Muere la estrella del reggae Bob Marley a los 36 años

Muere la estrella del reggae Bob Marley a los 36 años

En lo que resultaría ser el próximo al último concierto de su trágicamente corta vida, Bob Marley compartió cartel en el Madison Square Garden con la popular banda estadounidense de funk The Commodores. Sin vestuario, sin coreografías y sin escenografía del que hablar, "La estrella del reggae tenía a la mayoría de sus oyentes de pie y en la palma de su mano", según New York Times el crítico Robert Palmer. "Después de esta demostración de fuerza, y el canto intenso y la presencia eléctrica en el escenario del Sr. Marley, los Commodores fueron una decepción". Solo unos días después de sus triunfantes shows en la ciudad de Nueva York, Bob Marley colapsó mientras corría en Central Park y luego recibió un diagnóstico sombrío: un tumor canceroso en una vieja lesión de fútbol en el dedo gordo del pie había hecho metástasis y se había extendido al cerebro, hígado y pulmones de Marley. Menos de ocho meses después, el 11 de mayo de 1981, Bob Marley, el alma y la cara internacional de la música reggae, murió en un hospital de Miami, Florida. Tenía solo 36 años.

Nesta Robert Marley nació el 6 de febrero de 1945 en la zona rural de St. Ann Parish, Jamaica, hijo de un oficial de la marina jamaicano blanco de mediana edad y una niña jamaicana negra de 18 años. A la edad de nueve años, Marley se mudó a Trench Town, un duro gueto de West Kingston donde conocería y se haría amigo de Neville "Bunny" Livingston (más tarde Bunny Wailer) y Peter McIntosh (más tarde Peter Tosh) y abandonó la escuela a los 14 años para hacer música. Jamaica en ese momento estaba entrando en un período de increíble creatividad musical. A medida que las radios de transistores estuvieron disponibles en una isla que en ese entonces solo contaba con una estación de radio nacional seria al estilo de la BBC, la música de Estados Unidos de repente se volvió accesible a través de las estaciones de radio de los Estados Unidos. A partir de una mezcla de ritmos y blues al estilo de Nueva Orleans y tradiciones musicales autóctonas de influencia africana, surgieron primero el ska y luego el rock estable, estilos precursores del reggae, que no se perfilaron como un estilo propio reconocible hasta finales de los sesenta.

Bob Marley, Peter Tosh y Bunny Wailer actuaron juntos como The Wailers durante este período, convirtiéndose en un grupo justo cuando el reggae se convirtió en el sonido dominante en Jamaica. Gracias al alcance internacional de Island Records, los Wailers llamaron la atención del mundo a principios de la década de 1970 a través de sus álbumes. Atrapar un fuego (1972) y Ardiendo (1973). Eric Clapton difundió aún más el nombre del grupo al grabar una versión pop de "I Shot The Sheriff" del último álbum. Con la partida de Tosh y Wailer en 1974, Marley ocupó un lugar central en el grupo y, a finales de los 70, había producido una serie de álbumes:éxodo (1977), con "Jamming", "Waiting in Vain" y "One Love / People Get Ready"; Kaya (1978), con "Is This Love" y "Sun Is Shining"; y Levantamiento (1980), con "Could You Be Loved" y "Redemption Song".

Si bien ninguna de las canciones mencionadas anteriormente se acercó a un éxito en los Estados Unidos durante la vida de Bob Marley, constituyen un legado que solo ha aumentado su fama en los años transcurridos desde su muerte en este día en 1981.


Bob Marley

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Bob Marley, en su totalidad Robert Nesta Marley, (nacido el 6 de febrero de 1945 en Nine Miles, St. Ann, Jamaica; fallecido el 11 de mayo de 1981 en Miami, Florida, EE. UU.), cantautor jamaicano cuya cuidadosa y continua destilación de las primeras formas musicales del ska, el rock firme y el reggae floreció en la década de 1970 en un híbrido electrizante influenciado por el rock que lo convirtió en una superestrella internacional.

¿Quién era Bob Marley?

Bob Marley fue un cantautor jamaiquino cuya destilación de formas musicales tempranas de ska, rock firme y reggae floreció en la década de 1970 en un híbrido electrizante de influencia rock que lo convirtió en una superestrella internacional.

¿Cuál fue la causa de la muerte de Bob Marley?

Bob Marley murió de cáncer el 11 de mayo de 1981 en Miami, Florida, Estados Unidos.

¿Bob Marley estaba en una banda?

Bob Marley formó un grupo vocal con amigos en Trench Town que luego serían conocidos como Peter Tosh y Bunny Wailer. El trío se llamó a sí mismo los Wailers (porque, como dijo Marley, “empezamos a llorar”).

Marley, cuyos padres eran Norval Sinclair Marley, un supervisor rural blanco, y la ex Cedella Malcolm, la hija negra de un local. custodio (respetado escudero de los bosques) - siempre sería el producto único de mundos paralelos. Su cosmovisión poética fue moldeada por el campo, su música por las duras calles del gueto de West Kingston. El abuelo materno de Marley no solo era un granjero próspero, sino también un médico de arbustos experto en la curación a base de hierbas impregnada de misticismo que garantizaba el respeto en la remota región montañosa de Jamaica. Cuando era niño, Marley era conocido por su timidez distante, su mirada asombrosa y su inclinación por la lectura de la palma de la mano. Prácticamente secuestrado por su padre ausente (que había sido desheredado por su propia familia prominente por casarse con una mujer negra), el preadolescente Marley fue llevado a vivir con una anciana en Kingston hasta que un amigo de la familia redescubrió al niño por casualidad y lo devolvió a Nine Miles.

En su adolescencia, Marley estaba de regreso en West Kingston, viviendo en una vivienda subsidiada por el gobierno en Trench Town, un barrio pobre desesperadamente comparado a menudo con una alcantarilla abierta. A principios de la década de 1960, mientras era un escolar que trabajaba como aprendiz como soldador (junto con su compañero aspirante a cantante Desmond Dekker), Marley estuvo expuesto a los lánguidos ritmos del ska, una mezcla jamaicana de ritmos y blues estadounidenses y nativos. mento (folk-calypso) y luego se popularizaron comercialmente. Marley era fanático de Fats Domino, los Moonglows y del cantante de pop Ricky Nelson, pero, cuando en 1961 tuvo su gran oportunidad de grabar con la productora Leslie Kong, grabó "Judge Not", una balada llena de vida que había escrito basada en máximas rurales. aprendido de su abuelo. Entre sus otros temas tempranos estaba "One Cup of Coffee" (una interpretación de un éxito de 1961 del cantante country de Texas Claude Gray), publicado en 1963 en Inglaterra por el sello Anglo-Jamaican Island Records de Chris Blackwell.

Marley también formó un grupo vocal en Trench Town con amigos que más tarde serían conocidos como Peter Tosh (nombre original Winston Hubert MacIntosh) y Bunny Wailer (nombre original Neville O’Reilly Livingston). El trío, que se llamó a sí mismo los Wailers (porque, como dijo Marley, "Empezamos a llorar"), recibió entrenamiento vocal por parte del destacado cantante Joe Higgs. Más tarde se les unieron el vocalista Junior Braithwaite y los coristas Beverly Kelso y Cherry Green.

En diciembre de 1963, los Wailers entraron en las instalaciones del Studio One de Coxsone Dodd para grabar Simmer Down, una canción de Marley que había utilizado para ganar un concurso de talentos en Kingston. A diferencia de la música mento lúdica que llegaba a la deriva desde los porches de los hoteles turísticos locales o el pop y el rhythm and blues que se filtraban a Jamaica desde las estaciones de radio estadounidenses, “Simmer Down” era un himno urgente de los barrios marginales de la clase baja de Kingston. Un gran éxito de la noche a la mañana, jugó un papel importante en la reformulación de la agenda del estrellato en los círculos musicales jamaicanos. Ya no era necesario repetir como loros el estilo de los artistas extranjeros, era posible escribir canciones crudas e intransigentes para y sobre las personas desfavorecidas de los barrios marginales de las Indias Occidentales.

Esta audaz postura transformó tanto a Marley como a su nación isleña, engendrando a los pobres urbanos con un orgullo que se convertiría en una fuente pronunciada de identidad (y un catalizador para la tensión relacionada con las clases) en la cultura jamaicana, como lo sería la fe rastafari de los Wailers, un credo popular entre la gente empobrecida del Caribe, que adoraba al difunto emperador etíope Haile Selassie I como el redentor africano predicho en la popular profecía cuasibíblica. A los Wailers les fue bien en Jamaica a mediados de la década de 1960 con sus registros de ska, incluso durante la estadía de Marley en Delaware en 1966 para visitar a su madre reubicada y encontrar un trabajo temporal. El material de reggae creado en 1969-71 con el productor Lee Perry aumentó la estatura contemporánea de los Wailers y, una vez que firmaron en 1972 con el sello internacional (en ese momento) Island y lanzaron Atrapar un fuego (el primer álbum de reggae concebido como algo más que una simple compilación de sencillos), su reggae de contorno rock único ganó una audiencia global. También ganó el carismático estatus de superestrella de Marley, lo que condujo gradualmente a la disolución del triunvirato original a principios de 1974. Aunque Peter Tosh disfrutaría de una distinguida carrera en solitario antes de su asesinato en 1987, muchos de sus mejores álbumes en solitario (como Derechos iguales [1977]) fueron subestimados, al igual que el excelente álbum en solitario de Bunny Wailer Hombre Blackheart (1976).

La versión de Eric Clapton de "I Shot the Sheriff" de los Wailers en 1974 difundió la fama de Marley. Mientras tanto, Marley continuó guiando a la experta banda de los Wailers a través de una serie de potentes álbumes de actualidad. En este punto, Marley también estaba respaldada por un trío de vocalistas femeninas que incluía a su esposa, Rita, que, como muchos de los hijos de Marley, más tarde experimentó su propio éxito discográfico. Con canciones elocuentes como "No Woman No Cry", "Exodus", "Could You Be Loved", "Coming in from the Cold", "Jamming" y "Redemption Song", incluidos los álbumes emblemáticos de Marley. Natty Dread (1974), ¡Vivir! (1975), Vibración Rastaman (1976), éxodo (1977), Kaya (1978), Levantamiento (1980), y la póstuma Confrontación (1983). Explotando en el tenor agudo de Marley, sus canciones eran expresiones públicas de verdades personales, elocuentes en su inusual malla de ritmos y blues, rock y formas de reggae arriesgadas y electrizantes en su poder narrativo. Haciendo música que trascendía todas sus raíces estilísticas, Marley diseñó un apasionado cuerpo de trabajo que era sui generis.

También se destacó como una figura política y en 1976 sobrevivió a lo que se creía que había sido un intento de asesinato por motivos políticos. El intento de Marley de negociar una tregua entre las facciones políticas en guerra de Jamaica lo llevó en abril de 1978 a encabezar el concierto por la paz "One Love". Su influencia sociopolítica también le valió una invitación para actuar en 1980 en las ceremonias que celebran el gobierno de la mayoría y la independencia internacionalmente reconocida de Zimbabwe. En abril de 1981, el gobierno de Jamaica otorgó a Marley la Orden del Mérito. Un mes después murió de cáncer.

Aunque sus canciones fueron algunas de las músicas más apreciadas y aclamadas por la crítica en el canon popular, Marley fue mucho más famoso en la muerte que en la vida. Leyenda (1984), una retrospectiva de su trabajo, se convirtió en el álbum de reggae más vendido de la historia, con ventas internacionales de más de 12 millones de copias.


Vida temprana

Bob Marley nació en 1945 en Nine Mile, St. Ann Parish, Jamaica. Su padre Norval Sinclair Marley era un inglés blanco que murió cuando Bob tenía 10 años. La madre de Bob, Cedella Malcolm, se mudó con él al vecindario Trenchtown de Kingston después de la muerte de su padre.

Cuando era adolescente, Bob Marley se hizo amigo de Bunny Wailer y aprendieron a tocar música juntos. A los 14 años, Marley abandonó la escuela para aprender el oficio de la soldadura y pasó su tiempo libre tocando con Bunny Wailer y el músico de ska Joe Higgs.


Las últimas palabras de Bob Marley & # x27 a su hijo son increíblemente conmovedoras

Antes de su muerte, tuvo un mensaje final para su hijo Ziggy, quien dice que todavía se toma las conmovedoras palabras "muy en serio".

Si bien se ha informado ampliamente que las últimas palabras conmovedoras del músico a su hijo fueron "no puedo comprar la vida", Ziggy reveló que las últimas palabras de su padre pusieron "responsabilidad" sobre sus hombros.

En una publicación de Instagram, Ziggy explicó: "Lo último que me dijo mi padre fue: 'En tu camino hacia arriba, llévame hacia arriba. En tu camino hacia abajo, no me decepciones'".

Ziggy continuó: "Un padre diciéndole a su hijo que pone cierta responsabilidad sobre mis hombros. Él me lo dijo, y lo tomo muy en serio".

Ziggy Marley en 2019. Crédito: PA

Ziggy, que también es músico, llegó a escribir una canción sobre su último momento con su padre, escribiendo 'Won't Let You Down'.

La pista, que fue lanzada en el álbum de 1999 Espíritu de la música , cuenta con la letra:

Papá dijo en su cama
nunca olvidare
En tu camino hacia arriba
Me recogerá
En tu camino hacia abajo
No te defraudaré
Yo te llamo, tu me llamas
¿Dónde puedo encontrar mi destino?
Necesito encontrar algo de transporte
A la nueva iration

En julio de 1977, se descubrió que Bob tenía un melanoma maligno debajo de la uña de uno de los dedos del pie, pero no deseaba que le amputaran el dedo debido a sus creencias religiosas.

Bob Marley en 1976. Crédito: PA

En su lugar, le quitaron la uña y el lecho ungueal, y a Bob se le colocó un injerto de piel del muslo para cubrir el área.

Sin embargo, el cáncer se extendió posteriormente a su cerebro, pulmones e hígado, y murió en el hospital en mayo de 1981.

Después de su muerte, Bob recibió un funeral de estado en Jamaica, con el primer ministro Edward Seaga dando el elogio final.

Dijo: "Su voz era un grito omnipresente en nuestro mundo electrónico. Sus rasgos afilados, miradas majestuosas y su estilo encabritado un vívido grabado en el paisaje de nuestras mentes".

"Nunca se vio a Bob Marley. Fue una experiencia que dejó una huella indeleble en cada encuentro. Un hombre así no se puede borrar de la mente. Es parte de la conciencia colectiva de la nación".


Cronología de la biografía

Robert Nesta Marley nació el 6 de febrero de 1945 en la granja de su abuelo materno en Nine Mile, Saint Ann Parish, Jamaica, hijo de Norval Sinclair Marley y Cedella Malcolm. Norval Marley era un jamaicano blanco de Clarendon Parish, Jamaica, cuya familia afirmaba tener orígenes judíos sirios. Norval afirmó haber sido capitán de los Royal Marines en el momento de su matrimonio con Cedella Malcolm, una afrojamaicana que entonces tenía 18 años, y fue empleado como supervisor de una plantación. El nombre completo de Bob Marley es Robert Nesta Marley, aunque algunas fuentes dan su nombre de nacimiento como Nesta Robert Marley, con una historia de que cuando Marley todavía era un niño, un oficial de pasaportes jamaiquino invirtió su nombre y segundo nombre porque Nesta sonaba como el nombre de una niña. Norval proporcionó apoyo financiero para su esposa e hijo, pero rara vez los veía, ya que a menudo estaba fuera. Bob Marley asistió a la escuela primaria y secundaria Stepney, que sirve al área de influencia de Saint Ann. En 1955, cuando Bob Marley tenía 10 años, su padre murió de un ataque cardíaco a la edad de 70 años. La madre de Marley se casó más tarde con Edward Booker, un funcionario de los Estados Unidos, y le dio a Marley dos medio hermanos: Richard y Anthony.

En febrero de 1962, Marley grabó cuatro canciones, "Judge Not", "One Cup of Coffee", "Do You Still Love Me?" y "Terror", en Federal Studios para el productor musical local Leslie Kong. Tres de las canciones fueron lanzadas en Beverley's con "One Cup of Coffee" bajo el seudónimo de Bobby Martell.

En 1963, Bob Marley, Bunny Wailer, Peter Tosh, Junior Braithwaite, Beverley Kelso y Cherry Smith fueron llamados los Adolescentes. Más tarde cambiaron el nombre a Wailing Rudeboys, luego a Wailing Wailers, momento en el que fueron descubiertos por el productor discográfico Coxsone Dodd, y finalmente a los Wailers. Su sencillo "Simmer Down" para el sello Coxsone se convirtió en el número uno de Jamaica en febrero de 1964, vendiendo aproximadamente 70.000 copias. Los Wailers, que ahora grababan regularmente para Studio One, se encontraron trabajando con músicos jamaicanos establecidos como Ernest Ranglin (arreglista de "It Hurts To Be Alone"), el teclista Jackie Mittoo y el saxofonista Roland Alphonso. En 1966, Braithwaite, Kelso y Smith habían dejado a los Wailers, dejando al trío principal de Bob Marley, Bunny Wailer y Peter Tosh.

En 1966, Marley se casó con Rita Anderson y se mudó cerca de la residencia de su madre en Wilmington, Delaware, en los Estados Unidos por un corto tiempo, durante el cual trabajó como asistente de laboratorio de DuPont y en la línea de ensamblaje en una planta de Chrysler en las cercanías de Newark. bajo el alias de Donald Marley.

Bob Marley se casó con Alpharita Constantia "Rita" Anderson en Kingston, Jamaica, el 10 de febrero de 1966. Marley tuvo muchos hijos: cuatro con su esposa Rita, dos adoptados de relaciones anteriores de Rita y varios otros con diferentes mujeres. El sitio web oficial de Bob Marley reconoce a 11 niños.

Marley consideraba que el cannabis era una hierba curativa, un "sacramento" y una "ayuda para la meditación". Apoyó la legalización de la droga. Pensaba que el uso de marihuana prevalecía en la Biblia, leyendo pasajes como Salmos 104: 14 como muestra de aprobación de su uso. Marley comenzó a consumir cannabis cuando se convirtió a la fe rastafari del catolicismo en 1966. Fue arrestado en 1968 después de ser sorprendido con cannabis, pero continuó consumiendo marihuana de acuerdo con sus creencias religiosas. De su uso de la marihuana, dijo: "Cuando fumas hierba, la hierba se te revela. Toda la maldad que haces, la hierba se revela a ti mismo, a tu conciencia, se muestra limpia, porque la hierba te hace meditar. Es solo un cosas naturales y crece como un árbol ". Marley vio el consumo de marihuana como un factor vital en el crecimiento religioso y la conexión con Jah, y como una forma de filosofar y volverse más sabio.


De los Archivos 1981: Bob Marley muere a los 36 años

12 de mayo - El cantante de reggae jamaicano Bob Marley, murió ayer de cáncer en el Hospital Cedars of Lebanon. Tenía 36 años.

Marley, cuyo grupo Bob Marley and the Wailers era la banda de reggae más conocida del mundo, voló a Miami desde Alemania la semana pasada. Había estado recibiendo tratamiento en Baviera durante los últimos cinco meses.

Bob Marley en el aeropuerto Mascot de Sydney el 17 de abril de 1979. Crédito: Nigel McNeil

Nacido en Jamaica en 1945, hijo de un capitán del ejército inglés y una mujer jamaicana, grabó su primer disco, un sencillo llamado "One Cup of Coffee" en 1962, en honor al músico reggae. Jimmy Cliff le presentó a un promotor local.

The Wailers, que comenzó con cinco miembros, se formó dos años después. Su primer disco, "Simmer Down", fue un éxito en Jamaica.

En los años setenta, "Marley realizó exitosas giras por Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia, convirtiéndose en el primer artista jamaicano en hacer un gran avance en esos países.

Era un rastafari, una secta dedicada al regreso de los jamaicanos a su tierra natal africana. Llevaba el pelo sin cortar en "rastas" trenzadas y fumaba cantidades de marihuana, ambos símbolos de su fe.

Publicado por primera vez en La edad el 16 de mayo de 1981

“Al final, todos los hombres cantarán la misma canción. ”17 de abril de 1979. Crédito: Nigel McNeil

Bob Marley: no solo quién, sino por qué.

BOB MARLEY tenía mucho en común con John Lennon. Al igual que el Beatle que murió unos meses antes que él, Marley, el músico de reggae, tuvo que enfrentarse a un mundo exterior que esencialmente no podía entenderlo ni a él ni a su doctrina.

Probablemente pasará bastante tiempo, si es que lo hará, antes de que la historia reconozca a este hombrecillo divertido, con su cabello enmarañado en "rastas" como algo más que un extraño artefacto cultural de fumar marihuana.

Marley fue tratado como un producto exótico del Tercer Mundo y se rió a sus espaldas. En verdad, era una fuerza musical que lo igualaba a políticos y primeros ministros, al menos en su propio país, Jamaica. Demostró que la política, la música y la religión no solo se mezclan muy bien, sino que, dados los compuestos volátiles adecuados, pueden producir una ola explosiva de cambio cultural.

Fue la naturaleza intensamente política de su música lo que le dio a Marley su poder único, un poder que no pasó desapercibido para los políticos profesionales de Jamaica.

En un país donde el 50 por ciento de la población mayor de 15 años es analfabeta funcional, la música reggae se ha convertido en el único medio capaz de llevar información a la gente.

Una forma confiable de averiguar lo que piensa la gente en Jamaica es escuchar a los diez primeros. El ex primer ministro Michael Manley aprendió esto muy rápidamente. “Los músicos de reggae reflejan las actitudes del público con mucha más precisión que una máquina política”, dijo una vez. "Una canción de reggae tiene un efecto tremendo en el ritmo del cambio político".

De hecho, Manley admite que su elección como primer ministro en 1972 se debió, al menos en parte, a su decisión de grabar "Better Must Come", su propio éxito número uno del reggae. Astutamente, Manley cortejó a Marley, consiguiendo su influencia sobre los seguidores del reggae.

El actual primer ministro de Jamaica, Edward Seaga, tardó más en darse cuenta del significado del reggae. Pero durante las elecciones de 1977, él también reconoció que una fuerza política tan poderosa como el reggae no podía ser ignorada, y construyó su campaña electoral en torno a una canción de reggae llamada "Turn Them Back".

Pasión: Bob Marley amaba tanto el juego mundial que fue enterrado con una pelota de fútbol. Crédito: Magnolia Pictures.

Nacido en St Ann en la costa norte de Jamaica en 1945, Marley comenzó su carrera musical a la edad de 14 años. Creció en Trenchtown, el notorio gueto de los barrios bajos de Kingston, la ciudad más grande de Jamaica. Allí, conmovidos por la radio estadounidense de Miami, Marley y otros músicos comenzaron a mezclar “el blues” con ritmos calipso-acero. El resultado fue el ska, el origen del reggae.

En 1964, Marley y su banda, The Wailers, comenzaron a grabar. En poco tiempo se habían unido a los Beatles y Rolling Stones en la cima de las listas de éxitos de Jamaica. Luego, con una gestión cuidadosa y un oído agudo para el llamado "sonido internacional", Marley llevó con éxito su música al resto del mundo durante la década de 1970. Fue el primer músico de reggae en obtener una audiencia constante en los países occidentales y siguió siendo, hasta su muerte, el más exitoso en términos comerciales.

Pero a medida que la popularidad de Marley creció, también lo hizo la controversia en torno a la intensa naturaleza política de sus álbumes finamente producidos. Canciones como "Burn-in" y Lootin "con sus imágenes gráficas de toques de queda, incendios, incendios y carceleros uniformados combinaron la protesta social con imágenes de protesta romántica. O tome su escalofriante recuerdo del pasado de Jamaica:

Cada vez que escucho el chasquido del látigo

Mi sangre se enfría, lo recuerdo en un barco de esclavos

Cómo brutalizaron mi alma.

Marley tampoco ocultó su miedo a la desestabilización política de Estados Unidos:

La violencia política llena tu ciudad

No involucres a ningún rasta en tu opinión

Rasta no trabaja para ninguna CIA.

Así que no fue una sorpresa cuando la violencia política finalmente alcanzó a Marley durante las elecciones de 1977. Más de 200 personas murieron por "causas políticas". El propio Marley fue asesinado a tiros, aparentemente por partidarios del Partido Nacional de Jamaica, de tendencia derechista. Una bala le rozó el pecho, otra le atravesó el brazo. Dos días después, con la mano fuertemente vendada, Marley tocó ante 85.000 personas y llamó a Manley y al líder de la oposición Edward Seaga al escenario en un gesto de paz.

Pero sería engañoso sugerir que temas abiertamente políticos atravesaron toda la música de Marley. Muchas de sus canciones eran baladas de amor melodiosas, muchas otras eran observaciones sociales, no llamamientos incendiarios a las armas.

Por supuesto, la fusión de reggae y política de Marley no puede entenderse correctamente sin considerar su elemento subyacente: la religión rastafari. Los orígenes de la fe rasta se remontan al siglo XVII, cuando un gran grupo de esclavos que se llamaban a sí mismos 'Los cimarrones' se trasladaron a las colinas de Jamaica, estableciendo comunidades aisladas que hasta el día de hoy todavía reclaman lealtad a África.

La fe rasta se basa en parte en las ideas de un héroe nacional jamaicano, Marcus Garvey, que se extendió entre los pobres urbanos y los negros rurales deprimidos en la década de 1920, defendiendo el regreso a sus raíces ancestrales en África. Tan pronto como Garvey predijo que un rey negro sería coronado en África, en 1930, Haile Selassie se convirtió en emperador de Etiopía. Su nombre tribal era Ras Tafari. Esto explica la reverencia en la que los miembros de la secta mantuvieron al monarca etíope mientras estaba en el trono.

Durante los siguientes 20 años, la doctrina Rasta se desarrolló como una mezcla única de alegoría bíblica y análisis social contemporáneo. Los rastas llegaron a verse a sí mismos como hebreos negros, marginados a la espera de ser repatriados a África. Rechazaron la Iglesia cristiana establecida, creyendo que era una abominación de las verdaderas enseñanzas de la Biblia. En cambio, predican una doctrina no materialista e igualitaria más adecuada a sus propias vidas.

Otro ingrediente importante de su filosofía, y quizás el más controvertido, es la marihuana. Para los Rastas, es una hierba sagrada ordenada por una interpretación bastante liberal de Génesis 8, Salmo 18. Pero para otros jamaicanos es un lubricante social ampliamente utilizado. El 65% de la población, incluido el 80% menores de 21 años, fuma cannabis.

El número de devotos rastas en Jamaica se estima en 150.000. Pero al inyectar doctrina en las letras del reggae, le han dado a casi todos los jamaicanos una identidad cultural masiva. En un país donde tres quintas partes de la población son descendientes de antiguos esclavos, el rastafarianismo ofrece un nacionalismo espiritual y la oportunidad de cuestionar la pobreza y las deprimidas condiciones de vida en la Jamaica moderna. El concepto de la secta de un Dios cristiano negro es un concepto irónico para la gente de Occidente.

Bob Marley fue el príncipe heredero del reggae. Devoto rasta y hábil cantante y compositor, infundió a su arte una religión política que le dio a Jamaica una nueva identidad cultural. Cuando murió esta semana, dejó una leyenda sin igual en la historia de Jamaica.


BOB MARLEY MUERE DE CÁNCER

El Rey del Reggae tenía solo 36 años

EL HON. ROBERT NESTA MARLEY O.M., el músico jamaiquino más aclamado de la historia, murió de cáncer en el Hospital Cedars of Lebanon en Miami, Florida, el lunes 11 de mayo.

Bob Marley, como se le conocía en todo el mundo, se dirigía a casa para recibir el honor de la Orden del Mérito que le otorgó el Gobierno hace menos de un mes. El cantante de reggae fue el artista de grabación más vendido en la historia de la música jamaicana, habiendo vendido más de 20 millones de discos.

Su batalla contra el cáncer comenzó hace unos ocho meses durante su última gira de conciertos por Estados Unidos. Marley había terminado la etapa europea de su gira y estaba actuando en Madison Square Gardens, Nueva York, en octubre pasado, cuando se desmayó. Sus conexiones informaron que sufría de agotamiento. Sin embargo, más tarde se reveló como cáncer.

Marley, que tenía 36 años, regresaba a casa desde Baviera, Alemania Occidental, donde se había sometido a un tratamiento de quimioterapia para la enfermedad en la clínica del Dr. Josef Issels, cuyo enfoque poco ortodoxo para el tratamiento del cáncer ha sido objeto de burlas por parte de los principales expertos europeos. .

El cantante había hecho escala en Miami porque se decía que el tratamiento diario que se requería para la enfermedad probablemente no existía en Jamaica. Llegó a Miami el jueves e ingresó al hospital el viernes. El lunes 11 de mayo estaba en su habitación con su esposa, Rita, su madre, la señora Cedella Booker y su abogada / agente comercial y constante compañera de viaje, la señorita Diane Jobson. Le pidió a su esposa que trajera algo de su casa en South Miami, donde reside su madre, pero murió antes de que ella regresara.

La historia de su enfermedad se remonta al pasado mes de octubre cuando comenzó el tratamiento en el Sloan-Kettering Hospital de Nueva York para la enfermedad. Después de que los médicos estadounidenses lo abandonaran y le dieran hasta Navidad para vivir, fue a Baviera para recibir tratamiento.

Se quedó con el Dr. Issels en Rottach-Egern cerca del lago Tegern en los Alpes bávaros. Cuando llegó allí, estaba parcialmente paralizado por un tumor cerebral. Tenía cáncer de estómago, le cortaron los "mechones" y le prohibieron beber alcohol o fumar. Su boca parecía torcida y estaba débil después de perder mucho peso.

Sin embargo, en una entrevista exclusiva con John Stevenson de Associated Newspapers, dijo: “Como tantos otros pacientes que vienen aquí (el lugar de Issel), los médicos me dejaron morir. Ahora sé que puedo vivir. Lo he probado ".

Marley fue una de las cantantes pop más populares del mundo. También fue un compositor de canciones muy exitoso, habiendo escrito millones de éxitos para artistas como Johnny Nash y Eric Clapton.

También fue productor y empresario y propietario de Tuff Gong Recording Studios en Hope Road, St Andrew, uno de los más grandes del Caribe.

Nació en Rhoden Hall, St Ann, el 6 de febrero de 1945. Su padre fue un capitán de la marina británica, Norman Marley de Liverpool, Inglaterra, que estuvo en Jamaica durante la Segunda Guerra Mundial. Su madre, Cedella Booker, emigró a Estados Unidos hace varios años y ahora vive en Miami.

Bob, que se convirtió en soldador, su madre, dos hermanos y una hermana se mudaron a Kingston cuando él tenía nueve años. Vivieron en Waltham Park Road y más tarde en Wilton Gardens (Rema), Trench Town.

Comenzó a grabar en 1965 y su primer disco fue "Judge Not". Aunque él y su grupo, los Wailers, que incluía a Peter McIntosh y Bunny Livingstone y que se formó en Wilton Gardens, hicieron varias canciones de éxito como "Rude, Boy Ska", "Simmer Down", "Stir It Up" y " Nice Time ”durante los años 60, nunca alcanzaron un éxito real hasta principios de los 70.

En 1972 los Wailers firmaron un contrato con Island Records y el primer álbum "Catch A Fire", que fue distribuido mundialmente por Island, fue un éxito moderado. Island es propiedad del empresario jamaicano Chris Blackwell, quien también dio inicio a la carrera de artistas como Millie Small, Jimmy Cliff y Owen Gray.

Después del éxito inicial de "Catch A Fire", el grupo grabó "Burning", antes de separarse. Luego, Bob formó una banda, que incluía a sus dos músicos principales, Aston "Family Man" Barrett en el bajo y Carlton Barrett en la batería y el grupo de canto, I-Threes, compuesto por su esposa Rita, ex cantante principal de los Soulettes, Judy. Mowatt anteriormente de los Gayletts y Marcia Griffiths.

Bob Marley y los Wailers hicieron el álbum "Natty Dread", y luego el álbum "Rastaman Vibrations", que se convirtió en su primer millón de ventas. Desde entonces, han grabado varios otros álbumes, incluidos "Survival", "Kaya" y su último "Uprising", que fue lanzado el verano pasado.

En abril de este año, Bob Marley recibió el tercer honor más alto de la nación, la Orden del Mérito (O.M.). También en abril, la Gleaner Company le otorgó un Certificado de mérito por su contribución al entretenimiento.

En 1980, fue invitado por el recién elegido Gobierno del Frente Patriótico de Zimbabwe a actuar en las celebraciones de la Independencia. En 1976 recibió el premio Deutsche Schallplatten de Ariola Records por las ventas de sus discos.

En 1978, fue el artista invitado en el Concierto por la Paz que fue organizado por el Comité de Paz formado por varias bandas políticas para tratar de poner fin a la guerra política tribal en el Área Corporativa.

En los primeros años, Bob Marley y los Wailers hicieron varias baladas, entre ellas "It Hurts to Be Alone" y "I'm Still Waiting", así como varias melodías ska que tratan de la vida en general. Los más populares entre estos últimos fueron "Simmer Down", "Rude Boy Ska", "Dancing Shoes" y "Bend Down Low".

Canciones como "Rude Boy Ska" y "I Am The Toughest" de Peter McIntosh, se convirtieron en himnos de la población juvenil rebelde de la década de 1960, en un período en el que las armas se estaban volviendo bastante frecuentes, Kingston estaba lleno de bandas rivales y la rivalidad política comenzó a desarrollarse. en una guerra sangrienta. The song made the Wailers the idols of those youths, but in later years the group was to become the conscience of the young with their strong Rastafarian influence and a rigid opposition to political division which they termed "tribalism".

By the early '70s they were singing tunes like "400 years", "Jah Live" and "Guava Jelly" which appealed largely to adults, while still dealing with the explosive issues of hunger and poverty.

His last local appearance was at the Reggae Sunsplash show in Montego Bay in July 1979.


Marley & Me

Forty years ago this May, Bob Marley died, and Jeff Steinberg 󈨘 was the last person to interview the reggae legend. Here, he recounts the call and breaking the news on WMCX.

My connection to Bob was through my father, who was his longtime attorney and friend, so it wasn’t just luck that I tracked Marley down for my first interview as a freshman disc jockey.

By then, everybody knew Bob was sick. Most people knew the story: He had discovered acral lentiginous melanoma in his toe after a soccer injury in 1977 but didn’t want the toe amputated due to his Rastafarian faith, and the cancer eventually spread throughout his body.

Marley was in Germany receiving treatment for the cancer when I interviewed him. I was at home for Passover, and my father told me he would be talking to Bob and perhaps I could talk to him if he was willing. Bob didn’t want to talk to anybody at that point. So in the beginning of the recording you can hear my dad asking, and Bob says, “No, no, I’m all out of time.” My father persisted. “Please Bob, it will take just a few minutes, he’s all hooked up on the phone.” “OK,” Bob said, “Let’s hear what he have to say.”

I got on the phone and started firing away with my questions: Who created reggae music? “Reggae music was created through the environment.” Where is the Rastafarian movement headed? “Africa.” Do you enjoy any other kinds of worldly music? “I enjoy all music, but to tell you the truth I am not into the punk business, but I like some of the new wave music. I like the Police, some of the music of dem do.” What’s the message you are trying to portray in your music? “Peace, love, and harmony.” Before I knew it, the interview was over.

Fast-forward about two weeks. It’s Monday, May 11, and I’m back on campus studying for a final when I got a call from my father saying that Bob had died. I was incredibly sad, of course, but my first instinct was to run to the station. I kicked the disc jockey o the air and made the announcement at 9:25 a.m. “We have some really sad news to pass along,” I said. “I just found out that international recording star Robert Nesta “Bob” Marley, at the age of 36, has died this morning in Miami, Florida, with his family by his side, and we’re going to do a tribute and play Bob Marley music all day.” Then I played Redemption Song.

I didn’t think many people would be listening, but within minutes the phonelines lit up, and I remember thinking, “Oh no, I’m in trouble.” We were getting calls from the AP, CNN, and MTV. I talked with Pete Fornatale, the legendary disc jockey from WNEW in New York City. The wire services started reporting that WMCX had announced Marley’s death. At some point I picked up the phone, and it was my father on the other end. “What the bleep did you do?” he shouted. And I was like, “You didn’t tell me I couldn’t tell any- one!” The phones rang all day long.

I played reggae music well into the afternoon and aired parts of the interview, which ended up being Bob’s last, and is likely the last recording of his most precious and beautiful voice. At the end of my interview with him, I had asked him to say, “This is Bob Marley, and you’re listening to WMCX in West Long Branch,” which he did. But for me, the best part of that interview—then and now—is the end. After I hopped off the phone with Bob, he and my father had this beautiful exchange, and the last thing you hear on the recording is Bob faintly saying, “Good mon. Bye-bye.”


Reggae’s Roots

Every genre has some precedent, and reggae’s most immediate one—ska—sounds so close to it that many have trouble telling them apart. Classic ska, like the music pioneered by the largely instrumental Skatelites in the 1960s, has a similar feel (listen for that accent on the offbeat) to reggae. Ska is typically distinguished by faster tempos, more complex instrumentation (often including horn sections), and in general, heavier influence from calypso, jazz, and early rock and roll, than reggae. Confusingly, the term was revived in the late ‘70s by English bands such as the Specials, who infused the original style with a harder punk edge.

Many of reggae’s earliest stars—like the aforementioned Bob Marley in his original band, the Wailers—came from the world of ska. It would fall to Toots & the Maytals to give the new genre of reggae its name when they cut “Do the Reggay” in 1968. As with so many other musical styles of the time, reggae (supposedly a misspelling of “reggay”) differentiated itself from ska in picking up on themes of social justice in its lyrical content.

Many of the genre’s greatest stars wove this thread deeply into their work, among them Desmond Dekker, whose 1968 single “Israelites” was an international hit, and Jimmy Cliff, whose performance in (and soundtrack for) the film The Harder They Come made him an international star.

We’ll get back to Bob Marley’s story in a moment, as it’s central to reggae’s, but one of the style’s subgenres deserves mention on its own. In recording studios of the 1960s, “to dub” a song simply meant “to copy” it, as in replicating an acetate recording of a song so that it could be distributed to DJs playing Jamaica’s many dancehalls. But, as studio technology expanded and complexified in the decade, dub came into its own as a style. Characterized by low frequencies extended even beyond reggae’s and incorporation of reverb, echo, and especially the dramatic dropouts of instruments and voices, dub had creative and sometimes wildly inventive pioneers such as King Tubby, Lee “Scratch” Perry and Scientist. The style would grow in popularity throughout the 1970s, influencing many early punk bands such as The Clash and The Ruts, and continuing into the ‘90s and beyond with artists such as Massive Attack.


Bob Marley: The Day of Dread

INTERNATIONAL reggae star Bob Marley, who died of cancer two years ago at the age of 36, lived for most of his performing years in a communal house on Hope Road in Kingston, Jamaica, where the band members and assorted hangers-on adhered to the rules of the Rastafarian religion. In this excerpt from his new book, "Catch a Fire: The Life of Bob Marley," Timothy White describes, in the island vernacular, the rituals at the house on Hope Road.

The routine was always the same everybody would try to get up in the morning before Bob, but no one ever did. Some would attempt to outlast him the night before, but that never worked, either. It was uncanny Bob was always the last to take to his little mattress in his upstairs bedroom (bare except for a portrait of Haile Selassie hanging on the wall) and the first to awake. If everybody passed out around 3 a.m., Bob was asleep at 3:15 if one of the dreads lasted until first light, Bob did too. If Bob had to miss his sleep entirely to maintain the upper hand, he did and seemed none the worse for wear.

Regardless of the previous night's activities (which always centered on smoking herb, singing songs and discussing Selassie), Bob, fellow Wailers Bunny Livingston and Peter Tosh, Jamaican soccer star Alan (Skilly) Cole and the rest of the brethren would be ready at sunrise for a jog, usually on the sprawling Jamaica House grounds near the police officers' club or at the field site of the Water Commission near Hope Road. But this was merely an "open-yeyes" sprint. If Bob was in the mood "fe discipline in stamina," then everybody would follow as he led the way along Hope Road and down Mountain View Avenue onto Windward Road, heading in the direction of the airport. At the traffic circle, the group would hook a right, and move out, running abreast along the Palisadoes peninsula, for as long as anyone could stand it.

On Sundays, the jogging entourage might go the whole 18-odd miles to Port Royal Point, their lengthening locks dancing in the wind. If they hadn't arranged for a car to pick them up, they'd hike back and pile into Bob's car for a drive to Bull Bay, where they'd wash themselves in the Cane River Falls, scrubbing each other's locks, and then position themselves in the roaring falls so that the torrents pounded against their chests and backs. Next they'd ride to Papine Market, and Rasta cook Gilly would select the day's produce: calaloo, pop-chow (a Chinese vegetable akin to Swiss chard), okra, yams, mangoes, citrus, bananas, plantains, gungo peas, rice, sweet potatoes, guava, pawpaw (papaya), cassava, breadfruit, ackee, arrowroot, avocado. Gilly would also purchase some snapper, kingfish, goatfish and doctor fish. For juices, Bob himself would choose the carrots, soursop and Irish moss, a type of seaweed used for making a sweet, gelatinous drink believed to encourage the libido. Everything would be stuffed into the car and taken back to Hope Raod, where Gilly would prepare for a communal "ninyam" (meal). If they were feeling "ninyam-surrey" (hungrey enough to devour the whole county of Surrey), he'd prepare an ital (pure, healthful) feast, the consumption of which would take up most of the rest of the day.

If the band wasn't recording or rehearsing, everyone just milled around the Hope Road complex until Bob organized the afternoon soccer game. If there weren't enough breddahs on hand for two full teams, the game took place informally on the front lawn at Hope Road. Bob played inside right and was a strong darter and dribbler who preferred passing over shooting he left the scoring to Alan, whom he idolized.

The early Hope Road scene could be described as a non-dogmatic religious hippie commune, with an abundance of food, herb, children, music and casual sex. Jamaica being a country with a small but obsessively ambitious middle class, the American hippie movement did not arrive on the island for quite some time. It was not until well-to-do, hardcore hippy vagabonds who had survived the late 1960s began to make their way to ready-made paradises like Maui, St. Martin, St. Bart's and other tropical islands in the early 1970s that they discovered Jamaica. These tanned young haves who masqueraded as have-nots established beachheads and campsites between Port Maria and Port Antonio on the North Coast, and in the Chicken Lavish area of Negril, which was adjacent to Bloody Bay and Long Bay on the South Coast.

There seemed to be a superficial affinity between rich hippies and Rastas, the former having inherited the means to turn their backs on much of society, the latter having inherited the conviction. The Rastaman knew he had no choice the hippies, full of themselves, said the same thing as they sat half-naked on the patio at Rick's Cafe and sipped rum punch. Young middle and upper-class Jamaicans were drawn to these hot spots and happenings, and they began to mimic the appearance of Rastas -- but they completely disregarded the strict dietary rules, the religious beliefs and the humility of the authentic dreads. Rude boys did likewise. Eventually, these two groups of quasi-dreads began to trip on acid, share the rum bottle, sprinkle opium into their spliffs (ganja joints) and cruise the hippie strongholds in search of various kinds of action.

Jamaica had been trying to shake off the Caribbean malaise and establish itself in the world community since the days of Norman Manley and Bustamante. To this end, the government had undertaken a highly aggressive tourist campaign in the late 1960s, hoping to lure businessmen who would want to hold sales conferences at the island's hotels, purchase land along its coasts, and invite other investors and real estate speculators to help develop a poor but beautiful island that was not plagued with the population density and dictatorial oppression of other island nations in the area.

But these promotional campaigns succeeded mostly in attracting American hippies, who in turn were discovering and celebrating the last aspect of Jamaican culture the government wanted to promote: the Rastafarians -- a murky, mystical cult composed of sufferahs who were praying every day for the whole island to sink into the sea in a hail of fire and brimstone, while the rest of the population was praying for Tappan ranges, color TV and young doctors and lawyers who would marry their sons and daughters.

IN 1974, an event occurred that was to shake the tiny island to its foundations like a second Hurricane Hattie. Bob Marley and the Wailers had gone back into Harry J's studio in the summer of 1973 and emerged by year's end with a new LP, "Burnin"." Shipped to America and Europe, it was the first completely unique musical offering to arrive in record stores since the Beatles' "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band." The Beatles album had generated considerable outrage in the straight world because of its apparent LSD boosterism ("Lucy in the Sky with Diamonds"). But that was a mild snit compared to the underground furor set off by the release of "Burnin"." On the back cover of the LP was a photo of Bob, dreadlocks ta raas, drawing on a spliff as big as an ice cream cone. Inside were color photos of shantytown street life, of men and boys of all ages who also sported locks, of good looking Bob Marley and his trim and fit band members wearing red, green and gold tams and passing joints in front of their King Street record shop. The record itself was filled with dangerous wailing Black Power songs like "I Shot the Sheriff," "Burnin" and Lootin"" and the real sizzler "Get up, Stand up."

A lot of people believed that a Mau-Mau-inspired cult of demonic antiwhite murderers had been uncovered in the Caribbean. The music conjured up images of white tourists being hacked to death on the fringes of tropical golf courses.

Soon everyone began demanding to know who these snake-haired specimens from the Gone World were. Paul McCartney himself popped up in a British newspaper to nonchalantly explain that the Wailers were a reggae group that played "tighten-up music," as the British kids called it. McCartney added that reggae was "where it's at!"

Not only that, noted another British tabloid, but when Mick Jagger married Bianca, he had a reggae band (the Greyhounds) play at the reception. And even America's own Paul Simon had headed down to Kingston to do some recording.

The American press, which had been napping in 1973 when the Wailers' first Island Records album, "Catch a Fire," had appeared, now began running long, detailed pieces on this Jamaican cult that salaamed in front of icons of an Ethiopian despot and smoked more pot than the populations of Haight-Ashbury and Greenwich Village combined. Pillars of communities from Manchester to Memphis were lining up to express their outrage, and the Wailers were in the eye of the gathering storm, which was rolling back toward Jamaica, building strength with every league.

Jamaican society unfolded the Daily Gleaner (or The New York Times or the Miami Herald, flown in from Florida) one morning to realize that a Rastafarian had suddenly become one of the best-known figures in the Third World. He was quoted like a poet, heralded as the Mick Jagger of reggae, the West Indian Bob Dylan, even the Jamaican Jomo Kenyatta. Yet he was not a politician, not a statesman, not a business executive, not a scholar. He was a sufferah. A guitar-strummin" street urchin. The product of the dalliance of a white captain the the West Indian regiment and a bungo-bessy from the bush.

And this Rasta's brethren, who refused to lift a finger for their country, who declined to hold a job or use birth control or honor any civilized institution within its borders, who wanted little more than a zinc sheet over their heads, a keen-edged cutlass, a dugout that didn't leak and a full pipe of "collie weed" (ganja) -- they had been rewarded with international recognition, as poets and philosophers! And their own Bob Marley was being called a "black prince"! "We work and sweat for generations to pull this misbegotten slave depot out of the Stone Age!" Jamaica's leaders howled. "We knock ourselves out to gain respect as an emerging nation raised on hopes and dreams and blessed with skills and diligence, and these ghetto rats crawl out of their outhouses and hillside lean-tos to hum a few bars of some gully ditty, and they get sainted, turned into royalty, lionized!"

But the situation was far worse than that, because the Rastas had been drawn into the political arena and had become a significant political force. That outrage had been orchestrated by none other than Michael Manley, the fair-skinned pretty-boy son of Jamaican National Hero Norman Manley. The junior Manley, brash standard-bearer of the opposition Democratic-Socialist Peoples National Party (PNP), had conspired to take back the government from the Jamaican Labour Party (JLP). And he did it by manipulating the growing Rastafarian population.

Running for prime minister against incumbent Hugh Shearer, Manley organized in the ghetto. He sought in particular to win the hearts and minds of rising JLP leader Edward Seaga's natural constituency: the Rasta slum musicians whose records Edward had once produced. Manley had wrangled an invitation to visit Jah Selassie I in Ethiopia and returned with an elaborate miniature walking stick the emperor had given him as a token of his esteem. In Trench Town, that was the only imprimatur Manley required, but he went much further than that.

Christening the staff the "Rod of Correction," Manley had taken it into the hills, out on the savannas and into the lowliest lanes of the Dungle, where even the goats didn't graze. The superstitious peasants and Rasta sufferahs turned out by the thousands to kneel and kiss the relic, tearfully thanking Michael as if he were Joshua reincarnated. There were scenes of adulation among the working-class population that were wholly unprecedented in Jamaican political history. He even used a reggae single by Delroy Wilson, "Bettah Must Come," as his theme song. The PNP, out of touch with the grass roots since the mid-1950s, was mounting a comeback of truly Mosaic proportions.

Manley was no sooner in office than he took as a bride a 27-year-old radio and television personality, Beverly Anderson. And since he was practically next door to a Rasta superstar like Bob, he and his bride started dropping in on his noted neighbor. Indeed, Manley surreptitiously passed entire evenings at Hope Road on several occasions.

Meanwhile, Bob and Alan were making their own rounds, frequenting the hippest and the toughest nightclubs in Kingston. Dressing up stoshus in expensive threads brought in special from Miami, they would stroll into discos not far from Hope Road, like the Genesis and the Epiphany and the too-rude Turntable on Red Hills Road in St. Andrew, and the ladies and bad boys would "check dem strong," especially because they were two of the first well-known dreads to display their locks socially rather than tucking them away beneath their tams to placate the cops. Soon enough, they were being given "de mightiest" herb by rude dudes like Earl "Tek-Life" Wadley and Earl "Frowser" Bright, and powwowing vigorously with political kingpins like Aston Thompson (alias Bucky Marshall) of the PNP and Claudie Massop of the JLP. These were the kinds of breddahs who could open doors in solid concrete walls and deliver tire traction in quicksand they were connected ta raas.

Everyone in town with an ax to grind was monitoring the King of Reggae and his crowd to see what his friendship with Manley might add up to. Some felt they got an inkling of the answer when the Wailers released "Natty Dread" in 1974, the dreadest LP yet, with a painting of Bob on the cover that looked like the Rasta equivalent of the Shroud of Turin. On the back cover his fist was raised, his locks licked his shoulders, and he looked much like an urban guerrilla -- one who was gonna tek nuh prisoners. In short, it seemed that Bob was becoming a self-styled revolutionary, a Jamaican Jose Marti, perhaps. Maybe Marley, like Manley, was too full of himself and his radical visions.

When the Wailers did a show in Kingston in 1973 with the Jackson Five, the tension within the group was unbearable -- everybody tasting in his own way the amazing fame that was at their fingertips and wondering who, within or without, might try and pull the plug.

Bob Marley's final album, "Confrontation" (Island Records), will appear in record stores nationwide this week.


Ver el vídeo: Como fue la muerte de Bob Marley - Cadena Cope