvidar que gobernó sobre la propia Gela y Kamarina. Esto convirtió a Hipócrates en el individuo más poderoso de Sicilia, que era una amenaza tanto para los cartagineses, que controlaban el tercio occidental de la isla, como para Siracusa, que se había convertido en la ciudad griega más fuerte del este.
Durante su reinado temprano, Hippokrates reclutó a un hombre noble llamado Gelon para su guardia personal. La familia de Gelon provenía de la isla del Egeo Telos y poseía la ley de herencia del hierofante de las deidades atónicas de Gela. En pocas palabras, Gelon ocupó el cargo de ser uno de los sacerdotes más influyentes de la ciudad. Usó tanto su posición como su destreza en la batalla para asegurar un ascenso al rango de comandante de caballería.

En 491 a. C., Hipócrates marchó sobre la ciudad siceliana de Ergetion y la conquistó. Tras esta victoria, envió a sus mercenarios, acompañados por la caballería de Gelon & # 8217, a la ciudad vecina. Hybla. Cuando los propios guardias a caballo de Hippokrates cargaron hacia la batalla, el tirano resultó herido y murió. La noticia de la muerte de Hippokrate y # 8217 pronto llegó a Gela, donde el demos se hizo cargo del gobierno. Gelon se dio cuenta de la oportunidad única de Moirai (las diosas del destino) lo habían entregado, tomó el ejército y avanzó hacia Gela. Fingiendo que actuaría en interés de Hipócrates & # 8217 hijos menores, aplastó todo en su camino y se convirtió en el sucesor de Hipócrates & # 8217 como tirano de Gela y el resto de sus hijos. arche.

Poco después de ascender al trono, Gelon firmó una alianza con Theron, tirano de Akragas, reconociendo su posición como quizás el segundo más grande de los tiranos de Sicilia & # 8217. Poco después, se unieron para hacer la guerra a los cartagineses, que no duró mucho, pero estableció un jurado antagonismo entre Cartago y Siracusa, que permanecería en su lugar durante más de dos siglos.


Gelon puso ahora su mirada en un objetivo que ni siquiera Hipócrates había sido capaz de lograr: la captura de Siracusa, la joya de la corona de la Sicilia griega. 485 a.C. resultó ser la oportunidad que Gelon había esperado con tanto entusiasmo: kyllyrioi se rebelaron contra sus amos y se aliaron con el población para expulsar a los nobles de la ciudad. los gamoroi huyó a Kasmenai, donde concertaron una reunión con Gelon, quien accedió a llevarlos de regreso a Siracusa con su ejército.Mientras tanto, el kyllyrioi y el población no había podido formar un gobierno que funcionara y la ciudad había caído en el caos. Al ver esta anarquía en su renacimiento, Gelon exigió el control sobre Siracusa que se le había otorgado, que el demos cumplió debidamente. Pero al contrario de las expectativas de la gamoroi, Gelon no solo se quedó en Siracusa, sino que también la convirtió en su sede de gobierno.

A estas alturas, Gelon controlaba un enorme territorio en escalas antiguas y se había convertido en el individuo más poderoso del mundo griego, probablemente incluso el hombre más poderoso de Europa. Una pequeña reacción de esta época podría probar cuán grande era el poder de Gelon: cuando Zankle (Messana) se independizó de su gobierno, a Gelon parece que ni siquiera le importó. En cambio, se centró en Siracusa y comenzó un proyecto único que convierte a Gelon en un gobernante extraordinario de la época clásica. Este proyecto fue su política migratoria, que abarcó cinco medidas diferentes y se llevó a cabo entre los años 485 y 480 a. C.

Mapa de Sicilia alrededor del 485 a. C. con Gelon arche y su política de migración, hecha por mí con FreeHand (lamento la descripción en alemán)


Primero su ciudad natal Gela tuvo que renunciar a la mitad de su población, que fue llevada a Siracusa. Considerando la importancia de Gela y el hecho de que Gelon le dio el gobierno de la ciudad a su hermano Hierón, parece poco probable que estos migrantes hubieran sido las élites de Gela. Más bien, como han señalado varios historiadores, los nuevos ciudadanos habrían sido principalmente artesanos, para fortalecer la economía de Siracusa. Los geloanos se naturalizaron en Siracusa para asegurarse de que serían leales a Gelon y para llenar su nueva capital con seguidores confiables.

A continuación, el tirano fue la siguiente persona en tener sus propios planes para Kamarina. Como parte de su pequeño imperio, Kamarina había sido gobernado por el boxeador eubeo. Glaukos (Glaucus) de Karystos (Carystus). Glaukos era un hombre famoso, no solo porque supuestamente tenía 2,15 m de altura, sino aún más por sus hazañas legendarias. Se había ganado el título de & # 960 & # 949 & # 961 & # 953 & # 959 & # 948 & # 959 & # 957 & # 943 & # 954 & # 951 & # 962 (periodon kes) al obtener victorias en casi todos los juegos griegos importantes y bien podría haber sido uno de los deportistas más famosos de toda la antigüedad. Su reputación lo convirtió en la elección perfecta para que el tirano Gelon gobernara la ciudad notoriamente problemática de Kamarina en la costa sur.
Sin embargo, la fama de Glaukos apenas impresionó a los habitantes, la mayoría de ellos geloanos asentados allí por Hipócrates, como recordará el lector. Se levantaron contra el gobierno de Glaukos y asesinaron al hombre famoso, lo que atrajo la ira de Gelon. El tirano decidió arrasar el municipio de Kamarina por completo, destruyendo la mayoría de los edificios y trasladando a los habitantes a Siracusa. Si bien la ciudad en sí permaneció dentro del territorio de Gela y Hieron colocó una guarnición allí para mantenerla como un puesto de avanzada militar, la gente se estableció en Siracusa al igual que los geloanos antes que ellos.

El comportamiento de Gelon & # 8217 parece bastante extraño en comparación con el destino de los artesanos de Gela. Después de todo, la gente de Kamarina obtuvo la ciudadanía en Syracuse y se les permitió vivir allí a pesar de rebelarse contra el gobierno de Gelon, mientras que los geloanos habían sido súbditos leales. La explicación de la decisión de Gelon & # 8217 es doble. Primero, debemos ser conscientes de la historia que Syracuse había compartido con Kamarina.
Desde la guerra de los 550, los dos poleis habían sido rivales, y aunque Siracusa derrotó a Kamarina, más tarde había sido reasentada por Hipócrates. En aquel entonces, Hipócrates tenía su capital en Gela y se autodenominaba como el mayor enemigo de Siracusa. Por lo tanto, los siracusanos todavía habrían tenido sentimientos abrumadoramente adversos por Kamarina, mientras que la mayor parte de la población en realidad estaba compuesta por geloanos.
Por lo tanto, Gelon encontró probablemente la mejor solución al destruir Kamarina como rival de Siracusa, mientras que, al mismo tiempo, perdonó la vida a los geloanos que habían vivido allí desde que Gela era su hogar y el más importante. polis en su arche después de Siracusa.
A pesar de haber demostrado sus tendencias insurgentes, los kamarina-geloanos formaron un nuevo elemento en la ciudadanía de Siracusa que hizo que la población fuera aún más heterogénea, lo que obstaculizó la formación de posibles conspiraciones contra Gelon. Además, los nuevos habitantes aumentaron la reserva militar en Syracuse, y cualquier jugador de TW sabe lo útil que es.



Vista de Ortigia hoy, la península donde se fundó Siracusa


Las reubicaciones de estos dos grupos habrían sido lo suficientemente útiles en sí mismas, pero Gelon estaba hambriento de más. Dos años después de apoderarse de Siracusa, probablemente a fines del 483 a. C., el Hyblaian Megara, un menor de edad polis bajo el gobierno de Gelon & # 8217, cooperó con una ciudad bastante oscura llamada Euboia calcidiana, que podría decirse que estaba cerca de Megara, ubicada justo al norte de la capital de Gelon, para hacerle la guerra al tirano. Esta declaración de guerra fue correctamente llamada & # 8217 & # 8217 (& # 8230) increíblemente estúpida (& # 8230) & # 8217 & # 8217 por el historiador Moses I.Finley, ya que las dos pequeñas ciudades tenían pocas posibilidades de tener éxito en una guerra contra el hombre más poderoso de Europa.
Lo que sucedió exactamente es difícil de desentrañar, así que lo interrumpiré aquí: la guerra solo puede realmente explicarse por la participación de Gelon en su estallido. Por lo tanto, la mejor explicación proviene de Polyainos / Polyaenus, un autor macedonio del siglo II d.C., quien escribió que Gelon, habiendo tenido una invitación para que las élites de la ciudad se establecieran en Siracusa rechazada, impuso una especie de multa o impuesto adicional a las dos ciudades. , que los nobles (llamados pacheis) no quisieron o incluso no pudieron pagar. los población de Megara, habiendo escuchado de los hechos, decidió en este punto dejar voluntariamente su ciudad natal y emigrar a Siracusa. Megara y # 8217s arconte, Diognetos, se sorprendió y vio la guerra como el último recurso. Pero, como era de esperar, el ejército de Gelon ganó una rápida y fácil victoria sobre las tropas de Megara y Euboia. Sin embargo, lo que hizo Gelon después de la guerra fue sorprendente. Dejaré que uno de los más grandes historiadores griegos explique los eventos:

& # 8217 & # 8217 Y cuando los megarianos en Sicilia se rindieron a él en condiciones después de un asedio, tomó al más rico de ellos, que le había hecho la guerra y esperaba ser condenado a muerte por esto, y los llevó a Siracusa para ser ciudadanos. allí. En cuanto a la gente común de Megara, que no había participado en la guerra y esperaba que no se les hiciera daño, también los llevó a Siracusa y los vendió como esclavos para sacarlos de Sicilia. [3] Trató de manera similar con los eubeos de Sicilia, haciendo la misma distinción. La razón por la que trataba a la gente de ambos lugares de esta manera era que consideraba que era extremadamente desagradable vivir con la gente común. & # 8217 & # 8217
(Herodotos, Historias, 7,156, 2-3, traducido por A.D. Godley)

Herodotos no es la única fuente que nos habla de que Gelón no le gusta la gente común y muchos historiadores modernos han estado de acuerdo con él. Pero, ¿es eso suficiente para explicar este comportamiento extraordinario? Recordando el tratamiento de Gelon & # 8216 del gamoroi Después de la toma de Siracusa, parece que casi nunca favoreció a los nobles sobre los población. Para explicar su decisión tenemos que preguntar quiénes eran estos Megaran pacheis? Considerando que Megara fue establecida como un puesto de avanzada por Leontinoi en la costa este como una empresa conjunta de los griegos calcidianos y los sicelios nativos. Por lo tanto, agregaron otro elemento nuevo a la población de Siracusa y restauraron la posición de los nobles en Siracusa después de que los geloanos y kamarineanos hubieran consistido principalmente en personas de las clases bajas.
En cuanto a la gente común, parece probable que Gelon solo estuviera siendo pragmático. Cuando el kyllyrioi y el población se había rebelado en 485 a. C. sin ser castigado por Gelón más tarde, esto significó que las tres clases, nobles, población y kyllyrioi, se habían convertido en ciudadanos y por lo tanto tenían derecho a poseer sus propias propiedades. Esta situación se resolvió luego en 482 a. C., cuando Megara controlaba una enorme llanura al norte de Siracusa que solo se cultivaba en parte. Al expulsar el población de Megara y Euboia, Gelon conquistó vastas tierras nuevas para sus ciudadanos de Siracusa mientras se deshacía de cualquier reclamo de la población anterior. Aparte de eso, obtuvo una enorme ganancia financiera vendiéndolos como esclavos.

Un mosaico en Megara Hyblaia hoy


Para redondear su política migratoria, Gelon instaló diferentes grupos de mercenarios, la mayoría de ellos de Arcadia, pero también otros griegos e incluso sicelios, en Siracusa. La heterogénea composición de este grupo es confirmada por Aristóteles, quien hace una distinción entre xenous y misóforo al describirlos. Sin embargo, es muy fácil explicar el asentamiento de los mercenarios: eran simplemente ciudadanos leales traídos a Siracusa, al tiempo que aumentaban la diversidad de la ciudadanía una vez más y, obviamente, eran una reserva para la guerra. Varios grupos de mercenarios se establecieron entre 485 a. C. (como un tal Praxiteles de Mantineia que dejó una inscripción en Olimpia) y 480 a. C. o incluso 479 a. C., en total unos 10 000 hombres.

Habiendo reorganizado las cosas en Siracusa, Gelon se hizo aún más famoso en el mundo griego y, por lo tanto, no fue realmente sorprendente cuando la Liga Helénica recurrió a Gelon en busca de ayuda contra la Invasión persa en 481/480 a. C. Pero Gelon rechazó las demandas, supuestamente porque exigió liderar las tropas él mismo, o al menos recibir el mando de la mitad de las fuerzas (en tierra o en el mar), siendo ambas rechazadas por los espartanos seguros de sí mismos. A pesar de rechazar la petición y, por lo tanto, no participar en las guerras persas, las fuerzas que ofreció nos dan una imagen realista de las fuerzas militares bajo el mando de Gelon: estaban compuestas por 20000 hoplitas, 2000 jinetes, 2000 arqueros y 2000 honderos más. .
Sin embargo, este ejército de 26 000 hombres todavía se vio necesitado pronto, a pesar de que Gelon rechazó las demandas de Grecia. En realidad, parece muy probable que no lo rechazara por considerar el mando supremo sobre todas las tropas, sino más bien por los acontecimientos que se habían desarrollado en el norte y oeste de Sicilia. Un año antes, el aliado de Gelon, Theron de Akragas, había capturado la polis Himera en la costa norte. Himera había sido gobernada por su propio tirano, un hombre llamado Terillos, que huyó con su yerno Anaxilaos (Anaxilas) en Rhegion en el sur de Italia. Anaxilaos también había sido el hombre que había reclamado Zankle / Messana de Gelon y ahora gobernaba ambas ciudades. Ávido oponente de Gelon, Anaxilaos envió una carta a su amigo invitado. Amílkar (Amílcar) en Cartago. Ofreciendo a sus propios hijos como rehenes, Anaxilaos pidió una intervención cartaginesa en la isla en nombre de Terillos para restaurarlo en su puesto en Himera. Su solicitud cayó en oídos comprensivos en la ciudad de Dido, que había observado con ansiedad el progreso de Gelon y vio esto como una oportunidad perfecta para establecer el dominio cartaginés de Sicilia.

Los espías de Gelon le habían informado de estos planes lo suficientemente temprano como para rechazar la solicitud de la Liga Helénica y él reunió debidamente sus fuerzas para prepararse para guerra. Dirigidos por Hamilkar (a quien se llama "rey" en las fuentes antiguas), los fenicios desembarcaron un ejército de unos 30 000 hombres cerca de Panormos. Desde allí marcharon hacia el este para poner asedio a Himera en el verano de 480 AC. Las fuerzas de Theron tenían a Himera en inferioridad numérica y el tirano desesperado envió un mensajero a Siracusa. Al enterarse de la noticia, Gelon tomó a tantos hombres como pudo reunir (probablemente no todos los 26 000, pero al menos 20 000 soldados) y marchó hacia Himera lo más rápido posible. Llegó a tiempo para ofrecer una batalla a los cartagineses, que hizo historia como el batalla de Himera.

Los relatos antiguos de la batalla son muy problemáticos y algunos historiadores piensan que están casi completamente inventados. Hasta ahora está claro que los cartagineses carecían de armas de asedio y esperaban que Himera se rindiera porque se quedó sin alimentos. De ahí que los cartagineses acamparan cerca de su flota en la playa, desde donde observaban la ciudad. Las tropas de Gelon llegaron en la oscuridad y Gelon trajo consigo un intrépido plan de batalla. Condujo a su caballería hacia adelante y, fingiendo ser mercenarios cartagineses, lograron ingresar al campamento. Una vez que la caballería griega estuvo adentro, cargaron contra los barcos, prendieron fuego a la flota y al campamento. Al parecer, Amílkar se sacrificó en el fuego, pero probablemente trató de defender el campamento junto con la pequeña guarnición que estaba despierta y lista, durante la cual estuvo delicado.
Habiendo visto el fuego dentro del campamento enemigo, el ejército principal de Gelon avanzó y se enfrentó a los cartagineses en una batalla campal frente a Himera. Las tropas de Theron ahora se unieron al ejército y atacaron el flanco del ejército cartaginés, que rompió su resistencia. Juntos, ambos ejércitos Siceliote se lanzaron tras el enemigo que huía y entraron en el campamento para romper la resistencia final de los mercenarios ibéricos que habían infligido pérdidas considerables a los jinetes de Gelon. Sin embargo, con la llegada de las otras fuerzas, muchos miles de cartagineses fueron asesinados y quizás incluso más fueron capturados, mientras que los trirremes cartagineses supervivientes huyeron hacia el oeste.

Gelon había obtenido una gran victoria, lo que lo convirtió en un hombre aún más famoso y también temido. Los cartagineses esperaban un ataque a Panormos e incluso una invasión de África, pero Gelon estaba harto de la guerra y podría haberlo visto como un riesgo demasiado grande para dañar su brillante reputación. Por lo tanto, ofreció a Carthage un tratado preace, que aceptaron, pagando 2000 talentos de plata como reparación. Gelón también llegó rápidamente a un acuerdo con Anaxilaos, quien casó a su hija con Hierón, mientras que Terillos perdió cualquier poder. Así, Sicilia se dividió en cuatro bloques de poder liderados por Theron en el sur y el centro, Anaxilaos en el noreste, los cartagineses en el oeste y el propio Gelon. Obviamente Gelon vasto arche era la más poderosa de estas facciones y Siracusa, sin duda, se había convertido en la primera ciudad de Sicilia, si no toda Magna Grecia.

Cerca de Himera se erigieron más de 10 000 tumbas, que no se descubrieron hasta 2008. Pero mucho más importante fue la construcción de varios edificios públicos impresionantes por Hieron y Gelon. Utilizando a los esclavos capturados como mano de obra, se construyó el Templo de Nike en Himera, así como varios templos en Siracusa e incluso una arboleda sagrada en el sur de Italia. Además, Gelon hizo generosas donaciones a Olimpia y Delfos, lo que generó aún más respeto por el tirano en el mundo griego y más allá. Para un hombre menor, eso podría haber sido suficiente, pero Gelon nunca dejó nada al azar. En cambio, comentó que su victoria en Himera había ocurrido en un momento similar a las batallas de Thermopylai y Salamina, trazando un paralelo entre la victoria contra los bárbaros en el Este y la suya propia. derrota de los bárbaros occidentales. Herodotos y Diodorus Siculus estaban demasiado ávidos para usar esta comparación (tal vez Gelon no lo inventó todo él mismo y esta idea solo apareció más tarde, pero parece probable que Gelon reconociera el paralelo él mismo), el primer escrito de que sucedió la batalla de Himera. el mismo día de la batalla de Salamina, esta última colocándola el mismo día que las Termópilas.

Los restos del templo de Nike en Himera


Después de regresar a Siracusa, Gelon fue tan popular que toda la ciudadanía, desde el kyllyrioi al Megaran pacheis, solo lo amaba. Probablemente al año siguiente, en el 479 a. C., Gelón reunió a todos los ciudadanos para celebrar un discurso (según Diodoro). Despediendo a los guardias, caminó entre la gente desarmada, entre ellos soldados armados y nobles. Pero nadie aprovechó esta oportunidad para atacar al tirano, sino que los ciudadanos lo celebraron como su héroe. Gelón murió de hidropesía al año siguiente, siendo sucedido por su hermano Hierón.

Como prueban las fuentes antiguas, Gelon fue bien recordado como gran general, político y constructor. A pesar de obligar a tantas personas a abandonar sus hogares, su victoria en Himera se destacó más durante las edades siguientes. De hecho, Gelon siempre había seguido un plan claro y había sentado las bases de la grandeza de Siracusa, que duraría siglos. También derrotó a los cartagineses de manera decisiva, que se dirigieron a África en lugar de Sicilia y solo se atrevieron a hacer la guerra a Siracusa nuevamente a fines del siglo quinto. Gelon fue uno de los tiranos griegos más poderosos y exitosos y fundó la dinastía de los Deinomenids.


Este texto es básicamente un resumen breve y algo modificado de un artículo que escribí en la uni. Mi literatura y fuentes se pueden ver dentro de los spoilers.

Diodorus Siculus, Biblioteca de historia, traducido por Otto Veh.
Herodoto, Historias. (traducido por A.D. Godley 1920, Proyecto Perseus).
Pausanias, Descripción de Grecia (traducido por W.H.S. Jones y H.A. Ormerod 1918, Proyecto Perseus).
Plutarco, Moralia, narraciones Amatoriae (traducción de Loeb, 1936, Lacus Curtius).
Polyainos, Strategika (traducido por R. Shepherd 1793, completamente revisado en attalus.org).
Strabon, Geographika (Loeb- traducción 1936, Lacus Curtius).
Thukydides, The Peloponnesian War (traducido por August Horneffer 1912, versión revisada de 2010)

Bengtson, Hermann, Griechische Geschichte. Von den Anf ngen bis in die R mische Kaiserzeit, M nchen 1965.
Berent, M., La polis apátrida. Hacia una reevaluación de la comunidad política griega clásica, Cambridge 1994.
Berve, Helmut, Die Tyrannis bei den Griechen, Munich 1967.
De Angelis, Franco, Megara Hyblaia y Selinous. El desarrollo de dos ciudades-estado griegas en la Sicilia arcaica, Oxford 2003.
Del Barrio Vega, María Luisa, Observaciones Linguisticas Sobre El Poliandrión De Ambracia, en: Gabaudan, Francisco Cort s, M ndez Dosuna, Juli n V ctor (Hrsg.), DIC MIHI, MVSA. Homenaje al Profesor Antonio López Eire, Salamanca 2010.
Demand, Nancy, Urban Relocation in Arcaic and Classical Greece: Flight and Consolidation Bd.6, Norman 1990.
Dom nguez, Adolfo J., Griegos en Sicilia, en: Tsetskhladze, Gocha (Hrsg.), Colonización griega. Una cuenta de las colonias griegas y otros asentamientos en el extranjero, Leiden 2006.
Dom nguez, Adolfo J., Identidad helénica y colonización griega, en: Tsetskhladze, Gocha (Hrsg.), Ancient West & amp East, 4/2, Lovaina 2006.
Dreher, Martin, Das Antike Sizilien, Munich 2008.
Dr. Gemller, Hans-Peter, Syrakus. Zur Topographie und Geschichte einer griechischen Stadt, Heidelberg 1969.
Finley, Moses I., Una historia de Sicilia. La antigua Sicilia a la conquista árabe, Londres 1968.
Gnther, Linda-Marie, Syrakusai, DNP 12,2, Stuttgart 2003.
Green, Peter, Diodorus Siculus, Libros 11-12.37.1. Historia griega 480-431 a.C., la versión alternativa, Austin 2006.
Hansen, Mogens Herman, fue el Polis ¿un Estado o una sociedad sin Estado ?, en: Nielse, Thomas Heine (Hrsg.), Aún más estudios en el griego antiguo Polis, Stuttgart (Copenhague) 2002.
Harrell, Sarah, King or Private Citizen: Tiranos sicilianos del siglo V en Olimpia y Delfos, en: Mnemosyne IV, LV, Leiden 2002.
Holanda, Tom, Persisches Feuer. Das erste Weltreich und der Kampf um den Westen, Stuttgart 2008.

Jackman, Trinity, Ducetius y la tiranía siciliana del siglo V, en: Lewis 2006.
Holm, Adolf, Geschichte Siziliens im Altertum 1, Leipzig 1870.
Lammert, Friedrich, Polyainos 8, RE 21, Stuttgart 1952.
Lewis, Sian (Hrsg.), Ancient Tyranny, Edimburgo 2006.
Lomas, Kathryn, Tyrants y el polis: migración, identidad y desarrollo urbano en Sicilia, en: Lewis, Sian (Hrsg.), Ancient Tyranny, Edimburgo 2006.
Lupus, Bernhard, Die Stadt Syrakus im Alterthum, Straüburg 1885.
Luraghi, Nino, Tirannidi Arcaiche en Sicila e Magna Grecia. Da Panezio di Leontini alla caduta dei Dinomenidi, Florenz 1994.
Macan, Reginald Walter (Hrsg.), Herodoto. Libros VII-IX, 1908/1973, http://www.perseus.tufts.edu/hopper/. 3A1999.04.0038
Meister, Klaus, Die Sizilische Geschichte bei Diodor von den Anf ngen bis zum Tod des Agathokles, M nchen 1967.
Meister, Klaus: Gelon 1, DNP 4, Stuttgart 1998.
Meister, Klaus, Polyainos 4, DNP 10, Stuttgart 2001.

Mertens, Dieter, St dte und Bauten der Westgriechen. Von der Kolonisationszeit bis zur Krise um 400 vor Christus, M nchen 2006.
Messina, Anthony M. (Hrsg.), The Migration Reader. Explorando la política y las políticas, Boulder 2006.
Murray, Oswyn, Ciudades de la razón, en: Murray / Price 1990
Niese, Benedikt: Gelon 3, RE 7,1, Stuttgart 1910.
Purcell, Nicholas, Mobility and the Polis, en: Murray, Oswyn, Price, Simon, The Greek City. De Homer a Alexander, Oxford 1990.
Rhodes, Peter J., Synoikismos, DNP 11, Stuttgart 2001.
Sakellariou, Michael Basileiou, El estado polis. Definición y origen, Atenas 1989.
Schulz, Raimund, Feldherren, Krieger und Strategen. Krieg in der Antike von Achill bis Attila, Stuttgart 2012.
Seibert, Jakob, Die Bev lkerungsfluktuation in den Griechenst dten Siziliens, en: Ancient Society 13/14, Lovaina 1982/1983.
Seibert, Jakob, Die politischen Flüchtlinge und Verbannten in der griechischen Geschichte. Von den Anf ngen bis zur Unterwerfung durch die R mer, Darmstadt 1979 (Zwei B nde, Zweiter Band mit Anmerkungen).
Sj qvist, Erik, Sicilia y los griegos. Estudios sobre la interrelación entre las poblaciones indígenas y los colonos griegos, Ann Arbor 1973.
Veh, Otto ( bers.), Will, Wolfgang (Komm.), Bibliothek der Griechischen Literatur. Diodoros, Griechische Weltgeschichte, Buch XI-XIII, Stuttgart 1998.
Vlassopoulos, Kostas, entre Oriente y Occidente: el griego Poleis como parte de un sistema mundial, en: Ancient West & amp East 6, Lovaina 2007.
Vysokij, Michail F., Migración en la Sicilia arcaica (primera parte del siglo V aC), en: Olshausen, Eckart (Hrsg.), & # 8217 & # 8217 Troianer sind wir gewesen & # 8217 & # 8217 & # 8211 Migrationen in der antiken Welt, Stuttgart 2006.
Wolff, Christina, Sparta und die peloponnesische Staatenwelt in archaischer und klassischer Zeit, M nchen 2010.
Zimmermann, Klaus, Karthago. Aufstieg und Fall einer Gro macht, Stuttgart 2010.

Pompeyo, después de haber terminado la guerra contra Mitrídates, cuando fue a visitar a la casa de Poseidonio, el famoso maestro de filosofía, prohibió al lictor llamar a la puerta, como era costumbre, y a él, a quien tanto el oriental y el mundo occidental había cedido sumisión, ordenó el fasces ser bajado ante la puerta de la ciencia.


Gelon, tirano de Gela y Siracusa, fl 491-477 aC - Historia

El libro 7 nuevamente muestra que H no planeó su narrativa en torno a las divisiones de nuestro libro, ya que la batalla de Artemisio al comienzo del libro 8 es la continuación natural de la batalla de las Termópilas en el libro 7. Aparte de eso, sin embargo, el libro 7 tiene algunos la coherencia como narrativa de los movimientos preparatorios de los persas y los griegos, los realizados antes de las grandes batallas que decidirán la guerra. La primera mitad del libro se ocupa de los preparativos persas y el transporte del enorme ejército y armada persas a Grecia durante la primavera y el verano de 480 a. C. H enfatiza el cuidado de los preparativos de Jerjes y rsquo y el número de su ejército y armada. Luego se relatan los esfuerzos griegos para unirse, con la mayor parte del énfasis puesto en las diversas excusas y evasiones de importantes estados griegos que no se unen a la liga contra Persia. Los griegos abandonan Tesalia, ya que está claro que no pueden defenderla. Leónidas y su valiente banda de unos cinco mil (300 espartiatas, 3100 peloponesios y ilotas adicionales, tespios y tebanos) mantienen el paso en las Termópilas durante el mayor tiempo posible, pero no reciben refuerzos y los que quedan mueren cuando Jerjes está se muestra un camino alrededor del paso. El único consuelo que los griegos pueden encontrar en este punto es que varios días antes los persas han perdido quizás hasta un tercio de su flota en una gran tormenta frente al cabo Sepias en Magnesia.

7.1& ndash19 Reacciones persas a Marathon y decisiones previas a la campaña en Grecia.

7.1 Darío muere en 486 a. C., y la revuelta tanto en Egipto como en Babilonia en los años 480 complica el plan persa para castigar a Grecia por Sardis y Maratón (CAH iv. 72 y ndash5). Megabyzus reprimió la revuelta en Babilonia. Los autores griegos no lo mencionan, aunque la remoción de la estatua de Bel-Marduk por Jerjes y rsquo (cf. 1.183) bien puede datar de esta época. La necesidad de sofocar las revueltas en estas otras provincias importantes probablemente les dio a los griegos un tiempo crucial para comenzar a resolver sus propias diferencias si Darío o Jerjes hubieran podido marchar sobre Grecia a mediados de los años 480, el resultado podría haber sido muy diferente, especialmente dado el malas relaciones entre Atenas y Egina en ese momento. Nótese que H esencialmente omite las complicadas rivalidades de los estados griegos en los años 480 como foco principal de su narrativa.

7.2& ndash4 Xerxes nació C.518 a. C. y Darío probablemente lo convirtió en príncipe heredero incluso antes de lo que piensa H (CAH iv. 72), pero la adición de Demaratus a la escena agrega un elemento picante para la audiencia griega de H & rsquos, particularmente dados los propios problemas de linaje de Demaratus y rsquo en Esparta y las notorias dificultades de la doble realeza espartana, 6.61 & ndash6, 52.

7.5 Gobryas fue uno de los siete conspiradores originales (3.70, 78). Era suegro de Darío antes de que Darío se convirtiera en rey, y también se casó con la hermana de Darío. Su hijo de esa hermana, Mardonio, es, por tanto, sobrino de Darío y primo de Jerjes; también es yerno de Darío (6.43). Mardonio tiene la ambición de convertirse en el sátrapa de Grecia, por lo que aboga por la conquista con una mezcla de argumentos razonables y tontos (cf. 9.82 para la pobreza de Grecia). Por el amor persa por los árboles, cf. 7.31 & lsquoparadise & rsquo es originalmente una palabra persa para un jardín o huerto cerrado.

7.6 Otros proponentes de una guerra contra Grecia. El resto de los tesalianos no están tan entusiasmados con la perspectiva de la invasión persa como los aleuadae (7.172). Para la susceptibilidad de Pisistratidae e Hipias mismo a los sueños y oráculos, cf. norte. 5.56 para su colección de oráculos, cf. 5,90, 93. Musaeus era un cantante mítico relacionado con Orfeo. H se refiere a sus oráculos también en 8,96 y 9,43. Desde su expulsión de Atenas en 510 a. C., los Pisistratidae han vivido en Sigeum en Troad, como clientes de Persia (cf. 5.94).

7.7 El dominio persa sobre Egipto se vuelve mucho más severo, posiblemente precipitando la revuelta de Inaros C.463 & ndash2 BCE. El sátrapa Achaemenes muere en la batalla de Papremis, 459 (n. 3.12).

7.8& ndash11 Como ya ha hecho en el debate constitucional de 3.80ff., H utiliza aquí los discursos de Jerjes y sus cortesanos para dilucidar los argumentos que figuran de manera prominente en el pensamiento persa para invadir Grecia; también hace algo del temperamento de los actores principales claro. Cf. Conversación de Atossa & rsquos con Darius en 3.134. Es una técnica narrativa que, después de él, Tucídides utilizará con gran efecto.

Nótese en el discurso de Jerjes y rsquo su deseo de igualar a su padre cf. Esquilo y rsquo Persas 753 f. y CAH iv. 76. Pelops era en el mito el hijo de Tántalo de Lidia, el padre de Atreo y el abuelo de Agamenón, vencedor en Troya. Dio su nombre al Peloponeso. Mardonio en su lisonjera respuesta (9) exagera considerablemente sólo algunos de los indios, sacas y etíopes son súbditos de Persia. Para su expedición anterior, ver n. 6.43 y ndash5. El resto de los presentes temen oponerse a él (10).

Artabano (10) ya ha aconsejado sabiamente a su hermano, Darío, en C.513 AEC (4.83), un hecho que le recuerda a su sobrino, Jerjes, aquí. Mantendrá más conversación con Jerjes sobre la brevedad de la vida humana en Abydus, 7.46 & ndash52. Aquí plantea temas que nos recuerdan el consejo de Solón y rsquos a Creso, ambos elaboran aspectos del lema de Delfos, mēden agan, y nada en exceso y rsquo los dioses derriban a los que tienen pretensiones. Para la noción de la envidia de los dioses, ver n. 1,32. El patetismo de los cuerpos destrozados por pájaros y perros es más griego que persa (Ilíada 1.4 cf.Historias 1.140, donde se presenta como una costumbre persa normal). La alusión a "quedarse con las mujeres" en la réplica enojada de Jerjes (11) se desarrollará más adelante: 8.88, 9.20, 107, 108 & ndash13.

7.12& ndash19 En el cap. 13 Jerjes se refiere a su juventud si nació alrededor del 518 a. C., todavía tenía menos de 40 años en el momento de la campaña griega. El punto de la secuencia del sueño es que los dioses tienen la intención de que ocurra la invasión persa de Grecia, tal como pretendían la muerte de Creso e rsquo hijo, 1.34. El hecho de que los dioses tengan la intención de la invasión no deja a Jerjes sin culpa, cf. norte. 1,13.

7.20& ndash5 Desde la primavera de 484 hasta la primavera de 480 a. EC, Jerjes se prepara para la guerra. Para la invasión de Escita por parte de Darío y rsquo, ver 4.83 y ndash144 para la invasión de Asia por parte de los escitas y rsquo a principios del siglo VII, ver n. 1.103. H cree que la Guerra de Troya fue unos ochocientos años antes de su propia época (2.145).

Acte (en el que se encuentra el monte Athos) es la más oriental de las tres penínsulas de Chalcidice (22) se inició la excavación del canal persa C.483 y fue diseñado para evitar la punta peligrosamente tormentosa de la península (6.44). El canal tenía 2.400 yardas (2.200 m.) De largo y al menos 65 pies (20 m.) De ancho (CAH iv. 526). La carga nivelada por H en el cap. 24 no se sostiene, porque el transporte de una flota tan grande como Xerxes & rsquo (junto con sus convoyes de apoyo) habría sido prácticamente imposible. Por otra parte, Jerjes tenía como objetivo unir permanentemente a Grecia a su imperio, y la conveniencia del canal continuaría en el futuro. La cuestión moral es otra cuestión (también 7.35, para convertir penínsulas en islas, cf. 1.174). Ver Lateiner, 126 & ndash35 para conocer la importancia de los límites geográficos y la noción de transgresión en H.

7.26& ndash32 La marcha de Critalla a Sardis. En el mito, Marsias era un sátiro que desafió a Apolo a un concurso musical con su pipa frigia y perdió a Apolo y lo desoló vivo. El final de la historia de Pitio el lidio, contada en 7.39, puede compararse con la de Oeobazus en 4.84, al comienzo de la expedición de Darío y rsquo escita. Tales eventos, junto con la amplia mención del látigo persa (por ejemplo, 7.22, 35, 56, 103, 223), sugieren al lector lo que se espera que suceda en Grecia si Jerjes triunfa.

Para Pythius y rsquo enorme riqueza (28): un talento (de plata) era de 6.000 dracmas y un dracma era el salario diario de un trabajador griego calificado y rsquos. El estater dárico de oro era particularmente puro, cf. 4.166. Cf. App. 2. Para Jerjes y rsquo Inmortales (31), cf. 7.83. Sobre la demanda de tierra y agua: Jerjes no envía mensajeros a Atenas y Esparta (32), porque habían matado a Darío y a los emisarios anteriores (6.48 cf. 7.133) la tierra y el agua son las señales normales de sumisión al dominio persa (4.126, 5.17). , 6,48, 7,131). Jerjes y el ejército pasan el invierno de 481 & ndash480 a. C. en Sardis.

7.33& ndash6 La referencia a Artayctes, el gobernador persa de Sestus, espera con interés los acontecimientos al final de la guerra (9.116 & ndash21) Artayctes será crucificado con vistas al sitio donde el ejército de Jerjes y rsquo marchan hacia Grecia a través del puente, y el general que ordene esto Ser el ateniense Xanthippus, padre de Pericles, en el invierno de 479/8 a. C. Luego, Xanthippus se lleva los restos capturados de los cables de puente de Jerjes y rsquo a casa y los dedica a santuarios que H no especifica, posiblemente en la Acrópolis en ruinas y también en la estoa ateniense en Delfos (9.121). Al referirse brevemente al destino de Artayctes aquí, H anticipa la ruina final tanto del puente literal de Jerjes y rsquo como de su intento más general de salvar la separación de Europa y Asia e importar los caminos persas a Grecia. Protesilao fue el primer griego que había saltado a tierra en Troya (Ilíada 2.695 ss.) Y si se agrega que a la presencia del padre de Pericles en la muerte de Artayctes y rsquo, las ironías implícitas son múltiples. Dan un tono ominoso a la siguiente narración, el informe de la construcción de puentes en los cap. 34 & ndash6 esa narrativa comienza enfatizando no la increíble hazaña de construir el puente en sí, sino más bien la violencia de Jerjes y rsquo al castigar a Hellespont & mdashagain, un recordatorio tácito de lo que puede suceder en Grecia si Jerjes triunfa.

Para obtener una descripción detallada de la construcción del puente de pontones, consulte CAH iv. 527 y ndash32. Los barcos debajo están diseñados para soportar el peso del puente y reducir la tensión en los cables. La distancia entre siete estadios (34) es de unos tres cuartos de milla, o 1,24 km. (El Hellespont moderno es más ancho).

7.37& ndash43 Jerjes marcha desde Sardis en la primavera de 480 a. C. Su avance hacia la costa y el lado europeo desde Tracia es deliberado; no llegará al escenario de una lucha seria hasta finales de agosto o septiembre. Esto afectará gravemente a su campaña porque el clima y la llegada del invierno limitarán sus opciones. No hubo eclipse solar en este momento (37), aunque sí hubo uno visible en Susa en la primavera de 481 y habría uno visible en Sardis en febrero de 478. La tradición local quizás los combinó para hacer que un eclipse coincidiera con la partida de Jerjes. La conexión de Apolo con el sol explica el pensamiento de los magos, al menos para una audiencia griega. (Es poco probable que la historia provenga de una fuente persa, ya que Mitra también es un dios de la luz).

El tratamiento de Jerjes y rsquo de Pitio aquí sugiere una cierta inestabilidad en el mismo Jerjes (véase 7.44 y ndash7 más abajo). Su acto es el mismo que el de su padre y rsquos en 4.84, pero no lo es su combinación con el elogio efusivo anterior y el gran gesto. Una vez más, la partida del ejército y rsquos a través de las dos mitades del cuerpo cortado de Pythius y rsquo hijo produce una nota siniestra.

El carro sagrado (40) será entregado a los tracios y los caballos robados (8.115) mientras Jerjes está haciendo campaña en el sur de Grecia. El auriga de Jerjes y rsquo es probablemente también su cuñado, ya que Otanes es el padre de su esposa Amestris y comandante de las fuerzas persas de su ejército (7.61), y otros dos hijos de Otanes son oficiales de rango (7.62, 82). Cf. el final de n. 5.117 y ndash21. Tenga en cuenta que el interés de Jerjes en el turismo en Troya y en otros lugares de su viaje a Grecia, un calendario más rápido con un ejército más reducido podría haber afectado el resultado.

7.44& ndash56 Justo antes de cruzar el Helesponto hacia Europa, Jerjes mira a su ejército y mantiene otra conversación con su tío Artabano. A Jerjes le gusta mirar a su ejército (7.56, 59, 100) y asocia el valor con números grandes (7.103). Aquí (49) Artabano le dice a Jerjes que la enorme masa de su fuerza también será su mayor debilidad, ya que será difícil encontrar un anclaje seguro para la flota y comida para el ejército terrestre. Sin duda, estos factores estratégicos influyen en la próxima campaña.

Pulgada. 51 Artabano también se preocupa por la lealtad de los jonios Jerjes lo tranquiliza, citando su lealtad durante la campaña de su padre y rsquos escitas, malinterpretando sus motivos tanto como lo hicieron los escitas (4.142 cf. 4.137). Cf. norte. 8.19 y ndash26. En los cap. 53 y 54 Xerxes y la determinación de rsquo de conquistar toda Europa se enfatiza nuevamente. La imagen de su ejército azotado por el Helesponto durante siete días y noches seguidas es muy vívida, pero el tiempo probablemente esté comprimido. CAH iv. 537. Este tema está en contrapunto irónico a la exclamación aduladora del hombre helespontino que se dirige a Jerjes como Zeus (56). Cf. el oráculo en 7.220.

7.57& ndash9 Jerjes viaja desde el Helesponto hasta Dorisco en Tracia. Primero tiene que marchar hacia el noreste a través del Chersonese (la península de Gallipoli) y luego girar hacia el oeste. En la mitología, Helle estaba escapando de una madrastra malvada con su hermano Phrixus y cabalgó en el carnero dorado y rsquos de regreso sobre el Hellespont, se cayó y, en consecuencia, el estrecho recibió su nombre, mientras que el carnero y el vellón dorado de rsquos terminaron en Colchis para ser tomado por Jason. (cf. 1.2). Para Darío y rsquo permanecer en Tracia, cf. 4.143 la fortaleza probablemente fue construida por Megabyzus después (5.2). Los Cicones del cap. 59 ocurren en Homero: Ilíada 2.846, Odisea 9.39 Las mujeres ciconianas asesinaron al legendario cantante tracio Orfeo.

7.60& ndash83 La revisión de la infantería. El número es indudablemente exagerado cf. por ejemplo CAH iv. 533 & ndash6, donde el total se calcula como 220.000 hombres armados en tierra, y otros 22.000 para el servicio de suministro y así sucesivamente, otros sitúan la cifra total en 80.000 & ndash100.000. Tenga en cuenta que los griegos nunca se encuentran con toda la fuerza del ejército terrestre de Jerjes y rsquo, ni siquiera en las Termópilas.

Como la cuenta de las listas de impuestos persas en 3.90 y sigs. y la descripción de las etapas de Roya & Dagger Road en 5.52 ff., esta lista de unidades de infantería puede basarse en información oficial persa. H ordena su material en un orden geográfico: los medos y persas, luego los pueblos del este, los del sur, los de Asia Menor y finalmente los del Levante.

El material mitológico en los cap. 61 y 62 es, por supuesto, de inspiración griega. Entre otros problemas, la genealogía mítica de Perseo es inconsistente con la de 1.7, ya que aquí Belus es el abuelo político de Perseo mientras que Perseo y rsquo descendiente de Heracles está en 1.7 Belus y rsquo abuelo. Cf. 6.54. Por la fantástica etimología de los medos de Medea (62), lo mejor que se puede decir es que es antiguo cf. Hesíodo, Teogonia 1000f. & lsquoArian & rsquo (62) es una palabra indoeuropea que se encuentra también en persa antiguo y sánscrito, ahora viciada por el uso asesino que se le dio en la década de 1930 bajo su forma sánscrita, ario.

El Sacae del cap. 64 no son los escitas (europeos) descritos en el libro 4, sino un pueblo nómada similar del más al este cf. CAH iv. 171, 174. Para la distinción entre etíopes del sur y del este en el cap. 70, cf. 3.17, 94. Los tracios del cap. 75 son de Asia. El nombre de la gente en el cap. 76 falta lo que se da es la conjetura de Stein & rsquos. Para los & lsquoDispossessed & rsquo del cap. 80, ver 3.93.

7.84& ndash88 Revisión de la caballería. Para la velocidad de los camellos (86) cf. 3.102, aunque en realidad se mueven a una velocidad de aproximadamente 4 km por hora, solo el dromedario moderno se acerca a una velocidad de 10 millas por hora. Cf. 1,80 por su tendencia a asustar a los caballos.

7.89& ndash99 Revisión de la flota. Al igual que otras figuras persas, el número 1207 es muy alto, algunos historiadores lo establecen más probablemente en alrededor de 600 en su lugar. Esquilo y rsquo Persas 341 & ndash3, producido en 472 a. C., solo ocho años después de la batalla (en la que el propio Esquilo luchó), también da 1.207, pero no lo usa para el tamaño inicial de la flota sino para el número de barcos persas en Salamina más tarde en el verano. (Septiembre de 480). Esta discrepancia no se ha explicado satisfactoriamente. CAH iv. 532 dice que la proporción de barcos más pequeños a trirremes, sin embargo, es correcta (H dice 3000 barcos y lsquoin total y rsquo (97)).Nótese la presencia en la flota de Jerjes y rsquo de aquellos que habían luchado valientemente para liberar a Jonia del dominio persa en los años 490 (90 y ndash5).

En 7,99 H destaca a Jerjes y rsquo a una mujer comandante naval, Artemisia, la reina regente de Halicarnaso. Como otra sabia consejera herodoteana (n. 171), aconseja a Jerjes antes y después de la batalla de Salamina (8,68 y 101), pero también se salva mediante tácticas atrevidas y sin escrúpulos durante la batalla (8,87). Ella es la madre o abuela del tirano Lygdamis, quien en los relatos antiguos era el enemigo de la familia H & rsquos en Halicarnassus, sin embargo, H le da un papel entre los consejeros inteligentes de Xerxes & rsquo.

7.100& ndash4 Para Demaratus, el rey exiliado de Esparta en el séquito de Jerjes y rsquo, ver nn. 6.61 & ndash72 y 7.2 & ndash4. Mientras que Artemisia da consejos tácticos (8.68), Demaratus es el portavoz más elocuente de los valores griegos y, en particular, de las conexiones que vinculan la pobreza griega, el coraje, la inteligencia y el respeto por la ley. (Sin embargo, habla de espartanos, no de griegos.) Jerjes se tomará más en serio las opiniones proféticas de Demarato después de las Termópilas, 7.234 y ndash7 aquí se ríe (103) y casi siempre es un error en H (Lateiner, 28).

7.105& ndash27 Jerjes viaja de Doriscus a Therma. H viola el orden cronológico en los cap. 106 & ndash7, para describir la pérdida persa de la mayor parte de Tracia al final de la guerra. Los persas fueron expulsados ​​de Sestus a principios del 478 a. C.476 / 5 (Tucídides 1.98). E & iumlon está justo al noreste de la península de tres puntas de Chalcidice.

H se ha referido a la conquista de Tracia por los persas en 5.1, 5.26 y 6.44. En 7.111 compara el oráculo del santuario de Dionisio en las montañas de Tracia con Delfos, evidentemente había escuchado afirmaciones exóticamente engañosas sobre él. De acuerdo con la naturaleza turística de esta parte de la narrativa de la campaña, podemos señalar que en el cap. 115 Jerjes pasa por Stagirus, lugar de nacimiento de Aristóteles noventa y seis años después.

Artachaees, el supervisor del canal recientemente cavado a través de Acte (117 cf. 7.22 & ndash4), tenía según los cálculos de H & rsquos alrededor de ocho pies (2,4 m) de altura. Otras personas altas en el Historias son el esqueleto de Orestes (1,68), que mide unos improbables diez pies (3,1 m.) de altura, el esqueleto de 9,83, más de siete pies (2,2 m.) de altura, y la mujer ateniense Phya (1,60), que medía poco menos de seis pies (1,8 m.) De altura. Un codo equivale aproximadamente a dieciocho pulgadas (44 cm.), O la longitud de un antebrazo para los pesos, medidas y distancias de H & rsquos, ver App. 2. Sobre la importancia de que Artaqueo se convirtiera en héroe, cf. el final de n. 5.108 y ndash17.

Para los cuatrocientos talentos gastados en la cena de Jerjes y rsquo (118), cf. nn. 6.132 & ndash6 y 7.26 & ndash32. Un talento es aproximadamente cincuenta y siete libras (26 kg) de plata. H registra el ingenio de un Megacreón de Abdera (120) cf. el final de n. 3.118 y ndash19. Sobre las tres rutas que tomó el ejército terrestre de Jerjes y la coordinación de su flota y su ejército terrestre, véase CAH iv. 537 y ndash9. Al dividirse y tomar tres rutas diferentes, el ejército podía tomar el grano local de una región más grande y los animales podían pastar, ya que era verano. Therma (7.127) está en Macedonia, cerca del sitio de la ciudad posterior de Tesalónica.

7.128& ndash31 Aquí Jerjes disfruta de otro espectáculo, no ahora la grandeza de su ejército sino la grandeza de la naturaleza cf. 7.44 y ndash56. Así como ha cavado una trinchera en el monte Athos y ha azotado al Helesponto (7.22, 35), aquí se pone a pensar cómo podría someter la geografía de Tesalia a sus propósitos. Nótese la racionalización de H & rsquos en el cap. 129 H no deja de creer en Poseidón, pero señala que la persona que se toma el epíteto & lsquoEarth Shaker & rsquo en serio, por definición piensa que Poseidón es responsable de los terremotos. Los retrasos de Jerjes y rsquo en esta primera parte de su viaje pueden ser responsables de empujar la campaña hacia el peligroso clima de finales del verano que pone en peligro su flota más adelante (cf.7.188 y ndash91) CAH iv. 539 & ndash40, 546 otorga a Xerxes una alta calificación, sin embargo, por la planificación y la organización práctica subyacentes a esta etapa de la invasión.

7.132& ndash78 Mientras Jerjes espera la sumisión griega (cf. 7.32), la escena cambia a los propios griegos y sus esfuerzos de preparación. La noción de diezmar a los colaboradores probablemente no signifique multarlos, sino más bien destruirlos por completo y dar una décima parte de las ganancias a Delphi. Los lacedemonios más tarde (9.106) hacen la propuesta de desalojar de sus tierras a todos los estados que han colaborado con Persia y reasentar allí a los jonios, pero los atenienses se oponen. H deja en claro que la mayoría de los estados que colaboran abiertamente no han tenido prácticamente ninguna opción (cf. 172).

7.133& ndash7 Darío había enviado enviados a finales de los 490 a Grecia (6.48). Pausanias, el escritor de viajes posterior (3.12.7), conoce una versión de los eventos que responsabiliza a Milcíades del maltrato ateniense a los mensajeros de Darío y rsquo, pero probablemente H habría incluido tal historia en su relato del fin de Milcíades, 6.132 y ndash6, si hubiera lo había escuchado. Hydarnes, el sátrapa persa del cap. 135 (e hijo de Hydarnes el conspirador, 3.70), de hecho también es parte de la historia de Milcíades (6.133). Para el horror griego en proskunēsis, postración voluntaria ante otra persona, cf. norte. 1.134 era un gesto que un griego realizaría solo ante un dios. El episodio del cap. 137 es uno de los últimos hechos narrados en el Historias sucedió en 430 a. C., a principios de la Guerra del Peloponeso (Tucídides 2.67).

7.138& ndash44 El estudio de la actividad griega comienza con la demanda de tierra y agua de Jerjes y no hasta después de la batalla de Salamina que la narrativa griega se convierte en algo más que una respuesta a la agresión persa (Immerwahr, 34). Pulgada. 139 H hace su famosa defensa de Atenas. CAH iv. 543 señala que el papel de Esparta y rsquos fue al menos tan crucial como el ímpetu detrás de la formación de la liga griega en el otoño de 481 a. C. (7.145), y sin su presencia en la batalla de Platea en la primavera de 479, la victoria liderada por Atenas en el mar en Salamina habría sido relativamente poco. Los atenienses, sin embargo, tuvieron muchas tentaciones de convertirse en colaboradores, pero no lo hicieron, y por eso H les da crédito (cf. 8.140 & ndash4 y 9.4 & ndash5).

En los cap. 140 & ndash3 H introduce dos temas interrelacionados: el pesimismo extremo de Delfos sobre la victoria griega, y Temístocles, el hombre y lsquo que acaba de ascender a la fama en Atenas y rsquo, que convierte los sombríos oráculos de Atenas en un mandato para desarrollar la armada ateniense. Los espartanos, cretenses y argivos también reciben oráculos deprimentes de Delfos (7.220, 169, 148). Delphi ha tenido vínculos con Oriente a lo largo del período narrado en el Historias (por ejemplo, 1.13, 19, 47, 55, 85), y había visto el destino de Didyma y otros santuarios después de la revuelta jónica (6.19). Además, muchos de los estados del norte y centro de Grecia, que comprenden la mayoría de la Anfictionía de Delfos, u organismo administrativo secular, se encuentran en el camino del ejército persa invasor; no es de extrañar que Delfos haya meditado tácitamente (CAH iv. 540, y más generalmente para Delphi, iii / 3. 312, 318 y ndash19). El simbolismo de Delfos sobre la victoria griega contra Persia no compromete la admiración de Hersquos por el oráculo ni su fe en sus poderes (8.36 y ndash9, aunque sabe que no es incorruptible: cf. 6.66).

Temístocles nació en la década de 520, fue arconte epónimo en Atenas en 494/3 a. C. y en 483/2 persuadió a los atenienses de usar sus ganancias de las minas de plata en Laurium para construir su flota y fortificar su puerto, aparentemente contra Egina. H lo introduce en la narrativa justo antes de su mayor logro, unir a los atenienses para resistir a Persia con su nueva flota. Temístocles será el arquitecto de la victoria griega en Salamina (8.56 & ndash63, 75, 79 & ndash80, 83, 123 & ndash5). H está a regañadientes en su elogio a Temístocles (aquí como un hombre nuevo, y en 8.109 & ndash12 por su duplicidad y avaricia) pero evita describir en detalle las supuestas escapadas posteriores de Temístocles, en particular su implicación en los crímenes de Pausanias y su posterior huida a Asia ( donde murió C.459, el rico gobernador de Magnesia bajo Artajerjes). Tucídides 1.135 & ndash8 es más entusiasta que H acerca de lo que deben haber sido dotes intelectuales notables de Temístocles.

7.145& ndash7 H no es específico sobre el momento de los congresos griegos que se reúnen, quizás éste en el otoño de 481 a. C. y otro en la primavera de 480 (7.172), para organizarse contra la invasión persa. Para obtener detalles sobre cómo podría haberse organizado la resistencia griega, consulte CAH iv. 540 y ndash5. A Esparta se le dio el control en tierra y mar (cf. 8.2), y había un consejo asesor que consistía en un comandante de cada contingente, pero en última instancia, el comandante en jefe espartano tenía el control sobre la estrategia. La historia de los espías que Jerjes envía de regreso a Grecia (147) muestra no solo su magnanimidad, sino también hasta qué punto espera que la inmensidad de sus recursos abrume psicológicamente a los griegos cf. 7.56. Ch. 147 es también una prueba particularmente vívida de la existencia de una ruta de cereales desde el Mar Euxino (Negro) a Grecia en funcionamiento en los años 480. El grano va al Peloponeso y Egina aquí, la ruta del grano desde el norte también fue de gran importancia para Atenas, como sugiere la política exterior anterior de Atenas en el área del Helesponto (n. 6.34 y ndash8).

7.148& ndash52 Argos medita. H simpatiza (152) con la difícil situación de los argivos, sólo catorce años después de su desastrosa derrota en la batalla de Sepeia (n. 6.77 & ndash80). El derecho de mando no es una cuestión baladí, como puede atestiguar cualquier observador de las modernas fuerzas militares multinacionales cf. Pausanias & rsquo informó comportamiento en Platea, 9.46 & ndash7. La rivalidad entre Lacedaemon y Argos es de larga data cf. norte. 1,82.

La genealogía de Perseo ya figura en el Historias en una variedad de conexiones, en 2.91, 6.53 y ndash4, 7.61. Cualesquiera que sean los detalles de su acuerdo, H informa que los argivos apoyan activamente la causa persa por acuerdo previo en 9.12. El & lsquootro negocio & rsquo mencionado en el cap. Algunos historiadores piensan que 151 es una referencia a una & lsquoPaz de Calias & rsquo que puso fin formalmente al conflicto entre Persia y Atenas, tal vez C.450 / 49 a. C. (mencionado por los oradores del siglo IV Isócrates, Demóstenes y Licurgo, pero con diferentes detalles sobre los límites que se establecerán). Ni Tucídides en el pentecontaetia (Tucídides 1.89 & ndash117) ni Lysias en 2.56 & ndash7 lo menciona. Cf. la vista diferente de CAH v. 121 y ndash7.

Descargo de responsabilidad de H & rsquos en el cap. 152 es útil para aclarar su relación con el texto que narra. Se presenta como un investigador que se ha tomado la molestia de descubrir y probar historias y narrarnos, pero parte de su tarea es recordarnos que no puede dar fe de todo lo que le han contado cf. 2.123, 125, 3.122, 4.96, 105, 195, y la gran cantidad de versiones variantes de historias, n. 1,70. Consulte la Introducción, págs. Xxix-xxx.

7.153& ndash67 La liga griega y Sicilia. En los cap. 153 & ndash6 H narra útilmente como trasfondo el crecimiento de la tiranía en Gela y la expansión de los tiranos y rsquo hacia el control de Siracusa también. Cleandro se convirtió en tirano en Gela C.505 a. C. y fue sucedido por su hermano Hipócrates en 498, quien convirtió su gobierno en un imperio en el este de Sicilia. En 491 murió Hipócrates, y su comandante de caballería Gelon sofocó una revuelta pero se convirtió en tirano. Siracusa había sido fundada por Corinto C.734 y Corinto había salvado a Siracusa de Hipócrates, pero fue tomada por Gelon trabajando con su propio gobernante y eacutelite en 485. En ese momento Gelon se mudó a Siracusa y le dio Gela a su hermano Hierón. Gelon reinó en Siracusa hasta 478. Ver más, CAH iv. 757 y ndash70. H & amp W señalan que la creación de Gelon & rsquos de una & lsquogreat Syracuse & rsquo, que implicó el despiadado cambio de poblaciones, probablemente salvó a Sicilia de la conquista de Cartago. Ciertamente fue despiadado: más de dos generaciones antes de que el primer ejército cartaginés destruyera una ciudad griega en Sicilia, tres ya habían sido aniquiladas por un verdadero tirano y rsquo griego & ldquopanhelénico & rdquo griego & rsquo (CAH iv. 770). La narrativa detallada de la conquista siciliana nos prepara para la visión amarga de Gelon & rsquos del papel que los griegos quieren asignarle en la lucha que se avecina; controla más recursos que cualquiera de ellos y los ha ganado con sus propios esfuerzos.

El debate entre Gelon y los griegos (157 & ndash62) es una vívida dramatización de los problemas de desunión que perseguirán a la Liga Griega. Es similar en función al debate de Jerjes y rsquo con Artabanus (7.46 & ndash52), que destaca los problemas persas con la tierra, el mar y los jonios. La evaluación de Gelón & rsquos, de que hay muchos jefes pero no indios en la fuerza griega, demuestra una dificultad que los griegos apenas superaron (8.2, 56, 61, 9.26, 53). Es por eso que el consejo de Demarato y rsquo o quizás incluso de Artemisia y rsquos, si se siguiera, bien podría haber ganado la guerra por Jerjes (7.235, 8.68), debería haber sido fácil dispersar la fuerza griega débilmente unida.

Para la referencia de Gelon & rsquos a su guerra con los cartagineses y al asesinato de Dorieus que quería vengar (158), ver CAH iv. 767 y 5.42 & ndash6. Parece poco probable que Gelón alguna vez contemplara seriamente enviar recursos masivos a la Grecia continental, ya que la guerra con Cartago se avecinaba para él, especialmente después de 482, cuando Theron de Acragas expulsó al tirano pro cartaginés Terilo de Himera (165).

Símil Gelon & rsquos en el cap. 162 lo dice Aristóteles (Retórica 1365 ay 1411 a) fue utilizado por Pericles en Atenas, probablemente en su discurso fúnebre para los atenienses que murieron en la guerra de Samia en 440 a. C. Syagrus y rsquo se hacen eco de la primera respuesta a Gelon (159) Ilíada 7.125 la alusión atenienses y rsquo homérica (161) es Ilíada 2.552 y ndash4.

7.163& ndash4 Las guadañas a las que se hace referencia en el cap. 163 es quizás el gobernante expulsado de Zancle (6.23 CAH iv. 760 y ndash3). Si es así, Cadmo ha heredado su virtud de su padre (6.24). Consulte Macan, H & amp W y Burn, 309 & ndash10 para conocer las numerosas preguntas planteadas por los cap. 163 y ndash4. Macan concluye, & lsquoLa ausencia total de cualquier referencia cruzada aquí [a 6.23 & ndash4] es asombrosa; es quizás el más frappante de todos los casos de despreocupación de Hdt. & Rsquos. & Rsquo Hay muchas cosas sobre Cadmus y Zancle que no nos dicen y nos gustaría En particular, sé si (¡y cómo!) Cadmo pasó de ser un secuaz de Anaxilao de Regio a convertirse en la mano derecha de Gelón en las delicadas negociaciones que se llevarán a cabo con Jerjes en el caso de una victoria persa en Grecia en 480 a. C. Tampoco está claro cuándo tuvo lugar exactamente el cambio de nombre de Zancle a Messana cf. Tucídides 6.4.

7.165& ndash7 H comenta de pasada (166) que la batalla de Himera, en la que Gelon de Siracusa y Theron de Acragas ganaron decisivamente a los cartagineses en el norte de Sicilia, tuvo lugar el mismo día que la batalla de Salamina (probablemente septiembre de 480 AEC). (El historiador griego posterior Diodoro 11.24 lo pone el mismo día que las Termópilas).

Aristóteles en el Poética (1459 a) utiliza el sincronismo de Himera y Salamina para demostrar la superioridad de la poesía sobre la historia, afirma que la poesía puede ocuparse de los desarrollos orgánicos y su unidad subyacente, mientras que la historia necesariamente tiene que ocuparse de lo que sucedió en un tiempo determinado, ya sea que haya una conexión subyacente o no. Aristóteles ha utilizado un ejemplo desafortunado, sin embargo, porque H no no habla de la batalla de Himera en su orden cronológico, pero la coloca aquí, mucho antes de la narración de Salamina o incluso de las Termópilas, debido a su conexión lógica con otros eventos anteriores en Sicilia. (Sin embargo, algunos historiadores que piensan en la coincidencia en el tiempo encuentran razonable argumentar que existe en este caso una conexión lógica subyacente: los fenicios pueden haber alentado a sus colonos, los cartagineses, a montar una ofensiva occidental precisamente para mantener las grandes ciudades griegas de Sicilia ocupada durante la época de la invasión persa de Grecia). CAH iv. 766 y ndash75 Burn, 297 y ndash310, 477 y ndash87.

7.168 Corcyra es el Corfú moderno. En su lectura cínica de los motivos y acciones de Corcyraean, tal vez H estaba respondiendo a su papel en las primeras etapas de la Guerra del Peloponeso (Tucídides 1.25, 31 & ndash44). Los griegos que esperaban evitar la guerra en la década de 430 se habrían exasperado por la política tradicionalmente aislacionista y egoísta de Corcyra. Los vientos de Etesia soplan violentamente en Cape Malea a finales del verano.

7.169& ndash71 Un excursus a la historia cuasi mitológica de Creta, para explicar por qué el oráculo de Delfos aconseja la no participación en la Liga Griega. El rey Minos de Creta, en su búsqueda de Dédalo, había sido hervido traicioneramente en su baño por las hijas del rey de Camicus.

La matanza mutua de tarentinos y regios (170) ocurrió después de las guerras persas, fechada en 473 a. C. por Diodoro 11.52. Iapygia se encuentra al sur de Brindisi, en el talón de Italia. H no habría llamado a esta la mayor matanza de todas si hubiera sabido del desastre ateniense en Siracusa en 413 a. C. (Tucídides 7.85, 87). La & lsquothird wave & rsquo (171) está formada por los dorios, quienes, por tradición, llegaron a Creta antes de conquistar el Peloponeso, CAH iii / 3. 234. Creta en la época clásica era Dorian.

7.172& ndash4 Esta es probablemente la segunda reunión importante de la Liga Griega (ver 7.145 para la primera), y la reunión en la que determinan su estrategia inicial para enfrentarse a los persas. Euripus (173) es el estrecho entre la isla de Eubea y el continente que se extiende al norte de Ática. Para Alejandro el macedonio, ver n. 5.17 y ndash22. CAH iv. 545 cree que la posición griega en Tempe era ciertamente insostenible, y que en junio de 480 a. C. los griegos se habían retirado al istmo. Si es así, la breve expedición griega y la retirada en los cap. 173 & ndash4, aunque se narra después de la entrada de Jerjes en Tesalia (7.128), tuvo lugar unos dos meses antes, CAH iv. 546. Para la situación política (especialmente de Alexander) ver Burn, 341 & ndash5.

7.175& ndash7 Thermopylae se elige como un lugar para defender porque parece que solo hay una ruta, no varias, ya que en Tesalia, además, es estrecha y, por lo tanto, una pequeña fuerza puede defenderla contra una gran fuerza. En Artemisium: las fuerzas terrestres y marítimas griegas y rsquo deben permanecer en contacto entre sí. H & amp W (ad loc.) cita a Munro: & lsquoThermopylae no podría haber sido retenido sin Artemisium, ya que habría sido convertido inmediatamente por los enemigos y rsquo flota, pero & hellip Artemisium [también] era inútil sin Thermopylae, porque los persas nunca habrían atacado la flota griega sino simplemente navegó junto a él en las afueras de Eubea, si el camino terrestre hacia el istmo había estado abierto. Todo lo que querían era llevar su ejército y su flota al Peloponeso al mismo tiempo. & Rsquo

Las direcciones de H & rsquos para la mentira de las Termópilas son incorrectas (el paso va de este a oeste, no de norte a sur), aunque su descripción general es buena.H & amp W: & lsquoEl paso entre la montaña y el mar tiene en cada extremo una puerta extremadamente estrecha; sin embargo, la puerta occidental, cerca de Anthela, podría girarse fácilmente cruzando un espolón saliente de la montaña, el este cerca de Alpeni está claramente detrás de la posición griega . & rsquo En las tres millas (4,8 km.) entre ellos estaba la puerta del medio, el pasaje más estrecho entre la montaña y el mar y la posición crucial para defender. Aquí es donde se encontraba el "muro antiguo", construido por los focios para protegerse contra los tesalianos (cf. 8.27 & ndash9). Consulte 7.210 & ndash24 para conocer el encuentro real. Para obtener un mapa y una descripción detallada, consulte CAH iv. 556 y Burn, 409 & ndash11.

7.178& ndash95 El nombre & lsquoThyia & rsquo en sí mismo significa & lsquoraging & rsquo, por lo que H comienza la narrativa del descenso de la armada persa & rsquos a Grecia con un detalle que anticipa la desastrosa tormenta que vendrá de la costa de Magnesia, que costará a los persas hasta un tercio de su flota. (188 y ndash92). Sin embargo, comienza la narración del descenso con un relato de una escaramuza preliminar que muestra la clara superioridad de la flota persa en velocidad (179) y mdashin unas pocas semanas los griegos ganarán en Salamina (8.84 & ndash95) no porque su flota sea absolutamente mejor, pero debido a la brillantez de Temístocles al elegir las condiciones que favorecen el menor número de barcos griegos más lentos, más bajos y más sólidos. El nombre del marino griego sacrificado, León, significa & lsquolion & rsquo en griego (180). Tras la captura de los barcos griegos, el resto de los griegos se refugian en Calcis en la costa interior de Eubea (183) y así quedan protegidos de la tormenta que azotará a los persas frente al cabo de Sepias.

Sin embargo, antes del relato de la tormenta, H examina todo el poderío de la fuerza naval persa (184 & ndash7). Su estimación tanto del número de hombres por barco como del número de europeos que se unieron a Jerjes es probablemente exagerada, pero su aritmética es correcta excepto por el cálculo de la cantidad de grano necesaria para alimentar a las tropas persas. H & amp W explica dónde ocurrió el error en la división.

Sobre Boreas, el viento del norte, y Oritia, su esposa ateniense, cf. Platón y rsquos hacen referencia al mito en el Fedro (229b), y la poesía de Simonides y rsquo sobre la batalla de Artemisium, un fragmento de la cual, si la restauración de M. West & rsquos es correcta, podría nombrar a los hijos de Boreas, Zetes y Cala & iumls. Para una discusión de los nuevos fragmentos importantes de Simonides y su relación con las Guerras Persas, ver Boedeker, ed. (1996), y para el propio Simonides, el final del n. 7.201 y ndash33. (Para la referencia a Athos en el cap. 189, cf.6.44. Cf.7.49 para la referencia de Artabano y rsquo al peligro combinado del viento y el mar).

En este pasaje aparecen dos temas destacados en el Libro 1: lo grande se vuelve pequeño (1.5) y, con referencia a la historia de Ameinocles (190), ninguna vida humana está libre de dolor y pena (cf. 1.32). Thetis (191) es la nereida inmortal madre del héroe griego Aquiles un sepia en griego es una sepia, un pariente del calamar y de ahí el nombre del promontorio y quizás también el mito de Thetis y sus hermanas que viven a lo largo de esta costa. (La tinta sepia o marrón oscura proviene originalmente de la sepia.) Otra historia mítica, la del viaje de los argonautas, se menciona en el cap. 193. En la versión posterior de Apolonio y rsquo (1.1207 y sigs.), Heracles se queda atrás en Misia en el Propontis, mientras buscaba a Hylas. Para el juicio de Darío sobre el infortunado Sandoces (194), cf. 1.137 y 5.25.

7.196y ndash200 Xerxes y rsquo tierra ejército. Cuando fue visto por última vez, Jerjes estaba en Tesalia, exigiendo tierra y agua a los griegos (7.131 & ndash2) ahora mueve sus fuerzas terrestres hacia el sur desde Tesalia hacia Malis y la ciudad costera de Traquis (cerca del monte Oeta, donde murió Heracles (198), y el escenario de Sófocles y rsquo Trachiniae). En el camino, Jerjes está interesado en las creencias locales y es escrupuloso por no violar las costumbres locales. Jerjes presta mucha más atención a estos viejos mitos y los rituales relacionados con ellos que a los buenos consejos de sus asesores griegos sobre la invasión que se avecina.

Hay alrededor de 9.1 estadios en una milla, por lo que los lugares nombrados aquí están muy juntos. Debe haber algún error en el texto del cap. 199, porque 22.000 pletras (6 pletras en un estadio) son aproximadamente 405 millas (651 km.), Y aunque la línea de costa ha cambiado desde la antigüedad, siempre ha sido una llanura costera estrecha. Algunos eruditos piensan que H en realidad está calculando el área de la llanura de Trachis, no su ancho, porque eso es relevante como el territorio cubierto por el campamento de Xerxes y rsquo.

La carretera de Jerjes y rsquo, que lo ha llevado hacia el sur a lo largo de la costa, aquí gira bruscamente hacia el este, ya que la escarpada costa se proyecta hacia el este. Los griegos lo detienen en la puerta occidental del paso. Al sur del paso se encuentran las altas montañas, al norte el mar y la marisma intransitable. Tal como lo vieron los griegos, impedir que Jerjes llevara a sus tropas hacia el este a lo largo del estrecho paso costero de las Termópilas bloquearía su entrada a las partes meridionales del centro de Grecia.

7.201& ndash33 La batalla de las Termópilas. Thermopylae significa & lsquowarm puertas & rsquo. Los tópicos solonianos que persuaden a los locrios y focios de Opuntia a unirse a la fuerza griega (203) suenan extraño, ya que resultan no ser ciertos, o al menos no son útiles a corto plazo para los griegos en las Termópilas.

Sobre números: referencia cruzada de H & rsquos en el cap. 205 se refiere al número dado en el cap. 202 existe cierta incertidumbre sobre el número de peloponesios en los primeros dos días de batalla, ya que el epigrama del cap. 228 menciona 4.000 peloponesios en total, mientras que H & rsquos cuenta en el cap. 202 es 3100. (Todos los muertos griegos están numerados por H en 4.000 en 8.25.) El recuento persa en el epigrama es 3.000.000 El recuento de H & rsquos para las fuerzas de infantería originales en 7.60 era 1.700.000, y ahora está aumentado con 300.000 adiciones europeas (7.185). H dice que 20.000 de los invasores murieron en las Termópilas (8.24). Para obtener cifras más realistas de la fuerza terrestre persa total, cf. norte. 7.60 & ndash83 ciertamente hubo muchos más invasores extranjeros que griegos en las Termópilas, y muchos cayeron, incluidos dos de los propios hermanos de Jerjes (224). Para la batalla en sí, vea CAH iv. 555 y ndash8 Burn, 407 y ndash20 Lazenby, 136 y ndash48.

Antes de describir la batalla, H honra a Leónidas, medio hermano menor de Cleómenes y ahora rey de Lacedemonio, al volver a contar toda su genealogía (204 cf. 8.131, 139, 9.64). Para la familia y sus problemas, cf. 5.39 y ndash48. Los hombres con hijos dejarían atrás una línea familiar, también se pensaba que se preocupaban más profundamente por sus ciudades que aquellos sin familia (Tucídides 2.44). La referencia a Carnea (206) ayuda a fechar las Termópilas en la luna llena de mediados de agosto o mediados de septiembre de 480 a. C. (Sin embargo, existe mucha controversia: ver CAH iv. 588 y ndash9 Burn, 403 y ndash5 Lazenby, 118 y ndash19.)

En los cuatro días de espera (207 & ndash9), Jerjes tiene problemas para creer que Leonidas tiene la intención de disputar su derecho al paso, y tiene otra conversación con Demaratus cf. 7.101 & ndash4 y 234 & ndash7. La batalla de dos días que sobreviene (210 & ndash12) lleva a un punto muerto, hasta que un traidor griego de Malis le delata a Jerjes el hecho de que existe una ruta al oeste de las Termópilas que va al sur hacia las montañas y al este a lo largo de su cresta que luego puede derribar a las tropas de Jerjes y rsquo. a la carretera de la costa nuevamente al este del paso, de modo que el ejército de Leonidas y rsquo pueda ser atacado desde dos lados. Leonidas ha puesto a los focios a vigilar la ruta de la montaña (212) pero o no los ha instruido bien o traicionan su cargo (218). En cualquier caso, cuando Leonidas descubre que los persas han encontrado la ruta alrededor del paso, envía a la mayoría de sus tropas, excepto a los tebanos y tespios, y al tercer día de lucha en el paso muere valientemente con toda su fuerza restante ( 220, 223). Para la carrera en Platea del desafortunado espartano que se perdió la batalla (232), ver 9.71.

Hay mucho debate académico sobre la sabiduría de la estrategia y tácticas de Leonidas y rsquo en las Termópilas, pero nadie discute el heroísmo de la última batalla. La decisión de Leónidas de quedarse y luchar bien pudo haber salvado la alianza griega, ya que Atenas y las otras ciudades de Grecia central en la liga se habrían puesto furiosas si se hubiera retirado al Istmo y renunciado a Grecia central sin luchar. Es comprensible que muchos estados en el camino del ejército persa (como Tesalia) ya hubieran meditado y sin la posición de Leonidas y rsquo muchos más podrían haberlo hecho. En la década de 440, la guerra se presentaba como griegos contra bárbaros. En 480, las ciudades individuales estaban más interesadas en su propia supervivencia que en defender las abstracciones implicadas en una "forma de vida griega".

La promesa de contar la muerte de Efialtes el traidor (213) es una de las tres promesas incumplidas en H cf. 1.106, 184 para los Amphictyons ver el medio de n. 7.138 y ndash44. El retrato negativo de los tebanos (222, 233) sin duda ha sido influenciado por la decisión de Tebas de meditar. Parece poco probable que Leónidas hubiera optado por retener en el paso a una fuerza tebana que claramente no era confiable desde el principio. (Como una de las últimas fechas mencionadas en el Historias, H señala el papel del comandante tebano y el hijo de rsquos en el ataque tebano a Platea que precipitó la guerra del Peloponeso casi cincuenta años después (7.233 cf. Tucídides 2.2 y ndash5).)

Simónides de Ceos (228 cf. 5.102, n. 7.178 & ndash95, el final del n. 9.33 & ndash40 CAH iv. 619 & ndash20) fue un famoso poeta de ditirambos, himnos, cantos fúnebres, escolios, encomios, epinicianos, elegías y epigramas (C.556 y ndash468 a. C.). Es posible que todos los poemas aquí citados sean suyos, pero que el poema de Megistias fue el único escrito gratis, por amistad también es cierto que posteriormente se le atribuyeron muchos poemas que no escribió. El era el poeta griego por excelencia de las guerras persas, se dice que su epitafio sobre los caídos en Maratón fue elegido por los atenienses sobre el de Esquilo. Tenía entre sus patrocinadores a los Pisistratidae de Atenas, los Scopadae de Tesalia e Hierón en Siracusa. También se dice que fue amigo de Temístocles. Véase Boedeker, ed. (1996).

7.234& ndash8 Demaratus aconseja a Jerjes de nuevo, esta vez para fortificar Cythera, una isla al sur de Laconia que de hecho fue tomada por los atenienses durante la Guerra del Peloponeso, en 424 a. C. (Tucídides 4.53 & ndash4). Chilon (235) es el éforo espartano del siglo VI incluido en el grupo de los siete sabios cf. norte. 1.59. El pensamiento de Demaratus y rsquo aquí es similar al de Artemisia y rsquos (8.68), aunque el consejo de Demaratus y rsquo es mejor porque se basa en que la armada saque a los espartanos de la fuerza griega, en lugar de que el ejército terrestre persa tenga que luchar inicialmente a través de todos los peloponesios concentrados en el Istmo.

Achaemenes (236), Jerjes y rsquo hermano, ha sido el sátrapa de Egipto desde 486 y es el comandante de las fuerzas egipcias en la armada persa contra Grecia (7,97) y morirá en la batalla de Papremis en Egipto en 459 (3,12). Jerjes y rsquo respuesta equivocada pero juiciosamente generosa a Achaemenes (237), reconociendo el valor de Demaratus y rsquo, está en marcado contraste con su tratamiento ignominioso del cadáver de Leonidas y rsquo. Cf. Pausanias y rsquo tratamiento del cadáver de Mardonio y rsquo después de Platea, 9.78 y ndash9.

7.239 Muchos estudiosos consideran esto como una interpolación, en parte porque no sigue la práctica normal de H & rsquos de insertar colgantes donde actúan como explicación de fondo, en parte porque toda la transición entre los libros 7 y 8 es muy insatisfactoria por su brusquedad, y esta anécdota no lo hace. No mejorar las cosas. Sin embargo, es una historia divertida.


Lunes 23 de enero de 2017

030 - Herodoto y el ascenso de Persia

En este episodio, discutimos la vida, las influencias, los inconvenientes y los aspectos positivos del & # 8220 Padre de la Historia & # 8221, Herodoto y los acontecimientos políticos del Cercano Oriente en el siglo VII y principios del VI a. Neobabilonios y su destrucción del Imperio asirio, y culminando con un joven rey vasallo de Anshan, llamado Ciro, que derrocó a los medos y elevó a los persas aqueménidas entre las otras potencias principales de la época (los lidios, los neobabilonios, y los egipcios)

California. 1000 aC - Los escitas, cimerios, partos, medos y persas (como parte de las migraciones indoeuropeas) llegan a la meseta iraní.

California. 900-612 aC - Asiria domina el Cercano Oriente

California. 725 aC - Sargón II de Asiria recibe tributo de las tribus de las montañas Zagros (incluidos en la lista están los medos)

708-686 a. C. - El reinado del primer rey mediano, Deiokes Ecbatana se convierte en la capital.

705-675 aC - El reinado del primer rey persa, Achaemenes Anshan se convierte en la capital

686-633 a. C. - El reinado del rey mediano, Fraortes, los partos y los persas, quedan bajo el control de los medianos y se convierten en sus 'vasallos'

675-640 aC - El reinado del rey persa, Tespis

646 aC - El rey asirio Asurbanipal destruye a los elamitas, los persas, ahora bajo el control de los medos, incorporan el antiguo reino de Elam (al oeste de los Zagros a lo largo de la costa)

640-580 aC - El reinado del rey persa, Ciro I

633 a. C. - El rey mediano Phrarotes muere en batalla, los escitas comienzan a dominar los medios

627 aC - Muerte del rey asirio Ashurbanipal

626 a. C. - Nabopolasar y Babilonia se rebelan contra el Imperio asirio y establecen una nueva dinastía gobernante (conocida como los neobabilonios)

626-605 a. C. - El reinado del rey de Babilonia, Nabopolasar.

625 a. C. - Ciajerjes derroca a los escitas y restablece el control mediano sobre los Zagros.

625-585 a. C. - El reinado del rey mediano, Ciajerjes.

614 aC - Los medos y los babilonios marchan contra Asiria y saquean la capital religiosa de Assur Cyajerjes & # 39, la hija de Amitis, se casa con el príncipe coronado de Babilonia, Nabucodonosor II, uniendo los dos reinos.

612 aC - Los medos y los babilonios capturan y destruyen la capital política asiria de Nínive, señalando el fin del Imperio asirio, ahora existe un equilibrio de poder entre las cuatro naciones principales de la zona: Egipto, los neobabilonios, los medos, y los lidios

605 aC - Naboplassar muere, sucedido por su hijo Nabucodonosor II en el trono de Babilonia.

605-562 aC - El reinado del rey de Babilonia, Nabucodonosor II

600-585 a. C. - Ciajerjes libra la guerra contra los urartianos y los lidios.

585 aC - La batalla del río Halys en Capadocia entre los lidios bajo Alyattes y los medos bajo Cyaxerxes termina en un empate debido al eclipse total de sol (predicho por Thales) el río Halys se establece como el límite entre Lydia y Media. poco después de la batalla, Cyaxerxes muere y es sucedido por su hijo, Astiages

585-550 - El reinado del rey mediano, Astiages

580-559 a. C. - El reinado del rey persa, Cambises I

580 aC - Plagado por visiones de que su nieto sería su ruina, Astiages casa a su hija, Mandane, con un vasallo menor --- el rey persa, Cambises I

576 aC - Mandane da a luz a Cyrus II Astyages tiene otra visión de su ruina y ordena que maten al niño, pero su general Harpagus elige no hacerlo él mismo y delega el trabajo a un pastor que, en cambio, cría al niño como si fuera suyo.

566 a. C. - El niño Cyrus de 10 años es descubierto y enviado a vivir con sus verdaderos padres.

559 a. C. - Cambises muere y Ciro, de 17 años, se convierte en rey de Persia.

552 aC - Ciro lidera una revuelta contra su abuelo, Astiages en la Batalla de Hyrba, mientras lidera la caballería persa, derrota a la caballería mediana.

551 a. C. - Una batalla indecisa en la frontera persa entre las fuerzas de Astiages y Ciro.

550 aC - En la batalla de Pasargadae, Ciro derrota al ejército de Astiages y se convierte en el único gobernante de la meseta iraní, ya que los medos y los persas están tan estrechamente relacionados, visto como un cambio en la dinastía y el comienzo del Imperio persa aqueménida.


Historia de Sicilia

El FRUNTI NAZZIUNALI SICILIANU "SICILIA INDIPINNENTI" patrocina una conmemoración anual del evento en la Chiesa del Santo Spirito, all'interno del Cimitero di Sant'Orsola.

Este breve coqueteo con la independencia y el autogobierno sicilianos terminó con la participación de Pedro III de Aragón, cuya ayuda había sido solicitada por los revolucionarios. Buscar la ayuda de Pedro de Aragón fue un error colosal por parte de los sicilianos y resultó en 572 años de dominación española.

Nel 1492 gli Ebrei sono espulsi dalla Spagna e il 18 giugno dello stesso anno viene l'ordine di espulsione anche dalla Sicilia e dalla Sardegna (appartenenti alla Spagna) ordine che eseguito, dopo una breve dilazione, entro il 1492. Neppure un Ebreo rimane en Sicilia la maggioranza degli Ebrei siciliani si rifugia nelle citt dell'Italia Meridionale. N en Sardegna: delle Comunit ebraiche di Sassari, Cagliari e Alghero non rimane pi traccia.

En 1492 los judíos son expulsados ​​de España y el 18 de junio del mismo año llega también a Sicilia y Cerdeña (perteneciente a España) la orden de expulsión, orden que se lleva a cabo, tras un breve retraso, dentro de 1492. Ni un solo judío permanece en Sicilia la mayoría de los judíos sicilianos encuentran refugio en las ciudades del sur de Italia. Tampoco en Cerdeña: queda rastro de las comunidades judías de Sassari, Cagliari y Alghero. (ref. www.morasha.it/ebrei_italia/index.html)

Il Ghetto si trova nel sestiere di Cannaregio ed sede della Comunit Ebraica di Venezia.

I primi insediamenti di ebrei nel Veneto sono molto antichi risalendo al IV-V secolo. La comunit si increment in seguito all'espulsione degli ebrei dalla Spagna nel 1492. Centinaia di migliaia di persone cercarono rifugio en Portogallo, Turchia e Italia.

A Venezia la comunit crebbe e si organizz , godendo un clima di relativa tolleranza, finch il Consiglio dei Pregadi (Senato) dispone el 29 de marzo de 1516 che tutti gli ebrei dovessero obbligatoriamente risiedere nel "Ghetto nuovo". Nasce cos un'istituzione che verr poi ampiamente Applicata anche nel resto d'Europa. árbitro. http://it.wikipedia.org/wiki/Ghetto_di_Venezia.

El gueto, la ubicación de la comunidad judía de Venecia, se encuentra en la sexta división de Venecia llamada Cannaregio.

Los primeros asentamientos de judíos en el Véneto tuvieron lugar en los siglos IV y V. La comunidad se amplió tras la expulsión de los judíos de España en 1492. Cientos de miles de personas buscaron refugio en Portugal, Turquía e Italia.

La comunidad creció en Venecia y disfrutó de un clima de relativa tolerancia hasta el 29 de marzo de 1516, cuando el Senado dictaminó que todos los judíos debían residir en el "Ghetto nuovo". Así nació una institución que luego se aplicaría al resto de Europa.

Algunos de los primeros guetos se encontraban en países musulmanes. En Marruecos en 1280, los judíos se vieron obligados a residir en barrios separados llamados millahs.En los años 13 y 1400 se produjo una segregación forzada en los guetos de Frankfurt y Praga. El gueto de Prgue se llamaba Judenstadt. (ref. http://www.britannica.com/bcom/eb/article/5/0,5716,37405+1+36690,00.html)

Entonces, parece que la institución no nació en Venecia, sino que pudo haber nacido en Marruecos o en algún otro país musulmán.

(La fuente de este texto y la imagen del gueto es wikipedia, la enciclopedia libre y está licenciada bajo la Licencia de documentación libre GNU (GFDL).

La revuelta de Messina (1672-78) En 1672, los artesanos de Messina (la marvizzi) se rebelaron contra el gobierno patricio (el merri) y tomó el control de la ciudad, una revuelta social que no cuestionó el dominio español. En julio de 1674 una fuerza patricia venció a la fuerza rebelde, los patricios retomaron el control de la ciudad, expulsaron al gobernador español y pidieron ayuda francesa.

Francia, desde 1673 en guerra con España (Guerra holandesa de Luis XIV., 1672-1678), envió varias expediciones para ayudar a Messina, mientras que la República Holandesa envió una flota (1675) al mando de Michiel Adriaenszoon de Ruyter, quien bloqueó temporalmente Messina (abril 1676), pero luego cayó en batalla contra los franceses, comandados por Du Quesnes (22 de abril de 1676, Batalla de Sicilia / del Etna, la batalla fue una victoria holandesa). Messina resistió hasta el final de la guerra cuando se negoció la paz en 1678, los franceses retiraron su apoyo y los españoles restablecieron el control.

Esta revuelta es la base de estos proverbios:
Nun sapemu cui su 'li merri e cu' su 'li marvizzi. Fuente: Bellantonio, II 187.
Ing. No podemos distinguir el uno del otro.
Iluminado. No sabemos cuáles son los Merli y cuáles los Malvizzi.

Cci su 'cchi merri ca marvizzi. Fuente: Bellantonio, II, 25
Ing. Hay más mirlos que zorzales.

15-19 de junio, Palermo, V Convención Internacional de Italia Judaica. La reunión se celebró en el Palazzo dei Normanni. Las sesiones continuaron en el Hotel Astoria Palace. Treinta y dos de las presentaciones fueron publicadas en 1995 por el Ministerio Per I Beni Culturali E Ambientali, Ufficio Centrale Per I Beni Archivistici. En su mensaje de saludo en la inauguración de la convención, Aldo Sparti, Director de Archivos del Estado de Palermo, tomó nota de los preparativos mundiales para la celebración del 500 aniversario del Día de la Raza y recordó conmovedoramente que 1492 es también el año del inicio de un nuevo ola de persecución del pueblo judío.


Ascender al poder

Pero no fue hasta que Hipócrates murió en una batalla con la tribu nativa Sicel de Sicilia en Hybla que comenzó el ascenso al poder de Gelo. Tras la muerte de Hipócrates, sus hijos retuvieron el trono, pero la gente común estaba cansada del gobierno de esta familia y se rebeló. Gelo sofocó la revuelta con el pretexto de ayudar a los hijos de Hipócrates a ganar poder. En cambio, tomó el poder por sí mismo con la ayuda del ejército en 491 a. C. El territorio ahora bajo su control como tirano incluía el de Gela, Naxos en el este, Zancle en el noreste y Camarina en el sur.


Fenicios

Antes de la llegada de los griegos a Sicilia, ya estaba habitada por tres pueblos:

  • los Siculi o Sicels en el este (de cuyo nombre se deriva el nombre de la isla),
  • el Sicani al oeste,
  • y los elímicos en el extremo oeste.

Poco se sabe sobre ellos ahora, excepto por fragmentos de mitos e información oscura: los Siculi hablaban un idioma indoeuropeo, los sicani probablemente emigraron de Cataluña (los Balcanes) y los elímicos probablemente eran refugiados de Troya, como se mencionó. por John Julius Norwich en su libro Sicilia: una breve historia desde los antiguos griegos hasta Casa Nostra (2015).

Sicilia también tenía asentamientos fenicios en este momento. Se decía que los fenicios (que se llamaban a sí mismos los cananeos) se originaron en una región del golfo Pérsico, pero son comerciantes marítimos notables que fundaron asentamientos en todo el Mediterráneo, extendiéndose por lo que hoy es Siria, Líbano y el norte de Israel.

Los fenicios que se aventuraron hacia el oeste hacia el Mediterráneo no buscaban tierras para asentarse, sino tierras que les sirvieran de puertos comerciales en la ruta de Fenicia a España. Los asirios, que estaban en el poder en ese momento, impulsaron la demanda de plata y los fenicios enviaron expediciones a España para recuperar este metal precioso.

A diferencia del Imperio Romano, pero similar a la Magna Grecia griega, las ciudades-estado fenicias no pertenecían a un imperio con un poder central reconocido, sino que eran simplemente una coalición flexible que compartía un idioma y una cultura común. Sus ciudades importantes fueron Cartago en la actual Túnez y la ciudad de Zis (Panormos en griego ahora la capital siciliana, Palermo) en Sicilia. Zis se fundó en el 800 a. C. como un puesto comercial.

El puerto antiguo se puede encontrar en lo que es ahora Quattro Canti (Piazza Vigliena), y las antiguas murallas de Zis son visibles en Piazza Conte Federico. El & # 8216Carthaginian Cemetery & # 8217 en Corso Calatafimi También es un vestigio del asentamiento fenicio.


La juventud de Motya: Apollo Karneios, arte y tiranía en el Occidente griego

Todas las interpretaciones de la célebre juventud de Motya, que datan de aproximadamente 480-450 a. C., han descuidado el significado completo de los cinco agujeros en la cabeza de la estatua, que estaban allí desde su descubrimiento en 1979. Una reinterpretación de la figura teniendo en cuenta estos agujeros. a su identidad como iniciado de Apolo Karneios, mostrado en reposo después de haber realizado la danza en honor al dios. El arte, la historia y la iconografía se combinan para sugerir que la figura puede haber sido nada menos que Gelon, el tirano de Siracusa, cuando era joven.

Notas

1. Ver Nicola Bonacasa y Antonino Buttitta, eds., La statua marmorea di Mozia e la scultura di stile severo en Sicilia: Atti della giornata di studio, Marsala, 1 de junio de 1986 (Roma: "L’Erma" di Bretschneider, 1988) para el contexto de la estatua, ver Gioacchino Falsone, "La scoperta, lo scavo e il contesto archeologico", en ibid., 9-28.

2. Falsone, "La scoperta" y Malcolm Bell III, "The Motya Charioteer and Pindar's Ístmico 2,” Memorias de la Academia Americana en Roma 40 (1995): 1–42, esp. 1-2. Entre los pocos académicos que abogaban por una fecha posterior se encontraba Paola Zancani Montuoro, "Heniochoi", La Parola del Passato 216 (1984): 221-29, quien consideró la estatua helenística debido a las cortinas.

3. Ver Carlo Odo Pavese, L'auriga di Mozia, Studia Archeologica 81 (Roma: "L’Erma" di Bretschneider, 1996), esp. 61–62.

4. Zancani Montuoro, "Heniochoi".

5. A. Spanò Gemellaro, "Eine Marmorstatue aus Mozia", Antike Welt 16 (1985): 16-22 Eugenio La Rocca, "Il giovane di Mozia come auriga, una testimonianza a farne", La Parola del Passato 220 (1985): 452–63 Jiří Frel, “Interventi”, en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 113-15 George Dontas, "Un'opera siceliota, l'auriga di Mozia", ​​en ibid., 61-68 George Ortiz, "Interventi", en ibid., 107-8 Luigi Polacco, "Interventi", en ibid. ., 109-10 Giovanni Rizza, "Interventi", en ibid., 133 Malcolm Bell III, "The Motya Charioteer", Revista estadounidense de arqueología 95 (1991): 298 Fulvio Canciani, "Ipotesi sulla statua di Mozia", ​​en Kotinos: Festschrift für Erika Simon, ed. Heide Froning, Tonio Hölscher y Harald Mielsch (Mainz: Phillip von Zabern, 1992), 172–74 Clemente Marconi, Selinunte: Le metope dell’Heraion (Modena: Franco Cosimo Panini, 1994), 217-18 y Nikolaos Stampolidis, "Apéndice: El auriga de Mozia", ​​en Magna Grecia: atletismo y espíritu olímpico en la periferia del mundo helénico, ed. Stampolidis y Yannis Tassoulas (Atenas: Museo de Arte Cicládico, 2004), 34–38.

6. Bell, "The Motya Charioteer" y Pavese, L'auriga di Mozia.

7. Bell, "The Motya Charioteer", págs. 23-25. Para conocer la segunda oda ístmica de Píndaro y la cronología de los eventos que describe, consulte la introducción de John Sandys a Ístmico 2 para la edición Loeb Las Odas de Píndaro (Cambridge, Mass .: Harvard University Press, 1919), 446–47.

8. Bell, "The Motya Charioteer", pág. 26.

9. R. R. R. Smith, "Píndaro, los atletas y el hábito de la estatua griega temprana", en Poesía, patrocinadores y festivales de Píndaro: de la Grecia arcaica al Imperio Romano, ed. Simon Hornblower y Catherine Morgan (Oxford: Oxford University Press, 2007), 133, donde menciona específicamente a hombres como Karrhoto, el conductor del rey Arkesilas de Cirene, o Nikomachos de Atenas, o incluso una raza más rara de propietarios-conductores aristocráticos, como Herodoto de Tebas o Thrasyboulos de Akragas.

11. Ibíd., 134, citando a David Asheri, "Carthaginians and Greeks", en Historia antigua de Cambridge, vol. 4, Persia, Grecia y el Mediterráneo occidental c. 525–479 a. C., ed. John Boardman y col., 2ª ed. (Cambridge: Cambridge University Press, 1988), 744 ver más el testimonio de Diodorus Siculus 14.53.4.

12. Smith, “Píndaro, los atletas y el hábito de la estatua”, pág. 134.

13. La identificación como Melqart, o sacerdote de Melqart, fue defendida por primera vez por Gioacchino Falsone, "La estatua de Motyè: Auriga ou prêtre Melqart?" en Stemmata: Mélanges de philologie, d’histoire et d’archéologie grecques offerts à Jules Labarbe, ed. Jean Servais, Tony Hackens y Brigitte Servais-Soyez (Lieja: L’Antiquité Classique, 1987), 407–27 y más tarde por, entre otros, Antonio Di Vita, “La statua di Mozia”, en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 39–52 (como Herakles-Melqart o Hannibal) Pier Giovanni Guzzo, “Interventi”, en ibid., 103–5 Paolo Moreno, “Interventi”, en ibid., 135–37 e ídem, “Il deo di Mozia, " Archeo 117 (1994): 120–23, esp. 122. I. Tamburello, “Interventi”, en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 123-26, argumentó que la figura podría representar a un sacerdote o un devoto de Baal o Tanit, pero que no había certeza. La interpretación de Hamilkar fue transmitida por Gilbert Charles-Picard, "Interventi", en ibid., 99-102 Brigitte Servais-Soyez, "Interventi", en ibid., 127-30, quien la vio como una obra de Pitágoras y más tarde de Nina Bode, "Die Statue von Mozia: Hamilkar als Heros", Antike Kunst 36 (1993): 103–10. Otros fueron menos optimistas acerca de identificar la estatua con una figura en particular: así, Werner Fuchs, "La statua marmorea di Mozia", ​​en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 79-81, prefería ver la figura como un héroe púnico o incluso como un peltast / hondero (fromboliere) Vincenzo Tusa, "La statua di Mozia", La Parola del Passato 213 (1983): 445–56 e ídem, “Il giovane di Mozia”, en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia53-60, vio matices púnicos en el vestido y defendió una "figura idealizada de un individuo púnico", tal vez incluso el dueño de un carro victorioso cf. también ídem, "Il giovane di Mozia", ​​en Archaische und klassische griechische Plastik: Akten des internationalen Kolloquiums vom 22.– 25. Abril de 1985 en Atenas, vol. 2, ed. Helmut Kyrieleis (Mainz: Phillip von Zabern, 1986), 1-10 y A. Spanò Gemellaro, "La statua marmorea di Mozia: Un’aggiornamento della questione", Sicilia Archeologica 23 (1990): 19–37, consideraba la figura una deidad o personaje púnico, o bien un auriga fenicio. Hans Peter Isler, "Interventi", en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 139-40, estaba preocupado por la interpretación del auriga pero consideró que la estatua no era griega y Anna Maria Bisi, "La statua di Mozia nel quadro della scultura fenicio-punica di ispirazione greca", en ibid., 69-78, concluyó sabiamente que en ausencia de atributos no existía una identidad concluyente pero nunca dudó del carácter fenico-púnico de la escultura.

14. Bode, "Die Statue von Mozia", ​​103-10 y Werner Fuchs, "La statua marmorea di Mozia", ​​79-81.

15. Bisi, “La statua di Mozia”, 69–78 contra Bell, “The Motya Charioteer”, 2.

16. C. Gorgoni y P. Pallante, "Sobre los mármoles cicládicos utilizados en las colonias griegas y fenicias de Sicilia", en Paria Lithos: Canteras, mármol y talleres de escultura de Paria Actas de la Primera Conferencia Internacional sobre Arqueología de Paros y las Cícladas, Paros, 2 a 5 de octubre de 1997, ed. Dimitri Schilardi y Dora Kotsonopoulou (Atenas: Instituto de Arqueología de Paros y las Cícladas, 2000), 500 ver también Olga Palagia, “O Neos tes Motyas kai e mache tes Imeras” [La juventud Motya y la batalla de Himera], en EΠAINOΣ Luigi Beschi, Museo Benaki, supl. 7, ed. Angelos Delivorrias, Giorgos Despinis y Angelos Zarkadas (Atenas: Museo Benaki, 2011), 291 n. 1.

17. Sandro Stucchi, "La statua marmorea da Mozia e il viaggio aereo di Dedalo", Atti della Pontifica Academia romana di Archeologia, Rendiconti 59 (1986-1987): 3-61 ídem, "La statua marmorea trovata a Mozia: Per una nuova lettura del monumento", en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 83–96 Enrico Paribeni, "Di alcuni chiarmenti e di un quiz non risolto", Quaderni Ticinesi 15 (1986): 43–59 y A. Precopi Lombardo, "Rappresenta‘ Gelone disarmato ’la statua di Mozia?" Sicilia Arqueología 71 (1989): 73–80 ver más Bell, “The Motya Charioteer,” 2 n. 6.

18. M. R. La Lomia, "Il giovane di Mozia è un danzatore?" La Parola del Passato 248 (1989): 377–96 Siri Sande, "Il giovane di Mozia, un attore?" Acta ad Archaeologiam et Atrium Historiam Pertinentia 8 (1992): 35–51 y cf. Matilde Caltabiano, “Interventi”, en Bonacasa y Buttitta, La statua marmorea di Mozia, 131–32.

19. Marco Santucci, "La statua di Mozia, Teline e la ierofantia dei Dinomenidi", Rivista di Filologia e di Istruzione Classica 136 (2008): 137–60, esp. 144 ver más Franco De Angelis, "Archaeology in Sicily 2006-2010", Informes arqueológicos 58 (2012): 193 y sobre el travestismo ritual, véase David Leitao, "The Perils of Leukippos: Initiatory Travestism and Male Gender Ideology in the Ekdusia at Phaistos", Antigüedad clásica 14 (1995): 130–63. Santucci, 144–51, va más allá al fusionar esta idea con la de Caltabiano (“Interventi”, 131–32), quien asocia la juventud Motya con el relato de Herodoto sobre Telines, un antepasado de Gelon que estableció por primera vez Gela y que inició, en de una manera notable, los misteriosos ritos de Deméter y Kore. Como señala Herodoto (7.153.4): “Siempre he sostenido que de ninguna manera todos son iguales a cosas como esa, que generalmente requieren fuerza y ​​coraje, sin embargo, la gente en Sicilia sostiene que Telines no era ni fuerte ni valiente, pero, por el contrario, una persona bastante suave y afeminada ". Es precisamente este aspecto de Telines el que, argumenta Santucci, explica la aparente "extrañeza" de la Juventud Motya (154). Se refiere a la banda en el pecho que lleva la Motya Youth como un estrofión, una banda similar a un brazalete que usan las mujeres alrededor del pecho.

20. Un relato algo más matizado de la juventud de Motya por Caterina Greco, en otro estudio reciente, encuentra que la “ambigüedad sexual” de la estatua es difícil de descifrar. Greco, "Isole nell’isole: Testimonianze e documenti archeologici della provincia di Trapani", en Immagine e immagini della Sicilia e di altre isole del Mediterraneo antico: Atti delle seste Giornate internazionali di studi sull’area elima e la Sicilia Occidentale nel contesto Mediterraneo, Erice, 12-16 de ottobre de 2006, ed. Carmine Ampolo, vol. 2 (Pisa: Edizioni della Normale, 2009), 531–49, esp. 533–37. Ella sigue la opinión de consenso de que la estatua es un auriga y sugiere que se hizo en Selinunte y se trasladó a Motya en 409 a. C. después de la conquista cartaginesa de la ciudad. Si bien Greco (533-37) hace todo lo posible para encontrar paralelismos con la producción escultórica de Selinunte, pocos de ellos sobreviven en la ronda.

21. Bell, "The Motya Charioteer", pág. 2.

22. Esto se refiere a los dos agujeros en el cinturón: el de la izquierda del espectador tiene restos claros de bronce sobreviviendo, mientras que el agujero derecho no tiene rastros sustanciales de bronce.

23. Bell, "The Motya Charioteer", 3 cf. La Rocca, “Il giovane di Mozia”, 452–60.

24. Henry George Liddell, Robert Scott y Henry Stuart Jones, Un léxico griego-inglés, 9ª ed. (Oxford: Clarendon Press, 1940), s.v. ξυστίς. Para un análisis más detallado, consulte Dontas, "Un’opera siceliota", 66–67 y Bell, "The Motya Charioteer", 2, con n. 9.

25. Michalis Tiverios, Hellenike Techne: Archaia Angeia [Arte griego: cerámica antigua] (Atenas: Ekdotiki Athenon, 1996), 153, 305–6, fig. 129 el jarrón fue encontrado en Akragas en Sicilia y ahora se encuentra en la Staatliche Antikensammlungen, Munich. John Davidson Beazley finalmente asignó el jarrón a la fase "muy tardía" del pintor Brygos, pero varios estudiosos, comenzando con Martin Robertson y, más recientemente, Jenifer Neils, prefieren verlo como una obra del pintor Dokimasia ver Beazley , Pintores de jarrones de figuras rojas en el ático, 2ª ed. (Oxford: Clarendon Press, 1968), 385, no. 228 (a 27) Robertson, El arte de pintar jarrones en la Atenas clásica (Cambridge: Cambridge University Press, 1992), 118 y Neils, "The Dokimasia Painter at Morgantina", en Vasenbilder im Kulturtransfer: Zirkulation und Rezeption griechischer Keramik im Mittelmeerraum, Beihefte zum Corpus Vasorum Antiquorum, Deutschland, vol. 5, ed. Stefan Schmidt y Adrian Stähli (Múnich: Verlag C. H. Beck, 2012), 5-6. Para más información sobre Sappho y Alkaios, consulte Gregory Nagy, "Did Sappho and Alcaeus Ever Meet?" en Literatur und Religion: Wege zu einer mythisch-rituellen Poetik bei den Griechen, Basiliensia — Mythos, Eikon, Poiesis, vol. 1.1, ed. Anton Bierl, Rebecca Lämmle y Katharina Wesselmann (Múnich: Walter de Gruyter, 2007), 211–69.

26. Curiosamente, el auriga de Delfos ha sido identificado durante mucho tiempo, por una base inscrita, como habiendo sido dedicado por un griego siciliano, Polyzalos de Gela, celebrando una victoria en los Juegos Pitios, ya sea en 478 o en 474 a. C., aunque la identidad de el dedicador o dedicantes ha sido cuestionado convincentemente por varios estudiosos. Para el Delphi Charioteer, véase Andrew Stewart, Escultura griega: una exploración (New Haven: Yale University Press, 1990), 149, pl. 301. En un artículo reciente, Gianfranco Adornato ha cuestionado la reconstrucción comúnmente aceptada del trasfondo histórico del Auriga de Delfos Adornato, “¿Enigmas de Delfos? los Gelas anasson, Polyzalos y la estatua del auriga ", Revista estadounidense de arqueología 112 (2008): 29–55. Al releer la inscripción asociada con la estatua, Adornato identifica dos dedicantes: un Gelas anasson, o "gobernante de Gela", y Polyzalos, el hijo de Deinomenes y hermano de Gelon, Hieron y Thrasyboulos. Continúa sugiriendo que hubo dos dedicatorias diferentes establecidas en el santuario de Apolo en Delfos: una dedicada por el Gelas anasson, que luego fue apropiado por Polyzalos, y otro por un dedicado desconocido representado por el auriga de bronce. Smith presentó un argumento relacionado en 2007, “Píndaro, los atletas y el hábito de la estatua”, 126-28, fig. 30, donde el monumento del carro fue dedicado por primera vez por un gobernante de Gela, luego reinscrito como una dedicación de Polyzalos.

27. Cf. Guzzo, “Interventi”, págs. 103–5. Cualquiera que sea su fecha precisa, el Trono Ludovisi suele estar fechado en una época más o menos contemporánea con la Juventud Motya.

28. Véase, por ejemplo, Colin M. Kraay y Max Hirmer, Monedas griegas (Nueva York: Harry N. Abrams, 1966), pl. 30, no. 93 (anverso), de Siracusa, que data de ca. 440 a. C.

29. La falta de mangas en la Motya Youth xystis está más en consonancia con la prenda que usó Alkaios en la crátera kalathoid de figuras rojas en Munich (Fig.5), aunque no la de Safo, que sí tiene mangas.

30. Las monedas sicilianas se analizan e ilustran en Bell, "The Motya Charioteer", 3, 33, figs. 5, 6 véanse también Kraay y Hirmer, pl. 45, no. 123 (reverso), de Siracusa, que data de ca. 412–400 a. C.

31. Bell, "The Motya Charioteer", 34, figs., Ensambla convenientemente algunos ejemplos de aurigas en cerámica ateniense de figuras negras y rojas. 7, 8. Para los aurigas que llevan un cinturón alrededor de la cintura, véase, por ejemplo, el volumen adjunto de la exposición reciente en el Museo J. Paul Getty, Claire L. Lyons et al., Eds., Sicilia: arte e invención entre Grecia y Roma (Los Ángeles: J. Paul Getty Museum, 2013), 88, fig. 49 100, fig. 55 178, fig. 115 183, fig. 124. Stampolidis ("Apéndice: El auriga de Mozia", ​​37) lo considera una "cinta ancha" que se lleva en la parte alta del pecho, y escribe: "Se pueden ver cintas anchas (no cinturones) alrededor de la cintura de los aurigas de carreras en pinturas de vasijas y, lo que es más, sin los cinturones cruzados en el pecho ”(con referencia a un auriga en un ánfora Panatenaica, para lo cual ver Panos Valavanis, Juegos y santuarios en la antigua Grecia: Olimpia, Delfos, Istmia, Nemea, Atenas [Los Ángeles: Getty Publications, 2004], 438, fig. 633).

32. Dontas, "Un’opera siceliota", 61-68 La Rocca, "Il giovane di Mozia", ​​452-60 y Bell, "The Motya Charioteer", 3.

33. Véase Smith, “Píndaro, los atletas y el hábito de la estatua”, 129, figs. 34, 35 Adornato, "¿Enigmas de Delfos?" 34–35, figs. 4, 5 y ver más Claude Rolley, "En regardant l’aurige", Bulletin de Correspondance Hellénique 114 (1990): 285–97.

34. Pavese, L'auriga di Mozia, higo. 30.

35. Stampolidis, “Apéndice: El auriga de Mozia”, 38 n. 38.

36. Ibid., 34 ver más Pierre Grimal, El Diccionario Penguin de Mitología Clásica (Londres: Penguin Books, 1986), 336.

37. Stampolidis, “Apéndice: El auriga de Mozia”, 38. En esta reconstrucción, los concursantes, y no necesariamente las figuras arrodilladas (mozos de cuadra) frente a ellos, estarían controlando los caballos. Además, como explica Stampolidis, Pelops estaría mirando su carro y su futura esposa descubriría su rostro para verlo de manera similar, Oinomaos estaría mirando su carro. La reconstrucción del frontón de Olympia se produjo y publicó digitalmente en Richard T. Neer, Arte y arqueología griegos: una nueva historia, c. 2500 – c. 150 a. C. (Nueva York: Thames and Hudson, 2012), 228, fig. 9.14 la fotografía original que fue manipulada digitalmente es cortesía de John Hios / akg-images.

38. La presentación se realizó en el taller. Giornata di Studi: repensar la juventud de Mozia, celebrada en el Museo J. Paul Getty en Villa, Los Ángeles, el 27 de abril de 2013. Agradezco a Caterina Greco por proporcionar un resumen de su artículo.

39. Más tarde, Heracles reintrodujo los Juegos Olímpicos en honor de Pelops, aunque a veces se pensó que eran los juegos funerarios de Oinomaos.

40. Las representaciones posteriores de Pelops lo han ataviado con un atuendo oriental completo, incluido el gorro lidio / frigio, pero tal gorro, como un casco o meniskos (ver nn. 46 y 50 a continuación), no requiere cinco orificios con pasadores de metal. Un problema adicional con una gorra frigia tiene que ver con las características extensiones que colgarían de los hombros o la espalda y que deberían mostrar rastros de apego, ninguno de los cuales es evidente en la Motya Youth.

41. Stewart, Escultura griega, 148.

42. Vale la pena señalar que un auriga o un atleta que se corona a sí mismo, en la tradición griega clásica, equivale a un acto de hybris. Donde se muestra la corona de un vencedor, el joven victorioso se la quita para dedicarla. Agradezco a Andrew Stewart por señalar esto.

43. Palagia, "La juventud de Motya".

45. Ibíd., 288, fig. 9, que muestra un detalle de un cinturón usado por una figura militar en un relieve del Palacio de Senaquerib (705-681 a. C.) en Nínive, ahora en el Museo Británico de Londres (nº inv. WA 124792).

46. Meniscos (plural meniskoi) en griego significa literalmente una luna creciente, una especie de disco de bronce montado en la cabeza de alguna escultura griega para evitar que los excrementos de pájaros se acumulen en la estatua. Por el significado de meniskoi, ver Aristófanes, Aves, líneas 1114-17 también Robert Manuel Cook, "A Supplementary Note on Meniskoi", Revista de estudios helénicos 96 (1976): 153–54.

47. Bell, "The Motya Charioteer", pág. 6.

48. Ursula Knigge, "Ein Jünglingskopf vom heiligen Tor in Athen", Mitteilungen des Deutschen Archäologischen Instituts, Athenische Abteilung 98 (1983): 45–56 discutido e ilustrado por Bell, “The Motya Charioteer”, 12, 37, figs. 15-16. Aunque a veces se le conoce como un kouros arcaico, la estatua es de un guerrero y está asignada al estilo Severo Clásico temprano en Andrew Stewart, “Las invasiones persas y cartaginesas de 480 a. C. y el comienzo del estilo clásico: Parte 2, Los hallazgos de otros sitios en Atenas, Ática, en otros lugares de Grecia y en Sicilia Parte 3, El estilo severo: motivaciones y significado " Revista estadounidense de arqueología 112 (2008): 583–84.

49. Bell, "The Motya Charioteer", 12, señala que esto también ocurre en una cabeza arcaica tardía en el Museo de Bellas Artes de Boston y en el Aristodikos kouros en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Señala además (12 nn. 67, 68, con referencias) que una superficie tallada, sin el borde elevado de espirales, aparece en otras obras, como la cabeza de Sabouroff en la Antikensammlung, Staatliche Museen, Berlín (se cree que es de Aigina o Atenas) y la cabeza de Fauvel en el Musée du Louvre, París (núm. 2718) para obtener detalles completos sobre las cabezas de Sabouroff y Fauvel, véase Bell, “The Motya Charioteer”, 12 nn. 67, 68 Jean Charbonneaux, Roland Martin y François Villard, Arte griego arcaico, 620–480 a. C. (Londres: Thames y Hudson, 1971), 151, fig. 187 Brunilde Sismondo Ridgway, El estilo arcaico en la escultura griega (Princeton: Princeton University Press, 1977), 76–77 n. 33 para una discusión más detallada, ver Gisela M. A. Richter, Catálogo de esculturas griegas en el Museo Metropolitano de Arte (Cambridge, Mass .: Harvard University Press, 1954), 18, bajo el núm. 22.

50. Para la superficie recortada que acomoda algún tipo de sombrero, ver Knigge, "Ein Jünglingskopf", 54–55 Brunilde S. Ridgway, "Birds,‘ Meniskoi, ’and Head Attributes in Archaic Greece", Revista estadounidense de arqueología 94 (1990): 593–95 y Stucchi, “La statua marmorea da Mozia”, 11. Para que la superficie recortada representa un peinado real, consulte Bell, “The Motya Charioteer”, 12. Para meniskoi, ver más Jody Maxmin, "Meniskoi and the Birds", Revista de estudios helénicos 95 (1975): 175–80.

51. Ver Bell, "The Motya Charioteer", 12. Los ejemplos citados por Bell no son todos concluyentes. Algunos, como la cabeza de Patroklos en el tondo de la copa del pintor Sosias en el Antikensammlung, Staatliche Museen, Berlín (12 n. 70, 42, fig.27), pueden representar un casquete (o pilos) usado debajo del casco, normalmente hecho de lana o pelo forjado en fieltro, en lugar de un cuero cabelludo afeitado. Ridgway, "Birds,‘ Meniskoi ’and Head Attributes", ve la mayoría de los ejemplos escultóricos enumerados por Bell como casos en los que la figura llevaba un casco u otras formas de tocado.

52. Bell, "The Motya Charioteer", pág. 13.

53. Según Jerry Podany, conservador principal de antigüedades del Museo J. Paul Getty, hay rastros de pigmento, identificado como azul egipcio, en algunos puntos de la superficie trabajada de la cabeza. En el momento de escribir este artículo, la naturaleza y el alcance de este pigmento aún no se han analizado por completo. En lugar de representar una capa de pintura sobre toda la superficie de la cabeza, el pigmento azul estaba más en forma de manchas aquí y allá, que bien pueden haber resultado de lo que se usaba en la cabeza de la figura, o incluso por material que superponen la estatua cuando fue derribada en 397 a. C. Agradezco a Jerry Podany esta información.

54. Stampolidis, “Apéndice: El auriga de Mozia”, 34–35.

55. Bell, "The Motya Charioteer", pág. 6.

56. El alfiler de bronce en el lado izquierdo de la cabeza en la parte posterior tiene 2,3 cm de largo y entre 0,3 y 0,5 cm de grosor, mientras que en el lado derecho en la parte posterior tiene 2,1 cm de largo, con un grosor máximo de 0,5 cm. El agujero en el lado izquierdo en el frente tiene solo leves rastros de bronce que sobreviven y en el frente del lado derecho conserva un claro remanente de un alfiler de bronce, de sección cuadrada / trapezoidal. Los dos pasadores mejor conservados en la parte posterior de la cabeza están rotos, ambos son cuadrados o rectangulares o de sección trapezoidal y ambos se estrechan hacia un punto, que no se conserva. Ambos pines están doblados hacia la derecha, el terminal superviviente del pin de la izquierda se dobló ligeramente hacia arriba.

57. Falsone, “La scoperta”, 27.

58. Stampolidis, “Apéndice: El auriga de Mozia”, pág. 36.

59. Ridgway, "Birds,‘ Meniskoi, ’and Head Attributes", 585-89 ver también Cook, "A Supplementary Note on Meniskoi,” 153–54.

60. Ridgway, "Birds,‘ Meniskoi, ’and Head Attributes", también concluye que el "meniskoi”Mencionado por Aristófanes (Aves, líneas 1114-17) como protección contra los pájaros puede ser un juego de palabras o una alusión, cuyo significado se nos escapa hoy.

61. Stampolidis, “Apéndice: El auriga de Mozia”, 36. Que cualquier cosa que llevara el joven pesaba más en la parte posterior de la cabeza se sugiere además por la colocación o inclinación de los dos agujeros traseros con sus alfileres supervivientes. Cuando la parte superior de la cabeza se mira de frente, estos dos alfileres no son visibles (Fig. 16), solo se ven cuando el ángulo abarca la parte posterior de la estatua (Fig. 14).

62. Arthur Dale Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia (Oxford: Clarendon Press, 1967), 54–55, pl. 24 Paolo Enrico Arias, Max Hirmer y Brian B. Shefton, Una historia de 1000 años de pintura de jarrones griegos (Nueva York: Harry N. Abrams, 1962), 387–88, pls. 230–35 Tiverios, Hellenike Techne, 206–7, 340–42, figs. 191, 192 Martine Denoyelle, "Style individuel, style local, et centres des production: Retour sur le cratère des‘ Karnea "," Mélanges de l'École Française de Rome 114 (2002): 587–609 Oliver Taplin, Ollas y obras de teatro: interacciones entre la tragedia y la pintura de vasijas griegas del siglo IV a. C. (Los Ángeles: Getty Publications, 2007), 34–35, fig. 15 Martine Denoyelle y Mario Iozzo, La céramique grecque d’Italie méridionale et de Sicile: Producciones coloniales y aparentes del VIIIe au IIIe siècle av. J.-C. (París: Picard, 2009), 108-10 y Mary Louise Hart, El arte del teatro griego antiguo (Los Ángeles: Getty Publications, 2010), 15–16 (todos con más referencias).

63. Aunque a veces se asocia directamente con la antigua Taras (Taranto), por ejemplo, Irad Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano (Cambridge: Cambridge University Press, 1994), 157 — Ceglie del Campo se encuentra en el corazón de Apulia, muy cerca de Bari. Para otros jarrones lucanianos de figuras rojas que se encuentran en Ceglie del Campo, vea Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 781.

64. Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 54.

65. Ibíd., Con referencia a John Davidson Beazley, Pintores de jarrones de figuras rojas en el ático, 2ª ed. (Oxford: Clarendon Press, 1963), 1151.

66. John Davidson Beazley, "Hydria-fragments in Corinth", Hesperia 24 (1955): 315 Trendall (Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 55 con más referencias), quien señala: “La escena de Perseo probablemente se asociará con una obra de teatro de sátiro. ... que bien pudo haberse realizado durante el festival de Karneian, ya que es probable que las dos filas de imágenes del reverso estén conectadas ". La discusión e ilustración de los bailarines de kalathiskos fue organizada por primera vez por Arthur Bernard Cook, Zeus: un estudio sobre la religión antigua, vol. 3, pt. ii, Apéndices e índice (Cambridge: Cambridge University Press, 1940), 996–1003.

67. Ver Taplin, Macetas y jugadas, 34–35, fig. 15. Gloria Ferrari observa que es muy probable que la escena se refiera a una obra de teatro sátiro y, por tanto, la relaciona, aunque sea indirectamente, con una actuación dramática de Dionysos, pero la iconografía está lejos de ser clara en este punto ver Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta (Chicago: University of Chicago Press, 2008), 136.

68. Ludolf Stephani, "Erklärung einiger im Jahre 1864 im südlichen Russland gefundenen Gegenstände", Compte-rendu de la Commission Impériale Archéologique pour l’année 1865 (San Petersburgo: Imprimerie de l’Académie Impériale des Sciences, 1866).

69. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 128, 135–50.

70. Ibíd., 137–40. En primer lugar, el argumento de Ferrari de que los relieves neo-áticos helenísticos tardíos reproducen prototipos atenienses del siglo V se basa en su asociación con una iconografía anterior que tiene poco que ver con la de la crátera de Taranto. Su otro argumento (147-48), que la crátera de Taranto presenta un "festival espartano a través de una lente ateniense o filo-ateniense" porque la embarcación pertenece a la primera producción de figuras rojas del sur de Italia que se inspiró en prototipos áticos, es poco más que una súplica especial. Sin profundizar en el tema, no conocemos la identidad del pintor de Karneia, e insistir en que era "ateniense" no tiene sentido. Además, vincular el festival de Karneia en un lado del jarrón con Dionysos en el otro es igualmente problemático, ya que pocos jarrones de figuras rojas, si es que hay alguno, son iconográficamente continuos en ambos lados del recipiente.

71. Según Jean-Marc Moret, "Un ancêtre du phylactère: Le pilier inscrit des vases italiotes", Revue Archéologique, 1979, 3-34, tales pilares inscritos en los jarrones de figuras rojas del sur de Italia son una convención bastante normal que identifica el culto.

72. Aunque kalathiskos sugiere un "pequeño kalathos" (canasta) y, por lo tanto, puede parecer inapropiado para un tocado tan grande, el término, según Liddell et al., Un léxico griego-inglés, s.v. καλαθίσκoς, se refiere a una "especie de danza".

74. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta136. En su descripción general de los bailarines de kalathiskos, Ferrari parece eludir los dos tipos diferentes de tocados que se conocen convencionalmente como kalathiskos.Aunque ambos pueden remontarse en última instancia a una corona de rayos, no son lo mismo, y no estoy convencido de que debamos considerarlos como tales.

75. Ver Arias et al., Una historia de 1000 años de pintura de jarrones griegos, 377–80, pl. 218 Tiverios, Hellenike Techne, 196–97, 322–33, figs. 179, 180, de Ruvo di Puglia, ahora en el Museo Nazionale Archeologico, Nápoles, inv. no. 3240. Ver más Oliver Taplin y Rosie Wyles, eds., El jarrón Pronomos y su contexto (Oxford: Oxford University Press, 2010).

76. El ϕoρβϵιά o ϕoρβϵά literalmente se refería al cabestro por el cual se ataba un caballo al pesebre, la palabra también se refería a un vendaje, pero llegó a usarse para la banda de la boca, normalmente considerada de cuero, que se coloca alrededor de los labios de los jugadores de aulos o gaiteros para ayudar ellos en la regulación del sonido ver Liddell et al., Un léxico griego-inglés, s.v. ϕoρβϵιά.

77. Beazley, "Hydria-fragments in Corinth", 315 Cook, Zeus, 997 y para más información sobre si esta figura es una niña o un hombre joven, consulte Margarete Bieber, "Die Herkunft des tragischen Kostüms", Jahrbuch des deutschen archäologischen Instituts 32 (1917): 55 n. 2 y Noël Moon, "Algunos pintores de jarrones del sur de Italia", Anual del British School en Atenas 11 (1929): 31. La mayoría de los estudiosos posteriores se han contentado con seguir la interpretación de Beazley, que fue escrita en 1955 ver, por ejemplo, Arias et al., Una historia de 1000 años de pintura de jarrones griegos, 388 Walter Burkert, Religión griega (Cambridge, Mass .: Harvard University Press, 1985), 234 Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 157 Noel Robertson, "El criterio religioso en la etnia griega: los dorios y el festival Carneia", Revista estadounidense de historia antigua, n.s., 1, no. 2 (2002): 5–74, esp. 57–58 H. Alan Shapiro, "Danzas para Apolo en Esparta: Hyakinthia, Karneia, Gymnopaidiai", en Tesauro Cultus et Rituum Antiquorum, vol. 2 (Los Ángeles: J. Paul Getty Museum, 2004), 323 y ver Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 55, para más referencias.

78. Cook, Zeus, 997 y Beazley, “Hydria-fragments in Corinth”, 315.

79. Cook, Zeus, 996–1003 para obtener una lista más reciente, consulte Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 149 n. 72.

80. Por ejemplo, Cook, Zeus, 998–99, figs. 808, 809 ver más Arthur Dale Trendall y Alexander Cambitoglou, Los jarrones de figuras rojas de Apulia, vol. 1 (Oxford: Clarendon Press, 1978), 16, núm. 57 y Arthur Dale Trendall, Jarrones de figuras rojas del sur de Italia y Sicilia: un manual (Londres: Thames y Hudson, 1989), 46, fig. 38 (Victoria and Albert Museum, Londres, nº inv. 4803.1901). También está la crátera de campana lucana en el Antikensammlung, Staatliche Museen, Berlín (inv. No. 4520), que representa a un flautista, una bailarina de kalathiskos desnuda y Artemisa, para la cual ver Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 78, no. 398 con una ilustración en Bruno Schröder, "Die Vatikanische Wettlaeuferin", Mitteilungen des Kaiserlich Deutschen Archäologischen Instituts, Römische Abteilung 24 (1909): 109-20, esp. 119, fig. 6.

81. Para lo cual ver Cook, Zeus, 997, fig. 807 Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 105, no. 548, Leiden RSx 4, con una altura de 40,6 cm [16 pulgadas]) Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, pl. 23, que data de aproximadamente 400-380 a. C. La figura de otra crátera de figuras rojas ilustrada por Cook (Zeus, 1001, fig. 811) muestra a una mujer (sus pechos claramente representados) vistiendo un kalathiskos y un quitón corto, pero no es una bailarina, al menos no en la escena como se muestra, sino que está atendiendo a un joven varón recostado en un kline (sofá o cama ), con el brazo levantado, ajustando un soporte de bronce o una mesita Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Lucania, Campania y Sicilia, 90, no. 446 (200), se refiere al tocado como una "corona de canasta".

82. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 149.

83. Arthur Dale Trendall, Jarrones Phlyax, 2a ed., Boletín del Instituto de Estudios Clásicos, Londres, supl. 19 (Londres: Instituto de Estudios Clásicos, 1967), 36, no. 48 ídem, Los jarrones de figuras rojas de Paestum (Londres: British School en Roma, 1987), 68, pl. 22c – d, no. 2/26 (atribuido a Asteas) Cook, Zeus, 1000, fig. 810 también Robert Manuel Cook, Cerámica pintada griega, 2ª ed. [Londres: Methuen, 1972], pl. 55B). El personaje cómico de este jarrón es claramente un bailarín de kalathiskos, a diferencia de un actor cómico con un kalathos o una canasta apoyada en la cabeza (por ejemplo, Trendall, Los jarrones de figuras rojas de Paestum124, pl. 72a – b, no. 2/173 o 163, pl. 107e – f, no. 2/306).

84. Otto Benndorf y George Niemann, Das Heroon von Gjölbaschi-Trysa (Viena: A. Holzhausen, 1889) y Cook, Zeus, 1002, fig. 812. Para obtener documentación fotográfica más completa, consulte Wolfgang Oberleitner, Das Heroon von Trysa, ein lykisches Fürstengrab des 4. Jahrhunderts v. Chr., Zaberns Bildbände zur Archäologie, vol. 18 (Mainz: Philipp von Zabern, 1994) para un relato completo de las diversas expediciones a Trysa y la historia de cómo el monumento llegó a Viena, véase Hubert D. Szemethy, Die Erwerbungsgeschichte des Heroons von Trysa, Wiener Forschungen zur Archäologie, vol. 9 (Viena: Phoibos Verlag, 2005) para una descripción general del asentamiento y la arquitectura del sitio, ver Thomas Marksteiner, Trysa: Eine zentrallykische Niederlassung im Wandel der Zeit Siedlungs-, arkitektur-, und kunstgeschichtliche Studien zur Kulturlandschaft Lykien (Viena: Phoibos Verlag, 2002).

85. Véase Benndorf y Niemann, Das Heroon von Gjölbaschi-Trysa, 236 ver más Oberleitner, Das Heroon von Trysa, 22. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 149, afirma que las figuras del portal son claramente masculinas.

86. Ver especialmente Oberleitner, Das Heroon von Trysa, 8–9, fig. 8 14, fig. 17 22, fig. 29.

87. Para una descripción más completa, véase Benndorf y Niemann, Das Heroon von Gjölbaschi-Trysa, 56–72.

88. Las cortinas de la bailarina de kalathiskos, si está en reposo, en la crátera de Taranto caerían en algún lugar entre la parte superior de la espinilla y el tobillo de la figura.

89. Ver especialmente Benndorf y Niemann, Das Heroon von Gjölbaschi-Trysa, 58, 72–96, esp. 95–96, pl. 6.

90. Para la discusión más reciente sobre la cronología del monumento, ver Oberleitner, Das Heroon von Trysa, 56–61.

91. Véase Benndorf y Niemann, Das Heroon von Gjölbaschi-Trysa, por favor. XX, XXI y Oberleitner, Das Heroon von Trysa, 50–52, figs. 105–6, 109–11.

92. Benndorf y Niemann, Das Heroon von Gjölbaschi-Trysa, 175–80.

93. Esto se ve más claramente en las fotografías publicadas en Oberleitner, Das Heroon von Trysa, 50–52, esp. higos. 105–6, 109–11.

94. Beazley, “Hydria-fragments in Corinth”, pág. 315.

95. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 150.

96. Es muy poco probable que se produzca un kalathiskos de piedra. Es posible un kalathiskos de metal, pero no hay evidencia de esto. Incluso es posible que el tocado estuviera hecho de materiales más perecederos. Lo que está claro es que el kalathiskoi usado por los bailarines en el festival de Karneia debe haber sido lo suficientemente liviano para ser usado por los jóvenes bailarines. Por lo tanto, ¿es posible que los kalathiskos usados ​​por la juventud Motya hayan sido reemplazados en varias ocasiones, quizás incluso anualmente? Todo esto, sin embargo, sigue siendo muy especulativo.

97. Stampolidis, “Apéndice: El auriga de Mozia”, 34–35.

98. Friedrich Hiller von Gaertringen, Thera: Untersuchungen, Vermessungen und Ausgrabungen in den Jahren 1895–1902, vol. 1 (Berlín: George Reimer, 1899), esp. 151–53 para las inscripciones, ver ídem, Inscriptiones Graecae, vol. 12, Inscripciones Insularum Aegaei, fasc. 3, Inscriptiones Symes, Teutlussae, Teli, Nisyri, Astypalaeae, Anaphes, Therae et Therasiae, Pholegandri, Cimoli, Meli (Berlín: George Reimer, 1898), 127-28 véase también ídem, Inscriptiones Graecae, vol. 12, fasc. 3, Suplemento: Inscriptiones Insularum Aegaei (Berlín: George Reimer, 1904) el resumen más reciente de las inscripciones es de Alessandra Inglese, Thera arcaica: Le iscrizioni rupestri dell’agora degli dei, Themata 1 (Roma: Edizioni Tored, 2008) para la discusión de algunas de las inscripciones, ver Erich Bethe, "Die dorische Knabenliebe — ihre Ethik und ihre Idee", Rheinisches Museum für Philologie 62 (1907): 438–75, esp. 450 Albert Moll, Handbuch der Sexualwissenschaften (Leipzig: Vogel, 1921), 385 y ver más Kenneth Dover, Homosexualidad griega (Londres: Duckworth, 1978), 123.

99. Hiller von Gaertringen, Inscriptiones Graecae (1898), 127, núm. 537 e Inglese, Thera arcaica, 221-25, no. 30 472–74, figs. 17-20.

100. Hiller von Gaertringen, Inscriptiones Graecae (1898), 126, núm. 536 e Inglese, Thera arcaica, 217-20, no. 29 468–71, figs. 11-16.

101. Hiller von Gaertringen, Inscriptiones Graecae (1898), 127, núm. 538b e Inglese, Thera arcaica, 226-29, no. 31 475–77, figs. 21-24. Además de estas tres inscripciones, hay varias más que se refieren a hombres jóvenes individuales como "buenos" o "mejores", así como muchas más con nombres individuales únicamente. También hay un fragmento posterior de un jarrón cinerario con la inscripción "Karnea", véase Hiller von Gaertringen, ibid., 167, no. 845.

102. Jan Bremmer, "An Enigmatic Indoe European Rite: Pederasty", Arethusa 13 (1980): 279–98, esp. 283.

103. La interpretación de las inscripciones como testimonio de actos sexuales sagrados fue propuesta por primera vez por Hiller von Gaertringen, Thera, y con el apoyo de muchos otros, desde Bethe, "Die dorische Knabenliebe", 450, hasta Vern L. Bullough, Varianza sexual en la sociedad y la historia (Chicago: University of Chicago Press, 1976), 100–101 Ernest Borneman, Lexicon der Liebe: Materialien zur Sexualwissenschaft (Fráncfort: Ullstein, 1978), 601 Harald Patzer, Die griechische Knabenliebe (Wiesbaden: Franz Steiner, 1982), 84–87 y Bernard Sergent, L'homosexualité dans la mythologie grecque (Paris: Payot, 1984), 141. Para el punto de vista opuesto, ver, entre otros, Henri Irénée Marrou, Una historia de la educación en la antigüedad, trans. G. Lamb (Londres: Sheed y Ward, 1956), 376 Dover, Homosexualidad griega, 123 y Bremmer, "An Enigmatic Indo-European Rite", 283.

104. Véase, entre otros, Elizabeth M. Craik, El Egeo dórico (Londres: Routledge y Kegan Paul, 1980), 159–60 y Sarah P. Morris, Daidalos y los orígenes del arte griego (Princeton: Princeton University Press, 1992), 136–39.

105. También argumenta en contra del modelo atenocéntrico de Ferrari, que contempla las primeras representaciones de bailarines como el ateniense, ver Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 135–50.

106. Robertson, “El criterio religioso en la etnia griega”, 49–50.

107. Véase Paul Cartledge, Esparta y Laconia: una historia regional 1300-362 a. C., 2ª ed. (Londres: Routledge, 2002), 111 para la datación de Terpander, ver George L. Huxley, Esparta temprana (Londres: Faber y Faber, 1962), 43.

108. Burkert, Religión griega, 263. Para los Gymnopaidiai, véase Felix Bölte, "Lakonischen Festen", Rheinisches Museum für Philologie 78 (1929): 124-30. Para obtener más detalles sobre los responsables de la Karneia, consulte Arnold J. Toynbee, "The Growth of Sparta", Revista de estudios helénicos 33 (1913): 255 y George Thomson, "The Greek Calendar", Revista de estudios helénicos 63 (1943): 64.

109. Para la imitación de la vida militar, véase, más recientemente, Robert Parker, Sobre la religión griega (Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 2011), 200.

110. Robert Parker, "Spartan Religion", en Esparta clásica: técnicas detrás de su éxito, ed. Anton Powell (Norman: Prensa de la Universidad de Oklahoma, 1989), 146.

112. Para la Karneia, ver, entre otros, Sam Wide, Lakonische Kulte (Leipzig: B. G. Teubner, 1893), 73–87 Martin P. Nilsson, Griechische Feste von religiöser Bedeutung, mit Ausschluss der attischen (Stuttgart: B. G. Teubner, 1906), 118-29 Lewis Richard Farnell, Los cultos de los estados griegos, vol. 4 (Oxford: Clarendon Press, 1906), 259–61 Bölte, “Lakonischen Festen”, 141–43 Henri Jeanmaire, Couroi e courètes: Essai sur l’éducation spartiate et sur les rites d’adolescence dans l’antiquité hellénique (Lille: Bibliothèque Universitaire, 1939), 524–26 Walter Friedrich Otto, Das Wort der Antike (Stuttgart: E. Klett, 1962), 76–84 Angelo Brelich, Paides e parthenoi, Incunabula Graeca 36 (Roma: Edizioni dell'Ateneo, 1969), 148–54 Margherita Guarducci, "I culti della Laconia", en Problemi di storia e cultura Spartana, ed. Eugenio Lanzillotta (Roma: Giorgio Bretschneider, 1984), 95–96 Burkert, Religión griega, 234–36 y Parker, “Spartan Religion”, 142–72, esp. 142–51.

113. Thomson, "The Greek Calendar", 64 ver también Toynbee, "The Growth of Sparta", 255 y Burkert, Religión griega, 234.

114. Burkert, Religión griega, 234.

116. Parker, Sobre la religión griega, 202.

117. Ibíd., 214 y Burkert, Religión griega, 234–35.

118. Parker, Sobre la religión griega, 214. Burkert, Religión griega, 235, se refiere a un corredor de Karneia que fue honrado con una inscripción de Knidos, mientras que otro corredor de Thera se jactó de ser el primero en brindar un gran banquete después de la carrera. Para los matices más sombríos de la persecución del corredor, un animal salvaje o "Hombre salvaje" o "Oso salvaje", consulte Burkert, Religión griega, 235 (con referencias) ver más ancho, Lakonische Kulte, 76–81.

119. Como se indica en Athenaios, Deipnosophistai 4.141f. ver más Huxley, Esparta temprana, 124 n. 313 y Parker, Sobre la religión griega, 173 n. 7.

120. Nicolas Richter, "Les Karneia de Sparte (et la date de la bataille de Salamine)", en Esparta y Laconia, de la prehistoria a la premoderna: actas de la conferencia celebrada en Esparta, organizada por el British School en Atenas, la Universidad de Nottingham, la 5ª Ephoreia de las antigüedades prehistóricas y clásicas y la 5ª Ephoreia de las antigüedades bizantinas, 17– 20 de marzo de 2005, Escuela Británica de Estudios de Atenas 16, ed. WG Cavanagh, C. Gallou y M. Georgiadis (Londres: British School at Athens, 2009), 213-23, señala tres actividades principales celebradas en el festival de Apolo Karneios: la imitación de la vida militar (213-14), la fertilidad (214-15), y los diversos concursos, especialmente el de canto (215-16).

121. Huxley, Esparta temprana, 99 n. 34 ver además Bölte, “Lakonischen Festen”, 143, quien ve en esto una tradición genuina del período de la migración doria.

122. Este es un punto bien planteado por Parker, "Spartan Religion", 151, a quien parafraseo.

123. Ibíd. Los atenienses también se reunieron en el teatro para ver coros de niños, por ejemplo, la ciudad Dionysia incluyó diez actuaciones ditirámbicas de niños. Véase también Jack Winkler, "The Ephebes’ Song: Tragôidia and Polis ", Representaciones 11 (1985): 26–62, para una teoría de la interpretación coral de niños en el corazón de la tragedia ática.

124. Ver especialmente Michael Pettersson, Cultos de Apolo en Esparta: la Hyakinthia, la Gymnopaidiai y la Karneia (Estocolmo: Instituto Sueco de Atenas, 1992) véase también Harald Popp, Die Einwirkung von Vorzeichen, Opfern und Festen auf die Kriegführung der Griechen im 5. und 4. Jahrhunderts v. Chr. (Würzburg: Konrad Triltsch, 1957), 75-125. Para el Hyakinthia, ver más Nicholas Richer, "Les Hyakinthies de Sparte", Revue des Études Anciennes 106 (2004): 389–419 para los Gymnopaidiai, ver ídem, “Les Gymnopédies de Sparte”, Ktema 30 (2005): 237–62.

125. Parker, “Spartan Religion”, 148–49. Para el baile y la iniciación en Atenas, vea Winkler, "The Ephebes’ Song ", esp. 41–53.

126. Nilsson, Griechische Feste, 118-19 y Burkert, Religión griega, 234.

127. Ver especialmente Popp, Die Einwirkung von Vorzeichen, 75-106. Véase también Tucídides 5.75 para conocer la importancia de Karneia entre los espartanos y sus aliados, incluidas las secuelas del conflicto de Argos y Epidauro. Para la invasión argiva de Epidauro, ver más Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 132–33.

128. Para Marathon, ver Herodotus 6.106 para Thermopylai, ver 7.206, y 8.72 para las secuelas de Thermopylai, ver más Jules Labarbe, "Un témoignage capital de Polyen sur la bataille des Thermopyles", Bulletin de Correspondance Hellénique 78 (1954): 1–21 y Burkert, Religión griega, 234.

129. Ver Robertson, "The Religious Criterion in Greek Ethnicity", 36, con referencias ver también Pettersson, Cultos de Apolo en Esparta, 58.

130. Robertson, “El criterio religioso en la etnia griega”, 5-7.

131. Como Burkert, Religión griega, 234, señala acertadamente, la fecha exacta del mes ya no puede determinarse.Al observar la evidencia fragmentaria conservada para Cirene, Thera y Esparta, Burkert concluye que "llegamos del 7 al 15 de Karneios, por lo que el festival termina con la luna llena". Véase además Richter, “Les Karneia de Sparte”, 219-21.

132. Para una descripción general del calendario espartano, véase Alan Edouard Samuel, Cronología griega y romana: calendarios y años en la antigüedad clásica, Handbuch der Altertumswissenschaft, vol. 1, pt. 7 (Munich: C. H. Beck, 1972), 92–94 y Catherine Trümpy, Untersuchungen zu den altgriechischen Monatsnamen und Monatsfolgen (Heidelberg: C. Winter, 1997), 135–39.

133. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 130–35 los pasajes relevantes de Tucídides son 5.53–55, 5.75.5, 5.76.1. Para Ferrari, el Spartan Karneia se celebró en plenilune y tuvo algo que ver con la vendimia de la uva. Ella concluye que tuvo lugar después del levantamiento helíaco de Arktouros, afirmando: “Que este evento precede por unos pocos días al equinoccio de otoño, alrededor del 21 de septiembre, permite calcular que su ocurrencia en el siglo VII a. C. cayó aproximadamente entre el 15 y el 15 de septiembre. 18 de septiembre ”(134–35).

134. Ferrari, Alcman y el cosmos de Esparta, 147.

135. Robertson, “El criterio religioso en la etnia griega”, pág. 6.

136. Ver Tucídides 5.54, 5.75 Pausanias 3.13.4, 3.26.7 ver también Herodoto 7.206, 8.72 y Robertson, “The Religious Criterion in Greek Ethnicity”, 15.

137. Véase Pettersson, Cultos de Apolo en Esparta, 60.

138. Robertson, "El criterio religioso en la etnia griega", 42.

139. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 157.

140. Ibid., 143. Para Cyrene and the role of Apollo Karneios, ver también Irad Malkin, Un pequeño mundo griego: redes en el Mediterráneo antiguo (Oxford: Oxford University Press, 2011), 57, 106.

141. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 149.

142. Véase especialmente Malkin, Un pequeño mundo griego, 176–77, con n. 15.

143. Ibíd., 97-118, esp. 97 ver más Irad Malkin, "Apollo Archegetes and Sicily", Annali della Scuola Normale Superiore di Pisa, 3er ser., 16, no. 4 (1986): 959-72, esp. 971, donde al buscar las razones por las que los primeros colonos de Sicilia erigirían un altar de Apolo Archēgetēs, Malkin enfatiza las funciones marítimas de la deidad, porque él era Delphinios, el dios de las costas, el dios del embarque en los barcos, el preservador de los barcos, y también el dios del aterrizaje o desembarco feliz. Para Theokles / Thoukles, véase Thomas J. Dunbabin, Los griegos occidentales: la historia de Sicilia y el sur de Italia desde la fundación de las colonias griegas hasta el 480 a. C. (Oxford: Clarendon Press, 1948), 8-10 y Lilian H. Jeffery, Las escrituras locales de la Grecia arcaica: un estudio del origen del alfabeto griego y su desarrollo desde el siglo VIII al V a.C., Rvdo. ed., con un suplemento de Alan W. Johnston (Oxford: Clarendon Press, 1990), 241.

144. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 145.

146. Ibíd., 67-114 (Thera, Melos, Kythera, Creta, Knidos), 212-13 (Knidos), 219-35 (Herakleia Trachinia).

148. Dunbabin, Los griegos occidentales, 29, con referencia a las fuentes literarias antiguas.

149. Ibíd., 31 y Giulio Giannelli, Culti e miti della Magna Grecia: Contributo alla storia più antica delle colonie greche en occidente (Florencia: Sansoni, 1963).

150. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 63 para Kroton y Lokroi Epizephyrioi, ver más John K. Papadopoulos, "Magna Achaia: Akhaian Late Geometric and Archaic Pottery in South Italy and Sicily", Hesperia 70 (2001): 415, 421–22.

151. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, esp. 169–91 véanse también 4–7, 49–57, 143–68, 192–218. Para el decreto de fundación de Cyrene, y para las circunstancias de la colonia, enviada en tiempos de hambruna en Thera, donde el creciente número de personas se había vuelto demasiado para que la tierra de la ciudad madre pudiera sostener, ver Alexander John Graham, Colonia y ciudad madre en la antigua Grecia, 2ª ed. (Chicago: Ares Publishers, 1983), 40–68, esp. 41.

152. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 174.

154. Para Heracles en el oeste, ver especialmente Friedrich Prinz, Gründungsmythen und Sagenchronologie, Zetemata, Monographien zur klassischen Altertumswissenschaft 72 (Munich: C. H. Beck'sche Verlagsbuchhandlung, 1979), 149–51, y ver también 206–313 para el regreso de los hijos de Herakles.

155. Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 203 y 203-18 para la historia de Dorieus y la tierra de Eryx.

157. Diodorus Siculus 4.22.6, 4.83.1–4.

158. Diodorus Siculus 5.9 Dunbabin, Los griegos occidentales, 328–32 y Malkin, Mito y territorio en el Mediterráneo espartano, 211–13.

159. Dunbabin, Los griegos occidentales, 328.

160. Para Akragas, ver Jeffery, Las escrituras locales de la Grecia arcaica, 274 y, más recientemente, Gianfranco Adornato, “Phalaris: ¿Mito literario o realidad histórica? Reevaluación de los arcaicos Akragas " Revista estadounidense de arqueología 116 (2012): 483–506 para Gela, véase Dunbabin, Los griegos occidentales, 20, 64–66, 104–5, 112–21 y Jeffery, 272–74.

161. Para Himera, véase Dunbabin, Los griegos occidentales, 20, 56, 141–43 y Jeffery, Las escrituras locales de la Grecia arcaica, 245–47.

162. A la muerte de Hippokrates de Gela, tradicionalmente en 491–490 a. C., Gelon quedó como guardián de los hijos de Hippokrates, pero dio un golpe de estado y se estableció como tirano. En 485 a. C. se convirtió en tirano de Siracusa, después de haber establecido a su hermano, Hierón, como gobernante de Gela, ver Dunbabin, Los griegos occidentales, 410–34.

167. Andrew Stewart, "Las invasiones persas de Grecia y el comienzo del estilo clásico: Parte 1, La estratigrafía, cronología y significado de los depósitos de la Acrópolis", Revista estadounidense de arqueología 112 (2008): 377–412 e ídem, “Las invasiones persas y cartaginesas”, 581–615.

168. Stewart, "Las invasiones persas y cartaginesas". Es importante señalar que este no fue el primer grupo escultórico de los tiranicidas que Kleisthenes encargó al escultor Antenor para producir un grupo de bronce de Harmodios y Aristogeiton a finales del siglo VI a. C. ver Martin Robertson, Una historia del arte griego (Cambridge: Cambridge University Press, 1975), 185 y ver más adelante.

169. Falsone, "La scoperta" y Bell, "The Motya Charioteer", 1–2.

170. Palagia, "La juventud de Motya".

171. Diodorus Siculus 11.26.5–6.

172. Véase, entre otros, Dunbabin, Los griegos occidentales, 427. Polyainos, por ejemplo, en su Strategemata 1.27.1, toma nota de que Gelon fue elegido Autokrator de estrategias: comandante en jefe.

173. Elian, Varia historia 6.11.

174. Las dos historias, de Diodorus Siculus y Elian, son claramente dobletes entre sí, pero hay diferencias interesantes, aunque matizadas, en el contexto de los respectivos relatos tal como se dan. Este no es el lugar para desentrañar los aspectos filológicos de estos dos pasajes.

175. La célebre estatua de culto acrolítico (piedra caliza y mármol) de una deidad que anteriormente se encontraba en el Museo J. Paul Getty y ahora en el Museo Archeologico di Aidone en Sicilia, y a menudo se la conoce como Afrodita, de manera más hiperbólica en Jason Felch y Ralph Frammolino, Persiguiendo a Afrodita: la búsqueda de antigüedades saqueadas en el museo más rico del mundo (Boston: Houghton Mifflin, 2011) —es un ejemplo clásico de este tipo de escultura. La deidad a veces ha sido identificada como Deméter o su hija, Perséfone, pero existen incertidumbres con todas estas interpretaciones porque lo que llevaba en la cabeza y lo que sostenía en su mano derecha extendida siguen siendo desconocidos. Dada la falta de atributos, cualquier identificación sería una suposición. Para la estatua, vea Marion True, Museo J. Paul Getty: Manual de la colección de antigüedades (Los Ángeles: Getty Publications, 2002), 104–5 la discusión más completa sobre la identificación de la diosa es Clemente Marconi, "L’identificazione della‘ Dea ’di Morgantina", Prospettiva: Rivista di Storia dell’Arte Antica e Moderna 141–42 (2011): 2–31 Clement Bell defiende a Hera, en el Museo J. Paul Getty, “Workshop on the Cult Statue of a Goddess”, 2007, http://www.getty.edu/museum/symposia /workshop_goddess.html.

176. Es importante señalar que tanto Himera como Akragas estaban en la esfera de influencia de Theron en la década de 470, cuando las relaciones entre Theron y Gelon no siempre eran color de rosa, por decir lo mínimo. En muchos aspectos, Gela parecería un lugar más probable, ya que se encuentra en la esfera de influencia de Gelon, así como en el lugar donde creció, por lo que una conmemoración allí en honor a su victoria en Himera sería apropiada.

177. Los tiranicidas de Antenor deben remontarse al período posterior al 510 a. C. pero antes del saqueo de Atenas por Jerjes en el 480 a. C., cuando los persas se llevaron las estatuas a Persépolis. La mayoría de los estudiosos fechan el grupo en 510/509 a. C., véase, por ejemplo, Carol C. Mattusch, Estatuas de bronce griegas: desde los inicios hasta el siglo V a. C. (Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1988), 88–89. El grupo de Antenor fue finalmente devuelto a Atenas, unos 150 años después, ya sea por Alejandro Magno o por su sucesor, Seleuco ver a Robertson, Una historia del arte griego, 185 para los tiranicidas en general, ver Carol C. Mattusch, Bronces clásicos: el arte y la artesanía de las estatuas griegas y romanas (Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1996), 58–62.

178. Stewart (“Las invasiones persas y cartaginesas de 480 a. De la E.C.”) se remonta al comienzo del estilo clásico en Sicilia hacia el 465, y aunque esto sigue siendo controvertido, numerosos eruditos lo han aceptado. Como resultado de la nueva cronología de Stewart, Motya Youth no puede ser anterior a finales de los años 460, mientras que Gelon murió en 478/477 a. C. Sin embargo, sigue siendo difícil determinar con precisión cualquier fecha estilística de este período.

179. Es posible que estuviera entre los tesoros de Siracusa que fueron saqueados por Verres, contra quien Cicerón habló tan elocuentemente en el Verrine Oraciones 2.21.

180. Pausanias 6.9.4-5. Irónicamente, Pausanias, por razones difíciles de comprender, considera que esta estatua no es de Gelon, el tirano siciliano, sino de otro Gelon, más o menos contemporáneo, ¡cuyo padre también se llamaba Deinomenes!

181. Véase, entre otros, Brian Caven, Dionisio I: señor de la guerra de Sicilia (New Haven: Yale University Press, 1990).

182. Diodorus Siculus 13.90.3–4, énfasis mío. Según Cicerón, Contra Verres 2.4.33, sec. 73, el toro de Phalaris fue devuelto a Akragas después de la Tercera Guerra Púnica ver más Adornato, "Phalaris".

183. Caven, Dionisio I. Himilkar no pudo relevar a Motya a tiempo, sus barcos fueron ahuyentados por catapultas griegas, pero al año siguiente logró llevar a Dionisio de regreso a Siracusa.

184. Atenas, Deipnosophistai 14.629.

185. Theophrastos, en Athenaios, Deipnosophistai 1.22c y Kathryn A. Morgan, "A Prolegomenon to Performance in the West", en Teatro fuera de Atenas: teatro en la Sicilia griega y el sur de Italia, ed. Kathryn Bosher (Cambridge: Cambridge University Press, 2012), pág. 38.


Ver el vídeo: TESTIMONIO DE GELA CAPITULO 5