Mayo de 2004 en Irak - Historia

Mayo de 2004 en Irak - Historia

Mayo de 2004 en Irak
Víctimas de EE. UU.
2 de Mayo - Nueve soldados estadounidenses murieron en Irak. La mayoría como resultado de un ataque a una base estadounidense en el oeste de Irak.

8 de mayoth- Nick Berg, de 26 años, de Filadelfia, Pensilvania, fue decapitado por extremistas musulmanes. En un video que muestra la decapitación, afirmaron haberlo hecho en venganza por el trato a los prisioneros en la prisión de Abu Gharib. Berg había estado en Irak por negocios.

17 de mayoth El presidente del Consejo de Gobierno de Irak, Izzedine Salim, murió cuando su convoy fue atacado cerca de un puesto de control estadounidense. Ocupó la presidencia del consejo desde el 1 de mayo.

21 de mayoS t Un atacante suicida mató a cinco personas en una tranquila zona residencial de Bagdad. El objetivo previsto era Abdul-Jabbar Youssef al-Sheikihili, viceministro de seguridad. Fue herido pero no muerto.


El dinero perdido de Irak puede haber sido robado, dicen los auditores

Después de la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en marzo de 2003, la administración de George W. Bush inundó el país conquistado con tanto dinero en efectivo para pagar la reconstrucción y otros proyectos en el primer año que nació una nueva unidad de medida.

Los funcionarios del Pentágono determinaron que un avión de carga Hércules C-130 gigante podría transportar $ 2.4 mil millones en ladrillos envueltos en papel retráctil de billetes de $ 100. Enviaron un avión lleno inicial de efectivo, seguido de otros 20 vuelos a Irak en mayo de 2004 en un recorrido de $ 12 mil millones que los funcionarios estadounidenses creen que es el mayor transporte aéreo internacional de efectivo de todos los tiempos.

Este mes, el Pentágono y el gobierno iraquí finalmente están cerrando los libros sobre el programa que manejó a todos esos Benjamins. Pero a pesar de años de auditorías e investigaciones, los funcionarios de Defensa de los Estados Unidos aún no pueden decir qué sucedió con $ 6.6 mil millones en efectivo, suficiente para administrar el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles o las Escuelas Públicas de Chicago durante un año, entre muchas otras cosas.

Por primera vez, los auditores federales están sugiriendo que una parte o la totalidad del efectivo puede haber sido robado, no solo extravío por un error contable. Stuart Bowen, inspector general especial para la reconstrucción de Irak, una oficina creada por el Congreso, dijo que los $ 6.6 mil millones que faltan pueden ser "el mayor robo de fondos en la historia nacional".

El misterio es una vergüenza cada vez mayor para el Pentágono y un irritante para las relaciones de Washington con Bagdad. Los funcionarios iraquíes amenazan con acudir a los tribunales para reclamar el dinero, que provino de las ventas de petróleo iraquí, los activos iraquíes incautados y los fondos excedentes del programa de petróleo por alimentos de las Naciones Unidas.

Es justo decir que el Congreso, que ya ha desembolsado 61.000 millones de dólares del dinero de los contribuyentes estadounidenses para proyectos similares de reconstrucción y desarrollo en Irak, tampoco está muy emocionado.

"El Congreso no espera tener que gastar miles de millones de nuestro dinero para compensar miles de millones de su dinero que no podemos dar cuenta y que parece que no podemos encontrar", dijo el representante Henry A. Waxman (D-Beverly Hills), quien presidió audiencias sobre despilfarro, fraude y abuso en Irak hace seis años cuando encabezó el Comité de Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes.

El robo de una suma tan asombrosa puede parecer poco probable, pero los funcionarios estadounidenses no lo descartan. Algunos contratistas estadounidenses fueron acusados ​​de desviar decenas de millones en sobornos y sobornos durante el período posterior a la invasión, especialmente en sus caóticos primeros días. Pero los funcionarios iraquíes fueron vistos como los principales infractores.

El transporte aéreo de efectivo de Estados Unidos fue una medida desesperada, organizada cuando la administración Bush estaba ansiosa por restaurar los servicios gubernamentales y una economía destrozada para dar a los iraquíes la confianza de que el nuevo orden sería una mejora drástica en el Iraq de Saddam Hussein.

La Casa Blanca decidió usar el dinero en el llamado Fondo de Desarrollo para Irak, que fue creado por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York para mantener el dinero acumulado durante los años en que el régimen de Hussein estaba bajo severas sanciones económicas y comerciales.

El efectivo fue transportado en camiones con remolque desde el depósito de divisas de la Reserva Federal, similar a una fortaleza, en East Rutherford, Nueva Jersey, hasta la Base de la Fuerza Aérea Andrews en Maryland, y luego se trasladó a Bagdad. Los funcionarios estadounidenses almacenaron el tesoro en una bóveda en el sótano de uno de los antiguos palacios de Hussein y en las bases militares estadounidenses, y finalmente distribuyeron el dinero a los ministerios y contratistas iraquíes.

Pero los funcionarios estadounidenses a menudo no tenían tiempo ni personal para mantener controles financieros estrictos. Millones de dólares fueron metidos en sacos de yute y transportados en camionetas a agencias o contratistas iraquíes, han testificado los funcionarios.

Los investigadores del Comité de Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes acusaron en 2005 de que los funcionarios estadounidenses "prácticamente no utilizaron controles financieros para contabilizar estos enormes retiros de efectivo una vez que llegaron a Irak, y hay evidencia de desperdicio sustancial, fraude y abuso en el gasto y desembolso real de los iraquíes". fondos."

Los funcionarios del Pentágono han sostenido durante los últimos seis años que podrían dar cuenta del dinero si se les da el tiempo suficiente para rastrear los registros. Pero los repetidos intentos de encontrar la documentación, o mejor aún, el dinero en efectivo, fueron infructuosos.

Los funcionarios iraquíes argumentan que se suponía que el gobierno de Estados Unidos debía salvaguardar el alijo en virtud de un acuerdo legal de 2004 que firmó con Irak. Eso hace a Washington responsable, dicen.

Abdul Basit Turki Saeed, auditor en jefe de Irak y presidente de la Junta de Auditoría Suprema de Irak, advirtió a los funcionarios estadounidenses que su gobierno acudirá a los tribunales si es necesario para recuperar el dinero faltante.

"Claramente, Irak tiene interés en cuidar sus activos y protegerlos", dijo Samir Sumaidaie, embajador de Irak en Estados Unidos.

Paul Richter cubrió el Departamento de Estado y la política exterior para Los Angeles Times desde su oficina en Washington, D.C. Anteriormente cubrió el Pentágono, la Casa Blanca y, desde la ciudad de Nueva York, la industria financiera. Se crió en Minneapolis y Washington, D.C. y se graduó de la Universidad de Clark. Dejó The Times en 2015.

Estos viajes lo llevarán a lugares invaluables y nuestros consejos profesionales lo ayudarán a profundizar.

Las acusaciones de mala conducta y "cruce de límites" inapropiado en la escuela Thacher datan de la década de 1980.

Los californianos ahora pueden acceder a una copia digital de su registro de vacunación COVID-19 como parte de un nuevo sistema presentado por el estado, dijeron las autoridades.

Disneyland y Disney California Adventure han eliminado las reglas sobre multitudes y distanciamiento. Vuelven los fuegos artificiales. Pero algunos cambios se mantendrán.

Ring proporcionó al menos a 100 agentes de LAPD dispositivos gratuitos o descuentos y los animó a respaldar y recomendar su timbre y cámaras de seguridad a la policía y al público en general.


Los otros prisioneros

El escándalo en la prisión de Abu Ghraib fue expuesto por primera vez no por una fotografía digital sino por una carta. En diciembre de 2003, una prisionera dentro de la cárcel al oeste de Bagdad logró sacar una nota de contrabando. Su contenido era tan impactante que, al principio, Amal Kadham Swadi y las otras abogadas iraquíes que habían estado tratando de acceder a la cárcel de Estados Unidos les resultó difícil de creer.

La nota afirmaba que los guardias estadounidenses habían estado violando a mujeres detenidas, que eran y son una pequeña minoría en Abu Ghraib. Varias de las mujeres ahora estaban embarazadas, agregó. Las mujeres habían sido obligadas a desnudarse frente a los hombres, dijo. La nota instaba a la resistencia iraquí a bombardear la cárcel para evitarles más vergüenza a las mujeres.

A fines del año pasado, Swadi, una de las siete abogadas que ahora representan a mujeres detenidas en Abu Ghraib, comenzó a reconstruir una imagen de abuso sistémico y tortura perpetrados por guardias estadounidenses contra mujeres iraquíes detenidas sin cargos. Descubrió que esto no solo era cierto en el caso de Abu Ghraib, sino que, como dijo, "estaba sucediendo en todo Irak".

En noviembre del año pasado, Swadi visitó a una mujer detenida en una base militar estadounidense en al-Kharkh, un antiguo complejo policial en Bagdad. "Ella era la única mujer que hablaba de su caso. Estaba llorando. Nos dijo que había sido violada", dice Swadi. “Varios soldados estadounidenses la habían violado. Ella había tratado de rechazarlos y le habían lastimado el brazo. Nos mostró los puntos de sutura. Nos dijo: 'Tenemos hijas y maridos. Por el amor de Dios, no le digas a nadie sobre esto. '"

Sorprendentemente, la investigación secreta lanzada por el ejército estadounidense en enero, encabezada por el mayor general Antonio Taguba, ha confirmado que la carta sacada de contrabando de Abu Ghraib por una mujer conocida sólo como "Noor" era total y devastadoramente precisa. Si bien la mayor parte de la atención desde que estalló el escándalo hace tres semanas se ha centrado en el abuso de hombres y en su humillación sexual frente a mujeres soldados estadounidenses, ahora hay pruebas incontrovertibles de que las mujeres detenidas, que forman una pequeña pero desconocida proporción de la 40.000 personas bajo custodia estadounidense desde la invasión del año pasado también han sufrido abusos. Nadie parece saber cuántos. Pero entre las 1.800 fotografías digitales tomadas por guardias estadounidenses dentro de Abu Ghraib hay, según el informe de Taguba, imágenes de un policía militar estadounidense "teniendo sexo" con una mujer iraquí.

Taguba descubrió que los guardias también grabaron en video y fotografiaron a mujeres detenidas desnudas. La administración Bush se ha negado a publicar otras fotografías de mujeres iraquíes obligadas a punta de pistola a desnudar sus pechos (aunque las ha mostrado al Congreso), aparentemente para evitar ataques contra soldados estadounidenses en Irak, pero en realidad, uno sospecha, para evitar más ataques domésticos. vergüenza.

A principios de este mes se supo que una mujer iraquí de unos 70 años había sido enjaezada y montada como un burro en Abu Ghraib y otro centro de detención de la coalición después de ser arrestada en julio pasado. La parlamentaria laborista Ann Clwyd, que investigó el caso y descubrió que era cierto, dijo: "La retuvieron durante unas seis semanas sin cargos. Durante ese tiempo la insultaron y le dijeron que era un burro".

En Irak, la existencia de fotografías de mujeres detenidas que sufren abusos ha provocado repulsión e indignación, pero poca sorpresa. Algunas de las mujeres involucradas pueden haber desaparecido desde entonces, según activistas de derechos humanos. La profesora Huda Shaker al-Nuaimi, politóloga de la Universidad de Bagdad que está investigando el tema para Amnistía Internacional, dice que cree que "Noor" ya ha muerto. "Creemos que fue violada y que estaba embarazada por un guardia estadounidense. Después de su liberación de Abu Ghraib, fui a su casa. Los vecinos dijeron que su familia se había mudado. Creo que la mataron".

Los asesinatos por honor no son inusuales en la sociedad islámica, donde la violación a menudo se equipara con la vergüenza y donde el estigma de ser violado por un soldado estadounidense sería, según un clérigo islámico, "insoportable". Las perspectivas de las víctimas de violación en Irak son graves; no es de extrañar que hasta ahora ninguna mujer se haya presentado para hablar sobre sus experiencias en las cárceles administradas por Estados Unidos, donde los abusos abundaban hasta principios de enero.

Uno de los aspectos más deprimentes de la saga es que, inexplicablemente, las fuerzas armadas estadounidenses continúan recluyendo a cinco mujeres en régimen de aislamiento en Abu Ghraib, en celdas de 2,5 m (8 pies) de largo por 1,5 m (5 pies) de ancho. La semana pasada, los militares escoltaron a un pequeño grupo de periodistas alrededor del campamento, donde cientos de familiares se reúnen todos los días en un polvoriento estacionamiento con la esperanza de recibir noticias.

La prisión está protegida por torres de vigilancia, una valla exterior rematada con alambre de púas y muros explosivos. En el interior, más de 3.000 hombres iraquíes se mantienen en vastos patios abiertos, en carpas marrones comunales expuestas al polvo y al sol. (El mes pasado, casi 30 detenidos murieron en dos ataques de mortero separados en la prisión, alrededor de una docena de sobrevivientes todavía están en el ala del hospital, encadenados a sus camas con cinturones de cuero). Cuando nuestro autobús se detuvo, los hombres corrieron hacia el alambre de púas. . Desplegaron pancartas y camisetas que decían: "¿Por qué estamos aquí?" "¿Cuándo vas a hacer algo con este escándalo?" "No podemos hablar libremente".

Sin embargo, las mujeres se encuentran en otra parte de la prisión, el bloque de celdas 1A, junto con 19 detenidos varones "de alto valor". Es dentro de este bloque pintado de verde oliva, que conduce a un patio de árboles saysaban verdes relucientes y arbustos de flores rosas, donde se tomaron las notorias fotografías de las tropas estadounidenses humillando a los prisioneros iraquíes, muchas de ellas el mismo día, 8 de noviembre de 2003. A El cobertizo de madera para interrogatorios está a un corto paseo. Cuando llegamos al pabellón, las mujeres nos gritaron a través de los barrotes. Un periodista iraquí trató de hablar con ellos, una soldado estadounidense lo interrumpió y lo empujó. Las ventanas de las celdas de las mujeres han sido tapiadas con nidos de pájaros en el desagüe exterior. El capitán Dave Quantock, ahora a cargo de la detención de prisioneros en Abu Ghraib, confirmó que las prisioneras están en régimen de aislamiento durante 23 horas al día. No tienen entretenimiento, tienen un Corán.

Desde que surgió el escándalo, existe un acuerdo general de que las condiciones en Abu Ghraib han mejorado. Una nueva empresa de catering superior ahora proporciona comida a los reclusos, y todos los guardias involucrados en las acusaciones originales de abuso se han ido.

Sin embargo, quedan preguntas extremadamente preocupantes sobre por qué estas mujeres vinieron a estar aquí. Al igual que otros prisioneros iraquíes, los cinco están clasificados como "detenidos por motivos de seguridad", término inventado por la administración Bush para justificar la detención indefinida de prisioneros sin cargos ni acceso legal, como parte de la guerra contra el terrorismo. Los oficiales militares estadounidenses solo dirán que son sospechosos de "actividades contra la coalición".

Dos de las mujeres son esposas de miembros de alto rango del partido Ba'ath que se han fugado, dos están acusadas de financiar la resistencia y una supuestamente tenía una relación con el exjefe de la policía secreta de Irak, Mukhabarat. Las mujeres, de entre 40 y 50 años, provienen de Kirkuk y Bagdad, ninguna ha visto a sus familias ni a sus hijos desde su arresto a principios de este año.

Según Swadi, que logró visitar Abu Ghraib a finales de marzo, las acusaciones contra las mujeres son "absurdas". "Se supone que una de ellas es la amante del exdirector del Mukhabarat. De hecho, es una viuda que solía tener una pequeña tienda. También trabajaba como taxista, transportando niños desde y hacia el jardín de infancia. tenía una relación con el director del Mukhabarat, ella apenas estaría manejando un quiosco. Son acusaciones infundadas ”, agrega enojada. "Ella es la única persona que puede mantener a sus hijos".

Las mujeres parecen haber sido arrestadas en violación del derecho internacional, no por algo que hayan hecho, sino simplemente por con quién están casadas y su potencial valor de inteligencia. Los funcionarios estadounidenses han reconocido previamente que han detenido a mujeres iraquíes con la esperanza de convencer a los parientes varones de que proporcionen información cuando los soldados estadounidenses allanan una casa y no encuentran a un sospechoso masculino, con frecuencia se llevan a su esposa o hija.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, cuyo devastador informe sobre abusos a los derechos humanos de los prisioneros iraquíes fue entregado al gobierno en febrero pero no hizo sonar las alarmas, dice que el problema radica en el sistema. "Es una ausencia de garantías judiciales", dice Nada Doumani, portavoz del CICR. "El sistema no es justo, preciso ni está adecuadamente definido".

Durante su visita a Abu Ghraib en marzo, una de las prisioneras le dijo a Swadi que la habían obligado a desvestirse delante de soldados estadounidenses. "El traductor iraquí volvió la cabeza avergonzado", dijo. Mientras tanto, la liberación de los detenidos parece ser completamente arbitraria: hace tres semanas, una prisionera que hablaba un inglés fluido y que había estado diciendo a sus guardias que los demandaría fue liberada repentinamente. "Se cansaron de ella", dice otra abogada, Amal Alrawi.

El viernes pasado, unos 300 prisioneros varones fueron liberados de Abu Ghraib, los primeros detenidos en ser liberados desde que estalló el escándalo de abusos. Otros 475 serán liberados mañana, aunque no está claro si alguna de las mujeres estará entre ellos. El general Geoffery Miller, responsable de la reforma de las cárceles militares estadounidenses en Irak, ha prometido liberar a 1.800 prisioneros en todo Irak "en un plazo de 45 días". Es probable que unos 2.000 permanezcan tras las rejas, dice. Los abogados y funcionarios iraquíes exigen que el ejército estadounidense entregue las prisiones a la administración iraquí el 30 de junio, cuando la coalición transfiera poderes limitados a un gobierno provisional designado por la ONU. La semana pasada, Miller dijo que las "negociaciones" con funcionarios iraquíes estaban en curso.

Los familiares que se reunieron en las afueras de Abu Ghraib el viernes pasado dijeron que era de conocimiento común que las mujeres habían sido abusadas dentro de la cárcel. Hamid Abdul Hussein, de 40 años, que estaba allí esperando ver liberado a su hermano Jabar, dijo que los ex detenidos que habían regresado a su ciudad natal de Mamudiya informaron que varias mujeres habían sido violadas. "Lo sabemos desde hace meses", dijo. "También escuchamos que algunas mujeres se suicidaron".

Si bien el abuso puede haber cesado, el ejército de los EE. UU. Parece no haber aprendido nada de la experiencia. Swadi dice que la última vez que intentó visitar a las mujeres en Abu Ghraib, "los guardias estadounidenses se negaron a dejarnos entrar. Cuando nos quejamos, amenazaron con arrestarnos".


Irak puede sobrevivir, pero el sueño ha muerto

Ya era hora de que el presidente Bush hablara a la nación de la guerra en Irak. Hace aproximadamente un año, era nuestra guerra y la reclamamos con orgullo. Sin duda, hubo una minoría que nunca se creyó en la expedición y realmente creyó que llegaría al duelo. Pero la mayoría de nosotros reconocimos que una cultura del terror se había arraigado en el mundo árabe. Atacamos, primero a Afganistán y luego al régimen iraquí, con una determinación más amplia de purgar el radicalismo árabe.

No es de extrañar que el presidente Bush, en el pasaje más sentido del discurso del lunes por la noche, volviera al 11 de septiembre y sus terrores. & # x27 & # x27En los últimos 32 meses, la historia ha puesto grandes exigencias a nuestro país, & # x27 & # x27, dijo. & # x27 & # x27No buscamos esta guerra contra el terror. Pero este es el mundo tal como lo encontramos. & # X27 & # x27 Instintivamente, un líder en conflicto retrocedió en una época de relativo consenso nacional.

Pero se fue la arrogancia. Enfrentémoslo: Irak no será el escaparate de Estados Unidos en el mundo árabe-musulmán. La insistencia del presidente en que había enviado tropas estadounidenses a Irak para liberar a su gente, y no para convertirlos en estadounidenses, es ahora, dolorosamente, irrelevante. El mensaje tácito del discurso fue que no se está gestando ningún gran proyecto estadounidense en Irak. Si algunos de los planificadores de la guerra habían pensado que Irak sería una base ideal para la primacía estadounidense en el Golfo Pérsico, un faro desde el cual difundir la democracia y la razón en todo el mundo árabe, esa noción claramente se ha dejado de lado.

Somos extraños en Irak y no conocíamos el lugar. Habíamos luchado contra el chiísmo radical en Irán y el Líbano en las últimas décadas, pero esperábamos una sociedad bastante secular en Irak (yo mismo escribí en ese sentido en ese momento). Sin embargo, resultó que la fe radical, tanto entre los sunitas como entre los chiítas, se elevó para llenar el vacío dejado por el colapso del viejo despotismo.

En la década que precedió a la expedición a Irak, nos habíamos saciado de la ira árabe en las calles de Ramallah, El Cairo y Ammán. Nos habíamos cansado del voluntarioso antiamericanismo. Ahora encontramos esa ira, con una intensidad aún mayor, en las calles de Faluya. Los iraquíes llevaban amordazados durante más de tres décadas. De repente se encontraron, peligrosa y radicalmente, libres. Mientras tanto, detrás de muros de hormigón y alambre de púas, los soldados y administradores estadounidenses se acurrucaban en una tierra cada vez más hostil.

En la época de nuestro triunfo, el del movimiento rápido y el derribo de las estatuas del dictador, habíamos dejado que la victoria hablara por sí misma. Ni siquiera había necesidad de amenazar a los sirios, los iraníes y los libios con un destino similar al que le sobrevino al despotismo iraquí. Sin duda, parte de ese poder disuasorio aún se mantiene. Pero nuestros enemigos han tomado nuestras medidas, han hecho un balance de nuestra discordia nacional sobre la guerra. No perseguiremos al dictador sirio hasta un agujero de araña, ni saquearemos la teocracia iraní.

Una vez que la administración habló de un & # x27 & # x27Greater Middle East & # x27 & # x27 donde se abordarían los & # x27 & # x27deficits & # x27 & # x27 de libertad, conocimiento y empoderamiento de las mujeres & # x27s, donde nuestro poder se usaría para erosionar el despotismos arraigados en el mundo árabe-musulmán. A partir del lunes por la noche, nos hemos vuelto más sobrios sobre las costumbres de los árabes.

Parece que hemos vuelto a nuestro alojamiento con el orden de poder establecido en el mundo árabe. El joven monarca jordano, Abdullah II, incluso ha dado un paso adelante para ofrecer la receta árabe milenaria para el caos en las calles de Irak & # x27s: un hombre a caballo, un & # x27 & # x27 iraquí con antecedentes militares que tiene la experiencia de ser un un tipo duro que podría mantener unido a Irak durante el próximo año. & # x27 & # x27 Ninguna espada extranjera, por rápida y poderosa que sea, podría cortar el nudo gordiano de una enredada historia árabe.

A su manera, los iraquíes habían llegado a ver su historia reciente como un paso del gobierno del tirano al gobierno de los extranjeros. Habíamos ocupado los palacios del gobernante y las prisiones del gobernante. Fue logística y necesidad, por supuesto, pero ese tipo de cambio en su mundo absolvió al pueblo iraquí, lo absolvió del peso de su propia historia, lo dejó al margen como soldados y técnicos extranjeros y encuestadores y defensores de & # x27 & # x27civic society & # x27 & # x27 tomó el control de su país.

Y ahora, en un giro familiar, el presidente Bush propone, con la aprobación de un gobierno iraquí soberano, por supuesto, la demolición de la prisión de Abu Ghraib. Limpiaríamos su vergüenza y la nuestra. Los iraquíes no habían asaltado su propia Bastilla, por así decirlo, su libertad sigue siendo un regalo estadounidense. Y no es de extrañar, verán a través de la escritura y la descartarán. Cuando nuestras excavadoras vayan a trabajar en Abu Ghraib, será un episodio más en el que los iraquíes sean espectadores de su propia historia.

En nuestra época de confianza, habíamos desesperado (con razón en mi opinión) de las Naciones Unidas y su mecanismo y su discurso diplomático. Pero ahora buscamos una salida, y un enviado nacido en Argelia, Lakhdar Brahimi, es el instrumento de nuestra liberación. De modo que ahora todos somos multilateralistas, y el enviado de una organización mundial enredada en su propio escándalo en Irak —el programa de petróleo por alimentos que administraba y ahora está investigando— nos mostrará el camino.

Irak es un territorio traicionero, pero el Sr. Brahimi nos da una promesa de precisión. Los iraquíes tendrán un presidente, dos vicepresidentes, un primer ministro y 26 ministros que gobernarán el país. Llevamos nuestras victorias donde podemos. En Faluya, los proveedores del terrorismo - hoy en día se conocen con el honorable nombre de muyahidines - están azotando en público a los vendedores de vino y licor y videos pornográficos. (Una medida de justicia, podría decirse, ha llegado finalmente a Faluya). Pero está el consuelo ofrecido sin convicción por nuestro presidente: ¡Irak tiene hoy un observador que asiste a las reuniones de la Organización Mundial del Comercio!

Las expediciones imperiales en tierras distantes y difíciles nunca son fáciles. Y un mundo árabe-islámico cargado de mortíferos medios de destrucción estaba destinado a poner a prueba nuestras almas y nuestra paciencia. Esto no es & # x27 & # x27Bush & # x27s War. & # X27 & # x27 Es - por accidente o diseño, no importa ahora - nuestra empresa más grande en el mundo extranjero desde Vietnam. Nosotros, como nación, pagamos caro todos los días. Luchamos bajo la mirada de multitudes en el mundo árabe que nos desean el mal, que creen que estamos recibiendo nuestro merecido.

Los logros que ya se han logrado en Irak y los logros que aún no se han obtenido son cada vez más abstractos y difíciles de precisar. Los costos son visibles para nosotros y desgarradores. El tono tenue y sombrío con el que ahora se describe la guerra es el comienzo de la sabiduría. En su historia moderna, Irak no ha sido amable ni gentil con su pueblo. Quizás era una locura pensar que tenía la obligación de ser más amable con los extraños.


Sitios del día Merece la pena visitar la periodista veterana Helena Cobban & # 8217s Just World News. Escribe con frecuencia sobre Oriente Medio y lo conoce bien. Abbas Kadhim, llamándolo como es. Punto de vista de un filósofo chiíta iraquí de la UC Berkeley sobre la actualidad y la crisis de Irak. Joshua Landis ha comenzado un [& hellip]

Muqtada pierde las oraciones del viernes más violencia cerca de Nayaf Reuters informa el viernes que un día después de un aparente acuerdo entre el Consejo de Gobierno Interino y Muqtada al Sadr, sus seguidores se sintieron decepcionados al descubrir que no se presentó a las oraciones del viernes en Kufa (se ha estado escondiendo en las cercanías de Najaf). Unos 5.000 seguidores tenían [& hellip]


DE LOS EDITORES The Times e Iraq

Durante el último año, este periódico ha arrojado luz brillante en retrospectiva sobre las decisiones que llevaron a Estados Unidos a Irak. Hemos examinado las fallas de la inteligencia estadounidense y aliada, especialmente en el tema de las armas de Irak y las posibles conexiones iraquíes con terroristas internacionales. Hemos estudiado las acusaciones de credulidad y exageración oficial. Ya es hora de que nos enciendamos con la misma luz.

Al hacerlo, revisando cientos de artículos escritos durante el preludio de la guerra y en las primeras etapas de la ocupación, encontramos una enorme cantidad de periodismo del que estamos orgullosos. En la mayoría de los casos, lo que informamos fue un reflejo preciso del estado de nuestro conocimiento en ese momento, gran parte de él extraído minuciosamente de agencias de inteligencia que dependían a su vez de información incompleta. Y cuando esos artículos incluían información incompleta o apuntaban en una dirección incorrecta, luego fueron superados por más información y más contundente. Así es como se desarrolla normalmente la cobertura de noticias.

Pero hemos encontrado una serie de casos de cobertura que no fue tan rigurosa como debería haber sido. En algunos casos, la información que era controvertida entonces, y parece cuestionable ahora, no estaba lo suficientemente calificada o se le permitió permanecer sin cuestionar. Mirando hacia atrás, desearíamos haber sido más agresivos al reexaminar las afirmaciones a medida que surgían nuevas pruebas, o no surgían.

Los artículos problemáticos variaban en autoría y tema, pero muchos compartían una característica común. Dependían al menos en parte de la información de un círculo de informantes iraquíes, desertores y exiliados empeñados en & # x27 & # x27 cambio de régimen & # x27 & # x27 en Iraq, gente cuya credibilidad ha sido objeto de un creciente debate público en las últimas semanas. (El más prominente de los activistas anti-Saddam, Ahmad Chalabi, ha sido mencionado como una fuente ocasional en artículos del Times desde al menos 1991, y ha presentado a los reporteros a otros exiliados. Se convirtió en el favorito de los intransigentes dentro de la administración Bush y un intermediario pagado de información de los exiliados iraquíes, hasta que sus pagos se cortaron la semana pasada). Para complicar las cosas para los periodistas, los relatos de estos exiliados a menudo fueron confirmados con entusiasmo por funcionarios estadounidenses convencidos de la necesidad de intervenir en Irak. Los funcionarios de la administración ahora reconocen que a veces cayeron en la desinformación de estas fuentes exiliadas. También lo hicieron muchas organizaciones de noticias, en particular, esta.

Algunos críticos de nuestra cobertura durante ese tiempo han centrado la culpa en reporteros individuales. Nuestro examen, sin embargo, indica que el problema era más complicado. Los editores de varios niveles que deberían haber estado desafiando a los reporteros y presionando por más escepticismo quizás estaban demasiado decididos a apresurar las primicias en el periódico. Los relatos de los desertores iraquíes no siempre se compararon con su fuerte deseo de que Saddam Hussein fuera derrocado. Los artículos basados ​​en afirmaciones nefastas sobre Irak tendían a ser exhibidos de manera prominente, mientras que los artículos de seguimiento que cuestionaban los originales a veces fueron enterrados. En algunos casos, no hubo ningún seguimiento.

El 26 de octubre y el 8 de noviembre de 2001, por ejemplo, los artículos de la página 1 citaban a desertores iraquíes que describían un campamento iraquí secreto donde se entrenaba a terroristas islámicos y se producían armas biológicas. Estas cuentas nunca se han verificado de forma independiente.

El 20 de diciembre de 2001, comenzó otro artículo de primera plana, & # x27 & # x27 Un desertor iraquí que se describió a sí mismo como un ingeniero civil dijo que trabajaba personalmente en la renovación de instalaciones secretas para armas biológicas, químicas y nucleares en pozos subterráneos, villas privadas y bajo el Hospital Saddam Hussein en Bagdad tan recientemente como hace un año. & # x27 & # x27 Knight Ridder Newspapers informaron la semana pasada que los funcionarios estadounidenses llevaron a ese desertor - su nombre es Adnan Ihsan Saeed al-Haideri - a Irak a principios de este año para señalar los sitios donde afirmó haber trabajado, y que los funcionarios no encontraron evidencia de su uso para programas de armas. Todavía es posible que se desenterren armas químicas o biológicas en Irak, pero en este caso parece que nos engañaron a nosotros, junto con la administración. Y hasta ahora no hemos informado de eso a nuestros lectores.

El 8 de septiembre de 2002, el artículo principal del periódico se tituló & # x27 & # x27U.S. Dice Hussein Intensified Quest for A-Bomb Parts. & # X27 & # x27 Ese informe se refería a los tubos de aluminio que la administración anunciaba insistentemente como componentes para la fabricación de combustible para armas nucleares. La afirmación no provino de desertores, sino de las mejores fuentes de inteligencia estadounidenses disponibles en ese momento. Aún así, debería haberse presentado con más cautela. Hubo indicios de que la utilidad de los tubos para fabricar combustible nuclear no era algo seguro, pero los indicios estaban enterrados profundamente, 1.700 palabras en un artículo de 3.600 palabras. Se permitió a los funcionarios de la administración exponer en detalle por qué esta evidencia de las intenciones nucleares de Irak & # x27 exigía que Saddam Hussein fuera desalojado del poder: & # x27 & # x27 La primera señal de una & # x27 pistola humeante & # x27, argumentan, puede ser una nube en forma de hongo. & # x27 & # x27

Cinco días después, los reporteros del Times se enteraron de que los tubos eran, de hecho, un tema de debate entre las agencias de inteligencia. Los recelos aparecieron en lo profundo de un artículo en la página A13, bajo un titular que no daba indicios de que estábamos revisando nuestra visión anterior (& # x27 & # x27Listas de la Casa Blanca Pasos de Irak para construir armas prohibidas & # x27 & # x27). El Times dio voz a los escépticos de los tubos el 9 de enero, cuando la evidencia clave fue cuestionada por la Agencia Internacional de Energía Atómica. Ese desafío se informó en la página A10 y bien podría haber pertenecido a la página A1.

El 21 de abril de 2003, mientras los cazadores de armas estadounidenses seguían a las tropas estadounidenses en Irak, otro artículo de portada declaraba, & # x27 & # x27Armas ilícitas conservadas hasta la víspera de la guerra, se dice que un científico iraquí afirma. & # X27 & # x27 comenzó de esta manera: & # x27 & # x27 Un científico que afirma haber trabajado en el programa de armas químicas de Irak & # x27 durante más de una década le dijo a un equipo militar estadounidense que Irak destruyó armas químicas y equipo de guerra biológica solo unos días antes de que comenzara la guerra, los miembros del equipo dijo. & # x27 & # x27

El informante también afirmó que Irak había enviado armas no convencionales a Siria y había estado cooperando con Al Qaeda, dos afirmaciones que eran entonces, y siguen siendo, muy controvertidas. Pero el tono del artículo sugería que este & # x27 & # x27scientist & # x27 & # x27 iraquí - que en un artículo posterior se describió a sí mismo como un funcionario de inteligencia militar - había proporcionado la justificación que los estadounidenses habían estado buscando para la invasión.

The Times never followed up on the veracity of this source or the attempts to verify his claims.

A sample of the coverage, including the articles mentioned here, is online at nytimes.com/critique. Readers will also find there a detailed discussion written for The New York Review of Books last month by Michael Gordon, military affairs correspondent of The Times, about the aluminum tubes report. Responding to the review's critique of Iraq coverage, his statement could serve as a primer on the complexities of such intelligence reporting.

We consider the story of Iraq's weapons, and of the pattern of misinformation, to be unfinished business. And we fully intend to continue aggressive reporting aimed at setting the record straight.


El chico de la historia

Buscar

Más información

Popular Pages

Wars and conflicts fought in the year 2004 are featured on this page in rough chronological order. This is an outgrowth of the popular New and Recent Conflicts página. This shows only active wars and conflicts waged in 2004. Each entry shows the name(s) fo the conflict, the year it began, the participants in the war, and any pertinent details. Included are links to pertinent History Guy pages and external links.

Iraq War (also known as: "Operation Iraqi Freedom," "Operation Telic",Gulf War II, The Third Persian Gulf War) (2003-2011) --"The Coalition of the Willing" (United States, United Kingdom, Spain, Italy, Poland, Thailand, Bulgaria) vs. Iraqi irregular forces/insurgents (believed to consist mostly of Saddam Fedayeen)

--By far the most visible, most controversial, and most significant conflict on earth in 2004. President Bush considered this a vital part of the overall War on Terror, while many, including significant numbers of Americans, did not agree that this was a legitimate part of the the anti-terror campaign. Regardless of its inclusion or not in the War on Terror, the war in Iraq continued through 2004, despite the Dec. 2003 capture of Saddam Hussein. By 2004, American and allied forces were dealing with a growing insurgency.

Gulf War II --History Guy page under construction

Afghanistan War (also known as: "Operation Enduring Freedom,") (2001-Present) --United States, Afghan government vs. Taliban and al-Qaeda. As of the start of 2019, this war is ongoing, though the total number of American and other Western forces are greatly reduced. The Taliban and al-Qaida are strong in the countryside.

al-Qaeda War (also known as: "Operation Enduring Freedom,") (2001-Present) --United States, Afghan government

Burundi Civil War (1994-Present) --Burundi Government vs. Hutu rebels

Chechen War (also known as: the Second Chechen War) (1999-Present) --Russian Government vs. Chechen irregulars/insurgents. After the initial Russian invasion of semi-independent Chechyna in 1999, the conflict settled down to a classic guerilla war pitting the Russian military and security forces against both urban and rural-based guerilla fighters. Over the past several years, the Chechens have taken the war to Russia's heartland with several deadly terrorist attacks agains Russian civilian targets, the most famous such attack being the seizure of a Moscow movie theater, which resulted in hundreds of casualties.

Columbian Civil War (1964-Present) --Columbian Government (with increasing aid from the United States vs. Marxist rebels and various narcotics cartels.

Israel-Palestinian War (also known as: al-Aqsa Intifada, 2nd Intifada) (2001-Present ) --Israel vs. Palestinian Authority, Hamas, Islamic Jihad and other Palestinian militias and guerilla groups. While overall violence has subsided, Palestinian suicide attacks still occur. as do Israeli strikes at Palestinian targets. Both types of actions often initiates a new cycle of attacks. As of 01-07-04, the prospect of a lasting peace are remote.

Cote de Ivorie (Ivory Coast) Civil War (2002-2007) --Ivory Coast Government vs. (mostly) Muslim rebels. France has several thousand "peacekeeping" troops in the nation, but France clearly favors the government.

Nepal Civil War (1994-2006) --Nepal Government vs. Marxist rebels. The rebels seek to destroy the Royal Monarchy and replace it with a Marxist/Maoist system.


The Oil-for-Food Scandal

Fox News’s Fred Barnes calls it “the biggest scandal in human history.” American soldiers may be dying in Iraq because of it, says Bill O’Reilly. It proves that the United Nations is a failed, incompetent institution—and that its leader, Kofi Annan, must be sacked, says many a Republican on Capitol Hill.

Conservatives everywhere are in high dudgeon over the U.N. oil-for-food scandal. And certainly, the tale of how Saddam Hussein evaded and exploited U.N. sanctions to reap more than $21 billion in illegal profits from 1990 to 2003 is tawdry and venal. But it’s also not quite as simple as Fox News claims. The details are complicated, and pinning blame isn’t easy. Here’s a guide to the key players and their roles:

Saddam Hussein. His defiance of America may have been stupid, but Saddam was brilliant at manipulating U.N. sanctions. After Saddam invaded Kuwait in 1990, the United Nations barred him from profiting from sales of his country’s vast oil supplies. The ban was meant to keep him from rebuilding his military and pursuing a nuclear weapons program. But it also deprived the Iraqi economy of its main export, leading to hunger and deprivation among his people—a condition Saddam both exacerbated (by hoarding what wealth his country did possess) and publicized to win international sympathy. Support for the sanctions gradually eroded, and in 1996 the United Nations created the oil-for-food program, through which Iraq could resume oil sales to pay for humanitarian goods such as food and medicine.

Saddam exploited the renewed oil flow in three ways. First, he simply ignored the sanctions and illegally sold oil to Syria, Turkey, Jordan, and other countries, with no U.N. supervision. These sales furnished him with by far his biggest source of illicit income—about $13.6 billion, according to a Senate subcommittee investigation.

Second, Saddam and his minions used tricky pricing schemes, surcharges, and kickbacks to milk another $7 billion or more from oil buyers and sellers of humanitarian supplies. These schemes were possible because Saddam had successfully argued at the United Nations that as a sovereign nation, Iraq should be allowed to negotiate contracts directly. Legitimate Iraqi oil profits went to a U.N.-controlled escrow account, but kickbacks were secretly routed by complicit companies to hidden regime bank accounts. Saddam also received kickbacks from goods Iraq purchased with oil money.

Third, Saddam bribed foreign officials and others. He oversaw a list of people who were given vouchers to buy Iraqi oil at below-market price—essentially, multimillion-dollar buy-offs. Their apparent purpose was to win Saddam defenders in his fight to lift U.N. sanctions. Beneficiaries allegedly included oil company executives (mostly from Russia, China, and France) some prominent politicians (including Russia’s notorious Vladimir Zhirinovsky, a French interior minister, and the president of Indonesia) and at least one journalist (a Syrian).

Kofi Annan. When the Ghanaian diplomat took over the United Nations in early 1997, Slate’s David Plotz—responding to some helpful Annan diplomacy in Iraq—showed pleasant surprise at a secretary-general who “has begun to do the improbable: restore America’s faith in the United Nations and the United Nations’ faith in America.” That didn’t last long. Annan criticized the 1999 U.S. bombing in Kosovo, which was not conducted under U.N. auspices, called the U.S. invasion of Iraq “illegal,” and most recently criticized last month’s American assault on Fallujah.

Of course, in the oil-for-food case, conservatives and other Annan critics typically frame the issue as one of responsibility, not a long-standing beef with Annan. Escribiendo en el Wall Street Journal earlier this month, Minnesota Sen. Norm Coleman, who is leading a Senate investigation into the scandal, argued that “the most extensive fraud in the history of the U.N. occurred on [Annan’s] watch” and that Annan “must … be held accountable.”

Annan hurt himself by responding slowly as new details about oil-for-food corruption emerged from Iraqi files that were discovered after the war and from regime officials who were captured. And he’s put off Coleman and others by not granting Senate investigators full access to U.N. documents and personnel. But Annan has made efforts to get to the bottom of things. In April he appointed former U.S. Federal Reserve Chairman Paul Volcker to mount an internal U.N. investigation. Indeed, both President Bush and Britain’s Prime Minister Tony Blair have signaled their support for Annan, as has the U.N. General Assembly, where earlier this month he received a long standing ovation.

Kojo Annan. Annan-bashing spiked after it surfaced that Cotecna, a Swiss trade inspection company that won a $4.8 million contract under the oil-for-food program, was making payments to Kofi’s son, Kojo. Kojo worked for Cotecna from 1996 to 1998, the year the company was contracted to monitor oil-for-food shipments into Iraq. U.N. officials had previously said that payments to Kojo ended soon after he left Cotecna. But last month Kofi Annan, calling himself “very disappointed and surprised,” admitted that Kojo received monthly payments of $2,500 until at least last February. No one has implicated Kofi Annan in the awarding of Cotecna’s contract, however. Cotecna says Kojo had no role in its U.N. work and that the payments to him were part of an agreement to keep him from working for any of the company’s competitors after he left his job.

Benon Sevan. Sevan, a Cypriot, ran the U.N. office in charge of monitoring the oil–for-food program. He is more directly accountable for its corruption than Annan. By many accounts, Sevan brushed off reports of corruption within the program as early as 2000. More damning, a CIA-commissioned report on Saddam’s weapons and finances by former U.N. inspector Charles Duelfer charges that Sevan received vouchers for millions of barrels of Iraqi oil—which, if true, would explain his willingness to look the other way at wider corruption. But Sevan denies the allegations, and his defenders cite a few instances where he did flag reports of corruption for Security Council members but was largely ignored. Sevan’s allies also say he is a humanitarian who was mainly concerned with sustaining a program that helped hungry people caught in a geopolitical struggle, not an auditor looking to pick fights over bookkeeping.

Defenders of Annan and Sevan. Pro-U.N. Westerners, such as the New York Times editorial board and the British journalist William Shawcross, argue that the United Nations as an organization wasn’t responsible for policing the oil-for-food program. That was the job of member nations, particularly the Sanctions Committee, which included the United States. And the United States was most determined to maintain sanctions on Saddam Hussein. American officials, defenders insist, knew about corruption within the oil-for-food program but were willing to accept a little graft in order to maintain the sanctions that hampered Saddam’s weapons development plans. Meanwhile, the United States more or less openly condoned Saddam’s multibillion-dollar illegal oil trade with American allies such as Jordan, Turkey, and Egypt. “This was a bit of a special arrangement here,” former U.N. Ambassador John Negroponte explained in an April Senate hearing, to avoid “unnecessarily and unfairly penaliz[ing] the people of Jordan [and other countries] from the negative economic consequences of sanctions on Iraq.”

Bush, for his part, has two reasons not to alienate Annan. He surely wants as much U.N. support as possible for next month’s elections in Iraq and beyond. Bush may also conclude that Annan is as good as it gets, since any replacement will almost surely be at least as hostile to U.S. policy and probably perhaps far more so.

U.N. haters. The oil-for-food scandal is a legitimate one, but recently it’s been driven—and often distorted—by people who seem interested in undermining the United Nations’ overall authority. Conservatives resent the share that the United States pays of the body’s dues—22 percent, down from 25 percent—and fume when the body doesn’t reflect American interests 100 percent. The scandal presents a chance for payback.

Everyone here deserves some blame for Saddam’s outlandish thievery. But what was the ultimate damage? Negroponte has told the Senate that the program largely met its goal of “creating a system to address the humanitarian needs of the Iraqi civilian population, while maintaining strict sanctions enforcement of items that Saddam Hussein could use to rearm or reconstitute his WMD program.” The program did save lives: Average daily calorie intake nearly doubled in Iraq from 1996 to 2002. And Saddam never reconstituted the nuclear weapons program that was the ostensible reason for last year’s invasion. The greatest tragedy of the oil-for-food program may be that, for all its Byzantine corruption, we never realized just how effective it was.


Timeline of US involvement in Iraq

June 11, 2014: This image made from video posted by Iraqi0Revolution, a group supporting the Al Qaeda breakaway Islamic State of Iraq and the Levant, which has been verified and is consistent with other AP reporting, shows a militant standing in front of a burning Iraqi Army Humvee in Tikrit, Iraq. (AP/Iraqi0Revolution)

October 2002 -- Congress agrees on U.S. involvement in Iraq and President George W. Bush signs authorization of military force on Oct. 16, 2002.

March 19, 2003 -- The U.S. launches an attack against Iraq after a deadline for Iraqi President Saddam Hussein expires.

April 9, 2003 -- American forces in Baghdad topple a statue of Saddam Hussein, signaling the end of an era for the leader.

May 1, 2003 -- President Bush, speaking on the USS Abraham Lincoln, says major combat operations in Iraq will be ended.

December 13, 2003 -- Saddam Hussein is captured after being found hiding inside a hole outside of his hometown of Tikrit.

April 2004 -- Images emerge of prisoner abuse by American military personnel at the Abu Ghraib prison.

June 28, 2004 -- The U.S.-led coalition hands over power to the interim Iraq government.

November 2004 -- The U.S. leads a major offensive against insurgents in the city of Fallujah.

December 30, 2006 -- Saddam Hussein is hanged after being found guilty in Iraqi courts of crimes against humanity.

January 10, 2007 -- President Bush announces the deployment of 30,000 additional troops to Iraq.

November 2008 -- Iraq’s parliament approves a security pact with the U.S. that calls for the removal of all American troops by the end of 2011.

October 2011 -- President Barack Obama announces end of Iraq war. He says troops will be withdrawn by the end of the year.

December 2011 -- Final U.S. troops leave Iraq.

January 2014 -- Al Qaeda-inspired militants from the Islamic State of Iraq and the Levant – also known as the Islamic State of Iraq and Syria (ISIS) – capture the city of Fallujah and other territory in the Sunni-dominated Anbar province, which lies west of Baghdad.

April 2014 -- Iraqis vote in the first parliamentary elections with the withdrawal of U.S. troops.

June 10, 2014 -- The ISIS overrun parts of the country’s second largest city, Mosul. An estimated 500,000 people flee from the city as security forces abandoned their posts.

June 11, 2014 -- The ISIS takes control of Saddam Hussein's hometown of Tikrit, as soldiers and security forces once again abandon their posts.

June 12, 2014 -- The ISIS vows to march onward to Iraq’s capital, Baghdad.


Inteligencia

The Abu Ghurayb, [Abu Ghraib] prison, located approximately 20 miles west of Baghdad, is where Saddam Kamal (who was head of the Special Security Organization) oversaw the torture and execution of thousands of political prisoners. The prison was under the control of the Directorate of General Security (DGS) also known as the Amn al-Amm.

As many as 4000 prisoners were executed at Abu Ghraib Prison in 1984. At least 122 male prisoners were executed at Abu Ghraib prison in February/ March 2000. A further 23 political prisoners were executed there in October 2001.

The facility occupies 280 acres with over 4 kilometers of security perimeter and 24 guard towers. The prison is composed of five distinct compound each surrounded by guard towers and high walls. Built by British contractors in the 1960s, Abu Ghraib is a virtual city within a city. The political section of Abu Ghraib was divided into "open" and "closed" wings. The closed wing housed only Shi'ites. The open wing held all other varieties of real or suspected activists. The "closed" wing was so named because its inmates -- at least until 1989 -- were permitted no visitors or outside contact. Cells measured approximately four meters by four meters and held an average of 40 persons.

As of 2001 Abu Ghraib prison, west of Baghdad, may have held as many as 15,000 persons, many of who were subject to torture. Hundreds of Fayli (Shi'a) Kurds and other citizens of Iranian origin, who had disappeared in the early 1980's during the Iran-Iraq war, reportedly were being held incommunicado at the Abu Ghurayb prison. Such persons have been detained without charge for close to 2 decades in extremely harsh conditions. Many of the detainees were used as subjects in the country's outlawed experimental chemical and biological weapons programs.

As of early 2002 the Iraqi government reported to the US that sum of 12.2 million Iraqi dinars had been earmarked for the construction of six prison blocks, four in the Abu Ghraib prison and two in the governorate of Babil prison, to accommodate 7,200 prisoners. The work had already begun. Ongoing construction activity, apparent as of mid-November 2002, suggests that Iraqi regime was planning for an increase in prison population either due to increased repression or an increase in anti-governmental activity. Four new prison compounds appear to be in the early stages of construction. The foundation and footings are either being dug or concrete has been poured.

Saddam Hussein declared an unprecedented amnesty to thank the Iraqi people for their "unanimity" in the referendum of October 2002, which extended his powers for another 7years. The "full and complete amnesty" applied to any Iraqi imprisoned or arrested for political or other reason but reportedly murderers on a death row will be released only with consent of the victims' families. Iraq's Revolutionary Command Council (RCC), the state's supreme authority, issued an amnesty to all prisoners in Iraq.

When Saddam announced his general amnesty for virtually all the nation's prisoners, the mob that assembled outside the Abu Ghraib prison started what looked like a traditional anti-American rally. They chanted praises to their dictator and shouted "Down Bush!" But the mood changed once it became clear the prisoners could bust through the gates without any resistance from guards. One guard turned toward an American photographer, smiled, stuck a thumb up and said, "Bush! Bush!"

Abu Ghraib prison was reported to be deserted following the amnesty. However, many prisoners remained unaccounted for and according to one report Iraqi TV acknowledged that there was no freedom for those convicted of "the crimes of spying for the Zionist entity [Israel] and United States" although it fails to give numbers. According to another news report authorities claimed that 13,000 inmates were released from Abu Ghraib prison, however numbers were unconfirmed.

There have been several press reports of mass graves within the perimeter or near the prison, but this is not apparent from imagery alone. Further analysis using ground truth imagery and human sources may help confirm the existence and location of any mass graves.

This commercial satellite imagery should prove valuable to human rights groups and the effort to bring those guilty of abuses and war crimes to trial in the future.

The Iranian dissident group Mujahedeen Khalq was based at Abu Ghraib, west of Baghdad, but the MEK Camp is a separate and distinct facility.

On May 24, 2004, and following the continued scandal posed by abuses of detainees at Abu Ghraib, President G.W. Bush announced in a speech that the Abu Ghraib prison would be destroyed upon the completion of a new, modern prison to replace it:

Baghdad Central Detention Center (BCCF)

Baghdad Central Detention Center was formerly known as Abu Ghurayb Prison.

In late April 2004, a number of photographs surfaced which depicted abuse and torture of Iraqi prisoners held at the Abu Ghurayb prison while in US custody. Some of the pictures published depict US soldiers, both men and women in military uniforms, laughing and giving thumbs-up signs while posing with naked Iraqi prisoners made to stand, stacked in a pyramid or positioned to perform sex acts. This follows the March 2004 announcement by the US Army that six members of the 800th Military Police Brigade were being investigated for allegedly abusing about 20 prisoners at Abu Ghurayb.

As of early May 2004, the 16th Military Police Brigade and the 504th Military Intelligence Brigade had been assigned responsibility over Abu Ghurayb, with the chain of command changed with both unit reporting directly to the U.S. commander in charge of the military's prisons in Iraq, Maj. Gen. Geoffrey D. Miller.

As of mid-September 2004, the facility was reportedly equipped with a new $26 million hospital.

Camp Vigilant Compound

Camp Vigilant is a tented area that can hold 600 detainees. Each unit in Camp Vigilant consists of five 40-foot long tents. As of July 2004, this compound was the least populated of the facilities contained within Abu Ghraib. It was under the complete control of the US Armed Forces.

Camp Ganci / Ganci Encampment

Camp Ganci is a tented area that consists of eight encampments with a total capacity of 4,800, and, as of May 2004, held 3,200 detainees. The camp was named after a New York City firefighter who died on September 11, 2001. Detainees held at Camp Ganci were housed in 25-man tents each tent being surrounded by sandbags stacked three high on all sides, and each cellblock fitted with several concrete bunkers to protect detainees from mortar attacks. Mortar attacks from outside the prison were one of the biggest threats facing the detainees. Each cellblock has a detainee "mayor" who helps resolve issues. Detainees held at Camp Ganci all were allowed to retain their civilian clothing.

As of August 2004, only 500 detainees remained in Camp Ganci. Many of the other detainees had been moved to Camp Redemption. Camp Ganci will be razed to make way for a new compound to hold detainees who are about to be released.

Camp Avalanche/Camp Redemption

In May 2004 many prisoners from Camp Ganci and Camp Vigilant were moved to a new tented area, called Camp Avalanche. The prisoners live in tents on concrete, reducing the level of dust. Fans are used for cooling and the camp has more showers for prisoners.

In May 2004, detainees at Camp Ganci were moved to the newly-opened detention facility, Camp Redemption, also located at Abu Ghurayb Prison. There was some confusion on whether Camp Avalanche and Camp Redemption were the same or two separate camps within Abu Ghraib. It appears that, as of May 27, 2004, Camp Avalanche was renamed Camp Redemption at the suggestion of a visiting member of the Iraqi Governing Council. Camp Redemption has the capacity to hold about 3000 detainees.

Camp Redemption featured several improvements over Camp Ganci in order to make the detainees more comfortable. For starters, Camp Redemption is covered in gravel whereas Camp Ganci was all mud. In addition, tents here have wooden floors, and prisoners are provided with cots. The number of showers available to the detainees will also increase. And most importantly, as a result of having access to electricity, Camp Redemption has heating and air conditioning in the tents. Camp Redemption also contains at least one "U-bunker," which is an aboveground concrete bomb shelter. This bunker, along with sandbags stacked around the detainees' tents, serves as some protection from outside attacks, such as mortar attacks.

During visits with families, a US soldier will take a picture of the detainee with their family. The detainee and their family are each given copies of the photo.

Hard Site

The Hardsite was what the US military called the cell box complexes of Abu Ghraib prison that had been refitted to US military specifications.

The Hardsite is the part of the Abu Ghurayb Prison in which the abuses of Iraqi detainees described in the Taguba Report took place. According to DoD, only the most dangerous prisoners and those most valuable in terms of intelligence value are held in the hardsite.

As of mid-May 2004, the hardsite also housed the prison's only five women prisoners and about 1,400 Iraqi criminals, who were managed by the Iraqi corrections system. The women prisoners at Abu Ghraib were guarded by at least two female military police officers each shift to ensure modesty, though two of them were set to be released in a matter of days.


Ver el vídeo: La historia de Iraq, una cronología