R-27 SS-104 - Historia

R-27 SS-104 - Historia

R-27 SS-104

R-27

(Submarino No. 104: dp. 495 (surf.), 576 (subm.); 1. 175 '; b. 16'8 "; dr. 13'11" (media); s. 14 k. (Surf. ), 11 k. (Subm.); Cpl.29; a.13 ", 421" tt.; El.R-21)

El R-27 (Submarine No. 104) fue colocado el 16 de mayo de 1917 por Lake Torpedo Boat Co., Bridgeport, Connecticut, lanzado el 23 de septiembre de 1918, patrocinado por la Sra. Mary Louise Foster; y comisionado el 3 de septiembre de 1919, el teniente William C. Burgy al mando.

El deber asignado con la División 1 de Submarinos en la Zona del Canal, R-27 se puso en marcha para su puerto base de Coco Solo el 1 de noviembre. Llegó a Coco Solo el 11 de diciembre y salió de ese puerto y salió de Balboa. Designada AS-104 en julio de 1920, interrumpió sus 5 años en la Zona del Canal con una revisión en Portsmouth, NH, durante el invierno de 1921-22 y una carrera a Pearl Harbor para ejercicios a principios de 1923. El 1 de noviembre de 1924, partió Coco Solo por última vez. El día 24 llegó a Charleston, Carolina del Sur, de donde fue remolcada a Filadelfia. Allí fue dada de baja el 24 de abril de 1925 y atracada en League Island hasta que fue eliminada de la lista de la Marina el 9 de mayo de 1930. Su casco fue vendido para desguace en julio siguiente.


Los barcos R construidos por Lake Torpedo Boat Company (R-21 mediante R-27) a veces se consideran una clase separada de las de los otros constructores. Los barcos del lago tenían una eslora total de 175 pies (53,3 & # xA0m), una manga de 16 & # xA0feet 8 & # xA0inches (5.1 & # xA0m) y un calado medio de 13 & # xA0feet 11 & # xA0inches (4.2 & # xA0m). Desplazaron 497 toneladas largas (505 & # xA0t) en la superficie y 652 toneladas largas (662 & # xA0t) sumergidas. Los submarinos de la clase R tenían una tripulación de 3 oficiales y 23 soldados. Tenían una profundidad de buceo de 200 pies (61.0 & # xA0m). [1]

Para el funcionamiento en superficie, los barcos estaban propulsados ​​por dos motores diesel de 500 caballos de fuerza de freno (373 & # xA0kW), cada uno moviendo un eje de hélice. Cuando se sumergió, cada hélice fue impulsada por un motor eléctrico de 400 caballos de fuerza (298 & # xA0kW). Podrían alcanzar 14 nudos (26 & # xA0km / h 16 & # xA0mph) en la superficie y 11 nudos (20 & # xA0km / h 13 & # xA0mph) bajo el agua. En la superficie, los barcos del lago tenían un alcance de 3.523 millas náuticas (6.525 & # xA0km 4.054 & # xA0mi) a 11 nudos (20 & # xA0km / h 13 & # xA0mph) [1] y 150 & # xA0nmi (280 & # xA0km 170 & # xA0mi) a 5 nudos (9.3 & # xA0km / h 5.8 & # xA0mph) sumergido. [1]

Los barcos estaban armados con cuatro tubos de torpedos de 21 pulgadas (53,3 & # xA0cm) en la proa. Llevaban cuatro recargas, para un total de ocho torpedos. Los submarinos de la clase R también estaban armados con un solo cañón de cubierta de calibre 3 '' / 50. [2]


Nos hubiera gustado un walkaround un poco más ancho y un sujetador junto al compartimento de la cabeza.

Siempre hemos tenido pequeños vehículos fugitivos, pero queríamos algo más grande que fuera adecuado para navegar. Hicimos varias pruebas de mar en otros barcos de hasta 33 pies de largo, pero cuando llovía o el mar se agitaba, nos mojamos. Nos encanta el hecho de que no tenemos que apresurarnos para colocar ningún lienzo. Y cuando hace calor, podemos encender el aire acondicionado. A pesar de ser más grande que nuestros otros barcos, el R-27 es realmente fácil de manejar. Donde atracamos nuestro barco es muy estrecho, pero el propulsor de proa nos permite girarlo fácilmente. Cuando navegamos por una zona de no estela en el Intracoastal con otros remolcadores, es muy divertido al final poner el nuestro en el avión y dejarlos a nuestro paso, creo que los sorprende. Este barco atrae mucha atención y Veronica siempre está dando tours a otras personas. Esperamos hacer un crucero a las Bahamas o incluso remolcarlo hacia el norte hasta Connecticut, donde solíamos vivir. Rob en Pocket Yachts nos trata como a una familia. Podemos llamarlo en cualquier momento y siempre nos ayuda.


Comentarios de los clientes

Muchísimas gracias. Brindan un buen servicio que tengo la intención de usar nuevamente.

Los mejores $ 39,99 que he gastado. El informe del historial del barco me salvó en una compra de $ 25,000 de un barco rescatado que el propietario & # 34didn & # 39t conocía & # 34. El informe del historial del barco muestra un excelente servicio al cliente. ¡Han sido muy serviciales en mi búsqueda de un nuevo barco! No dude en gastar el dinero y evitar un gran error.

Gracias, me encantó usar su servicio y les diré a todos que es una gran compañía.

Muchas gracias por tu ayuda. Realmente has sido una bendición para Jenna y para mí y estamos muy agradecidos por tu ayuda. Llevamos más de tres décadas soñando con esto y está empezando a mejorar. Con su ayuda y la de su empresa, creemos que esto va a suceder. El informe se ve fantástico y les avisaré cuando cerremos. Gracias de nuevo y qué maravillosa experiencia con el servicio de atención al cliente de Boat History Report.

Estoy extremadamente impresionado con la minuciosidad, la prontitud y la voluntad no solicitada de Boat History de hacer un esfuerzo adicional (náutico) para obtener a sus clientes cualquier información disponible, aunque el costo para el cliente es extremadamente pequeño en comparación con la cantidad de investigación humana realizada cuando las cosas no están tan claras, como en este caso debido al número de identificación del casco "no oficial". Su hallazgo de este accidente me alivió sustancialmente con respecto a la ausencia de un duodécimo dígito en el número de identificación del casco y, afortunadamente, fue una colisión tan pequeña que incluso mi topógrafo, creo, no se preocupará.

Estoy impresionado de que haya podido rastrear la información ... Y responderme tan rápido. Gracias por el seguimiento. Márcame como un cliente muy satisfecho. Si compro otro barco, absolutamente obtendré otro informe.

Pude leer este informe y, según esta información, este barco se ve bastante bien. Voy a hacer la prueba de mar mañana por la tarde. ¡Muchas gracias, y ha sido más que increíble y se ha ganado cada centavo de este informe! ¡Estoy MÁS que satisfecho con su servicio! Gracias de nuevo, y seguro que en mi próximo barco, una vez más, buscaré su experiencia.

Mi experiencia ha sido realmente positiva. Realmente me gustó que toda mi información estuviera allí y fuera creíble para respaldar la venta de nuestro barco a un propietario en Canadá. Comprobó y dio credibilidad a la venta. . Gracias por toda su ayuda, ya que creo que ayudó a desempeñar un papel en la venta de nuestro barco a larga distancia: Willis, Texas, a Canadá.

Quiero agradecerles por el excelente servicio que recibí de ustedes y de su empresa. Aunque el fabricante no pudo proporcionar la información necesaria para realizar una encuesta completa, ¡usted fue de gran ayuda! ¡Y fiel a su palabra, proporcionó una garantía de devolución del 100% del dinero! Volveré ... ¡gracias!

Sus respuestas rápidas y profesionales me han brindado la información que necesitaba para tomar una decisión informada al mirar un bote que asumí era una víctima de Katrina, a pesar de que el propietario me dijo que estaba limpio. Me ahorró muchos dolores de cabeza y un “montón” de dinero en efectivo. ¡Gracias!


Reglas Federales de Procedimiento Penal

Las Reglas Federales de Procedimiento Penal originales fueron adoptadas por orden de la Corte Suprema el 26 de diciembre de 1944, transmitidas al Congreso por el Fiscal General el 3 de enero de 1945 y entraron en vigencia el 21 de marzo de 1946.

Las Reglas han sido enmendadas el 27 de diciembre de 1948, ef. 1 de enero de 1949 27 de diciembre de 1948, ef. 20 de octubre de 1949 12 de abril de 1954, ef. 1 de julio de 1954 9 de abril de 1956, ef. 8 de julio de 1956 28 de febrero de 1966, ef. 1 de julio de 1966 4 de diciembre de 1967, ef. 1 de julio de 1968 1 de marzo de 1971, ef. 1 de julio de 1971 24 de abril de 1972, ef. 1 de octubre de 1972 20 de noviembre de 1972, ef. 1 de julio de 1975, de conformidad con la Pub. L. 93-595 18 de marzo de 1974, ef. 1 de julio de 1974 22 de abril de 1974, ef. en parte el 1 de agosto de 1975 y el 1 de diciembre de 1975, de conformidad con la Pub. L. 93–361 y Pub. L. 94–64 12 de diciembre de 1975, Pub. L. 94-149, §5, 89 Stat. 806 26 de abril de 1976, ef. en parte el 1 de agosto de 1976 y el 1 de octubre de 1977, de conformidad con la Pub. L. 94–349 y Pub. L. 95–78 30 de abril de 1979, ef. en parte el 1 de agosto de 1979 y el 1 de diciembre de 1980, de conformidad con la Pub. L. 96–42 28 de abril de 1982, ef. 1 de agosto de 1982 12 de octubre de 1982, Pub. L. 97-291, §3, 96 Stat. 1249 28 de abril de 1983, ef. 1 de agosto de 1983 12 de octubre de 1984, Pub. L. 98–473, título II, §§209, 215, 404, 98 Stat. 1986, 2014, 2067 30 de octubre de 1984, Pub. L. 98–596, §11 (a), (b), 98 Stat. 3138 29 de abril de 1985, ef. 1 de agosto de 1985 27 de octubre de 1986, Pub. L. 99–570, título I, §1009 (a), 100 Stat. 3207–8 10 de noviembre de 1986, pub. L. 99–646, §§12 (b), 24, 25 (a), 54 (a), 100 Stat. 3594, 3597, 3607 9 de marzo de 1987, ef. 1 de agosto de 1987 25 de abril de 1988, ef. 1 de agosto de 1988 18 de noviembre de 1988, Pub. L. 100–690, título VI, §6483, título VII, §§7076, 7089 (c), 102 Stat. 4382, 4406, 4409 25 de abril de 1989, ef. 1 de diciembre de 1989 1 de mayo de 1990, ef. 1 de diciembre de 1990 30 de abril de 1991, ef. 1 de diciembre de 1991 22 de abril de 1993, ef. 1 de diciembre de 1993 29 de abril de 1994, ef. 1 de diciembre de 1994 13 de septiembre de 1994, Pub. L. 103–322, título XXIII, §230101 (b), título XXXIII, §330003 (h), 108 Stat. 2078, 2141 27 de abril de 1995, ef. 1 de diciembre de 1995 23 de abril de 1996, ef. 1 de diciembre de 1996 24 de abril de 1996, Pub. L. 104-132, título II, §207 (a), 110 Stat. 1236 11 de abril de 1997, ef. 1 de diciembre de 1997 24 de abril de 1998, ef. 1 de diciembre de 1998 26 de abril de 1999, ef. 1 de diciembre de 1999 17 de abril de 2000, ef. 1 de diciembre de 2000 26 de octubre de 2001, Pub. L. 107–56, título II, §§203 (a), 219, 115 Stat. 278, 291 29 de abril de 2002, ef. 1 de diciembre de 2002 2 de noviembre de 2002, Pub. L. 107–273, div. C, título I, §11019 (b), 116 Stat. 1825 25 de noviembre de 2002, Pub. L. 107-296, título VIII, §895, 116 Stat. 2256 30 de abril de 2003, Pub. L. 108-21, título VI, §610 (b), 117 Stat. 692 26 de abril de 2004, ef. 1 de diciembre de 2004 Pub. L. 108–458, título VI, §6501 (a), 17 de diciembre de 2004, 118 Stat. 3760 25 de abril de 2005, ef. 1 de diciembre de 2005 12 de abril de 2006, ef. 1 de diciembre de 2006 30 de abril de 2007, ef. 1 de diciembre de 2007 23 de abril de 2008, ef. 1 de diciembre de 2008 26 de marzo de 2009, ef. 1 de diciembre de 2009 28 de abril de 2010, ef. 1 de diciembre de 2010 26 de abril de 2011, ef. 1 de diciembre de 2011 16 de abril de 2013, ef. 1 de diciembre de 2013 25 de abril de 2013, ef. 1 de diciembre de 2014 28 de abril de 2016, ef. 1 de diciembre de 2016 25 de abril de 2019, ef. 1 de diciembre de 2019.


Evaluación inicial

En lugar de reemplazar las tapas, opté por hacer una revisión superficial de las tapas e intentar encender la unidad para una evaluación. Probé las tapas electrolíticas y de papel con un DVM de Fluke en modo de resistencia para detectar cortocircuitos obvios o baja impedancia. Todas las tapas estaban en circuito abierto en lo que respecta a mi DVM (desafortunadamente, los DVM y # 8217 no son lo suficientemente sensibles para una prueba de fugas adecuada, más sobre esto más adelante).

A continuación, tuve que localizar la documentación. Afortunadamente, es fácil encontrar documentación para equipos de radio de la Segunda Guerra Mundial porque era omnipresente desde finales de los años 40 & # 8217 hasta principios de los 70 & # 8217 en estaciones de radioaficionados de todo el mundo (aquí hay un enlace PDF al manual para todos o la mayoría de ARC- 5 marchas). Una práctica típica de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial era que los radioaficionados de Elmer regalaran un receptor ARC-5 a un joven aficionado que trabajaba para obtener su licencia. Con tal receptor, el joven aficionado podría sintonizar el tráfico de radio de todo el mundo y practicar la escucha de transmisiones en código Morse (CW).

No es fácil conectar radios militares excedentes porque generalmente usan conectores de múltiples clavijas de usos múltiples para la alimentación y otros controles. A partir de la documentación, descubrí qué tenía que enchufar en el conector de múltiples clavijas en la parte posterior de +28 VCC, un interruptor de palanca CW / AM externo, un potenciómetro de control de ganancia de RF, un altavoz de 600 ohmios (utilicé un altavoz de 8 ohmios y un transformador de adaptación de impedancia ).

Pero uno podría preguntarse, & # 8220con una entrada de 28VDC, ¿cómo obtenemos alto voltaje para las placas del tubo de vacío? & # 8221 Así es como lo hicieron en la Segunda Guerra Mundial: esta unidad tiene lo que se conoce como un dinamotor. Se generó alto voltaje a partir del Dynamotor. Todo, desde los receptores hasta los transmisores que funcionaban en buses de CC de bajo voltaje, utilizaban dinamotores para generar los 200-1000 V, o más, necesarios para la operación.

Los dinamotores son motores-generadores en mi caso, un extremo es un motor giratorio a 28 VCC y el otro extremo es un generador de 250 VCC. En lugar de tener dos motores con dos ejes unidos (las unidades más grandes en los barcos en realidad usaban tales configuraciones), este motor está integrado en una unidad compacta con dos inducidos y dos juegos de escobillas. Entrada de 28 V CC, salida de 250 V CC mientras gira como un pájaro zumbador.

Quité las campanas (tapas de los extremos) de ambos lados del motor. Apliqué 28V y, con cuidado con mi dedo, empujé el inducido en el lado de 28V del dinamotor para que se pusiera en funcionamiento. ¡Giró como un motor a reacción de 1950 & # 8217! Whrrrrrrrrrrr & # 8230 ..

Después de unos 30 segundos, el Whrrr sonó ligeramente atascado, cargado en realidad, por los tubos de vacío que se calientan y extraen corriente de la salida de 250 VCC del dinamotor. Entonces salió ruido del altavoz. Conecté mi dipolo de 20 my para mi asombro estaba sintonizando emisoras de AM a unos 1500 Kc. Había mucho ruido a través del altavoz probablemente debido a tapas de desacoplamiento fallidas que de otra manera silenciarían el zumbido del dinamotor. El receptor no era demasiado sensible y la sintonización estaba bloqueada en los rangos de frecuencia más altos del dial. Fue en este punto que la apagué, esta radio quería funcionar y todo lo que tenía que hacer ahora era limpiarla y arreglar algunas cosas.


Barcos Ranger Tugs en venta

* Este precio se basa en la tasa de conversión de moneda actual & # x27s.

Remolcadores Ranger

Ranger Tugs es un constructor de yates que actualmente tiene 103 yates a la venta en YachtWorld, incluidos 57 nuevos buques y 46 yates usados, listados por corredores de yates experimentados principalmente en los siguientes países: Estados Unidos, Canadá y Australia. Los modelos que figuran actualmente en YachtWorld se extienden en tamaño y longitud de 21 a 44 pies. Los modelos de lujo enumerados están equipados con motores de hasta 680 caballos de fuerza impresionantes, mientras que los modelos asequibles a la venta pueden tener motores de tan solo 30 caballos de fuerza (aunque el tamaño promedio del motor en todos nuestros listados actuales es de 300 HP).

Tipo de yates por Ranger Tugs

Este constructor ofrece tipos de cascos de embarcaciones que incluyen semidesplazamiento, planeo, desplazamiento, monocasco y V profunda que se utilizan con frecuencia para esfuerzos tradicionales y consagrados, como cruceros nocturnos. Ranger Tugs equipa los modelos enumerados con opciones de potencia de tracción interior, exterior y exterior-4S, disponibles con sistemas de propulsión diésel y de gas.

Reconocidos por sus barcos Trawler, Tug, Cruisers, Pilothouse y Motor Yachts, los botes Ranger Tugs enumerados generalmente tienen un calado de profundidad media y una manga promedio, características que los hacen populares y favorables para cruceros nocturnos.

¿Cuánto cuestan los botes Ranger Tugs?

Los botes Ranger Tugs a la venta en YachtWorld están disponibles por una variedad de precios desde $ 29,500 en el extremo moderado del espectro, con costos de hasta $ 394,085 para los yates más lujosos.

¿Qué modelo de Ranger Tugs es el mejor?

Algunos de los modelos de remolcadores Ranger más conocidos que se enumeran actualmente incluyen: R-27, R-23, R-25, R-31 CB y R-29 CB. Varios modelos de Ranger Tugs se ofrecen actualmente a la venta por intermediarios, distribuidores y corredores de yates especializados en YachtWorld, con listados que van desde modelos del año 2007 hasta 2022.


CONCLUSIÓN V

Es evidente que la decisión en Thomas es una cuestión profundamente importante que será cuidadosamente estudiada y debatida durante muchos años. En última instancia, esto se debe a dos razones, las cuales están fuertemente conectadas con la respuesta preventiva de la Commonwealth # 8217 a la amenaza terrorista moderna. El primero de ellos es la importancia del caso para la interpretación del poder de defensa del Commonwealth & # 8217s en la sección 51 (vi) de la Constitución. El terrorismo claramente busca destruir la seguridad y parece extraño negarle al gobierno federal la capacidad legislativa para hacer frente a esta amenaza. Sin embargo, la naturaleza esquiva y cambiante de la violencia política significa que debe haber límites en el alcance del poder en este sentido. El terrorismo suele reclamar un espacio en la esfera civil, en lugar de en la puramente militar, pero las capacidades de defensa del estado no deben tener una licencia completa para seguirlo allí. Aparte de las consecuencias indeseables que la historia muestra que esto puede producir para los ciudadanos y la salud de la democracia liberal en la que viven, permitir tal extensión en su sentido más crudo ignoraría el papel muy efectivo que la policía puede jugar al trabajar con las comunidades locales para forjar relaciones positivas e infiltrarse en redes de personas que puedan representar una amenaza. Esa parte 5.3 de la Delincuente Código opera para dar respuesta a las actividades terroristas dentro de un modelo de justicia penal que socava la sugerencia de que las leyes sobre este tema se sustentan simplemente en el poder con respecto a la defensa. Esto se hace evidente cuando se examina el funcionamiento potencial de las disposiciones de la Parte & # 8217s a la luz de la definición de & # 8216 acto terrorista & # 8217 en la s 100.1, que puede incluir todo tipo de disturbios domésticos tradicionalmente bajo la responsabilidad de las fuerzas policiales estatales. El hecho de que una mayoría de la Corte Suprema se haya negado a discutir la validez de la definición esencial bajo la sección 51 (vi) significa que esta pregunta permanece para otro día & # 8212, aunque de hecho es poco probable que alguna vez requiera una determinación, ya que la sección 51 (xxxvii) debe Apoyar efectivamente esa y otras disposiciones que fueron incluidas en la materia textual referida por los parlamentos estatales.

El segundo aspecto de Thomas, que es más probable que resuene en la práctica, es la decisión de la Corte con respecto al alcance del poder judicial. La aceptación mayoritaria de un papel del poder judicial en la emisión de órdenes de control en las condiciones establecidas por la División 104 debe apreciarse como la culminación de una secuencia de casos que han reducido constantemente la importancia del segundo aspecto de la separación estricta. del poder judicial enunciado en Caldereros. Es difícil saber qué punto de principio se sirve al seguir de labios para afuera esa doctrina. Thomas indica su insignificancia en una cuestión muy real de la libertad individual, dejándonos precisamente con esos muchos otros casos en los que resulta un obstáculo impredecible para el diseño institucional creativo en la jurisdicción federal. Hasta que la Corte disponga limpiamente de Caldereros no puede modelar adecuadamente una nueva teoría de la justicia preventiva en la que la influencia del brazo judicial sea primordial, lo que parecería crucial si, por las razones expuestas por Gleeson CJ, se compromete a asumir un papel tan activo.

Si la mejor manera de que los jueces & # 8216 participen en el experimento de tratar de idear regímenes preventivos que estén a la altura de las aspiraciones del estado de derecho & # 8217 [191] es a través de la toma de decisiones directas & # 8209 o aislándose de ese papel en preservar la integridad de su función de revisión es, por supuesto, la cuestión crítica & # 8212 y una que necesita mucha más consideración y debate más allá de lo que ocurrió en este caso.

[& # 8224] LLB (Hons), LLM (QUT), PhD (UNSW) Profesor Asociado y Director, Centro Gilbert + Tobin de Derecho Público, Facultad de Derecho, Universidad de Nueva Gales del Sur.

[6] Para una discusión exhaustiva de este proceso, incluida la investigación pertinente del Comité del Senado, consulte Greg Carne, & # 8216 ¿Prevenir, detener, controlar y ordenar ?: Proceso legislativo y resultados ejecutivos en la promulgación de la Antiterrorismo actuar (No 2) 2005 (Cth) y # 8217 [2007] FlinJlLawRfm 2 (2007) 10 Flinders diario de Ley Reforma 17, 26 y # 821132, 43 y # 821164. Además, el debate parlamentario y la investigación del Comité del Senado deben entenderse en el contexto de partes del proyecto de ley original que se han roto y promulgado por separado como una respuesta urgente a una & # 8216 amenaza terrorista inminente & # 8217: véase Andrew Lynch, & # 8216. Urgencia & # 8212 La promulgación de la Antiterrorismo actuar [No 1] 2005& # 8217 [2006] MelbULawRw 24 (2006) 30 Melbourne Universidad Ley Revisar 747.

[7] Aparte de Jack Thomas, solo a David Hicks se le ha emitido una orden de control: Jabbour v Hicks [2007] FMCA 2139 (2007) 215 FLR 454 Jabbour v Hicks [2008] FMCA 178 (no informado, Donald FM, 19 de febrero de 2008).

[8] Una distinción importante es que la ley australiana no tiene nada equivalente a la s 8 del Reino Unido & # 8217s Prevención de Terrorismo actuar 2005 (Reino Unido) c 2, que requiere que al decidir dictar la orden, el Secretario de Estado debe considerar, y un Grupo de Revisión de la Orden de Control debe monitorear posteriormente, si el sujeto de una orden podría ser procesado penalmente en su lugar.

[9] Antiterrorismo, Crimen y Seguridad actuar 2001 (Reino Unido) c 24, art. 21 (1), 23.

[10] Abierto a la firma el 4 de noviembre de 1950, 213 UNTS 222, artículos 5, 14 (entró en vigor el 3 de septiembre de 1953).

[11] A v Secretario de Estado por los Hogar Departamento [2004] UKHL 56 [2005] 2 AC 68 (& # 8216Belmarsh Caso’).

[12] Según el artículo 4 (6) de la Humano Derechos actuar 1998 (Reino Unido) c 2, la legislación sigue en vigor a pesar de una declaración de incompatibilidad, aunque hasta ahora el gobierno ha respondido a cada declaración subsanando el defecto para asegurar la compatibilidad con los derechos de la Convención: Helen Fenwick, Civil Libertades y Humano Derechos (4ª ed., 2007) 201 y # 82112.

[13] Véase Clive Walker, & # 8216 Mantener el control de los terroristas sin perder el control del constitucionalismo & # 8217 (2007) 59. Stanford Ley Revisar 1395, 1407.

[14] Ver más Comité Conjunto de Derechos Humanos, Contraterrorismo Política y Humano Derechos: 28 Dias, Interceptar y Post-carga Interrogatorio, Documento de la Cámara de los Lores No 157, Documento de la Cámara de los Comunes No 394, Sesión 2006 & # 821107 (2007) 31 & # 821145. Véase también ibid 1430 & # 82112.

[15] Delincuente Código s 104,1. La expresión & # 8216acto terrorista & # 8217 tiene una definición extensa y multipartita en la sección 100.1 del Delincuente Código.

[16] Prevención de Terrorismo actuar 2005 (Reino Unido) c 2, s 1 (4).

[17] Delincuente Código s 104,5 (3).

[18] Delincuente Código s 104,5 (3).

[19] Conor Gearty ha notado la aversión de las legislaturas al uso del término & # 8216 arresto domiciliario & # 8217 en relación con las disposiciones que claramente lo permiten. Como él infiere, esto debe ser para suavizar el malestar que rodea la introducción de & # 8216 una forma de coerción que & # 8230 seguramente se pensó que no podía ser utilizada en un estado democrático moderno & # 8217: Conor Gearty, Poder Humano Derechos ¿Sobrevivir? (2006) 103.

[20] Delincuente Código s 104,27.

[21] Delincuente Código s 104,2 (1).

[22] El Fiscal General del Commonwealth mantiene una lista de organizaciones terroristas proscritas (de las cuales hay actualmente 18) de las que surgen diversos delitos, como membresía, apoyo o asociación con tales organizaciones: Delincuente Código div 102.

[23] Delincuente Código s 104,4 (1) (d).

[24] Delincuente Código s 104,4 (2).

[25] Delincuente Código s 104,5 (1) (h).

[26] Delincuente Código art. 104,5 (1) (e), (1A).

[27] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 336 (Gummow y Crennan JJ).

[28] Julia Medew, & # 8216Federal Court Lifts & # 8220Terror & # 8221 Restricciones sobre Jack Thomas & # 8217, los La edad (Melbourne), 24 de agosto de 2007, 5.

[29] Ver más Andrew Lynch y George Williams, Qué Precio ¿Seguridad? Tomando Existencias de Australia & # 8217s Antiterrorismo Leyes (2006) 45𔃄.

[30] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 335 (Gleeson CJ), 366 (Gummow y Crennan JJ), 511 (Callinan J), 526 (Heydon J).

[31] Cf ibid 342 (Gummow y Crennan JJ).

[33] Delincuente Código s 102,7 (1).

[34] Thomas fue condenado originalmente bajo Delincuente Código s 102.6 (1) (recibir intencionalmente fondos de una organización terrorista) y Pasaportes actuar 1938 (Cth) s 9A (1) (e) (posesión de un pasaporte falsificado): DPP (Cth) v Thomas [2006] VSC 120 (no informado, Cummins J, 31 de marzo de 2006).

[35] R v Thomas [2006] VSCA 165 (2006) 14 VR 475. Esta decisión y las diversas reacciones públicas a la misma se consideran en Andrew Lynch, & # 8216 Maximising the Drama: & # 8220Jihad Jack & # 8221, el Tribunal de Apelación y los medios de comunicación australianos & # 8217 [2006] AdelLawRw 9 (2006) 27 Adelaida Ley Revisar 311.

[36] Jabbour v Thomas [2006] FMCA 1286 (2006) 165 A Crim R 32, 38 (Mowbray FM).

[37] Lord Carlile de Berriew, Tercera Reporte de los Independiente Crítico De conformidad para Sección 14(3) de los Prevención de Terrorismo actuar 2005, Cm 7367 (2008) 17.

[38] Véase Andrew Lynch y Alexander Reilly, & # 8216 La validez constitucional de las órdenes de control y detención preventiva contra el terrorismo & # 8217 [2007] FlinJlLawRfm 4 (2007) 10 Flinders diario de Ley Reforma 105 Michael McHugh, & # 8216 Implicaciones constitucionales de la legislación sobre terrorismo & # 8217 (2007) 8 Judicial Revisar 189, 203𔃂.

[39] Lynch, & # 8216Maximising the Drama & # 8217, arriba n 35, 318 & # 821121.

[41] Lucia Zedner, & # 8216 Buscando seguridad mediante la erosión de los derechos: el paso al lado del debido proceso & # 8217 en Benjamin J Goold y Liora Lazarus (eds), Seguridad y Humano Derechos (2007) 257, 265. Ver también Fenwick, arriba n 12, 1340 & # 82112.

[42] DPP (Cth) v Thomas [2006] VSC 120 (no informado, Cummins J, 31 de marzo de 2006) [5].

[43] Delincuente Código s 104,4 (1) (d).

[46] Ian Munro y Mark Forbes, & # 8216Magistrate Slams & # 8220Farcical & # 8221 Prohibición de Bin Laden & # 8217, los La edad (Melbourne), 1 de septiembre de 2006, 5 Natasha Robinson, & # 8216 Prohibición de los contactos de Bin Laden Just & # 8220Silly & # 8221 & # 8217, los australiano (Sydney), 1 de septiembre de 2006, 6.

[47] El poder se otorga con respecto a & # 8216 la defensa naval y militar del Commonwealth y de los varios estados, y el control de las fuerzas para ejecutar y mantener las leyes del Commonwealth & # 8217: Constitución s 51 (vi).

[48] ​​Carl von Clausewitz, Sobre Guerra (J J Graham trans, publicado por primera vez en 1832, 1873 ed) 1 & # 821113 [trans de: Vom Kriege].

[49] Thomas v Mowbray [2006] HCATrans 660 (Hayne J, 5 de diciembre de 2006).

[57] Ibid 505, cf 393, 442 y # 82113 (Kirby J). Esta parte de la opinión de Callinan J. Cuadrante 9, 9󈝷.

[59] Véase Geoffrey Lindell, & # 8216 El alcance de la defensa y otros poderes a la luz de Thomas v Mowbray’ (2008) 10 Constitucional Ley y Política Revisar 42, 46.

[60] David Dyzenhaus y Raynor Thwaites, & # 8216Legality and Emergency & # 8212 The Judiciary in a Time of Terror & # 8217 en Andrew Lynch, Edwina MacDonald y George Williams (eds), Ley y Libertad en los Guerra sobre Terror (2007) 9, 23.

[62] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 363 (Gummow y Crennan JJ).

[67] Thomas v Mowbray [2007] HCATrans 76 (David Bennett QC, 20 de febrero de 2007).

[70] Delincuente Código s 104,1.

[72] Ibid 363. Gleeson CJ y Callinan J se limitaron a exponer la definición en la sección 100.1.

[73] Ibíd. 449 y # 821152. Ver también von Clausewitz, arriba n. 48, 12.

[75] Esta parece una distinción preferible a la propuesta por Ben Saul (con cuyo análisis de la discusión de la Corte sobre el poder de defensa estoy en general de acuerdo) basada en lugar de & # 8216 en la escala, gravedad, severidad o cantidad del daño o daño anticipado & # 8217: Ben Saul, & # 8216 El terrorismo como crimen o guerra: ¿militarizar el crimen y alterar el acuerdo constitucional? Comentar en Thomas v Mowbray’ (2008) 19 Público Ley Revisar 20, 27. Esos criterios parecen inútilmente vagos & # 8212 tanto de manera inherente, como también particularmente como criterio para la validez de la legislación destinada a prevenir actos futuros e incognoscibles de violencia terrorista.

[76] Thomas v Mowbray [2007] HCATrans 76 (20 de febrero de 2007).

[77] Thomas v Mowbray [2007] HCATrans 78 (Callinan J, 21 de febrero de 2007).

[78] Ibíd (Ron Merkel QC, 21 de febrero de 2007).

[79] Ibíd (Callinan J, 21 de febrero de 2007).

[80] Thomas v Mowbray [2007] HCATrans 76 (David Bennett QC, 20 de febrero de 2007).

[86] & # 8216 [L] a idea de que la forma de lidiar con los desafíos a Occidente agudizados por los eventos del 11 de septiembre es librando una & # 8220 guerra contra el terror & # 8221 fue desde el principio, y es cada vez más , ridículo & # 8217: Dyzenhaus y Thwaites, arriba n 60, 9.

[87] Para un análisis reciente de los costos internos y externos en el contexto de los Estados Unidos, que ha encabezado la carga en ambos frentes, véase David Cole y Jules Lobel, Menos A salvo, Menos Gratis: Por qué America Es Perdiendo los Guerra sobre Terror (2007) Stephen Holmes, los Matador & # 8217s Capa: América & # 8217s Imprudente Respuesta para Terror (2007).

[88] Para una discusión local reciente sobre las diferentes formas en las que se puede enmarcar el debate sobre el terrorismo, véase Martin Krygier, & # 8216 War on Terror & # 8217 en Robert Manne (ed), querido Señor Rudd: Ideas por a Mejor Australia (2008) 127, 131𔃂.

[89] Ken Macdonald, & # 8216Foreword & # 8217 en Benjamin J Goold y Liora Lazarus (eds), Seguridad y Humano Derechos (2007) v, vi.

[90] Véase Clive Walker, & # 8216Clamping Down on Terrorism in the United Kingdom & # 8217 (2006) 4 diario de Internacional Delincuente Justicia 1137, 1137 y # 82118. El enfoque de justicia penal del Reino Unido con respecto al terrorismo se puede comparar con el enfoque de guerra adoptado por los EE. UU.: En 1145 & # 82116 Conor Gearty, & # 8216 The Superpatriotic Fervor of the Moment & # 8217 (2008) 28 Oxford diario de Legal Estudios 183. Véase también Lucia Zedner, & # 8216Securing Liberty in the Face of Terror: Reflections from Criminal Justice & # 8217 (2005) 32 diario de Ley y Sociedad 507.

[91] David Bonner, Ejecutivo Medidas, Terrorismo y Nacional Seguridad: Tengo los Normas de los Juego ¿Cambió? (2007) 352.

[92] Stenhouse v Coleman [1944] HCA 36 (1944) 69 CLR 457, 472 (Dixon J).

[93] Gabe Mythen y Sandra Walklate, & # 8216 Criminología y terrorismo: ¿Qué tesis? ¿Sociedad de riesgo o gobernabilidad? & # 8217 (2006) 46 británico diario de Criminología 379, 389.

[94] Véase Lucia Zedner, & # 8216 ¿Justicia preventiva o precastigo? El caso de las órdenes de control & # 8217 (2007) 60 Actual Legal Problemas 174. Ver en general Clive Walker, & # 8216 Terrorism and Criminal Justice & # 8212 Past, Present and Future & # 8217 [2004] Delincuente Ley Revisar 311, 327.

[95] Thomas v Mowbray [2007] HCATrans 78 (Ron Merkel QC, 21 de febrero de 2007).

[96] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 324 y # 82116 (Gleeson CJ), 364 (Gummow y Crennan JJ).

[97] Ibíd. 364 y ​​# 82115. En el último punto, sus honores se basaban esencialmente en Polyukhovich v Mancomunidad [1991] HCA 32 (1991) 172 CLR 501, 632 (Dawson J).

[100] Según la sección 104.32 de la Delincuente Código, la División está sujeta a una cláusula de extinción de 10 años, lo que respalda la inferencia de que su funcionamiento continuo parece de dudosa vitalidad para las relaciones internacionales de Australia.

[103] Una mayoría de cuatro jueces aplicó la prueba en Tasmania v Mancomunidad [1983] HCA 21 (1983) 158 CLR 1 (& # 8216Tasmania Represa Caso& # 8217), pero solo uno de ellos (Murphy J) fue mayoría en el resultado alcanzado. Más recientemente, la prueba de la preocupación internacional fue considerada pero no aplicada por la Corte en XYZ v Mancomunidad [2006] HCA 25 (2006) 227 CLR 532. En Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 410, Kirby J dijo efectivamente que sus comentarios anteriores sobre el poder hicieron innecesaria la consideración de la & # 8216 preocupación internacional & # 8217.

[104] Resolución sobre Amenazas para Internacional Paz y Seguridad Causado por Terrorista Hechos, SC Res 1373, UN SCOR, 56 th sess, 4385 th mtg, [2 (b)], UN Doc S / Res / 1373 (2001).

[106] (1996) 187 CLR 416, 486 (Brennan CJ, Toohey, Gaudron, McHugh y Gummow JJ).

[107] Daryl Williams, & # 8216 La guerra contra el terrorismo: seguridad nacional y Constitución& # 8217 (verano de 2002 y # 821103) Bar Noticias 42, 43. Estos poderes incluían:

poderes relacionados directamente con los delincuentes (artículo 51 (xxviii), artículo 119) con los lugares de la Commonwealth (artículo 52 (i)) y territorios (artículo 122) otros poderes expresos (incluidos los relacionados con sociedades extranjeras, comerciales o financieras & # 8212 s 51 (xx), servicios electrónicos, postales y otros similares & # 8212 s 51 (v), y asuntos externos & # 8212 s 51 (xxix)), además del poder implícito de proteger al Commonwealth y sus autoridades.

[108] Ibíd. Ver también Delincuente Código s 100,3.

[114] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 378, citando a Victoria, Parlamentario Debates, Asamblea Legislativa, 25 de marzo de 2003, 525 (Rob Hulls, Fiscal General).

[118] Ibíd. 310 y # 821115. Para conocer los requisitos de procedimiento relacionados con un caso especial, consulte Elevado Corte Normas 2004 (Cth) r 27.08.

[120] A-G (Cth) v los reina Ex parte Caldereros y # 8217 Sociedad de Australia [1957] HCA 12 (1957) 95 CLR 529. Véase también Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 412 (Kirby J).

[121] Leslie Zines, los Elevado Corte y los Constitución (5 a ed, 2008) 215.

[122] Véase, por ejemplo, R v Joske Ex parte australiano Edificio Construcción Empleados y Constructores y # 8217 Obreros & # 8217 Federación [1974] HCA 8 (1974) 130 CLR 87, 90 (Barwick CJ) A-G (Cth) v Breckler (1999) 197 CLR 83, 113 (Kirby J).

[124] Thomas v Mowbray [2007] HCATrans 76 (David Bennett QC, 20 de febrero de 2007).

[128] Fardon [2004] HCA 46 (2004) 223 CLR 575, 591 y # 82112 (Gleeson CJ), 595 y # 82117, 601 y # 82112 (McHugh J), 619 y # 821121 (Gummow J), 647 y # 82118 (Hayne J), ​​652 y # 82118 (Callinan y Heydon JJ).

[129] Se ha criticado el hecho de que la Corte & # 8217 evite este problema al centrarse en cambio en las características procesales de la legislación de Queensland: Patrick Keyzer, & # 8216 Preservar el debido proceso o almacenar a los indeseables: con qué fin la separación del poder judicial del Commonwealth & # 8216 # 8217 (2008) 30 Sydney Ley Revisar 100, 105 & # 821112 Dan Meagher, & # 8216 El estado de la Kable Principle in Australian Constitutional Law’ (2005) 16 Public Law Revisar 182, 185.

[130] Fardon [2004] HCA 46 (2004) 223 CLR 575, 592 (Gleeson CJ), 648 (Hayne J), 655𔃄 (Callinan and Heydon JJ).

[131] Ibid 596, though his Honour did not ultimately base his conclusion on that finding.

[132] Ibid 608󈝺 (Gummow J), 631 (Kirby J).

[134] (1992) 176 CLR 1, 27, where their Honours famously declared:

putting to one side the exceptional cases to which reference is made below, the involuntary detention of a citizen in custody by the State is penal or punitive in character and, under our system of government, exists only as an incident of the exclusively judicial function of adjudging and punishing criminal guilt.

[135] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 326𔃅 (Gleeson CJ). See further Precision Data Holdings Ltd v Wills (1991) 173 CLR 167, 188󈟈 (Mason CJ, Brennan, Deane, Dawson, Toohey, Gaudron and McHugh JJ).

[139] This is a feature of all community protection orders developed by Australian states in respect of sex offenders: see, eg, Community Protection Act 1994 (NSW) s 5.

[140] To the extent that federal courts do make protective orders which impose restrictions on individuals, these are more properly understood as a form of anticipatory injunctive relief sought by another party for the protection of a specific legal right in relation to proceedings over which the court already has jurisdiction. The example which the Attorney-General’s Department produced for the Senate inquiry into the Bill, and which several of the majority justices in Thomas discussed (see Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 348, 357 (Gummow and Crennan JJ)), was the power of the Family Court under s 114 of the Familia Law Act 1975 (Cth). Bail orders are also quite inapt as an analogy since the individual is clearly subjected to the jurisdiction of the court which has been enlivened on the basis that they are facing prosecution for a past criminal act.

[141] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 347𔃆 (Gummow and Crennan JJ), 507 (Callinan J).

[145] See ibid 433𔃅, where Kirby J, in dissent, systematically listed the grounds upon which distinctions could relevantly be made between the ‘unique’ scheme for control orders and all attempts at analogy.

[148] See, eg, Chu Kheng Lim v Minister por Immigration, Local Gobierno y Ethnic Affairs (1992) 176 CLR 1, 27 (Brennan, Deane and Dawson JJ).

[151] Secretary de Estado por los Hogar Department v JJ [2007] UKHL 45 [2008] 1 AC 385.

[152] The UK Parliament’s Joint Committee on Human Rights has noted that as a consequence, and despite the government’s loss in the litigation, the Home Secretary has interpreted the decision as permitting 16 hour detention and has increased the curfew under a number of non-derogating control orders accordingly: Joint Committee on Human Rights, House of Lords and House of Commons, Counter-Terrorism Policy y Human Rights (Ninth Report): Anual Renewal de Control Orders Legislación 2008, House of Lords Paper No 57, House of Commons Paper No 356, Session 2007󈝴 (2008) 13󈝺.

[153] Guzzardi v Italia (1980) 39 Eur Court HR (ser A) 33, quoted in Secretary de Estado por los Hogar Department v JJ [2007] UKHL 45 [2008] 1 AC 385, 411 (Lord Bingham).

[154] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 429󈞊 (Kirby J). See also Gearty, Can Human Rights Survive?, above n 19, 103 Fenwick, above n 12, 1340.

[162] Ibid 334 (Gleeson CJ), 347𔃆 (Gummow and Crennan JJ), 507 (Callinan J).

[166] Comunista Partido Caso [1951] HCA 5 (1951) 83 CLR 1, 272, quoted in Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 417 (Kirby J), 475 (Hayne J).

[167] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 477𔃆. In so saying, Hayne J appeared wary of the danger warned against by David Dyzenhaus of allowing the legislature ‘to create a hole that is grey rather than black [that is, distinct from absolute exceptionalism in the manner (initially) of detention at Guantánamo Bay], one in which there is the façade or form of the rule of law rather than any substantive protections’: David Dyzenhaus, los Constitution de Law: Legality en a Tiempo de Emergency (2006) 3.

[171] Leslie Zines, los Elevado Court y los Constitution (4 th ed, 1997) 198.

[172] See, eg, Domestic y Familia Violence Protection Act 1989 (Qld) s 13 Domestic Violence Act 1994 (SA) s 4.

[173] Denise Meyerson, ‘Using Judges to Manage Risk: The Case of Thomas v Mowbray’ (2008) 36 Federal Law Revisar 209, 223.

[174] By contrast, div 105 of the Criminal Code enables judicial officers acting in their personal capacity to issue preventative detention orders over individuals who may not be suspected of terrorism-related activity (but whose detention is deemed necessary for the preservation of evidence of, or relating to, a terrorist act): s 105.4(6).

[175] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 352 (Gummow and Crennan JJ).

[176] Cf ibid 479 (Hayne J). It is also worth noting that this consideration did not suggest to the majority that the law was not ‘reasonably appropriate and adapted’ to the purpose of defence when characterising div 104 under s 51(vi). This diminished the attempt by Gummow and Crennan JJ (at 363) to distinguish the legislation from the ‘vice’ of the Comunista Partido Dissolution Act 1950 (Cth) as identified by Dixon J — a failure to focus on conduct with objective standards or tests of liability: Comunista Partido Caso [1951] HCA 5 (1951) 83 CLR 1, 192.

[177] Thomas [2007] HCA 33 (2007) 233 CLR 307, 329 (citations omitted). See also at 507𔃇 (Callinan J).

[178] Ibid 429 (Kirby J), 476 (Hayne J).

[181] Courts are only called upon to issue control orders when the conditions sought would require a derogation from the UK’s obligations under the europeo Convention de Human Rights: Prevention de Terrorism Act 2005 (UK) c 2, s 4. To date, no such order has been sought by the Home Secretary, who has preferred instead to adjust the conditions attached to non-derogating orders to accord with judicial decisions as to what will not offend against the guarantees of the Convention: see Carlile, above n 37, 19.

[182] Gearty, Can Human Rights Survive?, above n 19, 126.

[183] See Bonner, above n 91, 309󈝸 Secretary de Estado por los Hogar Department v JJ [2007] UKHL 45 [2008] 1 AC 385 Secretary de Estado por los Hogar Department v MB [2007] UKHL 46 [2008] 1 AC 440. For a far less favourable appraisal, see K D Ewing and Joo-Cheong Tham, ‘The Continuing Futility of the Human Rights Act’ [2008] Public Law 668.

[185] Dyzenhaus and Thwaites, above n 60, 24.

[186] Zedner, ‘Preventative Justice or Pre-Punishment?’, above n 94, 203.

[188] Though others are certainly possible: see Paul Fairall and Wendy Lacey, ‘Preventative Detention and Control Orders under Federal Law: The Case for a Bill of Rights’ [2007] MelbULawRw 40 (2007) 31 Melbourne University Law Revisar 1072, 1085𔃄.

[189] See generally Bonner, above n 91, 265�.

[190] Zedner, ‘Preventative Justice or Pre-Punishment?’, above n 94, 183𔃅. See also Kent Roach, septiembre 11: Consequences por Canadá (2003) 75𔃇 (on the limits of ‘Charter-proofing’).


R-27 SS-104 - History

The following represents the more or less biased opinions of the author and in no way reflects on the greater wisdom and experience of you, the reader. Your comments are welcome any ongoing dialogue will be posted on this open forum to be seen by the merely curious as well as those who know you well. Thus it behooves you to observe the Marquis de Queensbury rules in your comments. "As ye sow, so shall ye reap".

The acute chest syndrome (ACS) in sickle cell disease (SCD) can be defined as:

    a new infiltrate on chest x-ray

The symptom complex may be varied, and not all symptoms are present in every episode however, some combination of these symptoms is required for this "diagnosis." The ACS is a common complication of the sickling disorders (Hb SS, Hb SC, Hb S ß + -thalassemia, Hb S ß 0 -thalassemia, etc.) and is responsible for considerable morbidity and mortality in these patients (1,2) .

Recent data from the Clinical Course of Sickle Cell Disease Cooperative Study indicate that this complication occurs with an incidence of 10,500/100,000 patients/year (2) . ACS occurs most often as a single episode, but certain patients have multiple episodes. A past history of an ACS is associated with early mortality compared to those who have never had an episode. The disorder is most common in the 2 to 4 year age group and gradually declines in incidence with age. It is believed that Hb F exerts a protective effect on those less than 2 years of age. Furthermore, the decline observed in older age groups is partially related to at least two other factors: (a) excess mortality in the group which had an ACS, and (b) fewer viral episodes in adults due to acquired immunity.

The incidence of ACS is related to genotype, where Hb SS = Hb S ß 0 -thalassemia > Hb SC = Hb S ß + -thalassemia. Additional data showed that a lower hematocrit or a higher Hb F was associated with a reduced incidence, whereas a high WBC was associated with a higher incidence. Other data indicate that recurrent episodes of ACS can lead to chronic lung disease the resulting hypoxia is associated with the onset of osteonecrosis in multiple sites and with sudden death due to myocardial infarction (3) .

The causes of the ACS are multiple thus, the terminology "ACS" does not indicate a definite diagnosis but reflects the clinical difficulty of defining a distinct etiology in the majority of such episodes. The causes of the ACS include those disorders directly or indirectly related to the sickling process, as well as causes distinct from sickling.

INFECTIOUS EPIDEMIOLOGY

Recent studies in SCD show similar findings. Poncz et al. (7) studied 102 episodes of ACS in 70 patients, using careful culture techniques, and found that they could document bacterial infection in only 12 episodes. The single most common cause was mycoplasma (16%), and viral disease at 8% was almost as frequent as the common bacterial agents. In 66% of the episodes, no etiology was established. Nearly identical findings were seen by Sprinkle et al. (8) . The report of fulminant mycoplasma pneumonia in the normal population (9) is worrisome for those with sickle cell disease (10) . On the other hand, in Curacao (11) , 43% of sputum cultures were positive in 81 episodes seen in 53 patients. The most common bacterium was H. Influenza. Both S. aureus y Klebsiella pneumoniae were more common than S. pneumoniae. Other reports have stressed the evolving importance of Chlamydiae pneumoniae and legionella even tuberculosis, cryptococcus and cytomegalovirus have been reported in SCD. Viral agents causing ACS include influenza, respiratory syncytial virus, CMV, parvovirus, adenovirus, and para influenza. Prophylactic penicillin, Pneumovax and HiB vaccination may contributed to the changing epidemiology for SCD.

However, all studies stress the fact that the majority of ACS episodes cannot be proved to be of infectious origin, and non-infectious causes must be sought very carefully. Vichinsky et al. (12) recently published a study in which 12 of 27 episodes of ACS had evidence for fat embolism as the cause. This is the first documentation of a high frequency for fat embolism in the ACS. The preliminary result from the Multi-Institutional Study of Hydroxyurea in SCD, indicating a significant reduction in ACS in those on hydroxyurea, suggests that a substantial number of ACS episodes are secondary to vascular obstruction (13) . Thus our focus on infection as the pre-eminent problem may have been misplaced. Currently, a cooperative study is attempting to establish the relationships among all of the causes of ACS listed in Table 1.

DIAGNOSIS

MANAGEMENT

Serial chest x-rays are needed to assess the extent and course of the pulmonary changes. Sin embargo, serial arterial blood gas determinations on an FiO2 of 0.21 provide a clearer picture of ongoing pulmonary function as the chest x-ray often lags physiologic events. Arterial blood gas measurements can be replaced by pulse oximetry, especially if there have been simultaneous determinations in the patient so as to establish the correlation between the two. Oxygen saturation and/or the alveolar-arterial oxygen gradient, rather than oxygen tension, provide more relevant information (19) . Careful attention to clinical parameters (vital signs, respiratory effort, overall status) is a key ingredient in assessment.

The mainstay of successful treatment is high quality supportive care. Consultation with pulmonary, infectious disease and intensive care specialists is a necessary part of management. Fluid management, oxygenation, chest physiotherapy, bronchodilators, and intermittent incentive spirometry are essential elements of management in the absence of a specific therapy that consistently ameliorates clinical course.

TRANSFUSION

Por otra parte, exchange transfusion should be given promptly whenever there is evidence of clinical deterioration. Exchange transfusion has the obvious benefit of replacing sickle cells with normal cells and preventing further sickling induced damage to the lungs or other organs, while providing better oxygen carrying capacity. The indications for exchange transfusion in the ACS have not been fully defined but include poor pulmonary function as evidenced by:

    arterial oxygen saturation (SaO2) persistently less than 80% despite aggressive ventilatory support

In addition to these indications, exchange transfusion may have a specific therapeutic action in the FES where normal red cells may bind the free fatty acids, preventing further pulmonary damage. Finally, exchange should be considered whenever there is general clinical evidence of a declining course. The objective of transfusion in these situations is life-saving, since progressive worsening of clinical status is associated with high mortality. Exchange transfusion should be done early in the course so that it has prophylactic benefit rather than late when the patient is clearly moribund.

Transfusion carries three risks that are particularly relevant to the sickle cell patient: transmission of viral disease, allo-immunization and acute hyperviscosity. Evidence for hepatitis B infection has been found in 20% of these patients (20) , while the data for hepatitis C indicate that the prevalence may be as high as 60%. Cirrhosis due to chronic active hepatitis B or C may be combined with hemosiderosis in these patients. Allo-immunization data from the pre-operative transfusion study indicate a 10% rate of new allo-antibody formation from a transfusion intervention (Vichinsky E, personal communication, 1995). Subsequent transfusion therapy has an increased risk of delayed hemolytic transfusion reaction such reactions are extremely difficult to treat since further transfusion is usually ineffective in maintaining the hematocrit. An extended phenotype match can reduce the incidence of allo-immunization (21) . The hyperviscosity syndrome may occur with mixtures of A and S cells at near normal hematocrits (22) . The syndrome is characterized by hypertension and altered mental status and/or seizure activity. Screening donor units for sickle cell trait and maintaining the post transfusion hematocrit at levels less than 35% may prevent this syndrome.

It is widely believed that a post transfusion level of hemoglobin S less than 10% is therapeutically superior to one of 20% or 30%. While data in support of this contention is lacking, the hypothesis is intuitively attractive. The simplest method of monitoring the post transfusion hemoglobin S level is by determining the percentage of sickled cells in a meta-bisulfite preparation. Alternatively, hemoglobin S can be measured by one of the common column chromatography methods.


Join GovTrack&rsquos Advisory Community

We’re looking to learn more about who uses GovTrack and what features you find helpful or think could be improved. If you can, please take a few minutes to help us improve GovTrack for users like you.

Start by telling us more about yourself:

I&rsquom a lobbyist, advocate, or other professional. I&rsquom a young person (younger than 26 years old). I&rsquom a member of a minority or disadvantaged group. I&rsquom a teacher, librarian, or other educator. Other

We hope to make GovTrack more useful to policy professionals like you. Please sign up for our advisory group to be a part of making GovTrack a better tool for what you do.

Young Americans have historically been the least involved in politics, despite the huge consequences policies can have on them. By joining our advisory group, you can help us make GovTrack more useful and engaging to young voters like you.

Our mission is to empower every American with the tools to understand and impact Congress. We hope that with your input we can make GovTrack more accessible to minority and disadvantaged communities who we may currently struggle to reach. Please join our advisory group to let us know what more we can do.

We love educating Americans about how their government works too! Please help us make GovTrack better address the needs of educators by joining our advisory group.

Would you like to join our advisory group to work with us on the future of GovTrack?

Email address where we can reach you:

Thank you for joining the GovTrack Advisory Community! We&rsquoll be in touch.


Ver el vídeo: Amado Mio - Pink Martini ft. Storm Large. Live from Seattle - 2011