Batalla de San Jacinto

Batalla de San Jacinto

El 21 de abril de 1836, durante la guerra de Texas por la independencia de México, la milicia de Texas bajo Sam Houston (1793-1863) lanzó un ataque sorpresa contra las fuerzas del general mexicano Antonio López de Santa Anna (1794-1876) en la Batalla de San Jacinto, cerca de la actual Houston, Texas. Los mexicanos fueron completamente derrotados y cientos fueron hechos prisioneros, entre ellos Santa Anna. A cambio de su libertad, Santa Anna firmó un tratado reconociendo la independencia de Texas.

Batalla de San Jacinto: antecedentes

Después de obtener su independencia de España en la década de 1820, México dio la bienvenida a colonos extranjeros a la escasa población de Texas, y un gran grupo de estadounidenses liderados por Stephen F. Austin (1793-1836) se asentaron a lo largo del río Brazos. Los estadounidenses pronto superaron en número a los mexicanos residentes y, en la década de 1830, los intentos del gobierno mexicano de regular estas comunidades estadounidenses semiautónomas llevaron a la rebelión. En marzo de 1836, en medio del conflicto armado con el gobierno mexicano, Texas declaró su independencia de México.

Los soldados voluntarios de Texas inicialmente sufrieron una derrota contra las fuerzas del general Antonio López de Santa Anna; las tropas de Sam Houston se vieron obligadas a retirarse hacia el este, y el Álamo (un fuerte cerca de la actual San Antonio que fue ocupado por un pequeño pero decidido grupo de Las fuerzas de Texas a partir de diciembre de 1835) cayeron en marzo de 1836.

Batalla de San Jacinto: abril de 1836

De marzo a mayo, las fuerzas mexicanas volvieron a ocupar El Álamo. Para los tejanos, la Batalla del Álamo se convirtió en un símbolo de resistencia heroica y un grito de guerra en su lucha por la independencia. El 21 de abril de 1836, Sam Houston y unos 800 tejanos derrotaron a la fuerza mexicana de Santa Anna de aproximadamente 1,500 hombres en la batalla de San Jacinto, gritando "¡Recuerden el Álamo!" y "¡Recuerda a Goliad!" mientras atacaban. La victoria aseguró el éxito de la independencia de Texas: a mediados de mayo, Santa Anna, que había sido hecho prisionero durante la batalla, firmó un tratado de paz en Velasco, Texas, en el que reconocía la independencia de Texas a cambio de su libertad. Sin embargo, el tratado fue posteriormente derogado y las tensiones se acumularon a lo largo de la frontera entre Texas y México.

Los ciudadanos de la llamada República de la Estrella Solitaria eligieron a Sam Houston como presidente y respaldaron la entrada de Texas a Estados Unidos. Sin embargo, la posibilidad de que Texas se uniera a la Unión como estado esclavista retrasó cualquier acción formal del Congreso de los Estados Unidos durante más de una década. Finalmente, en 1845, el presidente John Tyler (1790-1862) orquestó un compromiso en el que Texas se uniría a los Estados Unidos como estado esclavista. El 29 de diciembre de 1845, Texas ingresó a los Estados Unidos como el estado número 28, ampliando las diferencias en Estados Unidos sobre el tema de la esclavitud e iniciando la Guerra México-Estadounidense (1846-48).


DE VUELTA AL DÍA: Massacre Canyon llamado así por la batalla india

Massacre Canyon es una grieta pequeña y plana en el área de Badlands, por lo demás montañosa y empinada, del condado de Riverside.

Caracterizado por lados muy altos y empinados, el cañón está ubicado al noroeste de Gilman Hot Springs, a lo largo de la autopista 79 entre Lamb’s Canyon Road y San Jacinto. Un arroyo perenne lo atraviesa, alimentado por manantiales en el Portrero al suroeste de Beaumont.

El arroyo entra en Massacre Canyon en el norte en Massacre Canyon Falls, donde cae sobre una pared de roca sólida de 12 pies para continuar a través del cañón y hacia la llanura de San Jacinto. Si bien la mayoría de la gente no sabe de su existencia, la historia que hay detrás es una parte indeleble de la tradición del Valle de San Jacinto.

Massacre Canyon recibió su nombre durante los primeros días del asentamiento estadounidense en el Valle de San Jacinto. Según Rena Fowler, quien escribió una historia del Valle de San Jacinto en 1912, muchos de los indios Soboba locales hablaron de una batalla que enfrentó a los indios Temecula con los del pueblo de Ivah, ubicado cerca de la actual comunidad de Gilman Hot Springs. El viejo Victoriano, el último de los jefes hereditarios de los indios Soboba, relató la historia de cómo un día se vio a los Temeculas recolectando semillas de la planta de Chía en áreas del Valle de San Jacinto reclamadas por los Ivahs. La planta de chía, identificada como Salvia Columbariae por David Prescott Barrows, creció en muchas partes del oeste del condado de Riverside.

Las semillas eran una importante fuente de alimento, y cuando la planta falló en el Valle de Temecula debido a la sequía, las Temeculas la buscaron en otra parte. Un contingente de alto rango fue enviado desde Ivah para detener la incursión, pero las discusiones para aliviar el problema se rompieron cuando uno de los Temeculas disparó contra los Ivahs. Los dos bandos se prepararon para el combate y se encontraron al día siguiente en la batalla. Durante la mayor parte del día, la batalla se prolongó y se cobró la vida de muchos en ambos lados. Sin embargo, cuando los Temeculas recibieron refuerzos al final del día, los Ivahs se retiraron a lo que ahora se llama Massacre Canyon.

Las altas y empinadas paredes del cañón no dejaban salida, y los Ivahs continuaron retrocediendo. Aproximadamente a media milla dentro del cañón se encuentra Massacre Canyon Falls, y la parte transitable del cañón llega a un final abrupto en lo que solo se puede describir como una habitación, encerrada en tres lados por paredes de roca oscura y cortante. Estos muros de cizallamiento atraparon a los Ivahs restantes y, según la Sra. Fowler, los Ivahs lucharon "... hasta la muerte, una pelea en la que el vencedor no tuvo piedad, los vencidos no buscaron ninguna".

Al escuchar la historia unos 350 años después de muchos de los Sobobas locales, los primeros residentes estadounidenses del Valle de San Jacinto apodaron el área Massacre Canyon.

Durante el apogeo de Gilman Hot Springs, Massacre Canyon fue una excursión popular para una excursión de un día. Hoy en día, se puede encontrar gente caminando a lo largo del lecho del arroyo o intentando escalar las laderas empinadas, aunque ese ejercicio puede ser particularmente peligroso y algunas personas han resultado heridas o incluso muertas en el intento. Voy por las cataratas y la vista, ¡y me mantengo alejado de los lados!


La batalla de San Jacinto, 21 de abril de 1836

Como comandante en jefe de la revolución de los colonos de Texas contra México, Sam Houston mantuvo su fuerza preparada y esperó su oportunidad de atacar el gran esfuerzo final de México para aplastar la rebelión en la Batalla de San Jacinto. Las filas del Ejército de Texas aumentaron gradualmente en reacción a las matanzas mexicanas de los rebeldes en El Álamo y Goliad. Las fuerzas de Houston siguieron a los mexicanos mientras el presidente mexicano Antonio López de Santa Anna avanzaba por la costa de Texas en una campaña dirigida a los baluartes y centros de la rebelión.

La batalla de San Jacinto 1836. Imagen tomada del libro American Battles and Campaigns

El 21 de abril, los exploradores de Houston localizaron a un incauto Santa Anna y su ejército vivaquearon en el lado de los texanos del río homónimo, cerca de la moderna Houston. Houston con unos 900 hombres se movió sigilosamente contra el campamento fortificado de Santa Anna. 1360 mexicanos fueron sorprendidos tomando su comida del mediodía mientras Santa Anna y sus oficiales estaban haciendo planes para atacar y aniquilar a los tejanos.

Con dos cañones ligeros enviados desde Ohio, el ejército de Houston inició un asalto precipitado, con la caballería de los texanos en los flancos mientras avanzaban rápidamente hacia el campamento mexicano, el número y los movimientos de los texanos protegidos por los árboles a la orilla del río. ¡Recuerda el Álamo! ¡Acuérdate de Goliad! ”Fue la primera advertencia que los mexicanos tuvieron del ataque, Santa Anna se puso en fuga sin tiempo para ponerse la pierna artificial. En apenas 16 minutos, 630 mexicanos habían perecido en una derrota desordenada, con 200 heridos más, en comparación con solo nueve tejanos cayendo. Los tejanos que los perseguían capturaron a otros 700 miembros del ejército quebrado durante el día siguiente, entre ellos Santa Anna. Los tejanos obligaron al capturado Santa Anna a firmar un tratado reconociendo la independencia de Texas, que México luego repudió, pero no tomó ninguna otra acción militar para reconquistar el territorio rebelde.

Pintura de la batalla de San Jacinto-1895 de Henry Arthur McArdle (1836-1908). Por Henry Arthur McArdle. La imagen es de dominio público a través de Wikimedia.com

Dr. Chris McNab es el editor de AMERICAN BATTLES & amp CAMPAIGNS: A Chronicle, desde 1622 hasta el presente y es un especialista experimentado en técnicas de supervivencia urbana y en la naturaleza. Ha publicado más de 20 libros que incluyen: How to Survive Anything, Anywhere & # 8212 una enciclopedia de técnicas de supervivencia militares y civiles para todos los entornos & # 8212 Special Forces Endurance Techniques, First Aid Survival Manual y The Handbook of Urban Survival. En su país natal de Gales, Reino Unido, Chris brinda instrucción sobre técnicas de caza en la naturaleza y también es un experimentado instructor de artes marciales.


Foto de supervivientes de la batalla de San Jacinto

Fotografía de los sobrevivientes de la batalla de San Jacinto, en una reunión de la Asociación de Veteranos de Texas en Galveston c. 1880. Fila central, tercera desde la izquierda: Valentine Ignatius Burch del condado de Tyler, Texas. Fila central, segunda desde la izquierda: Valentine Burch. Primera fila, segundo desde la derecha: George Petty del condado de Washington.

Descripción física

Ancho: 20,3 cm x Alto: 25,4 cm

Información de creación

Contexto

Esta fotografía es parte de la colección titulada: Objetos del Museo Estrella de la República y fue proporcionada por el Museo Estrella de la República a The Portal to Texas History, un repositorio digital alojado por las Bibliotecas UNT. Ha sido visto 3852 veces, 28 en el último mes. Más información sobre esta fotografía se puede ver a continuación.

Personas y organizaciones asociadas con la creación de esta fotografía o su contenido.

Fotógrafo

Audiencias

¡Consulte nuestro sitio de Recursos para educadores! Hemos identificado esto fotografía como un fuente principal dentro de nuestras colecciones. Los investigadores, educadores y estudiantes pueden encontrar esta fotografía útil en su trabajo.

Proporcionado por

Museo Estrella de la República

Ubicado en el Sitio Histórico Estatal Washington-on-the-Brazos, la misión del Museo es recolectar y preservar la cultura material de la República de Texas.


Sitio histórico estatal del campo de batalla de San Jacinto

"¡Recuerda el Álamo!" "¡Recuerda a Goliad!" Gritaron las tropas texanas lideradas por el general Sam Houston cuando sorprendieron al ejército mexicano que acampó aquí en 1836. La decisiva Batalla de San Jacinto resultó en la independencia de Texas de México. Este parque de 1,200 acres incluye el imponente Monumento de San Jacinto y el Museo de Historia de San Jacinto. Siga los pasos de los soldados texanos en los terrenos, explore el museo y suba en el ascensor hasta la cima del monumento para contemplar a vista de pájaro el lugar donde se ganó la independencia de Texas.


Batalla de San Jacinto - HISTORIA

1. Scott & # 146s & # 147Independence & # 148 Flag, mediados de septiembre. 1835: El comité local de vigilancia y seguridad envió un llamado a las armas alrededor del 19 de septiembre de 1835 en respuesta a la noticia de que el general Cos planeaba una invasión de Texas. Aproximadamente 30 hombres respondieron a la llamada en Lynchburg y fueron completamente equipados por William Scott. Decidió que debería hacerse una bandera. Charles Lanco, con la ayuda de la Sra. Joseph Lynch en Lynchburg hizo la bandera (probablemente antes de la bandera de Dodson & # 145). & # 147Cuatro yardas de seda azul donada por Scott con una estrella pintada de blanco y la palabra & # 147Independencia & # 148 James L. McGahey llevó la bandera a la batalla de Concepción (28 de octubre) (pero había echado la siesta saco en San Felipe para que no haya volado), donde se lo dio a Thomas B. Bell, quien lo voló en el Grass Fight (26 de noviembre) y quizás en la (etapa final del) Asedio de Bexar. & # 148 & lt1 & gt

2. Dodson & # 146s & # 147Lone Star & # 148 flag, mediados de septiembre :. También respondiendo a la convocatoria de voluntarios del 19 de septiembre de 1835, el Capitán Andrew Robinson, Jr. creó una empresa en la comunidad de Harrisburg. Hecho por Sarah Dodson para su esposo, el teniente Archelaus Bynum Dodson para su compañía de voluntarios. Confeccionado en percal (algodón), cuadrados azules, rojos y blancos de igual tamaño. & # 147La estrella blanca supuestamente simbolizaba que Texas era el único estado mexicano en el que se elevaba la estrella de la libertad. & # 148 Llevada al menos hasta Cibolo Creek por James Ferguson y posiblemente en la Batalla de Concepción y el Asedio de Bexar. Sin embargo, Austin le había pedido que no lo ondeara en Bexar por temor a que fuera considerado una bandera revolucionaria. Probablemente hecho después de la bandera de Scott & # 146. En Washington el 2 de marzo (Declaración de Independencia), una de dos banderas. Considerada la primera bandera Tricolor Lone Star. & lt2 & gt

3. Ven y tómalo, 2 de octubre de 1835: Primera bandera de la revolución en entrar en acción. Diseñado y pintado por Cynthia Burns y Evaline DeWitt. Dos descripciones. 146 & # 148 Charles Mason: & # 147 un suelo blanco con un cañón negro en el centro, y el lema & # 145 ¡Ven y tómalo! & # 146 arriba y abajo. & # 148) Dejó Gonzales el 13 de octubre. el camino a Bexar con el cañón roto (carruaje). & lt3 & gt

4. Dimmit & # 146s & # 147Constitución de la bandera de 1824 & # 148, 18 de octubre de 1835: realizada por Philip Dimmit, comandante del fuerte de Goliad. El 27 de octubre le escribió a Stephen F. Austin diciendo & # 147 Me han hecho una bandera & # 150 los colores, y su disposición es la misma que la anterior & # 150 con las palabras y cifras, & # 145 Constitución de 24 & # 146 mostrada en blanco, en el centro. & # 148 Esta bandera era una expresión del & # 147partido de la paz & # 148 que deseaba un retorno a la Constitución de 1824 que apoyaba un gobierno federalista y ciertos derechos a los estados y sus ciudadanos. Santa Anna había suspendido la constitución cuando se declaró dictador y volvió a la antigua forma de gobierno centralista favorecida por la Iglesia y los militares. El 6 de diciembre Dimmit llevó su bandera a Bexar para participar en el asalto final. El general Cos se rindió el 9 de diciembre. La bandera quedó en Bexar desde que Dimmit cambió su política sobre la lucha mientras estaba en Bexar. El tiempo de hablar había terminado, la separación y la independencia era el único curso de acción. Grant y Johnson, que todavía buscan la reconciliación, lideran una empresa que lleva una bandera & # 1471824 & # 148 (no sé si se incluyó & # 147Constitución de & # 148, pero probablemente no desde que el gobierno aprobó la bandera de 1824 el 29 de noviembre) después de dejar El Álamo y comenzar la Expedición Matamoros en enero. Mientras tanto, Dimmit regresó a Goliad y diseñó otra bandera para el 20 de diciembre, esta para la independencia. & lt4 & gt

5. New Orleans Grays, octubre: Se organizó en Nueva Orleans el 13 de octubre. Se formaron dos compañías. El primero bajo el mando del capitán Thomas H. Breece y el segundo bajo el mando del capitán Robert C. Morris. Salieron de Nueva Orleans con dos días de diferencia, con destino a Texas. Breece tomó la ruta norte, ruta terrestre y entró en Texas por Gaines & # 146 Ferry. Morris y 68 hombres zarparon y arribaron a Velasco el 22 de octubre. La compañía Breece & # 146 recibió una bandera & # 147 por un grupo de damas del este de Texas. & # 148 Es una pancarta de seda azul que muestra un águila y un resplandor solar con la inscripción & # 147 ¡Primera Compañía de Voluntarios de Texas! Desde Nueva Orleans & # 148. El águila lleva en su pico una pancarta con el lema & # 147God & amp Liberty & # 148. Breece llevó la bandera al Sitio de Bexar, llegando después de Morris & # 146 company. Después de la caída de Bexar, todas menos 23 de las compañías combinadas se fueron con James Grant y F. W. Johnson en la Expedición Matamoros, pero la mayoría decidió quedarse con la guarnición en Goliad. La bandera de los Grises se dejó en San Antonio con los Grises restantes y todos perecieron en la caída del Álamo. Santa Anna capturó la bandera y la envió como bandera trofeo de regreso a México después de la caída del Álamo. La única bandera que aún existe que ondeaba sobre el Álamo. Santa Anna informa que había más de una bandera en El Álamo. & lt5 & gt

6. Troutman & # 147Lone Star & # 148 bandera, también conocida como la bandera del Batallón de Georgia Ward & # 146s. Finales de noviembre: Johanna Troutman hizo la bandera en noviembre de 1835 en Georgia. Seda blanca con una estrella solitaria bordada en azul y las palabras & # 147Liberty or Death & # 148 en un lado y en el reverso el lema & # 147Ubi Libertas Habitat, Ibi Nostra Patria Est & # 148 (donde reside la libertad, está nuestra patria). Aplique de estrella de cinco puntas e incrustaciones en cada lado. Presentado a William Ward & # 146s Georgia Battalion. Noviembre de 1835 (mucho después del 12) en el condado de Crawford, Georgia. Llevado a Texas y desplegado en Velasco el 8 de enero de 1836 (aniversario de la Batalla de Nueva Orleans) sobre el American Hotel. Llevado a Goliad donde Fannin lo levantó el 8 de marzo en Goliad para celebrar la noticia de la Declaración de Independencia de Texas. Destruido por los fuertes vientos en Goliad esa noche. Seleccionado el 25 de febrero de 1913 sobre Sara Dodson como "el diseñador de la bandera Lone Star de Texas" por ambas cámaras de la Legislatura de Texas. & lt6 & gt

7. Bandera de Alabama & # 146s Red Rover, finales de noviembre: Compañía de 75 voluntarios levantados y equipados por el Dr. John Schackford de Courtland, Alabama, llegó en enero de 1836. Llamados Red Rover porque sus miembros estaban uniformados con jeans rojos. Bandera de batalla roja, pequeña y cuadrada, según se informa capturada en Goliad y llevada a la Ciudad de México. La mayoría murieron en Goliad. & lt7 & gt

8. Bandera corsaria del Consejo General, 29 de noviembre de 1835. Primera bandera oficial de la Revolución. El Consejo General adoptó la bandera & # 1471824 & # 148 que era una modificación de la bandera de Philip Dimmit & # 146 del 27 de octubre. Usando la Bandera Nacional Mexicana, el tricolor de los paneles verde, blanco y rojo, el Águila Mexicana fue reemplazada con los números (que representan la fecha de) 1824. La bandera oficial fue aprobada para ser enarbolada por corsarios que operan bajo Cartas de Marquesina y Represalia. hasta febrero de 1836. El Dr. Grant y FW Johnson ondearon cada uno una bandera de 1824 en su desafortunada Expedición a Matamoros. El mito popular sostiene que esta bandera ondeaba en El Álamo cuando cayó el 6 de marzo de 1836. No fue capturada ni reportada en los diarios oficiales. & lt8 & gt

9. Bandera de Dimmit & # 146s & # 147Bloody Arm & # 148, 20 de diciembre de 1835: Cuando Dimmit regresó del sitio de Bexar donde ondeaba su bandera & # 147Constitución de 1824 & # 148, su política había cambiado de la conservadora a la independentista porque. Philip Dimmitt izó esta nueva bandera en Goliad el 20 de diciembre de 1835, con motivo de la Declaración de Independencia de Goliad. Hecho de algodón blanco doméstico de dos metros de largo, un metro de ancho y en el centro estaba pintado con tinta o tinte rojo, un brazo y una mano sosteniendo en alto una espada desenvainada. Dimmit permaneció como comandante de Goliad hasta que fue removido el 10 de enero y se quitó la bandera. Dimmit fue el tendero del ejército de Alamo del 24 de enero al 24 de febrero. Llegó a San Jacinto con reclutas y suministros el 22 de abril. & lt9 & gt

10. La bandera de Sidney Sherman & # 147San Jacinto & # 148, a finales de diciembre. Traída a Texas por Sidney Sherman organizó una compañía de 52 voluntarios en Kentucky. Supuestamente pintado por James H. Beard y presentado a la Newport (Kentucky Rifle Company por Sherman & # 146s esposa Katherine Sherman. & # 147) La bandera está hecha de seda blanca con la figura pintada de una mujer parcialmente desnuda sujetando en una mano una espada. sobre el cual se cubre una serpentina con las palabras & # 147Liberty or Death & # 148. Probablemente basado en la pintura de Eugene Delacroix & # 146s & # 147Liberty Guiando al Pueblo. & # 148 La dama de la bandera que representa la libertad. Originalmente, el campo (de fondo) era azul. La compañía salió de Kentucky el 31 de diciembre (pero el servicio militar se acredita desde el 18 de diciembre). No estoy seguro de cuándo llegaron a Texas. Las únicas banderas sobrevivientes de la Revolución de Texas son la bandera Red Rover, la bandera de los grises de Nueva Orleans y la Bandera de San Jacinto. Las dos primeras se llevan a cabo en México como botín de guerra y la bandera de San Jacinto está en Austin. & Lt10 & gt

11. Bandera de Brown & # 146s & # 147Bloody Arm & # 148, bandera creada por William S. Brown de Velasco. Posiblemente voló en diciembre de 1835 en el Asedio de Bexar, pero sin documentación colateral. Volado en Velasco el 8 de enero de 1836 en el American Hotel con la bandera Troutman. William S. Brown de Velasco. La bandera constaba de trece franjas horizontales rojas y blancas alternas y una unión azul. La palabra "Independencia" estaba escrita en una raya blanca (la tercera desde la parte superior, de seis) y un brazo y una mano vigorosos sujetaban una espada ensangrentada en la unión de gran tamaño (larga). . Una fuente dice que la bandera ondeó en la Convención cuando se declaró la Independencia el 2 de marzo, junto con la bandera de Dodson. Sin embargo, Brown fue nombrado capitán de la goleta Liberty en enero de 1836, y continuó sirviendo hasta el 12 de marzo. No se sabe quién habría llevado la bandera a Washington. & lt11 & gt

12. Bandera de Travis: En su diario fechado el 21 de enero de 1836, W. Barret Travis señaló que compró una bandera por $ 5,00. El 24 de diciembre, Travis había sido nombrado coronel leuitente de la caballería en el ejército regular y el 21 de enero el gobernador Smith le ordenó que reuniera a 100 voluntarios. Levantó a unos 30 hombres y se fue el 24 de enero a Bexar, donde llegó el 5 de febrero. Señala en su carta escrita desde el Álamo bajo asedio el 24 de febrero a "La gente de Texas" que "nuestra bandera todavía ondea con orgullo desde las paredes". No se proporciona ninguna descripción en ninguno de los documentos. & lt11.5 & gt

(Bandera Roja de Santa Anna & # 146s Alamo: 23 de febrero de 1836) Bandera de Santa Anna & # 146s izada sobre la torre de la Iglesia de San Fernando de Bexar como señal de no tener cuartel. & lt12 & gt

13. Bandera Baker & # 146s & # 147San Felipe & # 148, 29 de febrero de 1836. Bandera entregada el 29 de febrero de 1936 a la compañía de voluntarios de San Felipe bajo el liderazgo del Capitán Moseley Baker. Presentado por Gail Borden, Jr. Basado en el diseño de una bandera de Stephen F. Austin descrito en una carta a Borden. Se cree que fue hecho por Pamela Shelpherd y Nina Stewart en la casa de Shelpherd & # 146 en San Felipe .. a Baker en San Felipe el 2 de marzo. El gato inglés designó el origen de los angloamericanos trece rayas representaban que la mayoría de los colonos texanos eran de los EE. UU., El tricolor de rojo, blanco y verde indicaba que en un momento Texas fue parte de la confederación mexicana y la estrella blanca de cinco puntas representaba a la propia Texas, el único estado de México que reclamaba la luz de la Libertad. Baker llevó a sus hombres a Gonzales y se unió al ejército de Sam Houston allí. Los Voluntarios de San Felipe siguieron siendo una unidad durante el retiro y participaron, bajo el mando de Baker, en la Batalla de San Jacinto el 21 de abril de 1836. Desafortunadamente, la bandera desapareció en el camino y Baker sustituyó la bandera de su compañía por un pañuelo rojo en San Jacinto. (vea abajo). & lt13 & gt

14. Bandera de los Voluntarios de San Agustín, 15 de marzo. La compañía del Capitán Kimbro recibió una pancarta hecha por las señoritas Amanda y American Holman, la Sra. Augustus Hotchkiss y la Sra. Parks. No hay descripción de la bandera. Se completó después de que los Voluntarios salieron de San Agustín y se les entregó mientras cruzaban el río Angelina. & lt13.5 & gt

15. Bandera Nacional & # 147Naval & # 148, 9 de abril. Una bandera nacional para el servicio naval fue adoptada el 9 de abril de 1836 en Harrisburg mientras el gobierno interino estaba en retirada. Volado antes de San Jacinto. Realizado en la casa de la Sra. Jane Harris por las damas de Harrisburg. Tenía un & # 147union azul, estrella en el centro, trece franjas prolongadas, rojo y blanco alternos. & # 148 Burnet sintió que la bandera de la Armada entonces en uso (1824, ver arriba) era confusa y sería confundida con una embarcación mexicana, por lo que tenía esta bandera diseñada para ser vista claramente como no mexicana y, de hecho, engañosa en su confusión con la bandera de los Estados Unidos a distancia. & lt14 & gt

16. Bandera de Baker & # 146s & # 147Red & # 148 en San Jacinto, 21 de abril: portada en San Jacinto el 21 de abril de 1836 por la compañía de Baker & # 146s (obviamente perdió la bandera de San Felipe, ver arriba). Era un pañuelo rojo. Se llevó hasta que comenzó la batalla y se dejó caer y se perdió. & lt15 & gt

17. Bandera del soldado Juan López en San Jacinto, 21 de abril: el soldado López se había unido a la compañía del capitán Juan Seguin dos días antes y Seguin notó que López estaba: entrando audazmente en la pelea, blandiendo en una mano una vieja espada oxidada, sosteniendo en la otra una pistola. Palo en cuya parte superior estaba sujeto un trapo rojo. Seguin le ordenó que dejara caer la bandera y que tomara la pistola de uno de los soldados enfermos. & lt15.5 & gt

& lt1 & gtMayberry, pág. Nuevo manual, "Banderas" Southwestern, vol. 18, pág. 271 & gt
& lt2 & gtVeazey & amp Potter, pág. 7 Nuevo manual en línea, & quotFlags & quot Southwestern, vol. 18, pág. 273, 274 Mayberry, pág. 24
& lt3 & gt Smithwick, pág. 72 Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot Mayberry, pág. 23
& lt4 & gt Pomeroy, Yates
& lt5 & gt Nuevo manual, vol. 2, pág. 1023 Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot; Nuevo manual, vol. 4, pág. 998 Mayberry, pág. 10, 27
& lt6 & gt Veazey & amp Potter, pág. 10 Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot, Mayberry, p.25 Vinson, p.113
& lt7 & gt Gilbert, pág. 64 Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot
& lt8 & gt Yates
& lt9 & gt Nuevos manuales en línea, & quotBanderas & quot Nuevo manual, vol. 5, pág. 1020 Pomeroy
& lt10 & gt Nuevos manuales en línea, & quotBanderas & quot Nuevo manual, vol. 5 p. 1020, Mayberry, pág. 26
& lt11 & gt Veazey & amp Potter, pág. 9 Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot
& lt11.5 & gt Hansen-32 Edmondson-259, 260 Lindley-10 Lord-81 Paxton Williams
& lt12 & gt Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot Marrón: Vol. 1, pág. 584
& lt13 & gt Pomeroy, Nuevo manual en línea, & quotBanderas & quot Cox, p. 178
& lt13.5 & gt Henson-88
& lt14 & gt Southwestern, vol. 59, pág. 488
& lt15 & gt Southwestern, vol. 45, pág. 45
& lt15.5 & gt Moore-326


La Batalla de San Jacinto

Imagen: Sam Houston. La Batalla de San Jacinto duró menos de veinte minutos, pero selló el destino de tres repúblicas. México nunca recuperaría el territorio perdido, a pesar de las esporádicas incursiones durante la década de 1840. Estados Unidos continuaría adquiriendo no solo la República de Texas en 1845, sino también tierras mexicanas al oeste después de que el Tratado de Guadalupe Hidalgo puso fin a la Guerra de México en 1848.

A principios de abril, Santa Anna había dividido sus fuerzas en un ataque de tres frentes: un ejército del norte, al mando del general Antonio Gaona, el ejército central al mando de Santa Anna y el general Joaquín Ramírez y Sesma, y ​​un ejército costero al mando del general José Francisco Urrea. .

Mientras tanto, el ejército tejano había estado en retirada desde el 13 de marzo, cuando dejó a Gonzales después de enterarse de la Caída del Álamo. La noticia de la masacre del 27 de marzo en Goliad llevó a varios hombres a dejar el ejército para ayudar a sus familias a huir ante el avance del ejército mexicano. El resultado de "Runaway Scrape" involucró a la mayor parte del este de Texas y provocó el pánico en el gobierno. Sam Houston pasó las siguientes semanas intentando entrenar a los reclutas en algo parecido a un ejército disciplinado, luego continuó su marcha hacia el Sabine.

El 16 de abril, al enterarse de que Santa Anna había aislado a su ejército, Houston lo persiguió hasta Buffalo Bayou, llegando allí a la medianoche del 19 de abril y continuando su marcha hacia Lynch & # 39s Ferry el 20. Esa tarde, el general Sidney Sherman enfrentó a los mexicanos en una escaramuza que casi resultó en una batalla a gran escala. Las acciones heroicas de Mirabeau B. Lamar en ese conflicto le valieron una comisión en el campo de batalla como coronel.

Imagen: General Sidney Sherman. Al día siguiente, Houston se enteró de que el general Martín Perfecto de Cos había cruzado el puente de Vince con refuerzos. Houston ordenó a Erastus "Sordo" Smith que destruyera el puente, una medida que evitó un aumento mayor de las filas mexicanas y también impidió la retirada de los ejércitos mexicano y texano.

Alrededor de las 3:30 de la tarde, durante el período de la siesta mexicana, Houston distribuyó sus tropas en orden de batalla, entre corchetes con el cañón & quot; Hermanas Gemelas & quot. Protegidos por árboles y una elevación del terreno, los tejanos pudieron avanzar con cierta seguridad. Luego, con los gritos "Recuerda el Álamo" y "Recuerda La Bahía" o "Recuerda a Goliad" sonando a lo largo de sus líneas, los tejanos se abalanzaron sobre el consternado ejército mexicano, persiguiéndolos y matándolos mucho después de que la batalla misma había terminado.

630 mexicanos fueron asesinados y 730 hechos prisioneros. Los tejanos perdieron sólo 9 muertos o heridos de muerte, 30 fueron heridos menos graves. Entre estos últimos estaba el general Houston, cuyo tobillo estaba roto.

Imagen: Erastus & quotDeaf & quot Smith. Al día siguiente de la batalla, un pequeño grupo descubrió a Santa Anna y lo llevó al campamento, sin darse cuenta al principio de la importancia de su prisionero. Como parte de su acuerdo de rendición, el presidente / general ordenó a las tropas mexicanas que permanecían en Texas que se retiraran inmediatamente al sur del Río Grande.

El 14 de mayo de 1836 se firmaron los tratados públicos y privados de Velasco, por los presidentes David G. Burnet y Antonio López de Santa Anna. Confirmaron la retirada mexicana y declararon el fin de la guerra. Sin embargo, ni el gobierno de Texas ni el de México aceptaron los tratados, y existió un estado de guerra durante la mayor parte de la existencia de la República de Texas.

Haga clic en la imagen para ampliar la imagen y la transcripción.
Texano asesinado y herido.

Haga clic en la imagen para ampliar la imagen y la transcripción.
Mexicanos muertos y heridos.

Imagen: Rendición de Santa Anna, por William H. Huddle


La batalla de San Jacinto - Historia de Texas

Sam Houston y el escaso ejército de tejanos se retiraron hacia el este tras la caída del Álamo en la primavera de 1836. Sin embargo, las tropas se estaban volviendo cada vez más impacientes cuando llegaron a Buffalo Bayou, unas pocas millas al sureste de la actual Houston.

En la mañana del 19 de abril, los tejanos cruzaron y marcharon por la margen derecha del Buffalo Bayou hasta una media milla de su confluencia con el río San Jacinto. Aquí, el ejército preparó sus defensas al borde de una arboleda. Su retaguardia estaba protegida por la madera y el pantano, mientras que ante ellos había una pradera abierta.

A la mañana siguiente, el general mexicano Antonio López de Santa Anna cruzó la pradera en orden de batalla. Una descarga de artillería de las "Hermanas Gemelas" del tejano lo detuvo repentinamente. Cayendo hacia un grupo de árboles a un cuarto de milla de distancia, las tropas de Santa Anna se formaron en línea de batalla. El coronel Sidney Sherman, a la cabeza de la caballería de Texas, cargó contra el ejército mexicano, pero logró poco excepto inspirar a los tejanos con nuevo entusiasmo para el día siguiente.

El 21 de abril amaneció brillante y hermoso. Allí estaban las principales fuerzas del ejército de Texas, con un total de unos 750 hombres. Se enfrentaron a más de 1500 enemigos, seguros y enrojecidos de orgullo por la ofensiva que habían disfrutado durante las últimas semanas contra los tejanos. Temprano en la mañana, Houston envió a Deaf Smith, el célebre espía de Texas, con dos o tres hombres, para destruir el puente de Vince por el que había pasado el ejército mexicano, cortando así su única vía de escape disponible.

Cuando se dio la tan esperada orden de Houston de avanzar, los Texans no dudaron. Cuando en un radio de setenta yardas se pronunció la palabra "fuego", los gritos tejanos de "Recuerda el Álamo" y "Recuerda a Goliad" sonaron a lo largo de toda la línea. En poco tiempo, 700 mexicanos fueron asesinados y otros 730 fueron hechos prisioneros. Se ganó la batalla por Texas.

Un panel al costado del monumento de San Jacinto hoy subraya la importancia de la batalla después de más de siglo y medio de reflexión: “Medido por sus resultados, San Jacinto fue una de las batallas decisivas del mundo. La libertad de Texas de México ganada aquí llevó a la anexión y a la Guerra Mexicana, lo que resultó en la adquisición por parte de los Estados Unidos de los estados de Texas, Nuevo México, Arizona, Nevada, California, Utah y partes de Colorado, Wyoming, Kansas. y Oklahoma. Almost one-third of the present area of the American nation, nearly a million square miles of territory, changed sovereignty.”


The Battle of San Jacinto 21 de abril de 1836

The events that led to the battle at San Jacinto actually began at Gonzales, Texas, in March of 1836. General Houston had arrived at Gonzales just in time to receive the news of the disaster at the Alamo. He immediately made an attempt to form military units within the army. After he had accomplished some sort of organization to his little militia, Houston decided that he must retreat. He knew that his group would be no match for Santa Anna's disciplined troops and his only hope was to withdraw and lure the Mexican forces deeper into Texas. He hoped to lengthen their (Mexican) supply lines and make it difficult for them to move rapidly.

Everyone felt sure that Houston would make his stand at the Colorado and when he did not, some thought that he should be relieved of his command and indeed this might have happened if there had been a qualified replacement. Sam Houston overcame these difficulties in his same determined way and the exhausted little army moved on toward the plain at San Jacinto.

After playing his game of "cat and mouse" with the Mexican army for more than a month, Sam Houston was finally ready to spring his trap. Although the odds still favored the Mexicans, Houston must have felt that this was the best chance he had to secure a victory and better yet, possibly capture Santa Anna. At approximately 4:30 p.m. on April 21, 1836, some 800 Texans began their assault against 1300 to 1400 Mexican soldiers. El libro Battles of Texas, describes the Texans' charge as follows: "Incredibly the Texans reached within two hundred yards of the Mexican barricade before they were seen . The "Twin Sisters." roared and muskets barked and men cursed furiously and suddenly all was bedlam."

General Sam Houston had two horses shot out from under him during the battle. He was shot through the ankle. Santa Anna grabbed a horse from one of his men and fled. The Mexican army was caught completely off-guard and the Battle of San Jacinto was over in less than 18 minutes.

The battle had been won, but the killing continued. Thirsty for revenge, emotions ran wild among the Texans. They shot, clubbed, and stabbed the Mexicans as they attempted to escape. Some of the enemy soldiers were even scalped, before the Texas army officers finally restrained their men. It has been estimated that 650 Mexicans were killed and 700 captured. General Santa Anna was taken captive the next day.


Twin Sisters

On November 17, 1835, after Texas agent Francis Smith convinced the people of Cincinnati, Ohio, to aid the cause of the Texas Revolution, the Ohioans began raising funds to procure two cannons and their attendant equipment for Texas. Since the United States was taking an official stance of neutrality toward the rebellion in Texas, the citizens of Cincinnati referred to their cannon as "hollow ware." Two iron six pounders, were manufactured at the foundry of Hawkins and Tatum in Cincinnati and then shipped down the Mississippi to New Orleans. William Bryan , an agent of the Republic of Texas in New Orleans, took official possession of the guns on March 16, 1836. From New Orleans the guns were placed on the schooner Pensilvania and taken to Brazoria. According to family tradition, the cannons received the name "Twin Sisters" at Brazoria from the twin daughters of Dr. Charles Rice who by coincidence were on board the Pensilvania when it arrived in Texas and were asked to make a speech presenting the cannons to Texas. However, the first known use of the name was in a letter from President David G. Burnet to the Texas Committee in Cincinnati on July 22, 1836.

After several unsuccessful attempts to get cannons to the Texas army under Sam Houston, which was retreating toward the Sabine before the forces of Gen. Antonio López de Santa Anna, the Twins finally reached the army at their camp on the Brazos at Bernardo Plantation on April 11, 1836. They were sent from Brazoria to Galveston on the Pensilvania, then to the mainland aboard the schooner Flash, and to Harrisburg on the Ohio, where they were hauled by B. W. Breeding's oxen to Bernardo. A thirty-man artillery "corps" was immediately formed to service the guns, the only artillery with the Texas army, and placed under the command of Lt. Col. James Clinton Neill. Only nine days later the Twin Sisters saw their first action during a skirmish between the armies of Houston and Santa Anna on April 20. In this fight Neill was wounded, and command of the guns passed to George W. Hockley. The next day, April 21, 1836, saw the battle of San Jacinto and the securing of fame for the Twin Sisters. That afternoon near the banks of Buffalo Bayou the Texas army struck at Santa Anna's unsuspecting troops. The Twins were probably near the center of the Texans' line of battle and ten yards in advance of the infantry. Their first shots were fired at a distance of 200 yards, and their fire was credited with helping to throw the Mexican force into confusion and significantly aiding the infantry attack. During this battle the Twins fired handfuls of musket balls, broken glass, and horseshoes, as this was the only ammunition the Texans had for the guns. Among the crews serving the guns were several men who later made prominent names for themselves in Texas history, including Benjamin McCulloch, a future Confederate general who endeavored to bring the Twins back from oblivion in 1860. In 1840 the Twins were moved, along with other military stores, to Austin, where on April 21, 1841, they were fired in celebration of the fifth anniversary of the battle of San Jacinto. When Sam Houston was inaugurated as president of the republic that year, the Twins were fired as Houston kissed the Bible after taking the oath of office.

In 1842 the Twins were placed on the summit of President's Hill in Austin to defend the river crossing against an attack by Mexican troops that occupied San Antonio. They were inventoried in Austin in 1843, where they remained for another twenty years reports of them being sent to Baton Rouge after Texas was annexed to the United States in 1845 were incorrect. Then came the election of Abraham Lincoln and the secession crisis. Even before Texas called the Secession Convention, men were beginning to think about preparing for war. McCulloch, recalling his service with the Twin Sisters at San Jacinto, thought that these guns should once again be on Texas soil. He wrote to Governor Houston informing him that he thought the Twins were located in Louisiana and should be returned to Texas. Houston agreed and wrote to the United States secretary of war asking for the return of the Twins. Before action could be taken on this matter, however, Texas had seceded from the Union. The Texas Secession Convention appointed a commission to ask Louisiana for the return of the Twin Sisters, but inquiries showed that the cannons had been sold to a foundry in Baton Rouge as scrap iron some years before. Instead of being the Twin Sisters, the cannons sent to Louisiana were two iron 6-pounders acquired by Thomas Jefferson Chambers for Texas in 1836. George Williamson, commissioner for Louisiana to the state of Texas, discovered that one of the guns was still at the foundry, although in poor condition, and that the other had been bought by a private citizen in Iberville Parish. Having found the cannons, Williamson asked the Louisiana legislature to purchase and repair them before presenting them to the state of Texas. The Louisianans passed an appropriation of $700 to "procure the guns, mount the same in a handsome manner," and forward them to Texas. The guns arrived on April 20, 1861, the twenty-fifth anniversary of the original firing of the Twins at San Jacinto.

The next report of the Twins was on November 30, 1863, when Maj. A. G. Dickinson, commander of the Confederate post at San Antonio, reported that they were in the rebel arsenal at Austin, although in very poor condition. On February 8, 1864, Lt. Walter W. Blow wrote to Col. John S. (Rip) Ford , who was preparing an expedition to recapture the Rio Grande from invading federal troops, that he was preparing to send the Twins to San Antonio so that they could accompany Ford's command. Blow's February 1864 report is the last official and certain mention of the Twin Sisters. Ford took six cannons to Brownsville, including two 6-pounders that were likely the Twins. They were present at the last battle of the Civil War at Palmito Ranch, and abandoned in Fort Brown after Ford learned of Robert E. Lee's surrender at Appomattox Courthouse. The Twins were probably shipped back east by the Union Army and melted for scrap iron. There are various stories as to their fate at the end of the war. One of the most intriguing is that a group of Confederates led by Henry North Graves buried the guns to prevent their removal by Union forces in August 1865 in Harrisburg. The guns Graves buried were two 4-pounders unloaded from the schooner Cayuga on Galveston Island in 1836, acquired by the Galveston Artillery Company in 1843, and mistakenly believed to be the Twins. The two Chambers guns brought back from Louisiana in 1861 were erroneously reported as the Twins by M. A. Sweetman, who saw them in Houston's Market Square on July 30, 1865, and identified them by the brass carriage plaques installed in Louisiana. The guns were shipped east, where one of the carriage plaques was found in New York. The plaque was sent to Governor Pat Neff in 1924 and placed in the Mayborn Museum at Baylor University.


Ver el vídeo: Batalla de San Jacinto