Cronología del druida

Cronología del druida


¿Quiénes eran los druidas? Una historia del druidismo en Gran Bretaña

Aunque se ha convertido en un lugar común asociar el círculo de piedra más famoso de Inglaterra, Stonehenge, con la misteriosa orden antigua conocida como los druidas, en verdad, los dos tienen poca o ninguna conexión histórica. Esta falacia es solo uno de los muchos conceptos erróneos sobre los druidas que se han trasladado a la era moderna.

El druidismo, de hecho, tiene sus orígenes en la antigua Gales, donde la orden comenzó mucho antes del advenimiento de la historia escrita. Los druidas eran los sacerdotes de la religión celta primitiva, en el peldaño más alto de la sociedad celta de tres niveles que consistía en siervos, guerreros y hombres sabios. Pero además de su función religiosa, los druidas también desempeñaban los papeles de juez, médico y erudito. Fueron educados a través de un largo y agotador proceso de memorización. La ley druídica prohibía a sus seguidores escribir cualquiera de las enseñanzas religiosas, una regla que lamentablemente nos ha impedido tener un conocimiento de primera mano de su religión celta.

Los registros históricos que tenemos de los druidas nos provienen de fuentes no objetivas: Posidonio, un escritor griego que supuestamente visitó la Galia en el siglo II a.C. Julio César, quien registró sus observaciones sobre los druidas en su relato de la Guerra de las Galias. escrito después de la invasión romana de las Islas Británicas y el escritor romano Tácito, cuyos Anales de la Roma Imperial y Germanica fueron escritos después de la consolidación de Gran Bretaña. En estos registros, todos los escritores comentan el extenso conocimiento de los druidas, particularmente en los campos de las matemáticas, la astronomía y la física.

Las prácticas religiosas de los druidas

Pero además de su aprendizaje, los primeros historiadores también tomaron nota de lo que consideraban las prácticas religiosas bárbaras de los druidas. En particular, estaban consternados por el uso de sacrificios humanos. Los romanos informaron que las víctimas fueron atadas a efigies de mimbre y quemadas vivas, un informe corroborado por restos arqueológicos. Se han encontrado más pruebas de "muertes triples" en las que una víctima fue apedreada, ahogada y empalada simultáneamente con una lanza.

La religión celta involucró elementos de sacrificio ritual, pero los druidas (y los celtas en general) no concibieron la muerte de la forma en que lo hacemos hoy.

Como comenta César: 'La doctrina cardinal que buscan enseñar es que las almas no mueren, sino que después de la muerte pasan de una a otra. . . el miedo a la muerte se deja de lado ". A menudo, el sacrificio implicaba una especie de comercio espiritual, sacrificar a un miembro menos prominente de la sociedad para que alguien más importante pudiera sobrevivir.

César escribió: "Toda la nación de los galos está muy dedicada a las observancias rituales y, por esa razón, aquellos que están heridos por las enfermedades más graves y que están comprometidos en el peligro de la batalla sacrifican víctimas humanas o prometen hacerlo, empleando el los druidas como ministros para tal sacrificio. Creen, en efecto, que, a menos que se pague la vida de un hombre, la majestad de los dioses inmortales no puede apaciguarse ".

Estos relatos fueron, sin duda, coloreados por los prejuicios personales de los romanos. César, en particular, estaba tratando de obtener apoyo para su campaña de su audiencia en casa, una tarea que se hizo más fácil al pintar un cuadro bárbaro de los druidas. Bárbaro, para una audiencia romana que acudió en masa para ver muertes igualmente espantosas a manos de los gladiadores. Sin embargo, tanto los historiadores romanos como los griegos registraron los sistemas legales y educativos altamente organizados de los druidas y parecían reverenciar sus conocimientos matemáticos y científicos. Ambas fuentes consideraban a los druidas como "nobles salvajes", un pueblo muy erudito pero religiosamente primitivo que adoraba a un panteón de dioses.

La masacre de los druidas

Después de que el emperador Claudio declarara ilegales las prácticas druídicas en el año 54 d. C., el futuro de los druidas en la Gran Bretaña romana se volvió cada vez más incierto. En el año 61 d. C., los romanos planearon una masacre de los desafiantes druidas en Anglesey, el centro de su cultura y su último bastión en la consolidada Gran Bretaña. Mientras los soldados romanos esperaban a que bajara la marea para poder cruzar el estrecho de Menai que separa Anglesey del continente, los druidas mantuvieron su posición alineándose a lo largo de la orilla opuesta y, como Tácito informa en sus Anales, 'levantando sus manos para cielo y gritando terribles maldiciones. Pero las maldiciones no fueron suficientes. Los soldados romanos cruzaron el estrecho y conquistaron la isla, destruyendo tanto a los druidas como a las arboledas sagradas de su religión.

Después de esta derrota, la cultura druídica nunca volvió a florecer como lo hizo en estos primeros días. Sin embargo, persistió en Irlanda, y los monjes con visión de futuro tanto en Irlanda como en Gales conservaron algunas tradiciones druídicas. Gran parte de lo que se sabía sobre los druidas siguió existiendo únicamente en la tradición oral hasta el período medieval, cuando fue transcrito y editado por monjes cristianos. Aunque estos registros se filtran a través de una fuente sesgada, estos manuscritos han transmitido gran parte de lo que sabemos hoy sobre los druidas de la antigua Gran Bretaña. En Irlanda, estos mitos existen en cuatro ciclos principales: el ciclo del Ulster, el ciclo de Fionn, las razas de invasión y el ciclo de los reyes. En Gales, la fuente principal de información druídica, y de hecho la piedra angular de la tradición literaria galesa, existe en The Mabinogion, una colección de mitos y cuentos transcritos en el siglo XI.

El interés por el druidismo

A principios del siglo XVIII, el interés por el druidismo experimentó un renacimiento, principalmente como resultado de los esfuerzos menos que nobles de un hombre, Edward Williams, o Iolo Morganwyg, como se le conocía, quien afirmó haber descubierto un antiguo libro galés. del conocimiento druídico. Este libro, llamado The Barddas, se reveló más tarde como una falsificación. Morgannwg compuso la mayor parte de lo que contenía, incluida la ceremonia de Gorsedd Beirdd Ynys Prydain, o La Asamblea de Bardos en la Isla de Gran Bretaña. Morgannwg celebró la primera ceremonia Gorsedd en 1792 en Primrose Hill de Londres.

Un tipo de ceremonia similar, que incorpora elementos del antiguo ritual druídico, se había estado llevando a cabo en Gales durante cientos de años antes del evento de Morganwyg. El Eisteddfod, una reunión de celebración anual de bardos galeses, se remonta al siglo XV. Sin embargo, en la década de 1700, el interés disminuía y el entusiasmo por el evento era bajo. En 1858, sin embargo, las ceremonias Gorsedd de Morganwyg, aunque totalmente ficticias, se incorporaron al Eisteddfod y le dieron una nueva vida.

Fue durante este período de Renacimiento Romántico que la mayoría de los conceptos erróneos sobre el druidismo echaron raíces. El más común, vincular a los druidas con Stonehenge, es claramente una falacia. Los hallazgos arqueológicos recientes datan de Stonehenge a más de 2.000 años antes del surgimiento del druidismo. Aunque los druidas usaron círculos de piedra y cálculos astronómicos en sus prácticas espirituales, no ha sobrevivido ningún monumento de su creación.

Druidas de hoy

Los druidas de hoy en día, sin embargo, se han aferrado a la conexión y, a menudo, celebran el solsticio en Stonehenge. (A diferencia de sus antiguos predecesores, no se trata de ningún sacrificio humano). De hecho, el druidismo está vivo y coleando hoy y disfruta de una especie de renacimiento de finales del siglo XX. El Eisteddfod todavía se celebra anualmente en Gales, se lleva a cabo durante la primera semana de agosto de cada año. Aunque la ceremonia moderna se ha inclinado más hacia la celebración cultural que religiosa, el Eisteddfod permanece fiel a sus raíces druídicas.

Pero así como los rituales de sacrificio de los antiguos druidas crearon controversia en la antigüedad, hoy los druidas modernos se encuentran en el centro del debate. Esta controversia llega a un punto crítico alrededor del 21 de junio de cada año, cuando los druidas modernos convergen en lo que sin duda es una de las atracciones turísticas más visitadas de toda Gran Bretaña para conmemorar el solsticio de verano. English Heritage y The National Trust, que administran conjuntamente la propiedad, suelen ser menos que acogedores con estos invitados anuales no invitados. Stonehenge, que estuvo antes incluso de que los druidas originales se hubieran reunido entre sus misteriosas piedras, de alguna manera pone la controversia en perspectiva ".


¿Cuándo empezó el druidismo?

Se desconoce cuándo comenzó el druidismo. Cunliffe, profesor emérito de arqueología europea en la Universidad de Oxford, señala que la primera referencia escrita a ellos data de hace unos 2.400 años. Si bien el druidismo seguramente se remonta a mucho antes, se desconoce hasta qué punto.

El druidismo antiguo continuó hasta hace unos 1.200 años, siendo reemplazado gradualmente por el cristianismo. Hay un movimiento de resurgimiento de los druidas de hoy en día, sin embargo, Cunliffe, entre otros eruditos, tiene cuidado de señalar que hay una brecha de casi un milenio entre la desaparición de los antiguos druidas y la aparición de este grupo de resurgimiento.

La gente de hoy a menudo asocia Stonehenge con el druidismo. Sin embargo, Stonehenge se construyó principalmente hace entre 5.000 y 4.000 años, mientras que la primera referencia escrita a los druidas se remonta a hace unos 2.400 años. Entonces, nuevamente, hay una brecha en el tiempo y la pregunta de si el druidismo existía cuando se construyó Stonehenge, y de ser así en qué forma, es una pregunta abierta.


D modernoruid

Hoy, la práctica del druidismo moderno está viva y coleando en dos ramas diferentes del neodruidismo. La Orden de los Druidas fue la sociedad contemporánea más conocida de los druidas modernos hasta principios de los años 60, cuando se estableció una nueva orden, conocida como la Orden de Bardos, Ovates y Druidas (OBOD). Desde entonces, esta división ha ganado notoriedad en todo el mundo, con una membresía de 20.000 personas.

OBOD ofrece tutorías, clases y talleres en línea para desarrollar sus tres disciplinas, descritas como una práctica espiritual que habla de la creatividad, la naturaleza y la sabiduría. Las tres categorizaciones de OBOD se describen alternativamente como Cantante, Chamán y Sabio.

La Orden de los Druidas es conocida por las ceremonias que se llevan a cabo en Stonehenge durante todo el año durante los solsticios y equinoccios. Los han realizado durante más de un siglo y consideran el ciclo de las estaciones como un regulador y clave para desbloquear la armonía interior.

Ven las creencias druídicas modernas no como una religión, sino más como una fraternidad o sociedad esotérica que acepta todas las religiones. También se enorgullecen de observar y ocuparse de sus propios asuntos. Solo cuando se le pida consejo, un miembro de la Orden Druida dará su opinión.

Uno de los fundamentos de las creencias druídicas es la idea de Awen o la inspiración divina. De lo contrario, se describe como gnosis, o la sabiduría intuitiva derivada de la práctica del druidismo. Se piensa que es único en cada individuo y se describe como inspiración poética. Awen se usa para describir la poesía usada por los bardos para transmitir la historia de los druidas, y el uso moderno describe a poetas y músicos de la misma manera. El símbolo de Awen está representado por tres rayos que representan la armonía y el equilibrio universal.


¿Por qué sabemos tan poco sobre los druidas?

La poderosa clase social celta supuso una amenaza para el Imperio Romano antes de ser subsumida por el cristianismo, pero sus orígenes permanecen ocultos en el pasado.

¿Eran los druidas sacerdotes pacíficos o profetas peligrosos? ¿Adoraron a la naturaleza o fomentaron la rebelión? No se sabe mucho sobre la antigua clase social de personas conocidas como druidas, pero eso nunca ha impedido que la gente especule sobre su naturaleza real.

Los primeros relatos detallados de los druidas se remontan al siglo I a.C., pero es probable que hayan establecido su papel especial dentro de las comunidades antiguas de lo que hoy es Gran Bretaña, Irlanda y Francia mucho antes. La palabra proviene de una transcripción latina de la palabra celta para una clase social de personas entre los antiguos celtas que se preocupaban por la profecía y el ritual.

Dado que los antiguos celtas no usaban la palabra escrita, todos nuestros relatos sobre los druidas provienen de forasteros, particularmente los romanos. Los druidas "se dedican a cosas sagradas, realizan sacrificios públicos y privados e interpretan todos los asuntos de religión", escribió Julio César en los años 50 a. C., después de que Roma invadiera la Galia (la Francia actual). El emperador notó su interés en la astronomía, la educación y el valor, y su costumbre de sacrificar a sus compañeros galos para ganarse el favor de sus dioses mediante el uso de hombres de mimbre rellenos de hombres vivos y prendidos fuego.

Otros escritores romanos también se obsesionaron con el amor de los druidas por la sangre y el gore. Plinio el Viejo escribió sobre el aprecio de los druidas por el muérdago y el sacrificio humano. "Asesinar a un hombre era hacer el acto de mayor devoción", escribió, "y comer su carne era obtener las mayores bendiciones de salud". Tácito incluso describió una batalla en Gales en la que los druidas "[cubrieron] sus altares con la sangre de los cautivos y [consultaron] a sus deidades a través de las entrañas humanas".

Los practicantes paganos presentaban una amenaza existencial para los romanos, que temían el poder de los druidas sobre las comunidades celtas que Roma había conquistado. La clasicista Jane Webster sugiere que las visiones y ritos apocalípticos de los druidas fueron vistos como actos de resistencia a los conquistadores romanos, quienes suprimieron a los druidas y sus rituales a partir del reinado de Augusto en el 27 a. C.

El cristianismo comenzó a hacer incursiones en Francia y las islas británicas en el siglo I d.C. y, a medida que avanzaban los siglos, cubrió muchas tradiciones celtas. Pero los druidas continuaron apareciendo en la literatura medieval, lo que sugiere que los sacerdotes paganos se convirtieron más tarde en curanderos y magos. Sin embargo, dado que no tenemos relatos escritos de los celtas precristianos, es prácticamente imposible verificar cualquier afirmación histórica sobre los druidas. No obstante, los druidas han pasado por varios avivamientos a lo largo de los milenios, incluido un resurgimiento de la era romántica y una encarnación del siglo XXI como druidismo moderno.

Aunque los historiadores habían llegado a descartar las afirmaciones romanas sobre la tradición religiosa supuestamente brutal de los druidas como exageradas, la controversia sobre sus rituales potencialmente horripilantes volvió a surgir, literalmente, en 1984. Ese año, un cortador de turba encontró restos humanos en Cheshire, Inglaterra. Este no fue un hallazgo ordinario: Lindow Man, como se le conoció, se había conservado en el pantano durante casi 2.000 años, y aparentemente se había convertido en un cuerpo de pantano después de sufrir golpes en la cabeza y ser apuñalado y estrangulado antes de ser dejado por muerto en el pantano. Su estómago contenía polen de muérdago, lo que llevó a la polémica especulación de que fue sacrificado ritualmente, tal vez por los druidas, o que él mismo era un príncipe druida. (Observe a los arqueólogos reconstruir la historia de Lindow Man).

Es tentador especular sobre la verdadera naturaleza de los druidas, pero dado que la mayor parte de lo que se sabe sobre esta antigua clase social proviene de fuentes secundarias, es imposible verificar la mayoría de las afirmaciones. Incluso el término parece haber sido una designación general para eruditos, filósofos, maestros y hombres santos preocupados por la naturaleza, la justicia y la magia. Y la arqueología tampoco tiene grandes respuestas. "Entre los arqueólogos actualmente no hay consenso sobre cómo la evidencia material se relaciona con los druidas, incluso dentro del mismo país", escribe Historia hoyEs Ronald Hutton. "No se ha encontrado ni un solo artefacto en ningún lugar que los expertos estén de acuerdo universal e inequívocamente en ser druídicos". Entonces y ahora, la idea de los druidas evoca tanto la magia como el misterio.


Contenido

El primer uso registrado del nombre de celtas, como Κελτοί (Keltoi) en griego - para referirse a un grupo étnico lo hizo Hecateo de Mileto, el geógrafo griego, en el 517 aC, [19] cuando escribió sobre un pueblo que vivía cerca de Massilia (la actual Marsella). [20] En el siglo V a. C., Herodoto se refirió a Keltoi viviendo alrededor de la cabecera del Danubio y también en el lejano oeste de Europa. [21] La etimología del término Keltoi no esta claro. Las posibles raíces incluyen indoeuropeo *kʲel 'esconder' (presente también en irlandés antiguo ceilid), ES DECIR *kʲel 'calentar' o *Kel 'impulsar'. [22] Varios autores han supuesto que es de origen celta, mientras que otros lo ven como un nombre acuñado por los griegos. La lingüista Patrizia De Bernardo Stempel cae en el último grupo y sugiere el significado de "los altos". [23]

En el siglo I a.C., Julio César informó que la gente conocida por los romanos como galos (latín: Galli) se llamaban a sí mismos celtas, [24] lo que sugiere que incluso si el nombre Keltoi fue otorgado por los griegos, había sido adoptado hasta cierto punto como un nombre colectivo por las tribus de la Galia. El geógrafo Estrabón, al escribir sobre la Galia hacia finales del siglo I a.C., se refiere a la "raza que ahora se llama tanto gala como galáctica", aunque también utiliza el término Celtica como sinónimo de Galia, que está separada de Iberia por los Pirineos. Sin embargo, informa sobre pueblos celtas en Iberia, y también usa los nombres étnicos Celtiberi y Celtici para los pueblos allí, a diferencia de Lusitani e Iberi. [25] Plinio el Viejo citó el uso de Celtici en Lusitania como apellido tribal, [26] que los hallazgos epigráficos han confirmado. [27] [28]

latín Gallus (pl. Galli) podría provenir de un nombre étnico o tribal celta originalmente, tal vez uno tomado del latín durante las expansiones celtas en Italia a principios del siglo V antes de Cristo. Su raíz puede ser el protocelta. * galno, que significa "poder, fuerza", por lo tanto, Old Irish galón "audacia, ferocidad" y galés gallu "poder, poder". Los nombres tribales de Gallaeci y el griego Γαλάται (Galatai, Latinizado Galatae ver la región de Galacia en Anatolia) probablemente tengan el mismo origen. [29] El sufijo -atai podría ser una inflexión del griego antiguo. [30] Los escritores clásicos no aplicaron los términos Κελτοί (Keltoi) o Celtae a los habitantes de Gran Bretaña o Irlanda, [6] [7] [8] lo que ha llevado a algunos eruditos a preferir no usar el término para los habitantes de la Edad del Hierro de esas islas. [6] [7] [8] [9]

celta es una palabra inglesa moderna, atestiguada por primera vez en 1707, en los escritos de Edward Lhuyd, cuyo trabajo, junto con el de otros eruditos de finales del siglo XVII, atrajo la atención académica sobre los idiomas y la historia de los primeros habitantes celtas de Gran Bretaña. [31] La forma inglesa Galia (registrado por primera vez en el siglo XVII) y galo vienen de los franceses Gaule y Gaulois, un préstamo de Frankish * Walholant, "Tierra romana" (ver Galia: Nombre), cuya raíz es proto-germánica * walha-, "extranjero, romano, celta", de donde la palabra inglesa galés (Inglés antiguo wælisċ & lt *walhiska-), Sur de Alemania welsch, que significa "hablante celta", "hablante francés" o "hablante italiano" en diferentes contextos, y nórdico antiguo valskr, pl. valir, "Galo, francés"). Proto-germánico * walha se deriva en última instancia del nombre de los Volcae, [32] una tribu celta que vivió primero en el sur de Alemania y en Europa central y luego emigró a la Galia. [33] Esto significa que la Galia inglesa, a pesar de su similitud superficial, en realidad no se deriva del latín Gallia (que debería haber producido ** Jaille en francés), aunque se refiere a la misma región antigua.

céltico se refiere a una familia de lenguas y, de manera más general, significa "de los celtas" o "al estilo de los celtas". Varias culturas arqueológicas se consideran de naturaleza celta, basadas en conjuntos únicos de artefactos. El vínculo entre lenguaje y artefacto se ve favorecido por la presencia de inscripciones. [34] La idea relativamente moderna de una identidad cultural celta identificable o "celticidad" generalmente se enfoca en similitudes entre idiomas, obras de arte y textos clásicos, [35] y algunas veces también entre artefactos materiales, organización social, patria y mitología. [36] Las teorías anteriores sostenían que estas similitudes sugieren un origen racial común para los diversos pueblos celtas, pero las teorías más recientes sostienen que reflejan una herencia cultural y lingüística común más que genética. Las culturas celtas parecen haber sido muy diversas, siendo el uso de una lengua celta lo principal que tenían en común. [6]

Hoy en día, el término celta generalmente se refiere a los idiomas y culturas respectivas de Irlanda, Escocia, Gales, Cornualles, la Isla de Man y Bretaña, también conocidas como las naciones celtas. Estas son las regiones donde cuatro lenguas celtas todavía se hablan hasta cierto punto como lenguas maternas. Los cuatro son gaélico irlandés, gaélico escocés, galés y bretón, además de dos renacimientos recientes, Cornish (una de las lenguas britónicas) y Manx (una de las lenguas goidélicas). También hay intentos de reconstruir Cumbric, una lengua británica del noroeste de Inglaterra y el suroeste de Escocia. Las regiones celtas de Europa continental son aquellas cuyos residentes reclaman una herencia celta, pero donde ninguna lengua celta ha sobrevivido, estas áreas incluyen el oeste de la Península Ibérica, es decir, Portugal y el centro-norte de España (Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura). [37]

Celtas continentales son las personas de habla celta de la Europa continental y Celtas insulares son los pueblos de habla celta de las islas británicas e irlandesas y sus descendientes. Los celtas de Bretaña derivan su idioma de la migración de celtas insulares, principalmente de Gales y Cornualles, por lo que se agrupan en consecuencia. [38]

Las lenguas celtas forman una rama de la gran familia indoeuropea. Para cuando los hablantes de las lenguas celtas entraron en la historia alrededor del 400 a. C., ya estaban divididos en varios grupos lingüísticos y se extendieron por gran parte de la Europa continental occidental, la Península Ibérica, Irlanda y Gran Bretaña. El historiador griego Éforo de Cyme en Asia Menor, escribiendo en el siglo IV a. C., creía que los celtas provenían de las islas de la desembocadura del Rin y fueron "expulsados ​​de sus hogares por la frecuencia de las guerras y la violenta crecida del mar. ".

Fronteras de la región conocida como Celtica en el momento de la conquista romana c. 54 a.C. pronto lo rebautizaron Gallia Lugdunensis.

Cultura de Hallstatt

Algunos estudiosos piensan que la cultura Urnfield de Europa central occidental representa un origen para los celtas como una rama cultural distinta de la familia indoeuropea. [10] Esta cultura fue preeminente en Europa central durante la Edad del Bronce tardía, desde alrededor del 1200 a. C. hasta el 700 a. C., siguiendo las culturas Unetice y Tumulus. El período de Urnfield vio un aumento dramático de la población en la región, probablemente debido a las innovaciones en tecnología y agricultura.

La difusión del trabajo del hierro condujo al desarrollo de la cultura Hallstatt directamente desde Urnfield (c. 700 a 500 a. C.). Esta escuela de pensamiento considera que el protocelta, el último antepasado común de todas las lenguas celtas conocidas, se habló en la época de las culturas tardía de Urnfield o de Hallstatt, a principios del primer milenio antes de Cristo. [39] [40] [41] La expansión de las lenguas celtas a Iberia, Irlanda y Gran Bretaña se habría producido durante la primera mitad del primer milenio antes de Cristo, los primeros entierros de carros en Gran Bretaña datan de c. 500 AC. Otros estudiosos ven que las lenguas celtas abarcan Gran Bretaña e Irlanda, y partes del continente, mucho antes de que se encuentre en la arqueología cualquier evidencia de la cultura "celta". A lo largo de los siglos, las lenguas se convirtieron en lenguas celtíberas, goidélicas y britónicas separadas.

La cultura de Hallstatt fue sucedida por la cultura de La Tène de Europa central, que fue invadida por el Imperio Romano, aunque todavía se pueden ver rastros del estilo de La Tène en los artefactos galo-romanos. En Gran Bretaña e Irlanda, el estilo artístico de La Tène sobrevivió precariamente para resurgir en el arte insular. La literatura irlandesa primitiva arroja luz sobre el sabor y la tradición de las heroicas élites guerreras que dominaban las sociedades celtas. Los nombres de los ríos celtas se encuentran en gran número alrededor de los tramos superiores del Danubio y el Rin, lo que llevó a muchos estudiosos celtas a ubicar la etnogénesis de los celtas en esta área.

Diodorus Siculus y Strabo sugieren que el corazón de los pueblos a los que llamaban celtas estaba en el sur de Francia. El primero dice que los galos estaban al norte de los celtas, pero que los romanos se referían a ambos como galos (en términos lingüísticos, los galos eran ciertamente celtas). Antes de los descubrimientos en Hallstatt y La Tène, generalmente se consideraba que el corazón celta era el sur de Francia, ver Encyclopædia Britannica para 1813.

Teoría del litoral atlántico

Myles Dillon y Nora Kershaw Chadwick aceptaron que "el asentamiento celta de las islas británicas" podría tener que fecharse en la cultura Bell Beaker concluyendo que "no hay ninguna razón por la que una fecha tan temprana para la llegada de los celtas sea imposible". [42] [43] Martín Almagro Gorbea [44] propuso que los orígenes de los celtas se remontan al tercer milenio antes de Cristo, buscando también las raíces iniciales en el período Beaker, ofreciendo así la amplia dispersión de los celtas por toda Europa occidental, así como la variabilidad de los diferentes pueblos celtas, y la existencia de tradiciones ancestrales y perspectivas ancestrales. Con un enfoque multidisciplinar, Alberto J. Lorrio y Gonzalo Ruiz Zapatero revisaron y construyeron sobre el trabajo de Almagro Gorbea para presentar un modelo del origen de los grupos arqueológicos celtas en la Península Ibérica (celtíbera, vetton, vaccea, la cultura castrista del noroeste, Asturiano-Cantábrico y Celta del suroeste) y proponiendo un replanteamiento del significado de "Celta" desde una perspectiva europea. [45] Más recientemente, John Koch [46] y Barry Cunliffe [47] han sugerido que los orígenes celtas se encuentran en la Edad del Bronce Atlántica, aproximadamente contemporánea a la cultura Hallstatt pero posicionada considerablemente hacia el Oeste, extendiéndose a lo largo de la costa atlántica de Europa.

Stephen Oppenheimer [48] señala que la única evidencia escrita que ubica al Keltoi cerca de la fuente del Danubio (es decir, en la región de Hallstatt) está en el Historias de Herodoto. Sin embargo, Oppenheimer muestra que Herodoto parecía creer que el Danubio se levantó cerca de los Pirineos, lo que colocaría a los antiguos celtas en una región que está más de acuerdo con los escritores e historiadores clásicos posteriores (es decir, en la Galia y la península Ibérica).

Orígenes celtas de (Galia / Francia)

El celticista Patrick Sims-Williams (2020) defiende el origen del celta en una región, ni en Europa central ni en el Atlántico, sino en el medio, es decir, dentro de la Francia moderna, no lejos de los Alpes. [49]

Evidencia lingüística

La lengua protocelta se remonta generalmente a la Edad del Bronce Final. [10] Los registros más antiguos de una lengua celta son las inscripciones leponéticas de la Galia cisalpina (norte de Italia), las más antiguas de las cuales son anteriores al período de La Tène. Otras inscripciones tempranas, que aparecen en el período temprano de La Tène en el área de Massilia, están en galo, que fue escrito en el alfabeto griego hasta la conquista romana. Las inscripciones celtíberas, utilizando su propia escritura ibérica, aparecen más tarde, alrededor del 200 a. C. La evidencia del celta insular está disponible solo desde aproximadamente 400 d.C., en forma de inscripciones primitivas irlandesas de Ogham.

Además de la evidencia epigráfica, una fuente importante de información sobre el celta temprano es la toponimia. [50]

Evidencia genética

Históricamente, muchos estudiosos postularon que existía evidencia genética de un origen común de las poblaciones atlánticas europeas, es decir: Islas Orcadas, escocesas, irlandesas, británicas, bretonas e ibéricas (vascas, gallegas). [51]

La evidencia genética más reciente no respalda la noción de un vínculo genético significativo entre estas poblaciones, más allá del hecho de que todas son euroasiáticas occidentales. Los agricultores neolíticos de tipo sardo poblaron Gran Bretaña (y todo el norte de Europa) durante el período neolítico, sin embargo, investigaciones genéticas recientes han afirmado que, entre el 2400 a. C. y el 2000 a. C., más del 90% del ADN británico fue anulado por una población del norte de Europa de última generación rusa. El origen de la estepa como parte de un proceso de migración en curso que trajo grandes cantidades de ADN de la estepa (incluido el haplogrupo R1b) al norte y oeste de Europa. [52] El agrupamiento genético autosómico moderno es testimonio de este hecho, ya que las muestras británicas e irlandesas modernas y de la Edad del Hierro se agrupan genéticamente muy de cerca con otras poblaciones del norte de Europa, y algo limitadas con los gallegos, vascos o del sur de Francia. [53] [54] Estos hallazgos han descartado en gran medida la teoría de que existe un vínculo genético ancestral significativo (más allá de ser europeos) entre los diversos pueblos 'celtas' en el área atlántica, en cambio, están relacionados en el sentido de que las líneas masculinas son hermanas R1b L151 subclade con la mezcla de la línea materna nativa local que explica la distancia genética anotada.

Evidencia arqueológica

Antes del siglo XIX, los eruditos [ ¿Quién? ] asumió que la tierra original de los celtas estaba al oeste del Rin, más precisamente en la Galia, porque era donde las fuentes antiguas griegas y romanas, a saber, César, ubicaban a los celtas. Este punto de vista fue desafiado por la historiadora del siglo XIX Marie Henri d'Arbois de Jubainville [ cita necesaria ] quien colocó la tierra de origen de los celtas al este del Rin. Jubainville basó sus argumentos en una frase de Herodoto 'que colocaba a los celtas en la fuente del Danubio, y argumentó que Herodoto había tenido la intención de ubicar la patria celta en el sur de Alemania. El hallazgo del cementerio prehistórico de Hallstat en 1846 por Johan Ramsauer y el hallazgo del yacimiento arqueológico de La Tène por Hansli Kopp en 1857 llamaron la atención sobre esta área.

El concepto de que las culturas de Hallstatt y La Tène podrían verse no solo como períodos cronológicos sino como "Grupos Culturales", entidades compuestas por personas de la misma etnia y lengua, comenzó a crecer a fines del siglo XIX. A principios del siglo XX, Gordon Childe sostenía firmemente la creencia de que estos "grupos culturales" podían concebirse en términos raciales o étnicos, cuya teoría estaba influenciada por los escritos de Gustaf Kossinna. [55] A medida que avanzaba el siglo XX, la interpretación racial étnica de la cultura La Tène se arraigó mucho más, y cualquier hallazgo de la cultura La Tène y los cementerios de inhumación planos se asociaron directamente con los celtas y la lengua celta. [56] Las culturas Hallstatt de la Edad del Hierro (c. 800–475 a. C.) y La Tène (c. 500–50 a. C.) se asocian típicamente con la cultura protocelta y celta. [57]

En varios [ aclaración necesaria ] disciplinas académicas los celtas fueron considerados un fenómeno de la Edad del Hierro de Europa Central, a través de las culturas de Hallstatt y La Tène. Sin embargo, los hallazgos arqueológicos de la cultura Halstatt y La Tène fueron raros en la Península Ibérica, en el suroeste de Francia, el norte y el oeste de Gran Bretaña, el sur de Irlanda y Galacia [59] [60] y no proporcionaron evidencia suficiente para un escenario cultural comparable a ese. de Europa Central. Se considera igualmente difícil sostener que el origen de los celtas peninsulares pueda estar relacionado con la cultura anterior de Urnfield. Esto ha dado lugar a un enfoque más reciente que introduce un sustrato 'protocelta' y un proceso de celticización, que tiene sus raíces iniciales en la cultura Bell Beaker de la Edad del Bronce. [61]

La cultura de La Tène se desarrolló y floreció a finales de la Edad del Hierro (desde el 450 a. C. hasta la conquista romana en el siglo I a. C.) en el este de Francia, Suiza, Austria, el suroeste de Alemania, la República Checa, Eslovaquia y Hungría. Se desarrolló a partir de la cultura de Hallstatt sin ninguna ruptura cultural definida, bajo el ímpetu de una considerable influencia mediterránea de las civilizaciones griega y posterior etrusca. Un cambio de centros de asentamiento tuvo lugar en el siglo IV.

La cultura occidental de La Tène corresponde a la histórica Galia celta. Si esto significa que toda la cultura de La Tène puede atribuirse a un pueblo celta unificado es difícil de evaluar, los arqueólogos han concluido repetidamente que el idioma, la cultura material y la afiliación política no necesariamente van en paralelo. Frey señala que en el siglo V, "las costumbres funerarias en el mundo celta no eran uniformes, sino que los grupos localizados tenían sus propias creencias, que, en consecuencia, también dieron lugar a distintas expresiones artísticas". [62] Así, mientras que la cultura de La Tène está ciertamente asociada con los galos, la presencia de artefactos de La Tène puede deberse al contacto cultural y no implica la presencia permanente de hablantes celtas.

Evidencia histórica

Polibio publicó una historia de Roma alrededor del 150 a. C. en la que describe a los galos de Italia y su conflicto con Roma. Pausanias en el siglo II d. C. dice que los galos "originalmente llamados celtas", "viven en la región más remota de Europa en la costa de un enorme mar de mareas". Posidonio describió a los galos del sur alrededor del año 100 a. C. Aunque su trabajo original se perdió, fue utilizado por escritores posteriores como Estrabón. Este último, escrito a principios del siglo I d.C., trata de Gran Bretaña y la Galia, así como de Hispania, Italia y Galacia. César escribió extensamente sobre sus Guerras de las Galias en el 58-51 a. C. Diodorus Siculus escribió sobre los celtas de la Galia y Gran Bretaña en su historia del siglo primero.

Celtas continentales

Los romanos conocían a los celtas que vivían en la Francia actual como galos. El territorio de estos pueblos probablemente incluía los Países Bajos, los Alpes y el actual norte de Italia. Julio César en su Guerras Galicas describió a los descendientes de aquellos galos en el siglo I a. C.

El este de la Galia se convirtió en el centro de la cultura occidental de La Tène. En la Galia de la Edad del Hierro posterior, la organización social se parecía a la de los romanos, con grandes ciudades. A partir del siglo III a. C., los galos adoptaron la moneda. Los textos con caracteres griegos del sur de la Galia han sobrevivido desde el siglo II a. C.

Los comerciantes griegos fundaron Massalia alrededor del año 600 a. C., y algunos objetos (en su mayoría cerámicas para beber) se comercializaron en el valle del Ródano. Pero el comercio se interrumpió poco después del 500 a. C. y se reorientó sobre los Alpes hacia el valle del Po en la península italiana. Los romanos llegaron al valle del Ródano en el siglo II a. C. y se encontraron con un galo de habla principalmente celta. Roma quería comunicaciones terrestres con sus provincias ibéricas y libró una gran batalla con los Saluvii en Entremont en 124-123 a. C. Poco a poco, el control romano se extendió y la provincia romana de Gallia Transalpina se desarrolló a lo largo de la costa mediterránea. [63] [64] Los romanos conocían el resto de la Galia como Gallia Comata - "Galia Peluda".

En el 58 a. C., los helvecios planearon emigrar hacia el oeste, pero Julio César los obligó a retroceder. Luego se involucró en la lucha contra las diversas tribus de la Galia, y en el año 55 a. C. había invadido la mayor parte de la Galia. En el 52 a. C., Vercingetorix encabezó una revuelta contra la ocupación romana, pero fue derrotado en el sitio de Alesia y se rindió.

Después de las guerras de las Galias del 58 al 51 a. C., César Celtica Formó la parte principal de la Galia romana, convirtiéndose en la provincia de Gallia Lugdunensis. Este territorio de las tribus celtas limitaba al sur con el Garona y al norte con el Sena y el Marne. [65] Los romanos unieron grandes extensiones de esta región a las provincias vecinas de Bélgica y Aquitania, particularmente bajo Augusto.

Los análisis e inscripciones de lugares y nombres personales sugieren que el idioma celta galo se hablaba en la mayor parte de lo que hoy es Francia. [66] [67]

Iberia

Hasta finales del siglo XIX, la erudición tradicional relacionada con los celtas reconoció su presencia en la Península Ibérica [68] [69] como una cultura material relacionada con las culturas de Hallstatt y La Tène. Sin embargo, dado que según la definición de la Edad del Hierro en el siglo XIX las poblaciones celtas eran supuestamente raras en Iberia y no proporcionaban un escenario cultural que pudiera vincularse fácilmente al de Europa Central, la presencia de la cultura celta en esa región fue generalmente no plenamente reconocido. La erudición moderna, sin embargo, ha demostrado claramente que la presencia e influencias celtas fueron más sustanciales en lo que hoy es España y Portugal (con quizás la mayor saturación de asentamientos en Europa Occidental), particularmente en las regiones central, occidental y septentrional. [70] [71]

Además de los galos que se infiltran desde el norte de los Pirineos, las fuentes romanas y griegas mencionan poblaciones celtas en tres partes de la Península Ibérica: la parte oriental del Meseta (habitada por los celtíberos), el suroeste (Celtici, en el actual Alentejo) y el noroeste (Gallaecia y Asturias). [72] Una revisión académica moderna [73] encontró varios grupos arqueológicos de celtas en España:

  • El grupo celtibérico de la zona Alto-Douro-Alto-Tajo-Alto-Jalón. [74] Los datos arqueológicos sugieren una continuidad al menos desde el siglo VI a. C. En este período temprano, los celtíberos habitaban en castros (Castro). Hacia finales del siglo III a. C., los celtíberos adoptaron formas de vida más urbanas. A partir del siglo II a. C. acuñaron monedas y escribieron inscripciones utilizando la escritura celtíbera. Estas inscripciones hacen de la lengua celtibérica la única lengua hispano-celta clasificada como celta por unanimidad. [75] En el período tardío, antes de la conquista romana, tanto la evidencia arqueológica como las fuentes romanas sugieren que los celtíberos se estaban expandiendo a diferentes áreas de la Península (por ejemplo, Celtic Baeturia).
  • El grupo Vetton en la Meseta occidental, entre los ríos Tormes, Duero y Tajo. Se caracterizaron por la producción de Verracos, esculturas de toros y cerdos talladas en granito.
  • El grupo Vaccean en el valle central del Duero. Fueron mencionados por fuentes romanas ya en el 220 a. C. Algunos de sus rituales funerarios sugieren fuertes influencias de sus vecinos celtibéricos.
  • los Cultura castrista en el noroeste de Iberia, la actual Galicia y el norte de Portugal. [76] Su alto grado de continuidad, desde finales de la Edad del Bronce, hace difícil sostener que la introducción de elementos celtas se debió al mismo proceso de celticización de la Iberia occidental, desde la zona núcleo de Celtiberia. Dos elementos típicos son los baños de sauna con entradas monumentales y los "Guerreros Gallaecianos", esculturas de piedra construidas en el siglo I d.C.Un gran grupo de inscripciones latinas contienen características lingüísticas que son claramente celtas, mientras que otras son similares a las que se encuentran en la lengua lusitana no celta. [75]
  • Los Astures y el Cantabri. Esta zona se romanizó tardíamente, ya que Roma no la conquistó hasta las guerras cántabras del 29-19 a. C.
  • Celtas en el sudoeste, en la zona de Estrabón llamada Celtica [77]

Los orígenes de los celtíberos podrían proporcionar una clave para comprender el proceso de celtización en el resto de la Península. El proceso de celtización de la zona suroeste de la península por los Keltoi y de la zona noroeste no es, sin embargo, una simple cuestión celtibérica. Investigaciones recientes sobre Callaici [78] y Bracari [79] en el noroeste de Portugal están proporcionando nuevos enfoques para comprender la cultura celta (lengua, arte y religión) en el oeste de Iberia. [80]

John T. Koch, de la Universidad de Aberystwyth, sugirió que las inscripciones tartesias del siglo VIII a. C. podrían clasificarse como celtas. Esto significaría que Tartessian es el rastro más antiguo atestiguado del celta por un margen de más de un siglo. [81]

Alpes e Italia

La cultura Canegrate representó la primera ola migratoria de la población protocelta [82] [83] de la parte noroeste de los Alpes que, a través de los pasos alpinos, ya había penetrado y asentado en el valle occidental del Po entre el lago Maggiore y el lago Como. (Cultura Scamozzina). También se ha propuesto que una presencia protocelta más antigua se remonta al comienzo de la Edad del Bronce Medio, cuando el noroeste de Italia parece estar estrechamente vinculado en lo que respecta a la producción de artefactos de bronce, incluidos los ornamentos, a los grupos occidentales de los túmulos. cultura. [84] El material cultural de La Tène apareció en una gran área de la Italia continental, [85] el ejemplo más al sur es el casco celta de Canosa di Puglia. [86]

Italia es el hogar del lepontico, la lengua celta atestiguada más antigua (del siglo VI a. C.). [87] Se habla antiguamente en Suiza y en el centro-norte de Italia, desde los Alpes hasta Umbría. [88] [89] [90] [91] Según la Recueil des Inscriptions Gauloises, se han encontrado más de 760 inscripciones galas en la Francia actual - con la notable excepción de Aquitania - y en Italia, [92] [93] lo que atestigua la importancia de la herencia celta en la península.

En 391 a. C., los celtas "que tenían sus hogares más allá de los Alpes atravesaron los pasos con gran fuerza y ​​se apoderaron del territorio que se extendía entre los Apeninos y los Alpes", según Diodorus Siculus. El valle del Po y el resto del norte de Italia (conocido por los romanos como Galia Cisalpina) estaba habitado por hablantes celtas que fundaron ciudades como Milán. [94] Más tarde, el ejército romano fue derrotado en la batalla de Allia y Roma fue saqueada en 390 a. C. por los Senones.

En la batalla de Telamón en 225 a. C., un gran ejército celta quedó atrapado entre dos fuerzas romanas y fue aplastado.

La derrota de la alianza combinada samnita, celta y etrusca por parte de los romanos en la Tercera Guerra Samnita marcó el comienzo del fin de la dominación celta en la Europa continental, pero no fue hasta 192 a. C. que los ejércitos romanos conquistaron el último celta independiente que quedaba. reinos en Italia.

Expansión este y sur

Los celtas también se expandieron por el río Danubio y sus afluentes. Una de las tribus más influyentes, los Scordisci, había establecido su capital en Singidunum en el siglo III a. C., que es la actual Belgrado, Serbia. La concentración de castros y cementerios muestra una densidad de población en el valle de Tisza de la actual Vojvodina, Serbia, Hungría y Ucrania. Sin embargo, la expansión a Rumania fue bloqueada por los dacios.

Los Serdi eran una tribu celta [95] que habitaba en Tracia. Se ubicaron alrededor y fundaron Serdika (búlgaro: Сердика, latín: Ulpia Serdica, Griego: Σαρδῶν πόλις), ahora Sofía en Bulgaria, [96] que refleja su etnónimo. Se habrían establecido en esta área durante las migraciones celtas a fines del siglo IV a.C., aunque no hay evidencia de su existencia antes del siglo I a.C. Serdi se encuentran entre los nombres tribales tradicionales registrados en la era romana. [97] Fueron tracianizados gradualmente a lo largo de los siglos, pero conservaron su carácter celta en la cultura material hasta una fecha tardía. [ ¿Cuándo? ] [ cita necesaria ] Según otras fuentes, pueden haber sido simplemente de origen tracio, [98] según otras, pueden haber pasado a ser de origen mixto traco-celta. Más al sur, los celtas se establecieron en Tracia (Bulgaria), que gobernaron durante más de un siglo, y Anatolia, donde se establecieron como los gálatas. (ver también: invasión gala de Grecia). A pesar de su aislamiento geográfico del resto del mundo celta, los gálatas mantuvieron su lengua celta durante al menos 700 años. San Jerónimo, que visitó Ancyra (la actual Ankara) en 373 d. C., comparó su idioma con el de los Treveri del norte de la Galia.

Para Venceslas Kruta, Galacia en el centro de Turquía era un área densamente poblada por los celtas.

La tribu Boii dio su nombre a Bohemia, Bolonia y posiblemente Baviera, y se han descubierto artefactos y cementerios celtas más al este en lo que hoy es Polonia y Eslovaquia. Una moneda celta (Biatec) de la ceca de Bratislava se exhibió en la antigua moneda eslovaca de 5 coronas.

Como no hay evidencia arqueológica de invasiones a gran escala en algunas de las otras áreas, una escuela de pensamiento actual sostiene que la lengua y la cultura celtas se extendieron a esas áreas por contacto en lugar de invasión. [99] Sin embargo, las invasiones celtas de Italia y la expedición a Grecia y Anatolia occidental están bien documentadas en la historia griega y latina.

Hay registros de mercenarios celtas en Egipto al servicio de los Ptolomeos. Miles fueron empleados en 283–246 a. C. y también estuvieron en servicio alrededor del 186 a. C. Intentaron derrocar a Ptolomeo II.

Celtas insulares

Todas las lenguas celtas existentes en la actualidad pertenecen a las lenguas celtas insulares, derivadas de las lenguas celtas habladas en Gran Bretaña e Irlanda de la Edad del Hierro. [100] Se separaron en una rama goidélica y una britónica desde un período temprano.

Los lingüistas han estado discutiendo durante muchos años si una lengua celta llegó a Gran Bretaña e Irlanda y luego se dividió o si hubo dos "invasiones" separadas. La visión más antigua de los prehistoriadores era que la influencia celta en las Islas Británicas fue el resultado de sucesivas invasiones desde el continente europeo por diversos pueblos de habla celta a lo largo de varios siglos, lo que explica la isoglosa P-Celta frente a Q-Celta. Este punto de vista ha sido desafiado por la hipótesis de que las lenguas celtas de las Islas Británicas forman un grupo de dialectos celtas insulares filogenéticos. [101]

En los siglos XIX y XX, los estudiosos comúnmente fechaban la "llegada" de la cultura celta a Gran Bretaña (a través de un modelo de invasión) en el siglo VI a. C., lo que corresponde a la evidencia arqueológica de la influencia de Hallstatt y la aparición de entierros de carros en lo que hoy es Inglaterra. Parece que se ha producido alguna migración de la Edad del Hierro, pero se desconoce la naturaleza de las interacciones con las poblaciones indígenas de las islas. De acuerdo con este modelo, alrededor del siglo VI (Gran Bretaña subromana), la mayoría de los habitantes de las islas hablaban lenguas celtas de la rama goidélica o britónica. Desde finales del siglo XX, ha surgido un nuevo modelo (defendido por arqueólogos como Barry Cunliffe e historiadores celtas como John T. Koch) que sitúa el surgimiento de la cultura celta en Gran Bretaña mucho antes, en la Edad del Bronce, y acredita su difusión. no a la invasión, sino a una aparición gradual en el lugar fuera de la cultura protoindoeuropea (quizás introducida en la región por el Pueblo Bell Beaker, y habilitada por una extensa red de contactos que existía entre los pueblos de Gran Bretaña e Irlanda y los de la costa atlántica. [102] [103]

Los escritores clásicos no aplicaron los términos Κελτοί (Keltoi) o "Celtae" a los habitantes de Gran Bretaña o Irlanda, [6] [7] [8] lo que llevó a varios eruditos a cuestionar el uso del término celta para describir a los habitantes de la Edad del Hierro de esas islas. [6] [7] [8] [9] El primer relato histórico de las islas de Gran Bretaña e Irlanda fue el de Pytheas, un griego de la ciudad de Massalia, quien alrededor del 310-306 a. C., navegó alrededor de lo que llamó el "Pretannikai nesoi ", que puede traducirse como" Islas Pretanicas ". [104] En general, los escritores clásicos se referían a los habitantes de Gran Bretaña como Pretannoi o Britanni. [105] Estrabón, escrito en la época romana, distinguía claramente entre celtas y británicos. [106]

Bajo César, los romanos conquistaron la Galia celta y, desde Claudio en adelante, el imperio romano absorbió partes de Gran Bretaña. El gobierno local romano de estas regiones reflejaba de cerca las fronteras tribales prerromanas, y los hallazgos arqueológicos sugieren la participación de los nativos en el gobierno local.

Los pueblos nativos bajo el dominio romano se romanizaron y quisieron adoptar las costumbres romanas. El arte celta ya había incorporado influencias clásicas, y las piezas galo-romanas supervivientes interpretan temas clásicos o mantienen la fe en antiguas tradiciones a pesar de una superposición romana.

La ocupación romana de la Galia y, en menor medida, de Gran Bretaña, condujo al sincretismo romano-celta. En el caso de los celtas continentales, esto finalmente resultó en un cambio de idioma al latín vulgar, mientras que los celtas insulares conservaron su idioma.

También hubo una considerable influencia cultural ejercida por la Galia en Roma, particularmente en asuntos militares y equitación, ya que los galos a menudo sirvieron en la caballería romana. Los romanos adoptaron la espada de caballería celta, la spatha, y Epona, la diosa celta del caballo. [107] [108]

En la medida en que las fuentes estén disponibles, describen una estructura social celta precristiana de la Edad del Hierro basada formalmente en la clase y la realeza, aunque esto puede haber sido solo una fase tardía particular de la organización en las sociedades celtas. César y otros también describen relaciones patrón-cliente similares a las de la sociedad romana en la Galia del siglo I a.C.

En general, la evidencia es de tribus dirigidas por reyes, aunque algunos argumentan que también hay evidencia de formas de gobierno republicano oligárquico que eventualmente emergen en áreas que tenían contacto cercano con Roma. La mayoría de las descripciones de las sociedades celtas las describen divididas en tres grupos: una aristocracia guerrera, una clase intelectual que incluye profesiones como druida, poeta y jurista y todos los demás. En tiempos históricos, los cargos de altos y bajos reyes en Irlanda y Escocia fueron llenados por elección bajo el sistema de tanistería, que finalmente entró en conflicto con el principio feudal de primogenitura en el que la sucesión pasa al primogénito.

Poco se sabe de la estructura familiar entre los celtas. Los patrones de asentamiento variaron de descentralizados a urbanos. El estereotipo popular de sociedades no urbanizadas asentadas en castros y duns, [109] extraído de Gran Bretaña e Irlanda (hay alrededor de 3000 castros conocidos en Gran Bretaña) [110] contrasta con los asentamientos urbanos presentes en las áreas centrales de Hallstatt y La Tène. , con los muchos importantes oppida de Galia a finales del primer milenio antes de Cristo, y con las localidades de Gallia Cisalpina.

La esclavitud, tal como la practicaban los celtas, era muy probablemente similar a la práctica mejor documentada de la antigua Grecia y Roma. [111] Los esclavos fueron adquiridos en guerras, incursiones y servidumbre por deudas y penales. [111] La esclavitud era hereditaria [ cita necesaria ], aunque la manumisión era posible. Las palabras en irlandés antiguo y galés para 'esclavo', cacht y cae respectivamente, son afines al latín captus "cautivo", lo que sugiere que el comercio de esclavos fue uno de los primeros medios de contacto entre las sociedades latina y celta. [111] En la Edad Media, la esclavitud prevalecía especialmente en los países celtas. [112] Las manumisiones fueron desalentadas por la ley y la palabra para "esclava", cumal, se utilizó como unidad general de valor en Irlanda. [113]

La evidencia arqueológica sugiere que las sociedades celtas prerromanas estaban vinculadas a la red de rutas comerciales terrestres que se extendían por Eurasia. Los arqueólogos han descubierto grandes senderos prehistóricos que cruzan pantanos en Irlanda y Alemania. Debido a su naturaleza sustancial, se cree que se crearon para el transporte sobre ruedas como parte de un extenso sistema de carreteras que facilitó el comercio. [114] El territorio de los celtas contenía estaño, plomo, hierro, plata y oro. [115] Los herreros y metalúrgicos celtas crearon armas y joyas para el comercio internacional, particularmente con los romanos.

El mito de que el sistema monetario celta consistía totalmente en trueque es común, pero en parte falso. El sistema monetario era complejo y aún no se comprende (al igual que las acuñaciones tardorromanas), y debido a la ausencia de un gran número de monedas, se supone que se utilizó "proto-dinero". Esto incluía artículos de bronce hechos a partir del período temprano de La Tène y en adelante, que a menudo tenían forma de hachas, anillos o campanas. Debido a la gran cantidad de estos presentes en algunos entierros, se cree que tenían un valor monetario relativamente alto y podrían usarse para compras "del día a día". Las monedas de potin de bajo valor, una aleación de bronce con alto contenido de estaño, se acuñaron en la mayoría de las áreas celtas del continente y en el sureste de Gran Bretaña antes de la conquista romana de estas tierras. Las monedas de mayor valor, adecuadas para su uso comercial, se acuñaron en oro, plata y bronce de alta calidad. La acuñación de oro era mucho más común que la de plata, a pesar de tener un valor sustancialmente mayor, ya que si bien había alrededor de 100 minas en el sur de Gran Bretaña y el centro de Francia, la plata se extraía con menos frecuencia. Esto se debió en parte a la relativa escasez de minas y la cantidad de esfuerzo necesario para la extracción en comparación con las ganancias obtenidas. A medida que la civilización romana creció en importancia y expandió su comercio con el mundo celta, las monedas de plata y bronce se hicieron más comunes. Esto coincidió con un importante aumento de la producción de oro en las zonas celtas para satisfacer la demanda romana, debido al alto valor que los romanos le daban al metal. Se cree que la gran cantidad de minas de oro en Francia es una de las principales razones por las que César invadió.

Solo hay registros muy limitados de la época precristiana escritos en lenguas celtas. En su mayoría son inscripciones en los alfabetos romano y, a veces, griego. La escritura Ogham, un alfabeto medieval temprano, se usó principalmente en los primeros tiempos cristianos en Irlanda y Escocia (pero también en Gales e Inglaterra), y solo se usó con fines ceremoniales, como inscripciones en lápidas. La evidencia disponible es de una fuerte tradición oral, como la preservada por los bardos en Irlanda, y finalmente registrada por los monasterios. El arte celta también produjo una gran cantidad de intrincados y hermosos trabajos en metal, ejemplos de los cuales se han conservado por sus distintivos ritos funerarios.

En algunos aspectos, los celtas atlánticos eran conservadores: por ejemplo, todavía usaban carros en combate mucho después de que los griegos y romanos los redujeran a roles ceremoniales. Sin embargo, a pesar de estar desactualizado, las tácticas de los carros celtas pudieron repeler la invasión de Gran Bretaña intentada por Julio César.

Según Diodorus Siculus:

Los galos son altos de cuerpo con músculos ondulantes y piel blanca y su cabello es rubio, y no sólo naturalmente, sino que también lo hacen su práctica por medios artificiales para aumentar el color distintivo que la naturaleza le ha dado. Porque siempre se lavan el cabello con agua de cal y lo tiran hacia atrás desde la frente hasta la nuca, con el resultado de que su apariencia es como la de los Sátiros y las Cacerolas ya que el tratamiento de su cabello lo hace tan pesado y áspero que no se diferencia en absoluto de la crin de los caballos. Algunos se afeitan la barba pero otros la dejan crecer un poco y los nobles se afeitan las mejillas pero dejan crecer el bigote hasta cubrir la boca.

Ropa

Durante la última Edad del Hierro, los galos generalmente vestían camisas de manga larga o túnicas y pantalones largos (llamados braccae por los romanos). [116] La ropa estaba hecha de lana o lino, y los ricos usaban algo de seda. Se usaban capas en el invierno. Se usaban broches y brazaletes, pero la joya más famosa era el torc, un collar de metal, a veces de oro. El Waterloo Helmet con cuernos en el Museo Británico, que durante mucho tiempo estableció el estándar para las imágenes modernas de los guerreros celtas, es de hecho una supervivencia única, y puede haber sido una pieza para uso ceremonial en lugar de militar.

Normas sexuales y de género

Existen muy pocas fuentes confiables con respecto a los puntos de vista celtas sobre las divisiones de género y el estatus social, aunque alguna evidencia arqueológica sugiere que sus puntos de vista sobre los roles de género pueden diferir de sus contrapartes clásicas contemporáneas y menos igualitarias de la era romana. [117] [118] Hay algunas indicaciones generales de los cementerios de la Edad del Hierro en las regiones de Champagne y Borgoña del noreste de Francia, lo que sugiere que las mujeres pueden haber tenido roles en el combate durante el período anterior. La Tène período. Sin embargo, la evidencia está lejos de ser concluyente. [119] Se han identificado ejemplos de individuos enterrados con joyas y armas femeninas, como la Tumba Vix, y hay preguntas sobre el género de algunos esqueletos que fueron enterrados con ensamblajes de guerreros. Sin embargo, se ha sugerido que "las armas pueden indicar rango en lugar de masculinidad". [120]

Entre los celtas insulares, existe una mayor cantidad de documentación histórica que sugiere roles guerreros para las mujeres. Además del comentario de Tácito sobre Boudica, hay indicios de historias de períodos posteriores que también sugieren un papel más sustancial para las "mujeres como guerreras", en papeles simbólicos, si no reales. Posidonio y Estrabón describieron una isla de mujeres donde los hombres no podían aventurarse por miedo a la muerte y donde las mujeres se destrozaban entre sí. [121] Otros escritores, como Ammianus Marcellinus y Tacitus, mencionaron que las mujeres celtas incitaban, participaban y lideraban batallas. [122] Los comentarios antropológicos de Posidonio sobre los celtas tenían temas en común, principalmente el primitivismo, la ferocidad extrema, las prácticas de sacrificio crueles y la fuerza y ​​el coraje de sus mujeres. [123]

Según la ley de Brehon, que se redactó a principios de la Irlanda medieval después de la conversión al cristianismo, una mujer tenía derecho a divorciarse de su marido y obtener su propiedad si éste no podía cumplir con sus deberes maritales debido a la impotencia, la obesidad, la inclinación homosexual o la preferencia por Otras mujeres. [124]

La literatura clásica registra las opiniones de los vecinos de los celtas, aunque los historiadores no están seguros de cuánta relación tenían con la realidad. Según Aristóteles, la mayoría de las "naciones beligerantes" estaban fuertemente influenciadas por sus mujeres, pero los celtas eran inusuales porque sus hombres preferían abiertamente a los amantes masculinos (Política II 1269b). [125] H. D. Rankin en Celtas y el mundo clásico señala que "Ateneo se hace eco de este comentario (603a) y también lo hace Amiano (30.9).Parece ser la opinión general de la antigüedad ". [126] En el libro XIII de su Deipnosofistas, el retórico y gramático griego Ateneo, repitiendo las afirmaciones hechas por Diodoro Siculus en el siglo I a.C. (Bibliotheca historica 5:32), escribió que las mujeres celtas eran hermosas pero que los hombres preferían dormir juntos. Diodoro fue más allá, afirmando que "los jóvenes se ofrecerán a extraños y se sentirán insultados si la oferta es rechazada". Rankin sostiene que es probable que la fuente última de estas afirmaciones sea Posidonius y especula que estos autores pueden estar registrando "rituales de unión" masculinos. [127]

Cassius Dio señaló la libertad sexual de las mujeres en Gran Bretaña:

. Se dice que la esposa de Argentocoxus, un caledoniano, le hizo un comentario muy ingenioso a Julia Augusta. Cuando la emperatriz estaba bromeando con ella, después del tratado, acerca de las relaciones sexuales libres de su sexo con hombres en Gran Bretaña, ella respondió: "Cumplimos con las demandas de la naturaleza de una manera mucho mejor que ustedes, las mujeres romanas, porque nos asociamos abiertamente con el mejores hombres, mientras que ustedes se dejen corromper en secreto por los más viles ". Tal fue la réplica de la mujer británica. [128]

Hay casos registrados en los que las mujeres participaron tanto en la guerra como en la realeza, aunque eran minoría en estas áreas. Plutarco informa que las mujeres celtas actuaron como embajadoras para evitar una guerra entre jefaturas celtas en el valle del Po durante el siglo IV a. C. [129]

Arte celta

El arte celta es generalmente utilizado por los historiadores del arte para referirse al arte del período de La Tène en toda Europa, mientras que el arte medieval temprano de Gran Bretaña e Irlanda, que es lo que el "arte celta" evoca para gran parte del público en general, se llama arte insular en historia del Arte. Ambos estilos absorbieron influencias considerables de fuentes no celtas, pero mantuvieron una preferencia por la decoración geométrica sobre los temas figurativos, que a menudo son extremadamente estilizados cuando aparecen escenas narrativas que solo aparecen bajo influencias externas. Son características las formas circulares enérgicas, triskeles y espirales. Gran parte del material sobreviviente es de metal precioso, lo que sin duda da una imagen muy poco representativa, pero aparte de las piedras pictas y las cruces altas insulares, la gran escultura monumental, incluso con talla decorativa, es muy rara, posiblemente originalmente era común en madera. Los celtas también fueron capaces de crear instrumentos musicales desarrollados como los carnyces, estas famosas trompetas de guerra utilizadas antes de la batalla para asustar al enemigo, como las mejor conservadas encontradas en Tintignac (Galia) en 2004 y que estaban decoradas con una cabeza de jabalí o una serpiente. cabeza. [130]

Los patrones entrelazados que a menudo se consideran típicos del "arte celta" eran característicos de todas las islas británicas, un estilo conocido como arte insular o arte hiberno-sajón. Este estilo artístico incorporó elementos de La Tène, tardorromano y, lo más importante, el estilo animal II del arte del período de migración germánica. El estilo fue adoptado con gran habilidad y entusiasmo por artistas celtas en trabajos en metal y manuscritos iluminados. Del mismo modo, las formas utilizadas para el mejor arte insular fueron todas adoptadas del mundo romano: libros del Evangelio como el Libro de Kells y el Libro de Lindisfarne, cálices como el Cáliz de Ardagh y el Cáliz de Derrynaflan, y broches penanulares como el Broche de Tara y el Broche de Roscrea. Estas obras pertenecen al período de mayor logro del arte insular, que duró del siglo VII al IX, antes de que los ataques vikingos hicieran retroceder drásticamente la vida cultural.

En contraste, el arte menos conocido pero a menudo espectacular de los primeros celtas continentales más ricos, antes de que fueran conquistados por los romanos, a menudo adoptaba elementos de estilo romano, griego y otros estilos "extranjeros" (y posiblemente utilizaba artesanos importados) para decorar objetos que eran distintivamente celta. Después de las conquistas romanas, algunos elementos celtas permanecieron en el arte popular, especialmente la cerámica romana antigua, de la cual Galia fue en realidad el mayor productor, principalmente en estilos italianos, pero también produciendo obras de gusto local, incluidas estatuillas de deidades y artículos pintados con animales y otras materias en estilos muy formalizados. La Gran Bretaña romana también se interesó más por el esmalte que la mayor parte del Imperio, y su desarrollo de la técnica del champlevé fue probablemente importante para el arte medieval posterior de toda Europa, del cual la energía y la libertad de la decoración insular fue un elemento importante. El nacionalismo en ascenso trajo avivamientos celtas del siglo XIX.

La guerra tribal parece haber sido una característica habitual de las sociedades celtas. Si bien la literatura épica describe esto como un deporte más centrado en las incursiones y la caza que en la conquista territorial organizada, el registro histórico es más de tribus que utilizan la guerra para ejercer control político y hostigar a sus rivales, para obtener ventajas económicas y, en algunos casos, para conquistar territorios. [ cita necesaria ]

Los celtas fueron descritos por escritores clásicos como Estrabón, Livio, Pausanias y Floro como luchando como "bestias salvajes" y como hordas. Dionisio dijo que su

"La manera de luchar, siendo en gran medida la de las bestias salvajes y frenética, era un procedimiento errático, bastante carente de ciencia militar. Así, en un momento levantaban sus espadas en alto y golpeaban a la manera de los jabalíes, lanzando todo el peso de sus cuerpos en el golpe como leñadores o hombres cavando con azadones, y de nuevo lanzaban golpes transversales dirigidos a ningún objetivo, como si tuvieran la intención de cortar en pedazos los cuerpos enteros de sus adversarios, armaduras protectoras y todo ". [131]

Tales descripciones han sido cuestionadas por historiadores contemporáneos. [132]

Polibio (2.33) indica que el arma celta principal era una espada de hoja larga que se usaba para cortar el borde en lugar de apuñalar. Polibio y Plutarco describen a los guerreros celtas como que con frecuencia tienen que dejar de luchar para enderezar las hojas de sus espadas. Esta afirmación ha sido cuestionada por algunos arqueólogos, que señalan que el acero nórdico, acero producido en celta Noricum, era famoso en el período del Imperio Romano y se utilizó para equipar al ejército romano. [133] [134] Sin embargo, Radomir Pleiner, en La espada celta (1993) argumenta que "la evidencia metalográfica muestra que Polibio estaba en lo cierto", ya que alrededor de un tercio de las espadas supervivientes del período bien podrían haberse comportado como él describe. [135]

Polibio también afirma que algunos de los celtas lucharon desnudos, "La aparición de estos guerreros desnudos fue un espectáculo aterrador, porque todos eran hombres de físico espléndido y en la flor de la vida". [136] Según Livio, esto también era cierto para los celtas de Asia Menor. [137]

Caza de cabezas

Los celtas tenían fama de cazatalentos. Según Paul Jacobsthal, "entre los celtas la cabeza humana era venerada por encima de todo, ya que para los celtas la cabeza era el alma, centro de las emociones y de la vida misma, símbolo de la divinidad y de los poderes del otro. -mundo." [138] Los argumentos a favor de un culto celta de la cabeza cortada incluyen las numerosas representaciones esculpidas de cabezas cortadas en las tallas de La Tène, y la mitología celta superviviente, que está llena de historias de las cabezas cortadas de héroes y los santos que llevan sus propias cabezas cortadas. cabezas, hasta Sir Gawain y el Caballero Verde, donde el Caballero Verde levanta su propia cabeza cortada después de que Gawain se la ha cortado, justo cuando St. Denis llevó su cabeza a la cima de Montmartre. Existe evidencia física de la importancia ritual de la cabeza cortada en el centro religioso de Roquepertuse (sur de Francia), destruido por los romanos en 124 a. C., donde se encontraron pilares de piedra con nichos prominentes para exhibir cabezas cortadas.

Otro ejemplo de esta regeneración después de la decapitación se encuentra en los cuentos de San Feichin de Connemara, quien después de ser decapitado por piratas vikingos llevó su cabeza al pozo sagrado en la isla de Omey y al sumergir la cabeza en el pozo la colocó de nuevo sobre su cuello y fue restaurado a plena salud.

Diodorus Siculus, en su siglo I Historia Tenía esto que decir sobre la caza de cabezas celta:

Cortan las cabezas de los enemigos muertos en la batalla y las unen al cuello de sus caballos. Los despojos manchados de sangre los entregan a sus asistentes y entonan un himno y cantan un canto de victoria y clavan estos primeros frutos en sus casas, al igual que los que ponen a los animales salvajes en ciertos tipos de caza. Embalsaman en aceite de cedro las cabezas de los enemigos más distinguidos, y las guardan cuidadosamente en un cofre, y las exhiben con orgullo a los extraños, diciendo que por esta cabeza uno de sus antepasados, o su padre, o el hombre mismo, rechazó la oferta de una gran suma de dinero. Dicen que algunos de ellos se jactan de rechazar el peso de la cabeza en oro.

En Dioses y luchadores, Traducción de Lady Gregory's Celtic Revival de la mitología irlandesa, las cabezas de los hombres muertos en la batalla se describen al comienzo de la historia La lucha con los bolgs de abeto tan agradable para Macha, un aspecto de la diosa de la guerra Morrigu.

Politeísmo

Como otras sociedades tribales europeas de la Edad del Hierro, los celtas practicaban una religión politeísta. [139] Se conocen muchos dioses celtas a partir de textos e inscripciones de la época romana. Los sacerdotes conocidos como druidas llevaban a cabo los ritos y sacrificios. Los celtas no vieron a sus dioses con formas humanas hasta finales de la Edad del Hierro. Los santuarios celtas estaban situados en áreas remotas como colinas, arboledas y lagos.

Los patrones religiosos celtas eran regionalmente variables, sin embargo, algunos patrones de formas de deidades y formas de adorar a estas deidades aparecieron en un amplio rango geográfico y temporal. Los celtas adoraban tanto a dioses como a diosas. En general, los dioses celtas eran deidades con habilidades particulares, como los talentosos Lugh y Dagda, mientras que las diosas estaban asociadas con características naturales, particularmente ríos (como Boann, diosa del río Boyne). Sin embargo, esto no era universal, ya que diosas como Brighid y The Morrígan estaban asociadas tanto con características naturales (pozos sagrados y el río Unius) como con habilidades como la herrería y la curación. [140]

La triplicidad es un tema común en la cosmología celta, y varias deidades se consideraban triples. [141] Este rasgo es exhibido por Las Tres Madres, un grupo de diosas adoradas por muchas tribus celtas (con variaciones regionales). [142]

Los celtas tenían cientos de deidades, algunas de las cuales eran desconocidas fuera de una sola familia o tribu, mientras que otras eran lo suficientemente populares como para tener seguidores que cruzaban las barreras lingüísticas y culturales. Por ejemplo, el dios irlandés Lugh, asociado con tormentas, relámpagos y cultura, se ve en formas similares a Lugos en Galia y Lleu en Gales. También se ven patrones similares con la diosa del caballo celta continental Epona y lo que bien pueden ser sus contrapartes irlandesas y galesas, Macha y Rhiannon, respectivamente. [143]

Los informes romanos de los druidas mencionan que las ceremonias se llevaban a cabo en arboledas sagradas. La Tène Celts construyó templos de diferentes tamaños y formas, aunque también mantuvieron santuarios en árboles sagrados y estanques votivos. [139]

Los druidas cumplieron una variedad de roles en la religión celta, sirviendo como sacerdotes y oficiantes religiosos, pero también como jueces, sacrificadores, maestros y guardianes del saber. Los druidas organizaban y dirigían ceremonias religiosas, y memorizaban y enseñaban el calendario. Otras clases de druidas realizaron sacrificios ceremoniales de cultivos y animales para el beneficio percibido de la comunidad. [144]

Calendario galo

El calendario Coligny, que se encontró en 1897 en Coligny, Ain, fue grabado en una tablilla de bronce, conservada en 73 fragmentos, que originalmente tenía 1,48 metros (4 pies 10 pulgadas) de ancho y 0,9 metros (2 pies 11 pulgadas) de alto (Lambert pág.111). Basado en el estilo de las letras y los objetos que lo acompañan, probablemente data de finales del siglo II. [145] Está escrito en letras mayúsculas latinas y en idioma galo. La tablilla restaurada contiene 16 columnas verticales, con 62 meses distribuidos en 5 años.

El arqueólogo francés J. Monard especuló que fue registrado por druidas que deseaban preservar su tradición de cronometraje en una época en la que el calendario juliano se impuso en todo el Imperio Romano. Sin embargo, la forma general del calendario sugiere los calendarios públicos de clavija (o parapegmata) que se encuentran en todo el mundo griego y romano. [146]

Influencia romana

La invasión romana de la Galia trajo una gran cantidad de pueblos celtas al Imperio Romano. La cultura romana tuvo un efecto profundo en las tribus celtas que quedaron bajo el control del imperio. La influencia romana condujo a muchos cambios en la religión celta, el más notable de los cuales fue el debilitamiento de la clase druida, especialmente en lo religioso, los druidas finalmente desaparecerían por completo. También comenzaron a aparecer deidades romano-celtas: estas deidades a menudo tenían atributos tanto romanos como celtas, combinaban los nombres de deidades romanas y celtas y / o incluían parejas con una deidad romana y una celta. Otros cambios incluyeron la adaptación de la Columna de Júpiter, una columna sagrada establecida en muchas regiones celtas del imperio, principalmente en el norte y este de la Galia. Otro cambio importante en la práctica religiosa fue el uso de monumentos de piedra para representar dioses y diosas. Los celtas solo habían creado ídolos de madera (incluidos monumentos tallados en árboles, que se conocían como postes sagrados) antes de la conquista romana. [142]

Cristianismo celta

Mientras que las regiones bajo el dominio romano adoptaron el cristianismo junto con el resto del imperio romano, las áreas no conquistadas de Irlanda y Escocia comenzaron a pasar del politeísmo celta al cristianismo en el siglo quinto. Irlanda fue convertida por misioneros de Gran Bretaña, como San Patricio. Los misioneros posteriores de Irlanda fueron una fuente importante de trabajo misionero en Escocia, partes anglosajonas de Gran Bretaña y Europa central (ver Misión Hiberno-Escocesa). El cristianismo celta, las formas de cristianismo que se afianzaron en Gran Bretaña e Irlanda en este momento, durante algunos siglos sólo tuvo un contacto limitado e intermitente con Roma y el cristianismo continental, así como algunos contactos con el cristianismo copto. Algunos elementos del cristianismo celta desarrollaron, o conservaron, características que los distinguieron del resto del cristianismo occidental, siendo el más famoso su método conservador para calcular la fecha de la Pascua. En 664, el Sínodo de Whitby comenzó a resolver estas diferencias, principalmente adoptando las prácticas romanas actuales, que la Misión Gregoriana de Roma había introducido en la Inglaterra anglosajona.

Los estudios genéticos sobre la cantidad limitada de material disponible sugieren una continuidad entre las personas de la Edad del Hierro de áreas consideradas celtas y la cultura anterior de Bell Beaker de la Europa Occidental de la Edad del Bronce. [150] [151] Al igual que los Bell Beakers, los antiguos celtas tenían una gran cantidad de ascendencia esteparia, que se deriva de los pastores que se expandieron hacia el oeste desde la estepa póntico-caspio durante el Neolítico tardío y la Edad del Bronce temprana. [152] Los individuos examinados portan abrumadoramente tipos del haplogrupo paterno R-M269, [147] [148] [149] mientras que los haplogrupos maternos H y U son frecuentes. [153] Estos linajes están asociados con la ascendencia esteparia. [147] [153] La propagación de los celtas en Iberia y el surgimiento de los celtíberos se asocia con un aumento en la ascendencia europea del centro-norte en Iberia, y puede estar conectado con la expansión de la cultura Urnfield. [154] El haplogrupo paterno haplogrupo I2a1a1a se ha detectado entre los celtíberos. [155] Parece que hubo un flujo de genes significativo entre los celtas de Europa occidental durante la Edad del Hierro. [156] Las poblaciones modernas de Europa occidental, en particular las que todavía hablan lenguas celtas, muestran una continuidad genética sustancial con las poblaciones de la Edad del Hierro de las mismas áreas. [157] [158]


# Actualización a 0.21.0

Tenga en cuenta los siguientes cambios y actualizaciones al actualizar de Druid 0.20.0 a 0.21.0. Si está actualizando desde una versión anterior a la 0.20.0, consulte las notas de la versión de las versiones intermedias relevantes.

# Códigos de estado HTTP mejorados para errores de consulta

Antes de este lanzamiento, Druid devolvía el "error interno (500)" para la mayoría de los errores de consulta. Ahora Druid devuelve diferentes códigos de error según su causa. La siguiente tabla enumera los errores y sus códigos correspondientes que han cambiado:

Excepción Descripción Código antiguo Nuevo código
SqlParseException y ValidationException de Calcite Error en la planificación de consultas 500 400
QueryTimeoutException La ejecución de la consulta no finalizó en el tiempo de espera 500 504
ResourceLimitExceededException La consulta solicitó más recursos que el umbral configurado 500 400
InsufficientResourceException La consulta no se pudo programar debido a la falta de búferes de combinación disponibles en el momento en que se envió 500 429, combinado con QueryCapacityExceededException
QueryUnsupportedException Funcionalidad no admitida 400 501

También hay una nueva métrica de consulta para errores de tiempo de espera de consulta. Consulte Nueva métrica de tiempo de espera de consulta para obtener más detalles.

# Métrica de consulta interrumpida

consulta / interrumpido / recuento ya no cuenta las consultas que se agotó el tiempo de espera. Estas consultas se cuentan por consulta / tiempo de espera / recuento.

# dimensión de contexto en métricas de consulta

El contexto ahora es una dimensión predeterminada emitida para todas las métricas de consulta. El contexto es una cadena con formato JSON que contiene el contexto de la consulta a la que se refiere la métrica emitida. La adición de una dimensión que no era previamente altera algunas métricas emitidas por Druid. Debe planear manejar esta nueva dimensión de contexto en su canal de métricas. Dado que la dimensión es una cadena con formato JSON, una solución común es analizar la dimensión y aplanarla o extraer los bits que desee y descartar el blob de cadena con formato JSON completo.

# Soporte obsoleto para Apache ZooKeeper 3.4

Dado que ZooKeeper 3.4 ha llegado al final de su vida útil durante un tiempo, la compatibilidad con ZooKeeper 3.4 está obsoleta en la versión 0.21.0 y se eliminará en un futuro próximo.

# Formato de serialización consistente y convención de nomenclatura de columnas para la tabla sys.segments

Todas las columnas de la tabla sys.segments ahora se serializan en formato JSON para que sean coherentes con otras tablas del sistema. Los nombres de las columnas ahora usan la misma convención de "caso de serpiente".


Historia y mitos del amplificador

Dado que el antiguo druidismo era una tradición oral, no tenían un conjunto de escrituras como el cristianismo y otros & # 34religiones del libro. 1& # 34 Algunos druidas & # 34las enseñanzas sobrevivieron en las universidades Bardic en Gales, Irlanda y Escocia, que permaneció activa hasta el siglo XVII, en manuscritos medievales, y en la tradición oral, el folklore y el ritual." 2

El druidismo y otras religiones neopaganas están experimentando actualmente un rápido crecimiento. Mucha gente está intentando redescubrir sus raíces, su herencia ancestral. Para muchas personas en América del Norte, sus ancestros se remontan a países celtas / druidas.

La mayoría de los druidas modernos conectan el origen de su religión con el antiguo pueblo celta. Sin embargo, los datos históricos son escasos. Es posible que los druidas hayan estado activos en Gran Bretaña y quizás en el norte de Europa antes de la llegada de los celtas.

Muchos académicos creen que los antepasados ​​de los celtas eran la cultura protoindoeuropea que vivió cerca del Mar Negro alrededor del 4000 a. C. Algunos emigraron en dirección suroeste para crear las culturas de Tracia y Grecia, otros se trasladaron al noroeste para formar las culturas báltica, celta, germánica y eslava. Se ha encontrado evidencia de una cultura protocelta Unetice o Urnfield en lo que ahora es Eslovaquia alrededor del año 1000 a. C. Esto se convirtió en un grupo de tribus débilmente vinculadas que formaron la cultura celta alrededor del 800 a. C. En el 450 a. C. se habían expandido a España en el 400 a. C. estaban en el norte de Italia, y en el 270 a. C. habían emigrado a Galacia (centro de Turquía). Para el año 200 a. C., habían ocupado las islas británicas, Bretaña, gran parte de la Francia moderna, los Países Bajos, Bélgica, Alemania y Suiza, el noroeste de España y su asentamiento aislado de Galacia en Turquía.

Aunque los celtas tenían un lenguaje escrito, rara vez se usaba. Sus creencias religiosas y filosóficas se conservaron en una tradición oral. Queda poco de su historia temprana. La mayor parte de nuestra información proviene de escritores griegos y romanos, que bien pueden haber sido muy sesgados (los celtas invadieron Roma en 390 a. C. y Grecia en 279 a. C.). Otros datos provienen de la codificación (y modificación) de los ciclos de los mitos celtas por parte de los monjes cristianos. Este último incluyó el ciclo de Ulster, el ciclo de Fenian, el ciclo de los reyes, el ciclo de carreras de invasión de Irlanda y el Mabinogion de Gales. Desafortunadamente, gran parte de la historia y la religión celtas se han perdido o distorsionado por una superposición del cristianismo.

La Iglesia cristiana absorbió gran parte de la religión celta. Muchos dioses y diosas paganos se han convertido en santos cristianos. Los manantiales y pozos sagrados se conservaron y se asociaron con los santos. Muchos sitios de templos paganos se convirtieron en la ubicación de las catedrales. En el siglo VII d.C., el druidismo en sí fue destruido o continuó profundamente bajo tierra en la mayoría de las tierras anteriormente celtas. Existe alguna evidencia de que las religiones paganas sobrevivieron en áreas aisladas de Estonia, Letonia y Lituania hasta el siglo XX.

Mitos sobre los druidas

Matanza ritual: Muchos historiadores creían que los antiguos druidas realizaban sacrificios humanos. Todas estas referencias se remontan a los escritos de uno individuo, Julio César. Bien pudo haber tenido prejuicios contra los celtas debido a su continua guerra con los romanos. En la guerra, el enemigo es demonizado habitualmente. Se han encontrado algunos restos de ejecuciones en el registro arqueológico, pero no es obvio si las víctimas fueron asesinadas durante los rituales religiosos o para ejecutar la sentencia de un tribunal. Hay una referencia al sacrificio humano en la literatura celta, pero parece ser una falsificación cristiana. Los antiguos celtas podrían haberse involucrado en asesinatos rituales sin duda lo hicieron otras sociedades contemporáneas. Los druidas modernos, por supuesto, no.
Stonehenge, Avebury, etc.: Mucha gente cree que los druidas construyeron Stonehenge, el complejo de piedras erguidas en el centro-sur de Inglaterra. Stonehenge I (& # 34Old Stonehenge & # 34), que estaba compuesto por los agujeros 56 & # 34Aubrey & # 34, fue construido alrededor del 3500 a. C. La formación actual se completó alrededor del año 1500 a. C. Esto fue casi un milenio antes del comienzo de la civilización celta. Los druidas pueden haber precedido a los celtas en Inglaterra. Por lo tanto, los druidas o sus precursores podrían haber sido responsables del acabado de Stonehenge y otros monumentos. No hay pruebas históricas de que estuvieran involucrados o no. Incluso si en realidad no construyeron estos monumentos, es posible que hayan realizado rituales allí y hayan entendido sus significados y usos astronómicos.

En Irlanda y el Reino Unido, hay muchos altares, lechos, anillos, piedras, círculos de piedra y templos antiguos & # 34Druid & # 34. Sin embargo, los análisis de radiocarbono asignan fechas como 1380 a. C. (Eje ​​de Wilsford) a 3330 a. C. (Hembury). Una vez más, los antiguos druidas pueden haber utilizado estos monumentos megalíticos, pero no necesariamente los construyeron.

Irlanda ahora tiene innumerables pozos y manantiales dedicados al santo cristiano Bridget. Obviamente, ella era descendiente de la Diosa Celta. Brigid/ Brigit. "Al encontrar el culto de Brigit imposible de erradicar, la iglesia católica la canonizó imprudentemente como santa, llamándola Bridget o Novia." 3 La propiedad sagrada de los diversos lugares sagrados paganos simplemente se tradujo de la Diosa Brígida a Santa Brígida después de que el área fuera cristianizada.

Referencias utilizadas:

Las siguientes fuentes de información se utilizaron para preparar y actualizar el ensayo anterior. Los hipervínculos no están necesariamente activos en la actualidad.

  1. Greywolf, & # 34Un poco de historia del druidismo, & # 34 en: http://www.druidorder.demon.co.uk/
  2. "Druidismo antiguo, & # 34 en: http://www.druidorder.demon.co.uk/
  3. Douglas Monroe, & # 34Las 21 lecciones de Merlyn, & # 34 Publicaciones de Llewellyn, (1992).

Copyright 1997 a 2010 por consultores de Ontario sobre tolerancia religiosa
Última actualización: 2010-ABR-24
Autor: B.A. Robinson
Hipervínculos verificados por última vez: 2007-MAR-30



Druidas en Eberron [editar | editar fuente]

Varias sectas druídicas ocupan Khorvaire y sus números se pueden encontrar repartidos por todo el reino, aunque principalmente en áreas naturales vírgenes como Eldeen Reaches o Valenar, aunque muchos druidas atraviesan las extensiones abiertas de Khorvaire y algunos incluso llaman hogar a algunas de las metrópolis en expansión. La tradición del druidismo fue llevada por primera vez a Khorvaire por el dragón Vvaraak, quien enseñó a los orcos de las Marcas de las Sombras los secretos del mundo natural en un esfuerzo por proteger al mundo de la inminente invasión de los daelkyr.

Druidas famosos [editar | editar fuente]


Historia de los druidas celtas

Los druidas eran una antigua orden de sacerdotes celtas en las sociedades de Europa Occidental, Gran Bretaña e Irlanda. Los druidas celtas sirvieron a sus comunidades combinando los deberes de vidente, sacerdote, poeta, filósofo, historiador, erudito, maestro, médico, astrónomo y astrólogo. Los celtas habían desarrollado un sistema religioso muy sofisticado, con tres divisiones de hombres que eran tenidos en un honor excepcional, la división más baja se llamaba la Ovales, la segunda división se denominó Bardos y luego el Druidas. Los ovales eran los curanderos y videntes, los bardos memorizaban las canciones, poemas e historias de la tribu (historiadores) mientras que los druidas enseñaban filosofía moral y eran expertos en el funcionamiento de las ciencias naturales.

Los druidas celtas eran asesores de los gobernantes de la época, actuaban como jueces en caso de disputas, supervisaban ejecuciones e incluso controlaban el sistema legal. Fueron tenidos con tal respeto que si intervenían entre dos ejércitos podrían detener la batalla. Los sacerdotes y sacerdotisas druidas actuaban como médiums a través de los cuales se podía convocar y escuchar a los espíritus, con rituales a lo largo de la historia de los druidas celtas que se realizaban en arboledas sagradas de robles y círculos de piedras erguidas.

El primer relato superviviente y más completo de los druidas y su religión es el de Julio César en su Commentarii de Bello Gallico, libro VI, escrito en la Galia en 59-51 a. C. En general, no se puede decir mucho de los druidas con seguridad, ya que las fuentes de información sobre ellos son limitadas. Sin embargo, continuaron ocupando un lugar destacado en fuentes posteriores del mito y la literatura irlandeses. Por lo tanto, la historia de los druidas celtas presenta muchas oscuridades y nuestras principales fuentes literarias se remontan al siglo II a. C. con Plinio y Los comentarios de Caeser.

"El punto principal de su doctrina", César escribió: "es que el alma no muere y que después de la muerte pasa de un cuerpo a otro".

Después del siglo I a.C., los druidas continentales desaparecieron por completo y solo se mencionaron en muy raras ocasiones. Sin embargo, existe alguna evidencia de que los druidas de Irlanda sobrevivieron hasta mediados y finales del siglo VII. En De Mirabilibus Sacrae Scripturae de Augustinus Hibernicus, se menciona a los magos locales que enseñan una doctrina de la reencarnación en forma de pájaros.

Durante el primer milenio, la espiritualidad celta y druida fue preservada por los clérigos cristianos que realizaron el valioso servicio de registrar muchas de las historias y mitos mediante los cuales se transmitían las enseñanzas orales de los druidas. Las personas que piensan que el druidismo fue destruido con la llegada del cristianismo no comprenden la resistencia de las enseñanzas espirituales cuando están codificadas en mitos e historias: y es gracias a la grabación de estos cuentos por parte de los clérigos que podemos inspirarnos en ellos hoy. St Patrick también registró todas las antiguas leyes druidas en Irlanda, lo que nos proporcionó información invaluable sobre la ética y la estructura social de la cultura celta druida.

CÍRCULOS DE DRUID
El círculo de un druida es un nombre popular para los círculos de piedras erguidas como Stonehenge, que es el ejemplo más famoso. Estos también se conocen como los "Templos de los Druidas". También se construyeron grandes montículos de tierra donde se realizaba la práctica de buscar el renacimiento dentro de la Tierra (en la que los iniciados se sentaban en la oscuridad esperando el momento de su renacimiento). El mejor ejemplo de esto se encuentra en New Grange en Irlanda, donde un eje está orientado hacia la salida del sol del solsticio de invierno, de modo que los rayos del amanecer pueden bañar al iniciado en la luz del sol después de su vigilia durante la noche.


El hombre de mimbre hoy

En realidad, se desconoce si los druidas realmente utilizaron "hombres de mimbre" para los sacrificios humanos. Se ha argumentado, por ejemplo, que tal dispositivo no habría sido ni práctico ni realista. Aunque se dice que los objetos de mimbre son bastante fuertes, perderían su integridad estructural con bastante rapidez cuando se les prende fuego.

Un animal vivo o una persona dentro de un "hombre de mimbre" también podría luchar y romperlo en un intento de escapar. Es posible que las personas / animales preparados para el sacrificio fueran drogados antes de ser colocados en el "hombre de mimbre", aunque ni César ni Estrabón registraron tal práctica.

La historia del "hombre de mimbre", que puede haber sido bastante oscura, se hizo popular gracias a una película de terror británica de 1973 llamada El hombre de mimbre . Esta película gira en torno a un sargento de policía escocés devotamente cristiano que es enviado a una isla aislada de las Hébridas llamada Summerisle para investigar la desaparición de una niña. El clímax de la película se produce cuando el sargento es sacrificado por los habitantes de la isla, que son paganos, en un 'hombre de mimbre'.

El "hombre de mimbre" también se usa en las prácticas neopaganas de hoy, específicamente para la celebración de una fiesta de fuego o en la época de la cosecha. Sin embargo, afortunadamente, los humanos / animales ya no se ubican dentro de esta estructura.

Imagen de portada: Quema de un hombre de mimbre moderno. (Paraíso de mimbre / CC BY 2.0)