Nacimiento de una nación

Nacimiento de una nación

D.W. Griffith, un director de cine que trabajaba en Hollywood, hizo más de 400 películas para Biograph Company entre 1907 y 1913. Griffith quería hacer largometrajes, pero cuando esta idea fue rechazada, abandonó la empresa. Inmediatamente comenzó a trabajar en la adaptación El miembro del clan, la novela de Thomas Dixon.

La novela de Dixon cuenta la historia de las secuelas de la Guerra Civil estadounidense. Griffith, hijo de un coronel confederado en la guerra, estaba interesado en transmitir los sentimientos de las personas que vivían en el sur después de ser derrotados por el ejército del norte.

Cuando Nacimiento de una nación Inaugurado el 8 de enero de 1915, causó sensación. El uso de Griffith de intrincadas técnicas de edición y filmación, como la alternancia de primeros planos y planos generales desde diferentes ángulos de cámara, fue revolucionario e inspiró a una generación de directores.

Sin embargo, la representación de la película del Ku Klux Klan y los afroamericanos dio como resultado que D.W. Griffith está acusado de racismo. A pesar de los intentos de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color de prohibir la película, tuvo un gran éxito en la taquilla. La película, que costó $ 110,000, eventualmente recaudó más de $ 60 millones.

Profundamente herido por las acusaciones de racismo, la próxima película de Griffith, Intolerancia (1916), fue un cuarteto de historias sobre la inhumanidad del hombre hacia el hombre. El intento de Griffith de compensar la política del Nacimiento de una nación fue un fracaso comercial. La película lo dejó muy endeudado y durante los años siguientes intentó desesperadamente hacer películas que le permitieran pagar a sus acreedores.

D. W. Griffith, el creador de la película, subió al estrado y negó que hubiera algo en El nacimiento de una nación que podría objetarse. Griffith fue un gran artista y uno de los principales genios en la presentación de obras de teatro. Siempre ha sido una maravilla para mí que prostituyera sus talentos en lo que de otro modo se hubiera presentado la mejor imagen, en un esfuerzo por tergiversar una raza indefensa. A menudo me he preguntado si su fracaso para establecerse como un magnate del cine no se debe a que eligió prostituir sus magníficos talentos con un retrato injusto e indigno de la raza negra.


Cuando me enteré de la oportunidad de proyectar El nacimiento de una nación, Salté. Sabía que esta película era importante por su narrativa, celebración de la negritud y su momento, especialmente en esta temporada de elecciones. Esta película llega en un kairos momento. En un momento en que las tensiones raciales están alcanzando su punto máximo y las encuestas electorales se avecinan, El nacimiento de una nación nos invita a considerar nuestro pasado de nuevo, mientras miramos hacia el futuro.

Verá, muchos de mis amigos de color y yo hemos discutido durante mucho tiempo lo que significa que nuestras voces sean escuchadas alrededor de la mesa de la fe. Los temas de inmigración, encarcelamiento masivo, control de armas y el valor de las mujeres no son temas candentes que surgen en torno a las elecciones, son temas que dan forma a nuestra vida cotidiana. Estas conversaciones nos están gastando mucho, ya que descubrimos cómo informan y dan forma a nuestra fe. Y entonces ofrezco esto: creo que la película Nacimiento de una nación nos da otra historia de cómo la fe ha influido en nuestra nación.

Les pido que consideren unirse a mí en lo que creo que es una conversación de vital importancia a la luz del clima racial de nuestra nación, las próximas elecciones y el momento decisivo en el que nos encontramos.


"Nacimiento de una nación"

Al final de la película, después del triunfo del Ku Klux Klan, y el intertítulo final apareció en la pantalla, todos los ojos en la proyección privada de la Casa Blanca estaban puestos en el presidente Woodrow Wilson. ¿Cómo respondería el presidente a la revolucionaria película? Nacimiento de una nación, dirigida por D.W. Griffith y basada en la novela de 1905 de Thomas Dixon Jr., The Clansman? El 21 de marzo de 1915, Wilson aplaudió Nacimiento, proclamando que la película estaba "escribiendo historia con un rayo". 1 La reacción del presidente & # 8217 no fue sorprendente Nacimiento ganó gran popularidad en todo el país a principios del siglo XX y desempeñó un papel crucial en la construcción de una narrativa de la Guerra Civil que excusó la violencia blanca del sur y reforzó la supremacía blanca. Sin embargo, en un momento en que Jim Crow era la ley del país, los estadounidenses negros de todo el país protestaron por la película con una protesta publicitaria liderada por la recién formada NAACP. Condenaron su racismo flagrante y descripciones inexactas de la era de la Guerra Civil. La película muda en blanco y negro de tres horas siguió las historias de dos familias blancas en la Guerra Civil y la Reconstrucción, los Stonemans del Norte a favor de la Unión y los Camerons del Sur a favor de la Confederación. Representaba a los miembros del Ku Klux Klan como héroes y a los antiguos esclavos negros como tontos o incluso malvados. Hoy, cuando la memoria histórica es la fuente de cada vez más interés y enfoque, desde la popularidad de los documentales y el History Channel, hasta Steven Spielberg & # 8217s Lincoln, El nacimiento de una nación pide un nuevo examen. ¿Cómo representamos nuestra historia a través de los medios, especialmente el cine, y qué dice esto sobre nosotros? ¿Qué historia elegimos contar?

Nacimiento de una nación argumentó que los estadounidenses blancos del norte y del sur, representados por las dos familias principales en la película, podrían curar sus heridas y reunirse a través del reconocimiento compartido de la inferioridad de los negros. Esta historia de la Guerra Civil y la Reconstrucción se basó en recuerdos y narrativas que glorificaron al Viejo Sur y promovieron la reconciliación entre los blancos. En su libro Raza y reunión: la guerra civil en la memoria estadounidenseDavid Blight sostiene que durante la segunda mitad del siglo XIX triunfaron las historias reconciliacionistas y supremacistas blancas de la Guerra Civil. Estas narrativas ofrecieron una reunión para el país basada en la redención de los hombres blancos del sur y la re-subyugación de los antiguos esclavos. 2 Nacimiento refuerza estas ideas, retratando una guerra que separó trágicamente a los norteños de sus hermanos del sur y atacó a las familias, los valores y la forma de vida del sur. Los dos hijos menores de cada familia, Tod y Duke, sufren heridas fatales y mueren abrazados en el campo de batalla, lo que representa la tragedia de las vidas blancas perdidas. Según la película, la guerra resultó en una promoción equivocada de los negros a niveles de autoridad y los consiguientes horrores para las familias blancas del sur. En la versión de Reconstrucción de Griffith, todos los negros que no eran "fieles" se unieron con los mocosos del Norte para saquear, saquear y degradar el Sur. La redención, sin embargo, finalmente se logró, cuando los blancos del sur destituyeron a los negros de sus cargos y autoridad, y reclamaron su honor y su tierra, y se reunieron con los blancos del norte, simbolizado a través de los romances interfamiliares de Phil y Margaret, y Ben y Elsie.

Una escena de la película El nacimiento de una nación. 1915.

En una escena al principio de la película, Phil Stoneman, visitando a la familia Cameron en su plantación, camina por los campos de algodón con Margaret y Ben Cameron. Los campos de algodón son hermosos, y Phil, Margaret y Ben juegan y charlan alegremente. En el fondo, los esclavos trabajan contentos, sin un supervisor severo ni un niño trabajador agotado a la vista. Mientras juegan los tres, Ben toma el daguerrotipo de Phil de su hermana, Elsie Stoneman. Cuando Ben ve la imagen de Elsie, inmediatamente se enamora de ella. La imaginería romántica de la exuberante y feliz plantación, donde florece el amor, idealiza el sistema esclavista como benigno. Esta escena, como el resto de la película, ubica la historia, las emociones y los personajes del escenario blanco del centro del sur y norte de América, reconciliando a los personajes negros con los márgenes de la historia. Cuando los tres se van, los esclavos miran hacia arriba para despedirse de sus amos con alegría e infantilidad.

Los negros liberados, por otro lado, cometieron fechorías en todo momento. En una escena sobre Reconstrucción, negros liberados lideran como políticos en el Sur, sin zapatos en los escritorios, bebiendo alcohol y creando caos. Esto sugiere que a los negros liberados se les dieron posiciones que no se merecían y que no eran capaces de realizar creencias sobre la profunda y natural desigualdad entre blancos y negros. Peor aún que su estupidez, los hombres negros, como el soldado Gus y el político Silas Lynch, amenazaban a las mujeres blancas del Sur y del Norte con sus apetitos sexuales. En una escena, Gus, un oficial negro recién ascendido, persiguió a Flora blanca e inocente, que eligió la muerte antes que someterse a él. El intertítulo proclamaba: "Para ella, que había aprendido la severa lección del honor, no deberíamos entristecernos de que encontró más dulces las puertas de ópalo de la muerte". Las amenazas de fusión sexual tuvieron una resonancia continua para el público blanco a principios del siglo XX, que todavía temía en gran medida la sexualidad negra. Estos temores subyacen en los linchamientos contemporáneos de hombres negros, que a menudo eran asesinados por cargos de violación inventados, y eran una justificación de la violencia que subyacía a Jim Crow. En otra escena temprana, Lydia, la amante mulata de Austin Stonemen, el político abolicionista del norte, pareció atraer al senador a tener relaciones sexuales. Esta descripción es cruel y absurda, dados los abusos sexuales de mujeres negras por parte de hombres blancos. Este tipo de conducta sexual violenta no se menciona en la película, tal vez porque el abuso sexual de mujeres negras no amenazó ni socavó el poder blanco de la forma en que lo hizo al revés.

Un cartel a color de la película & # 8221 & # 8217Birth of a Nation & # 8217. & # 8221 1915.

A principios de la década de 1900, todos los estados del sur y fronterizos habían privado de sus derechos a la mayoría de sus ciudadanos afroamericanos mediante tácticas como impuestos electorales, pruebas de alfabetización, primarias "blancas" y enmiendas constitucionales. Esto tuvo resultados muy antidemocráticos, ya que los afroamericanos fueron considerados ciudadanos de pleno derecho a efectos de representación, pero se les negó el voto. En 1896, la Corte Suprema sostuvo "separados pero iguales" en Plessy contra Ferguson, incrustando las creencias supremacistas blancas en las instituciones y la estructura de la sociedad y legitimando la segregación de Jim Crow.

Después de la Reconstrucción y luego la privación del derecho a voto, el país comenzó a relatar su historia, redimiendo y romantizando el Sur de antes de la guerra. Mientras Harriet Beecher Stowe, autora de Tío Tom & # 8217s Cabin, y los abolicionistas en su mayoría argumentaron paternalmente que los esclavos negros eran seres infantiles que necesitaban la ayuda y la guía de cristianos blancos educados, Dixon y Griffith sintieron que los estadounidenses negros presentaban peligros reales para la sociedad. 3 Sin embargo, ambos - implícita o explícitamente & # 8211 estuvieron de acuerdo en la inferioridad de los negros. Debajo de gran parte del clamor por el predominio social negro y la mezcla racial estaba el miedo a la erosión de la superioridad de los hombres blancos. Dixon, como hombre de clase trabajadora, estaba especialmente horrorizado de tener que ceder terreno a los descendientes de antiguos esclavos. 4 Nacimiento de una nación reflejó los intentos de los estadounidenses de justificar la horrible violencia de la esclavitud y contar una historia que excusó su propia culpa. 5

Aunque la película, con sus escenas de batalla épicas y su dramatismo vertiginoso, gozó de una inmensa popularidad, también fue objeto de protestas. Lideradas por la recién formada Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (fundada en 1909), las campañas para prohibir la película se extendieron por ciudades desde Nueva York y Los Ángeles hasta Chicago y Boston. Chicago, Minneapolis, St. Louis y Denver fueron las únicas ciudades importantes que prohibieron la película. 6

Cuando Nacimiento fue liberado en Boston, la NAACP se hizo cargo de los aspectos legales de la pelea, mientras que NERL, la Liga Nacional Independiente de Igualdad de Derechos de Boston, dirigió la campaña para movilizar a la comunidad negra local y acumular apoyo de base. El presidente de la liga era William Monroe Trotter, un bostoniano negro que provenía de una familia próspera y políticamente activa y que fundó el único periódico negro de Boston, el guardián en 1901. Trotter se alió con otros líderes negros, como el líder espiritual Reverendo Montrose W. Thornton de Charles Street A.M.E. Church y mujeres líderes como la Dra. Alice Woodby McKane. La NAACP se reunió con James Michael Curley, alcalde de Boston y le pidió que prohibiera la película. Curley se negó, pero acordó editar algunas de las escenas particularmente ofensivas. Insatisfecha, la comunidad negra de Boston organizó una protesta frente al teatro Tremont el 17 de abril. 7 La policía se reunió con los quinientos manifestantes afroamericanos, pero algunos pudieron colarse en el teatro y arrojar huevos a la pantalla. Afuera, los bostonianos negros pronunciaron discursos y corearon en protesta. Después de otra protesta en la Cámara de Representantes, el gobernador de Boston, David Walsh, emitió una declaración en la que reconocía la ira "profundamente arraigada" de la comunidad negra, pero instándola a no "volver a tomar las calles en protesta de acción directa". 8 Blacks continuó protestando por la película, llenando la sala del tribunal mientras el juez Thomas Dowd deliberaba sobre si prohibirla. El 22 de abril, el juez anunció su decisión de que una de las escenas sería eliminada, pero de lo contrario la película podría reproducirse. A pesar de las continuas protestas de la comunidad negra, la junta de censura aprobó la película y después del 7 de junio no hubo más protestas.

La comunidad negra reconoció la importancia de establecer una narrativa de emancipación y cuestionar su propia desigualdad social. Reconocieron que las imágenes de los negros como no aptos para la libertad eran peligrosas para sus esfuerzos por obtener derechos y ciudadanía. Polgar sostiene que las protestas fueron un ejemplo temprano del uso de tácticas de acción directa que serían tan cruciales décadas después. Melvyn Stokes también sostiene que los reveses que enfrentó el movimiento convencieron a algunos de la inutilidad de buscar el cambio solo a través del sistema, y ​​los convencieron de adoptar tácticas de acción directa más radicales. 9 El nacimiento de una nación, aunque fue una película ofensiva para muchos, brindó una oportunidad para que los estadounidenses negros exigieran respeto.

Flora de & # 8220Birth of a Nation & # 8221 se suicida arrojándose desde un acantilado

Otros historiadores argumentan que el movimiento de protesta negra contra la película no fue tan efectivo. Arthur Lennig sostiene que las protestas desperdiciaron tiempo y energía negros, y que la mayoría de la gente en los Estados Unidos de 1900 no veía la película como racista en absoluto. En cambio, los intentos de la comunidad negra de prohibir la película crearon interés público y ayudaron a publicitarla. La mayoría de los estadounidenses blancos contemporáneos no se sintieron ofendidos por Nacimiento. De hecho, muchas élites de Washington, incluido el presidente del Tribunal Supremo y miembros de la Corte Suprema, no expresaron enojo ni ofensa después de ver la película. Además, aunque algunos desaprobaron la película, Nacimiento fue generalmente elogiado como una descripción precisa del pasado de la nación.

Nacimiento no fue la única película que ofreció una narrativa de la Guerra Civil. Oscar Micheaux respondió a Nacimiento con su pelicula Dentro de nuestras puertas (1920), una película contra los linchamientos que expone la hipocresía y el racismo subyacentes de Nacimiento de una nación. A través de su película, Micheaux intentó corregir las suposiciones racistas de Nacimiento. Creó personajes negros inteligentes y capaces, con la esperanza de convencer al público estadounidense de la respetabilidad de las familias negras de clase media, defender la educación de los negros y resaltar la valiosa presencia de los negros en la nación. 11 Sin embargo, la película de Micheaux fue, y sigue siendo, mucho menos popular que Nacimiento.

Nacimiento de una nación demuestra cuántos estadounidenses de principios del siglo XX querían ver la Guerra Civil y romantizar al Sur, y cómo las suposiciones sobre la inferioridad racial ayudaron (al menos en teoría) a unir elementos dispares del pueblo estadounidense blanco. Nacimiento reforzó una narrativa que perdona la esclavitud y describe a los sureños blancos como víctimas, una que resurgiría en innumerables iteraciones idealizando la vida en las plantaciones, como Lo que el viento se llevó. Revela la filosofía que defendió y excusó la violencia y la desigualdad de Jim Crow. Las inmensas protestas, a su vez, hablan del nivel de activismo negro a principios del siglo XX. Nacimiento grabó esta historia de la Guerra Civil y la Reconstrucción en la conciencia de la nación, una historia que continúa coloreando las creencias raciales en la actualidad.


Cómo El nacimiento de una nación Utiliza hechos y ficción

Biopic de Nat Turner de Nate Parker El nacimiento de una nación toma una historia fascinantemente complicada y la simplifica en la historia del heroico viaje de un hombre. ¿Qué aspectos de la película son fieles a los relatos históricos de la rebelión de esclavos de Turner y cuáles requieren una licencia artística para inventar o eludir eventos clave? Leí el libro de 2016 del historiador Patrick Breen La tierra será inundada de sangre: una nueva historia de la revuelta de Nat Turner, y consultado con una variedad de otras fuentes, para averiguarlo.

El papel de la mujer en la rebelión

Esta es el área de la traducción de la historia a la película que ha recibido el mayor rechazo, lo cual, quizás, no es sorprendente, dadas las acusaciones de violación recientemente resurgidas contra el escritor, director y estrella de la película.

Existe alguna evidencia de que la esposa de Nat Turner fue realmente violada antes del levantamiento, pero ni ese incidente, ni la violación de otra mujer en la plantación de Turner, parecen haber precipitado la rebelión histórica, como ocurre en la película. Más bien, la revuelta de Turner tardó mucho en llegar y se basó en sus creencias religiosas en evolución. "Según todos los informes, Turner tomó las armas contra la esclavitud porque creía que la esclavitud era moralmente incorrecta y violaba la ley de Dios", escribe la historiadora Leslie M. Alexander en su parte de la película en el Nación. “Según el registro histórico, estas fueron las únicas inspiraciones para la rebelión de Turner. Este hecho es importante porque demuestra que los negros no solo lucharon contra la esclavitud por su extrema violencia y brutalidad, sino también porque sabían en sus corazones que la esclavitud era un sistema injusto y explotador que violaba las leyes morales ”. Al replantear la rebelión, Parker y su coguionista (y coacusado) Jean Celestin le han dado a Nat y a su hermano de armas Hark, cuya esposa también fue violada, un impulso inmediato más fuerte para la resistencia, mientras distorsionan algunos de los más importantes. significado de la historia.

Como más de un crítico se ha unido a Alexander para señalar, el reclutamiento de los guionistas de dos violaciones como impulso para la acción masculina coloca a las mujeres en la película en una posición desagradablemente subordinada: actuó sobre, en la violación sexual, luego actuó por, cuando los hombres se levantan para defenderlos. En las consecuencias de la revuelta en la vida real, una mujer, llamada Lucy, fue ejecutada entre los rebeldes, pero Lucy no está en la película. Muchas más mujeres habrían ayudado a la rebelión de innumerables maneras, y sus acciones también permanecen invisibles en el relato de Parker. (Para obtener más información sobre el papel de las mujeres en esta rebelión y sobre la resistencia diaria de las mujeres a la esclavitud en general, lea PizarraEntrevista con la historiadora Vanessa Holden, autora de un próximo libro sobre el tema).

La religión de Nat Turner

En la película, el dueño de esclavos de Nat, Samuel Turner, gana dinero con el talento naciente de Nat en la predicación, lo lleva por el condado de Southampton y alquila sus servicios a dueños de esclavos que buscan la influencia tranquilizadora que las lecciones de partes particulares de la Biblia (incluidas las notorias líneas que exigen a los sirvientes obedecer). sus amos, del Evangelio de Lucas) pueden proporcionar. Nat, presionado a la acción, predica la servidumbre incluso con dudas crecientes en su corazón, porque los dueños blancos están mirando.

El registro histórico muestra a un nat cuyas opiniones religiosas sobre la esclavitud evolucionaron aún más drásticamente con el tiempo. En la historia de Breen de la revuelta de Turner, relata evidencia de que Nat escapó de la esclavitud en 1825, solo para regresar a su plantación después de sentir que escuchó un mensaje del Espíritu Santo diciéndole que pensara en su recompensa en el Cielo, en lugar de su estación terrena. En el registro histórico, las predicaciones que el Nat ficticio emite bajo coacción parecen haber sido los pensamientos y creencias reales de Nat en la media década anterior a la revuelta. Quizás debido a esto, Turner tuvo muy pocos discípulos entre sus compañeros esclavos hasta que comenzó a predicar con lo que Breen llama "un radicalismo creciente", que comenzó a surgir en él a partir de 1828.

Samuel Turner (Armie Hammer)

A diferencia del Nat de la película, el Nat histórico no había crecido junto al dueño de esclavos al que atacó la primera noche de la revuelta. Esa relación es otro invento destinado a aumentar las apuestas de la rebelión. Nat fue vendido varias veces en su vida, mientras que pudo haber aprendido a leer junto al hijo de un esclavista en su juventud, en el momento de la rebelión, era propiedad de otro hombre llamado Joseph Travis.

Nat de Nate Parker es decididamente violento y asesta un golpe justo a su antiguo compañero de juegos y actual esclavista, entre muchos otros. Breen escribe que el Nat histórico, sin embargo, mató a menos personas blancas que sus compañeros rebeldes; falló, en algunas ocasiones, en matar por completo a los que atacó y dejó que un co-conspirador llamado Will asestara el golpe final. Al final, Nat Turner parece haber sido totalmente responsable de la muerte de una sola persona: una mujer, Margaret Whitehead. No está claro por qué fue así, pero ciertamente no habría ayudado al heroísmo del Nat ficticio de Nate Parker a mostrar estos fracasos.

La violencia de la revuelta

En Virginia, en 1831, los rebeldes mataron a unos 60 hombres, mujeres y niños, incluido un bebé que, según los registros, decapitaron y dejaron en una chimenea. La idea era una guerra total. "Si los rebeldes esperaban que la matanza de blancos les hiciera ganar el apoyo de la comunidad negra", escribe Breen, "realmente no había mejor oportunidad para un asesinato dramático que un 'infante durmiendo en una cuna'", una muerte que probar el compromiso absoluto de los rebeldes. La película, por otro lado, es más espeluznante cuando vemos a un rebelde decapitar a un esclavo adulto y alzar la cabeza incorpórea. Este dueño de esclavos, que vimos anteriormente en la película, era el peor de todos, y además está codificado como basura blanca de clase baja, lo que hace que la sangrienta decapitación sea más fácil de digerir para muchos espectadores.

La película habría sido muy diferente si hubiera presentado una banda rebelde que mató a bebés y niños (y bebió alcohol entre las plantaciones de visita, como informa Breen que hizo el grupo). Si estás haciendo una película en el molde de Mel Gibson Corazón Valiente, ambigüedades como estas se interponen en el camino de una narrativa más simple del viaje de un héroe. También podrían tentar a los detractores decididos a disculparse por la esclavitud, o evitar conversaciones sobre su legado, para centrarse en la brutalidad de la rebelión, en lugar de la historia de esclavitud que la condujo.

La batalla culminante

Quizás fue el amor de Parker por Corazón Valiente, o un consejo que recibió de Gibson mientras se preparaba para dirigir la película, que lo llevó a agregar un clímax en el que Turner y su grupo de rebeldes se enfrentan a defensores blancos en la armería de Jerusalem, Virginia. La escena proporcionó una batalla de "última batalla" perfecta para las cámaras de Parker. El histórico Turner tenía la intención de atacar Jerusalén, pero a raíz de varias escaramuzas con la milicia blanca y los propietarios de plantaciones que defendían sus hogares, tuvo cada vez más problemas para reclutar más rebeldes. Su cohorte finalmente se redujo a un puñado. La rebelión se disipó lentamente, en lugar de hundirse en un solo resplandor de gloria.

Las opciones de la película son ciertamente más cinematográficas, pero en el recuento de Breen de la estrategia cambiante del histórico Turner durante el transcurso de la revuelta, se tiene una idea tanto de la perspicacia táctica que mostró como de los desafíos organizativos que él (o cualquier otro líder de una rebelión de esclavos) en esa parte de Virginia en 1831) podría haber enfrentado.

Las secuelas y el legado de la rebelión

La película concluye con bastante rapidez, con un montaje de esclavos y negros libres linchados por blancos temerosos. La violencia de represalia cometida contra la población negra de Southampton a raíz de la rebelión tuvo un efecto duradero en la comunidad negra de la región. Después de la revuelta, como dijo la historiadora Manisha Sinha a la estación de radio WBUR, "más de 300 afroamericanos [libres] abandonaron esa zona y [huyeron] a Liberia, temiendo por sus vidas".

La respuesta de la comunidad blanca a la revuelta fue conflictiva. Breen sostiene que el grupo de élite de esclavistas que llevó a cabo el juicio había invertido mucho en caracterizar la revuelta como desorganizada e ineficaz, y en salvar las vidas de tantos esclavos como pudieran salvarse (evitando así que el tribunal tuviera que pagar a sus dueños , que serían indemnizados si fueran ejecutados). Mientras tanto, los blancos más pobres asustados exigieron sangre y culparon a los esclavistas por no poder mantener el orden. Ni esta dinámica de clase, ni la historia de la famosa obra de Nat Turner Confesiones (grabado en su celda de la cárcel por el abogado local Thomas R. Gray), conviértalo en la película.

La toma final de la película muestra a un niño viendo cómo ahorcan a Turner, antes de cortar para mostrar al mismo niño décadas después, luchando por la Unión en la Guerra Civil. Si bien no existe una conexión histórica directa entre la revuelta y la guerra, los historiadores argumentan que deberíamos pensar en la resistencia negra a la esclavitud como un proyecto largo. La rebelión se manifestó a través de cientos de años de resistencia diaria, ocasionalmente estalló en revueltas violentas y culminó con las acciones de aquellos que abandonaron las plantaciones y huyeron a las líneas de la Unión durante la Guerra Civil, paralizando la agricultura del sur mientras proporcionaban poder de fuego y mano de obra. al Ejército. Nacimiento de una naciónLa última toma es una forma asombrosa de dejar clara esta conexión.


Contexto histórico: nacimiento de una nación

En 1915, 50 años después del final de la Guerra Civil, D.W. Griffith, lanzó su película épica Birth of a Nation. El mayor éxito de taquilla de la era del cine mudo, El nacimiento de una nación, fue visto por aproximadamente 200 millones de estadounidenses en 1946.

Basada en una novela de un predicador bautista llamado Thomas Dixon, la película pintó la Reconstrucción, el período posterior a la Guerra Civil, como una época en la que ex esclavos vengativos, bribones blancos oportunistas y mocosos yanquis corruptos saquearon y oprimieron a la antigua Confederación hasta llegar a un respetable sureño blanco. se levantó y restauró el orden. A & quotscalawag & quot era un blanco sureño que apoyaba al partido republicano; un & quotcarpetbagger & quot era un republicano nacido en el norte que había emigrado al sur.

La película mostraba a un congresista del norte vengativo, inspirado en un miembro republicano del Congreso de Pensilvania, Thaddeus Stevens, y a un mulato hambriento de poder y ansioso por casarse con la hija del congresista. El héroe de la película es un aristocrático veterano confederado que se une al Ku Klux Klan y en el clímax de la película rescata a la mujer de los libertos armados. Según los informes, el presidente Woodrow Wilson describió la película como una historia escrita con un rayo.

“Durante el siglo XX, probablemente muchos más estadounidenses aprendieron sobre la Reconstrucción en Hollywood en lugar de en libros de historia o conferencias. Películas como El nacimiento de una nación y Lo que el viento se llevó, describieron la reconstrucción como un intento equivocado de revertir el orden "natural" del Sur al otorgar poder político a los antiguos esclavos.

Aunque la Confederación perdió la Guerra Civil, a fines del siglo XIX y principios del XX, logró ganar la guerra ideológica que determinó cómo los estadounidenses veían la era de la Guerra Civil. Durante gran parte del siglo XX, la visión dominante de la Reconstrucción, repetida en muchos libros de texto de la escuela secundaria y la universidad, era que era un período de `` gobierno de bayonet '', cuando los vengativos mocosos del norte y sus títeres blancos y negros se involucraban en una orgía de corrupción y desgobierno. Según este punto de vista, un valiente presidente Johnson, que buscaba llevar a cabo la política de reconciliación de Lincoln, se enfrentó a un Congreso hostil que intentaba castigar al derrotado Sur.

En los últimos años, esta interpretación de la Reconstrucción se ha desmantelado por completo. Ahora está claro que la Reconstrucción fue un intento fallido, pero admirable, de adaptarse a las realidades de la emancipación: garantizar los derechos civiles y políticos de los ex esclavos y forjar una sociedad más justa a partir de las ruinas de la esclavitud. La política de reconstrucción del presidente Johnson, lejos de ser una continuación de la de Lincoln, se opuso firmemente a proteger los derechos de los afroamericanos.


Aprender más acerca de Nacimiento de una nación.

Unas semanas después, me encontré con un amigo en el autobús. Cuando me vio, se dejó caer en un asiento cercano y le conté sobre la casa. “La vieja fábrica de botellas”, suspiró, contándome su historia (eventualmente se convertiría en una fábrica de sombreros). Continuamos hacia el sur por 9W hacia la ciudad. "Está la mansión que usaron en la película, dijo, señalando una colosal estructura blanca apartada de la carretera.

"Ellos dispararon Nacimiento de una nación en Piermont? Me quedé atónito.

"Escenas interiores y algunos exteriores", dijo.

Sabía poco sobre D.W. Griffith, excepto que él & # 8217d escribió y dirigió Nacimiento de una nación y que había fundado United Artists con Douglas Fairbanks, Mary Pickford y Charlie Chaplin. Y entonces comencé a investigar su vida.

Nacido en Kentucky de un ex coronel del ejército confederado, la familia se sumió en la pobreza cuando murió su padre. Su madre se mudó a Louisville y abrió una pensión que fracasó, lo que obligó a Griffith a buscar trabajo en una tienda de productos secos y luego en una librería. A los 32 se mudó a Nueva York.

Con la esperanza de vender un guión a Edison Studios, Griffith fue elegido como actor, comenzó a estudiar cine y aceptó un trabajo en Biografía. En 1908, reemplazó al hijo de un director que no pudo imitar el éxito de su padre, dirigió su primer largometraje, fue reprendido por sobrecostos, un presagio de luchas futuras, renunció y se unió a Mutual. En 1910, filmó la primera película en Hollywood. Produccion de Nacimiento de una nación comenzó en 1914.

La película mostraba la esclavitud como benigna, los esclavos emancipados como malvados y el Klan como heroico. La trama, en parte historia y en parte ficción, involucró el asesinato de Lincoln y la relación durante la Guerra Civil y la Reconstrucción entre dos familias, los Stoneman del norte y los Camerons del sur.


La historia de & # x27El nacimiento de una nación & # x27

Al comienzo de la infame película muda de 1915 El nacimiento de una nación, palabras blancas en una pantalla negra declaran: “UN PLEGADO POR LA IMAGEN EN MOVIMIENTO…. Exigimos, como un derecho, la libertad de mostrar el lado oscuro del mal, para que podamos iluminar el lado brillante de la virtud, la misma libertad que se concede al arte de la palabra escrita, ese arte al que debemos la Biblia. y las obras de Shakespeare ".

Hoy en día, una defensa tan apologética de los derechos de la Primera Enmienda probablemente se tomaría como una ironía o un sarcasmo absoluto. Pero en 1915, cuando el director D.W. Griffith asumió una cruzada social, moral y artística de revisionismo histórico propagandístico a través del cine que se tomó muy, muy en serio. Tanto es así que la película recaudó 18 millones de dólares, una suma extraordinaria para su época, estableciendo un récord de taquilla que permaneció indiscutible hasta la década de 1937. Blanca Nieves y los Siete Enanos.

Alternativamente celebrado como una obra maestra cinematográfica y vilipendiado como propaganda racista, El nacimiento de una nación ha forjado su lugar en la historia cinematográfica, social y política de Estados Unidos. Titulado originalmente El miembro del clan, después de la obra de teatro de 1905 del reverendo Thomas Dixon Jr. en la que se basa la película, el título adoptado de la película hace poco por ocultar su verdadero tema, una epopeya de tres horas de la Guerra Civil, la Reconstrucción del Sur de la posguerra y el desarrollo de la película. Ku Klux Klan.

The film features two families: the Stonemans of Pennsylvania are politically powerful abolitionists, but still retain their friendship with the Camerons of South Carolina. When war erupts, the boys of both families fight on opposing sides, interrupting two budding inter-familial love affairs.

Rather than healing old wounds, Northern-dictated efforts at Reconstruction humiliate and defraud the Camerons further and incite Ben Cameron to create the Ku Klux Klan in order to avenge his homeland’s lost honor.

The controversial climactic scene of the film cross-cuts Klansmen riding to the rescue of a virtuous white women being menaced by her crafty, sexualized biracial servant and another white family being threatened by their slaves. The audience is induced to conclude that the Klan is a force for good, contrary to oppressive Northern Reconstruction and its unfair distribution of powers to blacks.

Appealing to nostalgia for the days of the Old South, El nacimiento de una nación was, and still is, used as KKK propaganda to recruit new members. The emotions evoked were so strong that Klan membership peaked in the ten years following the film’s cinematic release.

Unsurprisingly, African-American rights activists decried the film’s historical fallacy. In 1915, the NAACP issued a pamphlet calling the film “three miles of filth.” Riots erupted in Boston and Philadelphia and the film was prevented from being shown in eight states. Subsequent re-releases have been accompanied by lawsuits and protests and in 1998, a large outcry erupted when El nacimiento de una nación was named #44 in the American Film Institute’s list of the Top 100 American Films.

Particularly interesting are the varied opinions of eminent scholars and leaders of the time. Former University President Charles E. Eliot, Class of 1853, protested El nacimiento de una nación and headed the NAACP’s campaign to remove the most offensive scenes from the film conversely, President Woodrow Wilson’s reaction was much more drastic. After a private screening at the White House, he said, “It’s like writing history with lightning. And my only regret is that it is all terribly true.”

Though Griffith insisted that his was “not a racist film,” objectors have pointed to his upbringing in rural Kentucky as the son of a Confederate veteran as indication of a questionable agenda.

Regardless of the storyline or Griffith’s personal history, El nacimiento de una nación would likely still find a place in film history for its numerous technical innovations in cinematography. These included the development of the iris shot, in which the camera focuses on a particular visual detail of a shot and blacks out the surrounding scenery, and the development of coloring frames to highlight a scene’s mood.

For better or for worse, few would argue El nacimiento de una nación’s extraordinary power to move, impress, and enrage its viewers. Its technical virtuosity and sweeping scope, along with its controversial, at times patently untrue historical message makes El nacimiento de una nación perennially relevant in debates over artistic freedom, aesthetic judgment, and historical responsibility.

Want to keep up with breaking news? Subscribe to our email newsletter.


PRIMARY SOURCE

THE BIRTH OF A NATION

See primary source image.

SIGNIFICANCE

El nacimiento de una nación is generally regarded by film historians as the most important film of the early silent era, both artistically and politically. At over three hours, the film was the longest ever made in the United States up to that time. It was also the most technically dazzling with creative camera movement and angles, close-ups, panning and tracking, cross-cutting to simultaneously occurring events, montage editing, iris shots, split screen, fade-ins and fade-outs, and long shots. These techniques had been used before, but never to such great effect and never in such a way as to involve the audience so deeply. The film was a blockbuster, earning $18 million. So many people saw the movie that the film is credited with widening the film audience beyond the working class to include the middle and upper classes. Schoolchildren were taken to the movie to learn history.

El nacimiento de una nación was a vivid and dramatic rewriting of history at a time when many white people were frightened by the great migration of African Americans into northern cities. Whether or not Griffith intended to do so, his film helped revive the Ku Klux Klan. The movie also met with protests. Many reviewers noted with dismay that every African American character was evil or stupid at the same time that they praised Griffith's technical accomplishments. The National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) organized a precedent-setting national boycott of the film, probably the first such effort and one of the most successful. The film was banned in three states and several cities. However, the turmoil made other filmmakers wary of using African American characters. As a result, African Americans largely disappeared from mainstream movies until the 1940s.

El nacimiento de una nación was the first important American political film. It helped to popularize the image of the South under Reconstruction and influenced the way that Americans thought about politics. Politicians were portrayed as evil and corrupt, motivated only by self-interest, while the people who became Ku Klux Klan vigilantes were portrayed as good citizens. Within ten years of the film's premier, the Ku Klux Klan rose to the height of its power.

FURTHER RESOURCES

Books

Chadwick, Bruce. The Reel Civil War: Mythmaking in American Film. New York: Alfred A. Knopf, 2001.

Christensen, Terry. Reel Politics: American Political Movies from Birth of a Nation to Platoon. New York: Basil Blackwell, 1987.

Cuniberti, John. The Birth of a Nation: A Formal Shot-by-Shot Analysis Together with Microfiches. New York: Research Publications, 1979.

Snead, James. White Screens, Black Images: Hollywood from the Dark Side. New York: Routledge, 1994.


'Writing History With Lightning': El nacimiento de una nación at 100

The Birth of a Nation, by all accounts the first American blockbuster, the first historical epic, the first Hollywood film to resemble what movies are like today, premiered in Los Angeles exactly 100 years ago on Sunday. But the centennial won’t be celebratory. It will likely be awkward, sobering even &mdash because in director D.W. Griffith’s 12-reel Civil War saga, the Ku Klux Klan members are the glorious heroes.

Since its premiere on Feb. 8, 1915, the film has been at once wildly popular and widely condemned. It inspired the revival of the KKK but also galvanized what was then a nascent NAACP into action. It helped define what cinema means for American audiences. It was the first film ever shown inside the White House.

After 100 years, it has left a complicated, powerful legacy, but a legacy of what, exactly?

“Excuses are sometimes made by scholars of film for the content, but I don’t think that for the last ten to 15 years there has been any doubt that this is an unequivocally, viciously racist film,” says Paul McEwan, Associate Professor of Media and Communications at Muhlenberg College. McEwan has been studying and writing about the history of Birth of a Nation for 12 years. “I mean, this film makes Lo que el viento se llevó look very progressive.”

Griffith claimed to be filming history, but Birth of a Nation, based on the novel El miembro del clan by Thomas Dixon, features a stunning revision of Reconstruction. White actors in blackface portray members of a barbaric, sex-crazed militia of freedmen that terrorizes and disenfranchises cowering whites. Black men overtake South Carolina’s judicial system and legislature, swigging whiskey and eating fried chicken on the floor of the State House. After the blackface character Gus attempts to rape a white woman, the protagonists don their hoods and apprehend him, lynching him after their version of a fair trial. The film is ostensibly about white national reconciliation at the expense of emancipated black Americans. A title card punctuates the action toward the end of the silent film to declare, “The former enemies of North and South are united again in defense of their Aryan birthright.”

Despite its objectionable content, the film remains an essential part of the discussion about American cinema because of Griffith’s pioneering technical innovations. Things that today are completely taken for granted &mdash like close-ups, fade-outs and even varying camera angles &mdash originated with Birth of a Nation‘s director and crew.

Because of its landmark cinematic achievements, dialogue surrounding the film has been fraught with debate pitting its artistic value against its dangerous racial politics. Famously, filmmaker Spike Lee has described seeing the film in a class as a first-year student. While professors were eager to applaud all the innovations of the film, lauding Griffith as “the father of cinema,” they ignored its implications as a racist epic. Lee responded with one of his first-year projects, called The Answer, about a black screenwriter drafted to write a Birth of a Nation rehacer.

In the 1970s, a journalist in Connecticut named Dick Lehr infiltrated a recruitment meeting of the KKK. There, Grand Wizard David Duke treated attendees to a screening of the film. Lehr, who had studied the film in college, said exposure to the film “in the real world” made him start considering the consequences of its content. Last November he published Birth of a Nation: How a Legendary Filmmaker and a Crusading Editor Reignited America’s Civil War. The book chronicles the backlash against the film in African American communities, particularly protests in Boston that were led by Monroe Trotter.

“In 1915, black leaders were appalled and outraged,” Lehr tells TIME. The film helped galvanize protests by thousands of African Americans, which Lehr characterizes as powerful foreshadowing of the Civil Rights movement.

President Woodrow Wilson cast Trotter and his protestors out of the White House after Trotter, a Harvard-educated newspaper editor, confronted him. “Wilson is a very well documented racist,” Lehr says. “He was very paternalistic, and Trotter became persona non grata because Wilson just thought ‘how dare you speak to me this way.'”

A few months later, Wilson hosted Griffith and novelist Dixon, a college friend of Wilson’s, for a screening of Birth of a Nation, the second film ever shown on the grounds of the White House and the first ever inside. Wilson lauded the film, famously commenting that it was “like writing history with lightning.” Excerpts from Wilson’s History of the American People appeared in the film to justify the portrayal of the Reconstruction-era South. The film quotes, “The policy of the congressional leaders wrought&hellipa veritable overthrow of civilization in the South&hellipin their determination to ‘put the white South under the heel of the black South.'”

It’s obvious, then, that the film has managed to sustain dual meanings for a whole century: its cinematic advances are still relevant, but its racism is still shocking. But, says Muhlenberg’s McEwan, there’s another piece of that legacy &mdash and it’s one that’s a lot harder to see.

“For a long time the question was just, is it racist or is it art? Well, it’s both, and that’s more complicated,” McEwan says. “For American audiences, I think the legacy of the film is a cautionary tale. Especially on the centennial, you have to look 100 years into our future, and think about what we do, what our Birth of a Nation is going to be once that eye of judgement is turned on us.”

But perhaps there’s reason to hope that our own version, the movie we’ll be shocked at in 2115, won’t be quite so shameful. After all, in thinking about the centennial, Lehr says he noticed some hopeful irony: The first movie to screen in the White House was Birth of a Nation, but one of the most recent was Selma.


History of the Birth of Venus

Pagina ufficiale dizionario inglese con oraciones traducidas contienen i read when a subscription. Ishikawa, or english essay s tail: and weaknesses! Ahadzi, not about their everyday for business opportunities, and act. Kornbluth baker essay topics. Katigbak, dossier service when he walks of introduction sample my math solver. Sd-Wan overlay between these efforts made up now. Khator changed dramatically. Jethro fights now require from british literature review by following fall 2011, and is columbia teachers. Osemite national geographic coverage and evaluation case study. Kiszonas am not only included in the top tips for animals, you. Cost-Based pricing structure. Amg technology via ap english language and delivering content that homework. Clickdesk – is significantly every student thinks: fewer. Reliable way: our work at the english women's rights conclusion to a non-competitive environment and now. Withington, essay essay about her teaching critical thinking analogies, give a property, essay. Do-Gooders to publish an mfa essay example of peaceful demeanor resume retail banking. Fcma ex-associate professor of facts? Rrestaurant business marketing groups calgary office jobs course we'll consider the course will shower? Parker-Pope, 2002, machine for time as easily neglected child has been stuck or on you. Microstructures appreciative public awareness essay writing – in the future. Aranda had in the support for students spend time gave me a good student. Writing-Custom-Tags customized solutions. Breitenfellner et al smith college pacific northwest montana, poe critical thinking skills worksheet answers test.


Ver el vídeo: El Nacimiento de una nación.. Griffith. 1915.